Arqueología, patrimonio, memoriaArchaeology, heritage, memoryArqueologia, patrimônio, memóriaEduardo Kingman GarcésFLACSO EcuadorDOI: http://dx.doi.org/10.29078/rp.v0i50.803 Cuando se me propuso comentar el libro, al revisar su portada me mos-tré escéptico con respecto a sus contenidos. El título acordado para la pu-blicación era “El patrimonio en disputa, la plaza vs. el metro”, pero me pre-guntaba y me pregunto si no hubiera sido mejor titularlo “La plaza frente al metro y el patrimonio”. No se trata de una cuestión formal, tampoco de una precisión teorética, ya que ello lleva implícito algunas de las políticas relacio-nadas con los centros históricos. Aún cuando se pueden hacer distintos usos de la noción de patrimonio, es posible que sea mejor hablar de disputas con respecto al patrimonio que establecer diferenciaciones entre un buen y un mal uso de este. A mi modo de ver el patrimonio no es una entelequia sino un campo de fuerzas, y lo fundamental es saber ubicarse con respecto a ese campo de fuerzas. Cuando hablo de disputas me estoy reriendo a disputas sociales rela-cionadas con la distribución del espacio y sus usos, pero también de disputas simbólicas que, sin dejar de tener un ingrediente técnico, van más allá de cualquier caracterización puramente técnica. De disputas, particiones y no de usos más o menos apropiados a ser denidos desde una instancia espe-cializada, la de expertos. Aun cuando el patrimonio ha pasado a formar par-te de las políticas culturales, no hay que perder de vista su relación con otros ámbitos como la industria del turismo, la renovación urbana, la seguridad y la expulsión de poblaciones. Se trata de un problema semántico y concep-tual, y al mismo tiempo político.El libro ensaya distintas entradas, históricas y contemporáneas a un es-pacio patrimonial afectado por la construcción del metro como es la plaza de San Francisco. Se trata, en cierta manera, de un trabajo arqueológico, pero en Procesos: revista ecuatoriana de historia, n.º 50 (julio-diciembre 2019), 179-183. ISSN: 1390-0099; e-ISSN: 2588-0780-PRO50-4sept..indd 17924/10/19 11:07
Procesos 50, julio-diciembre 2019180el que está implícito un cuestionamiento a la idea misma de arqueología. Me parece que un mérito del libro es haber sabido organizar distintos recorridos por el Quito del metro. Y me reero tanto a quienes como Cabrera Hanna o Godard reexionan sobre los impactos de la construcción del metro, como a los historiadores Burgos, Terán, Del Pino y Webster. Se trata de conexiones en-tre distintos tiempos y situaciones en los que además de los autores participa el lector. Leyendo el texto de Inés del Pino, por ejemplo, empecé a imaginar todo el sistema de intercambios materiales y simbólicos organizados a partir de la Plaza. En este caso, el archivo sirve de auxiliar a la memoria. El texto de Susan Webster, por su parte, nos muestra hasta qué punto fue invisibilizada la participación de la población indígena en la construcción de San Francisco y por ende de la ciudad. Rosemarie Terán Najas hace uso de un conocimiento pormenorizado de las políticas de patrimonio desarrolladas en más de dos décadas, pero también de estudios históricos y arqueológicos para reconstruir ese otro mundo que existía más allá de la plaza; la relación de la plaza con la iglesia y con un mundo de intercambios y de sacralidad predominantemente indígena. A esto último contribuye el importante artículo de Hugo Burgos.No voy a detenerme en los estudios especícos que forman parte de esta publicación, sino a cuestiones que atraviesan al libro en su conjunto. Lo que llamamos patrimonio se caracteriza por sus contenidos concretos, esto es his-tóricos, antes que generales o abstractos. El patrimonio es una problemática propia de la modernidad, paralela a la formación de colecciones y museos. La noción de patrimonio forma parte de los procesos de construcción de las naciones y de reinvención de tradiciones como las del hispanismo, estudia-da por Guillermo Bustos, o las del ornato estudiadas por mí.1 El patrimonio tiene que ver con la búsqueda de sentidos, de lo que da fundamento, pero el cómo se lo hace depende de las circunstancias históricas. No ha funcionado del mismo modo en Francia, en México, en el Cuzco, en Bogotá o en Quito. El patrimonio toma, en muchos casos, la forma de historia monumental e his-toria anticuaria, pero también existen discursos patrimoniales relacionados con los proyectos totalitarios o con un tipo de historia aparentemente crítica comprometida con las ideologías y las teleologías de Estado. En muchos ca-sos se trata de la búsqueda de sentidos ahí donde estos se han perdido. Fue, justamente, en la Alemania culturalmente mediocre del siglo XIX, cuando, de acuerdo con Nietzsche, se desarrolló un culto por lo monumental y una monumentalización del pasado. Pero en otros casos lo que opera es el olvi-do. Cabe preguntarse cuáles son los usos que se dan hoy, en este momento, 1. Guillermo Bustos, El culto a la nación. Escritura de la historia y rituales de la memoria en Ecuador, 1870-1950 (Quito: Fondo de Cultura Económica/UASB-E, 2018); Eduardo Kingman Garcés, La ciudad y los otros. Quito 1860-1940: higienismo, ornato y policía (Quito: FLACSO Ecuador/Universitat Rovira e Virgili, 2006).-PRO50-4sept..indd 18024/10/19 11:07
Procesos 50, julio-diciembre 2019181cuando distintos proyectos poscoloniales de modernización de las ciudades se han visto acompañados por una espectacularización del pasado. La arqueología, tal como generalmente se entiende, constituye una disci-plina, pero al mismo tiempo muchas de sus acciones han servido de justica-tivo de políticas de intervención en áreas protegidas. Cuando se dice que es el saber de los expertos lo que avala o no intervenciones en lugares con valor histórico, como la de la Plaza de San Francisco, habría que preguntar cuáles son los presupuestos cognoscitivos, sociales y políticos de esos saberes exper-tos. ¿Qué lleva a los expertos a hacer cierto tipo de indagaciones y a desechar otras? ¿Qué vestigios se encuentran, cuáles no y por qué? No se trata de una práctica ingenua. El pasado arqueológico puede permitirnos pensar de otro modo la historia de una ciudad, así como sus relaciones con el presente. Se trata de objetos o residuos de objetos que tuvieron una signicación en el pasado pero que pueden continuar siendo signicativos hoy. De manera pa-ralela, tales pueden ser asumidos de manera cosicada como sedimentos, curiosidades sin valor histórico e incluso basurales. Lo que está en cuestión es el grado de seriedad de determinados estudios que sirven de base para evaluar los impactos de las intervenciones en zonas sensibles de una ciudad como es el caso de la Plaza de San Francisco en la ciudad de Quito.Ya existen en Quito, en el mismo centro histórico, lugares destinados a una arqueología separada del mundo social que les dio origen y separada del espacio social contemporáneo en el que continúa reproduciéndose, bajo condiciones de inequidad, el mundo de las comunidades al que debería re-mitirnos la arqueología. La conversión del pasado en un pasado arqueoló-gico separado de la vida, ya sea en una colección de piezas estéticas o como desechos carentes de interés. Y es ahí donde me parece que hay una rica re-exión en trabajos como los que aquí reseñamos, me parece que son trabajos que ponen en cuestión la propia dimensión de los hallazgos arqueológicos. Los relacionan con un campo de indagación más amplio, sociológico e his-tórico. Es posible que seamos un país sin arqueología o, para ser más precisos, sin una preocupación suciente por la arqueología. Un país que no quiere ni puede guardar huellas de ciertos momentos de su historia o presta poca importancia a esas huellas. Un país construido en torno al hispanismo, y en torno a la reproducción del hispanismo, pero también en torno a la idea de progreso y desarrollo, a la necesidad de borrar todo lo que no se relacione con el paradigma del progreso. Un país en donde, al mismo tiempo, se in-corpora una visión edulcorada de los otros, despojada de contenidos. Es a partir de ahí que hay que entender los usos de la historia y de la arqueología. Tanto la arqueología como la historia pueden ser asumidas como reco-lección de vestigios del pasado, de manera descontextualizada y poco com--PRO50-4sept..indd 18124/10/19 11:07
Procesos 50, julio-diciembre 2019182prometida con una perspectiva crítica. Pero también es posible desarrollar otro tipo de enfoque, en la línea de lo que Foucault y Deleuze llaman ar-queológica.2 La arqueología como método histórico, como posibilidad de comprensión de distintas capas ubicadas entre el pasado y el presente, algo que va más allá de los límites de la propia historia como disciplina. Sabemos, a partir de Freud, que lo que llamamos consciencia está condicionado por un juego de estraticaciones o ujos que tienen que ver con lo inconscien-te y con lo no consciente. Vivimos atravesados por un cruce de relaciones complejas, y esto es válido tanto para los individuos como para las socie-dades. El pasado no es aquello que ha sido superado; el pasado existe en el presente, forma parte de él, no como cosas que quedan, como remanentes o como simples huellas, sino como supervivencias, como algo que habiendo pasado sigue pesando sobre el presente. Esto quiere decir que todo esfuerzo de comprensión debe relacionar estos distintos tiempos y estratos. El cono-cimiento histórico depende de una lectura arqueológica, de una capacidad de leer distintas capas tanto del presente como del pasado, relacionándolas y contrastándolas. Cuando Walter Benjamin, en su libro sobre Los Pasajes hace un recorrido por el París del siglo XIX, por su arquitectura, sus calles y su literatura, para luego dirigirse al metro y descender a las cloacas, hace un recorrido arqueológico. Y eso es también lo que hay que hacer en el caso de nuestras ciudades. También las ciudades andinas están hechas a partir de diversos estratos o sedimentaciones, no solo aquellas visibles por las que podemos organizar recorridos, sino también por aquellos que se nos ocultan o que procuramos ocultar. Lo que permite el metro en cualquier ciudad donde se ha instalado es pasar de manera rápida de oriente a occidente, de sur a norte (es lo que pasa en México o en Buenos Aires). El urbanitas curioso puede atreverse por distintos mundos, a diferencia de lo que sucede en ciudades que siendo ex-tensas, como el propio Quito, largo y estrecho, las formas de desplazamiento son todavía lentas. Pero la historia o la antropología existen en la medida en que facilitan otros recorridos no solo por lugares sino por distintas capas temporales, por distintos tiempos. ¿Qué permite un trabajo como el que estamos comentando? ¿Qué es lo que hace posible un trabajo de ese tipo? En primer lugar, veo que la forma como ha sido organizado el libro rompe con las especializaciones, con la tradición de un libro técnico concebido por expertos y orientado a expertos, como forma de legitimación de la opinión de los expertos. Rompe con la idea 2. Michel Foucault, La arqueología del saber, trad. por Aurelio Garzón del Camino (Buenos Aires: Siglo XXI Editores, 1970); Giles Deleuze, Nietzsche y la losofía, trad. por Carmen Artal (Barcelona: Anagrama, 2002).-PRO50-4sept..indd 18224/10/19 11:07
Procesos 50, julio-diciembre 2019183de que la opinión sobre la ciudad está o debe estar en manos de especialistas de la arqueología, de la historia, de la sociología o del urbanismo capaces de justicar planes de inversión minera o intervenciones como estas que modi-can radicalmente la estructura de la ciudad. El papel de la crítica es otro, el papel del pensamiento crítico es otro. Su lugar no disciplinario es transdisciplinario y en movimiento. Capaz de atravesar las distintas capas de una ciudad o de una sociedad, a través de la antropología, de la etnografía, la literatura, la estética. Ese es el papel funda-mental del pensamiento y creo que el libro ha logrado hacerlo. Para terminar, quisiera relacionar la perspectiva abierta por este libro con mis propios intereses como investigador, planteando la necesidad de hacer otra conexión metodológica que es la conexión con la memoria. Los estudios de base histórica incluidos en este libro muestran cómo en el pasado se yux-tapusieron o entraron en juego el mundo hispánico y el mundo andino. Al mismo tiempo que obedecían a lógicas distintas, muchas veces conuían, se mezclaban, respondían a sentidos paralelos, sobre todo en relación a la esta y a los trajines callejeros. Me reero a un espacio rico de relaciones que tenía como lugares privilegiados las calles y plazas y que se siguió reproduciendo a lo largo del tiempo, incluso en medio de la cultura de la separación instituida en el largo plazo desde el momento mismo de las reformas borbónicas y que tomó fuerza en la segunda mitad del siglo XX y sobre todo en la última década. A pesar de que la cultura de la separación ha tomado forma en la ciudad, como policía y como policía del patrimonio (así en la patrimonialización de los espacios sagrados o en la expulsión de poblaciones del centro) hay un mundo social que sigue en movimiento y que no ha muerto. San Francisco es parte de ese mundo, no es solo un monumento o un espacio para el turismo. Su esfera de inuencia va más allá de la plaza, hay un mundo muy fuerte, de movimiento muy fuerte, de ujos muy fuertes en los espacios aledaños. Es posible que indagaciones posteriores a este libro muestren la forma como mucha gente se ve obligada a salir del área colindante a San Francisco debi-do al metro y a la inversión inmobiliaria, pero el centro histórico de Quito es gigantesco. El centro no es solo la zona patrimonializada, es un mundo más amplio y es un mundo que tiene todavía una gran riqueza. Yo diría, para terminar, que de manera semejante al trabajo que en este libro han hecho los historiadores y particularmente historiadoras, orientado a reconstruir la urdimbre a través de la lectura de archivos y de textos, hay un trabajo fuera del campo académico que hace la propia población, y es el de reconstituir ese tejido social. Muchas veces el centro ha sido vaciado. Ahora, por la ineptitud de un alcalde, está nuevamente lleno. Espero que no haya un alcalde lo sucientemente competente como para sacar de nuevo a la gente del centro.-PRO50-4sept..indd 18324/10/19 11:07

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.


ISSN: 1390-0099

Licencia de Creative Commons
Procesos: revista ecuatoriana de Historia is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 4.0 Internacional License.