Historiadores sudamericanos (de habla española):
debates e intercambios entre centro y periferia,
circa 1840-1940*
Historians in Spanish South America: Debates and Cross
References between Centre and Periphery, circa 1840-1940
Historiadores (de fala espanhol) em Sul América hispana:
Debates e intercâmbios entre centro e periferia, circa 1840-1940
Juan Maiguashca
York University, Toronto (Canadá) /
Universidad Andina Simón Bolívar, Sede Ecuador
raffael@yorku.ca
DOI: http://dx.doi.org/10.29078/rp.v0i47.679
Procesos: revista ecuatoriana de historia, n.º 47 (enero-junio 2018), 115-146. ISSN: 1390-0099; e-ISSN: 2588-0780
* Capítulo publicado originalmente como “Historians in Spanish South America:
Cross-References between Centre and Periphery”. En The Oxford History of Historical Wri-
ting, 1800-1945, ed. por Stuart Macintyre, Juan Maiguashca y Atilla Pók, vol. 4, 463-487
(Oxford: Oxford University Press, 2011). Traducción al castellano de Patrick Saari. Revi-
sión de Guillermo Bustos y Santiago Cabrera Hanna.
Nota del editor: Originalmente, los editores del volumen dividieron América Latina
en tres regiones: México, Brasil y América del Sur de habla española. David Brading, C.
F. Cardoso y Juan Maiguashca fueron encargados de cada una de ellas, respectivamente..
-PRO47.10septiembre.indd 115 12/10/18 14:55
RESUMEN
El artículo estudia los procesos de institucionalización y
profesionalización de la disciplina histórica en la región
sudamericana de habla española, entre circa 1840 y 1940. Contiene tres
partes. La primera examina algunos debates sobre la cuestión de cómo
escribir la historia. La segunda parte explora el tipo de relato que estos
historiadores elaboraron y cómo esta tarea contribuyó a la
institucionalización del saber histórico y a la formación de la nación.
En la tercera parte, usando Argentina como caso de estudio, se analiza
la profesionalización de la disciplina histórica durante
el primer cuarto de siglo XX.
Palabras clave: historia intelectual, historiografía, Sudamérica, siglo
XIX, siglo XX, profesionalización de la historia, historiadores.
ABSTRACT
This article studies the processes of institutionalization and
professionalization of history as an academic discipline in Spanish
South America between circa 1840’s and 1940’s. It has three parts.
The rst, examines some debates around the question on how to
write Latin American History. The second part explores the kind of
national narrative South American historians actually wrote and how
this writing contributed both to the institutionalization of historical
knowledge and the formation of the national identity. The third part,
using Argentine as a case study, analyses the professionalization
of history as an academic discipline in the rst quarter of the 20th
century.
Keywords: Intellectual History, Historiography, South America, 19th
Century, 20th Century, professionalization of History, historians.
RESUMO
O artigo faz uma analise dos processos de institucionalização e
prossionalização da disciplina histórica na América do sul de
fala espanhol, entre ca. 1840 e 1940. Tem três partes. Na primeira,
examinam-se algum dos debates produzidos sobre as maneiras
de escrever historia. A segunda parte do texto faz uma exploração
do tipo da narração nacional que os historiadores sul americanos
elaboraram, e como esse empreendimento contribuiu tanto para a
institucionalização como para a formação da nação. Na terça parte,
utilizando a Argentina como caso de estudo, o artigo oferece uma
análise da prossionalização da disciplina histórica no primeiro
quarto do século XX.
Palavras chave: Historia intelectual, Escrita da História,
América do Sul, século XIX, século XX, historiadores,
prossionalização
-PRO47.10septiembre.indd 116 12/10/18 14:55
El propósito del presente ensayo es ofrecer una idea general de la histo-
riografía de los países sudamericanos de habla española durante el siglo XIX
y la primera mitad del siglo XX. No se analiza a los nueve países de forma
individual, sino que se considera a la región en conjunto, como una unidad
de análisis.
1
Esto es posible debido a que durante el período referido surgió
en esta parte de las Américas un mercado común intelectual, una república
de las letras, cuya dimensión y complejidad creció con el tiempo. Como se
sabe, también hubo un intercambio de ideas y productos intelectuales du-
rante el período colonial tardío. No obstante, su densidad aumentó luego de
la Independencia e incluyó nuevos temas: políticos, militares, económicos,
literarios e historiográcos. Este ensayo trata exclusivamente de los últimos.
La idea de un mercado común de escritura historiográca fue sugerida,
pero no desarrollada, por Germán Colmenares en su libro Las convenciones
contra la cultura: Ensayos sobre la historiografía hispanoamericana del siglo XIX
(1987). En esta obra escribe:
Los historiadores hispanoamericanos se referían constantemente a los europeos.
Todos tenían acceso a los mismos autores, casi siempre franceses […] Pero entre
ellos mismos había también referencias cruzadas. Nexos ideológicos, anidades
generacionales, exilios, experiencias históricas comunes o incompatibilidades,
reales o supuestas, invitaban a tales referencias.
2
Más recientemente, Josep Barnadas se ha referido a estas relaciones en
forma más enfática: “se debe recordar [escribe], algo que generalmente ha
sido olvidado: las relaciones intelectuales, políticas y económicas que las eli-
tes hispanoamericanas cultivaron entre sí, fueron mucho más intensas que
las que tuvieron con las de Europa o los Estados Unidos”.
3
A continuación
ampliaré y desarrollaré la idea de intercambios internos para estudiar a los
historiadores sudamericanos desde una nueva óptica.
Desde esta perspectiva, la república de las letras en Sudamérica no fue
un terreno parejo. Desde muy temprano, en el siglo XIX, hubo dos centros
1. Los países incluidos en el análisis son: Argentina, Uruguay, Paraguay, Chile, Boli-
via, Perú, Ecuador, Colombia y Venezuela.
2. Germán Colmenares, Las convenciones contra la cultura: Ensayos sobre la historiografía
hispanoamericana del siglo XIX (Bogotá: Tercer Mundo / Universidad del Valle / Banco de
la República, 1987), 41-42, 102-103.
3. Josep Barnadas, Gabriel René Moreno (1836-1908): Drama y gloria de un boliviano (La
Paz: Altiplano, 1988), 68. Véase también Jack Ray Thomas, “The Role of Private Libraries
and Public Archives in Nineteenth-Century Spanish American Historiography”, The Jour-
nal of Library History 9, n.
o
4 (1974): 335-351.
-PRO47.10septiembre.indd 117 12/10/18 14:55
Procesos 47, enero-junio 2018118
de creación y difusión de producción histórica que superaron a los demás:
Santiago en Chile y Buenos Aires en Argentina. Si bien eran las capitales
de dos países diferentes, deberían ser consideradas como una sola entidad
porque estaban estrechamente interconectadas en términos intelectuales. No
dispongo de suciente espacio para explicar en detalle cómo surgieron estos
lazos. Baste decir que la crónica inestabilidad política en Argentina obligó
a toda una generación de intelectuales jóvenes a exiliarse en Chile, un país
que se encontraba en el proceso de organizar un orden político sorprenden-
temente estable. Debido a que llegaron precedidos de una gran reputación
intelectual, no tardaron en ser invitados por el gobierno chileno a contribuir
en numerosas iniciativas en los campos políticos y culturales. Así, la nación
antriona les permitió no solamente ganarse la vida, sino también publicar
obras innovadoras en los campos de la política, el derecho, la literatura y la
historia. Durante las décadas de 1830 y 1840 se desarrolló un estrecho vín-
culo entre intelectuales chilenos y argentinos, colaboración que perduró aún
después de que estos últimos regresaron denitivamente a su patria.
4
Es evidente que el Cono Sur fue considerado un gran centro cultural por-
que numerosos letrados procedentes de Venezuela, Colombia, Ecuador, Perú
y Bolivia coincidieron primero en Santiago y luego en Buenos Aires, ya sea por
voluntad propia o debido a que fueron obligados a exiliarse por los regímenes
de sus países de origen.
5
Reriéndose a Gabriel René Moreno, el historiador
boliviano más destacado del siglo XIX, Barnadas escribe: “Chile funcionó como
refugio para muchos argentinos, bolivianos y peruanos, así como colombianos
y hasta centroamericanos; debido a que Moreno lo había adoptado como su
segunda patria, podemos armar que él se radicó en el epicentro cultural más
importante del continente”.
6
La palabra “centro” utilizada en el título de este
ensayo no alude a Europa, sino a un polo de desarrollo intelectual local que
4. Sol Serrano, “Emigrados argentinos en Chile (1840-1855)”. En Nueva mirada a la
historia, ed. por Esther Edwards (Santiago / Buenos Aires: Ver, 1996), 111-126. Véase tam-
bién María Sáenz Quesada, “De la Independencia política a la emancipación cultural”. En
Ibíd., 91-105; y Rosendo Fraga, “Argentina y Chile entre los siglos XIX y XX (1892-1904)”.
En Ibíd., 143-165.
5. Barnadas, Gabriel René Moreno…, 68. Para el surgimiento del Cono Sur como cen-
tro cultural, véase Daniel Larriqueta, “Chile y Argentina: indianos diferentes”. En Nue-
va mirada a la historia…; Jeremy Adelman, Republic of Capital: Buenos Aires and the Legal
Transformation of the Atlantic World (Stanford: Stanford University Press, 1999); José Moya,
“Modernization, Modernity and Trans/Formation of the Atlantic World in the Nineteenth
Century”. En The Atlantic in Global History, 1500-2000, ed. por Jorge Cañizares-Esguerra y
Erik R. Seeman (Upper Sadle River: Pearson Prentice Hall, 2007); y Lyman L. Johnson y
Zephyr Frank, “Cities and Wealth in the South Atlantic: Buenos Aires and Rio de Janeiro
before 1960”, Comparative Studies of Society and History 48, n.
o
3 (2006): 634-668.
6. Barnadas, Gabriel René Moreno…, 68.
-PRO47.10septiembre.indd 118 12/10/18 14:55
Procesos 47, enero-junio 2018 119
desde 1840 generó un campo de fuerza, cuya inuencia se irradió a toda la
región sudamericana de habla española hasta las primeras décadas del siglo
XX. Se acostumbra pensar las relaciones entre centro y periferia como si fueran
fundamentalmente de explotación. No obstante, este no fue el caso. En su lu-
gar hubo, por lo general, relaciones de colaboración. El “centro”, por lo tanto,
se reere a la producción de los historiadores del Cono Sur, entre los decenios
de 1840 y 1940, mientras que la “periferia” incluye a la producción del resto de
historiadores de la región de estudio, en la medida en que se relacionaban con
los desarrollos historiográcos alcanzados en Santiago y Buenos Aires.
Dos cosas se han armado como lugar común sobre la historiografía
sudamericana decimonónica y de principios del siglo XX. En primer lugar,
que se enfocaba en los poderosos y que estaba elaborada por y para ellos. En
segundo lugar, que era poco original porque tomaba prestados sus marcos
conceptuales de los historiadores europeos.
7
No voy a poner en tela de jui-
cio la primera armación, aunque debo insistir en las siguientes salvedades.
Para empezar, esta caracterización se aplica no solo a la historiografía suda-
mericana, sino también a la de Europa en el siglo XIX. Tampoco se debe olvi-
dar que algunos historiadores sudamericanos se preocuparon y escribieron
sobre los amerindios. Los más eruditos e inuyentes fueron Vicente Fidel
López con su Les races aryennes du Pérou: leur langue, leur religion, leur histoire
[Las Razas Arias del Perú: Su Lengua, Su Religión y Su Historia] (1871) y
Sebastián Lorente con su Historia de la civilización peruana (1879). En su con-
junto, sin embargo, hay que admitir que el inmenso corpus de la historiogra-
fía producida durante el lapso de estudio fue escrito en español por autores
blancos que reejaron la cosmovisión del criollo.
8
7. Véase, por ejemplo, E. Bradford Burns, “Capítulo 3”. En The Poverty of Progress: La-
tin America in the Nineteenth Century (Berkeley: University of California Press, 1983); Col-
menares, Las convenciones contra la cultura…, 13, 27, 137; y, más recientemente, Ana Ribeiro,
Historiografía Nacional, 1880-1940: De la épica al ensayo sociológico (Montevideo: Ediciones de
La Plaza, 1994), 15.
8. En la primera mitad del siglo XIX, un pequeño grupo de autores indígenas inten-
taron presentar sus propias perspectivas, pero según mi entender y saber no existe nada
comparable para el resto de la época. Eso constituye la principal razón de por qué no
aparecen obras de autores amerindios en el presente capítulo. Véase Vicente Pazos Kanki,
Memorias histórico-políticas (Londres: impreso para el autor, 1834); y Justo Apu Shuaraura,
Recuerdos de la Monarquía peruana o bosquejo de la historia de los Incas (París: Imprenta de J.
Claye, 1850). La primera obra es un esfuerzo de varios tomos que nunca se nalizó, reali-
zado por un aymara boliviano quien se había convertido en un fervoroso republicano. La
segunda, en lugar de un texto histórico, es una genealogía de los emperadores incas, reco-
pilada por un sacerdote de descendencia incásica. Se ha sugerido que su propósito habría
sido presentarse a sí mismo como una persona que hubiera podido restaurar la monarquía
inca en el Perú. Al respecto véase Catherine Julien, “Recuerdos de la monarquía peruana”,
Hispanic American Historical Review 84, n.
o
2 (2004): 344-345.
-PRO47.10septiembre.indd 119 12/10/18 14:55
Procesos 47, enero-junio 2018120
En cuanto a la segunda armación, la idea de que los historiadores sud-
americanos eran “imitadores” de modelos extranjeros, víctimas de lo que J.
M. Blaut denomina el “difusionismo europeo”, reeja una creencia profun-
damente arraigada, a saber: que los pueblos europeos fueron creadores del
conocimiento histórico (como de otros saberes) y que los no europeos, in-
cluso los latinoamericanos, simplemente los adoptaron con modicaciones
menores.
9
Creo que se debe cuestionar esta interpretación. Los historiadores
sudamericanos no solo fueron consumidores de ideas extranjeras, también
fueron innovadores. Además de ofrecer una idea general acerca de la histo-
riografía sudamericana, este estudio también presenta pruebas para susten-
tar lo dicho.
Para cumplir con estos dos objetivos, el ensayo se divide en tres partes.
En la primera, examina tres debates del siglo XIX desarrollados en el Cono
Sur acerca de cómo se debía escribir la historia de las nuevas repúblicas.
Estos debates tuvieron dos consecuencias: la institucionalización de la histo-
riografía en la región y la selección de herramientas que permitían captar su
realidad histórica en forma innovadora. En la segunda parte, se pasa de mé-
todo a contenido y se identica la creatividad de los historiadores objeto de
estudio en la escritura de sus respectivas historias nacionales. Finalmente, en
la tercera parte, utilizando a Argentina como ejemplo, se examina cómo em-
pezó a desarrollarse la profesionalización de la historia en la primera mitad
del siglo XX. Lo que sucedió en Argentina aconteció en el resto de la región
más tarde y en menor medida.
Cómo se debería esCribir La Historia
de Las repúbLiCas sudameriCanas, 1840-1910
Aparte de Charles Darwin, el extranjero más eminente que llegó a Chile
en el siglo XIX fue Andrés Bello, un venezolano, quien asumió funciones
en la administración pública del gobierno chileno en 1829 y dedicó el resto
de su vida a esta tarea. Erudito polivalente, Bello alcanzó la cúspide de su
potencial en las décadas de 1840 y 1850, lapso en el cual convirtió a Santiago
en un centro de estudios históricos de rango continental. Entre muchas otras
cosas, organizó un sistema de educación que dio importancia al estudio del
pasado y se dedicó a formar directa e indirectamente a la primera genera-
ción de historiadores chilenos y argentinos, iniciando debates públicos sobre
cómo escribir la historia de Chile y, por extensión, la del resto de las nacio-
9. J. M. Blaut, The Colonizers Model of the World: Geographical Diffusionism and Eurocen-
tric History (Nueva York: Guilford, 1993), 8-17.
-PRO47.10septiembre.indd 120 12/10/18 14:55
Procesos 47, enero-junio 2018 121
nes hispanoamericanas.
10
Como veremos adelante, estos debates tuvieron un
amplio impacto en la historiografía de toda la región.
En 1844, la Universidad de Chile, bajo la rectoría de Bello, estableció un
concurso anual invitando a sus docentes a presentar una monografía sobre
un tema de la historia nacional. Las Memorias resultantes, publicadas con
bastante regularidad entre 1844 y 1918, provocaron un gran número de rele-
vantes debates.
11
El más célebre de ellos involucró a Bello y a José Victorino
Lastarria, un discípulo suyo incorporado recientemente en la facultad. Res-
pondiendo a la pregunta: “¿Cómo se debería escribir la historia de Chile?”,
Lastarria presentó un ensayo con el título de Investigaciones sobre la inuencia
social de la conquista y del sistema colonial de los españoles en Chile, que desaaba
abiertamente los puntos de vista del rector sobre historiografía. Bello res-
pondió y pronto los círculos intelectuales presenciaron una controversia que
duró décadas, primero en Santiago y luego en Buenos Aires. En resumen, el
debate oponía aquellos que promovían una historia narrativa (ad narrandum)
frente a otros que defendían una historia explicativa (ad probandum). Bello
encabezaba el primero de estos grupos y Lastarria el segundo.
Para Bello, la primera tarea del historiador en una nueva nación como
Chile era organizar archivos públicos y bibliotecas y someter las fuentes re-
colectadas a un estudio crítico. Una vez establecida su autenticidad, el paso
siguiente era estudiar su signicado por medio de una variedad de métodos
cognitivos, siendo el método lológico-crítico uno entre otros. Solo entonces
el historiador podía utilizar las fuentes para armar una narrativa cronológi-
ca, cuya orientación se encontraría en los documentos mismos. Mientras tan-
to, cualquier investigación de historia que se escribiera tenía que ser conside-
rada como provisional y sujeta a correcciones de contenido y método. Para
transmitir al lector la importancia de las fuentes primarias, Bello propuso
insertar documentos originales en la narrativa. Ya que no era solamente una
cuestión de veracidad, resultó de igual importancia permitir que el lector
comprendiera la singularidad del momento y la experiencia vivida. El obje-
tivo nal era captar el proceso histórico chileno desde adentro, con el menor
número de distorsiones posibles. Solo este tipo de historiografía, sostenía
Bello, podía conseguir saberes conables sobre el pueblo chileno, su tierra y
su época, sin los cuales la construcción de una nueva nación era imposible.
12
10. Iván Jaksić, “Capítulo 2” y “Capítulo 5”. En Andrés Bello: Scholarship and Nation
Building in Nineteenth-Century Latin America (Cambridge: Cambridge University Press,
2001).
11. Cristián Gazmuri, “Capítulo 4”. En La historiografía chilena, 1842-1920 (Santiago:
Centro de Investigaciones Diego Barros Arana, 2006).
12. Andrés Bello, Selected Writings of Andrés Bello, ed. por Iván Jaksić (Oxford: Oxford
University Press, 1997), 154-184.
-PRO47.10septiembre.indd 121 12/10/18 14:55
Procesos 47, enero-junio 2018122
Para Lastarria, en cambio, la historia no era un relato de la totalidad de
los hechos, sino solo de los más importantes: de ahí la necesidad de con-
tar con criterios para escoger los que mejor sirvieran para proponer una
explicación general. Armaba que los hechos tenían signicado histórico
únicamente cuando daban pruebas del avance del progreso de la humani-
dad. Dando la espalda a los románticos franceses, prefería el enfoque de la
historia planteado por Voltaire en el siglo anterior y por François Guizot,
su contemporáneo. Se trataba de una historia interpretativa cuya meta era
el despliegue de la civilización no solamente en Europa sino en el mundo
entero. Lastarria armaba que este tipo de historia era necesaria para Chile
y las nuevas naciones de Hispanoamérica porque, después de haber roto las
cadenas del colonialismo, todas estaban en búsqueda de la modernidad. No
bastaba, entonces, que la historia reconstruyera el pasado tal como sucedió y
en toda su plenitud, era aún más importante promover un futuro republica-
no, aprendiendo de los avances realizados en otras partes.
13
Después de la primera discusión, otras personas intervinieron y agrega-
ron matices al debate. El mismo Bello agregó algunos puntos que conviene
subrayar. Primero, declaró que ambos métodos, ad narrandum y ad proban-
dum, podían ser provechosos en un país que contara con una historiografía
ya desarrollada, pero no en Chile, donde todavía no existía la institución de
la historia. En tales circunstancias, el método narrativo era un primer paso
esencial. Segundo, aconsejó a los jóvenes chilenos que no imiten a Europa
servilmente. “¡Jóvenes chilenos! –les exhortó– aprended a juzgar por voso-
tros mismos; aspirad a la independencia del pensamiento”.
14
Además, les
advirtió que no hacerlo provocaría el desdén de los europeos: “La América
no ha roto aún sus cadenas; sigue nuestras huellas con los ojos vendados; no
hay en sus obras un pensamiento independiente, nada original, nada propio;
imita las formas de nuestra losofía, sin comprender su espíritu. Su civiliza-
ción es una planta exótica que todavía no ha absorbido la savia de la tierra
que la sustenta”.
15
Advirtiendo el peligro de irse al otro extremo y caer en un burdo nativis-
mo, Bello sostuvo que se podía aprender muchas cosas de Europa: “Leamos,
estudiemos las historias europeas; observemos muy de cerca el rumbo y dra-
ma particular de cada una de ellas; aceptemos los ejemplos, las lecciones que
contienen, que tal vez es lo último que se nos ocurre”.
16
No obstante, insistió
en la necesidad de la creatividad mental y de la primacía de la Independencia:
13. Gazmuri, La historiografía chilena…, 81-85.
14. Bello, Selected Writings…, 183.
15. Ibíd., 184.
16. Ibíd., 182.
-PRO47.10septiembre.indd 122 12/10/18 14:55
Procesos 47, enero-junio 2018 123
En toda clase de estudios, es necesario transformar las opiniones de los demás en
convicciones propias. Es solo de esta manera que se puede aprender una ciencia.
Y es solo así que los jóvenes chilenos podrán apoderarse del manantial de cono-
cimientos que ofrece la cultivada Europa y contribuir a ésta algún día, enrique-
ciéndola y haciéndola más hermosa.
17
Bello y Lastarria, desconocidos a principios de los años 1840, fueron
nombres familiares en los círculos intelectuales sudamericanos para nes de
la década.
El segundo debate sobre cómo escribir la historia de las repúblicas sud-
americanas se inició en Buenos Aires con la publicación de la Historia de Bel-
grano de Bartolomé Mitre en 1859. Obra de un periodista y político argentino
que vivió y trabajó en Chile en los años 1840, planteó la tesis de que el ge-
neral Manuel Belgrano fue el arquitecto y la personicación del movimiento
independentista argentino. Sus implicaciones eran claras: primero, que este
proceso había sido logrado en gran medida gracias a la intervención de las
provincias costeñas, de donde Belgrano era originario; y, segundo, que la
mejor manera de entender la historia argentina era a través del estudio de la
vida de los grandes hombres, no de la gente común.
Como era de esperarse, los argentinos del interior, como Dalmacio Vélez
Sarseld, entre muchos otros, no estuvieron de acuerdo. Abogado prestigio-
so, periodista y gura pública notable, Vélez Sarseld enjuició el contenido
y método de la obra de Mitre. Con respecto al primer punto, sostuvo que la
idea de que la independencia argentina se debía principalmente a las élites
de la costa era un “juicio injurioso y calumnioso a los pueblos del Interior”.
18
En apoyo a su crítica, recopiló pruebas que, según él, demostraban sucien-
temente que, sin los aportes del interior del país, Argentina no habría podido
alcanzar su libertad. En cuanto al método, hizo dos serias objeciones: que
no se podía contar la historia de un país con solo identicar los personajes
ilustrados porque la historia de los líderes y sus seguidores era indisocia-
ble; y, que la Historia de Belgrano estaba fundamentada principalmente en
fuentes gubernamentales donde primaban las preocupaciones y acciones de
las facciones en el poder, las luchas internas de las clases acomodadas y los
intereses de la región costeña. Lo que faltaba era la historia del interior y
de su gente. En conclusión, para Vélez Sarseld el relato de Mitre era solo
una “historia ocial” y “regional”, mas no una historia de la Argentina. Para
escribir esta última habría sido necesario ir más allá de los documentos o-
17. Ibíd., 174.
18. Dalmacio Vélez Sarseld, “Recticaciones históricas: general Belgrano-general
Güemes”. En Bartolomé Mitre, Estudios históricos sobre la Revolución Argentina: Belgrano y
Güemes (Buenos Aires: Imprenta del Comercio del Plata, 1864), 218.
-PRO47.10septiembre.indd 123 12/10/18 14:55
Procesos 47, enero-junio 2018124
ciales e investigar a fondo la cultura popular tal como se manifestaba en
leyendas, costumbres y en la tradición oral.
19
La respuesta de Mitre no se hizo esperar: si la historia de los líderes y sus
seguidores son una misma cosa, argumentó que se debía privilegiar el estu-
dio de los primeros, ya que estos moldean y orientan a las masas. Se burló de
la idea de utilizar la cultura popular como fuente histórica, porque no existía
ningún método conocido para evaluar su contenido cognitivo. Mientras las
fuentes ociales, tanto impresas como manuscritas, podían ser depuradas
con el método crítico, no se podía hacer lo mismo con la historia oral. Por
tanto, solo los documentos que habían pasado la prueba de autenticidad y
veracidad podían ser considerados los cimientos de una historia conable.
En cuanto a la acusación de prejuicios basados en clase y región, Mitre los
descartó. En su opinión, la tarea del historiador no era construir una na-
rrativa exhaustiva de todos los actores sociales, sino solo de aquellos que
tuvieran relevancia nacional.
20
Las idas y venidas del debate continuaron
hasta bien entrado el decenio siguiente y tuvieron un impacto más allá de
las fronteras de Argentina.
El tercer debate también tuvo lugar en Buenos Aires a principios de los
años 1880 y se ocupó de la tercera edición de la Historia de Belgrano que Mi-
tre publicó en 1877. Aprovechando la crítica de Vélez Sarseld formulada
a principios de los años 1860, Mitre había hecho un extensa revisión de su
obra para la nueva edición. Pese a este esfuerzo, el resultado no satiszo y
desencadenó una nueva y agria controversia. Esta vez el protagonista fue
Vicente Fidel López, un abogado argentino e historiador acionado, quien
como Mitre había vivido en Chile en los años 1840. Frente a un trabajo que
documentaba meticulosamente todos y cada uno de los detalles de una den-
sa narrativa, López sostuvo que una historia repleta de hechos verdaderos
podía, en su conjunto, ser totalmente falsa. Para él, no bastaba con examinar
la veracidad de los datos individuales. Era de mayor importancia estructu-
rarlos en una totalidad coherente cuyo signicado sobrepasara la mera suma
de sus partes. Según López, esto no se podía lograr con el método crítico. Lo
que se necesitaba era un enfoque que fuese simultáneamente sintético y es-
tético, algo semejante al trabajo del artista. Adelantándose a Hayden White,
parecía proponer que el tratamiento de los eventos necesitaba algo semejan-
te a los protocolos de la literatura. Solo este tipo de historia, mantuvo López,
tenía la capacidad de captar la originalidad y plenitud de la vivencia históri-
19. Vélez Sarseld, “Recticaciones históricas…”, 247-262, especialmente 227-288 y
233-235.
20. Mitre, Estudios históricos sobre la Revolución…, 3-16, 32-42, 47-61, 63-72, 73-85, 130-
133, 139-151. Para un reporte sobre este debate, véase Abel Cháneton, Historia de Vélez
Sarseld, vol. 2 (Buenos Aires: Editorial Universitaria, 1937), 478-482.
-PRO47.10septiembre.indd 124 12/10/18 14:55
Procesos 47, enero-junio 2018 125
ca de Argentina y, además, de atraer y cautivar al lector, implantando en su
mente una vívida experiencia del pasado.
21
Al igual que en otras ocasiones, la respuesta de Mitre fue inmediata. Es-
taba de acuerdo en que una obra histórica podría ser verídica en cada una
de sus partes aunque falsa en su conjunto. No obstante, argumentó que eso
sucedía precisamente cuando autores como López imponían a los materiales
empíricos criterios de selección, arreglo e interpretación que no emanaban
de los propios documentos. Admitió que la historia era en parte una obra
de arte, pero “la unidad de acción, la veracidad de los personajes, el interés
dramático, el movimiento, el colorido de las escenas… el espíritu losóco
y moral de la obra” debía derivarse de fuentes primarias previamente bien
evaluadas. Hacer lo contrario permitiría la inclusión subrepticia de todo tipo
de ideas preconcebidas y, con eso, la tergiversación de la autenticidad de la
narrativa histórica.
22
Mientras López trataba la escritura de la historia como si
fuera una actividad artística, Mitre la concebía como una rama de la ciencia.
Los tres debates que acabo de reseñar fueron los que más resonancia
tuvieron en el Cono Sur y en la periferia sudamericana a lo largo del siglo
XIX. Llegados a este punto, unos breves comentarios sobre su impacto gene-
ral me parecen pertinentes. Con respecto al primer debate, si uno examina
las obras más notables que aparecieron en la segunda mitad del siglo en la
Sudamérica de habla española, es claro que la mayoría de los historiadores
de la región optó por el método ad narrandum de Bello. Una lista de los más
importantes incluiría a Diego Barros Arana, en Chile; Bartolomé Mitre, en
Argentina; Gabriel René Moreno, en Bolivia; Mariano Paz Soldán, en Perú;
Federico González Suárez, en Ecuador; y José Manuel Groot, en Colombia.
23
Aunque constituía una clara minoría, el lado ad probandum también contó
21. Vicente Fidel López, Debate histórico: refutación a las comprobaciones históricas sobre la
historia de Belgrano, 3 vols. (Buenos Aires: Librería La Facultad de J. Roldán, 1921), 83-112
(vol. 1); 197-263 (vol. 2); 323-350 (vol. 3).
22. Bartolomé Mitre, Comprobaciones históricas: primera parte (Buenos Aires: Librería La
Facultad de J. Roldán 1916), 11-15, 196-208, 347-368; Comprobaciones históricas: segunda parte
(Buenos Aires: Librería La Facultad de J. Roldán 1921), 15-36, 387-390. Para un análisis más
completo de este debate, véase Ricardo Rojas, “Noticia preliminar”. En Mitre, Comproba-
ciones históricas: primera parte, IX-XXXIX.
23. Sus obras más importantes se presentan a continuación: Diego Barros Arana, His-
toria Jeneral de Chile, 16 vols. (Santiago: Rafael Jover Editor, 1884-1902); Bartolomé Mitre,
Historia de Belgrano y la independencia argentina, 2 vols. (Buenos Aires: Editorial Universita-
ria, 1859); Gabriel René Moreno, Últimos días coloniales en el Alto Perú (Santiago: Imprenta
Cervantes, 1896); Mariano Paz Soldán, Historia del Perú independiente (Lima: Imprenta A.
Lemale, 1868-1874); Federico González Suárez, Historia de la República del Ecuador (Quito:
Imprenta del Clero, 1890-1893); y José Manuel Groot, Historia eclesiástica y civil de la Nueva
Granada (Bogotá: Imprenta a cargo de F. Mantilla, 1869-1870).
-PRO47.10septiembre.indd 125 12/10/18 14:55
Procesos 47, enero-junio 2018126
con partidarios, siendo los más signicativos: Vicente Fidel López, en Argen-
tina; Manuel Bilbao, en Chile; y Sebastián Lorente, en Perú.
24
A diferencia del debate de los años 1840, la discusión de los años 1860
entre el “personaje ilustrado versus el pueblo” no tuvo una inuencia inme-
diata. Esto sorprende porque en aquella época los gobiernos sudamericanos,
desde Venezuela hasta el Cabo de Hornos, estaban adoptando “reformas
democráticas”. Es posible, empero, que exista una explicación más sencilla:
la agitación política interna y externa de los años 1860 que prevaleció a lo
largo de la región impidió que los historiadores pudieran concentrarse en su
trabajo. Sin embargo, una vez que se estabilizó la situación, el impacto del
segundo debate se volvió evidente. Sin desatender la manera cómo Mitre
manejaba los materiales fácticos, un grupo de historiadores de la región em-
pezó a alejarse de una historia centrada en individuos para dar una mayor
agencia a los actores colectivos: a la población en general o a grupos especí-
cos. Vicente Fidel López en Argentina, Sebastián Lorente en el Perú y Gabriel
René Moreno en Bolivia ilustran esta tendencia.
25
Finalmente, el debate del decenio de 1880, sobre la controversia entre
“ciencia versus arte”, agregó una nueva dimensión a la reexión de cómo se
debería escribir la historia de las repúblicas sudamericanas. Si bien todavía
no se ha examinado su impacto, la evidencia existente sugiere que fue signi-
cativo. Indiscutiblemente, el cienticismo de Mitre dominó la controversia
hasta nes del siglo. Pero a partir de estos años, la perspectiva estética de -
pez comenzó a ser reconocida. En mi opinión, una nueva generación de his-
toriadores acogió parte de esta posición y la transformó en un movimiento
de nacionalismo cultural en varios países. Algunos de sus mentores iniciales
fueron Ricardo Rojas en Argentina, Nicolás Palacios en Chile, Ricardo Palma
en el Perú y Franz Tamayo en Bolivia.
26
Estos tres debates, y otros que se llevaron a cabo en el Cono Sur en la
misma época, generaron posicionamientos casi dogmáticos atravesando las
fronteras de los países sudamericanos, lo que permite cuestionar la manera
24. Vicente Fidel López, Historia de la República Argentina (Buenos Aires: Editorial
Universitaria, 1883-1893); Manuel Bilbao, “La sociabilidad chilena”, El Crepúsculo, n.
o
2
(Santiago, 1 de junio de 1844); y Sebastián Lorente, Historia de la civilización peruana (Lima:
Imprenta Liberal, administrada por M. Fernández, 1879).
25. Las obras más representativas de este tipo son Vicente Fidel López, Les races aryen-
nes du Pérou. Leur langue – Leur religion – Leur historie (París: A la libraire A. Franck, 1871);
Lorente, Historia de la civilización…; y Moreno, Últimos días coloniales
26. Ricardo Rojas, Historia de la literatura argentina (Buenos Aires: Edición de la Li-
brería “La Facultad”, de Juan Roldán y Cía., 1917-1921); Nicolás Palacios, Raza chilena
(Santiago: Impr. y Litografía Alemana Gustavo Schafer, 1904); Ricardo Palma, Tradiciones
peruanas completas (Madrid: Aguilar, 1957); y Franz Tamayo, Creación de la pedagogía nacio-
nal (La Paz: El Diario, 1910).
-PRO47.10septiembre.indd 126 12/10/18 14:55
Procesos 47, enero-junio 2018 127
tradicional de entender la escritura histórica de la región. Se ha acostum-
brado a clasicar esta producción en términos de la identicación de sus
“inuencias externas”: racionalistas, románticos, positivistas, discípulos de
Ranke, vitalistas, marxistas y de otras tendencias.
27
Sin embargo, los inter-
cambios internos que aquí exploro, siguiendo a Colmenares y Barnadas, su-
gieren un desarrollo intelectual más endógeno que exógeno. No es cuestión
de privilegiar lo primero sobre lo segundo. Ambos resultan importantes. Sin
embargo, mientras lo segundo convierte a los historiadores sudamericanos
en “imitadores”, en cambio, lo primero permite que sean apreciados como
“creadores”, enfocados en un diálogo entre pares. Precisamente, este ensayo
se propone resaltar este rasgo. No hay duda de que este diálogo tuvo lu-
gar: historiadores procedentes de Uruguay, Bolivia y Paraguay mantuvieron
correspondencia e intercambiaron fuentes primarias y secundarias con sus
pares en Argentina y Chile, a lo largo de sus trayectorias intelectuales. Por su
parte, los historiadores de Perú, Ecuador, Colombia y Venezuela mantuvie-
ron un seguimiento estrecho de la producción histórica proveniente del sur,
y viceversa.
28
Con el paso del tiempo, el fortalecimiento de este intercambio
no solo contribuyó a la creatividad sino que generó una sociabilidad inte-
lectual, que aportó al desarrollo de la historiografía de diferentes maneras.
Entre 1840 y 1890, los historiadores habían trabajado desprovistos de
una infraestructura propia y sin apoyo institucional. Ante la falta de archivos
y bibliotecas bien dotados, se vieron en la necesidad de recopilar y organizar
las fuentes en sus gabinetes particulares. Además, debido a la inexistencia de
revistas especializadas, utilizaron los periódicos y revistas de interés general
para publicar sus investigaciones. Por n, puesto que la historia todavía no
era una profesión, emplearon su tiempo o se ganaron la vida trabajando, al
mismo tiempo, como periodistas, novelistas, educadores, políticos, minis-
tros, diplomáticos, militares y hasta desempeñaron el cargo de presidente.
Bajo estas circunstancias, los historiadores no contaron con los medios, ma-
teriales o normativos, para poner su trabajo al margen de interferencias ideo-
lógicas derivadas de su adscripción étnica, clase social, creencia religiosa,
partido político, o del ubicuo modelo europeo.
Impulsados por los debates y el respaldo estatal, hacia nales del siglo
XIX, comenzaron a crearse sistemáticamente sociedades, juntas, academias
y otras entidades semejantes. Aunque algunas de estas aparecieron tempra-
namente, la mayoría surgió entre 1880 y 1920. Las más importantes, en or-
den cronológico, incluyen a las siguientes: la Sociedad Chilena de Historia y
27. Véase, por ejemplo, Edberto Óscar Acevedo, Manual de historiografía hispanoameri-
cana contemporánea (Mendoza: Universidad Nacional de Cuyo, 1992).
28. Esta investigación está en curso. El ensayo es un informe preliminar de mis pri-
meros hallazgos.
-PRO47.10septiembre.indd 127 12/10/18 14:55
Procesos 47, enero-junio 2018128
Geografía (1839); el Instituto Histórico y Geográco Nacional (1843), en Ar-
gentina; la Sociedad Geográca y de Historia (1886), en Bolivia; la Academia
Nacional de Historia (1888), en Venezuela; la Junta de Historia y Numismáti-
ca (1893), en Argentina; la Academia Colombiana de Historia (1902); el Insti-
tuto Histórico del Perú (1904); la Academia de Historia del Perú (1906); la So-
ciedad Ecuatoriana de Estudios Históricos Americanos (1909) y la Academia
Nacional de Historia (1920), en Ecuador; el Instituto Histórico y Geográco
del Uruguay (1915); y el Instituto Paraguayo de Investigaciones Históricas
“Dr. Francia” (1937). Al mismo tiempo, los archivos nacionales inaugurados
a principios de siglo fueron renovados y se organizaron nuevos a lo largo
de la región: Argentina en 1821, Colombia en 1868, Bolivia en 1883, Chile en
1886, Paraguay en 1895, Venezuela en 1914, Perú en 1923, Uruguay en 1926
y Ecuador en 1938.
29
A partir de la creación de un espacio propio, los historiadores aciona-
dos empezaron a construir una comunidad epistémica más homogénea de la
que anteriormente existía. Mientras el entorno cultural de los años anteriores
atrajo a letrados de todo tipo, el nuevo reunía a gente cada vez más interesa-
da en la historia. Una consecuencia de esto fue el surgimiento de acuerdos y
desacuerdos sobre los problemas cruciales de la historiografía. Se desarrolló
un consenso bastante amplio acerca de tres principios metodológicos: prime-
ro, la prioridad que se otorgaba a las fuentes primarias en las narrativas his-
tóricas; segundo, la necesidad de aplicar técnicas hermenéuticas tales como
los métodos lológico y crítico para evaluar la autenticidad y veracidad de
estas fuentes; y tercero, la necesidad de ver al producto nal como algo in-
acabado, sujeto a revisiones constantes en cuanto a método y contenido.
30
También hubo desacuerdos entre los historiadores. Estos se referían a las
estrategias cognitivas que de mejor manera darían cuenta sobre la experiencia
histórica de las nuevas naciones: “la historia narrativa o la historia interpre-
tativa”; “la historia de los grandes hombres frente a la historia del pueblo”;
“la historia cientíca versus la historia como arte”. Es cierto también que en
esa época se discutían desacuerdos similares en Europa y en otras partes del
mundo. Empero, este hecho no constituía una prueba de que el compromiso
intelectual de los historiadores sudamericanos fuera de naturaleza derivativa.
De manera parecida a los debates desarrollados en el Cono Sur, estas discusio-
nes se basaron en materiales históricos locales y respondieron a necesidades
29. Para los archivos nacionales, véase Roscoe R. Hill, The National Archives of Latin
America (Cambridge: Harvard University Press, 1945).
30. Gustavo Prado, “Las condiciones de existencia de la historiografía decimonónica
argentina”. En Estudios de historiografía argentina, ed. por Fernando Devoto, Gustavo Prado
y Julio Stortini, vol. 2, 66-69 (Buenos Aires: Biblos, 1999). En líneas generales, las obser-
vaciones de Prado acerca de la historiografía argentina se aplican al resto de Sudamérica.
-PRO47.10septiembre.indd 128 12/10/18 14:55
Procesos 47, enero-junio 2018 129
del mismo origen, todo lo cual apunta en la dirección de que los historiadores
más destacados de la región hicieron un esfuerzo concertado de reunir un
conjunto de herramientas apropiadas a su más urgente necesidad, a saber,
comprender el traumático tránsito de colonia a nación.
Con esto no quiero descartar o desvalorizar la inuencia de autores ex-
tranjeros. Siguiendo los consejos de Bello, los historiadores hicieron un es-
fuerzo considerable para aprender de aquellos. Aunque se debería añadir
que sus lecturas fueron en gran medida selectivas. Deseosos de justicar la
independencia de España y su predilección por la forma de vida republica-
na, por ejemplo, leyeron a los grandes historiadores de Roma como Tito Li-
vio y Tácito, así como también a Barthold Niebuhr y a Theodor Mommsen.
31
También se mostraron inquietos acerca del destino de la república en su pro-
pia época, particularmente de la conictiva y tortuosa experiencia francesa.
Por eso acudieron a las obras de François-Pierre Guizot y Jules Michelet en
los decenios 1860 y 1870, y a Hippolyte Taine algunos años más tarde.
En su mayoría, sin embargo, los historiadores sudamericanos leyeron
autores extranjeros en busca de método. Como muy pocos hablaban alemán
no se conoció directamente la obra de Ranke, la cual fue traducida al espa-
ñol recién en el decenio de 1940.
32
Mientras tanto, diferentes versiones del
paradigma rankeano llegaron a través de varios caminos. Uno de ellos fue el
positivismo histórico francés, que adoptó un carácter germánico a partir de
1870.
33
Otro fue la publicación de varios libros sobre método que aparecieron
a nes del siglo y que popularizaron una perspectiva derivada de Ranke,
tales como Lehrbuch der Historischen Method (Manual para enseñar el método
histórico) de Ernest Bernheim en 1889; la Introduction aux études historiques
(Introducción al estudio de la historia) de C. V. Langlois y C. Seignobos en
1897; Les Principes fondamentaux de l’histoire (Los principios fundamentales
de la historia) de Alexandru Dimitrie Xenopol en 1899; y Cuestiones modernas
de historia de Rafael Altamira en 1904.
34
El impacto del modelo alemán, empero, fue bastante efímero, porque en
los dos primeros decenios del siglo XX surgieron modelos alternativos que
31. Para la formación intelectual de la primera generación de historiadores venezola-
nos, véase Lucía Raynero, Clío frente al espejo: la concepción de la historia en la historiografía ve-
nezolana, 1830-1865 (Caracas: Academia Nacional de la Historia, 2007). A lo largo de todo
el siglo XIX había un interés generalizado en la Roma republicana entre los intelectuales
de Sudamérica hispana.
32. Guillermo Zermeño Padilla, La cultura moderna de la historia: Una aproximación teóri-
ca e historiográca, 2.ª ed. (Ciudad de México: El Colegio de México, 2004), 147-154.
33. Por ejemplo, la Revue historique de Gabriel Monod, fundada en 1876.
34. Julio Stortini, “La recepción del método histórico”. En Estudios de Historiografía…,
vol. 2, 75-100.
-PRO47.10septiembre.indd 129 12/10/18 14:55
Procesos 47, enero-junio 2018130
resultaron más atractivos en las obras de Benedetto Croce, Karl Lamprecht,
Oswald Spengler, Lucien Febvre, Marc Bloch y Karl Marx. Mientras Ranke
limitaba la práctica del historiador fundamentalmente a la historia política,
las otras metodologías apuntaban hacia una historia económica, historia so-
cial e inclusive total.
35
En respuesta a las necesidades de la época, la produc-
ción histórica en Sudamérica a partir de 1840 hasta nes del siglo había sido
exclusivamente política. Esto empezó a cambiar en las dos primeras décadas
del siglo XX cuando las cuestiones de la modernidad económica y social se
volvieron una preocupación de la más alta prioridad.
36
Más que nuevas variedades de historia, lo que realmente buscaban los
historiadores en cuestión, durante la primera mitad del siglo XX, era un mé-
todo propio. Al referir el programa de un grupo de historiadores argentinos
alrededor de 1920, conocidos como “la nueva escuela”, Rómulo Carbia escri-
bía: “El objetivo de la Nueva Escuela es la creación de un modo de recons-
truir los acontecimientos históricos que sea propiamente americano y, más
especícamente, argentino, utilizando para este propósito investigaciones
documentales y bibliográcas realizadas de acuerdo con los métodos más
rigurosos de Bernheim […] e infundiendo vida al pasado tal como lo pro-
pone Croce”.
37
Simultáneamente, en Perú, en la periferia de la región, José
Carlos Mariátegui armaba un nuevo marco investigativo amalgamando a
Marx, Lenin, Georges Sorel y Antonio Labriola, pero adoptándolos a la rea-
lidad peruana.
38
Según José Aricó, al hacerlo, Mariátegui no estaba manipu-
lando modelos europeos, sino inventando el “marxismo latinoamericano”.
39
El caso argentino y el peruano no fueron esfuerzos aislados. Unidos por un
creciente rechazo a las ideas norteamericanas y europeas,
40
que fue acen-
35. México era el único país en América Latina donde el paradigma de Ranke tuvo un
impacto duradero cerca del nal de nuestro período. Véase Zermeño Padilla, “Capítulo
5”. En La cultura moderna...
36. Véase, por ejemplo, Sergio Villalobos, “La historiografía económica en Chile: sus
comienzos”, Historia 10 (1971): 7-56.
37. Citado por Stortini, en “La recepción del método…”, 96.
38. Sin ser historiador, sino más bien un ensayista, Mariátegui intentaba dar coheren-
cia al pasado de Perú para entender mejor el presente y plantear un plan de acción para
el futuro.
39. José Aricó, “Marxismo latinoamericano”. En Diccionario de Política, dir. por Nor-
berto Bobbio y Nicola Matteucci, 6.ª ed. (Ciudad de México: Siglo XXI, 1991), 950. Véase
también José Aricó “Introducción”. En José Carlos Mariátegui, Mariátegui y los orígenes del
marxismo latinoamericano, selección y prólogo de José Aricó (Ciudad de México: Pasado y
Presente, 1978); y José Carlos Mariátegui, “Capítulo 5” y “Capítulo 6”. En ibíd.
40. La imposición del “imperialismo de la libertad” de los Estados Unidos en el
Caribe y América Central entre los años 1890 y 1930 enfurecía a los latinoamericanos. La
matanza de la Primera Guerra Mundial, sin embargo, les convenció de que la racionalidad
europea era bastante supercial.
-PRO47.10septiembre.indd 130 12/10/18 14:55
Procesos 47, enero-junio 2018 131
tuado por la Revolución mexicana (1910-1920) y la publicación de Der Un-
tergang des Abendlandes (La decadencia de occidente) (1918) de Spengler, los
latinoamericanos en general y los historiadores sudamericanos en particular
estaban entusiasmados en buscar una identidad intelectual propia, a partir
de 1920. No se trataba de una fuga hacia un nativismo estrecho y provincia-
no. Al contrario, el objetivo explícito era lograr una síntesis entre un método
de lo particular de la América Latina y un metamétodo que contenga los
principios de una disciplina histórica concebida como un saber universal.
Las iniciativas de la Nueva Escuela y las de Mariátegui no fueron sola-
mente respuestas a los desafíos de la época; también fueron la continuación
de una larga tradición. Era una continuación de los esfuerzos hechos por
Mitre, Vélez Sarseld y López en los años 1860 y 1870 para captar la origina-
lidad de la experiencia histórica sudamericana. En segunda instancia, fueron
una respuesta a las recomendaciones que Bello dirigió a los historiadores
chilenos en el decenio de 1840, exhortándoles a buscar independencia y crea-
tividad intelectuales. Por n, el origen de este empeño se remonta a nes del
siglo XVIII cuando, respondiendo a los ataques lanzados contra las Américas
por autores europeos como el Conde de Buffon, Guillaume Raynal, William
Robertson, Cornelius de Paw y otros, los escritores latinoamericanos de ese
entonces defendieron a su tierra, sus sociedades y su cultura, inventando
en el proceso lo que Jorge Cañizares-Esguerra denomina “epistemologías
patriotas”.
41
inventando naCiones
repubLiCanas, 1840-1910
Los historiadores sudamericanos aprendieron a escribir historia no solo
debatiendo cuestiones metodológicas, sino también publicando sobre sus
propias naciones de manera perseverante. Puesto que dichas naciones toda-
vía no existían, se puede decir, por un lado, que ellos las inventaron y, por el
otro, que se convirtieron en historiadores escribiendo sobre ellas.
Adquirida la independencia de España, los habitantes de los países sud-
americanos se propusieron crear un nuevo orden económico, social, político
y cultural, todo lo cual requería la invención de nuevas identidades. Durante
el período colonial tardío, según las circunstancias, la gente se identicaba
con la dinastía de los Borbones, con la fe católica y, de manera más frecuen-
te, con el terruño americano. Alternativamente, también se adscribían a una
41. Jorge Cañizares-Esguerra, “Capítulo 4”. En How to Write the History of the New
World: Histories of Epistemologies and Identities (Stanford: Stanford University Press, 2001).
-PRO47.10septiembre.indd 131 12/10/18 14:55
Procesos 47, enero-junio 2018132
identidad étnica (andaluz, vasca, quechua, aimara, guaraní, africana, etc.),
una clase social o una localidad. El problema fue que ninguna de estas iden-
tidades equivalía a alguna de las nuevas identidades nacionales. Se necesi-
taba algo nuevo, una identidad intermedia, ya no se apelaba a un sentido
de pertenencia imperial o a una patria local; se necesitaba, por así decir, una
patria mediana, como fueron los ejemplos de Argentina, Chile, Bolivia, entre
otros. Empero, esto no era solo una cuestión de magnitud; sino también un
problema de orden cualitativo: la nueva identidad tenía que ser republicana.
Al inicio del siglo XIX, por tanto, los sudamericanos tuvieron que imaginar
no solo una comunidad nacional, tout court, sino una que fuese también re-
publicana.
42
En esta tarea, los historiadores desempeñaron un papel crucial.
Dada su gran propensión a la discusión, entablaron una serie interminable
de debates sobre el tema, dos de los cuales se destacan en particular. El pri-
mero tenía que ver con la cuestión de los orígenes nacionales; y el segundo
con el tipo de modernidad republicana que deseaban para sus respectivas
comunidades. A diferencia del tema del método, que había sido debatido
principalmente en el Cono Sur, la problemática de la identidad nacional fue,
sin excepción, objeto de controversia en cada uno de los países de la región.
Por esta razón, este acápite se apartará momentáneamente del modelo cen-
tro-periferia y revisará libremente el contexto sudamericano, para ilustrar
los casos que mejor expresen los debates acerca de la identidad.
Los orígenes nacionales republicanos fueron rutinariamente discutidos
en términos de “tiempo” y “espacio”. Si bien estos aspectos aparecieron
a menudo juntos, es útil tratarlos separadamente, ya que los argumentos
planteados en cada caso fueron diferentes. Desde la perspectiva temporal, la
controversia se dio entre “ruptura versus continuidad”, mientras que desde
la perspectiva del espacio, el conicto se centró en “Europa versus Hispa-
noamérica”.
Los “debates sobre el tiempo” tuvieron tres dimensiones: generacional,
ideológica y geográca. En relación con lo generacional, los historiadores
que publicaron en la primera mitad del siglo XIX sostuvieron que la Inde-
pendencia marcó el nacimiento de una nueva identidad, puesto que implicó
un rechazo de la tradición cultural hispánica y la adopción de una visión re-
publicana del mundo, inspirada principalmente en los modelos de los países
del norte del Atlántico, como Francia, Gran Bretaña y Estados Unidos. En la
segunda mitad del siglo XIX, una nueva generación de historiadores pensó
42. Investigaciones recientes han mostrado que se desarrollaron las identidades
nacionales y republicanas al mismo tiempo con relaciones complejas entre ellas. Véase
Anthony McFarlane y Eduardo Posada Carbó, eds., Independence and Revolution in Spa-
nish America: Perspectives and Problems (Londres: University of London / Institute of Latin
American Studies, 1998).
-PRO47.10septiembre.indd 132 12/10/18 14:55
Procesos 47, enero-junio 2018 133
de otra manera: atenuó su postura respecto al legado colonial y defendió su
relevancia para la época republicana. Así, los orígenes nacionales republica-
nos podían remontarse al período colonial. Rafael Baralt en Venezuela, José
Manuel Restrepo en Colombia y Manuel José Cortés en Bolivia son buenos
representantes de la primera generación; mientras que Diego Barros Arana
en Chile, Sebastián Lorente en Perú y Federico González Suárez en Ecuador
encarnaban a la segunda.
43
La expresión ideológica del debate entre “ruptura versus continuidad”
tenía que ver con el enfrentamiento entre liberales y conservadores a lo largo
de toda la región. En términos generales, los liberales condenaron los valores
económicos, sociales, políticos y culturales hispanos, razón por la cual favo-
recieron la ruptura. No así los conservadores, quienes no solo apreciaban
estos valores por sí mismos, sino que los consideraban indispensables para
una organización estable de las nuevas repúblicas. Colombia es la que mejor
ilustra este conicto; un país donde la ideología desempeñó un papel muy
importante en la denición de identidades, particularmente en la segunda
mitad del siglo XIX. Satisfechos con el desarrollo del liberalismo en este país,
José Antonio Plaza y José María Samper escribieron obras en defensa de esta
tendencia y abogaron por una identidad nacional liberal. José Manuel Groot
y Sergio Arboleda, en cambio, se opusieron a ella. En su lugar, insistieron
en el fortalecimiento de una identidad conservadora, arraigada en valores
hispanos, y en los de la Iglesia católica.
44
La tercera y última dimensión de los “debates sobre el tiempo” fue de ca-
rácter geográco. Esta vez los protagonistas eran los historiadores liberales,
quienes tenían perspectivas diferentes sobre el tema de identidad, según el
lugar desde donde escribieran. Por ejemplo, los del Cono Sur no percibieron
la época colonial como una experiencia totalmente negativa. Condenaron
el dominio de los españoles sin reservas, pero también reconocieron a sus
43. A continuación, las obras que ilustran los puntos de vista de la primera genera-
ción: Rafael Baralt, Resumen de historia de Venezuela (París: Imprenta de H. Fourier y Comp.,
1841); José Manuel Restrepo, Historia de la Revolución en la República de Colombia (París:
Imprenta y Fundición de Pinard por Guillame N. Lallement, 1826); y Manuel José Cortés,
Ensayo sobre la historia de Bolivia (La Paz: Imprenta de Beeche, 1861). A continuación las
obras equivalentes de la segunda generación: Mitre, Historia de Belgrano…; Barros Arana,
Historia Jeneral…; González Suárez, Historia de la República…; y Lorente, Historia de la civi-
lización
44. Las obras del campo liberal eran las siguientes: José Antonio Plaza, Memorias para
la historia de la Nueva Granada desde antes de su descubrimiento hasta el 20 de julio de 1810
(Bogotá: Imprenta del Neo-Granadino por Ramón González 1850); y José María Samper,
Ensayo sobre las revoluciones políticas (París: Imprenta de E. Thuntot y Cía., 1861). Las obras
del campo conservador eran las siguientes: Groot, Historia eclesiástica y civil…; y Sergio
Arboleda y Pombo, La República en la América Española (Bogotá: s. r., 1868-1869).
-PRO47.10septiembre.indd 133 12/10/18 14:55
Procesos 47, enero-junio 2018134
antepasados el haber construido sociedades democráticas incipientes en los
márgenes del espacio colonial, por así decirlo, sociedades que comenzaron
a orecer tan pronto se consiguió la independencia. Así, para autores como
Bartolomé Mitre y Diego Barros Arana hubo rupturas y también continuida-
des, y con ambas la posibilidad de un porvenir próspero. Este optimismo no
se dio en el norte de Sudamérica. Aquí, el pasado colonial no tuvo redención
alguna. Por un lado, el rol de la metrópoli fue considerado totalmente nega-
tivo y, por otro, a diferencia de los colonos del Cono Sur, no lograron superar
la condición estamental de sus respectivas sociedades. Por lo tanto, para los
historiadores liberales norteños la continuidad no era una opción posible. El
futuro de sus nacionalidades dependía de su capacidad de adoptar la mo-
dernidad del Atlántico del norte y sus componentes culturales y políticos. La
mejor ilustración de esta postura se puede encontrar en las obras del colom-
biano José Manuel Restrepo.
45
Los debates sobre el espacio proporcionaron una visión completamente
diferente acerca de la cuestión de los orígenes. Para la mayor parte de los
participantes en la controversia “Europa versus Hispanoamérica”, las nue-
vas naciones eran y debían ser una extensión de Europa, al menos en térmi-
nos culturales. Sin embargo, hubo unos pocos para quienes las verdaderas
raíces culturales de los nuevos países se encontraban en tierra americana.
Esta divergencia se condensó en la dicotomía “civilización versus barbarie”,
una fórmula que se utilizó ampliamente a partir de 1840. Los grandes defen-
sores de la primera expresión fueron el argentino Mitre y el chileno Barros
Arana; mientras que los defensores de la segunda eran el argentino Vicente
Fidel López, el peruano Sebastián Lorente y el boliviano Jaime Mendoza.
Cabe destacar que, para estos últimos, “la barbarie” no era una condición
innata, sino la consecuencia de la explotación colonial, pues antes de la llega-
da de los europeos, varias civilizaciones habían prosperado en Sudamérica,
como la Inca y Aymara. Estas civilizaciones paralizadas durante tres siglos,
nalmente podrían movilizarse e incorporarse a una forma de vida republi-
cana que amalgamaría lo mejor de Europa con lo mejor de Amerindia.
46
En el tercer cuarto del siglo XIX, la cuestión de los orígenes comenzó a
perder su importancia, a medida que nuevas preocupaciones se volvieron
más apremiantes. Para una nueva generación de historiadores, esto tenía
45. Mitre y Barros Arana desarrollaron su perspectiva de autoestima en la Historia de
Belgrano… e Historia Jeneral…, respectivamente. Para el pesimismo de Restrepo, véase su
Historia de la Revolución
46. La idea de que la América Hispana después de su independencia era descendiente
de Europa se encuentra en Mitre, Historia de Belgrano…, y Barros Arana, Historia Jeneral...
Sus opositores, al respecto, eran Vicente Fidel López, en Les races aryennes…; y Lorente, en
la Historia de la civilización
-PRO47.10septiembre.indd 134 12/10/18 14:55
Procesos 47, enero-junio 2018 135
que ver, de una u otra manera, con cómo afrontar la llegada de la moderni-
dad en toda la región y cómo nacionalizarla.
El primer encuentro de los sudamericanos con la modernidad ocurrió,
en las primeras décadas del siglo XIX, cuando emprendieron la tarea de or-
ganizar “la república ideal”. Lo intentaron insistentemente hasta la década
de 1860, momento en que cansados de no conseguirla optaron cada vez más
por la república práctica, también conocida como la república posible. ¿Qué les
llevó a este cambio? Más que un proyecto futurista, se trató de un esfuerzo
para ponerse al día con los acontecimientos. En el último cuarto del siglo
XIX, la región entera había comenzado a cambiar en términos económicos,
sociales, políticos y hasta culturales. En cuanto a lo económico, la región
pasó a vincularse a una economía internacional cada vez más integrada. En
el plano social, las nuevas economías empezaron a generar nuevos ricos, po-
bres y sectores medios. En la política, por su parte, ocurría un cambio impor-
tantísimo: el concepto de la libertad dejó de ocupar un lugar preeminente en
las agendas gubernamentales y fue reemplazado por los conceptos de orden
y progreso. Por n, acorde con una economía abierta y una sociedad civil
en movimiento, la región pasó por un período de intenso cosmopolitismo,
proceso que provocó una reacción nacionalista igualmente vigorosa. En este
contexto, se invirtieron las prioridades. Entre 1830 y 1870, estos habían dado
preferencia a la modernidad política, la que según se asumía engendraría
avances económicos, sociales y culturales, e inclusive una nacionalidad re-
publicana. En los años 1880, esta secuencia se invirtió y se privilegió la mo-
dernidad económica por encima de las otras, pues esta sería la nueva base
de una modernidad que rebasaría lo material en pos de lo moral. Mientras
tanto, como este proceso tomaría tiempo, el Estado haría su parte mante-
niendo la paz con mano rme: lo que explica por qué todos los países de la
región adoptaron explícita o implícitamente el lema de “orden y progreso”.
¿Qué forma tomó la búsqueda de identidad en estas circunstancias?
Dando prioridad a las nuevas preocupaciones, se dejó de lado la cuestión de
los orígenes y se comenzó una reexión sobre el tipo de identidad nacional
que requeriría la modernización material. Entre numerosos debates sobre
este tema, los más persistentes fueron los que discutieron la dicotomía entre
“orden y libertad” y la división racial de “blancos y no blancos”.
Se ha sostenido que para los historiadores sudamericanos decimonónicos,
una identidad republicana era tan importante como una identidad nacional.
Prueba de ello es el feroz enfrentamiento que se dio en el período de 1890 a
1920, entre aquellos que dieron primacía al mantenimiento del orden, como
medio para lograr el progreso, y aquellos que defendieron los derechos civiles
individuales y el republicanismo clásico. Para los historiadores del “orden”,
los caudillos y dictadores del período eran, a la vez, una versión hispanoa-
-PRO47.10septiembre.indd 135 12/10/18 14:55
Procesos 47, enero-junio 2018136
mericana de la soberanía popular, los guardianes necesarios en un período de
transición, y los creadores de un nuevo orden económico y social. En cambio,
para los historiadores de la “libertad”, los caudillos fueron el obstáculo de todo
progreso: lamentaron su presencia porque hicieron de la política un conciliá-
bulo de lealtades personales y de facciones que impidieron el desarrollo de
élites políticas, económicas y sociales y de proyectos verdaderamente nacio-
nales. Si bien este enfrentamiento se llevó a cabo en toda la región sudamerica-
na, fue en Venezuela donde se escribieron y publicaron obras de importancia
regional. Empezando en los años 1890, Jesús Muñoz Tobar y Rafael Fernando
Seijas se pronunciaron en favor del Estado de derecho y atacaron a dictadores
como Guzmán Blanco y sus seguidores. Contra estos autores se levantaron
José Gil Fortoul y Laureano Vallenilla Lanz, sosteniendo que la libertad no
era algo que se podía lograr a través de leyes, ya que, fundamentalmente, la
libertad era el producto del medio ambiente, la raza, el progreso material, las
condiciones sociales y las preferencias culturales. Cesarismo democrático (1919)
de Laureano Vallenilla fue la mejor expresión de esta línea de pensamiento.
47
El debate “blancos y no blancos” fue una controversia sobre quienes eran
calicados como los agentes “idóneos” para promover la modernidad en los
países sudamericanos. Para la mayoría de los autores, los blancos eran los
“portadores” evidentes de una nación moderna. En cuanto a negros e indios,
estos últimos eran considerados un obstáculo que debía ser neutralizado o
eliminado de alguna manera. El objetivo nal era construir en América del
Sur naciones similares a las europeas, tanto en términos biológicos como
culturales. No obstante, hubo algunos autores, para los cuales el verdadero
portador del gen nacional era el mestizo: la mezcla entre indios, negros y
blancos. En lugar de identicarse con Europa, esta población estaba inven-
tando una identidad propia que, a la vez, era hispanoamericana y moderna.
Desde luego, la dicotomía entre “blancos y no blancos” tuvo un cariz dife-
rente según la mezcla demográca en cada uno de los países sudamericanos.
El caso de Bolivia es particularmente relevante por su diversidad de razas y
porque sus historiadores produjeron obras de importancia regional. Tenta-
tivamente primero y enfáticamente después, Alcides Arguedas sostuvo que
los indígenas y mestizos eran un impedimento para la consolidación de la
nación boliviana y su inserción en la modernidad. Para él, nacionalidad y
progreso solo podían alcanzarse mediante una europeización racial y cultu-
ral del país. Jaime Mendoza, médico, abogado e historiador, pensó de mane-
ra diferente. Convencido de que la prosperidad económica, la libertad polí-
47. Los constitucionalistas eran: Jesús Muñoz Tobar, El personalismo y legalismo: estudio
político (Caracas, 1890); y Rafael Fernando Seijas, El Presidente (Caracas, 1891). Para sus
opositores, véase José Gil Fortoul, Historia constitucional de Venezuela (Berlín, 1907-1909).
-PRO47.10septiembre.indd 136 12/10/18 14:55
Procesos 47, enero-junio 2018 137
tica y la educación podían dar nueva vida al indígena boliviano y vigorizar
a la población mestiza, Mendoza pronosticó que ellos serían los principales
agentes de cambio en Bolivia. En las dos primeras décadas del siglo XX, el
punto de vista de Arguedas fue dominante; solamente en los años 1930 y
1940 el mensaje de Mendoza ganó terreno de manera gradual.
48
¿Cómo la escritura de las historias nacionales contribuyó a la caja de
herramientas de los historiadores sudamericanos? De diversas maneras. Un
ejemplo, entre otros, es lo que pasó con el concepto de nación. En vez de se-
guir al pie de la letra el historicismo europeo, que concebía a estas entidades
como unidades orgánicas que se desarrollaban en el tiempo como mónadas
sin ventanas,
49
los historiadores sudamericanos empezaron a considerar las
naciones como proyectos que, eventualmente, integrarían en un territorio
determinado no solo a diversas localidades, regiones y clases sociales, sino
también a etnicidades y civilizaciones en conicto desde hace siglos. En con-
secuencia, la categoría inventada por los historiadores sudamericanos con-
taba por lo menos con tres dimensiones. Reconocía la existencia de una he-
terogeneidad radical a partir de la cual había que forjar una nueva entidad,
así como los problemas prácticos que esto implicaba para los arquitectos de
la nación. También identicaba las dicultades de transformar esta hetero-
geneidad en un objeto de conocimiento, debido a la diversidad de culturas,
idiomas y razas; así como por la variedad de conictos sociales que entraña-
ban, tales como la esclavitud, la servidumbre, la vida comunitaria indígena,
la ciudadanía republicana, las brechas entre el sector urbano y el rural, y las
relaciones entre el centro y la periferia. Por último, a pesar de todos estos
problemas, el concepto de nación aspiraba a canalizar estas fuerzas centrífu-
gas hacia un nuevo orden normativo, un orden que sería tanto republicano
como democrático. Mientras que el concepto europeo de nación buscaba va-
lidación en sus orígenes y en su carácter orgánico, la versión sudamericana
se remitía al futuro, tenía un núcleo utópico y dependía abiertamente de una
buena ingeniería social.
Además de ofrecer un aporte metodológico, los historiadores sudame-
ricanos contribuyeron también al proceso real de la formación nacional.
Inexistente a principios de los años 1800, lo que he llamado la patria mediana
48. Las principales obras de Alcides Arguedas son: Vida Criolla (La Paz: Editor E. Cór-
dova, 1905); Pueblo enfermo. Contribución a la psicología de los pueblos Hispano Americanos
(Barcelona: Imprenta de la viuda de Luis Tasso, 1909); Raza de Bronce. Novela (La Paz:
Editores González y Medina, 1919); e Historia general de Bolivia (La Paz: Arnó Hermanos,
1922). Jaime Mendoza defendió su tesis en El factor geográco en la nacionalidad boliviana
(Sucre: Imp. Bolívar, 1925); y El macizo boliviano (La Paz: Arnó, 1935).
49. Dipesh Chakrabarty, Provincializing Europe: Postcolonial Thought and Historical Di-
fference (Princeton: Princeton University Press, 2000), 23.
-PRO47.10septiembre.indd 137 12/10/18 14:55
Procesos 47, enero-junio 2018138
nació gracias a ellos. Los historiadores trabajaron largas horas en archivos
personales y ociales, a menudo inhóspitos estos últimos, para determinar
las fronteras físicas de sus países. Inventaron una memoria colectiva repleta
de héroes y hazañas para dar contenido histórico a la temporalidad repu-
blicana. Finalmente, al pasar de la historia política a la historia económica
y social, en la primera mitad del siglo XX, fueron los primeros en reconocer
la “cuestión social”, o sea el problema de la incorporación de los pobres, ne-
gros, indígenas y otros fuereños a un posible conjunto nacional.
50
Como en otras partes del mundo, se usó y abusó de la historia nacional
en el área sudamericana. Caudillos de toda calaña, partidos políticos, la Igle-
sia católica, los militares y los acaudalados se aprovecharon de la historia en
una lucha interminable por hacerse del poder. Un buen ejemplo de este uso
y abuso se encuentra en Venezuela, donde el dictador Juan Vicente Gómez y
Vallenilla Lanz, el autor de Cesarismo democrático, colaboraron estrechamente
para establecer y legitimar un régimen autoritario entre 1908 y 1935.
51
La ideología desempeñó un papel crucial en la historiografía de la región.
En realidad, permeaba todos los aspectos de la vida sudamericana a lo largo
del siglo XIX. El ideario que prevaleció, justicó y orientó tanto las guerras de
la Independencia como el proceso de formación nacional y la búsqueda de la
modernidad, fue el liberalismo. Por tanto, no es de sorprenderse que, entre los
años 1840 y 1900, la gran mayoría de los historiadores de la región tuvieran
convicciones liberales.
52
Tampoco debería sorprender, como ya mencioné en
la introducción de este ensayo, que su trabajo expresara principalmente los
intereses de su clase social y procedencia étnica.
53
Aunque estas alegaciones
no han sido estudiadas a fondo todavía, me parece que, seguramente, corres-
ponden a la verdad. El hecho es que, a principios del siglo XX, la institución
de la historia en Sudamérica no había desarrollado todavía los mecanismos e
instrumentos necesarios para proteger la integridad del producto histórico.
Esta tarea la abordó una nueva generación de autores a partir de los años 1920.
50. Para el papel desempeñado por la “justicia social” en la vivencia chilena, véase
Villalobos, “La historiografía económica…”, 16-32.
51. John V. Lombardi, Venezuela: The Search for Order, the Dream of Progress (Oxford:
Oxford University Press, 1982), 260; y Nikita Harwich Vallenilla, “Venezuelan Positivism
and Modernity”, Hispanic American Historical Review 70, n.
o
2 (1990): 342-344.
52. Juan Maiguashca, “Latin American Historiography (excluding Mexico and Bra-
zil): The National Period, 1820-1990”. En A Global Encyclopedia of Historical Writing, ed. por
Daniel Woolf, vol. 2 (Nueva York / Londres: Taylor & Francis, 1998), 542-545.
53. Burns, “Capítulo 3”.
-PRO47.10septiembre.indd 138 12/10/18 14:55
Procesos 47, enero-junio 2018 139
profesionaLizaCión
de La Historia, 1920-1945
Al retomar el modelo de centro-periferia se encuentra que el Cono Sur,
particularmente en Argentina, fue donde se emprendió el primer gran es-
fuerzo hacia la profesionalización de la historia. Reriéndose al estado gene-
ral de la historiografía en este país, en la primera mitad del siglo XX Joseph
Barager escribe: “el desarrollo de los estudios históricos en Argentina […]
durante el cuarto de siglo posterior a 1920 probablemente no fue superado ni
igualado por ningún otro país de América Latina”.
54
Mis propias investiga-
ciones al respecto conrman ampliamente esta apreciación, con la salvedad
de que el esfuerzo de profesionalización en Argentina comenzó realmente
diez años antes.
En efecto, en 1908, la Universidad de La Plata pidió a Ricardo Rojas y
a Ernesto Quesada, dos destacados historiadores argentinos, que preparen
informes sobre la manera en que las universidades europeas y norteame-
ricanas enseñaban la historia y su investigación a un nivel avanzado. En
La Restauración nacionalista (1909) Rojas ofreció un análisis de los logros que
encontró en estos campos en las universidades en Francia, Alemania, Ingla-
terra, Italia, España y los Estados Unidos. Quesada, por su parte, viajó a Ale-
mania y, después de visitar veintidós universidades, publicó La Enseñanza de
la historia en las universidades alemanas (1910). Como veremos a continuación,
a partir de estos años, la pedagogía de la historia se convirtió en el centro de
atención de las universidades argentinas. En 1910, Rafael Altamira, recono-
cido intelectual español, introdujo la enseñanza de la metodología histórica
en la Universidad de La Plata, a petición de su rector. Dos años más tarde,
la Universidad de Buenos Aires creó una sección de historia dentro de su
Facultad de Artes y contrató a Emilio Ravignani, para que se encargue de
ella. En 1913, Ricardo Levene, joven docente de la Universidad de La Pla-
ta, publicó sus Lecciones de Historia Argentina, el primer texto escolar de la
historia del país basado en una meticulosa investigación de fuentes prima-
rias y secundarias. Luego en 1914, al hacerse cargo del Consejo Nacional
de Educación, Leopoldo Lugones (poeta, historiador y educador), empezó
a impulsar vigorosamente la enseñanza de la historia a todos los niveles. En
1916, Ricardo Rojas publicó La Argentinidad con un propósito explícitamen-
te pedagógico. Sólidamente documentada, esta obra examinó por primera
vez la historia argentina en su totalidad: tanto la de Buenos Aires como del
54. Joseph R. Barager, “The Historiography of the Rio de la Plata Area since 1830”,
Hispanic American Historical Review 39, n.
o
4 (1959): 602.
-PRO47.10septiembre.indd 139 12/10/18 14:55
Procesos 47, enero-junio 2018140
interior. La década culminó con el Movimiento de Reforma Universitaria de
1918, cuyo principal objetivo fue modernizar la enseñanza universitaria en
todo el país. Como es de conocimiento general, este movimiento se extendió
al resto de América Latina, especialmente a Chile, Perú, Venezuela, México y
Cuba, y fue, a la larga, responsable de la difusión de este particular logro la-
tinoamericano: el principio de la autonomía universitaria. Consagrado en la
ley, este precepto protegía a la institución universitaria de las interferencias
gubernamentales. A lo largo de los años, el cumplimiento de esta conquista
ha tenido sus altibajos. Empero, existen pruebas de que en su conjunto ha
garantizado el trabajo académico, incluyendo la investigación histórica.
55
A comienzos de los años 1920, la enseñanza de la historia a nivel univer-
sitario en Argentina había avanzado notablemente. Ricardo Levene, Emilio
Ravignani, Diego Luis Molinari, Rómulo Carbia, Luis María Torres, Ricardo
Caillet-Bois y otros, todos pertenecientes a una nueva generación de histo-
riadores amateur, aprovecharon la coyuntura para lanzar un movimiento
que buscó profesionalizar a la historia. La Nueva Escuela, nombre con que
se dio a conocer este grupo, no era un colectivo coherente con un maniesto
bien denido. Se trataba, más bien, de un grupo de individuos, a menudo en
desacuerdo, que intentaba convertir a la historia en una disciplina académi-
ca, cada uno a su manera.
56
Con este n, animaron y participaron en una am-
plia gama de actividades como la capacitación de nuevos historiadores por
medio de la creación de seminarios y cátedras de historia; la transformación
de archivos administrativos en repositorios históricos; la edición, impresión
y distribución de fuentes primarias prolijamente anotadas; la fundación de
revistas especializadas; y la publicación de obras seminales que dieron prio-
ridad a la investigación en archivos. Este frenesí de actividad no se limitó a
Buenos Aires sino que se extendió hacia el interior del país.
57
Este proceso llevó a un cambio cualitativo en el desarrollo de los estu-
dios históricos en Argentina. Además de las innovaciones antes menciona-
das, la Nueva Escuela creó una comunidad académica que logró organizar
55. Véase Leopoldo Zea, “La autonomía universitaria como institución latinoame-
ricana”. En La autonomía universitaria en México, vol. I (Ciudad de México: Universidad
Nacional Autónoma de México, 1979), 317-334.
56. Para los orígenes de la Nueva Escuela, véase Rómulo Carbia, Historia crítica de la
historiografía argentina (La Plata: Universidad de La Plata 1939), 157-165.
57. Para mayor información sobre la profesionalización de la historia en Argentina,
véase Fernando Devoto, ed., La historiografía argentina en el siglo XX, 2 vols. (Buenos Aires:
CEAL, 1993-94); Devoto, Prado y Stortini, Estudios de historiografía…; Nora Pagano y Martha
Rodríguez, eds., La historiografía rioplatense en la posguerra (Buenos Aires: La Colmena,
2001); Fernando Devoto y Nora Pagano, eds., La historiografía académica y la historiografía
militante en Argentina y Uruguay (Buenos Aires: Biblos, 2004); y Fernando Devoto y Nora
Pagano, Historia de la historiografía argentina (Buenos Aires: Sudamericana, 2009).
-PRO47.10septiembre.indd 140 12/10/18 14:55
Procesos 47, enero-junio 2018 141
un espacio autónomo dentro y fuera de la universidad. Mientras que la co-
munidad surgida entre 1880 y 1910 había convocado a letrados acionados
de la historia, la nueva se propuso únicamente convocar a gentes con ocio.
Otra característica de la nueva comunidad fue un esfuerzo sostenido por
lograr autosuciencia y autorregulación. Por consiguiente, las universidades
empezaron a implementar una serie de medidas como pagar a los historia-
dores por su trabajo de docencia e investigación. Además, la nueva comuni-
dad empezó a dotarse de criterios y reglamentos que servirían para evaluar
la competencia en la docencia, la investigación y otras actividades que se
consideraban parte de la nueva profesión. También, se buscó apoyar la tarea
de profesionalización a través de subsidios del Gobierno o nanciamiento
del sector privado. Pruebas adicionales del cambio cualitativo del ocio del
historiador se encuentran en la carrera profesional de Emilio Ravignani,
probablemente el historiador más representativo del período. Aunque fue
miembro militante de la Unión Cívica Radical, no hay rastro de sus opinio-
nes políticas en su producción histórica. Evidentemente, para Ravignani era
posible ser, a la vez, investigador académico y partidario de una causa polí-
tica, puesto que si bien ambas cuestiones podrían tener algún vínculo, eran
actividades muy distintas. En otras palabras, en la Argentina de la época
ya existía un código de conducta que guiaba al historiador profesional y le
protegía de los abusos de la ideología.
58
Desafortunadamente, el reinado de la Nueva Escuela en términos meto-
dológicos, institucionales y productivos resultó efímero. Luego de haberse
labrado un espacio a lo largo de la década de 1930 hasta inicios del decenio
siguiente,
59
declinó en adelante, marginado por el impacto de la Gran De-
presión y el advenimiento de la inestabilidad política que trajo la dictadura,
cuyos efectos perduraron durante varias décadas.
Lo sucedido en Argentina respecto a la profesionalización de su histo-
riografía, se dio en menor medida en Chile y, en un grado aún menor, en el
resto de los países sudamericanos.
60
La tarea de organizar una comunidad
58. Barager, “The Historiography of the Rio…”, 603.
59. Barager escribe: “El período de 1930 a 1945 bien podría denominarse la Edad de
Oro en la historiografía argentina”. Ibíd., 606.
60. Con las excepciones de Argentina y Uruguay, todavía no se ha estudiado la profesio-
nalización de la historia. Existe información dispersa sobre este tema en las siguientes obras:
para Chile, Gazmuri, La historiografía chilena…, vol. I; para Uruguay, Ribeiro, Historiografía
nacional, 1880-1940…; para Bolivia, Josep Barnadas, Diccionario histórico de Bolivia, 2 vols.
(Sucre: Grupo de Estudios Históricos, 2002); para el Perú, Manuel Burga, La historia y los his-
toriadores en el Perú (Lima: UNMSM, 2005); y Alberto Flores Galindo, “La imagen y el espejo:
la historiografía peruana 1910-1986”, Márgenes 2, n.
o
4 (1988): 55-83; para el Ecuador, Rodolfo
Agoglia, Historiografía ecuatoriana (Quito: Banco Central del Ecuador / Corporación Editora
Nacional, 1985); para Colombia, Jorge Orlando Melo, Historiografía colombiana: Realidades y
-PRO47.10septiembre.indd 141 12/10/18 14:55
Procesos 47, enero-junio 2018142
especializada y autónoma de historiadores solo pudo ser retomada, con toda
seriedad, en el último cuarto del siglo XX. Para ese entonces, empero, otras
repúblicas de las letras habían surgido en Centroamérica, México y el Caribe.
En este nuevo contexto, se desarrollaron dos polos de crecimiento: Argentina
y México. Estos dos países son los espacios de mayor producción historio-
gráca en Hispanoamérica hoy.
Fuentes y bibLiografía
FUENTES PRIMARIAS
Apu Shuaraura, Justo. Recuerdos de la Monarquía peruana o bosquejo de la historia de los
Incas. París: Imprenta de J. Claye, 1850.
Arboleda y Pombo, Sergio. La República en la América Española. Bogotá: s. r., 1868-1869.
Arguedas, Alcides. Historia General de Bolivia. La Paz: Arnó, 1922.
______. Pueblo enfermo. Contribución a la psicología de los pueblos Hispano Americanos.
Barcelona: Imprenta de la viuda de Luis Tasso, 1909.
______. Raza de Bronce. Novela. La Paz: González y Medina, 1919.
______. Vida Criolla. La Paz: E. Córdova, 1905.
Baralt, Rafael. Resumen de historia de Venezuela. París: Imprenta de H. Fourier y Comp.,
1841.
Barros Arana, Diego. Historia Jeneral de Chile. 16 Vols. Santiago: Rafael Jover Editor,
1884-1902.
Báez, Cecilio. Resumen de la Historia del Paraguay. Asunción: s. r., 1910.
Bauzá, Francisco. Historia de la dominación española en el Uruguay. 3 Vols. Montevideo:
s. r., 1880-1882.
Bello, Andrés. Obras completas. 26 Vols. Caracas: Ediciones del Ministerio de Educa-
ción / La Casa de Bello, 1981-1986.
______. Selected Writings of Andrés Bello, editado por Iván Jaksić. Oxford: Oxford Uni-
versity Press, 1997.
Bilbao, Manuel. “La sociabilidad chilena”. El Crepúsculo, n.
o
2 (Santiago: 1 de junio
de 1844).
perspectivas (Medellín: Seduca, 1996); y para Venezuela, Germán Carrera Damas, Historia
de la historiografía venezolana: Textos para su estudio, 3 vols. (Caracas: Universidad Central de
Venezuela, 1997). No he podido encontrar una fuente conable para el Paraguay.
-PRO47.10septiembre.indd 142 12/10/18 14:55
Procesos 47, enero-junio 2018 143
Carbia, Rómulo. Historia crítica de la historiografía argentina. La Plata: Universidad de
La Plata, 1939.
Cortés, Manuel José. Ensayo sobre la historia de Bolivia. La Paz: Imprenta de Beeche,
1861.
González Suárez, Federico. Historia General de la República del Ecuador. 7 Vols. Quito:
Imprenta del Clero, 1890-1903.
Groot, José Manuel. Historia eclesiástica y civil de la Nueva Granada. Bogotá: Imprenta a
cargo de F. Mantilla, 1869-1870.
Lastarria, José Victorino. Bosquejo histórico de la constitución del gobierno de Chile du-
rante el primer período de la revolución desde 1810 hasta 1814. Santiago: Imprenta
Chilena, 1847.
Levene, Ricardo. Lecciones de historia argentina. 2 Vols. Buenos Aires: J. Lajouane, 1913,
1919.
López, Vicente Fidel. Debate Histórico: Refutación a las Comprobaciones históricas sobre
la Historia de Belgrano. 3 Vols. Buenos Aires: Librería La Facultad de J. Roldán,
1921.
______. Historia de la República Argentina. Buenos Aires: Editorial Universitaria, 1883-
1893.
______. La revolución argentina: Su origen, sus guerras y su desarrollo político hasta 1830. 5
Vols. Buenos Aires: Imprenta y librería de Mayo, de C. Casavalle, 1881.
______. Les races aryennes do Pérou. Leur langue – Leur religion – Leur historie. París: A la
Libraire A. Franck, 1871.
Lorente, Sebastián. Historia de la civilización peruana. Lima: Imprenta Liberal, adminis-
trada por M. Fernández, 1879.
Mendoza, Jaime. El factor geográco en la nacionalidad boliviana. Sucre: Imp. Bolívar,
1925.
______. El macizo boliviano. La Paz: Arnó, 1935.
Mitre, Bartolomé. Comprobaciones históricas: primera parte. Buenos Aires: Librería La
Facultad de J. Roldán 1916.
______. Comprobaciones históricas: segunda parte. Buenos Aires: Librería La Facultad de
J. Roldán 1921.
______. Estudios históricos sobre la Revolución argentina: Belgrano y Güemes. Buenos Ai-
res: Imprenta del Comercio del Plata, 1864.
______. Historia de Belgrano y la independencia argentina. 2 Vols. Buenos Aires: Editorial
Universitaria, 1859.
Moreno, Gabriel René. Últimos días coloniales en el Alto Perú. Santiago: Imprenta Cer-
vantes, 1896.
Nicolás Palacios. Raza chilena. Santiago: Impr. y Litografía Alemana Gustavo Schafer,
1904.
Palma, Ricardo. Tradiciones Peruanas Completas. Madrid: Aguilar, 1957.
Paz Soldán, Mariano. Historia del Perú independiente. Lima: Imprenta A. Lemale, 1868-
1874.
Pazos Kanki, Vicente. Memorias histórico-políticas. Londres: Impreso para el Autor,
1834.
-PRO47.10septiembre.indd 143 12/10/18 14:55
Procesos 47, enero-junio 2018144
Plaza, José Antonio. Memorias para la historia de la Nueva Granada desde antes de su
descubrimiento hasta el 20 de julio de 1810. Bogotá: Imprenta del Neo-Granadino
por Ramón González, 1850.
Rojas, Ricardo. Historia de la literatura argentina. Buenos Aires: Edición de la Librería
“La Facultad” de Juan Roldán y Cía., 1917-1921.
Ravignani, Emilio. Asambleas constituyentes argentina. 6 Vols. Buenos Aires: Talleres S.
A. Casa Jacobo Peuser, 1937-1939.
Restrepo, José Manuel. Historia de la Revolución en la República de Colombia (París: Im-
prenta y Fundición de Pinard por Guillame N. Lallement, 1826.
Samper, José María. Ensayo sobre las revoluciones políticas. París: Imprenta de E. Thun-
tot y Cía., 1861.
Tamayo, Franz. Creación de la pedagogía nacional. La Paz: El Diario, 1910.
Vallenilla Lanz, Laureano. Cesarismo democrático. Caracas: Tipografía Americana,
1919.
Vélez Sarseld, Dalmacio. “Recticaciones históricas: general Belgrano-general Güe-
mes”. En Bartolomé Mitre, Estudios históricos sobre la Revolución argentina: Bel-
grano y Güemes. Buenos Aires: Imprenta del Comercio del Plata, 1864.
BIBLIOGRAFÍA
Adelman, Jeremy. Republic of Capital: Buenos Aires and the Legal Transformation of the
Atlantic World. Stanford: Stanford University Press, 1999.
Acevedo, Edberto Óscar. Manual de la historiografía hispanoamericana contemporánea.
Mendoza: Universidad Nacional de Cuyo, 1992.
Agoglia, Rodolfo. Historiografía ecuatoriana. Quito: Banco Central del Ecuador / Cor-
poración Editora Nacional, 1985.
Barager, Joseph R. “The Historiography of the Rio de la Plata Area since 1830”. His-
panic American Historical Review 39, n.
o
4 (1959): 588-642.
Barnadas, Josep. Diccionario histórico de Bolivia. 2 Vols. Sucre: Grupo de Estudios His-
tóricos, 2002.
______. Gabriel René Moreno (1836-1908): Drama y Gloria de un Boliviano. La Paz: Alti-
plano, 1988.
Blaut, J. M. The Colonizers Model of the World: Geographical Diffusionism and Eurocentric
History. Nueva York: Guilford, 1993.
Bobbio, Norberto y Nicola Matteucci, directores. Diccionario de Política, 6.ª ed. Ciudad
de México: Siglo XXI, 1991.
Burns, Bradford E. The Poverty of Progress: Latin America in the Nineteenth Century.
Berkeley: University of California Press, 1983.
Burga, Manuel. La historia y los historiadores en el Perú. Lima: UNMSM, 2005.
Cañizares-Esguerra, Jorge. How to Write the History of the New World: Histories of Epis-
temologies and Identities. Stanford: Stanford University Press, 2001.
______ y Erik R. Seeman, editores. The Atlantic in Global History, 1500-2000. Upper
Sadle River: Pearson Prentice Hall, 2007.
Carrera Damas, Germán. Historia de la historiografía venezolana: textos para su estudio. 3
Vols. Caracas: Universidad Central de Venezuela, 1997.
-PRO47.10septiembre.indd 144 12/10/18 14:55
Procesos 47, enero-junio 2018 145
Chakrabarty, Dipesh. Provincializing Europe: Postcolonial Thought and Historical Diffe-
rence. Princeton: Princeton University Press, 2000.
Cháneton, Abel. Historia de Vélez Sarseld. Vol. 2. Buenos Aires: Editorial Universita-
ria, 1937.
Colmenares, Germán. Las convenciones contra la cultura: ensayos sobre la historiografía
hispanoamericana del siglo XIX. Bogotá: Tercer Mundo / Universidad del Valle
/ Banco de la República, 1987.
Devoto, Fernando, editor. La historiografía argentina en el siglo XX. 2 Vols. Buenos Ai-
res: CEAL, 1993-1994.
Devoto, Fernando y Nora Pagano. Historia de la historiografía argentina. Buenos Aires:
Sudamericana, 2009.
______, editores. La historiografía académica y la historiografía militante en Argentina y
Uruguay. Buenos Aires: Biblos, 2004.
Flores Galindo, Alberto. “La imagen y el espejo: la historiografía peruana 1910-1986”.
Márgenes 2, n.
o
4 (1988): 55-83.
Fraga, Rosendo. “Argentina y Chile entre los siglos XIX y XX (1892-1904)”. En Nueva
mirada a la historia, editado por Esther Edwards, 143-165. Santiago / Buenos
Aires: Ver, 1996.
Gazmuri, Cristián. La historiografía chilena, 1842-1920. Vol. I. Santiago: Centro de In-
vestigaciones Diego Barros Arana, 2006.
Halperin Donghi, Tulio. Ensayos de historiografía. Buenos Aires: El Cielo por Asalto,
1996.
Harwich Vallenilla, Nikita. “Venezuelan Positivism and Modernity”. Hispanic Ameri-
can Historical Review 70, n.
o
2 (1990): 342-344.
Hill, Roscoe R. The National Archives of Latin America. Cambridge: Harvard University
Press, 1945.
Jaksić, Iván. Andrés Bello: Scholarship and Nation Building in Nineteenth-Century Latin
America. Cambridge: Cambridge University Press, 2001.
Johnson, Lyman L. y Zephyr Frank. “Cities and Wealth in the South Atlantic: Buenos
Aires and Rio de Janeiro before 1960”. Comparative Studies of Society and His-
tory 48, n.
o
3 (2006): 634-668.
Julien, Catherine. “Recuerdos de la monarquía peruana”. Hispanic American Historical
Review 84, n.
o
2 (2004): 344-345.
Larriqueta, Daniel. “Chile y Argentina: indianos diferentes”. En Nueva mirada a la his-
toria, editado por Esther Edwards, 111-126. Santiago / Buenos Aires: Ver, 1996.
Lombardi, John V. Venezuela: The Search for Order, the Dream of Progress. Oxford:
Oxford University Press, 1982.
Maiguashca, Juan. “Latin American Historiography (excluding Mexico and Brazil):
The National Period, 1820-1990”. En A Global Encyclopedia of Historical Writing,
editado por Daniel Woolf. Vol. 2, 542-545. Nueva York / Londres: Taylor &
Francis, 1998.
McFarlane, Anthony y Eduardo Posada Carbó, editores. Independence and Revolution
in Spanish America: Perspectives and Problems. Londres: University of London /
Institute of Latin American Studies, 1998.
Mariátegui, José Carlos. Mariátegui y los orígenes del marxismo latinoamericano, selec-
ción y prólogo de José Aricó. Ciudad de México: Pasado y Presente, 1978.
-PRO47.10septiembre.indd 145 12/10/18 14:55
Procesos 47, enero-junio 2018146
Melo, Jorge Orlando. Historiografía colombiana: realidades y perspectivas. Medellín: Se-
duca, 1996.
Moya, José. “Modernization, Modernity and Trans/Formation of the Atlantic World
in the Nineteenth Century”. En The Atlantic in Global History, 1500-2000, edita-
do por Jorge Cañizares-Esguerra y Erik R. Seeman. Upper Sadle River: Pear-
son Prentice Hall, 2007.
Pagano, Nora y Martha Rodríguez, editoras. La historiografía rioplatense en la posgue-
rra. Buenos Aires: La Colmena, 2001.
Prado, Gustavo. “Las condiciones de existencia de la historiografía decimonónica ar-
gentina”. En Estudios de historiografía argentina, editado por Fernando Devoto,
Gustavo Prado y Julio Stortini. Vol. 2, 66-69. Buenos Aires: Biblos, 1999.
Raynero, Lucía. Clío frente al espejo: la concepción de la historia en la historiografía venezo-
lana, 1830-1865. Caracas: Academia Nacional de la Historia, 2007.
Ribeiro, Ana. Historiografía nacional, 1880-1940: de la épica al ensayo sociológico. Monte-
video: Ediciones de La Plaza, 1994.
Sáenz Quesada, María. “De la independencia política a la emancipación cultural”.
En Nueva mirada a la historia, editado por Esther Edwards, 91-105. Santiago /
Buenos Aires: Ver, 1996.
Serrano, Sol. “Emigrados argentinos en Chile (1840-1855)”. En Nueva mirada a la histo-
ria, editado por Esther Edwards, 111-126. Santiago / Buenos Aires: Ver, 1996.
Thomas, Jack Ray. Biographical Dictionary of Latin American Historians and Historiogra-
phy. Westport: Greenwood, 1984.
______. “The Role of Private Libraries and Public Archives in Nineteenth-Century
Spanish American Historiography”. The Journal of Library History 9, n.
o
4
(1974): 335-351.
Villalobos, Sergio. “La historiografía económica en Chile: sus comienzos”. Historia 10
(1971): 7-56.
Zea, Leopoldo. “La autonomía universitaria como institución latinoamericana”. En
La autonomía universitaria en México. Vol. I, 317-334. Ciudad de México: Uni-
versidad Nacional Autónoma de México, 1979.
Zermeño Padilla, Guillermo. La cultura moderna de la historia: una aproximación teórica e
historiográca, 2.ª ed. Ciudad de México: El Colegio de México, 2004.
-PRO47.10septiembre.indd 146 12/10/18 14:55

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.


ISSN: 1390-0099

Licencia de Creative Commons
Procesos: revista ecuatoriana de Historia is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 4.0 Internacional License.