Conciertos y trabajadores textiles.
El control patronal en la fábrica Santa Rosa
de Chillo Jijón, 1921-1935
Consensus building and textile workers: Employer control
in the Santa Rosa de Chillo Jijón spinning mill, 1921-1935.
Conciertos e trabalhadores têxteis. O controle patronal
na fábrica Santa Rosa de Chillo Jijón, 1921-1935
Alejandro López Valarezo
Ponticia Universidad Católica del Ecuador
alopez.valarezo@gmail.com
DOI: http://dx.doi.org/10.29078/rp.v0i47.677
Fecha de recepción: 9 de noviembre de 2017
Fecha de aceptación: 24 de abril de 2018
Artículo de investigación
Procesos: revista ecuatoriana de historia, n.º 47 (enero-junio 2018), 91-112. ISSN: 1390-0099; e-ISSN: 2588-0780
-PRO47.10septiembre.indd 91 12/10/18 14:55
RESUMEN
Santa Rosa de Chillo Jijón fue una fábrica textil, ubicada en las
cercanías de Quito, en la que se integró el trabajo industrial y el
trabajo agrícola. En un contexto en el que la conictividad laboral
desató huelgas y protestas, los directores y administradores de la
fábrica intentaron controlar a la mano de obra mediante la aplicación
de preceptos que provenían de la acción social católica y del
pensamiento de Jacinto Jijón, su propietario. Sobre la base de analizar
cartas, discursos, periódicos y el ideario de este personaje, el artículo
reconstruye la forma de organización de los trabajadores y los
conictos que se presentaron dentro de este espacio productivo.
Palabras clave: historia social, fábrica textil, izquierda, obreros,
concertaje, Jacinto Jijón, Ecuador, siglo XX.
ABSTRACT
Santa Rosa de Chillo Jijón was a spinning mill located near Quito that
was engaged in both industrial activities and farming. In the midst of
labor disputes that unleashed strikes and protests, the spinning mill’s
managers and executive ofcers attempted to control its labor force
by applying principles arising from Catholic movements for social
justice and the thinking of Jacinto Jijón, its owner. After examining
letters, speeches, newspapers, and the latter’s ideology, the article
reconstructs how workers organized themselves and the clashes that
took place in this workplace.
Keywords: Social history, spinning mill, left, workers, consensus
building, Jacinto Jijón, Ecuador, twentieth century.
RESUMO
Santa Rosa de Chillo Jijón foi uma fábrica têxtil, estabelecida perto da
cidade de Quito, na qual integravam-se formas de trabalho industrial
e agrícola. Em um contexto de conito laboral, greves e protestos, os
diretores e administradores da fábrica procuraram controlar a mão
de trabalho por meio da aplicação de conceitos provenientes da ação
católica e das ideias de Jacinto Jijón e Caamaño, o dono da fábrica.
A análise se baseia em cartas, discursos, periodicos e no ideário de
personagem buscando reconstruir as formas de organização dos
trabalhadores, além dos conitos ocorridos ao interior da fábrica.
Palavras chave: história social, fábrica têxtil, esquerda política,
trabalhadores, concertaje, Jacinto Jijón, Equador, século XX.
-PRO47.10septiembre.indd 92 12/10/18 14:55
introduCCión
Durante la primera mitad del siglo XX, Ecuador experimentó un pro-
ceso moderado de industrialización textil debido al decaimiento del sector
agroexportador cacaotero y a la crisis del mercado causada por los estra-
gos de la Primera Guerra Mundial. Las políticas estatales buscaron la con-
guración de una nueva economía nacional. En 1921 se promulgó la Ley de
Protección Industrial, y con ella se pretendió fortalecer el mercado interno
para la comercialización de textiles, se crearon nuevas fábricas y en los años
posteriores se formularon medidas de protección complementarias. Durante
este período, la historiografía ecuatoriana identicó dos clases de fábricas
textiles:
1
unas fundadas a partir de la inversión de grupos económicos, como
la Sociedad de Crédito Internacional y la Industrial Algodonera; y otras que
fueron obrajes que se modernizaron, como Santa Rosa de Chillo Jijón y San
Juan.
2
Este contexto favoreció el “surgimiento del problema obrero”, entendido
como la conictividad producida por los trabajadores al reclamar mediante
huelgas y protestas ciertos derechos, como ocho horas de trabajo diario, co-
berturas médicas en caso de accidentes, mejores ingresos y protección frente
a maltratos físicos.
3
La movilización obrera estuvo acompañada de la presen-
cia del Partido Comunista y del Partido Socialista, hecho que se reeja en las
publicaciones de la militancia durante la década de 1930.
4
El Estado ecuatoriano actuó frente a la conictividad en el ámbito del
trabajo. En 1925 creó el Ministerio de Previsión Social y Trabajo (MPSyT),
institución que se encargó de intervenir en los conictos obreros mediante la
aplicación de la legislación laboral existente, la creación de Inspectorías del
Trabajo, y negociación de los reglamentos para las principales fábricas. Entre
1925 y 1931, el MPSyT se centró en “evitar, prevenir y coartar” el inminente
problema obrero, “y que en otras naciones acaba de solventarse a sangre y
1. Jean-François Belisle, “La industria textil ecuatoriana: fases de crecimiento y origen
de los empresarios” (Quito: Centro de Documentación e Información de los Movimientos
Sociales del Ecuador, 1984), 1-2.
2. Véase Jacinto Jijón, “Las industrias en el Ecuador”, Dios y Patria, Revista Cultural
General III, n.º 9, año III (enero de 1926).
3. “Agitación económica y social”, El Día, 4 de enero de 1934: 1.
4. Algunos de los periódicos que reposan en el Archivo Martínez-Meriguet son: Ban-
dera Roja, El Comunista, Lucha Popular, Ñucanchic Allpa, entre otros.
-PRO47.10septiembre.indd 93 12/10/18 14:55
Procesos 47, enero-junio 201894
fuego”.
5
El Estado mantuvo su rol tutelar sobre las asociaciones obreras con
el n de evitar las protestas y el incremento de la conictividad. Finalmente,
codicó las leyes laborales en 1938.
Autores como Pedro Saad, José Rivera, Isabel Robalino, Elías Muñoz Vi-
cuña, Oswaldo Albornoz y Patricio Ycaza consideraron que el acumulado de
la conictividad social propiciada por los partidos de izquierda obligó al Es-
tado ecuatoriano al reconocimiento de los derechos del trabajador.
6
Además,
cabe puntualizar que estos pensadores describieron los hechos relacionados
con la conictividad social y la promulgación del Código del Trabajo desde
la perspectiva de su militancia política.
7
De otro lado, investigadores como Richard Lee Milk, Guillermo Bustos
y Nicolás Cuvi han abordado el problema obrero desde puntos de vista más
profundos, no reriéndose de manera lineal a la relación entre huelga y pro-
mulgación de la ley, sino a la experiencia obrera, a los debates y discusiones
que se llevaron a cabo acerca de las organizaciones y demandas laborales.
8
En la última década se ha desarrollado una nueva perspectiva sobre la
historia laboral del Ecuador, en la que se incluye la relación entre las políticas
estatales, la sociedad civil y la etnicidad para comprender las formas de do-
minación y de formación cotidiana del Estado como expresiones del poder.
Dentro de esta perspectiva, se están estudiando tanto el conservadurismo, el
liberalismo y el socialismo-comunismo en relación a los sectores populares,
la formación de la clase obrera, la migración campesina a la ciudad, la con-
vivencia de la cultura indígena y la modernización de las relaciones sociales.
Estudios recientes identican la emisión de la ley de 1938 como un mo-
mento en el que el Estado experimentó un proceso de profunda “inuencia
5. Francisco Boloña, “Informe del Ministro de Agricultura, Previsión Social, etc., 1929-
1930”, Quito, Archivo de la Función Legislativa (AFL), f. 56.
6. Pedro Saad, La CTE y su papel histórico (Guayaquil: Claridad, 1974); Jorge Rivera,
Cinco años de vida sindical 1934-1935 (Quito: Imprenta Caja del Seguro, s. f.); Isabel Ro-
balino, El sindicalismo en Ecuador (Quito: INEDES / INEFOS, s. f.); Elías Muñoz Vicuña,
El 15 de noviembre de 1922 (Guayaquil: Facultad de Ciencias Económicas, 1979); Osvaldo
Albornoz, Historia del movimiento obrero. Breve síntesis (Quito: Letra Nueva, 1983); Patricio
Ycaza, Historia del movimiento obrero ecuatoriano (Quito: CEDIME, 1984).
7. Guillermo Bustos, “La identidad ‘clase obrera’ a revisión: una lectura sobre las
representaciones del Congreso Obrero de Ambato de 1938”, Procesos: revista ecuatoriana de
historia, n.º 2 (I semestre 1992): 73.
8. Richard Milk, “Growth and Development of Ecuador’s Worker Organizations
1895-1944” (tesis de doctorado, Indiana University, 1977); Guillermo Bustos, “La politi-
zación del ‘problema obrero’: los trabajadores quiteños entre la identidad ‘pueblo’ y la
identidad ‘clase’ (1931-1934). En Antología, ciudadanía e identidad, ed. por Simón Pachano,
189-231 (Quito: FLACSO Ecuador, 2003); Nicolás Cuvi, “Auge y decadencia de la Fábrica
de Hilados y Tejidos de Algodón La Industrial, 1935-1999”, Procesos: revista ecuatoriana de
historia, n.° 33 (I semestre 2011): 63-95.
-PRO47.10septiembre.indd 94 12/10/18 14:55
Procesos 47, enero-junio 2018 95
de la demanda popular de derechos y justicia”. Se subraya en la inuencia
de la izquierda dentro de la Asamblea y otros escenarios donde se discutían
los derechos sociales. Valeria Coronel sostiene que el Estado estuvo confor-
mado por funcionarios que mantuvieron una postura favorable a las deman-
das populares y respaldaron las acciones de los sindicatos movilizados.
9
En este artículo se pretende profundizar en la conictividad obrera y la
respuesta estatal ante los reclamos de los trabajadores a partir del estudio de
caso de la fábrica y hacienda Santa Rosa de Chillo, que perteneció a Jacin-
to Jijón y Caamaño. Este personaje fue un intelectual y político responsable
de la reconstitución del Partido Conservador Ecuatoriano (PCE) durante la
primera mitad del siglo XX. El estudio de caso permite comprender los con-
ictos laborales en un complejo productivo que articuló el trabajo industrial
y el concertaje.
10
El argumento central de la investigación se despliega en dos partes. Pri-
mero, se ofrece una aproximación a la historia de la fábrica y cómo se orga-
nizó esta a partir del ideario de Jacinto Jijón. En segundo lugar, se abordan
los conictos que se produjeron dentro del sistema productivo y cómo el
Estado ecuatoriano intervino para regular las relaciones laborales a través
del Ministerio de Previsión Social y Trabajo.
Para ello se ha recurrido a diversas fuentes documentales: periódicos,
cartas, discursos publicados y manuscritos que reposan en el Archivo His-
tórico del Ministerio de Cultura y Patrimonio del Ecuador y en el archivo
privado de Iván Cruz, en donde se encuentra la colección de documentos
de las ocinas administrativas del complejo productivo de la familia Jijón.
La artiCuLaCión deL trabajo
en santa rosa de CHiLLo jijón
Jacinto Jijón y Caamaño (1890-1950) fue uno de los personajes más in-
uyentes en Ecuador durante la primera mitad del siglo XX. Intelectual y
político conservador, incursionó en el campo de la historia, la arqueología y
la industria. Fue alcalde de Quito, senador por el Partido Conservador, y en
múltiples oportunidades debió exiliarse debido a sus posturas políticas. En
9. Valeria Coronel, “Justicia laboral y formación del Estado como contraparte ante el
capital transnacional en Ecuador (1927-1938)”, Illes i Imperis, n.º 15 (2013): 171-193.
10. El concertaje era una forma de trabajo en la que el indígena llegaba a un acuerdo
para prestar servicios y trabajos agrícolas en una hacienda. El pago no se realizaba en
dinero sino que el patrón entregaba una parcela de terreno al trabajador a cambio de
sus servicios. En este terreno, o huasipungo, el peón podía desarrollar una economía de
subsistencia.
-PRO47.10septiembre.indd 95 12/10/18 14:55
Procesos 47, enero-junio 201896
el ámbito intelectual dirigió la Academia Nacional de Historia, realizó valio-
sos aportes a la arqueología ecuatoriana e incluso realizó estudios arqueoló-
gicos sobre la cultura Maranga en Perú.
11
En el ámbito industrial, heredó el
complejo productivo construido por su familia desde el siglo XIX.
José Manuel Jijón y Carrión, el padre de Jacinto, trasladó las maquinarias
de una antigua fábrica de tejidos de Peguche en Imbabura –junto con maqui-
naria importada desde Francia– a los terrenos de la hacienda Santa Rosa de
Chillo, en Amaguaña (cercanías de Quito) en 1895.
12
Para 1900, se incorpora-
ron a la fábrica de tejidos de lana maquinarias para la producción de tejidos
de algodón.
13
El Complejo Industrial Santa Rosa de Chillo Jijón estuvo con-
formado por dos ramas de productos: el primero de lana, que producía teji-
dos peinados y fue conocido como “La Dolorosa del Colegio”; y el segundo
de algodón, denominado San Jacinto. La producción de telas en Santa Rosa
se hizo mediante maquinarias viejas y nuevas, lo que generó cuellos de bo-
tella en la producción. La misma tensión entre modernidad y permanencia
de elementos arcaicos se presentó no solo en el uso de la maquinaria, sino
también en las relaciones laborales mismas, que mantuvieron la lógica de
combinación del trabajo hacendatario precapitalista con el trabajo industrial
textil moderno.
14
Entre los trabajadores de la fábrica había huasipungueros
que desempeñaban las dos funciones, trabajo agrícola y trabajo fabril. Esta
vinculación de formas de trabajo también estuvo presente en otras haciendas
situadas en las cercanías de Quito. A este respecto, se cuenta con algunos
estudios de la vinculación del trabajo agrícola tradicional con la producción
de leche durante la primera mitad del siglo XX.
15
El orden presente en el ámbito del trabajo se puede entender a partir del
análisis del pensamiento de Jacinto Jijón. El dueño de Santa Rosa de Chillo
consideraba a los “hombres de color” como miembros de una cultura in-
ferior y dudaba de su capacidad de aportar en la “elaboración de la rique-
za al igual de un hombre de alma occidental”, porque “el indio aun siendo
11. Véase Luis Lumbreras, Jacinto Jijón y Caamaño. Estudio sobre la Lima Prehispánica
Maranga (Quito: FONSAL, 2010).
12. El obraje en Peguche fue fundado por José Manuel Jijón en 1840. El ejército de
Juan José Flores utilizó uniformes producidos en esta fábrica durante la campaña de Pasto
entre 1841 y 1842. Véase Ricardo Muratorio, “La transición del obraje a la industria y el
papel de la producción textil en la economía de la Sierra en el siglo XIX”, revista Cultura,
n.º 24b (1986): 537.
13. Jaime Primero, “Nuestra industria”, El Debate, 24 de mayo de 1942: 4.
14. Véase Andrés Guerrero, La hacienda precapitalista en América Latina y su inserción en
el modo de producción capitalista: El caso ecuatoriano (Quito: Universidad Central del Ecua-
dor, 1975).
15. Patricia de la Torre, Patrones y conciertos. Una hacienda serrana, 1905 -1929 (Quito:
Corporación Editora Nacional / Abya-Yala, 1989)
-PRO47.10septiembre.indd 96 12/10/18 14:55
Procesos 47, enero-junio 2018 97
elemento productivo... es consumidor mediocre”, su alma es conformista y
no aspira a mejorar su condición, y por lo tanto son una “masa de trabaja-
dores de inferior cultura y de distinta raza...”.
16
“Su cultura inferior tiene
como adormecidos sus sentidos: los movimientos son más lentos, por lo que
la producción se resiente de ese mal; es incapaz de actividad viva y conti-
nua, le es físicamente imposible un esfuerzo anímico, que un blanco realiza
tranquilamente”.
17
A partir de su experiencia personal, el dueño de la fábrica postulaba que
los indios ecuatorianos pertenecían a una raza vencida, primero por los incas
y luego por la conquista española. Su condición de desventaja frente a la cul-
tura y a la raza conquistadora determinó su sometimiento a las condiciones
de explotación.
18
Así, el trabajo campesino era fundamentalmente realizado
“por los descendientes de la raza aborigen”
19
bajo el sistema del concertaje, el
cual consistía en: “el arrendamiento de los servicios personales de un jornale-
ro agrícola, que recibe una cantidad adelantada para desquitarla con trabajo
y que además de un salario jo goza de una porción de tierra para cultivarla
por su cuenta. Siendo de ordinario el trabajador agrícola en Ecuador de color
(indio o negro) el concierto pertenece a las razas de cultura inferior”.
20
Según Jijón no era posible abolir el arrendamiento de servicios persona-
les o concertaje, a pesar de que generaba opresión, porque el indio volvería
a enajenar su libertad, ya que no estaba listo para usarla. El problema del
indio, como individuo y como trabajador, era que no tenía aspiraciones, “por
el adormecimiento de sus facultades humanas”.
21
El argumento central era
que el indio no sabría administrar su libertad porque no tenía aspiraciones
naturales de superación.
En el caso de Santa Rosa, la documentación indica que los huasipungue-
ros recibían un pago por su trabajo en la fábrica, sin embargo, no se pudo
determinar el monto. Alrededor de 250 trabajadores, entre hombres, mujeres
y niños, estuvieron vinculados a la fábrica entre 1920 y 1940. El total de fábri-
cas y haciendas de la familia Jijón llegó a emplear a más de 1.500 personas.
22
Los datos provistos por Jacinto Jijón en 1942 no hacen referencia al número
de huasipungueros que realizaron trabajos industriales, y es un dato que no
16. Jacinto Jijón, Política conservadora (Riobamba: La Buena Prensa del Chimborazo,
1929), 563.
17. Ibíd., 565.
18. Jacinto Jijón, “El indio ecuatoriano”, Quito, s. f., Archivo Histórico del Ministerio
de Cultura y Patrimonio (AHMCyP), JJC02001.
19. Jijón, Política conservadora, 497.
20. Jijón, “El indio ecuatoriano”, 12.
21. Ibíd., 11.
22. Primero, “Nuestra industria”, 5.
-PRO47.10septiembre.indd 97 12/10/18 14:55
Procesos 47, enero-junio 201898
ha podido reconstruirse a partir de la revisión de la documentación genera-
da en la ocina administrativa de las industrias de Jijón en Quito.
La articulación del trabajo en Santa Rosa de Chillo Jijón puede ser iden-
ticada a partir de las disposiciones que el administrador emitía a la fábrica
y a las diferentes haciendas de todo el complejo. Los obreros de la fábrica
podrían clasicarse –de acuerdo con las fuentes– de la siguiente manera:
empleados blancos asalariados, peones libres e indios conciertos. El funcio-
namiento de la fábrica era estamental, los empleados blancos ejercían cargos
directivos, no desempeñaban ningún trabajo físico, solo de supervisión de
las actividades de los peones, y de llevar y rendir cuentas.
23
Las funciones
y roles de los trabajadores de Santa Rosa se pueden resumir de la siguiente
manera. El director estaba encargado de realizar el control y organización
del proceso productivo en su conjunto, recibía las órdenes directas de la o-
cina en Quito. Debía mantener el control de permisos y los suplidos entre-
gados a los indios. Se encargaba de mantener el orden moral en el espacio
productivo. Por su parte, los empleados blancos se encargaban de las tareas
de ejecución, control del trabajo, reparación de la maquinaria y represión de
los indios. A cambio recibían su pago en dinero. Finalmente, los trabajadores
indios eran los operarios en las diferentes áreas de la fábrica y recibían el
pago de un jornal. No obstante, hubo trabajadores libres y trabajadores que
estuvieron ligados a la hacienda mediante el sistema del concertaje.
El huasipunguero recibía un jornal del que se descontaba un porcenta-
je correspondiente al arrendamiento del terreno. Los suplidos solo debían
entregarse a los peones conciertos. A pesar de que los empleados blancos
y los peones libres los solicitaban, estaba prohibido que participen de ese
sistema.
24
Sin embargo, los suplidos solo podían ser entregados luego de que
los indios hubieren demostrado buena conducta ante los ojos del director
de la fábrica.
25
Todas las cuentas se llevaban en cuadernos y se entregaban
mediante tarjetas.
26
La producción de la fábrica estuvo enfocada en el mercado interno, en-
tonces, cuando el ciclo de demanda se encontraba a la baja, los trabajadores
regresaban a sus tareas agrícolas. Así mismo, cuando se presentaban ciclos
de gran demanda de telas, y se hacía necesario incluir un mayor número de
personas al ciclo productivo, la fábrica contaba con gran cantidad de mano
de obra. Los administradores del complejo productivo como Belisario Reyes,
recomendaron a los directores de la hacienda que “siempre que la fábrica le co-
23. Belisario Reyes, “Carta”, Quito, 31 de mayo de 1935, Archivo Privado Iván Cruz
(APIC).
24. Ibíd., 2 de julio de 1926.
25. Belisario Reyes, “Carta”, Quito, 2 de febrero de 1935, APIC.
26. Jacinto Jijón, “Memorándum”, AHMCyP, JJC.01957. ca. 1924.
-PRO47.10septiembre.indd 98 12/10/18 14:55
Procesos 47, enero-junio 2018 99
munique que faltan peones, ponga especial empeño en recogerlos y reducirlos
al trabajo”.
27
De esta forma, se disponía de mano de obra en cuanto el ciclo pro-
ductivo lo demandaba, se abarataban los costos, generando mayor ganancia.
Para Jacinto Jijón, el adoctrinamiento y enseñanza del catolicismo a los
indios era parte de la educación necesaria para que estos mejoren su condi-
ción y puedan ingresar a la esfera de la civilización occidental; además, era
una forma de evitar la propagación de las ideas de izquierda. Los adminis-
tradores de Jijón establecieron horarios para el cumplimento de esta tarea,
sin prestar demasiada importancia a la enseñanza. Se estableció “la doctrina,
por la tarde, para los longos” y el encargado de la enseñanza podía ser el
jardinero o “cualquier otra persona que sepa”.
28
En la hacienda, los hijos de
los peones recibían educación formal en la escuela Ambato.
Jijón pensaba que a través de la educación, el indio podría experimentar
un proceso de civilización. “Para educar al indio no debe esperarse que el
aborigen se mude en blanco, ni que su mentalidad se adapte a la nuestra,
sino que es preciso adecuar la civilización occidental al intelecto aborigen a
n de ennoblecer su rudimentaria cultura”.
29
La educación debía empezar
por la doctrina católica.
La enseñanza de las doctrinas religiosas estuvo acompañada de la parti-
cipación de los obreros en estas religiosas y las procesiones de la Virgen del
Quinche.
30
Otra celebración que acompañó el funcionamiento de la fábrica y
la vida hacendataria en Amaguaña fue el Corpus Christi. En carta del 16 de
junio de 1930, el entonces gerente de la fábrica, Belisario Reyes, le recomen-
dó al director de la planta, Antonio Andrade, lo siguiente:
Mañana he de mandar las naranjas y los plátanos, que se reparten a los peones
indios de todas las haciendas y de la fábrica el día de la esta del Corpus, U. ha
de recibirlos juntamente con el aguardiente y el pan del Sr. Flores el día de la
esta por la mañana, y los ha de repartir sin excepciones de ningún género en-
tre todos haciendas tras hacienda y en primer término a la fábrica pues de otro
modo cada uno recibirá una repetición interminable. En ese día suelen los indios
vengarse de aquellos con quienes tienen picos pendientes U. tiene que vigilar
mucho, no separarse del sitio de pleitistas. El orden debe reinar en la esta como
ha sucedido cuando he pasado allí. El aguardiente se da sólo a los hombres i si
sobra algo como otras veces, entréguelo al Sr. Flores para la fábrica. La chicha es
para hombres y mujeres. Toda repartición debe ser ordenada para evitar excesiva
embriaguez.
31
27. Ibíd., 28 de julio de 1926.
28. Moisés Luna, “Carta”, Quito, 23 de junio de 1926, APIC.
29. Ibíd., 13.
30. Benjamín Chávez, “Carta”, Quito, 23 de diciembre de 1938, AHMCyP, JJC.01920.
31. Belisario Reyes, “Carta”, Quito, 16 de junio de 1930, APIC.
-PRO47.10septiembre.indd 99 12/10/18 14:55
Procesos 47, enero-junio 2018100
La organización de la esta dependía en cierta medida de las dádivas del
dueño de la hacienda. Entre los regalos se encontraba la repartición del alco-
hol con una diferencia de género evidente: a las mujeres no se les permitía el
consumo de aguardiente, solo de chicha;
32
además, debía mantenerse el or-
den durante la esta porque era necesario evitar la “excesiva embriaguez”.
33
Para las festividades religiosas, los trabajadores de la hacienda estuvie-
ron organizados en una banda de música. Los miembros de la banda se edu-
caban en aspectos musicales de forma autónoma y desde muy pequeños.
Ser parte de la banda otorgaba prestigio social a los peones que pertenecían
a ella.
34
Durante las festividades religiosas se utilizaron dos tipos de bandas
musicales: la de música de carácter mestizo, y la de música ancestral.
35
Jacinto Jijón impulsó un proyecto industrial privado católico que debía
fundamentarse en la relación orgánica entre los actores involucrados en el
proceso industrial. Para describir este tipo de relación orgánica, Jijón recu-
rrió al concepto “sociedad heril”,
36
que signica que los dueños de los me-
dios de producción y los obreros se encontraban vinculados a través de lazos
morales. Esta relación vertical se asemeja a la relación entre amo y sirviente
o patrón y criado. “El obrero y el patrono combinan sus actividades para la
obtención de un n común, la producción de la riqueza. Pero esta sociedad
no es simplemente voluntaria, sino natural; pues sin ella, ni el patrono pue-
de producir con sus máquinas y capitales, ni el obrero puede defender su
vida… [sic]”.
37
Las relaciones laborales para Jijón respondían a un orden natural deter-
minado por el régimen de propiedad y la “división de bienes”; de esta forma
la jerarquía social se producía de manera natural. “La propiedad... no es un
poder puramente físico, sino un derecho, una facultad o dominio moral”.
38
Todos aquellos que carecían de capital o no habían recibido tierras podían
suplir esa carencia con su trabajo.
El pretendido orden natural en el mundo del trabajo no se aplicó en la
práctica; en la experiencia de los obreros se evidencian algunos conictos
que permiten profundizar en la cotidianidad de la fábrica Santa Rosa.
32. La chicha es una bebida fermentada generalmente realizada a base de maíz y otros
cereales.
33. Reyes, “Carta”.
34. Alfonso Ñato, exobrero de la fábrica Santa Rosa de Chillo Jijón, en conversación
con el autor (Amaguaña, agosto de 2016).
35. El pingullo es una auta utilizada por los indígenas de Ecuador, Perú y Bolivia.
36. Jijón, Política conservadora, 413.
37. Ibíd., 415.
38. Ibíd., 424.
-PRO47.10septiembre.indd 100 12/10/18 14:55
Procesos 47, enero-junio 2018 101
ConfLiCtos e intervenCión estataL
Los robos se presentaban con frecuencia en la fábrica Santa Rosa;
cuando
a un peón indio se lo sorprendía robando, necesariamente era expulsado de
la fábrica.
39
Por ejemplo, el obrero Pablo de Domingo fue capturado mientras
sustraía algo de la fábrica, y Jacinto Jijón determinó que se “lo arroje de la
fábrica y la hacienda; pero haciendo presente el hecho al Teniente Político,
de modo que quede sin armas para morticar después con la reclamación de
indemnizaciones”.
40
El disciplinamiento de los obreros se hacía a través de la aplicación de
multas y castigos. Las faltas menores recibían reducciones de salarios, se es-
tableció un sistema de multas para enfrentar los conictos cotidianos con los
trabajadores. Jijón creía que las multas y la promulgación de reglamentos
dentro de los espacios laborales protegían simultáneamente la producción
y los trabajadores. Las mujeres y los niños debían desempeñar labores de
acuerdo a sus capacidades y se les permitiría trabajar solamente en casos ex-
cepcionales. “Preciso es que una acertada reglamentación del trabajo ponga
a la maternidad y la infancia a cubierto de la judaica explotación de hombres
sin conciencia, asistiéndolas y protegiéndolas esmeradamente, defendiendo
el honor de la obrera y la robustez de la madre de las futuras generaciones”.
41
El dueño de la fábrica debía actuar como un padre de sus obreros. El
“pudor” de las mujeres se debía proteger separándolas de las labores de los
hombres.
42
Un concepto similar al aplicado en las fábricas en Medellín, donde
también el patronazgo conservador funcionó de forma vertical y con inspira-
ción paternalista.
43
La protección de las mujeres por parte de los patrones era
un tema que se discutía en diversos espacios, tanto en el Congreso Nacional,
como en congresos obreros e industriales. La fábrica no era considerada por
Jijón como un ambiente propicio para la moral, “sobre todo donde trabajan,
en una misma industria, personas de distinto sexo”. Por eso y de acuerdo a la
“modernísima CARTA DE LABORO, dictada por Mussolini”, era necesario
tener reglamentos con disposiciones rígidas para evitar transgresiones.
44
Ji-
jón dispuso la separación de hombres y mujeres durante la realización de las
39. Ñato, en conversación con el autor.
40. Moisés Luna, “Carta”, Quito, 19 de junio de 1935, APIC.
41. Jacinto Jijón, Política conservadora (Riobamba: La Buena Prensa del Chimborazo,
1929), 472.
42. Primero, “Nuestra industria”, 4.
43. Véase Ann Farnsworth-Alvear, Dulcinea in the factory. Myths, morals, men, and wom-
en in Colombia’s industrial experiment, 1905-1960 (Durham: Duke University Press, 2000).
44. Jijón, Política conservadora, 479.
-PRO47.10septiembre.indd 101 12/10/18 14:55
Procesos 47, enero-junio 2018102
tareas productivas. En una entrevista realizada en 1942, Jacinto Jijón realizó
declaraciones con respecto a la organización de sus fábricas.
Sigo la misma técnica de mis antecesores, y esta es, la moralidad, la corrección
y el orden entre mis empleados; la fábrica está dividida en departamentos de
acuerdo con las distintas secciones a que se somete el algodón y la lana para la
elaboración de casimires. Las mujeres salen media hora antes que los hombres y
he arreglado de tal manera la organización interna que casi nunca se han susci-
tado dicultades entre mis obreros.
45
Sin embargo, los intentos de Jijón y de su administrador por mantener
la moralidad entre los sexos no fueron efectivos. Los conictos internos a los
que la gerencia de la fábrica prestó especial atención se encuentran dentro
de ese ámbito. En 1926, varias cartas del gerente de la fábrica hacia el direc-
tor solicitaban que se repriman los “delitos de inmoralidad y corrupción de
costumbres”
46
en los que estuvieron involucrados los empleados blancos. Se
colocó un letrero en la fábrica que decía: “será expulsado de la fábrica el que
fuere culpado y probado de corruptor de las indias”.
47
A pesar de esta dis-
posición, el gerente de la fábrica se mostró renuente a la expulsión denitiva
de los trabajadores blancos, aludiendo que no debía dejar sin sustento a las
familias de los infractores. Este ejemplo permite comprender que la conser-
vación de la moral católica era un tema importante para Jijón. En Santa Rosa
de Chillo Jijón se prohibían los encuentros sexuales entre obreros.
A diferencia de la actitud del administrador respecto a los trabajadores
blancos, los conictos por conductas morales contrarias a lo dispuesto por
Jijón podían terminar con la expulsión de toda una familia indígena de la
hacienda. El caso del hilador Oscullo lo ejemplica. El 24 de junio de 1926,
el gerente de la Casa Jijón, Moisés Luna, comunicó al director de la fábrica
sobre el particular: “si tiene seguridad de la mala conducta de la hija [de
Oscullo]..., bótela, y záfese, también, de su padre, si no puede zafarse de
ella sola”, luego de advertirle que por causa de la conducta de la hija él de-
bía abandonar la fábrica.
48
Al parecer, la hija del hilador mantuvo relaciones
sexuales con obreros de la fábrica y se le atribuyó el origen de un brote de
enfermedades venéreas, por lo que los obreros recurrían a la gerencia a n de
recibir tratamiento médico. Este incidente muestra el funcionamiento de la
fábrica dentro de la perspectiva de género: la hija de Oscullo fue la culpable,
45. Primero, “Nuestra industria”, 4-5.
46. Moisés Luna, “Carta”, Quito, 24 de junio de 1926, APIC.
47. Ibíd., 23 de junio de 1926.
48. Ibíd., 24 de marzo de 1926.
-PRO47.10septiembre.indd 102 12/10/18 14:55
Procesos 47, enero-junio 2018 103
pero los obreros varones que se vieron involucrados en el contagio no reci-
bieron el mismo trato; ni siquiera se sugirió su expulsión.
49
El argumento se refuerza con el caso del hijo de Manuel Espinosa. Este
trabajador contrajo enfermedades “fuera del trabajo de la fábrica, y por mo-
tivos vergonzosos”.
50
Se impuso un castigo, pero fue la suspensión de su
pago: “no cabe que la fábrica le esté abonando jornal, sin trabajar”.
51
Los conictos no fueron exclusivamente de tipo moral, entre 1934 y 1935
se registraron importantes huelgas de trabajadores textiles en el país, Santa
Rosa no fue la excepción. Los cambios experimentados en el contexto econó-
mico y político durante el primer lustro de la década de 1930,
52
junto con la
presencia del MPSyT y el acompañamiento de abogados de izquierda a los
procesos de organización y reclamos de los obreros,
53
nos permiten analizar
nuevos conictos en Santa Rosa de Chillo Jijón.
Ya desde 1926, las Comisarías del Trabajo del MPSyT empezaron a re-
gular las relaciones laborales y a visitar los establecimientos para supervisar
las condiciones en las que se llevaban a cabo las actividades productivas.
Mediante carta del 2 de septiembre de ese mismo año, Moisés Luna, gerente
de la Casa Jijón, advirtió al director de la fábrica, Alejandro Ubidia, sobre las
condiciones antihigiénicas en la sección baja de la tintorería: “por cuanto el
indio siempre está pisando la humedad y convendría prevenir con tiempo
esta posible observación”. Luna quiso evitar llamados de atención e inter-
vención de las Comisarías del Trabajo.
54
Los obreros también podían presentar sus quejas en las Comisarías, lo
que iniciaba el proceso de indagación por parte de los inspectores del Tra-
bajo.
55
A la administración de la fábrica le resultaban molestas las inspeccio-
nes y la injerencia de las instituciones del Estado, y en las comunicaciones
se observa la expresa intención de evitar posibles conictos, no solo con el
MPSyT, sino con las ocinas de Instrucción Pública, Sanidad y con la Policía.
Empero, lo que más preocupó a Jacinto Jijón y sus administradores fue el
acompañamiento de los abogados de izquierda a los reclamos de los obreros.
En febrero de 1935 se produjo un levantamiento de los indios de la hacienda
“Tena” de Amaguaña. Estos indios se rebelaron y abandonaron la hacienda
del señor Aguirre. La advertencia para el director de la fábrica y el adminis-
49. Ibíd., 23 de marzo de 1926.
50. Ibíd., 22 de abril de 1926.
51. Ibíd.
52. Carlos Marchán, “La crisis deacionaria de la economía ecuatoriana de los años
treinta”, Revista Ecuatoriana de Historia Económica, n.° 6 (1989): 108-114.
53. Moisés Luna, “Carta”, 28 de abril de 1926.
54. Ibíd., 2 de septiembre de 1926.
55. Ibíd., 30 de abril de 1935.
-PRO47.10septiembre.indd 103 12/10/18 14:55
Procesos 47, enero-junio 2018104
trador de la hacienda fue la de no permitir la entrada de los indios de Tena a
Santa Rosa y a las casas de los huasipungueros de Chillo, aun cuando fueren
amigos y parientes, ya que estos “irían llevando el germen de la insubordi-
nación, pues aquí (Quito) se pasean orondos y borrachos, desaando a todos
los patrones de la cristiandad”.
56
En ese mismo mes, Reyes volvió a prohibir el contacto de los indios de
Santa Rosa con los de Tena, ya que este podía acarrear graves problemas al
señor Jijón debido a que los “indios se han puesto bajo la dirección de un
Abogado socialista” y, por lo tanto, “no pueden menos que ir a promover
disturbios allá donde fueren aceptados”.
57
A pesar de que “los rebelados an-
daban vagando en Quito, a merced de los explotadores socialistas”, ninguno
fue recibido en Santa Rosa.
58
Los esfuerzos de Jijón y sus administradores no fueron sucientes para
impedir la presencia de los inspectores del Trabajo y los abogados socialistas
en la fábrica. El MPSyT enviaba con mayor regularidad inspectores del Tra-
bajo a las instalaciones de las fábricas.
Parece que el nuevo Inspector de Trabajo está activísimo en las visitas e inspec-
ción de la fábrica; y así es posible que el momento menos pensado se le presente
a U. en Chillo. Cuando esto suceda, ya debe U. hallarse prevenido a contestar las
preguntas que le hará acerca de HORAS DE TRABAJO DIARIO, DE SALARIO
ETC. respecto de lo cual no hace mucho se enviaron detalles de aquí y entiendo
que deben conservarlos. Si no los tienen, avíseme, para enviarlos otra vez [sic].
59
La presencia de los inspectores del trabajo inuyó en el funcionamiento
de la fábrica, desde la colocación de inodoros hasta la regulación de los sa-
larios y el pago de horas extras; los directivos de la fábrica debían evitar el
contacto directo de los inspectores con los trabajadores.
60
Las constantes visitas y disposiciones de la Inspectoría del Trabajo a San-
ta Rosa de Chillo Jijón motivaron la expedición de un reglamento interno,
así como aconteció en otras fábricas entre 1934 y 1935. Lamentablemente, en
la documentación existente no consta el reglamento; sin embargo, del inter-
cambio epistolar se desprenden algunos elementos al respecto.
El reglamento debió incluir disposiciones sobre el pago de las horas de
trabajo adicional realizadas a partir de las seis de la tarde. Además, se regu-
ló la aceptación de los indígenas menores de 14 años, mismos que podrían
56. Ibíd., 8 de febrero de 1935.
57. Ibíd., 11 de febrero de 1935.
58. Ibíd., 2 de abril de 1935.
59. Ibíd., 25 de noviembre de 1935.
60. Ibíd.
-PRO47.10septiembre.indd 104 12/10/18 14:55
Procesos 47, enero-junio 2018 105
trabajar luego de haber concluido el cuarto grado de instrucción primaria.
61
En cuanto a la organización obrera, Belisario Reyes manifestó al director
de Santa Rosa de Chillo que le interesaba conseguir los estatutos de la Coo-
perativa patronal de la fábrica Industrial Algodonera, “con el cual esa fábrica
dio el golpe de muerte a los alborotadores socialistas que había dentro del an-
tiguo Sindicato”.
62
El tema de la cooptación de la organización obrera por par-
te de la patronal fue relevante en las fábricas en la región de la Sierra centro
norte.
63
La promulgación de reglamentos aprobados por el MPSyT permitió
la existencia de cooperativas de ahorro (Comité de Empresa) bajo el control
de los dueños de las industrias.
64
Los espacios de asociación obrera estuvie-
ron en disputa, con el afán de limitar el ámbito de acción de los sindicatos.
65
La presencia de los inspectores del Trabajo, la promulgación de regla-
mentos y el incremento de las actividades del MPSyT durante el segundo
semestre de 1935 motivaron al administrador de las propiedades de Jacinto
Jijón a tomar ciertas medidas que estuvieron relacionadas con las condicio-
nes de trabajo semiprecario y el rumor de una intervención por parte del
Estado a n de entregar las tierras a los huasipungueros. En ese año Jacinto
Jijón se encontraba exiliado en Colombia.
Gobernaba en Ecuador Federico Páez, esta Jefatura Suprema era consi-
derada por Jijón como una dictadura y estaba convencido de que Páez go-
bernaba junto a “oscuros” militares socialistas, que perseguían a la Iglesia
católica.
66
El ministro de Previsión Social y Trabajo era Colón Serrano, inte-
lectual, docente universitario y político socialista, quien recibía constantes
pliegos de peticiones de trabajadores e intervenía en conictos como la huel-
ga de los mineros de Portovelo.
El periódico El Día reveló el pliego de peticiones formulado por un gru-
po de indígenas que se encontraban en Quito con el afán de convocar una
asamblea de indios. El pliego entregado incluía el establecimiento de un sa-
lario mínimo, la supresión del trabajo gratuito y de las multas que imponían
los hacendados, prohibir el pago de diezmos y primicias, libertad de formar
61. Ibíd., 28 de noviembre de 1935.
62. Ibíd., 12 de diciembre de 1935.
63. Véase Alejandro López Valarezo, “Dominación y consenso en Ecuador, 1922-1938.
Un estudio de la construcción de la hegemonía estatal en el ámbito del trabajo” (tesis de
doctorado, FLACSO Ecuador, inédita).
64. Reglamento para empleados y obreros de la fábrica de tejidos La Internacional,
Quito, Tip. L. I. Fernández, 1934.
65. Hernán Ibarra, “Acción colectiva rural, reforma agraria y política en el Ecuador, ca
1920-1965” (tesis de doctorado, Universidad Complutense de Madrid, 2015), 127.
66. “En el Ecuador mandan oscuros chafarotes que han escogido a Páez como dócil
instrumento”, El Día, 17 de noviembre de 1935: 1.
-PRO47.10septiembre.indd 105 12/10/18 14:55
Procesos 47, enero-junio 2018106
sindicatos, prohibición de mingas para trabajos eclesiásticos, entre otras.
67
En ese contexto, en el complejo productivo de la familia Jijón se comenta-
ba que el proyecto de Ley del Salario Mínimo que se discutía en la Asamblea
“deja[ba...] en propiedad del indio el huasipungo y le concede[ía] el derecho
del salario mínimo...” y, por tanto, el administrador de las haciendas de Jijón
determinó que en Santa Rosa no “ha existido verdadero huasipungo, sino
terreno arrendado”.
68
Belisario Reyes decidió ocultar o eliminar de facto el
huasipungo. En ese sentido, impartió instrucciones especícas a Santa Rosa.
Como consecuencia necesaria del convencimiento a que lleguen [los indios] so-
bre el punto tan básico para la efectividad de la reforma adoptada, han de desa-
parecer las ideas de huasipungo y socorro, que siempre y en todas partes se han
dado únicamente a los conciertos: convencidos de que ya no son conciertos, ellos
mismos no pueden pretender tener, como libros, huasipungo y socorro; porque
los libros nunca los han tenido en Chillo ni en parte alguna. Otra consecuencia
debe ser ésta: puesto que ya no hay huasipungo y socorro, por lo mismo, tam-
poco conciertos, tales nombres deben quedar abolidos del lenguaje de Chillo;
así, pues, en las planillas el descuento por el arriendo hay que consignarlo como
arrendamiento de terreno, no se ha de poner arriendo de huasipungo.
69
Belisario Reyes comunicó a los huasipungueros que “todos eran libres”
y que por tanto no tendrían más acceso a una parcela de terreno ni soco-
rros. Estas disposiciones generaron malestar en los indios. La documenta-
ción señala que la cuñada de Jacinto Jijón y Caamaño, Rosa Laura Flores, les
informó a los trabajadores que si alguien no estaba de acuerdo con aquella
medida podía dejar libremente la fábrica, y en ese momento “se precipitaron
hacia afuera en grupo numeroso, para ir al Teniente Político de Amaguaña al
arreglo del asunto”.
70
El evento se produjo en diciembre de 1935.
Los trabajadores que abandonaron la hacienda se pusieron en contacto
con el abogado socialista Juan Genaro Jaramillo, “quien llevó la cuestión al
Ministerio de Previsión Social”.
71
El asunto trascendió y fue reseñado por
la prensa capitalina, más de 70 trabajadores abandonaron la propiedad de
Jacinto Jijón y reclamaron que no se les permitió recoger los productos del
huasipungo.
72
67. “Cabecillas indígenas de toda la Sierra celebran Asamblea”, El Día, 12 de noviem-
bre de 1935: 4.
68. Ibíd., 26 de diciembre de 1935.
69. Belisario Reyes, “Carta”, Quito, 19 de diciembre de 1935, APIC.
70. Ibíd., 26 de diciembre de 1935.
71. Ibíd.
72. “Dueños de fábricas serán invitados a conferenciar”, El Día, 24 de diciembre de
1935: 8.
-PRO47.10septiembre.indd 106 12/10/18 14:55
Procesos 47, enero-junio 2018 107
A partir de esa denuncia, Belisario Reyes mantuvo su tesis de que los te-
rrenos dentro de la hacienda Santa Rosa fueron entregados en arrendamien-
to, y ese fue su argumento frente al MPSyT. En cita personal con el ministro
de Previsión Social, Reyes “declaró que los indios habían sido siempre meros
arrendatarios y que el socorro lo habían recibido por obra de la municencia
de U[sted]”.
73
El ministro Colón Serrano intentó que los trabajadores fueran recibidos
nuevamente en la fábrica, iniciativa que fue rechazada por Belisario Reyes
porque “los reclamantes estaban entregados en las manos de un socialista,
que, por medio de ellos, no se hubiera dado descanso en establecer la huelga
permanente en la fábrica”.
74
Finalmente, se acordó que Belisario Reyes debía indemnizar a los traba-
jadores que escaparon, de acuerdo a los productos que debían cosecharse en
los huasipungos respectivos. El 27 de diciembre de 1935 se rmó un acuerdo
ante las autoridades del MPSyT entre Belisario Reyes, en calidad de apode-
rado de Jacinto Jijón y Caamaño, y Juan Genaro Jaramillo, abogado de los
trabajadores de la fábrica Santa Rosa de Chillo Jijón, con el n de dar por
terminado un reclamo por desahucio.
75
Destaco que el término trabajadores
está presente en el documento rmado por los personajes antes enumerados,
empero si comparamos el uso del término con la documentación producida
en la ocina de administración de las propiedades de Jijón, se desprende que
se equiparó la palabra huasipunguero o concierto con trabajador.
Más de setenta trabajadores expulsados por parte de Belisario Reyes de
la fábrica Santa Rosa de Chillo Jijón debían recibir el pago de una indemniza-
ción por no haber recibido el desahucio contemplado en la normativa labo-
ral, y el pago compensatorio correspondiente a los sembríos y plantaciones
realizados en los terrenos entregados en arrendamiento.
76
El término arren-
damiento indica que el MPSyT aceptó la versión de Belisario Reyes acerca
de la existencia del huasipungo; sin embargo, la evidencia presentada en
párrafos anteriores hace referencia a la eliminación de facto del huasipungo.
Luego de la rma del acuerdo, los trabajadores debían presentarse a la
fábrica el 29 de diciembre de 1935 para recibir sus respectivas indemniza-
ciones; pero muy pocos reclamaron el desahucio; un grupo de indígenas
ya había pedido perdón a través de la intervención del cura párroco de
73. Ibíd.
74. Ibíd., 12 de diciembre de 1935.
75. “Reclamaciones presentadas por los trabajadores separados 1935”, Quito, Registro
444, Asuntos Relacionados con informes de fábricas, Archivo Intermedio de la Función
Pública (AIFP).
76. Ibíd.
-PRO47.10septiembre.indd 107 12/10/18 14:55
Procesos 47, enero-junio 2018108
Amaguaña,
77
Rosa Laura Flores les había otorgado el perdón y se les permi-
tió a los “longos” retomar el trabajo en la fábrica.
78
Resalta la ausencia de los trabajadores en el momento de recibir el de-
sahucio. La hacienda proveía de protección social y política que el indio
normalmente no tenía. De los 72 trabajadores que fueron representados por
Juan Genaro Jaramillo, un grupo cercano a la mitad prerió pedir perdón y
reintegrarse a la fábrica y con ello a los terrenos sembrados.
79
Estos obreros
de Santa Rosa no buscaron la indemnización, buscaron mantenerse cercanos
a la tierra y a todo el entorno social que aquello implicaba.
Los trabajadores consideraron que su condición fuera de la hacienda se-
ría peor que dentro de la hacienda y aceptaron las condiciones impuestas por
Belisario Reyes. Este incidente no demuestra que el huasipungo fue elimina-
do del complejo productivo Santa Rosa de Chillo Jijón. Sin embargo, permite
comprender que el papel del MPSyT y de proyectos de ley discutidos en la
década de 1930 impactaron en los espacios laborales. Belisario Reyes como
administrador del complejo productivo de Jacinto Jijón enfrentó la presión
ejercida por los abogados socialistas y por las Inspectorías del Trabajo con
medidas que generaron conictos, pero que permitieron que la propiedad
de Jijón se mantenga intacta. Los testimonios etnográcos levantados por el
autor dan cuenta de que los trabajadores de la fábrica Santa Rosa recibieron,
en la década de 1960, una hectárea de terreno como compensación al huasi-
pungo que por costumbre cultivaron a la par del trabajo fabril.
80
Se inere que cuando los trabajadores abandonaron el complejo produc-
tivo de Chillo, acudieron a las autoridades del Estado porque se pretendió
eliminar el huasipungo. Los rumores sobre la posible entrega de tierras a los
indios conciertos y un contexto en el que Jacinto Jijón creía que los socialistas
gobernaban, y que desde el MPSyT se emitirían leyes lesivas para sus inte-
reses, permitió que se tome una medida que devino en la salida de varios
trabajadores que eran parte de la fábrica en condición de conciertos.
El abogado socialista Juan Genaro Jaramillo llevó el reclamo al MPSyT.
En esta institución se buscó la reintegración de los trabajadores. Sin embar-
go, frente a la negativa de admitir de vuelta a los “revoltosos”, el MPSyT
buscó una solución legal: la indemnización por desahucio. La intervención
del Estado desconoció que el concertaje implicaba una red de relaciones
sociales y simbólicas de carácter interétnico.
81
No se percibió el reclamo por
el huasipungo como una demanda de acceso a la tierra. El reconocimiento
77. Belisario Reyes, “Carta”, Quito, 30 de diciembre de 1935, APIC.
78. Ibíd., Quito, 31 de diciembre de 1935.
79. Ibíd.
80. Ñato, en conversación con el autor.
81. Guerrero, La hacienda precapitalista…
-PRO47.10septiembre.indd 108 12/10/18 14:55
Procesos 47, enero-junio 2018 109
legal se lo efectuó en torno a una forma de trabajo, que ya se reguló desde
el siglo XIX.
82
Jijón denió al concertaje como una relación comercial, desconociendo
el universo simbólico que esta forma de trabajo implicaba, por eso Belisario
Reyes aceptó pagar la indemnización por desahucio. Cuarenta trabajadores
se vieron forzados a aceptar las condiciones que el Estado y que la patronal
les impuso. El resto de huasipungueros admitieron la indemnización, una
señal de las transformaciones en el ámbito del trabajo. El abogado socialista,
el Estado y los representantes de Jacinto Jijón coincidieron en que el proble-
ma de los conciertos era un problema monetario, no un problema de acceso
a la tierra.
ConCLusiones
El caso de la hacienda y fábrica textil Santa Rosa de Chillo Jijón permi-
te un acercamiento al mundo del trabajo en un período conictivo. En este
espacio se articularon el concertaje y el trabajo industrial. Por lo tanto, el
sistema laboral estuvo surcado por relaciones interétnicas que se evidencian
en la cotidianidad de la fábrica. La articulación de formas de trabajo dejan
interrogantes que no han podido ser resueltas por la falta de fuentes.
La documentación analizada evidencia que los administradores de la
fábrica concentraron sus esfuerzos en el control de la sexualidad de los em-
pleados. Se prohibieron las relaciones sexuales entre blancos e indias y se
tomaron medidas para evitar que hombres y mujeres compartieran el mismo
espacio laboral. Sin embargo los directores de la fábrica no fueron capaces de
mantener el orden y debieron reforzar las multas y castigos.
Durante el lapso 1934-1935 en Ecuador se produjeron huelgas de traba-
jadores en diversas fábricas textiles y en haciendas. La inestabilidad política
a nivel gubernamental permitió que Federico Páez sea nombrado jefe su-
premo en septiembre de 1935. Jacinto Jijón, dueño de la fábrica Santa Rosa,
consideraba que “oscuros” militares socialistas controlaban el gobierno. Los
sectores populares movilizados presentaron pliegos de peticiones en los que
solicitaron la abolición de las formas precarias de trabajo.
Se produjeron rumores sobre la expropiación de los huasipungos y la
entrega de tierras a los trabajadores. Belisario Reyes, como administrador
de las propiedades de Jijón, intentó eliminar de facto esta forma de trabajo.
El anuncio de esta medida provocó que varios trabajadores de la fábrica,
que eran también huasipungueros, acudan al MPSyT. A través de esta ins-
82. Ibarra, “Acción colectiva rural…”, 117.
-PRO47.10septiembre.indd 109 12/10/18 14:55
Procesos 47, enero-junio 2018110
titución, el Estado pretendió resolver el conicto mediante el pago de una
indemnización por desahucio, ocultando el problema de la tierra.
La patronal prerió pagar la indemnización, y sin embargo un número
importante de los huasipungueros que presentaron su reclamo al MPSyT
prerieron pedir perdón y retornar a Santa Rosa de Chillo Jijón. Cuarenta
huasipungueros prerieron aceptar las condiciones que impuso Belisario
Reyes antes que verse obligados a proletarizarse. La respuesta de la patronal
y del Estado no giró en torno al acceso de la tierra por parte de los trabaja-
dores, se limitó a una respuesta legal frente a una forma de trabajo que era
reconocida por las leyes laborales existentes desde el siglo XIX.
fuentes y bibLiografía
FUENTES PRIMARIAS
Archivos consultados
Archivo de la Función Legislativa (AFL).
Archivo Histórico del Ministerio de Cultura y Patrimonio (AHMCyP).
Archivo Intermedio de la Función Pública (AIFP).
Archivo Privado de Iván Cruz (APIC).
Periódicos y revistas
El Comercio, 1925.
El Comunista, 1934.
El Debate, 1942.
El Día, 1934-1935.
El Siglo, 1944.
Entrevistas
Ñato, Alfonso, exobrero de la fábrica Santa Rosa de Chillo Jijón. Entrevistado por
Alejandro López. Amaguaña, agosto de 2016.
FUENTES SECUNDARIAS
Albornoz, Osvaldo. Historia del movimiento obrero. Breve síntesis. Quito: Letra Nueva,
1983.
-PRO47.10septiembre.indd 110 12/10/18 14:55
Procesos 47, enero-junio 2018 111
Belisle, Jean-François. “La industria textil ecuatoriana: Fases de crecimiento y origen
de los empresarios”. Quito: Centro de Documentación e Información de los
Movimientos Sociales del Ecudor, 1984.
Bustos, Guillermo. “La identidad ‘clase obrera’ a revisión: una lectura sobre las repre-
sentaciones del Congreso Obrero de Ambato de 1938”. Procesos: revista ecuato-
riana de historia, n.º 2 (1992): 73-104.
______. “La politización del ‘problema obrero’: Los trabajadores quiteños entre la
identidad ‘pueblo’ y la identidad ‘clase’ (1931-1934). En Antología ciudadanía e
identidad, editado por Simón Pachano, 189-231. Quito: FLACSO Ecuador, 2003.
Coronel, Valeria. “A revolution in Stages: Subaltern Politics, Nation-State formation,
and the Origins of Social Rights in Ecuador, 1834-1943”. Tesis de doctorado.
New York University. 2011.
______. “Hacia un control moral del capitalismo”. En Estudios ecuatorianos: un aporte a
la discusión, compilado por Ximena Sosa-Buchoolz y William F. Waters. Quito:
FLACSO Ecuador / Sección de Estudios Ecuatorianos de LASA / Abya-Yala,
2006.
______. “Justicia laboral y formación del Estado como contraparte ante el capital
transnacional en Ecuador (1927-1938)”. Illes i Imperis, n.º 15 (2013): 171-193.
Cuvi, Nicolás. “Auge y decadencia de la Fábrica de Hilados y Tejidos de Algodón La
Industrial, 1935-1999”. Procesos: revista ecuatoriana de historia, n.º 33 (I semestre
2011): 63-95.
De la Torre, Patricia. Patrones y conciertos. Una hacienda serrana, 1905-1929. Quito: Cor-
poración Editora Nacional / Abya-Yala, 1989.
Dillon, Luis Napoleón. Pensamiento económico. Partes I y II. Quito: Banco Central del
Ecuador / Corporación Editora Nacional, 2005.
Domènech, Antoni. El eclipse de la fraternidad. Una revisión republicana de la tradición
socialista. Barcelona: Crítica, 2005.
Farnsworth-Alvear, Ann. Dulcinea in the factory Colombia’s industrial experiment, 1905-
1960. Durham: Duke University Press, 2000.
Gellner, Ernest. Naciones y nacionalismo. Madrid: Alianza, 2005.
Guerrero, Andrés. Haciendas, capital y lucha de clases andina. Disolución de la hacienda
serrana y lucha política en los años 1960-64. Quito: El Conejo, 1984.
______. La hacienda precapitalista en América Latina y su inserción en el modo de producción
capitalista: El caso ecuatoriano. Quito: Universidad Central del Ecuador, 1975.
Gómez, David. Estado, partidos políticos y sociedad civil en el Ecuador: 1935-1940. Quito:
FLACSO Ecuador, 2015.
Ibarra, Hernán. Indios y cholos: orígenes de la clase trabajadora ecuatoriana. Quito: El Co-
nejo, 1992.
Jaramillo Alvarado, Pío. El indio ecuatoriano: contribución al estudio de la sociología in-
doamericana. Quito: Corporación Editora Nacional, 1997 [1929].
Jijón y Caamaño, Jacinto. “Las industrias en el Ecuador”. Dios y Patria. Revista Cultu-
ral General III, n.º 9, año III (enero de 1926).
______. Política conservadora. Riobamba: La Buena Prensa del Chimborazo, 1929.
______. Política conservadora. Vol. II. Riobamba: La Buena Prensa del Chimborazo,
1934.
-PRO47.10septiembre.indd 111 12/10/18 14:55
Procesos 47, enero-junio 2018112
Jurado, Fernando. “Jacinto Jijón y Caamaño, una visión desde el lado laico”. En Luis
Lumbreras. Jacinto Jijón y Caamaño. Estudio sobre la Lima Prehispánica Maranga.
Quito: FONSAL, 2010.
Laclau, Ernesto. La razón populista. Buenos Aires: Fondo de Cultura Económica: 2005.
Luna Tamayo, Milton. ¿Modernización? Ambigua experiencia en el Ecuador: Industriales
y esta popular. Quito: IADAP, 1993.
______. Orígenes de la política económica del desarrollo industrial del Ecuador 1900-1960.
Quito: Ministerio Coordinador de la Política Económica, 2013.
Lumbreras, Luis. Jacinto Jijón y Caamaño. Estudio sobre la Lima Prehispánica Maranga.
Quito: FONSAL, 2010.
Marchán, Carlos. “La crisis deacionaria de la economía ecuatoriana de los años
treinta”. Revista Ecuatoriana de Historia Económica, n.° 6 (1989): 108-114.
Milk, Richard. “Growth and Development of Ecuador’s Worker Organizations 1895-
1944”. Tesis de doctorado. Indiana University. 1977.
Ministerio de Previsión Social y Trabajo. Código del Trabajo. Quito: Imprenta del Mi-
nisterio de Gobierno, 1938.
Miño, Manuel. La economía colonial: relaciones socio-económicas de la Real Audiencia de
Quito. Quito: Corporación Editora Nacional, 1984.
Montalvo, J. F., Óscar Efrén Reyes y José F. Cuesta. La provincia de Tungurahua en 1928.
Ambato: Editorial Raza Latina, 1928.
Muñoz Vicuña, Elías. El 15 de noviembre de 1922, Facultad de Ciencias Económicas:
Guayaquil, 1979.
Muratorio, Ricardo. “La transición del obraje a la industria y el papel de la produc-
ción textil en la economía de la Sierra en el siglo XIX”. Revista Cultura, n.
o
24b
(1986): 531-543.
Payne, Stanley. El fascismo. Madrid: Alianza, 2014.
Posso Cevallos, Carlos. “El retorno de Ulises. Estado y participación política: conic-
to UNE/Gobierno”. Tesis de maestría. FLACSO Ecuador. 2014.
Reglamento para empleados y obreros de la fábrica de tejidos La Internacional, Qui-
to, Tip. L. I. Fernández, 1934.
Said, Edward W. Orientalismo. Madrid: Libertarias-Prodhu, 2008 [1997].
Sánchez, Manuela. “Entre peones y proletarios: hacienda tradicional, industria y re-
laciones laborales de la Casa Jijón (Ecuador, 1925-1940)”. Tesis de licenciatura.
Ponticia Universidad Católica del Ecuador. 2015.
Sosa-Buchholz, Ximena y William F. Waters, compiladores. Estudios ecuatorianos: un
aporte a la discusión. Ponencias escogidas del II Encuentro de la Sección de Estudios
Ecuatorianos de LASA, Quito 2004. Quito: FLACSO Ecuador / Sección de Estu-
dios Ecuatorianos de LASA / Abya-Yala, 2006.
Ycaza, Patricio, Historia del movimiento obrero ecuatoriano. Quito: Centro de Documen-
tación e Información de los Movimientos Sociales del Ecudor, 1984.
-PRO47.10septiembre.indd 112 12/10/18 14:55

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.


ISSN: 1390-0099

Licencia de Creative Commons
Procesos: revista ecuatoriana de Historia is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 4.0 Internacional License.