Los debates sobre la pena de muerte
en Ecuador, 1857-1896
Debates on the death penalty in Ecuador 1857-1896
O debate sobre a pena de morte no Equador, 1857-1896
Ana María Goetschel
Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales, Sede Ecuador (FLACSO Ecuador)
agoetschel@acso.edu.ec
DOI: http://dx.doi.org/10.29078/rp.v0i47.674
Fecha de presentación: 24 de enero de 2018
Fecha de aceptación: 9 de abril de 2018
Artículo de investigación
Procesos: revista ecuatoriana de historia, n.º 47 (enero-junio 2018), 11-32. ISSN: 1390-0099; e-ISSN: 2588-0780
-PRO47.10septiembre.indd 11 12/10/18 14:54
RESUMEN
El artículo analiza los debates sobre la pena de muerte en Ecuador,
entre 1857-1896. En primer lugar, desde una perspectiva
microhistórica, se hace referencia a la poeta Dolores Veintimilla de
Galindo y su postura contra la pena de muerte, para ilustrar el
ambiente social del país frente a la aplicación del castigo. En segundo
lugar, se estudia el debate sobre la pena capital en las convenciones
de 1878 y 1896, entre grupos liberales y conservadores, hasta su
abolición denitiva.
Palabras clave: historia latinoamericana, historia política, Ecuador,
siglo XIX, pena de muerte, debates congresales, Gabriel García
Moreno, Dolores Veintimilla de Galindo, Estado nacional.
ABSTRACT
The article reviews the debates on the death penalty in Ecuador between
1857 and 1896. First, from a micro-historical perspective, it refers to the
poet Dolores Veintimilla de Galindo and her stance against the death
penalty, in order to illustrate the country’s social environment with
respect to enforcement of this punishment. Second, it examines
the debate on the death penalty in the conventions
of 1878 and 1896, between liberals and conservatives,
until it was ultimately abolished in 1897.
Keywords: Latin American history, political history, Ecuador,
nineteenth century, death penalty, congressional debates, García
Moreno, Dolores Veintimilla de Galindo, national State.
RESUMO
O artigo analisa as discussões sobre a pena de morte no Equador, entre
1857-1896. Em primeiro lugar, a partir de uma perspectiva micro-
histórica, o estudo refere-se à poeta Dolores Veintimilla de Galindo
e suas posições contrárias à pena de morte, para ilustrar a atmosfera
social do país perante a punição. Em segundo lugar, estuda-se o debate
sobre a pena capital, entre facções liberais e conservadoras,
nas convenções de 1878 e 1896, até sua abolição completa.
Palavras chave: Historia latino-americana, historia política, Equador,
século XIX, pena de morte, debates legislativos, Gabriel García
Moreno, Dolores Veintimilla de Galindo, Estado nacional.
-PRO47.10septiembre.indd 12 12/10/18 14:54
introduCCión
La pena de muerte como forma extrema de castigo y como expresión del
ejercicio del poder soberano fue aplicada en lo que hoy es Ecuador desde la
época colonial. En un país poco conectado, con grandes diferencias regiona-
les, con un limitado desarrollo del mercado interno, con poderes fragmenta-
rios
1
y donde si bien el Estado empezaba a instituirse,
2
actuaba muchas veces
por delegación,
3
la pena de muerte constituyó durante la República un recur-
so para mostrar la presencia del Estado. El primer Código Penal ecuatoriano
(1837) estableció 19 casos para la aplicación de la pena de muerte. En 1850 el
liberal Pedro Carbo presentó una propuesta de abolición de la pena capital
para los delitos políticos, la misma que fue aprobada. Esta posición también
fue asumida por las convenciones de 1852 y 1861 hasta que el presidente
Gabriel García Moreno (1861-1975) volvió a restablecerla en la Constitución
de 1869. En 1878, y en medio de las disputas entre liberales, “progresistas”
y conservadores ultramontanos, la Asamblea Nacional introdujo su aboli-
ción para los delitos políticos y crímenes comunes, exceptuando los delitos
militares y el parricidio, considerado un crimen atroz. Con el advenimiento
de la Revolución Liberal, en 1896, se abolió tanto la pena de muerte para los
delitos políticos como para los comunes, conservándola para los delitos mi-
litares. Luego, se consagró la inviolabilidad de la vida en la Carta Política de
1906, quedando la pena capital abolida para todos los casos.
La discusión sobre la pena de muerte, tal como fue planteada a lo largo del
siglo XIX, ocupó un lugar central en los debates públicos y muestra la pugna
que existía entre los sectores liberales, que abogaban por su abolición, y los
sectores conservadores, que defendían su permanencia. El presidente Gabriel
García Moreno hizo del ajusticiamiento y la pena de muerte instrumentos bá-
sicos para la armación y legitimación de su mandato, mientras que los libe-
1. Peter V. N. Henderson, García Moreno y la formación de un Estado conservador en los
Andes (Quito: Grácas Iberia, 2010); Jean-Paul Deler, Ecuador: del espacio al Estado nacio-
nal, 2.ª ed. revisada (Quito: Universidad Andina Simón Bolívar, Sede Ecuador / Instituto
Francés de Estudios Andinos / Corporación Editora Nacional, 2007); Kim Clark, La obra
redentora. El ferrocarril y la nación en Ecuador 1895-1930 (Quito: UASB-E / CEN, 2004).
2. Juan Maiguashca, “El proceso de integración nacional en el Ecuador: el rol del
poder central, 1830-1895”. En Historia y región en el Ecuador 1830-1930, editado por Juan
Maiguashca, 356-357 (Quito: FLACSO Ecuador / York University / Instituto Francés de
Estudios Andinos / Corporación Editora Nacional, 1994).
3. Andrés Guerrero, Administración de poblaciones, ventriloquía y transescritura (Quito:
FLACSO Ecuador / Instituto de Estudios Peruanos, 2010), 26-30.
-PRO47.10septiembre.indd 13 12/10/18 14:54
Procesos 47, enero-junio 201814
rales relacionaron la pena de muerte con el carácter arbitrario y autoritario
del garcianismo. Hacia 1857 (esto es en la época inmediatamente anterior al
ascenso de García Moreno y en medio del clima social que favoreció ese as-
censo), las discusiones sobre la pena de muerte fueron activadas en torno al
ajusticiamiento de un indígena y el suicidio, un mes más tarde, de la mujer
que alegó a su favor: Dolores Veintimilla de Galindo, quien se mostró, a partir
de este caso, partidaria de la abolición de la pena. Algunos años más tarde se
realizaron varios debates en el seno de los sistemas legislativo y judicial.
Este artículo tiene por objeto recuperar el sentido de esos debates entre
los años 1857-1896. En una primera parte, y desde una perspectiva microhis-
tórica, tomaré como referencia a Dolores Veintimilla de Galindo y su postura
en contra de la pena de muerte. Creo que reducir la escala del análisis per-
mite, además de relievar la posición crítica de este personaje, comprender el
clima moral y aspectos de la realidad social que, de otra manera, no podrían
conocerse.
4
Luego, me referiré al debate sobre la pena de muerte suscitada en
las convenciones de 1878 y 1896 hasta su abolición denitiva en 1897.
Aunque el debate sobre la pena de muerte se desarrolló dentro del mar-
co legislativo y jurídico, estuvo directamente relacionado con un contexto
más amplio de disputa sobre las formas de institución de la soberanía y la
conformación del poder del Estado. En ese sentido, también tomaré como
eje teórico el análisis del derecho y los delitos como “un prisma para com-
prender la sociedad”.
5
Para García Moreno, la insuciencia de las leyes jus-
ticaba su implementación en condiciones de “excepción” y era una de las
formas de armación de la soberanía. Como apunta George Agamben,
6
el
soberano no solo se coloca fuera de la ley sino que declara que no hay un
afuera de la ley. Para el liberalismo, por el contrario, las formas de ejerci-
cio de la soberanía requerían ser legitimadas socialmente; el orden jurídico
debía orientarse a la educación y rehabilitación antes que al castigo y a la
vindicta de la sociedad.
4. Giovanni Levi, “Sobre microhistoria”. En Formas de hacer historia, ed. por Peter Bur-
ke (Madrid: Alianza Universidad, 1994), 124.
5. Carlos Aguirre y Ricardo D. Salvatore, “Escribir la historia del derecho, el delito y el
castigo en América Latina”, Revista Historia y Justicia, n.
o
8 (abril 2017): 231.
6. Giorgio Agamben, Homo Sacer. El poder soberano y la nuda vida (Valencia: Pretextos,
1998), 27.
-PRO47.10septiembre.indd 14 12/10/18 14:54
Procesos 47, enero-junio 2018 15
La pena de muerte
y eL ajustiCiamiento moraL
En la ciudad de Cuenca, el 20 de abril de 1857, fue ajusticiado el indígena
Tiburcio Lucero, condenado al suplicio:
7
La hirviente multitud formando una masa cerrada en 1a calle se abrió dejando paso
al cortejo que salía de la cárcel en la Plaza Mayor y se dirigía a la plazuela de San
Francisco […]. El reo iba custodiado por soldados que nada hacían para evitar los
atropellos de la multitud que blasfemaba contra el sentenciado y a veces le lanzaba
piedras […]. Vestía túnica blanca, escarnecida a trechos con manchas de sangre y
le habían amarrado las manos atadas a una palma seca […]. La caja ronca percutía
lúgubre, tanto como las oraciones de la buena muerte del capellán […] los pies del
indio, engrillados, le estorbaban al andar; tropezaba y para que caminase mejor, los
soldados que iban detrás de él, lo pinchaban con sus yataganes […]. Una cruz pre-
sidía el pelotón de fusileros […] y ahí contra el muro del convento de San Francisco,
el patíbulo […]. A pulso subieron al indio al palo […] y lo ligaron con betas de torci-
da piel de bueyes […] lo vendaron con una tira negra […]. Los tambores redoblaron
y en medio de la poblada […] sonaron los disparos. La ley estaba cumplida.
8
Pocos días después de la muerte de Lucero, la escritora Dolores Veinti-
milla de Galindo publicó “Necrología”, impreso en el cual condenó la pena
de muerte. Comenzaba su escrito diciendo:
No sobre la tumba de un grande, no sobre la de un poderoso, no sobre la de un
aristócrata, ni sobre la de un demócrata, que derramo mis lágrimas ¡No! […] sí que
las vierto sobre la de un hombre, sobre la de un esposo, sobre la de un padre de
cinco hijos, que no tenía para estos más patrimonio que el trabajo de sus brazos.
La estrofa nal decía:
Que allí tu cuerpo descanse en paz, pobre fracción de una clase perseguida; en
tanto que tu espíritu, mirado por los ángeles como su igual, disfrute de la heren-
cia divina que el Padre común te tenía preparada. Ruega en ella al Gran Todo que
pronto una generación más civilizada y humanitaria que la actual venga a borrar
de la patria de tus antepasados la pena de muerte.
9
7. María Elena Barrera-Agarwal, Dolores Veintimilla. Más allá de los mitos (Quito: Aca-
demia Nacional de Historia / Sur Ediciones, 2015), 79. Barrera sostiene que Remigio Cres-
po Toral (1885) fue el primer autor en señalar que Lucero fue parricida, aunque no hay
evidencias de que haya cometido este delito.
8. G. H. Mata, Dolores Veintimilla asesinada (Cuenca: Editorial Biblioteca Cenit, 1968),
190-191.
9. “La Sra. Dolores Veintimilla de Galindo”. La Nueva Era, n.
o
28, año 1 (abril 1874), 1.
En el n.
o
27 de la misma revista se menciona que el objetivo del artículo sobre la poeta es
-PRO47.10septiembre.indd 15 12/10/18 14:54
Procesos 47, enero-junio 201816
Las reacciones no se hicieron esperar. El hecho de que se atreviera a ha-
cer pública su inconformidad con la pena capital, defendida aún por la Igle-
sia católica, era inconcebible para sus detractores y constituyó la gota que
desbordó la persecución moral de la que era objeto por ser librepensadora
y recibir en su casa a los poetas de la ciudad. En hojas volantes anónimas,
atribuidas por algunos autores a fray Vicente Solano,
10
no solamente la fusti-
garon por defender a Lucero, “ya que el crimen debe ser expiado ante Dios
y ante los hombres”, sino que calumniaron su honor y reputación hasta el
punto que acabó con su vida suicidándose.
eL debate
Un año antes del ajusticiamiento de Lucero, fray Vicente Solano se había
referido a la pena de muerte planteando que era “lícita y necesaria”. Basán-
dose en San Pablo, Santo Tomás y San Agustín arma que “entre los católicos
es […] lícita la muerte de los malhechores por ser conforme a la escritura, a
los padres de la iglesia y a la misma razón”.
11
Frente al argumento de que los
daños ocasionados por el hombre que infringió la ley no se remedian con su
muerte, Solano dice que es verdad pero arma, sin embargo, que previenen
otros del mismo tipo. Tomando una cita del P. Feyjoó señala: “[…] los delitos
perdonados son contagiosos; la impunidad de un delincuente inspira a otros
para serlo; y, al contrario, su castigo, defendiendo una aprehensión pavorosa
en todos los malintencionados, ataja mil infortunios”.
12
Para Solano “lo que llama [a] compasión, lantropía & no es más que un
pretexto para dejar impunes los delitos y trastornar el orden social”. Para él,
las razones que esgrimían publicistas como Torres Caicedo y Filangieri, a fa-
vor de la abolición de la pena de muerte, eran muy débiles, pues la sociedad
dar a conocer al público algunas de sus composiciones inéditas y popularizar otras que
fueron publicadas anteriormente por Ricardo Palma en su obra Tradiciones.
10. Hernán Rodríguez Castelo, después de hacer una crítica interna a los escritos de
Solano y a los anónimos en contra de Dolores Veintimilla, sustenta que fueron producto del
mismo autor. En “Solano, Dolores Veintimilla y la pena de muerte”, Libro de Homenaje a Plu-
tarco Naranjo Vargas, comp. por Jorge Núñez Sánchez (Quito: Academia Nacional de Historia,
2010). Fray Vicente Solano (Cuenca, 1791-1865) fue un prolíco publicista de la orden francis-
cana. Publicó varios textos y revistas en los que polemizó con escritores liberales defendiendo
a la Iglesia católica: El Eco del Azuay (1828); Baturillo, El Telescopio y La Alforja (1829); La Escoba
(1854). Precisamente, en esta última revista defendió la pena de muerte polemizando con la
poeta Dolores Veintimilla de Galindo. Véase www.diccionariobiográcoecuador.com.
11. Vicente Solano, “Pena de muerte”, La Escoba, n.
o
10 (12 de noviembre 1856): 1.
12. Vicente Solano, “Continuación del artículo Pena de muerte”, La Escoba, n.
o
12 (6
de noviembre 1856): 1.
-PRO47.10septiembre.indd 16 12/10/18 14:54
Procesos 47, enero-junio 2018 17
tiene derecho a quitar la vida a quien la quita, referencias que dan cuenta de
que Solano conocía el debate global sobre la pena de muerte, asumiendo, en
este sentido, la posición de la Iglesia católica universal interesada en rear-
mar la noción teológica de soberanía. G. Filangieri (1753-1788) fue un jurista
y pensador italiano, creador de la Ciencia de la Legislación, texto que sentó las
bases de las lecturas y el bagaje cultural de los ilustrados en el pensamiento
criminal, entre ellos la abolición de la tortura, la inviolabilidad de domicilio
y, sobre todo, el fundamento de la ley como única base del derecho. Por su
parte, J. M. Torres Caicedo (1830-1889) fue un escritor y publicista colombia-
no ilustrado que abogó por el sufragio universal, la libertad individual, la
libertad de prensa, la abolición de la pena de muerte, entre otros principios
liberales. Al defender la pena de muerte Solano señala que:
Se mata al que mata porque es lícito; y es lícito porque Dios lo manda […]. Cuan-
do se quita la vida al asesino no hay pena del Talión porque aquí no hay un tanto
por tanto: el modo, las circunstancias lo hacen muy distinto. Para que hubiera
pena del talión sería preciso que el asesino fuera muerto sin los auxilios religio-
sos, sin los cuidados que se le prestan, sin disponer de sus intereses como él lo
hizo con su víctima […].
13
Se podría pensar que estaba polemizando con el ministro del Interior de
1857, el doctor Antonio Mata, quien en su Informe al Congreso de ese año se
declaró contrario a la pena de muerte:
Cómo es que conservamos en medio de la corriente civilizadora del siglo en que
vivimos la pena capital como análoga al homicidio, siendo como es propio de la ley
del Talión. Crece todavía la monstruosidad del último suplicio, si se considera que
sus funestos efectos son trascendentales a sus deudos exentos de culpa, a los cuales
se priva para siempre de los consuelos y socorros que les dispensaba el padre, el
esposo, el hijo o el hermano, cuya sangre ha corrido en el patíbulo en que se inmo-
lan al mismo tiempo la vida de un hombre y el porvenir de una familia inocente.
14
En ese contexto de pugna entre los principios liberales y las ideas conser-
vadores se puede comprender la resonancia del escrito de Dolores Veintimi-
lla “Necrología”, puesto en circulación en la ciudad de Cuenca. Ella misma
había escrito con su puño y letra al margen de esta publicación: “Me ha he-
cho reír la bulla que ha causado aquí mi pobre papel, por ser escrito de una
mujer, es decir de un semi-animal, que es lo que piensan que somos”.
15
A
13. Solano, “Pena de Muerte”, 1.
14. “Exposición del Ministro del Interior, Relaciones Exteriores e Instrucción Pública di-
rigida a las Cámaras Legislativas del Ecuador en 1857” (Quito: Imprenta del Gobierno), 32.
15. “La Sra. Dolores Veintimilla de Galindo”. La Nueva Era, n.
o
28, año 1 (16 de abril 1874): 1.
-PRO47.10septiembre.indd 17 12/10/18 14:54
Procesos 47, enero-junio 201818
raíz de este indicio, se puede conjeturar que percibía el malestar que había
causado su escrito por un tema tan polémico como la pena de muerte y por
ser de autoría de una mujer.
La posición de Dolores Veintimilla al mencionar a “la clase perseguida”
con seguridad respondía a las corrientes liberales que, como he manifestado,
ya se expresaban en el clima político de ese momento. Se debe recordar que
un poco antes, en 1845, el presidente José María Urbina eliminó la esclavitud
y el mismo año del suceso, el 21 de octubre de 1857, se suprimió el tributo
indígena. En ese contexto es posible que Dolores Veintimilla siguiera de cer-
ca el debate suscitado en los espacios de opinión pública y en el Congreso
Nacional alrededor de estos acontecimientos históricos. Pero, además, la es-
critora asumía una posición sensible frente a un hecho concreto.
Dolores Veintimilla de Galindo fue objeto de distintas presiones, pero el
ataque nal que recibió fue de tipo moral. En otra hoja volante La defensa de
Madama Zoila (la criticona maligna) rmada por “Colegiales” le dijeron: “U. es
un pecador público, en el concepto de público y si no se corrige tendrá U. el
mismo n que su amigo Horacio”.
16
Al parecer, esta calumnia contra su honor
fue de tal magnitud que se suicidó, acabando con su vida apenas un mes más
tarde de que fuera ajusticiado Lucero. Se trataba de una acción personalizada
pero ancada en un clima moral especíco. La sociedad de ese momento po-
seía otros canales represivos, diversos de los legales pero tan efectivos como
estos ejercidos desde la cotidianidad, como micropoderes dirigidos a aislar,
a acosar y minar las fuerzas internas de los individuos y sobre todo de las
mujeres que se atrevían a pensar, tomar posición y expresar sus pensamientos.
En los poemas de Dolores Veintimilla se puede vislumbrar su dolor frente a la
maledicencia, el ambiente que le rodeaba y la angustia e inconformidad frente
a sus “enemigos”: “¿Por qué, por qué queréis que yo sofoque/lo que en mi
pensamiento osa vivir?/ Por qué matáis para la dicha mi alma?/ Por qué ¡co-
bardes! A traición me herís?”.
17
En defensa de su reputación, escribió Al Público:
Una imperiosa necesidad me hace volver a escribir para el público. Se ha presenta-
do a él con el epígrafe de Zoila un libelo en que su autor cubierto con la impunidad
que ofrece el disfraz, calumnia la reputación de la mujer escritora de una necro-
logía. Yo, la escritora de ese papel, como mujer, no he podido ver sin afectarme
profundamente ni pasar en silencio el que tan solo por satisfacer odios gratuitos,
ataque en público el sentimiento más caro de mi corazón: mi honor […]”.
18
16. Mata, Dolores Veintimilla, 231-233.
17. Fragmento del poema “A mis enemigos” reproducido por la revista La Nueva Era,
n.
o
33, año 1 (21 de mayo 1874): 1.
18. “La Sra. Dolores…”, 1.
-PRO47.10septiembre.indd 18 12/10/18 14:54
Procesos 47, enero-junio 2018 19
Al parecer, según la nota de La Nueva Era (que fue reproducido en El
Correo del Perú), este escrito no fue publicado en vida de Dolores:
nuestra poetisa escribió una vindicación que por consejo de algunas personas
prudentes no la dio a luz, permaneciendo inédito hasta hoy: en ella se nota la
dignidad de un carácter generoso ofendido por sus enemigos, al mismo tiempo
que las quejas y el llanto del corazón de una mujer.
19
Si esto fue así, y habiendo circulado posteriormente otro pasquín en su
contra: “Un curioso ratoncito”, rmado por “Roepan”, se puede conjeturar
que el suicidio de Dolores Veintimilla se debió a la imposibilidad de defen-
der su honor. También se lo puede entender como la manifestación más sen-
tida y extrema de rebeldía y rechazo a la injusticia de la que era objeto. En
ese sentido, sería una expresión de agencia personal,
20
dirigida a enfrentar
un acontecimiento público.
El argumento esgrimido por el doctor Mariano Cueva, asesor del juicio
canónico seguido un año más tarde por el marido de Dolores Veintimilla,
para que sus restos puedan ser enterrados “en sagrado” y no fuera del ce-
menterio como lo hicieron por haberse suicidado, apela al extravío de su
razón pero también al acoso que sufrió:
Aseguran que a consecuencia de ciertas publicaciones impresas contra el ho-
nor de la señora Veintimilla, estuvo esta por muchos días entregada a una pesa-
dumbre sin límites, porque se creía deshonrada, humillada, llena de vergüenza
y alimentaba esas ideas en la soledad; que según el dictamen de los facultativos
corriente a fojas 26 vuelta, esas causas determinan el trastorno de la inteligencia,
especialmente en los temperamentos nerviosos, delicados y susceptibles como
expresan que fue el de la señora Veintimilla, concluyendo por armar que es
muy probable que haya llegado a perder la razón.
21
También hay otros escritos en los que se pretende atribuir su suicidio (y
también de esa forma desvalorizar su pensamiento) a argumentos aparen-
temente relacionados con el “extravío de su imaginación por la lectura de
romances perniciosos”. En los informes ociales de ese año, el gobernador
de la ciudad de Cuenca informa al ministro del Interior en este sentido:
Entre los [delitos] que se han perpetuado en este año gura uno que rara vez tie-
ne lugar entre nosotros: el suicidio de la señora Dolores Veintimilla de Galindo,
natural de Quito. Dotada de una sensibilidad poco común y de una imaginación
19. Ibíd.
20. Alejandra Astudillo, La emergencia del sujeto femenino en la escritura de cuatro ecuato-
rianas de los siglos XVIII y XIX (Buenos Aires: Corregidor, 2015), 202-209.
21. “La Sra. Dolores…”: 2.
-PRO47.10septiembre.indd 19 12/10/18 14:54
Procesos 47, enero-junio 201820
ardiente, pudo ser en la sociedad ecuatoriana una madre modelo de amor y de
ternura para con sus hijos y una esposa solícita por la tranquila conservación de
su marido en los países remotos en que estaba a tiempo del suicidio; pero pare-
ce que extraviada con la lectura de algunos romances perniciosos y nutrido su
espíritu con un alimento puramente novelesco, vio disiparse sobre la tierra las
ilusiones de su fantasía y se envenenó, creyendo hallar reposo en la oscuridad de
los sepulcros […]. El hecho fue una campanada que resonó en toda la provincia
de mi mando y especialmente en el corazón delicado de la esposa y de la madre
y en la inexible razón de las autoridades públicas.
22
De acuerdo con esta interpretación, el suicidio de Dolores Veintimilla no
fue resultado del acoso moral del que fue objeto, sino una consecuencia del ex-
travío de su mente ocasionado por las “lecturas de romances perniciosos”. De
la misma manera, el crítico literario y hombre público Juan León Mera escribió
sobre este tema en 1868. Si bien Mera aboga por la importancia de la educación
de las mujeres en un medio en el que no eran valoradas, el caso de Dolores
Veintimilla le sirve para manifestar la desviación y al peligro que podían sufrir
las mujeres debido a las malas lecturas. Él señala que en las manos de Dolo-
res Veintimilla cayeron libros insustanciales y corruptores. Reriéndose a las
mujeres en general, advierte sobre “cuan perniciosas a la moral y a las letras
son esas novelas románticas […]. Las mujeres, de suyo más sensibles, son las
que abrazan ciegamente el partido de las novelas y de los versos cortados a
la moda del día y, por supuesto, son las que más pierden”.
23
A propósito del
ambiente que vivió Dolores Veintemilla, el escritor G. H. Mata señala: “Si entre
el vulgo existe secreta inquina contra los hombres intelectuales, su encono es
más abundante contra las mujeres que piensan: que caen siempre en la “san-
ción” no solamente de los iletrados sino que sufren la condenación social”.
24
Sin embargo, más allá de lo señalado por Mata, las evidencias muestran
que el ataque que sufrió Dolores Veintimilla fue causado por declararse con-
traria a la pena de muerte y de ese modo poner en cuestión la autoridad de
la Iglesia y del Estado. Para hacerlo se utilizó como justicativo sus supues-
tas faltas morales. Esto también se vislumbra en otros escritos posteriores a
su muerte en los que de manera velada o directa se siguió atacándola de la
misma forma.
25
Posteriormente a la muerte de Dolores Veintimilla, el mismo
fray Vicente Solano señala:
22. “Informe del Gobernador de Cuenca al Ministro del Interior y Relaciones Exterio-
res en 1857” (Quito: Imprenta del Gobierno, 1857), 67.
23. Juan León Mera [1868], “Dolores Veintemilla de Galindo. La educación de la mujer
entre nosotros”. En Juan León Mera, Antología esencial (Quito: Banco Central del Ecuador
/ Abya-Yala, 1994), 106.
24. Mata, Dolores Veintimilla…, 230.
25. Barrera-Agarwal, Dolores…, 32-33, 45-50.
-PRO47.10septiembre.indd 20 12/10/18 14:54
Procesos 47, enero-junio 2018 21
En los números 10, 12, 13 de este periódico he hablado sobre esta materia tan
importante [la pena de muerte] fundándome en la autoridad y la razón […]. No
obstante, en nuestro siglo hay una tendencia marcada a la abolición de la pena de
muerte y esto no puede provenir sino de dos cosas, o del desprecio de la religión,
o del deseo de ver transformada la sociedad con la impunidad de los crímenes.
No ven que, como dice Madrolle, la abolición de la pena de muerte acaba multi-
plicando las muertes. El Ecuador ha comenzado a experimentar esta verdad en
la persona de la desgraciada María de los Dolores Veintimilla. Esta mujer, con
tufos de ilustrada, había hecho la apología de la abolición de la pena de muerte;
y por una inconsecuencia del espíritu humano, como he dicho antes, se atribuyó
un poder que había negado a la sociedad: se suicidó con veneno, porque no pudo
sostener su cuestión contra los que la habían atacado.
26
La muerte de Dolores Veintimilla debió provocar en la ciudad de Cuenca
(o al menos en una parte de ella) sentimientos parecidos a los del cadalso:
la de un sistema social vindicado en sus principios morales. La sociedad
aplicaba para las mujeres mecanismos de coerción, violencia simbólica y
sanción moral que, como este caso, podían conducir a la muerte. Además de
los casos de ejecución punitiva contra mujeres, existía un clima favorable a
este tipo de ajusticiamiento que se reprodujo más allá en el tiempo. En ple-
na época liberal se conoce el ajusticiamiento simbólico de la librepensadora
Zoila Ugarte de Landívar (1911) por mostrarse contraria al líder liberal Eloy
Alfaro, quien se oponía a las elecciones libres (pusieron un monigote con su
nombre y lo fusilaron).
27
Se trataba de acciones públicas de armación del
poder soberano. La soberanía, como muestran Foucault y Agamben, se ejer-
ce de modo práctico a partir de acciones concretas o de una micropolítica, a
la vez que forma parte de la publicidad del Estado.
La pena de muerte y eL poder soberano
Conocemos por Foucault que en Europa, en la sociedad de Antiguo Ré-
gimen, el espectáculo de la ejecución respondía a una “práctica regulada”
a una lógica propia, cuyo propósito era infundir terror y, al mismo tiempo,
complacencia en el público que presenciaba el acto, rearmando así el poder
del soberano sobre la vida de la población. Con las ideas de la Ilustración y el
nacimiento de la biopolítica, empezó un debate alrededor de su convenien-
cia y utilidad, desarrollado sobre todo en el campo de las reformas jurídicas
26. Vicente Solano, “Pena de muerte”, La Escoba, n.
o
21 (21 octubre 1857): 1.
27. El Ecuatoriano (6 de julio 1911): 3.
-PRO47.10septiembre.indd 21 12/10/18 14:54
Procesos 47, enero-junio 201822
y penales. Una de las obras que reeja esta posición es la de Cesare Beccaria
(1735-1794), quien en 1744, en el contexto de una Europa en la que todos los
países aplicaban la pena de muerte para múltiples delitos, publicó Tratado
de los delitos y las penas. En esta obra, Beccaria se pronuncia abiertamente en
contra de la tortura y de la pena de muerte. Sobre esta segunda dice:
1. Que los hombres no pueden atribuirse el derecho de matar a sus semejantes
2. Que la pena de muerte no es un derecho, sino una guerra de la nación contra
un ciudadano.
3. Que esta guerra, además, está pérdida por adelantado, puesto que la última
pena no tiene efectos disuasorios sobre las personas que desafían a la sociedad.
4. Que este ejemplo de atrocidad tiene un efecto negativo sobre las pasiones de
los hombres, y que es absurdo que las leyes, para alejar a los ciudadanos del
asesinato, ordenen un asesinato público.
Lo que guiaba estas reexiones no era la idea de castigo, sino la de re-
habilitación y control disciplinario. En su tratado, Beccaria se preguntaba si
es la muerte verdaderamente útil y justa en un gobierno bien organizado,
y responde textualmente: “No es pues, la pena de muerte derecho, cuando
tengo demostrado que no puede serlo, es solo una guerra de la nación contra
un ciudadano, porque juzga útil o necesaria la destrucción de su ser. Pero si
logro demostrar que la muerte no es útil ni necesaria, habré ganado la causa
de la humanidad”.
28
En el Ecuador de la época garciana, la aplicación de penas extremas como
la de muerte obedecía a un contexto en el que el Estado católico buscaba forta-
lecerse en medio de un clima de rebeliones indígenas, revueltas políticas y dis-
putas constantes. Estas acciones extremas de ajuste de cuentas sirvieron para
fundamentar el poder soberano y, de manera particular, el ejercicio del mismo
por parte de García Moreno. Es por eso que las ejecuciones se realizaban con
un despliegue público, como parte de los actos de rearmación del Estado. Tal
es el caso de los fusilamientos contra sus detractores políticos y las ejecuciones
realizadas a propósito del levantamiento de los indígenas de Yaruquíes, en
la provincia de Chimborazo. La sublevación se inició en Yaruquíes, el 18 de
diciembre de 1871, y luego se propagó desde las comunidades de Cacha hasta
Cajabamba, Sicalpa y Junín. Las víctimas fueron dos comisionados que debían
movilizar a la población indígena para la construcción de una carretera, un re-
colector de diezmos y cuatro milicianos. La declaración del estado de sitio por
parte del gobierno de García Moreno y el envío de tropas sofocó la rebelión.
Según las autoridades, algunos indígenas se entregaron, pero 300 terminaron
en la cárcel de Riobamba. El 8 de enero de 1872 fueron ajusticiados Julián Man-
28. Cesare Beccaria [1774], De los delitos y de las penas (Madrid: Trotta, 2011), 205.
-PRO47.10septiembre.indd 22 12/10/18 14:54
Procesos 47, enero-junio 2018 23
zano y Manuela León en presencia de 200 indígenas para escarmiento y luego
del juicio que declaró culpable a Fernando Daquilema por “haber gurado
como cabecilla principal en el motín […] circunstancias por las que le supusie-
ron Rey, este fue ajusticiado en la plaza de Yaruquiés”.
29
Como he mencionado, la abolición de la pena de muerte para los deli-
tos políticos fue aprobada en 1850, decisión que también fue asumida por
las convenciones de 1852 y 1861 hasta que el presidente García Moreno la
restableció en la Constitución de 1869, institucionalizándose en el Código
Penal de 1872. En este Código se establece de manera pormenorizada el pro-
cedimiento que debe seguirse en el caso de que un reo fuese condenado a
muerte. A partir del artículo 13 se pueden leer las siguientes disposiciones:
Todo condenado a muerte será pasado por las armas y la ejecución tendrá lugar
públicamente y de día, y en cuanto sea posible, en el mismo pueblo en que se
haya cometido el crimen; y cuando por circunstancias especiales no pudiere veri-
carse en él, se hará en la cabecera del cantón o en la capital de provincia.
Se anunciará la ejecución de la sentencia por carteles que expresen el nombre,
patria, vecindad, crimen del reo y pena que por él se le impone, los cuales se
jarán en los parajes más concurridos, pudiéndose también publicar por medio
de la imprenta en los lugares en que la haya.
La ejecución se hará sobre un cadalso o tablado sencillo, pintado o forrado de
negro, el cual se elevará en algún sitio público proporcionado para muchos es-
pectadores. En la parte superior del banquillo en que debe sentarse el reo, y de
modo que quede sobre la cabeza de este, se pondrá un cartelón que, con letras
grandes y legibles, anuncie su nombre, patria, vecindad, crimen cometido y la
pena que por él se le ha impuesto.
Si el reo condenado a muerte lo fuera por el crimen de asesinato, llevará una
túnica blanca ensangrentada y un gorro encarnado; si fuere por el de traición, irá
descalzo con la túnica negra hecha pedazos, con gorro negro y las manos atadas
a la espalda; y si fuere parricida, irá igualmente descalzo, con la túnica blanca
ensangrentada y desgarrada, con una cadena al cuello, cubierta la cabeza con un
velo negro y las manos atadas a la espalda.
Detrás del reo y con sus propias vestiduras, pero descubierta la cabeza y atadas
las manos, seguirán los que hayan sido condenados a ver ejecutar la sentencia.
En todos casos irán acompañados los reos de los ministros de la religión, del
subalterno de justicia que preside en la ejecución, y del escribano y alguaciles en
traje de luto, y de la escolta correspondiente.
Poco antes de salir el reo de la cárcel para el patíbulo y poco antes de llegar a este,
se publicará un pregón en la forma siguiente: “En nombre de la República y por
autoridad de la ley, N N, natural de N, vecino de N, ha sido condenado a la pena
de muerte que va a ejecutarse: los que levantaren la voz, o de alguna manera inten-
29. Hernán Ibarra, “Nos encontramos amenazados por todita la indiada”. El Levantamiento
de Daquilema (Chimborazo 1871) (Quito: CEDIS, 1993), 25.
-PRO47.10septiembre.indd 23 12/10/18 14:54
Procesos 47, enero-junio 201824
taren impedir la ejecución de la justicia, serán castigados como reos de rebelión”.
Ejecutada la sentencia, el cadáver del ajusticiado se entregará a sus parientes o
amigos, si lo pidieron para que le den sepultura sin pompa ni aparato alguno; y
si no, será sepultado por disposición de las autoridades o podrá ser entregado
para alguna operación anatómica.
Los cadáveres de los parricidas serán sepultados en sitios retirados fuera de los
cementerios públicos, y no se permitirá poner señal alguna que denote el lugar
de la sepultura.
No podrá ejecutarse la sentencia de muerte en los domingos y días de esta na-
cional o religiosa, ni en la semana santa.
En ningún caso se impondrá pena de muerte a ningún individuo que en el mo-
mento de cometer el crimen no tuviere diez y siete años cumplidos de edad.
Dicha pena será reemplazada por la de penitenciaría extraordinaria.
30
Llama la atención el hecho de que los cadáveres no reclamados podían
pasar al anteatro, para ser utilizados por los estudiantes de medicina en
sus observaciones y experimentaciones anatómicas. De ese modo, el garcia-
nismo mostraba su carácter pragmático: hacía del cadalso un recurso para el
desarrollo de las ciencias y, de manera especíca, de la medicina. El Hospital
San Juan de Dios, tal como fue reestructurado por García Moreno, contribu-
yó al desarrollo del sistema hospitalario y la ciencia médica en Ecuador. La
experimentación con los enfermos y la utilización de los cadáveres desacra-
lizados –como un recurso para la enseñanza médica que vincula hospital y
universidad– permitieron pasar a otra etapa dentro de la medicina en Ecua-
dor.
31
El impulso a las ciencias y a la educación, la apertura al progreso y a la
construcción de la nación ha llevado a que se considere el proyecto garciano
como una “modernidad católica”.
32
Desde nuestra perspectiva, es importan-
te analizar también las aristas de esa modernidad. El garcianismo no solo
contribuyó a una relativa actualización de los saberes cientícos y técnicos,
así como a la universalización de la enseñanza –gracias a la incorporación
de las mujeres a la escuela o a la capacitación de los sectores populares en
ramas artesanales–, sino que también coadyuvó al incremento de las formas
30. Código Penal y Código de Enjuiciamientos en materia criminal de la República del Ecua-
dor (Nueva York: Hallet y Breen, 1872)
31. Eduardo Kingman, “Orden hospitalario y administración de poblaciones”, docu-
mento de trabajo (Quito: Museo de la Ciudad, 1996).
32. Juan Maiguashca, “El proyecto garciano de modernidad católica republicana en
Ecuador, 1830-1875”. En La mirada esquiva. Reexiones históricas sobre la interacción del esta-
do y la ciudadanía en los Andes (Bolivia, Ecuador y Perú) siglo XIX, ed. por Marta Irurozqui
Victoriano (Madrid: CSIC, 2005); Derek Williams, “La creación del pueblo católico ecua-
toriano (1861-1875)”. En Cultura política en los Andes (1750-1950), ed. por Cristóbal Aljovín
de Losada y Nils Jacobsen, 319-373 (Lima: Universidad de San Marcos de Lima / Instituto
Francés de Estudios Andinos, 2007).
-PRO47.10septiembre.indd 24 12/10/18 14:54
Procesos 47, enero-junio 2018 25
de represión de los cuerpos, la sexualidad y el deseo. Los institutos educa-
tivos y de benecencia, como los orfanatos, hospicios y hospitales, además
de estar orientados a convertirse en centros modernos en términos adminis-
trativos o de saberes, contribuyeron de nuevas maneras a la sujeción moral
y espiritual de las mujeres y los niños, como también a la administración de
los huérfanos, los moribundos, los alcohólicos y los mendigos. La extensión
de la educación, las misiones y los asilos puede ser vista como una manifes-
tación de la modernidad y el progreso, siempre y cuando no deje de verse el
otro lado de ese proceso: la sujeción de hombres, mujeres y niños a cambio
de su protección.
33
Pero, ¿a quiénes se aplicaba la pena de muerte? De acuerdo con el Códi-
go de 1872, se aplicaba a los traidores que atentaban contra la seguridad del
Estado (art. 118); a los que intentaban abolir o variar en Ecuador la religión
católica, apostólica romana si el culpable se hallare constituido en autoridad
pública y cometiere la infracción abusando de ella (art. 161); a los violadores
cuando causaren la muerte en quien ha sido cometida la violación (art. 400);
a los asesinos, cuando el homicidio se cometa con premeditación, alevosía o
traición, y a los parricidas (art. 430). Como señala Carolina Larco, los artículos
concernientes a la ejecución de la pena de muerte establecidos en el Código
Penal de 1872 demuestran que la administración de la justicia, pese a la nueva
tipicación de delitos para sociedades modernas, se basaba aún en el derecho
penal propio de una sociedad de antiguo régimen, de la misma manera como
los nes y funciones del Panóptico de Quito, fundado por García Moreno en
1874, no supusieron la sustitución de la pena de muerte a favor de la prisión
“reformadora”, como habría ocurrido en Europa de acuerdo con Foucault.
34
Después de la muerte de Gabriel García Moreno, la Asamblea Constitu-
yente de 1878 aprobó la abolición de la pena capital para los delitos políticos
y para todos los comunes, con excepción del parricidio.
35
En la percepción
de sus contemporáneos, la abolición respondía a un afán humanitario, a un
proyecto político más democrático. El argumento principal de los abolicio-
nistas, y que se pone de maniesto en la Asamblea Constituyente de 1878,
consistía en la inviolabilidad absoluta de la vida humana y en el reemplazo
de la pena de muerte por el sistema penitenciario o la deportación al Archi-
piélago de Galápagos. El liberal Pedro Carbo, quien actuó también en esta
33. Eduardo Kingman y Ana María Goetschel, “El presidente Gabriel García Moreno,
el Concordato y la administración de poblaciones en el Ecuador de la segunda mitad del
siglo XIX”, Historia Crítica, n.
o
52 (enero-abril 2014): 137.
34. Carolina Larco, “Visiones penales y regímenes carcelarios en el Estado Liberal de 1912
a 1925” (tesis de doctorado, Universidad Andina Simón Bolívar, Sede Ecuador, 2011), 258.
35. Diario de Debates de la Asamblea Nacional Constituyente (Ambato, 7 y 15 de
febrero 1878), 85-99.
-PRO47.10septiembre.indd 25 12/10/18 14:54
Procesos 47, enero-junio 201826
discusión, planteó que la pena de muerte no correspondía a los principales
nes de las penas como son “la reparación y la corrección i enmienda del de-
lincuente y que mediante el sistema penitenciario, los delincuentes pueden
adquirir ocio y hábitos de trabajo y salir, al nal de su condena, corregidos
y enmendados”.
36
Los conservacionistas, por su parte, adujeron que: “[…]
por el terror que inspira la pena de muerte es el castigo más ejemplar y más
ecaz para contener los delitos”,
37
que la reforma del delincuente no es todo
el objeto de las penas sino, fundamentalmente, “[…] alejar de la sociedad
todos los delitos […] que con la ley abolicionista no se garantiza la inviolabi-
lidad de la vida, sino la impunidad de los grandes criminales, puesto que el
sistema penitenciario no existe entre nosotros”.
38
La relación entre el discurso sobre la delincuencia y los sectores sociales
también aparece en esta discusión. Mientras los liberales plantearon que “la
pena capital recae siempre sobre la porción ignorante, pobre y miserable de la
sociedad a la que no ha llegado la acción benéca que aquella debía haberla
extendido para mejorar su situación […] instruyéndole y educándole”;
39
los
conservacionistas, por su parte, opinaron que “la pena de muerte es necesaria
para contener a las clases ignorantes de la sociedad que no lo hacen sino por
el temor de la pena, a diferencia de los hombres educados y de moralidad,
quienes se contienen más bien por temor a la opinión pública y a los dictados
de su conciencia”.
40
Según Aníbal Viteri Lafronte, en la Convención de 1883
se instituyó nuevamente la pena capital para el asesinato y el parricidio:
Hermosos discursos se pronunciaron de una y otra parte defendiendo la pena de
muerte para los crímenes atroces, son notables los razonamientos de los señores
doctores Antonio Flores Jijón, Julio B. Enríquez, Luis F. Borja, Arízaga, Julio Ma-
tovelle, Reinaldo Varea y otros varios. Catorce diputados estuvieron en contra,
distinguiéndose entre ellos el doctor Alejandro Cárdenas y Marcos Alfaro.
41
En el año de 1887 se decretó, de acuerdo al mismo Viteri Lafronte, “una
desgraciada Ley de Gracia”, a partir de la cual se hacía del perdón poco me-
nos que imposible:
El resultado fue la ejecución de todos los condenados y tal vez hubieran seguido
matándolos irremediablemente si el inteligente y distinguido criminalista ecua-
36. Ibíd., f. 86.
37. Ibíd., f. 87.
38. Ibíd., f. 88.
39. Ibíd., f. 93.
40. Ibíd., f. 89b.
41. Aníbal Viteri Lafronte, “La pena de muerte”, Revista de la Sociedad Jurídico Literaria,
t. IX, n.
o
49 y 50, año V (Quito, julio y agosto 1906): 13.
-PRO47.10septiembre.indd 26 12/10/18 14:54
Procesos 47, enero-junio 2018 27
toriano Dr. Alejandro Cárdenas no hubiera vuelto por los fueros de la piedad y
del derecho en un magistral opúsculo crítico, Crítica a la Ley de Gracia de 1887, en
el que se aúnan el aticismo y la pulcritud del bien decir, con la acerada lógica y
el sabio razonamiento.
42
En efecto, Alejandro Cárdenas plantea en su alegato que la abolición del
perdón para los más menesterosos era la esencia de la Ley de Gracia de 1887.
Sus argumentos toman como centro de análisis las relaciones entre el indi-
viduo y la sociedad y se basan en el pragmatismo ilustrado de Stuart Mill
y Bentham. Para Bentham (citado por Cárdenas), “una ley penal inexible
traería grandes inconvenientes […] el poder de perdonar, que ofrece una
salvaguardia con el rigor sanguinario de la ley viene a ser, por decirlo así,
un bien comparativo”. De acuerdo con Bentham, sería innecesario el perdón
con leyes justas. Pero como esto no sucede, dice Cárdenas, se debe perdonar.
Su argumentación también se fundamenta en los opositores al derecho de
gracia, citando entre ellos a Garófalo y Concepción Arenal.
Partiendo de que para Garófalo “el jefe de la moderna escuela italiana”
el derecho de gracia “es uno de los medios con que los gobiernos fomentan
el crimen”, acaba con esta salvedad: “El derecho de gracia se encuentra en
todos las repúblicas y monarquías, en los primeros más bien por vía de revi-
sión en los asuntos graves a n de evitar la pena de muerte cuando no parez-
ca imposible la equivocación o el excesivo rigor del jurado […] El derecho de
gracia ha de conservarse como una rueda más del poder judicial”.
En cuanto al planteamiento de Concepción Arenal, lo sitúa en el debate
sobre la necesidad de reformar las leyes y la pena de muerte. Ella abogaba
contra el perdón porque puede ser la causa de que no se reformen las penas
crueles: “Hoy dice, si se suprimiera el derecho de gracia a favor de la pena de
muerte, creemos que vacilarían al establecerla y la opinión pública pediría la
reforma del Código Penal y las ordenanzas militares, desde el momento en
que las sentencias capitales hubieran de ser indefectiblemente ejecutadas”.
Para Cárdenas, si no se puede reformar las leyes, el derecho de gracia es un
medio de reparar la imperfección de la ley, las equivocaciones y, como ar-
ma Beccaria, “la atrocidad de las sentencias”. Plantea que borrar la posibi-
lidad del perdón no tiene correspondencia con los antecedentes, tendencias
y carácter nacionales. Como ejemplo, señala que aun García Moreno, en su
famosa “Carta Negra” de 1869, le concedió al Ejecutivo el derecho al perdón,
con excepción de los delitos contra la hacienda pública. Al analizar la ten-
dencia mundial a una cierta magnanimidad en las ejecuciones y su relación
con lo que pasaba en Ecuador, Cárdenas presenta algunos datos:
42. Viteri Lafronte, “La pena…”: 14.
-PRO47.10septiembre.indd 27 12/10/18 14:54
Procesos 47, enero-junio 201828
en España en un año de 35 sentencias, 29 fueron ejecutadas; en Inglaterra en 1881
de 35 sentencias, hubo 4 ejecuciones; en Austria en 1862 de 37 sentencias, hubo 2
ejecuciones; en Suecia en un año de 71 sentencias, hubo también 2 ejecuciones; en
Francia de 100 sentencias, hubo 4 ejecuciones; en los Países Bajos entre 1862-1864
de 13 sentencias, ninguna fue ejecutada; en el Ecuador desde la Ley de Gracia de
16 sentencias, todas fueron ejecutadas!
43
Argumenta que frente al aumento de la delincuencia en Europa, lo que
se trató en congresos internacionales, de antropología y legislación penal no
fue la eliminación del derecho de gracia ni el aumento de restricciones contra
ella. Al contrario, la tendencia general de las nuevas doctrinas fue la reforma
del delincuente y su rehabilitación. Plantea la necesidad del diagnóstico y el
conocimiento del delincuente. “A quienes así estudien reserva el porvenir la
gloria de transformar la ciencia penalista, como las necesidades sociales lo
demandan”. También en su razonamiento hay una perspectiva social. Los
ejemplos que presenta para evidenciar la injusticia de esta ley son todos de
indígenas que por delitos como el parricidio o asesinato han sido ajusticia-
dos sin tomar en cuenta circunstancias atenuantes.
44
Se puede encontrar, en las argumentaciones de este magistrado y pro-
fesor universitario, la inuencia del pensamiento positivista europeo. Sus
reexiones parecen concordar con las reformas de la legislación penal euro-
pea del siglo XIX que tratan de ajustar la ley a los casos particulares. Ya no se
trataría tanto de la aplicación rigurosa de la ley sino del control y la reforma
psicológica y moral de las actitudes y el comportamiento del individuo.
45
En
todo caso, no hay que perder de vista que estos argumentos son retomados
dentro de un contexto de luchas y enfrentamientos políticos y sociales y res-
pondían al clima del debate jurídico y académico que acompañó la decisión
política sobre la abolición de la pena de muerte dos años más tarde.
En efecto, la Asamblea Legislativa de 1896, de carácter mayoritariamente
liberal,
46
abolió la pena de muerte para los delitos políticos y comunes. Viteri
Lafronte relata que primero se votó por la supresión absoluta, pero después
se dejó subsistente esa pena contra los militares a pedido de los generales
Leonidas Plaza y Julio Andrade. Viteri destaca el papel que jugaron en ese
debate José Peralta, Francisco de P. Avilés, Modesto Peñaherrera, Gumer-
cindo Yépez, Felicísimo López y Celiano Monge, a los que se unieron José
Domingo Elizalde Vera, Abelardo Moncayo, Gonzalo Córdoba, entre otros,
43. Alejandro Cárdenas, Crítica a la Ley de Gracia de 1887 (Quito: Imprenta de M. V.
Flor, por F. N. Carrillo, 1894).
44. Ibíd.
45. Michel Foucault, La verdad y las formas jurídicas (España: Gedisa, [1978] 2011), 101.
46. “Diario de Debates de la Convención Nacional de 1896” (Quito, sesiones del 28 y
29 de octubre).
-PRO47.10septiembre.indd 28 12/10/18 14:54
Procesos 47, enero-junio 2018 29
quienes pedían que se borrase la pena de muerte para toda clase de delitos.
El más ardiente partidario de mantener la picota fue el doctor Emilio M. Te-
rán, “quien no solo quería para los militares a los cuales fusila por cualquier
cosa en su terrorista Proyecto de Código Penal Militar, sino para los delin-
cuentes comunes”.
47
En 1897 la Asamblea Nacional presidida por el liberal Abelardo Monca-
yo, y teniendo como secretarios a Luciano Coral y Celiano Monge, decretó
que la pena de reclusión mayor extraordinaria sustituía a la de muerte, que-
dando reformados los artículos del Código Penal que la imponían.
Como se observa, hay dos posiciones distintas que denen proyectos
políticos diversos en medio del proceso de constitución del Estado y de la
formación de la nación. Es difícil saber si el Estado en Ecuador se encontra-
ba lo sucientemente extendido como para mantener vigilancia permanente
sobre la sociedad y sobre los llamados sectores delincuenciales, y si era “ne-
cesaria” o no la pena de muerte para el desarrollo de una razón de Estado,
como parecería haber buscado el proyecto garciano. El cambio de un sistema
de castigos, en el que la pena de muerte constituía el mecanismo más extre-
mo, a otro basado en el control y la rehabilitación del delincuente contribuía
a un desarrollo mayor de los aparatos del Estado. Es posible, incluso, que
con la abolición de la pena de muerte los liberales hayan estado buscando
generar la imagen de un Estado civilizado, no violento, en oposición a la
“civilización del castigo”, como señala Lila Caimari para el caso argentino,
48
como parte de un proyecto distinto de administración de poblaciones.
refLexiones finaLes
Si se concibe la investigación de la historia como resultado de aproxima-
ciones sucesivas, el debate sobre la pena de muerte nos ayuda a entender de
mejor manera cómo se conguró el poder en el siglo XIX. En la medida en
que este artículo constituye un estudio puntual sobre un aspecto especíco,
permite un acercamiento a detalles históricos relacionados con la acción del
Estado y de instituciones como la Iglesia, que no son visibles desde una mi-
rada de conjunto. Igualmente, ayuda a entender la agencia de los individuos
y los grupos subalternos en su enfrentamiento con el poder y los límites de
esa agencia.
47. Viteri Lafronte, “La pena de muerte”, 14.
48. Lila Caimari, Apenas un delincuente. Crimen, castigo y cultura en la Argentina (Buenos
Aires: Siglo XXI, 2004), 31-73.
-PRO47.10septiembre.indd 29 12/10/18 14:54
Procesos 47, enero-junio 201830
Como se ha señalado antes, García Moreno hizo de la pena de muerte
uno de los elementos centrales de la armación de la autoridad del Estado
así como de su propio proyecto de construcción de una nación católica. De
acuerdo con Foucault, el ejercicio del poder soberano se basa en la capacidad
de dar la muerte y perdonar la vida.
49
Se trata de un poder dominantemente
represivo y coercitivo distinto al poder disciplinario y biopolítico, aunque
no necesariamente contrario al mismo. En el contexto del Ecuador de ese en-
tonces, política, económica y socialmente poco articulado, con instituciones
débiles, la pena de muerte y el suplicio constituyeron un ejercicio público
de armación de la soberanía cuya gura principal fue el cadalso. Si bien el
garcianismo fue el momento culminante en el intento de instituir una razón
de Estado (y en determinados momentos un Estado de excepción) orientada
por las ideas del orden, el progreso y el control de la población, sus bases se
venían dando con anterioridad, como muestran los casos reseñados. El gar-
cianismo no actuó en el vacío, sino sobre la base de un clima moral que se fue
constituyendo tiempo atrás gracias a la acción de la Iglesia y de publicistas
como fray Vicente Solano.
En ese sentido, se puede decir que el discurso sobre la pena de muerte
desarrollado por este publicista, al igual que las acciones punitivas y de con-
trol sobre la vida cotidiana, prepararon la llegada de García Moreno al poder.
Quiero destacar, en este sentido, la idea de que las formas de castigo en la
segunda mitad del siglo XIX no solo estuvieron relacionadas con el sistema
jurídico, sus leyes y aparatos, sino con lo que podríamos denominar redes
de control moral, constituidas al interior mismo de la vida social. Se trata de
todo un sistema de presión y juzgamiento moral que condujo, entre otros
casos, al suicidio de Dolores Veintimilla de Galindo.
El proyecto garciano de construcción de un Estado autoritario, capaz de
conducir al país hacia el progreso material y moral, se dio en medio de fuertes
disputas con los liberales y con sectores conservadores moderados, siendo el
debate sobre la pena de muerte uno de los espacios en el que se puede obser-
var esa disputa. Para los liberales, en particular, la eliminación de la pena de
muerte contribuía a construir un Estado basado no tanto en el principio de la
soberanía y el uso de la fuerza, como en el de la gubernamentalidad, esto es
en la capacidad de orientar la vida de las poblaciones, potenciarla y adminis-
trarla, incluyendo la vida de los condenados por razones penales o políticas.
Desde una perspectiva histórica de largo plazo, se estaba dando paso a un
tipo de dominación diversa, donde el Estado pretendía resguardar o proteger
al individuo y a la población como política de orden público y de control. Si
49. Michel Foucault, “Del poder de soberanía al poder sobre la vida”. En Genealogía del
racismo, 247-273 (Madrid: Las ediciones de la Piqueta, 1992).
-PRO47.10septiembre.indd 30 12/10/18 14:54
Procesos 47, enero-junio 2018 31
bien esto es cierto en términos de desplazamiento en los sistemas de poder,
ello no invalida el hecho de que en un momento concreto, temas como el de la
abolición de la pena de muerte hayan movilizado a distintas fuerzas y que una
parte de ellas se haya orientado a un proyecto más abierto de organización de
la sociedad y el Estado. En el contexto de las luchas republicanas se trataba de
ampliar el espacio de las libertades públicas y del respeto humanitario, siendo
el abolicionismo uno de los elementos centrales.
fuentes y bibLiografía
FUENTES PRIMARIAS
Archivos
Archivo Biblioteca de la Función Legislativa (ABFL).
Biblioteca Ecuatoriana Aurelio Espinosa Pólit (BEAEP).
Documentos ociales
“Actas de Asamblea Nacional Constituyente 1878”, tomo 1, Ambato.
“Código Penal y código de enjuiciamientos en materia criminal de la República del
Ecuador”. Nueva York: Hallet y Breen, 1872.
Crítica a la Ley de Gracia de 1887. Quito: Imprenta de M. V. Flor, por F. N. Carrillo, 1894.
“Diario de Debates de la Convención Nacional de 1896”, sesiones de 28 y 29 de oc-
tubre.
“Exposición del Ministro del Interior y Relaciones Exteriores al Congreso de 1873”.
Quito: Imprenta Nacional.
“Informe del Gobernador de Cuenca al Ministro del Interior y Relaciones Exteriores
en 1857”, Quito: Imprenta del Gobierno.
“Mensaje del Presidente de la República del Ecuador al Congreso de 1873”. Quito:
Imprenta Nacional.
Periódicos y revistas
La Escoba, n.
o
10, 12, 13, 21, 1856-1857.
La Nueva Era, n.
o
27-33. Guayaquil, abril-mayo de 1874.
El Ecuatoriano, 6 de julio de 1911.
Revista de la Sociedad Jurídico Literaria, n.
o
49 y 50 (julio-agosto 1906): 1-24.
-PRO47.10septiembre.indd 31 12/10/18 14:54
Procesos 47, enero-junio 201832
FUENTES SECUNDARIAS
Agamben, Giorgio. Homo Sacer. El poder soberano y la nuda vida. Valencia: Pretextos,
1998.
Aguirre, Carlos y Ricardo D. Salvatore. “Escribir la historia del derecho, el delito y
el castigo en América Latina. Revista Historia y Justicia, n.
o
8 (2017): 224-252.
Astudillo, Alexandra. La emergencia del sujeto femenino en la escritura de cuatro ecuatoria-
nas de los siglos XVIII y XIX. Buenos Aires: Corregidor, 2015.
Barrera-Agarwal, María Helena. Dolores Veintimilla. Más allá de los mitos. Quito: Aca-
demia Nacional de Historia del Ecuador / Sur Ediciones, 2015.
Beccaria, Cesare. De los delitos y de las penas. Madrid: Trotta, 2011 [1774].
Caimari, Lila. 2004. Apenas un delincuente. Crimen, castigo y cultura en la Argentina.
Buenos Aires: Siglo XXI, 2004.
Clark, Kim. La obra redentora. El ferrocarril y la nación en Ecuador 1895-1930. Quito: Univer-
sidad Andina Simón Bolívar, Sede Ecuador / Corporación Editora Nacional, 2004.
Foucault, Michel. “Del poder de soberanía al poder sobre la vida”. En Genealogía del
racismo, 247-273. Madrid: Las ediciones de la Piqueta, 1992.
______. La verdad y las formas jurídicas. España: Gedisa, [1978] 2011.
Guerrero, Andrés. 2010. Administración de poblaciones, ventriloquía y transescritura.
Quito: FLACSO Ecuador / Instituto de Estudios Peruanos, 2010.
Henderson, Peter V. N. Gabriel García Moreno y la formación de un Estado conservador en
los Andes. Quito: Grácas Iberia, 2010.
Ibarra, Hernán. “Nos encontramos amenazados por todita la indiada”. El Levantamiento de
Daquilema (Chimborazo 1871). Quito: CEDIS, 1993.
Kingman, Eduardo. “Orden hospitalario y administración de poblaciones”. Docu-
mento de trabajo. Quito: Museo de la Ciudad, 1996.
—— y Ana María Goetschel. 2014. “El presidente Gabriel García Moreno, el Concor-
dato y la administración de poblaciones en el Ecuador de la segunda mitad
del siglo XIX”. Historia Crítica, n.º 52, 2014: 123-149.
Levi, Giovanni. “Sobre microhistoria”. En Formas de hacer historia, editado por Peter
Burke. Madrid: Alianza Universidad, 1994.
Maiguashca, Juan. “El proceso de integración nacional en el Ecuador: el rol del poder
central, 1830-1895”. En Historia y región en el Ecuador 1830-1930, editado por
Juan Maiguashca, 355-420. Quito: FLACSO Ecuador / York University / Ins-
tituto Francés de Estudios Andinos, 1994.
______. “El proyecto garciano de modernidad católica republicana en Ecuador, 1830-
1875”. En La mirada esquiva. Reexiones históricas sobre la interacción del estado y
la ciudadanía en los Andes (Bolivia, Ecuador y Perú) siglo XIX, editado por Marta
Irurozqui Victoriano, 233-259. Madrid: CSIC, 2005.
Mata, G. H. Dolores Veintimilla asesinada. Cuenca: Editorial Biblioteca Cenit, 1968.
Rodríguez Castelo, Hernán. “Solano, Dolores Veintimilla y la pena de muerte”. En
Libro de Homenaje a Plutarco Naranjo Vargas, compilado por Jorge Núñez Sán-
chez, 175-198. Quito: Academia Nacional de Historia, 2010.
Williams, Derek. “La creación del pueblo católico ecuatoriano (1861-1875)”. En Cultura política en
los Andes (1750-1950), editado por Cristóbal Aljovín de Losada y Nils Jacobsen, 319-373.
Lima: Universidad San Marcos de Lima / Instituto Francés de Estudios Andinos, 2007.
-PRO47.10septiembre.indd 32 12/10/18 14:54

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.


ISSN: 1390-0099

Licencia de Creative Commons
Procesos: revista ecuatoriana de Historia is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 4.0 Internacional License.