La política plebeya en las parroquias
rurales de Cuenca, 1995-2005*
Peasant politics in the rural parishes
of Cuenca, 1995-2005
Mónica Mancero Acosta
Universidad Central del Ecuador
mpmancero@uce.edu.ec
DOI: http://dx.doi.org/10.29078/rp.v0i46.650
Fecha de presentación: 26 de abril de 2017
Fecha de aceptación: 22 de septiembre de 2017
Artículo de investigación
Procesos: revista ecuatoriana de historia, n.º 46 (julio-diciembre 2017), 121-152. ISSN: 1390-0099; e-ISSN: 2588-0780
* Este trabajo contó, parcialmente, con el apoyo del Instituto Francés de Estudios An-
dinos, IFEA, a través de un concurso regional para fondos de investigación. Además, se
hizo acreedor a una beca de ayuda para proyectos de investigación de la Universidad
Andina Simón Bolívar, para exestudiantes de maestría. Agradezco a ambas instituciones
por su apoyo.
-PRO46.30enero.indd 121 16/03/18 12:52
RESUMEN
Este artículo examina la irrupción de los líderes rurales de las
parroquias del cantón Cuenca, denominados “cholos políticos” en la
arena de la política plebeya. Los testimonios de los líderes parroquiales
rurales son el material fundamental de la investigación. En primer
lugar, el artículo establece un estado de la cuestión en la literatura
sobre construcciones raciales y política; luego se analiza lo que se ha
denominado como proceso de conformación de “ciudadanía plebeya”.
Con este propósito se estudian las demandas de los líderes
parroquiales del cantón Cuenca, un espacio territorial marcado por
procesos de racionalización y de discriminación social
por su origen campesino.
Palabras clave: historia de América Latina, historia social, historia
política, Ecuador, Cuenca, siglo XX, siglo XXI, comunidades
indígenas, ruralidad.
ABSTRACT
This article examines the emergence of rural leaders in the parishes of
the canton of Cuenca, called “cholos políticos” [indigenous peasant
politicians] in the context of peasant politics. The testimonies of
rural parish leaders are the key sources for the research. The article
rst provides a baseline situation of the subject in the literature
on racial constructs and politics; afterwards, it reviews what has
been called the process of establishing a “peasant citizenry”. To
this end, it examines the demands made by parish leaders of the
canton of Cuenca, a territory marked by rationalization and social
discrimination because of its peasant origins.
Keywords: History of Latin America, social history, political history,
Ecuador, Cuenca, twentieth century, twenty-rst century, indigenous
communities, rurality.
Mónica Mancero Acosta
Doctora en Ciencias Sociales con especialización en Estudios Políticos por
FLACSO. Ha sido profesora de la Universidad de Cuenca, Universidad
San Francisco de Quito, Instituto de Altos Estudios Nacionales y profesora
invitada en varias universidades de México. Actualmente es profesora
de Teoría Política en la Universidad Central del Ecuador. Tiene varias
publicaciones sobre estudios políticos contemporáneos y feminismos.
-PRO46.30enero.indd 122 16/03/18 12:52
introduCCión
En la zona sur del austro ecuatoriano, especícamente en la provincia
del Azuay a la cual pertenece la ciudad de Cuenca, persisten discriminacio-
nes raciales. Los habitantes de la ruralidad generalmente son calicados de
“cholos” y “cholas” por los blanco-mestizos asentados en el área urbana,
quienes mantuvieron una dominación política y de clase en la región du-
rante un período prolongado. La política tradicionalmente estaba a cargo de
las élites “nobles” blanco-mestizas, y los “cholos” estaban apartados de esta
esfera. A mediados de la década de los noventa, se constata una emergencia
de actores políticos subalternos cholos. En el período 1995-2005, la ciudad
y sus parroquias rurales circundantes son dirigidas por Fernando Cordero,
representante del movimiento político Nueva Ciudad, en calidad de alcalde.
El carácter de este proyecto desata la participación política de los líderes
parroquiales. Este proceso conlleva tensiones irresueltas tanto por el persis-
tente racismo, como por la relativa marginación de la zona rural.
El presente artículo pretende problematizar este proceso de irrupción
de actores a quienes denomino “cholos políticos”, y entender el alcance que
tuvo en la política plebeya y aún en la institucional. Especícamente, en este
trabajo rastreo una pregunta de investigación relativa a tratar de interpretar
qué signicaciones tiene, en las representaciones simbólicas y en el sistema
político, el despliegue de una política plebeya que emergió en los espacios
rurales de la “noble” ciudad de Cuenca.
La esfera política rural ha sido escasamente estudiada en el país. Se ha
privilegiado la investigación de lo rural desde una perspectiva sociológica
relacionada con el territorio, la producción y la estructura social del campe-
sinado. La dinámica política no ha sido objeto de preocupación, quizás bajo
el entendido de que se trata de la “pequeña política”.
1
En este trabajo he acudido a los líderes de las parroquias rurales para tra-
tar de capturar sus percepciones y representaciones: este constituye el mate-
rial fundamental de la investigación. Tres de los cuatro líderes parroquiales,
a quienes realicé entrevistas en profundidad, fueron dirigentes parroquiales
durante el período en que se focaliza el estudio y las entrevistas estaban diri-
gidas a valorar este proceso, mientras que una última entrevista se hizo con
un líder reciente, con la nalidad de cotejar la actualidad de la información.
Además, he analizado la prensa regional, así como información secundaria
1. Gilles Pécout, “Le local et le national, le centre et la périphérie”, Le Mouvement Social
187 (1999): 3-9, http://www.jstor.org/stable/3779094.
-PRO46.30enero.indd 123 16/03/18 12:52
Procesos 46, julio-diciembre 2017124
de carácter estadístico, que se focaliza en el período de estudio, pero cuyos
procesos frecuentemente se extienden hasta la actualidad. Parto por estable-
cer un estado de la cuestión en la literatura sobre construcciones raciales y
política; luego examino lo que he denominado el proceso de conformación
de ciudadanía plebeya. Para ello, analizo las demandas de los líderes parro-
quiales, así como sus prácticas y discursos.
Cuando hablo de raza asumo el sentido que le da Peter Wade como un
juego de ideas acerca de los humanos, que pueden tener consecuencias como
discriminación o violencia racial.
2
Llamo “cholos políticos” a los líderes pa-
rroquiales rurales como un gesto por posicionar a estos actores subalternos
dentro de una matriz de dominación con fuertes componentes de racializa-
ción, que se ha ido transformando, aunque no totalmente, en la ciudad y re-
gión. Los actores políticos estudiados no se autoidentican como cholos sino
más bien como campesinos. La categoría “cholo” tiene un sentido complejo
en la región, de discriminación de unos sectores sociales sobre otros, pero
ha sido usada en una tradición académica crítica con el objetivo de recalcar
relaciones sociales que están permeadas de discriminaciones raciales.
Asimismo, conceptualizo como “política plebeya” a las representacio-
nes, prácticas y discursos de estos actores subalternos. Es una política dife-
renciada de la práctica institucional formal de la urbe. Se caracteriza por ser
una política, que, como ellos mismos lo han dicho, se hace “con los de aba-
jo”, es colectiva y requiere un sentido de pertenencia, refuncionaliza prácti-
cas tradicionales como la minga y las asambleas, se basa en el bien común
de la gente rural y se opone a tratos discriminatorios desde los habitantes
urbanos blanco-mestizos dominantes.
Mi argumento, en este trabajo, es que la política plebeya, desplegada por
los cholos políticos, fue una oportunidad histórica en la región para poten-
ciar una democracia radical. Esta dinámica generó algunos avances; sin em-
bargo, no fue profundizada, pues observamos que constantemente ha sido
revertida propiciando nuevas inequidades y la persistencia de imaginarios
racializados que se reproducen en la esfera política.
interpretaCiones sobre lo raCial
y la polítiCa en amériCa latina
Diversos autores han explorado la relación entre raza y participación po-
lítica en América Latina. La raza es analizada en términos culturales y no
2. Peter Wade, “Race in Latin America”. En A Companion to Latin American Anthropolo-
gy, ed. por Deborah Poole (Malden / Oxford: Blackwell Publishing, 2008), 177-192.
-PRO46.30enero.indd 124 16/03/18 12:52
Procesos 46, julio-diciembre 2017 125
biológicos; lo más importante, al explicar la cultura política en términos ra-
ciales, son los rasgos comunes que un grupo étnico comparte y cómo se con-
trapone a otros grupos, dando origen a desigualdades o discriminaciones.
Wade concibe la raza como un conjunto de ideas sobre la similitud y
diferencia de los seres humanos.
3
No es un concepto estático, sino que res-
ponde a los valores sociales de cada época. Wade concluye que la discrimi-
nación no es institucionalizada ni sistemática, sino individualista, silenciosa,
enmascarada. Sostiene que grupos indígenas sufren discriminación, sobre
todo en contextos urbanos, porque la estructura social colonial no se ha eli-
minado del todo en la región.
En esta misma tesitura, Carmen Romero nos previene acerca de que la ar-
mación de la inexistencia de razas parece dejarnos desarmados para enfrentar
un racismo que se difumina en términos de conictos culturales o de xeno-
fobia. Si la raza es una invención política, nos dice la autora, sin duda tiene
numerosos y dramáticos efectos de realidad. En este contexto, Romero se pre-
gunta: ¿es posible eliminar los efectos del racismo eliminando el término raza?
4
La noción de raza en Ecuador ha estado indefectiblemente unida al de-
bate sobre la población indígena. El trabajo de Mercedes Prieto hace un re-
corrido por esta noción que se introdujo en las élites ecuatorianas durante la
primera mitad del siglo XX, la cual fue utilizada para construir la imagen de
los indígenas como “ciudadanos inferiores” que suscitaban temor entre las
élites.
5
La autora concluye que “la raza fue usada como un concepto exible
que permitió argumentar diferentes grados de inferioridad/superioridad, al
tiempo que promovía sentimientos de temor entre las élites”.
6
En Ecuador, la literatura que aborda la participación política étnica se
enfoca en el movimiento indígena. Así, Sánchez Parga, de forma penetrante,
logra establecer una lógica dual que primó en el accionar político del movi-
miento. La opción étnica que privilegió el espacio político de la comunidad,
parroquia, cantón y entornos rurales; mientras que la opción clasista o inter-
étnica enfatizó en el espacio político de dirigencia de federaciones locales y
regionales. El partido Pachakutik expresa la segunda orientación, mientras
que los movimientos y organización provinciales mantendrán la primera.
7
3. Ibíd., 177.
4. Carmen Romero, “Los desplazamientos de la raza, de una invención política y la
materialidad de sus efectos”, Política y Sociedad, n.º 1 (2003): 113.
5. Mercedes Prieto, Liberalismo y temor. Imaginando los sujetos indígenas en el Ecuador
postcolonial 1895-1950 (Quito: FLACSO Ecuador / Abya-Yala, 2004), 79.
6. Ibíd., 72.
7. José Sánchez Parga, “Los indígenas ante los poderes y gobiernos locales”. En El Mo-
vimiento indígena ecuatoriano. La larga ruta de la comunidad al partido (Quito: Centro Andino
de Acción Popular, 2007), 111.
-PRO46.30enero.indd 125 16/03/18 12:52
Procesos 46, julio-diciembre 2017126
En una tesitura similar, Becker señala que el debate era si los indígenas de-
bían organizarse como una etnia o en alianza con otros sectores populares,
ya que los partidos políticos ignoraban las cuestiones indígenas.
8
Sánchez Parga analiza el proceso de irrupción de las parroquias y de
debilitamiento de las comunas, desde una perspectiva compleja, donde no
hay un simple juego de suma cero.
9
La creación de las Juntas Parroquiales
en el 2000 constituyó un dispositivo que amplió la participación política in-
dígena, pero también propició su integración al Estado nacional. A pesar de
que las juntas absorbieron el poder político de los cabildos y signicaron
una ampliación política del poder estatal, se convirtieron en un espacio de
conquista política por parte de las poblaciones comuneras, ya que supuso
neutralizar la presencia política del Estado con el teniente político y dispu-
tar a las minorías mestizas la hegemonía del centro parroquial. A la vez, las
Juntas Parroquiales han implicado un debilitamiento de las comunidades y
sus autoridades y se ha llevado a las parroquias las divisiones del conicto
político electoral.
El racismo ha constituido una arista en los análisis políticos de las orga-
nizaciones y pobladores indígenas y minorías afros. Para Becker el racismo
constituyó un fuerte impedimento para el triunfo de la candidatura nacional
indígena de Pachakutik en 1996, ya que había sido interiorizado en las co-
munidades indígenas que mostraban más conanza en candidatos mestizos
que indígenas.
10
De la Torre, por su parte, argumenta que el racismo en las
interacciones cotidianas entre afroecuatorianos y blanco mestizos, se dan
por doble vía, de blancos y mestizos hacia indígenas y negros y, viceversa.
11
Especícamente, el racismo por parte de los indios se basa en la búsqueda
de lo que De la Torre denomina una “revancha étnica o racial”. Así, mien-
tras para Becker el racismo en los indígenas sería algo interiorizado en ellos,
probablemente debido al legado colonialista, De la Torre ha enfatizado en
un racismo de resarcimiento, que llevaría a una suerte de repliegue étnico.
Un debate central acerca de la participación política de los indígenas han
sido los temas económicos y de clase, frente al tema cultural y étnico. Alguna
literatura resiente la ausencia de la perspectiva de clase, y plantea que ha
habido un orecimiento de las demandas étnicas gracias a la incursión de
las ONG y una emergencia del paradigma neoliberal, lo que ha llevado a
8. Marc Becker, “Movimiento Unidad Plurinacional Pachakutik”. En ¡Pachakutik!: Mo-
vimientos indígenas, proyectos políticos y disputas electorales en el Ecuador (Quito: FLACSO
Ecuador / Abya-Yala, 2015), 56.
9. Sánchez Parga, “Los indígenas ante los poderes…”, 114-115.
10. Becker, “Movimiento Unidad Plurinacional…”, 61-62.
11. Carlos de la Torre Espinosa, “Introducción”, En Afroquiteños: ciudadanía y racismo
(Quito: CAAP, 2002), 16.
-PRO46.30enero.indd 126 16/03/18 12:52
Procesos 46, julio-diciembre 2017 127
consolidar un neo-indigenismo etnófago.
12
Para otros autores, el privilegio
que se dio en la sociología ecuatoriana a la clase, llevó a desconocer lo étnico
y la discriminación racial.
13
En cualquier caso, se plantea que la etnicidad va
sustituyendo a la clase, llegando a constituirse en factor de identidad y de
movilización política. Esta etnización de lo político ha buscado redenir el
Estado hacia uno multiétnico o pluricultural.
14
En contraposición, León Galarza argumenta que la identidad política y
de protesta va más allá de una sustitución dicotómica de clase por etnia, ya
que no se trata de identidades rígidas y delimitadas, sino de una relación de
sentidos políticos entre alteridades.
15
Alianzas interétnicas fueron el susten-
to de la formación de identidades locales, ya que aportaron herramientas
lingüísticas para formar un discurso político de negociación con el Estado y
con la sociedad mestiza dominante a nales del siglo XX. De la revisión de la
literatura queda claro que ha habido una apuesta política del movimiento in-
dígena, pues se ha llegado a hablar de que la nalidad del movimiento con-
sistió en apoderarse del espacio rural en los ámbitos político e ideológico.
16
Los cholos políticos, sujetos de mi investigación, no han tenido lazos
sustanciales con las organizaciones del movimiento indígena, por ello no
se puede hacer totalmente extensiva la interpretación de esta literatura. Sin
embargo, es claro que ellos se inscriben en la revitalización de los espacios de
lo parroquial con una dinámica de poder como la referenciada por Sánchez
Parga. Pero también, en este caso, me parece válida una articulación entre lo
identitario y lo clasista, en la tesitura que lo plantea León Galarza.
Investigaciones sobre política, realizadas desde una perspectiva insti-
tucionalista, han desdeñado consideraciones de racialización de los sujetos
políticos. Silva sostiene, al igual que Wade, que ha existido continuidad his-
12. Víctor Bretón, “Desarrollo rural y etnicidad en las tierras altas de Ecuador”. En
Estado, etnicidad y movimientos sociales en América Latina. Ecuador en crisis, ed. por Víctor
Bretón y Francisco García (Barcelona: Icaria, 2003), 218-219.
13. De la Torre Espinosa, “Introducción”, 13.
14. Christian Büschges, “Políticas de identidad entre integración y autonomía: mo-
vimiento indígena, sociedad y Estado en Ecuador y Nepal desde una perspectiva com-
parativa y transnacional”. En Los Andes en movimiento. Identidad y poder en el nuevo paisaje
político, ed. por Pablo Ospina, Olaf Kaltmeier y Christian Büschges (Quito: Universidad
Andina Simón Bolívar, Sede Ecuador / Universidad de Bielefed / Corporación Editora
Nacional, 2009), 53-57.
15. Natalia Catalina León Galarza, “¿Identidades post-clasistas? La protesta indígena
de n de siglo”. En Etnicidad y poder en los países andinos, ed. por Christian Büschges, Gui-
llermo Bustos y Olaf Kaltmeier (Quito: Universidad Andina Simón Bolívar / Universidad
de Bielefeld / Corporación Editora Nacional, 2007), 163.
16.
Olaf Kaltmeier, “Estado, espacio y etnicidad: prácticas y representaciones espacia-
les en Cotopaxi entre la mímesis y la alteridad”. En Los Andes en movimiento..., 197.
-PRO46.30enero.indd 127 16/03/18 12:52
Procesos 46, julio-diciembre 2017128
tórica de un modelo de Estado jerárquico de origen colonial. Según Silva, “A
la competencia por el poder político solo pueden acceder aquellos grupos
que se ubican en el ápice de la pirámide social, los que concentran los recur-
sos necesarios y sucientes para participar exitosamente en la contienda”.
17
Tenemos escasos análisis acerca de las signicaciones del “cholaje” en el
Ecuador. Una reexión pertinente la encontramos en un estudio de Ibarra,
quien destaca que el cholo en Ecuador tiene características derivadas tanto
de su rol económico como cultural:
La imagen es la de un continuo que va de indio a mestizo mediante un proceso
de aculturación. El cholo era el que se insertaba en los circuitos de comerciali-
zación de ganado y productos agrícolas, produciéndose un cambio étnico que
acompañaba el ascenso económico. Sin embargo, el cholo por su función de in-
termediario en la circulación aparecerá después como el que tiene un papel pri-
mordial en forjar lazos y redes de compadrazgo con los indígenas.
18
El debate sobre el mestizaje en el Ecuador ha acompañado la propia con-
guración del Estado nacional. De acuerdo con la interpretación de Almeida,
el proyecto de mestizaje fue la ideología de la ecuatorianidad, según la cual
son los troncos indios y negros los que debieron subsumirse al tronco blanco-
mestizo, por ello imperó el blanqueamiento en búsqueda de la anhelada inte-
gración nacional.
19
Sin embargo, actualmente la identidad blanco-mestiza es-
taría en fase de repliegue, mientras que la indígena, en fase de recomposición.
Desde otra perspectiva, Espinosa maniesta que la contraposición entre in-
dígenas y mestizos es articiosa, puesto que los mestizos son realmente aque-
llos de ascendencia indígena quichua. El autor acusa a la Antropología de haber
difundido estereotipos etnocentristas.
20
En mi percepción, los esquemas racia-
les persisten porque son útiles y resultan funcionales a dominaciones determi-
nadas. De este modo, resulta pertinente diferenciar niveles, unos se correspon-
den con representaciones ideológicas –mestizaje, blanqueamiento– y otros con
conguraciones de grupos humanos por el color de piel o procedencia.
En un trabajo previo, al estudiar las cholas cuencanas contrasté el pro-
yecto racial del Cuzco con el de élites conservadoras cuencanas.
21
Pude ad-
17. Erika Silva, Identidad nacional y poder (Quito: Abya-Yala, 2004), 73.
18. Hernán Ibarra, “La revaloración del cholo y la cholicación”. En La otra cultura.
Imaginarios, mestizaje y modernización (Quito: Marka / Abya-Yala, 1998), 17.
19. José Almeida, “Identidades en el Ecuador. Un balance Antropológico”. En Ciuda-
dania e identidad, comp. por Simón Pachano (Quito: FLACSO Ecuador, 2003).
20. Manuel Espinosa, Los mestizos ecuatorianos y las señas de identidad cultural (Quito:
Tramasocial, 2000), 15.
21. Mónica Mancero Acosta, Nobles y cholos: Raza, género y clase en Cuenca 1995-2005
(Quito: FLACSO Ecuador, 2002).
-PRO46.30enero.indd 128 16/03/18 12:52
Procesos 46, julio-diciembre 2017 129
vertir que, mientras en el Cuzco fue un proyecto estraticado, populista y
masculino, según ha estudiado De la Cadena,
22
en Cuenca las élites fabrica-
ban una imagen de la chola asociada al folklor, como fruto de un mestizaje
clausurado. La economía moral de las cholas, según mi interpretación, es
una estrategia desplegada para tratar de reducir las enormes distancias his-
tóricas que persisten, entre los “nobles” y los “cholos” en la región.
23
Para Walsh existen luchas coloniales inconclusas, la identidad ecuato-
riana ha sido construida a partir de la negación de lo indígena y negro, por
parte de la sociedad mestiza.
24
Pero el intento de blanquear la sociedad y
utilizar el mestizaje como factor homogeneizador, no tuvo éxito. Así, vemos
una línea común en los análisis de los autores presentados. Todos ellos coin-
ciden en que las jerarquías raciales coloniales siguen presentes en Ecuador y
Latinoamérica, e inuencian en el escenario político.
En Perú, Marisol de la Cadena examina el concepto del mestizaje como
un híbrido conceptual.
25
Al inicio, el mestizaje fue entendido como la mezcla
entre dos “razas puras” y por tanto fue despreciado, pero luego se lo utili-
zó como método para tratar de civilizar el campo a través de la educación.
Francois Bourricaud, también se enfoca en Perú y considera que el cholo tiene
debilidades y vicios de ambas culturas.
26
El mestizo, en cambio, se describe
como traidor, inestable y ansioso. El cholo conserva la cultura tradicional, aun
cuando va a las ciudades.
Guillermo Nugent, quien escribió su libro con el sugerente título El laberinto de
la choledad en el contexto peruano, en un artículo reciente revisita su texto y plantea
que no hay razas, puesto que líneas raciales no son capaces de delimitar campos o
equilibrios en la balanza de poder en momentos de cohesión o de crisis.
27
Plantea
la gura de la “pigmentocracia” referida al distinto tono de piel. Mientras el ra-
cismo se expresa como segregación y separación, eso no ocurre en Latinoamérica,
se trata más bien de subordinación, puesto que conviven en los mismos espacios.
22. Marisol de la Cadena, Indígenas mestizos: raza y cultura en el Cuzco (Lima: Instituto
de Estudios Peruanos, 2004).
23. Mancero Acosta, Nobles y cholos: Raza…
24. Catherine Walsh, “Raza, mestizaje y poder: Las bases estructural-discursivas de la
sociedad ecuatoriana”. En Interculturalidad, Estado y sociedad: Luchas (de)coloniales de nuestra
época, ed. por Catherine Walsh, 25-40 (Quito: Universidad Andina Simón Bolívar, Sede
Ecuador / Abya-Yala, 2009).
25. Marisol de la Cadena, “The Racial Politics of Culture and Silent Racism in Peru”.
Documento presentado en la Conferencia Racism and Public Policy (Durban: United Na-
tions Research Institute for Social Development, 2001).
26. François Bourricaud, “¿Cholicación?”. En El indio y el poder en el Perú, 183-198
(Lima: Moncloa / Campodónico, 1970).
27. Guillermo Nugent, “El laberinto de la choledad, años después”, Quehacer, n.º 170
(2008): 7, https://es.scribd.com/document/73574364/El-Laberinto-de-La-Choledad.
-PRO46.30enero.indd 129 16/03/18 12:52
Procesos 46, julio-diciembre 2017130
En Bolivia, las relaciones raciales también marcan jerarquías sociales.
Espinoza analiza las relaciones entre la élite chola y la élite política.
28
Argu-
menta que existe una élite chola asociada al comercio informal, contrabando,
y redes económicas informales, con ancestro aymara. Hoy la identidad chola
es más amplia, son inmigrantes que asumen identidad urbana, diferente al
habitante no indígena.
La interseccionalidad entre política y racialidad es explorada por Van
Cott.
29
La autora examina la participación de Pachacutik en Ecuador y MAS
en Bolivia, y sostiene que valores como solidaridad y consenso se han insti-
tucionalizado en asambleas indígenas, donde se trabaja en democracia de-
liberativa. Mark Sawyer explora el mito de democracia racial e inequidades
en las décadas de los ochenta y noventa Latinoamérica.
30
A partir de los no-
venta ha surgido un activismo político racial en Bolivia, Ecuador, Perú y
Honduras. Con el n de asegurar atención y prestigio internacional, los paí-
ses se encargan que indígenas tengan oportunidades políticas y electorales,
a través de acciones armativas.
Según García Linera, intelectual boliviano y actual vicepresidente, las
prácticas políticas plebeyas, comunales y obreras son contrarias a la forma
moderna de hacer política y su expansión a todo el espacio público es una
posibilidad en contra de la despolitización. Esta expansión signicaría “una
ampliación de la democracia, a partir de un arranque de iniciativa social que
reinventaría el signicado de ciudadanía como acto de responsabilidad per-
manente de cada persona en el destino de las demás”.
31
Para García Linera
el modo moderno y racional de hacer política supone que quienes deben
pactar y representar los intereses sociales son las élites. Esta forma de hacer
política –para el autor– necesita de un individuo desprovisto de los circuitos
de liación comunal. Mientras que la potencia plebeya son fuerzas emergen-
tes de sectores sociales excluidos de la toma de decisiones, que actúan corpo-
rativamente y/o comunitariamente, y que buscan autorrepresentarse. Este
sentido de política plebeya lo retomo para mi estudio: la política desplegada
por los cholos políticos, tradicionalmente excluidos, carece de estas marcas
individualistas de la modernidad y reivindica lo comunitario, la asamblea.
28. Fran Espinoza, “Bolivia, élite sectorial chola y élite política: Las ambivalencias de
su relación”, Anuario de acción humanitaria y derechos humanos, n.º 11 (2013), http://www.
deusto-publicaciones.es/deusto/pdfs/anuario/anuario11.pdf.
29. Donna Lee Van Cott, Radical Democracy in the Andes (Cambridge: Cambridge Uni-
versity Press, 2008).
30. Mark Sawyer, “ ‘Race’ to the Future: Racial Politics in Latin America 2015”, Perspec-
tives on Politics 3, n.
o
3 (septiembre 2005): 561-566, http://www.jstor.org/stable/3689032.
31. Álvaro García Linera, La potencia plebeya. Acción colectiva e identidades indígenas,
obreras y populares en Bolivia (Ciudad de México: CLACSO / Siglo XXI, 2015), 193.
-PRO46.30enero.indd 130 16/03/18 12:52
Procesos 46, julio-diciembre 2017 131
Otra vertiente conceptual provechosa para esta investigación es aquella
referente a la politización de la ruralidad. Pécout sistematiza dos modelos
diferentes de entender este proceso en el caso de Francia, uno es el fran-
cés denominado “politización precoz”, cuyos representantes son Maurice
Agulhon y Philippe Vigier, quienes ubican “el descenso de la política a las
masas”, entre 1830 a 1851. Y, otro, el “modelo americano tardío”, construido
por Eugen Weber y Suzanne Berger; para ellos el proceso de politización en
Francia, ocurre en la Tercera República.
32
De acuerdo a Weber la politización
rural constituye la integración nacional del campo y de sus habitantes, los
campesinos.
Estos autores se decantan por una interpretación de politización rural
desde un enfoque de construcción del Estado nacional. Los cholos campesi-
nos cuencanos que investigo también advirtieron, en esta fase de la moderni-
zación neoliberal del Estado ecuatoriano, que podían incidir en las políticas
locales y aún nacionales, como examinaremos más adelante.
Pécout y Verger citan una tipología de lo que denominan “las conmocio-
nes rurales”, elaborada por Jacquart, un nivel básico tendría que ver con con-
ictos de intereses de campesinos, y otro con “movimientos que enfrentan
el mundo rural a los demás grupos sociales y a las estructurales engloban-
tes: instituciones y ambiciones urbanas”.
33
El mundo rural se muestra como
“psicológicamente indócil” o, a su vez, como “idílico y pacíco”. Lo político
parece resultar extraño al mundo rural y a su propio hábitat.
34
En el caso de
Cuenca, la amplia construcción literaria bucólica de los nobles y letrados
cuencanos, da cuenta de esta percepción sobre ruralidad.
35
Me quiero referir al concepto de sociabilidad que ha sido inuyente al
caracterizar la politización de la ruralidad. Para el historiador Maurice Agul-
hon, el concepto de sociabilidad es inseparable de política. La sociabilidad,
es decir la calidad de ser sociable, equivaldría a “los sistemas de relaciones
que confrontan a los individuos entre ellos o que los reunican en grupos
más o menos naturales, más o menos contrarios, más o menos estables”.
36
En
este sentido, encuentro que la sociabilidad de líderes políticos parroquiales
es uno de los mecanismos que contribuyeron a una politización precoz. Este
32. Jordi Canal, “Maurice Agulhon: historia y compromiso republicano”, Historia So-
cial, n.º 29 (1997): 59, http://www.jstor.org/stable/40340623.
33. Gilles Pécout y Eduard J. Verger, “Cómo se escribe la historia de la politización
rural. Reexiones a partir del estudio del campo francés en el siglo XIX”, Historia Social, n.º
29 (1997): 46, http://www.jstor.org/stable/40340625.
34. Ibíd., 102.
35. Adrián Carrasco, “Cuatro esquinas desde donde mirar a Cuenca”. En Cuenca de los
Andes (Cuenca: Municipalidad de Cuenca / Casa de la Cultura Ecuatoriana, 1998): 38-45.
36. Canal, “Maurice Agulhon: historia…”, 64.
-PRO46.30enero.indd 131 16/03/18 12:52
Procesos 46, julio-diciembre 2017132
sistema de relaciones que confronta individuos o los reagrupa, se constru-
yó tanto internamente a la parroquia como externamente a ella. Líderes pa-
rroquiales se reagruparon como colectivo de parroquias rurales de Cuenca,
mostrando así un poderío inusitado.
Las cholas cuencanas mujeres son transmisoras de cultura e identidad en
la ciudad y región.
37
El compañero de la chola se mueve en ambigüedad tanto
por su nominación, atuendo y rol. La antropóloga Brownrigg comprobó que
“chola” era una denominación que los habitantes del área urbana le daban
a la mujer, mientras que “campesino”, “indio”, “de clase baja” eran formas
como se referían a los varones.
38
En efecto, en las entrevistas que examino
más adelante, los líderes políticos parroquiales varones se autoidentican
no como cholos, sino como campesinos o habitantes rurales.
39
No obstante,
he optado en este estudio por inscribirlos en lenguaje de la “racialidad” al
llamarlos cholos políticos. Lo cholo se opone a lo noble, en Cuenca; lo plebeyo
comparte con lo cholo esta oposición, pero no es idéntico, más bien es adje-
tivación de lo que actores cholos hacen o ejecutan, como lo analizaremos en
el siguiente acápite.
el proCeso de ConformaCión de Ciudadanía
plebeya: demandas, práCtiCas y disCursos
Cuenca es una ciudad-región con tradición política conservadora, allí
una supuesta aristocracia formaba parte de construcción de la dominación.
El abolengo y un poder letrado fueron las estrategias para construir la do-
minación política. He planteado que, una vez fracasada la posibilidad de
disputar el centro político con Quito en el siglo XIX, Cuenca apuesta por
distinción en arena cultural, y se construye el imaginario de la “Atenas” del
Ecuador que luego ha sido recreado con nuevas estrategias como la cons-
trucción del imaginario de patrimonialidad.
40
En la década de 1990 se provoca una relativa ruptura del proceso ante-
rior, y se posiciona un gobierno local de nueva izquierda que reivindicaba
participación, y retomaba discursos de nuevos movimientos sociales. A pe-
37. Mancero Acosta, Nobles y cholos: Raza…
38. Leslie Ann Brownrigg, “The Nobles of Cuenca: The Agrarian Elite of Southern
Ecuador” (tesis de doctorado, Columbia University, 1972).
39. El actual alcalde de la ciudad de Cuenca, Marcelo Cabrera, es conocido con el
apelativo de “chola Cabrera”. Esta referencia alude al hecho de que es un hombre grueso,
blanco, rubicundo, alto. Curiosamente el apelativo es en género femenino, dando cuenta
de contundencia de identidad femenina en la región.
40. Mancero Acosta, Nobles y cholos: Raza…
-PRO46.30enero.indd 132 16/03/18 12:52
Procesos 46, julio-diciembre 2017 133
sar de ser un gobierno local que asentaba su prestigio en el abolengo –el
alcalde Fernando Cordero procedía de una de las familias de alcurnia de la
ciudad–, también mostraba signos de renovación. Uno de los actores más
potentes para impulsar transformaciones democráticas fueron los líderes
políticos parroquiales. Ellos presionaron al alcalde, a la municipalidad y a
la ciudad para ser tomados en cuenta, demandaron recursos económicos y
autonomía, así como reconocimiento en tanto que interlocutores legítimos.
De parte del alcalde hubo no solo apertura, sino también voluntad po-
lítica para basar su gestión en el desarrollo local y empoderamiento de las
parroquias rurales. No obstante, este proceso no fue radical. Persistían des-
conanzas, prejuicios y representaciones raciales que obstaculizaron su con-
creción y que se proyectan hasta la actualidad.
En la transición del nuevo siglo, en el ámbito nacional vivimos la asxia
del Estado neoliberal acompañado de crisis económica. La descentralización
fue una estrategia del neoliberalismo para que el Estado se desentienda de
sus responsabilidades y trasladarlas a localidades, así como al denominado
tercer sector. En este contexto surgen demandas de parroquias rurales, lide-
radas por sus dirigentes.
La política tradicional de notables era de “vocación”, hasta la década de
1970. Luego se ha posicionado más bien una política tecnocrática, que privi-
legia el saber experto de actores urbanos que tienen reconocimiento social.
Sin embargo, durante década de 1990 emergen actores plebeyos, y más clara-
mente cholos, que empiezan a reivindicar derechos y participación.
La emergencia del “cholerío” en política no es casual y está imbricada
con la inyección de recursos económicos, prestigio y reconocimiento, fruto
de la migración internacional. La participación está determinada sobre todo
en asociaciones de juntas parroquiales que tienen un protagonismo inusual,
se posicionan frente al Municipio y al Consejo Provincial, exigen sus de-
rechos, negocian términos de su participación, y le dan nuevos sentidos a
descentralización y participación de carácter neoliberal.
La parroquia rural
En este apartado mi intención es describir un proceso acelerado vivido
en las parroquias rurales del cantón Cuenca, que implicó una politización
también apresurada de sus líderes, durante el decenio 1995-2005; sin embar-
go, actualizo información pertinente sobre el proceso en curso.
La parroquia rural en Ecuador deviene en un gobierno local luego de
un proceso histórico de larga data. Los corregimientos y los cacicazgos son
reemplazados por la parroquia que constituye una forma moderna de la so-
ciedad y del Estado. En este contexto, la comuna, pese a su debilitamiento
-PRO46.30enero.indd 133 16/03/18 12:52
Procesos 46, julio-diciembre 2017134
por la descampesinización, sigue vigente jurídicamente y no ha dejado de
ser “una instancia de toma de decisiones y de relaciones de parentesco”.
41
Incluso, en determinados territorios, se constituye es un medio de articula-
ción con el Estado.
42
Sin embargo, la parroquia fue el espacio que unicó las
escisiones establecidas en el régimen colonial de la república de indios y de
la república de españoles.
Andrés Guerrero nos dice que la parroquia sería la “infraestructura”
política sobre la que se levanta el Estado nacional ecuatoriano; una suerte
de “aparato” especializado en intermediación étnica, para articular la do-
minación sobre la población indígena por parte de la minoría dominante
hispanoparlante.
43
De ahí que el teniente político –siguiendo su reexión–
44
consolida la soberanía del Estado nacional de cara a los indígenas, desde
nes de siglo XIX. Ese rol hoy ha cambiado, concentrándose en funciones de
carácter administrativo antes que interétnico.
Las juntas parroquiales “surgieron como nivel de gobierno a partir de la
Constitución de 1945 […] sus funciones básicas fueron operar las decisiones
de los Concejos Municipales”.
45
En la Constitución de 1998 se reconoció la
junta parroquial como gobierno local. Posteriormente, en el 2000, se expidió
la Ley de Juntas parroquiales, su reglamento, y se crearon asociaciones de
juntas como el Consejo Nacional de Juntas parroquiales rurales del Ecuador
CONAJUPARE, y Asociaciones provinciales. Este desarrollo jurídico-políti-
co se vivió acompañado por varios procesos de construcción locales, que evi-
denciaron una eclosión de participación, descentralización, desarrollo local.
Municipios como Cotacachi, Guamote y Cuenca, algunos en la provincia de
Tungurahua han sido estudiados como procesos emblemáticos.
La literatura sobre los municipios indígenas ha profundizado el análisis
acerca tanto de las implicaciones para el movimiento indígena ecuatoriano en
su apuesta por el poder local, así como por los efectos de ese poder local en los
territorios e identidades. La penetrante investigación del equipo dirigido por
41. Alejandra Santillana Ortiz, “Proceso organizativo y límites del proyecto político
de Pachakutik”. En En las suras del poder. Movimiento indígena, cambio social y gobiernos
locales (Quito: Instituto de Estudios Ecuatorianos / CLACSO, 2006), 259.
42. Karen Ortega, “Hegemonía comunal: Caso de estudio de la comuna de Toglla”
(tesis de maestría, FLACSO Ecuador, 2015), 23, http://hdl.handle.net/10469/8626.
43. Andrés Guerrero, “Curagas y tenientes políticos: La ley de la costumbre y la ley
del estado (Otavalo 1830-1875)”, Revista Andina 7, n.
o
2 (diciembre 1989): 321, http://www.
iheal.univ-paris3.fr/sites/www.iheal.univ-paris3.fr/les/167034449-Andres-Guerrero-
Curagas-y-tenientes.pdf.
44. Ibíd.
45. Soledad Naranjo, “Análisis del rol de las juntas parroquiales rurales el cantón
Pelileo en los procesos de desarrollo local” (tesis de maestría, FLACSO Ecuador, 2010), 32,
http://hdl.handle.net/10469/3035.
-PRO46.30enero.indd 134 16/03/18 12:52
Procesos 46, julio-diciembre 2017 135
Ospina argumenta que “las mejores condiciones para profundizar el cambio
social y la dirección política se encuentran en organizaciones rurales”.
46
Estas
organizaciones han creado capacidades propias para dirigir su desarrollo y
mantener el control sobre el territorio rural. Particularmente, interesa para
mi estudio la concepción de “democracia neocorporativa”, según la cual “la
base de representación y la distribución económica depende de la adscripción
organizativa”.
47
Sin embargo, resulta pertinente poner atención a la adver-
tencia que hace Santillana, en este mismo texto, acerca de las dicultades en
articular lo local con lo nacional, ya que a pesar de que se plantea una demo-
cracia “desde las bases organizadas, se obstaculiza cuando no se plantean
estrategias nacionales que permitan incluir estas decisiones locales”.
48
En el caso de Cuenca, como analizamos más adelante, se percibe una ar-
ticulación de este proyecto local con el proyecto regional, aunque no ausente
de tensiones. Sin embargo, a diferencia de una amplia literatura que se foca-
liza en los municipios indígenas, en este estudio, son actores no autorreco-
nocidos como indígenas, tampoco cobijados bajo el paraguas de las organi-
zaciones o de partidos indígenas. En este artículo exploro no las condiciones
que posibilitaron la emergencia de estos actores con voz propia, sino por los
efectos que han traído para las politicidades en la región.
En el cantón Cuenca existen 21 parroquias rurales, que agrupan al
34,74% de la población total del cantón.
49
Estas parroquias tienen una di-
mensión estratégica puesto que circundan a la ciudad y constituyen, parcial-
mente, las abastecedoras de productos alimenticios. En ellas existían juntas
anteriormente, pero no eran elegidas por votación popular. Por lo cual estos
organismos manejaban recursos escasos derivados de administración de sus
mercados y cementerios, y no había empleados, sueldos, ni locales propios y
equipados donde funcionaran:
50
En Cuenca, desde el año 1996 se empieza una dinámica de trabajo entre el Muni-
cipio y las parroquias rurales, durante la alcaldía de Cordero. Esto toma fuerza
entre los años 2000 a 2004. Para el 2000 se promulga la Ley de Juntas Parroquia-
les, pero sin reglamentos, sin presupuestos. Entonces lo que hace el Arq. Cordero
46. Pablo Ospina Peralta, “Movimiento indígena ecuatoriano, gobierno territorial lo-
cal y desarrollo económico: los casos del Gobierno Municipal de Cotacachi y el Gobierno
Provincial de Cotopaxi”. En En las suras del poder…, 109.
47. Ibíd., 108.
48. Santillana Ortiz, “Proceso organizativo y límites…”, 264.
49. Dato calculado en base a información del Instituto Nacional de Estadística y Cen-
sos (INEC), “Tabla: Población por área, según provincia, cantón y parroquia de empa-
dronamiento”, www.inec.gob.ec/tabulados.../1_POBL_PROV_CANT_PARR_AREA.xls.
50. Carlos García (presidente del Gobierno Autonónomo Descentralizado de Paccha),
en conversación con la autora, abril de 2015.
-PRO46.30enero.indd 135 16/03/18 12:52
Procesos 46, julio-diciembre 2017136
es que, mediante los presupuestos participativos y convenio, asigna partida pre-
supuestaria para las 21 parroquias del cantón Cuenca, de acuerdo a necesidades
insatisfechas, extensión territorial, población.
51
Las juntas parroquiales debían decidir acerca de las obras y ejercer con-
trol sobre ellas. Las decisiones debían tomarse mediante asambleas partici-
pativas, de tal forma que se genere consenso en base a necesidades reales de
la población. El Municipio asesoraba a las juntas en aspectos administrati-
vos, legales y logísticos para que las decisiones sigan los canales legales y
administrativos requeridos. Además, asignaba recursos para la realización
de estas obras y apoyaba su proceso de ejecución.
Sin embargo, esta dinámica cambió rápidamente, porque los líderes pa-
rroquiales demandaban hacer obras, y no simplemente planicarlas, y el
Municipio lo consintió. Estas parroquias se posicionaron más dinámicamen-
te como gobiernos locales cuyas experiencias eran singulares, y podían ser
replicadas en otros lugares:
Esta experiencia de presupuestos participativos de las Juntas Parroquiales de
Cuenca fue factor clave para que a nivel nacional se exija que presupuestos par-
ticipativos consten año tras año […] Entonces en el CONAJUPARE veían la expe-
riencia de Cuenca que era única en el país, porque las otras Juntas seguían siendo
entes de gestión, de hacer un ocito, ir al Municipio, al Consejo Provincial a decir
hagan esta obra y nada más. Pero en Cuenca nosotros ya ejecutábamos las obras,
administrábamos los recursos económicos.
52
El proceso de cambio fue paulatino, pero a la vez acelerado, porque al
inicio se les asignaron recursos económicos pero el Municipio era el encar-
gado de ejecutar; posteriormente se empezó a cuanticar la mano de obra; y
luego se transrió a la junta parroquial la ejecución de las obras.
Las formas de organización en las parroquias eran heterogéneas, desde
comités promejoras, juntas comunales, comités de desarrollo hasta asam-
bleas generales: “Una vez que se dio la transferencia de recursos económi-
cos, nosotros como gobiernos parroquiales, a través de las asambleas identi-
camos los proyectos que se iban a ejecutar en cada comunidad”.
53
La ruralidad es el espacio en el cual viven y se activan políticamente los
líderes cholos. El espacio no es un sitio neutro, sino una construcción social.
La forma de ocupar espacios también es parte de este proceso de racializa-
ción. Romero arma que cuestiones como color de la piel, acentos, religión,
51. Celso García (presidente de la Junta Parroquial de Ricaurte), en conversación con
la autora, junio de 2012.
52. Ibíd.
53. Ibíd.
-PRO46.30enero.indd 136 16/03/18 12:52
Procesos 46, julio-diciembre 2017 137
pero también formas de ocupar el espacio pueden convertirse en signica-
tivas, “marcando” determinados cuerpos, espacios y representaciones.
54
En
esta investigación, he advertido que la ruralidad en el caso del cantón Cuen-
ca es un espacio marcado por un proceso de racialización. Provenir de la
ruralidad, ser “campesino”, ha sido una fuente de discriminación, que ha
decantado en la arena política de forma signicativa.
Las demandas de los cholos políticos
Las demandas de dirigentes rurales se relacionaban con dos niveles, uno
material vinculado con la realización de obras de servicios básicos, pero tam-
bién con aspectos de reconocimiento de lo rural, de armación de sus po-
bladores como habitantes dignos, y sus líderes como interlocutores políticos
legítimos, frente a la ciudad.
Los líderes parroquiales demandaron tener poder de decisión para eje-
cutar obras que mejoren sus condiciones de vida. Ellos enfatizaron que hay
obras indispensables, no obstante, tuvieron que priorizar cuáles ejecutar.
Además, querían tener autonomía para planicar y ejecutarlas: “Somos go-
biernos de más cercanía a la ciudadanía. Acá vienen a pedir las carreteras,
vienen a pedir las obras. A la alcaldía no van a llegar. Y es ilógico que la al-
caldía trate de planicar el desarrollo de una parroquia”.
55
La tensión se provoca, y continúa de este modo, porque las juntas de-
mandan mayor equidad en distribución de recursos, puesto que ellas adu-
cían que el 95% se concentra en zona urbana y el restante en área rural.
56
La participación de habitantes de parroquias rurales subió de forma expo-
nencial, desde los barrios pasando por colegios e Iglesia hasta llegar a asam-
bleas generales. La participación era parte de exigencia de la ley.
57
Esta política
establecía, sin embargo, una tensión permanente entre un enfoque neoliberal
y otro de democracia radical. Para ambos enfoques, aunque por motivos dis-
54. Romero, “Los desplazamientos de la raza…”, 113.
55. Luis Quinde (presidente de la Junta Parroquial de Turi), en conversación con la
autora, agosto de 2012.
56. La inequidad es todavía mayor, puesto que es apenas el 3,82% (dato calculado). “Presu-
puesto Anual”, Alcaldía de Cuenca, http://www.cuenca.gov.ec/?q=node/1320; “Presupuestos
Participativos, un reto para gobiernos locales”, El Mercurio, 12 de mayo de 2010, http://www.
elmercurio.com.ec/239301-presupuestos-participativos-un-reto-para-gobiernos-locales/#.
57. La Ordenanza n.
o
136 está vigente desde el 25 de abril de 2001. Véase GAD Muni-
cipal del Cantón Cuenca, “Ordenanza de apoyo municipal a las juntas parroquiales rurales
del Cantón Cuenca”, http://www.cuenca.gob.ec/?q=node/8840; y la Ordenanza n.
o
281,
publicada el 19 de enero de 2009, “Ordenanza que norma la participación ciudadana y co-
gestión de los presupuestos participativos con las parroquias rurales del Cantón Cuenca”,
http://www.cuenca.gov.ec/?q=node/8984.
-PRO46.30enero.indd 137 16/03/18 12:52
Procesos 46, julio-diciembre 2017138
tintos, la participación ciudadana fue puesta en el centro de la escena política.
De acuerdo con Van Cott, valores como solidaridad y consenso se han
institucionalizado en asambleas indígenas, donde se trabaja a través de un
proceso de democracia deliberativa.
58
Esta suerte de democracia deliberativa
trataba de ser impulsada por los cholos políticos. En el caso de Cuenca, la
promoción de participación en lo rural procede de discursos neoliberales
promovidos por innumerables agencias, la academia y el Estado.
Se provocó apertura por parte del Municipio, y ese fue un momento de
oportunidad política –en el sentido que da al concepto Tilly–
59
que se abrió
para los cholos políticos de parroquias. Muestra de ello es que se procesan
tres diferentes ordenanzas en el seno del concejo cantonal, destinadas a:
Fortalecimiento de comités comunitarios y juntas parroquiales;
Administración del equipamiento comunitario;
Mantenimiento vial en la zona rural.
Discursos y estrategias
de los líderes parroquiales rurales
Los cholos políticos constituyeron una asociación poderosa que dialoga-
ba con el alcalde y los directores municipales. Se dieron cuenta de que, para
poder negociar con el poderoso Municipio de Cuenca, necesitaban articular
sus demandas:
La Asociación fue acogida por todas las Juntas porque era importante para ha-
cer fuerza […] entonces si alguna vez se trataba de hacer algún paro podíamos
hacerlo […] Las 21 juntas se reunieron y creamos un directorio que se encargaba
de ser el nexo entre el Municipio y las Juntas […]. Lo bueno es el hecho de que
se aprovechó la oportunidad, porque como era una trocha recién abierta, por
un lado, tener un alcalde que nos tuvo las puertas abiertas; y, la otra es que nos
dimos cuenta de que si íbamos solos éramos menos fuertes, en cambio, si nos
uníamos teníamos más presión.
60
Cuenca, una ciudad ubicada al sur del país, siempre ha denunciado el
centralismo de Quito, su capital. En la relación del centro político urbano con
58. Van Cott, Radical Democracy in the Andes.
59. Plantea un modelo de acción compuesto de interés, organización, movilización,
acción colectiva y oportunidad. Oportunidad describe la relación entre el interés de la
población y el estado del mundo circundante. Véase Charles Tilly, “From Movilization
to Revolution”. Working Paper. University of Michigan, 1977. deepblue.lib.umich.edu/
bitstream/handle/2027.42/50931/156.pdf. Traducción de la autora.
60. Carlos García, en conversación con la autora.
-PRO46.30enero.indd 138 16/03/18 12:52
Procesos 46, julio-diciembre 2017 139
sus periferias se dio una situación sui generis, puesto que líderes políticos
usaron esos mismos discursos, pero para interpelar al centro urbano:
Nuestra política era que queríamos administrar los recursos económicos, por-
que podíamos abaratar costos, porque teníamos la mano de obra, que ya no se
llamaba no calicada porque en todas las parroquias teníamos buenos maestros
albañiles y teníamos buena decisión e intención; porque si construíamos para
nosotros mismos lo íbamos a construir con más cariño y ya no se trabajaba en
horario, sino con mingas.
61
La población rural resignicó esos discursos, les importaba adquirir po-
der de decisión y realizar sus obras. En parroquias rurales se encuentra an-
cado mucho del saber artesanal, de ocios, entre ellos la construcción. Los
maestros albañiles que construyen las obras de la prestigiosa arquitectura
cuencana, destinada a viviendas de élites urbanas, provienen de estas zonas.
Asimismo, la minga, una institución social milenaria utilizada en nuestras
comunidades indígenas, rápidamente fue refuncionalizada con un discurso
participativo: “Uno de las estrategias para poder apoyar esta voluntad polí-
tica que tenía Cordero, fue que primero nos consolidemos en las parroquias,
luego aliarnos a otras juntas parroquiales, formamos el Consorcio de Juntas
y entonces en grupo, asistíamos a las reuniones del Consejo Cantonal”.
62
Este inusual y sorpresivo empoderamiento no fue siempre avalado por
la población rural, quienes pensaban que la junta “era un comité más” y
no necesariamente lideraría el desarrollo de la parroquia. Pero también se
pretendía contrastar la forma clientelar de establecer lazos políticos entre el
centro y las periferias, inaugurando así formas novedosas de entablar estas
relaciones, basadas en derechos:
Como éramos gobiernos parroquiales nacientes nadie daba credibilidad a las
Juntas porque decían es un comité más, no tenemos recursos y sin recursos, qué
obras van a hacer. Entonces varios líderes comunitarios querían seguir mante-
niendo esa forma de hacer gestión, mientras más amigo es del alcalde, del pre-
fecto puede sacar más obras, mientras que quien no es amigo se queda fuera.
Entonces, cambiar esa dinámica fue duro, había una cierta resistencia.
63
Los líderes parroquiales no se confunden acerca de cuál era su propósito
y estrategia. Ellos, igual que las cholas mujeres vendedoras del mercado,
pedían respeto.
64
El respeto tenía que ver con su carácter de entidad pública
61. Ibíd.
62. Celso García, en conversación con la autora.
63. Ibíd.
64. Mancero Acosta, Nobles y cholos: Raza…
-PRO46.30enero.indd 139 16/03/18 12:52
Procesos 46, julio-diciembre 2017140
que era reconocida en la Constitución, aunque en la práctica no lo lograba.
Al mismo tiempo, podemos percibir unas prácticas solidarias entre las pa-
rroquias, relacionadas con el espíritu comunitario:
Cuando se formó el Consorcio la meta era que podamos exigir tanto al Gobierno
Nacional como a gobiernos locales que se nos respete como entidades públicas.
Luego, que se den asignaciones para poder administrar y funcionar. Hicimos
una especie de reglamento, una de las cláusulas decía que mensualmente debe
reunirse el Consorcio, hacíamos las reuniones un mes en Turi, otro mes en Tarqui,
y así. Si alguna parroquia estaba rezagándose buscábamos que se fortalezca.
65
En una entrevista reciente, pude percibir que objetivos por los que traba-
jaron líderes parroquiales no siempre se concretaron, las prácticas clientela-
res del manejo político continuaron, la unidad de las juntas en el Consorcio
continúa siendo una quimera, y líderes continúan demandando respeto des-
de las instancias políticas urbanas:
Se viven las formas tradicionales de manejar la política. En este momento somos
políticos, pero queremos diferenciarnos de los políticos tradicionales que hacen
obra por clientelismo, o por el que está en mi partido. Lo estoy viviendo en carne
propia. Debería cambiar, he conversado con mis compañeros y les he dicho que
no debemos manejar una agenda propia sino una común para las 21 parroquias.
Ahí es cuando nos van a respetar.
66
Todos los líderes entrevistados se denieron como políticos. Ellos están
claros que no son simples gestores de obras o intermediarios, aunque dife-
rencian entre políticos y politiqueros. Los políticos son quienes practican “el
arte de servir a una parroquia, a una comunidad”. Se consideran “personas
que tienen ganas de trabajar de la mejor forma por el grupo”, se identican
como “una persona que siente la satisfacción que está haciendo algo por la
gente que está a su alrededor”.
67
Están prevenidos de que la “politiquería” causa mucho daño a la parro-
quia, y está vinculado con el hecho de buscar su bienestar personal y no el de
todo el grupo: “Una cosa podríamos denir que es la política como servicio a
la comunidad y otro la politiquería, entonces yo si me considero un político”;
“La política es el arte de servir a una parroquia, a una comunidad, la politi-
quería es otra cosa”.
68
65. Celso García, en conversación con la autora.
66. Luis Quinde, en conversación con la autora, agosto de 2012.
67. Ibíd.
68. Ibíd.
-PRO46.30enero.indd 140 16/03/18 12:52
Procesos 46, julio-diciembre 2017 141
El enlace entre el Municipio y las juntas durante una etapa de alcaldía
de Cordero fue una funcionaria mujer. Los líderes políticos, la mayor par-
te hombres, apreciaban que ella hiciera este nexo. Sin embargo, tenía que
interactuar solo con hombres puesto que las juntas parroquiales estaban, y
continúan así, mayoritariamente representadas por hombres.
La hegemonía de hombres en las parroquias rurales da cuenta de que es-
tas parroquias y sus habitantes han demostrado ser impermeables a la agen-
da de género desarrollada en la ciudad de Cuenca por ONG y movimientos
de mujeres. Cuenca se precia de tener múltiples ordenanzas y acciones de
equidad, no obstante, un techo de cristal no permite avanzar en las parro-
quias rurales: “Ella fue el nexo directo, nos coordinaba, era –según nosotros–
“la mamá de las Juntas”, porque era la que llevaba de un lado a otro a los
presidentes que teníamos inconvenientes, tal vez por papeles, documentos,
justicativos”.
69
En la última elección de 2014, solo hubo dos candidatas mujeres para
dirigir juntas parroquiales, ellas pertenecían a las parroquias de San Joaquín
y de Paccha. Las otras listas únicamente ponían a mujeres como vicepresi-
dentas. Esto originó un reclamo de una veeduría ciudadana porque se estaba
incumpliendo con la ley que determina secuencialidad y alternabilidad, una
lucha histórica de los movimientos de mujeres en este país.
70
Otro aspecto que destacan los líderes es que los cambios que se propicia-
ron con su incursión directa en la política, implicaron un proceso de demo-
cratización social en el territorio y en la población:
Cuando se empezó a manejar desde el 2000 los dineros, se dieron cuenta que es
un manejo mucho más práctico, mucho más democrático. Hasta políticamente,
se dieron cuenta que hay una cantidad de gente porque si son alrededor de 790
juntas en el nivel nacional, solo por 5 miembros de la junta ¡cuántos directivos
hay a nivel nacional!
71
Los líderes parroquiales se llaman los representantes a superar una po-
lítica clientelar, sin embargo, no podemos idealizarlos. Ya hemos hablado de
sus prácticas poco equitativas en términos de género, y, al analizar los datos
que tengo del período de emergencia de las juntas en el año 2000 a 2004, y en
2014, he podido observar muy poca renovación de los cuadros de los líderes
parroquiales.
69. Carlos García, en conversación con la autora.
70. “Presidentes de las Juntas Parroquiales buscan ser reelegidos”, El Mercurio, 29
de noviembre de 2013, http://www.elmercurio.com.ec/407669-15-presidentes-de-juntas-
buscaran-ser-reelegidos/.
71. Carlos García, en conversación con la autora.
-PRO46.30enero.indd 141 16/03/18 12:52
Procesos 46, julio-diciembre 2017142
En las últimas elecciones de los gobiernos locales en 2014, 15 de 21 líde-
res de las parroquiales rurales del cantón Cuenca buscaron la reelección.
72
Esto puede signicar, por un lado, la persistencia de prácticas de caudillismo
y de escasa alternabilidad que afectan la democracia, pero también puede
ser el reejo de bajas capacidades y liderazgos que se desarrollan en la zona
rural del cantón, lo cual tiene que ver con la ausencia de educación y acceso
a recursos culturales.
La inequidad en la distribución de recursos entre el área urbana y ru-
ral en el cantón es lacerante. Las brechas se maniestan en algunos de los
servicios básicos.
73
Así, por ejemplo, en relación con el agua potable, en pro-
medio, el 64,31% de hogares rurales gozan del servicio de la red pública,
mientras que el 96,54% de hogares urbanos tienen acceso. Con un promedio
de 26,51%, la principal fuente de agua de los hogares de parroquias rurales
es un río, vertiente o acequia.
En cuanto al alcantarillado, el promedio de los hogares de parroquias
rurales que cuenta con este servicio es de apenas el 25,86%, mientras que en
la ciudad es del 93,91%. El 41,41% de los hogares de las parroquias rurales
solo cuentan con pozo séptico. El 19,08% de hogares rurales no tiene ningún
tipo servicio higiénico o escusado.
Persisten brechas importantes en eliminación de desechos; en promedio,
el 60,68% de los habitantes rurales cuentan con servicio de recolección basu-
ra, mientras que el 98,62% de la población de la urbe elimina los desechos de
esa forma. En la parroquia de Quingeo, solo el 8,32% de la población accede
al servicio, el 73,50% de la basura es quemada. El 13,66% de los residentes de
Chaucha acceden a este servicio, la mayor parte de la basura es quemada o
arrojada a un terreno baldío o quebrada.
Los datos son disímiles respecto del centro urbano, pero también entre
las propias parroquias rurales. Las diferencias en acceso a servicios entre las
parroquias tienen que ver con varios factores como la proximidad o lejanía
al centro urbano, la capacidad de gestión que las parroquias han ido acu-
mulando históricamente, la propia gestión de sus dirigentes, la capacidad
de presión de sus habitantes. En contrapartida, también guardan relación
con el tipo de relación establecida entre los dirigentes parroquiales con la
72. “Presidentes de las Juntas Parroquiales buscan ser reelegidos”, El Mercurio, 29
de noviembre de 2013, http://www.elmercurio.com.ec/407669-15-presidentes-de-juntas-
buscaran-ser-reelegidos/#.
73. La información de servicios mostrada a continuación ha sido tomada de Instituto
Nacional de Estadística y Censos (INEC), “Información Censal Cantonal”, http://www.
inec.gob.ec/cpv/index.php?option=com_content&view=article&id=232&Itemid=128&la
ng=es.
-PRO46.30enero.indd 142 16/03/18 12:52
Procesos 46, julio-diciembre 2017 143
administración municipal, la anidad política, o incluso, un cierto grado de
clientelismo, entre el municipio y la parroquia.
No obstante, estos datos dejan en claro que la persistencia de la añeja
contradicción ciudad/campo no ha sido superada. Nuevamente el espacio
es una expresión no solo física sino también social, marcada por signos visi-
bles de discriminación, jerarquía y racialización. Concuerdo con Nugent que
en nuestras sociedades no vivimos la segregación de un modo tan dramático
como en otras, sino una convivencia en medio de la subordinación.
74
Ade-
más, si bien es cierto que los estudios de la nueva ruralidad enfatizan en la
disolución de oposiciones binarias campo/ciudad, podemos notar que aún
persisten desigualdades.
75
De vuelta a las representaciones de líderes parroquiales rurales, algo que
reverbera en la conversación con ellos es, por una parte, el orgullo de saberse
protagonistas de un proceso de cambio en la región y en el país. Pero, por
otra parte, hay una sutura no cerrada, un posicionamiento fuerte, pero siem-
pre subordinados por debajo de la dinámica urbana. Esta subordinación se
expresa no solo en términos de la distribución de recursos y acceso a servi-
cios, como hemos examinado, sino también como un racismo silente del cual
nos hablaba De la Cadena.
76
En mi perspectiva, está claro que se trata de una injusticia de reconoci-
miento e injusticia de redistribución, como lo ha propuesto Nancy Fraser.
77
En otras palabras, mi planteamiento es que la situación de lo rural en el can-
tón expresa un problema de clase articulado con identidad, en términos ra-
ciales y de género. Esta interseccionalidad de la problemática vuelve mucho
más compleja la situación y su resolución.
Los líderes parroquiales están conscientes de que hay inequidad en la
distribución de los recursos, aunque valoran positivamente el cambio ocu-
rrido y las pequeñas obras que lograron las parroquias:
Siempre en la ciudad será en donde más inversiones se hacen porque se trata de
la ciudad, pero igual yo creo que si han progresado algunas de las parroquias
[…] No todavía, no hay equidad, en el sector urbano es en donde más se invierte
la plata, en la apertura y arreglo de vías, en alcantarillado y más.
78
74. Nugent, “El laberinto de la choledad...”.
75. Luciano Martínez, “La nueva ruralidad en Ecuador: siete tesis para el debate”,
Iconos, n.º 8 (1999): 12-19, doi: 10.17141/iconos.8.1999.714.
76. De la Cadena, “The Racial Politics…”.
77. Nancy Fraser, “Social Justice in the Knowledge Society. Redistribution, Recogni-
tion, Participation”. (Paper Beitragzum Kongress “Gut zuWissen”, 1-13 (Heinrich BollS-
tiftung, 2001).
78. Carlos García, en conversación con la autora.
-PRO46.30enero.indd 143 16/03/18 12:52
Procesos 46, julio-diciembre 2017144
Pocos líderes parroquiales hablan de discriminación abiertamente; ante
mis preguntas, uno de ellos explícitamente señaló que “no cree que haya
discriminación porque cada uno tiene sus cosas”.
79
Cuando se reeren a las
“cosas”, pude notar que aora un sentido de identidad rural que hace que
se sientan, de cierta manera, moralmente superiores a los habitantes del área
urbana:
Ese sí es un tema que nosotros orecimos, porque con la ley de Juntas Parroquia-
les recién se dieron cuenta de que existía el área rural, y de que nos podemos
organizar más rápidamente y no teníamos tantos complejos, egoísmos, sino que
veíamos una causa común. Y se puede decir, a los 10 años, lo que debía haber
iniciado aquí en el cantón Cuenca, se inició en el área rural; y si usted ve ahora en
el área urbana recién están haciendo lo que nosotros en el área rural ya hicimos
hace 10 años.
80
La relación entre el área urbana y rural en la región ha sido compleja.
Históricamente, en Cuenca dominaban los señores de la tierra, quienes no
poseían inmensas propiedades, pero sí fueron capaces de establecer estrate-
gias de dominio a través de erigirse en un poder letrado y bajo una supuesta
nobleza de sangre.
81
No obstante, dado que había una convivencia quizás
demasiado próxima con los indios y cholos de la región –en el sentido que lo
ha recalcado Nugent–
82
el patriarca noble y letrado fue capaz de aprender su
idioma –cuando aún lo poseían–, de reexionar sobre su realidad, e incluso
de desarrollar una poesía bucólica que romantizaba una ruralidad sobre la
cual estas mismas élites ejercían una explotación despiadada.
Una vez quebrado el sistema basado en un régimen de producción de
la tierra, el área urbana ha dependido del área rural para el abastecimiento
de productos alimenticios básicos, servicios, mano de obra. Los cholos polí-
ticos han imaginado trastocar el orden existente y superar la dependencia,
así como el consabido peregrinar de gente rural hacia la ciudad: “Sí se logró
uno de los ideales que se tenía desde las parroquias, que ya no se tenga que
ir a Cuenca para todo, sino quedarnos aquí y que se conozcan nuestras áreas
rurales y que se vayan conociendo las fortalezas que tiene cada una de las
parroquias”.
83
Los líderes políticos admiten que hay inequidades, pero al mismo tiem-
po, rápidamente, reivindican lo que denominan sus propias fortalezas. A
79. Saúl Siavichay (presidente de la Junta Parroquial de Llacao), en conversación con
la autora, agosto de 2012.
80. Carlos García, en conversación con la autora.
81. Mancero Acosta, Nobles y cholos: Raza…
82. Nugent, “El laberinto de la choledad...”.
83. Carlos García, en conversación con la autora.
-PRO46.30enero.indd 144 16/03/18 12:52
Procesos 46, julio-diciembre 2017 145
través de este gesto, en mi perspectiva, los habitantes rurales procuran esta-
blecer un equilibrio para poder tolerar mejor esta dependencia e inequidad:
Hay inequidades porque unos tenemos mayores satisfacciones en ciertas áreas y
otros no, pero sí existen inequidades. Pero también tenemos algunas fortalezas
como el estar en el campo en un ambiente más sano, menos contaminado, hay
menos inseguridad. Pero eso también trae la otra cara de la moneda, que no
tenemos los servicios básicos necesarios, que nos faltan colegios, escuelas, nos
falta salubridad. En cierta forma el sector urbano está atendido en algunas áreas,
pero en otras no, también eso les trae enfermedades como el estrés, pero sí hay
inequidades.
84
Campesinos versus técnicos
De acuerdo con una nueva normativa, el sector rural cuenta con conce-
jales propios. Esto ha tratado de establecer un equilibrio frente a la relación
inequitativa entre estos dos mundos. No obstante, en la opinión de un líder,
puede dar lugar a nuevas discriminaciones. Pude notar que el origen de la
discriminación está en la percepción de “campesinos” de los habitantes ru-
rales. Ser campesino es asociado con “gente que no sabe”, “que no tiene los
conocimientos”, “que no hace bien las cosas”. Por ello, distinguir a los conce-
jales en urbanos y rurales constituye una puerta abierta a la discriminación,
puesto que serán tildados de proceder del área campesina rural:
Siempre nos decían, ellos son del área rural y nosotros somos del área urbana y
yo creo que, por ejemplo, ahora tenemos los concejales rurales, si bien es cierto
los concejales rurales en el seno del concejo cantonal, todos ejercen la misma
función, sin embargo, no dejan de ser concejales rurales, del área rural. Entonces
considero que ese sí es un limitante, porque nos van a decir que somos del área
campesina rural.
85
Se desprende del discurso del líder parroquial que el establecimiento
de dos tipologías de concejales, urbanos y rurales, se convierte en una des-
ventaja: él la llama “limitante”. Quizás en otros concejos cantonales menos
marcados por las diferencias urbanas y rurales, medidas como estas puedan
funcionar, sin embargo, habría que estudiar a detalle lo que ocurre en la ciu-
dad de Cuenca en el concejo cantonal, en la actualidad, lo cual no ha sido
el objetivo de este estudio, pero constituye una línea de investigación en el
futuro. Sospecho que los “cholos políticos”, y diríamos también las “cholas
84. Ibíd.
85. Celso García, en conversación con la autora.
-PRO46.30enero.indd 145 16/03/18 12:52
Procesos 46, julio-diciembre 2017146
políticas” –dado que existen concejales rurales mujeres en el concejo canto-
nal en la actualidad–, no se pueden igualar fácilmente a través de asignarles
una representación particular, sino más bien una universal.
En los discursos actuales salta nuevamente este problema, que en mi
entender forma parte de este desdeño hacia la política plebeya, es lo que de
forma incisiva un líder parroquial ha denominado una “urbanización” de la
representación política parroquial: “Para Bolívar Saquipay los cinco conce-
jales electos en representación de las parroquias rurales “se han urbanizado
[…] quienes vivimos en la zona rural sentimos que falta trabajo de los conce-
jales a favor del sector rural”.
86
De retorno al núcleo de mi investigación, luego de mis conversaciones
con los líderes, pude entender algo que no había previsto: que la denomina-
ción aparentemente inofensiva por el lugar de donde provienen los habitan-
tes, la denominación de “campesinos”, es percibida como discriminatoria
por parte de los líderes rurales. Ante mi pregunta: ¿considera que hay dife-
rencias entre los habitantes del área urbana y rural?, contestaron:
Los de la parte urbana se sienten como de la ciudad y los del área rural nos cali-
can como campesinos. Yo considero que estas diferencias se notan más en la parte
política, porque en lo otro hay diferencias, pero como que no se sienten. Pero en
el ámbito político sí se pueden observar esas diferencias.
87
De este intrigante discurso se pueden desprender varias reexiones. Pri-
mero, el rol activo que le otorgan los habitantes parroquiales a los urbanos,
ellos son los que nominan a los otros, los campesinos son los otros, los no-
minados, por eso dice el dirigente entrevistado “nos calican como campe-
sinos”. Por otro lado, el dirigente rural al diferenciar entre la “parte política”
y “lo otro”, evidencia que es la política la arena en la cual las diferencias se
exacerban y son más perceptibles. La sagacidad de los habitantes rurales
muestra una realidad compleja pero persistente en Cuenca. La existencia de
unos y otros, de urbanos y rurales, de citadinos y campesinos, de nobles y
cholos.
En la arena política es donde estos líderes se enfrentaron a discrimina-
ciones que tenían que ver con su aparente ignorancia en aspectos técnicos
para gestionar sus parroquias. Veamos, por ejemplo, el siguiente fragmento
de la entrevista:
86. “Concejales rurales se han urbanizado”, El Mercurio, 13 de octubre de 2015, http://
www.elmercurio.com.ec/499127-cuestionamientos-apuntan-a-concejales-rurales/#.
87. Celso García, en conversación con la autora.
-PRO46.30enero.indd 146 16/03/18 12:52
Procesos 46, julio-diciembre 2017 147
Se decidió como junta parroquial cerrar el cementerio con bóvedas. Cuando se
construía, un ciudadano denunció en Planicación. Entonces un arquitecto del
Municipio vino, hizo la inspección y en cierta forma con términos despectivos
dijo que por ser campesinos ustedes no saben qué es el manejo y cómo se debe
hacer qué es técnico. En ese momento yo le llamé al Arquitecto Cordero, quien
dio la orden y reriéndose a mi persona dijo “él sabe lo que hace en su comuni-
dad, nuestra obligación es darle recursos y él administra, que le juzgue la comu-
nidad a él y que no nos juzguen a nosotros”.
88
Podemos advertir la confrontación entre la dualidad “técnico-campe-
sino” que a los líderes políticos parroquiales les ha incomodado recurren-
temente. No ha sido precisamente “un diálogo de saberes”, sino una con-
frontación persistente. El saber técnico se enfrenta al saber campesino, los
expertos son poseedores de un conocimiento sistemático y títulos reconoci-
dos otorgados por las universidades. Los campesinos, en cambio –desde la
perspectiva de los técnicos– desconocen cómo hacer las cosas y se equivo-
can constantemente. Conocimiento y poder, como ya nos ha dicho Foucault,
constituyen un binomio de la dominación. Ser campesino se ha trastocado
de su signicado original de la procedencia o proceder del campo, por “ser
ignorante”, “no poseer el saber técnico”, “ser otro y distinto”.
No obstante, en este fragmento también queda claro la autonomía que
pudieron lograr durante la alcaldía de Cordero, lo cual desató esta confron-
tación subyacente, porque supuso un ir y venir permanente de los líderes
parroquiales al Municipio, como de los funcionarios municipales a las pa-
rroquias. Los líderes parroquiales debían acercarse al Municipio tanto para
mantener reuniones con el alcalde como para gestionar sus proyectos con
los funcionarios. Pero también el alcalde dio la disposición de que los fun-
cionarios municipales fueran a las parroquias para asesorar, in situ, a las jun-
tas. Esta dinámica de encuentros y desencuentros generó intercambios, pero
también una reverberación de las históricas discriminaciones surgidas a raíz
de las diferencias sociales y culturales de estos grupos.
Este texto trasluce este empoderamiento que los líderes parroquiales ex-
perimentaron, que incluso les permitió tener un tono de sorna respecto al
“saber técnico”:
Cuando fuimos a inaugurar la vía llegó el grupo de funcionarios del Municipio
a entregarnos papeles, y nos dijeron “tengan, aquí está un informe preliminar de
factibilidad para hacer la vía”. Entonces yo les dije “¿pero no se dieron cuenta
por dónde vinieron? si ustedes supuestamente vinieron a hacer el estudio de fac-
tibilidad”. Y me dicen que, lamentablemente, no podía hacer así la vía y les dije
que no, no es que no pude hacer la vía, yo ya hice, lo que tal vez es que no debía,
88. Carlos García, en conversación con la autora.
-PRO46.30enero.indd 147 16/03/18 12:52
Procesos 46, julio-diciembre 2017148
cosa que es muy diferente. Entonces ahí había una presión para los técnicos del
Municipio porque la vía ya estaba construida por campesinos.
89
De un rastreo sobre la situación de las juntas parroquiales en la adminis-
tración en curso, puedo advertir que persiste una queja constante por falta
de cumplimiento de asignaciones presupuestarias por parte del Municipio
hacia las juntas parroquiales,
90
así como la apelación constante a los discur-
sos de participación ciudadana como un mecanismo de política plebeya.
91
También se puede observar un debilitamiento de la organización parroquial,
es decir del consorcio de juntas parroquiales.
92
Un aspecto clave en la relación entre Municipio y parroquias rurales es
el concepto de autonomía, así como el tipo de política que se establece entre
el área urbana y el área rural:
Las Juntas Parroquiales partiendo de su sistema de organización dicen querer
mantener la esencia de los presupuestos participativos y por tanto arman “No
queremos para nada una imposición técnica que nos venga desde el Municipio
o Gobierno provincial, ellos tienen su otro sistema de planicación que la respe-
tamos, pero nosotros vamos más abajo, a trabajar con toda la gente”, puntualizó
Saquipay.
93
La política “más abajo” es la política que he llamado plebeya. La políti-
ca plebeya no es la política de vocación, o que otorga prestigio a los nobles
patricios cuencanos; es una política comunitaria, colectiva, para la vida, lide-
rada por actores históricamente excluidos, desarrollada por los plebeyos, a
quienes he denominado cholos políticos. De su despliegue dependen obras
básicas para subsistencia y servicios, así como aspectos de reconocimiento y
respeto. Es decir, se articulan elementos de clase e identitarios. La dinámica
89. Ibíd.
90. “Consorcio parroquial tiene nuevo directorio”, El Tiempo, 29 de mayo de 2014,
http://www.eltiempo.com.ec/noticias-cuenca/143374-consorcio-parroquial-tiene-nue-
vo-directorio/.
91. “Presupuestos participativos, un reto para gobiernos parroquiales”, El Mercurio,
5 de diciembre de 2010, http://www.elmercurio.com.ec/239301-presupuestos-participa-
tivos-un-reto-para-gobiernos-locales/#; “Asamblea parroquial priorizó necesidades”, El
Tiempo, 19 de septiembre de 2014, http://www.eltiempo.com.ec/noticias-cuenca/149709-
asamblea-parroquial-prioriza-necesidades/.
92. “Consorcio parroquial tiene nuevo directorio”, El Tiempo, 29 de mayo de 2014,
http://www.eltiempo.com.ec/noticias-cuenca/143374-consorcio-parroquial-tiene-nue-
vo-directorio/.
93. “Presupuestos participativos, un reto para gobiernos parroquiales”, El Mercurio, 5
de diciembre de 2010, http://www.elmercurio.com.ec/239301-presupuestos-participati-
vos-un-reto-para-gobiernos-locales/#.
-PRO46.30enero.indd 148 16/03/18 12:52
Procesos 46, julio-diciembre 2017 149
social y política generada en este espacio y período, e investigada en este tra-
bajo, se resume en la frase que menciona el dirigente de la junta parroquial
de Llacao, Saúl Siavichay: “Ese sí es un tema que nosotros orecimos”.
Hoy los líderes parroquiales continúan teniendo problemas para hacer
prevalecer su concepción de la política, sus prácticas participativas y siguen
luchando frente al Municipio, sus autoridades y funcionarios que pretenden
imponer sus propias prácticas y sus concepciones de una visión tecnocrática
y despolitizada.
fuentes y bibliografía
FUENTES PRIMARIAS
Documentos ociales
Alcaldía de Cuenca. “Presupuesto Anual”. 23 de agosto de 2016. http://www.cuen-
ca.gov.ec/?q=node/13207.
GAD Municipal del Cantón Cuenca. “Ordenanza que norma la participación ciuda-
dana y cogestión de los presupuestos participativos con las parroquias rurales
del Cantón Cuenca”. s. f. http://www.cuenca.gov.ec/?q=node/8984.
______. “Ordenanza de apoyo municipal a las juntas parroquiales rurales del Cantón
Cuenca”. 23 de agosto de 2016. http://www.cuenca.gob.ec/?q=node/8840.
INEC. Información Censal Cantonal 23 Servicios Básicos. s. f. http://www.inec.gob.
ec/cpv/index.php?option=com_content&view=article&id=232&Itemid=128
&lang=es.
Entrevistas
García, Carlos. Presidente del Gobierno Autónomo Descentralizado de Paccha, en
conversación con la autora. Agosto de 2015.
García, Celso. Presidente de la Junta Parroquial de Ricaurte. En conversación con la
autora. Agosto de 2012.
Quinde, Luis. Presidente de la Junta Parroquial de Turi. En conversación con la au-
tora. Agosto de 2012.
Siavichay, Saúl. Presidente de la Junta Parroquial de Llacao. En conversación con la
autora. Agosto de 2012.
-PRO46.30enero.indd 149 16/03/18 12:52
Procesos 46, julio-diciembre 2017150
Periódicos
El Tiempo. Mayo y septiembre de 2014.
El Mercurio. Mayo y diciembre de 2010; noviembre de 2013; octubre de 2015.
FUENTES SECUNDARIAS
Almeida, José. “Identidades en el Ecuador. Un balance antropológico”. En Ciudadanía
e identidad, compilado por Simón Pachano, 83-142. Quito: FLACSO Ecuador,
2003.
Becker, Marc. “Movimiento Unidad Plurinacional Pachakutik”. En ¡Pachakutik!: Mo-
vimientos indígenas, proyectos políticos y disputas electorales en el Ecuador, 49-80.
Quito: FLACSO Ecuador / Abya-Yala, 2015.
Bretón, Víctor. “Desarrollo rural y etnicidad en las tierras altas de Ecuador”. En Esta-
do, etnicidad y movimientos sociales en América Latina. Ecuador en crisis, editado
por Víctor Bretón y Francisco García, 217-253. Barcelona: Icaria, 2003.
Bourricaud, François. “¿Cholicación?”. En El indio y el poder en el Perú, 183-198.
Lima: Moncloa / Campodónico, 1970.
Brownrigg, Leslie Ann. “The Nobles of Cuenca: The Agrarian Elite of Southern Ecua-
dor”. Tesis de doctorado. Columbia University, 1972.
Büschges, Christian. “Políticas de identidad entre integración y autonomía: movi-
miento indígena, sociedad y Estado en Ecuador y Nepal desde una perspec-
tiva comparativa y transnacional”. En Los Andes en movimiento. Identidad y
poder en el nuevo paisaje político, editado por Pablo Ospina, Olaf Kaltmeier y
Christian Büschges, 41-63. Quito: Universidad Andina Simón Bolívar, Sede
Ecuador / Universidad de Bielefeld / Corporación Editora Nacional, 2009.
Canal, Jordi. “Maurice Agulhon: historia y compromiso republicano”. Historia Social,
n.º 29 (1997): 47-72. http://www.jstor.org/stable/40340623.
Carrasco, Adrián. “Cuatro esquinas desde donde mirar a Cuenca”, 38-45. En Cuenca
de los Andes. Cuenca: Municipalidad de Cuenca / Casa de la Cultura Ecuato-
riana, 1998.
De la Cadena, Marisol. “¿Son los mestizos híbridos? Las políticas conceptuales de las
identidades andinas”. Universitas Humanística, n.
o
61 (enero-junio 2006): 51-84.
______. “The Racial Politics of Culture and Silent Racism in Peru”. Documento pre-
sentado en la Conferencia Racism and Public Policy. Durban: United Nations
Research Institute for Social Development, 2001.
De la Torre Espinosa, Carlos. “Introducción”. En Afroquiteños: Ciudadanía y racismo,
11-30. Quito: CAAP, 2002.
Espinosa, Manuel. Los mestizos ecuatorianos y las señas de identidad cultural. Quito: Tra-
masocial, 2000.
Espinoza, Fran. “Bolivia, élite sectorial chola y élite política: las ambivalencias de su
relación”. Anuario de acción humanitaria y derechos humanos, n.° 11 (2013): 141-
160. http://www.deusto-publicaciones.es/deusto/pdfs/anuario/anuario11.
pdf.
-PRO46.30enero.indd 150 16/03/18 12:52
Procesos 46, julio-diciembre 2017 151
Fraser, Nancy. “Social Justice in the Knowledge Society. Redistribution, Recognition,
Participation”. Ponencia Beitrag zum Kongress “Gut zu Wissen”, 1-13. Hein-
rich BollStiftung. 2001.
García Linera, Álvaro. La potencia plebeya. Acción colectiva e identidades indígenas, obre-
ras y populares en Bolivia. Buenos Aires: CLACSO / Siglo XXI, 2015.
Guerrero, Andrés. “Curagas y tenientes políticos: La ley de la costumbre y la ley
del Estado (Otavalo 1830-1875)”. Revista Andina 7, n.
o
2 (diciembre 1989):
321-365. http://www.iheal.univ-paris3.fr/sites/www.iheal.univ-paris3.fr/
les/167034449-Andres-Guerrero-Curagas-y-tenientes.pdf.
Ibarra, Hernán. “La revaloración del cholo y la cholicación”. En La otra cultura. Ima-
ginarios, mestizaje y modernización, 15-17. Quito: Marka / Abya-Yala, 1998.
Kaltmeier, Olaf. “Estado, espacio y etnicidad: Prácticas y representaciones espacia-
les en Cotopaxi entre la mímesis y la alteridad”. En Los Andes en movimiento.
Identidad y poder en el nuevo paisaje político, editado por Pablo Ospina, Olaf
Kaltmeier y Christian Büschges, 191-216. Quito: Universidad Andina Simón
Bolívar, Sede Ecuador / Universidad de Bielefeld / Corporación Editora Na-
cional, 2009.
León Galarza, Natalia Catalina. “¿Identidades post-clasistas? La protesta indígena de
n de siglo”. En Etnicidad y poder en los países andinos, editado por Christian
Büschges, Guillermo Bustos y Olaf Kaltmeier, 151-168. Quito: Universidad
Andina Simón Bolívar / Universidad de Bielefeld / Corporación Editora Na-
cional, 2007.
Mancero Acosta, Mónica. Nobles y cholos: Raza, género y clase en Cuenca 1995-2005.
Quito: FLACSO Ecuador, 2002.
Martínez, Luciano. “La nueva ruralidad en Ecuador: Siete tesis para el debate”. Ico-
nos, n.º 8 (1999): 12-19, doi: 10.17141/iconos.8.1999.714.
Naranjo, Soledad. “Análisis del rol de las juntas parroquiales rurales el cantón Peli-
leo en los procesos de desarrollo local”. Tesis de maestría. FLACSO Ecuador.
2010. http://hdl.handle.net/10469/3035.
Nugent, Guillermo. “El laberinto de la choledad, años después”. Quehacer, n.º 170
(2008): 86-95. https://es.scribd.com/document/73574364/El-Laberinto-de-
La-Choledad.
Ortega, Karen. “Hegemonía comunal: Caso de estudio de la comuna de Toglla”. Tesis
de maestría. FLACSO Ecuador. 2015. http://hdl.handle.net/10469/8626.
Ospina Peralta, Pablo, coordinador. En las suras del poder. Movimiento indígena, cambio
social y gobiernos locales. Quito: Instituto de Estudios Ecuatorianos / CLACSO,
2006.
Pécout, Gilles. “Le local et le national, le centre et la périphérie”. Le Mouvement Social
187 (1999): 3-9. http://www.jstor.org/stable/3779094.
______ y Eduard J. Verger. “Cómo se escribe la historia de la politización rural. Re-
exiones a partir del estudio del campo francés en el siglo XIX”. Historia So-
cial, n.º 29 (1997): 89-110. http://www.jstor.org/stable/40340625.
Prieto, Mercedes. Liberalismo y temor. Imaginando los sujetos indígenas en el Ecuador post-
colonial 1895-1950. Quito: FLACSO Ecuador / Abya-Yala, 2004.
Romero, Carmen. “Los desplazamientos de la raza, de una invención política y la
materialidad de sus efectos”. Política y Sociedad, n.º 1 (2003): 111-128.
-PRO46.30enero.indd 151 16/03/18 12:52
Procesos 46, julio-diciembre 2017152
Sánchez Parga, José. “Los indígenas ante los poderes y gobiernos locales”. En El Mo-
vimiento indígena ecuatoriano. La larga ruta de la comunidad al partido. Quito: Cen-
tro Andino de Acción Popular, 2007.
Santillana Ortiz, Alejandra. “Proceso organizativo y límites del proyecto político de
Pachakutik”. En En las suras del poder. Movimiento indígena, cambio social y
gobiernos locales. Quito: Instituto de Estudios Ecuatorianos / CLACSO, 2006.
Sawyer, Mark. “ ‘Race’ to the Future: Racial Politics in Latin America 2015”. Pers-
pectives on Politics 3, n.
o
3 (septiembre 2005): 561-564. http://www.jstor.org/
stable/3689032.
Silva, Erika. Identidad nacional y poder. Quito: Abya-Yala, 2004.
Tilly, Charles. “From Movilization to Revolution”. Working Paper. University of Mi-
chigan, 1977. deepblue.lib.umich.edu/bitstream/handle/2027.42/50931/156.
pdf.
Van Cott, Donna Lee. Radical Democracy in the Andes. Nueva York: Cambridge Uni-
versity Press, 2008.
Wade, Peter. “Race in Latin America”. En A Companion to Latin American Anthropolo-
gy, editado por Deborah Poole, 177-192. Malden / Oxford: Blackwell Publis-
hing, 2008.
Walsh, Catherine. “Raza, mestizaje y poder: las bases estructural-discursivas de la
sociedad ecuatoriana”. En Interculturalidad, Estado y sociedad: Luchas (de)colo-
niales de nuestra época, 25-40. Quito: Universidad Andina Simón Bolívar, Sede
Ecuador / Abya-Yala, 2009.
-PRO46.30enero.indd 152 16/03/18 12:52

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.


ISSN: 1390-0099

Licencia de Creative Commons
Procesos: revista ecuatoriana de Historia is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 4.0 Internacional License.