El fomento a la educación básica
en el Distrito del Sur en tiempos
de la República de la Gran Colombia*
Promoting basic education in the Southern District
at the time of the Republic of Gran Colombia
Roger Pita Pico
Academia Colombiana de Historia
rogpitc@hotmail.com
DOI: http://dx.doi.org/10.29078/rp.v0i46.648
Fecha de presentación: 3 de agosto de 2017
Fecha de aceptación: 12 de octubre de 2017
Artículo de investigación
Procesos: revista ecuatoriana de historia, n.º 46 (julio-diciembre 2017), 33-65. ISSN: 1390-0099; e-ISSN: 2588-0780
* Este artículo es parte del proyecto de investigación “Educación, progreso y nación:
el impulso a la educación pública en la Gran Colombia”, nanciado con recursos propios.
El autor agradece a los lectores anónimos del artículo, cuyas observaciones y sugerencias
contribuyeron a mejorar la versión nal del manuscrito.
-PRO46.30enero.indd 33 16/03/18 12:52
RESUMEN
Este artículo examina los avances y retrocesos en el proceso
de expansión de las escuelas públicas en el Ecuador, durante la Gran
Colombia. El proyecto educativo se desarrolló en una etapa de
transición caracterizada por el choque de mentalidades entre el
Antiguo Régimen español y el nuevo sistema republicano, este
último con tendencia hacia una educación secular e incluyente. Tras
las guerras de Independencia y ante la situación generalizada de
crisis económica y el décit scales, las escuelas públicas recibieron
nanciamiento privado. Finalmente, el proyecto educativo fue una
ocasión propicia para difundir la idea de progreso y los principios
liberales, consolidar la legitimidad del sistema político y exaltar los
benecios de la Patria.
Palabras clave: educación básica, escuelas, estudiantes,
enseñanza, Gran Colombia, Ecuador, siglo XIX.
ABSTRACT
This article examines the progress and setbacks experienced when
public schooling spread in Ecuador at the time of the Republic of
Gran Colombia. This educational initiative was developed during a
transition phase characterized by the clash between the mindset of
the old Spanish regime and that of the new Republican system, the
latter tending toward lay and inclusive education. After the Wars of
Independence and in view of widespread economic recession and
scal decits, public schools beneted from private funding.
Ultimately, this educational initiative was a favorable opportunity to
disseminate the idea of progress and liberal principles, consolidate
the political system’s legitimacy, and extol the benets of the Nation.
Keywords: Basic education, schools, students, teaching,
Gran Colombia, Ecuador, nineteenth century.
Roger Pita Pico
Politólogo con Opción en Historia de la Universidad de los Andes (Bogotá,
Colombia), magíster en Estudios Políticos de la Ponticia Universidad
Javeriana. Su labor como investigador le ha permitido profundizar sobre
varias temáticas como: esclavitud, mestizaje, celebraciones políticas
y educación en el período de dominio hispánico, Independencia y primeros
años de la República. Actualmente es director de la Biblioteca
“Eduardo Santos” de la Academia Colombiana de Historia.
-PRO46.30enero.indd 34 16/03/18 12:52
introduCCión
En tiempos coloniales las escuelas de primeras letras en la Audiencia de
Quito tenían una cobertura muy limitada. Algunos planteles eran anexos a
los colegios pero la mayoría eran fundados por las comunidades religiosas.
1
Existían además algunos cuantos establecimientos de carácter privado. En
realidad las escuelas no eran una prioridad pues buena parte de los esfuerzos
ociales estaban dirigidos hacia los niveles de educación media y superior.
Con la llegada de los republicanos al poder a comienzos del siglo XIX en
el marco del proceso de Independencia, se dan algunos avances en el intento
por reforzar esta primera etapa educativa, orientándola cada vez más hacia
el camino de la secularización.
Desde nales del período colonial, el pensamiento pedagógico ecuato-
riano había sido permeado por el pensamiento liberal promovido por el mo-
vimiento de la Ilustración y por las corrientes ideológicas de la Revolución
Francesa.
El presidente Simón Bolívar fue uno de los más comprometidos con la
causa de la instrucción pública. En el discurso de apertura del Congreso
Constituyente de Angostura, pronunciado el 15 de febrero de 1819, lanzó
fuertes críticas al legado colonial español:
Uncido el pueblo americano al triple yugo de la ignorancia, de la tiranía y del
vicio, no hemos podido adquirir ni saber ni poder ni virtud. Discípulos de tan
perniciosos maestros, las lecciones que hemos recibido y los ejemplos que hemos
estudiado, son los más destructores. Por el engaño se nos ha dominado más que
por la fuerza, y por el vicio se nos ha degradado más bien que por la supersti-
ción. La esclavitud es la hija de las tinieblas; un pueblo ignorante es un instru-
mento ciego de su propia destrucción.
2
Más adelante, Bolívar hace un llamado a este máximo órgano legislativo:
“La educación popular debe ser el cuidado primogénito del amor paternal
del Congreso. Moral y luces serán los polos de una República, moral y luces
son nuestras primeras necesidades”.
3
1. Sobre la inuencia de la Iglesia en la educación en tiempos del dominio hispánico
véase Julio César Delgado Ayora, “Iglesia y educación pública en Quito y en Cuenca a -
nes del período colonial (1750-1809)” (tesis de licenciatura, Universidad de Cuenca, 2011).
2. Runo Blanco-Fombona, comp., Simón Bolívar. Discursos y proclamas (París: Garnier
Hermanos, 1913), 39.
3. Ibíd., 64-65.
-PRO46.30enero.indd 35 16/03/18 12:52
Procesos 46, julio-diciembre 201736
El 17 de diciembre de 1819 los congresistas reunidos en Angostura ex-
pidieron la Ley Fundamental que dio nacimiento a la República de la Gran
Colombia. En adelante, el poder ejecutivo central quedaba a cargo del pre-
sidente Simón Bolívar y del vicepresidente Francisco de Paula Santander, y
su territorio fue dividido en tres grandes departamentos: Venezuela, Quito
y Cundinamarca, cuyas capitales serían Caracas, Quito y Bogotá, respecti-
vamente.
4
Guayaquil había proclamado en 1820 su independencia y de inmediato
realizó esfuerzos con miras a instalar algunas escuelas. Al año siguiente, en
la ciudad de Cuenca el general Antonio José de Sucre, con el apoyo del cabil-
do, aumentó de cuatro a siete el número de escuelas mixtas mientras que en
Riobamba instó a la sala capitular para crear nuevos planteles.
5
Este artículo se propone analizar cómo el gobierno afrontó durante los
primeros años de vida republicana en Ecuador los retos de expansión y -
nanciación de las escuelas públicas de primeras letras en medio de un am-
biente social, económico y político adverso.
Interesa además en este trabajo revisar en profundidad el papel que cum-
plieron las escuelas públicas dentro de la meta de consolidación del proyecto
republicano y de los principios inherentes a esta apuesta política. En cierta
medida, a través del proyecto educativo el gobierno, bajo el especial liderazgo
del presidente Simón Bolívar, del vicepresidente Francisco de Paula Santander
y del secretario del Interior don José Manuel Restrepo, buscó estratégicamente
entronizar los valores liberales y fortalecer la legitimidad de un sistema polí-
tico que intentaba consolidarse como una verdadera alternativa en contrapo-
sición al antiguo régimen implantado en estas tierras por más de tres siglos.
Estos propósitos sucedieron en una etapa de transición en la cual era
evidente el choque de mentalidades entre los valores del antiguo régimen
español y los principios liberales. El movimiento ilustrado había propicia-
do desde el siglo XVIII unos procesos de ruptura al promover no solo la
educación sino también la lectura, la libertad de imprenta y la fundación de
bibliotecas.
6
Todos estos esfuerzos encontraron eco en el período de forma-
4. Ley Fundamental de la República de Colombia (Angostura, 1819), 1. Tomado de Biblio-
teca Nacional de Colombia (BNC), Fondo Pineda, t. 852, pieza 14.
5. Jorge Núñez Sánchez, “Inicios de la educación pública en el Ecuador”. Procesos:
revista ecuatoriana de historia, n.
o
13 (1999): 18-21. Es muy reconocida, además, la gestión
adelantada años después por el general Antonio José de Sucre en el impulso de la educa-
ción primaria y secundaria en Bolivia.
6. Guadalupe Soasti Toscano, “Pedagogía política ilustrada: De vasallo a ciudadano,
lo que produjo el conocimiento de los Derechos del Hombre y del Ciudadano”. En Políti-
ca, participación y ciudadanía en el proceso de Independencia de la América Andina, comp. por
Guadalupe Soasti (Quito: Fundación Konrad Adenauer, 2008), 293-318.
-PRO46.30enero.indd 36 16/03/18 12:52
Procesos 46, julio-diciembre 2017 37
ción de la República pues se tenía el convencimiento de que se consolidaría
un nuevo humanismo apoyado en la razón que abriría el camino hacia la
inclusión social, la autonomía y la libertad política que permitiría defender
el proyecto independentista.
7
En ese contexto, se pretendía extender la cobertura de las escuelas para
difundir los valores republicanos y contribuir a la restructuración del orden
social a través sobre los benecios resultantes de los méritos dentro de un
nuevo esquema de valores basado ya no en la nobleza y en los privilegios
heredados, sino en la capacidad intelectual como camino hacia el desarrollo
personal, el ascenso social y la formación de una comunidad de ciudadanos
ilustrados.
8
Esta investigación se realizó con base en los documentos de archivo ha-
llados en los tomos 106 y 122 del Fondo Ministerio de Instrucción Pública y
otros documentos más del Fondo Funcionarios Públicos del Archivo General
de la Nación (AGN) ubicado en la ciudad de Bogotá. Esta información, que
corresponde en buena parte al cruce de cartas y reportes entre las autorida-
des provinciales del Ecuador y el ejecutivo central asentado en Bogotá, fue
complementada con otras fuentes primarias como informes ociales, leyes,
decretos y los periódicos de la época, además algunas cuantas fuentes secun-
darias alusivas al tema.
base normativa republiCana
El 6 de octubre de 1820 el vicepresidente Santander dictó un decreto que
es considerado el primer plan de educación primaria en tiempos republica-
nos. Allí se reconoció que la instrucción pública era el medio más fácil para
que los ciudadanos asimilaran sus derechos y deberes en sociedad, siendo
responsabilidad del Estado asegurarles la educación para contribuir a su
bienestar y felicidad. Adicionalmente, Santander hizo referencia a una jus-
ticación de carácter político al traer a colación la medida adoptada por el
Congreso de Angostura que habilitó a partir del año 1830 el derecho al voto
únicamente a aquellas personas que supieran leer y escribir. En tal sentido,
la educación elemental se constituía en un requisito esencial para hacer valer
los derechos ciudadanos en el marco de un gobierno representativo.
7. Carlos Paladines Escudero, comp., El movimiento Ilustrado y la Independencia de Quito
(Quito: Fonsal, 2009), 136-159.
8. Rosemarie Terán Najas, “La escolarización de la vida: El esfuerzo de construcción
de la modernidad educativa en el Ecuador (1821-1921)” (tesis doctoral, Universidad Na-
cional de Educación a Distancia, UNED, Madrid, 2015), 20.
-PRO46.30enero.indd 37 16/03/18 12:52
Procesos 46, julio-diciembre 201738
Los maestros debían enseñar a los niños a leer, escribir y contar, y además
explicar los dogmas de la religión y de la moral cristiana. Con este decreto,
el gobierno abrigaba la esperanza de que las ciencias, las artes, la agricultura
y la industria progresaran a medida que el hábito de la lectura, la escritura y
la aritmética se hicieran más comunes.
9
Este precedente normativo abrió el
camino para nuevos impulsos a escala regional.
En la Constitución de la República de la Gran Colombia promulgada en
1821 se contemplaron una serie de atribuciones especiales al Congreso para
la promoción de la educación pública.
10
En respuesta a este mandato, el Con-
greso de Cúcuta expidió la ley del 2 de agosto, en la cual se reiteró que los
maestros debían enseñar los preceptos cristianos y los valores ciudadanos.
El currículo y el método de enseñanza debían ser uniformes en toda la Repú-
blica, para lo cual había que elaborar cartillas e implementar los reglamentos
para la buena gestión administrativa de las escuelas. Asimismo, el poder
ejecutivo quedó autorizado para que en las principales ciudades se crearan
escuelas pilotos con el método lancasteriano,
11
para que de allí se fueran di-
fundiendo a todas las provincias.
Por otro lado, la ley dictada el 20 de junio de 1821 dio vía libre para la
fundación de casas de educación y colegios públicos en las capitales de pro-
vincia, disponiéndose además que en estos planteles debía adecuarse una
pieza para instalar una escuela lancasteriana.
12
Como una fórmula de apoyo
económico para la aplicación de esta norma, la ley del 28 de julio dispuso
que los fondos, bienes y edicios de los conventos suprimidos fueran inver-
tidos en la educación pública.
13
Ante las innumerables falencias y vacíos existentes, el Congreso de la
República aprobó el 18 de marzo de 1826 una nueva ley con el n de orga-
9. Alejandro Osorio y Estanislao Vergara, Los encargados de la Secretaría General del
Departamento de Cundinamarca presentan a S. E. el General F. de P. Santander, vicepresidente del
mismo Departamento, la memoria correspondiente al año de 1820 (Bogotá: Imprenta de Espi-
nosa, 1821), 46.
10. Constitución de la República de Colombia (Rosario de Cúcuta: Bruno Espinosa, Im-
presor del Gobierno General, 1821), 22.
11. Francisco Sanabria Munévar, “Enseñando mutuamente: una aproximación al mé-
todo lancasteriano y a su aprobación en Colombia”, Revista Historia de la Educación Colom-
biana 13, n.
o
13 (2010): 47-76.
12. Las casas de educación combinaban la educación primaria con la secundaria
mientras que los colegios ofrecían formación secundaria y superior, aunque entre 1820 y
1826 la mayoría de colegios escasamente contaban con recursos para los cursos de educa-
ción secundaria. Evelyn Ahern, “El desarrollo de la educación en Colombia: 1820-1850”,
Revista Colombiana de Educación, n.
o
22-23 (1991): 30.
13. Luis Horacio López Domínguez, comp., Obra educativa de Santander 1819-1826, vol.
I (Bogotá: Biblioteca de la Presidencia de la República, 1990), 43-44.
-PRO46.30enero.indd 38 16/03/18 12:52
Procesos 46, julio-diciembre 2017 39
nizar el sector educativo. Una de las primeras disposiciones establecía que
en todas las parroquias debía haber por lo menos una escuela para niños. El
3 de octubre de este mismo año fue aprobado el Plan de Estudios mediante
el cual se dictaron algunas pautas sobre la estructura administrativa de las
escuelas, el tipo de instrucción y el pago a maestros. Allí se crearon las juntas
curadoras de educación de niños integradas por los jefes políticos municipa-
les y los padres de familia, cuyas funciones eran: elegir el sitio de instalación
de la escuela, administrar los fondos y adelantar labores de supervisión.
14
Con este nuevo marco normativo de 1826 los dirigentes republicanos se
mostraron menos empeñados en la religión, en la moralidad y en la salva-
ción de la República pues ahora el énfasis se hizo en el impulso al trabajo útil
y el desarrollo económico.
15
Con el n de contar con más espacios educativos
alternos, el presidente Simón Bolívar reiteró mediante decreto del 27 octubre
de 1828 la orden de abrir en todos los conventos regulares escuelas públicas
de primeras letras, cuyos maestros serían nominados por los superiores de
dichos claustros. No obstante, estos preceptores debían sujetarse al método
y reglas dictadas por el gobierno republicano.
16
Al año siguiente, el Libertador dictó un decreto adicional al Plan de Estu-
dios de 1826. Asume en este, que es su último designio en materia educativa,
una postura conservadora al plantear los siguientes puntos: la aceptación
de la enseñanza ocial y privada, la exibilidad del sistema pedagógico, el
énfasis en la instrucción religiosa y moral.
17
La novedad en el proyecto republicano de expansión de la educación pú-
blica fue sin lugar a dudas la implementación del método lancasteriano. Este
modelo, conocido también con el nombre de mutua instrucción, consistía en
que un solo maestro pudiera dirigir a un gran número de alumnos debiendo
estos colaborarle activamente en la labor pedagógica.
La implementación de este tipo de escuelas implicó que algunos plante-
les del antiguo método se adaptaran al nuevo esquema educativo mientras
que la mayoría siguió funcionando bajo el modelo tradicional hasta tanto
hubiese la oportunidad de capacitar a los maestros.
Habiéndose prevenido en el artículo 15 de la ley del 2 de agosto de 1821
el establecimiento de escuelas normales del método lancasteriano en las
14. Codicación de todas las leyes de Colombia desde el año de 1821, t. VII (Bogotá: Imprenta
Nacional, 1924), 228-401.
15. Frank Safford, El ideal de lo práctico. El desafío de formar una élite técnica y empresarial
en Colombia (Bogotá: Universidad Nacional / El Áncora, 1989), 80.
16. Archivo General de la Nación (AGN), Fondo Ministerio de Instrucción Pública, t.
106, f. 121r.
17. Jorge Villalba S. J., “Bolívar y la educación en el Ecuador”, Revista de la Universi-
dad Católica del Ecuador, n.
o
42, año XIII (1985): 149.
-PRO46.30enero.indd 39 16/03/18 12:52
Procesos 46, julio-diciembre 201740
principales ciudades del territorio de la Gran Colombia, se decidió entonces
mediante decreto promulgado el 26 de enero de 1822 fundar estos centros
de formación en Bogotá y Caracas, y en la ciudad de Quito cuando fuera
liberada. Una vez desarrollada esta primera fase, serían expedidas órdenes a
los departamentos de Azuay, Ecuador y Guayaquil para que cada una de las
provincias bajo su mando enviaran a personas “con talento” a Quito para ca-
pacitarlos como maestros del nuevo método. Una vez aprobaran los respec-
tivos exámenes, estos maestros debían regresar a sus provincias con el n de
enseñar el modelo a los candidatos enviados por cada una de las parroquias.
Los gastos de traslado a Quito los debía asumir la renta de propios de
cada localidad o, en caso de falta de recursos, el intendente debía tramitar un
auxilio de los fondos públicos. Durante el tiempo de capacitación los maes-
tros disfrutarían de un sueldo. Los padres de familia de cada parroquia, in-
teresados en la educación de sus hijos, estaban en la obligación de hacer una
pequeña contribución para la alimentación de estos preceptores.
18
El inglés Joseph Lancaster, el francés Pedro Comettan y el franciscano
de origen quiteño fray Sebastián Mora Bermeo fueron los principales difu-
sores del método lancasteriano en el territorio de la Gran Colombia. Lancas-
ter cumplió su misión exclusivamente en Caracas, Comettan en la Nueva
Granada y Venezuela, mientras que Mora Bermeo fue el único de ellos en
extender su campaña de capacitación a tierras ecuatorianas.
Mora Bermeo fue un activo promotor del nuevo método pues había ins-
talado una escuela lancasteriana en la población de Capacho, en Venezuela,
convirtiéndose de este modo en la primera de su tipo en el territorio de la
Gran Colombia.
19
Por orden del vicepresidente Santander, el religioso dejó
su curato en Capacho y en octubre de 1821 emprendió viaje hasta Bogotá con
el n de implantar allí el nuevo método.
20
Al año siguiente, fue nombrado por el gobierno central como preceptor
de la escuela normal en la ciudad de Quito y se le asignó la misión de esta-
blecer el nuevo método en los departamentos del sur de la República.
21
Al
conocer esta noticia el general Antonio José de Sucre, intendente del depar-
tamento de Quito, de inmediato ofreció asegurarle al cura un pago mensual
18. Gaceta de Colombia, n.
o
27 (1822): 1.
19. En 1816 este religioso fue enviado preso a España por el general español Pablo
Morillo padeciendo allí cinco años de hambre y humillaciones. Tras recobrar su libertad,
estudió el novedoso método y regresó para aplicarlo en territorio americano. Ibíd., n.
o
29:
2. Sobre los cargos que le fueron imputados por las autoridades españolas véase Gregorio
Hernández de Alba, comp., “Sumarias de los procesos seguidos contra los clérigos patrio-
tas”, Boletín de Historia y Antigüedades XLIX, n.
o
573-574 (1962): 374-376.
20. AGN, Fondo Ministerio de Instrucción Pública, t. 108, f. 318v.
21. Gaceta de Colombia, n.
o
48: 2.
-PRO46.30enero.indd 40 16/03/18 12:52
Procesos 46, julio-diciembre 2017 41
de 60 pesos.
22
En el largo viaje que emprendió Mora Bermeo entre Bogotá y
las provincias del sur, aprovechó la ocasión para fundar escuelas en las ciu-
dades de Popayán y Cali.
Tras haber realizado una previa capacitación, Mora Bermeo logró insta-
lar la primera escuela lancasteriana en la ciudad de Quito en mayo de 1825.
Funcionaba en una sala amplia con capacidad para 300 niños. La edicación
contaba además con una pila de agua y una habitación para el preceptor José
Álvarez Romero. El 15 de mayo abrió sus puertas la escuela lancasteriana de
la ciudad de Ibarra en una bella e iluminada edicación con capacidad para
120 educandos.
Por esos días, el cura instructor siguió su marcha hacia Otavalo en donde
ya contaba con el rme apoyo institucional del gobernador y con un pupilo
entrenado en el nuevo modelo de enseñanza. Dejó en claro que no podía
esperar más a que los demás cantones enviaran sus profesores porque aún
faltaba expandir el método educativo a otras áreas del Ecuador.
23
En octubre de 1825, Mora Bermeo encontró bastante oposición en la ciu-
dad de Cuenca, al igual que había sucedido en Quito donde había sido ob-
jeto de “persecuciones y asechanzas” durante el “dicilísimo” proceso de
instalación de la escuela lancasteriana por culpa, según él, de las “hordas de
frailes, clérigos y gente vagabunda que de todas clases pululan en esa des-
graciada capital”. El secretario del Interior don José Manuel Restrepo aprobó
las actuaciones del religioso y valoró el importante servicio que estaba brin-
dando en benecio de la educación pública de los departamentos del Sur.
24
El 13 de noviembre de 1825 abrió sus puertas la escuela lancasteriana de
la ciudad de Guayaquil bajo el liderazgo de Mora Bermeo. Un total de 120
alumnos iniciaron sus clases aunque el aula tenía capacidad para albergar
100 jóvenes más. Se designó como profesores a José María Bolaños y José
Antonio Gómez con el sueldo de 60 pesos mensuales que les serían pagados
por la municipalidad. Otros 6 jóvenes fueron instruidos por el fraile francis-
cano con el propósito de replicar el método lancasteriano en otros cantones.
25
Tras dos meses de preparativos, el 30 de marzo de 1826 se instaló la es-
cuela de enseñanza mutua en la ciudad de Loja con la presencia de 83 estu-
diantes, escogiéndose como preceptor al ciudadano Ignacio Alcocer a quien
se le asignó un salario anual de 200 pesos. El director Mora Bermeo instruyó
en el nuevo método a cuatro ciudadanos más de otros cantones del distrito.
En el desarrollo de su gestión, este cura instructor contó en esta ciudad con
el apoyo del gobernador, quien le proporcionó una “decente posada” y otros
22. AGN, Fondo Ministerio de Instrucción Pública, t. 106, f. 618r.
23. Ibíd., f. 609r-611r.
24. Ibíd., f. 607r.
25. Gaceta de Colombia, n.
o
222: 2.
-PRO46.30enero.indd 41 16/03/18 12:52
Procesos 46, julio-diciembre 201742
obsequios más en tanto que la municipalidad le regaló un caballo “lindí-
simo, enjaezado y adornado de cintas del tricolor nacional, en señal de su
eterna gratitud”.
26
En los años posteriores, el religioso se vio agobiado por las penurias
económicas, pues desde la ciudad de Quito elevó una carta el 12 de di-
ciembre de 1829, en la cual solicitó al papa Pío VIII permiso para pasar
del estado de religioso al estado de sacerdote secular debido a que en su
condición de franciscano le era imposible socorrer a su madre anciana. De
manera abierta y sincera, exteriorizó su desconsuelo al sentir que no se le
había compensado lo justo por sus esmerados servicios a favor de la edu-
cación pública:
Así mismo, la suprema autoridad de esta República de Colombia me encomendó
erigir escuelas mutuas en casi todo su extenso territorio, y las duras y larguísi-
mas correrías por caminos intransitables, hechas desde el año de 1821 hasta el
de 1826, quebrantaron mi constitución física, por lo cual me resulta insoportable
llevar la vida del convento sin los auxilios necesarios, por lo demás privado de la
retribución que podrían esperar mis merecimientos…
27
logros y frustraCiones en Cobertura
Durante el antiguo régimen colonial el acceso a la educación en Ecuador
era muy limitado y allí quedaban excluidos los más desfavorecidos econó-
micamente y los grupos étnicos que ocupaban los últimos peldaños de la
jerarquizada estructura social.
Bajo el modelo liberal, los republicanos intentaron cambiar ese desola-
dor panorama y por ello lanzaron una campaña de ampliación del sistema
de escuelas públicas. No obstante, en términos reales esa era una meta difí-
cil de alcanzar, especialmente en estos tiempos en que apenas se realizaban
ingentes esfuerzos con miras a la recuperación económica después de los
estragos provocados por las guerras de Independencia. No hay que perder
de vista el hecho de que el distrito sur fue el territorio de la Gran Colombia
que más demoró en expulsar a los españoles. Allí el fragor de la guerra fue
más acentuado y prolongado.
Sin duda, las principales ciudades y villas marcaron un liderazgo en la
difusión de la educación elemental. Aquellas primeras regiones liberadas
del dominio español fueron las que alcanzaron mayores progresos pues el
26. AGN, Fondo Funcionarios Públicos, t. 6, f. 231r.
27. Luis Carlos Mantilla, Los Franciscanos en Colombia, t. III, vol. 2 (Bogotá: Ediciones
de la Universidad de San Buenaventura, 2000), 534-535.
-PRO46.30enero.indd 42 16/03/18 12:52
Procesos 46, julio-diciembre 2017 43
conicto político y militar seguía enraizado en varias regiones del territorio
ecuatoriano.
Lo que sí es un hecho incuestionable es que las cifras en cobertura fueron
ganando fuerza con el transcurrir de los años, es decir, a medida que termi-
naba la guerra y Ecuador emprendía su proceso de recuperación económica
y de reestructuración administrativa y scal.
A continuación, se hará un análisis estadístico de los avances en materia
de instalación de escuelas públicas en los departamentos de Ecuador, Azuay
y Guayaquil haciendo la aclaración de que la información encontrada impi-
de observar las tendencias con el paso de los años pues los reportes ociales
disponibles presentan algunos vacíos e inconsistencias insalvables.
En 1823 el gobierno central solicitó a todas las provincias del Sur infor-
mes detallados sobre el número de escuelas y alumnos. En febrero del año
siguiente, el intendente del departamento de Quito, José Félix Valdivieso,
lamentó no haber enviado oportunamente el informe por causa del ambiente
de convulsión:
La guerra que todo lo absorbe y nos mortica más de lo que puede signicarse,
tiene los pueblos en continua angustia y agitación suministrándose con dicul-
tad los urgentes auxilios que demanda S. E. el Libertador sin que sea dable en
tal estado llevar a cabo en toda su extensión los designios benécos del gobierno
ni sus disposiciones superiores relativas a la organización interior de estas pro-
vincias. Con todo se van recogiendo los datos concernientes al objeto indicado,
y tan luego que estén reunidos los necesarios, llenaré las miras del gobierno en
esta parte tan interesante.
28
En 1824, en términos comparativos, se observaban mayores avances en
el número de escuelas lancasterianas en la Nueva Granada pues en las pro-
vincias de Tunja, Socorro, Pamplona y Casanare estaban instalados 18 plan-
teles de este tipo.
29
Tal como lo indica el cuadro 1, en marzo de 1825 habían 88 escuelas pú-
blicas en el departamento del Ecuador a las que asistían 2.219 estudiantes.
En la provincia de Pichincha se registraron 29 planteles, 38 en Imbabura y 21
en Chimborazo:
28. AGN, Fondo Ministerio de Instrucción Pública, t. 106, f. 705r.
29. Gaceta de Colombia, n.
o
120: 1.
-PRO46.30enero.indd 43 16/03/18 12:52
Procesos 46, julio-diciembre 201744
Cuadro 1. Número de escuelas instaladas
en el departamento del Ecuador, 1825
Provincia Lugar n.º escuelas
Pichincia
Quito 8
La Magdalena 1
Chillogallo 1
Machachi 3
Sangolquí 1
Zámbiza 2
Guayllabamba 2
Yaruquí 2
Tumbaco 1
Latacunga 2
Ambato 3
Guaranda 1
Guanupa 1
Chapaceto 1
Imbabura
Ibarra 4
Tusa 4
Otavalo 4
Tulcán 2
Cahuasquí 1
Caranqui 1
Puntal 1
Mira 1
Salinas 1
San Antonio 4
Cangahua 1
El Ángel 2
Urcuquí 2
Cotacachi 2
Atuntaqui 3
San Pablo 1
Cayambe 1
Tabacundo 1
Tocachi 1
Malchingui 1
-PRO46.30enero.indd 44 16/03/18 12:52
Procesos 46, julio-diciembre 2017 45
Chimborazo
Riobamba 4
Licto 1
Guano 2
Chambo 1
Pungalá 1
Cebadas 1
Sicalpa 1
Cajabamba 1
San Andrés 1
Alausí 1
San Francisco 1
Ambato 3
Guaranda 3
Fuente: Archivo General de la Nación (AGN), Fondo Ministerio de Instrucción Pública, t.
106, f. 668r; Gaceta de Colombia, n.
o
188: 2.
El siguiente cuadro revela las cifras sobre el número de alumnos según
su sexo y condición étnica en cada una de las tres provincias de este departa-
mento. De allí se deduce que los niños blancos eran denitivamente los que
tenían más posibilidades de acceso a esta primera escala educativa mientras
que la provincia de Imbabura era la que concentraba el mayor porcentaje de
escolares indígenas.
Cuadro 2. Número de estudiantes en las provincias
del departamento del Ecuador, 1825
Provincia Niños blancos Niñas blancas
Niños
indígenas
Niñas
indígenas
Pichincha 588 79 64 -
Imbabura 569 195 107 16
Chimborazo 410 143 20 3
Fuente: AGN, Fondo Ministerio de Instrucción Pública, t. 106, f. 668r, 688r.
Uno de los primeros informes generales con los que se cuenta en el de-
partamento de Azuay es el del cantón de Cuenca elaborado a nales de ene-
-PRO46.30enero.indd 45 16/03/18 12:52
Procesos 46, julio-diciembre 201746
ro de 1823, el cual aparece insertado a continuación. Allí se registraron un
total de 424 niños blancos matriculados, 127 niñas blancas, 681 niños indíge-
nas y 232 niñas indígenas.
Cuadro 3. Listado de escuelas y número de estudiantes
del cantón de Cuenca, 1823
Lugar
Niños
blancos
Niñas
blancas
Niños
indígenas
Niñas
indígenas
Cuenca 57 - - -
Cuenca (convento Santo Domingo) 81 - - -
Cuenca (convento de San Francisco) 7 3 - -
Cuenca (Convento del Carmen) 25 30 - -
Cuenca (Convento de Huérfanos) 10 - - -
Valle - - 206 121
Baños 40 - 47 -
Cumbe - - 14 5
Paccha - - 51 13
Sidcay 72 34 57 -
Chuquipata - - 116 64
Azogues 98 45 22 -
Pindilig - - 20 -
Biblián 26 7 - -
Déleg - - 29 -
San Roque 8 8 - -
Sayausí - - 15 -
Taday - - 34 -
Nulti - - 46 25
Xima - - 24 4
Fuente: AGN, Fondo Ministerio de Instrucción Pública, t. 106, f. 706r.
Hacia el mes de febrero de 1825 se elaboró un informe estadístico en el
que se revelaron cifras no solo de esta provincia sino de todo el departamen-
to de Azuay (ver cuadro 4). En total, se contabilizaron 1.900 alumnos que
recibían clases en 64 establecimientos educativos. Este cuadro, al igual que el
siguiente, especica de manera especial cada una de las clases que recibían
los alumnos.
-PRO46.30enero.indd 46 16/03/18 12:52
Procesos 46, julio-diciembre 2017 47
Cuadro 4. Número de escuelas en el departamento de Azuay, 1825
Provincia Cantón Lugar
n.
o
Escuelas
Niños
deletreando
Niños
decorando
Niños
escribiendo
Total
Cuenca
Cuenca
Cuenca 7 176 43 82 301
Parr. San Roque 1 11 29 20 60
Parr. Baños 1 37 25 13 75
Parr. Tima 1 9 8 7 24
Parr. del Valle 1 35 35 16 86
Parr. Sidcay 1 18 4 2 24
Parr. Chuquipata
1 12 4 4 20
Parr. Taday 1 4 6 2 12
Parr. Biblián 1 17 11 1 29
Parr. Déleg 1 25 13 9 47
Parr. Sayausí 1 10 8 2 20
Paccha 3 23 17 8 48
Azogues Azogues 5 73 28 15 116
Gualaceo
Gualaceo 3 30 25 15 70
Paute 2 23 22 13 58
Parr. Guachapata
1 9 7 5 21
Parr. Sígsig 1 12 11 7 30
Cañar Cañar 2 37 24 39 90
Girón Parr. Girón 1 19 16 5 40
Loja
Loja
Loja 2 56 32 19 127
Saraguro 3 13 12 5 30
Malacatos 4 22 16 6 44
Zumba 1 14 19 5 32
Chito 1 5 4 1 10
Zaruma Zaruma 2 46 39 19 104
Catacocha
Catacocha 3 33 25 11 69
Celica 1 3 2 3 8
Cariamanga
Cariamanga 3 23 18 9 50
Gonzanamá 5 64 51 39 194
Sozoranga 3 17 15 7 39
Amaluza 1 8 8 6 22
Fuente: AGN, Fondo Ministerio de Instrucción Pública, t. 106, f. 635r.
-PRO46.30enero.indd 47 16/03/18 12:52
Procesos 46, julio-diciembre 201748
En julio del año siguiente, escasamente se registraba en este mismo de-
partamento una escuela lancasteriana ubicada en la ciudad de Loja mientras
que el número de educandos se había elevado a 1.271.
30
Aunque había sido el primer territorio liberado del dominio español,
varios meses se demoró la intendencia de Guayaquil en presentar su informe
debido a la negligencia de los jueces políticos locales. Finalmente, en abril
de 1824 se enviaron a la secretaría del Interior las cifras que daban cuenta
de cuatro planteles en Santa Helena, dos en Montecristi y otros dos en la
capital del departamento, Guayaquil. Asimismo había sendas escuelas en las
poblaciones de Samborondón, Yaguachi, Babahoyo, Caracol, Pueblo Viejo,
Baba, Estero de Vinces, Daule, Soledad, Colimes, Portoviejo, Limón, Mocora,
Pachinche, Bonce, Río-chico, Pimpiguasí, Guayabo, Alonso Pérez, Pievasa,
Pichota, Pasaje, Jipijapa, Lodana, Pajan, Palma, Zapotal, Colimes, Charapo-
tó, Chone, Canoa, Morro, Chanduy, Colonche, Machala y Balao.
31
Hacia el mes de agosto del año siguiente fue presentado un informe mu-
cho más completo de este departamento. En el cuadro que aparece a conti-
nuación se puede observar cómo se registraron un total de 3.154 estudiantes,
obteniéndose los mayores logros en la clase de lectura, en segundo orden la
clase de escritura y por último la clase de matemáticas. Guayaquil y Manabí
fueron los dos cantones que concentraban el mayor número de educandos,
aproximadamente el 74% del total.
Cuadro 5. Número de escolares en las provincias del departamento
de Guayaquil, agosto de 1825
Provincia Cantón
Jóvenes
leyendo
Jóvenes
escribiendo
Jóvenes en
aritmética
Totales
Guayaquil
Guayaquil 523 409 84 1.016
Daule 108 78 7 193
Babahoyo 40 12 10 62
Machala 40 6 4 50
Santa Helena 427 71 19 517
Manabí Manabí 920 314 82 1.316
Totales 2.058 890 206 3.154
Fuente: AGN, Fondo Ministerio de Instrucción Pública, t. 122, f. 278r; Gaceta de Colombia, n.
o
219: 3.
30. AGN, Fondo Ministerio de Instrucción Pública, t. 106, f. 626r.
31. Gaceta de Colombia, n.
o
134: 2.
-PRO46.30enero.indd 48 16/03/18 12:52
Procesos 46, julio-diciembre 2017 49
En cifras globales, recopilando las estadísticas de los tres departamentos
para el año de 1825, se puede concluir que los mayores índices de cobertura
se alcanzaron en Guayaquil, obteniéndose en todo el territorio del Ecuador
un total de 7.273 alumnos.
Según datos suministrados a nivel ocial, a mediados de 1827 existían en
el territorio de la Gran Colombia 52 escuelas lancasterianas con 3.509 niños
y 434 planteles del método antiguo con 16.200 estudiantes. En todas las pro-
vincias de la República había por lo menos una o dos escuelas de este tipo.
32
Así las cosas, para esta fecha faltaba mucho trecho para lograr una uniformi-
dad en el método que era uno de los anhelos principales del gobierno.
En términos generales, la desidia de los funcionarios públicos, la descon-
anza frente al método lancasteriano, la indiferencia de los padres y la falta
de una acción coordinada, fueron factores que entorpecieron el proceso de
apertura de escuelas.
la eduCaCión del bello sexo y de los indígenas
Desde tiempos coloniales había primado el énfasis en la instrucción para
varones. Por eso, una de las preocupaciones del naciente gobierno republi-
cano fue diseñar una política educativa más incluyente que les permitiera a
las mujeres desarrollar un papel más activo en la sociedad.
No obstante, se presentaba una situación ambigua por cuanto se promo-
vía el acceso de las mujeres a la educación pese a ser aún un grupo excluido
de la ciudadanía. En ese sentido, tal como lo plantea la historiadora Rose-
marie Terán Najas: “la educación también fue invocada como un elemento
de integración y de unicación de toda la población alrededor de nuevos
valores, símbolos y sociabilidades que buscaban homogeneizar para contra-
rrestar la gran heterogeneidad preexistente”.
33
Para el presidente Simón Bolívar, la formación de las niñas era la base de
la educación de la familia.
34
El vicepresidente Santander también había re-
exionado desde un comienzo sobre la conveniencia de centrar más la aten-
ción en la ilustración del sexo femenino. Así se lo hizo saber al secretario de
Guerra en una carta fechada el 2 de mayo de 1820.
35
32. El Constitucional, n.
o
151 (1827): 1.
33. Terán Najas, “La escolarización de la vida…”, 26.
34. Ana Carmen Neissa de Mantilla, La evolución del pensamiento educativo de Simón
Bolívar. Principios vigentes en los modelos pedagógicos del tercer milenio (Bogotá: Gente Nueva,
2005), 113.
35. Roberto Cortázar, comp., Cartas y Mensajes del General Francisco de Paula Santander,
vol. 3 (Bogotá: Academia Colombiana de Historia, 1956), 136.
-PRO46.30enero.indd 49 16/03/18 12:52
Procesos 46, julio-diciembre 201750
El 28 de julio de 1821 el Congreso de la República aprobó la fundación
de escuelas en los conventos de religiosas.
36
La medida quedó supeditada
a una mayor intervención estatal y, para ello, el poder ejecutivo instó a los
arzobispos y obispos a cooperar con denuedo para lo cual se debían acordar
mancomunadamente los parámetros para el funcionamiento, el reglamento
y el manejo administrativo de estos establecimientos en servicio “a Dios y a
la Patria”.
37
El gobierno, entre tanto, reiteró su compromiso por la protección
e impulso de la educación de las niñas y jóvenes para benecio de la moral
pública y la religión.
En otra ley aprobada ese mismo día por el máximo órgano legislativo, se
abrió una nueva alternativa de apoyo para las escuelas de niñas al estipular-
se la supresión de los conventos de regulares con menos de ocho religiosos,
cuyos edicios y haberes serían destinados preferentemente a la educación
pública.
38
De manera paralela, en la ley del 2 de agosto dirigida a la fundación de
escuelas públicas para niños, se incluyó en el artículo 17º una serie de dispo-
siciones para el fomento de la educación femenina a través de una fórmula
que combinaba la iniciativa ciudadana y el apoyo ocial a escala local. Este
asunto fue catalogado por los legisladores como de suma importancia “para
la felicidad pública”. Le fue concedida la facultad al poder ejecutivo para
fundar estas escuelas bajo el patrocinio de los vecinos o por otras instancias
en las cabeceras de los cantones y demás parroquias en que fuere posible. En
estos establecimientos las pequeñas debían aprender los principios morales
y religiosos pero además debían cultivar el arte tradicional de coser y bor-
dar. Estas escuelas quedaban regladas bajo los mismos parámetros que las
escuelas de niños y era obligación del gobierno proponer al Congreso de la
República las alternativas para incentivar la fundación de estos planteles y
garantizar su dotación.
39
Aún con las intenciones y avances normativos que se acaban de describir,
todo indica que las oportunidades de acceso a la educación básica seguían
padeciendo un profundo desbalance en materia de género. En noviembre de
1824, José Félix Valdivieso, intendente del departamento del Ecuador, soli-
citó al secretario del Interior instalar en la ciudad de Quito una escuela en la
que pudieran educarse las niñas, para lo cual propuso adecuar como sede el
beaterio que en esos momentos funcionaba como asilo para las mujeres “con
36. En Quito funcionaban los monasterios de La Concepción, Santa Catalina de Siena,
Santa Clara, El Carmen Alto y el de la Santísima Trinidad.
37. Actas del Congreso de Cúcuta 1821, vol. II (Bogotá: Biblioteca de la Presidencia de la
República, 1990), 124.
38. Gaceta de la ciudad de Bogotá, n.
o
125 (1821): 403.
39. Actas del Congreso de Cúcuta…, 160.
-PRO46.30enero.indd 50 16/03/18 12:52
Procesos 46, julio-diciembre 2017 51
una vida descarriada y entregada a los placeres mundanos”. El propósito
era fundar esta escuela para educar las jóvenes “según los principios de una
sabia y religiosa disciplina”.
La respuesta del gobierno central era que no se podía alterar el destino
de las rentas aplicadas al mencionado beaterio que estaba a cargo de la or-
den de Nuestra Señora de las Mercedes, razón por la cual se envió la pro-
puesta para ser analizada por la Cámara de Representantes. Allí la comisión
eclesiástica consideró viable la propuesta pero sin que el beaterio dejara de
cumplir su “loable” función que era considerada no menos importante. El
caso pasó también a estudio de la comisión de policía, instancia que estuvo
de acuerdo con el concepto anterior y, por ello, se pidió un informe sobre las
nanzas y el estado de la edicación con miras a concretar la posibilidad de
abrir un espacio en benecio de la instrucción del bello sexo en esa ciudad.
40
Una propuesta similar elevó a nales del año siguiente la junta provin-
cial de Pichincha al gobierno central en relación con la idea de instalar una
escuela de niñas con los fondos del beaterio, destinándose una manzana de
las dos que poseía el monasterio de la Concepción. El ejecutivo ordenó tras-
ladar este asunto al Congreso para que diera su dictamen sobre este proceso
de conversión de recursos.
41
Por estos días, el gobernador del Obispado in-
formó al intendente de Quito que nalmente había podido abrir escuela en
el convento de La Concepción en donde impartían clase dos maestras que
recibían una corta graticación de los padres de las educandas.
42
En cuanto a cifras concretas, el cuadro 3 permite ver cómo hacia el año de
1823 en el cantón de Cuenca la proporción de niñas matriculadas era noto-
riamente inferior a la del sexo opuesto. Igual tendencia se registra en 1825 en
el departamento del Ecuador (ver cuadro 2) en donde la presencia femenina
en las escuelas llegaba al 13,6%. Según un informe publicado en la prensa
ocial en el mes de abril, en este territorio se contabilizaban un total 22 es-
cuelas para niñas.
43
A nales de 1828, las damas de Guayaquil asociadas en la Junta Curadora
para la educación de las niñas trabajaron arduamente para concretar el estable-
cimiento de escuela en esta ciudad de acuerdo con lo estipulado en la ley del
10 de marzo de 1826. El intendente se sumó a este propósito con el aporte de
912 pesos correspondientes al producto del remate anual del juego público
de lotería. Ante la falta de local, este alto funcionario ofreció las instalaciones
del suprimido convento de San Agustín ubicado en una de las esquinas de
la plaza mayor. Este apoyo fue apreciado por la Junta en aras del equilibrio
40. AGN, Fondo Ministerio de Instrucción Pública, t. 122, ff. 543r-561v.
41. López Domínguez, Obra educativa de Santander…, 297.
42. Villalba, “Bolívar y la educación en el Ecuador”, 161.
43. Gaceta de Colombia, n.
o
185: 2.
-PRO46.30enero.indd 51 16/03/18 12:52
Procesos 46, julio-diciembre 201752
por cuanto la mayor parte de los bienes de este suprimido claustro estaban
destinados al colegio de varones.
44
En la conquista y en la Colonia, la educación de los indígenas fue muy
escasa y se enfocó básicamente en la gramática y en la disciplina religiosa
dirigida a extirpar la idolatría.
45
Con la llegada del período republicano, se
aunaron esfuerzos tendientes a extender los benecios de la educación ele-
mental a este sector de la sociedad. Mediante decreto promulgado el 20 de
mayo de 1820, el presidente Simón Bolívar resolvió revivir la norma que
ordenaba destinar los productos de los arrendamientos de los resguardos al
pago de los maestros de las escuelas instaladas en cada pueblo. Se dispuso
además que todos los indígenas entre 4 y 14 años debían asistir a la escuela
en donde se les enseñarían las primeras letras, la aritmética, los fundamentos
de la religión católica, los derechos y deberes del hombre y del ciudadano.
46
En el decreto que emitiera cinco meses más tarde el vicepresidente San-
tander reiteró las antedichas medidas instauradas por Bolívar e hizo un lla-
mado especial a los gobernadores, jueces políticos y párrocos a n de que ga-
rantizaran la instrucción a los nativos. Al año siguiente fue sancionada la ley
del 2 de agosto de 1821 que reiteró que las escuelas debían ser dotadas con el
producto de los arrendamientos del sobrante de los resguardos y, adicional-
mente, se recordó a los blancos y mestizos residentes en dichos espacios que
debían aportar también para el sostenimiento del plantel.
47
A pesar de la buena intención de estas tempranas leyes, en realidad sur-
gieron muchas complicaciones en la consecución del terreno para la sede
educativa y en la búsqueda de recursos para el pago de los maestros. No hay
que pasar por desapercibido el panorama demográco del denominado te-
rritorio del Distrito del Sur, en lo que hoy corresponde al Ecuador, en donde
el porcentaje de la población indígena fue mucho más acentuado que en la
Nueva Granada y en Venezuela.
48
44. AGN, Fondo Ministerio de Instrucción Pública, t. 106r, f. 611r.
45. Alberto Martínez Boom, Escuela, maestro y métodos en Colombia 1750-1820 (Bogotá:
Universidad Pedagógica Nacional, 1986), 46.
46. Luis Horacio López Domínguez, comp., De Boyacá a Cúcuta. Memoria Administrativa,
1819-1821 (Bogotá: Biblioteca de la Presidencia de la República, 1990), 189-191.
47. Felipe Osorio Racines, Decretos del General Santander 1819-1821 (Bogotá:
Universidad Nacional, 1969), 155-159.
48. Según el censo de población adelantado entre 1778 y 1781 en la Audiencia de
Quito por orden del presidente don Juan Joseph de Villalengua, la comunidad indígena
representaba la mayoría, con el 63%; los blancos el 26% y otras castas el 11%. Entre tanto,
para el censo demográco realizado por esos mismos años en territorio neogranadino, las
cifras indicaban que la mayor parte eran mestizos y los indígenas eran apenas una quinta
parte del total de la población. Guillermo Bustos Lozano, “La redenición del orden co-
lonial”. En Manual de Historia del Ecuador. Épocas Aborigen y Colonial, Independencia (Quito:
-PRO46.30enero.indd 52 16/03/18 12:52
Procesos 46, julio-diciembre 2017 53
Aunque no se cuentan con cifras consolidadas para elaborar un análi-
sis sistemático, las cifras contenidas en el cuadro 3 alusivas al territorio del
departamento del Ecuador en 1825 indican que el número de alumnos in-
dígenas escasamente llegó a representar la décima parte del total de matri-
culados. Bastante notoria fue también la relación de género al interior de la
comunidad educativa indígena pues las niñas no superaban el 20%.
En últimas, este tardío reconocimiento de los derechos educativos de las
mujeres y de los indígenas generó un retraso en las oportunidades de ascen-
so social y económico para los sectores afectados, aplazándose por mucho
más tiempo las posibilidades de escalar en los espacios de poder y de deci-
sión política, con lo cual se aumentó indefectiblemente la brecha de desarro-
llo formativo en estos primeros años de vida republicana.
las Ceremonias eduCativas
y el sentimiento patrio
En el marco del proceso de Independencia, tanto los patriotas como
los realistas recurrieron a las celebraciones políticas como espacios de rea-
rmación simbólica y para revalidar las lealtades en medio de una intensa
confrontación ideológica y acérrimos antagonismos políticos. Estos eventos
hacían parte del proceso de legitimidad y como fórmula para sentar las bases
de la estructura política triunfante.
49
Algunas fundaciones de escuelas y colegios públicos se realizaron en
medio de actos solemnes y en determinados casos coincidieron con fechas
de celebraciones patrióticas o religiosas, con lo cual se pretendía imprimir
mayor realce a estos acontecimientos y al mismo tiempo enviar un mensaje
de estímulo a otras localidades con el n de que se animaran a crear este tipo
de establecimientos educativos.
En estos tiempos en que se cimentaban las bases de una Patria libre y
soberana, la intención de fondo era acudir a la protección divina y entronizar
en la comunidad las virtudes de los principios republicanos, asociándolos
con el impulso de la cultura y la educación dentro de un nuevo modelo de
nación. A pesar de la escasez de recursos en estos tiempos de tensión política
y crisis económica, los vecinos y las autoridades políticas y eclesiásticas rea-
Universidad Andina Simón Bolívar, Sede Ecuador / Corporación Editora Nacional, 2008),
80; Hermes Tovar Pinzón, Convocatoria al poder del número (Santa Fe de Bogotá: Archivo
General de la Nación, 1994), 86-88.
49. Roger Pita Pico, “La función política de las celebraciones públicas durante el pro-
ceso de Independencia de Colombia: En la búsqueda de la legitimidad y la lealtad”, Revis-
ta Historia y Sociedad, n.
o
23 (2012): 178, 200.
-PRO46.30enero.indd 53 16/03/18 12:52
Procesos 46, julio-diciembre 201754
lizaron grandes sacricios con tal de generar un impacto positivo con estas
ceremonias.
El día 4 de mayo de 1825 fue inaugurada la escuela lancasteriana de Qui-
to con asistencia numerosa de ciudadanos que aplaudieron y agradecieron al
gobierno central, al intendente del Departamento y al alcalde Luis Salvador
por el apoyo económico y logístico al proyecto educativo en marcha. Ese
día, según el cura Mora Bermeo, se reconciliaron los acérrimos enemigos
que consideraban al nuevo método como una afrenta a los principios de la
religión. En el acto los estudiantes presentaron un examen académico en el
que demostraron los conocimientos adquiridos en tan solo unos pocos días
de clases y se aprovechó la ocasión para reconocer la solvencia académica
y dedicación del profesor José Álvarez Romero, a quien se le calicó como
“sujeto patriota de bastante instrucción y bien opinado”. De igual modo, se
reconoció el gran esfuerzo hecho por el cura Mora Bermeo a pesar de estar
afectada su salud.
Al cabo de 11 días abrió sus puertas “con no menos aplausos” la escuela
de Ibarra, resaltándose la loable gestión adelantada por el gobernador y el
juez político de ese cantón, el ciudadano Joaquín Gómez de la Torre.
50
Con gran entusiasmo fue celebrada también la apertura de la escuela
lancasteriana de la ciudad de Guayaquil el día 13 de noviembre de 1825. Los
120 niños agrupados en 8 clases dieron muestras de sus adelantos en lectura,
escritura y aritmética en presencia de un numeroso concurso de gentes y de
la primera autoridad del Departamento. En este acto se exaltó la colabora-
ción permanente de las autoridades locales en el proceso de organización de
este plantel.
51
Un gran acto presenciaron los ciudadanos de Loja el 30 de marzo de 1826
para celebrar la inauguración de su escuela de enseñanza mutua. Allí concu-
rrieron el rector del colegio de Loja, el cura Joaquín Añasco, las autoridades
eclesiásticas y las autoridades civiles encabezadas por el cabildo y por el go-
bernador provincial Manuel Carrión. El público en pleno y, en especial, los
detractores del nuevo modelo pedagógico pudieron presenciar en vivo los
avances de los alumnos a tan solo mes y medio de haber iniciado las clases
con la escritura y lectura de algunas cortas frases y operaciones básicas de
aritmética.
La sala capitular agradeció al Libertador Simón Bolívar, a las autorida-
des departamentales y especialmente al cura Mora Bermeo por su liderazgo,
asignándole un premio de 100 pesos a manera de compensación por su es-
mero en este proyecto educativo. El certamen culminó con un emotivo dis-
50. AGN, Fondo Ministerio de Instrucción Pública, t. 106, f. 609r.
51. Gaceta de Colombia, n.
o
222: 2.
-PRO46.30enero.indd 54 16/03/18 12:52
Procesos 46, julio-diciembre 2017 55
curso del padre Mora Bermeo, en el cual hizo un elogio a la libertad y realizó
una férrea defensa de las bondades del método de Lancaster:
Señores, hoy se ha plantado en los connes australes de la República la pieza an-
gular de una educación verdaderamente sabia, liberal y común. Ya tenéis pues,
delante de vuestros ojos, la escuela de enseñanza mutua, fruto digno de los cui-
dados del supremo gobierno y de los paternales desvelos, celo y afanes de los
ilustres jefes de la provincia y municipalidad. En medio del dolor que me asiste
viendo que por todas partes, a proporción que difundo y empiezan a disfrutar y
conocer sus ventajas, no faltan gentes que sin saber manejar la crítica han hecho
creer a otras que semejante establecimiento tiende a la impiedad y depravación,
tengo al mismo tiempo la inexplicable satisfacción de presentar este primer cer-
tamen en ella para que todo el que quiera analice sus lecciones y el modo inocen-
te en que se reúnen a aprenderlas los niños.
52
Para comprobar en el tiempo el rendimiento académico de los estudian-
tes, se organizaron certámenes públicos en las escuelas de primeras letras.
Estas fueron también unas ceremonias de hondo carácter político pues solían
asistir las principales autoridades de cada ciudad y se aprovechaba además
la ocasión para enaltecer el sentimiento patrio y la inuencia de la educación
en la formación de la República.
La idea era que la comunidad pudiera evidenciar de manera directa las
virtudes del nuevo modelo de educación pública y a la vez sirviera de es-
tímulo para apoyar iniciativas de esta naturaleza. Dicho en otras palabras,
eran actos de “apropiación y visibilización pública de los procesos de for-
mación de los futuros ciudadanos”, un factor clave de integración política
con miras a consolidar el proyecto republicano, con lo cual se ampliaba el
sentido de lo público y de lo cívico.
53
Otras actividades literarias y culturales se desarrollaron para comple-
mentar los certámenes académicos centrales, los cuales contaron con una
gran difusión en la prensa de la época para llevar el mensaje de progreso
educativo a regiones apartadas.
Estas celebraciones fueron además una ocasión propicia para rendir ho-
menaje a los héroes de la Patria y a los funcionarios y benefactores, cuya in-
uencia había sido decisiva en el establecimiento y adelanto de los planteles.
Fue entonces común que dichos certámenes académicos se dedicaran a estos
gestores de la República y de la educación pública, una fórmula que resul-
taba útil para ellos en torno a ganar legitimidad e incrementar su prestigio
dentro del nuevo orden social y político.
52. AGN, Fondo Funcionarios Públicos, t. 6, f. 232r.
53. Terán Najas, “La escolarización de la vida…”, 29-30.
-PRO46.30enero.indd 55 16/03/18 12:52
Procesos 46, julio-diciembre 201756
A mediados de 1824 los alumnos de la escuela lancasteriana de la ciudad
de Cuenca presentaron un examen en lectura, escritura, aritmética, doctrina
cristiana, nociones generales de geometría, principios de política, virtudes
sociales y obligaciones a la Patria e igualmente hicieron un recuento del justo
triunfo de la independencia, según las disertaciones contenidas en el catecis-
mo del Padre Juan Fernández de Sotomayor.
54
En las páginas de la Gaceta de
Colombia se puso de presente el benecio e impacto de este tipo de eventos
académicos:
Tales son las primicias que la juventud […] ha ofrecido al público como el fruto
de sus primeras tareas: ellas anuncian bienes tan preciosos a Colombia que los
amantes de su prosperidad no pueden calcular sin sentimientos de placer. Las
autoridades respectivas y ciudadanas de todas clases que a competencia concu-
rrieron a solemnizar estos actos, admiraban con satisfacción los progresos de la
literatura en la República y benecencia de un gobierno bajo cuyos auspicios las
luces hacen adelantamientos semejantes.
55
El día 24 de enero de 1826 el intendente del departamento del Ecuador,
José Félix Valdivieso, dio reporte al secretario del Interior, don José Manuel
Restrepo, sobre el certamen académico presentado por los niños de la es-
cuela lancasteriana de la ciudad de Quito. Un total de 163 infantes dieron
respuesta a un examen público en el que “admirablemente” realizaron algu-
nos escritos sobre la primera parte del catecismo de Fleury y de los primeros
rudimentos de aritmética y gramática castellana. Estas fueron las palabras
de satisfacción de Valdivieso que fueron publicadas en la prensa ocial:
Sus progresos corresponden felizmente al dichoso método que se ha adoptado
por el gobierno para que los tiernos hijos del Ecuador sean útiles a la patria […]
Las corporaciones y más vecinos que asistieron al acto manifestaban grande
regocijo de oír la destreza con que satisfacían a sus preguntas, dando los más
sinceros agradecimientos al gobierno supremo por el interés que ha tomado en
el progreso de las luces. Sírvase vuestra señoría poner estos particulares en co-
nocimiento de su excelencia [el vicepresidente Santander] para su satisfacción.
56
La señora Teresa Suárez de Aguilar, directora de una escuela particular
de niñas en la ciudad de Guayaquil, organizó en la noche del 4 de febrero de
este mismo año un certamen académico en obsequio al vicepresidente San-
tander. Catorce jóvenes de muy tierna edad se examinaron mutuamente en
54. Juan Fernández de Sotomayor y Picón, Catecismo o instrucción popular (Bogotá: En
la Imprenta del C. B. E., 1820): 1-16. Tomado de BNC, Fondo Quijano, t. 426, pieza 1.
55. Gaceta de Colombia, n.
o
151: 3.
56. Ibíd., n.
o
232: 3.
-PRO46.30enero.indd 56 16/03/18 12:52
Procesos 46, julio-diciembre 2017 57
los principios de religión, máximas de moral y educación, y geografía física
y política de Colombia. Según se dijo: “los espectadores quedaron comple-
tamente satisfechos de la instrucción de las niñas y del celo y aptitud de la
directora, muy digna por esta circunstancia y por ser viuda de un ocial
fusilado por orden de [comandante español Pablo] Morillo, de la protección
del gobierno y del público”.
57
la finanCiaCión en tiempos de Crisis
Las fuentes de nanciación de la educación pública fueron uno de los
temas más álgidos de discusión durante la naciente República. Varias op-
ciones de recursos públicos, privados y mixtos fueron analizadas al interior
del gobierno y del Congreso ante el décit de las arcas públicas, los elevados
gastos consumados en la guerra y el estado de desaceleración económica.
58
Los saqueos, los embargos, los donativos, las contribuciones forzosas y la
ruina provocada por la confrontación militar en el proceso de Independen-
cia, eran factores que habían generado un impacto generalizado.
En su decreto del 6 de octubre de 1820, el vicepresidente Santander or-
denó que las ciudades y villas con rentas de propios debían establecer una
escuela pública. Para tal efecto, los gobernadores políticos obligarían a los
cabildos para que “inmediatamente y sin excusa” procedieran a realizar esta
fundación.
La ley del 2 de agosto de 1821 ordenó que en todas las ciudades, villas y
parroquias de más de 100 vecinos debía haber por lo menos una escuela de
primeras letras. Las ciudades y villas sufragarían los gastos de dotación con
los recursos de las rentas de propios, pero, allí donde estos recursos fueren
insucientes y, en las parroquias, había que recurrir a la solidaridad de los
vecinos, comprometiéndose voluntariamente a efectuar los pagos mensua-
les. Si de este modo no se cubría la cantidad requerida para la escuela, las
autoridades locales se encargarían de hacer un repartimiento “justo y mo-
derado” teniendo en cuenta el patrimonio y número de hijos de cada vecino
cabeza de familia. Esta lista cobijaba a los solteros y exceptuaba a los pobres,
cuyos hijos accederían gratuitamente a la educación. Era también deber de
los vecinos conseguir la sede para la escuela y los útiles indispensables para
el trabajo académico.
57. Ibíd., n.
o
235: 2.
58. Se sabe por lo menos que en el año scal de 1825-1826, aproximadamente las
tres cuartas partes de los gastos del Estado grancolombiano estaban enfocadas hacia el
estamento militar. David Bushnell, El Régimen de Santander en la Gran Colombia (Bogotá: El
Áncora, 1985), 122.
-PRO46.30enero.indd 57 16/03/18 12:52
Procesos 46, julio-diciembre 201758
Cabe precisar que los gastos para el establecimiento de las escuelas lan-
casterianas eran muy superiores en comparación con los planteles del antiguo
método. Para las primeras existían una serie de requisitos estipulados en el
manual, considerados como indispensables para el nuevo modelo de enseñan-
za: especicaciones en el tamaño y forma del salón de clases, bancos y mesas
diseñadas especialmente, rueda del alfabeto, telégrafos, gavetas para lápices,
tablas de lecturas, distintivos de clase, punteros, campanillas, silbatos y reloj.
59
Constantes fueron las quejas sobre la falta de presupuesto que truncaban
los propósitos planteados en materia de educación básica. Era claro que el
Estado no estaba en capacidad de cubrir todas las necesidades a nivel pro-
vincial y local. Ante la crisis scal imperante, los impuestos, los estancos, el
arriendo de tierras comunales y las donaciones fueron fuentes de recursos de
gran apoyo para el desarrollo de la educación básica.
Otra opción altamente estimada por el gobierno fue el de las donaciones,
las cuales fueron además una muestra de la solidaridad de la comunidad en
procura de la causa de la educación pública. Esta colaboración de la comuni-
dad se enmarcaba dentro del modelo liberal que contemplaba la posibilidad
de la contribución económica privada. En cierta manera, este involucramien-
to de la acción privada en el proceso de consolidación del sistema educativo
permitió el fortalecimiento del sentido de lo público.
En medio de la crisis económica imperante, en marzo de 1825 el presbíte-
ro Domingo Benítez cedió voluntariamente 136 pesos 4 reales para los gastos
de la escuela lancasteriana que se estaba estableciendo en la ciudad de Iba-
rra. Eusebio Borrero, gobernador y comandante de armas de la provincia de
Imbabura, exaltó la “patriótica generosidad” de este cura y puso de relieve
su apoyo incondicional a la causa de la libertad desde el año de 1809.
60
Sobre algunos de los informes presentados a nivel provincial, es posible
realizar algunas conclusiones sobre el tipo de nanciación existente. De las
20 escuelas registradas en el cantón de Cuenca en enero de 1823, 15 de ellas
se mantenían con el apoyo de los vecinos, 4 con los recursos de los conventos
y 1 con fondos del cabildo municipal.
61
En el informe presentado en marzo de 1825 sobre el estado de las escue-
las fundadas en el departamento del Ecuador (ver cuadro n.
o
6), se puede
observar cómo el aporte mancomunado de los vecinos era la alternativa más
usual a la hora de nanciar las escuelas. La segunda categoría, “gratis”, co-
rresponde a los maestros que de manera lantrópica desarrollaban su tarea
pedagógica sin exigir un salario.
59. Manual del sistema de enseñanza mutua aplicado a las escuelas primarias en los niños
(Bogotá: Impreso por S. S. Fox, 1826), 112.
60. Villalba, “Bolívar y la educación en el Ecuador”, 156.
61. AGN, Fondo Ministerio de Instrucción Pública, t. 106, f. 706r.
-PRO46.30enero.indd 58 16/03/18 12:52
Procesos 46, julio-diciembre 2017 59
Cuadro 6. Fuentes de nanciamiento de las escuelas
del departamento del Ecuador, 1825
Fuentes de nanciamiento n.
o
escuelas
Padres de los alumnos 38
Gratis 5
Conventos 4
Arrendamiento de tierras 4
Caridad del cura 2
Recursos municipales 1
Temporalidades 1
Vecinos y arriendo de tierras 1
Tributos, cura y censo 1
Fuente: AGN, Fondo Ministerio de Instrucción Pública, t. 106, f. 668r, 688r.
Una nueva alternativa surgió a raíz de la ley del 28 de julio de 1821 en
la cual se dispuso que los fondos, bienes y edicios de los conventos supri-
midos fueran invertidos en la educación pública. En septiembre de 1827 el
poder ejecutivo autorizó destinar los bienes del convento suprimido de San
Francisco de la villa de Zaruma para el benecio de la escuela pública de esta
localidad.
62
Desde que se estableció la escuela lancasteriana de Quito, se le pagaba al
maestro 60 pesos mensuales del tesoro público. Pero, en noviembre de 1829,
el prefecto del departamento del Ecuador solicitó al presidente Simón Bolí-
var que, en vista de la extrema decadencia de fondos que implicaba desaten-
der asuntos de grave consideración, se estudiara la posibilidad de satisfacer
este pago del fondo de ramos municipales, conforme lo había contemplado
la ley del 11 de abril de 1825.
63
El proyecto educativo republicano de esta década del 20 estuvo acompa-
ñado en algunas ciudades por asociaciones de notables inspirados en el pen-
samiento republicano y con fuertes convicciones patrióticas. Allí participa-
ron personas distinguidas y altos funcionarios con el objetivo de contribuir
al desarrollo económico pero también al fomento de la educación pública.
Esta sociabilidad se constituyó en un valioso apoyo al proyecto educa-
tivo ocial en vista de la debilidad económica e institucional de un Estado
62. AGN, Fondo Ministerio de Instrucción Pública, t. 106, f. 646r.
63. Ibíd., t. 106, f. 661r.
-PRO46.30enero.indd 59 16/03/18 12:52
Procesos 46, julio-diciembre 201760
que se veía incapaz de cumplir las ambiciosas metas trazadas. A través de
esas asociaciones se lograron valiosos aportes en la adecuación de escuelas,
en la capacitación y pago de preceptores y en la donación de útiles escolares
y material didáctico. De alguna manera, estas sociedades voluntarias ayuda-
ron a disminuir la presión ejercida sobre los cabildos, instancias que tenían la
responsabilidad de organizar recolectas entre la comunidad.
64
En mayo de 1823, mientras Mora Bermeo instalaba una escuela en Popa-
yán, teniendo como mira los territorios del Sur, la Sociedad Económica de Quito
adelantó gestiones dirigidas a conseguir útiles escolares para la escuela del
nuevo método lancasteriano que sería fundada en esta ciudad. A mediados
del año siguiente, esta misma Sociedad mandó imprimir varios manuales
para el uso de las escuelas, gestión que le mereció elogios y agradecimientos
en la prensa ocial.
65
maestros y dotaCión
En estos primeros años de vida republicana fue una preocupación cons-
tante la falta de profesores y la deciente preparación. Los incipientes niveles
educativos de la sociedad ecuatoriana ofrecían muy pocos candidatos a ocu-
par las vacantes de maestros, motivo por el cual en muchos casos no había
más opción que seguir recurriendo a los religiosos que venían cumpliendo
esa función. No era entonces extraño que las autoridades civiles solicitaran a
las jerarquías eclesiásticas la disponibilidad de alguno de sus miembros para
vincularlos a las tareas pedagógicas.
Muy realista y sintomática de esta situación fue la opinión expresada por
el cabildo de Cuenca en enero de 1823 sobre el estado de las escuelas de este
cantón: “Aunque los maestros no son adornados de las calidades necesarias
por la general escasez de hombres aptos, conceptúa este ayuntamiento que
mediante su vigilancia y examen mensual se perfeccionarán en la instruc-
ción que se les dé”.
66
Pero, si había dicultades para ubicar preceptores bajo el método an-
tiguo, mucho más difícil fue conseguir maestros capacitados con el nuevo
modelo lancasteriano pues, para ello, era necesario un proceso previo de
capacitación.
64. Meri L. Clark, “Conictos entre el Estado y las élites locales sobre la educación
colombiana durante las décadas de 1820 y 1830”, Historia Crítica, n.
o
34 (2007): 58.
65. AGN, Fondo Ministerio de Instrucción Pública, t. 106, ff. 605r, 709r.
66. Ibíd., f. 708r.
-PRO46.30enero.indd 60 16/03/18 12:52
Procesos 46, julio-diciembre 2017 61
Además de adecuar la sede de la escuela y costear el pago del maestro,
debían adelantarse las gestiones con miras a la consecución de útiles esco-
lares. El gobierno central trató en lo posible de efectuar algunas dotaciones
pero la mayoría de las veces esa era una responsabilidad de las autorida-
des locales y de las comunidades. No hay duda de que el fomento de la
educación pública en tiempos republicanos trajo consigo un impulso a la
producción de libros y materiales didácticos después de una larga etapa de
estancamiento vivida por cuenta de las guerras de Independencia.
Sin duda, los mayores índices de circulación de libros y textos de estudio
contribuyeron a forjar una educación más amplia y cimentada que de algu-
na manera reforzaba las clases y orientaciones diarias impartidas por los
preceptores, siendo además una importante herramienta para los alumnos.
A principios de octubre de 1822, cuando el general Antonio José de Su-
cre, intendente del departamento de Quito, se enteró de la misión que el
gobierno le encomendó al padre Mora Bermeo para implantar escuelas lan-
casterianas en los territorios del Sur, de inmediato adelantó gestiones con
miras a traer pizarras y otros útiles desde Guayaquil.
67
Hacia 1824, el gobierno ordenó que en todas las escuelas se enseñara
el catecismo escrito por el licenciado José Grau, el cual incluía las bases de
derecho político.
68
En diciembre de este año, el intendente del departamento
de Azuay solicitó al gobierno central asentado en Bogotá el envío de varios
silabarios con el n de destinarlos al proceso de implementación de escuelas
lancasterianas que debía emprender el padre Mora Bermeo. En respuesta
a esta petición, se recibieron en abril de 1825 un total de 9 colecciones de
silabarios y 10 más en octubre para ser repartidas en las escuelas del Depar-
tamento.
69
Desde Bogotá se realizó otro envío a principios de este mismo año, esta
vez dirigido a la escuela lancasteriana de Quito. En el cargamento venían
77 ejemplares de los “Elementos de Aritmética”, 130 silabarios, 500 lápices
y un lapicero. Al recibir estos elementos, el intendente José Félix Valdivieso
aprovechó la ocasión para proponer la creación de un fondo para premiar a
los estudiantes más sobresalientes con recursos provenientes de la renta de
propios de la ciudad de Quito. El secretario del Interior estuvo de acuerdo
con otorgar estos incentivos pues los consideraba clave para promover el
67. Ibíd., f. 713r.
68. J. Grau, Catecismo político arreglado a la Constitución de la República de Colombia de 30
de agosto de 1820 (Bogotá: Imprenta de la República por N. Lora, 1824), 1-58. Tomado de
BNC, Fondo Pineda, t. 711, pieza 10.
69. AGN, Fondo Ministerio de Instrucción Pública, t. 106, ff. 622r, 699r.
-PRO46.30enero.indd 61 16/03/18 12:52
Procesos 46, julio-diciembre 201762
progreso académico y prometió asimismo enviar más materiales para dotar
los planteles de la provincia de Imbabura.
70
En abril de 1826, pocas semanas después de inaugurada la escuela lan-
casteriana de la ciudad de Loja, el gobernador provincial Manuel Carrión
solicitó al ejecutivo central el envío de ocho ejemplares de las tablas para
la enseñanza mutua con el n de dotar a otras escuelas que estaban próxi-
mas a abrirse en esta provincia.
71
En el mes de septiembre el secretario del
Interior adelantó trámites con miras a importar de Jamaica o Inglaterra un
buen número de pizarras para atender la demanda de estos elementos en los
departamentos del Sur.
72
ConsideraCiones finales
La educación pública se constituyó en un factor clave en el Ecuador du-
rante sus primeros años de vida republicana. Para el gobierno esta era una
gran prioridad pues “requería, para su propio sostén y desarrollo, de una
ancha base de opinión ciudadana, que solo podía construirse a partir de un
ampliado y moderno sistema público de educación”.
73
Sin embargo, aún podía palparse el juego de fuerzas entre la mentalidad
del antiguo régimen español cimentado en la moral católica y, por otro lado,
un nuevo esquema de pensamiento liberal que apuntaba cada vez más hacia
la racionalidad, la modernidad y la secularización. Dentro de este proyecto
liberal la educación popular se concibió como un instrumento civilizatorio y
como un medio de adaptación a los valores republicanos.
74
Desde muy temprano, el Estado republicano dejó ver su intención de
establecer una participación y una vigilancia más activa en el nivel de edu-
cación básica que desde tiempo atrás había recibido gran inuencia de la
Iglesia. A pesar de esto, el clero secular y regular mantuvieron su rol de lide-
razgo en el proceso formativo y eso se vio reejado claramente en la gestión
desarrollada por el padre Mora Bermeo en la difusión del método lancaste-
riano.
Los ambiciosos planes en cobertura de educación primaria se vieron
seriamente afectados por la crisis económica, el décit scal y la tensión
70. Ibíd., ff. 663r, 697r.
71. Ibíd., Fondo Funcionarios Públicos, t. 6, f. 236v.
72. Ibíd., Fondo Ministerio de Instrucción Pública, t. 106, f. 617r.
73. Núñez Sánchez, “Inicios de la educación pública…”, 9.
74. Carlos Newland, “La educación elemental en Hispanoamérica: desde la Indepen-
dencia hasta la centralización de los sistemas educativos nacionales”, Hispanic American
Historical Review 1, n.
o
2 (1991): 339.
-PRO46.30enero.indd 62 16/03/18 12:52
Procesos 46, julio-diciembre 2017 63
político-militar en medio de una frágil y uctuante estructura administrati-
va. Ante este contexto, valiosas fueron las fuentes de nanciación privada y
mancomunada que le imprimieron un nuevo aliento al proyecto educativo
en marcha.
Aunque nadie desconoce que aumentó sustancialmente el número de
alumnos en estos años, aún quedaba mucho por saldar la brecha educativa,
es decir, brindar más oportunidades a las minorías étnicas y a los sectores
más vulnerables de la sociedad, sectores que seguían a la expectativa de go-
zar de las mismas prerrogativas que el resto de ciudadanos en el marco de
un nuevo régimen que pregonaba la igualdad y la libertad como dos de sus
principios básicos.
Finalmente, hacia el año de 1830 varios factores económicos y políticos,
entre ellos particularmente el excesivo centralismo, precipitaron la disolu-
ción de la Gran Colombia, momento a partir del cual el Ecuador da inicio a
una nueva fase como nación libre e independiente
75
en donde la educación
seguiría siendo un tema crucial de su devenir histórico.
fuentes y bibliografía
FUENTES PRIMARIAS INÉDITAS
Archivos
Archivo General de la Nación (AGN), Bogotá-Colombia. Sección República.
Fondo Funcionarios Públicos.
Fondo Ministerio de Instrucción Pública.
Biblioteca Nacional de Colombia (BNC), Bogotá.
Fondo Pineda.
Fondo Quijano.
Periódicos
El Constitucional. Bogotá: Impreso por Arturo Carlos Luthman, 1827.
Gaceta de Colombia. Bogotá: Imprenta de Nicomedes Lora, 1822-1827.
75. Su primera Constitución Política, promulgada el 22 de septiembre de 1830, le con-
rió al Congreso de la República la responsabilidad de promover la educación pública.
-PRO46.30enero.indd 63 16/03/18 12:52
Procesos 46, julio-diciembre 201764
FUENTES PRIMARIAS IMPRESAS
Actas del Congreso de Cúcuta 1821. Vol. II. Bogotá: Biblioteca de la Presidencia de la
República, 1990.
Blanco-Fombona, Runo, compilador. Simón Bolívar. Discursos y proclamas. París: Gar-
nier Hermanos, 1913.
Codicación nacional de todas las leyes de Colombia desde el año de 1821. T. VII. Bogotá:
Imprenta Nacional, 1924.
Constitución de la República de Colombia. Rosario de Cúcuta: Bruno Espinosa, Impresor
del Gobierno General, 1821.
Cortázar, Roberto, compilador. Cartas y mensajes del General Francisco de Paula Santan-
der. Vol. 3. Bogotá: Academia Colombiana de Historia, 1956.
Fernández de Sotomayor y Picón, Juan. Catecismo o instrucción popular. Bogotá: En
la Imprenta del C. B. E., 1820. Tomado de Biblioteca Nacional de Colombia.
Fondo Quijano. T. 426, pieza 1.
Grau, J. Catecismo político arreglado a la Constitución de la República de Colombia de 30 de
agosto de 1820. Bogotá: Imprenta de la República por N. Lora, 1824. Tomado de
Biblioteca Nacional de Colombia. Fondo Pineda. T. 711, pieza 10.
Hernández de Alba, Gregorio, compilador. “Sumarias de los procesos seguidos con-
tra los clérigos patriotas”. Boletín de Historia y Antigüedades XLIX, n.
o
573-574
(1962): 345-436.
Ley Fundamental de la República de Colombia. Angostura, 1819. Tomado de Biblioteca
Nacional de Colombia. Fondo Pineda. T. 852, pieza 14.
López Domínguez, Luis Horacio, compilador. De Boyacá a Cúcuta. Memoria adminis-
trativa, 1819-1821. Bogotá: Biblioteca de la Presidencia de la República, 1990.
López Domínguez, Luis Horacio, compilador. Obra educativa de Santander 1819-1826.
Vol. I. Bogotá: Biblioteca de la Presidencia de la República, 1990.
Manual del sistema de enseñanza mutua aplicado a las escuelas primarias en los niños. Bogo-
tá: Impreso por S. S. Fox, 1826.
Osorio, Alejandro, y Estanislao Vergara. Los encargados de la Secretaría General del De-
partamento de Cundinamarca presentan a S. E. el General F. de P. Santander, vi-
cepresidente del mismo Departamento, la memoria correspondiente al año de 1820.
Bogotá: Imprenta de Espinosa, 1821.
Osorio Racines, Felipe. Decretos del General Santander 1819-1821. Bogotá: Universidad
Nacional, 1969.
FUENTES SECUNDARIAS
Ahern, Evelyn. “El desarrollo de la educación en Colombia: 1820-1850”. Revista Co-
lombiana de Educación, n.
o
22-23 (1991): 5-88.
Bushnell, David. El Régimen de Santander en la Gran Colombia. Bogotá: El Áncora, 1985.
Bustos Lozano, Guillermo. “La redenición del orden colonial”. En Manual de Histo-
ria del Ecuador. Épocas Aborigen y Colonial, Independencia. Quito: Universidad
Andina Simón Bolívar, Sede Ecuador / Corporación Editora Nacional, 2008.
-PRO46.30enero.indd 64 16/03/18 12:52
Procesos 46, julio-diciembre 2017 65
Clark, Meri L. “Conictos entre el Estado y las élites locales sobre la educación co-
lombiana durante las décadas de 1820 y 1830”. Historia Crítica, n.
o
34 (2007):
32-61.
Delgado Ayora, Julio César. “Iglesia y educación pública en Quito y en Cuenca a
nes del período colonial (1750-1809)”. Tesis de licenciatura. Universidad de
Cuenca. 2011.
Mantilla, Luis Carlos. Los Franciscanos en Colombia. T. III. Vol. 2. Bogotá: Ediciones de
la Universidad de San Buenaventura, 2000.
Martínez Boom, Alberto. Escuela, maestro y métodos en Colombia 1750-1820. Bogotá:
Universidad Pedagógica Nacional, 1986.
Neissa de Mantilla, Ana Carmen. La evolución del pensamiento educativo de Simón Bolí-
var. Principios vigentes en los modelos pedagógicos del tercer milenio. Bogotá: Gente
Nueva, 2005.
Newland, Carlos. “La educación elemental en Hispanoamérica: desde la Indepen-
dencia hasta la centralización de los sistemas educativos nacionales”. Hispanic
American Historical Review 1, n.
o
2 (1991): 335-362.
Núñez Sánchez, Jorge. “Inicios de la educación pública en el Ecuador”. Procesos: revis-
ta ecuatoriana de historia, n.
o
13 (1999): 3-23.
Paladines Escudero, Carlos, compilador. El movimiento Ilustrado y la Independencia de
Quito. Quito: Fonsal, 2009.
Pita Pico, Roger. “La función política de las celebraciones públicas durante el proceso
de Independencia de Colombia: en la búsqueda de la legitimidad y la leal-
tad”. Revista Historia y Sociedad, n.
o
23 (2012): 175-205.
Safford, Frank. El ideal de lo práctico. El desafío de formar una élite técnica y empresarial en
Colombia. Bogotá: Universidad Nacional / El Áncora, 1989.
Sanabria Munévar, Francisco. “Enseñando mutuamente: Una aproximación al méto-
do lancasteriano y a su aprobación en Colombia”. Revista Historia de la Educa-
ción Colombiana 13, n.
o
13 (2010): 47-76.
Soasti Toscano, Guadalupe. “Pedagogía política ilustrada: de vasallo a ciudadano, lo
que produjo el conocimiento de los Derechos del Hombre y del Ciudadano”,
293-318. En Política, participación y ciudadanía en el proceso de Independencia de la
América Andina, compilado por Guadalupe Soasti. Quito: Fundación Konrad
Adenauer, 2008.
Terán Najas, Rosemarie. “La escolarización de la vida: El esfuerzo de construcción de
la modernidad educativa en el Ecuador (1821-1921)”. Tesis doctoral. Universi-
dad Nacional de Educación a Distancia, UNED. Madrid, 2015.
Tovar Pinzón, Hermes. Convocatoria al poder del número. Santa Fe de Bogotá: Archivo
General de la Nación, 1994.
Villalba, Jorge, S. J. “Bolívar y la educación en el Ecuador”. Revista de la Universidad
Católica del Ecuador, n.
o
42, año XIII (1985): 147-191.
-PRO46.30enero.indd 65 16/03/18 12:52

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.


ISSN: 1390-0099

Licencia de Creative Commons
Procesos: revista ecuatoriana de Historia is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 4.0 Internacional License.