Aproximaciones al estudio de los testamentos de
mujeres en Cuenca: memoria y herencia, 1860-1900
A Bird’s-eye view of Cuenca’s Womens’ Wills:
Memory and Legacy, 1860-1900
María Teresa Arteaga
Universidad de Cuenca (Ecuador)
mariateresarteagauquilla@gmail.com
Fecha de presentación: 25 de diciembre de 2016
Fecha de aceptación: 15 de mayo de 2017
Artículo de investigación
Procesos: revista ecuatoriana de historia, n.º 45 (enero-junio 2017), 35-64. ISSN: 1390-0099; e-ISSN: 2588-0780
-PRO45.13junio.indd 35 18/09/17 15:22
RESUMEN
El artículo toma por objeto de estudio los testamentos de las mujeres
cuencanas, como documentos que permiten comprender las formas
culturales de la época en sus dimensiones religiosas, costumbres,
vida cotidiana y valores. Estas fuentes permiten, además, conocer los
mecanismos socioculturales vinculados al reconocimiento de hijos,
la herencia de bienes y los ejercicios religiosos relacionados con la
preparación de almas y los vínculos entre testadoras y comunidades
religiosas, que involucraban intercambios económicos o de bienes.
Se estudian, además, los cuerpos legales relacionados con las
herencias, como por ejemplo el Código Civil ecuatoriano de 1889, que
contemplaba la distribución de bienes.
Palabras clave: historia latinoamericana, testamento, bienes, mujeres,
Cuenca, siglo XIX, memoria, herencia, vida cotidiana.
ABSTRACT
This report’s main purpose is to study the testaments of women
from Cuenca as documents that permit the comprehension of
19th century cultural, religious, quotidian and moral code habits.
Moreover, these eyewitness accounts enable the reader to make
sense of the sociocultural mechanisms linked to the designation of
legitimate heirs, property inheritance and religious praxis. Examples
of the latter are as follows: the preparation of corpses and the bonds
between testator and religious communities, all signicant practices
that involved economic or property interchange. This study also
focuses on bodies of law connected with the repartition of estates.
For instance, the Ecuadorian Civil Code of 1889 that dealt with the
distribution of personal property.
Keywords: Latin American history, testament, property, women,
Cuenca, the 19th century, memory, legacy, everyday life.
María Teresa Arteaga
Docente de la Universidad de Cuenca. Es magíster en Estudios de la Cultura,
con mención Literatura Hispanoamericana en la Universidad Andina Simón
Bolívar, Sede Ecuador. Licenciada en Ciencias de la Educación, especialización
Historia y Geografía; en Lengua, Literatura Española y Lenguajes
Audiovisuales en la Universidad de Cuenca. Entre sus investigaciones
destacan los testamentos de mujeres a nales del siglo XIX
y el género epistolar en el siglo XVII en Cuenca.
-PRO45.13junio.indd 36 18/09/17 15:22
introdUCCión
El testamento es un documento legal, escrito por un escribano en papel
sellado estatal, conformado por diversas cláusulas para, entre otras cosas, la
salvación del alma, el reconocimiento de hijos ilegítimos y la distribución de
bienes. En este sentido, en el acto testamentario revalúa su vida el testador
y puede considerarse una confesión pública porque se tiene que hablar de
lo que quizá se ha omitido, de lo que dolía o avergonzaba; y es ahora el mo-
mento en que eso que se ha ocultado tiene que ser contado. En consecuencia,
el testador suprime el silencio y se conesa no solo ante sus familiares, sino
también ante extraños como el escribano público, los testigos y en algunos
casos los albaceas, ya que “la historia de la muerte es un terreno fronterizo
entre lo público y lo privado”;
1
lo público con la redacción del testamento,
los funerales y el entierro; y lo privado con las confesiones, la enfermedad y
la agonía.
En estos documentos se plasman los deseos nales o voluntades regidos
por el Código Civil ecuatoriano (1889) en donde se concentran leyes que
garantizan la correcta distribución de los bienes de acuerdo a los grados de
consanguinidad; de ahí que se haga una diferenciación entre los herederos
y los tipos de legados.
2
En este sentido, si un progenitor tiene preferencia
por uno de sus hijos –por su edad, situación económica, discapacidad, etc.–
puede disponer del cuarto de libre disposición o el cuarto de mejoras. Sin
embargo, no es posible que legue todo su patrimonio solo a uno de ellos.
De acuerdo a las cláusulas de los testamentos se pueden analizar diver-
sos aspectos de la cotidianidad de una sociedad. Es decir, se conoce el ori-
gen geográco y de residencia, edad, conformación familiar y origen étnico,
estado de salud, religiosidad, prácticas funerarias y entierro, estado civil,
1. Anastasio Alemán Illán, “Actitudes colectivas ante la muerte en Murcia durante
el siglo XVIII” (tesis de doctorado, Universidad de Murcia, 1992), 11, http://www.cer-
vantesvirtual.com/obra/actitudes-colectivas-ante-la-muerte-en-murcia-durante-el-siglo-
xviii--0/.
2. A nivel de la América hispánica, el primer país en adoptar un código civil propio
fue Bolivia (1830), en contraposición con el Código napoleónico que tuvo una fuerte in-
uencia tras las guerras de Independencia; más tarde también lo hicieron Costa Rica, Perú
y Chile. Para el caso chileno (1855), el Código Civil fue escrito principalmente por Andrés
Bello y países como Ecuador, Venezuela, Colombia, El Salvador y Nicaragua lo adoptaron
en buena medida. Carmen Diana Deere y Magdalena León, “El liberalismo y los derechos
de propiedad de las mujeres casadas en el siglo XIX en América Latina”. En ¿Ruptura de
la inequidad? Propiedad y género en América Latina del siglo XIX, 29-103 (Bogotá: Siglo del
Hombre, 2005), 33-34.
-PRO45.13junio.indd 37 18/09/17 15:22
Procesos 45, enero-junio 201738
descendencia, bienes materiales, relaciones sociales y familiares, el papel del
albacea y de los testigos. No obstante, para el presente estudio me concen-
traré en los bienes y en su distribución en relación con la cuarta de mejoras y
la cuarta de libre disposición de 44 testamentos ordinarios de mujeres de la
ciudad de Cuenca
3
que entre 1860-1900, hacen evidente una relación de gé-
nero.
4
En este sentido, los bienes que pueden ser legados de manera especial
son dados por las testadoras a otras mujeres de su entorno familiar o social
cercano.
Estos manuscritos, sin hacer una distinción de género, presentan las mis-
mas clausulas por lo que cabe preguntarse: ¿por qué estudiar testamentos
solo de mujeres? De manera tradicional, a las mujeres se les ha asignado
roles a partir de una denición biológica del género. En consecuencia su ac-
cionar a lo largo de la historia se encuentra circunscrito en lo privado, cu-
bierto por un velo de invisibilidad autoimpuesto, pues muchas veces “ellas
mismas destruyen, borran sus huellas porque creen que esos rastros no tie-
nen interés. Después de todo, solo son mujeres, cuya vida cuenta poco”.
5
Sin
embargo, su innegable presencia en la historia ha permitido la construcción
de una tradición historiográca (la historia de las mujeres) pues ellas son
“sujetos activos de la historia”
6
que deben ser comprendidos y analizados
desde su particularidad.
3. Los testamentos se pueden clasicar de la siguiente manera: 1. El testamento or-
dinario. Se redacta por un escribano público que da fe de este y para su validación debe
ser rmado por cinco o siete testigos. El último documento redactado se considera válido
pues los otros son revocados; 2. Testamento comprobado. Es un documento ológrafo, escri-
to por el testador, ante la presencia de testigos. Para su validez, el ejecutor testamentario
debe presentarlo al Corregidor y Justicia Mayor; 3. Testamento cerrado o sellado. Su re-
dacción puede o no estar a cargo del testador –las personas ciegas no pueden realizar este
tipo de testamento; sin embargo, su rma es de vital importancia. El testamento cerrado
y sellado se entrega al notario quien redacta, con la presencia de siete testigos, una acta
en donde certica haberlo recibido. Luego de la muerte del testador se procede a abrirlo y
leerlo; 4. Poder para testar. La persona que por enfermedad, ubicación geográca u otros
motivos que no le permitan hacer redactar su propio testamento, otorga a otra este poder;
debe ser redactado frente a un escribano. Es un tipo de testamento corto en el cual se se-
ñalan los bienes, los herederos y los albaceas, sin embargo no se especican los legados.
Iveline Lebret, La vida en Otavalo en el siglo XVIII (Otavalo: Instituto Otavaleño de Antro-
pología / Gallocapitán, 1981), 86-88.
4. El presente estudio se concentra en las últimas décadas del siglo XX, cuando en
Cuenca se produce un cambio signicativo debido a que la urbe se vincula al mercado
internacional con la exportación del sombrero de paja toquilla.
5. Michelle Perrot, Mi historia de las mujeres (Buenos Aires: Fondo de Cultura Econó-
mica, 2008), 19.
6. Joan Wallach Scott, Género e historia (Ciudad de México: Fondo de Cultura Econó-
mica, 2000), 36.
-PRO45.13junio.indd 38 18/09/17 15:22
Procesos 45, enero-junio 2017 39
Tabla 1. Testadoras del estudio (1860-1900)
7
1. Alegría Salazar y Ordóñez
2. Antonia Hermida y Prado
3. Aurelia Rendón
4. Bernandina Sánchez
5. Carmen Correa
6. Concepción Díaz
7. Dolores Aguilar Días
8. Dolores Vintimilla
9. Dominga García
10. Gertrudis Rivera
11. Gregoria Navarro
12. Ignacia Ledesma
13. Inocencia Mejía
14. Isabel Reyes
15. Josefa Aguilar
16. Josefa Castro
17. Josefa Vázquez
18. Luz Andrade
19. Manuela Carpio
20. Manuela Castro
21. Manuela Merchán
22. Manuela Ochoa Merchán
23. Manuela Ortega
24. Manuela Rodas
25. Manuela Rodríguez
26. Manuela Tenecora
27. María Asunción Torres
28. María Carchipulla
29. María Carmen Durán
30. María Manuela Murillo
31. María Natividad Morocho
32. María Natividad Tigsi
y Vásquez
33. María Petrona Coronel
34. Mercedes Astudillo
35. Mercedes Larrea
36. Mercedes Megía
37. Mercedes Sánchez
38. Mercedes Zhagui
39. Narcisa Granda
40. Rosa Ana Inostroza
41. Rosa Galarza
42. Teresa Cabera
43. Tomasa Jaramillo y Peñael
44. Vicenta Tapia
Fuente: Estos nombres provienen de los 44 testamentos de estudio que reposan en el Archivo
Nacional de Historia, Sección del Azuay (ANH-A), libro 669, ff. 39-41, 62v-64; libro 12-I, ff. 10-
11, 34-35v, 61-63v, 103v-105, 133v-135V, 138v, 169v-171, 201v, 381v-383v, 385v-387, 415v-417, 514-
514v, 524; libro 595, ff. 21-22, 30v-36, 41-43v, 79-81v, 169-170v, 188v-190v, 197-199, 253-256v, 259v-
260, 329-330, 428-430; libro 597, ff. 26-27, 38v-40, 122-125, 135v-137, 221v-222, 238-239, 244-247,
261v-263, 266v-268; libro 299, ff. 39-41, 60v-62, 62v-64, 95-97, 102-103v. Elaboración de la autora.
Antes de continuar, es necesario echar un vistazo a algunos detalles de la
vida de estas mujeres. De los 44 testamentos que se analizan en el presente
estudio, el 72,7% se autoidentica como natural de Cuenca; sin embargo, el
90,9% vive en la ciudad.
8
Por otro lado, el 93,1% declara cuántos años tiene al
momento de testar,
9
de este modo encontramos a mujeres desde los 24 hasta
los 85 años. Luego de presentarse, decir su nombre, edad, ubicación geográ-
ca, estas se reeren a su “categoría”
10
como hijas; así nos muestran cómo
7. Para no abundar en citas, hemos decidido hacer la referencia completa correspon-
diente una vez, en las siguientes se utilizará solo el nombre de la testadora. Se respeta la
escritura original, pero se colocan tildes y se resaltan frases con cursiva.
8. Las testadoras señalan su origen geográco, donde se distinguen dos categorías: las
designadas como “naturales” (lugar de nacimiento) o “vecinas” (residencia). Además, las
testadoras al declarar que poseen una casa o “tienda” de “habitación”, cuentan donde viven.
9. La edad siempre está acompañada de expresiones de aproximación: “de más de”,
“como de”, “más o menos”, entre otras.
10. Según Lebret, y de acuerdo a las leyes, encontramos las categorías: a) hijos legíti-
mos (“nacidos de un matrimonio legítimamente contraído”), expósitos (“hijos legítimos
dados en adopción”); b) hijos ilegítimos: naturales (“hijo no legítimo, nacido de padres
solteros”), espurios (“cuando el padre o la madre están ya casados”), sacrílego (“si su
padre o madre están ligados a votos religiosos”) e incestuoso. Lebret, La vida en Otavalo…,
40-41. De estas categorías señaladas encontramos solo las tres primeras en los testamentos
estudiados: “hijas legítimas”, “expósitas” y “naturales”.
-PRO45.13junio.indd 39 18/09/17 15:22
Procesos 45, enero-junio 201740
está conformada su grupo familiar; encontramos un 40,9% de hijas legítimas,
11,3% de hijas naturales, y 4,5% de hijas expósitas; mientras que el 34,2% no
dice nada sobre sus padres.
El origen familiar está en relación con el “origen étnico”; sin embargo,
para este período, tal denominación no aparece en la documentación, situa-
ción que es más evidente en la Colonia con la diferenciación de indio, blanco,
negro y los diferentes tipos de mestizos.
11
En la época republicana “si bien
existen según las leyes dos razas la blanca y la indígena, en verdad, muy
pocos asoman con esta denominación”.
12
De los testamentos estudiados, solo
María Natividad Tigsi y Vásquez
13
se autodenomina como indígena y es re-
gistrada y reconocida de esa manera.
Todas las testadoras declaran su estado civil y nos cuentan su vida amo-
rosa: soledades, relaciones temporales, matrimonios, viudez. De manera
general, encontramos solteras, casadas y viudas. Así, el 43,1% declara estar
“célibe”, lo que no signica que no tenga descendencia.
14
Las casadas por su
parte corresponden a un 20,6% que arma no haber entregado una “dote”
(algo común en la época colonial). Sin embargo, se realizan contribuciones,
ya sea por parte de ellas, de sus cónyuges o de los dos contrayentes. Parece
ser que estas se utilizan principalmente como una “compensación” cuando
la mujer ha concebido un “hijo ilegítimo” o en el caso de las viudas que de-
sean volverse a casar. Al momento de testar, son viudas el 36,3%; no obstan-
te, el 65,3% lo ha estado alguna vez en su vida.
11. Sin embargo, es necesario anotar que esta “categorización” parece estar relacio-
nada con otras como, por ejemplo, “los sirvientes”. Narcisa Granda declara: “se darán
sesenta pesos a mi sirvienta mestiza María Mora”. ANH-A, libro 595, ff. 197-199. Énfasis
añadido.
12. Diego Arteaga, Cuenca y sus gentes: 1875-1900 (Cuenca: Universidad del Azuay,
2008), 28.
13. ANH-A, libro 595, ff. 428-430.
14. En la Colonia el celibato era considerado como un estado “superior” y por eso
agradecen a Dios. Sin embargo, en la época de estudio no se registra esa concepción en los
testamentos. Por otro lado, mediante estos manuscritos podemos conocer la genealogía
de una persona: sus padres y descendencia. Así, las mujeres declaran los hijos legítimos
o naturales, aunque solo los nombran. Únicamente en tres casos se reere su edad y dos
testadoras señalan el ocio que ejercen. Ninguna comenta haber dejado a su hijo en al-
gún hospicio ni tampoco se nombran abortos o niños muertos al nacer; quienes no tienen
descendencia pero poseen recursos se hacen acompañar por sirvientes o “adoptan” a sus
sobrinos como hijos y les dejan bienes.
-PRO45.13junio.indd 40 18/09/17 15:22
Procesos 45, enero-junio 2017 41
“Tengo por mis bienes… varios trastos de mi uso”
Uno de los propósitos de la redacción del testamento es la distribución
de los bienes entre los herederos; sin embargo, de las 44 testadoras solo Ger-
trudis Rivera declara “no tengo bienes de ninguna clase”,
15
de ahí que este
documento sea utilizado también para otras preocupaciones como el recono-
cimiento de hijos, la salvación del alma, cobro o pago de deudas, etc. Las 43
testadoras restantes, en el momento de redactar sus testamentos, hacen un in-
ventario de sus bienes; las podemos imaginar reconstruyendo su historia, su
casa, su vida en general. No obstante, también nos encontramos generalida-
des como: “varios trastos de mi uso”, “trastos mujeriles”, “varios muebles”.
16
Roger Chartier, sobre este particular, arma que muchas veces las personas
“por una parte, no toman en cuenta más que las obras cuyo valor justique su
mención en el inventario de bienes, o durante una subasta pública”.
17
Dentro de los bienes tenemos que distinguir entre los inmuebles, cons-
tituidos por los terrenos, haciendas, fundos o retazos; y los muebles, que
comprenden todo lo que está dentro del hogar como muebles, ropa, joyas,
animales, entre otros. Estos son inventariados de acuerdo con su valor eco-
nómico; se enlistan primero las casas, los terrenos, las joyas, los muebles,
los utensilios de cocina, los instrumentos de trabajo, entre otros. Como en el
caso de Gregoria Navarro:
mis bienes propios una casa de habitación situada en la calle del Vado de Cuen-
ca; los muebles que en ella se encuentran; varias alhajas de oro y perlas consis-
tentes en tres pares de zarcillos grandes, un par de pequeños, otro par asimismo
pequeños con perlas y piedras verdes; un rosario de cuentas de oro, un lazo de
oro y perlas, y siete anillos de oro, de los cuales, los dos son con perlas. También
tengo varias piezas de plata: un jarro, una escudilla y siete cucharas, como tam-
bién unos reyes, cruz y espiritusanto, esto es una paloma del mismo metal.
18
Los vínculos familiares se crean a través de los sentimientos; y también
de las herencias. Es decir, un objeto: un par de zarcillos, una pollera, un cua-
dro o una olla son elementos que permiten extender la memoria de la fami-
lia, pues hay legados que se pasan de generación en generación, lo que crea
15. ANH-A, libro 595, ff. 197-199.
16. Parecería que esta designación de manera general del patrimonio, correspondería
a los “parafernales”, básicamente bienes de la mujer (ropa, joyas, enseres domésticos), sin
incluir la dote. Deere y León, “El liberalismo y los derechos de propiedad…”, 56.
17. Roger Chartier, Sociedad y escritura en la Edad Moderna (Ciudad de México: Instituto
de Investigaciones Dr. José María Luis Mora, 1995), 140.
18. ANH-A, libro 12-I, ff. 336-338v.
-PRO45.13junio.indd 41 18/09/17 15:22
Procesos 45, enero-junio 201742
una identidad familiar con su posesión. Así, en el testamento de Manuela
Merchán se lee:
Declaro que mi nada madre tuvo una gargantilla de perlas nas de dieciocho
sogas, gargantilla que la dispuso mi hermana Javiera: ordeno que la cuarta parte
que en ella me pertenece se recaude y agregue al monto de mis bienes. Declaro
que mi hermana Francisca tiene que responder por un par de zarcillos de oro y
perlas, que pertenecieron a la mortuoria de mi madre; y por último mi hermana
Javiera tiene que responder por un baúl grande perteneciente a todos nosotros.
19
Es decir, existen bienes que se trasmiten y que con el paso de los años se
puede recordar que fueron de la abuela, de la madre, de los conictos o las
alegrías que surgieron en torno a estos, además de todas las historias que
sirven para darles vida. De este modo, un legado se convierte en el testigo
y protagonista de una serie de circunstancias que giran en torno a los senti-
mientos, deseos e intereses de los herederos.
Además, los bienes constituyen una suerte de seguro familiar que, en
caso necesario, podrán ser vendidos o puestos en prenda. Por ejemplo, la en-
fermedad supone un conicto pues para ello la economía del hogar debe ser
revaluada, de ahí que encontremos a testadoras que señalan que han tenido
que vender o poner en prenda algún objeto para cubrir los padecimientos
de sus esposos, hijos e incluso ellas mismas. Dolores Aguilar Días comenta:
“mi presente esposo no introdujo a nuestro matrimonio un solo centavo, y
por el contrario he tenido que invertir algunas sumas en dinero y alhajas en sus
enfermedades”.
20
Por su parte, Tomasa Jaramillo y Peñael señala que tuvo
“otra tienda vendida a mi hermano señor Manuel Peñael con cuyo produc-
to he hecho frente a los gastos naturales de mi persona y de mi hijo Manuel Ponce
así como en la curación de los males que a este le han sobrevenido”.
21
Rosa Galarza
y Manuela Merchán viven situaciones parecidas.
Al hablar de los bienes tenemos que considerar algunas situaciones, por
lo que cabe preguntarse: ¿de dónde y cómo provienen? En algunos casos, el
origen es claro en cuanto podemos conocer que son legados de sus progeni-
tores, principalmente; así, Manuela Ochoa Merchán declara: “no aportamos
nada al matrimonio, pero durante el consorcio, me sobrevino por herencia
de mi nada madre una tienda situada en el centro de esta ciudad”;
22
lo mis-
mo sucede con Antonia Hermida y Prado, Luz Andrade, Isabel Reyes, María
Manuela Murillo, Inocencia Megía, Dolores Vintimilla y Manuela Merchán.
19. Ibíd., libro 595, ff. 253-256v. Énfasis añadido.
20- Ibíd., libro 12-I, ff. 381-383v. Énfasis añadido.
21. Ibíd., libro 669, ff. 62-64v. Énfasis añadido.
22. Ibíd., libro 12-I, ff. 385v-387.
-PRO45.13junio.indd 42 18/09/17 15:22
Procesos 45, enero-junio 2017 43
terrenos, Casas y tiendas
La tierra, fuente de la vida, es el lugar donde se cultivan y cosechan los
alimentos, se ve crecer a los animales y plantas, se vive y se muere. Este tipo
de bienes inmuebles recibe diferentes denominaciones; así, encontramos:
“cuadras”, “fundos”, “cuerpos” –grandes y pequeños–, “hatos”, “solares”
y “retazos”. A pesar de que estas designaciones no nos dan una visión com-
pleta sobre la dimensión del terreno, sí podemos conocer su localización. Por
ejemplo, Manuela Carpio tiene “dos cuadras, la una en el punto denomina-
do Turubamba y la otra en el punto denominado Gallinazo, un fundo en el
punto denominado Luluzhi conocido con el nombre de Vorgos, otro cuer-
po de terrenos en el mismo punto de Putuzhi, y otro pequeño en el mismo
punto”.
23
Así conocemos que estas mujeres tienen propiedades, por ejemplo,
dentro y fuera de la ciudad.
Además, los testamentos pueden servir para aclarar los límites de los
bienes. Sin embargo, en este estudio, solo María Petrona Coronel los especi-
ca e incluso se reere que detalla la ubicación:
un cuerpo de terrenos de la extensión de media cuadra más o menos, por heren-
cia a mi nado padre Pedro Coronel, cuyos límites constan del título de adqui-
sición y para mayor seguridad expreso arriba con tierras de Manuel Yunga; abajo
con las de Martin Coronel, por un lado con las de Justo Landi y por el otro lado
con las de Francisco Juca. Estos terrenos se encuentran en el punto conocido con
el nombre de Chullpio Viola, de la parroquia de mi vecindario.
24
Algo parecido, aunque no con tanto detalle, hace Mercedes Sánchez, quien
explica: “si mi hijo Salvador quisiere tomar por lo que le debo y por su tasación
el potrero que está al río Tarqui, hacia el lindero del señor José Álvarez y al pie
del segundo fundo relacionado se entregará dicho potrero como asignación
especial que hago de él”.
25
Mientras que María Natividad Tigsi y Vázquez ar-
ma: “tengo un solar de tierra poco más o menos: el medio solar en el punto de
Nina Sumi dentro de esta parroquia [Sidcay], adquirido por el título de heren-
cia de mi nado padre, que ambos cuerpos de terreno se hallan bajo sus límites y
linderos, los mismos que los he poseído sin contradicción de persona alguna”.
26
23. Ibíd., libro 599, ff. 60v-62.
24. Ibíd., libro 597, ff. 266v-268.
25. Ibíd., ff. 122-125.
26. Ibíd., libro 595, ff. 428-430. Énfasis añadido.
-PRO45.13junio.indd 43 18/09/17 15:22
Procesos 45, enero-junio 201744
Como una extensión de los terrenos se encuentran “huertas”, “huertos” y
“potreros”. En los dos primeros se cultivan los productos para consumo pro-
pio y en menor medida para la venta. Las testadoras arman poseer alimen-
tos, principalmente maíz, como María Carchipulla: “tengo algunos especies de
maíz, etc.”.
27
Asimismo, encontramos instrumentos relacionados con la agri-
cultura como “hachas, barretas, lampas, sobrecargas, lazos, yugos, arados”, de
los cuales se conoce su estado; es decir, si están “nuevos” o de “medio uso”.
Por otro lado, en estos terrenos se criaban los animales: ganado vacu-
no, caballar, porcino, ovejuno, pero llama la atención que no se inventaríen
gallinas ni cuyes. De este inventario, podemos armar que las ovejas son
valoradas principalmente por la lana, mientras que los caballos son anima-
les de carga y transporte. El ganado vacuno es utilizado en la siembra como
“yunta” para surcar la tierra; además, su carne, cuero y leche también son
aprovechados.
La casa es el “teatro de la vida privada y de los aprendizajes más perso-
nales, ámbito obligatorio de los recuerdos de la niñez, la casa es el lugar de
una memoria fundamental que nuestra imaginación habita para siempre”.
28
Para la época de estudio existía una diferencia entre poseer una “casa” y
una “tienda”, a pesar de que los dos bienes representaban un sustento eco-
nómico, entre uno y otro había una diferencia de uso ya que eran de “habi-
tación” o servían como “cocina” y “tienda”. La tienda podía ser el lugar de
“habitación”, pero también podía ser parte de la casa en función del uso que
le diera, generalmente de cocina. Mercedes Larrea armaba poseer: “una
tienda de habitación situada en Cuenca, en la calle denominada El Coco”.
29
Es importante señalar que la cocina no siempre formaba parte de la casa; esta
debía ser construida o adecuada de otras piezas. Josefa Castro indicaba que:
“en el punto denominado Turubamba tengo un cuerpo de terreno con su
casa de una sola pieza y un callejón de entrada que heredé a mi nado padre
José Anselmo Castro en estos terrenos hemos fabricado con mi presente esposo dos
medias aguas que sirven para piezas de cocina”.
30
Asimismo, Manuela Merchán Ochoa declaraba que poseía “una tienda
situada en el centro de esta ciudad, con una piesita [sic] que sirve de cocina”.
La “casa ideal” según los testamentos es la que internamente tiene una “coci-
na, sala y habitaciones” y, externamente: “un patio, una huerta, una acequia,
un callejón de entrada y un huerto”.
31
27. Ibíd., libro 597, ff. 135v-137.
28. Michelle Perrot y Roger-Henri Guerrand, “Escenas y lugares”. En Historia de la
vida privada, dir. por Michelle Perrot (Madrid: Taurus, 2001), 316.
29. ANH-A, libro 12-I, ff. 515-517.
30. Ibíd., libro 599, ff. 95-97. Énfasis añadido.
31. Ibíd., libro 595, ff 559v-560v; libro 597, ff. 221v-222; libro 599 ff. 95-97.
-PRO45.13junio.indd 44 18/09/17 15:22
Procesos 45, enero-junio 2017 45
al interior del hogar:
dorMir, CoMer, soCializar
Lo más elemental dentro del inventario de los bienes muebles es lo que se
usa para las funciones vitales: comer y dormir, es decir, la mesa, los utensilios de
cocina, los bancos, las cajas y los baúles, la cama y el catre. Siete de las testadoras
poseen camas o catres. La cama era el mueble por excelencia, de ahí que decir
de alguien que no tiene más que la cama en la que se echa, expresión frecuente en
los textos castellanos de nes de la Edad Media, equivale a considerarlo perso-
na de extrema pobreza.
32
La cama solía ser de gran tamaño, debido a que en ella
dormían ordinariamente varias personas, a veces hasta seis. En ocasiones esta
era simplemente un mueble desmontable, una serie de bancos o tablas que, al
colocar sobre ellos almadraques y colchas se convertían por la noche en lecho
para la familia. Sin embargo, también podía ser una estructura de madera que, a
veces, se adornaba con un dosel. Los colchones eran rellenados de paja para los
más pobres, o de plumas, lo que constituía un indicativo de confort. También
variaba la ropa de cama, desde la sarga, en unos casos, hasta el lino, en otros.
33
En consecuencia, por un lado, la cama es un mueble complejo que tiene
otros elementos como el “catre y colgadura de gasa” o un “toldo de sarasa
[sic]”. Así, Carmen Correa tenía una “cama con todos los útiles que tiene en la
actualidad”,
34
mientras que Alegría Salazar y Ordóñez hacía referencia a una
“cama completa […] con catre y […] colgadura de gasa”.
35
Cuatro testadoras
poseían “catres”; Vicenta Tapia y María Carmen Durán tenían “dos catres de
madera” cada una. Por otro lado, la cama era un mueble importante porque
tenía un fuerte signicado, pues el nacimiento, la enfermedad y la muerte se
escenicaban ahí. Además, desde su lecho las testadoras reciben la absolu-
ción del sacerdote, observan y son observadas por familiares al morir.
Las cajas y baúles servían para guardar u ocultar objetos: dinero, ropa, pa-
peles, en denitiva, todo aquello que era considerado de gran valor económi-
co o sentimental. Estos muebles también podían ser utilizados como bancas.
Un total de 16 testadoras poseían 20 baúles y cajas, y cuatro de estas ostentan
ambos. Lo que podemos conocer de estos bienes es el uso y estado, así María
Natividad Morocho tenía “una caja para guardar ropa” y Vicenta Tapia poseía
“una caja usada de madera”. También podemos conocer su tamaño aproxima-
32. Julio Valdeón Baruque, Vida cotidiana en la Edad Media (Madrid: Dastin Export,
2004), 80. Énfasis añadido.
33. Ibíd.
34. ANH-A, libro 595, ff. 41-43v.
35. Ibíd., libro 597, ff. 26-27v. Énfasis añadido.
-PRO45.13junio.indd 45 18/09/17 15:22
Procesos 45, enero-junio 201746
do: Antonia Hermida y Prado inventaría “un baúl pequeño forrado de suela”
36
mientras que Josefa Castro declaraba “una caja grande y antigua de cedro”. Las
testadoras también especican el material del cual están hechas dichos enseres;
así encontramos: “una caja forrada con zinc”, “una caja de madera”, “una caja
de lata”, “caja grande y antigua de cedro”, “un baúl pequeño forrado de suela”,
“un baúl grande de forro negro de suela”, que podían ser de fabricación local.
La mesa se usa, entre otras cosas, para preparar alimentos y comer, por
lo tanto tiene un fuerte signicado de socialización de la familia. Sentarse
a la mesa puede ser todo un ritual; en primer lugar, el agradecimiento por
la comida recibida, así como las conversaciones, pero sobre todo las reglas
y las jerarquías a la hora de servirse los alimentos. Entre los testamentos
encontramos nueve mesas, especicadas en su uso. Gregoria Navarro tenía
“una mesa de amasar pan”; todas las mesas inventariadas eran de madera y
podían ser “pequeñas”, “cuadradas”, “redondas” y “amarillas”.
La preparación de los alimentos es una tarea relacionada tradicionalmente
con las mujeres. Por otro lado, la adecuada alimentación de la familia es res-
ponsabilidad de las madres, no solo como una práctica diaria, sino también
como parte de la medicina casera con la dieta para un enfermo, una parturien-
ta, un niño, entre otros. Además, la comida construye la identidad de un gru-
po, las recetas son transmitidas de generación en generación, los secretos sobre
cómo se prepara determinado plato se van eternizando con la práctica diaria y
con el paso del tiempo a través de la oralidad como se explica a continuación:
Las comidas, tanto festivas como cotidianas, forman parte de las tradiciones ora-
les que las mujeres han perpetuado a través de los siglos y que, siendo prácti-
cas que se realizan en familia, son por lo general, parte de la identidad de una
nación. A través de las comidas es posible hacer un recorrido histórico de las
inuencias que ha habido en la cultura.
37
Dentro del inventario de los utensilios de cocina encontramos los rela-
cionados con la cocción: “bracero”; preparación: “paila, olla, perol, cucha-
rón, artesa” y los que se utilizaban para servir los alimentos: “jarro, cuchara,
escudilla”. Al respecto Arteaga señala:
La escasa presencia de estos objetos unitarios de la mesa, era una constante en el
territorio ecuatoriano; en términos generales, algo parecido ocurría en Lima a lo
largo de la primera mitad del siglo XIX […] luego de la segunda mitad del siglo
36. Ibíd., libro 594, ff. 169-170v.
37. Alicia Verónica Sánchez Martínez, “La esta del gusto: la construcción del México
a través de sus comidas”, Opción, n.° 51 (2006): 11.
-PRO45.13junio.indd 46 18/09/17 15:22
Procesos 45, enero-junio 2017 47
XIX, empezará a darse, en gran medida, la importación de diferentes tipos de
vajillas elaboradas en variados materiales a territorios ecuatorianos.
38
El utensilio de cocina más recurrente eran las pailas que podían tener di-
versas características: “grandes, pequeñas o de bronce”. Es el único bien den-
tro de este grupo del cual es posible conocer su precio, las había de “treinta
y dos” y “cien pesos”. Mercedes Sánchez tenía una que “costó treinta y dos
pesos” mientras que María Carchipulla armaba poseer una “paila grande
de bronce comprada en cien pesos”.
39
La sala es el espacio de socialización, es el lugar que está abierto a los
otros y, por lo tanto su organización y decoración es visible. Está conformada
principalmente por los mejores muebles para sentarse y así conversar cómo-
damente. Su ornato puede realizarse con las “mesitas” que incluyen otros
adornos pero también con los cuadros religiosos, en su mayoría, y sus res-
pectivos altares. No obstante, no todo es religioso, Ignacia Ledesma armaba
tener “una docena de cuadros que sirven para adornar piezas”.
40
Son tres las “mesitas” inventariadas que pertenecen a Alegría Salazar
y Ordóñez. En un estudio de Santa Fe de Bogotá se encuentra lo siguiente:
Otro mueble importante en la sala eran las mesas. Lo decimos en plural pues eran
varias y las había en distintos tamaños y formas: pequeñas, medianas, grandes,
rectangulares, redondas y hasta biconvexas. Casi todas las mesas tenían cajón
y cerradura. Por lo general estaban hechas de nogal aunque también se hacían
de cedro, granadillo y caoba. Su pata era torneada, o cabriolé –‘pata de cabra’–.
Todavía no estaba muy difundida la mesa de centro, por lo que deducimos que
la mayoría de mesas se disponían contra la pared. Se usaban […] para exhibir
objetos religiosos, pero también cajitas, fruteros, guritas de loza –llamadas ‘mo-
nos’– y relojes (la mayoría franceses).
41
Podemos asegurar que esta práctica también se realiza en Cuenca pues
Ignacia Ledesma tenía “algunas guras de porcelana y ramos para compo-
ner mesas”. Esta últimas además de su función decorativa también podían
usarse para guardar objetos; así, Vicenta Tapia poseía “una mesa con su
cajón”,
42
mientras que Alegría Salazar y Ordóñez poseía “un escritorio de
madera antiguo”.
43
38. Arteaga, Cuenca y sus gentes…, 83.
39. Con cien pesos las testadoras, por otro lado, podían inscribirse en la cofradía del
Santísimo Sacramento.
40. ANH-A, libro 597, ff. 244-247.
41. Patricia Lara Betancourt, “La sala doméstica en Santa Fe de Bogotá. Siglo XIX el
decorado: la sala barroca”, Historia Crítica, n.
o
20 (diciembre 2001): 104.
42. ANH-A, libro 12-I, ff. 103v-105.
43. “El escritorio –que no era mesa– a pesar de su nombre no se utilizaba para escribir
-PRO45.13junio.indd 47 18/09/17 15:22
Procesos 45, enero-junio 201748
Cinco testadoras eran propietarias de siete bancas, todas de madera, sin
ninguna otra particularidad. Solo cuatro mujeres poseían “sillas” o “silletas”
entre “media docena” o “trece”, a excepción de Teresa Cabrera que tenía
solo una; eran principalmente con “asiento de madera o tabla” pero también
estaban fabricadas de “esterilla y bejuco”.
El estrado era el mueble femenino por antonomasia, signo de distinción
social que desapareció en la segunda mitad del siglo XVIII por la inuencia
de otro tipo de muebles importados de Francia e Inglaterra. Estaba constitui-
do de la siguiente manera:
El ámbito femenino constaba de una tarima de madera con su alfombra, cojines,
almohadas y telas para cubrir las paredes. También incluía muebles de tamaño
pequeño llamados “muebles de estrado” o “muebles ratones”: mesitas, escrito-
rios, costureros, cofres, cajas, arquetas [arca], rueca y brasero. El espacio de los
hombres exhibía, por su parte, “un mobiliario pesado, grandes escritorios sobre
bufetes, mesas, sillas con respaldar y apoyabrazos y butacas de arrimo utilizadas
para aproximarse al estrado femenino permitiendo a los caballeros conversar
con las damas”, puesto que nos les era permitido subir al estrado.
44
Teresa Cabrera era dueña de “dos estrados pequeños y a la rústica”
45
y Carmen Correa tenía “una banca y un estrado grande de mi uso”. Con
respecto a la sociabilización, en los inventarios no se nombran alfombras
–elemento de alto costo y estatus–, esteras o cojines que sirven para las con-
versaciones y discusiones. A pesar de que en la Colombia del siglo XIX se
hable de la presencia de alfombras quiteñas, en los testamentos no se dice
nada sobre este bien. Dos testadoras poseían un sofá cada una. Alegría Sala-
zar y Ordóñez eran dueñas de “un sofá viejo” e Ignacia Ledesma de “un sofá
forrado de damasco”.
Sabemos que en esta época Cuenca no disponía de luz eléctrica, sin em-
bargo la alusión a objetos relacionados con la iluminación es muy escasa.
Solo Ignacia Ledesma tiene “tres lámparas: dos de simbra [sic] y la una de
querosena [sic]”. Cabe señalar que esta mujer es la única testadora que po-
seía un mayor número de muebles, como lo señaló en su testamento:
existen en la tienda media docena de sillas con asiento de madera, un sofá fo-
rrado de damasco, tres lámparas […], un labatorio [sic] con su respectivo plato
y jarra de porcelana, una docena de cuadros grandes que sirven para adorno de
sino para guardar objetos de valor en sus numerosos cajoncitos. La presencia de estos
muebles sugiere que la sala se usaba también como lugar de trabajo”. Lara Betancourt,
“La sala doméstica…”, 104.
44. Ibíd., 94-95.
45. ANH-A, libro 597, ff. 38v-40v.
-PRO45.13junio.indd 48 18/09/17 15:22
Procesos 45, enero-junio 2017 49
piezas, una mesa cuadrada, un ropero, un baúl forrado con suela, una caja de
lata, y un catre de madera con su respectiva cama, y algunas guras de porcelana
y ramos para componer mesas […] un baúl grande forrado con suela, una caja
forrada con zinc.
46
Al conocer el mobiliario de una sociedad, nos adentramos a las modas
y los estilos, pero sobre todo al interior de las casas, a la vida privada, pues
“los objetos cotidianos constituyen una puerta de entrada para la compren-
sión de diferentes dinámicas y relaciones sociales”.
47
Por otro lado, los mue-
bles simbolizan el poder adquisitivo de cada familia, “la casa sigue siendo
un asunto de familia, su lugar de existencia y su punto de reunión. Encarna
la ambición de la pareja y la gura de su éxito”.
48
rezar jUntos: el altar y los rosarios
La casa es el primer espacio de aprendizaje religioso, la primera oración
–práctica diaria– es enseñada generalmente por la madre. Es así que en la
Colombia del siglo XIX se arma: “Orar en familia era algo usual en el siglo
pasado y principios del presente […] se rezaba el rosario al acostarse, alaba-
dos al amanecer, amén de jaculatorias a cualquier hora”.
49
Sin embargo, tam-
bién podemos conocer la religiosidad fuera del hogar: estas mujeres asistían a
misas con su rosario de perlas entre las manos, participaban de una procesión
del santo de su nombre, oraban en un velorio y entierro, tomaban ores para
el arreglo del altar de su casa o de la iglesia y se inscribían en una cofradía.
50
El inventario de los bienes religiosos que hicieron estas mujeres nos da
una buena muestra de la religiosidad dentro del hogar. Por otro lado, por
más sencillos o humildes que hayan sido, muestran claramente las preferen-
46. Ibíd., ff. 244-247.
47. Cecilia Moreyra, “Entre lo íntimo y lo público: la vestimenta en la ciudad de Cór-
dova a nales del siglo XVIII”, Fronteras de la historia 15, n.
o
2 (2010): 388.
48. Perrot y Guerrand, “Escenas y lugares”, 303.
49. Patricia Londoño Vega, “La religión en Medellín, 1850-1950, la vida devota y su
proyección popular”, Credencial Historia 70 (octubre 1995), http://www.banrepcultural.
org/node/32901.
50. Fuera del ámbito doméstico, la religiosidad se manifestaba mediante la pertenencia
a una cofradía, hermandad funeraria o congregación, las cuales se conformaban bajo una
advocación religiosa. Aparecieron en la Edad Media y en el siglo XII formaron parte de
los gremios; con la llegada de los españoles fueron introducidas en América. Para la época
colonial la cofradía, si bien tenía un sentido religioso, también era utilizada por las autori-
dades como una forma de control. Miguel Á. Rossal, Aspectos de la religiosidad afro porteña
siglos XVIII-XIX (Buenos Aires: CONICET / Instituto Ravignani, 2009), http://www.revis-
taquilombo.com.ar/documentos/Aspectos_de_la_Religiosidad_Afroportena.pdf.
-PRO45.13junio.indd 49 18/09/17 15:22
Procesos 45, enero-junio 201750
cias religiosas de cada grupo. Estos bienes al ser legados crearon una tradi-
ción, una identicación religiosa hacia un determinado santo, advocación,
oración, etc. De los testamentos estudiados encontramos lo siguiente:
Tabla 2. Bienes religiosos de las testadoras
Testadora Bienes religiosos declarados
Tomasa Jaramillo y Peñael “una urna de Niño Jesús”.
Inocencia Mejía “un rosario de corales”.
María Natividad Tigsi Vázquez “dos rosarios de corales”.
Vicenta Tapia
“un Niño de madera con su portal de ídem”.
“un San Antonio en bulto pequeño”.
Carmen Correa
“una egie de Nuestro Señor Jesucristo en su advo-
cación de la Agonía”.
Rosa Galarza
“una imagen del Niño Dios en bulto con su urna”.
“un rosario de corales con cruz de plata”.
“un pequeño crucijo”.
Mercedes Zagüi
“un cuadro en lienzo con la imagen del
Corazón de Jesús”.
Isabel Reyes
“un crucijo”.
“una imagen de la Virgen de las Mercedes en bulto
con su vestuario”.
Bernadina Sánchez “un rosario de corales con otros de oro”.
María Manuela Murillo
“un pequeño crucijo”.
“imágenes de Niño Dios, de la Virgen Santísima y
de San José, todos en bulto”.
“imagen del Sagrado Corazón de Jesús que se halla
en un cuadro en lienzo con moldura”.
Gregoria Navarro
“un rosario de cuentas de oro”.
“unos reyes, cruz y espiritusanto, esto es paloma del
mismo metal –plata–”.
Narcisa Granda
“un calvario siendo las potencias de la egie de
Jesús y de la Virgen Santísima de plata”.
Josefa Aguilar “un rosario de granates con cuentas de oro”.
-PRO45.13junio.indd 50 18/09/17 15:22
Procesos 45, enero-junio 2017 51
Alegría Salazar y Ordóñez
“libros religiosos”.
“un cuadro de San Luis de Góngora”.
“una egie de Jesús crucicado”.
“un cuadro de la Inmaculada Concepción”.
Teresa Cabrera
“libros religiosos”.
“una egie en lienzo de la Virgen de la Luz y otra
ídem de San José y en papel del mismo Salvador”.
Mercedes Sánchez “advocación de la Virgen del Tránsito”.
María Carchipulla “un rosario”.
María Carmen Durán “un rosario de corales en el cuatro cuenta de oro”.
Concepción Díaz “libros” –¿religiosos?–.
Fuente: ANH-A, libro 669, ff. 62v-64; libro 12-I, ff. 34-35v, 61-63v, 103v-105, 150-152, 381v-
383v; libro 595, ff. 41-43v, 197-199, 253-256v, 259v-260, 329-330; libro 597, ff. 26-27; 38v-40;
122-125; 135v-137; libro 599, ff. 102-103v. Elaboración de la autora.
Tabla 3. Bienes religiosos más recurrentes
Bienes religiosos No. Testadoras % del total % de las
testadoras
Rosarios 9 8 30,03 44,44
Crucijos 3 3 10,34 16,66
Urna de Niño Dios o Niño Jesús 2 2 6,89 10,52
Cuadro en lienzo con la imagen
del Sagrado Corazón del Jesús
2 2 6,89 10,52
Libros religiosos 13 3 44,82 16,66
Total 12 18 98,97 98,8
Fuente: Bienes religiosos de las testadoras. Elaboración de la autora.
Los bienes religiosos más comunes son los libros y los rosarios. De los
primeros se registran 13 y solo tres testadoras los poseían, mientras que los
segundos eran más frecuentes, aunque en realidad no podemos saber exac-
tamente cuántos rosarios tenían estas mujeres ya que, por ejemplo, Bernan-
dina Sánchez declaraba: “un rosario de corales con otros de oro”.
51
51. ANH-A, libro 12-I, ff. 150-152.
-PRO45.13junio.indd 51 18/09/17 15:22
Procesos 45, enero-junio 201752
De las tres testadoras que declaran tener libros religiosos entre sus bie-
nes, dos de ellas dicen los títulos e incluso los autores. Alegría Salazar y
Ordóñez indicaba: El devoto feligrés, El catecismo de Pauget, El amor a Jesu-
cristo, La obra del año cristiano y Guía del alma;
52
mientras que Teresa Cabrera
poseía: Los Santos evangelios “en un tomo”, El catecismo de la doctrina cristina
del padre Mayo, El ocio de la Semana Santa de Luis Munport, El despertador
eucarístico, La imitación de la Santísima Virgen, La práctica según para conseguir
buena muerte, El ramillete de divinas ores y El ejercicio cuotidiano y el ocio parto
de la santísima Virgen
53
y, nalmente, Concepción Díaz declaraba: “tengo por
bienes […] libros y otros objetos conocidos por mi heredero”.
54
La última
testadora no especica qué tipos de libros poseía pero creemos que debían
ser religiosos.
Es probable que Alegría Salazar y Ordóñez y Concepción Díaz hayan
leído los libros que tenían ya que, según los manuscritos de estudio, ellas
podían escribir y –consideramos– leer también. En el testamento de Concep-
ción Díaz constaba: “Se advierte que el testigo señor doctor Palacios rma
por la señora testadora que no puede hacerlo por impedirle absolutamente
la enfermedad”. Mientras que en el de Teresa Cabrera encontramos: “no sabe
rmar por no haber aprendido”. Estamos de acuerdo en que estas arma-
ciones pueden resultar demasiado apresuradas; sin embargo, creemos que
la posesión de libros religiosos nos muestra un interés formal por la religio-
sidad que puede ser abordado desde dos perspectivas: la primera, con el
contenido de estos, en caso de que hayan sido leídos; y la segunda, con la
posesión de los libros con un valor simbólico-religioso. El rosario es un bien
religioso que también forma parte de la historia del país. A nales del siglo
XVIII se decía:
Quito parece haber sido un centro de la producción de rosarios, ya que durante
los primeros cuatro meses de 1788 salieron de la ciudad 341 gruesas, o sea más
de 4.000 docenas de diferentes clases como son ordinarios, menudos, gruesos,
de lapis [lapislázuli], de calaveritas, de a siete y de a quince misterios. El prin-
cipal destino era Lima pero también Piura y Panamá recibían envíos importan-
tes, mientras que a Latacunga, Ambato y Riobamba se enviaban pocas docenas.
También en Cuenca se producían rosarios y probablemente en Popayán, ya que
ninguno de los envíos quiteños desde enero hasta abril de 1788 se dirige hacia
esta ciudad.
55
52. Ibíd., libro 597, ff. 26-27v.
53. Ibíd., ff. 38v-40v.
54. Ibíd., libro 599, ff. 102-103v.
55. Christiana Borchart de Moreno, “La imbecilidad y el coraje. La participación feme-
nina en la economía colonial (Quito, 1780-1830)”, Revista Complutense de Historia de Amé-
rica, n.
o
17 (1991): 181.
-PRO45.13junio.indd 52 18/09/17 15:22
Procesos 45, enero-junio 2017 53
En Cuenca, en el siglo XVI, está presente la práctica de este rezo con la
advocación de la Virgen del Rosario, patrona de los dominicos. Los rosarios
de acuerdo a los testamentos pueden ser: “de corales con perlas”, “de corales
con cruz de plata”, “de cuentas de oro” o “de granates con cuentas de oro”.
Encontramos ocho testadoras que poseían este objeto útil para las oraciones
diarias, en una festividad religiosa o un funeral. Otro bien religioso de impor-
tancia era el crucijo, del cual se enumeran tres ejemplares, cada uno perte-
neciente a una testadora diferente. Pensamos que estos son objetos también
relacionados con la muerte, pues era costumbre ponerlos entre las manos de
los difuntos.
El presidente ecuatoriano Gabriel García Moreno consagró el país al Co-
razón de Jesús en 1874. Dentro del inventario que hacen estas mujeres, esa
imagen es el tercer objeto en número de aparición, respondiendo a una si-
tuación histórica. La imagen se convirtió en la representación de la protesta
conservadora contra el liberalismo, como pasó en Colombia: “En el tenso
ambiente político del decenio de 1870, las antioqueñas, las vallecaucanas y
las bogotanas participaron en asociaciones devotas como las del Sagrado Co-
razón de Jesús, desde las cuales se hizo oposición a algunas de las medidas
anticlericales de los liberales radicales”.
56
En Cuenca se construyó la capilla del Corazón de Jesús, a diferencia de
lo que sucedió en Azogues, donde se intentó construir una “dedicada al Sa-
grado Corazón de Jesús en la década de los 80, acto que se declinó por su-
gerencia del Hermano Juan Stiehle”.
57
Para completar la revisión sobre la
religiosidad dentro de la casa, también es importante señalar que si había un
cuadro o una imagen en “bulto”, “lienzo” o “papel”, esto suponía una acción
consecuente: el arreglo de un altar. En el cuento “Aves y huérfanos”, de Ho-
norato Vázquez, el escritor cuencano narra: “Rafael […] cuidaba de la ores
y las mieses de su heredad, para las primeras dar pan á su mesa y á la de los
pobres, y de las segundas ramos á los altares”.
58
Altar que, según parece, fue
el centro de la religiosidad familiar, un lugar sagrado y centro de reunión.
59
A través de las imágenes religiosas, de un santo especíco, se pedían
y recibían favores; por ello la relación entre el devoto y la imagen merece
especial atención. Peter Burke se reere a esta situación como el “culto de la
56. Patricia Londoño Vega, “Las colombianas durante el siglo XIX. Derecho familiar,
educación y participación política”, Credencial Historia 68 (agosto 1995), http://www.ban-
repcultural.org/node/73270.
57. Diego Arteaga, “La religiosidad de Azogues (entre los siglos XVI y XIX)”, Coloquio,
n.
o
38, año 10 (2008): 5.
58. Honorato Vázquez, “Aves y huérfanos”, La Unión Literaria, n.
o
I-XII, t. I (1986): 120.
59. Altares y oratorios están presentes en Cuenca desde el siglo XVII.
-PRO45.13junio.indd 53 18/09/17 15:22
Procesos 45, enero-junio 201754
imagen”.
60
En nuestro caso, las misas eran una forma de agradecimiento y
culto a las imágenes; así, Manuela Rodríguez solicitaba: “se celebren treinta
misas rezadas por el bien de mi alma, una ídem a la virgen Santísima del
Rosario, otra al patriarca Señor San José, otra al Santísimo Corazón de Jesús,
otra a la virgen de las Mercedes y otra a la virgen de los Dolores”.
61
Parte de la religiosidad de las cuencanas era dejar un legado piadoso. Se
destinaban dinero o joyas para las Casas Santas de Jerusalén y Redención
de Cautivos, a los conventos (La Merced, San Francisco y Santo Domingo),
al Hospital de la Caridad, al Lazareto, a la Capilla del Corazón de Jesús y al
Monasterio de las Carmelitas. Nueve de las testadoras cumplieron con ese
acto de solidaridad, más o menos la cuarta parte del total.
Tabla 4. Legados piadosos
Testadora Institución Legado
Tomasa Jaramillo
y Peñael
Casas Santas de Jerusalén y
Redención de cautivos
2 octavas cada uno
Mercedes Zagui Casas Santas de Jerusalén 10 pesos
María Manuela
Murillo
Casas Santas de Jerusalén 6 ½ reales –1/2 real cada uno–
Manuela Castro Casas Santas de Jerusalén y
Redención de Cautivos
2 octavos –1 octavo cada una–
Bernandina
Sánchez
Convento de La Merced 1 peso
1 para de zarcillo de oro con
perlas
Convento de San Francisco 1 peso
Convento de Santo Domingo 1 rosario de oro
60. “Desde nales de la Edad Media, se concedían indulgencias, esto es, la remisión
parcial de las penas del purgatorio, a quienes rezaran a determinadas imágenes, entre
ellas la ‘Verónica’ o la ‘Santa Faz’ de Cristo veneranda en S. Pedro de Roma. Los devotos
hacían largas peregrinaciones para venerar las imágenes, se prosternaban y arrodillaban
ante ellas, las besaban, y les pedían favores. La imagen de Santa María dell’Impruneta, por
ejemplo, era sacada en procesión a menudo para que produjera lluvias o para librar a los
orentinos de los peligros políticos. El encargo de una imagen constituía también un me-
dio de expresar el agradecimiento por los favores recibidos, como por ejemplo la salvación
de un accidente o la curación de una enfermedad”. Peter Burke, Visto y no visto. El uso de la
imagen como documento histórico (Barcelona: Crítica, 2005), 65.
61. ANH-A, libro 595, ff. 30v-36.
-PRO45.13junio.indd 54 18/09/17 15:22
Procesos 45, enero-junio 2017 55
Gregoria Navarro Hospital de La Caridad 20 pesos
Lazareto 20 pesos
Capilla del Corazón de Jesús 20 pesos
Josefa Aguilar Monasterio de las Carmelitas 50 pesos sencillos
Mercedes Megía Convento de oblatas de La
Merced
2 pesos
Teresa Cabrera Congregación de oblatas en la
iglesia de La Merced
20 pesos
Fuente: ANH-A, libro 669, ff. 39-41, 62v-64; libro 12-I, ff. 133v-135, 150-152, 169v-171, 336-
338v, 552v-555; libro 595, ff. 79-81v; libro 297, ff. 38v-40v. Elaboración de la autora.
el CUidado del CUerpo: indUMentaria y joyas
El único bien inventariado para aseo personal es un “labatorio (sic) con
plato y jarro”
62
de Ignacia Ledesma. Por otra parte, la ropa es un elemento
cultural muy importante ya que, si bien nos muestra la adaptación al me-
dio climático –en primera instancia–, maniesta también la relación de las
personas con sus propios cuerpos mediante las prácticas de higiene. En este
contexto, la indumentaria femenina es la que ha sido sometida a mayores
cambios, pues, si bien el hombre también está atento a este elemento, la mu-
jer se ha caracterizado por ser pionera de la moda.
La ropa, como un bien privado y personal, es legada solo a los fami-
liares. Mercedes Zagüi dejó “toda la ropa de mi uso a Joaquina Zagüi, mi
hermana”;
63
Antonia Hermida y Prado dispuso “a mi hermana la señora
Gertrudis Hermida le dejo dos trajes, una pollera de bayeta aroma y pañolón
morado”;
64
y Alegría Salazar y Ordóñez ordenó: “a mi sobrina Angélica de
Jesús Salazar y Bravo se le entregue una postura de merino negro, compues-
ta de traje y manta que está por concluirse”.
65
La indumentaria, indudablemente, es parte de la identidad y de la ima-
gen de un pueblo; así sucedía con la chola cuencana, personaje emblemático
de la ciudad. Su vestido estaba conformado por: “zapato chillón, pollera de
bayeta na, polca de seda y paño de Gualaceo”.
66
Por otro lado, las mujeres
62. Ibíd., libro 597, ff. 244-247.
63. Ibíd., libro 669, ff. 133v-135v.
64. Ibíd., libro 595, ff. 169-170v.
65. Ibíd., libro 597, ff. 26-27v.
66. Diego Arteaga, “La chola cuencana”, Artesanías de América. Revista del CIDAP, n.
o
65 (diciembre 2007), 224.
-PRO45.13junio.indd 55 18/09/17 15:22
Procesos 45, enero-junio 201756
de la clase alta hasta nales del siglo XIX vestían “vestidos largos, los corsés
ajustados, los vestidos de cola adornados con encajes y cintas de terciopelo.
Luego la moda ensanchó las faldas y también subió un poco el vestido, como
para mostrar generosamente la punta del zapato”.
67
Estas polleras tuvieron
su origen en la Grecia clásica y fueron introducidas por los españoles cuando
conquistaron y colonizaron América:
A lo largo de la Colonia, sobre todo, durante los siglos XVI y XVII, fue confec-
cionada con diferentes materiales como bayeta y seda, a veces se la fabricaba
con una mezcla de estos textiles. Durante esta época fue utilizada por un amplio
abanico social, económico y étnico de la sociedad local: por blancas, indias, mes-
tizas, negras, e incluso mulatas. En la época republicana, en cambio se conoce
un mayor número de materiales con los cuales eran elaboradas, a juzgar por la
información recabada, en donde prima el uso de la bayeta, tela que ha perma-
necido siendo manejada en la elaboración de estas piezas hasta la actualidad,
fundamentalmente en los sectores rurales, ya que su uso ha quedado restringido
a las mujeres aborígenes.
68
En los testamentos revisados se inventaría un total de 14 polleras, de
cinco testadoras, de bayeta aroma, bayeta pellón, bayeta de castilla (telas
importadas) y bayeta del país. Solo María Carmen Durán tenía “tres centros
de bayeta”
69
que, como su nombre lo indica, eran piezas interiores que iban
debajo de la pollera.
Se inventarían también siete rebozos y un pañolón morado. El rebozo era
una prenda que se coloca sobre el paño, y se armaba que el “de Castilla”
se utilizaba con un sentido de estatus.
70
Los rebozos en Perú eran utilizados
para “cubrir los pronunciados escotes y se extendiera la moda de recurrir a
mantos, mantillas y rebozos, que aparecen indefectiblemente en los testa-
mentos femeninos del siglo XVIII”.
71
También se enlistan cuatro paños de
macana
72
y cinco paños de hilo. Además, encontramos dos ponchos de hilo
de la viuda María Carmen Durán, por lo que se puede pensar que habrían
pertenecido a su difunto esposo.
73
Esas prendas aparecieron en el siglo XVIII
y eran principalmente de uso masculino.
67. Nydia Vázquez de Fernández de Córdova, “Variaciones de la moda”. En El libro
de Cuenca, t. III, 566-266 (Cuenca: s. r., 1990), 259.
68. Arteaga, Cuenca y sus gentes…, 77-78.
69. ANH-A, libro 597, f. 338.
70. Vázquez de Fernández de Córdova, “Variaciones de la moda”, 266.
71. Scarlett O’Phelan Godoy, “La moda francesa y el terremoto de Lima de 1746”,
Bulletin de l’Institut Français d’Études Andines, n.
o
36 (2007): 24.
72. La técnica del ikat de los paños de Gualaceo fue declarada patrimonio cultural
inmanterial de la nación el 24 de junio de 2015.
73. La ropa maniesta, en primer lugar, la relación con el propio cuerpo y también
-PRO45.13junio.indd 56 18/09/17 15:22
Procesos 45, enero-junio 2017 57
Las joyas eran parte de la indumentaria y servían para adornarla o com-
pletarla. En Lima se usaban también para cubrir grandes escotes. En una
descripción sobre la inuencia francesa en la moda limeña se describe: “el
escote se vuelve redondeado dejando al descubierto el cuello y el pecho,
favoreciendo estos diseños al uso de gargantillas, collares, broches, por un
lado, y de cintos, brazaletes y pulseras, por otro”.
74
Dentro del inventario de las joyas, los zarcillos son los más comunes. Al
referirse a la chola cuencana se lee: “La mujer campesina siempre se peina
igual, con dos trenzas, sin faltarle detalles femeninos, los aretes vistosos”.
75
El uso de joyas forma parte de la historia de las mujeres, pero en la época co-
lonial las autoridades pronunciaron leyes al respecto: “En el siglo XVII, tanto
en el Virreynato de Lima como en el de México, las mujeres negras y mulatas
libres no podían llevar zarcillos de oro con perlas, ni mantos ni vestidos de
seda, aunque estuvieran casadas con españoles”.
76
Según las leyes, esta prác-
tica se aplicaba en todas las colonias españolas; no obstante, las mujeres de
todos los grupos étnicos, es decir, blancas, indias, mestizas e incluso mulatas,
las usaban en la práctica.
77
Los zarcillos que encontramos en los testamentos son de diversas for-
mas, por ejemplo: “zarcillos de oro con perlas gruesas”, “zarcillos de oro,
otro de corales”, “zarcillos grandes, un par de pequeños, otro par asimismo
pequeños con perlas y piedras verdes”, “zarcillos de oro y perlas, desiguales,
esto es, sin aparecerse”, “zarcillos de oro con gotas negras”, “el uno de ellos
desigual y con perlas grandes y oro”, “el uno con esmeraldas, y otro con
perlas”, “el uno grande y el otro pequeño”, “el uno tiene seis perlas, el otro
es en forma de argollas grandes con tres pajaritos, el otro con dos perlas y
pajarito, el otro en forma de arete con corales, el otro en gura de almendras
con perlas y el ultimo en forma de aretes con dos perlas”.
78
El siguiente bien en enumerarse son los anillos. Rosa Ana Inostroza te-
nía seis anillos con las siguientes características: “uno con tres diamantes,
las modas de una época. En general se encuentran: polleras, centros, rebozos, macanas, paños,
ponchos y ropa interior. Sin embargo, sabemos que no solo se utilizó este tipo de prendas;
en las fotografías de la época se registran blusas, faldas, vestidos y calzado. Esto nos lleva
a pensar que la indumentaria maniesta una relación con un grupo determinado, por
ejemplo la vestimenta de la chola, la cual es inventariada.
74. O’Phelan, “La moda francesa…”, 23.
75. Vázquez de Fernández de Córdova, “Variaciones de la moda”, 257.
76. Maruja Barrig, El mundo al revés: imágenes de la mujer indígena (Buenos Aires: Con-
sejo Latinoamericano de Ciencias Sociales, 2001), 40.
77. Obsérvese por ejemplo los cuadros de castas del siglo XVIII, tanto de Nueva Es-
paña como del Perú.
78. ANH-A, libro 595, ff. 169-170v, 197-199, 253-256v; libro 12-I, ff. 336-338v, 381-383v,
385v-387; libro 669, ff. 62-64v; libro 599, ff. 60v-62, 95-97.
-PRO45.13junio.indd 57 18/09/17 15:22
Procesos 45, enero-junio 201758
con mi nombre, otro con una esmeralda, otro con un diamante, otro con la
inscripción no me olvides, otro con la de recuerdo y el ultimo llano”,
79
mientras
que Ignacia Ledesma poseía “un anillo de oro con esmeralda”. También se
encuentran anillos, de los cuales “dos son con perlas” o “uno de los cuales
tiene un brillante”.
80
Otras testadoras mencionan anillos de oro. Lo que llama
la atención es que, de las siete testadoras que poseían anillos, cuatros poseían
en cantidades de entre siete, seis y cinco, con lo cual cabe preguntarse: ¿cómo
los usaban? ¿Las mujeres llevaban un anillo a la vez o lo hacían, como en el
siglo XVIII en Perú, donde las manos femeninas estaban llenas de sortijas?
Otra situación que nos llama la atención es que tres de las siete testado-
ras contrajeron matrimonio, mientras que las cuatro restantes permanecie-
ron en estado de celibato. Las interrogantes que surge son: ¿en la ceremonia
matrimonial se utilizaba una alianza? ¿Las mujeres casadas portaban este
símbolo de su estado? No obstante, según la literatura de la época, su entre-
ga estaba relacionada con el amor o la relación de pareja. Por ejemplo, en la
novela La bandera negra se arma que un personaje “se decidió á lo que se
deciden siempre los soldados, á dejarla hasta otra vista. Puso en la mano de
su amada como último recuerdo, una sortija de oro con las iniciales de su
nombre, única fortuna que poseía”.
81
Distribución de los bienes
Generalmente los bienes declarados eran distribuidos equitativamente
entre los herederos. Manuela Merchán dispuso: “universales herederos a
mis relacionados hijos, quienes se dividirán de mis bienes a pronata, esto es
por iguales partes”.
82
Alegría Salazar y Ordóñez, célibe y sin descendencia,
declaraba: “hech[as] las deducciones constantes de las cláusulas anteriores
instituyo por mis herederos a mis sobrinos Dolores Salazar viuda de Arbole-
da y Matilde María, Amable María, Angelina de Jesús, Carmelina, Micaela,
María y Aurelia Salazar y Bravo, que se dividirán en partes iguales”.
83
Sin
embargo, también podían ser divididos; es decir, su totalidad puede ser dis-
tribuida en tres partes: el legado forzoso, la cuarta de mejoras y la cuarta de
libre disposición, lo cual se muestra a continuación.
79. Ibíd., libro 12-I, ff. 34-35. Énfasis añadido.
80. Ibíd., libro 12-I, ff. 552v-555.
81. Fidel Alomía, La bandera negra (Quito: Tipografía de la Escuela de Artes y Ocios,
1900), 91.
82. ANH-A, libro 594, ff. 253-256v.
83. Ibíd., libro 597, ff. 26-27v. Énfasis añadido.
-PRO45.13junio.indd 58 18/09/17 15:22
Procesos 45, enero-junio 2017 59
CUarta de Mejoras, CUarta de libre disposiCión,
donaCiones y asignaCiones espeCiales
El libro III, título V, artículo 1171 del Código Civil, al referirse a las he-
rencias legítimas y las mejoras, decía: “Legítima es la cuota de los bienes de
un difunto, que la ley asigna á los legatarios. Los legitimarios son por con-
siguiente los herederos”.
84
A continuación, en el artículo 1174 se explicaba:
Habiendo tales descendientes [legítimos], la masa de bienes, previas las referidas
deducciones y agregaciones, se dividirá en cuatro partes: dos de ellas, ó sea la
mitad del acervo, para las legítimas rigurosas; una cuarta para las mejoras con
que el difunto haya querido favorecer á uno ó más de sus descendientes legíti-
mos; y otra cuarta, de que ha podido disponer a su arbitrio.
85
Como en el caso de Josefa Castro que dispone:
de mis pequeños bienes separo la una, cuarta parte de libre disposición, y con ello
mejoro por su servicio personal a mi hija de segundo matrimonio María de los
Santos Pulla […] observando que mi marido no tiene bienes propios patrimo-
niales ni adquiridos durante la sociedad conyugal, instituyo por mis herederos a
mis dos hijos de primero y segundo matrimonio con la mejora de la una cuarta
parte de libre disposición que tengo hecha a esta última hija, y a mi marido.
86
Mientras que, María Natividad Tigsi y Vázquez dispone que: “en virtud
de que su hijo Rocolino Naula y Tigsi es menor de edad tiene a bien dejarle,
a más de la herencia que le corresponda, medio solar de tierra en el punto
llamado Moralespamba de Caldera, un toro grande el que se halla cojo y una
oveja; todo esto en clase de la cuarta de libre disposición”.
87
A continuación
se presenta un cuadro de las diferentes testadoras y la distribución de cuarta
de mejores y cuarta de libre disposición.
84. En el mismo documento, art. 1172. “Son legitimarios: Los hijos legítimos, perso-
nalmente ó representados por su descendencia legítima. Los ascendientes legítimos. Los
hijos naturales, personalmente ó representados por su descendencia legítima. Los padres
naturales”. Código Civil de la República del Ecuador (Nueva York: Imprenta de las Noveda-
des, 1889), 251-252. Énfasis añadido.
85. Ibíd., 251-252.
86. ANH-A, libro 599, ff. 95-97. Énfasis añadido.
87. Ibíd., libro 595, ff. 428-430.
-PRO45.13junio.indd 59 18/09/17 15:22
Procesos 45, enero-junio 201760
Tabla 5. Cuarta de libre disposición
y cuarta de mejoras
Testadora Heredero Relación Legado
Cuarta
de libre
disposición
Cuarta
de
mejoras
Vicenta Tapia Zoila
Peregrina
Hijo
legítimo
“todos mis
muebles y mi
ropa de uso”
No
Josefa
Vázquez
Teresa
Córdova
Nieta
legítima
“cuarta parte de
mis bienes”
No
Luis Bolívar - “cien pesos” No
María Yangari Sirviente “veinticinco
pesos”
No
Manuela
Merchán
Ochoa
Beatriz Hijo
legítimo
“diez pesos y con
todos mis tratos
mujeriles”
No
María
Asunción
Torres
Mercedes
Coronel
Hijo
legítimo
“cuarta parte de
mis bienes”
“dos tiendas”
Gertrudis
Rivera
José Gárate Hijo
legítimo
“dos cuadras”
Mercedes
Sánchez
Daniel Idrovo Nieto “diez pesos”
Natividad Hijo
legítimo
“paila grande que
me costó treinta y
dos pesos”
No No
Nicolasa Hijo
legítimo
“otra [paila] más
pequeña”
No No
Josefa Castro María de los
Santos Pullo
Hijo
legítimo
“cuarta parte de
mis bienes”
José Pullo Esposo - No No
Carmen
Correa
Mercedes
Coronel
Hijo
legítimo
“cuarta parte de
mis bienes”
No
-PRO45.13junio.indd 60 18/09/17 15:22
Procesos 45, enero-junio 2017 61
Ignacia
Ledesma
Delna Hijo
natural
- No
Eloy Hijo
natural
- No No
Víctor Elías Hijo
natural
- No No
María
Natividad
Tigsi y
Vázquez
Rocolina
Naula y Tigis
Hijo
legítimo
“medio solar
de tierra en el
punto llamado
Moralespamba de
Caldra, un toro
grande el que se
halla cojo”
No
Fuente: ANH-A, libro 12-I, ff. 103v-105, 381-383v, 578v-579v; libro 595, ff. 41-43v; 188v-190;
253-256v, 428-430; libro 597, ff. 122-125; 244-247; libro 599, ff. 95-97. Elaboración de la autora.
Los bienes también pueden ser legados mediante donaciones y asigna-
ciones especiales. La ley del Código Civil ecuatoriano, en el libro III, título XIII,
artículo 1376, explicaba: “Donación entre vivos es un acto por el cual una
persona transere gratuita é irrevocablemente el todo ó una parte de sus
bienes, á otra persona que la acepta”.
88
Así Gertrudis Rivera tenía bienes
recibidos por donación: “siendo de advertir que la parte que yo tenía en dicho
hato, la adquirí por Donación que hizo a mi favor mi hijo José para que percibiera
el precio, como en cantidad que me correspondían”;
89
en otros casos eran las
testadoras las que hacían la donación, Tomasa Jaramillo y Peñael declara-
ba: “tengo hecha donación a mis hijos Manuel y Narcisa a una tienda a cada
uno, donación que la reduzco en debida forma y con arreglo a la ley, advir-
tiendo que la donación hecha a mi hija Narcisa que me ha hecho desde su
infancia sin haberse separado de mi compañía guardando conducta moral y
aun sosteniéndome con mi trabajo”.
90
Las asignaciones especiales por su parte podían ser condicionales. En
el libro III, título IV, artículo 1060 del Código Civil se exponía: “Asignación
condicional es, en el testamento, aquella que depende de una condición, esto
es, de un suceso futuro é incierto, de manera que, según la intención del
testador, no valga la asignación si el suceso positivo no acaece, ó si acaece el
negativo”.
91
En el testamento de Dolores Aguilar Días se lee:
88. Código Civil de la República, 294.
89. ANH-A, libro 12-I, ff. 578v-579v. Énfasis añadido.
90. Ibíd., libro 599, ff. 62v-64.
91. Código Civil de la República, 231.
-PRO45.13junio.indd 61 18/09/17 15:22
Procesos 45, enero-junio 201762
para Olimpia y Ortencia [sic] Méndez hermanas carnales así como para la otra
hermana Rosenda Méndez que vive en la casa de la señora Francisca Dávila les
dejo la mitad de mis bienes, que se les entregará en la casa que dejo clausulada,
pues haga para ellas esta asignación especial. Todas tres hermanas vivirán juntas,
y si alguna de ellas toma estado o no quiere permanecer unida a las otras, estas le darán
la tercera parte del legado en dinero, si pueden hacerlo o venderán la casa y harán de su
valor tres porciones iguales, tomando cada una de las agraciadas la tercera parte.
92
Con la cuarta de libre disposición, o con la cuarta de mejoras, se bene-
ciaba a uno o varios de los herederos. Parecería que los bienes otorgados en
calidad de cuarta de mejoras o de libre disposición se daban generalmente
en relación de género, al igual que las donaciones y asignaciones especiales,
ya que en los testamentos estudiados las mujeres eran mayoritariamente las
que recibían esas mejoras. Por otro lado, si existían hijos legítimos e ilegí-
timos, los primeros eran más beneciados; esto se justica como agradeci-
miento, menoría de edad o simplemente preferencia ya que “la mejoras sir-
ven […] para remunerar los servicios de algún hijo o para proteger a los que
por su edad, sexo o circunstancia especiales, lo ameritaran”.
93
ConClUsiones
En este punto, creemos que necesario rearmar que, de acuerdo al pre-
sente estudio, las mujeres han dejado sus huellas en el acto testamentario,
y en la historia, en su voz mediada por el escribano, quien plasmaba sus
deseos nales en cuanto a la distribución de los bienes que poseían. Sin em-
bargo, la particularidad de sus últimos deseos era que, si bien la distribución
de bienes estaba regida por la ley, existía la posibilidad de agradecer, cuidar
o incluso castigar mediante la cuarta de libre distribución o la cuarta de me-
joras, las donaciones y las asignaciones especiales. Estas mujeres utilizaban
la ley para “mejorar” en mayor medida a otras mujeres de su entorno fami-
liar o social. Creemos que en este acto había una especie de solidaridad de
género, pues la herencia no es solo un objeto o un bien, sino que a través de
ese documento se legaban una serie de prácticas, valores y costumbres que
fueron recreadas por los siguientes generaciones.
En segundo lugar, en el testamento se realizaba un inventario de los bie-
nes, en los cuales se manifestaban las preferencias de las testadoras, las ideas
de confort de la época, sus gustos y la construcción de su espacio cotidiano
92. ANH-A, libro 597, ff. 261v-263. Énfasis añadido.
93. Ingrid Brena Sesma, Los regímenes patrimoniales del matrimonio en el siglo XIX en
México, http://info.bibliojuridica.org/libros/2/721/15.pdf, 120, 185-202.
-PRO45.13junio.indd 62 18/09/17 15:22
Procesos 45, enero-junio 2017 63
e íntimo como gobernadoras de su hogar, pues existían mujeres que poseían
más muebles, mientras que para otras su mayor patrimonio eran las joyas o
la indumentaria. Además, su posesión “solucionaba” los problemas cuando
son puestos en prenda para curar una enfermedad o los cubrir los gastos de
la vida misma.
Finalmente, a través de sus objetos cotidianos, su religiosidad, sus lega-
dos materiales e inmateriales (sus saberes y conocimientos), las 44 testadoras
forjaron la memoria y construyeron su herencia en la historia mediante la
cual fortalecieron el sentimiento de identidad y pertenencia. Además, sus
bienes sirvieron para fortalecer los vínculos familiares y crear una identidad
mediante su legado.
FUentes y bibliograFía
FUENTES PRIMARIAS INÉDITAS
Archivo Nacional de Historia, Sección del Azuay (ANH-A).
Fondo Testamentos.
FUENTES PRIMARIAS PUBLICADAS
Alomía, Fidel. La bandera negra. Quito: Tipografía de la Escuela de Artes y Ocios,
1900.
Código Civil de la República del Ecuador. Nueva York: Imprenta de las Novedades, 1889.
Vázquez, Honorato. “Aves y huérfanos”. La Unión Literaria, n.
o
I-XII. T. I (1986): 120-
125.
FUENTES SECUNDARIAS
Alemán Illán, Anastasio. “Actitudes colectivas ante la muerte en Murcia durante el
siglo XVIII”. Tesis de doctorado. Universidad de Murcia. 1992. http://www.
cervantesvirtual.com/obra/actitudes-colectivas-ante-la-muerte-en-murcia-
durante-el-siglo-xviii--0/.
Arteaga, Diego. “La chola cuencana”. En Artesanías de América. Revista del CIDAP, n.
o
65 (2007): 217-242.
______. Cuenca y sus gentes: 1875-1900. Cuenca: Universidad del Azuay, 2008.
______. “La religiosidad de Azogues (entre los siglos XVI y XIX)”. Coloquio, n.
o
38
(2008): 2-5.
-PRO45.13junio.indd 63 18/09/17 15:22
Procesos 45, enero-junio 201764
Barrig, Maruja. El mundo al revés: imágenes de la mujer indígena. Buenos Aires: Consejo
Latinoamericano de Ciencias Sociales, 2001.
Borchart de Moreno, Christiana. “La imbecilidad y el coraje. La participación femeni-
na en la economía colonial (Quito, 1780-1830)”. Revista Complutense de Historia
de América, n.
o
17 (1999): 167-182.
Brena Sesma, Ingrid. Los regímenes patrimoniales del matrimonio en el siglo XIX en Méxi-
co. http://info.bibliojuridica.org/libros/2/721/15.pdf.
Burke, Peter. Visto y no visto. El uso de la imagen como documento histórico. Barcelona:
Crítica, 2005.
Chartier, Roger. Sociedad y escritura en la Edad Moderna. Ciudad de México: Instituto
de Investigaciones Dr. José María Luis Mora, 1995.
Deere, Carmen Diana, y Magdalena León. “El liberalismo y los derechos de propie-
dad de las mujeres casadas en el siglo XIX en América Latina”. En ¿Ruptura de
la inequidad? Propiedad y género en América Latina del siglo XIX, 29-103. Bogotá:
Siglo del Hombre, 2005.
Lara Betancourt, Patricia. “La sala doméstica en Santa Fe de Bogotá. Siglo XIX el de-
corado: la sala barroca”. Revista Historia Crítica, n.
o
20 (2001): 93-106.
Lebret, Iveline. La vida en Otavalo en el siglo XVIII. Otavalo: Instituto Otavaleño de
Antropología / Gallocapitán, 1981.
Londoño Vega, Patricia. “La religión en Medellín, 1850-1950, la vida devota y su pro-
yección popular”. Revista Credencial Historia 70 (octubre 1995). http://www.
banrepcultural.org/node/32901.
______. “Las colombianas durante el siglo XIX. Derecho familiar, educación y parti-
cipación política”. Revista Credencial Historia 68 (agosto 1995), http://www.
banrepcultural.org/node/73270.
Moreyra, Cecilia. “Entre lo íntimo y lo público: la vestimenta en la ciudad de Cór-
dova a nales del siglo XVIII”. Fronteras de la historia 15, n.
o
2 (2010): 388-413.
O’Phelan Godoy, Scarlett. “La moda francesa y el terremoto de Lima de 1746”. Bulle-
tin de l’Institut Français d’Études Andines, n.
o
36 (2007): 19-38.
Perrot, Michelle. Mi historia de las mujeres. Buenos Aires: Fondo de Cultura Económi-
ca, 2008.
______ y Roger-Henri Guerrand. “Escenas y lugares”. En Historia de la vida privada,
dirigido por Michelle Perrot. T. IV, 298-390. Madrid: Taurus, 2001.
Rossal, Miguel Á. Aspectos de la religiosidad afro porteña siglos XVIII-XIX. Buenos Aires:
CONICET / Instituto Ravignani, 2009. http://www.revistaquilombo.com.
ar/documentos/Aspectos_de_la_Religios.
Sánchez Martínez, Alicia Verónica. “La esta del gusto: la construcción del México a
través de sus comidas”. Opción 22, n.
o
51 (diciembre 2006): 9-25.
Scott, Joan Wallach. Género e historia. Ciudad de México: Fondo de Cultura Económi-
ca, 2000.
Valdeón Baruque, Julio. Vida cotidiana en la Edad Media. Madrid: Dastin Export, 2004.
Vázquez de Fernández de Córdova, Nydia. “Variaciones de la moda”, 566-266. El
libro de Cuenca. T. III. Cuenca: s. r., 1990.
-PRO45.13junio.indd 64 18/09/17 15:22

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.


ISSN: 1390-0099

Licencia de Creative Commons
Procesos: revista ecuatoriana de Historia is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 4.0 Internacional License.