Las múltiples acepciones del término “historia”
durante la Primera República
en Nueva Granada, 1809-1815
Diverse Uses of the Term “history” during Nueva Granada’s
First Republic, 1809-1815
Rodrigo de J. García Estrada
Universidad de Antioquia
rodrygarcia@gmail.com
Fecha de presentación: 8 de octubre de 2015
Fecha de aceptación: 12 de octubre de 2016
Artículo de investigación
Procesos: revista ecuatoriana de historia, n.º 44 (julio-diciembre 2016), 105-128. ISSN: 1390-0099
* Este artículo fue un proyecto nanciado por el Comité de Investigaciones de la Uni-
versidad Andina Simón Bolívar, Sede Ecuador, en 2015. El autor agradece los comentarios
y sugerencias del doctor Pablo Ospina Peralta y del lector anónimo que leyó el informe
nal del proyecto en cuestión, así como a los lectores anónimos de Procesos. Una versión
preliminar de esta investigación fue presentada en el IX Congreso Ecuatoriano de Histo-
ria, Universidad Andina Simón Bolívar, Sede Ecuador, julio 15-18 de 2015.
RESUMEN
El artículo explora las varias connotaciones que las élites criollas
dieron al término “historia” durante la Primera República de la
Nueva Granada, entre 1809 y 1815. La investigación recupera
evidencia principalmente de dos tipos de usos de la voz historia.
En una se muestra una concepción de la historia procedente de la
perspectiva magistra vitae. En la otra, en cambio, se presenta una
inuencia de una noción más moderna sobre la concepción del paso
del tiempo. Los artículos escritos por Antonio Nariño, por ejemplo,
ilustran un uso que se inscribe en este segundo caso.
Palabras clave: historia conceptual, historiografía, Nueva Granada,
Independencia, antigüedad clásica, Antonio Nariño, prensa.
ABSTRACT
This study explores the assorted connotations that the elite Creole
press ascribed to the term “history” during Nueva Granada’s First
Republic between 1809 and 1815. This investigation brings to light
evidence of two diverse uses of the concept history. One depicts the
magistra vitae perspective and the other one portrays a more modern
notion regarding the passage of time. Articles written by Antonio
Nariño in La Bagatela are clear examples of the latter case.
Keywords: Conceptual history, historiography, Nueva Granada,
independence, classical antiquity, Antonio Nariño, the press.
Rodrigo de J. García Estrada
Doctor en Historia de la Universidad Andina Simón Bolívar, Sede Ecuador.
Profesor titular de la Universidad de Antioquia y coordinador del grupo de
investigación “Historia Cultural, memoria y patrimonio (Kultur)”. Autor
de: Extranjeros, ciudadanía y membresía política a nales de la Colonia
y la Independencia en la Nueva Granada, 1750-1830 (2016), Forasteros en la montaña
(2012),
Extranjeros en tela de juicio (2007), Extranjeros en Colombia (2006),
entre otros. Sus investigaciones se dedican a la historia empresarial,
institucional y social de Colombia, en particular la inmigración
y presencia extranjera en los siglos XIX y XX.
Los dogmas del pasado silencioso son inadecuados para el presente tempestuoso.
La ocasión es una montaña de dicultades y debemos crecer con la circunstancia.
Abraham Lincoln
introduCCión
El objetivo principal de esta pesquisa fue el estudio de las diferentes
acepciones del término “historia” y los usos políticos que se le dio al saber
histórico durante el proceso independentista en la Nueva Granada durante
la Primera República. Derivado de lo anterior, las preguntas que guiaron
este estudio fueron las siguientes: ¿Cuáles fueron las connotaciones del vo-
cablo historia al momento de ser empleado en la construcción de los dis-
cursos políticos de la época estudiada? ¿Será posible dilucidar los usos del
conocimiento histórico en los discursos políticos, ideológicos y constitucio-
nales de la Primera República? En términos de Francois Hartog, ¿cómo se
puede caracterizar el régimen de historicidad que sustentaba las diferentes
armaciones utilizadas en los discursos de la época?
Según lo planteado por Francois Hartog, se entiende por régimen de his-
toricidad una hipótesis o herramienta heurística para preguntar por la ex-
periencia del tiempo en épocas de crisis, “cuando las articulaciones entre el
pasado, el presente y el futuro dejan de parecer obvias”.
1
Para el caso de esta
investigación, considero que un régimen de historicidad es una concepción
determinada del pensamiento en una época dada, esto es, parafraseando a
Lucien Febvre, el utillaje mental por medio del cual una sociedad se piensa a
sí misma en el tiempo, es decir, su relación con el pasado, el presente y el fu-
turo. Esta forma de pensarse históricamente tiende a ser de larga duración, y
la transición de un régimen a otro coincide con coyunturas revolucionarias.
2
La hipótesis de trabajo es que el conocimiento histórico inuye de múlti-
ples formas en las sociedades, tanto en tiempos normales como en coyuntu-
ras revolucionarias; pero es en momentos de crisis, como la experimentada
por los iberoamericanos a comienzos del siglo XIX, cuando la reexión sobre
el tiempo se vuelve más acuciante. Puede armarse que el conocimiento del
pasado humano, independiente de las fuentes a partir de las cuales es pro-
ducido, y por las mismas permanencias (mentales, culturales e idiomáticas),
1. Francois Hartog, Regímenes de historicidad. Presentismo y experiencias del tiempo (Ciu-
dad de México: Universidad Iberoamericana, 2007), 37 y ss.
2. Ibíd.
Procesos 44, julio-diciembre 2016108
del pasado en el presente, conduce con frecuencia a los agentes históricos a
buscar en las experiencias de otros tiempos, en los éxitos y fracasos de ciertos
individuos o grupos humanos, pautas de comportamiento para enfrentar las
situaciones del presente. En gran medida, todo depende de los usos políticos
que tiene el conocimiento del pasado, el cual en determinadas épocas ha ser-
vido para proponer a la sociedad modelos de nación, Estado y ciudadanía.
Valga mencionar la forma cómo se utilizó el legado clásico y los modelos
históricos de las sociedades ateniense y espartana en la Revolución francesa
y en los diferentes procesos de formación de los Estados nacionales, para
entender la ecacia política del conocimiento histórico.
Al respecto, es importante recordar la distinción hecha por el historiador
británico Moses Finley, entre “el pasado como una fuente de paradigmas”, y
“la historia como un estudio sistemático, como una disciplina”.
3
En tal sen-
tido es interesante traer a colación a Pierre Vilar, quien en su conocido texto
sobre “Los diversos contenidos del término historia” alude a las dos acepcio-
nes del vocablo y plantea la distinción entre una historia materia (res gestae),
experiencia vivida, irrecuperable y no renovable, y una historia conocimien-
to (rerum gestarum) que se renueva y cambia, a medida que se proponen nue-
vos métodos, técnicas y fuentes.
4
La propuesta metodológica seguida en esta investigación es la de Mauri-
ce Duverger y otros autores que han desarrollado lo que se denomina “aná-
lisis de contenido”, es decir, el análisis semántico de los discursos, interesa-
do en el sentido de las palabras, su signicado, lo que implica el trabajo de
interpretación de las connotaciones que adquieren los vocablos usados en
las estructuras discursivas. Según este autor, consiste en “agrupar en cier-
to número de categorías preestablecidas los elementos de un texto (ya sean
palabras, frases, párrafos u otros), según sea la unidad analítica escogida”.
5
Para el caso, se denieron unas categorías de análisis, aquellas relacionadas
con el término “historia”, las deniciones que se hacen de esta en tanto ma-
teria y conocimiento, las alusiones directas o indirectas a la historia magis-
tra vitae y las nociones de historicidad que se puedan inferir a partir de los
textos. Relacionado con lo anterior, se rastreó la relación entre conocimiento
histórico y conceptos de ciudadanía, construcción de la nación e imaginarios
colectivos de futuro.
3. Moses I. Finley, Uso y abuso de la historia (Barcelona: Crítica, 1977), 12.
4. Pierre Vilar, Iniciación al vocabulario del análisis histórico (Barcelona: Crítica, 1999),
17 y ss.
5. Maurice Duverger, Métodos de las ciencias sociales (Barcelona: Ariel, 1996), 169.
Procesos 44, julio-diciembre 2016 109
anotaCiones historiográfiCas
Antes de entrar en materia, es útil anotar que en la historiografía colom-
biana hay pocos antecedentes del análisis que en este texto se propone. El
primero fue Ricardo del Molino García, quien estudió la recepción e inujo
de la cultura grecolatina en los procesos de Independencia de los territo-
rios que pertenecieron a la Corona española hasta comienzos del siglo XIX.
Según el propio autor, su propósito fue mostrar que la historia y cultura
grecorromanas “estuvieron integradas en el pensamiento formal público de
los criollos neogranadinos durante la Primera República colombiana, de un
modo similar al que se dio con anterioridad en los procesos de tránsito a
la modernidad en Estados Unidos y Francia, y que por lo tanto merece ser
considerado un objeto de estudio histórico y político con entidad propia”.
6
El segundo es un texto de Jorge Orlando Melo que hace parte del Diccionario
político y social del mundo iberoamericano. La era de las revoluciones, 1750-1850,
publicado bajo la dirección de Javier Fernández Sebastián. En este artículo, el
historiador colombiano presenta un recorrido por la producción historiográ-
ca en la Nueva Granada y desde su planteamiento inicial se puede conocer
su aporte: “Hasta nales del siglo XVIII los usos del término historia que se
han documentado en el ámbito de la Nueva Granada forman parte de un
universo conceptual de origen escolástico y tradicional. Pero a partir de 1782
es posible advertir en el lenguaje señales o esbozos de una transformación
que se consolidará después de la Independencia”.
7
Como puede verse, la hipótesis de Melo establece dos momentos concep-
tuales, uno anterior a las reformas borbónicas y otro posterior, del cual hace
parte el proceso de Independencia. Para elaborar su panorama historiográ-
co, este autor se remonta hasta 1624, cuando Lucas Fernández de Piedrahita
escribió su Historia General de las Conquistas del Nuevo Reino de Granada
8
y
hace un recorrido por los usos del término en las obras de Pedro Aguado, Pe-
dro Simón, Pedro Mercado, Juan Rivero, José Cassani y José Gumilla, entre
otros. Constata que el uso del término es el de “narración o recuento hecho
por un testigo o por alguien que se apoya en narraciones de testigos dignos
6. Ricardo del Molino García, Griegos y romanos en la Primera República Colombiana. La
antigüedad clásica en el pensamiento emancipador neogranadino (1810-1816) (Bogotá: Acade-
mia Colombiana de Historia, 2007), 16.
7. Jorge O. Melo, “Historia. Colombia”. En Diccionario político y social del mundo ibe-
roamericano. La era de las revoluciones, 1750-1850, dir. por Javier Fernández Sebastián (Ma-
drid: Fundación Carolina, 2009), 616.
8. Es un error del notable historiador, ya que 1624 es el año de nacimiento de Lucas
Fernández de Piedrahita, quien escribió su obra en 1676.
Procesos 44, julio-diciembre 2016110
de crédito”.
9
El análisis de Melo sobre la historiografía producida durante
los siglos XVII y XVIII es amplia y le permite su caracterización en cuanto a
objeto, intenciones de los autores, relaciones entre historia natural y civil, así
como los alcances explicativos y nociones de causalidad. Dicho continuum se
rompe en 1781 con la Expedición Botánica y la revuelta de los comuneros,
cuando Manuel del Socorro Rodríguez, Francisco Antonio Zea y otros inte-
lectuales respondieron a las opiniones de Raynal y Robertson sobre el atraso
de América y la inuencia del clima en esta situación.
A la Primera República, Jorge O. Melo dedica unas pocas páginas y des-
taca, en primer lugar, que Francisco José de Caldas y Joaquín Camacho, en
su Diario Político de Santafé de Bogotá expresan la idea de estar viviendo una
“época histórica” y, con algo de duda, considera que aparece la noción de
historia “como proceso que se hace” y el uso de su narración “para excitar
la sensibilidad patriótica de los lectores, de usar la narración como elemento
de acción política”.
10
Al referirse a la prensa del período 1810-1816 arma:
Los periódicos de este momento están llenos de alusiones a los “fastos de la his-
toria”, al “juicio de la posteridad” y de usos de la historia que dejan ver la sensa-
ción de los protagonistas de la lucha de independencia de vivir un momento his-
tórico memorable, y la gradual aparición de un concepto de historia que permite
concebirla como un sujeto, como un proceso que avanza y juzga a los hombres.
11
El pasaje merece ser citado, ya que es el aporte de Melo a nuestro proble-
ma de estudio, y es justo reconocerle cierta lucidez en su apreciación, coinci-
dente con lo dicho al comienzo: los hombres del período de la Independen-
cia eran conscientes de estar viviendo una época crítica, y esto está ligado a
la noción de una “historia” en tanto proceso que acontece, y cuyos resulta-
dos dan la razón a los agentes históricos, o la niegan. Es importante señalar
que la apreciación de Melo sobre la prensa de la Primera República, a pesar
de su lucidez, carece de sustrato empírico, ya que luego de ser enunciada en
los términos citados, pasa a referirse a la inclusión de la historia en el plan
de estudios de 1820 y, ampliamente, analiza la historia erudita, en especial
la obra de José Manuel Restrepo, Joaquín Acosta y José María Samper, con
quien concluye su estudio.
9. Melo, “Historia. Colombia”, 617.
10. Ibíd., 621.
11. Ibíd., 622.
Procesos 44, julio-diciembre 2016 111
La erudiCión históriCa Como utiLLaje mentaL
En primer lugar, es pertinente caracterizar la atmósfera mental que dis-
tinguió a la época estudiada a partir de evidencias de diversa índole existen-
tes en las fuentes periodísticas. Resumiendo, se puede decir que la noción
kantiana sobre la Ilustración, es decir, el derecho de todo ciudadano a cues-
tionar un régimen “tiránico” y la libertad de pensar por mismos, hacían
parte de las nociones de uso común. Con base en este principio, los ciudada-
nos cuestionaron el pacto social existente y tenían conciencia histórica de las
experiencias vividas por los americanos desde tres siglos atrás y más aún so-
bre lo sucedido a partir de 1788, cuando la Corona española dio un giro po-
lítico hacia el colonialismo. Además, eran conscientes de estar viviendo una
época de crisis y cambio, y la razón les permitía cuestionar la legitimidad de
las leyes y de las tradiciones heredadas de las generaciones anteriores.
Por otra parte, era verdad indiscutible no solo que la historia era “maes-
tra de la vida” (magistra vitae), sino que la experiencia histórica provee de
herramientas para pensar el futuro, anticiparse, prevenir y adoptar medidas
que permitan superar los problemas heredados del pasado. Los discursos
encontrados en archivos locales y nacionales, en la prensa y en las constitu-
ciones de la época permiten constatar que las personas que vivieron aque-
llos años estaban dotados de amplios conocimientos de historia antigua y
moderna y que, aun experiencias históricas recientes, como lo sucedido en
las revoluciones de Quito, Caracas y La Paz, hacían parte del utillaje mental
para derivar un aprendizaje que evite repetir errores.
Es conveniente traer a colación la tesis de Reinhardt Koselleck según la
cual la connotación del término “historia” en cuanto suceder/acontecer, cosa
devenida en el tiempo, materia histórica, res gestae –en latín– o geschichte –en
alemán– solo aparece a mediados del siglo XVIII. Según este lósofo e his-
toriador conceptual, fue en la segunda mitad del siglo mencionado cuando
empezó a aparecer ese colectivo singular que designa la suma de las histo-
rias individuales “como compendio de todo lo sucedido en el mundo”.
12
Un ejemplo del recurso a la historia magistra vitae es un documento de
1809 que se encuentra en un archivo antioqueño, escrito por Juan Nicolás
Gómez, síndico procurador general de Marinilla. En esta carta, dirigida al
Cabildo de dicha ciudad, se expresa la preocupación por el problema de la
vagancia, queja frecuente entre los funcionarios coloniales.
13
Lo interesante
12. Reinhart Koselleck, Historia/Historia (Madrid: Trotta, 2004), 29.
13. “Representaciones al Ilustre Cabildo” (1809), Archivo Histórico Marinilla (AH
Marinilla), fondo Colonia, Cabildo, t. 90, doc. 26, f. 6r.
Procesos 44, julio-diciembre 2016112
es que para justicar la imperiosa necesidad de tomar medidas contra este
“delito” se recurre, no a las leyes de Indias ni a normas escritas de policía,
sino en primer lugar a experiencias históricas de otras naciones, como lo
ilustra el siguiente pasaje:
Los Romanos Señores del Mundo, pasaron del estado de una República o-
reciente a la constitución más miserable por sola su ociosidad, a la cual se en-
tregaron llenos de laureles, juzgando que estos frutos serían siempre suyos, y
olvidándose de que como el campo sin arado sólo produce espinas y abrojos,
ningunos otros objetos promueve el hombre dormido en la inacción, que el vicio
y sus falaces condescendencias […] Nuestra España sintió los mismos efectos
que Roma por su mentable ociosidad, y a quién atribuyen los Historiadores la
pérdida de un Reino tan privilegiado de la naturaleza, sucediendo lo propio a
todas las Monarquías entre cuyos imperios el laborioso extendió su dominación,
aprovechándose de la desidia del dormido, que sólo cuidaba de erigir aras al pla-
cer y la ojedad. Para contener estos riesgos tuvieron los Atenienses por crimen
público a el Ocio.
14
Como puede verse, se considera que las personas y los Estados pueden
sacar lecciones de sus experiencias pasadas, dejando claro que “puede por
experiencia ajena aprenderse lo que se ha de hacer o dejar de hacer”, como
lo dijo Jablonski en 1748.
15
Queda en evidencia la importancia que tenía para
la sociedad iberoamericana en general, y en particular para una provincia
neogranadina, la historia como “maestra de la vida”, verdad de a puño y
parte infaltable del utillaje mental para la acción política y para la superación
de problemas ancestrales que frenaban el que ya se nombraba con el término
“progreso”.
modernidad y Cambios
en La perCepCión deL tiempo
Para una lectura del material empírico encontrado en esta investiga-
ción se apeló al planteamiento teórico de Guillermo Zermeño, inspirado en
Kosselleck, para quien el concepto de “modernidad” no pasa solo por lo
tecnoeconómico y la ética protestante, y tiene que ver más con la discon-
tinuidad que se establece en torno a la “experiencia inédita” del presente,
que “no encuentra semejanzas con otras experiencias del pasado”.
16
En esta
14. Ibíd., f. 6r-6v.
15. Koselleck, Historia/Historia, 28.
16. Guillermo Zermeño Padilla, “Historia, experiencia y modernidad en Iberoaméri-
ca, 1750-1850”. En Diccionario político y social del mundo iberoamericano…, 554.
Procesos 44, julio-diciembre 2016 113
medida, el pasado deja de ser referente para entender el presente y encauzar
el futuro. Según Zermeño: “La aparición de un tiempo especícamente mo-
derno implica la creación de un nuevo espacio para desarrollar experiencias
fundadas, menos en la emulación del pasado, y más en futuros proyectados.
Esta discordancia entre el pasado y el futuro convierte a esta ‘modernidad’
en una época que aspira a autonomizarse con respecto a cualquier otra del
pasado”.
17
Desde este punto de vista, lo que distingue a los hombres modernos es su
forma de relacionarse con el tiempo. Y la historiografía va a transformarse,
superando aquella idea en la cual el pasado se prolonga a medida que pasa
el tiempo, y el presente existe solo “como límite de los sucesos narrados”;
un pasado continuo que se prolonga como una sombra sobre el presente y el
futuro y donde lo único nuevo que puede esperarse es el “n del mundo”.
Según Koselleck, solo hasta 1800, cuando la expectativa cristiana del juicio
nal perdió su “carácter de presente continuo”, fue posible que se dieran las
condiciones para concebir “un futuro siempre abierto a la novedad, lo aún
no visto ni experimentado”.
18
Los hallazgos documentales de esta pesquisa evidencian los cambios en
la percepción del tiempo ocurrido entre 1809 y 1815, comprobando empíri-
camente que la nueva noción sobre las relaciones entre pasado, presente y
futuro propias de la modernidad ocurrió en suelo americano de manera casi
simultánea que en Europa. Es notoria la persistencia de la historia magistra
vitae, cuyas utilidades se pueden resumir en los siguientes puntos:
1. Para aplicar ciertas experiencias de la antigüedad con la pretensión de
mejorar la administración pública, verbigracia el “Plan de economía y buena
administración o prospecto al gobierno político, militar y económico para el
istmo de Panamá”, de Salvador Bernabeu de Reguart.
19
2. En tanto fuente de experiencias a partir de las cuales se pueda sa-
car lecciones para orientar las decisiones políticas o para proponer modelos
constitucionales y ejemplos de patriotismo, como sucedió con el cuestiona-
miento a la legitimidad del Consejo de Regencia: “Para probar los tales ma-
les pretéritos nos valemos de la historia. Para anunciar los futuros alegamos
la previsión de los políticos, y las advertencias que nos había hecho la junta
central”.
20
O también como contra-ejemplo o antítesis de aquel futuro de-
17. Ibíd.
18. Ibíd., 555.
19. La solicitud de la Junta Suprema de España está fechada en Aranjuez el 26 de
octubre de 1808. Véase Quién es quién en 1810. Guía de forasteros del Virreinato de Santa Fe,
edit. por Armando Martínez Garnica y Daniel Gutiérrez Ardila (Bogotá: Universidad del
Rosario, 2010), 251.
20. Aviso al público, n.
o
2 (Bogotá, octubre 6 de 1810): 6.
Procesos 44, julio-diciembre 2016114
seado, como se hizo al denir históricamente a España como enemiga de las
luces, rasgo que debería ser superado en la naciente república. Es el caso del
siguiente pasaje del Argos de la Nueva Granada:
Por poco versado que se esté en la historia, y principalmente en los progresos
literarios de las naciones, no hay quien ignore que la España siempre estuvo
caracterizada de enemiga de las luces, y que para vindicarse de esta nota ha te-
nido que valerse de lo que hicieron y encontraron los Árabes en el tiempo en que
la dominaron. Este recurso, que es el descrédito de la nación en lo tocante a las
ciencias profanas, lo es mucho más en materia religiosa.
21
De nuevo, el conocimiento de la historia como escuela de ciudadanos
ilustrados y críticos, a partir del cual se puede plantear el deber ser en el
futuro. Es decir, si el legado español se representa como antiilustrado, en la
coyuntura revolucionaria que experimentaban por entonces los americanos,
se debía corregir este proceder erróneo para construir una nueva nación, co-
bijada por las Luces. Así, la historia es fuente de lo que se llama “experiencia
práctica y convincente”, es decir, revelación y demostración fehaciente de
aquello que se quiere sustentar.
3. Como fuente de paradigmas, posible en cuanto se concibe el aparente
continuun entre pasado, presente y futuro, concepto evidente en las palabras
de Manuel del Socorro Rodríguez: “no puedo menos sino hacer aquí hon-
rosa memoria de algunos [ejemplos], para que la posteridad los imite con
generosa emulación”.
22
4. Para legitimar ciertas decisiones en las que participaron los criollos,
ante el temor de un juicio desde el punto de vista europeo para negar la
razón del movimiento revolucionario. Por ello, el antes citado Manuel del
Socorro Rodríguez, no duda en armar que el 20 de julio de 1810, no solo
“fue el principio de un gobierno sabio, justo y el más digno de la delidad
americana”, sino que, tan importante como lo anterior: “En ella se dieron a
conocer un gran número de sujetos de consumada prudencia, rectitud de
intención y acendrado patriotismo”.
23
5. Como medida de la estatura moral e intelectual de los protagonistas
de los acontecimientos revolucionarios en la capital virreinal, cuyos orado-
res eran iguales a los grandes oradores antiguos, de donde resultaron ame-
21. “Sigue el artículo ¿Qué debe la América a España? ¿La religión?”, Argos de la Nue-
va Granada, n.
o
22 (Bogotá, 7 de abril de 1814): 86.
22. Manuel del Socorro Rodríguez, “Relación sumaria instructiva de las novedades
ocurridas en la muy noble y muy leal ciudad de Santafé de Bogotá, capital del Nuevo
Reino de Granada, desde la tarde del 20 de julio de 1810...”, 58.
23. Ibíd., 53 y ss.
Procesos 44, julio-diciembre 2016 115
ricanos tan sabios y elocuentes como Cicerón, Bruto o Catón.
24
Pero el valor
de las palabras emitidas por aquellos oradores no se sustentaba en sí mis-
mas, sino por su parecido a las de grandes oradores antiguos, ya que aquello
permitió ver que “la ilustre América es también madre fecunda de sabios
Demóstenes y Cicerones”.
25
6. Como fuente de inamación del patriotismo, al rememorar las luchas
y glorias del pasado americano: “Si pretendiésemos inamar los corazones
de nuestros paisanos con ejemplares de Patriotismo Americano, podríamos
acumular una larga serie de acciones gloriosas, con que nuestros Compatrio-
tas se han coronado de honor, extraídas no solo de los antiguos fastos de la
historia Americana sino también de los monumentos de nuestro tiempo”.
26
7. Y no menos importante, para demeritar el triunfo militar de los es-
pañoles y sus aliados ingleses, al expulsar a los ejércitos napoleónicos de la
península:
Hagamos pues un compromiso; le daré á Ud. de barato que sean ciertos los no-
ticiones que me comunica; con tal de que Ud [a] sangre fría, y sin perder los
estribos [sic] de la razón, examine conmigo sus verdaderos resultados. ¿No ha
oído Ud hablar de la retirada de los diez mil de Jenofonte? ¿No sabe que hace dos
mil años que sucedió, y todavía no se ha borrado de la memoria de los hombres,
mientras que ya nadie se acuerda de victorias más recientes? Pues esto consiste
en que hay retiradas más gloriosas que muchos triunfos que se celebran con
luminarias tales como los de Castaños, Wellington. Aquel General Griego no se
halló en circunstancias tan terribles como en la que nos pinta a Bonaparte; él no
hizo otra cosa más que salvar del cautiverio, su persona y ejército; y lo mismo, ni
más ni menos se nos dice que ha hecho Bonaparte; á menos que Uds. los Regen-
tistas no resuelvan introducir en escena otro Murciano que le saque un ojo de un
puñetazo, lo derribe y lo haga prisionero, como in illo tempore en Somosierra.
27
24. Atribuido a Francisco José de Caldas por unos y a Joaquín Camacho por otros,
“Historia de nuestra revolución”. En Actas de formación de juntas y declaraciones de indepen-
dencia (1809-1822). Reales Audiencias de Quito, Caracas y Santa Fé, edit. por Inés Quintero
Montiel y Armando Martínez Garnica, t. II (Bucaramanga: Universidad Industrial de San-
tander, 2007), 73 y 77.
25. Del Socorro Rodríguez, “Relación sumaria instructiva...”, 47.
26. Aviso al público, n.
o
9 (Bogotá, noviembre 24 de 1810): 67.
27. Juan Rodríguez, El anteojo de larga vista, edit. por Juan Rodríguez Molano, n.
o
1
(Santafé: Imprenta del Estado, 1814). Es importante señalar que el autor de este discurso,
publicado bajo el seudónimo Juan Rodríguez Molano, es el ilustrado Jorge Tadeo Lozano,
expresidente del Colegio Electoral Constituyente del Estado de Cundinamarca, quien en
1811 aportó a la redacción de la primera Constitución de ese Estado y fue presidente de las
Provincias Unidas de la Nueva Granada. La cursiva consta en el original.
Procesos 44, julio-diciembre 2016116
En este orden de ideas, comparar el presente con el pasado resulta útil de
múltiples formas en un régimen de historicidad de viejo cuño, que apela a
la oportunidad ofrecida por la Providencia y que concibe a la historia como
una sustancia caracterizada por la continuidad y la similitud de los hechos
históricos. De ahí que el patriotismo, un sentimiento de adhesión al cuerpo
político del que se hace parte desde el nacimiento, es concebido como algo
sempiterno y universal, por tanto, algo que está más allá de la historia, es
decir, algo ahistórico. Por supuesto, esta noción es muy propia de una con-
cepción premoderna de historicidad, ya que solo en tanto la historia es una
unidad puede concebirse que los hombres puedan, mediante el estudio del
pasado, extraer lecciones aplicables al presente cambiante e imprevisible.
28
nariño, sin Los fastos de La historia
Lo interesante no es tanto conrmar la persistencia del viejo régimen
de historicidad, sino la emergencia de nociones modernas, y que dejaron de
apelar a la historia como instancia de legitimación del presente, encontrando
recursos retóricos y argumentativos en la ensoñación utópica y en el análisis
de la particularidad de dicho presente, para proponer salidas a la encruci-
jada histórica. Por razones de espacio, me limitaré a destacar como uno de
los representantes de ese nuevo régimen de historicidad a Antonio Nariño.
Existe una sutil diferencia entre Nariño y sus contemporáneos, ya que el
estudio del pasado no es empleado para pensar y diseñar la mejor forma de
gobierno que debían darse los americanos y echó mano de otros argumentos
y razones, sin copiar modelos de gobierno antiguos o recientes.
En su extenso escrito intitulado “Mi dictamen sobre el Gobierno que con-
viene al Reino de la Nueva Granada” Nariño recurre a diferentes estrategias
discursivas, primero a la imaginación, para plantear escenarios de futuro y
posibles errores que resulten de cada elección.
29
Y luego de su ejercicio ima-
ginativo de futuros posibles, siguiendo los sistemas federativo y centralista,
Nariño expuso su propuesta, para recalcar las particularidades de la Nueva
Granada y concluye: “El que yo he propuesto, es preciso convenir en que es
más sencillo, más fácil de poner su ejecución, más seguro para reunirnos y
darnos un gobierno uniforme; y, por consiguiente, preferible para ponernos
en seguridad”.
30
28. La Bagatela, n.º 4, t. I (Santafé), domingo 4 de agosto de 1811: 16.
29. Ibíd., n.º 3, t. I, domingo 28 de julio de 1811: 11.
30. Ibíd., n.º 5, t. I, domingo 11 de agosto de 1811: 26.
Procesos 44, julio-diciembre 2016 117
En La Bagatela del 11 de agosto de 1811 Nariño arguyó que el sistema
federativo para la Nueva Granada era una locura “hija de la precipitación de
nuestros juicios y de una ambición mal entendida”,
31
motivo por el cual pro-
pone abrir la discusión y dejar que la razón y no la autoridad sea la que decida:
Señores, les dije, supuesto que el tiempo y la experiencia os han conducido al
término de conocer y confesar el disparate que es querernos aplicar servilmente
las formas de gobierno de otras naciones que se han hallado en muy diversa si-
tuación que nosotros: supuesto que de buena fe y con tanta sabiduría venís hoy
a que conferenciemos, no sobre los títulos y derechos que cada Provincia tiene
para gurar, sino sobre los medios de poder asegurar nuestra independencia y
libertad, del modo que las circunstancias nos lo permitan: y supuesto nalmente
que queréis oír mi dictamen y deferir a él; yo os lo pondré con la misma ingenui-
dad, con la misma buena fe, y con los mismos deseos que os animan a vosotros
de ponernos a cubierto, tanto de una guerra civil, como de un ataque exterior.
Pero hoy no quiero hacer uso de mi alta Soberanía, no exigir vuestras ofertas de
deferir enteramente a mi dictamen: quiero que lo conferenciemos y que la razón,
y no la autoridad, sea lo que decida.
32
Para ello, muestra los problemas y peligros de imitar el sistema federati-
vo adoptado en los Estados Unidos, ya que la Nueva Granada es un Estado
dominado por la pobreza, la ignorancia, y, su escasa población se encontraba
dispersa en un inmenso territorio, lo que lo predisponía a la servidumbre.
Para conrmarlo, trae a colación lo sucedido en el año transcurrido desde
la declaración de independencia: la falta de constituciones y legislaturas era
muestra de la carencia de hombres formados para la justicia y el gobierno, y
la federación implicaba dividir las luces, riquezas y fuerzas en tantas partes
como provincias, y como resultado de esto, la integridad y soberanía del
reino estaba a punto de perderse.
Ante este peligro, en su narración de un sueño imaginario por los futuros
posibles que derivarían de la aplicación de ambos modelos a la Nueva Gra-
nada, se imagina un soberano que propone a sus oyentes el nombramiento
de representantes ilustrados por un número dado de sus poblaciones para
reunirse en la capital y conformar tres órganos: cuerpo legislativo, supremo
poder ejecutivo y alto poder judicial. Dicho soberano imaginario concede
a las provincias el nombramiento de empleados para ejecutar dichas leyes
en sus distritos, la recaudación de rentas y la organización de milicias. De
esta manera, concluye: “Las Provincias nada perderían de sus incontestables
derechos, porque el alto gobierno se compondría indistintamente de sus Re-
presentantes: las leyes serían hechas por ellos con conocimiento de todas las
31. Ibíd.: 19.
32. Ibíd.
Procesos 44, julio-diciembre 2016118
localidades, y su ejecución particular quedaría reservada a cada Provincia”.
33
El soberano imaginario de Nariño, luego de exponer sus ideas, pudo
dormitar entre sueños y describir su utopía, propiciada por el poder de una
hermosa virgen que apareció en una nube resplandeciente para cumplir sus
deseos por la felicidad de su patria. De esta manera, pudo ver la reunión de
los diputados en la capital, quienes “con unos moderados salarios” forman y
ratican una “Constitución Republicana Aristocrática Electiva”, y organizan
y conforman los cuerpos legislativos, ejecutivos y judiciales. Estos cuerpos,
formados por secciones según ramos, organizan la milicia, el tesoro y emiten
leyes sobre las costumbres públicas y privadas.
34
Con esto:
El espíritu público se anima, crujen las imprentas, sociedades de distintos
ramos se levantan por todas partes, y la Administración de justicia simpli-
cada por el método de los Jurados, asegura a los Ciudadanos contra la arbi-
trariedad de los jueces.
Vuelvo los ojos a las Provincias, y las veo ocupadas en nombrar sus Magis-
trados para la ejecución de las leyes comunes, en criar Escuelas de primeras
letras, de Dibujo, de Agricultura, y las que pueden, sus Colegios y Univer-
sidades: las veo pedir imprentas, formar también sociedades patrióticas,
tratar de la apertura y composición de caminos, y organizar una milicia por
Compañías para no distraer al labrador, ni al artesano de sus útiles tareas.
Tiendo namente la vista por todo el Reino y veo la concordia, la abun-
dancia, la libertad, y la alegría dándose el ósculo de paz. Todas las virtudes
sociales y domésticas las veo brotar como las hojas de los árboles después
de un crudo invierno; mis hijos crecen a la sombra de un gobierno justo;
sus sabias leyes los ponen a cubierto de la corrupción de las costumbres, y
muero contento.
35
Esta utopía centralista, cobijada por el amor maternal de una matrona
renacentista terminó, para aquel soberano, con el despertar, luego de quince
oníricos días. Lo que se encontró al reanimarse fue la discusión, la confronta-
ción de los diputados federalistas encaprichados con el sistema de los anglo-
americanos, defendiendo sus propios intereses y manteniendo esa terque-
dad de no ceder a la opinión de alguien por más razón que tenga.
36
Lo destacable de la argumentación de Nariño es que, mientras los fede-
ralistas apelaron a ejemplos históricos como los de Grecia antigua y los esta-
dos angloamericanos, Nariño para sustentar su propuesta centralista recu-
rrió a otro tipo de argumentos, como los que enuncia en su disertación, más
33. Ibíd.: 20.
34. Ibíd.
35. Ibíd.
36. Ibíd.: 26.
Procesos 44, julio-diciembre 2016 119
relacionados con su análisis del estado de cosas, es decir, la conveniencia de
un gobierno central, la sencillez, y la urgencia de organizar la defensa y la
seguridad de la naciente república. El curso de los acontecimientos, es decir,
la historia materia, le terminó dando la razón.
Otro argumento que presentó para validar su tesis fue la inconveniencia
de dividir a los neogranadinos en Estados soberanos donde el poder y los
intereses de los gamonales prevalecieran: “Bien sabido es la preponderancia
de algunos ricachos en casi todos los pueblos del Reino; si se reconcentra en
ellos la administración de justicia ¿qué recurso le queda al pobre, al desvali-
do, para no ser oprimido por el poderoso? La bondad de la ley se me respon-
derá. No, la ley sola no es bastante, si no se facilitan también los remedios
de su ejecución contra los asaltos del oro, y del valimiento”.
37
El otro peligro
que señala del sistema federativo es la imposibilidad de que las provincias
por solas garanticen su seguridad y soberanía, ya que los grupos que están
al mando en las provincias preeren la libertad que la seguridad, y aquella
sin esta no puede sostenerse: “en la mayor parte no es más que un delirio
entretenido por los que mantienen el mando, que no conocen que mejor les
estaría menos autoridad con seguridad”.
38
Es necesario mencionar que Nariño no solo fue un defensor de las ideas
centralistas, sino que encaminó su accionar político en defensa de las mis-
mas, llegando hasta a empuñar las armas con dicho propósito, logrando
algunos triunfos fugaces, y siendo derrotado nalmente por las tropas de
Simón Bolívar, comandante en 1815 de las tropas del Congreso de las Pro-
vincias Unidas. Los rivales más enconados de Nariño fueron otros ilustra-
dos, en particular Jorge Tadeo Lozano y Camilo Torres, partidarios de las
ideas confederadas. Torres y Lozano, partiendo de ideales contemplados en
las doctrinas norteamericanas, lucharon por el modelo federal para las Pro-
vincias Unidas de la Nueva Granada. Como arma la historiadora Catalina
Reyes, “La pugnacidad entre estos dos bandos se reejó en los periódicos La
Bagatela, dirigido por Antonio Nariño, y el Argos americano, creado por José
Fernández Madrid y Manuel Rodríguez Torices”.
39
37. Ibíd.
38. Ibíd.: 27.
39. Catalina Reyes Cárdenas, “El fracaso de la primera república y el camino hacia
la reconquista en 1816”. En 1816: El terror y la sangre sublime (Bogotá: Universidad del
Rosario, 2016), 62.
Procesos 44, julio-diciembre 2016120
eL ConCeptohistoria
y su reLaCión Con eL futuro
Para terminar, analizo las alusiones directas al concepto “historia” en los
discursos de la época, ya que en estos se puede conrmar en forma elocuente
la hipótesis de trabajo. Un primer ejemplo de la conceptualización propia de
la época es la siguiente:
El descubrimiento de una parte tan grande de la tierra es y será siempre para
el género humano, el acontecimiento más memorable de sus anales. Más para
nosotros que somos sus habitantes y para nuestros descendientes es un objeto
de la más grande importancia. El nuevo mundo es nuestra Patria, su historia es la
nuestra y en ella es que debemos examinar nuestra situación presente, para de-
terminarnos por ella, a tomar el partido necesario a la conservación de nuestros
derechos propios y de nuestros sucesores.
40
En términos de Koselleck, con el advenimiento de la modernidad, la his-
toria geschichte, que hasta entonces solo se refería al acontecer, absorbió el
concepto Historie, relato o conocimiento de dicho acontecer, materia y cono-
cimiento en un mismo vocablo. De ahí que en la cita anterior, esa historia de
la cual participa quien hace el enunciado –en este caso Juan Pablo Vizcardo
y Guzmán– es ese acontecimiento espacializado que tuvo lugar en América,
con el arribo de los europeos. Pero esa historia no es solo la historia de un
territorio, un pueblo y una patria, sino la de todos y cada uno de los ameri-
canos. Una historia que debe conocerse y a la luz de la cual se piensa el pre-
sente y se toma conciencia para defender los derechos que da el hacer parte
de aquella patria. Esto es conciencia histórica.
La alusión directa al término “historia” que sobresale por su mordaci-
dad y genialidad es la publicada en una especie de diccionario político de
la época, en El anteojo de larga vista. Debe aclararse que no se trata de un
concepto elaborado por algún intelectual criollo, y según el encabezado de
dicho diccionario su autor es Mr. D’Arnaud,
41
pero se aclara “adoptada por
un Cosmogeno”. Lo importante es la motivación que se declara para publi-
car este glosario de términos:
40. Juan Pablo Viscardo y Guzmán, “Carta Dirigida a los españoles Americanos”,
Aviso al público, n.
o
5 (Bogotá: 2 de noviembre de 1810): 33. El autor, nativo de Arequipa
(Perú) fue un exjesuita muerto en Londres en febrero de 1798.
41. El nombre completo de este autor francés es François-Thomas-Marie de Baculard
d’Arnaud, autor de numerosas novelas y diversas obras de teatro y poesía. Nació en París
en 1718 y murió en la misma ciudad en 1805.
Procesos 44, julio-diciembre 2016 121
Nada hay que empañe tanto los lentes de nuestro anteojo intelectual, como la
acepción equívoca de las palabras; por desgracia es tal el trastorno que ahora se
observa en esta materia, que corremos el sirgo de experimentar la misma catás-
trofe que sufrieron los fabricantes de la torre de Babel, y quizás con el mismo mo-
tivo; por impedir en cuanto esté de nuestra parte esta desdicha, y desempeñar
el objeto que nos hemos propuesto, iremos dando poco a poco los fragmentos
de un diccionario genuino, que si cada uno de nuestros lectores tiene la bondad
de coordinar por orden alfabético en el repertorio de su discurso, no dudamos
le sirva de saludable auxilio para entender muchas cosas de que se quedaría en
ayunas, a causa de estar dichas o escritas en Congo o Carabalí, disfrazados bajo
el sonido de nuestra lengua común.
42
Esta consideración, propia de tiempos de confrontación de ideas, es in-
teresante ya que señala la importancia que tienen los conceptos para repre-
sentar el mundo y buscar códigos comunes para comunicarse con los con-
géneres, más aún en una situación como la vivida por la Nueva Granada
en aquella coyuntura revolucionaria. Por supuesto, no se trata de suscribir
el concepto enunciado a continuación, sino evidenciar este interés por los
términos, echando mano de autores extranjeros, cuyas elaboraciones pue-
den ser adaptadas a pie juntillas para pensar los problemas propios. Como
se verá, hay algo de libelo, de burla y sarcasmo: “HISTORIA. Archivo de
las majaderías humanas, la miseria llamada grandeza: el pigmeo erigido en
gigante, y el hombre representado en su abominable desnudez”.
43
Se tra-
ta de la historia/conocimiento, representación del pasado de los hombres,
que en virtud de intereses ideológicos exalta a individuos que no merecen
la importancia que los historiadores les dan, pero a su vez instancia de auto-
conocimiento que permite conocer sobre las zonas oscuras del ser humano.
Como lo plantea R. G. Collingwood: “la historia es para el autoconocimiento
humano”.
44
En este punto es interesante retomar el discurso del Síndico Procurador
General del Cabildo de Cartagena, Antonio José de Ayos, del 15 de mayo
de 1810, por cuanto nos permite ligar la representación del pasado con la
expectativa del futuro. Antes se pudo ver cómo este funcionario, consciente
de estar viviendo una crisis, utilizó su erudición histórica para cuestionar el
statu quo, y a partir de la negación del pasado se planteó un deseado esce-
nario futuro, esto es lo que se llama anticipación. Por lo mismo, considera
42. “Fragmentos de un diccionario genuino; idea de Mr. D’Armaud adoptada por
un Cosmogeno”, El anteojo de larga vista, edit. por Juan Rodríguez Molano, n.
o
2 (Santafé:
Imprenta del Estado, 1814): 5.
43. Ibíd., n.
o
3 (Santafé: Imprenta del Estado, 1814): 10.
44. R. G. Collingwood, Idea de la historia (Ciudad de México: Fondo de Cultura Eco-
nómica, 2000), 20.
Procesos 44, julio-diciembre 2016122
propio de incautos no tener en cuenta la historia y esperar que las cosas por
sí mismas fueran diferentes, veamos:
Temblemos señores, delante de las sombras de estos horrores, y a la manera que
interín el incauto pajarillo se entretiene con su canto embelesado en la serenidad
del horizonte el diestro piloto trinando y conociendo desde muy lejos el funes-
to pequeño grano que dentro de pocos momentos ha de causar una impetuosa
borrasca se apercibe y previene contra ella apurando todas las reglas y precau-
ciones de su arte.
45
La gura literaria es palmaria: conocer desde muy lejos los horrores del
pasado permite al diestro piloto reconocer en aquello que está en ciernes lo
que puede suceder en el futuro, y coherente con ello tomar las medidas para
encauzar el barco por la mejor ruta. El conocimiento y la conciencia histórica
son vistos como la experiencia que permite reconocer ciertas recurrencias,
tendencias y condiciones de posibilidad de la repetición de ciertos hechos
del pasado. Y, si bien el futuro es incierto, no es incognoscible, es posible
prever alternativas a partir del conocimiento del proceso, las estructuras, los
actores y las fuerzas que contienden.
Otro ejemplo de esta aseveración se encuentra en los libros capitulares
de los cabildos antioqueños, y con seguridad en el de otros movimientos
juntistas americanos. De nuevo los errores de los procesos revolucionarios
en Quito y Caracas son propuestos como paradigma de lo que debía evitarse
en otras partes del continente:
Vuestra Señoría que desde el principio de nuestra revolución ha sabido consti-
tuir las sólidas y verdaderas bases sobre las que se ha cimentado la inalterable
delidad de este Pueblo a nuestro amable Fernando [...] V. S., por n que acerca
de las novedades de nuestra Península, del incauto proceder del Comisionado
de Sevilla D. Antonio Vacaro, y de las ocurrencias de Quito supo establecer aque-
llas reglas ciertas y rectitud de opiniones que han merecido la aprobación de
todos los hombres sensatos, de la Nación y de nuestro Supremo Gobierno tiene
asegurado en la destreza de su mano dar al Bajel de nuestro país las direcciones
que le son necesarias.
46
¿Qué es esto, sino una extrema conanza en las posibilidades de encau-
zar el futuro por senderos distintos a los de experiencias fracasadas o in-
deseables? No obstante, estas decisiones, estrategias y tácticas mediante las
cuales los hombres intentan diseñar el futuro a partir de la utopía, indefec-
45. Archivo Histórico de Antioquia (AHA), fondo Colonia, Libros capitulares de An-
tioquia, t. 649, doc. 10346, s. f.
46. Ibíd.
Procesos 44, julio-diciembre 2016 123
tiblemente chocan con lo inesperado y lo inédito. Por eso no debe olvidarse
que este juego intelectual de hipotéticos futuros es lo que permite la organi-
zación de los hombres para afrontar lo inevitable. Se trata de una tensión vi-
tal en todo momento, en cuyo extremo anterior está la historia como cúmulo
de experiencias y en el futuro un horizonte de expectativas y posibilidades.
Empero, aún en 1810 el peso de la balanza está a favor de la historia como
magistra vitae, como pasado que condiciona el futuro. Con el pasar de los días
y los meses esta situación cambia en forma rápida, debido a la aceleración
del tiempo en aquellos tiempos revolucionarios.
Prosigamos en 1810, año en el cual se dieron los acontecimientos que
presionaron a los criollos neogranadinos a declarar la Independencia, ante
los peligros que para la soberanía signicaba la aceptación del Consejo de
Regencia, deslegitimado por los americanos como un retroceso en el proceso
de retroversión de la soberanía y, a futuro, como la posible restauración del
sistema colonial, por ello el Aviso al público armaba:
La libertad no puede acompañarse con un sólo átomo de tiranía. Esta como un
árbol frondoso ha sido derivada al golpe de la hacha popular que ha cortado
su tronco. Pero en tres siglos de edad había echado raíces profundísimas. No
basta, haber puesto la segur a su pie: es preciso también profundizar el terreno,
descubrir todas sus raíces, arrancarlas, entregarlas al fuego. Sin esta operación,
las raíces escondidas darán retoños, y se erigirá otra vez el funesto ciprés de la
tiranía. Si dejamos revivir un sólo tallo, perderemos la libertad adquirida, y uno
solo de sus sarmientos va a ser nuestra destrucción.
47
Tres siglos de edad. Esto es el peso de la historia, el tiempo en el que se
acumulan las experiencias, se construyen las instituciones, se lleva a cabo la
formación de la población en el crisol del mestizaje, se acendran las costum-
bres y se introyectan, o no, las leyes y las normas, todo aquello que resiste al
cambio. Por su parte, la libertad es el futuro deseado, negación del pasado y
posibilidad de encaminarse a la superación de los males del pasado, y en tal
sentido, se trata de un porvenir que no viene por solo, se debe ayudar a
parirlo, y hacia él debe enfocarse toda la praxis de los ciudadanos. Frente a la
posibilidad de aceptar la soberanía del Consejo de Regencia, lo que queda en
entredicho es el futuro. Por eso las preguntas: “¿Dónde irán a parar tal vez
entonces nuestras cortes, nuestra libertad, las dulces perspectivas del bien,
y gloria futura, que se nos ponen delante?”.
48
Atrás el pasado, adelante el
futuro. Se puede mirar hacia el porvenir, mediante la ensoñación y la utopía,
pero también se puede intervenir en él con las decisiones que se tomen en
47. Aviso al público, n.
o
1 (Santafé de Bogotá: 29 de septiembre de 1810): 1.
48. Ibíd., 4.
Procesos 44, julio-diciembre 2016124
el presente, para superar los horrores del pasado y construir algo distinto y
más deseable. Nada más esclarecedor que el siguiente pasaje:
¿Qué podemos esperar del Consejo de Regencia? Ya hemos puesto en claridad su
origen y en esto no hemos sido llevados de una imaginación ardiente, ni de un
juicio precipitado. Anunciamos los males que seguirán y declaramos los que ha
sufrido la América de mano de un tal consejo. Para probar los tales males pretéritos
nos valemos de la historia. Para anunciar los futuros alegamos la previsión de los
políticos, y las advertencias que nos había hecho la junta central.
49
La historia permite conocer los orígenes de las personas y las institu-
ciones, y este origen dene lo que es; su conocimiento hace posible la cons-
tatación de los males que aún inciden en el presente. Pero, para anunciar
los males futuros está la previsión de los ciudadanos, conscientes de estar
viviendo una época revolucionaria, y esto pueden preverlo desde la crítica
al pasado y desde un proyecto social y estatal. Para el caso, la libertad repu-
blicana. Este tránsito de la historia como conocimiento crítico de la sociedad
que se empieza a congurar en la Nueva Granada, coherente con la idea
ilustrada de la mayoría de edad planteada por Kant, permite observar que la
reexión histórica no es solo estudio del pasado, sino que a su vez conlleva
una anticipación del futuro.
Pero, no solo el periódico antes citado consideraba a la historia como
fuente de paradigmas. Este es más o menos el mismo tono de una reexión
que se encuentra en la “Proclama” al pueblo chileno, publicada en El
Español,
50
del mismo año, aunque el autor, el fraile José Camilo Henríquez
González, atribuye esta virtud a los lósofos: “Ellos se lanzan en lo futuro,
y leyendo en lo pasado la historia de lo que está por venir, descubriendo los
efectos en las causas, predicen las revoluciones, ven en los sistemas guber-
nativos, el principio oculto de su ruina y aniquilación”.
51
Poco importa si
esta capacidad se reserva a los lósofos, de hecho son unos lósofos muy
particulares ya que se dedican al estudio del pasado. Lo interesante es la aco-
tación según la cual al leer el pasado se puede prever la historia del porvenir,
“descubriendo los efectos en las causas”. Este tipo de conceptualización en
torno a las relaciones entre historia y futuro es lo que permite comprender
que en 1815 se publicara en El Argos de la Nueva Granada un texto anónimo
49. Ibíd., n.
o
2 (Santafé de Bogotá: 6 de octubre de 1810): 6. El subrayado es mío.
50. En el primer número de este periódico, publicado en Londres, hay una nota al
margen que aclara el ancestro irlandés de Blanco White: “El Editor de este papel, Mr.
White, conocido en España por la traducción de su apellido en Blanco, es de una familia
irlandesa establecida en Sevilla”. El español, n.
o
1, t. 1 (Londres), 30 de abril de 1810: 1.
51. Quirino Lemachez [José Camilo Henríquez González] “Proclama” [Al pueblo chi-
leno], El español, n.
o
16, t. 3 (Londres): 30 de julio de 1810: 328.
Procesos 44, julio-diciembre 2016 125
en el que un americano residente en Londres se dio la libertad de hacer vati-
cinios, como el siguiente:
Muy pronto la lucha va a terminarse, y no hay duda que Fernando por su propia
debilidad y despotismo ha roto para siempre las cadenas que él quería imponer a
la América española: ella debe ser libre, ese es el decreto del destino, y el voto sin-
cero de todo el que se haya instruido de su historia; pero nuestros hijos tendrán
que deplorar los medios por los que se ha conseguido este suceso: ellos sentirán
que la Inglaterra no haya participado de su gloria, o anticipado sus importantes
consecuencias.
52
Esto es inevitable. Los seres humanos, no solo en el siglo XIX sino en to-
dos los tiempos, incluido el presente, sienten la necesidad de prever el futuro
y actuar en consecuencia con ello. Y es probable que su análisis de fuerzas,
factores, estructuras, y otros aspectos históricos, como el éxito de sus de-
cisiones, les permitan conseguir sus sueños emancipatorios, dándose una
feliz coincidencia entre el análisis histórico y lo imprevisible que anuncia el
futuro. Porque, no cabe duda, como dice Koselleck:
pertenece a la esencia misma de la crisis la existencia de una decisión pendiente y
todavía no adoptada. Y asimismo pertenece a dicha crisis el hecho de que se des-
conozca provisionalmente cuál es la decisión que ha de tomarse. La inseguridad
general en una situación crítica cualquiera se halla teñida, pues, por la certeza
de que –indeterminadamente, en cualquier momento, pero con toda seguridad,
con incertidumbre respecto al cómo, pero con plena certidumbre– se avecina el
nal de la situación crítica. La solución posible sigue siendo incierta, pero el nal
en sí, el cambio radical de las circunstancias existentes –amenazador y temido, o
deseado esperanzadamente– resulta cierto para los hombres. La crisis provoca la
pregunta por el futuro histórico.
53
Lo anterior no riñe con la indiscutible conceptualización del mismo au-
tor sobre la tensión entre crítica y crisis, cuyo choque se da en el aconteci-
miento, en el que se encuentran dos fuerzas contradictorias: una que apun-
ta a la conservación del pasado (experiencia) y otra que impulsa hacia lo
incierto, la sorpresa y lo inédito del futuro (expectativa).
54
Pero lo cierto es
que, como se dijo al comienzo, el futuro es incierto, es lo desconocido y lo
52. “Variedades. The London Star of February 13”, Argos de la Nueva Granada, edit. por
José María Ríos, n.
o
89 (Bogotá: Imprenta del Estado, domingo 3 de septiembre de 1815):
453-454.
53. Reinhart Koselleck, citado por Marcela Uribe Pérez, “Acontecimiento y represen-
tación: un estudio a la Histórica o teoría del tiempo de Reinhart Koselleck” (tesis de licen-
ciatura, Universidad de Antioquia, Medellín, 2014), 18.
54. Ibíd., 20.
Procesos 44, julio-diciembre 2016126
nuevo que no puede preverse, y la modernidad se instaura a partir de la
aceptación de dicha discontinuidad, a partir de lo cual, bien sea retomando
paradigmas del pasado –pero adecuándolos a las circunstancias del presen-
te–, o proponiendo modelos innovadores, los sujetos históricos encaminan
su praxis cotidiana. Pero nada les permite decir con total certeza lo que ha
de ser. El futuro, bifronte, resuelve las crisis y los dilemas, sin anunciarse. El
valor que mejor lo representa, según el diccionario de Arnaud, es la esperan-
za, cuyo signicado es el siguiente: “Sinónimo de la vida: su existencia no es
de hoy sino de mañana. La esperanza es para el hombre un verdadero regalo
de la divinidad, pues solo por ella puede ser feliz. Quita este atractivo en lo
futuro, y perderá todas sus ventajas lo presente”.
55
ConCLusiones
El análisis de las connotaciones del término “historia/Historia”, usadas
en las columnas de prensa y en otra documentación de fuentes primarias
durante la Primera República en el territorio de la actual Colombia, resulta
ilustrativo sobre el uso cotidiano que entre las élites criollas se hizo del saber
histórico. Es evidente la circulación de ciertas nociones aprendidas mediante
la lectura de clásicos griegos y romanos, verbigracia la Historia magistra vitae,
propia de un viejo régimen de historicidad. En este concepto se le atribuye al
saber histórico utilidades para la vida individual y colectiva, la administra-
ción pública, como fuente de lecciones a partir de experiencias, inspiración
del patriotismo y fuente de paradigmas. Al amparo de esta noción prolife-
raron discursos para proponer la adopción de modelos constitucionales y
políticos de la antigüedad y de la historia moderna, tanto europea como his-
panoamericana, que desembocaron en el federalismo. Pero también surgie-
ron otras ideas que entienden la relación entre el pasado y el presente como
algo discontinuo, dependiente del futuro deseado, inédito e impredecible,
cuyo parto es posible si se hace un análisis correcto de los factores propios
de la realidad neogranadina y de la praxis social e individual en el presente
vivido. Esta nueva concepción la encarnó Antonio Nariño y sus copartida-
rios que, a partir de la imaginación y el uso de razonamientos utopistas y
contrafactuales, lo condujo a propuestas centralistas, modelo que se impuso
al término del proceso independentista.
55. El anteojo de larga vista, n.
o
3 (Santafé: Imprenta del Estado, 1814): 9.
Procesos 44, julio-diciembre 2016 127
fuentes y bibLiografía
FUENTES PRIMARIAS
Documentos de archivo
Archivo Histórico de Antioquia (AHA)
Fondo Colonia, Libros capitulares de Antioquia, Tomo 649, Doc. 10346.
Archivo Histórico Marinilla (A. H. Marinilla).
Fondo Colonia, Cabildo. T. 90. Documentos 10, 26.
Biblioteca Nacional
Herrera, Ignacio. “Alocución del Síndico Procurador General”. Septiembre 22 de
1810. Fondo Pineda. Vol. 166, pieza 5.
Prensa
Argos de la Nueva Granada. Tunja y Bogotá: Imprenta del Congreso de la Nueva Gra-
nada (1813-1815).
Aviso al público. Santafé de Bogotá (septiembre 1810-febrero 1811).
Década. Miscelánea de Cartagena. Cartagena (octubre 1814-febrero 1815).
El anteojo de larga vista, editado por Juan Rodríguez Molano. Santafé: Imprenta del
Estado (1814-1815).
El Argos americano, editado por José Fernández de Madrid y Castro y Manuel Rodrí-
guez Thorizes y Quiroz. Cartagena de Indias (septiembre 1810-marzo 1812).
El español, editado por José María Blanco White. Londres (abril 1810-junio 1814).
El explorador, por el ciudadano Felipe Fernández. Santafé de Bogotá: Imprenta del
Estado (1814).
El explorador, n.
o
1. Bogotá: Imprenta del Estado (1814, segundo de la Independencia).
Gazeta ministerial de Cundinamarca. Santafé de Bogotá: Imp. de Bruno Espinosa (ene-
ro-septiembre 1812).
La Bagatela, editado por Antonio Nariño. Santafé (1811-1812).
FUENTES SECUNDARIAS
Almarza Villalobos, Ángel Rafael y Armando Martínez Garnica, editores. Instruccio-
nes para los diputados del Nuevo Reino de Granada y Venezuela ante la Junta Central
Gubernativa de España y las Indias. Bucaramanga: Universidad Industrial de
Santander, 2008.
Collingwood, R. G. Idea de la historia. Ciudad de México: Fondo de Cultura Econó-
mica, 2000.
Covarrubias, Sebastán de. Segunda parte del tesoro de la lengua castellana o española.
Madrid: Melchor Sánchez, 1673.
Duverger, Maurice. Métodos de las ciencias sociales. Barcelona: Ariel, 1996.
Finley, Moses I. Uso y abuso de la historia. Barcelona: Crítica, 1977.
Procesos 44, julio-diciembre 2016128
García Estrada, Rodrigo de J. “Los cabildos antioqueños ante la crisis monárquica,
1808-1813”. Ponencia del Coloquio Internacional “Las primeras juntas dos-
cientos años después”. Universidad Andina Simón Bolívar, Sede Ecuador.
Quito: 21 y 23 de julio de 2008. Publicada en Procesos: rRevista ecuatoriana de
historia, n.
o
29 (I semestre 2009): 21-40.
Gutiérrez Ardila, Daniel, compilador. Las Asambleas Constituyentes de la Independencia.
Actas de Cundinamarca y Antioquia (1811-1812). Bogotá: Universidad Externado
de Colombia, 2010.
Hartog, Francois. Regímenes de historicidad. Presentismo y experiencias del tiempo. Ciu-
dad de México: Universidad Iberoamericana, 2007.
Koselleck, Reinhart. Historia/Historia, traducido por Antonio Gómez Ramos. Madrid:
Trotta, 2004.
Martínez Garnica, Armando, y Daniel Gutiérrez Ardila, editores. Quién es quién en
1810. Guía de forasteros del Virreinato de Santa Fe. Bogotá: Universidad del Ro-
sario, 2010.
Melo, Jorge Orlando. “Historia. Colombia”. En Diccionario político y social del mundo
iberoamericano. La era de las revoluciones, 1750-1850, dirigido por Javier Fernán-
dez Sebastián. Madrid: Fundación Carolina, 2009.
Molino García, Ricardo del. Griegos y romanos en la Primera República Colombiana. La
antigüedad clásica en el pensamiento emancipador neogranadino (1810-1816). Bogo-
tá: Academia Colombiana de Historia, 2007.
Quintero Montiel, Inés, y Armando Martínez Garnica, editores. Actas de formación de
juntas y declaraciones de Independencia (1809-1822). Reales Audiencias de Quito,
Caracas y Santa Fé. T. II. Bucaramanga: Universidad Industrial de Santander,
2007.
Real Academia Española, Diccionario de Autoridades. Madrid: Gredos, 1990.
Restrepo, José Manuel. Historia de la revolución de la República de Colombia en América
meridional. Medellín: Universidad de Antioquia, 2009.
Reyes Cárdenas, Catalina. “El fracaso de la primera república y el camino hacia la
reconquista en 1816”. En 1816: el terror y la sangre sublime. Bogotá: Universidad
del Rosario, 2016.
Uribe Pérez, Marcela. “Acontecimiento y representación: un estudio a la Histórica o
teoría del tiempo de Reinhart Koselleck”. Tesis de licenciatura. Universidad
de Antioquia, Medellín, 2014.
Vilar, Pierre. Iniciación al vocabulario del análisis histórico. Barcelona: Crítica, 1999.
Zermeño Padilla, Guillermo. “Historia, experiencia y modernidad en Iberoamérica,
1750-1850”. En Diccionario político y social del mundo iberoamericano. La era de
las revoluciones, 1750-1850, dirigido por Javier Fernández Sebastián. Madrid:
Fundación Carolina, 2009.

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.


ISSN: 1390-0099

Licencia de Creative Commons
Procesos: revista ecuatoriana de Historia is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 4.0 Internacional License.