El mundo del trabajo entre el disciplinamiento
y la resistencia, Chile, 1973-1981
The Labor World at a Crossroads:
Punishment and Resistance, Chile, 1973-1981
Ana Paola López Dietz
Universidad Academia de Humanismo Cristiano
analopezdietz@gmail.com
Fecha de presentación: 18 de abril de 2016
Fecha de aceptación: 12 de noviembre de 2016
Artículo de investigación
Procesos: revista ecuatoriana de historia, n.º 44 (julio-diciembre 2016), 75-101. ISSN: 1390-0099
RESUMEN
El artículo estudia la política laboral de la dictadura y las expresiones
de resistencia del movimiento sindical en Chile, entre 1971 y 1981.
Durante este período se produjeron cambios importantes en la
estructura económica, política y social del país como la
reestructuración productiva, la implementación del modelo
neoliberal y la represión al movimiento sindical. También se impuso
un nuevo plan laboral que atomizó los sindicatos, limitó el derecho
a huelga y prohibió las negociaciones colectivas por rama. Aun así,
el movimiento sindical se organizó, en condiciones de represión y
persecución, para luchar contra la dictadura y sus políticas laborales,
llevando adelante una serie de acciones de resistencia como huelgas
encubiertas, ausentismo laboral y movilizaciones.
Palabras clave: historia política, Chile, dictadura, movimiento
obrero, sindicatos, resistencia, mundo del trabajo.
ABSTRACT
This article studies the labor policy implemented by the dictatorship
and the ensuing labor union movement’s refusal to accept the new
guidelines. Important changes concerning Chile’s social, political
and economic systems were imposed during this period (1973-1981).
Pinochet’s regime implemented a neoliberal model, restructured the
productive system, and suppressed the union movement. Also it
generated a new labor plan that reduced the unions’ power, limited
the right to strike and prohibited collective bargaining by branch.
Despite having to weather conditions of repression and persecution,
the union movement continued to convene and retaliated with a
series of active resistance measures like covert operations, work
absences and protests to express their disapproval
of the dictatorship and its labor policies.
Keywords: Political history, Chile, dictatorship, working-class
movement, unions, resistance, workforce.
Ana Paola López Dietz
Doctora (c) en Estudios Latinoamericanos en la Universidad
de Chile. Docente e Investigadora sobre temas de género y movimientos
sociales. Entre sus investigaciones destaca la historia del movimiento obrero
durante la dictadura chilena y la Unidad Popular. Entre sus publicaciones recientes está
“Reconstruyendo la Historia con sus protagonistas. Testimonios de
los Cordones Industriales”. Santiago: Universidad
Academia de Humanismo Cristiano / IPS, 2015.
introduCCión
El golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973 tuvo consecuencias
profundas para la historia de Chile; además de la violencia y represión
desatadas contra las organizaciones de izquierda, los sindicatos, las juntas
poblacionales, la militancia política y social, la ilegalización de los partidos
políticos y las instituciones como el parlamento, la dictadura atacó una serie
de derechos sociales, económicos y laborales como la salud, la educación o
la organización sindical. Además, se aplicaron una serie de políticas asocia-
das al modelo neoliberal que transformaron profundamente el país, en sus
estructuras productiva, política, social y económica.
Apenas producido el golpe de Estado, la dictadura arremetió contra los
sindicatos, declarando ilegal la Central Única de Trabajadores (CUT), apre-
sando y reprimiendo a dirigentes y activistas sindicales, prohibiendo los de-
rechos laborales como la huelga, las negociaciones colectivas o las peticiones
de aumentos salariales. En la medida en que el neoliberalismo se convirtió
en la política ocial del régimen, se instaló como modelo de las relaciones la-
borales aplicando un nuevo cuerpo legal que se conoció como “Plan Laboral
Piñera”, que atomizó los sindicatos al permitir la existencia de múltiples or-
ganizaciones al interior de una misma empresa o fábrica, limitó el derecho a
huelga permitiendo la contratación de reemplazantes y jando el tiempo de
duración de la misma, eliminó la negociación colectiva por rama, instalando
la idea de los derechos individuales por sobre los sociales, entre otras cosas.
El Plan Laboral tenía como objetivo desarticular la fuerza social y política
del movimiento sindical, atacando la relación con los partidos de izquierda y
la política, promoviendo un modelo de sindicalismo corporativo o gremial.
Como señalan algunos autores, se trataba de “eliminar al movimiento sindi-
cal en su condición de agente sociopolítico nacional; a constreñirlo a un pa-
pel negociador débil en el terreno económico-reivindicativo, y a dejar paso
libre a las ‘Leyes del Mercado’ en el plano de las Relaciones Laborales”,
1
se
otorgaba también al empleador amplias libertades para despedir, negociar
los salarios, horarios y demás condiciones de trabajo.
2
1. Eugenio Tironi y Javier Martínez, Clase obrera y modelo económico. Un estudio del peso
y la estructura del proletariado en Chile, 1973-1980 (Santiago: Programa Economía del Trabajo
/ Academia de Humanismo Cristiano, 1993).
2. Guillermo Campero, Movimiento sindical chileno en el capitalismo autoritario: el proceso
1973-1981. Un intento de reexión y perspectiva (Santiago: ILET, 1982); Patricio Frías, Cons-
trucción del sindicalismo chileno como actor nacional 1973-1988 (Santiago: CUT / Programa
Economía del Trabajo, 1993).
Procesos 44, julio-diciembre 201678
Para imponer la nueva política laboral, la dictadura recurrió al miedo, la
represión y el terror. Tras el golpe de Estado, se decretó el Estado de Sitio y el
toque de queda, clausurando todos los medios que no estuvieran a favor de los
militares, a excepción de periódicos como El Mercurio y La Tercera de la Hora que
siguieron funcionando y otros que se fueron agregando siempre que estuvie-
ran de acuerdo con la política ocial. La dictadura instaló la idea de la guerra
interna para justicar la represión, advirtiendo que cualquier oposición sería
rápidamente sofocada; de esta forma, numerosas fábricas y empresas fueron
allanadas, deteniendo a una gran cantidad de trabajadores y dirigentes, ade-
más de intervenir varias industrias que formaban parte del área social y habían
sido expropiadas a sus dueños bajo el gobierno de la Unidad Popular.
El objetivo de este artículo es analizar especícamente cuáles fueron las
políticas laborales que implementó la dictadura cívico-militar y sus conse-
cuencias para las organizaciones sindicales y los trabajadores; interesa tam-
bién analizar las expresiones de resistencia y oposición ante estas políticas.
Entendemos que las consecuencias de estas políticas fueron profundas,
transformaron la estructura productiva y social del país, y tuvieron efectos
también en la identidad de la clase trabajadora chilena y de sus organizacio-
nes sindicales, como veremos más adelante.
Cinco días después del golpe, el bando militar n.° 36 señalaba la nor-
malización del país, promoviendo la vuelta al trabajo y las actividades -
blicas; la realidad es que la represión y persecución continuaban de mane-
ra pública y clandestina. Esta aparente normalidad se construyó sobre las
detenciones masivas, la sospecha, el miedo, los centros clandestinos de de-
tención, las muertes, las desapariciones. La creación de la Dirección Nacio-
nal de Inteligencia (DINA) y otros organismos de represión posibilitó una
ecaz política de exterminio y castigo. Ejecuciones, detenciones arbitrarias,
desapariciones,
3
tortura, expulsión del país o cesantía del trabajo eran algu-
nos de los métodos utilizados, aquellos acusados de conictivos por haber
participado en paros, huelgas o tomas de terreno eran incluso denunciados
por los empresarios y dueños de fundos.
Se insistió en la idea de orden y disciplina contra quienes “pudieran
querer alentar un eventual ambiente de agitación o desorden, que el actual
Gobierno sabrá mantener el orden con toda la fuerza de la ley, por dura que
ella sea”
4
y se alentaba el soplonaje y delación. Los medios de comunica-
3. Paola Díaz y Carolina Gutiérrez, “Resistencia en dictadura y en post-dictadura:
la acción colectiva de la agrupación de familiares de detenidos desaparecidos en Chile”,
Pandora: revue d’etudes hispaniques, n.º 8 (2008): 187-204, http://dialnet.unirioja.es/servlet/
articulo?codigo=2925972.
4. “Tenemos los cimientos más sólidos del presente siglo”, La Tercera de la Hora, 12 de
septiembre de 1978: 6.
Procesos 44, julio-diciembre 2016 79
ción recalcaban que “El ausentismo laboral ha desaparecido. La disciplina
laboral, que ya no existía, ha aparecido fortalecida y con nuevos bríos”, se
planteaba además que los trabajadores tenían “una clara responsabilidad en
el sistema, su deber, como lo ha dicho claramente la Junta de Gobierno, es
el de ser productivo y eciente. El trabajador sabe que por su labor recibirá
sueldos justos y competitivos”.
5
Por otra parte, la dictadura instaló la idea de que bajo la Unidad Popular
se había generalizado la irresponsabilidad y la pereza, por lo que era ne-
cesario transformar las lógicas laborales basadas hasta ese momento en un
criterio de igualdad al de justicia, entendiendo que la igualdad era negativa
porque no consideraba la productividad, el mercado o las ganancias. Por el
contrario, había que fomentar la competencia, el individualismo, el aumento
de la productividad y la disciplina laboral.
El movimiento sindical chileno tenía una larga trayectoria de organi-
zación y lucha, especialmente construida a partir del modelo desarrollista,
impulsado desde la década de 1930, en el que se valorizaba la condición del
trabajador, sus demandas y derechos, se reconcía e impulsaba la existencia
de las organizaciones sindicales, como también el desarrollo de formas de
lucha basadas en la huelga, la movilización y la negociación colectiva.
6
Por el
contrario, en el modelo neoliberal se suscitaron cambios en la subjetividad,
debido a que el trabajo perdió signicación en el contexto de una mayor
precarización del empleo y el aumento de la desocupación y la inestabilidad,
debilitando la idea de pertenencia e identidad como también a las organiza-
ciones sindicales. Para los trabajadores fue mucho más difícil organizarse, ya
que el modelo de relaciones laborales de la dictadura fragmentó a los traba-
jadores y a los sindicatos, los que perdieron fuerza y poder de negociación.
En Chile, el movimiento de trabajadores se conguró a lo largo del si-
glo XX en la reivindicación de un discurso clasista, democrático y sindical,
articulado con los partidos de izquierda y cuyas conquistas se plasmaban
en legislaciones laborales que reconocían al trabajador y sus demandas.
7
La
dictadura cívico-militar generó una crisis en el mundo del trabajo, recon-
gurando la estructura productiva, la subjetividad e identidad, debilitando la
reivindicación respecto de ser trabajador, la relación con las organizaciones
5. “Comentario económico. Remuneraciones, trabajo e igualdad”, La Tercera de la
Hora, 3 de marzo de 1974: 17.
6. Rolando Álvarez, Desde las sombras. Una historia de la clandestinidad comunista (1973-
1980) (Santiago: Lom, 1993); Víctor Ulloa, El movimiento sindical chileno. Del siglo XX hasta
nuestros días (Santiago: Ocina Internacional del Trabajo, 2003).
7. Alan Angell, Partidos políticos y movimiento obrero en Chile (Ciudad de México: Era,
1974).
Procesos 44, julio-diciembre 201680
sindicales y con la política y los partidos, logrando remodelar el sindicalismo
y a los trabajadores.
8
De esta manera, y como veremos a lo largo de este artículo, el movi-
miento sindical se transformó, de un sindicalismo asociado a una identidad
mayoritariamente clasista (desde la fundación de la CUT en 1953 al golpe de
Estado en 1973) a uno de oposición y resistencia a la dictadura (1973-1989),
concentrado en la lucha contra el autoritarismo y sus políticas y la vuelta a
la democracia.
disCipLinamiento, represión
y reConversión produCtiva
Stillerman señala que durante los primeros años la dictadura se caracteri-
zó por una fuerte represión interna y una política de reestructuración econó-
mica que afectó a los sectores más concentrados de la clase trabajadora;
9
algo
similar señala Patricio Frías al analizar la desmovilización general producto
de la represión y de la política de shock económico que afectó fuertemente a
los sectores bajos y medios, dicultando la reorganización del movimiento
sindical.
10
Como ya señalamos, la represión afectó directamente a los trabajadores.
La Central Única de Trabajadores fue declarada ilegal a través del Decreto
Ley n.º 12 del 17 de septiembre de 1973, acusada de ser un organismo polí-
tico y estar al servicio de tendencias extranjeras; lo mismo sucedió con otras
Federaciones de Trabajadores a las que también se conscaron sus bienes y
propiedades. Una importante cantidad de dirigentes y activistas sindicales
fueron detenidos, asesinados, torturados, enviados a campos de concentra-
cion u obligados a salir al exilio, como el propio presidente de la CUT, Luis
Figueroa. Según reconoció años después el Informe sobre prisión política
y tortura,
11
del total de los casos que analizó esa Comisión, un 30,1% (8.206
casos) correspondió a trabajadores calicados, empleados, trabajadores de
servicios públicos e industrias, mientras que un 20,8% (5.681 personas) eran
obreros no calicados de industrias y de la construcción, trabajadores de
8. Maristella Svampa, Los nuevos rostros de la marginalidad (Buenos Aires: Instituto de
Investigaciones Gino Germani / Universidad de Buenos Aires, 2003).
9. Joel Stillerman, “Continuidades, rupturas y coyunturas en la transformación de los
obreros de MADECO S. A., 1973-2000”, Política, n.
o
44 (otoño 2005): 165-196.
10. Frías, Construcción del sindicalismo
11. Comisión Nacional sobre prisión política y tortura, Informe Comisión Nacional sobre
prisión política y tortura (Santiago: Ministerio del Interior, 2004), http://www.comisiontor-
tura.cl.
Procesos 44, julio-diciembre 2016 81
comercio y de servicios. Mientras que el Informe Rettig identicó que, de un
total de 2.279 casos de detenidos, desaparecidos y ejecutados políticos, 686
eran obreros y campesinos, 314 trabajadores independientes y 305 personas
eran trabajadores y empleados estatales, de servicios o comercio.
12
El régimen dictatorial se basó en la represión y el disciplinamiento a la
sociedad, cuestionando todo aquello relacionado con la política e intentan-
do incorporar a sectores de trabajadores a lo que ellos denominaban como
proceso de “reorganización nacional”, con la cooptación de referentes sin-
dicales, sobre todo aquellos ligados a la Democracia Cristiana, que habían
sido opositores al gobierno de Salvador Allende. Además, la dictadura se
enfocó en criticar la relación entre la política y el mundo del trabajo, buscan-
do una despolitización de la sociedad. De esta manera, se exaltaron ciertas
características a los trabajadores, relacionadas con el amor al trabajo, la dis-
ciplina, el orden, la productividad, el respeto a los patrones y la autoridad.
13
La dictadura rechazó la “política partidista” en los sindicatos, prohibiendo
que los partidos intervinieran “directa o indirectamente [...] en la generación
de directivas de los gremios, sindicatos, colegios profesionales, organismos
estudiantiles, juntas de vecinos, centros de madres o de cualquier tipo de
organizaciones”.
14
Así, el militante y/o activista sindical era señalado como
un peligro para la nación, ensalzando al trabajador ejemplar que podía “ha-
cer avanzar a Chile y sacarlo del estado de miseria en que lo mantenía el
régimen marxista”.
15
Hacia 1974 se comenzó a implementar la economía social de mercado
que posteriormente signicó el despliegue del programa neoliberal, de la
mano de los economistas de los Chicago Boys, lo que marcó “la ruptura del
consenso en el bloque golpista y la aparición de un proyecto político [...] que
iba más allá de la restauración de la normalidad [...] y apuntaba, en cambio,
a su reemplazo”.
16
Ya no se trataba solo del intento de disciplinamiento del
movimiento sindical, buscando su desarticulación, sino de instalar un nuevo
modelo económico, político y social, como fue el neoliberalismo.
17
12. Comisión Nacional de Reparación y Reconciliación, Informe de la Comisión de Ver-
dad y Reconciliación, vol. I, t. I (Santiago: Corporación Nacional de Reparación y Reconci-
liación, 1996).
13. “Comenzó el trabajo de reconstrucción económica y moral en las industrias”, La
Tercera de la Hora, 30 de septiembre de 1973: 6.
14. “Declaran en total receso a los partidos políticos”, La Tercera de la Hora, 22 de enero
de 1974: 2.
15. “Comenzó el trabajo de reconstrucción...”.
16. Ricardo Yocelevsky, Chile: Partidos políticos, democracia y dictadura. 1970-1990 (San-
tiago: Fondo de Cultura Económica, 2002), 113.
17. Carlos Ruiz y Giorgio Boccardo, Los chilenos bajo el neoliberalismo (Santiago: Nodo
XXI / El Desconcierto, 2014).
Procesos 44, julio-diciembre 201682
Según el economista Alejandro Foxley, la política económica de la dictadu-
ra transitó por cuatro fases. Primero, la liberalización (septiembre de 1973-mar-
zo de 1975), con la reducción del décit público, rebaja de impuestos y aran-
celes, devolución de empresas tomadas, prohibición del derecho a huelga y
liberación de precios, lo que tiene graves consecuencias sociales para la pobla-
ción. Posteriormente, la aplicación de la política de shock (abril de 1975-junio
de 1976), que generó una contracción de la demanda y el rol del Estado, la
caída de salarios, un fuerte aumento de la cesantía, la privatización de em-
presas y el desarrollo de un mercado de capitales privados, provocando una
fuerte recesión y la caída de un tercio de la producción industrial. La tercera
fase económica fue de contención de las presiones de costos y de las expectativas
(junio de 1976-junio de 1979) con la reevaluación del peso, rebaja de aranceles
y liberalización comercial, un relativo mejoramiento de los salarios reales y
recuperación industrial. Como última fase, el monetarismo para una economía
abierta (junio de 1979) con una fuerte caída del décit scal, apertura intensa
al comercio internacional, reducción de la inación y revaluación del dólar,
lo que duró hasta la crisis económica que se inició durante el año 1981. Estos
períodos indican el tránsito de una economía cerrada a una abierta, el retrai-
miento del Estado y la desregulación de la economía; es decir, los basamentos
del modelo neoliberal.
18
Por otro lado, los cambios estructurales económicos
tuvieron profundas consecuencias sociales, en un contexto en que el desem-
pleo y la pobreza aumentaron y se transformaron en un problema estructural,
mientras que todo intento de organización o resistencia era reprimido.
La economía chilena retrocedió entre 1974-1979 en el nivel de su tasa
promedio de crecimiento, con el derrumbe de los sectores productores de
bienes, bajas tasas de inversión e incremento del desempleo. La represión
hacia el movimiento obrero y sindical, junto a la prohibición del derecho a
huelga y la negociación colectiva, impedían la lucha de los trabajadores para
enfrentar estas políticas. El nuevo modelo desmanteló el Estado, reducien-
do el gasto público y los costos de la mano de obra a la vez que aumentaba
la productividad del trabajo. La política de apertura económica, desregu-
lación y rebaja arancelaria impactó negativamente en la industria, contra-
yendo la producción, aumentando la quiebra de empresas y el desempleo,
concentrando monopólicamente en pocos grupos los resortes económicos de
los sectores productivos, nancieros y bancarios. Los vertiginosos cambios
estructurales generaron una reestructuración o reconversión, debido a la ra-
cionalización y apertura de la economía.
19
Aun cuando muchos pequeños y
18. Alejandro Foxley, “Hacia una economía de libre mercado: 1974-1979”, Revista Es-
tudios CIEPLAN, n.
o
4 (abril-junio 1981): 5-37.
19. Álvaro Díaz, “La reestructuración industrial autoritaria en Chile”, Revista Proposi-
ciones, n.
o
17 (julio 1989): 14-35.
Procesos 44, julio-diciembre 2016 83
medianos empresarios o comerciantes se vieron afectados por estas políticas,
primaba la unidad de clase por sobre las divergencias.
Comenzó un proceso de transformación en la morfología de la clase
obrera por el retroceso industrial, aumento de la cesantía, la exibilización
y la precarización laboral, aumentando focos de empleo en el sector comer-
cio y servicios; también se perdieron derechos sociales como la protección
al empleo o subsidios de productos básicos. En lo identitario, el neolibe-
ralismo exaltó la gura de un individuo aislado, consumista, resignado y
despolitizado;
20
mientras la identidad de los trabajadores se erosionó, se en-
salzó a los empresarios que emergían “en el nivel discursivo, en el centro del
nuevo orden económico, consagrando para este una legitimidad de la cual
había carecido o dispuesto muy escasamente en el pasado”.
21
¿Cuál fue el sentido histórico de la dictadura chilena? Según el sociólogo
Manuel Antonio Garretón, el régimen militar no fue solo reactivo, es decir,
como respuesta al proceso que se vivió durante la Unidad Popular y a la or-
ganización obrera y popular, sino que tuvo un sentido fundacional, que no se
agotó en lo económico “sino que corresponde a un intento de reorganización
global de la sociedad con el uso de la fuerza del Estado, de creación de un
nuevo orden político y también de una forma de representarse la sociedad,
su historia y su destino, es decir, un modelo cultural”.
22
Por otro lado, la dic-
tadura se sostuvo en el terror como una forma especíca de disciplinamiento
de la sociedad, especialmente durante los primeros años: es que se “domes-
tica a la sociedad, empujándola a un estado infantil”,
23
instrumentalizando a
la poblacion a partir del miedo. Este miedo “no solo constituyó la condición
de posibilidad de los regímenes autoritarios, sino que además permitió su
prolongación en el tiempo”.
24
Posteriormente, se formuló un “proyecto revolucionario” a decir de To-
más Moulian,
25
que se armó en la reivindicación del capitalismo y la pro-
piedad privada, el predominio del mercado y la instauración del modelo
20. En el caso de la identidad obrera, algunos de los rasgos de identicación del mo-
vimiento sindical durante el modelo desarrollista se articularon en torno a la valorización
de la condición del trabajador, la reivindicación respecto de los derechos y demandas la-
borales, el reconocimiento del sindicato y los partidos políticos, la armación de formas
de acción colectiva (huelga, movilizaciones), la relación con una cultura obrera y ciertas
características asociadas a un modelo masculino / proveedor / productivo.
21. Guillermo Campero y otros, Los actores sociales en el nuevo orden laboral (Santiago:
Dolmen, 1993), 52.
22. Manuel Antonio Garretón, El proceso político chileno (Santiago: FLACSO, 1983), 139.
23. Norbert Lechner, Obras escogidas: crisis del Estado en América Latina (Santiago: Lom,
2006), 405.
24. Álvarez, Desde las sombras…, 13.
25. Tomás Moulian, Chile, actual anatomía de un mito (Santiago: Lom / Arcis, 1997).
Procesos 44, julio-diciembre 201684
neoliberal, para culminar con la instalación de un proyecto de democracia
protegida o autoritaria. La dictadura permitió a los empresarios recuperar su
rol protagónico en la historia de Chile, como también instalar una ideología
antiestatista; lo que alteró fue “el modelo de desarrollo imperante en el país,
transriendo su principal eje de articulación desde la sustitución de impor-
taciones hacia las exportaciones”;
26
por otro lado, el sentido de lo público
se reconguró en la medida en que el Estado quedó reducido a su mínima
expresión y se terminó con las protecciones sociales, subvenciones y apoyo
social. El programa neoliberal se tradujo también en la privatización de em-
presas públicas, la llegada masiva de capital extranjero a través de la des-
regulación nanciera y una política de racionalización, que implicó fuertes
recortes públicos.
eL movimiento sindiCaL en La diCtadura
La historia del movimiento sindical en la dictadura se caracterizó, entre
los años 1973 a 1975, por ser un período de crisis, desconcierto y desarticu-
lación ante la ofensiva represiva y reaccionaria del gobierno. Como ya se-
ñalamos, durante los primeros días posteriores al golpe de Estado, la CUT
fue ilegalizada, al igual que los partidos políticos, muchos activistas fueron
detenidos y torturados. Ismael Ulloa era dirigente sindical de Cristalerías
Chile, una de las empresas más importantes del país en su rubro, expro-
piada y traspasada al área de propiedad estatal durante la Unidad Popular,
fue detenido en la empresa por una brigada de militares. “Estos caballeros
me pasearon por Santiago, yo estaba boca abajo con la vista vendada, […]
me pasearon como una hora, al Bosque me llevaron, allá a Gran Avenida,
yo saqué la cuenta que era ahí porque los árboles, o sea, sentía el ruido de
los árboles, yo como sabía que era de la Fach, al otro día me trasladaron al
Estadio Nacional”.
27
El Estadio Nacional se convirtió en uno de los campos de detención más
importantes, donde durante meses estuvieron detenidas miles de personas,
que nalmente eran asesinadas, trasladadas a otros campos de detención o
liberados. Fue el caso de Germán Tapia, un trabajador que llegó a ser inter-
ventor de la empresa textil Sumar Sedas, donde fue detenido tras el golpe.
En el Estadio Nacional “me interrogaron, como decían ellos, entre cuatro, me
26. Gabriel Salazar y Julio Pinto, Historia contemporánea de Chile. La economía: mercados,
empresarios y trabajadores, t. III (Santiago: Lom, 2002), 148.
27. Ismael Ulloa (dirigente sindical de Cristalerías Chile), en conversación con la au-
tora, octubre de 2013.
Procesos 44, julio-diciembre 2016 85
pegaban un combo, me iba para atrás, me pegaban otro […] de los dolores no
podía agacharme nada, porque me pegaron mucho”.
28
Los recintos de deten-
ción se repletaron de trabajadores de las barriadas industriales, de jóvenes
estudiantes y de militantes políticos de las organizaciones de izquierda.
A la detención y represión sobre los dirigentes y activistas sindicales se
agregó la crisis económica, la inación y la pérdida de conquistas laborales,
como la prohibición del derecho a huelga que impedía cualquier acción de
lucha para solicitar mejoras salariales a los trabajadores; fueron años difíci-
les para el movimiento sindical. Aun así, se realizaron algunas acciones de
resistencia. A nivel internacional se constituyó la CUT en el exilio, presidida
por Luis Humberto Figueroa en la ciudad de Estocolmo, que se dedicó a
denunciar la represión en Chile ante la Organización de Naciones Unidas
(ONU) y la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y generar redes de
solidaridad, al igual que los exiliados que se agrupaban en cada uno de los
países de destino. En Chile, estos años se caracterizaron por el repliegue y
rearticulación de redes de manera clandestina y, sobre todo, la defensa ante
la represión. Solo algunas pequeñas manifestaciones se realizaron en fechas
como el 1 de Mayo, publicando también algunas cartas o mensajes públicos
dirigidos a cardenales, ministros y militares.
El 19 de agosto de 1975 diversos dirigentes sindicales enviaron una carta
al ministro de Economía, Trabajo y Hacienda para denunciar “la situación
aictiva de carácter económico por la que atraviesan los trabajadores del
país”;
29
se denunciaba el aumento de los precios de los productos básicos,
la disminución de los salarios, la cesantía y la pérdida de poder adquisitivo
de los trabajadores. Pocas semanas después, varias federaciones sindicales
enviaron una misiva al cardenal Raúl Silva Henríquez, en la que se men-
cionaron los principales problemas económicos, políticos y sociales de los
trabajadores y sus organizaciones, analizando “la dramática situación so-
cioeconómica que atraviesan los trabajadores del país”;
30
la propuesta era
recuperar los derechos perdidos en el nivel de los salarios, condiciones de
trabajo y libertad sindical.
28. German Tapia (interventor de Textilería Sumar Seda), en conversación con la au-
tora, febrero de 2014.
29. Carta enviada al Ministerio de Economía, Trabajo y Hacienda, rmada por 17
organizaciones sindicales (19 de agosto de 1975), Centro de Documentación de la Vicaría
de la Solidaridad, Arzobispado de Santiago.
30. Federación Nacional de la Construcción, Federación Nacional Textil, Federación
Nacional del Metal, Federación Nacional de Trabajadores del Cobre, Federación Campe-
sina Ranquil, Federación Nacional del Plástico, Federación Nacional de Industria Minera,
Federación Nacional de Trabajadores de la Prensa, en carta dirigida al cardenal de la Igle-
sia Católica, monseñor Raúl Silva Henríquez (Santiago, septiembre de 1975), Centro de
Documentación de la Vicaría de la Solidaridad, Arzobispado de Santiago.
Procesos 44, julio-diciembre 201686
En agosto del mismo año se detectaron movimientos de lucha en las mi-
nas del norte de El Salvador y Paipote, que terminaron con seis dirigentes
relegados y cuatro detenidos, acusados de extremistas y atentar contra la
paz social por organizar a los trabajadores.
31
Lentamente, al interior de las
fábricas se buscaba recuperar los espacios de discusión y organización, así lo
recuerda José Acuña, dirigente sindical de la construcción que exhortaba a
sus compañeros en contra de la dictadura:
hay que levantar la cabeza, si no lo hace por usted háganlo por la familia que tie-
ne en la casa, porque no podemos quedarnos tan sumisos, compañeros, tenemos
que tener un poco de rebeldía; si la sangre la teníamos caliente […] yo animaba
mucho a los viejos en las reuniones, los aleonaba mucho, y habían hartos viejos
que eran del partido ahí, los viejos de a poco fueron soltando el miedo, y largán-
dose y empezando a opinar.
32
Mientras los diarios ociales enfatizaban los cambios en el ámbito la-
boral y el aumento de la producción, se acentuaba el discurso autoritario y
el disciplinamiento: “El gobierno tiene que convencer al país […] que no se
puede vivir a costa de nadie, sino del trabajo personal y eciente”,
33
critican-
do al gobierno de la Unidad Popular que habría sembrado la indisciplina y
la rebelión.
La dictadura intentó crear un movimiento sindical favorable a sus po-
líticas, aliándose con muchos dirigentes sindicales que fueron oposición al
gobierno de Salvador Allende, principalmente de la Democracia Cristiana;
estos dirigentes eran invitados a las actividades ociales de la dictadura para
expresar su apoyo al gobierno, como fue el caso de Guillermo Medina, diri-
gente sindical de El Teniente, quien señalaba su irrestricto apoyo a los mili-
tares y criticaba “la campaña contra la Junta de Gobierno que se hace en el
extranjero”.
34
En la misma fecha, se realizó una manifestación en la Catedral
Metropolitana que se transformó en un acto de oposición, según denuncia-
ban los periódicos de la época: “ciertos grupos quisieron dar carácter político
a la ceremonia”,
35
mientras los militares insistían en la necesidad de destruir
el marxismo, lo que en la práctica signicaba la detención de una gran can-
31. Carlos Bongcam, Sindicalismo chileno. Hechos y documentos. 1973-1983 (Estocolmo:
Círculo de Estudios Latinoamericanos, 1984), 128.
32. José Acuña (dirigente sindical del Sindicato de Excavadores y Alcantarilleros), en
conversación con la autora, julio de 2010.
33. “Comentario económico. Economía y demagogia”, La Tercera de la Hora, 10 de mar-
zo de 1974: 21.
34. “Habrá real participación de todos los trabajadores”, Ibíd., 2 de mayo de 1975: 4.
35. “Quisieron politizar acto de la Catedral”, La Tercera de la Hora, 3 de mayo de 1975: 2.
Procesos 44, julio-diciembre 2016 87
tidad de militantes del Partido Comunista, Socialista y el Movimiento de
Izquierda Revolucionaria.
En estas condiciones comenzaron las primeras reuniones que culmina-
ron en la formación de la Coordinadora Nacional Sindical (CNS) y el “Grupo
de los Diez”, dos de los referentes más importantes del movimiento sindical
chileno en la lucha contra la dictadura.
Si bien la represión logró imprimir derrotas importantes al movimien-
to sindical y popular, durante el año 1976 comenzó una mayor actividad
política y sindical tendiente a defender los derechos de los trabajadores y
a oponerse a la dictadura. Paralelamente, se recomponían las estructuras
partidarias de oposición en clandestinidad y se rearticulaban redes en las
empresas, fábricas y universidades, con acciones más visibles de lucha y de-
nuncia contra la represion y los efectos del régimen.
Organizaciones como la Unión de Jóvenes Democráticos o la Agrupa-
ción Cultural Universitaria se convirtieron en espacios de reunión, discusión
y activismo.
36
Por otro lado, la Asociación Nacional de Empleados Fiscales
(ANEF) denunciaban que el costo del modelo recaía sobre los trabajadores;
también otros sindicatos visibilizaban sus demandas con la edición de bole-
tines, convocatoria a movilizaciones y las primeras acciones de lucha en las
empresas. Así se generó un proceso de unidad de diversos sectores, como
las organizaciones de derechos humanos, juveniles, sindicales y de la Igle-
sia, que se articulaban en la defensa de sus derechos y la solidaridad mutua.
Ejemplo de ello fue la huelga de hambre organizada por la Agrupación de Fa-
miliares de Detenidos y Desaparecidos en la sede de la CEPAL durante nueve
días, que contó con la presencia de dirigentes sindicales y estudiantiles.
El 1 de mayo de 1977, la CNS y el histórico dirigente obrero Clotario
Blest convocaron a los trabajadores a movilizarse, contando con el apoyo
de estudiantes de las Universidades de Chile, Católica y Técnica del Estado.
La respuesta de la dictadura fue la suspensión y expulsión de más de cien
estudiantes, lo que originó un paro de solidaridad para exigir su reincorpo-
ración.
37
Mientras el denominado Grupo de los Diez demandaba:
1. Restitución de las libertades sindicales […] 2. Restituir el derecho a negocia-
ción colectiva y, por ende, el de huelga. 3. Respeto de los derechos adquiridos
y conquistas de los trabajadores. 4. Garantizar la estabilidad del empleo dero-
36. Víctor Tamayo, ACU rescatando el asombro: historia de la Agrupación Cultural Univer-
sitaria (Santiago: La Calabaza del Diablo, 2006).
37. “Se inició el 1 de Mayo. Efervescencia estudiantil”, Qué Pasa 422 (17 al 23 de mayo
de 1979): 6-7.
Procesos 44, julio-diciembre 201688
gando disposiciones que permiten despidos colectivos que crean intranquilidad
laboral y abusos de algunos sectores patronales.
38
Ese mismo año, el Grupo de los Diez
entregó una carta a Pinochet seña-
lando la dramática situación de los trabajadores, la nula libertad sindical, la
falta de derecho a huelga y negociación colectiva; para el Ministro de Trabajo
“las apreciaciones de los trabajadores ‘no se avienen con la realidad nacio-
nal’ ”.
39
La carta del Grupo de los Diez permitió articular a otros dirigentes,
Federaciones y Confederaciones a nivel nacional, extendiendo la unidad
entre organizaciones opositoras y generando nuevos referentes, como los
Coordinadores Laborales que surgieron en Valparaíso y que agrupaba a tra-
bajadores como portuarios, bancarios, de la educación y ferroviarios.
Las críticas contra los efectos de las políticas económicas de la dictadura
se acrecentaban y los dirigentes se atrevían a sacar la voz para visibilizar las
consecuencias de las políticas económicas y la dicultad para la lucha del
movimiento sindical, denunciando la represión y persecución a los sindi-
catos y sus dirigentes. Estas acciones se expresaban sobre todo en cartas y
peticiones públicas, ya que las huelgas y movilizaciones estaban prohibidas,
como también la gran diversidad y fragmentación en que se encontraba el
movimiento sindical, que comenzó a superarse en 1983, cuando se formó el
Comando Nacional de Trabajadores.
En septiembre de 1976 ocho dirigentes sindicales publicaron una De-
claración Pública para rechazar la intervención de la dictadura contra la
Confederación de Trabajadores del Cobre, reemplazando a la directiva ele-
gida por otra afín a sus intereses. Esto señaló el punto de ruptura de los
dirigentes demócrata-cristianos como Tucapel Jiménez y Ernesto Vogel con
la dictadura, criticando la violación “contra los principios básicos de la
LIBERTAD SINDICAL”, mencionando que “no se diga mañana, entonces,
que la campaña internacional en contra de nuestro país está dirigida y ali-
mentada por el marxismo-leninismo”.
40
De esta manera, los militantes de
38. “Trabajadores plantearon reservas frente a la reforma previsional”, La Tercera de la
Hora, 21 de abril de 1976: 6.
39. “Informe Comparativo de Cartas y Pliegos. 1° de Mayo de 1977”, Centro de Docu-
mentación de la Vicaría de la Solidaridad, Arzobispado de Santiago.
40. Tucapel Jiménez, presidente de la ANEF; Eduardo Ríos, presidente de la Confede-
ración Marítima de Chile; Pedro Cifuentes, presidente de la Confederación de Trabajadores
IANSA; Enrique Mellado, presidente de la Confederación de Trabajadores Agrícolas “Triunfo
Campesino”; Antonio Miminza B., presidente del Comando Nacional de Trabajadores ENAP;
Manuel Bustos S., presidente del Sindicato Industrial Textil SUMAR; Ernesto Vogel R., presi-
dente de la Federación Industrial Ferroviaria de Chile; Luis Alegra A., presidente de la Con-
federación de Trabajadores del Plástico, “Declaración Pública” (Santiago, 9 de septiembre de
1976), Centro de Documentación de la Vicaría de la Solidaridad, Arzobispado de Santiago.
Procesos 44, julio-diciembre 2016 89
la DC, partido que apoyó el golpe, terminaron su curso de alejamiento con
el régimen.
La oleada de despidos y cierre de empresas del año 1976-1977 generó la
movilización de muchos sindicatos que denunciaban a los empresarios y sus
prácticas y solicitaban el n de los despidos, logrando congelar temporal-
mente los precios y reajustar los salarios, además de aumentar los subsidios
y benecios a los sectores trabajadores y pobres.
41
A nivel internacional, la
CUT en el exilio denunciaba a la dictadura en la 61° reunión internacional,
de la OIT, presionando por la defensa de los derechos humanos y criticando
la falta de libertades sindicales. Esta denuncia también se realizó en la VI
Asamblea General Ordinaria de la Organización de Estados Americanos:
los trabajadores chilenos denunciamos la entrega de las riquezas nacionales a
la voracidad del capital extranjero; la aplicación de una economía que sacrica
generaciones y que enriquece a los ricos y a los poderosos, y lleva a la miseria a
los pobres; y el bestial control del quehacer sindical, lo cual impide que los traba-
jadores elijamos a nuestros representantes.
Los trabajadores denunciamos que, cuando las asambleas son permitidas, son
vigiladas policialmente; que los dirigentes son designados por el Gobierno; que
miles de sindicatos han sido eliminados por decreto […] El Movimiento Sin-
dical chileno, por las consideraciones expuestas estima que la realización de la
Asamblea General de la OEA […] debería favorecer a poner término a la política
represiva del régimen militar en Chile; la restauración de todas las libertades, el
respeto de los derechos humanos; la libertad de todos los detenidos y el restable-
cimiento de las conquistas de los trabajadores.
42
El 29 de abril de 1977 más de 126 organizaciones sindicales publicaron
el “Pliego de Chile”,
43
reexionando respecto del papel de los trabajadores
en el nuevo régimen y rearmando la importancia del sindicalismo como un
actor relevante en la política nacional. El Pliego de Chile criticaba el nuevo
marco jurídico-institucional, las políticas socioeconómicas, la cesantía y la
pobreza, como también las políticas laborales que dicultaban la organiza-
ción sindical, exigiendo la recuperación de la democracia. Así se expresaba
el profundo malestar que recorría a los trabajadores y sus organizaciones,
como también la convergencia entre las organizaciones opositoras a la dic-
tadura.
41. “S. E. anunciará hoy ajustes en la política económica”, La Tercera de la Hora, 11 de
marzo de 1976: 2.
42. Bongcam, Sindicalismo chileno…, 154.
43. “Análisis y aspiraciones de los trabajadores chilenos a 44 meses del Gobierno Mili-
tar. Llamado Pliego de Chile” (1 de mayo de 1977), Centro de Documentación de la Vicaría
de la Solidaridad, Arzobispado de Santiago.
Procesos 44, julio-diciembre 201690
El contexto autoritario provocó que las viejas formas de acción colec-
tiva, como las huelgas o marchas, resultaran difíciles de implementar. Por
un lado, la represión directa signicaba la posibilidad de ser secuestrado,
torturado o encarcelado, mientras que métodos como la huelga –prohibida
hasta 1979– fueran castigadas con despidos. Se generaron nuevas formas de
acción, como el “viandazo”, en el que los trabajadores de la Corporación Na-
cional del Cobre de Chile “subieron a la mina sin el lonchero para choquear
(almorzar), como una forma de demostrar sus problemas económicos”.
44
Era
una acción defensiva, que permitió manifestar el descontento, negándose
a entrar a los comedores de las empresas o, simplemente, no llevando ali-
mento. Durante estas acciones los comedores estaban vacíos, mientras los
trabajadores deambulaban en grupos afuera de los casinos. Otra de las prác-
ticas fue el “ausentismo” laboral, una acción acordada entre centenares de
trabajadores que faltaban al trabajo alegando problemas familiares o enfer-
medades, lo que era una huelga de hecho, demostrando, a pesar del mie-
do y la persecusión, un grado importante de compromiso y organización.
Los diarios de la época informaban de panetos anónimos que señalaban:
“¡Nadie trabaja el 2 [...] Porque estamos ganando una miseria. Porque no
tenemos qué echarle al lonchero”.
45
La revista Qué Pasa señalaba que la paz
laboral estaba en jaque y que entre un 30 y un 60% de trabajadores no habría
trabajado el 2 de noviembre.
46
El movimiento del cobre resaltaba en un clima
donde las voces de resistencia aumentaban, generando nerviosismo en los
dirigentes ocialistas, el régimen y los empresarios, que buscaron acallarlos
rápidamente.
En agosto de 1978 se produjeron nuevos viandazos y paros bajo la forma
de ausentismo laboral en las minas de Chuquicamata; los trabajadores recla-
maban por sus condiciones de trabajo y bajos salarios y exigían la reposición
de sus derechos. La dictadura decretó el Estado de Sitio, deteniendo a 69
trabajadores y responsabilizando a seis dirigentes sindicales por “incitación
al trabajo cortado” y “haber tirado maíz a los trabajadores que no estaban
de acuerdo con la actitud que se quería adoptar y muy especialmente por la
incitación al ausentismo laboral programado para el día 8 de septiembre”.
47
Además de despidos y detenciones, numerosos trabajadores fueron relega-
44. “Comezón en El Teniente”, Qué Pasa 342 (10 al 16 de noviembre de 1977): 10-12.
45. Bongcam, Sindicalismo chileno…, 168.
46. “El fantasma de la huelga… y cómo enfrentarlo”, Qué Pasa 343 (17 al 23 de no-
viembre de 1977): 30-35.
47. “69 detenidos hay en Chuquicamata”, La Tercera de la Hora, 14 de septiembre de
1978: 6. Los detenidos eran acusados de incitar a la huelga, hacer “reuniones clandestinas
o incitar a no entrar a los comedores, llevando panetos”; “Continuará el Estado de Sitio
en El Loa”, La Tercera de la Hora, 6 de septiembre de 1978: 6.
Procesos 44, julio-diciembre 2016 91
dos, enviando a localidades aisladas y en los extremos del país por plazos de
3 a 6 meses; además se dictó el Estado de Sitio, entrengado a los militares el
control territorial de la zona.
El discurso ocial de la dictadura señalaba la presencia de los partidos
políticos que contaminaban al país y a los trabajadores; se denunciaba a de-
mócrata-cristianos y comunistas, acusados de subversivos e incitar al desor-
den. La actividad sindical era demonizada, acusada de peligrosa y asociada
a lo delictivo, por lo tanto, debía ser castigada, señalando que los activistas
sindicales eran agitadores e inltrados que no pertenecerían a obreros del
cobre. La dictadura advertía el peligro de estos movimientos, amenazando a
quienes participaran para quebrar el orden público; cada lucha y manifesta-
ción de descontento o resistencia era fuertemente reprimida y rápidamente
sofocada. Aun así, el viandazo se extendía a otras fábricas y empresas como
la Compañía de Aceros del Pacíco y los portuarios. Mientras aumentaban
las acciones de resistencia, la dictadura cívico-militar preparaba un nuevo
plan laboral que llevaba al ámbito de las organizaciones sindicales y las rela-
ciones laborales la política neoliberal.
eL pLan LaboraL piñera
y La respuesta sindiCaL
El economista José Piñera se convirtió en ministro de Trabajo el 26 de
diciembre de 1978, con el objetivo de proponer un nuevo plan laboral acorde
al modelo neoliberal que impulsaba la dictadura. Piñera reconocía que era
necesario impedir que retornara el “viejo” sindicalismo y propuso legislar
respecto a cinco temas: libertad sindical, democracia sindical, huelga, nego-
ciación colectiva e intervencionismo estatal. Un mes después de la presenta-
ción del Plan Laboral, se promulgaron los Decretos Ley n.° 2544 y 2545, que
permitieron la realización de reuniones sindicales bajo la lógica de construir
un nuevo orden sindical “fundado en la democracia y en la libertad”.
48
Para
José Piñera lo que estaba en juego era: “si se les entrega a los sindicalistas
el poder para paralizar la economía y tomar como rehén al país; lo que se
decide es si los dirigentes sindicales pueden llegar a tener en nuestra so-
ciedad más poder que los parlamentarios”.
49
En lo laboral, se instalaba la
idea de atar los salarios a la productividad y se proponía terminar con la
sindicalización obligatoria, acusándola de ser una medida extorsiva contra
los empresarios.
48. José Piñera, La revolución laboral en Chile (Santiago: Zig-Zag, 1990), 22.
49. Ibíd., 26.
Procesos 44, julio-diciembre 201692
El nuevo modelo consagrado en el Plan Laboral restringió la negociación
colectiva y anuló en la práctica el derecho a huelga al permitir la contratación
de reemplazantes y la negociación individual, además de prohibirla para
los trabajadores scales y las industrias estratégicas como el cobre; la huel-
ga podía durar hasta un máximo de sesenta días, dando por supuesto que
pasado ese plazo los trabajadores renunciaban voluntariamente al trabajo
o aceptaban las condiciones anteriores ofrecidas, además de permitir que
a los 30 días se pudiera negociar individualmente
50
y que, con un mínimo
de trabajadores, se pudiera censurar a los dirigentes. Se posibilitaba a los
empresarios declarar el lock-out en las empresas y les otorgaba amplias facul-
tades para despedir y negociar salarios; así, “cada una de las modicaciones
impuestas por el régimen militar sobre el mundo laboral apuntan al objetivo
de eliminar al movimiento sindical en su condición de agente sociopolítico
nacional; a constreñirlo a un papel negociador débil en el terreno económico-
reivindicativo; y a dejar paso libre a las ‘Leyes del Mercado’ en el plano de
las Relaciones Laborales”.
51
El Plan Laboral buscaba terminar con el modelo de sindicalismo que
existía en Chile desde la década de 1930, lo que llevó a las organizaciones
sindicales a la oposición activa contra esta política. Por un lado, la lucha
contra este plan potenció la organización y coordinación del sindicalismo,
entre sus distintos referentes sindicales como la CNS, el Frente Unitario de
Trabajadores (FUT) y el Grupo de los Diez.
A nes de 1978 se presentó el documento “Los Trabajadores Frente al
Presente y Futuro de Chile” de la CNS y el FUT, donde analizaban la situa-
ción política, económica, cultural y social del país, deniendo como objetivo
central la lucha contra la dictadura y la vuelta a la democracia, el respeto
de los derechos humanos, la Asamblea Constituyente y el n de la econo-
mía social de mercado; señalando que el nuevo modelo servía a “los intere-
ses y la ideología de unos pocos privilegiados y otros pocos tecnócratas”.
52
Este documento señaló un camino de lucha centrado en la recuperación de
la democracia, alejándose del lenguaje de lucha de clases para proponer la
unidad nacional, justicia social y paz. Por otra parte, el Grupo de los Diez
rechazó el proyecto de Plan Laboral, según indicaban los diarios, un “abierto
desafío lanzaron los 10 […] Dicen que solo con bayonetas los harán aceptar
el plan laboral”.
53
50. “El plan laboral en acción”, APSI 64 (1 al 15 de octubre de 1979): 2-3.
51. Tironi y Martínez, Clase obrera y modelo económico…, 230.
52. Coordinadora Nacional Sindical y Frente Unido de Trabajadores, “Los Trabaja-
dores frente al presente y futuro de Chile” (Santiago, 7 de septiembre de 1978), Centro de
Documentación de la Vicaría de la Solidaridad, Arzobispado de Santiago.
53. “Abierto desafío lanzaron los 10”, La Segunda, 5 de enero de 1979: primera página.
Procesos 44, julio-diciembre 2016 93
Los dirigentes y las diversas organizaciones sindicales comprendían que
la política del gobierno signicaba el n del sindicalismo, por eso señalaban
que “los trabajadores rechazamos la nueva institucionalidad laboral. Es un
modelo que no aceptamos. Si se implanta para desgracia de los trabajadores,
porque las bayonetas dan para mucho, la aceptaremos a regañadientes, pero
antes la vamos a combatir”.
54
El dirigente de la ANEF, Tucapel Jiménez, “manifestó a viva voz un
llamado a ‘pedir la renuncia de Pinochet’”,
55
cortando de esta manera las
relaciones con el gobierno. El 8 de marzo de 1979, Día Internacional de la
Mujer, se transformó en una manifestación contra la dictadura, con marchas
en Santiago y otras ciudades importantes, “con gritos y consignas en con-
tra del Gobierno de Chile y vitoreando a la Resistencia”.
56
El 1 de mayo del
mismo año, la dictadura intentó realizar un acto para demostrar el apoyo
de un sector del sindicalismo ocialista a su política, con escasos resultados,
mientras el sindicalismo opositor convocaba a una manifestación que según
los medios de comunicación tenía como n “que los dirigentes politizados
promuevan en Chile, especialmente el 1 de mayo, agitación subversiva des-
tinada a debilitar la autoridad del Gobierno”.
57
El dirigente sindical Eduardo
Ríos indicaba que cualquier posibilidad de diálogo estaba cortada “no más
a las cartas ni peticiones. Hay que movilizarse para conquistar derechos que
legítimamente nos pertenecen. Son derechos que el Gobierno no puede otor-
garnos; lucharemos”.
58
Finalmente, el acto del 1 de mayo terminó dividido
en varias concentraciones, convocadas por los distintos organismos sindi-
cales; aun así, hubo más de seiscientos detenidos, incluyendo a periodistas
extranjeros que fueron expulsados del país.
59
La CNS realizaba constantes llamamientos a la lucha y la unidad sindi-
cal, denunciando la situación de los cesantes y solicitando el aumento de las
remuneraciones.
60
También el FUT proponía un Plan de Lucha,
61
convocando
54. “Belicoso rechazo al plan laboral dio a conocer ‘Grupo de los Diez’ ”, La Segunda,
5 de enero de 1979: contraportada.
55. “Nuevos testimonios de politización entre los sindicalistas opositores”, La Segun-
da, 12 de enero de 1979: 3.
56. “Manifestantes en un concierto”, La Segunda, 9 de marzo de 1979: 2.
57. “Sindicalistas, apoyados por AFL-CIO preparan agitación para de mayo”, La
Segunda, 4 de abril de 1979: contraportada.
58. Ibíd.
59. “Cómo fueron los dos 1° de mayo”, Qué Pasa 420 (3 al 9 de mayo de 1979): 6-8.
60. Consejo Ejecutivo Coordinadora Nacional Sindical. Manuel Bustos, Juan Sepúl-
veda, Hernán Jofre, Manuel Jiménez, Héctor Cuevas, Carlos Morales, Sergio Freyhoffer,
Alamiro Guzmán, “A la opinión pública” (Santiago, 29 de junio de 1979), Centro de Docu-
mentación de la Vicaría de la Solidaridad, Arzobispado de Santiago.
61. Consejo Directivo Nacional, “Plan de lucha del Frente Unitario de Trabajadores
Procesos 44, julio-diciembre 201694
a movilizarse por el reajuste de salarios, el respeto a los derechos sindicales
y el rechazo al plan laboral, exigiendo el fortalecimiento de la negociación
colectiva, el derecho a huelga y rechazo al lock-out.
Entre 1979 y 1981 se realizaron una cantidad importante de huelgas en
los sectores del cobre, Textil Victoria, SUMAR, Panal, El Carbón, Vinex, entre
otras. Como señalaban los trabajadores, “tenemos mucho que ganar y ya
casi nada que perder”.
62
La realidad es que los trabajadores habían perdido
ya gran parte de sus conquistas sindicales, como también sus derechos so-
ciales; en 1978 el desempleo rondaba el 13% y la distribución del ingreso se
había concentrado en los sectores de medianos y altos ingresos, afectando
particularmente a los trabajadores;
63
el empleo en el sector industrial había
caído casi un 10%, al igual que la construcción,
64
aumentando en minería,
comercio y servicios.
Sin embargo, la importante cantidad de huelgas que se produjeron entre
1979 y 1981 enfrentaron difíciles condiciones. Los propios dirigentes sindi-
cales señalaban las maniobras patronales que prepararon durante meses el
aumento de stock para que, cuando llegara la huelga “estuvieran abarrotadas
las bodegas”.
65
El dirigente textil Manuel Bustos señalaba que las huelgas en
el área de la textilería fueron muy duras y “los acuerdos que se lograron fue-
ron entre quedar cesantes o seguir con trabajos”,
66
como fue el caso de Boto-
nes Giglio, La Sacala, Coresa (donde se declaró el lock-out) y otras empresas.
La mayoría de las huelgas se extendían hasta el n del plazo legal (sesenta
días) y terminaban en fuertes derrotas, en las que los trabajadores acepta-
ban incluso la pérdida de conquistas para mantener el empleo. En industrias
como CTI los empresarios despedían previamente a una gran cantidad de
trabajadores, aprovechando las ventajas de la ley laboral, recontratándolos
en peores condiciones; lo mismo sucedía en otras áreas como comercio, tex-
tiles, línea blanca e industria metalúrgica. La huelga, tradicional herramienta
de lucha de la clase trabajadora, comenzó a ser impugnada por la propia
legislación laboral, quitando toda su potencialidad como herramienta de
lucha. A su vez, los cambios estructurales afectaban a los trabajadores, exi-
giendo el incremento de la productividad, intensicación del trabajo, provo-
(FUT)” (Santiago, 2 de agosto de 1979), Centro de Documentación de la Vicaría de la Soli-
daridad, Arzobispado de Santiago.
62. Manuel Bustos y otras 28 rmas de dirigentes sindicales, “A la opinión pública”
(Santiago, 26 de octubre de 1978), Centro de Documentación de la Vicaría de la Solidari-
dad, Arzobispado de Santiago.
63. “Ingresos. Polémicas cifras sobre su distribución”, APSI 68 (15 de enero de 1980): 4.
64. “El desempleo nuestro de cada día”, APSI 77 (16 al 31 de julio de 1980): 13.
65. “La mala huelga”, APSI 71 (marzo de 1980): 4.
66. Ibíd.
Procesos 44, julio-diciembre 2016 95
cando altos índices de cesantía y caída del empleo industrial, factores que
debilitaban los sindicatos y buscaban quebrar los lazos de solidaridad y uni-
dad de los trabajadores, al instalar la competencia e individualismo.
En 1980 las organizaciones sindicales llegaron divididas al 1 de mayo;
además, el clima represivo instalado luego de la detención de decenas de
personas durante el 8 de marzo se asentó con la prohibición ocial a realizar
cualquier acto unitario y público para el 1 de mayo, tal como había solicitado
el Comando Nacional de Defensa de los Derechos Sindicales.
De todos modos, el proceso de recuperación y reorganización sindical
seguía su curso, recuperando directivas sindicales durante las elecciones
de 1980 que “dieron mayorías absolutas a dirigentes que se ubican en la
oposición”;
67
estas elecciones resultaron un gran problema para la dictadu-
ra y el sindicalismo ocialista que denunciaban no estar “conformes con la
institucionalidad laboral diseñada por Piñera: ella no asegura que los in-
condicionales sean elegidos”.
68
En el cobre se fortaleció la Confederación de
Trabajadores del Cobre (CTC), organización que fue uno de los pilares de la
convocatoria a las primeras protestas contra la dictadura en 1983. Lo mismo
sucedió en las elecciones de empresas como Acero Huachipato, petróleo, fe-
rroviarios, bancarios, comercio y ENDESA.
Aun cuando la legislación laboral era restrictiva, entre 1979 y 1981 se reali-
zaron numerosas huelgas, aunque la mayoría con resultados adversos para los
trabajadores. Mientras los empresarios aprovecharon la institucionalidad la-
boral del nuevo plan para debilitar la huelga y la negociación colectiva, los sin-
dicatos se oponían porque consideraban que se trataba de derechos esenciales
de los trabajadores, que los llenaban de “dignidad” y “solidaridad”, señalan-
do que la huelga era un “legítimo instrumento de su lucha reivindicativa”.
69
Las organizaciones como la CNS, la UNT o el Grupo de los Diez emitían
declaraciones de apoyo a cada lucha, emprendían viajes, colaboraban con la
defensa legal de los detenidos; visitaban las fábricas en huelga u organizaban
peñas y actos para juntar fondos, a pesar de la dicultad para organizarse y
la persecución que se mantenía contra dirigentes y activistas. Estas luchas,
las diversas manifestaciones de resistencia, las acciones de solidaridad y las
huelgas, mantenían activa la organización de los trabajadores, expresada en
la demanda y organización en torno a problemas económicos, pero también
en lucha contra la dictadura y su régimen autoritario. La resistencia poseía
una doble dimensión: era defensiva, como reacción ante la arremetida de la
dictadura y los empresarios contra los trabajadores, buscando resguardar la
67. “¿Quién es quién en la gran minería del cobre?”, APSI 76 (1 al 15 de julio de 1980): 2.
68. Ibíd.
69. “Sumas y restas de una negociación”, APSI 66 (noviembre de 1979): 4.
Procesos 44, julio-diciembre 201696
integridad física de dirigentes y activistas o a las organizaciones, intentando
mantener las condiciones de vida frente a las políticas económicas; asimis-
mo, conllevaba un aspecto activo, movilizaba la acción, permitía reagrupar
fuerzas, organizarse, buscar estrategias y alternativas de lucha.
Las cartas, peticiones, denuncias, declaraciones, conferencias de prensa
y boletines fueron una herramienta fundamental de la acción política y sin-
dical; ya sea denunciando las condiciones de vida de los trabajadores hasta
críticas más abiertas a la propia dictadura. El trabajo furtivo y clandestino
realizado durante años, encontraba ahora canales de expresión y organiza-
ción permitiendo también la coordinación con otros sectores, como estudian-
tes y pobladores.
Comentarios finaLes
El proceso de racionalización y liberalización económica que impulsó
la dictadura promovió la “inversión, comercio y nanciamiento extranjero,
mayoritariamente privado”,
70
en un contexto político autoritario y excluyen-
te. El efecto sobre el movimiento sindical implicó, como señala Campero,
una crisis política relacionada con la marginación y exclusión de los sindica-
tos y los partidos tradicionales de base obrera, como el comunista o socia-
lista; además, se vivió una crisis ideológica que se evidenciaba en la “dilu-
ción de la coherencia y de la fuerza convocante con que operaba el discurso
sindical histórico”;
71
el impacto propiamente estructural, relacionado con los
cambios operados en el aparato productivo nacional, con la disminución de
los sectores industriales como base del sindicalismo histórico tradicional y,
nalmente, una crisis organizacional, que se expresó en la ruptura de su co-
lumna vertebral, la Central Unitaria de Trabajadores, como también en la
dispersión provocada por la emergencia de nuevos grupos sindicales, algu-
nos de ellos anes a la dictadura y que expresaban las diferencias políticas
sobre cómo enfrentar a la dictadura y el futuro del país. De esta manera, el
sindicalismo chileno tuvo que enfrentar una severa crisis que implicó una
serie de transformaciones en su composición, fuerza e identidad.
El movimiento sindical fue relevante para mantener organizada la resis-
tencia a la dictadura, con diversas manifestaciones y acciones públicas de
protesta y oposición,
72
las que no alcanzaron a paralizar las políticas econó-
70. Campero, Movimiento sindical chileno…, 26.
71. Ibíd., 36.
72. Rodrigo Araya, Organizaciones sindicales en Chile. De la resistencia a la política de los
consensos: 1983-1994 (Santiago: Universidad Finis Terrae, 2015).
Procesos 44, julio-diciembre 2016 97
micas ni laborales del régimen, pero permitieron mantener vivas las deman-
das como el derecho a huelga o negociación colectiva, como también posibi-
litaron la coordinación de los distintos referentes sindicales para unicar las
demandas y peticiones, lo que se expresó en el rol que cumplió el Comando
Nacional de Trabajadores durante los primeros llamados a protestas nacio-
nales, en 1983. A partir de ese año “el descontento popular con el régimen
se expresó a través de una serie de manifestaciones populares callejeras que
adquirían crecientes grados de violencia”.
73
Ese ciclo de protestas populares
expresó, según el historiador Mario Garcés, un profundo malestar social tras
diez años de dictadura, que “prepararon el camino para el reestablecimiento
de la democracia”.
74
Aquellos trabajadores, sindicatos y organizaciones que resistieron las
políticas de la dictadura tuvieron que desarrollar nuevos caminos y estra-
tegias para la acción, la organización y la lucha. Buscaron el apoyo de ins-
tituciones como la Iglesia católica, tratando de concebir nuevas formas de
acción, como el ausentismo o el viandazo, para enfrentar la represión y el
miedo. Además de recuperar sus métodos tradicionales de lucha y recrear
otras formas de expresión, debieron encarar los cambios estructurales y sub-
jetivos que se estaban viviendo bajo dictadura. El lenguaje de la lucha de
clases y del clasismo dio paso a uno de conciliación; otros asumieron la idea
de sindicatos sin partidos políticos o despolitizados, asumiendo el ideario de
la dictadura. El reformismo mantuvo su estrategia de conciliación de clases,
en la búsqueda de la unidad de la oposición amplia contra la dictadura y la
vuelta a la democracia.
La crisis del movimiento sindical se explica, como señalábamos antes,
por la propia debilidad de los sindicatos debido al proceso de transformacio-
nes iniciadas desde el golpe de Estado, que en el ámbito productivo afecta-
ron a la gran empresa con su secuela de despidos y reconversión industrial;
además de ello, la represión y persecución signicó que sus principales refe-
rentes fueran asesinados, exiliados o despedidos, también inuyó la división
del propio movimiento sindical en una importante diversidad de tenden-
cias, y el retroceso subjetivo provocado por el miedo, la cesantía y la miseria.
Por otro lado, las dirigencias sindicales fueron asumiendo una nueva políti-
ca, centrada en la lucha contra la dictadura y la vuelta a la democracia, como
también en un discurso de conciliación y diálogo social. La lucha de clases,
el clasismo, la valoración del sindicato, la reivindicación de la acción política
73. Igor Goicovic, “La refundación del capitalismo y la transición democrática en Chi-
le (1973-2004)”, Revista La Sociología en sus escenarios, n.º 17 (2008), http://aprendeenlinea.
udea.edu.co/revistas/index.php/ceo/article/view/6927/6342.
74. Mario Garcés, “Los movimientos sociales populares en el siglo XX: balance y pers-
pectivas”, Revista Política, n.
o
43 (primavera 2004): 28.
Procesos 44, julio-diciembre 201698
obrera o la idea de revolución, fueron progresivamente desapareciendo del
discurso y la práctica sindical; este proceso también lo vivió gran parte de
la izquierda chilena, en lo que se conoce como la ‘renovación socialista’,
75
donde se abandonó la idea de socialismo, asumiendo la democracia como el
único régimen posible.
Si bien existieron expectativas con que el n de la dictadura representa-
ría un mejoramiento en las condiciones de vida de los trabajadores y la so-
ciedad chilena, que permitiría recuperar las conquistas económicas, sociales
y sindicales previas al golpe de Estado, esto no sucedió. Tras el triunfo de la
opción “No” en el plebiscito, el protagonismo de los movimientos sociales
fue mermando producto del “protagonismo de las élites políticas en la nego-
ciación con el régimen militar dentro de los marcos jados por este”, lo que
“condujo a un proceso de cambio centrado en la esfera político-institucional
y dejó incumplida la promesa de la campaña previa: la reintegración social
en un marco democrático”.
76
La transición chilena se sostuvo en la acepta-
ción por parte de los partidos de la Concertación, del modelo económico
y social implementado por Pinochet y en nuevas formas de hacer política,
sustentadas en la lógica de los acuerdos de diálogo social, privilegiando el
consenso por sobre la confrontación. Fue así que “ni la participación ni la
justicia social llegaron con la democracia. La dirigencia sindical aspiraba a
ser reconocida como interlocutor válido […] y se sentían con el derecho a
participar, derecho ganado en la lucha contra la dictadura”.
77
Finalmente, la política laboral de la dictadura se basó en la desarticula-
ción, despolitización y reestructuración. La desarticulación tuvo como obje-
tivo desmantelar el modelo de relaciones sindicales y laborales del modelo
de desarrollo industrial implementado en la década de los treinta, especí-
camente a través del Plan Laboral del año 1979, en que los sindicatos fueron
atomizados, perdiendo su fuerza y poder de negociación. La despolitización
tuvo como objetivo quebrantar la identidad de clase y la asociación del mo-
vimiento sindical con los partidos de izquierda, que terminó con un movi-
miento sindical que se concentró en la lucha contra la dictadura y el retorno
a la democracia, dejando de lado el cuestionamiento al capitalismo o la lucha
por la revolución social; mientras que la reestructuración se basó en la im-
plementación del modelo neoliberal, provocando la precarización y exibili-
75. Mauro Salazar y Miguel Valderrama, Dialectos en transición: política y subjetividad en
el Chile actual (Santiago: Lom, 2001).
76. Paul W. Drake e Ivan Jaksic, El modelo chileno: democracia y desarrollo en los noventa
(Santiago: Lom, 2002), 379.
77. Jorge Rojas, “El movimiento sindical chileno en la transición a la democracia”,
Revista Proposiciones, n.
o
22 (1993): 54.
Procesos 44, julio-diciembre 2016 99
zación del empleo, el retroceso del trabajo industrial, el auge del comercio y
servicios, una nueva cultura individualista y de consumo, entre otras cosas.
La clase trabajadora y sus organizaciones fueron excluidas como fuerza
social y política en la dictadura y en la posterior transición a la democracia;
sin embargo, en la actualidad se está reabriendo el debate estratégico sobre
la reemergencia de la clase trabajadora y sus organizaciones, como también
la necesidad de luchar contra el código laboral que viene desde la dictadura,
una de las demandas pendientes del movimiento sindical.
fuentes y bibLiografía
FUENTES PRIMARIAS
Archivos
Centro de Documentación de la Vicaría de la Solidaridad. Arzobispado de Santiago. Chile.
Centro de Estudios y documentación Miguel Enríquez (CEME). Bandos militares de
la Junta de Gobierno de las Fuerzas Armadas y Carabineros de Chile. www.
archivochile.com.
Periódicos y revistas
APSI. Revista de la Agencia de Prensa de Servicios Internacionales, 1979-1981.
El Mercurio, 1976-1979.
Informativo CODEHS. Boletín del Comité de Derechos Humanos y Sindicales, 1980-
1981.
La Segunda, 1977-1979.
La Tercera de la Hora, 1974-1979.
Páginas Sindicales. Órgano de la Coordinadora Nacional Sindical, 1980-1984.
Qué Pasa, 1977-1980.
Entrevistas
Acuña, José. Dirigente sindical del Sindicato de Excavadores y Alcantarilleros. En
conversación con la autora. Julio de 2010.
Labraña, Moisés. Dirigente sindical metalúrgico En conversación con la autora.
Agosto de 2009.
Tapia, Germán. Interventor de Textilería Sumar Seda. En conversación con la autora.
Febrero de 2014.
Procesos 44, julio-diciembre 2016100
Ulloa, Ismael. Dirigente sindical de Cristalerías Chile. En conversación con la autora.
Octubre de 2013.
fUentes seCUndarias
Álvarez, Rolando. Desde las sombras. Una historia de la clandestinidad comunista (1973-
1980). Santiago: Lom, 1993.
Angell, Alan. Partidos políticos y movimiento obrero en Chile. Ciudad de México: Era,
1974.
Araya, Rodrigo. Organizaciones sindicales en Chile. De la resistencia a la política de los
consensos: 1983-1994. Santiago: Universidad Finis Terrae, 2015.
Barrera, Manuel, Helia Henríquez y Teresita Selamé. Sindicatos y Estado en el Chile
actual. Santiago: Naciones Unidas / CES, 1985.
Bongcam, Carlos. Sindicalismo chileno. Hechos y documentos. 1973-1983. Estocolmo:
Círculo de Estudios Latinoamericanos, 1984.
Campero, Guillermo. Movimiento sindical chileno en el capitalismo autoritario: el proceso
1973-1981. Un intento de reexión y perspectiva. Santiago: ILET, 1982.
______, Víctor E. Tokman, Eugenio Tironi y Ángel Flisch. Los actores sociales en el
nuevo orden laboral. Santiago: Dolmen, 1993.
Comisión Nacional de Reparación y Reconciliación, Informe de la Comisión de Verdad
y Reconciliación. Vol. I. T. I. Santiago: Corporación Nacional de Reparación y
Reconciliación, 1996.
Comisión Nacional sobre prisión política y tortura, Informe Comisión Nacional sobre
prisión política y tortura. Santiago: Ministerio del Interior, 2004. http://www.
comisiontortura.cl.
Díaz, Álvaro. “La reestructuración industrial autoritaria en Chile”. Revista Proposicio-
nes, n.
o
17 (julio 1989): 14-35.
Díaz, Paola, y Carolina Gutiérrez. “Resistencia en dictadura y en post-dictadura: la
acción colectiva de la agrupación de familiares de detenidos desaparecidos en
Chile”. Pandora: revue d’etudes hispaniques, n.
o
8 (2008): 187-204. http://dialnet.
unirioja.es/servlet/articulo?codigo=2925972.
Drake, Paul, e Ivan Jaksic. El modelo chileno: democracia y desarrollo en los noventa. San-
tiago: Lom, 2002.
Foxley, Alejandro, “Hacia una economía de libre mercado: 1974-1979”. Revista Estu-
dios CIEPLAN, n.
o
4 (abril-junio 1981): 5-37.
Frías, Patricio. Construcción del sindicalismo chileno como actor nacional 1973-1988. San-
tiago: CUT / Programa Economía del Trabajo, 1993.
Garcés, Mario. “Los movimientos sociales populares en el siglo XX: balance y pers-
pectivas. Revista Política, n.
o
43 (primavera 2004): 13-33.
Garretón, Manuel Antonio. El proceso político chileno (Santiago, FLACSO, 1983), 139.
Goicovic, Igor. “La refundación del capitalismo y la transición democrática en Chile
(1973-2004)”. Revista La Sociología en sus escenarios, n.º 17 (2008). http://apren-
deenlinea.udea.edu.co/revistas/index.php/ceo/article/view/6927/6342.
Lechner, Norbert. Obras escogidas: crisis del Estado en América Latina. Santiago: Lom,
2006.
Procesos 44, julio-diciembre 2016 101
Moulian, Tomás. Chile, actual anatomía de un mito. Santiago: Lom / Arcis, 1997.
Piñera, José. La revolución laboral en Chile. Santiago: Zig-Zag, 1990.
Rojas, Jorge. “El movimiento sindical chileno en la transición a la democracia”. Revis-
ta Proposiciones, n.
o
22 (1993): 54-79.
Ruiz, Carlos, y Giorgio Boccardo. Los chilenos bajo el neoliberalismo. Santiago: Nodo
XXI / El Desconcierto, 2014.
Salazar, Gabriel, y Julio Pinto. Historia contemporánea de Chile. La economía: Mercados,
empresarios y trabajadores. T. III. Santiago: Lom, 2002.
Salazar, Mauro, y Miguel Valderrama. Dialectos en transición: política y subjetividad en
el Chile actual. Santiago: Lom, 2001.
Stillerman, Joel. “Continuidades, rupturas y coyunturas en la transformación de los
obreros de MADECO S. A., 1973-2000”. Política, n.
o
44 (otoño 2005): 165-196.
Svampa, Maristella. Los nuevos rostros de la marginalidad. Buenos Aires: Instituto de
Investigaciones Gino Germani / Universidad de Buenos Aires, 2003.
Tamayo, Víctor. ACU rescatando el asombro: historia de la Agrupación Cultural Universi-
taria. Santiago: La Calabaza del Diablo, 2006.
Tironi, Eugenio, y Javier Martínez. Clase obrera y modelo económico. Un estudio del peso y
la estructura del proletariado en Chile, 1973-1980. Santiago: Programa Economía
del Trabajo / Academia de Humanismo Cristiano, 1993.
Ulloa, Víctor. El movimiento sindical chileno. Del siglo XX hasta nuestros días. Santiago:
Ocina Internacional del Trabajo, 2003.
Yocelevsky, Ricardo. Chile: partidos políticos, democracia y dictadura. 1970-1990. Santia-
go: Fondo de Cultura Económica, 2002.

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.


ISSN: 1390-0099

Licencia de Creative Commons
Procesos: revista ecuatoriana de Historia is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 4.0 Internacional License.