rosario Coronel feijóo. Poder local entre la colonia
y la rePública. riobamba, 1750-1812. QUito:
Universidad andina simón Bolívar, sede eCUador /
CorPoraCión editora naCional, 2015, 278 PP.
Esta obra constituye un suceso historiográco clave para la reinterpre-
tación del conjunto de elementos y envolventes dinámicas que marcan las
postrimerías de la etapa colonial. La gran virtud de la obra, al interesarse
en una de las coyunturas tal vez más complejas para el análisis histórico,
es concentrarse en la exploración de un contexto que pese a ser previo a la
independencia, no es analizado desde la perspectiva teleológica consagrada
por la historiografía nacional. Al contrario, las dinámicas del poder local rio-
bambeño a largo plazo revelan que las inercias coloniales se proyectaron y
condicionaron las relaciones de poder, especícamente vinculadas al mundo
indígena, más allá de la emancipación.
De hecho, en relación con el campo disciplinar en el que se inscribe la
investigación, esta representa un tipo de historia social el a las rutas traza-
das por la historia andina que despegó en la década de 1980, que se interesó
por trascender las excluyentes historias nacionales para ofrecer una mirada
distinta y compleja de las sociedades que habitaban los Andes, de su persis-
tencia cultural en la larga duración y de su agencia determinante frente a las
estructuras del poder colonial y luego republicano.
La obra de Rosario se enmarca, concretamente, en el interés por conocer
las tensiones sociales frente a las dinámicas del poder local en Riobamba en
la transición de mediados del XVIII al XIX, con el n expresamente decla-
rado de encontrar una respuesta en el pasado a la vigencia de las profun-
das brechas sociales que polarizan hasta hoy la sociedad blanco-mestiza y
la indígena en la provincia de Chimborazo. Su aproximación al tema no es
solo histórica, se nutre de su experiencia como socióloga dedicada por largos
años al estudio de la realidad indígena de la provincia.
El libro se organiza en ocho capítulos que informan con detalle sobre la
manera como la élite riobambeña intentó recongurarse luego de la crisis
Procesos: revista ecuatoriana de historia, n.º 43 (enero-junio 2016), 171-185. ISSN: 1390-0099
-PRO43.23agos.indd 171 18/10/16 11:43
Procesos 43, enero-junio 2016
172
obrajera y en el marco de las políticas de exacción monetaria y reordenamien-
to social que promueven las reformas borbónicas en la segunda mitad del
XVIII. Observamos un corregimiento que ha dejado atrás su condición de
centro de la industria textil quiteña del siglo XVII para convertirse en una
región subsidiaria de Quito y del Virreinato de Nueva Granada, de la cual se
extraen los recursos para nanciar la nueva geopolítica colonial y el cordón
defensivo creado para repeler el asedio de las potencias europeas rivales. Su-
giere la obra que la salida que vislumbraron las élites en tal contexto no fue
otra que volcarse a una economía hacendaria que se mostró inecaz en tér-
minos de su potencialidades productivas y despegó principalmente a base de
aumentar el coeciente de explotación del trabajo indígena, lo que explica la
ola de levantamientos duramente reprimidos por criollos y funcionarios. Un
tímido proyecto de reactivación que contó con apoyo ocial y que apostó a la
diversicación económica y la explotación minera habría fracasado.
En este contexto de crisis –y sobre todo ante determinadas coyunturas
que Rosario Coronel propone examinar con nes metodológicos, como el te-
rremoto de 1789, las rebeliones indígenas y la revolución de Quito-, las élites
ancadas en el poder local se develan como facciones en disputa y grupos
inestables que oscilan entre la alianza y el enfrentamiento, y hacen de la polí-
tica local un instrumento para sortear la crisis económica y defender sus pri-
vilegios. Uno de los puntos más interesantes que destaca la investigación es el
relativo a la posibilidad que estas élites tuvieron de insertarse en el sistema de
recaudación de impuestos gracias a que el Estado subastaba dichos cargos, lo
que hacía del aparato scal borbónico una importante forma de reproducción
económica de los grupos criollos, más trascendente, en ciertos momentos, que
la propiedad de la tierra o el comercio. La recolección de diezmos y primicias
exigidos a los indígenas daba lugar a un gran sistema de encadenamiento de
intereses a escala tanto local como regional, dentro del cual los riobambeños
jugaban el papel de subarrendadores a veces en sociedad con ciertos caciques.
La obra deja al descubierto que esta práctica de despojo de los bienes indíge-
nas tuvo dimensiones tan importantes como el reparto de mercancías en el
Perú y fue motivo también de una fuerte movilización, en este caso la de 1803.
Una vez examinada la “república de blancos” en los tres primeros capí-
tulos de los cuales solo hemos mencionado ciertos rasgos, Rosario dedica el
cuarto capítulo a la “república de indios”, análisis que sin duda es el más inte-
resante de toda la obra. Basado en un trabajo de fuentes minucioso y exhausti-
vo, producto de un paciente recorrido por repositorios documentales de difícil
acceso y un trabajo de sistematización de datos sin precedentes en el trata-
miento del tema, la autora pinta un cuadro general de la manera como los caci-
cazgos desarrollaron estrategias políticas y económicas para preservar niveles
de autonomía y cohesión comunitaria en el marco del nuevo sistema scal y
-PRO43.23agos.indd 172 18/10/16 11:43
Procesos 43, enero-junio 2016
173
el modelo hacendario en ciernes. Merece una nota especial su investigación
sobre el papel activo de las cacicas de Riobamba en los procesos de negociación
política con el poder local (cabe decir, en este punto, que la historia de los caci-
cazgos coloniales femeninos, trabajada de manera pionera y desde hace años
por Rosario, es una de sus contribuciones más importantes a la historiografía
del país). También en este cuarto capítulo la crisis obrajera marca la transición
entre una sociedad indígena fuertemente dinamizada en el siglo XVII por la
lógica de la economía textil, a otra que se ve obligada en el XVIII a rearticularse
a un modelo tributarista-hacendario en el que élites locales y Estado colonial se
disputan la captación de los excedentes del trabajo indígena, paradójicamente
en el marco de una estrategia regional en la que ambas partes se asocian.
Rosario muestra las distintas posiciones de la población indígena frente
a las políticas de incremento de la recaudación tributaria impulsadas por la
Corona, las mismas que apostaron por convertir la creciente masa de indios
forasteros y dispersos en indios llactayos, es decir, inscritos en el “pacto tri-
butario” por el cual el pago del tributo garantizaba la posesión de tierras de
comunidad), lo que motivó la gran sublevación indígena de 1764 protagoni-
zada por los forasteros reacios a este cambio.
En la misma línea, observa la autora que las luchas intercacicales no solo
se agudizaron en esta transición, sino que el programa de tributarización de
la población nativa terminó por favorecer, paradójicamente, la transferencia
de trabajadores indígenas a la hacienda criolla local. Entre las páginas más
interesantes que constan en la obra, se destacan aquellas dedicadas precisa-
mente al programa de reordenamiento cacical que emprendió el funcionario
ilustrado Bernardo Darquea, logrando incrementar los indios tributarios a
costa de reducir drásticamente el número de jefaturas étnicas (de 119 a 47) y
reagrupar población a favor de los cacicazgos de llactayos. Por este motivo,
la lealtad de grupos llactayos hacia la Corona se proyectará con fuerza en el
marco de apoyo a la contrarrevolución quiteña de 1809.
Entre los capítulos cinco y siete Rosario analiza la coyuntura del terre-
moto de 1789 y el traslado de Riobamba, como un nuevo escenario en el que
el poder local reconstituido incrementa la política de despojo de tierras indí-
genas en el lugar destinado a la nueva ciudad. Se describe cómo este proceso
favorece el avance de la hacienda y el consiguiente fortalecimiento de las
relaciones serviles, a cambio de destruir la autonomía de las comunidades
instaladas en un valle antes multiétnico. Por n, el último capítulo explora la
posición de la élite riobambeña frente a la revolución quiteña, concluyendo,
entre otras cosas, que la asxia económica de la región es el factor clave que
explica su posición adversa ante Quito en la coyuntura de 1809.
Luego de hacer estas anotaciones que no agotan para nada la rica proble-
mática que contiene la obra, es necesario destacar algunas de sus contribu-
-PRO43.23agos.indd 173 18/10/16 11:43
Procesos 43, enero-junio 2016
174
ciones para una reinterpretación de ciertos aspectos de las reformas borbó-
nicas y de los cambios que experimenta la economía colonial entre los siglos
XVII y XVIII.
En primer lugar, desde la perspectiva del análisis de Rosario, se advierte
que es necesario relativizar la idea de que las reformas borbónicas apostaron
como un elemento central de su política a desplazar a la clase criolla de la ad-
ministración colonial. En casos como el de Riobamba, se reejan más bien las
debilidades de las políticas de centralización, en tanto no afectaron las formas
de reproducción económica de las élites vinculadas al desempeño de cargos
administrativos alcanzados vía subasta y arrendamiento. En este ejercicio que
se generalizó se entremezclaron los intereses de funcionarios y de criollos,
lo que desmiente que la tensión política fundamental de la Colonia tardía
haya sido en todos los casos la oposición españoles-criollos. Por esta razón,
el patrimonialismo, que es el elemento con el que Rosario caracteriza el com-
portamiento de la élite, cobra una especicidad que vale la pena profundizar.
En segundo lugar, los puntos señalados por la autora sobre la generaliza-
ción de las relaciones serviles en el proyecto hacendario regional de nes del
XVIII y la reducción del número y la diversidad de cacicazgos son elementos
que invitan a repensar los contrastes entre el siglo XVIII y el anterior (el XVII)
marcado por el predominio del modelo obrajero y las condiciones que la in-
dustria textil pudo haber brindado para que el sector indígena diversique su
economía, se inserte al mercado interno, y pueda reconstruir sus identidades
étnicas de manera más exible, como se expresó en el caso del forasterismo in-
dígena. Esta cuestión, de hecho, entra en diálogo con el trabajo sobre Cuenca
de Jacques Poloni, en el que se demuestra que los momentos de expansión o
de crisis de la economía regional estuvieron asociados a ciclos de mestización
o de indianización, mediante los cuales la comunidad indígena se integraba o
se aislaba. Como señala Rosario, al evocar a Oberem, la introvertida hacienda
riobambeña de nes del siglo XVIII habría contribuido a destruir la diversi-
dad indígena al homogenizarla bajo el modelo del concertaje y al asumir el
hacendado el papel del cacique. Estos son aspectos medulares del libro.
A manera de conclusión, dejamos abierta una discusión con ciertos plan-
teamientos de la obra, como el que hace relación a la condición subsidiaria de
Riobamba frente a la capitalidad y centralidad de Quito, y el que reere a la
tesis de la incapacidad de las élites para encontrar salidas económicas inteli-
gentes a la crisis regional. Consideramos que tanto Riobamba como Quito, en
su calidad de regiones vinculadas al anterior modelo de “economía dirigida”
característico del siglo XVII, fueron desplazadas del nuevo esquema económi-
co borbónico del libre comercio en el siglo XVIII, en tanto este programa privi-
legió zonas, generalmente costeras, que fueran aptas para activar la economía
de exportación. Las regiones serranas antes obrajeras dejaron de ser una prio-
-PRO43.23agos.indd 174 18/10/16 11:43
Procesos 43, enero-junio 2016
175
ridad. A esto se añade que el modelo geopolítico de los Borbones fragmentó
profundamente la Audiencia de Quito, lo que activó la emergencia de proyec-
tos autonomistas de carácter regional no solo en Riobamba, sino también en
Quito, que buscaron sin conseguirlo ser reconocidos por la Corona. El apoyo
de Carondelet y Darquea a los mismos también tiene que ser explicado en ese
contexto. Como otro punto de discusión en esta línea, subrayamos el hecho
de que dada la naturaleza de la economía colonial, dependiente del capital
mercantil, no existían las condiciones para que las élites dieran el salto a un
sistema productivo moderno porque, como lo arma David Brading, la base
tecnológica en las colonias siempre fue la energía humana.
Rosemarie Terán Najas
Universidad Andina Simón Bolívar, Sede Ecuador
mario mUrillo. la bala no mata sino el destino. Una crónica
de la insUrrección PoPUlar de 1952 en bolivia. Prólogo
de silvia rivera CUsiCanQUi. la Paz: Piedra rota /
PlUral editores, 2012, 164 PP.
El trabajo de Mario Murillo puede caracterizarse como una lectura “a
contrapelo” de la historiografía ocial boliviana sobre la Revolución de 1952.
Un ejercicio interpretativo de reapropiación –en palabras de su autor– del
acontecimiento, por parte de quienes participaron en él y no constan en los
registros historiográcos referidos a un proceso que, al ser tomado como re-
hén por la clase política blanco-mestiza, desactiva el conicto subyacente en
la insurrección popular para incorporarla, luego, en un ejercicio historiográ-
co “ocial”, orquestado para institucionalizar al MNR y a sus líderes, como
artíces y conductores de la revolución, “relato [que] se ordena desde la pers-
pectiva de una mirada colonial y occidental, marcada por la búsqueda de
verosimilitud, por la cronología unilineal y por el relato totalizador” (p. 34).
Lo que el libro interroga es la reconstrucción histórica de la revolución
de 1952 basada en liderazgos personales salidos de las las del MNR, vistos
como artíces y conductores de un proceso de ruptura al que la población
es acarreada como “lo accesorio que sigue a la suerte de lo principal” (p. 38).
Referida al testimonio de mineros, trabajadores fabriles, carabineros, trans-
portistas y habitantes de La Paz y El Alto, la reconstrucción del conicto des-
articula la linealidad del relato ocial e interroga la posibilidad de identicar
un solo movimiento insurreccional reemplazándola a través de la evidencia
testimonial, por el panorama de una multiplicidad de conictos urbanos.
Esta impugnación ocurre dentro del marco interpretativo poscolonial
que, al acudir a la memoria social de varios de los actores de la revolución,
-PRO43.23agos.indd 175 18/10/16 11:43

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.


ISSN: 1390-0099

Licencia de Creative Commons
Procesos: revista ecuatoriana de Historia is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 4.0 Internacional License.