Prostitución femenina en Quito: actores,
perspectiva moral y enfoque médico
(primera mitad del siglo XX)
Female Prostitution in Quito: Actors, Moral Perspective
and Medical Approach (First Half of the 20th Century)
Sophia Checa Ron
Universidad Andina Simón Bolívar, Sede Ecuador
schron84@hotmail.com
Fecha de presentación: 7 de enero de 2016
Fecha de aceptación: 19 de abril de 2016
Artículo de investigación
Procesos: revista ecuatoriana de historia, n.º 43 (enero-junio 2016), 121-146. ISSN: 1390-0099
-PRO43.23agos.indd 121 18/10/16 11:43
RESUMEN
Este artículo investiga las prostitutas en Quito, uno de los grupos más
estigmatizados de la sociedad, durante la primera mitad
del siglo XX. El trabajo analiza no solo quiénes fueron estas mujeres,
sino también sus clientes y proxenetas. A continuación, se explora
la concepción católica de la prostituta como pecadora y la manera
en que la medicina construyó la imagen de difusora de los males
venéreos. En este recorrido se destaca el papel desempeñado
por la Ocina de Prolaxis Venérea y su “Reglamento”,
como dispositivos de vigilancia y control.
Palabras clave: Historia social, mujeres, prostitución, salud pública,
medicina social, enfermedades venéreas, Ecuador, siglo XX.
ABSTRACT
This article investigates prostitutes in Quito, one of the most
stigmatized of society during the rst half of the twentieth century
groups. The paper not only analyzes who these women were, but also
their clients and pimps. Then follows the exploration of the Catholic
conception of a prostitute as sinful and how medicine constituted the
image of diffusion of venereal diseases. On this view, the role played
by the Ofce and Regulation of Venereal Prophylaxis as monitoring
and control devices is highlighted.
Keywords: Social history, women, prostitution, Public health, Social
medicine, venereal diseases, Ecuador, 19th Century.
Sophia Checa Ron
Magíster en Estudios de la Cultura, por la Universidad Andina Simón Bolívar,
Sede Ecuador. Ha trabajado en proyectos de catalogación y de investigación
histórica para el Municipio de Quito, el Instituto Nacional de Patrimonio
Cultural, la Universidad Andina Simón Bolívar, entre otras entidades. Sus
estudios se han dirigido a temas vinculados con la cultura, los aspectos
sociales y de género. Entre sus publicaciones se encuentran “Manejo del
espacio, economía y lucha de poder: Paccha, siglo XVIII”
(2014) e “Inocentes en Quito: una esta para toda la ciudad
(primera mitad del siglo XX)” (2015).
-PRO43.23agos.indd 122 18/10/16 11:43
introduCCión
Si bien es innegable que la prostitución
1
ha sido una problemática cons-
tante en la vida de Quito desde la Colonia hasta nuestros días, la ciencia his-
tórica se ha preocupado muy poco sobre este tema
2
aunque este puede revelar
facetas sobre la organización y el funcionamiento de la sociedad a lo largo del
tiempo. Este artículo indaga algunos aspectos de lo que sucedió en este campo
durante la primera mitad del siglo XX en la capital del Ecuador, momento
clave cuando el meretricio, a más de ser una cuestión moral, empezó a ser
comprendido y asumido como un asunto sanitario. De esta forma conuyó
en el cuerpo de la hetaira un doble estigma, el de pecadora y el de foco de in-
fección que, pese a todas las reivindicaciones alcanzadas, continúa actuando y
marcando la vida de muchas de las hoy llamadas trabajadoras sexuales.
Para aproximarnos a esta realidad se ha utilizado documentación del Ar-
chivo Nacional de Historia de la Medicina, al igual que informes publicados
de la Dirección de Sanidad, textos médicos, revistas religiosas, entre otros
documentos. Estas fuentes se caracterizan fundamentalmente por haber sido
escritas por hombres y, en esta medida, por estar inscritas dentro de las vi-
siones de género de la época; y por presentar los criterios propios de una
clase social con un alto nivel educativo y proporcionar información desde la
perspectiva institucional. Para ampliar los enfoques del material referido, se
ha recurrido también a la literatura.
Dentro de este marco, el artículo se divide en dos secciones. En la primera, se
realiza un acercamiento social a la hetaira, dotándola de un rostro más concreto
1. Este artículo parte de una reexión de mayor alcance intitulada “Pecadoras e
infectadas: la prostituta en la primera mitad del siglo XX” (tesis de maestría, Universi-
dad Andina Simón Bolívar, Sede Ecuador, 2012), http://repositorio.uasb.edu.ec/bits-
tream/10644/3029/1/T1104-MEC-Checa-Pecadoras.pdf.
2. A nivel nacional, el tema ha sido tratado marginalmente en dos textos de Ana María Goet-
schel, “El discurso sobre la delincuencia y la constitución del Estado Liberal (períodos garciano
y liberal)”, Procesos: revista ecuatoriana de historia, n.
o
8 (enero-junio 1996): 83-98; y “Educación
e imágenes de la mujer”. En Antología. Género, comp. por Gioconda Herrera (Quito: FLACSO
Ecuador / Junta de Andalucía, 2001), 339-352; y en el trabajo de Eduardo Kingman, “Cultura
popular y proyectos civilizatorios en Quito, 1860-1930”, 81-110. En Etnicidad y poder en los países
andinos, comp. por Christian Büschges, Guillermo Bustos y Olaf Kaltmeier (Quito: Universidad
Andina Simón Bolívar, Sede Ecuador / Corporación Editora Nacional, 2007); mientras que Kim
Clark hace estudios especícos del meretricio en “El sexo y la responsabilidad en Quito: prostitu-
ción, género y Estado, 1920-1950”, Procesos: revista ecuatoriana de historia, n.
o
16 (enero-junio 2001):
35-59; y en “Governing Sexuality and Disease”, 78-111. En Gender, State, and Medicine in Highland
Ecuador. Modernizing Women, Modernizing the State, 1895-1950 (Pittsburg: University of Pittsburg
Press, 2012).
-PRO43.23agos.indd 123 18/10/16 11:43
Procesos 43, enero-junio 2016
124
al consignar su edad, estado civil, identidad étnica, entre otros aspectos; se hace
también una aproximación al cliente, con el n de visibilizarlo dentro de la ma-
quinaria de la prostitución y se explora la gura del proxeneta, planteando la exis-
tencia de la ruana como un elemento que rompe la noción del meretricio como
una relación de poder exclusiva entre hombres y mujeres. En la segunda sección,
se aborda la forma en que la Iglesia católica, en medio de la difusión del laicismo,
luchó por mantener el modelo mariano de comportamiento, batalla en la cual la
ramera aparece como el contrapunto de la mujer virtuosa, y se analiza la intro-
ducción de la perspectiva médica que difunde la idea de la hetaira como principal
propagadora de los males venéreos, promoviéndose su vigilancia y control.
la trilogía del meretriCio:
prostitutas, Clientes y proxenetas
Para identicar al primer actor de esta trilogía, es importante señalar que
en la primera mitad del siglo XX se aanzó en el país la doctrina higienista,
corriente médico-social que pretendía el mejoramiento de las condiciones de
vida y de salud de la población.
3
Su establecimiento signicó la implementa-
ción de sistemas de control de las enfermedades contagiosas, entre las cuales
estaban los males venéreos, para cuya atención se creó en 1921 la Ocina de
Prolaxis Venérea.
4
Esta entidad comenzó a generar una serie de datos sobre
las meretrices que, por ejemplo, fueron reportados por Pedro J. Zambrano
S.
5
tanto en su Estudio sobre la prostitución en Quito (1924) (tesis con la cual
obtuvo su título de doctor en Medicina y que examinaba la situación de 325
mujeres ahí inscritas)
6
como en una entrevista otorgada al periódico El Día
(1937), donde exponía la realidad de 909 hetairas.
7
De la información consignada, uno de los aspectos más impactantes fue
detectar el elevado número de niñas de corta edad dedicadas al meretricio y
3. Eduardo Kingman Garcés, La ciudad y los otros, Quito 1860-1940. Higienismo, ornato
y policía (Quito: FLACSO Ecuador, 2006), 301-302.
4. Antes del establecimiento de esta Ocina se dieron otras iniciativas para regular y
controlar la prostitución y los males venéreos tanto en el ámbito municipal como estatal;
no obstante, fue a partir de la creación de esta que la ciudad dispuso de una entidad esta-
ble que se encargara del tema. Kim Clark, Gender, State, and Medicine in Highland Ecuador.
Modernizing Women, Modernizing the State, 1895-1950 (Pittsburgh: University of Pittsburgh
Press, 2012), 78-81.
5. Zambrano fue médico y jefe de la Ocina de Prolaxis Venérea.
6. Pedro J. Zambrano S., Estudio sobre la prostitución en Quito (Quito: Imprenta Nacio-
nal, 1924).
7. Tupac Amaru, “Tupac Amaru recoge interesantes datos sobre prostitución y males
venéreos en general”, El Día, 10 de abril de 1937: 1, 3.
-PRO43.23agos.indd 124 18/10/16 11:43
Procesos 43, enero-junio 2016
125
contagiadas ya con enfermedades venéreas.
8
En 1924 el 18,46% de la muestra
tomada correspondía a menores de 18 años; y en 1937 el 44% iba de los 10 a
los 18 años.
9
Esta realidad, calicada de “ferozmente inhumana”, fue expli-
cada por la conjunción de varios factores: la pobreza; la falta de institucio-
nes estatales o privadas que las apoyaran, guiaran y protegieran; y la difícil
edad que atravesaban, pues aún inocentes podían ser fácilmente seducidas
por hombres o muchachos corruptos.
10
Empero, el grueso de las prostitutas,
sobre el 50%, se encontraba entre los 18 y 30 años; a partir de ahí se producía
un claro descenso que alcanzaba los niveles más bajos en el rango de los 40-
50 años, con el 3,07% en 1924 y el 0,44% en 1937.
11
Con relación a su estado civil, la gran mayoría de las mujeres inscritas eran
solteras, el 92,61% en 1924 y el 93,17% en 1937. A enorme distancia estaban
las casadas, alcanzando un 4,30% en 1924 y un 6,82% en 1937; y ocupando el
rubro más bajo se hallaban las viudas con 3,70% en 1924.
12
Como se desprende
de los estudios de Kim Clark y Sophia Checa Ron, la existencia, aunque mino-
ritaria, de hetairas casadas comprueba que la legalización de su relación con
un hombre no estaba fuera de su horizonte de vida. Y, si bien para unas no sig-
nicó abandonar el ocio, hubo otras que a partir de ahí decidieron cambiar
de vida y solicitaron ser eliminadas de la lista que llevaba la Ocina de Pro-
laxis Venérea, pasando de la responsabilidad del Estado a la de sus maridos,
quienes se convertían en garantes de su buen comportamiento.
13
Las fuentes investigadas indican a la vez su identidad étnica. Las mesti-
zas eran quienes más se dedicaban al meretricio, ocupando el 58,76% en el
registro de 1924 y el 74,25% en el de 1937. En segundo lugar, se encontraban
las blancas: 37,53 y 15,73%, respectivamente. Entre ambas representaban al-
rededor del 90%. Con porcentajes bastante bajos, inferiores al 8%, estaban las
negras y las indígenas.
14
Zambrano explicó dichas cifras a partir de factores
económicos y de acceso a puestos de trabajo, pero también a ciertas cualida-
des “intrínsecas” de cada grupo:
la raza mestiza o la vencida, la que carece de medios económicos necesarios para
la subsistencia, es la que mayor tributo paga a la prostitución; luego viene la
8. Zambrano, Estudio sobre la prostitución…, 3, 23.
9. Ibíd., 24; Tupac Amaru, “Tupac Amaru recoge…”, 3.
10. Ibíd., 3; Zambrano, Estudio sobre la prostitución…, 3, 4, 24.
11. Zambrano, Estudio sobre la prostitución…, 24; Tupac Amaru, “Tupac Amaru reco-
ge…”, 3.
12. Ibíd.
13. Clark, Gender, State, and Medicine…, 102-103; Sophia Checa Ron, “Pecadoras e in-
fectadas: la prostituta en la primera mitad del siglo XX”, 24-25.
14. Zambrano, Estudio sobre la prostitución…, 21; Tupac Amaru, “Tupac Amaru reco-
ge…”, 3.
-PRO43.23agos.indd 125 18/10/16 11:43
Procesos 43, enero-junio 2016
126
blanca, la que encuentra dicultades de conseguir trabajo para mitigar su ham-
bre y vestir modestamente. No obstante se puede objetar a esto diciendo, que no
es la falta absoluta de empleo, sino el espíritu propio de esta raza de querer ganar
mucho dinero con poco trabajo, y únicamente, por este prurito mal fundado, se
entregan muchas mujeres a los malos hábitos para conservar el soberbio lujo,
causa de un infame vicio, adquirido entre diversiones y halagos.
En ótras inuye notablemente la corrupción de los patrones, cuando ellas han ido
a buscar trabajo en casas particulares o de comerciantes extranjeros […]. La raza in-
dígena consigue con más facilidad géneros de trabajo, poco entroncada con ciertas
relaciones creadas por la sociedad y roza con un mundo menos renado en exigen-
cias, tal vez no naturales; es la que menor número se registra en esta ciudad. La ne-
gra no da un alto porcentaje, en razón de su escaso número de habitantes en Quito.
15
Cabe mencionar, además, que en 1924 el 62,15% de la muestra se dedi-
caba exclusivamente a la prostitución, mientras que el 37,84% combinaba
el meretricio con otros empleos. Tanto en ese año como en 1937 se señalaba
que trabajaban de domésticas, cocineras, jornaleras, vendedoras, costureras,
lavadoras, planchadoras o cantineras.
16
Eran, pues, mujeres que provenían
básicamente de estratos pobres y populares que, tomando la clasicación del
Dr. Pablo Arturo Suárezde quienes vivían en las condiciones más miserables,
pertenecían fundamentalmente a las “Clase Obrera Urbana A” y “Obrera
Urbana B”.
17
Sus miembros, con ingresos muy restringidos y un bajo nivel
educativo, debían enfrentar una existencia difícil: vivían hacinados en una o
dos piezas, sin la debida aireación y en medio de la insalubridad; contaban
con pocas prendas de vestir; y se alimentaban de forma inadecuada, con una
deciencia en su dieta de albúminas, grasas y vitaminas, a lo que se sumaba
un gusto excesivo por la bebida. Estas circunstancias provocaban un mal
estado de salud, reportándose en estos grupos dolores musculares, enferme-
dades intestinales, infecciosas, parasitarias, nerviosas y venéreas.
18
En cuanto a la procedencia de las prostitutas, datos recabados en 1922
por la Ocina de Prolaxis Venérea indicaban que de las 311 meretrices re-
portadas, 155 eran oriundas de Quito y 156 provenían principalmente de
Imbabura, Cotopaxi y Tungurahua, y de poblaciones cercanas a la capital
como Machachi, San Antonio de Pichincha, Sangolquí, Cayambe, Guaylla-
15. Zambrano, Estudio sobre la prostitución…, 21-22.
16. Ibíd., 26; Tupac Amaru, “Tupac Amaru recoge…”, 3.
17. Desde la medicina social y en base a aspectos económico-sociales, Suárez divi-
dió al “conjunto humano miserable de nuestro país” en seis tipos: Clase Obrera Urbana
A, Clase Obrera Urbana B, Clase Obrera Urbana Industrial, Clase Campesina A, Clase
Campesina B y Clase Campesina Manufacturera. Pablo Arturo Suárez, “Contribución al
estudio de las realidades entre las clases obreras y campesinas”, Anales de la Universidad
Central, n.° 290 (octubre-diciembre 1934): 297-388.
18. Ibíd., 298-315.
-PRO43.23agos.indd 126 18/10/16 11:43
Procesos 43, enero-junio 2016
127
bamba, San José de Minas, Chillogallo, etc. En relación con las extranjeras,
el porcentaje era muy bajo: 12 mujeres, de las cuales 10 eran colombianas, 1
italiana y 1 guatemalteca.
19
Pero más allá de esta información surgida de un interés médico-institu-
cional, ¿qué decían otras voces de la época sobre la prostituta? Aunque al
momento no se dispone de testimonios directos de las hetairas, existen algu-
nos textos feministas de la época que resultan ilustrativos. Así, Zoila Rendón
de Mosquera, en La mujer en el hogar y en la sociedad (1922), la denió como
una persona que había caído en la vida escandalosa y cuya actividad impri-
mía en su sonomía un sello característico imposible de ocultar. Planteaba
que no todas eran iguales. Había las que se dedicaban al meretricio porque
les gustaba el placer, y aquellas que lo hacían porque necesitan el dinero para
cubrir sus requerimientos básicos. Eran estas últimas las que podían regene-
rarse con facilidad por medio de unas “pocas lecciones de moral, enseñanza
práctica de trabajo y medios para que pudieran vericar su redención”.
20
Para Rendón, el mal camino que tomaban algunas jóvenes se debía a la
existencia de madres que no les inculcaban amor al trabajo ni refrenaban su
anhelo de lujos, olvidándose de infundirles sentimientos sanos y generosos.
Viendo a sus hijas como objetos que luego les reportarían ganancias, eran
mujeres que no merecían el honroso título de madres. Parte de la culpa la
tenían también los hombres, que propiciaban la caída de las mujeres y luego
no se responsabilizaban de sus actos. De esta suerte, la muchacha seducida
pasaba a la total indefensión, con el agravante de que no había leyes ni es-
tablecimientos que la protegieran y le dieran opciones para seguir adelante.
Lo único que hacía la sociedad era quejarse de la presencia de la corrupción
y de que casi ningún barrio se librara de semejante peste.
21
El segundo elemento de la trilogía propuesta es el cliente, sin el cual no
existiría la prostitución y que usualmente no se ha visibilizado. En este sentido
llama la atención que, en el “Reglamento de Prolaxis Venérea para la Zona
Central” de 1926, al establecerse la pena para el responsable de contagio de los
males venéreos, se dice en general “Cualquier persona…” o “Los individuos
que causaren una enfermedad venérea…”. Solo se lo menciona explícitamente
al estipular “La inscrita está obligada a conservar consigo su libreta y a presen-
tarla a las autoridades de Sanidad o de Policía, lo mismo que a los clientes que
19. “Informe anual que la Subdirección de Sanidad de Pichincha presenta al Ministe-
rio y a la Dirección del Ramo, por el año de 1922-23”, Quito, 1 de junio de 1922, Archivo
Nacional de Historia de la Medicina (ANHM/Q), SA-0635, 167.
20. Zoila Rendón de Mosquera, La mujer en el hogar y en la sociedad, 2.ª ed. (Quito: Im-
prenta Nacional, 1933), 117-119.
21. Ibíd., 119-120, 212-213.
-PRO43.23agos.indd 127 18/10/16 11:43
Procesos 43, enero-junio 2016
128
la soliciten”.
22
Se lo presenta así como una persona con derechos y un cuerpo
a ser protegido. En esta línea, Zambrano le aconsejará utilizar antes del coito
una solución acuosa o alcohólica de tanino y una pomada de Calomel para
evitar contraer una sílis o una blenorragia con una mujer pública.
23
Y otras
voces le prevendrán sobre el hecho de que una meretriz registrada no era ga-
rantía de salud, pues bien podía estar enferma e infectarlo.
24
Pero, especícamente, ¿quién era esta gura que se presenta tan esqui-
va? Tomando como referencia los datos de la Ocina de Prolaxis Venérea,
los más afectados por las enfermedades venéreas eran los militares y los po-
licías. Tras ellos, ocupando distintas posiciones, se encontraban artesanos
(zapateros, carpinteros, sastres), jornaleros u obreros de fábrica, choferes,
sirvientes, mecánicos, estudiantes, agricultores, pajes de hotel, etc.,
25
grupos
estos que podrían ser considerados como los potenciales clientes de las he-
tairas.
El predominio de los militares es decidor. En el manual Higiene del sol-
dado (1908) se apuntaba que un riesgo inminente para los jóvenes que ingre-
saban al servicio eran las enfermedades venéreas, que podían adquirirlas en
las casas de posada y las tabernas que pululaban en las inmediaciones de los
cuarteles.
26
Cuando esta desgracia sucedía, debían acudir inmediatamente al
médico; esperar era arriesgarse a sufrir graves complicaciones y exponer a
esposas e hijos a un contagio. Conrmado el caso, el hospital tenía que pro-
porcionarles un tratamiento regular y metódico; evitarles toda fatiga; amino-
rar la posibilidad de complicaciones; reducir la duración de la enfermedad; e
impedir que se convirtiera en agente de infección.
27
En la práctica, se trabajó
para contrarrestar el peligro venéreo y en 1927 se creó un programa de pro-
laxis venérea en las Fuerzas Armadas, así como una regulación que estable-
cía puestos médicos en cada cuartel. Se dispuso que los soldados al entrar o
salir del servicio debían someterse al respectivo tratamiento proláctico, y
22. Dirección General de Sanidad y de la Zona Central, “Reglamento de Prolaxis
Venérea para la Zona Central”, arts. 6, 20, 25, Quito, 27 de diciembre de 1926 (Quito: Im-
prenta Nacional, 1926): 2, 5, 7.
23. Zambrano, Estudio sobre la prostitución…, 56-57.
24. “Problemas de las enfermedades venéreas en el Ecuador. Plan de control de las
mismas”, ANHM/Q, SA-0475, s. l., s.f., 260.
25. Zambrano, Estudio sobre la prostitución…, 28; Tupac Amaru, “Tupac Amaru
recoge…”, 3; Director de Sanidad, “Copia del ocio enviado al Ministro de Previsión So-
cial y Sanidad relativo al informe del Departamento de Prolaxis Venérea emitido por
Pedro Zambrano”, n.° 593, Quito, 19 de agosto de 1939, ANHM/Q, SA-0673, 152.
26. Ejército del Ecuador, Higiene del soldado (Quito: Imprenta Nacional, 1908), 23-25,
38, 41.
27. Ibíd., 41-42.
-PRO43.23agos.indd 128 18/10/16 11:43
Procesos 43, enero-junio 2016
129
determinó multas para aquellos que sabiéndose contagiados, no buscaran
asistencia médica.
28
Con relación a los civiles, se observa que eran individuos de sectores me-
dios y bajos. Ateniéndonos a la clasicación de los grupos marginales elabora-
da por Suárez, muchos de ellos pertenecerían a las ya descritas Clase Obrera
Urbana A y B, y a la Obrera Industrial C. Esta última correspondía a obreros
que laboraban más de 8 horas diarias y que incluso no almorzaban o comían
apenas un pan para trabajar más y aumentar sus ingresos, afectándose con
ello su salud y rendimiento. Su nivel educativo era igualmente un limitante,
puesto que solo el 27% había llegado a sexto grado de primaria, el 46% a ter-
cer grado y el resto apenas había cursado uno o dos años o era analfabeto.
29
Cabe mencionar que ir a los prostíbulos o solicitar los servicios de una
meretriz no constituía una falta imperdonable; era, para muchos, una alter-
nativa de entretenimiento que estaba a disposición del público masculino.
30
En el cuento “Mama Rosa” (1929) del guayaquileño Humberto Salvador, por
ejemplo, se describe cómo un grupo de hombres embriagados al salir de
un cafetín de arrabal deciden, entre varias opciones, ir al burdel que Mama
Rosa regentaba para continuar ahí la juerga.
31
Sin embargo, esta práctica te-
nía un lado oscuro que fue visibilizado por el doctor Alberto Correa
32
en su
conferencia sobre la prostitución dada en el Teatro Variedades en 1930. En
ella aseveraba que al tratar con rameras los hombres se degradaban y se
convertían en “averiados”:
¿Quiénes [son] aquéllos, ancianos prematuros, que marchan temblorosos, arras-
trando el un pie, y con el otro, describen una curva en cada paso que dan? No
mueven bien su mano, y en su cara de imbéciles e indiferentes a todo, en la cual
ha dejado surcos y huellas indelebles la lujuria, hay dos ojos desiguales y encar-
nados, de donde se deslizan muchas lágrimas, las lágrimas con que deberían
llorar eternamente sus antiguos excesos y desvíos, que les han conducido a ese
estado; y de su boca, torcida y torpe para hablar, uye un arroyo de saliva, como
si fuera la boca una válvula de seguridad, por donde su organismo quiere des-
embarazarse del virus, que le pudre y lo corrompe y aniquila? Son los tabéticos,
los averiados que, en los lupanares, se ganaron un chancro, padre implacable de
28. Clark, Gender, State, and Medicine…, 84-85.
29. Suárez, “Contribución al estudio de las realidades…”, 317-320.
30. Checa Ron, “Pecadoras e infectadas…”, 51.
31. Humberto Salvador, “Mama Rosa”. En Parias, perdedores y otros antihéroes: Quito y
sus célebres personajes populares, comp. por Edgar Freire Rubio y Manuel Espinosa Apolo
(Quito: Trama, 1999), 93.
32. Las ideas de Correa sobre la prostitución están inuidas por el doctor suizo Au-
gusto Forel. Al respecto véase el capítulo “Prostitución y proxenetismo”. En La cuestión
sexual, t. II (Santiago de Chile: Zig-Zag, s. f.).
-PRO43.23agos.indd 129 18/10/16 11:43
Procesos 43, enero-junio 2016
130
unas placas mucosas de la garganta y abuelo de una goma del cerebro, que con-
sumó la ruina.
33
Aunque su ación les cobraba un alto precio, tampoco podían ser con-
siderados víctimas inocentes. Correa remarcaba que, por buscar placeres en
los burdeles, terminaban por infectar a sus mujeres legítimas y poner en ries-
go a su propia descendencia. Y cuestionaba el que mientras se reglamentaba
la actividad de las prostitutas y se les permitía realizar en público su escan-
daloso comercio, a los clientes, tan peligrosos como ellas en la difusión de los
males venéreos, se los dejaba en total libertad y con indignación preguntaba:
“Podrá concebirse mayor hipocresía, ni más absurdo sistema para castigar
las faltas?”.
34
Por último, tenemos al proxeneta. Según Zambrano, en 1937 el 30% de
las rameras tenían un conviviente que recibía las ganancias de su trabajo,
algunos de los cuales eran o se llamaban “maridos”;
35
y en 1939 ese porcen-
taje se había elevado a casi el 100%.
36
Era, por lo tanto, alguien usual en el
ambiente al que, como señalaba Correa, solían acudir las meretrices cuando,
ante la agresividad de un cliente o su negativa a cancelar el precio conveni-
do, necesitaban de la protección de un hombre, quien adicionalmente podía
ayudarlas a conseguir clientes, evitar a la Policía o alquilar una habitación
sin mayores problemas. A su criterio, los proxenetas eran seres abyectos y
degradados
37
que “por conservar en su organismo, a causa de las leyes atá-
vicas, ciertos restos de la barbarie de otros tiempos, encuentra cómodo y
ventajoso lanzar a la prostitución a las mujeres que les están sometidas, sean
estas esposas o hijas, para vivir, sin trabajar en nada, de las monedas adqui-
ridas en tan vergonzosa forma”.
38
Desestabilizando la idea de que el meretricio era un asunto exclusivo en-
tre hombres y mujeres, aparece la proxeneta o ruana. Ya en 1924 Zambrano
indicaba que entre las causas de la prostitución estaba la labor de ruanas
declaradas (14,76%) o de amigas que las incitaban (14,46%), a las que cali-
caba de ruanas disimuladas.
39
Por su parte, Correa se reere a ellas como
“hembras diabólicas”, cuyo ocio consistía en localizar a una chica joven, de
buena presencia y usualmente de pocos recursos, ganarse su conanza con
33. Alberto Correa, Conferencias sustentadas en el Teatro Variedades el 14 y 15 de enero de
1930 (Quito: Luis E. Giacometti, 1930), 2.
34. Ibíd., 32-34.
35. Tupac Amaru, “Tupac Amaru recoge…”, 3.
36. Director de Sanidad, “Copia del ocio enviado al Ministro de Previsión Social…”,
152.
37. Correa, Conferencias sustentadas en el Teatro Variedades…, 5-6.
38. Ibíd., 5.
39. Zambrano, Estudio sobre la prostitución…, 28.
-PRO43.23agos.indd 130 18/10/16 11:43
Procesos 43, enero-junio 2016
131
mentiras y triquiñuelas para atarlas luego al burdel, de donde no saldría sino
infectada o vieja para el hospital o el sepulcro. Se encargaba también de ofre-
cer esa “carne humana” a los clientes y adiestrar a la muchacha en el ocio,
sujetándola mediante el halago, la amenaza, el endeudamiento o el cambio
internacional.
40
Para ambos autores, la superación del problema del meretri-
cio pasaba por la eliminación del proxenetismo, tarea en la cual la acción de
la Policía era un elemento sustancial.
41
El cuento “Mama Rosa” (1929) ofrece otras facetas de esa realidad al re-
latar el camino que podía recorrer una prostituta hasta convertirse en due-
ña de un burdel. Menciona que en su infancia, mientras las demás chicas
pensaban en confesarse y aprender recetas de cocina, Mama Rosa perdió
su virginidad. A partir de ahí pasó de una aventura a otra, convirtiéndose
en una experta de las artes amatorias, por cuya alcoba desló todo tipo de
hombres: desde el intelectual, el militar, el estudiante, hasta el imbécil, el
cómico y el ladrón. Con el paso del tiempo de gran cortesana se transformó
en propietaria de un prostíbulo en el barrio El Placer, dedicando su vejez al
negocio de hacer trata de blancas. Entonces ya no atendía a los clientes, sino
que les proporcionaba chiquillas, que la obedecían como si fuera un dios. Al
nal, de “morena encantadora” se convirtió en un “harapo humano”, que ya
no despertaba deseo, sino rechazo o compasión.
42
Los documentos ociales corroboran esta situación, puesto que casas de
tolerancia
43
fueron regentadas por mujeres: Rosario España, por ejemplo.
Hacia 1932 esta mujer ejercía el meretricio y constaba en el registro de la
Ocina de Prolaxis Venérea.
44
En 1944, al parecer continuaba dentro de la
prostitución, pero desempeñando otro rol. Su nombre aparece en un infor-
me de inspección a los dancings, establecimientos donde bailaban “mujeres
livianas” y que en realidad funcionaban como burdeles. Ella era la dueña
de uno de estos negocios, que, en el momento de la inspección, carecía de
40. Correa, Conferencias sustentadas en el Teatro Variedades…, 8-11.
41. Zambrano, Estudio sobre la prostitución…, 51; Correa, Conferencias sustentadas en el
Teatro Variedades…, 42.
42. Salvador, “Mama Rosa”, 94-95, 98.
43. En otros países donde el control de la prostitución se ejerció por medio de los bur-
deles, quienes los administraban cumplieron una variedad de funciones y adquirieron un
notable poder, creándose dinámicas distintas a las quiteñas. Véase David McCreery, “Una
vida de miseria y vergüenza: prostitución femenina en la ciudad de Guatemala, 1880-
1920”, Dialnet-UnaVidaDeMiseriaYVerguenza-40008995.pdf; María Luisa Múgica, “Una
llaga incurable”: prostitución y reglamentación en Rosario-Argentina, 1874-1932”, Niterói
10, n.° 2 (primer semestre 2010), http://www.revistagenero.uff.br/index.php/revistage-
nero/article/viewFile/23/11.
44. Pedro J. Zambrano S., “Ocio al Director de Sanidad sobre el caso de Rosario Es-
paña”, Quito, 3 de junio de 1932, ANHM/Q, SA-0361.
-PRO43.23agos.indd 131 18/10/16 11:43
Procesos 43, enero-junio 2016
132
denominación y en el cual se encontraron muchachas que trabajaban sin el
correspondiente certicado de inscripción de la Ocina.
45
Así, de lo reseñado hasta aquí, queda claro que el negocio de la prostitu-
ción funcionó por la acción de tres agentes cruciales y no debido únicamente
a la intervención de uno, la meretriz. Cada uno de ellos fue entendido y tra-
tado de manera diferenciada por la sociedad, llevando la peor parte la hetai-
ra que, como se verá a continuación, fue el objetivo privilegiado de discursos
religiosos y médicos que la vieron como un elemento pernicioso y peligroso.
la ConjunCión de dos estigmas:
la meretriz Como peCadora e inFeCtada
LOS PECADOS DE LA PROSTITUTA
Desde la conquista española, la Iglesia católica había disfrutado de un
poder enorme. Como reere Enrique Ayala Mora, su inuencia se sintió no
solo en lo religioso, sino en todos los ámbitos de la sociedad y la vida: eco-
nómico, social, político, cultural, esfera pública y privada. Mas, a nales del
siglo XIX, esta hegemonía comenzó a ser cuestionada y disputada por el li-
beralismo. Con la separación de la Iglesia y el Estado, la secularización de la
enseñanza, la implantación del matrimonio civil y de otras medidas se abrió
paso a un proceso de laicización que, entre tensiones, negociaciones y con-
ictos, no pudo ser detenido.
46
Como es lógico, la institución eclesiástica vio
en él una amenaza terrible, basta con señalar lo que en una revista religiosa
de mayo de 1946 se decía sobre al respecto: “Tácticas maquiavélicas de los
emisarios de Satanás en las naciones católicas para adormecer a los incautos
es el beleño de un laicismo, en apariencia inocente, y hasta cultural y bené-
co, que ya despacio, ya aprisa, va minando las creencias y el sentimiento
religioso, para que más fácilmente se abra paso la corrupción moral”.
47
El mundo estaba cambiando y se alejaba de los preceptos cristianos, con-
virtiéndose en el lugar de la concupiscencia y el sensualismo, dentro del cual
45. Amable Viteri, “Ocio del Comisario de Sanidad al Director de Sanidad de la Zona
Central sobre inspección a prostíbulos”, n.° 5, Quito, 8 de febrero de 1944, ANHM/Q, SA-
0475, 152.
46. Enrique Ayala Mora, “El laicismo en la historia del Ecuador”, Procesos: revista ecua-
toriana de historia, n.° 8 (1996): 5, 6, 11, 13, 15, http://revistaprocesos.ec/ojs/index.php/
ojs/article/viewFile/410/479.
47. José Urarte, “Que se contrarreste fuertemente la depravación de costumbres (In-
tención general aprobada y bendecida por su Santidad)”, El Mensajero del Corazón de Jesús,
n.° 41 (mayo de 1946): 275.
-PRO43.23agos.indd 132 18/10/16 11:43
Procesos 43, enero-junio 2016
133
la mujer corría el peligro de perder su inocencia y virtud.
48
Pero, a la vez, se
abría ante ella nuevos horizontes como la educación laica, una mayor opción
de participación en la esfera pública e inserción en el ámbito laboral, nuevas
formas de diversión, etc., que incidieron en su forma de sentir, actuar y ser.
49
Surgió entonces la gura de la mujer mundana, aquella que, en vez de casarse,
tener hijos, quedarse en casa cuidándolos y haciendo las labores del hogar, salía
sola a la calle, iba a funciones de moralidad sospechosa, fumaba, bebía cocteles,
trabajaba en una ocina o un taller, se exhibía en casinos y playas, se atrevía con
tangos y foxtrots e iba provocando con sus modas, palabras y acciones.
50
Frente a esta situación, la Iglesia emprendió una campaña destinada a
mantener a las mujeres dentro de los roles para los que Dios las había crea-
do. Como plantea Checa, para ello utilizó, entre otros mecanismos, revistas
religiosas como La Corona de María, El Mensajero del Corazón de Jesús o Ecua-
dor franciscano, que se convirtieron en útiles herramientas para denir con
exactitud, minuciosidad y persistencia a la mujer virtuosa y, con ello, a su
contraparte: la pecadora, encarnada en la meretriz.
51
Así, siguiendo a Judith
Butler, se estaría
frente al perverso sistema de la abyección, de acuerdo con el cual la producción
de mujeres cristianas (sujetos) implicaría simultáneamente la de prostitutas (no-
sujetos), que aunque excluidas y rechazadas por romper las normas de la moral
católica, se convertirían en seres indispensables para circunscribir la esfera de las
primeras y dotarles de una identidad clara y coherente. Este proceso involucraría
el establecimiento de fronteras claras entre la zona habitable de las santas y la
región inhabitable de las lujuriosas.
52
El comportamiento sexual fue el marcador que sirvió para dibujar la
frontera entre una y otra. La pureza se constituyó en la primera condición
que debía respetarse, de ahí que a la joven se le recomendara “guardar en
su corazón la blanca azucena de su pureza virginal”.
53
La mujer buena, por
48. Ana María Goetschel, Mujeres e imaginarios: Quito en los inicios de la modernidad
(Quito: Abya-Yala, 1999), 23; Urarte, “Que se contrarreste fuertemente la depravación…”,
273-274; “Editorial”, Ecuador franciscano, Revista mensual religioso-popular, n.° 21 (noviem-
bre de 1942): 484.
49. Ana María Goetschel, Educación de las mujeres, maestras y esferas públicas: Quito en la
primera mitad del siglo XX (Quito: FLACSO Ecuador / Abya-Yala, 2007), 76-78.
50. Vox, “Ligereza ante el matrimonio”, El Mensajero del Corazón de Jesús, n.° 42 (junio
de 1946): 372-373; “Editorial”, Ecuador franciscano, Revista mensual religioso-popular, n.° 23
(enero de 1943): 1; “Editorial”, Ecuador franciscano…, n.° 21, 484.
51. Checa Ron, “Pecadoras e infectadas…”, 58.
52. Judith Butler, Cuerpos que importan: sobre los límites materiales y discursivos del “sexo”
(Buenos Aires: Paidós, 2002), 20.
53. “Editorial”, Ecuador franciscano…, n.° 21, 484.
-PRO43.23agos.indd 133 18/10/16 11:43
Procesos 43, enero-junio 2016
134
tanto, debía conservar su virginidad hasta casarse por la Iglesia e iniciar una
vida conyugal.
54
Las hetairas, en cambio, la habían perdido antes de casarse,
dando un paso fatídico que las arrojaba al abismo.
55
Las metáforas usadas en
El Mensajero del Corazón de Jesús, en octubre de 1950, muestran con dramatis-
mo la dimensión de ese traspié: pasaba del oro puro al plomo vil; se trans-
formaba de un alma pura, vestida de púrpura y coronada de lirios a una que
iba baja, pesada, despreciada, sola y en harapos; descendía de lo más alto a
lo más bajo; quien había sido una estrella abandonaba el cielo y con su luz
manchada se arrastraba en el polvo.
56
Y ya casadas, su deber era ser madres. La literatura religiosa de la época
explicaba que Dios había creado a hombres y mujeres; sin embargo, a estas
les había dotado de sentimientos maternales, que eran buenos y santos.
57
Nacidas para cumplir ese deber sagrado, rechazarlo conducía nalmente a
la infelicidad y la condena divina.
58
Como expresaba el dominico José María
Vargas en 1944, la maternidad cristiana no consistía en convertirse en una
máquina de hacer niños, sino que elevaba a la mujer a la par de Dios en la
producción del misterio de la vida. En ella se combinaba el papel de prince-
sa, mártir y apóstol, pues reinaba en el hogar, se sacricaba por el bienestar
de los suyos y hacía el bien sin esperar recompensa alguna.
59
Alejarse de ese ideal implicaba cometer una falta grave y las hetairas,
por diversas circunstancias, no siempre pudieron seguir la norma estable-
cida. En “La mujer y el delito” (1944), Jaime Barrera B. ponía las cosas en
estos términos: “La prostitución femenina es un fenómeno anormal. Es en
sí misma, la mayor ofensa a la más pura y noble feminidad; es negación de
la maternidad, pues es el medio de los abortos constantes y de la esterilidad
máxima”.
60
Los datos expuestos por Zambrano en 1924 conrmaban la difícil situa-
ción que al respecto vivían las prostitutas: de 588 embarazos, el 34,69% había
terminado en aborto; el 39,11% en niños muertos al poco tiempo de nacer; y
solo el 25,85% había logrado sobrevivir y desarrollarse. A más de sílis, que
era la que más vidas cobraba, la mortalidad infantil en este grupo se debía
54. Ibíd., 483-484; Jaime Barrera, “La mujer y el delito”, Anales, n.° 316 (octubre-di-
ciembre de 1942): 152.
55. Barrera, “La mujer y el delito”, 152-153.
56. “Coquetear es divertirse con la propia alma”, El Mensajero del Corazón de Jesús, n.°
85 (octubre de 1950): 735.
57. “Respuestas de una encuesta a señoritas de 15 a 20 años”, El Mensajero del Corazón
de Jesús, n.° 74 (febrero de 1949): 118.
58. Vox, “Ligereza ante el matrimonio”, 373.
59. José María Vargas, “La mujer en la Acción Católica”, La Corona de María. Órgano de
los Dominicos del Ecuador, n.° 517 (febrero de 1944): 46.
60. Barrera, “La mujer y el delito”, 161.
-PRO43.23agos.indd 134 18/10/16 11:43
Procesos 43, enero-junio 2016
135
a que las hetairas anteponían la diversión al deber de cuidar y alimentar
correctamente a sus hijos, o a que simplemente los botaban a la calle. En los
abortos inuía el descuido con el que llevaban el embarazo o la decisión de
cometer un acto criminal. Ante este escenario, decía, era indispensable la
dotación de subsidios y la creación de asilos y refugios para las meretrices
silíticas y blenorrágicas encinta, la educación en lactancia materna y el uso
de consultorios de niños o la Gota de Leche.
61
Esta preocupación por la mortalidad infantil dentro de la prostitución
se inscribe en un proceso más amplio abordado por Kim Clark en “Género,
raza y nación: La protección a la infancia en el Ecuador (1910-1945)”. La au-
tora menciona que, a nales de la década de 1910, surgió la idea de que el
país, y en especial las grandes ciudades, experimentaban un despoblamien-
to debido a las altas tasas de mortalidad infantil registradas. El crecimiento
poblacional entonces fue considerado como una prioridad nacional y la po-
blación misma comenzó a entenderse como una de las principales fuentes
de riqueza nacional. El cuidado y la protección de la niñez pasaron a primer
plano, se establecieron instituciones públicas y privadas para su atención, y
los médicos prestaron un cuidado creciente a la salud infantil. Igualmente, la
madre se elevó como la gura clave que garantizaba el desarrollo adecuado
de los niños, el incremento poblacional y la existencia de ciudadanos sanos
y productivos.
62
De esta manera, el ser madre (y no solo eso, sino ser una
buena madre) se constituyó en un deber femenino impuesto desde la Iglesia,
pero también desde el Estado.
LOS PELIGROS SANITARIOS DE LA PROSTITUTA
Dentro del contexto descrito antes, se introdujo y aanzó en el Ecuador
una forma distinta de ver y comprender a las hetairas, que provenía de la
medicina.
63
Este nuevo enfoque era defendido por hombres, particularmente
61. Zambrano, Estudio sobre la prostitución…, 34, 51.
62. Kim Clark, “Género, raza y nación: La protección a la infancia en el Ecuador (1910-
1945)”. En Antología Género, comp. por Gioconda Herrera Mosquera (Quito: FLACSO
Ecuador / Junta de Andalucía, 2001), 185-186, http://www.acsoandes.edu.ec/libros/
digital/44902.pdf.
63. Este giro se inscribía en un proceso más amplio que, según Michel Foucault, venía
produciéndose desde el XVIII, cuando el sexo comenzó a ser un asunto que se adminis-
traba y entró en el ámbito médico. Michel Foucault, Historia de la sexualidad I. La voluntad
de saber (Ciudad de México: Siglo XXI, 1998), 16-17, http://www.uruguaypiensa.org.uy/
imgnoticias/681.pdf. Respecto a la introducción y aanzamiento de dicha perspectiva y
las consecuencias que produjo (reglamentación del meretricio, creación de organismos
de control, identicación de la prostituta como peligro sanitario, etc.) véase Carol Pasco
Álvarez y Julio Núñez Espinoza, “Medicina, prostitución y sílis en Lima y Callao: 1910-
-PRO43.23agos.indd 135 18/10/16 11:43
Procesos 43, enero-junio 2016
136
médicos e intelectuales que, por medio de conferencias, revistas, informes
institucionales y folletos, señalaron a las meretrices como las portadoras por
antonomasia de las enfermedades venéreas. Así, se vertieron armaciones
como “La Prostitución es la fuente inagotable de contagio”, “Como conse-
cuencia de este espantoso vicio, la sociedad ha recibido el golpe degenera-
tivo por excelencia de las enfermedades venéreas” o “esta clase de mujeres
que constituyen la más peligrosa fuente de contagio”, de los Dres. Enrique
Garcés, Pedro Zambrano y César Silva, respectivamente.
64
Para comprender esta asociación, es importante tomar en cuenta que las
cifras reportadas por la Ocina de Prolaxis Venérea mostraban un creci-
miento del número de prostitutas: de 325 mujeres inscritas en 1924 se había
pasado a 909 en 1937, es decir, su cantidad se había triplicado.
65
Además, rea-
lizados los respectivos exámenes, de las 325 registradas en 1924 el 96,61% es-
taba infectada de sílis o blenorragia y apenas el 3,38% se hallaba sana y esto
porque fueron chequeadas en los primeros meses de su desoración.
66
Mien-
tras, en 1937, el 80% estaba enferma con sílis y el 100% con blenorragia.
67
Con este marco, el camino para identicar a la meretriz como el principal
agente propagador de los males venéreos estaba abierto. Esta conexión no
visibilizaba el papel que desempeñaban otros sectores de la población tanto
civil como militar, donde el avance de la enfermedad era un hecho innega-
ble, al punto que las mismas autoridades debieron jar medidas al respecto.
En el primer caso, la Ocina de Prolaxis Venérea a mediados de 1925 abrió
sus servicios a hombres y mujeres no prostituidas;
68
y, en el segundo, como
1930”. En El rastro de la salud en el Perú, ed. por Marcos Cueto, Jorge Lossio y Carol Pasco
(Lima: Universidad Peruana Cayetano Heredia / IEP, 2009); Sabrina Hepke, “Tolerancia,
moral e higiene: el control de la prostitución en La Habana (1873-1913)”. En Mujeres, fa-
milia y sociedad en la historia de América Latina, siglos XVIII-XXI, ed. por Scarlett O’Phelan
y Margarita Zegarra (Lima: CENDOC Mujer / Ponticia Universidad Católica del Perú /
Instituto Riva Agüero / Instituto Francés de Estudios Andinos, 2006).
64. Enrique Garcés, Por, para y del niño, t. II (Quito: Talleres Grácos de Educación,
1937), 116; Zambrano, Estudio sobre la prostitución…, 13; “Ocio del Jefe Accidental del
Servicio Antivenéreo al Jefe Sanitario Provincial de Pichincha sobre novedades ocurridas
en el recorrido por cabarets, casas de cita, pensiones etc.”, n.° 306, Quito, 11 de diciembre
de 1946, ANHM/Q, SA-806, 6.
65. Clark indica que el incremento podría indicar, simplemente, una mayor eciencia
de los ociales de salud pública en el registro de meretrices; y señala la numerosa pre-
sencia de prostitutas clandestinas que, probablemente, existía por la profundización de
la crisis económica vivida en la época. Kim Clark, “El sexo y la responsabilidad en Quito:
prostitución, género y Estado, 1920-1950”, Procesos: revista ecuatoriana de historia, n.° 16
(primer semestre 2001): 49.
66. Zambrano, Estudio sobre la prostitución…, 36.
67. Tupac Amaru, “Tupac Amaru recoge…”, 3.
68. Director de Sanidad, “Ocio al Ministro de Previsión Social y Sanidad sobre infor-
-PRO43.23agos.indd 136 18/10/16 11:43
Procesos 43, enero-junio 2016
137
ya se expuso, se establecieron puestos sanitarios en los distintos cuarteles.
69
Entonces, ¿por qué ocialmente la hetaira era la única culpable? Como he
señalado anteriormente, ella era la candidata perfecta para recibir ese nuevo
estigma. Al ser la antítesis del modelo mariano de mujer era mucho más fácil
achacarle una nueva mancha, impensable en la mujer virtuosa, quien cuan-
do tenía sílis o blenorragia era debido a un marido insensato. El ser pobre
y mujer en una sociedad patriarcal jugaba a la par en su contra.
70
Además,
Clark advierte que el énfasis puesto en las prostitutas puede también res-
ponder a que el Estado solo podía justicar la vigilancia del comportamiento
sexual de las meretrices, viéndose limitado en cuanto a las actividades se-
xuales de otros grupos de mujeres o de la mayoría de hombres.
71
Para entonces, constituirse en el núcleo desde el cual se diseminaban las
enfermedades venéreas era un asunto grave. Desde la visión médica, estas
eran vistas como auténtico azote contra la humanidad,
72
cuyo peligro radi-
caba en la combinación de varios factores: podían ser adquiridas fácilmente,
difundirse con gran rapidez, actuar de manera progresiva y muchas veces im-
perceptible e inltrarse en todas las clases sociales.
73
Se consideraba que su
acción afectaba no solo al individuo, sino a la sociedad y a la misma especie,
provocando la degeneración de la raza y, con ello, poniendo en riesgo la vitali-
dad de los pueblos y el progreso de las naciones. De entre los males venéreos,
ninguno fue visto con tanto temor como la sílis, elemento destructor que se
expandía sin importar el clima, la edad, la raza, el nivel económico o social.
74
Como expresaba el Dr. David Díaz Cueva en la conferencia “Enferme-
dades consideradas como males sociales”, presentada en 1928 en el Salón
Máximo de la Universidad Central de Cuenca, la sílis era un terrible agelo
que destruía el organismo de quien se infectaba:
me del Jefe del Departamento de Prolaxis Venérea”, n.° 612, Quito, 1 de septiembre de
1939, ANHM/Q, SA-0673, 174.
69. Egüez (?), “Ocio del Ministerio de Previsión Social al Director de Sanidad so-
bre puestos sanitarios preventivos antivenéreos”, n.° 545, Quito, 29 de abril de 1927,
ANHM/Q, SA-604, 28.
70. Checa Ron, “Pecadoras e infectadas…”, 72.
71. Clark, Gender, State and Medicine…, 79.
72. Luis F. Domínguez, Por la salud sexual: sílis, blenorragia, matrimonio, vicios ocultos,
instinto genésico (Quito: Imprenta Nacional, 1934), 5.
73. David Díaz Cueva, “Enfermedades consideradas como males sociales. Conferen-
cia pronunciada en el Salón Máximo de la Universidad de Cuenca, por el profesor de Me-
dicina, doctor don David Díaz Cueva”, Revista de la Universidad de Cuenca, n.° 3-Sinopsis
(mayo y junio de 1928): 141; Domínguez, Por la salud sexual…, 5, 26; Pedro J. Zambrano S.,
“Resumen de los trabajos realizados en la Ocina de Prolaxis de Enfermedades Venéreas,
durante los años 1941, 1942 y el primer trimestre de 1943”, Quito, 19 de abril de 1943,
ANHM/Q, SA-0475, 112.
74. Díaz, “Enfermedades consideradas como males sociales...”, 142.
-PRO43.23agos.indd 137 18/10/16 11:43
Procesos 43, enero-junio 2016
138
[En el período secundario] la piel se vuelve sudosa y pronto se ve cubierta de
manchas rojas, de vesículas y pústulas, principalmente en ciertas regiones del
cuerpo, como la cara, el pecho, las manos, los pies; […] el cabello antes abundan-
te y brilloso empieza a secarse y a caerse a manojos al momento de peinarse, que-
dando al poco tiempo la cabeza desnuda; la barba, cejas y pestañas caen también
a inujo del proceso silítico; las uñas de las manos y pies se engruesan y se frag-
mentan, su raíz o matriz son asiento de tumores gomosos fáciles de ulcerarse.
75
Con un panorama de este tipo, el saberse contagiado debió ser una no-
ticia difícil de digerir. Así lo ilustra el cuento “Luz lateral” (1926) de Pablo
Palacio cuando su personaje principal, Antonio, conoce que en su cuerpo se
encontraba el germen del “Gran Mal” y exclama con angustia:
¿Eh? ¿Qué cosa? ¡Socorro! Un hombre me rompe la cabeza con una maza de
53 kilos y después me mete alleres de 5 decímetros en el corazón. Allí se ha
escondido, debajo de la cama de Paulina, y me está enseñando cuatro navajas de
barba, abiertas, que se las pasa por el cuello para hacerme romper los dientes de
miedo y paralizarse mis reejos, templándome las piernas como si fuera un vie-
jo. […] Por allí va el treponema pálido, a caballo, rompiéndome las arterias. […].
Veo a mis hijos, adivino a mis hijos ciegos o con los ojos abiertos todos blancos: a
mis hijos mutilados o secos e inverosímiles como fósiles.
76
Las últimas líneas recogen una de las mayores preocupaciones de la épo-
ca: la transmisión de la sílis de padres a hijos. Para entonces, la medicina
planteaba que el niño podía nacer ya infectado o con condiciones propicias
para el desarrollo de la enfermedad. En ambos casos las consecuencias eran
fatales, porque podía morir o presentar alteraciones en su esqueleto, labio
leporino, problemas en el hígado, corazón y el sistema nervioso, entre otras
afectaciones.
77
La sílis era, pues, la causante de la degeneración de la raza,
ya que lanzaba al mundo seres física y mentalmente inferiores, que se con-
vertían en elementos perjudiciales e inútiles para la sociedad, por lo que
impedir su propagación era una asunto de vital importancia para el país.
78
En este contexto se inicia el trabajo de la Ocina de Prolaxis Venérea,
apoyada por la Policía Nacional, y la aplicación del “Reglamento de Pro-
laxis Venérea para la Zona Central”, instancias por medio de las cuales se
ejerció un biopoder dirigido a administrar la vida de las hetairas.
79
En un
75. Ibíd., 144-145.
76. Pablo Palacio, “Luz lateral”. En Obras completas (Quito: La Palabra, 2006), 44.
77. Díaz, “Enfermedades consideradas como males sociales...”, 149-150; Domínguez,
Por la salud sexual…, 48-49.
78. Díaz, “Enfermedades consideradas como males sociales...”, 150-151.
79. Se toma como fundamento los planteamientos de Foucault sobre el biopoder en
-PRO43.23agos.indd 138 18/10/16 11:43
Procesos 43, enero-junio 2016
139
primer nivel, su cuerpo fue intervenido directamente por el sistema médico.
En efecto, el “Reglamento” estipulaba que las mujeres inscritas en la Ocina
estaban en la obligación de someterse a un examen médico semanal, en los
días y horas señalados por el jefe del servicio, quedando libres de dicho de-
ber únicamente cuando estaban enfermas o enfrentaban una calamidad do-
méstica. Si el examen clínico o bacteriológico determinaba que sufrían algún
mal venéreo, tenían que seguir el tratamiento estipulado por los doctores,
80
el cual consistía en curaciones, exámenes y la aplicación de medicamentos
como el neosalvarsán, el mercurio, el bismuto, entre otros.
81
Junto con esto, se apuntó también a un encauzamiento de su conducta
promoviendo determinadas pautas en el momento de ejercer su actividad.
Para ello los médicos de la Ocina de Prolaxis Venérea les daban charlas
individuales, indicándoles el peligro de las enfermedades venéreas para ellas
y su descendencia, la forma de conocer a un individuo silítico o blenorrágico
en estado contagioso, las indemnizaciones que debía afrontar si eran respon-
sables de un contagio y las reglas que observar antes de las relaciones sexuales
para evitar una posible infección. Se les recomendaba la aplicación de medidas
prolácticas como realizarse un lavado antiséptico vaginal antes del coito y
luego, para lubricar la vagina, usar una pomada a base de calomel (compuesto
de mercurio) al 33%, efectiva para destruir el virus venéreo.
82
Y se les prescri-
bía el uso de un neceser y la práctica de su ocio en un ambiente higiénico.
83
El control pasó a la vez por su inscripción obligatoria en el Registro de Pro-
laxis Venérea, lo que se hizo de forma individual y no por prostíbulo. Esto,
como reere Clark, marcó diferencias con otras experiencias latinoamericanas,
inuyendo en aspectos como el hecho de que en Quito no existiera una zona
roja.
84
Tomemos como ejemplo a Guatemala donde, según las investigaciones
de David McCreery, el gobierno dispuso en la década de 1880 el ejercicio del
meretricio exclusivamente en burdeles regulados y dictaminó que cualquier
mujer declarada culpable de “mala conducta” podía ser remitida ahí por or-
den de las autoridades. Así, la prostitución pasó de ser un asunto de carácter
personal a una obligación que podía ser impuesta desde las instancias de po-
sus dos niveles: el cuerpo-máquina con las disciplinas y el cuerpo-especie con las regula-
ciones de la población. Foucault, Historia de la sexualidad…, 83-85, 87.
80. Dirección General de Sanidad, “Reglamento de Prolaxis Venérea…”, arts. 8, 9,
11, 3.
81. Zambrano, Estudio sobre la prostitución…, 16; Pedro J. Zambrano S., “Informe sinté-
tico de los trabajos realizados en la Sección de Prolaxis Venérea del 1 de abril de 1930 al
31 de marzo de 1931, dirigido al Director General de Sanidad”, Quito, 6 de mayo de 1931,
ANHM/Q, SA-0668, 240-241.
82. Zambrano, Estudio sobre la prostitución…, 16-17, 37.
83. Dirección General de Sanidad, “Reglamento de Prolaxis Venérea…”, arts. 15, 4.
84. Clark, Gender, State, and Medicine…, 82.
-PRO43.23agos.indd 139 18/10/16 11:43
Procesos 43, enero-junio 2016
140
der. En este contexto, el burdel se convirtió en un espacio de explotación, con-
trol y violencia, existiendo una matrona general que controlaba la prostitución
legal por completo y bajo la cual estaban las otras matronas, todas ejerciendo
un control directo sobre prostitutas y atándolas mediante el endeudamiento.
85
En Quito el panorama fue distinto y, en este sentido, menos opresor. Las
casas de tolerancia no se convirtieron en el pilar del control del meretricio, y
al no estar la hetaira atada por ley a un prostíbulo, tuvo mayor capacidad de
decisión y movilidad. Eso sí, debió registrarse para poder ejercer su profesión
dentro de la ley y contar con su libreta sanitaria, que podía ser solicitada por
las autoridades de Sanidad, Policía o los clientes. En ella se consignaba el nú-
mero y fecha de inscripción, nombre, edad, estado, nacionalidad, domicilio,
liación y señales particulares, rma del médico jefe de la Ocina, certicados
sobre su estado de salud rmados por el médico jefe del servicio.
86
Luego se
incorporó a esta información la fotografía de la meretriz, que era tomada por
la Ocina de Identicación Dactiloscópica.
87
La libreta debía acompañarla en
todo momento. Si la perdían, debían obtener, a cambio del respectivo pago,
una nueva; y si el número de certicados de salud se terminaba, debían entre-
garla a la institución para que fuera archivada y reemplazada con otra.
88
El registro detallado de cada una de las mujeres inscritas permitió la acu-
mulación de información y la posibilidad de elaborar estadísticas, que pa-
saron a sustentar los informes que emitía la entidad, proporcionando datos
como número de inscritas, hospitalizadas, examinadas, entre otros.
89
El uso
de la estadística no era gratuito, como señalan Goetschel y Kingman, se ins-
cribía en una política estatal dirigida a un mayor control de la población para
conocer e identicar al individuo, pero también al grupo en general, ya que
facilitaba su gobierno y avalaba la implementación de mecanismos, aparatos
y prácticas de administración y regulación.
90
85. McCreery, “Una vida de miseria y vergüenza…”, 43-45, 49, 53, 55.
86. Dirección General de Sanidad, “Reglamento de Prolaxis Venérea…”, arts. 1, 5,
1-2.
87. Guerrero (?), “Ocio de la Intendencia General de Policía de la Provincia de Pi-
chincha al Director de Sanidad de la Zona Central”, n.° 349, Quito, 9 de septiembre de
1926, ANHM/Q, SA-0636, 73.
88. Dirección General de Sanidad, “Reglamento de Prolaxis Venérea…”, arts. 6, 7, 2.
89. Subdirector de Sanidad de Pichincha, “Ocio con el que se adjunta el parte men-
sual sobre el movimiento habido en las Ocinas de la Subdirección de Sanidad de Pichin-
cha durante el mes de junio de 1925”, n.° 143, 21 de julio de 1925, ANHM/Q, SA-0886,
203; Leopoldo Izquieta Pérez, Informe que el señor Director General de Sanidad presenta ante el
señor Ministro del Ramo, acerca de las labores desarrolladas durante el lapso comprendido entre el
1o. de Junio de 1938 i el 30 de Mayo de 1939 (Guayaquil: Imprenta Sucre, 1939), 16.
90. Kingman, La ciudad y los otros…, 310-312; Goetschel, “El discurso sobre la delin-
cuencia…”, 92-94.
-PRO43.23agos.indd 140 18/10/16 11:43
Procesos 43, enero-junio 2016
141
A través de los datos recopilados por la Ocina de Prolaxis Venérea
fue surgiendo la imagen de las prostitutas como grupo. Análisis como el
de Pedro Zambrano abrió la opción de conocer cuántas meretrices estaban
inscritas y sus características básicas (raza, procedencia, edad, estado civil,
nivel educativo, profesión), posibilitó determinar las distintas clases o for-
mas de prostitución existentes en Quito, las causas que habían llevado a esas
mujeres hacia ese camino y el tiempo de ejercicio, y reveló la incidencia de
las enfermedades venéreas entre las hetairas y su situación en cuanto a la
descendencia y mortalidad infantil, explicándose los motivos de esta última
y su relación con la presencia o ausencia de la sílis y la blenorragia.
91
Se
conguró de esta forma todo un saber cuantitativo y cualitativo sobre las
meretrices, construyéndose desde el Estado y lo sanitario la forma ocial
de entender a ese segmento del cuerpo social, y aplicándose sobre el mismo
las regulaciones requeridas para su control y vigilancia, máxime cuando se
consideraba que de su salud dependía también la salud de otros sectores de
la población.
En este marco, se puede armar que la vida de las prostitutas se com-
plicó, pues se vieron inmersas en un proceso de disciplinamiento que bus-
caba convertirlas en cuerpos dóciles.
92
Sin embargo, frente a las estrategias
dispuestas por el poder, ellas desarrollaron tácticas para enfrentar las nue-
vas normas del juego.
93
La clandestinidad fue una de ellas y quizá el mayor
dolor de cabeza de las autoridades que veían a las hetairas que practica-
ban su ocio fuera del examen y el ojo de la Sanidad como los agentes más
peligrosos, puesto que podían infectar a otros indiscriminadamente.
94
A la
misma se sumó la desobediencia, surgiendo la gura de la remisa que se
negaba a practicarse los exámenes médicos o que, incluso enferma, reusaba
asistir a la Ocina de Prolaxis Venérea y seguir el tratamiento pertinente.
No faltó el uso de la movilidad como mecanismo de evasión, trasladándose
las meretrices de una ciudad, barrio o calle a otros espacios.
95
Obviamente,
las autoridades competentes no se quedaron impávidas y utilizaron la ley a
su favor. Para el efecto la Ocina de Prolaxis Venérea disponía del apoyo
91. Zambrano, Estudio sobre la prostitución…, 18-46.
92. Siguiendo a Foucault, en cuerpos que podían ser sometidos, utilizados, transfor-
mados y perfeccionado por medio de las disciplinas. Michel Foucault, Vigilar y castigar.
Nacimiento de la prisión (Buenos Aires: Siglo XXI, 2002), 125-126, http://www.ivanillich.
org.mx/Foucault-Castigar.pdf.
93. Se toman los términos estrategia y táctica en el sentido planteado por Michel de
Certeau, La invención de lo cotidiano. Artes de hacer (Ciudad de México: Iberoamericana,
1996), 41-43.
94. Zambrano, Estudio sobre la prostitución…, 81.
95. Dirección General de Sanidad y de la Zona Central, “Reglamento de Prolaxis
Venérea…”, arts. 13, 16, 17, 25: 4-7; Zambrano, Estudio sobre la prostitución en Quito, 17, 23.
-PRO43.23agos.indd 141 18/10/16 11:43
Procesos 43, enero-junio 2016
142
policial para la inscripción, el juzgamiento y castigo de quienes violaren las
normas recogidas en el Reglamento.
96
Desoír lo dispuesto implicaba ir a pri-
sión
97
o pagar una multa.
98
Empero, el papel desempeñado por la Ocina de Prolaxis Venérea tenía
otras aristas. A pesar de los múltiples problemas económicos que enfrentó,
trabajó por cumplir su tarea de luchar contra el mal venéreo y velar por la
salud no solo de las meretrices inscritas, sino de otros grupos sociales a los
que extendió su cubertura.
99
La entidad respetó la condencialidad de su re-
gistro e intentó crear una atmósfera de conanza y respeto para las mujeres
acudieran a un lugar.
100
Ahí las prostitutas encontraron información sobre
los peligros de las enfermedades venéreas y la manera de protegerse para
evitar contagiarse y contagiar a sus clientes.
101
Un factor que destacar es la gratuidad del servicio. Mientras en otras
ciudades, como por ejemplo en Rosario (Argentina), la visita médica tenía
un costo para las hetairas y era una carga más,
102
en Quito el Reglamento
estipulaba que no se podía cobrar nada ni a las inscritas ni a los hombres y
mujeres que solicitaren asistencia en los puestos de prolaxis preventiva.
103
Esta situación debió inuir en el compromiso de las prostitutas con su trata-
miento médico que, al ser gratuito, se volvía plenamente acequible, aumen-
tando las probabilidades de cura. Adicionalmente, dicha disposición revela
un reconocimiento de la situación precaria en la que se desarrollaba la vida
de muchas prostitutas, al igual que el lado social de un sistema sanitario que
se preocupó por la salud de sectores desprotegidos.
96. Dirección General de Sanidad, “Reglamento de Prolaxis Venérea…”, 26, 8.
97. Subdirector de Sanidad, “Parte mensual del movimiento habido en las ocinas de
las ocinas de la Subdirección de Sanidad del Pichincha, durante el mes de junio del año
de 1923,” s. l., s. f., ANHM/Q, SA-0635, 219.
98. L. A. Peñaherrera Oña, “Ocio al Director de Prolaxis emitido por la Policía Mu-
nicipal-Comisaría de Calles sobre multa a meretriz”, n.° 472, Quito, 13 de diciembre de
1926, ANHM/Q, SA-0636, 116.
99. Pedro J. Zambrano S., “Informe de los trabajos realizados en la Sección de Pro-
laxis Venérea desde el 1 de mayo de 1931 al 30 de abril de 1932”, Quito, 27 de mayo de
1932, ANHM/Q, SA-0668, 242, 244.
100. Clark, Gender, State, and Medicine…, 90-91.
101. Zambrano, Estudio sobre la prostitución…, 16-17, 37.
102. Múgica, “Una llaga incurable…”, 187-188.
103. Dirección General de Sanidad, “Reglamento de Prolaxis Venérea…”, art. 3, 1-2.
-PRO43.23agos.indd 142 18/10/16 11:43
Procesos 43, enero-junio 2016
143
ConClusiones
Para las prostitutas, la primera mitad del siglo XX supuso recibir sobre
sus hombros el peso de una nueva mancha, pues a la tradicional visión cató-
lica que la concebía como una pecadora se sumó la perspectiva médica que
la identicó como una infectada, portadora por antonomasia de peligrosas
enfermedades venéreas. Así, en ella se conjugaron el peligro moral y el sani-
tario. La conformación de este prototipo, vigente en muchos sentidos hasta
nuestros días, demuestra cómo dos discursos que en primera instancia po-
drían ser vistos como fruto de posturas distantes y muchas veces opuestas,
conuyeron sin mayores fricciones. Para la Iglesia y el Estado laico, ellas
fueron un grupo funcional. La instancia eclesiástica las usó para jar el límite
entre las mujeres “buenas” y las “malas” (sistema de lo abyecto); y el Estado
y sus instancias sanitarias, para achacarles la propagación de los males ve-
néreos, convirtiéndolas en el segmento social al cual sí era factible controlar,
vigilar y regular. En denitiva, ni uno ni otro logró brindarles un reconoci-
miento pleno como personas.
Esta situación pone de maniesto que existía un sistema más amplio que
cobijaba y posibilitaba la reproducción de la prostitución y ese era, precisa-
mente, la sociedad patriarcal. En ella el hombre ocupa un lugar privilegiado
y desde esta perspectiva se comprende la invisibilización del cliente como
uno de los puntales del meretricio y, en general, el trato diferenciado que se
daba a los hombres que estaban contagiados. Sobre estos existía fundamen-
talmente una preocupación relacionada con su salud, desplegándose accio-
nes para garantizarla, pero no una condena como la que recibían las mere-
trices. Sin embargo, no se piense que la prostitución era un asunto exclusivo
entre hombres y mujeres, la realidad era mucho más compleja y la presencia
de ruanas o dueñas de burdeles lo comprueba. Si bien eran mujeres, ellas
pasaron a ocupar un lugar de poder frente a las hetairas, ejercieron una au-
toridad conferida por el dinero y el conocimiento del negocio.
Con relación a la Ocina de Prolaxis Venérea y al “Reglamento de Pro-
laxis Venérea para la Zona Central”, se observa que se convirtieron en ins-
trumentos con los cuales se fue introduciendo y ejerciendo un biopoder que
comenzó a administrar la vida de las hetairas como individuos y como gru-
po poblacional. Fueron registradas, contabilizadas y adiestradas para que
hicieran con sus cuerpos lo médicamente correcto, instruidas sobre cómo
comportarse en la práctica de su ocio, denidas a partir de los resultados
estadísticos, controladas, vigiladas, etc. No obstante, si colocamos el sistema
reglamentarista que se desarrolló en Quito frente a experiencias como las de
Guatemala o Rosario, se observa que era menos restrictivo y ofrecía mayores
-PRO43.23agos.indd 143 18/10/16 11:43
Procesos 43, enero-junio 2016
144
opciones a las meretrices como un servicio médico-social gratuito, más liber-
tad de acción, entre otras.
Finalmente, es importante destacar que, ante las estrategias implantadas
desde el poder, las hetairas no se cruzaron de brazos y, más bien, desarro-
llaron una serie de tácticas que les permitió seguir adelante y sortear las
nuevas imposiciones. La continua mención de clandestinas y remisas en la
documentación revisada permite conocer que había intersticios en el siste-
ma, lugares que no podían ser controlados y supervisados, espacios en los
cuales las prostitutas se conguran como agentes activos que toman decisio-
nes, buscan alternativas, resisten y marcan el ritmo de su propia existencia.
Fuentes y bibliograFía
FUENTES PRIMARIAS
Archivo Nacional de Historia de la medicina/Quito (ANHM/Q)
Fondo Sanidad.
FUENTES SECUNDARIAS
Ayala Mora, Enrique. “El laicismo en la historia del Ecuador”. Procesos: revista ecuato-
riana de historia, n.° 8 (1996): 3-32. http://revistaprocesos.ec/ojs/index.php/
ojs/article/viewFile/410/479.
Barrera B., Jaime. “La mujer y el delito”. Anales, n.° 316 (octubre-diciembre 1942):
115-162.
Butler, Judith. Cuerpos que importan: sobre los límites materiales y discursivos del “sexo”.
Buenos Aires: Paidós, 2002, 20.
Checa Ron, Sophia. “Pecadoras e infectadas: la prostituta en la primera mitad del si-
glo XX”. Tesis de maestría. Universidad Andina Simón Bolívar, Sede Ecuador.
2012. http://repositorio.uasb.edu.ec/bitstream/10644/3029/1/T1104-MEC-
Checa-Pecadoras.pdf.
Clark, Kim. “El sexo y la responsabilidad en Quito: prostitución, género y Estado,
1920-1950”. Procesos: revista ecuatoriana de historia, n.° 16 (I semestre 2001): 35-
59.
______. Gender, State, and Medicine in Highland Ecuador. Modernizing Women, Moder-
nizing the State, 1895-1950. Pittsburgh: University of Pittsburgh Press, 2012.
-PRO43.23agos.indd 144 18/10/16 11:43
Procesos 43, enero-junio 2016
145
______. “Género, raza y nación: la protección a la infancia en el Ecuador (1910-1945)”.
En Antología Género, compilado por Gioconda Herrera Mosquera, 183-210.
Quito: FLACSO Ecuador / Junta de Andalucía, 2001. http://www.acsoan-
des.edu.ec/libros/digital/44902.pdf.
Correa, Alberto. Conferencias sustentadas en el Teatro Variedades el 14 y 15 de enero de
1930. Quito: Luis E. Giacometti, 1930.
De Certeau, Michel. La invención de lo cotidiano. Artes de hacer. Ciudad de México:
Universidad Iberoamericana, 1996.
Díaz Cueva, David. “Enfermedades consideradas como males sociales. Conferencia
pronunciada en el Salón Máximo de la Universidad de Cuenca, por el profe-
sor de Medicina, doctor don David Díaz Cueva”. Revista de la Universidad de
Cuenca, n.° 3-Sinopsis (mayo y junio de 1928): 141-152.
Dirección General de Sanidad y de la Zona Central del Ecuador. “Reglamento de Pro-
laxis Venérea para la Zona Central”. Quito, 27 de diciembre de 1926. Quito:
Imprenta Nacional, 1926.
Domínguez, Luis F. Por la salud sexual: sílis, blenorragia, matrimonio, vicios ocultos,
instinto genésico. Quito: Imprenta Nacional, 1934.
Ecuador franciscano, Revista mensual religioso-popular. “Editorial”, n.° 21 (noviembre de
1942): 483-484.
______. “Editorial”, n.° 23 (enero de 1943): 1-2.
Ejército del Ecuador. Higiene del soldado. Quito: Imprenta Nacional, 1908.
El Mensajero del Corazón de Jesús. “Coquetear es divertirse con la propia alma”, n.° 85
(octubre de 1950): 731-735.
______. “Respuestas de una encuesta a señoritas de 15 a 20 años”, n.° 74 (febrero de
1949): 116-118.
Forel, Augusto. La cuestión sexual. T. II. Santiago de Chile: Zig-Zag, s. f.
Foucault, Michel. Historia de la sexualidad I. La Voluntad de Saber. Ciudad de México:
Siglo XXI, 1998. http://www.uruguaypiensa.org.uy/imgnoticias/681.pdf.
______. Vigilar y castigar. Nacimiento de la prisión. Buenos Aires: Siglo XXI, 2002.
http://www.ivanillich.org.mx/Foucault-Castigar.pdf.
Garcés, Enrique. Por, para y del niño. T. II. Quito: Talleres Grácos de Educación, 1937.
Goetschel, Ana María. Educación de las mujeres, maestras y esferas públicas: Quito en la
primera mitad del siglo XX. Quito: FLACSO Ecuador / Abya-Yala, 2007.
______. “El discurso sobre la delincuencia y la constitución del Estado Liberal (pe-
ríodos garciano y liberal)”. Procesos: revista ecuatoriana de historia, n.° 8 (enero-
junio de 1996): 83-98.
______. Mujeres e imaginarios: Quito en los inicios de la modernidad. Quito: Abya-Yala,
1999.
Hepke, Sabrina. “Tolerancia, moral e higiene: el control de la prostitución en La Ha-
bana (1873-1913)”. En Mujeres, familia y sociedad en la historia de América Latina,
siglos XVIII-XXI, editado por Scarlett O’Phelan y Margarita Zegarra, 313-331.
Lima: CENDOC Mujer / Ponticia Universidad Católica del Perú / Instituto
Riva Agüero / Instituto Francés de Estudios Andinos, 2006.
Izquieta Pérez, Leopoldo. Informe que el señor Director General de Sanidad presenta ante
el señor Ministro del Ramo, acerca de las labores desarrolladas durante el lapso com-
-PRO43.23agos.indd 145 18/10/16 11:43
Procesos 43, enero-junio 2016
146
prendido entre el 1o. de Junio de 1938 i el 30 de Mayo de 1939. Guayaquil: Imprenta
Sucre, 1939.
Kingman Garcés, Eduardo. “Cultura popular y proyectos civilizatorias en Quito,
1860-1930”. En Etnicidad y poder en los países andinos, compilado por Christian
Büschges, Guillermo Bustos y Olaf Kaltmeier, 81-110. Quito: Corporación Edi-
tora Nacional / Universidad Andina Simón Bolívar, 2007.
______. La ciudad y los otros, Quito 1860-1940. Higienismo, ornato y policía. Quito: FLAC-
SO Ecuador, 2006.
McCreery, David. “Una vida de miseria y vergüenza: prostitución femenina en la
ciudad de Guatemala, 1880-1920”, 35-59. Dialnet-UnaVidaDeMiseriaYVer-
guenza-40008995.pdf.
Múgica, María Luisa. “Una llaga incurable: prostitución y reglamentación en Rosa-
rio-Argentina, 1874-1932”. Niterói 10, n.° 2 (primer semestre 2010): 177-211.
http://www.revistagenero.uff.br/index.php/revistagenero/article/viewFi-
le/23/11.
Palacio, Pablo. “Luz lateral”. En Obras completas, 42-45. Quito: La Palabra, 2006.
Pasco Álvarez, Carol, y Julio Núñez Espinoza. “Medicina, prostitución y sílis en
Lima y Callao: 1910-1930”. En El rastro de la salud en el Perú, editado por Mar-
cos Cueto, Jorge Lossio y Carol Pasco, 181-210. Lima: Universidad Peruana
Cayetano Heredia / IEP, 2009.
Rendón de Mosquera, Zoila. La mujer en el hogar y en la sociedad. 2.ª ed. Quito: Impren-
ta Nacional, 1933.
Salvador, Humberto. “Mama Rosa”. En Parias, perdedores y otros antihéroes: Quito y
sus célebres personajes populares, compilado por Edgar Freire Rubio y Manuel
Espinosa Apolo, 93-99. Quito: Trama, 1999.
Suárez, Pablo Arturo. “Contribución al estudio de las realidades entre las clases obre-
ras y campesinas”. Anales de la Universidad Central, n.° 290 (octubre-diciembre
de 1934): 295-388.
Tupac Amaru, “Tupac Amaru recoge interesantes datos sobre prostitución y males
venéreos en general”. El Día, 10 de abril de 1937: 1, 3.
Urarte, José. “Que se contrarreste fuertemente la depravación de costumbres (Inten-
ción general aprobada y bendecida por su Santidad)”. El Mensajero del Corazón
de Jesús, n.° 41 (mayo de 1946): 271-285.
Vargas, José María. “La mujer en la Acción Católica”. La Corona de María, Órgano de
los Dominicos del Ecuador, n.° 517 (febrero de 1944): 45-51.
Vox. “Ligereza ante el matrimonio”. El Mensajero del Corazón de Jesús, n.° 42 (junio de
1946): 372-373.
Zambrano S., Pedro J. Estudio sobre la prostitución en Quito. Quito: Imprenta Nacional,
1924.
-PRO43.23agos.indd 146 18/10/16 11:43

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.


ISSN: 1390-0099

Licencia de Creative Commons
Procesos: revista ecuatoriana de Historia is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 4.0 Internacional License.