Debates sobre jurisdicción eclesiástica
en tiempos de la Independencia, 1808-1825*
Debates on Ecclesiastical Jurisdiction
during the Independence, 1808-1825
Ana Carolina Ibarra
Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).
Instituto de Investigaciones Históricas (México)
anacaroli@hotmail.com
Fecha de presentación: 20 de diciembre de 2014
Fecha de aceptación: 10 de marzo de 2015
Artículo de investigación
Procesos: revista ecuatoriana de historia, n.º 43 (enero-junio 2016), 65-92. ISSN: 1390-0099
* Agradezco a José Luis Quesada Lara, ayudante de investigación, el haber contribui-
do con la revisión de varios archivos y fuentes empleadas para esta investigación.
-PRO43.23agos.indd 65 18/10/16 11:43
RESUMEN
El artículo ofrece un acercamiento a los problemas que planteó la
guerra de Independencia hispanoamericana en materia de
jurisdicción eclesiástica. A partir del estudio de la Nueva España, el
trabajo propone una perspectiva amplia, que pone de relieve
el interés de un tema de alcance continental y la necesidad de
estudiar, a través de algunos ejemplos concretos, las semejanzas entre
los problemas y los argumentos que fueron empleados para
resolverlos. Alude algunos casos que permiten apreciar cómo
propuestas que no eran necesariamente nuevas se mezclaron con el
lenguaje y la realidad de una época de grandes cambios.
Palabras clave: Historia política, historia religiosa,
Independencia, jurisdicción eclesiástica, Iglesia,
jurisdicción episcopal, insurgentes, Nueva España.
ABSTRACT
The article offers an approach to the problems raised by the Spanish
American independence wars in the eld of ecclesiastical jurisdiction.
From the study of the New Spain, the work proposes a broader
perspective, which highlights the interest of a theme of continental
scope and the need to study, through some concrete examples, the
similarities between the problems and arguments that were applied
to solve them. It refers some cases that appreciate how proposals that
were not necessarily new fused with the language and reality
of an era of great changes.
Keywords: Political history, Religious history, Independence,
Ecclesiastical jurisdiction, Church, Episcopal jurisdiction,
insurgents, New Spain.
Ana Carolina Ibarra
Doctora en Historia. Ejerce la docencia en la UNAM. Ha recibido el Reconocimiento Sor Juana
Inés de la Cruz (2010) y la mención honoríca en la categoría de mejor Artículo Novohispano
del Comité Mexicano de Ciencias Históricas (2008). Entre sus publicaciones más recientes
están: Francisco Xavier Clavigero, un humanista entre dos mundos. Entorno, pensamiento y presencia,
coordinado conjuntamente con Alfonso Alfaro, Iván Escamilla González y Arturo Reynoso
(2015); La insurgencia mexicana y la Constitución de Apatzingán, 1808-1824, en coordinación con
José Antonio Serrano Ortega, Marco Antonio Landavazo, Juan Ortiz Escamilla y Marta Terán
(2014), entre otros libros y artículos.
-PRO43.23agos.indd 66 18/10/16 11:43
Evaluar el impacto que tuvo la guerra de Independencia en la estructura
y funcionamiento de la Iglesia es un tema cuyo interés es relevante tanto para
los estudiosos de la institución eclesiástica como para los del proceso emanci-
pador. Para algunos autores, el surgimiento de las nuevas repúblicas asestó un
duro golpe a una institución cuyo origen estaba ligado al vínculo colonial, así
que la conmoción “puso al descubierto las raíces coloniales de la Iglesia y reve-
ló sus orígenes extranjeros”;
1
para otros, en cambio, es más importante estudiar
el orden corporativo de la monarquía para poder comprender su paulatina
disolución y así medir el alcance que tuvieron las transformaciones de nales
del siglo XVIII y las propuestas del orden liberal estatal de las primeras déca-
das del XIX.
2
En ese amplio contexto interpretativo, los trabajos recientes de los
historiadores ofrecen elementos nuevos para entender la participación del alto
clero como actor fundamental de la modernidad borbónica,
3
el papel de los cu-
ras párrocos, del clero insurgente y de los cabildos eclesiásticos.
4
Recientemen-
te, se han investigado multitud de temas que hoy por hoy nos permiten tener
una imagen más completa y compleja de la manera en que la Iglesia colonial
vivió los procesos de Independencia de la América ibérica. El interés de estos
aportes se torna más atractivo en tanto contamos con una historiografía que
abarca realidades muy diversas y permite comparar distintos casos.
5
1. John Lynch, “La Iglesia católica 1830-1930”. Historia de América Latina, ed. por Leslie
Bethell, vol. 8 (Cambridge / Barcelona: Cambridge University Press / Crítica, 1991), 65, 67.
2. Nancy Farriss, Crown and Clergy in Colonial Mexico, 1759-1821. The Crisis of Eclesias-
tical Priviledge (Londres: The Athlone Press, 1968). Véase también William Taylor, Magis-
trates of the Sacred. Priests and Parishioners in Eigteenth-Century Mexico (Palo Alto: Stanford
University Press, 1996); otros trabajos recientes han penetrado con agudeza en las trans-
formaciones que arrancan en el siglo XVIII y tejido los hilos para enlazarlas con los cam-
bios el momento en que surge la nación independiente, por ejemplo Brian Connaughton,
Entre la voz de Dios y el llamado de la patria. Religión identidad y ciudadanía en México, siglo XIX
(Ciudad de México: Fondo de Cultura Económica, 2010).
3. Son pioneros los trabajos de Brian Connaughton: Clerical Ideology in a Revolutionary Age
(Calgary / Boulder: University of Calgary Press / University Press of Colorado, 2000), 77-
126; Dimensiones de la identidad patriótica. Religión, política y regiones en México, siglo XIX (Ciu-
dad de México: Universidad Autónoma Metropolitana / Miguel Ángel Porrúa, 2001), 31-72.
4. Véase, entre otros: Carlos Herrejón Peredo, Hidalgo, las razones de la insurgencia (Ciu-
dad de México: Secretaría de Educación Pública, 1987); Francisco Morales, Clero y política
en México (1767-1834). Algunas ideas sobre la autoridad, la Independencia y la reforma eclesiás-
tica (Ciudad de México: Secretaría de Educación Pública, 1975); Ana Carolina Ibarra, El
cabildo catedral de Antequera de Oaxaca y el movimiento insurgente (Zamora: El Colegio de Mi-
choacán, 2000); Eric Van Young, The Other Rebellion: Popular Violence, Ideology and Mexican
Struggle for Independence, 1810-1821 (Palo Alto: Stanford University Press, 2001).
5. Han sido de particular importancia para la elaboración de este ensayo los trabajos
-PRO43.23agos.indd 67 18/10/16 11:43
Procesos 43, enero-junio 2016
68
El trabajo que presento a continuación aspira a sacar provecho de esa
rica bibliografía para poder denir tendencias generales y procesos parti-
culares, a veces contrastantes, que tuvieron lugar durante la crisis revolu-
cionaria, cuestión que busca ser el principal resultado de este artículo. El
trabajo se nutre, en consecuencia, de las aportaciones de las últimas dos o
tres décadas de la historiografía latinoamericana. Esta historiografía reno-
vadora se ha visto favorecida con el surgimiento de estudios profesionales
que han contribuido a superar los antiguos debates entre los detractores de
la institución y sus apologistas;
6
son trabajos que han mostrado que la Igle-
sia no era una institución monolítica e inmutable, sino que hubo debates,
fragilidades y discrepancias en su interior, cuestiones particularmente no-
tables en una época en que el mundo atlántico experimentó grandes trans-
formaciones. Por otra parte, estos estudios han puesto de relieve la impor-
tancia de lo religioso en sociedades cuyas creencias, sociabilidad, lenguajes
y modos de vida estaban enraizados en una cultura católica. Las obras de
William Taylor y Carlos Herrejón Peredo, por ejemplo, rompieron con la
idea de que los curas que lideraron el movimiento insurgente mexicano
eran o liberales convencidos o católicos vergonzantes; y nos muestran, en
cambio, cómo la mayor parte de ellos eran católicos convencidos, que te-
nían además una especial sensibilidad hacia los principios libertarios de
la época. La erudición crítica de buena parte de estos líderes insurgentes
les permitió discutir en los términos de la Europa católica de su tiempo,
tuvieron una gran familiaridad con pensadores como Febronio, Bossuet o
el abate Fleury, y participaron de las tendencias jansenistas, richeristas y
galicanas que animaron experiencias europeas de la época. Otros autores
como Brian Connaughton o Roberto Di Stefano han hecho una contribu-
ción al ayudar a entender cómo fue que estas sociedades católicas fueron
abriéndose a un orden secular que tarde o temprano se impuso en todas
de Roberto Di Stefano y Loris Zanatta, Historia de la Iglesia Argentina. Desde la Conquista
hasta nes del siglo XX (Buenos Aires: Mondadori, 2000), 158-225; Roberto Di Stefano, El
púlpito y la plaza. Clero, política y sociedad de la Monarquía Católica a la República Rosista (Bue-
nos Aires: Siglo XXI, 2004); así como tres textos de Miranda Lida: “Fragmentación política
y fragmentación eclesiástica. La revolución de independencia y las iglesias rioplatenses
(1810-1839)”, Revista de Indias LXIV, n.
o
231 (mayo-agosto 2004), 383-404; “Gregorio Fu-
nes y las iglesias rioplatenses, del Antiguo Régimen a la Revolución” (tesis de doctorado,
Universidad Torcuato di Tella, 2003), 92-142; y, Dos ciudades y un deán. Biografía de Gregorio
Funes, 1749-1829 (Buenos Aires: Eudeba, 2006).
6. Para una valoración de estas corrientes véase Ana Carolina Ibarra y Gerardo Lara
Cisneros, “La historiografía sobre la Iglesia y el clero”. En La Independencia de México. Temas
e interpretaciones recientes, coord. por Alfredo Ávila y Virginia Guedea, 117-144 (Ciudad de
México: Universidad Autónoma de México, UNAM / Instituto de Investigaciones Histó-
ricas, IIH, 2007).
-PRO43.23agos.indd 68 18/10/16 11:43
Procesos 43, enero-junio 2016
69
partes. Ellos y otros, como David Brading y Nancy Farriss, también citados
más arriba, han sido pioneros en el tratamiento de estos temas y han abier-
to horizontes para su estudio. Indudablemente, sus trabajos dan soporte e
inspiración a las ideas que aquí se presentan.
Desde esta perspectiva, adquiere relevancia la cuestión de las jurisdic-
ciones diocesanas aquí estudiadas, puesto que es un asunto que escapa a los
antiguos debates entre historiadores laicos e historiadores confesionales. La
revolución de Independencia que se desató al interior de los virreinatos con
motivo de la ocupación de la península, pero también las sucesivas confron-
taciones y alianzas europeas en un período de guerras, plantearon inevita-
blemente el problema de la jurisdicción eclesiástica. Un aspecto importante
fueron las implicaciones que tuvo la desconexión respecto del papado; en
primer lugar, al estar España ocupada y el trono entregado de manera ilegí-
tima en manos del tirano francés; en segundo lugar, debido a las condiciones
de la guerra interna que a veces hacían imposible mantener el funcionamien-
to habitual de las iglesias.
Ahora bien, es necesario aclarar que en este artículo estaremos tratan-
do dos cuestiones que están conectadas entre sí, pero que son distintas.
Por un lado, la desestructuración institucional a causa de la guerra y, por
otro, los debates eclesiológicos que no eran necesariamente nuevos, pero
cuya ampliación y difusión fueron potenciadas por la guerra que puso en
juego las diversas concepciones y argumentos que existían en torno a la
jurisdicción eclesiástica; ni los problemas, ni los debates fueron superados
en los países latinoamericanos durante las primeras décadas de la vida
independiente.
En la medida en que las noticias de la crisis dinástica y la posterior va-
cancia del poder real en España se conocieron de manera ocial en América,
más o menos en el verano de 1808, fue inevitable que surgiera la pregunta de
quién habría de tomar las riendas del gobierno. Así que las tendencias au-
tonómicas y los nuevos alineamientos regionales denieron otras realidades
políticas, realidades que derivaron eventualmente en la necesidad de denir
de otra manera también los ámbitos de la jurisdicción de la Iglesia. La acele-
ración de los acontecimientos obligó a perlar nuevas deniciones teológi-
cas, jurídicas y políticas para resolver problemas en esta materia. Aquí nos
ocuparemos de revisar algunos casos concretos que sirven para mostrar que
este fue uno de los grandes temas de la época puesto que los fundamentos
de la jurisdicción se pusieron en duda a raíz de los cambios que sobrevi-
nieron. Cuáles eran sus alcances y ámbitos de competencia, cuáles eran las
circunstancias especiales que se producían en uno y otro lugar, cuáles las
discusiones y quiénes sus principales portavoces. Las situaciones elegidas
aquí son apenas un botón de muestra, pero sirven para apreciar que, a pesar
-PRO43.23agos.indd 69 18/10/16 11:43
Procesos 43, enero-junio 2016
70
de la distancia, los desafíos eran los mismos y se asemejaban también los
argumentos para encararlos.
la jurisdiCCión eClesiástiCa
en tierras ameriCanas
El problema de la jurisdicción eclesiástica fue uno de los primeros asun-
tos con los que tuvo que lidiar la monarquía desde su establecimiento en
América. La manera de abordarlo fue, desde luego, a partir de la delimita-
ción de las primeras diócesis que muchas veces, con el tiempo, tuvieron que
modicar su jerarquía, extensión y sede catedralicia. La catedral es la iglesia
del obispo y, a partir de que se concedió la libertad a la Iglesia, su jurisdicción
tendría que abarcar necesariamente una estructura eclesiástica territorial. Por
lo tanto, desde los primeros tiempos apareció una geografía eclesiástica que
no dejó de plantear problemas. Hubo que adaptar el gobierno pastoral a la
división diocesana que se fue ajustando a las prioridades y posibilidades rea-
les de la evangelización, a las características de las poblaciones y a los reque-
rimientos de la colonización. La aspiración era que cada diócesis abarcara el
conjunto del territorio para la debida atención espiritual. Sin embargo, los
límites y poderes de cada una de ellas fueron materia de conictos frecuentes
entre mitras vecinas, en tanto los obispos tuvieron que tomar conciencia de la
índole territorial de su gobierno para poner límite a su potestad.
7
Es necesario tomar en cuenta, por otra parte, que la jurisdicción dioce-
sana se superponía a la jurisdicción real y civil, así como a la de las provin-
cias de las órdenes religiosas. En ninguno de los casos las demarcaciones se
correspondían unas con otras, cosa que inevitablemente acarreó fricciones.
Después de todo, se trataba de asuntos de poder y, como podemos supo-
ner, cada desprendimiento de una provincia respecto de una entidad mayor,
cada traslado de una sede catedralicia a otro sitio, fue seriamente resentido
por los afectados. Entre otras cosas, la fragmentación eclesiástica redunda-
ba en la creciente dicultad para garantizar la percepción de los diezmos y
las provincias de cada obispado tenían que remitir las rentas a la cabecera
episcopal correspondiente; los ingresos de la fábrica de la catedral, de los
prebendados y del obispo dependían de ello. En la época que nos ocupa, el
obispado de Tucumán se dividió en dos nuevos: el de Córdoba y el de Salta,
y a ambos se les adjudicaron territorios que no pertenecían al primero. En
la América Septentrional se crearon los obispados de Sonora y Linares, se-
parando estos espacios de los de Durango y Guadalajara, respectivamente.
7. José Orlandis, Historia de las instituciones de la Iglesia católica (Pamplona: EUNSA,
2003), 102.
-PRO43.23agos.indd 70 18/10/16 11:43
Procesos 43, enero-junio 2016
71
Hubo también creación de obispados y establecimiento de jurisdicciones en
otros virreinatos y en las posesiones antillanas.
Como es sabido, durante la época colonial y antes de la implantación
de los estados modernos, la Iglesia ejercía una jurisdicción que se extendía
sobre el conjunto de la sociedad puesto que entre sus atribuciones, como es
connatural a un orden corporativo, hubo facultades civiles y judiciales –en
este caso correspondientes a la justicia eclesiástica, la celebración de matri-
monios, el manejo de patrimonios familiares, herencias, pleitos, etc.– tareas
que el obispo delegaba en curas, párrocos, vicarios y miembros de la jerar-
quía. Aunque cada una de las potestades eclesiásticas dependía estrecha-
mente de la otra, el poder pastoral, entonces y ahora, pertenece al obispo que
lo detenta y realiza funciones determinadas. Es posible que el poder pastoral
pueda ser transmitido por delegación, aunque no necesariamente en toda
su extensión, sino solo en parte. También puede ser revocado a aquel que lo
detenta.
8
Vale agregar que la jurisdicción del diocesano es siempre territorial.
A lo largo de la historia, el poder papal fue confrontado no solo por el peso
de los concilios que señalaron que el papa era solamente un primus inter pares,
sino por iniciativas que buscaron, en los casos más extremos, escapar al control
del papado, o en otros que intentaron conseguir un mayor margen de auto-
nomía para la jurisdicción episcopal o incluso de los presbíteros. Por mucho
tiempo hubo a este respecto largas discusiones al interior de la Iglesia. Yo daré
cuenta de algunas de ellas en los años que nos ocupan, y particularmente de las
que he considerado relevantes en los años de la crisis de la monarquía española.
En América, durante los primeros tiempos de la colonización el proceso
de denición de la jurisdicción eclesiástica fue particularmente complejo, en
gran parte debido a que los esfuerzos de la Iglesia tuvieron frente a sí la tarea
de evangelizar las tierras recién conquistadas. La Iglesia que tuvo como base
el benecio eclesiástico y que era la Iglesia de los obispos debía colocarse por
encima de las tareas misionales, lo que no fue fácil en muchos lugares por el
poder que los misioneros y frailes alcanzaron en los primeros tiempos. De-
nida por el Concilio de Trento la preponderancia de aquellos y la subordina-
ción del resto a la autoridad del obispo, el asunto no dejó de crear problemas
de convivencia, los cuales estuvieron presentes a lo largo de los tres siglos co-
8. Recordemos que la autoridad de los obispos se dividía en dos potestades: de orden y de
jurisdicción. La primera estaba referida a las cuestiones sacramentales; la segunda abarcaba lo re-
lativo al gobierno, legislación y justicia, necesarias para la conducción de las iglesias o las demar-
caciones diocesanas. Para conocer más sobre la potestad y jurisdicción de los obispos de Nueva
España y ahondar en la acción judicial de la Audiencia Eclesiástica del Arzobispado de México
véase Jorge E. Traslosheros, Iglesia, justicia y sociedad en la Nueva España. La Audiencia del Arzobis-
pado de México 1528-1668 (Ciudad de México: Porrúa / Universidad Iberoamericana, 2004), 1-3.
-PRO43.23agos.indd 71 18/10/16 11:43
Procesos 43, enero-junio 2016
72
loniales.
9
Si bien el tema merece ser atendido, me interesa apuntar solamente
la forma en que avanzó y se expandió la jurisdicción episcopal mediante la
organización creciente de las diócesis a lo largo de la América española.
En las primeras décadas del siglo XVI fue necesario que las potencias
colonizadoras procediesen gradualmente para ir creando las demarcaciones
diocesanas. No era fácil prever los límites de cada una de las mitras puesto
que era imposible conocer de antemano el territorio y saber con qué facili-
dades y apoyos de la población iba a contar la institución para su expansión.
De allí que, como antes mencioné, muchas veces iban sondeando las condi-
ciones para poder hacer compatibles las necesidades de la Iglesia y las posi-
bilidades para su implantación. Esta fue una tarea difícil, especialmente en
determinados territorios. Las grandes extensiones “de frontera”, de indios
indómitos, obligaron a la creación de proyectos como el de los colegios de
Propaganda Fide que cobrarán mayor impulso hacia la segunda mitad del
siglo XVIII, momento en que era todavía apremiante la evangelización de
lugares conictivos o lejanos.
10
La evangelización de vastas regiones era to-
davía una tarea pendiente en pleno siglo ilustrado. Aun en obispados que se
hallaban en el corazón de virreinatos como el de la Nueva España, las pobla-
ciones indígenas de Puebla, Oaxaca o Chiapas eran renuentes a adaptarse a
las exigencias de la religión católica en pleno siglo XIX,
11
como lo atestiguan
las visitas pastorales de la época. El número raquítico de curas seculares que
existía en el Río de la Plata en esos años, aun en ciudades como Córdoba
9. Muchos estudios han mostrado los conictos de orden jurisdiccional del virreinato de
Nueva España desde su fundación. Me interesa destacar los que han puesto atención en la
esfera jurisdiccional de los Obispos, las órdenes mendicantes y las autoridades civiles. Véase
Robert Ricard, La conquista espiritual de México. Ensayo sobre el apostolado y los métodos misioneros
de las órdenes mendicantes en la Nueva España de 1523-1524 a 1572 (Ciudad de México: Fondo de
Cultura Económica, 1986), 359-386; Traslosheros, Iglesia, justicia y sociedad, 63-79.
10. Es conocida la obra que desarrollaron, a través de estos colegios, personajes como
fray Junípero de Serra en la Sierra Gorda y luego en las Californias. La labor de los cole-
gios de Guadalupe en Zacatecas, el de la Santa Cruz en Querétaro y el de San Fernando
de México resulta encomiable. Pero también en el extremo sur, los colegios de Propaganda
Fide tuvieron un proyecto misional que no parece haber tenido el alcance del de la Nueva
España. Se ha estudiado particularmente en el caso del Chaco salteño, y, por lo general,
la historiografía argentina reere el reclamo de algunos autores de la época por la poca
atención a la evangelización en la zona.
11. Abundan los ejemplos en las visitas pastorales de los obispos. Destacan, por los regis-
tros de los pueblos y de las estructuras políticas del obispado de Puebla de los Ángeles, las
tres visitas que realizó el obispo Juan de Palafox y Mendoza entre 1643 y 1646. Véase Relación
de las visitas eclesiásticas de parte del obispado de la Puebla de los Ángeles (1643-1646) (Ciudad de
México: El Colegio de México, 2014). Otra muestra detallada de lo que sucedía en las visitas
episcopales en la diócesis de Oaxaca puede verse en la realizada por Alonso de Ortigosa,
“Audiencia de México”, Providencias de la visita. Archivo General de Indias (AGI), sig. 2584.
-PRO43.23agos.indd 72 18/10/16 11:43
Procesos 43, enero-junio 2016
73
de Tucumán que reporta solo 18 sacerdotes seculares y una parroquia para
1787, muestra la insuciente implantación de la iglesia diocesana a nes del
siglo XVIII. Tan poco ecaz parecía su labor en aquellas tierras que un obser-
vador de la época comentaba: “¿será posible que bajo la dominación de una
nación sabia y católica gima esta campaña la esclavitud de la irreligión?”.
12
la potestad
de las Catedrales en amériCa
A pesar de que la implantación de la Iglesia dejó mucho que desear en algu-
nos lugares, desde muy temprano hubo un extraordinario esfuerzo por cubrir la
organización pastoral en la totalidad de las tierras conquistadas. Así pues, aun-
que la implantación fue desigual, pronto fue posible contar con una geografía
episcopal denida. La mayor parte de las diócesis americanas fueron erigidas
durante los primeros tiempos coloniales y, de hecho, su creación acompañó a
la empresa colonizadora, de manera que desde las catedrales se coadyuvó a la
organización de las ciudades, a las tareas de catequización y castellanización, y
también a tareas de salud, educación y obra pública. Con ese primer arranque de
organización diocesana se implantó el poder de la Iglesia en América y, posterior-
mente, aunque hubo un esfuerzo por adaptar el proyecto diocesano a las circuns-
tancias políticas, demográcas y económicas de cada región, fueron pocos en
proporción los ajustes realizados en términos de una reorganización diocesana.
En general el mapa jurisdiccional de las mitras americanas tiene como
resultado diócesis muy desiguales: algunas eran muy ricas, poderosas y bien
delimitadas, en tanto otras eran claramente insucientes, pobres y precaria-
mente administradas. Los territorios marginales fueron los que costó más
trabajo organizar y administrar, como puede ser el caso de la Banda Oriental
del Uruguay, el Norte de México, o el Paraguay. Las plazas de obispos y ar-
zobispos de las catedrales metropolitanas ricas fueron muy codiciadas; era
difícil, en cambio, trasladar obispos a zonas como el Paraguay donde pasa-
ban décadas sin obispo y los cabildos en sede vacante se hacían cargo del
gobierno por períodos muy largos.
13
12. “Carta a lectores”, El Telégrafo Mercantil (Montevideo: 1801), citado por Di Stefano
y Zanatta, Historia de la Iglesia…, 183.
13. Véase, por ejemplo, el caso de Asunción del Paraguay, donde una parte de la his-
toriografía ha entendido como primer paso hacia un gobierno autónomo el gobierno del
cabildo catedralicio del siglo XVIII; para ellos, responsable de la unidad paraguaya y, en
consecuencia, punto de partida para la formación de una nación. Rafael Eladio Velázquez,
“El cabildo de la catedral de Asunción”. En Documenta Paraguaya, vol. I (Asunción: Uni-
versidad Católica Nuestra Señora de la Asunción, 1985).
-PRO43.23agos.indd 73 18/10/16 11:43
Procesos 43, enero-junio 2016
74
Cabe destacar que la política de los Borbones fue bastante activa ya que no
solo impulsaron un culto más discreto y riguroso, sino que procuraron hacer
más eciente la presencia de la Iglesia. Como parte de este esfuerzo se impulsó
la creación de nuevas sedes episcopales que permitieran asegurar la atención
espiritual de las poblaciones. Como mencioné antes, en el norte de la Nueva
España, Linares y Sonora se erigieron en las últimas décadas del siglo XVIII,
como sufragáneas de la arquidiócesis de México. En América del Sur se crearon
en Venezuela, Mérida de Maracaibo, sufragánea de Santa Fe y desmembrada
de Caracas; Cuenca, en 1786, sufragánea de Lima y desmembrada de Quito.
En el Caribe, la de La Habana, en 1787, desmembrada de Santiago de Cuba,
pero sufragánea de esa misma sede; Guyana, en 1799, sufragánea de Santo
Domingo y desmembrada de Puerto Rico. En 1803 se creó el obispado de Mai-
nas, sufragáneo de Lima y desmembrado de Popayán, Quito, Trujillo, Lima y
Huamanga. En 1804 se creó el obispado de Antioquia, sufragáneo de Santa Fe,
desmembrado de Popayán, Cartagena y Santa Fe. En 1806 se creó la diócesis
de Salta, sufragánea de Charcas con territorio tomado en parte de Tucumán. La
metropolitana de Santo Domingo tuvo una suerte variable ya que se disolvió
en 1803 y volvió a crearse en 1816, con Puerto Rico como sufragánea. Es posi-
ble concluir que la política borbónica intentó poner al día y hacer más efectiva,
mediante estas medidas, la presencia de la Iglesia en tierras americanas. Las
novedades todavía incipientes en este orden de cosas establecido a nes del si-
glo XVIII, habrían de sufrir alteraciones en cuanto las sucesivas crisis políticas
trastocaron la administración y el orden de la geografía diocesana.
14
guerra: disloCamientos jurisdiCCionales
y las disCusiones oCasionadas
Como se dijo, la guerra de Independencia desbordó el espacio local y
puso en juego la redenición de los espacios jurisdiccionales. Para las auto-
ridades establecidas la mejor manera de enfrentar la crisis era intentar que
los acontecimientos no pusieran en duda el alcance de sus respectivas atri-
buciones. De manera que en la escala correspondiente cada quién trató de
hacer valer su fuerza: los virreyes, los intendentes, los alcaldes inclusive,
buscaron mantener el control de los poblados, las intendencias y virreinatos.
No consiguieron hacerlo, sin embargo, en todos los casos: allí donde la mo-
vilización revolucionaria tuvo mayores alcances, el nuevo poder desplazó a
14. La información de este apartado proviene de Elisa Luque Alcaide y Josep-Ignasi
Saranyana, La Iglesia católica y América (Madrid: MAPFRE, 1992) y de Paulino Castañeda y
Juan Marchena, La jerarquía de la Iglesia en Indias (Madrid: MAPFRE, 1992), 139-239.
-PRO43.23agos.indd 74 18/10/16 11:43
Procesos 43, enero-junio 2016
75
las autoridades que huyeron o fueron depuestas, y las fuerzas insurgentes
propusieron, en algunos casos solo por un período de tiempo, nuevas for-
mas de organización y control del territorio.
En 1810, en el Río de la Plata, por ejemplo, Buenos Aires encabezó la
revolución, y como sede que era del gobierno virreinal aspiró a mantener el
control sobre las demás provincias, entre las que algunas mostraban tenden-
cias francamente autonomistas y otras se manifestaron eles partidarias de
preservar la autoridad de los órganos de gobierno establecidos en la penín-
sula. Tal era el caso de Charcas, sede de la arquidiócesis, con quien lógica-
mente la relación se vio dicultada tanto por el avance de la guerra como por
las posturas adoptadas desde Buenos Aires. Aunque la comunicación de la
arquidiócesis con las catedrales de Asunción, Buenos Aires, Salta, Córdoba y
Tucumán no desapareció por completo, las juntas de algunos de estos luga-
res determinaron nuevos ejes de poder, a veces aprovechando delimitacio-
nes previas, en ocasiones modicando las estructuras de la Iglesia colonial.
En el norte de América del Sur, la Nueva Granada se convirtió en un es-
pacio de notorias expresiones autonomistas mediante juntas que aspiraban a
ser constitucionales
15
mientras que la insurrección se extendía e iba denien-
do un nuevo mapa de lealtades. En más de una ocasión el desarrollo de la
contienda dejó a las sedes arzobispales separadas de las catedrales sufragá-
neas y, en regiones en donde la guerra se expresó de manera muy violenta,
las nuevas adhesiones modicaron al menos por momentos la jurisdicción
de los espacios diocesanos.
No menos violenta fue la revolución de la Nueva España, en donde la
guerra enfrentó de manera dramática al clero católico. No se trató de algo
semejante a los casos que he descrito antes, pues aquí la insurgencia no logró
en ningún momento derribar al poder central, una de tantas razones que ex-
plican que la voz de autoridad del arzobispo mantuviera su fuerza a lo largo
de los once años de lucha. Desde el levantamiento de Hidalgo, en septiembre
de 1810, las catedrales fueron conminadas a tomar partido del lado de los
realistas y se blandió el arma de la excomunión para hacer presión sobre los
rebeldes y sus partidarios, lo que probó ser una ecaz determinación políti-
ca. Durante la guerra hubo momentos en que algunos cabildos se inclinaron
hacia los rebeldes,
16
pero la acusación de que se cometía un delito de lesa ma-
jestad contribuyó a amedrentar y extorsionar a los curas rebeldes a quienes
se acusaba de haber roto el juramento de lealtad al monarca. En la medida en
15. Véase Isidro Vanegas Useche, El constitucionalismo revolucionario, 1809-1815, t. I
(Bucaramanga: Universidad Industrial de Santander, 2012).
16. Cada vez hay más trabajos en esta línea. Al respecto véase Ana Carolina Ibarra,
El cabildo catedral…; Juvenal Jaramillo, “Los capitulares y el cabildo catedral de Valladolid
Morelia, 1790-1833” (tesis de doctorado, El Colegio de Michoacán, 2012).
-PRO43.23agos.indd 75 18/10/16 11:43
Procesos 43, enero-junio 2016
76
que se trató de una insurgencia católica acaudillada por curas, los argumen-
tos en torno al tema de la jurisdicción eclesiástica y el cuestionamiento a las
determinaciones tomadas por el alto clero fueron muy utilizados justamente
para rebatir, con base en el conocimiento de la teología y las experiencias de
la época, a aquellos que los acusaban y los colocaban fuera de la Iglesia.
La insurgencia mexicana cuestionó la preeminencia de los obispos colo-
cados desde entonces al servicio de la causa del rey y ajenos a las necesida-
des de su feligresía.
17
Les echó en cara que se hubiesen apartado de su tarea
pastoral para dedicarse a hacer política, motivo que los llevó a cuestionarse
sobre la validez de sus determinaciones y a poner en duda la autoridad de
los prelados. Y no les faltaron recursos para ello. Al igual que sus colegas del
sur del continente, mostraron gran capacidad para argumentar en contra de
la jurisdicción episcopal por las circunstancias del momento.
En el período que nos ocupa, varios acontecimientos dieron fuerza a las
posturas de algunas catedrales. Como se dijo, en Buenos Aires la creación re-
ciente del virreinato hacía pensar en que tenían derecho a su propia jurisdic-
ción; luego, el triunfo de las milicias porteñas ante las invasiones inglesas (1806-
1807) y la instalación de la Junta de Mayo (25 de mayo de 1810) contribuyeron a
aanzar la conanza en el predominio de la diócesis por encima de Charcas que
parecía tan alejada. En esa perspectiva, el poder político de Buenos Aires y el
fortalecimiento de su catedral obligaron a replantear el tema de la jurisdicción.
En general, la guerra en todas partes enfrentó a los miembros del clero que
adoptaron posturas opuestas ante el conicto: la feligresía y los curas abraza-
ron ya fuese la defensa de la corona o, por el contrario, se lanzaron al campo
insurgente. El desorden impidió que pudiera sostenerse la organización ecle-
siástica previa, lo cual no iba en contra de la necesidad de preservar la fe y la
práctica católica conforme a las necesidades de la Iglesia y de la feligresía. Esto
es algo importante en lo que hay que insistir: las sociedades católicas de la
América hispana de entonces entendían, al menos una parte de ellas, que una
cosa eran sus deniciones políticas y otra, muy distinta, su deseo de preservar
su mundo de creencias y las prácticas religiosas que eran parte de su vida coti-
diana. De allí que aquellos que se denieron por la insurgencia no renunciaron
a recibir los sacramentos y buscaron por todos los caminos posibles defender
la posibilidad de no quedar al margen de la comunidad católica; ofreceré algu-
nos ejemplos concretos a este respecto un poco más adelante.
Me interesa ahora detenerme en un aspecto que forma parte de los proble-
mas derivados de la guerra, aunque vale decir que no es un problema que inicia
17. Un ejemplo en Morelos fue el obispo Bergosa y Jordán, Oaxaca, 25 de noviembre
de 1812. Ernesto Lemoine Villicaña, Morelos. Su vida revolucionaria a través de sus escritos y
otros testimonios de la época (Ciudad de México: UNAM, 1965), 318-319.
-PRO43.23agos.indd 76 18/10/16 11:43
Procesos 43, enero-junio 2016
77
entonces, sino que ya había dado lugar a decisiones y debates previos. Particular-
mente delicado fue siempre el tema del patronato regio, ya que, como sabemos,
desde el principio de la colonización se había establecido como sistema para regir
las relaciones entre la Iglesia y la corona. Se trataba de un acuerdo recíproco en
el cual la corona se comprometía a cumplir con los deberes de patrono y ayudar
a que se extendiera la cristiandad. Bajo el argumento de que el papa había dele-
gado en la persona del rey una serie de facultades, los monarcas se adjudicaron
la calidad de vicarios además de la de patronos de la Iglesia americana, situación
que les permitió justicar la supremacía de la autoridad real sobre la eclesiástica.
18
El sistema de vicariato favoreció el control real aunque las instituciones
eclesiásticas vieron limitada su independencia pero no perdieron su fuerza. La
designación regia de los obispos de los virreinatos en Indias, en virtud de la pre-
sentación que la corona hacía de los candidatos a ocupar las sillas episcopales
ante el papa, hacía maniesta la supremacía del rey, ya que los futuros obispos
dependían del favor de la corona para su ingreso, promoción y ascenso dentro
de la jerarquía eclesiástica. Para algunos autores, el procedimiento explica la ten-
dencia a que de manera natural los prelados actuasen conforme a las políticas
reales y sin duda tuvo una gran inuencia en el comportamiento de los obispos
durante las confrontaciones que sobrevinieron. Como lo ha señalado Farriss:
La prerrogativa de la presentación podía ser un medio ecaz de asegurar el apoyo
clerical a la autoridad y políticas reales. Ciertamente la política general de la corona
era elegir a los eclesiásticos más cooperativos, en especial para las posiciones más
elevadas de arzobispo, obispo y canónigo. El gobierno de Madrid presentaba direc-
tamente a estos dignatarios y correspondía a los vicepatronos coloniales mantener
informada a la corona de las calicaciones de los candidatos residentes en las Indias.
Una cédula real en 1776 ordenaba a los virreyes y gobernadores realizar investi-
gaciones con el mayor sigilo, pureza y verdad acerca de la conducta y carácter de
los eclesiásticos en sus áreas respectivas y enviar la información al secretario del
despacho de Indias para incorporarla a los archivos permanentes del clero colonial.
19
En los últimos años, la historiografía sobre la Independencia ha mostrado
un gran interés por los temas de soberanía. Ante la vacancia real surgieron ten-
dencias disruptivas que llevaron a los pueblos, ciudades y provincias a recla-
18. Véase Farriss, Crown and Clergy...., las primeras dos secciones. Comparto sus tesis
para el análisis de estos asuntos, aunque estoy consciente de que hay autores que se colo-
can a distancia de esta interpretación, cuestionando conceptos como regalismo, término
que no se empleaba en la época, pero que sirve como concepto de análisis. El trabajo de
Óscar Mazín, Entre dos majestades (Zamora: El Colegio de Michoacán, 1987) permite com-
prender la disyuntiva en que se encontraban los obispos del período.
19. Farriss, Crown and Clergy..., 26.
-PRO43.23agos.indd 77 18/10/16 11:43
Procesos 43, enero-junio 2016
78
mar para sí su ejercicio.
20
Muy pronto hubo que plantearse a quién correspon-
día el atributo del patronato. Es verdad que, en contraste con lo que ocurrió en
el Nuevo Reino de Granada y el Río de la Plata, en los casos en que las auto-
ridades españolas conservaron el poder en sus manos hasta el nal, México y
Lima especialmente, estas tendencias se expresaron al margen de este poder
(en los espacios conquistados por la insurgencia). Aún así, es posible apreciar
que, en todos lados, aquellas fuerzas que aspiraban a constituirse en un gobier-
no legítimo convocaron a grupos de teólogos y canonistas para discutir acerca
de las condiciones en las que se podía aspirar a ejercer el Patronato Regio.
21
La discusión sobre los temas de jurisdicción fue por lo tanto muy común
en aquel período y, por supuesto, de allí en adelante. Hay que recordar que
en las últimas décadas del siglo XVIII la jurisdicción papal había sido muy
contestada, aunque en realidad el debate se inició en la Europa de los siglos
que siguieron a la Reforma protestante. El galicanismo, el josenismo, y el sí-
nodo de Pistoya estuvieron muy presentes en la eclesiología que se discutió
en la América de nes del Siglo de las Luces. Tampoco eran desconocidas las
propuestas de la Revolución francesa y de la Constitución Civil del Clero.
22
La guerra de Independencia que se vivía en Hispanoamérica planteaba pro-
blemas semejantes puesto que las autoridades que buscaban imponerse en al-
gunos lugares se cuestionaban acerca de si la Iglesia podía seguir dependiendo
de una autoridad extraña. En tal sentido, las posturas galicanas que sujetaban al
clero bajo la conducción del poder civil resultaban sumamente atractivas para
voces inuyentes de los nuevos gobiernos. Las posturas radicales de la Revo-
lución francesa que colocaron a los sacerdotes como empleados pagados por
el gobierno también tuvieron inuencia, aunque para aquellos que buscaban
mantener el orden establecido eran motivo de temor y desconanza. Seguir los
debates que tuvieron lugar en la América insurgente sobre este tipo de asuntos
permite conocer de cerca no solo la capacidad de argumentar que poseía el cle-
ro, sino también las bases de su formación, las distintas inuencias y el amplio
20. A este respecto es de particular interés la obra de José Carlos Chiaramonte, Ciudades,
provincias, Estados: orígenes de la nación argentina (1800-1846) (Buenos Aires: Ariel Historia, 1997).
De manera más reciente, obras como la coordinada por Antonio Annino y Marcela Ternavasio,
El laboratorio constitucional iberoamericano, 1807-1808/1830 (Madrid: Iberoamericana, 2012).
21. Véase Farriss, Crown and Clergy...; Lynch, “La Iglesia católica...”; Lida, Dos ciu-
dades....; Víctor Peralta y Marta Irurozqui, Por la concordia, la fusión y el unitarismo. Estado y
caudillismo en Bolivia, 1825-1880 (Madrid: Consejo Superior de la Investigación Cientíca,
2000); y José Carlos Chiaramonte, La Ilustración en el Río de la Plata. Cultura eclesiástica y
cultura laica en el Virreinato (Buenos Aires: Punto Sur, 1989).
22. Para la discusión en ese período véase Brian Connaughton, “Voces europeas en la
temprana labor editorial mexicana, 1820-1860”, Historia Mexicana LV, n.
o
3 (enero-marzo
2006): 895-946, entre otros trabajos suyos.
-PRO43.23agos.indd 78 18/10/16 11:43
Procesos 43, enero-junio 2016
79
conocimiento que tenían de las cosas que habían ocurrido en otros lugares.
23
En realidad, lo que sucede es que la guerra de Independencia constituye
un detonante para que algunos debates que ya estaban presentes se difundan,
amplíen y enriquezcan conforme se emplean para dar cauce a nuevas realida-
des. Y es que, en el fondo, este era apenas el inicio de debates más intensos y
apremiantes puesto que al conseguirse la separación denitiva de España en
los distintos lugares del mundo americano, entre 1819 y 1825, las recién creadas
naciones no tuvieron más remedio que responder a una pregunta obligada: en
quién reside el patronato cuando quedan rotos los lazos con la monarquía, y si
esta facultad puede residir en los gobiernos de los nuevos estados nacionales.
La década de 1820 se ocupará de darles marco y forma en una desesperada
búsqueda de interlocución con Roma que, a su vez, está comprometida con la
Santa Alianza. Pero eso es algo que aquí no podremos abordar.
Por otra parte, conforme el orden republicano va imponiéndose, otras cues-
tiones también se ponen en juego. En el curso del siglo XIX el orden jurisdiccio-
nal de antiguo régimen –en el que gobernar es administrar justicia– va quedan-
do superado, no sin dicultades y contradicciones, y se llega indefectiblemente
a denir de manera más precisa la relación entre la Iglesia y el Estado. Las ten-
siones y debates a los que dará lugar este proceso, que abarca todo el siglo, se
sitúan en el contexto de una América Latina en la que, no obstante el avance de
la secularización, el culto y la religiosidad católica mantienen vigor y vigencia.
24
las partiCularidades
de algunas experienCias ConCretas
Del rico mosaico de situaciones que caracterizan el tránsito de la Amé-
rica española a la Independencia y la vida republicana, este apartado as-
pira solamente a recoger algunas experiencias concretas que nos permitan
acercarnos a la trascendencia de lo que estaba ocurriendo. Difícil hacerlo sin
hacer un breve repaso de los acontecimientos de la península que anteceden
a las disyuntivas que se presentan en tierras americanas.
Como lo he sugerido a lo largo de este texto, la crisis de 1808 en la penín-
sula y el ascenso napoleónico que puso a Europa en jaque obligaron a una
serie de decisiones circunstanciales por parte de aquellas autoridades que
23. Me he referido a ello en otros trabajos. Véase Ana Carolina Ibarra, El clero novohis-
pano y el proceso de Independencia (Ciudad de México: UNAM / IIH, 2010).
24. Comento algunos de estos asuntos en “La religión. De la independencia a las refor-
mas liberales”. En América Latina: de la Independencia a la crisis del Liberalismo, coord. por Nubia
Tabarena y Marta Bonaudo, t. 5 de la colección Historia de las culturas políticas en España y
América Latina, 6 vols. (Madrid: Prensas de la Universidad de Zaragoza / Marcial Pons, 2016).
-PRO43.23agos.indd 79 18/10/16 11:43
Procesos 43, enero-junio 2016
80
buscaban por diversas vías impedir la desintegración del orden establecido.
El surgimiento de las juntas de poder local, reemplazadas por la Junta Cen-
tral en septiembre de 1808, llevaba la misma nalidad en sus intenciones.
Ante la embestida del ejército imperial que llevó a las fuerzas españolas al
extremo sur de Andalucía, la suplantación de la Central por un Consejo de
Regencia, y este a su vez por las Cortes españolas –las famosas Cortes de
Cádiz–, iban igualmente a buscar dotar a la metrópoli y sus colonias de un
gobierno que fuese legítimo y a su vez capaz de reaccionar en una situación
de gravísima emergencia.
A veces se nos olvida que en la península la ausencia de Pío VII y la de
Fernando VII, en 1808, cuyo origen fueron los excesos del dominio napoleó-
nico, pusieron al descubierto la necesidad de discutir el alcance y las facul-
tades de la autoridad de los obispos. En una Europa en la que las posturas
episcopalistas habían ganado terreno en el último cuarto del siglo XVIII, y
una España que ante la ocupación de los estados ponticios por Napoleón
había reaccionado en 1798 mediante el llamado cisma de Urquijo que bus-
caba zafarse de la autoridad de Roma, la discusión sobre el alcance de las
atribuciones de los obispos no carecía de precedente.
En 1810 la ampliación de facultades de los obispos se propuso por dis-
posición del Consejo de Regencia que buscó reestructurar la relación con la
Iglesia. Mediante esta determinación se hizo posible dotar a los obispos de la
potestad suciente para dispensar impedimentos matrimoniales y facultarlos
para actuar con mayor libertad en “los demás casos que ocurran”. De ello se
desprendía que, de acuerdo con varios de los prelados de la península, de los
cabildos, de las universidades de Valencia, Granada, y Sevilla, y del Consejo
de Castilla, los obispos de España e Indias quedaran facultados para dirigir
sus diócesis según “les dicte su acreditada prudencia, ilustración y celo”.
25
Lo anterior equivalía, y no había sido tan infrecuente en la historia de
Europa, a una pastoral de guerra, misma que sería defendida en otros luga-
res. Quizá el problema que subsistía era que algunos obispos habían salido
huyendo y que su ausencia daría lugar a que la medida no pudiese ponerse
en práctica en todos lados, lo que, para algunos autores, le restó ecacia.
26
De todas formas, no faltaron quienes combatieron una decisión de esta
naturaleza, que restaba poder e inuencia a la autoridad romana. Pedro Gra-
vina, arzobispo de Nicea y nuncio papal de España, había remitido una nota
25. “Orden de la regencia concediendo algunas facultades a los obispos”. En Colección
de Documentos para la historia de la Independencia, comp. por Juan Hernández y Dávalos, t.
1, n.
o
15.
26. José Luis Quezada Lara, “¿Una Inquisición Constitucional? Mudanzas y perma-
nencias en las prácticas inquisitoriales y la sociedad en Nueva España, 1812-1814” (tesis
de licenciatura, UNAM, 2014), 29-31.
-PRO43.23agos.indd 80 18/10/16 11:43
Procesos 43, enero-junio 2016
81
a la Regencia en la que le exponía “los graves inconvenientes que hall[aba]
en la ejecución de la Providencia, sobre que se use por los ordinarios de las
facultades propias del Santo Padre, habiendo en España Legado Apostólico
sucientemente autorizado en las presentes circunstancias”.
27
Poco tiempo
después de que Gravina remitiera su nota a la Regencia, su presidente, el
obispo de Orense, Pedro Quevedo y Quintano, respondió a través de un
despacho remitido por la Secretaria de Gracia y Justicia. En el documento, el
prelado de Orense aceptó la potestad que tenía el nuncio papal sobre la Igle-
sia de España e Indias y, como presidente de la Regencia, cedió enteramente
en cuanto al empleo de facultades de dispensas en impedimentos matrimo-
niales. En carta dirigida al nuncio rerió que: “Podrá pues V.E. obrar como
si no hubiese precedido [sic] dicha providencia; pero sin hacer esto público,
y con reserva, que no se opone a la comunicación familiar con los obispos”.
28
Sobre este asunto, vale la pena llamar la atención en la reacción que al
efecto se produjo en la Nueva España. Cuando se tuvo noticia de estas ini-
ciativas, en Nueva España hubo una gran controversia: la jerarquía sostuvo
prolongadas discusiones en torno al decreto y hubo una correspondencia
muy nutrida entre el nuncio papal y los obispos. Al nal la jerarquía novo-
hispana habría de devolverle el crédito a la Regencia aferrándose al único
punto de legitimidad sobre el que se podía anclar la Iglesia, que era la autori-
dad del nuncio. Sin embargo, vale la pena detenerse en los detalles de cómo
se recibió todo esto en la Nueva España.
Aprovechando la situación, y muy aigido porque la insurrección en ese
momento ya cundía en el sur del virreinato, Antonio de Bergosa y Jordán,
obispo de Antequera de Oaxaca, además de dar cuenta de los sucesos que se
produjeron a raíz de la revolución de Hidalgo en Valladolid,
29
solicitó al nun-
cio Gravina la posibilidad de ampliar las facultades llamadas “solitas”, que
le fueran concedidas por Pío VII el 22 de febrero de 1801 cuando Bergosa fue
designado prelado de la diócesis. A través de su apoderado en España, don
Santiago Martínez del Rincón, Bergosa buscó que Gravina le concediera una
prórroga por lo menos de otro decenio, “atendiendo a la incomunicación con
el Santo Padre, por el estado de opresión en que se halla en las calamitosas
circunstancias presentes”. En ese sentido, es signicativo que el nuncio pa-
27. “Carta de Pedro Gravina, arzobispo de Nicea y nuncio apostólico en España, a
Antonio de Bergosa y Jordán, obispo de Antequera”, Cádiz, 29 de agosto de 1810. Archi-
vo Bergosa (AB), México: Instituto Nacional de Antropología e Historia, vol. II, n.
o
1074,
versión digital (CD-ROM).
28. “Despacho de la Secretaría de Gracia y Justicia al nuncio y arzobispo de Nicea”, 10
de agosto de 1810. Ibíd., n.
o
1083.
29. “Carta de Antonio de Bergosa y Jordán, obispo de Antequera, a Pedro Gravina, arzobis-
po de Nicea y nuncio apostólico en España”, Oaxaca, 27 de noviembre de 1810. Ibíd., n.
o
1080.
-PRO43.23agos.indd 81 18/10/16 11:43
Procesos 43, enero-junio 2016
82
pal haya fungido como fuente de autoridad para los obispos de Nueva Es-
paña, y que Gravina haya concedido este tipo de licencias para los prelados
del virreinato, al grado de remitirles hasta copias de las comunicaciones que
este mantenía con la Regencia. En uso de su apostólica autoridad, y ante la
solicitud de Bergosa, el nuncio decretó los siguiente:
Deseando yo contribuir y cooperar con todo cuanto pueda de mi autoridad y mi
persona al consuelo y alivio de V.S.Y. y demás prelados, y al bien espiritual de los
eles de estos católicos reinos y dominios, he venido gustoso en conceder a V.S.Y.
la prorroga solicitada de las referidas facultades solitas [Sic.], por todo el tiempo
que sea necesario hasta que este libre la comunicación y pueda V.S.Y. obtener de
S.S. la prorroga expresada, o nueva concesión.
30
Si bien el nuncio representaba una fuente de legitimidad para los obispos
en tan difíciles circunstancias, estos no se atuvieron de forma irrestricta a su
parecer, y dispusieron de su propio criterio para hacer frente a la crisis. Un
hecho signicativo, derivado de la disposición de la Regencia expedida el 12
de mayo de 1810, tuvo lugar en Nueva España, cuando el arzobispo Francisco
Xavier de Lizana y Beaumont celebró una junta para resolver el “punto gra-
vísimo de si podemos o no los ordinarios conceder dispensas matrimoniales
[…] y otros puntos diferentes”. Asistieron a dicha reunión, además de Lizana,
ocho individuos “de la mayor literatura” cuyo nombre desconocemos por no
estar referido en la documentación, pero lo interesante es que en conjunto de-
terminaron que “atendidas todas las circunstancias que actualmente ocurren
podemos conceder los ordinarios las indicadas dispensas”. En la sesión de ese
día no solo se determinó que los obispos podían ampliar sus facultades en el
asunto de las dispensas, sino también solicitar el parecer del resto de los pre-
lados sufragáneos, por lo delicado de la cuestión ya que se invadía la esfera
jurisdiccional del pontíce romano, y los casos reservados de su potestad. De
ese modo, al igual que lo hiciera el Dr. Juan José Güereña, promotor scal del
arzobispado de México, el resto de los obispos de Nueva España tenían que en-
viar un dictamen en el que expusieran su parecer, doctrina y fundamentos, res-
pecto a “la facultad de conceder los ordinarios las dispensas matrimoniales”.
31
No he podido corroborar el alcance que tuvo esta solicitud del arzobispa-
do, sin embargo, sabemos de algunos prelados que sí respondieron. Este fue
el caso de Antonio Bergosa y Jordán, de Oaxaca, de Bernardo Pavón, vicario
capitular y gobernador del arzobispado de Guatemala, y del obispo de Juan
30. “Carta de Pedro Gravina, arzobispo de Nicea y Nuncio Apostólico en España, a
Antonio de Bergosa…”, Cádiz, 17 de agosto de 1810. Ibíd., n.
o
1082.
31. “Francisco Xavier de Lizana, arzobispo de México, a Antonio de Bergosa y Jordán,
obispo de Antequera de Oaxaca”, 12 mayo de 1810. Ibíd., n.
o
1071 y 1072.
-PRO43.23agos.indd 82 18/10/16 11:43
Procesos 43, enero-junio 2016
83
Cruz Ruiz de Cabañas, obispo de Guadalajara. En los expedientes remiti-
dos al arzobispado, además de apreciarse su postura respecto al tema de las
dispensas matrimoniales, se observa la argumentación y fuentes doctrinales
sobre las cuales los obispos de Indias legitimaban el fortalecimiento y actuar
autónomo que por derecho e “institución divina” tenían el episcopado y los
obispos desde los primeros siglos. El derecho de estos ministros para actuar
en casos de herejía, de dispensas en pecados o matrimonios, absoluciones, y
todos los casos reservados para el pontíce, podía constatarse en la historia
eclesiástica y muchos escritores autorizados, así como en los padres de la
Iglesia.
32
A decir de lo expuesto en los otros dos dictámenes, era natural que
los prelados se arrogaran algunas facultades ponticias, si se requerían. Eso
es lo que sugiere el breve informe del obispo de Guadalajara, Juan Ruiz Ca-
bañas, quien advirtió que “jamás he dudado que los obispos tienen la facul-
tad y autoridades necesarias para un objeto tan grande, como interinamen-
te, a la salvación de las almas”.
33
No es que los mitrados de Nueva España
plantearan desconocer al pontíce, sino adaptar las necesidades de la Iglesia
de América a las críticas circunstancias que se vivían entonces, pues ante
ausencia del Papa, el derecho natural, la razón, y el cuidado de los eles,
legitimaban que estos hicieran uso de sus facultades. Si bien no había que
contravenir ciertas máximas. El obispo de Oaxaca lo expresó de ese modo:
¿Qué diríamos de un criado, que encargado del cuidado de todo y ausente el
amo, por no poder requerir su aprobación, autoridad o consentimiento se dejase
perder lo más precioso de la casa? Pues en este caso nos hallamos los obispos de
América, si tímidos en la muy crítica situación actual del mundo, por no poder
consultar a nuestro Primado Romano como cabeza visible de la Iglesia, y des-
conados injustamente de su benéca voluntad, dejásemos perder las almas de
nuestros diocesanos, por reusarles mezquinamente las dispensas en sus necesi-
dades […] Claro y notorio es que en la actual situación de S. Santidad, y en las
presentes circunstancias de la guerra general de Europa, no pueden naturalmen-
te los obispos de América observar en efecto las reservas sin gravísimo perjuicio
de los eles y de la Iglesia […] Comprendo que haciéndolo así los obispos de la
América Española, ni faltarán a su propio ministerio de apacentar, regir y gober-
nar sus propias ovejas; ni abandonar los derechos nativos ordinarios de su epis-
copado; ni faltarán a la religión del solemnísimo juramento en su consagración
en lo respectivo a reservas; ni ofenderán en un ápice los Supremos Derechos del
32. Aunque en una carta del arzobispo Lizana dirigida al obispo Bergosa se reere la
existencia de un expediente con todos los dictámenes elaborados por los obispos de Nueva
España sobre el asunto de las dispensas y los casos reservados al pontíce, solo logré localizar
los tres aludidos. Véase Antonio de Bergosa y Jordán, “Dictamen”, Oaxaca, 8 de julio de 1810;
Bernardo Pavón, “Dictamen”, México, 19 de marzo de 1810; Juan Cruz Ruiz de Cabañas, “In-
forme del obispo de Guadalajara”, Guadalajara, s. f., Ibíd., n.
o
1088-1089, 1090 y 1091.
33. Juan Cruz Ruiz de Cabañas, “Informe del obispo…”, Ibíd.
-PRO43.23agos.indd 83 18/10/16 11:43
Procesos 43, enero-junio 2016
84
Sumo Pontíce Vicario de Jesucristo, ni de su Primado Romano, ni darán lugar a
que se les recele adheridos a la criminal sugestión del Febronio.
34
Lo interesante del pasaje que cito es que nos permite corroborar que las
circunstancias excepcionales por las que atravesaban obligó a que unos y
otros recurrieran a las soluciones que podrían tener a su alcance. Y que la
manera de justicarlo era muy parecida puesto que tanto los partidarios del
orden establecido como los de la sublevación tenían que resolver la admi-
nistración de los sacramentos entre los eles y la vigencia de sus prácticas y
obligaciones. Así que, desde el ángulo que se mire, estas discusiones fueron
algo frecuente en un mundo lleno de convulsiones políticas y de vacíos lega-
les para enfrentar determinadas situaciones. El caso de la insurgencia de la
Nueva España ofrece multitud de ejemplos que sirven para ilustrar cómo, de
acuerdo con sus intereses, buscaron poner al día asuntos relacionados con la
jurisdicción eclesiástica en múltiples terrenos.
Aunque las fuentes para el estudio del discurso y las actitudes políticas
de los insurgentes en esta materia se hallan bastante dispersas, la prensa in-
surgente ofrece algunos ejemplos interesantes. Ante el acoso realista, los pri-
meros insurgentes se vieron obligados a defenderse de las excomuniones que
fulminaron los obispos a los líderes rebeldes.
35
Desde sus páginas, el Desperta-
dor Americano y el Correo Americano del Sur retomaron las ideas de Van Espen
y otros grandes pensadores para descalicar la actuación de los obispos que
no solo desconocían la causa legítima de la insurrección, sino que, por moti-
vos temporales, habían desatendido a la feligresía que se hallaba en el campo
insurgente. Les pesaba que la feligresía no tuviese acceso a los sacramentos,
particularmente al del matrimonio, de modo que abordan el asunto de dife-
rentes maneras. Una de ellas fue la de ejercer la propia jurisdicción al margen
de los obispos; actuar por sí mismos nombrando un vicario castrense para que
se hiciera cargo de administrar los sacramentos. Morelos acudió al expedien-
te desde muy temprano para designar por su propia voluntad a un vicario
castrense que ofreciera servicios espirituales a la tropa. Si el vicario era aquel
en quien se delegaba una autoridad en ese momento ausente, al incumplir el
obispo, la facultad revertía en los presbíteros. Cuando Morelos entró a Oaxaca
en 1812, al ser la ciudad sede catedralicia, el gobierno americano aprovechó
la colaboración del cabildo para legitimar la existencia del vicario general cas-
trense. Los capitulares debatieron el asunto en una serie de reuniones que
tuvieron lugar entre mayo y agosto de 1813.
36
La voz cantante en aquel debate
34. Bergosa y Jordán, “Dictamen”, Ibíd.
35. Ana Carolina Ibarra, “Excluidos pero eles. La respuesta de los insurgentes frente
a las sanciones de la Iglesia, 1810-1817”, Signos históricos, n.
o
7 (2002): 53-86.
36. Los detalles de estas sesiones pueden conocerse en “Actas capitulares del cabildo
-PRO43.23agos.indd 84 18/10/16 11:43
Procesos 43, enero-junio 2016
85
la llevarían dos personajes: el canónigo Vasconcelos y el padre Manuel Sabino
Crespo. Crespo, un sencillo cura de pueblo pero con una gran cultura, defen-
dió la posibilidad de crear un vicariato en razón de la constante negativa de
los obispos a brindar los socorros espirituales debidos a los partidarios de la
insurgencia. Las excomuniones eran, comentaba Crespo, ilegítimas, indignas
de ser temidas si no es por los mismos que las habían fulminado.
37
En plena guerra, los insurgentes se hallaban en una situación excepcional y
Crespo propuso una pastoral de guerra, bajo la idea de que “todos los presbí-
teros, hombres y mujeres de todas las clases que siguen el partido de la nación
americana componen una verdadera Iglesia de Jesucristo”.
38
Por lo tanto esa
Iglesia tenía que ser atendida por sus pastores porque es “el pueblo santo, la
comunidad del Señor” que “necesita de la suprema potestad de su jurisdicción
[…] y de todos los medios, con los mismos derechos a la abundante redención
del Salvador que las demás iglesias”. Crespo dejaba entrever que no veía como
atributo de la Iglesia el ser una sola, de unidad visible para todos. Explicaba
que la jurisdicción que reclamó la insurgencia no podía ser concedida por el
Papa (ya que no hubo posibilidad de comunicación entre ambos), ni tampoco
por los obispos que se negaban a atender a sus eles. Era solo la autoridad de
los presbíteros que actuaban al lado de la causa, de donde podía provenir la de-
legación de esa facultad: “La suprema jurisdicción que de justicia reclama esta
Iglesia reside según todos los derechos en el cuerpo de presbíteros que se hallan
unidos a ella, pruébese que por derecho divino ya que se sabe que, en defecto
de los obispos, los presbíteros son a quienes tiene Dios encomendada la grey”.
39
Años después, a orillas del lago de Pátzcuaro, una junta revolucionaria
retomó la discusión de Oaxaca. Estaba allí el canónigo San Martín que, entre
sus escritos, dejó un extenso expediente mutilado, conocido como el Regla-
mento Eclesiástico Mexicano. En la misma línea de otros escritos insurgen-
tes, el Reglamento insistía en la necesidad de restablecer su relación con la
jerarquía episcopal para poder nombrar un vicario castrense. Muestra que,
como en otras latitudes, los insurgentes mexicanos podían argumentar muy
bien a favor de la autonomía de sus determinaciones: dejaban claro que co-
nocían bien lo que, en casos semejantes, había sucedido en torno a los temas
eclesiástico de Oaxaca, año 1813” del Archivo histórico de la Arquidiócesis de Oaxaca y
han sido publicadas en diversas colecciones documentales, como la de Hernández y Dá-
valos, Colección de Documentos para la historia
37. Ana Carolina Ibarra, “Religión y política. Manuel Sabino Crespo, un cura párroco
del sur de México”, Historia Mexicana LVI, n.
o
230 (2006), 5-69.
38. José Luis González, “El obispado de Oaxaca y la vicaría castrense”. En Estado,
Iglesia y sociedad en México en el siglo XIX, coord. por Evelia Trajo y Brian Connaughton
(Ciudad de México: Miguel Ángel Porrúa, 1995), 129.
39. Ibíd., 130.
-PRO43.23agos.indd 85 18/10/16 11:43
Procesos 43, enero-junio 2016
86
de jurisdicción eclesiástica y que no ignoraban cuáles eran las principales
fuentes para poner a tono con las circunstancias una serie de problemas que
en este tenor se planteaban. Paulo V había actuado en favor de los párrocos
venecianos, Benedicto XIII hacia el Duque de Parma a mediados del siglo
XVIII, el arzobispo de Maguncia ante José II, con la célebre participación del
barón de Kramer. Aunque los ejemplos americanos dejaban testimonio de
su intención de no llegar a extremos semejantes (“ni remotamente intenta
este gobierno seguir las pisadas de aquellas naciones, antes por el contrario
solo pretende impedir cualquier sospecha contra su religiosidad, quitar el
escándalo de los débiles y concordar los intereses temporales con los bie-
nes espirituales…”),
40
es claro que sabían bien que la guerra había planteado
esos temas y estaban dispuestos a hacerles frente.
En el extremo sur del continente, la forma en que se produjo la crisis resul-
taba bien distinta de la que tuvo lugar en el escenario mexicano. Sin embargo,
algo de esta experiencia es posible recoger aquí para los nes de este trabajo.
El virreinato del Río de la Plata, el más alejado de la metrópoli, gozó desde
muy temprano de una mayor autonomía en todos sus asuntos, no solo por las
conquistas del Consulado de Comercio que logró ampliar su radio de acción
con la venia de España en los años previos a al crisis, sino por su capacidad
de ejercer mayor autonomía militar y política por las circunstancias creadas
por las invasiones británicas que con sus milicias urbanas logró repeler. Ante
el derrumbe de las autoridades constituidas en 1808, muchos intelectuales del
Río de la Plata se preguntaron por sus derechos, y en especial por el derecho
de obrar “como una nación libre, en estos términos: “¿Quién nos disputará el
derecho de obrar como una nación libre?”. Por lo general, no se aceptaba el “si-
mulacro de soberanía” de los gobiernos instalados en Cádiz y la Isla de León.
Esta idea fue bastante común entre los dirigentes porteños, pero el famoso
deán Funes fue uno de quienes lo expresaron con mayor determinación. Creía
Funes que la idea de que el rey había delegado la soberanía a la Regencia era
un verdadero sosma; puesto que la autoridad regia era intransferible y, en
todo caso, argüía el deán, esta recaía en el pueblo y no en la Regencia. Por ese
motivo, añadía: “nosotros estamos en posesión de nuestros imprescriptibles
derechos de edicar nuestra casa: labraremos nuestra suerte como podamos:
buena o mala, siendo obra nuestra, estará más acomodada a nuestra idea, que
la ajena”. España no era una madre amorosa y los americanos, hijos cuyo obe-
decimiento no podía ponerse en duda en tiempos de tribulación. Para ellos,
la crisis de 1808 abría una situación sin retorno y el pueblo rioplatense, por
derecho natural, quedaba en libertad para instalar sus propios mecanismos de
gobierno en lo político, en lo militar y, desde luego, en lo eclesiástico. Desde
40. Ibíd.
-PRO43.23agos.indd 86 18/10/16 11:43
Procesos 43, enero-junio 2016
87
su perspectiva, una nueva etapa en la historia del virreinato estaba por abrirse
para todas su instituciones, pues “la América […] ha rmado el decreto de su
libertad, [y] lo ha de cumplir, porque así lo quiere”.
41
Me valgo aquí, a manera de ejemplo, de la actuación de un individuo su-
mamente representativo para la política de Buenos Aires, pero también para
la actitud de la institución eclesiástica. En ese contexto no era extraño que Fu-
nes atribuyera amplios márgenes a la jurisdicción de las iglesias. Desde que
se dirigió a Buenos Aires y colaboró con los grupos de poder local, defendió
su autonomía frente a la arquidiócesis de Charcas. Es conocido además su
debate con José María Blanco White aparecido en el n.
o
33 de El Español, el año
de 1813, respecto de la legitimidad, debilidad e incoherencia del movimiento
de octubre de 1812 en el Río de la Plata.
42
Con una opinión distinta a la de
Blanco, remarcó la pérdida de imparcialidad del editor, José María Blanco
White; en su opúsculo, Funes señalaba que las insurrecciones en América del
sur eran producto de la necesidad, la prudencia, la libertad y el deseo de
independencia del pueblo rioplatense, y no de las pasiones anárquicas de
“un pueblo volátil e inconstante”. Los movimientos insurreccionales del 25
de mayo de 1810, del 23 de septiembre de 1811, y principalmente el del 8 de
octubre de 1812 tenían como nalidad enfrentar el despotismo del gobierno,
pues se percibía que este “en su actual estado, se consideraba en impotencia
de continuar con la dirección de las Provincias, cuyo régimen se les había en-
cargado por los pueblos”. A decir de Funes, después de la acción de octubre,
la patria recobraba nuevamente su tranquilidad, y comenzaba a ser goberna-
da con base en instituciones legales prudentes y acordes con “leyes siempre
análogas a la prosperidad y salud del territorio de las Provincias”.
43
Al ser consultado en materia de jurisdicción eclesiástica nuevamente,
en 1818, por un asunto relacionado con la dispensa de matrimonios, el deán
se vio ante la disyuntiva de recurrir al argumento de que la diócesis podía
hacer uso de la epiqueya.
44
Dada la incomunicación con la Santa Sede, rela-
41. Gregorio Funes, Explicación, y reexiones sobre la última proclama que ha dirigido a la
América el Consejo de Regencia, Gobernador de Cádiz, y la Isla de León el 6 de septiembre de 1810
(Buenos Aires: Imprenta de los niños expósitos, 1811), 7-10 y 15. Biblioteca Nacional de
España-Biblioteca Digital Hispánica (BNE-BDH).
42. José Blanco White, El Español (Londres, enero de 1813): 95-96. Hemeroteca Digital
de la Biblioteca Nacional de España (HDE), http://hemerotecadigital.bne.es/issue.vm?id
=0004345485&page=3&search=&lang=es.
43. Gregorio Funes, Carta de un individuo del interior residente en Buenos Aires a un amigo
suyo (Buenos Aires: Imprenta de los niños expósitos, 1813), 1-2 y 8. BNE-BDH.
44. Del griego épikeia, que quiere decir conveniencia, indulgencia, equidad. Princi-
pio de teología moral en la interpretación y aplicación de las leyes humanas. A partir
de este principio una ley no obliga cuando la sana razón hace suponer que aquí, en un
caso concreto, en circunstancias dadas, el legislador no quiere obligar. Como por ejemplo,
-PRO43.23agos.indd 87 18/10/16 11:43
Procesos 43, enero-junio 2016
88
jando la universalidad de la norma canónica en función de las necesidades
locales, procurando no dejar en manos de la diócesis porteña la interpretación
de los cánones, hizo un dictamen en el que señalaba: “las facultades episco-
pales no derivaban en absoluto de la jerarquía eclesiástica sino directamente
de Jesucristo”.
45
Lo mismo ocurría con las facultades con las que contaba el
pontíce para gobernar la Iglesia universal. Decía, por lo tanto, que “no existe
distancia decisiva entre cualquier prelado y el papa, dado que este último solo
era, según su concepción, un primus inter pares”. En ese sentido, sostuvo que
el régimen eclesiástico no es puramente monárquico sino templado de aristocra-
cia. Pero ello no quita, agrega, que a lo largo de la historia de la Iglesia el Papa
se haya arrogado la facultad de dispensar y de hecho así había ocurrido con la
dispensa matrimonial por la cual se lo consultaba, tal atribución fue obra de los
hombres y no de Dios.
46
Su pensamiento político-religioso respecto a la jurisdicción episcopal en
América también quedó maniesto en el capítulo IX de su Examen Crítico
de los discursos sobre una constitución religiosa considerada como parte de la civil,
escrito muy posterior, de 1825, el cual lleva por título “Sobre los límites de
obispados, comunicación con Roma, y creación de Patriarcado”. A esas al-
turas, la independencia de la mayor parte de la América española era una
realidad y las nuevas naciones enfrentaban desafíos enteramente nuevos.
Las circunstancias políticas eran otras y el texto, dedicado a Simón Bolívar,
forma parte de los escritos producidos en la etapa nal de su vida. La pre-
ocupaban allí cosas como la cuestión del patronato, la necesidad de erigir
obispados, de denir sus límites territoriales, y mantener la comunicación
de los prelados con la cabeza de la Iglesia.
Eran tiempos enteramente nuevos. La ruptura con España había implica-
do la desconexión respecto a Roma y la dicultad de restablecer la comuni-
cación con la Santa Sede. La Santa Alianza había comprometido al pontíce
con la causa de Fernando VII que no abandonaba su aspiración de recuperar
sus antiguos dominios. Por eso los escritos de Funes como los de sus contem-
poráneos mostraban su interés por obtener el reconocimiento diplomático a
las naciones independientes por parte de Roma y la concesión del patronato
para las iglesias de América. Ello explica la moderación que en la parte co-
rrespondiente a la jurisdicción de los obispos, sus diócesis, la comunicación
en el caso en que la observación de una ley lugar a dicultades desproporcionadas
con relación a su propósito. Karl Rahner y Herbert Vorglimler, Petit dictionaire de Theologie
catholique (París: Seuil, 1969), 160.
45. Lida, “Gregorio Funes y las iglesias…”, 146.
46. Ibíd., 147.
-PRO43.23agos.indd 88 18/10/16 11:43
Procesos 43, enero-junio 2016
89
directa entre el papa y los obispos, mostraron muchos los corresponsales
que escribieron al pontíce romano en la época. La Gran Colombia había
enviado a Tejeda como su representante a Roma, México depositó en el po-
blano Francisco Pablo Vázquez esta misión. Este hecho no obsta para que en
todas partes el debate fuera candente y las respuestas sumamente variadas.
En el Río de la Plata la tradición reformista, de la que Funes formaba parte,
mantuvo su vigor en la década 1820-30 y anticipó muchos de los debates
que formaron parte de la agenda del clero americano de aquellos años. En
México, por el contrario, la fuerza y poder de la Iglesia condicionaron formas
de reaccionar, más cautas, de un clero dividido entre posturas galicanistas y
ultramontanas.
ConClusión
Por los límites de este estudio es imposible abordar aquí la diversidad y
complejidad de situaciones que planteó en materia de jurisdicción eclesiás-
tica la década 1820-1830. De igual manera, pretender sintetizar los caminos
emprendidos por las nuevas naciones para replantear su relación con la Igle-
sia excede a los propósitos del trabajo.
47
Baste quizá con insistir, a manera de
conclusión, que el tema de la jurisdicción eclesiástica en tiempos de guerra
es un tema escasamente tratado por la historiografía latinoamericana, salvo
para México y el Río de la Plata. La guerra dio lugar a situaciones impensa-
bles, como la vacancia real o la ausencia del papa, y por lo tanto propició sa-
lidas inéditas y argumentos justicativos de toda naturaleza. Ciertamente el
interés de ocuparnos de ello a lo largo de estas páginas ha sido, por un lado,
ubicar el alcance de la impronta revolucionaria y, por el otro, sacar provecho
de una mirada de conjunto que abarca un contexto temporal y espacial am-
plio, que dotó al período con recursos intelectuales y experiencias útiles para
buscar nuevos caminos.
La aceleración de los acontecimientos de una época de grandes transfor-
maciones afectó inevitablemente a la institución eclesiástica que, de acuerdo
con el aire de los tiempos ilustrados y revolucionarios, tuvo frente a sí el reto
de reposicionarse en el orden independiente. Como espero haberlo mostra-
do en estas páginas, el período anterior nutrió ideológicamente, con ricas ex-
periencias y debates políticos y eclesiológicos, pero los actores de cada lugar
los aprovecharon de manera creativa y bastante audaz para dar forma a rea-
lidades que se conformaron en condiciones muy distintas. Ahora bien, al -
47. Me he referido ampliamente a este panorama en “La religión. De la independen-
cia...”.
-PRO43.23agos.indd 89 18/10/16 11:43
Procesos 43, enero-junio 2016
90
nalizar la guerra de Independencia los problemas de jurisdicción en materia
eclesiástica no terminaron: el asunto siguió dando problemas a lo largo del
siglo XIX hasta que los estados nacionales lograron consolidarse. Matizar y
ponderar los múltiples aspectos que incidieron en ello es una tarea de cierta
magnitud en la cual están comprometidas algunas investigaciones recientes
que marcan nuevos derroteros para un mejor conocimiento de estos temas.
Fuentes y bibliograFía
FUENTES PRIMARIAS INÉDITAS
Archivo Bergosa (AB). Versión digital en CD-ROM.
Archivo General de Indias (AGI), Sevilla.
Archivo Histórico de la Arquidiócesis de Oaxaca (AHAO).
Actas capitulares del cabildo eclesiástico de Oaxaca, año 1813.
Biblioteca Nacional de España-Biblioteca Digital Hispánica (BNE-BDH).
Hemeroteca Digital de la Biblioteca Nacional de España (HDE).
FUENTES PRIMARIAS PUBLICADAS
Blanco White, José. El Español. Londres: enero de 1813.
Funes, Gregorio. Carta de un individuo del interior residente en Buenos Aires a un amigo
suyo. Buenos Aires: Imprenta de los niños expósitos, 1813.
______. Examen crítico de los discursos sobre una Constitución religiosa, considerada como
parte de lo civil. Buenos Aires: Imprenta de Hallet, 1825.
______. Explicación, y reexiones sobre la última proclama que ha dirigido a la América el
Consejo de Regencia, Gobernador de Cádiz, y la Isla de León el 6 de septiembre de
1810. Buenos Aires: Imprenta de los niños expósitos, 1811.
Hernández y Dávalos, Juan. “Reglamento Eclesiástico Mexicano en la causa de San
Martín”. En Colección de Documentos para la historia de la Independencia. Vol. VI,
1888.
FUENTES SECUNDARIAS
Castañeda, Paulino, y Juan Marchena. La jerarquía de la Iglesia en Indias. Madrid: MA-
PFRE, 1992.
Chiaramonte, José Carlos. Ciudades, provincias, Estados: orígenes de la nación argentina
(1800-1846). Buenos Aires: Ariel Historia, 1997.
-PRO43.23agos.indd 90 18/10/16 11:43
Procesos 43, enero-junio 2016
91
______. La Ilustración en el Río de la Plata. Cultura eclesiástica y cultura laica en el Virrei-
nato. Buenos Aires: Punto Sur, 1989.
Connaughton, Brian. Clerical Ideology in a Revolutionary Age. Calgary / Boulder: Uni-
versity of Calgary Press / University Press of Colorado, 2002.
______. Dimensiones de la identidad patriótica. Religión, política y regiones en México, si-
glo XIX. Ciudad de México: Universidad Autónoma Metropolitana / Miguel
Ángel Porrúa, 2001.
______. Entre la voz de Dios y el llamado de la patria. Religión identidad y ciudadanía en
México, siglo XIX. Ciudad de México: Fondo de Cultura Económica, 2010.
______. “Voces europeas en la temprana labor editorial mexicana, 1820-1860”. Histo-
ria Mexicana LV, n.
o
3 (2006): 895-946.
Di Stefano, Roberto. El púlpito y la plaza. Clero, política y sociedad de la Monarquía Cató-
lica a la República Rosista. Buenos Aires: Siglo XXI, 2004.
______ y Loris Zanatta. Historia de la Iglesia argentina. Desde la Conquista hasta nes del
siglo XX. Buenos Aires: Mondadori, 2000.
Farriss, Nancy. Crown and Clergy in Colonial Mexico, 1759-1821. The Crisis of Eclesiasti-
cal Priviledge. Londres: The Athlone Press, 1968.
González, José Luis. “El obispado de Oaxaca y la vicaría castrense”. En Estado, Iglesia
y sociedad en México en el siglo XIX, coordinado por Evelia Trajo y Brian Conn-
aughton, 115-135. Ciudad de México: Miguel Ángel Porrúa, 1995.
Herrejón Peredo, Carlos. Hidalgo, las razones de la insurgencia. Ciudad de México: Se-
cretaría de Educación Pública, 1987.
Ibarra, Ana Carolina. El cabildo catedral de Antequera de Oaxaca y el movimiento insur-
gente. Zamora: El Colegio de Michoacán, 2000.
______. El clero de la Nueva España y el proceso de Independencia. Ciudad de México: Ins-
tituto de Investigaciones Históricas (IIH) / Universidad Autónoma de México
(UNAM), 2010.
______. “Excluidos pero eles. La respuesta de los insurgentes frente a las sanciones
de la Iglesia, 1810-1817”. Signos históricos, n.
o
7 (2002): 53-86.
______. “La religión. De la independencia a las reformas liberales”. En América Latina:
de la Independencia a la crisis del Liberalismo, coordinado por Nubia Tabarena y
Marta Bonaudo. T. 5 de la colección Historia de las culturas políticas en España
y América Latina, 6 vols. Madrid: Prensas de la Universidad de Zaragoza /
Marcial Pons, 2016.
______, y Gerardo Lara Cisneros. “La historiografía sobre la Iglesia y el clero”, 117-
144. En La Independencia de México. Temas e interpretaciones recientes, coordinado
por Alfredo Ávila y Virginia Guedea. Ciudad de México: UNAM / IIH, 2007.
Jaramillo, Juvenal. “Los capitulares y el cabildo catedral de Valladolid Morelia, 1790-
1833”. Tesis de doctorado. El Colegio de Michoacán. 2012.
Lida, Miranda. Dos ciudades y un deán. Biografía de Gregorio Funes, 1749-1829. Buenos
Aires: Eudeba, 2006.
______. “Fragmentación política y fragmentación eclesiástica. La revolución de Inde-
pendencia y las iglesias rioplatenses (1810-1839)”. Revista de Indias LXIV, n.
o
231 (mayo-agosto 2004): 383-404.
______. “Gregorio Funes y las iglesias rioplatenses, del Antiguo Régimen a la Revolu-
ción”. Tesis de doctorado. Universidad Torcuato di Tella. 2003.
-PRO43.23agos.indd 91 18/10/16 11:43
Procesos 43, enero-junio 2016
92
Lemoine Villicaña, Ernesto. Morelos. Su vida revolucionaria a través de sus escritos y otros
testimonios de la época. Ciudad de México: UNAM, 1965.
Lynch, John, “La Iglesia católica 1830-1930”. En Historia de América Latina, editado por
Leslie Bethell. Vol. 8, 65-122. Cambridge / Barcelona: Cambridge University
Press / Crítica, 1991.
Luque Alcaide, Elisa, y Josep-Ignasi Saranyana. La Iglesia católica y América. Madrid:
MAPFRE, 1992.
Mazín, Óscar. Entre dos majestades. Zamora: El Colegio de Michoacán, 1987.
Morales, Francisco. Clero y política en México (1767-1834). Algunas ideas sobre la autori-
dad, la Independencia y la reforma eclesiástica. Ciudad de México: Secretaría de
Educación Pública, 1975.
Orlandis, José. Historia de las instituciones de la Iglesia católica. Pamplona: EUNSA,
2003.
Palafox y Mendoza, Juan de. Relación de las visitas eclesiásticas de parte del obispado de
la Puebla de los Ángeles (1643-1646). Ciudad de México: El Colegio de México,
2014.
Peralta, Víctor, y Marta Irurozqui. Por la concordia, la fusión y el unitarismo. Estado y
caudillismo en Bolivia, 1825-1880. Madrid: Consejo Superior de la Investigación
Cientíca, 2000.
Quezada Lara, José Luis, “¿Una Inquisición Constitucional? Mudanzas y perma-
nencias en las prácticas inquisitoriales y la sociedad en Nueva España, 1812-
1814”. Tesis de licenciatura. UNAM, 2014.
Rahner, Karl, y Herbert Vorglimler. Petit dictionaire de Theologie catholique. París: Seuil,
1969.
Ricard, Robert. La conquista espiritual de México. Ensayo sobre el apostolado y los métodos
misioneros de las órdenes mendicantes en la Nueva España de 1523-1524 a 1572.
Ciudad de México: Fondo de Cultura Económica, 1986.
Taylor, William. Magistrates of the Sacred. Priests and Parishioners in Eigteenth-Century
Mexico. Palo Alto: Stanford University Press, 1996.
Traslosheros, Jorge E. Iglesia, justicia y sociedad en la Nueva España. La Audiencia del
Arzobispado de México 1528-1668. Ciudad de México: Porrúa / Universidad
Iberoamericana, 2004.
Vanegas Useche, Isidro. El constitucionalismo revolucionario, 1809-1815. T. I. Bucara-
manga: Universidad Industrial de Santander, 2012.
Van Young, Eric. The Other Rebellion: Popular Violence, Ideology and Mexican Struggle for
Independence, 1810-1821. Palo Alto: Stanford University Press, 2001.
Velázquez, Rafael Eladio. “El cabildo de la catedral de Asunción”. En Documenta Pa-
raguaya. Vol. I. Asunción: Universidad Católica Nuestra Señora de la Asun-
ción, 1985.
-PRO43.23agos.indd 92 18/10/16 11:43

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.


ISSN: 1390-0099

Licencia de Creative Commons
Procesos: revista ecuatoriana de Historia is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 4.0 Internacional License.