Desesclavización, manumisión jurídica
y defensa del territorio en el norte de Esmeraldas
(siglos XVIII-XIX)
De-enslavement, Legal Emancipation and Defense
of Territory in Northern Esmeraldas (18th-19th Century)
Rocío Rueda Novoa
Universidad Andina Simón Bolívar, Sede Ecuador
rocio_rueda2003@yahoo.com.ar
Fecha de presentación: 16 de diciembre de 2015
Fecha de aceptación: 18 de marzo de 2016
Artículo de investigación
Procesos: revista ecuatoriana de historia, n.º 43 (enero-junio 2016), 9-35. ISSN: 1390-0099
-PRO43.23agos.indd 9 18/10/16 11:43
RESUMEN
Este artículo analiza los esfuerzos del Estado republicano para
incorporar a los esclavizados al nuevo ordenamiento social, como
ciudadanos libres. El mecanismo para ello fue la manumisión
jurídica, que fracasó en su intento de incorporarlos en libertad,
debido a que aún estaban vigentes prejuicios sociales y raciales y se
mantenían intactos los intereses económicos heredados del sistema
colonial. Los esclavizados, siguiendo su tradicional práctica de
resistencia en contextos de dominación, combinaron múltiples
estrategias orientadas a la búsqueda de la libertad y a la defensa de
su territorio, desarrollando espacios autónomos de construcción
social y étnica. En el caso de Esmeraldas este proceso fue agenciado
por los esclavizados de los reales de minas, al norte de la provincia,
en la cuenca del río Santiago.
Palabras clave: Esclavitud, manumisión, Audiencia de Quito,
Esmeraldas, siglo XVIII, siglo XIX, Ecuador, libertad,
Historia de América Latina, afrodescendientes.
ABSTRACT
This article analyzes the efforts of the republican state to incorporate
slaves to the new social order, as free citizens. The mechanism for this
was the legal emancipation, which failed in its attempt to
incorporate the free slaves because they were still existing social and
racial prejudices and inherited economic interests of the colonial
system remained intact. The enslaved, following their traditional
practice of resistance in contexts of domination, combined multiple
strategies in pursuit of freedom and territory, developing
autonomous spaces of social and ethnic construction. In the case of
Esmeraldas this process was brokered by enslaved in the mining
camps located north of the province, in the Santiago river basin.
Keywords: Slavery, manumission, Audience of Quito, Esmeraldas,
18th. century, 19th. century, Ecuador, freedom,
Latin American History, black population.
Rocío Rueda Novoa
Doctora en Historia por la Universidad Andina Simón Bolívar, Sede Ecuador. Investiga la
historia de la población negra de la provincia de Esmeraldas y las relaciones interétnicas de
indios, españoles y mestizos. Ha publicado Zambaje y autonomía. La historia de la gente negra
de Esmeraldas, siglos XVI-XVIII (2002); “La Crónica de Miguel Cabello Balboa: Evangelización
y reducción de los negros de Esmeraldas y el proyecto económico de la Audiencia de Quito.
Siglos XVI-XVII”. En Passeurs, mediadores culturales y agentes de la primera globalización en el
Mundo Ibérico, siglos XVI-XIX, editado por Scarlett O’Phelan Godoy y Carmen Salazar Soler
(2005). Actualmente prepara la publicación de la tesis doctoral: “Etnicidad negra
en construcción en Ecuador: De esclavizados a comuneros en la cuenca aurífera
del río Santiago-Cayapas (Esmeraldas), siglos XVIII-XIX”.
-PRO43.23agos.indd 10 18/10/16 11:43
introduCCión
Una vez que las antiguas colonias hispanoamericanas iniciaron el trán-
sito hacia la conformación de los Estados-nación, las elites criollas se convir-
tieron en agentes del nuevo orden político, social y económico del sistema
republicano. Ahora les correspondía hacer efectivas las propuestas del dis-
curso liberal puesto en circulación por los líderes de la Independencia en el
horizonte político de la nueva República: conformar un Estado moderno con
base en la libertad, la igualdad y la ciudadanía. Para viabilizar este proyecto
era necesario dictar leyes que permitiesen la inserción social de poblaciones
tradicionalmente excluidas como los indios y los esclavizados; con este in-
terés, la insurgencia motivó a los esclavizados a participar en las contiendas
independentistas con la promesa de otorgarles su libertad. Para concretar
esta propuesta estatal abolicionista se dictaron leyes orientadas a su libera-
ción jurídica e integración a la sociedad en su nueva condición de libres.
En este contexto, este ensayo indaga respecto a la propuesta estatal de
manumisión, como una manera de “integrar” a los negros al nuevo orden
social, así como evidenciar las acciones paralelas desplegadas por los escla-
vizados en búsqueda de su libertad. Interesa además resaltar las estrategias
o modalidades puestas en marcha por los esclavizados del norte de Esmeral-
das en torno a dos objetivos: la desesclavización y la defensa del territorio-
territorialidad, como un espacio de construcción social y étnico que se inicia
en la segunda mitad del siglo XVIII y se extiende hasta el siglo XIX.
1
desesClavizaCión y manumisión
jurídiCa del estado
En el siglo XIX, el discurso de los nuevos gobernantes de crear un Estado re-
publicano fuerte y moderno suponía la destrucción del viejo orden y la creación
de otro capaz de vincular a las mayorías sociales en la construcción de la nación.
Este interés puso en la mesa de debate el tema de la esclavitud considerado como
1. La idea de adoptar el concepto desesclavización, siguiendo a Óscar Almario, es en-
fatizar en las acciones y múltiples estrategias utilizadas por la gente negra en su búsqueda
de la libertad, un proceso que es anterior a la manumisión jurídica de los esclavizados. Ós-
car Almario, “Desesclavización y territorialización: el trayecto inicial de la diferenciación
étnica negra en el Pacíco sur colombiano, 1749-1810”. En Los renacientes y su territorio.
Ensayos sobre la etnicidad negra en el Pacíco sur colombiano, ed. por Óscar Almario García,
45-73 (Medellín: Fundación Ciudad Don Bosco, 2003), 75.
-PRO43.23agos.indd 11 18/10/16 11:43
Procesos 43, enero-junio 2016
12
un problema y un contrasentido frente a la inuencia ideológica del liberalismo
europeo y a los avances del capitalismo industrial, que requerían modernizar las
relaciones de trabajo en el campo productivo. Inglaterra y otros países, desde -
nales del siglo XVIII, venían cuestionando el tráco negrero y las formas cautivas
de trabajo, lo que dio como resultado la abolición de la trata esclavista en 1808 y
la aspiración de que esta medida se adoptara en el resto del Atlántico, acciones
que limitaron el ingreso de mano de obra esclava al espacio andino.
2
Hacia 1820, la mayoría de potencias europeas, incluida España, aceptó
la supresión del tráco de esclavos, un hecho que abrió indudablemente el
camino para abolir la esclavitud en las colonias de Hispanoamérica. Si bien
hay que tener presente el contexto internacional a favor del proceso abolicio-
nista, es importante considerar la dinámica social interna y las estrategias de
liberación de largo aliento desarrolladas por los esclavizados desde la etapa
colonial. Entre estas acciones de resistencia se registran la fuga, la revuelta,
el recurso legal, los litigios judiciales y la compra de la libertad, actividades
que, sumadas, erosionaron el sistema esclavista y abrieron el camino para la
manumisión jurídica de los esclavizados otorgada por el Estado republicano.
En la Audiencia de Quito, al nalizar el siglo XVIII, se evidencian actos de
rebeldía entre los esclavizados del Valle del Chota, sometidos a trabajos arduos
en las antiguas haciendas de los jesuitas, que posteriormente pasaron a manos
de temporalidades. La población esclavizada utilizó la vía legal para denun-
ciar a sus amos ante las autoridades con el n de remediar los agravios de que
eran objeto. En 1778, esclavizados de la hacienda Concepción se dirigieron a
Quito a presentar una queja ante el poder central respecto a su difícil situación,
debido a la falta de vestido, alimentos y, sobre todo, a los maltratos.
3
En 1804 esclavos de Esmeraldas, encargados de la construcción de un
camino para el tráco comercial de exportación entre los Andes y el Pacíco,
se presentaron ante el presidente Carondelet y denunciaron la falta de “abri-
go y la desnudez” en que los mantenían los empresarios viales. Mientras
que, en 1826, los esclavizados que laboraban en las minas de Esmeraldas,
en un documento entregado al protector general de esclavos, revelaron el
incumplimiento de los amos en la dotación de alimentos, vestido y doctrina,
faltando a lo establecido en el marco normativo colonial.
2. Alonso Valencia Llano, “Integración de la población negra en las sociedades an-
dinas 1830-1880”. En Historia de América Andina. Creación de las repúblicas y formación de
la nación, ed. por Juan Maiguashca, vol. 5 (Quito: Libresa / Universidad Andina Simón
Bolívar, Sede Ecuador, 2003), 151-152.
3. Casos similares se registraron en haciendas de propiedad de los jesuitas, como ocu-
rrió en la provincia de Neiva: esclavos de la hacienda Villa Vieja llegaron a Bogotá a de-
nunciar al virrey los atropellos que cometían sus amos. Anthony McFarlane, “Cimarrones
y palenques en Colombia, siglo XVIII”, Historia y espacio, n.
o
14 (junio 1991): 73-75.
-PRO43.23agos.indd 12 18/10/16 11:43
Procesos 43, enero-junio 2016
13
Otra modalidad de resistencia fue la que se llamó acción de fuerza o re-
sistencia activa, que consistió en levantamientos, construcción de palenques
o comunidades de esclavizados fugitivos, como ocurrió en el Valle del Cho-
ta, en el sitio llamado Hato de la Cocha, donde se concentraron los negros
alzados. Un ambiente de insubordinación que se vio estimulado por los le-
vantamientos indígenas ocurridos en el siglo XVIII en la Sierra centro-norte
a propósito de la nueva política de presión scal diseñada por los Borbones,
acontecimientos que para los negros de este valle no eran ajenos, pues en
ocasiones formaron parte de las fuerzas ociales destinadas a controlar los
tumultos indígenas.
4
Bernard Lavallé anota que, para defenderse de la pre-
sión de los esclavistas, los esclavizados usaron diversos caminos, legales o
violentos; lo que evidencia la crisis que vivía la región andina desde la se-
gunda mitad del siglo XVIII.
5
Ello explica que los negros aprovecharan lo es-
tablecido en el Código Negro Carolino del 31 de mayo de 1789, que se reere
a la tolerancia que los amos deben tener hacia sus esclavizados en cuanto a
la limitación de los castigos, dotarles de habitación, educación, doctrina y
suciente alimentación.
6
El incumplimiento de estas disposiciones abría la
posibilidad a los esclavizados de comprar su libertad, obtener la concesión
voluntaria de esta por parte de los amos o de iniciar procesos judiciales para
cambiar de amo por sevicia o maltratos.
7
El recurso de la compra de la libertad fue una práctica común en las zo-
nas urbanas, los esclavizados estaban presentes en los espacios públicos por
pedido de los amos que los enviaban a realizar ocios: cargadores, aguateros
o vendedores ambulantes. El jornal obtenido lo entregaban al amo y una
parte de él lo retenían con el n de comprar su libertad.
Jean-Pierre Tardieu, en su libro sobre los negros en la Audiencia de Qui-
to, al referir las manumisiones en la ciudad de Guayaquil, relata un caso
curioso: la concesión de la libertad de una esclava mediante trueque. Esta
esclavizada era propiedad de los religiosos de Santo Domingo y mujer de un
4. Bernard Lavallé, “Lógica esclavista y resistencia negra en los Andes ecuatorianos a
nales del siglo XVIII”, Revista de Indias LIII, n.
o
199 (1993): 705-707.
5. Ibíd., 701.
6. El contenido de este Código alertó a los mineros de la Costa Pacíca quienes presen-
taron a la Corona sus reparos en la aplicación de la norma debido a los perjuicios que podía
ocasionar entre los esclavos acostumbrados al ocio, el libertinaje y la indisciplina. María
Eugenia Chaves, “Los sectores subalternos y la retórica libertaria. Esclavitud e inferioridad
racial en la gesta independentista”. En La Independencia en los países andinos. Nuevas pers-
pectivas, ed. por Guillermo Bustos y Armando Martínez (Bucaramanga: Organización de
Estados Iberoamericanos / Universidad Andina Simón Bolívar, Sede Ecuador, 2004), 211.
7. Hermes Tovar, “De una chispa se formó una hoguera”, Nuevas lecturas de historia 17
(1992): 18-19; Jaime Jaramillo Uribe, Ensayos de historia social. La sociedad neogranadina, t. 1
(Bogotá: Tercer Mundo, 1989), 35.
-PRO43.23agos.indd 13 18/10/16 11:43
Procesos 43, enero-junio 2016
14
maestro alarife; este, a cambio de la liberación de su esposa, se comprometió
a construir la gura de San Pablo, imagen principal del retablo del altar ma-
yor de la iglesia del convento.
8
Avanzado el siglo XIX, encontramos en Guayaquil una manera novedo-
sa de acceder a la libertad de los trabajadores urbanos a jornal, en agosto de
1822, con la conformación de un banco de manumisión. Esta fue una medida
adoptada por Simón Bolívar con el n de frenar la venta de esclavizados y
evitar pérdidas a los esclavistas, quienes se sentían perjudicados por la legis-
lación proteccionista que beneciaba a los negros, como la Ley de Vientres
o Libertad de Partos emitida en Cúcuta.
9
La propuesta de los esclavizados
guayaquileños al intendente departamental Bartolomé Salom se hizo en los
siguientes términos:
todo cautivo de ocio y de trabajo procurará economizar uno o dos reales diarios
de lo que gane, con el objeto de contribuir a la caja-fondo de su libertad, que al
efecto la provendremos y, al n de la semana o cada día domingo, entregará
otros tantos reales cuantos días tiene la semana. Si en la primera o segunda ya
se encontrasen quinientos o más pesos, inmediatamente se dará la libertad, con
ellos, á uno o dos cautivos, de los más necesitados, o de alguna virtud o mérito
ó por suerte, ó más hermanablemente se resuelva, ó la superioridad nos ordene.
El deseo de abreviar nuestra libertad hará tal vez que se economice más del real
asignado por nosotros, que sigan los demás nuestro ejemplo, y que los que no
puedan hacerlo, se aprovechen del benecio del Estado, al que exoneramos, por
nuestra parte, de este gravamen; pero quedando agradecidos, como si hubiése-
mos recibido su benecencia.
10
La cita da cuenta de la acción propositiva de los negros a las autoridades
al conformar el banco particular de manumisión con nes libertarios; ade-
más, muestra sus aspiraciones, sentimientos de dignidad personal y colecti-
va al ser los gestores de su liberación, a lo que sumaron la solidaridad como
grupo étnico al proponer que los esclavizados más necesitados sean los pri-
meros en liberarse. En la parte nal del documento, se registra la nómina de
los fundadores del banco y manumitidos; entre otros, constan los apellidos:
Valencia, González, Ponce, Usubillaga, Polanco, Espinoza, Ycaza, Gorostiza,
Tolosano y Pedroza.
En la práctica, la automanumisión fue la vía más segura para obtener la
libertad antes que esperar la decisión de la elite esclavista, cuyos prejuicios
8. Jean-Pierre Tardieu, El negro en la Real Audiencia de Quito. Siglos XVI-XVIII (Quito:
Abya-Yala, 2006), 260.
9. Valencia Llano, “Integración de la población negra…”, 159.
10. Camilo Destruge y Juan Antonio Alminate, Boletín de la Biblioteca Municipal de Gua-
yaquil, n.
o
27 (1912): 37-38.
-PRO43.23agos.indd 14 18/10/16 11:43
Procesos 43, enero-junio 2016
15
sociales y raciales impidieron que esta población formara parte del proyecto
de la nueva República.
Estos diversos caminos por los que transitaron los esclavizados en busca
de su liberación, la capacidad de acción de estos sujetos sociales para orga-
nizarse, plantear sus propias aspiraciones y ser protagonistas en la consecu-
ción de la libertad, les permitió visibilizarse e interpelar permanentemente
a la sociedad blanca dominante, una dinámica que contribuyó a la erosión
ulterior del sistema esclavista.
El proceso de abolición jurídica de la condición de esclavizados de la
población negra tiene como antecedente fundamental las guerras de Inde-
pendencia; en este contexto, las declaraciones de los líderes criollos –Bolívar
y San Martín– de otorgar la libertad a cambio de la participación en los ejér-
citos insurgentes los llevó, desde 1816, a emitir varios decretos con el n de
“beneciar” a esta población, cuando en realidad su intención era reclutar
hombres fuertes para el servicio de la milicia destinados a luchar en favor de
la Independencia.
11
Al respecto, Bolívar mencionaba:
los ejércitos necesitan hombres robustos acostumbrados a la inclemencia y a las
fatigas, de hombres que abracen la causa y la carrera con entusiasmo, de hom-
bres que vean identicada su causa con la causa pública y en quienes el valor de
la muerte sea poco menos que el de su vida. Todo Gobierno libre que comete el
absurdo de mantener la esclavitud es castigado por la rebelión y algunas veces
por el exterminio como en Haití.
12
Este pronunciamiento da cuenta de dos aspectos. El primero, el interés
que llevó a Bolívar a ofrecer la libertad a todos aquellos esclavos que tomaran
las armas, propuesta que abrió la posibilidad para los esclavizados de poner
n a su esclavitud y la de sus hijos; pues estaba claro que para los líderes de
la Independencia el tema de su liberación no era una prioridad, al igual que
su incorporación en el nuevo ordenamiento social republicano: su objetivo
era viabilizar y legitimar el proyecto.
13
Ello explica que, si bien los líderes
11. Juan Otamendi fue un mulato venezolano que tuvo una carrera militar exitosa al
enrolarse en el ejército de Bolívar. Además de obtener su libertad, ascendió socialmente
y en rango dentro de la milicia y alcanzó el grado de general de brigada por su destreza
militar en las diversas contiendas. Estuvo en los campos de Junín y Ayacucho. Luego de
la Independencia fue el hombre de conanza del presidente Juan José Flores, con quien
luchó en la batalla de Tarqui, más tarde reprimió el levantamiento de los batallones Vargas
y Flores, participó en el enfrentamiento contra los Chihuahuas y en la batalla de Miñarica.
Fue asesinado en 1845. Enrique Ayala Mora, “Los muertos del oreanismo”, Procesos: re-
vista ecuatoriana de historia, n.
o
27 (I semestre 2008): 70-74.
12. Nuria Sales, Sobre esclavos, reclutas y mercaderes de quintos (Barcelona: Ariel, 1974), 93.
13. Christine Hunefeldt, “Esclavitud, percepciones raciales, y lo político: la pobla-
ción negra en la era independentista en Hispanoamérica”. Seminario internacional Et-
-PRO43.23agos.indd 15 18/10/16 11:43
Procesos 43, enero-junio 2016
16
independentistas reclamaban el respeto a los derechos y la libertad inherente
al ser humano, en la práctica se pronunciaron indecisos frente a la abolición
por consideraciones económicas, raciales y de estatus social, pues creían que
los negros eran incapaces de hacer uso de sus derechos, lo que puso en duda
la pertinencia de otorgarles la ciudadanía. El segundo aspecto muestra la po-
sición retórica de Bolívar contraria a la esclavitud y a favor de la libertad,
tema recurrente en sus múltiples proclamas, especialmente a partir del mo-
vimiento antiesclavista haitiano que puso en circulación el discurso sobre la
independencia, la libertad y el republicanismo. Los hechos ocurridos en Haití
preocupaban a Bolívar y la mejor manera de evitar la tan temida “guerra de
razas” era mantenerlos controlados como parte de las milicias patriotas.
La legislación que maniesta interés por integrar a los negros a los nue-
vos proyectos nacionales se emite el 21 de julio de 1821 en el Congreso de
Cúcuta en la denominada Ley de Vientres o Libertad de Partos, que consistía
en dar libertad a todos los nacidos de madre esclava, con la condición de
que el manumiso permaneciera hasta la edad de 18 años con el amo de su
madre para pagar con trabajo lo concerniente a su alimentación, educación
y vestido. De esta manera, los hijos de las esclavas que nacieran a partir de
la publicación de la ley eran libres.
14
Esta abolición gradual y dosicada de
la libertad permite a los líderes criollos conciliar con los esclavistas, hacen-
dados, comerciantes y mineros, que sentían la medida como un ataque a sus
actividades productivas, al orden social y que atentaba, incluso, a los intere-
ses scales del Estado, que perdería los ingresos provenientes de actividades
rentables como la minería, que ocupaba mano de obra esclavizada.
De los primeros años de vida republicana en Ecuador, se cuenta con in-
formación que registra que la Ley de Libertad de Vientres se aplicó en 1846,
cuando las autoridades ordenaron que los esclavos de propiedad del expresi-
dente Juan José Flores, que hubiera cumplido 18 años, pasaran a ser parte del
ejército. En el mismo año, mediante decreto del presidente de la República,
Vicente Ramón Roca, se remitieron a las autoridades del cantón Esmeraldas
los requisitos que se debían considerar para que los hijos de las esclavas que
cumplan 18 años adquieran su libertad y abandonen la tutela de sus amos.
15
De 1830 a 1843 se expidieron otras leyes que contribuyeron a la emisión
del decreto sobre manumisión de esclavos promulgado en 1852 por el presi-
nia, color y clase en la Independencia de los países andinos (Bogotá: 27-29 agosto, 2008), 13.
14. Hans-Joachim König, En el camino hacia la nación. Nacionalismo en el proceso de forma-
ción del Estado y de la nación de la Nueva Granada, 1750-1856 (Bogotá: Banco de la República,
1988), 356.
15. “Decreto expedido por el Presidente de la República para que los hijos de las es-
clavas salgan de la potestad de los dueños”, Quito, 7 de abril de 1866, Archivo Nacional
del Ecuador (ANE), fondo Copiadores, caja 70, f. 99.
-PRO43.23agos.indd 16 18/10/16 11:43
Procesos 43, enero-junio 2016
17
dente liberal José María Urbina. Es el caso de la ley del 20 de septiembre de
1830 mediante la cual el presidente Juan José Flores prohibió la importación
de esclavizados y declaró libres a aquellos que ingresaran al país; estaban
exentos de estos benecios los que entraban para trabajar en empresas agrí-
colas y mineras, una excepción que abrió la puerta para la introducción ile-
gal de esclavizados.
16
En 1850, con el gobierno liberal de José María Urbina, se dieron cambios
importantes en la nueva condición de los esclavizados; este político liberal
comprendió que el país debía fortalecer las bases políticas de la nueva Re-
pública y cimentar sus estructuras económicas y sociales. En este contexto,
emitió leyes tendientes a fomentar en la sociedad ecuatoriana los principios
de “igualdad y fraternidad ciudadanas”, ingredientes fundamentales para
ampliar y vigorizar la familia política constituida en 1830.
17
Esto era posible si se incluía a las poblaciones a las que se les había ne-
gado la libertad y las igualdades sociales y políticas, como el caso de los
negros y los indios. Al respecto propuso revisar las leyes que perpetuaban
el sistema de dominación indígena y dictó nuevos códigos con el n de su-
primir el tributo indígena y liberar a los esclavos, de quienes se comentaba:
“mientras existan esclavos en esta tierra de libres, son un contrasentido á las
instituciones republicanas que hemos conquistado desde 1820; un ataque á
la religión, á la moral, á la civilización; un oprobio para la República y un
reproche severo á los legisladores y gobernantes”.
18
Según Urbina, las leyes propuestas eran fundamentales para establecer un
gobierno fuerte, evitar los ciudadanos de segunda clase, instaurar la igualdad,
una economía próspera y una sociedad justa.
19
Este pensamiento lo compartió
con otros líderes de gobiernos liberales de América Latina, como el colombiano
José Hilario López, quien resaltaba la “igualdad, fraternidad y libertad” como
objetivos del proyecto nacional. Por lo tanto, era un contrasentido mantener
la discriminación racial y la esclavitud en una nación donde se proclamaba
la igualdad de todos los seres humanos, posición que fue determinante para
decretar la abolición de la esclavitud en Colombia el 21 de mayo de 1851.
20
16. “Decreto sobre la prohibición de importación de esclavos”, Guayaquil, 30 de julio
de 1843, Biblioteca Ecuatoriana Aurelio Espinosa Pólit (BEAEP), El Correo, n.
o
96, 1.
17. Juan Maiguashca, “El proceso de integración nacional en el Ecuador: el rol del
poder central, 1830-1895”. En Historia y región en el Ecuador 1830-1930, ed. por Juan Mai-
guashca (Quito: FLACSO / CERLAC / Corporación Editora Nacional, 1994), 378-382.
18. Camilo Destruge, Urbina el presidente (Quito: Banco Central del Ecuador, 1992), 91.
19. Juan Maiguashca, “La dialéctica de la ‘igualdad’, 1845-1875”. En Etnicidad y poder
en los países andinos, comp. por Cristian Büschges, Guillermo Bustos y Olaf Kaltmeier (Qui-
to: Corporación Editora Nacional / Universidad Andina Simón Bolívar, Sede Ecuador /
Universidad de Bielefeld, 2007), 62-63.
20. König, En el camino..., 477.
-PRO43.23agos.indd 17 18/10/16 11:43
Procesos 43, enero-junio 2016
18
La Ley sobre la Manumisión de los Esclavos, dictada en 1852 por el ge-
neral Urbina, fue resultado de un prolongado debate entre la oligarquía se-
rrana y la costeña. Los esclavistas de Imbabura, Loja, Azuay y Pichincha
pusieron trabas y exigieron jar un plazo de liberación, mientras que los
costeños apoyaban que se hiciera en el menor tiempo, pues la dinámica de
la economía regional costeña, vinculada al mercado externo, requería mano
de obra libre y asalariada que se encargara de la producción agrícola. Este
planteamiento tuvo el apoyo del presidente Urbina que, en la Convención
Nacional de 1856, fue enfático al señalar:
Abolida la degradante esclavitud que reduce al hombre a la vil condición de
mercancía, cuenta la República con una multitud de ecuatorianos capaces de
contribuir a su adelantamiento con el trabajo libre, que es el más productivo, con
el ejercicio de sus dotes intelectuales y con la posibilidad de colocarse en el rango
de ciudadanos. Al devolver a tantos seres los derechos que les habrá concedido
la naturaleza, ha ganado la República, y ha hecho por su parte una inapreciable
conquista en los fueros de la humanidad.
21
El pronunciamiento del mandatario, en lo político, tenía la intención de
convertir a los esclavizados en ciudadanos libres y con iguales derechos,
base del proyecto liberal de la nación, un discurso que buscaba contar con
un sector social para consolidar la presencia política liberal frente al domi-
nio conservador; en lo económico, compartió el criterio de la elite costeña
respecto al requerimiento de trabajadores libres y asalariados para obtener
mayores benecios en la producción.
22
El texto de la Ley liberal sobre la Manumisión de Esclavos contiene 51
artículos, que se reeren a temas diversos como los valores que se debían
recaudar de los impuestos gravados al aguardiente, la pólvora, las herencias,
las propiedades rústicas y el comercio, con el n de indemnizar a los propie-
tarios de los esclavizados.
23
Los jefes políticos eran los encargados de realizar
la tasación de los esclavizados y registrar su nombre y el de sus amos; en
el caso de no hacerlo, los esclavizados quedaban libres, sin indemnización,
21. “Mensaje del jefe supremo de la República a la Convención Nacional reunida en
1856”. En Recopilación de mensajes dirigidos por los presidentes y vicepresidentes de la república,
jefes supremos y Gobiernos provisorios, comp. por Alejandro Novoa, t. 2 (Guayaquil: Impren-
ta A. Novoa, 1901).
22. Véase Alonso Valencia Llano, Dentro y fuera de la ley. Resistencias sociales y políti-
cas en el valle del río Cauca 1830-1855 (Cali: Universidad del Valle / Centro de Estudios
Regionales-Región, 2008), 40-41.
23. Rocío Rueda Novoa, “De esclavizados a comuneros en la cuenca aurífera del Río
Santiago-Río Cayapas (Esmeraldas). Etnicidad negra en construcción en Ecuador siglos
XVIII-XIX” (tesis de doctorado, Universidad Andina Simón Bolívar, Sede Ecuador, 2010),
214.
-PRO43.23agos.indd 18 18/10/16 11:43
Procesos 43, enero-junio 2016
19
salvo en el caso de no haber difundido la ley. Los esclavizados inútiles y los
viejos quedaban libres y podían continuar en la casa de sus amos; igualmen-
te, eran libres aquellos esclavizados nacidos luego del 21 de julio de 1821,
según la Ley de Vientres o Libertad de Partos.
Se estableció, además, que cada ciertos meses se jaría el número de es-
clavizados a ser liberados, quienes debían portar la carta de libertad rmada
por el amo y las autoridades pertinentes. Finalmente, se jó el 6 de marzo de
1854 como plazo máximo para la culminación del proceso de manumisión.
24
En esta fecha, en sesión del Concejo Municipal de Guayaquil, presidida por
el gobernador de la provincia Francisco Robles, se informó sobre el cumpli-
miento del decreto. En el acta se registra: “El Concejo dio cumplimiento a la
Ley de 1852, con la manumisión denitiva de todos los esclavizados de este
cantón; y, hallándose presentes muchos de ellos, se les expidió las respecti-
vas cartas de libertad notariadas que eran el símbolo material de la ceremo-
nia. Seguidamente se entregó a los propietarios los billetes con los valores
de dichos esclavos”.
25
Mientras que en el Congreso de 1854 el ministro del
Interior informó:
El Seis de Marzo del presente año quedó abolida la esclavitud en el Estado. Al sa-
cudirse de los últimos restos de esta institución viciosa [...] los antiguos siervos,
al oir que un precepto legal los declaraba libres para siempre y que eran dueños
de sus acciones, hicieron sus demostraciones de júbilo, derramando lágrimas de
placer, rasgando sus vestiduras, arrastrándose por los vestíbulos de las casas
consistoriales, pronunciando palabras agrestes, pero mui signicativas y mui
superiores a lo que podia esperarse de su condición humilde y de su espíritu
embrutecido por la humillación y el sufrimiento. [...]. A cada instante renovaban
sus votos para la felicidad de la Patria que los transformó de esclavos en hijos, de
cosas en personas, con representación propia, con igualdad ante la lei.
26
La cita describe las expresiones de los negros libres que, incentivados por
la ritualidad del Estado, formaron parte de la esta ocial, en la que demos-
traron su satisfacción con los blancos ante el acto jurídico de concederles la
condición de seres humanos y abandonar su condición de “cosa, bien mue-
ble o semoviente” como se los consideraba, pues en los ritos de manumisión
pública se aclaraba que los esclavizados estaban libres de hipoteca, deuda o
empeño. Hay que precisar que el estatus que adquirieron era el de libertos
24. “Leyes y decretos expedidos por la Convención Nacional de 1852”, Guayaquil, 18
de septiembre de 1854, Archivo-Biblioteca de la Función Legislativa (ABFL), fondo Leyes
y Decretos, 1852, 16-25.
25. Destruge y Alminate, Boletín de la Biblioteca…, 69-70.
26. “Exposición que dirige al Congreso del Ecuador en 1854 el Ministro del Interior
y Relaciones Exteriores”, Quito, 18 de septiembre de 1854, ABFL, Min 1853-1854, 1, 29-30.
-PRO43.23agos.indd 19 18/10/16 11:43
Procesos 43, enero-junio 2016
20
mas no libres, pues únicamente los libres de nacimiento podían acceder a la
ciudadanía en el nuevo orden republicano. Esto deja claro que se continuó
con los prejuicios racistas propios de la época colonial, dicultando el ejerci-
cio pleno de sus derechos. Los negros siguieron pagando el costo social que
signicó ser descendientes de esclavizados o haber sido uno de ellos.
27
Para el caso especíco de la provincia de Esmeraldas, las disposiciones
constitucionales durante la Gran Colombia, en 1825, no resolvieron ninguna
manumisión. Las fuentes proporcionadas por el Juzgado Político de Esme-
raldas al intendente del Departamento del Ecuador dan cuenta de la presen-
cia de apenas 120 esclavizados, entre casados, solteros y párvulos.
28
En 1848
constan como manumitidos 351 individuoa, una cifra que no concuerda con
el número de esclavizados registrados, lo que obliga a tomar esta informa-
ción de forma aproximada.
En los años posteriores al decreto de manumisión de 1852, las libera-
ciones en Esmeraldas fueron escasas y poco frecuentes; en 1853, apenas 6
esclavizados; en 1854, 17 y en 1855, 13. El bajo número de manumitidos obe-
deció a que en la región no primó el uso intensivo de mano de obra esclava,
como fue el caso en Imbabura (Valle del Chota) o en Guayas. En la ciudad
de Esmeraldas, existió un limitado número de esclavizados encargados de
las tareas domésticas y en las haciendas establecidas en los alrededores del
río Esmeraldas, en La Tola, Atacames y Río Verde, se combinó la fuerza de
trabajo, entre esclavizados y mano de obra libre; población que más tarde
formó parte del sistema de concertaje. Un sistema que, según Julio Estupi-
ñán Tello, se dio entre 1864 y 1867.
29
Otra razón que explica el bajo número de esclavizados manumitidos fue-
ron las condiciones de pobreza de la región, que hicieron difícil recaudar las
rentas scales y las contribuciones privadas destinadas a este n. El informe
enviado por el gobernador de Esmeraldas al ministro del Interior en 1840
ofrece pistas sobre el estado de abandono y bancarrota de las cajas scales.
Igualmente, en 1853, el gobernador Ramón Valdez enfatizó en la oposición
de los comerciantes peruanos y franceses a pagar el impuesto que les co-
rrespondía de acuerdo a la Ley de Manumisión, argumentando la vigencia
de tratados especiales entre sus países y Ecuador.
30
La ausencia de fondos
27. Dolcey Romero Jaramillo, “Manumisión, ritualidad y esta liberal en la provincia
de Cartagena durante el siglo XIX”, Historia Crítica, n.° 29 (enero-junio 2005): 128-129.
28. “Ocio del Juzgado Político de Esmeraldas al señor intendente del Departamento
del Ecuador”, Esmeraldas, 19 de diciembre de 1826, ANE, t. 634, f. 339.
29. Julio Estupiñán Tello, El negro en Esmeraldas. Apuntes para su estudio (Quito: Formu-
larios y Sistemas, 1986), 53.
30. “Informe del gobernador de Esmeraldas Ramón Valdez al Ministerio del Interior”,
Esmeraldas, 21 de marzo de 1853, ANE, fondo Ministerio del Interior, caja 1, f. 1.
-PRO43.23agos.indd 20 18/10/16 11:43
Procesos 43, enero-junio 2016
21
scales en Esmeraldas fue causa de la permanente deuda de la Junta de Ma-
numisión con los propietarios de los esclavizados libertos; así lo evidencia
la información sobre las cantidades invertidas en manumisión: en 1854 se
adeudaba 1850 pesos y, un año más tarde, 1389.
31
Esta realidad fue similar en
otros espacios geográcos como Colombia (Cauca y Antioquia), según Fredy
Enrique Martínez, las juntas de manumisión no contaban con los caudales
sucientes para liberar a un número signicativo de esclavizados debido a
que los recursos provenientes de la liquidación de las herencias eran muy
limitados; los pocos caudales recaudados sirvieron para pagar deudas atra-
sadas y el funcionamiento administrativo de las juntas.
32
Como resultado del proceso de manumisión en Colombia y Ecuador, el
crecimiento poblacional en Esmeraldas fue signicativo debido al fenómeno
migratorio. Muchos libertos vinculados a los centros mineros del sur de la
costa del Pacíco colombiano, como Barbacoas e Iscuandé, se movilizaron
a los espacios costeros del norte ecuatoriano. Robert West señala que esta
población se estableció en los caseríos de Guembi, Cachavi, Bogotá, Playa de
Oro y Concepción,
33
zonas de tradicional explotación aurífera.
Si bien el exiguo ingreso scal recaudado determinó un escaso núme-
ro de manumisiones efectivas, esto obedeció además a la mentalidad de al-
gunos esclavistas que no estaban dispuestos a reconocer a los esclavizados
como ciudadanos libres y con iguales derechos como proponía el discurso
modernizante del Gobierno liberal. Por lo mismo, la manumisión como un
mecanismo de incorporación de la población esclava al proyecto nacional
resultó un fracaso y una traba adicional en el proceso de homogeneización
social al que aspiraba el nuevo Estado republicano.
los esClavizados del distrito minero del norte
de esmeraldas y sus Caminos haCia la libertad
Para abordar el proceso de desesclavización y manumisión jurídica de
la población esclavizada del norte de la provincia de Esmeraldas, ubicada
31. “Cuadro que demuestra las cantidades invertidas en manumisión de esclavos”, Qui-
to, 15 de septiembre de 1854, ABFL, Min 1855, 1.
32. Fredy Enríquez Martínez, Manumisión en Colombia: Cauca y Antioquia 1821-
1830 (Bogotá: Universidad Nacional de Colombia, 2014), 13, www.bdigital.unal.edu.
co/42954/1/468473-2014.pdf.
33. Teodoro Wolf, “Memoria sobra la geografía y geología de la provincia de
Esmeralda”. En Viajes cientícos por la República del Ecuador, Guayaquil, vericados y publica-
dos por orden del supremo Gobierno de la misma república, ed. por Teodoro Wolf (Guayaquil:
Imprenta del Comercio, 1879), 49.
-PRO43.23agos.indd 21 18/10/16 11:43
Procesos 43, enero-junio 2016
22
en los reales de minas de Guembi, Cachavi y Playa de Oro, se debe partir de
los espacios de ocupación de estos esclavizados, los denominados reales de
minas. Estos eran asentamientos de difícil acceso y alejados de los centros
poblados, establecidos por la administración colonial para la explotación
aurífera que se realizaba con cuadrillas de esclavizados especializados en la-
bores mineras. En estos reales de minas, que eran zonas de frontera, hubo la
presencia esporádica de esclavistas, lo que desarrolló un peculiar tipo de es-
clavitud caracterizado por formas de dominación que ofrecían cierto margen
de libertad y autonomía. Esta particular forma de vida de los esclavizados
dio posibilidades a esta población para usar modalidades efectivas de resis-
tencia que frenaron la instauración de férreas relaciones de servidumbre, a
la vez que les permitieron ocupar tierras aledañas y entrar en contacto con
otros grupos étnicos.
Con la formación de la República y una vez que los dueños de las mi-
nas reclamaron la propiedad sobre ellas, la intención de los esclavizados de
concretar su forma de vida en medio de la libertad se vio frustrada. Esta
situación los llevó a adelantar varias acciones; una de ellas, en 1826, fue co-
municarse con Simón Bolívar a través de una carta, en la que expresaban su
gratitud y reconocían el liderazgo alcanzado en las contiendas militares por
la Independencia, a la vez que le expresaban:
Hoy con justo placer los habitantes de Esmeraldas de esta pequeña y desconocida
parte de la tierra, donde existimos sin saber hablar, escribir, ni darnos a conocer,
guiados solo del conocimiento que compasiva la naturaleza nos sugiere, y con-
servando diligentes los pequeños y puros sentimientos de amor y delidad, nos
dirigimos con rápido vuelo por los inmensos espacios del deseo hasta dar con V.E.
y decirle a gritos y con los esmeros de buenos hijos: Padre único de la Patria sin
llanto os felicitamos, porque superando él gozo de vuestra conservación, hemos
desaparecido los desagraviados conceptos de orfandad que tal vez nos habríamos
constituido, si la ingratitud y villanía de los terribles no hubieran sido frustrados
por el poderoso brazo que há conado a V.E. el cuidado de innumerables hijos; y
cuando nosotros no podemos consagrar la parte más íntegra de nuestros corazo-
nes para la duración de V.E., seanos permitido decir: vivid SEÑOR EXMO y sed
eterno en la seguridad de vuestra persona y lá de nuestros Derechos.
34
Este documento revela la gratitud y delidad de los esclavizados de la
región hacia Bolívar, a quien miran como padre único de la Patria y, como tal,
capaz de luchar por ellos, sus hijos, y desterrar el sentimiento de orfandad,
luego de los triunfos obtenidos en las contiendas bélicas frente al enemigo.
34. “Representación de los habitantes de Esmeraldas manifestando su adhesión y res-
peto a la persona del Libertador”, Esmeraldas, 12 de noviembre de 1828, ANE, sección
República, fondo Historia, Leg. 5, ff. 454-455.
-PRO43.23agos.indd 22 18/10/16 11:43
Procesos 43, enero-junio 2016
23
Terminan deseándole larga vida como garantía del cumplimiento de los de-
rechos concedidos a los esclavizados.
Esta misiva seguramente busca suavizar las posibles acciones represivas
frente al permanente estado de insubordinación en que se encontraban los
reales de minas, situación que fue conrmada por el militar Tomás Gutié-
rrez, quien, por mandato del gobernador de la provincia de Buenaventura,
debía reducir las cuadrillas de sublevados de estos ríos.
35
Pues, en julio de
1826, los esclavizados de los reales de minas de Playa de Oro, de Cachavi,
junto a fugitivos de Barbacoas y de la Sierra, refugiados en Cachavi, organi-
zaron una conspiración. Una vez distribuidas las armas (dagas) la intención
fue tomarse el cuartel y acabar con todos los blancos, según las declaraciones
realizadas por los esclavizados implicados en el juicio, estos señalaron: “era
bobera servir porque el Libertador ya nos había dado la libertad”.
36
Más tar-
de, en 1840, frente a una nueva tentativa de enfrentamiento con las fuerzas
del orden, los esclavizados fueron tomados prisioneros pues tenían la inten-
ción de “degollar” a los blancos de la ciudad de Esmeraldas. El corregidor
del cantón litoral de Esmeraldas comentó sobre el hecho:
La masa de salvajes que componen la mayor parte de esta población ha con-
cebido el bárbaro proyecto de degollar al pequeño número de blancos parece
que esta idea para su ejecución ha sido lisonjeada por un número considerable
de reos que llenan en la ocasión la cárcel de esta Capital y como esta no presta
la seguridad que merecen unos facinerosos que no tienen otro objeto que verse
libres para hacer reproducir sus crímenes he tenido a bien poner una guardia de
doce milicianos para que de esa manera desaparezca el infernal atentado que nos
amenazaba.
37
Este tipo de manifestaciones fueron usuales en las zonas esclavistas du-
rante el régimen colonial; más tarde, ante la poca voluntad de los criollos por
aplicar las leyes sobre manumisión, se retomaron estas acciones con el n de
iniciar lo que se denominó “guerra de razas” o “guerra de castas”, un en-
frentamiento que aterraba a los criollos pues temían por sus vidas y por las
pérdidas económicas que estos conictos ocasionaban. El historiador Alonso
Valencia señala que, en los llanos de Venezuela en 1813, los patriotas escu-
35. “Inventario y padrón de esclavos que tiene la mina Playa de Oro en el río de San-
tiago”, Esmeraldas, 16 de agosto de 1826, Archivo Histórico del Ministerio de Cultura y
Patriminio, Quito (AHMCP), fondo Jacinto Jijón y Caamaño (J. J. C.), carpeta 0713, colección
16.
36. “Ocio de Brooke Young al alcalde principal de Esmeraldas”, Esmeraldas, 6 de
julio de 1826, ANE, t. 655, ff. 23-28.
37. “Informe del gobernador de Esmeraldas al Ministerio del Interior”, Ibarra, 2 de
julio de 1840, Ibíd., fondo Ministerio del Interior, caja 5.
-PRO43.23agos.indd 23 18/10/16 11:43
Procesos 43, enero-junio 2016
24
charon un grito de guerra: “‘¡Mueran los blancos y los ricos!’, el mismo se
repitió en el Valle del Cauca, en la gobernación de Popayán, en 1819, y volvió
a oírse en Cali en 1830”;
38
una posición radical de los esclavizados en reclamo
por el incumplimiento de las promesas de libertad y ante la posibilidad de
perder las conquistas libertarias alcanzadas desde el régimen colonial. En
1844, los reales de minas del norte de Esmeraldas retornaron a sus dueños,
así lo certicó el periódico ocial La Gaceta del Ecuador al referir:
Las minas del río Santiago en otros tiempos fueron ricas, emplearon más de mil
esclavos, por falta de asistencia de sus amos, los negros se sublevaron hacién-
dose dueños de los reales y dándose por libres y costó mucho trabajo y dinero
conquistarlos de nuevo. Para impedir otro suceso de esta naturaleza, más de tres
cuartas partes de negros fueron sacados a Barbacoas; y desde entonces se puede
decir que los dueños no han hecho más que cubrir sus costos.
39
El texto, además de reseñar la situación por la que atravesaron las mi-
nas, revela la baja rentabilidad y el poco benecio que estas aportaban a sus
dueños, situación que motivó a la familia Arroyo de Popayán, en 1844, a
vender el real de minas de Playa de Oro a Mercedes Jijón de Flores, esposa
del general Juan José Flores, entonces presidente de la República. De los re-
gistros contables del administrador Francisco Gómez de la Torre se saca en
claro que en este real de minas los esclavizados pagaron su libertad en oro.
Al respecto señala: “De la libertad dada por el señor Quiroz al esclavo Loren-
zo Arroyo una libra en enero del corriente año; por libra 12 onzas de oro en
polvo que recibí del capitán Julián por la libertad en septiembre de 1846”.
40
Como señalé, esta era una modalidad más en la búsqueda de la libertad; en
ella, el esclavizado destinaba horas de su descanso para recoger el oro nece-
sario y pagar la libertad negociada previamente.
El persistente estado de insurrección de los esclavizados de estos reales
de minas, en respuesta al ineciente proceso de manumisión, continuó en
1847. En ese año los dueños de los tres reales de minas, Mercedes Jijón de
Flores del real de Playa de Oro, José María Muñoz de Cachavi y José Antonio
Valencia de Guembi, informaban a las autoridades sobre la desobediencia y
altanería de los esclavizados al negarse a cumplir con el trabajo. Pérez Mu-
ñoz informó al gobernador:
38. Alonso Valencia Llano, “Marginados y ‘sepultados en los montes’ ”. En Orígenes
de la insurgencia social en el valle del río Cauca, 1810-1830 (Cali: Universidad del Valle, 2008),
185.
39. “Ligeras observaciones sobre el cantón Esmeraldas, Quito, 1845, 13 de marzo de
1845, BEAEP, Gaceta del Ecuador, n.° 586: 1.
40. “Estado que maniestan los productos de la hacienda de Playa de Oro y los es-
clavos que se han librado”, Esmeraldas, 1845, AHMCP, fondo J. J. Flores, 1846, 11, ff. 1-3.
-PRO43.23agos.indd 24 18/10/16 11:43
Procesos 43, enero-junio 2016
25
Los negros de la mina de Cachavi están en un estado de completa insurrección,
sin darme los productos que me corresponden como legítimo dueño. Desde la
transformación política a esta fecha no he recibido ninguna cantidad de oro, y
en su consecuencia solicito al jefe político de Esmeraldas obligue a los referidos
esclavos para que reconozcan a su señor y le remitan la cantidad de oro a que
están obligados.
41
Mercedes Jijón de Flores, empeñada en hacer producir su mina y evitar
los permanentes desmanes de los esclavizados, realizó en 1851 un contrato
con Juan Teólo Landrean con el n de instalar varias máquinas y ocupar
a 12 negros en cada una para producir 2.500 pesos anuales. Mercedes Jijón
aportaba para la empresa, las casas, los platanales, los terrenos, los instru-
mentos de la mina y los esclavizados.
42
Fue la intención de la propietaria de
sujetarlos y perpetuar las condiciones de explotación lo que llevó a los escla-
vizados de Playa de Oro a liderar el proceso de liberación de los tres reales
de minas en la zona norte de Esmeraldas.
En 1854, de manera pacíca, se presentaron ante las autoridades de la
gobernación de Esmeraldas y expusieron que, según los artículos 25, 26 y 27
de la Ley de Manumisión de septiembre de 1852, los dueños debían realizar
la inscripción y tasación de los esclavizados; de no hacerlo, según dicha ley,
quedaban libres. Por lo tanto, ante el incumplimiento de dichas disposicio-
nes se declaraban en libertad. El gobernador de Esmeraldas comunicó este
hecho al ministro del Interior en los siguientes términos:
Inmediatamente se siguió a la manumisión de varios esclavos, extendiéndose
las cartas de reconocimiento de las deudas con los propietarios. Acto continuo se
presentaron los esclavos de las minas de Playa de Oro, Guimbi y Cachavi, tenién-
dose a la vista los artículos de la ley y no habiéndose presentado dichos esclavos
en el tiempo requerido por la junta de manumisión los propietarios o apodera-
dos, sin que exista otro documento, sino una mal formada lista de sus nombres,
hecha por el teniente parroquial de la Concepción, de su motivo propio, se decla-
ran libres de hecho y sin indemnización por requerirlo así la ley de la materia.
43
Ante la insolencia demostrada por los esclavizados de los reales de mi-
nas, a los dueños no les quedó otro recurso que iniciar el reclamo al Estado
para su pronta indemnización. A Mariano Gómez de la Torre, administra-
dor del real de Cachavi, el Senado y Cámara de Representantes autorizó el
41. “Ocio de M. Gómez de la Torre al gobernador de la provincia sobre negros insu-
rrectos en Cachavi”, Quito, 20 de marzo de 1847, ANE, t. 834, f. 211.
42. “Contrato entre la señora Mercedes Jijón de Flores y el señor Juan Teólo Landrean
para formar una compañía”, Quito, 16 de mayo de 1851, AHMCP, fondo J. J. C., 01495, f. 1.
43. “Informe del gobernador de Esmeraldas al Ministerio del Interior”, Esmeraldas,
29 marzo de 1854, Ibíd., El Seis de Marzo, n.° 109.
-PRO43.23agos.indd 25 18/10/16 11:43
Procesos 43, enero-junio 2016
26
pago con fondos de manumisión, que no se efectuó hasta 1860, fecha en la
que el dueño, José María Pérez Calisto, insistió en que se cumpliera dicha
cancelación;
44
Mercedes Jijón de Flores recibió el valor de los esclavizados de
la mina de Playa de Oro en 1867, una vez que el Gobierno obtuvo el présta-
mo concedido por el guayaquileño Manuel Antonio Luzuriaga.
Para los esclavizados de los tres reales de minas la obtención de la ma-
numisión no resultó fácil. La falta de efectividad de la burocracia local, la
ausencia de rentas scales y la negativa de los propietarios para concretar
la abolición los llevó a actuar por iniciativa propia, lo que permitió suprimir
las formas esclavistas en la región y continuar con su proceso libertario y de
construcción social.
En Esmeraldas esta actuación fue representativa, se trató de un acto de
desafío frontal a las autoridades y a los amos, resultado del cual obtuvieron
la automanumisión jurídica, un hecho singular en el único distrito minero de
la Costa pacíca ecuatoriana.
Carlos Aguirre sostiene que no es exagerado armar que los verdaderos
artíces de la liberación fueron los esclavizados, debido a las múltiples ma-
niobras libertarias que desplegaron desde la Colonia, y no la tardía acción de
los gobiernos liberales.
45
territorio, territorialidad y resistenCia:
expresiones identitarias de los libertos del río santiago
En el siglo XVIII, con el establecimiento de los esclavizados en los reales
de minas en el norte de Esmeraldas,
46
esta población inició formas de vida en
medio del entorno complejo de la selva húmeda tropical; en este espacio las
cuadrillas propiciaron el surgimiento de una incipiente vida doméstica, que
dio lugar a la formación de familias que, en contacto con otros grupos étni-
cos, dieron como resultado nuevas prácticas culturales. Este proceso supuso
una ocupación paulatina y la construcción del territorio con nes de repro-
44. “Comunicación de la gobernación de la provincia a la Secretaría General del Go-
bierno provisorio en el Despacho de Hacienda”, Esmeraldas, 10 de diciembre de 1860,
Ministerio de Hacienda, gobernación de Esmeraldas, t. 252.
45. Carlos Aguirre, Breve historia de la esclavitud en el Perú. Una herida que no deja de
sangrar (Lima: Congreso del Perú, 2005), 177.
46. Una vez que se cuenta con el camino de Malbucho, vía que permite comunicar
Esmeraldas con la costa del Pacíco, llegaron al norte de Esmeraldas cuadrillas de escla-
vos junto a mineros de Barbacoas y Popayán con el n de establecer reales de minas para
la explotación minera. Rocío Rueda Novoa, “Esclavos y negros libres en Esmeraldas, s.
XVIII-XIX”, Procesos: revista ecuatoriana de historia, n.° 16 (I semestre 2001): 14-15.
-PRO43.23agos.indd 26 18/10/16 11:43
Procesos 43, enero-junio 2016
27
ducción física, social y cultural, convirtiendo las prácticas cotidianas en ma-
nifestaciones identitarias que le permitieron reconocerse como un colectivo
social con una territorialidad propia. Diego Romero, al abordar el concepto
de territorialidad, señala que “Allí donde los territorios han sido utilizados
para ‘connara grupos sociales y adscribirles fronteras, estos reinventan
territorios y moldean fronteras para hacer de sus recursos y sus comporta-
mientos fuentes de representación con algo más allá de las espacialidades y
los territorios: las convierten en territorialidades”.
47
Interesa conocer ahora si el territorio en el que se construyó la territoria-
lidad negra, a partir de los reales de minas, continuó ocupado por los liber-
tos una vez que se produjo la desesclavización; para ello usaremos el testi-
monio de dos viajeros que visitaron la región en la segunda mitad del siglo
XIX. Estas fuentes, además de ofrecer pistas sobre la interrogante planteada,
permiten rastrear la ubicación geográca de los reales de minas y ciertas
actividades de sus habitantes. En la Memoria sobre la geografía y geología de Es-
meraldas y la carta geográca levantada por Teodoro Wolf en 1877, se registra
que los reales de minas se ubicaron a lo largo de los ríos, según el clásico
patrón de asentamiento ribereño usado por las poblaciones negras del litoral
del Pacíco, especícamente en el río Santiago, rico por sus terrenos aurífe-
ros; aquí se encontraba el real de Playa de Oro; en uno de sus auentes, el
río Guimbi, se estableció su real de minas, que mantenía comunicación con
el real de Playa de Oro mediante un camino de tierra que no excedía las dos
leguas de distancia. En el río Cachavi se registra el pueblo de Cachavi, casi
despoblado, a diferencia del real de San José de Cachavi, ubicado a cierta
distancia del pueblo y con población negra asentada en las orillas del río.
Desde el pueblo de Cachavi había un camino de a pie que conectaba con el
río Licta y de allí a la provincia de Imbabura. Este camino, aunque precario,
era el más transitado y permitía conectar la costa del norte del Pacíco con
la Sierra. Wolf, en una parte de la relación que realiza sobre Esmeraldas, y
desde una visión racista, hace referencia a la inferioridad de los habitantes
de los reales de minas, así:
En el distrito reina el puro color y tipo etiópico. El número de los individuos lle-
gará a 1,500 ó 2,000. El viajero que del río Cayapas cruza por tierra al de Santiago
y llega á Playa de Oro, se cree de repente trasladado de las selvas americanas al
África Central [...]. Pero al entrar en este paraíso africano me dio un susto grande,
porque fue la primera vez que vi una población desnuda [...], usan las deshones-
tas pampanillas, que dejan las caderas descubiertas, y con las fajitas que usan las
47. Mario Diego Romero Vergara, “Territorialidad y familia entre comunidades negras
del sur del valle geográco del río Cauca, Colombia, desde la Colonia hasta la actualidad”
(tesis de doctorado, Universidad de Huelva, España, 2009), 10.
-PRO43.23agos.indd 27 18/10/16 11:43
Procesos 43, enero-junio 2016
28
negras. ¡Pobres africanos, que del estado de esclavitud pasaron al de su primitiva
salvajez!
48
Otro de los viajeros, Enrique Onffroy de Thoron, en 1850, relata que es-
tas poblaciones negras tienen lavaderos de oro en las playas de los cursos
uviales y que en la parroquia Concepción, situada en la conuencia de los
ríos Bogotá, Cachavi y Santiago, con jurisdicción en los tres reales, existe un
dinámico comercio al que acuden los libertos de Tumaco a abastecerse de
provisiones y vender el oro, que por cada onza reciben quince pesos, cuando
en Panamá pagaban hasta veinte pesos.
49
Jacques Aprile-Gniset, en sus trabajos sobre el Pacíco colombiano, rela-
ta que la población negra luego de la manumisión continuó con la actividad
minera en los lechos de los ríos o en los aluviones ribereños a orillas general-
mente de los mismos reales de minas.
50
Esto sucedió también con los “nue-
vos libres” de los reales de minas de Esmeraldas, que no abandonaron los
reales de minas y las zonas contiguas; más bien, continuaron con sus tradi-
cionales actividades de reproducción, con una economía de subsistencia que
giró en torno al cultivo del plátano y el maíz en pequeñas chacras; además
de actividades complementarias: crianza de algunas reses de ganado vacuno
y cerdos; cacería, pesca y recolección de frutos; formas artesanales de reco-
lección de oro, y vinculación a las formas locales y regionales de comercio.
En 1855 los negros de estos reales de minas debieron defender su territo-
rio, pues en su condición de libres no estaban dispuestos a tolerar los atrope-
llos de los blancos. Esta vez la causa era la “vejación, explotación y opresión”
a la que estaban sometidos los reales de minas debido al despojo de sus
territorios por parte de una empresa francesa denominada Cachavi. Frente
a esta situación, la población negra reclamó ante las cámaras legislativas, y
los negros de Playa de Oro solicitaron que se les permitiera trasladarse a las
orillas de los ríos Tululbí, Palavi y Bogotá, pertenecientes al antiguo puerto
de Carondelet.
Ante la insistencia de esta población para solucionar este atropello, en
octubre de 1855 el Estado determinó la ilegalidad de la posesión extranjera y
mandó a las autoridades a defender a los pobladores de Concepción, Playa
de Oro y pueblos cercanos.
51
Esta población puso en práctica su tradicional
48. Ibíd., 49.
49. Enrique Onffroy de Thoron, América Ecuatorial. Segunda parte (Quito: Corporación
Editora Nacional, 1983), 54-55.
50. Jaques Aprile-Gniset, Poblamiento, hábitats y pueblos del Pacíco (Cali: Universidad
del Valle, 1993), 62.
51. “Solicitud de los habitantes de los reales de minas debido a la explotación de la em-
presa Cachavi”, Esmeraldas, 4 de noviembre de 1855, ANE, fondo Ministerio del Interior, caja 2.
-PRO43.23agos.indd 28 18/10/16 11:43
Procesos 43, enero-junio 2016
29
identidad de resistencia y defensa territorial para enfrentarse a empresas ex-
tranjeras que intentaban usurpar sus tierras, y destruir la selva y el monte
donde esta vivía.
En la segunda mitad del siglo XIX, los reales de minas se transformaron
en haciendas o complejos agromineros, bajo el sistema laboral del concer-
taje.
52
La relación de trabajo de los negros con los propietarios no fue rígi-
da como en las haciendas serranas. La obligación de los negros consistía en
trabajar ciertos días al mes con el n de permanecer en “pacíca posesión”
de los territorios ocupados, a tal punto que el gobernador de Esmeraldas,
Luis Pólit, informó al Ministerio del Interior que en estas minas-haciendas
no existían conciertos.
En 1886, el espíritu de confrontación de los negros conciertos se hizo
presente una vez más en la población de Playa de Oro y Guembi, mediante
una insurrección que se oponía a la exigencia de trabajos forzados por parte
del clan familiar de Juan José Flores. Según Reynaldo Flores, este se trasladó
a Playa de Oro para poner orden a los negros que no querían trabajar, bajo el
siguiente argumento:
Que no han de trabajar porque Dios ha hecho las tierras para todos y que tanto
derecho tienen ellos como cualquier otro y me han preguntado que en cuánto
le he comprado las tierras a Dios y si el me las ha vendido y mil insolencias y
barbaridades por este estilo. Y les he dicho que si no me reconocen como dueño
y no trabajan la propiedad que se vayan y me han contestado que ni uno ni otro
que las tierras son de Dios.
53
Este discurso irónico usado por los negros, en el fondo, evidencia la se-
guridad y convicción sobre los objetivos que perseguían respecto al territo-
rio al que se encontraban adscritos al cual no tenían intención de abandonar.
Según Flores, estas ideas eran difundidas por familias procedentes de Nueva
Granada que habitaban en Angostura, desde donde incentivaban la desobe-
diencia al divulgar mentiras como “que ya viene Mosquera
54
a dar la libertad
52. En la Sierra este sistema consistió en reclutar trabajadores en las haciendas y apro-
vechar al máximo la mano de obra a cambio de un mínimo pago y con la posibilidad de
vivir en el fundo. El dueño muchas veces endeudó a los peones mediante adelantos en
dinero o bienes para su subsistencia, manteniéndolos atados a la hacienda y bajo amenaza
de hacer efectiva la disposición de la prisión por deudas. Véase Enrique Ayala Mora, His-
toria de la Revolución Liberal ecuatoriana (Quito: Corporación Editora Nacional / Taller de
Estudios Históricos, 1994), 41-49.
53. “Carta a Antonio Flores de su hermano Reynaldo Flores”, Playa de Oro, 7 de mar-
zo de 1866, AHMCP, fondo J. J. C., 00549, f. 3.
54. Los negros se reeren al general Tomás Cipriano de Mosquera, presidente colom-
biano de tendencia liberal (1845-1849). Durante su gobierno, al igual que otros políticos
liberales, hizo esfuerzos por edicar la sociedad moderna con la inclusión de los sectores
-PRO43.23agos.indd 29 18/10/16 11:43
Procesos 43, enero-junio 2016
30
de las tierras y que no hagan caso”.
55
Este estado de insubordinación obligó a
Flores a arrendar la mina de Angostura a Diego Cox y Francisco Serrano por
cinco años, quienes desde un inicio se quejaron de los negros por el ambiente
sedicioso y de zozobra en que mantenían a la región.
La posición de los negros de Playa de Oro fue incluso más radical: abando-
naron el trabajo para acudir a la celebración de estas como la Semana Santa
y la Pascua y provocaron derrumbes en la mina para impedir el avance del
trabajo; en opinión de los negros esta era una medida preventiva para evitar
el riesgo que corrían sus vidas.
56
Este estado de permanente tensión llevó al
presidente de la República, Jerónimo Carrión, a ordenar que el líder del mo-
vimiento de Playa de Oro, capitán Patricio Arroyo, y el resto de revoltosos se
presentaran en la gobernación de Esmeraldas para que se les “intimide” y se
les obligue a abandonar la mina. De no hacerlo, se debía enviar una escolta de
25 hombres, nanciada por Reynaldo Flores, para expulsarlos de los terrenos.
57
Las medidas adoptadas no bastaron para controlar las acciones defensi-
vas de los negros, que pusieron en marcha todas las estrategias a su alcance,
hasta el grado de hacer desistir a Reynaldo Flores de mantener la propiedad
de la mina, decisión que comunicó a su hermano Antonio Flores en los si-
guientes términos:
Es imposible trabajar con estos negros que lo único que les resta hacer es ma-
tarnos, porque hacen lo posible por impedir el trabajo. [...]. Antes de ahora creía
yo poder domesticar a estos salvajes, era yo de opinión que no se vendiera para
nada la mina, pero ahora te digo que la vendas de cualquier manera porque
diariamente tomará más cuerpo la desmoralización y llegará el día que hasta
látigo le den al pobre dueño i que no haya quién se atreva a imponerles los días
de trabajo a que están obligados. Los negros de los años pasados ya no son los
de hoy, ya no existe el más pequeño respeto, ni humildad i palpan además lo que
importa o les vale la insurrección con los negros de Cachavi.
58
populares y la conformación de una sociedad de libre mercado. Emitió leyes como la del
16 de abril de 1846, que derogó el concierto forzoso para los esclavos; además, estableció la
libertad de comercio, la liberación del cultivo del tabaco y su comercialización. Margarita
Rosa Pacheco, “Las reformas liberales y los conictos sociales”. En Historia del Gran Cauca.
Historia regional del sur occidente colombiano, ed. por Alonso Valencia Llano (Cali: Universi-
dad del Valle, 1994), 103.
55. “Carta a Antonio Flores de su hermano Reynaldo Flores”, Playa de Oro, 7 de mar-
zo de 1866, AHMCP, fondo J. J. C., 00549, f. 4.
56. “Carta de Reynaldo Flores al señor don Antonio Flores”, Playa de Oro, 28 de abril
de 1866, Ibíd., 001549, ff. 83-84.
57. “Comunicación de Manuel Bustamante”, Esmeraldas, 21 de agosto de 1866, ANE,
fondo Copiadores, caja 70.
58. “Carta de Reynaldo Flores a su hermano Antonio Flores”, Playa de Oro, 9 de no-
viembre de 1866, AHMCP, fondo J. J. C., 001552, ff. 1-2.
-PRO43.23agos.indd 30 18/10/16 11:43
Procesos 43, enero-junio 2016
31
El enfrentamiento entre los negros y la familia Flores Jijón culminó en
negociación. Reynaldo Flores, mediante contrato de compraventa, traspasó
a los habitantes de Playa de Oro la mina, casa de hacienda, iglesia, paramen-
tos, platanal y terreno, comprendidos desde la quebrada de Cojerías, situada
en las riberas del río Santiago, en la parte de abajo, hasta el pie del Salto
del lado de arriba del mismo río, aclarando que los terrenos, a partir de la
quebrada de Cojerías hasta la vía a Borbón, eran de propiedad de Reynaldo
Flores.
El valor jado fue de 7.460 pesos; los libertos Juan de la Cruz, Teodomiro,
Manuel, Prudencio, Inocencio, Daniel, Julián, Cayetano, Pío Quinto, todos
de apellido Arroyo, con el n de asegurar la transacción, pagaron al contado
cuatro onzas de oro cada uno y para la cancelación del resto se estableció el
plazo de dos años, hasta febrero de 1871. Los libertos presentes en la compra
representaron a todos los habitantes de Playa de Oro, algo más de 214 pobla-
dores, de acuerdo al inventario de 1845,
59
quienes debían garantizar la deuda
con pagarés e hipoteca de la mina y el terreno. Los nuevos dueños, además
de cumplir con el compromiso de pago, estaban obligados a no admitir den-
tro de los terrenos adquiridos a personas que al momento de la compra no
habitaran en la propiedad de Reynaldo Flores.
60
Esta nueva acción puesta en práctica por la población negra que, luego
de oponerse al orden social y jurídico establecido por las leyes de manumi-
sión, entró a disputar a los dueños de la tierra un territorio que lo sentían
como suyo para concretar sus formas de vida en medio de la libertad, evi-
dencia que se estaban “territorializando los espacios de tradicional convi-
vencia étnica”.
61
Esto signica que el territorio era percibido y representado
como un patrimonio colectivo, lo que necesariamente nos lleva a considerar
un nuevo elemento conceptual, el de comunidad, donde el vínculo común
de unión y de identicación es la lucha por el territorio. A partir de esta ex-
periencia se genera una serie de lazos, normas, valores comunes y de solida-
ridades étnicas. Una vez que los libertos de Playa de Oro compran la tierra,
es la comunidad la que asume la deuda y son sus miembros los encargados
de vigilar el cumplimiento de los pagos establecidos y de cuidar y defender
la posesión de este bien comunitario.
59. “Inventario de la mina Playa de Oro de propiedad de Juan José Flores”, La Con-
cepción, 24 de febrero de 1845, Ibíd., fondo J. J. Flores, n.° 1445.
60. “Venta de la mina y hacienda Playa de Oro de Reynaldo Flores a los negros liber-
tos”, Concepción, 6 de agosto de 1869, Ibíd., Notaría 1.
a
, enero 1869-diciembre 1870, ff.
58-60.
61. Romero Vergara, “Territorialidad y familia…”, 39.
-PRO43.23agos.indd 31 18/10/16 11:43
Procesos 43, enero-junio 2016
32
ConClusiones
Lo expuesto permite constatar que, en el marco de la conformación del
Estado nacional, el discurso ocial de la nueva clase política, que proponía
dar paso a la construcción de una sociedad moderna conformada por ciu-
dadanos libres, no fue posible debido al interés económico de las elites y
la ideología racista que, desde un inicio, diseñó políticas e instrumentos de
control que buscaban reproducir un orden racial que privilegiara a las clases
dominantes.
Paralelo a este proyecto político estatal, existía otro, el de los esclaviza-
dos, que tenía el propósito de consolidar una forma de vida en medio de
la libertad; con este objetivo, en medio de una coyuntura de conictividad,
iniciaron varias acciones que iban desde aprovechar el discurso político li-
beral sobre la igualdad y la necesidad de integrar a la nación a los sectores
excluidos, hasta negociaciones con autoridades y actos de rebeldía contra el
marco jurídico proteccionista, estrategias que sumadas abrieron el camino
hacia la libertad. Estas acciones sostenidas de resistencia contribuyeron a la
desesclavización y a fracturar el sistema esclavista, a la vez que fortalecían
el sentimiento autonomista y la búsqueda de libertad de los esclavizados.
En el caso de los negros de los reales de minas del norte de Esmeraldas,
su historia de lucha y resistencia los condujo a enfrentar permanentes retos
con el n de aanzar su proceso de construcción social en un territorio de
tradicional ocupación étnica. Desde este espacio produjeron formas de iden-
tidad con base en la subsistencia material, cultural y simbólica; la defensa de
este proyecto los llevó a vivir situaciones de tensión y conicto frente a las
cuales usaron variadas y efectivas estrategias de resistencia. En la segunda
mitad del siglo XIX, las nuevas acciones fueron la protesta social y la oposi-
ción a trabajar en las haciendas como peones conciertos, medidas de presión
que obligaron a los propietarios a vender las tierras a los negros habitantes
de la frontera minera ubicada en la cuenca del río Santiago, con lo que este
territorio de ocupación ancestral pasó a ser considerado como un bien comu-
nitario. Hacia el futuro, a esta comunidad aún le quedaban nuevos retos que
enfrentar para mantener un proyecto étnico de largo aliento forjado desde
su condición de esclavizados y con base en la defensa de la territorialidad.
-PRO43.23agos.indd 32 18/10/16 11:43
Procesos 43, enero-junio 2016
33
Fuentes y bibliograFía
FUENTES PRIMARIAS
Archivo Biblioteca de la Función Legislativa, Quito (ABFL)
Fondo Leyes y Decretos.
Archivo Nacional del Ecuador (ANE)
Fondo Copiadores.
Fondo Gobierno de Esmeraldas.
Fondo Ministerio del Interior.
Fondo Presidencia de Quito.
Fondo Historia.
Archivo Histórico del Ministerio de Cultura y Patrimonio (AHMCP)
Fondo Jacinto Jijón y Caamaño (J. J. C.).
Fondo J. J. Flores.
FUENTES SECUNDARIAS
Aguirre, Carlos. Breve historia de la esclavitud en el Perú. Una herida que no deja de san-
grar. Lima: Congreso del Perú, 2005.
Almario García, Óscar. “Desesclavización y territorialización: el trayecto inicial de
la diferenciación étnica negra en el Pacíco Sur colombiano, 1749-1810”. En
Los renacientes y su territorio. Ensayos sobre la etnicidad negra en el Pacíco sur
colombiano, editado por Óscar Almario, 45-73. Medellín: Fundación Ciudad
Don Bosco, 2003.
Aprile-Gniset, Jaques. Poblamiento, hábitats y pueblos del Pacíco. Cali: Universidad del
Valle, 1993.
Ayala Mora, Enrique. Historia de la Revolución Liberal ecuatoriana. Quito: Corporación
Editora Nacional / Taller de Estudios Históricos, 1994.
______. “Los muertos del oreanismo”. Procesos: revista ecuatoriana de historia, n.
o
27
(I semestre 2008): 70-74.
Chaves, María Eugenia. “Los sectores subalternos y la retórica libertaria. Esclavitud
e inferioridad racial en la gesta independentista”, 209-218. En La Independencia
en los países andinos. Nuevas perspectivas, editado por Guillermo Bustos y Ar-
mando Martínez. Bucaramanga: Organización de Estados Iberoamericanos /
Universidad Andina Simón Bolívar, Sede Ecuador, 2004.
Destruge, Camilo. Urbina el presidente. Quito: Banco Central del Ecuador, 1992.
______ y Juan Antonio Alminate. Boletín de la Biblioteca Municipal de Guayaquil, n.
o
27
(1912).
Enríquez Martínez, Fredy. Manumisión en Colombia: Cauca y Antioquia 1821-1830.
Bogotá: Universidad Nacional de Colombia, 2014. www.bdigital.unal.edu.
co/42954/1/468473-2014.pdf.
Estupiñán Tello, Julio. El negro en Esmeraldas. Apuntes para su estudio. Quito: Formu-
larios y Sistemas, 1986.
-PRO43.23agos.indd 33 18/10/16 11:43
Procesos 43, enero-junio 2016
34
Hunefeldt, Christine. “Esclavitud, percepciones raciales, y lo político: la población
negra en la era independentista en Hispanoamérica”. Seminario Internacional
Etnia, color y clase en la Independencia de los países andinos. Bogotá: 27-29 agosto,
2008.
Jaramillo Uribe, Jaime. Ensayos de historia social. La sociedad neogranadina. T. 1. Bogotá:
Tercer Mundo, 1989.
König, Hans-Joachim. En el camino hacia la nación. Nacionalismo en el proceso de forma-
ción del Estado y de la nación de la Nueva Granada, 1750-1856. Bogotá: Banco de
la República, 1988.
Lavallé, Bernard. “Lógica esclavista y resistencia negra en los Andes ecuatorianos a
nales del siglo XVIII”. Revista de Indias LIII, n.
o
199 (1993): 699-722.
Maiguashca, Juan. “El proceso de integración nacional en el Ecuador: el rol del poder
central, 1830-1895”. En Historia y región en el Ecuador 1830-1930, editado por
Juan Maiguashca, 355-420. Quito: FLACSO / CERLAC / Corporación Editora
Nacional, 1994.
______. “La dialéctica de la ‘igualdad’, 1845-1875”. En Etnicidad y poder en los países
andinos, compilado por Cristian Büschges, Guillermo Bustos y Olaf Kaltmeier,
61-80. Quito: Corporación Editora Nacional / Universidad Andina Simón Bo-
lívar, Sede Ecuador / Universidad de Bielefeld, 2007.
McFarlane, Anthony. “Cimarrones y palenques en Colombia, durante el siglo XVIII”.
Historia y espacio, n.
o
14 (junio 1991): 53-78.
Novoa, Alejandro, compilador. “Mensaje del jefe supremo de la República a la Con-
vención Nacional reunida en 1856”. En Recopilación de mensajes dirigidos por los
presidentes y vicepresidentes de la república, jefes supremos y Gobiernos provisorios.
T. 2. Guayaquil: Imprenta A. Novoa, 1901.
Onffroy de Thoron, Enrique. América Ecuatorial. Segunda parte. Quito: Corporación
Editora Nacional, 1983.
Pacheco, Margarita Rosa. “Las reformas liberales y los conictos sociales”. En His-
toria del Gran Cauca. Historia regional del sur occidente colombiano, editado por
Alonso Valencia Llano, 113-118. Cali: Universidad del Valle, 1994.
Romero Jaramillo, Dolcey. “Manumisión, ritualidad y esta liberal en la provincia
de Cartagena durante el siglo XIX”. Historia Crítica, n.
o
29 (enero-junio 2005):
125-147.
Romero, Mario Diego. “Territorialidad y familia entre comunidades negras del sur
del valle geográco del río Cauca, Colombia, desde la Colonia hasta la actua-
lidad”. Tesis de doctorado. Universidad de Huelva (España), 2009.
Rueda Novoa, Rocío. “De esclavizados a comuneros en la cuenca aurífera del Río
Santiago-Río Cayapas (Esmeraldas). Etnicidad negra en construcción en
Ecuador siglos XVIII- XIX”. Tesis de doctorado. Universidad Andina Simón
Bolívar, Sede Ecuador, 2010.
______. “Esclavos y negros libres en Esmeraldas, s. XVIII-XIX”. Procesos: revista ecua-
toriana de historia, n.
o
16 (I semestre 2001): 3-33.
Sales, Nuria. Sobre esclavos, reclutas y mercaderes de quintos. Barcelona: Ariel, 1974.
Tardieu, Jean-Pierre. El negro en la Real Audiencia de Quito. Siglos XVI-XVIII. Quito:
Abya-Yala, 2006.
-PRO43.23agos.indd 34 18/10/16 11:43
Procesos 43, enero-junio 2016
35
Tovar, Hermes. “De una chispa se formó una hoguera”. Nuevas Lecturas de Historia
17 (1992): 1-98.
Valencia Llano, Alonso. Dentro y fuera de la ley. Resistencias sociales y políticas en el valle
del río Cauca 1830-1855. Cali: Universidad del Valle / Centro de Estudios Re-
gionales, Región, 2008.
______. “Integración de la población negra en las sociedades andinas 1830-1880”. En
Historia de América Andina. Creación de las repúblicas y formación de la nación,
editado por Juan Maiguashca. Vol. 5, 141-172. Quito: Libresa / Universidad
Andina Simón Bolívar, Sede Ecuador, 2003.
______. “Marginados y ‘sepultados en los montes’ ”. En Orígenes de la insurgencia so-
cial en el valle del río Cauca, 1810-1830. Cali: Universidad del Valle, 2008.
Wolf, Teodoro. “Memoria sobra la geografía y geología de la provincia de Esmeral-
da”. En Viajes cientícos por la República del Ecuador Guayaquil, vericados y pu-
blicados por orden del Supremo Gobierno de la misma República, editado por Teo-
doro Wolf, 1-85. Guayaquil: Imprenta del Comercio, 1879.
Ramón, Galo. “El poder en las sociedades norandinas”. Quito: inédito, 2015.
______. El poder y los norandinos, la historia en las sociedades norandinas del siglo XVI.
Quito: Corporación Editora Nacional / Universidad Andina Simón Bolívar,
Sede Ecuador, 2006.
Rostworowski, María. “La mujer en el Perú prehispánico”. Documento de Trabajo n.
o
72, Serie Etnohistoria, n.
o
2. Lima: Instituto de Estudios Peruanos, 1995.
Salomon, Frank. “Indian women of early colonial as seen through their testaments”.
The Americas 44, n.
o
3 (ene. 1988): 325-341.
______. Los señores étnicos de Quito en la época de los incas. Otavalo: Instituto Otavaleño
de Antropología / Banco Central del Ecuador, 1980.
Salles, Cristina, y Héctor Noejovich. “La herencia femenina andina prehispánica y su
transformación en el mundo colonial”. Bulletin de I’Institut Français d’Études
Andines 35, n.
o
1 (2006): 37-53.
Serúlnikov, Sergio. “Su verdad y su justicia Tomás Catari y la insurrección aymara de
Chayanta, 1777-1780”, 205-243. En Entre la retórica y la insurgencia: las ideas y
los movimientos sociales en los andes, siglo XVIII, compilado por Charles Walker.
Cusco: Centro de Estudios Regionales Andinos Bartolomé de las Casas, 1993.
Silverblatt, Irene. Luna, sol y brujas: géneros y clases en los andes prehispánicos y coloniales.
Cusco: Centro de Estudios Regionales Andinos Bartolomé de las Casas, 1996.
Stern, Steve. Los pueblos indígenas del Perú y el desafío de la conquista española. Huamanga
hasta 1640. Madrid: Alianza, 1986.
Szaszdi, Adam. D. Diego Tomalá: Cacique de la isla de la Puná. Un caso de aculturación
socioeconómica. Guayaquil: Museo Antropológico Banco Central del Ecuador,
1988.
-PRO43.23agos.indd 35 18/10/16 11:43

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.


ISSN: 1390-0099

Licencia de Creative Commons
Procesos: revista ecuatoriana de Historia is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 4.0 Internacional License.