Procesos 42, julio-diciembre 2015180
fernando lóPez romero. “dios, patria y libErtad”: artEsanos quitEños
y política. 1929-1933. Universidad andina simón Bolívar, 2015, 102 PP.
Los artesanos y la historia de la formación de la clase obrera ecuatoriana
son los ejes centrales de este trabajo investigativo, donde la vida cotidiana y
la militancia, en sus respectivas instituciones y gremios, permiten reexionar
este período. El recorrido histórico inicia en las primeras décadas del siglo
XX, pauta que permite adentrarse en el trajinar de los diversos sindicatos
obreros fundados en la ciudad de Quito. El autor reere inicialmente a
la creación del primer sindicato en el año 1934, en la fábrica textil “La
Internacional”, continúa con la formación de la Confederación Ecuatoriana
de Obreros Católicos (CEDOC), en 1938, y llega hasta la fundación de la
Confederación de Trabajadores del Ecuador (CTE), en 1944. Este recorrido
cronológico es uno de los ovillos con los cuales va tejiendo la narrativa de
los sindicatos ecuatorianos.
La presencia activa de las “masas” y los sectores subalternos son los
factores más signicativos en este período, especialmente porque estos
hechos no ocurridos en épocas anteriores contribuyen a la efervescencia de la
vida política del país. Por supuesto, la conmoción obligó a que los artesanos
quiteños plantearan su propia agenda y participaran de forma activa en la
vida política y social; es decir, es una época donde surgen nuevas agendas
políticas de la mano de organizaciones recién nacidas en las regiones Sierra
y Costa del país.
En este escenario, Fernando López Romero desarrolla uno de los
argumentos centrales de la investigación: “la inserción de los artesanos en
la política nacional, se materializó en el marco del debilitamiento de las
vertientes partidistas liberal-conservadora y con la victoria electoral de
Velasco Ibarra en 1933” (p. 16), lo cual dio cabida a la inserción de nuevos
actores políticos en la contienda política.
Situada temporalmente entre los años 1929–1933, la investigación tiene
algunos hitos históricos que deben ser detallados, solo a través de ellos
podemos tener una panorámica amplia de lo que se vivía en aquella época:
la institucionalización del reformismo juliano a través de la constitución
de 1929, la proclamación de Isidro Ayora como nuevo presidente del país,
la crisis económica y política de 1930, la destitución de Ayora en 1931, el
aparecimiento de la Compactación Obrera Nacional (CON) y del gobierno
de Bonifaz (que duró tan solo un año), “la huelga general política” iniciada
por los estudiantes en agosto de 1933 que terminó con la crisis del liberalismo
y la asunción a la presidencia de la República de José María Velasco Ibarra.
Este momento histórico el autor lo dene, en base a los trabajos de Juan
-PRO4226abril.indd 180 21/06/16 12:35
Procesos 42, julio-diciembre 2015 181
Maiguashca, como un período en transición, es decir un lapso corto
que denió la “constitución de la clase trabajadora en clase a través de la
adquisición de una conciencia de clase mediante su inserción en los temas
políticos nacionales” (p. 18).
Introducirse en la problemática marxista y sus diversos conceptos y
categorías, por ejemplo, el concepto de clase o conciencia de clase, permite
al autor reexionar no solo a partir de dicho cuerpo teórico, sino también
discutir con autores que han trabajado el tema de lo laboral y su vínculo con
lo político. Otros conceptos que orientan este trabajo son: autoridad paternal
y economía moral; así como la literatura sobre sindicatos y gremios de la
historia ecuatoriana, especialmente del siglo XX.
López Romero comparte las preocupaciones teóricas de Juan Maiguashca
y Liisa North, quienes cuestionan el sobredimensionamiento que diversos
autores le han dado al concepto de clase desplazándolo por conciencia de
clase. Parte del supuesto de que “los artesanos quiteños integraron la clase
trabajadora en los sentidos propuestos por Marx, como el amplio conjunto
de personas al que se puede clasicar de acuerdo con un criterio objetivo, su
lugar de producción, y por su conciencia de clase en un sentido subjetivo” (p.
19), ambos problemas, tanto el de clase como el de conciencia de clase, son
inseparables. En otras palabras, las condiciones de clase son heredadas y no
elegidas, lo objetivo y lo subjetivo están relacionados en una totalidad. Los
artesanos quiteños adquirieron su conciencia de clase a través de la acción
política heredada directamente de la acción política. A esto hay que sumar
que asumieron los problemas nacionales y las diferencias como obreros y
trabajadores.
La conciencia política, en palabras del autor, se enlaza con la denominada
economía moral, donde la relación mediada por valores es preponderante. La
inmensa mayoría de artesanos eran católicos practicantes, respetuosos de la
autoridad paternal, con un alto nivel de patriotismo republicano y una rme
creencia en las obligaciones de las élites y las autoridades. En base a estos
argumentos, el autor plantea un alcance al concepto de E. P. Thompson, de
acuerdo al cual los artesanos quiteños desarrollaron una economía moral
de los pobres” caracterizada por un consenso popular en base a las normas
económicas y políticas que rigen el accionar humano y el de los distintos
sectores sociales. Este tipo de conciencia, propio de los momentos de
transición, donde los de abajo establecen una autoobligación, acatando los
argumentos de los de arriba, pero también reaccionando de forma directa
cuando hay un incumplimiento de las que consideran las obligaciones de
los de arriba.
Precautelando inducir un ventriloquismo (los políticos o intelectuales
eran quienes hablaban en nombre de los obreros), López Romero asegura
-PRO4226abril.indd 181 21/06/16 12:35
Procesos 42, julio-diciembre 2015182
que no cabe utilizar ese concepto en el caso de los artesanos de Quito, por
dos razones: la primera se reere a los testimonios directos en los cuales se
registra que no había grandes núcleos militantes que hablaran en nombre
de los artesanos; y la segunda es que los gremios mutuales tenían una larga
tradición organizativa en la que se expresaban por sí mismos a través de los
múltiples dirigentes.
Las fuentes bibliográcas del autor son múltiples y variadas, desde los
debates clásicos entre Rafael Quintero y Agustín Cueva, cuya propuesta giraba
alrededor del concepto de populismo, hasta lecturas más contemporáneas
como las de Jaime Durán Barba, Richard Milk, Alexei Páez, Juan Maiguashca,
Jaime Levi y Patricio Ycaza, al igual que en los aportes de Hernán Ibarra,
Milton Luna y Guillermo Bustos. En su conjunto, los autores aportan para
reexionar la década de los veinte y treinta del siglo pasado. Pensar los
conceptos de sectores subalternos y pueblo en la política ecuatoriana, en la
primera mitad del siglo XX. A la par, se utilizan una serie de fuentes: artículos,
libros, memorias personales, diarios de la época (El Día y El Comercio) y hojas
volantes, hacia los cuales el autor hace un acercamiento crítico.
Las conclusiones “provisionales” a las que llega López Romero tienen
que ver con la participación política del artesanado, tema fundamental de
su investigación, mediante la revisión de su presencia organizativa y política
en una trama compleja de participación y aparecimiento de nuevos actores.
Este se puede considerar como un momento crítico de participación de los
sectores subalternos, los artesanos, parte de la historia de los trabajadores
como fuerza moral en el proceso de constitución política de su clase a través
de los actos y luchas mediadas por una economía moral que dirigió la acción
de los programas obreros y su actuación política.
Raúl Zhingre
Universidad Central del Ecuador / Escuela Politécnica Nacional
PaBlo ortemBerg. ritualEs dEl podEr En lima (1735-1828)
dE la monarquía a la rEpública. lima: fondo editorial
PontifiCia Universidad CatóliCa del Perú, 2014, 402 PP.
Los rituales de expresión de imaginarios sociales en tensión son el tema
del libro de Pablo Ortemberg, en el que recoge las principales prácticas festi-
vas del poder de Lima en el tránsito de la forma colonial borbónica del siglo
XVIII al quiebre del proyecto bolivariano en la región, hacia nales de la dé-
cada del veinte de siglo XIX. El autor analiza cómo estos cambios se proyec-
taron y legitimaron en una liturgia pública que perló formas hegemónicas
en una sociedad exacerbadamente estamental.
-PRO4226abril.indd 182 21/06/16 12:35

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.


ISSN: 1390-0099

Licencia de Creative Commons
Procesos: revista ecuatoriana de Historia is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 4.0 Internacional License.