alfredo alBUja galindo. El pEriodismo: En la dialéctica política
Ecuatoriana (2 tomos). QUito: la tierra, 2013 [1979], 203 PP.
(tomo 1), 195 PP. (tomo 2).
Desde la Revolución francesa los periódicos se convirtieron en tribunas
del debate público, incluso para quienes no sabían leer o escribir, pues ellos se
reunían alrededor de los alfabetos para escucharles recitar las noticias.
1
De esta
manera inició la inuencia política de los impresos en los Estados-nación. Una
revisión exahustiva para el caso del Ecuador, incluso en la etapa previa a la re-
pública, se presenta en El periodismo: en la dialéctica política ecuatoriana, de Alfre-
do Albuja Galindo, libro originalmente publicado en 1979 y reeditado en 2013
por ediciones La Tierra, como parte de la colección Pensamiento Socialista.
En los 34 capítulos del libro se exploran casi dos siglos de publicaciones
periódicas, aunque el énfasis de la obra está en el siglo XX, al cual se dedica
prácticamente todo el segundo tomo, pues fue en esa centuria que se con-
solidó el diarismo y se regularizaron otro tipo de publicaciones. El primer
tomo, en cambio, hace referencia a los orígenes del periodismo moderno y a
los diversos empeños periodísticos realizados en el Ecuador hasta 1875, año
del asesinato de Gabriel García Moreno.
Albuja Galindo considera que el principal aporte de su trabajo es resca-
tar del olvido los valores culturales propios y presentar las realizaciones a
favor de los ideales de verdad, libertad, justicia y democracia pues, según
arma, el periodismo no tiene valor en mismo sino “en cuanto se convierte
en medio o instrumento de servicio social y ordenamiento jurídico”.
2
Con esa visión ideal del periodismo, el autor dedica los dos primeros
capítulos a referir el proceso y los valores de la Ilustración y la importancia
del desarrollo de la imprenta, considerados como el padre y la madre de
los impresos modernos, sin los cuales no podrían explicarse ni su fondo ni
1. Rocío Durán Barba, El n de la Revolución francesa (Quito: Corporación Editora Na-
cional, 1999), 101-104.
2. Alfredo Albuja Galindo, El periodismo: en la política ecuatoriana, t. 1 (Quito: La Tierra,
2013), 71, 76.
Procesos: revista ecuatoriana de historia, n.º 42 (julio-diciembre 2015), 167-186. ISSN: 1390-0099
-PRO4226abril.indd 167 21/06/16 12:35
Procesos 42, julio-diciembre 2015168
su forma. Una vez detallado el contexto en el cual nacieron los periódicos,
relata –a lo largo de tres capítulos– la repercusión del movimiento ilustrado
en los territorios de América y, sobre todo, en la Real Audiencia de Quito,
inuida por las delegaciones cientícas enviadas por los reyes católicos y
cuyo inujo se evidenció en el pensamiento de diversas guras locales, la
más prominente de las cuales fue Eugenio Espejo, editor del antecente pe-
riodístico más destacado del actual Ecuador: Primicias de la Cultura de Quito.
Albuja considera la personalidad de Espejo de tal preeminencia que de-
dica un capítulo a su gura y otro más a la contextualización de su pensa-
miento en relación con otras guras de la Independencia, como Francisco
Antonio Zea y Antonio Nariño. Adicionalmente, realiza transcripciones lite-
rales de lo publicado en Primicias.
Una vez descrito el contexto intelectual, se dedican cinco capítulos a la
técnica, esto es, a explicar cómo se produjo la llegada de imprentas al país,
las ciudades a las que arribaron, quiénes las trajeron y el propósito con el
que fueron utilizadas. Albuja no describe únicamente lo sucedido en Quito,
Guayaquil y Cuenca sino que también describe cómo adquirieron esta ma-
quinaria ciudades medianas como Ambato, Riobamba, Portoviejo y Tulcán,
entre otras.
El resto del primer tomo da cuenta de los principales periodistas e im-
presos decimonónicos. Considera como “titanes” del periodismo republi-
cano a Pedro Moncayo, Juan Montalvo, Manuel J. Calle, Miguel Valverde,
Federico Proaño, José Peralta, Roberto Andrade, Juan Benigno Vela, Abelar-
do Moncayo, Luciano Coral, Modesto A. Peñaherrera, de quienes asegura
que fueron “los fuertes temperamentos que habían logrado concentrar en
su propia persona una inmensa energía social con la que iban a luchar para
establecer un liberalismo compatible con la dignidad humana”.
3
Entre los
periódicos pioneros menciona La gaceta de la Corte de Quito (1809) y la Gaceta
curiosa de 1810, ambos vetados por el gobierno español. Años más tarde, en
1823, Antonio José de Sucre publicó el Monitor quiteño; y el año siguiente
circularon El Noticioso, de los partidarios de Juan José Flores, y El pensador
quiteño, de los católicos opositores a ese gobierno.
4
El tomo 2 de El periodismo: en la dialéctica política ecuatoriana inicia con una
contextualización del periodismo en el siglo XIX para luego biograar a sus
principales guras, todos marcados por la lucha política, dentro de la cual los
periódicos eran una herramienta de difusión doctrinaria y disputa del espa-
cio público. Aún no eran considerados como empresas rentables, pues tal cosa
solo sucedió a nes de ese siglo en Guayaquil y a inicios del XX en Quito, con
3. Ibíd., 155.
4. Ibíd., 157-159.
-PRO4226abril.indd 168 21/06/16 12:35
Procesos 42, julio-diciembre 2015 169
el desarrollo del diarismo. Esta inexión es descrita por Albuja Galindo desde
el capítulo 25, donde se inicia la presentación de los impresos publicados en el
país con regularidad durante la primera mitad de la centuria. En esta descrip-
ción se incluyen los dueños, redactores, columnistas y la línea editorial de cada
uno de ellos, tanto de los que tuvieron una visión empresarial como de los que
se mantuvieron como instrumentos político-partidistas. En cada caso se anali-
za su relación con los diversos gobiernos, las guerras mundiales y los años de
posguerra, hasta llegar a los años setenta, donde el autor cierra su relato.
El autor, quien fue profesor secundario y aliado al Partido Socialista,
realiza la revisión de la producción de los impresos nacionales en una pers-
pectiva política, desde la cual los periódicos adquieren un sentido social. Es
decir, no es un estudio de su contenido sino, más bien, una crítica sociológica
que usa registros históricos para explicar las lucha de clases y los periódicos
como uno de sus instrumentos.
La edición 2013 incluye también un estudio introductorio y un posfacio
de los historiadores Enrique Ayala Mora y Fernando López Romero, respec-
tivamente. El primero de los cuales ubica el aporte de Albuja Galindo al es-
tudio de los impresos en el Ecuador y hace un breve recuento historiográco
de la comunicación y detalla tanto los antecedentes de los actuales medios
de comunicación, así como su aparecimiento y consolidación en el espacio
público nacional. El posfacio, en cambio, presenta el signicado social del
periódico en el Ecuador del siglo XX y narra la recepción de los periódicos y
su representación de la modernidad.
El periodismo: dialéctica política ecuatoriana es la revisión más exhaustiva
que se ha publicado de la prensa nacional hasta hoy, así como de quienes la
impulsaron como tribuna política o como empresa, según los casos. Sin ser
una investigación histórica en estricto rigor, pues es un relato sin referencia
de las fuentes investigadas, es una obra relevante para la historia de la comu-
nicación en el Ecuador porque da cuenta de las motivaciones de periodistas
y editores para emprender en la publicación periódica de un impreso. Estas
primeras pistas permiten emprender en nuevas investigaciones sobre la fun-
ción social de la prensa y sus miembros en la conformación de los Estados
nacionales dado que, como lo advirtió Ángel Rama, la prensa fue la más
notoria modernización letrada de América Latina a inicios del siglo XX y sus
miembros fueron incorporados al panteón de los héroes nacionales.
5
La obra de Albuja Galindo, más allá de los límites ya señalados, muestra
dos cuestiones que merecen mayor profundización y cuyos detalles pueden
ser un buen inicio. La primera de ellas tiene que ver con la constitución de los
medios de comunicación como expresiones de las inquietudes intelectuales
5. Ángel Rama, La ciudad letrada (Montevideo: Arca, 1998 [1983]), 74-79, 97.
-PRO4226abril.indd 169 21/06/16 12:35
Procesos 42, julio-diciembre 2015170
y sociales de una nueva élite, que buscó su expresión en los impresos perió-
dicos, así como en otras manifestaciones culturales que se complementaban
con la necesidad de expresar una visión de patria fuerte que, al mismo tiem-
po, rompiera el aislamiento en el que la percibían, para lo cual buscaron traer
el mundo al país, mediante la difusión de noticias y opiniones ilustradas.
El segundo punto, en conexión con el anterior, tiene que ver tanto con los
proyectos de modernización y de modernidad que encarnaron los medios
de comunicación en el país, como lo hicieron en el mundo entero. En parte,
esto hacía relación a su contenido, tema en el cual se detiene Albuja Galindo,
pero su inuencia no tenía que ver sola y exclusivamente con el discurso
sino que hace falta reexionar sobre su propia forma y existencia que dio
curso a una nueva y diferente forma de vivir, relacionada con otros cambios
de las ciudades como, por ejemplo, el alumbrado público, los automóviles,
el teléfono y la propia difusión de diarios, lo cual modicó la percepción y el
uso del espacio público a lo largo del siglo XX.
Katerinne Orquera Polanco
Universidad Andina Simón Bolívar, Sede Ecuador
manUel BUrga y PaBlo maCera. EscuEla dE obEdiEncia y mEmoria
dEl inca 1743-1818. ColeCCión Pensamiento edUCativo PerUano,
vol. 3. lima: derrama magisterial, 2013, 314 PP.
Esta obra integra la reexión –y las evidencias documentales– de dos
ilustres intelectuales historiadores del Perú, cuyos trabajos académicos so-
bre el mundo andino, ampliamente conocidos, han contribuido a moldear
la comprensión de las civilizaciones de los Andes durante varias décadas.
Sabemos que al constituirse en objeto de estudio, el mundo andino ha per-
mitido ampliar los sentidos de pertenencia cultural y la conciencia histórica
de los países bajo su inuencia, contribuyendo de esta forma a encontrar
elementos de integración que sobrepasan los estrechos marcos nacionales.
La academia ecuatoriana, de su parte, no ha dejado de estar inmersa en esta
reexión al establecer un debate aún por profundizar, desde la diversidad
que representa el espacio norandino respecto de la “centralidad” de los An-
des peruanos, problemática que acentúa la idea de lo andino también como
una heterogeneidad compleja cuyos matices aún desafían a la historiografía.
Uno de los elementos de esta complejidad es precisamente el que abor-
da este libro dedicado a la educación colonial, un tema que se mueve en
registros contrapuestos. Manuel Burga y Pablo Macera proponen pensar la
educación colonial en dos dimensiones: como instrumento de reproducción
de relaciones de poder, en este caso monárquicas y coloniales, orientadas a
-PRO4226abril.indd 170 21/06/16 12:35

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.


ISSN: 1390-0099

Licencia de Creative Commons
Procesos: revista ecuatoriana de Historia is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 4.0 Internacional License.