La emergencia del intelectual
en América Latina y el espacio público:
el caso de Alfonso Reyes, 1927-1939*
The Emergence of Latin American Intellectual and the public space:
The Case of Alfonso Reyes, 1927-1939
Aimer Granados
Universidad Autónoma Metropolitana – Unidad Cuajimalpa (México)
aimer@correo.xoc.uam.mx
Fecha de presentación: 18 de agosto de 2014
Fecha de aceptación: 5 de marzo de 2015
Artículo de investigación
* Este trabajo forma parte de una investigación más amplia sobre la trayectoria in-
telectual de Alfonso Reyes en América Latina, entre 1927 y 1939. Inicié este proyecto en
el posdoctorado en Historia convocado por la Universidad Andina Simón Bolívar, Sede
Ecuador, entre 2013-2014. Al mismo tiempo forma parte del año sabático que la Univer-
sidad Autónoma Metropolitana, Unidad Cuajimalpa (México), me otorgó para aquel pe-
ríodo. Agradezco al Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología de México (CONACYT)
por el apoyo económico brindado mediante una “Beca de año sabático”. También a los
colegas Juan Maiguashca, Guillermo Bustos, Galaxis Borja y Santiago Cabrera, del Área
de Historia de la Universidad Andina. Fue estimulante compartir reexiones con mis con-
discípulos del posdoctorado: Carolina Larco, Armando Martínez y Mariano Salomone.
Procesos: revista ecuatoriana de historia, n.º 41 (enero-junio 2015), 173-199. ISSN: 1390-0099
PRO41.indd 173 9/16/15 8:52 AM
RESUMEN
Este artículo estudia la emergencia del ‘intelectual’
en Hispanoamérica a través de un estudio de caso: la trayectoria
de Alfonso Reyes. En América Latina la modernidad nisecular y de
principios del siglo XX aportó circunstancias y procesos históricos
que permitieron que el letrado decimonónico se transformase
progresivamente en un ‘intelectual’; más exactamente en
un ‘intelectual de transición’. También se estudian algunas de las
dinámicas que permitieron que el ‘intelectual’ se posicionase como
un nuevo actor social durante el período en estudio. La visibilidad
pública que, como nunca antes, habían tenido los hombres
de pensamiento y el uso que hicieron de los medios de comunicación
de la época y de artefactos culturales como el libro y las revistas,
les permitió convertirse en guras públicas y alcanzar
algunos de sus objetivos.
Palabras clave: Historia intelectual, historia de América Latina,
Hispanoamérica, siglo XX, intelectuales, Alfonso Reyes,
modernidad, cultura letrada, medios de comunicación, revistas.
ABSTRACT
This article is a case study of the emergence of the intellectual in
Spanish American: the trajectory of Alfonso Reyes. In Latin America
modernity and the beginnings of the 20
th
Century contributed to
circumstances and historical processes that permitted the 19
th
Century
literates to progressively transform into intellectual: to be exact a
‘transitional intellectual’. This study looks at some of the dynamics
that validated the intellectual as a new social actor during the period
studied. The public visibility as it was never before, placed thinkers,
and the use of means of communication of the time and the cultural
elements like books and magazines, allowing that they be turned into
public gures and to obtain some of their objectives.
Key words: Intellectual history, Latin American history,
Spanish America, 20th Century, intellectuals, Alfonso Reyes,
intellectual networks, modernity, literary Culture,
means of communication, magazines.
Aimer Granados
Doctor en historia por El Colegio de México. Docente investigador en
la Universidad Autónoma Metropolitana, Unidad Cuajimalpa, México.
Ha enseñado en Universidades de Colombia y México. Sus líneas
de investigación son la historia intelectual en América Latina; las relaciones
culturales en el mundo hispanoamericano y la historia de la construcción
del Estado nación en México y Colombia, temas sobre los cuales ha publicado
libros y artículos. Al momento adelanta una investigación sobre
la red intelectual de Alfonso Reyes y su impacto en la reconguración
del campo cultural/intelectual latinoamericano.
PRO41.indd 174 9/16/15 8:52 AM
introducción
Este trabajo estudia críticamente la emergencia de un nuevo tipo de ‘in-
telectual’ en América Latina durante el arco temporal comprendido entre
1927 y 1939.
1
Son pocos los estudios que se han preguntado por la emer-
gencia del ‘intelectual’ en el espacio y la historia latinoamericana. Algunos
de estos trabajos han sido adelantados por Guillermo Zermeño para quien
el término ‘intelectual’ ya formaba parte del léxico hispanoamericano hacia
nes del siglo XIX.
2
Según este autor “su incorporación como un concepto
1. En adelante, la comilla simple en el concepto ‘intelectual’ distinguirá en el texto el
empleo de esta palabra en el sentido nuevo que tenía a nes del siglo XIX y principios del
XX. La ausencia de la cursiva indicará que esta noción se la toma en el sentido sociológico
corriente. En esta diferenciación sigo a Christophe Charle, Los intelectuales en el siglo XIX.
Precursores del pensamiento moderno (Madrid: Siglo XXI, 2000), 7, nota 1. En la historiografía
sobre el ‘intelectual’ hay cierto consenso a propósito de que este actor social emerge hacia
nes del siglo XIX, cuando más o menos empieza a aparecer la acuñación lingüística ‘inte-
lectual’. Tal vez una de las primeras historiografías que se percató de la existencia de este
nuevo actor social fue la francesa, que empezó a estudiarlo hacia los inicios de la década
de 1980. Ciertamente, la historiografía francesa ha vinculado el nacimiento de los “inte-
lectuales” al sonado caso Dreyfus (1894-1906). Este asunto tomó dimensiones nacionales
e internacionales cuando el 13 de enero de 1898 el afamado escritor Émile Zola defendió
al capitán Alfred Dreyfus. La defensa de Zola se publicó en el periódico L’Aurore, el 13
de enero de 1898. En su famoso “J’accuse”, rmado además por otros escritores, Zola
arremete contra el Estado francés y sus autoridades por haber acusado y procesado injus-
tamente al capitán Dreyfus. Entre otros asuntos, es en el tipo de interpelación que Zola
hace al Estado y a su sistema de justicia, el impacto que la acusación produce en la opinión
pública y el hecho de que el comunicado fuera publicado en un periódico, y rmado por
varios escritores en conjunto, donde los estudiosos del fenómeno suelen encontrar al ‘in-
telectual’ de nuevo cuño, al menos para el caso francés. Es un intelectual que despliega su
“capital simbólico y cultural” en favor de la sociedad y las buenas causas y que encuentra
en la prensa, en este caso L’Aurore, un aliado para movilizar, o al menos concientizar, una
creciente opinión pública sobre los problemas de la nación. Sobre el caso Dreyfus y su
relación con el surgimiento del ‘intelectual’ en Francia véanse de Charle los textos Los inte-
lectuales… y El nacimiento de los “intelectuales” (Buenos Aires: Nueva Visión, 2009).
2. Guillermo Zermeño, “La invención del intelectual en México”. En Cultura e identi-
dades, coord. por Roberto Blancarte, t. XVI (México: El Colegio de México, 2010), 382. Para
otras consideraciones sobre la emergencia del ‘intelectual’ en América Latina véase Carlos
Altamirano, Intelectuales. Notas de investigación (Bogotá: Norma, 2006) e “Introducción al
volumen II. Élites culturales en el siglo XX latinoamericano”. En Historia de los intelectuales
en América Latina. Los avatares de la “ciudad letrada” en el siglo XX, ed. por Carlos Altamira-
no, vol. II (Buenos Aires: Katz, 2010).
PRO41.indd 175 9/16/15 8:52 AM
Procesos 41, enero-junio 2015176
generalizado solo cobra evidencia hasta la década de 1920”.
3
En la llamada
“generación del 900” es donde se pueden encontrar los primeros atisbos de
lo que pocas décadas después conguraría al ‘intelectual’ en Latinoaméri-
ca. Especialmente Rodó y los Arielistas/idealistas, quienes iniciaron un mo-
vimiento que insistió en las posibilidades sobre el futuro de la cultura en
el ámbito latinoamericano “apelando a dotes observables de sensibilidad
literaria, losóca y artística, a la posible recuperación del clasicismo y a un
talento para entrecruzar disciplinas humanistas académicas con las tareas de
la creación literaria y artística”.
4
Zermeño identica a José Enrique Rodó y
a Rubén Darío como dos guras precursoras del nuevo movimiento intelec-
tual en América Latina. De acuerdo con este autor, tanto Rodó como Darío
“hacen del retiro del mundo y del cultivo de la forma y del estilo un n en
mismo; ponen en juego, en ese sentido, el fondo de la forma del intelectual
de nuevo cuño”.
5
Esta investigación constituye un estudio de caso centrado en Alfonso
Reyes, uno de los intelectuales latinoamericanos más importantes de la pri-
mera mitad del siglo XX. El nuevo tipo de ‘intelectual’ obedece a un período
en el cual aparecen algunos procesos históricos que en América Latina apun-
talan la modernidad. Es un contexto de transición, de cambio, pero también
de continuidad, por lo que a esta nueva tipología de ‘intelectual’ se la per-
la bajo la categoría de ‘intelectual de transición’. Efectivamente, aunque
este ‘intelectual’ se involucra y es impactado positivamente por procesos
históricos socioculturales relativamente nuevos en el continente latinoame-
ricano para la época en estudio, tales como cambios en la opinión pública,
la introducción de nuevas técnicas en los procesos de edición, el despegue
de la autonomía de ciertos campos en el ámbito de las ciencias sociales, la
profesionalización del escritor, una renovación de la Universidad pública así
como de los estudios que ella ofrecía, la transformación de las ciudades en
centros urbanos y un importante avance sobre el analfabetismo en el grueso
3. Como ejemplo de la presencia de este vocablo en la ensayística hispanoamericana
de la transición del siglo XIX al XX, Zermeño menciona los ensayos del peruano Francisco
García Calderón “La crisis moderna de la moral” (1905) y “La nueva generación intelec-
tual del Perú, 1907; de José Vasconcelos, “La juventud intelectual mexicana y el actual
momento histórico de nuestro país” (1911) y “El movimiento intelectual contemporáneo
de México” (1916). Zermeño, “La invención…”, 382.
4. Carlos Marichal, “El lado oscuro de la generación del 900 en América Latina:
Darwinismo social, psicología colectiva y la metáfora médica”. En Temas y tendencias de la
historia intelectual en América Latina, ed. por Aimer Granados, Álvaro Matute y Miguel Án-
gel Urrego (Morelia: Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo / Universidad
Nacional Autónoma de México, 2010), 36.
5. Zermeño, “La invención…”, 388.
PRO41.indd 176 9/16/15 8:52 AM
Procesos 41, enero-junio 2015 177
de la población, entre otros aspectos, este ‘intelectual de transición’ todavía
mantiene algunas de las características del hombre de letras del siglo XIX.
En el caso de Alfonso Reyes todavía se pueden encontrar varias de esas
características del letrado, por ejemplo, sus estudios en jurisprudencia, de
tanta tradición en el mundo colonial y republicano hispanoamericano y casi
siempre presentes en el perl del letrado hispanoamericano. Otra circuns-
tancia que explica la noción de ‘intelectual de transición’ en Alfonso Reyes
es su carácter de burócrata del Estado mexicano. Aunque se profesionalizó
como escritor, todavía no lograba sostenerse económicamente a través de
su producción literaria y ensayística, por lo que acude a la diplomacia. Es
importante distinguir entre ‘letrados’ e ‘intelectuales’, un aspecto que ha co-
brado importancia en los estudios recientes sobre historia intelectual latinoa-
mericana.
6
Friedhelm Schmidt-Welle se ha acercado a los contrastes entre las
funciones sociales de uno y otro actor social, al respecto arma:
en general, los letrados del siglo XIX cumplen una función distinta a la de los in-
telectuales a partir de comienzos del siglo XX. Los primeros realizaron el proyec-
to de la independencia de Hispanoamérica, es decir muchas veces participaron
en los sucesos históricos y en las luchas políticas por la independencia de manera
inmediata, y, casi sin excepción, ocuparon puestos o funciones importantes en
instituciones del recién fundado Estado nacional. Esta caracterización también
es adecuada para los letrados de la segunda mitad del siglo XIX, y su función
social cambia solamente a partir del modernismo. Al mismo tiempo, los letrados
no alcanzaron el mismo nivel de autonomía que los intelectuales del siglo XX.
7
Por su parte, y en relación con la distinción entre el letrado y el ‘intelec-
tual’, Gilberto Loaiza encuentra una fractura histórica importante en la his-
toria intelectual latinoamericana desde la década de 1920, impulsada por los
nuevos medios de comunicación como la radio, el cine y las artes plásticas;
ruptura inducida también por una mayor especialización del ocio intelec-
tual que remite a la autonomía de los campos o especialización de los sabe-
res. Loaiza expone tal ruptura histórica en los siguientes términos:
6. Aunque Ángel Rama no hace explícita la diferenciación entre letrados e ‘intelec-
tuales’, de alguna manera en su libro clásico La ciudad letrada plantea el asunto, por lo que
puede ser uno de los pioneros en contrastar tales guras. Para más bibliografía al respecto
véase el pie de página número 14 de este trabajo.
7. Friedhelm Schmidt-Welle, “Letrados e intelectuales en Argentina y México: Algu-
nas guras emblemáticas”. En La historia intelectual como historia literaria, coord. por Fried-
helm Schmidt-Welle (México: El Colegio de México, 2014), 16.
PRO41.indd 177 9/16/15 8:52 AM
Procesos 41, enero-junio 2015178
una genuina historia intelectual pasa, en consecuencia, por percibir o detectar
esa fractura histórica que deslinda aquella etapa que fue sustento del orden re-
publicano y que permitió que se impusiera una tipología de intelectuales que
funcionó según las coordenadas de la cultura de los impresos. […] En n, el uni-
verso intelectual sufrió una drástica transformación que la podríamos calicar
como una democratización en la producción de símbolos de todo orden, lo que
obliga, por demás, a ampliar la noción del intelectual que había estado escleroti-
zada en la gura dominante del político letrado.
8
En esta aproximación destinada a establecer las continuidades y rupturas
en lo que fue del hombre de letras decimonónico y el ‘intelectual’, también se
debe considerar que durante el período en estudio se asistió progresivamen-
te a la “disolución del “sabio” positivista en una multiplicidad de sentidos:
“creadores, inventores, artistas y cientícos”. De acuerdo con Zermeño, es-
tos nuevos actores de la cultura fueron “enmarcados por la creación de un
espacio comunicativo propio, de tal suerte que si en el período preindustrial
se asignó a los “lósofos” el papel de cuestionar el viejo inventario de saber
colectivo y de construir uno nuevo, del mismo modo en el siglo XX se asignó
al “intelectual” el papel de conformar un nuevo saber “crítico”.
9
En este sentido, es importante señalar que diferentes “campos” del co-
nocimiento fueron ganando progresivamente “autonomía” y, por extensión,
los agentes de cada uno de estos campos del saber fueron conformando lo
que más adelante sería el académico universitario. Así, conforme el siglo XX
avanzaba, y dependiendo del grado de desarrollo del país, las especialida-
des en antropología, arqueología, economía, sociología, psicología, crítica
literaria e historia, con el tiempo se fueron estructurando como “campos”
10
de conocimiento especializados y autónomos, esto es, como “campos” del
conocimiento en sí mismos.
11
Ello impactó directamente a los agentes com-
8. Gilberto Loaiza Cano, Poder Letrado. Ensayos de historia intelectual de Colombia. Siglos
XIX y XX (Cali: Universidad del Valle, 2014), 268.
9. Zermeño, “La invención…”, 383.
10. Como se sabe, la teoría de los “campos” fue introducida desde la sociología por
Bourdieu. Al respecto véanse los siguientes textos de Pierre Bourdieu: Intelectuales, política
y poder (Buenos Aires: Eudeba, 2006); Las reglas del arte. Génesis y estructura del campo lite-
rario (Barcelona: Anagrama, 2005); Sociología y cultura (México, CNCA / Grijalbo, 1984) y
“Campo intelectual y proyecto creador”. En Problemas del estructuralismo (México: Siglo
XXI, 1967), 134-182.
11. Aunque debe señalarse que es solo hasta después de la década de 1960 cuando
tales disciplinas quedan estructuradas como tales. Para el caso argentino véase Federico
Neiburg y Mariano Plotkin, comp., Intelectuales y expertos. La constitución del conocimiento
social en la Argentina (Buenos Aires: Paidós, 2004). Algunos estudios de caso para América
Latina en relación con la autonomía de las ciencias sociales se pueden leer en la parte VIII
del vol. II de Altamirano, Historia de los intelectuales, 583-681.
PRO41.indd 178 9/16/15 8:52 AM
Procesos 41, enero-junio 2015 179
prometidos e involucrados en las ciencias sociales y humanas.
La gama de estos agentes fue amplia y variada: profesores, cientícos,
estudiantes, académicos, investigadores, ‘intelectuales’. La idea diecioches-
ca y decimonónica del sabio fue desapareciendo para dar paso al especialis-
ta, al escritor profesional, al ‘intelectual’, al investigador especializado. Es,
efectivamente, a la vuelta del siglo XIX al XX cuando estos nuevos agentes
en ciernes de las ciencias sociales y las humanidades y, en general de la
cultura, en conjunción con las instituciones y el mercado de las editoriales,
del libro y del público lector que, progresivamente el ámbito de las ciencias
sociales y el campo cultural se fueron trasformando. Evidentemente, en este
desarrollo especializado y autónomo de las ciencias sociales incidieron fac-
tores como el Estado, sus instituciones educativas, culturales y, notoriamen-
te, la universidad. También contribuyó el empeño y liderazgo de algunos
‘intelectuales’ como Alfonso Reyes y muchos otros a lo largo y ancho del
continente, dada su capacidad para exponer y movilizar su capital cultural.
Es justamente en relación con las transformaciones que van del
philosophe,
12
del hombre de letras
13
al ‘intelectual’ y, en correspondencia con
las mutaciones de lo intelectual
14
durante el período en estudio, en donde
se plantea la hipótesis que se desarrolla en esta investigación: el análisis de
varios de los aspectos del mundo de lo intelectual referidos a algunos de los
espacios de la sociabilidad en los cuales se desarrollaba la actividad del ‘in-
telectual’, como por ejemplo, la conferencia, la entrevista radial y de prensa;
12. Un análisis sobre las transformaciones sufridas por el philosophe desde la edad
moderna temprana de la Europa Occidental y particularmente centrado en Francia, hasta
las primeras décadas del siglo XIX, se puede leer en Hans Ulrich Gumbrecht, “¿Quiénes
fueron los Philosophes?”. En Producciones de sentido. El uso de las fuentes en la historia cultural,
Valentina Torres Septién, coord. (México: Universidad Iberoamericana, 2002), 229-351.
13. Una revisión crítica sobre la evolución del hombre de letras en Hispanoamérica
durante el siglo XIX en Rafael Gutiérrez Girardot, “La formación del intelectual hispano-
americano en el siglo XIX”. En El intelectual y la historia (Caracas: La Nave, 2001), 57-106.
Un libro clásico sobre este tema es el de Ángel Rama, La ciudad letrada (Montevideo: Arca,
1988). Para esta categoría de hombre de letras también son útiles los textos de Loaiza, Poder
Letrado…; Óscar Mazín, “Gente de saber en los virreinatos de Hispanoamérica (siglos XVI
a XVIII)” y Jorge Myers, “El letrado patriota: los hombres de letras hispanoamericanos
en la encrucijada del colapso del imperio español en América”, los dos últimos textos en
Altamirano, Historia de los Intelectuales, t. I, 53-78 y 121-144.
14. Paralelo al estudio de los intelectuales, François Dosse ha propuesto el estudio de
lo ‘intelectual’: “se ha desarrollado una historia propiamente intelectual, más vinculada al
proyecto de elucidar las obras de los pensadores en su historicidad”. En suma, Dosse dice
que la historia intelectual “tiene como ambición el hacer que se expresen al mismo tiempo
las obras, sus autores y el contexto que las ha visto nacer”. François Dosse, La marcha de
las ideas. Historia de los intelectuales, historia intelectual (Valencia: Universidad de Valencia,
2007), 14.
PRO41.indd 179 9/16/15 8:52 AM
Procesos 41, enero-junio 2015180
su progresiva visibilidad pública en el mundo de la cultura, de la acade-
mia, de la Universidad y, por momentos, en el ámbito de la política y de las
ideologías, entre otras variables, permite avanzar en la caracterización del
‘intelectual de transición’.
Una aclaración en cuanto a la perspectiva metodológica. Es importante
indicar que los contextos y situaciones que a continuación se estudian tienen
como eje la actuación de Alfonso Reyes. Sin embargo, debe hacerse notar
que nuestro personaje es solo un ejemplo de muchos otros ‘intelectuales’
contemporáneos a él. Efectivamente, en una especie de trama cultural e in-
telectual muchos de estos hombres entrecruzaron e interactuaron sus vidas
para promover el desarrollo cultural de la región y, en muchos casos, cada
uno creando y superponiendo sus propias redes intelectuales y proyectos
culturales con los de los demás “pares”. Por ejemplo, es el caso de Baldome-
ro Sanín Cano (Colombia, 1861-1957), José Vasconcelos (México, 1882-1959),
Pedro Henríquez Ureña (República Dominicana, 1884-1946), José Ingenie-
ros (Argentina, 1887-1925), José María Chacón y Calvo (Cuba, 1892-1969),
José Carlos Mariátegui (Perú, 1894-1930), Víctor Raúl Haya de la Torre (Perú,
1895-1979), Benjamín Carrión (Ecuador, 1898-1979), Germán Arciniegas (Co-
lombia, 1900-1999), Mariano Picón Salas (Venezuela, 1901-1965), entre mu-
chos otros.
Sin embargo, no se debe entender la centralidad intelectual de Alfon-
so Reyes como el proceso de una individualidad. Parafraseando a Collins,
cuando se reere al lósofo alemán Johann Gotliebb Fichte como un perso-
naje central, como “un guía de grupo”, se podría decir que Reyes “es una
abreviatura, un modo de designar un movimiento social en el seno de una
comunidad intelectual. Es un movimiento que atrajo a nuevos miembros, los
cargó de energía creadora y les ofreció tareas fructíferas que realizar”. Así las
cosas, es importante recalcar la idea de que si bien la centralidad en el mun-
do de la cultura de un personaje como Reyes explica en parte la emergencia
del ‘intelectual’ en nuestro medio, por otra parte, la idea de “portentosas
personalidades nos mantiene presos de reicaciones convencionales. Debe-
mos ver más allá de las personalidades individuales, disolverlas en la red
de procesos que ha hecho que estas aparezcan a nuestros ojos como guras
históricas”.
15
Un análisis pormenorizado de la red que Reyes logró estructurar con sus
pares ‘intelectuales’; un estudio de la relación que Reyes estableció con cierta
juventud literaria vanguardista, por ejemplo, “los muchachos argentinos”
Ricardo Molinari, Jorge Luis Borges, Eduardo Mallea y Leopoldo Marichal;
15. Randall Collins, Sociología de las losofías. Una teoría global del cambio intelectual
(Barcelona: Hacer, 2005), 4.
PRO41.indd 180 9/16/15 8:52 AM
Procesos 41, enero-junio 2015 181
un estudio de la relación habida entre Reyes, libreros, bibliotecarios y edito-
res, una investigación como la propuesta en este trabajo que se pregunta por
las condiciones históricas que permitieron la emergencia del ‘intelectual’ en
América Latina, a la vez que establece algunas de las características de este
nuevo actor social, debe integrar esta perspectiva metodológica propuesta
por Collins.
ALFONSO REYES: “TENER COTIZACIÓN PÚBLICA”
Uno de los aspectos más importantes que coadyuvó en la estructuración
social y cultural del ‘intelectual de transición’ durante el período en estudio
es su visibilidad pública entre ciertos sectores sociales vinculados con la cul-
tura en sentido amplio y, en ocasiones con el poder político, e incluso con
sectores de clase media. Efectivamente, este actor social se convierte en una
gura pública en la medida que su audiencia se multiplica y ramica hacia
diferentes sectores de clase. De cierta manera es un hombre mediático: es en-
trevistado por la emergente radio en los años 1930, con lo cual el alcance de
su palabra y pensamiento tiende a ampliarse; la prensa y las revistas cultu-
rales y literarias de la época también lo entrevistan, publican sus novedades,
le hacen reportajes literarios y grácos; en las estaciones de trenes o puertos
marítimos es recibido por importante auencia de amigos del mundo de la
literatura, de las artes, de la política y sus arribos o salidas de ciertos centros
urbanos son noticia para la prensa.
Las cada vez más populosas ciudades latinoamericanas son el escenario
que más se acomoda al tipo de intelectual que se está caracterizando. Buenos
Aires, Ciudad de México y Río de Janeiro constituyen verdaderas “capitales
culturales”
16
de la época. Por cierto, Alfonso Reyes vivió en todas ellas. Sin
16. Como se sabe, la transformación de las ciudades latinoamericanas en grandes
centros urbanos tuvo sus inicios a nes del siglo XIX. Para los años 1920-1930 la trans-
formación ya iba muy avanzada. En ello contribuyó la estabilización política, algunos
benecios de orden económico, ideales y principios de civilización y progreso, según
precisa un especialista del modernismo literario latinoamericano. El proceso, y algunas
de sus implicaciones, han sido descritas por este mismo autor de la siguiente manera:
“Del campo a la aldea, de la aldea grande a la reciente metrópoli. Las ciudades nisecu-
lares aparecen en torno de un anhelo de bienestar y de prosperidad, cuyo estilo de vida
se inspira en modelos urbanos europeos. En consecuencia, esta nueva sociedad citadina
tiene otros requerimientos y necesidades: el teatro, la ópera, el restaurante, el café, el club,
la avenida, el bulevar, el almacén, el tranvía, la luz eléctrica, la información, la cultura
europea y una vasta lista de diversiones, importaciones y “novedades”. Ignacio Díaz
Ruíz, coord., “Prólogo”. En El Modernismo Hispanoamericano. Testimonios de una generación
(México: UNAM, 2007), 13-61. La noción “capitales culturales” ha sido tomada de este
autor, 31.
PRO41.indd 181 9/16/15 8:52 AM
Procesos 41, enero-junio 2015182
duda, estas ciudades eran los principales centros urbanos y culturales de
América Latina. Pero sumado a todo lo anterior, con frecuencia los puntos
de vista y opiniones sobre asuntos literarios, políticos y culturales emitidos
por este ‘intelectual de transición’ son considerados, aun por presidentes de
la República, por instituciones educativas y culturales, por políticos y en fo-
ros interamericanos de la época, las reuniones Panamericanas, por ejemplo;
paralelamente, es buscado por jóvenes estudiantes y por investigadores inte-
resados en la literatura hispanoamericana y otros temas de cultura, es decir,
es reconocido en el medio universitario y académico. Igualmente ofrece con-
ferencias en universidades, clubes sociales/culturales y ateneos.
Dados sus méritos académicos, a este ‘intelectual’ se le otorgan diferen-
tes y muchas distinciones. En otras circunstancias, cuando este ‘intelectual’
asumía cargos públicos y políticos, pongamos por caso una condición de
diplomático con estatus de embajador,
17
con frecuencia su inuencia llegaba
hasta los círculos políticos. A menudo, este ‘intelectual’ que se asumía como
embajador-literario era sujeto de homenajes, recibimientos y despedidas por
parte de círculos literarios, asociaciones culturales, revistas y periódicos de
reconocido prestigio. En buena medida esta visibilidad pública devenía del
capital cultural
18
que el ‘intelectual’ poseía.
Es el caso de Alfonso Reyes. En 1926, estando en París, se quejaba: “La
guerrilla que dos o tres me hacen en México me está enseñando dos cosas:
1° que ya tengo una cotización pública, 2.° que no debo tomar en cuenta los
ataques”.
19
En el caso de Alfonso Reyes tal ‘cotización pública’ le vino en
17. Sobre la gura de Alfonso Reyes como un ‘intelectual-diplomático’ véase Jorge
Myers, “El intelectual-diplomático: Alfonso Reyes, sustantivo”. En Historia de los intelectua-
les en América Latina. Los avatares de la “ciudad letrada” en el siglo XX, editado por Carlos
Altamirano, vol. II (Buenos Aires: Katz, 2010), 9-28. Aimer Granados, “Alfonso Reyes en
Sur América. Diplomacia y campo intelectual en América Latina, 1927-1939”. Historia y Es-
pacio, n.
o
38 (enero-junio 2012): 11-27 y Adolfo Castañón, “Alfonso Reyes: de la diplomacia
considerada como una de las bellas artes”. En México trasatlántico, coord. por Julio Ortega
y Celia del Palacio (México: Fondo de Cultura Económica / Universidad de Guadalajara,
2008), 195-208.
18. El concepto “capital cultural” fue denido por Pierre Bourdieu en el capítulo “Las
formas de capital”. En Poder, Derecho y clases sociales (Bilbao: Desclée de Brower, 2001),
entre otras, lo dene como las formas de conocimiento, educación, habilidades, y ventajas
que tiene una persona y que le dan un estatus más alto dentro de la sociedad.
19. Alfonso Reyes, Diario I. 1911-1927 (México: Academia Mexicana de la Lengua /
El Colegio de México / El Colegio Nacional / Fondo de Cultura Económica / Instituto
Nacional de Bellas Artes / Capilla Alfonsina / Universidad Autónoma Metropolitana /
Universidad Autónoma de Nuevo León / Universidad Nacional Autónoma de México,
2010), 168, las cursivas son mías. Muy posiblemente esta “guerrilla” haga alusión a una
serie de polémicas nacionalistas que se dieron en el marco de la Revolución mexicana, en
torno al carácter nacionalista o cosmopolita de la cultura nacional, particularmente de
PRO41.indd 182 9/16/15 8:52 AM
Procesos 41, enero-junio 2015 183
parte vía su apellido. En este sentido se debe señalar que su padre, el general
Bernardo Reyes, fue un personaje político y militar de mucha importancia en
el engranaje del Estado porriano.
20
Pero también, y en mayor proporción,
su prestigio procedía de los méritos propios de Reyes en el campo de la lite-
ratura, la cultura y de la diplomacia.
Alfonso Reyes nació en Monterrey, en 1889.
21
En 1905, a la edad de 16
la literatura. De acuerdo con Guillermo Sheridan, México en 1932: la polémica nacionalista
(México: Fondo de Cultura Económica, 1999), 22 y ss. Hubo cuatro momentos de especial
signicación en estas polémicas nacionalistas: la idea de la “Genuina Nacionalidad” apo-
yada por José Vasconcelos, desde la Secretaría de Educación Pública, el Congreso de Es-
critores y Artistas de 1923, la polémica de 1925 titulada “El afeminamiento en la literatura
mexicana” y la polémica nacionalista de 1932. Aun en el extranjero, Reyes fue inmiscuido
en estas polémicas nacionalistas. Especialmente en la de 1932, cuando fue acusado por sus
enemigos literarios, particularmente Héctor Pérez Martínez, de no comprometerse con
una literatura nacional. Reyes respondió desde Río de Janeiro con su célebre A vuelta de
correo. En este ensayo con tintes de crítica literaria, Reyes rechazó categóricamente tales
acusaciones y demostró cómo, desde su salida de México en 1913, siempre, y a pesar de la
distancia, se había interesado y escrito sobre los asuntos mexicanos. Además del análisis
de Sheridan, otros aspectos de la polémica nacionalista de 1932 en torno a la literatura
nacional se pueden leer en Aimer Granados, “La literatura mexicana durante la Revo-
lución: ente el nacionalismo y el cosmopolitismo”. En Polémicas intelectuales del México
moderno, coord. por Carlos Illades y Georg Leidenberger (México: CONACULTA / UAM-
Cuajimalpa, 2008), 157-185.
20. Esta línea de investigación sobre los “linajes” de Alfonso Reyes y la importancia
de su padre en el sistema político porriano ha sido explorada por Javier Garciadiego,
Alfonso Reyes. Breve biografía (México: Planeta, 2009), 13-22.
21. Sobre la vida y trayectoria académica de Reyes se cuenta con textos importantes
que dan una visión general sobre el intelectual mexicano. Por ejemplo, Garciadiego, Alfon-
so Reyes…; Adolfo Castañón, Alfonso Reyes, caballero de la voz errante (Monterrey: Universi-
dad Autónoma de Nuevo León, 2007); Fernando Curiel, El cielo no se abre. Semblanza docu-
mental de Alfonso Reyes (México: Universidad Nacional Autónoma de México / El Colegio
Nacional, 1995); Víctor Díaz Arciniega, Voces para un retrato (México: Fondo de Cultura
Económica, 1990); Alfonso Rangel Guerra y José Ángel Rendón, coords., Páginas sobre Al-
fonso Reyes, 2 vols. (Monterrey: Gobierno del Estado de Nuevo León, 1991); y, Alicia Reyes,
Genio y gura de Alfonso Reyes (Monterrey: Producciones Al Voleo-El Troquel, 1989), entre
otros. Las fuentes primarias esenciales e indispensables para acercarse a la vida pública y
privada de Reyes son, entre muchas, el Diario de Alfonso Reyes (VII tomos), sus innume-
rables epistolarios con diferentes ‘intelectuales’, en buena parte ya publicados, y los que
no se pueden consultar en el Archivo de La Capilla Alfonsina, en la ciudad de México, que
resguarda la biblioteca y buena parte del archivo personal de Reyes. Su expediente como
diplomático reposa en el Archivo Histórico “Genaro Estrada” de la Secretaría de Relacio-
nes Exteriores de México. Por supuesto, su obra completa en 26 volúmenes con muchos
registros sobre su vida personal, sus amigos y la historia de algunos de sus libros. Además
de las Obras completas de Alfonso Reyes, publicadas por el Fondo de Cultura Económica,
recientemente la Fundación “Hernando de Larramendi”, la Fundación Mapfre Tavera y el
Fondo de Cultura Económica editaron un DVD que contiene las Obras completas del mexi-
PRO41.indd 183 9/16/15 8:52 AM
Procesos 41, enero-junio 2015184
años se trasladó a la Ciudad de México con el n de terminar sus estudios de
bachillerato, en la, por entonces, afamada Escuela Nacional Preparatoria. En
1908 inició estudios profesionales en la Escuela Nacional de Jurisprudencia,
que terminó en 1913 cuando obtuvo el título de abogado; contaba entonces
con 24 años de edad. En la ciudad de México logró involucrarse en espacios
académicos de importante relevancia en ese momento, como la Escuela Na-
cional de Altos Estudios, el Ateneo de la Juventud y diferentes periódicos
y revistas, siendo una de ellas la famosa e importante Savia Moderna.
22
A
todo ello hay que sumar sus representaciones diplomáticas en Europa que
le permitieron entrar en contacto con la intelectualidad y cultura parisina y
madrileña, especialmente. En su primera etapa madrileña 1914-1924, no sin
penurias y afujías económicas, logró avanzar en su prestigio intelectual y
aumentar su capital cultural, trabajando en el reputado Centro de Estudios
Históricos, junto a Menéndez Pidal.
23
Sus temporadas en la ciudad de México, Madrid y París, sus estancias
en Argentina, Brasil y, en menor medida, en Santiago de Chile y Montevi-
deo, entre 1913 y 1939 –cuando retorna denitivamente a México– le per-
mitieron aanzar lazos de cultura, así como ampliarlos, estructurar una red
intelectual y convertirse en un “guía de grupo”, según la expresión de Ran-
dall Collins, ya citada. Todo lo cual redundó en que nuestro personaje se
convirtiera en una gura pública con amplio reconocimiento en el campo
cultural, literario e intelectual. Y por momentos también en la arena política
latinoamericana, defendiendo los principios de la Revolución mexicana e
inuyendo en la política latinoamericana, por ejemplo, en las reuniones
panamericanas.
24
cano. Al respecto véase Alfonso Reyes digital: Obras completas y dos epistolarios, Biblioteca
virtual Andrés Bello de polígrafos hispanoamericanos (2002).
22. La vida académica, ‘intelectual’ y de bohemia de Alfonso Reyes en su primera
estancia en la ciudad de México durante los primeros años del siglo XX, en parte ha sido
narrada y analizada por Susana Quintanilla, “Nosotros”, La Juventud del Ateneo de México.
De Pedro Henríquez Ureña y Alfonso Reyes a José Vasconcelos y Martín Luis Guzmán (México:
Tusquets, 2008).
23. Para algunos pasajes de la vida literaria y académica de Reyes en París y Madrid
véase Javier Garciadiego, “Cosmopolitismo diplomático y universalismo literario”. En
Cultura y política en el México posrevolucionario (México: INERM, 2006), 185-216; Garciadie-
go, Alfonso Reyes…; y Paulette Patout, Alfonso Reyes y Francia (México: El Colegio de Méxi-
co / Gobierno de Nuevo León, 1990), donde se estudia a Reyes y su relación con Francia.
24. Decididamente en la Conferencia Panamericana de Montevideo celebrada en
diciembre de 1933, en donde se tocaron temas tan importantes para la región como el
pacismo y la relación económica de los países latinoamericanos con los EE. UU. Ya des-
de principios de julio de este año, Reyes había recibido instrucciones de la Secretaría de
Relaciones Exteriores de su país de trasladarse de Brasil a Chile, por cerca de dos meses,
con el n de preparar condiciones favorables a México en la mencionada conferencia de
PRO41.indd 184 9/16/15 8:52 AM
Procesos 41, enero-junio 2015 185
Cuando, a principios de julio de 1927, Alfonso Reyes arriba a la ciudad
de Buenos Aires, en calidad de embajador mexicano ante el gobierno argen-
tino, ya es una gura pública. Como él decía, con “cotización pública”. Con
razón, Adolfo Castañón arma que el regiomontano, a sus 38 años de edad
“no pasa inadvertido”, cuando en 1927, regresa a México desde Europa, con
la mira puesta en Buenos Aires: “es una celebridad a la que le mandan o-
res, un escritor reconocido y un hombre que tiene lectores, amigos y amigas
por todas partes y que arrastra un intangible capital de saludos, amistades
y admiraciones que lo va envolviendo en su resplandor. Es el hijo del ilustre
general Bernardo Reyes, el patricio ilustrado que no puede pasar inadverti-
do ni en el orden de la vida literaria y social, ni en el de la civil y política”.
25
Efectivamente, en una de las paradas que hizo en Monterrey, el 10 de
mayo de 1927, estando en México y de paso para Buenos Aires, Reyes anotó
en su Diario el recibimiento que le había prodigado una parte de sus paisa-
nos: “Esta mañana me recibieron en la estación Aarón Sáenz y numerosos
amigos. Prensa, fotos, entrevistas, etcétera”. También señala que fue recibido
en el Círculo Mercantil “con ovaciones al nombre de mi padre y aplausos
para mí”. La misma asociación comercial le ofreció una cena en cuyo marco
hubo “una docena de fervorosos discursos, siempre gloricando el recuerdo
de mi padre”. En Monterrey, el Colegio de Abogados de esta ciudad le ofre-
ció un banquete; dictó una conferencia sobre folclore en la Escuela Normal,
Montevideo. Algunos aspectos de la participación de Reyes en la Conferencia Paname-
ricana como miembro de la delegación mexicana, tanto los preparativos en Santiago de
Chile, del 17 de agosto al 5 de octubre de 1933, como para el desarrollo de la Conferencia,
ya en territorio uruguayo, del 26 de noviembre al 23 de diciembre de 1933 cuando retorna
a Río de Janeiro, se pueden seguir en Alfonso Reyes, Diario III. 1930-1936 (México: Aca-
demia Mexicana de la Lengua / El Colegio de México / El Colegio Nacional / Fondo de
Cultura Económica / Instituto Nacional de Bellas Artes / Capilla Alfonsina / Universi-
dad Autónoma Metropolitana / Universidad Autónoma de Nuevo León / Universidad
Nacional Autónoma de México, 2011). Aspectos de la participación de Reyes en el sistema
Panamericano y los esfuerzos de la Unión Panamericana por la paz y la cooperación inte-
lectual internacional han sido estudiados por Alexandra Pita, Educar para la paz. México y la
cooperación intelectual internacional, 1922-1948 (México: Universidad de Colima / Secretaría
de Relaciones Exteriores de México, 2014).
25. Adolfo Castañón, “Introducción”. En Alfonso Reyes. Diario II. 1927-1930 (México:
Academia Mexicana de la Lengua / El Colegio de México / El Colegio Nacional / Fondo
de Cultura Económica / Instituto Nacional de Bellas Artes / Capilla Alfonsina / Univer-
sidad Autónoma Metropolitana / Universidad Autónoma de Nuevo León / Universidad
Nacional Autónoma de México, 2010), XV-XXXV. En complemento a esta celebridad de
Reyes descrita por Castañón, otro de sus biógrafos arma que en 1927, al dejar Francia,
“Reyes era un hombre rico en saberes y cultura, relaciones sociales y experiencias vitales.
La diferencia con el joven que salió huyendo de México a mediados de 1913 era abismal”.
Garciadiego, Alfonso Reyes…, 70.
PRO41.indd 185 9/16/15 8:52 AM
Procesos 41, enero-junio 2015186
donde los estudiantes “me reciben con entusiasmo, y parecen gustar mucho
de la lectura. Me piden colaboración para su revista estudiantil que ofrezco
enviar de México”.
26
Por donde pasa, Reyes es una celebridad que combina
su prestigio literario, su red intelectual y su reputación como diplomático. Al
arribar a Brasil, el domingo 26 de junio de 1927, asentó en su Diario: “periódi-
cos Río anuncian mi llegada con datos muy buenos y precisos sobre mi obra
literaria. Representantes de La Razón y La Nación de Baires [Buenos Aires], la
cual publica mis declaraciones de Nueva York”.
27
En el contexto latinoamericano, desde la perspectiva de la centralidad
y el prestigio de una gura pública al nal de la década de 1920, la llegada
de Reyes a Buenos Aires fue apoteósica: “¡!Cordialísima [sic] acogida de go-
bierno, prensa, amigos. Habrá que ver mis recortes [de prensa]. Imposible
detenerme a escribir todo”.
28
Recibimientos y despedidas eran coyunturas
en donde aparecía la notoriedad de Alfonso Reyes aunque, como se estudia
más adelante, estos ámbitos no fueron los únicos en donde tuvo visibilidad
el regiomontano. No era una celebridad banal que solamente aparecía cuan-
do llegaba o se despedía de alguna de sus misiones diplomáticas. O que se
presentaba en circunstancias en donde las buenas maneras se hacían necesa-
rias. O tampoco que esta celebridad surgiera en escenarios de la cultura en
donde solían coincidir los representantes del mundo de la intelectualidad,
de la política y de la cultura.
29
También se trataba de una celebridad arro-
pada de gura pública en virtud de méritos académicos, como diplomático,
como escritor, como ‘intelectual’. Realmente Reyes era un ‘intelectual’ con
un amplio capital cultural, el cual le daba celebridad y centralidad dentro
del mundo de la cultura y la diplomacia. Mírese, por ejemplo, su amplio y
extenso epistolario con muchos intelectuales latinoamericanos que reposan
en su archivo personal o que han sido publicados. La “cotización pública”
del regiomontano como un ‘intelectual’ no tenía duda. Los periódicos, las
revistas y sus corresponsales buscaban a Reyes con el n de entrevistarlo a
propósito de sus proyectos literarios, culturales y diplomáticos. Sus víspe-
26. Reyes, Diario II..., 14-16.
27. Ibíd., 25.
28. Ibíd., 31.
29. En su Diario, de manera recurrente, Reyes dejó constancia de este tipo de circuns-
tancias. Ejemplico algunas de ellas. El 26 de junio de 1927 desembarcó en Río de Janeiro,
rumbo a Buenos Aires; una tal señora Magalhaes le pide un “autógrafo por carta”; estando
en su primera estancia bonaerense, el presidente Hipólito Yrigoyen “me cedió su palco
del Colón”; en Montevideo recibió una “representación en mi honor”, en la Casa Arte, con
“salutación a mí” de Juana de Ibarbourou, la poetisa uruguaya popularmente conocida
como “Juana de América”. Reyes, Diario II…, 25, 75 y 54 respectivamente.
PRO41.indd 186 9/16/15 8:52 AM
Procesos 41, enero-junio 2015 187
ras, así como su arribo a Buenos Aires, el 2 de julio de 1927, están pasados
por este tipo de eventos.
Próxima su llegada a la capital argentina, la famosa revista Martín Fierro
destacó la prestancia literaria del mexicano: “Reyes, que todavía está distan-
te de la edad madura, nos ha dado ya una colección de libros, escritos en la
mejor prosa que hoy se trabaja: ensayos, crítica, diálogos, cuentos, estudios
y simpatías y diferencias. También dos tomos de versos; no, tres”. Luego re-
saltaba sus contribuciones como traductor de Chesterton y Sterne y su gusto,
conocimiento y escritura sobre los clásicos antiguos y los clásicos castellanos
como Góngora.
30
Nosotros, otra revista importante de la época, en la víspera
del arribo del mexicano al puerto, también publicó una amplia semblanza de
su trayectoria como escritor y hombre de letras: “Espíritu abierto y sensible
a todas las manifestaciones del arte y la belleza, ha logrado madurar en la ju-
ventud de la quimera el bello atributo de la fama y de la gracia”. En la misma
época, la revista Síntesis publicó una reseña del libro Reloj de Sol, publicado
por Reyes en Madrid, en 1926. Esta nota fue escrita por Jorge Luis Borges.
31
El sábado 2 de julio de 1927, día de la llegada de Reyes a Buenos Aires, La
Nación publicó una entrevista que le había hecho al embajador mexicano en
donde se destacó el “vasto prestigio que el ilustre hombre de letras goza en
México y en España”. En esta nota Reyes habló sobre la política de acerca-
miento del presidente Calles con Argentina, dialogó sobre la joven literatura
mexicana y sus proyectos literarios.
32
30. Además de Gilbert Keith Chesterton (1874-1936) y de Robert Louis Stevenson
(1854-1894), Reyes también fue traductor de Stephan Mallarmé (1842-1898). Las traduccio-
nes del mexicano de parte de la obra de Chesterton se han convertido en clásicas. Fueron
publicadas en 2010 por la Ponticia Universidad Católica del Perú, dentro de su colección
Obras esenciales. En 1951 Reyes publicó un traslado en verso de La Iliada de Homero. Primera
parte: Aquiles agraviado que, constituye un ejemplo, de muchos, de ese otro interés en el
conjunto de la trayectoria intelectual de Reyes como era el clasicismo. Como se sabe, otra
de las facetas de Alfonso Reyes fue la de editor, por ejemplo, de Ruiz de Alarcón, Lope de
Vega, Gracián, el Arcipestre de Hita, Quevedo y el Cantar de Mío Cid.
31. Eduardo Robledo Rincón, Alfonso Reyes en Argentina (Buenos Aires: Eudeba/Em-
bajada de México, 1998), 63, 65-66 y 71-73 respectivamente. Es importante señalar la im-
portancia que tiene la compilación documental de Robledo Rincón para la investigación
en torno a Reyes en Argentina. En ella se recogen los principales documentos publicados,
especialmente, por la prensa bonaerense, sobre la presencia del mexicano durante sus dos
estancias, en diferentes períodos y en calidad de embajador.
32. La transcripción completa de esta entrevista en Ibíd., 76-79. En la edición de ese
mismo día, La Nación publicó en su suplemento literario de los domingos un estudio sobre
“la personalidad ‘intelectual’ ” de Reyes, escrito por su maestro y mentor Pedro Henríquez
Ureña, quien por esos años trabajaba en la Universidad de La Plata, véase Ibíd., 85-92.
También el periódico El Diario y la reconocida revista Caras y Caretas publicaron entrevis-
PRO41.indd 187 9/16/15 8:52 AM
Procesos 41, enero-junio 2015188
El 2 de abril de 1930, después de una misión diplomática relativamente
exitosa y una vida cultural, literaria y de muchos contactos con la intelec-
tualidad bonaerense, no exenta de discordias y desencuentros,
33
Reyes parte
hacia Río de Janeiro en donde asumía el nuevo cargo como embajador mexi-
cano ante el gobierno de Brasil. A su salida de Buenos Aires, Reyes consignó
en su Diario: “Muy conmovido de la forma en que la Argentina me despide.
Los diarios han sido de lo más expresivos. Singularmente La Nación, que ha
tenido un tono excepcionalmente afectuoso. La Razón también”.
Es importante señalar que la celebridad de Reyes estaba contenida den-
tro de una cierta aureola y estilo de vida burgués que implicaba espacios y
personajes políticos y del mundo de la academia y la cultura. Todos ellos con
mucho prestigio y, en algunos casos, con poder económico y político. Por
ejemplo, en el marco de su despedida de Buenos Aires, nuestro personaje
fue objeto de un banquete en el Jockey Club, ofrecido por los Jefes de Mi-
siones Diplomáticas Americanas; la misión cubana le ofreció un almuerzo,
la de Polonia un “té grandotote” y el Brasil una cena. Pero también la cele-
bridad de Reyes involucraba espacios más familiares y de convivencia con
sus amigos más cercanos. Por ejemplo, en su despedida de Buenos Aires en
1930, una cena por parte de la importante revista cultural y literaria Nosotros
fundada en 1907 y dirigida por Roberto Giusti y Alfredo Bianchi; el famoso
poeta Leopoldo Lugones lo invitó a cenar y sus amigos del Comité Editorial
de Cuadernos del Plata
34
le ofrecieron un almuerzo, al igual que sus amigos
mexicanos. Como prueba de su amplio círculo de contactos de todo tipo, Re-
yes asentó en su Diario: “Enorme concurrencia a mi recepción de despedida”
y más adelante, “Por la noche [2 de abril de 1930], embarcamos en el Giulio
Cesare. La despedida es tumultuosa y conmovedora”.
35
tas hechas al mexicano, en el mismo tenor de la realizada por La Nación. Véase Ibíd., 80-82
y 83-84 respectivamente.
33. Para Garciadiego, los resultados de Reyes como embajador en la Argentina en
materia comercial, política y literaria fueron magros. Garciadiego, Alfonso Reyes…, 88-90.
34. Cuadernos del Plata fue un proyecto editorial en el cual Reyes participó. A prin-
cipios de diciembre de 1928 asentó en su diario: “Con Evar Méndez convine en principio
la publicación de mis Cuadernos del Plata, que yo haré y dirigiré en lo literario, y él en lo
editorial, costeando las impresiones en Colombo (el de Güiraldes)”. Reyes, Diario II…, 77.
35. La seguidilla de citas alusivas a la despedida de Argentina en 1930 se encuentran
en Reyes, Diario II…, 178-181.
PRO41.indd 188 9/16/15 8:52 AM
Procesos 41, enero-junio 2015 189
‘INTELECTUALES’, MEDIOS DE COMUNICACIÓN
Y “ARTEFACTOS CULTURALES”
Una de las novedades que más coadyuvaron en la génesis del ‘intelec-
tual de transición’ fue el relativo progreso que los medios de comunicación
tuvieron por la época en estudio. Durante la segunda mitad del siglo XIX, y
especialmente en el último cuarto de esa centuria, los periódicos y las revis-
tas tuvieron mucho auge en las sociedades hispanoamericanas. Durante la
década de 1920 a ellos se sumó la radio, todavía en ciernes para la época en
estudio, empezaba a ser importante para aquellas guras de la cultura, de la
política y de la economía que querían comunicar sus ideas, informar sobre
diversos asuntos públicos o ganar espacio ante una cada vez más compleja y
numerosa opinión pública. En su Diario, Alfonso Reyes dejó registradas algu-
nas entradas en las cuales daba cuenta de cómo varios de sus discursos pro-
nunciados en diferentes escenarios políticos y culturales habían sido transmi-
tidos. Por ejemplo, el 28 de mayo de 1928, estando en Montevideo, anotó en
su Diario que en el contexto del homenaje que el “Comité Uruguay–México”
le había ofrecido a su país en su persona, en la Casa del Arte de Montevi-
deo, los discursos pronunciados, entre ellos el de Reyes, “son comunicados
por radio a toda América”. El discurso de Alfonso Reyes se tituló “Comité
Uruguay-México” que era un llamado, entre otros temas, a la unidad hispa-
noamericana a través de la cultura. El 29 de agosto de 1929 registró que, bajo
los auspicios del Círculo Universitario Intermerandus, había leído por Radio
Buenos Aires su conferencia “Palabras sobre la nación argentina”. El 28 de
enero de 1932, estando en Río de Janeiro, el mexicano le decía a su Diario que
en el marco del primer aniversario de la muerte de Graça Aranha, además de
acompañar a los amigos a la tumba del escritor brasileño, “hacia las 11 de la
noche dije unas palabras para la Radio Sociedad”.
36
En el caso de la radio, sin duda alguna, su novedad y rapidez le daba
más alcance sobre un mayor número de población que, por ejemplo, el pe-
36. Reyes, Diario II…, 54 y 150 y, Diario III…, 150, respectivamente. Como dato biblio-
gráco cabe señalar que el ensayo titulado “Comité Uruguay-México” fue publicado por
primera vez en La Pluma, Montevideo ¿1928? Luego apareció en la compilación de Reyes
titulada De viva voz (México: Stylo, 1949), 132-137. Y también hizo parte del tomo reunido
por Reyes titulado La X en la frente (México: Porrúa y Obregón, 1952), 35-39. Finalmente,
también se puede consultar en las Obras completas de Reyes, t. VIII (México: Fondo de
Cultura Económica, 1958), 146-149. El texto “Palabras sobre la nación argentina”, publica-
do por primera vez en Círculo Intermerandus (Buenos Aires: 1929) y en Nosotros, en 1930.
También fue recogido en sus Obras completas, t. IX (México: Fondo de Cultura Económica,
1959), 28-41.
PRO41.indd 189 9/16/15 8:52 AM
Procesos 41, enero-junio 2015190
riódico, un libro o una revista. Su novedad lo hacía más costoso y por ende
de difícil acceso a un mayor número de personas. Pero luego, como se ar-
gumenta para tipicar formas de “lectura colectiva”,
37
en el caso de la radio
se podría caracterizar una suerte del “escuchar colectivamente”; esto es, un
aparato de radio encendido haría las veces del lector que le informaba a la
comunidad de oyentes sobre diferentes aspectos. Aun en sus inicios, la radio
fue importante para proyectar al ‘intelectual’ ante un público relativamente
amplio de escuchas. Muy seguramente los que podían acceder económica-
mente a una tecnología de reciente aparición eran pocos.
Sin embargo, alrededor de una radio, ocasionalmente, podía juntar-
se un buen número de radioescuchas. O, posiblemente, por constituir una
completa novedad, cada vez que hubiera la trasmisión radial de un discurso
o palabras de un personaje importante, tal radiodifusión fuera anunciada
con antelación vía el periódico, con lo cual, eventualmente, se garantizarían
más escuchas. Posiblemente, entonces, a través de la radio Reyes y sus ideas
llegaron a un mayor número de público.
En la perspectiva general de nuestra argumentación según la cual, ya
para la década de 1920 en América Latina se puede visualizar la gura de un
‘intelectual de transición’, el periódico, el libro, las revistas culturales, litera-
rias y cientícas, además de la radio que apenas se iniciaba, son importantes
para difundir ideas, dirigirse a una audiencia, cohesionar ‘intelectuales’ en
torno a proyectos editoriales, bibliográcos y culturales. En este sentido, hay
que señalar que los avances del capitalismo en la región impactaron positi-
vamente el campo de la producción de bienes culturales, como los periódi-
cos, los libros, las revistas, el cine, la fotografía y las obras de arte. Aunque
debe considerarse que los avances fueron lentos y, que como consecuencia
de las condiciones sociales imperantes en la época, como el analfabetismo, y
también económicas, como un mercado de consumo muy estrecho para es-
tos bienes culturales del momento, si bien su consumo se amplió, todavía era
muy restringido y limitado a un pequeño sector de las élites. Aunque, poco a
37. Reriéndose al siglo XIX hispanoamericano, Hilda Sabato arma: “los periódicos
no eran leídos de manera exclusivamente individual. Así, en cafés y en sociedades de
lectura se generaban sesiones de discusión de los artículos de prensa, mientras que algo
semejante ocurría en la pulperías y en las chicherías, o aun en la calle, donde no faltaba
quien leyera en voz alta para benecio de la mayoría analfabeta”. Hilda Sabato, “Nuevos
espacios de formación y actuación intelectual: prensa, asociaciones, esfera pública (1850-
1900)”. En Historia de los intelectuales en América Latina. La ciudad letrada, de la conquista al
modernismo, ed. por Jorge Myers, vol. I (Buenos Aires: Katz, 2008), 393. Aunque para las
primeras décadas del siglo XX el alfabetismo había avanzado, no era suciente. Segura-
mente esta práctica de “leer en voz alta” para benecio de la mayoría analfabeta seguía
vigente. Posiblemente este era el caso de ámbitos como los sindicatos y asociaciones de
todo tipo de la época en estudio.
PRO41.indd 190 9/16/15 8:52 AM
Procesos 41, enero-junio 2015 191
poco, el mercado para estos bienes culturales se hizo extensivo a sectores de
clase media e incluso a los obreros.
Hay evidencia de que sí hubo un avance relativo de la industria editorial
del impreso (periódicos,
38
revistas y libros
39
) y su correspondiente ampliación
del mercado de lectores, cada vez más interesado en informarse. No obstante,
hay que advertir que las grandes mayorías de la población de las sociedades
latinoamericanas no leían, a pesar de los avances en la alfabetización, pues
los sistemas educativos de la época todavía no habían logrado superar el his-
38. Como se sabe, el último tercio del siglo XIX hispanoamericano fue muy prolijo
en la edición de periódicos, pauta que continuó durante las primeras décadas del siglo
XX. También es sabido que fueron más las empresas de periódicos que fracasaron, que las
que lograron consolidarse en el medio. Otra de las características que se ha señalado para
la prensa latinoamericana de la época es su carácter decididamente político y partidista.
Aunque no exclusivamente, en la medida en que también hubo prensa obrera, literaria,
cultural y cientíca. La historia social en torno a la prensa es fascinante pues abarca mu-
chas posibilidades y perspectivas de análisis: lectores, prensa y opinión pública, circuitos
de venta, lectura en voz alta, etc. También la línea cuantitativa es interesante por ejemplo
para medir el tiraje de un periódico que dice mucho en torno a su mercado y mercadeo,
además del tamaño de la ciudad en que el periódico se editaba: “En Buenos Aires, en un
solo año –en 1874– se establecieron 40 diarios. Muchos, claro está, de carácter efímero.
Pero en 1885 se imprimían allí 25 diarios. Para esa misma época, circulaba un número
igual de diarios en Uruguay. La prensa brasileña, que se había expandido bajo don Pedro
II cobró más bríos durante la república, con la fundación de nuevos periódicos. En 1911 se
publicaban 17 diarios en Río de Janeiro, mientras en ciudades de menos importancia como
Recife circulaban 4 diarios. Desde comienzos del siglo hasta 1920 se fundaron unos 50 pe-
riódicos en Ecuador”. Eduardo Posada Carbó, “Prensa y Opinión Pública”. En Los proyec-
tos nacionales latinoamericanos: sus instrumentos y articulación, 1870-1930. Historia General de
América Latina, coord. por Enrique Ayala Mora y Eduardo Posada Carbó, vol. VII (Madrid:
Unesco / Trotta, 2008), 472. Esta apretada síntesis sobre las características de la prensa
latinoamericana del tiempo de estudio, ha sido inspirada en este ensayo de Posada Carbó.
39. A reserva de tener que cuanticar el fenómeno de la producción de libros y revis-
tas, por las visitas realizadas a algunos repositorios bibliográco-históricos (la Biblioteca
Nacional de La Argentina, la Biblioteca-Archivo del Centro de Documentación e Investi-
gación de la Cultura de Izquierdas en la Argentina, CEDINCI, la Biblioteca Nacional de
México, la Biblioteca Nacional de Colombia y la Biblioteca “Luis Ángel Arango” de Bogo-
tá), tengo la impresión que durante las décadas de 1920 a 1930 hay una especie de boom en
relación con el aparecimiento de revistas de toda índole: literarias, culturales, políticas y
cientícas. Justamente en la revisión de algunos de estos documentos, en sus respectivas
secciones de “libros recibidos” o “sección de libros”, o sencillamente “Bibliografía”, espe-
cialmente en las de carácter literario y cultural, el lector se queda con la sensación que tam-
bién la producción de libros es numerosa, dada la buena cantidad de referencias y noveda-
des bibliográcas que aparecen en estas secciones. Cito como ejemplo la revista Nosotros.
Revista mensual de letras-arte-historia-losofía y ciencias sociales, instituida el 1 de agosto de
1907, cuyos fundadores y directores fueron Alfredo A. Bianchi y Roberto F. Giusti. Nosotros
traía una sección titulada “Las Letras Argentinas Juzgadas en el Extranjero”, en donde se
hacía reseña de una numerosa producción de libros editados en Argentina.
PRO41.indd 191 9/16/15 8:52 AM
Procesos 41, enero-junio 2015192
tórico rezago en esta materia. Aunque sí hubo avances en materia educativa
en pro de una población cada vez más masicada que requería del acceso a
la educación.
40
Así entonces, los impresos y un leve avance en el grupo de
lectores que no dejaban de ser una élite, aunque ampliada a ciertos sectores
de la clase media,
41
fueron importantes para la emergencia del ‘intelectual’.
En suma, artefactos culturales como el libro y las revistas, sumados a
los medios de comunicación como la prensa y la radio que iniciaba por ese
entonces, como nunca antes, contribuyeron a visualizar al ‘intelectual’ y su
función en los medios culturales, sociales, político/diplomáticos. También,
uno y otra se hacen visibles ante una creciente opinión pública presumible-
mente conformada para ese entonces por sectores de clase media (estudian-
tes, maestros, burocracia estatal, periodistas, académicos, escritores, libreros,
editores, ‘intelectuales’) interesados en diferentes aspectos, de acuerdo a sus
propios intereses: la cultura, las letras, la política, la unidad latinoamericana,
el indigenismo, los desarrollos de la cultura de América Latina frente a la
cultura europea, entre otros aspectos. Creciente opinión pública que también
40. Sobre los avances en la educación pública en la región, durante el período en estu-
dio, en los niveles primario, secundario y universitario, véase Gabriela S. Ossenbach, “La
Educación”. En Los proyectos nacionales…, 429-452.
41. La literatura sobre la formación de la clase media especialmente ha enfatizado en
las variables económicas que han incidido en la formación de este sector de clase. Pero lo
que sí tiene mucha lógica es que en América Latina el crecimiento numérico de las clases
medias “no se debe tanto a la expansión industrial, como en la sociedades europeas, sino
que sus integrantes proceden de la burocracia, la enseñanza, el pequeño comercio y las
profesiones liberales”. Luego, como lo señala Martínez Díaz, una serie de factores como
la inmigración masiva, la modernización del sector exportador, la instalación de empresas
extranjeras, un incipiente desarrollo industrial, y la urbanización acelerada, con el consi-
guiente desarrollo del sector de servicios, “acrecientan las las de los sectores medios y
también su diversicación”. Como correspondía a los fenómenos anteriormente señala-
dos, la presencia y el aumento de los sectores de clase media se hizo sentir especialmente
en los grandes centros urbanos de la región: Buenos Aires, Santiago de Chile, São Paulo,
Montevideo, México o Caracas. “Pero su denición como grupo social sigue siendo impre-
cisa, como lo demuestra la caracterización ensayada por Jacques Lamberte: individuos de
muy diversa condición que no pertenecen ni al proletariado ni a la clase dirigente”. Dentro
de una visión modernizadora, la literatura sobre las clases medias la perlan como “por-
tadoras del cambio”. Dentro de esta lógica, durante las primeras décadas del siglo XX,
estas clases medias “protagonizan el asalto contra una oligarquía que les veda el acceso al
poder político”. En este sentido, el apoyo de sectores medios fue importante para apun-
talar sistemas políticos con tintes reformistas en Argentina (Hipólito Yrigoyen, 1916-1922
y 1928-130), en Uruguay (José Batlle y Ordóñez, 1903-1907 y 1911-1915), en Chile (Arturo
Alessandri, 1920-1925 y 1932-1938) y en México (Francisco Madero, 1911-1913). Nelson
Martínez Díaz, “Situación social, económica y política de Iberoamérica a comienzos del
siglo XX”. En Historia de Iberoamérica. III. Historia contemporánea, coord. por Manuel Lucena
Salmoral (Madrid: Cátedra, 2008), 495-496.
PRO41.indd 192 9/16/15 8:52 AM
Procesos 41, enero-junio 2015 193
se preguntaba por los destinos del “Coloso del Norte” y su imperialismo en
la región; se inquietaba por los destinos de España y su decaída inuencia en
el continente poscrisis del “98” (Guerra Hispano-Cubano-Norteamericana);
o que se interesaba, y mucho, por temas tan centrales para ese momento
como la guerra, la paz, el posicionamiento de nuevas ideologías como el
comunismo y el socialismo. Muchos de estos temas fueron reexionados por
los ‘intelectuales’ de la época en una producción ensayística amplia en su
número y diversa en sus temas.
Ciertamente el ensayo latinoamericano, durante la primera mitad del si-
glo XX, se perló como uno de los medios más expeditos para explicar e in-
terpretar la realidad social y política circundante.
42
Paralelamente el ensayo
sirvió para profesionalizar y posicionar en el mundo de la cultura el ejerci-
cio escritural del ‘intelectual’. Liliana Weinberg identica al menos dos mo-
mentos en la estructuración del ensayo latinoamericano durante la primera
mitad del siglo XX. Una primera fase en los años veinte y luego, a partir de
la década de 1940, un aanzamiento que ella identica como “el ensayo en
tierra rme”.
43
En ambos períodos destaca cómo el ensayo latinoamericano
centró su atención en la evolución y posibilidades de la cultura: “el ensayo se
había convertido [para el ‘intelectual’] además en su vínculo con la tradición
literaria, en su herramienta para explorar la historia cultural de la región y
en su instrumento para redenir posiciones en el campo literario”
44
latinoa-
mericano. El ensayo entonces constituye una entrada privilegiada para co-
nocer y establecer los rumbos del ‘intelectual’ en América Latina. Imbuidos
en mucho del espíritu arielista, según el cual la cultura latinoamericana se
erigía frente a la cultura sajona como el ideal de un modelo noble y de eleva-
ción espiritual, muchos ‘intelectuales’ perlaron sus escritos hacia diferentes
aristas de este modelo cultural-espiritual.
Muchas de las sociedades latinoamericanas de la época en estudio se
fueron complejizando no solamente por el lento, pero progresivo surgimien-
42. Liliana Weinberg, después de hacer una exégesis sobre el ensayo, entre otros asuntos
concluye que son varias sus características. En primer lugar, el ensayo pregura un vínculo
entre ensayo y experiencia (esto es, el enlace del ensayo con la vida concreta). En segundo
lugar, su relación con la actividad del entender (al ensayista le es consustancial la posibilidad
del juicio, la interpretación y la crítica). En tercer lugar, el carácter activo y necesariamente
dialógico de la interpretación que se lleva a cabo (su articulación histórica y cultural con
otras formas discursivas y con un horizonte social y valorativo de sentido). Liliana Wein-
berg, Situación del ensayo (México: Universidad Nacional Autónoma de México, 2006), 27-28.
43. Tierra Firme, utilizado como metáfora y en alusión a la famosa colección del Fondo
de Cultura Económica que tiene el mismo nombre. Dentro de esta etapa del “ensayo en
tierra rme” la autora analiza el ensayo en Alfonso Reyes y en Mariano Picón Salas. Ibíd.,
291-321.
44. Ibíd., 291.
PRO41.indd 193 9/16/15 8:52 AM
Procesos 41, enero-junio 2015194
to de la “sociedad de masas”, sino también por el aparecimiento de nuevos
sectores sociales que se volvieron lectores y mostraron interés por el ámbito
de la política, aunque también por los desarrollos de la cultura. Esta com-
plejidad fue consolidando una opinión pública cada vez más interesada en
los avatares de la nación y el Estado, en su evolución política, económica y
cultural. En esa aún incipiente opinión pública, el ‘intelectual’ encontró un
espacio/público al cual dirigirse. Hablar de opinión pública implica pensar
en “un público lector generalizado, compuesto ante todo por ciudadanos y
burgueses, que se extiende más allá de la república de eruditos y que ya no
solo lee intensivamente una y otra vez unas pocas obras modelo, sino que en
sus hábitos de lectura está al corriente de las novedades”, arma Habermas.
45
No se pretende trasladar mecánicamente el modelo habermasiano sobre la
transformación estructural de la vida pública que, fue estudiado para Fran-
cia, Inglaterra y Alemania de la vuelta del siglo XVIII al XIX. Pero sí me pa-
rece que algunos rasgos e implicaciones del análisis habermasiano en torno
a las transformaciones de la opinión pública, ayudan a explicar los cambios
de la opinión pública latinoamericana de la transición del siglo XIX al XX.
46
Dependiendo del país, en algunas de las sociedades hispanoamericanas
el interés por ciertos asuntos de la cosa pública, en primer lugar el ámbito
de lo político, se fue ampliando hacia ciertos sectores de la clase media. Pero
además, muy importante para la argumentación de esta investigación, esta
propensión de algunos sectores clase medieros por hacer parte y debatir di-
ferentes temas propios de la esfera pública, progresivamente se hizo extensi-
45. Jürgen Habermas, Historia crítica de la opinión pública. La transformación estructural
de la vida pública (Barcelona: Gustavo Gili, 2012), 3.
46. Desde diferentes perspectivas, temas y espacios, el modelo habermasiano ha sido
puesto a prueba para algunos momentos del siglo XIX y XX mexicanos. Al respecto véase
Cristina Sacristán y Pablo Piccato, coords., Actores, espacios y debates en la historia de la esfera
pública en la ciudad de México (México: UNAM / Instituto Mora, 2005). Para la segunda mi-
tad del siglo XIX hispanoamericano, Sabato ha planteado “el desarrollo de una sociedad
civil relativamente autónoma, cuyo síntoma más evidente fue la expansión de la actividad
asociativa y de la prensa independiente, sobre todo en la principales ciudades, desde Mé-
xico hasta Buenos Aires”. Para esta autora, tal asociacionismo y desarrollo de la prensa in-
dependiente, no fueron meros espacios de la “representación, la defensa o la protección de
los intereses y las opiniones especícas de sus propias bases, sino que constituían tramas
conectivas que atravesaban y articulaban vertical y horizontalmente a la sociedad. Crea-
ban, además, espacios de interlocución con el Estado y las autoridades, constituyendo
instancias decisivas en la formación de esferas públicas, propias de las repúblicas liberales
en formación”. En esas tramas conectivas, Sabato identica que publicistas y letrados de
diversos niveles encontraron un ámbito de acción en el asociacionismo y la prensa inde-
pendiente, “los que a su vez se convirtieron en lugares de entrenamiento, formación y
desempeño de nuevos “intelectuales”. Sabato, “Nuevos espacios…”, 386.
PRO41.indd 194 9/16/15 8:52 AM
Procesos 41, enero-junio 2015 195
va al ámbito de la cultura, la educación, la universidad, las letras, las artes;
47
también hacia los escritores y los personajes del mundo de la política. Es
decir, estos diferentes temas y actores sociales fueron más allá de la república
de las letras, expandiéndose progresiva y muy lentamente hacia sectores de
la clase media.
48
conclusiones
El estudio sobre la emergencia del ‘intelectual’ en América Latina du-
rante las primeras décadas del siglo XX, aunque ha avanzado, todavía tiene
mucho camino por recorrer. En este estudio se ha ensayado una metodología
que parte de un estudio de caso, el de Alfonso Reyes, para a partir de su
trayectoria analizar algunas variables que explican el surgimiento del ‘inte-
lectual’ en la región. Recordemos que aunque el estudio se centra en la gura
de Reyes, la trayectoria de su derrotero se puede hacer extensiva a otros
personajes de la época. El proceso de la emergencia del ‘intelectual’ en Lati-
noamérica durante el período en estudio tuvo que ver con que estas perso-
nalidades, sus escritos, puntos de vista, opiniones y proyectos, poco a poco
se fueron haciendo más visibles dentro de unas sociedades en las cuales los
temas de cultura apenas si empezaban a ir más allá de las élites intelectuales.
El impacto que tal visibilidad tuvo en ciertos sectores de la clase media, de
alguna manera permitió los inicios de una esfera pública que fue penetrada
la gura del ‘intelectual’.
Ciertos artefactos culturales de la época como el libro y las revistas, su-
mados a medios de comunicación como la prensa y la naciente radio, fue-
ron fundamentales en el proceso de conversión del ‘letrado’ en ‘intelectual’.
Unos y otros, medios de comunicación y artefactos culturales, constituyeron
plataformas utilizadas por los ‘intelectuales’ para que sus ideas y propósitos
tuvieran un mayor alcance entre la población. Pero, por otra parte y en com-
47. Mattehew B. Karush, en Cultura de clase. Radio y cine en la creación de una Argentina
dividida (1920-1946) (Buenos Aires: Ariel, 2013), ha estudiado el impacto y la recepción del
cine, la radio y algunas expresiones de la cultura popular (música y circo) entre diferentes
sectores en Argentina de 1920 a 1946.
48. Para el período comprendido entre 1850 y 1900, Sabato abre camino analítico ha-
cia ciertos sectores de la emergente clase media vinculados con el desarrollo de la prensa
y la opinión pública que no pertenecían a las élites políticas y culturales de la región,
“pero que a través de la experiencia institucional y la actividad cívica se formaron como
una suerte de nuevos ‘intelectuales’ y se integraron a los circuitos ampliados de la esfera
pública”. Los casos estudiados por Sabato son un artesano de Lima, una colectividad de
italianos que en Buenos Aires iniciaron a partir de 1960 la edición de sus propios diarios y
un hombre de imprentas en la ciudad de México. Sabato, “Nuevos espacios…”, 400 y ss.
PRO41.indd 195 9/16/15 8:52 AM
Procesos 41, enero-junio 2015196
plemento a lo anterior, también se debe considerar la ampliación de la clase
media y su interés por ámbitos por fuera de lo político como la cultura, las
letras, los libros y revistas culturales y cientícas.
El proceso de constitución y emergencia del ‘intelectual de transición’
descrito en este trabajo no se agota en las variables analizadas en él. Por fal-
ta de espacio no se introdujo el estudio del proceso de constitución de “un
espacio comunicativo propio”.
49
Que pudiera ser entendido como una serie
de prácticas sociales que aluden casi que exclusivamente a los ‘intelectuales’.
Aunque cabe señalar que algunas de esas prácticas sociales ya están presen-
tes en el “antiguo régimen”, en el contexto de la emergencia del ‘intelectual’
en América Latina, a veces toman nuevo sentido. Son varias las pistas que
las fuentes históricas consultadas hasta ahora dan sobre la creación de este
“espacio comunicativo propio”, denido en términos de prácticas sociales.
Por ejemplo, la vinculación que muchos de los ‘intelectuales’ de la época
en estudio establecieron con la universidad. Igualmente, el tipo de relación
que estos personajes edicaron con las juventudes universitarias. También,
muy importante, los medios empleados para establecer procesos comunica-
tivos entre pares, léase ‘intelectuales’, que permiten ver una “constelación
de interacciones” y “rituales de interacción”:
50
La conferencia, la entrevista,
el discurso, el ensayo, el artículo de prensa, el libro, el género epistolar, el
intercambio bibliográco serían algunos de los soportes del espacio comuni-
cativo propio de los ‘intelectuales’. Otra pista que da luces sobre este espacio
tiene que ver con las instancias que deciden sobre homenajes, premios y con-
decoraciones que reciben estos personajes.
49. Aunque no la dene explícitamente, esta expresión es utilizada por Zermeño para
explicar la “aparición y desarrollo de un nuevo tipo de ‘sabio’, el ‘intelectual’ ”. Zermeño,
“La invención…”, 383.
50. Para la noción “constelación de interacciones” véase Guillermo Zermeño, “Gum-
brecht. Los Philosophes y la Philosophie de la ilustración: en torno a la prehistoria de los
intelectuales modernos. Presentación”. En Producciones de sentido. El uso de las fuentes en la
historia cultural, coord. por Valentina Torres Septién (México: Universidad Iberoamericana,
2002), 210. Para la noción “rituales de interacción” véase Collins, Sociología…, 20 y ss. Muy
en relación con estos conceptos, Pierre Bourdieu, Homo academicus (Buenos Aires: Siglo
XXI, 2008), realizó una interesante reexión a propósito de las prácticas sociales de los
académicos en el medio universitario francés de la posguerra.
PRO41.indd 196 9/16/15 8:52 AM
Procesos 41, enero-junio 2015 197
biblioGraFía
Altamirano, Carlos. Intelectuales. Notas de investigación. Bogotá: Norma, 2006.
______. “Introducción al volumen II. Élites culturales en el siglo XX latinoamerica-
no”. En Historia de los intelectuales en América Latina. Los avatares de la “ciudad
letrada” en el siglo XX, coordinado por Carlos Altamirano. Volumen II, 9-28.
Buenos Aires: Katz, 2010.
Bourdieu, Pierre. “Campo intelectual y proyecto creador”. En Problemas del estructu-
ralismo, 134-182. México: Siglo XXI, 1967.
______. Homo academicus. Buenos Aires: Siglo XXI, 2008.
______. Intelectuales, política y poder. Buenos Aires: Eudeba, 2006.
______. Las reglas del arte. Génesis y estructura del campo literario. Barcelona: Anagrama,
2005.
______. Poder, derecho y clases sociales. Bilbao: Desclée de Brower, 2001.
______. Sociología y cultura. México: CNCA / Grijalbo, 1984.
Castañón, Adolfo. Alfonso Reyes, caballero de la voz errante. Monterrey: Universidad
Autónoma de Nuevo León, 2007.
______. “Alfonso Reyes: de la diplomacia considerada como una de las bellas ar-
tes”. En México trasatlántico, coordinado por Julio Ortega y Celia del Palacio,
195-208. México: Fondo de Cultura Económica / Universidad de Guadalajara,
2008.
______. “Introducción”. En Alfonso Reyes. Diario II. 1927-1930, XV-XXXV. México: Aca-
demia Mexicana de la Lengua / El Colegio de México / El Colegio Nacional
/ Fondo de Cultura Económica / Instituto Nacional de Bellas Artes / Capilla
Alfonsina / Universidad Autónoma Metropolitana / Universidad Autónoma
de Nuevo León / Universidad Nacional Autónoma de México, 2010.
Charle, Christophe. El nacimiento de los “intelectuales”. Buenos Aires: Nueva Visión,
2009.
______. Los intelectuales en el siglo XIX. Precursores del pensamiento moderno. Madrid:
Siglo XXI, 2000.
Collins, Randall. Sociología de las losofías. Una teoría global del cambio intelectual. Bar-
celona: Hacer, 2005.
Curiel, Fernando. El cielo no se abre. Semblanza documental de Alfonso Reyes. México:
Universidad Nacional Autónoma de México / El Colegio Nacional, 1995.
Díaz Arciniega, Víctor, compilador. Voces para un retrato. México: Fondo de Cultura
Económica, 1990.
Díaz Ruiz, Ignacio, coordinador. “Prólogo”. En El Modernismo hispanoamericano. Testi-
monios de una generación. México: UNAM, 2007.
Garciadiego, Javier. Alfonso Reyes. Breve biografía. México: Planeta, 2009.
______. “Cosmopolitismo diplomático y universalismo literario”. En Cultura y política
en el México posrevolucionario, 185-216. México: INERM, 2006.
Granados, Aimer. “Alfonso Reyes en Sur América. Diplomacia y campo intelectual
en América Latina, 1927-1939”. Historia y Espacio, n.
o
38 (enero-junio 2012):
11-27.
PRO41.indd 197 9/16/15 8:52 AM
Procesos 41, enero-junio 2015198
______. “La literatura mexicana durante la Revolución: entre el nacionalismo y el cos-
mopolitismo”. En Polémicas intelectuales del México moderno, coordinado Carlos
Illades y Georg Leidenberger, 157–185. México: Conaculta / UAM Cuajimal-
pa, 2008.
Gumbrecht, Hans Ulrich. “¿Quiénes fueron los Philosophes?”. En Producciones de sen-
tido. El uso de las fuentes en la historia cultural, coordinado por Valentina Torres
Septién, 229-351. México: Universidad Iberoamericana, 2002.
Gutiérrez Girardot, Rafael. “La formación del intelectual hispanoamericano en el si-
glo XIX”. En El intelectual y la historia, 57-106. Caracas: La Nave, 2001.
Habermas, Jürgen. Historia crítica de la opinión pública. La transformación estructural de
la vida pública. Barcelona: Gustavo Gili, 2012.
Karush, Mattehew B. Cultura de clase. Radio y cine en la creación de una Argentina dividi-
da (1920-1946). Buenos Aires: Ariel, 2013.
Loaiza, Gilberto. Poder Letrado. Ensayos sobre historia intelectual de Colombia. Siglos XIX
y XX. Cali: Universidad del Valle, 2014.
Marichal, Carlos. “El lado oscuro de la generación del 900 en América Latina: Darwi-
nismo social, psicología colectiva y la metáfora médica”. En Temas y tendencias
de la historia intelectual en América Latina, editado por Aimer Granados, Álvaro
Matute y Miguel Ángel Urrego, 35-61. Morelia: Universidad Michoacana de
San Nicolás de Hidalgo / Universidad Nacional Autónoma de México, 2010.
Martínez Díaz, Nelson. “Situación social, económica y política de Iberoamérica a co-
mienzos del siglo XX”. En Historia de Iberoamérica. III. Historia Contemporánea,
coordinado por Manuel Lucena Salmoral, 481-558. Madrid: Cátedra, 2008.
Mazín, Óscar. “Gente de saber en los virreinatos de Hispanoamérica (siglos XVI a
XVIII)”. En Historia de los Intelectuales en América Latina. La ciudad letrada, de la
conquista al modernismo, editado por Jorge Myers. Tomo I, 53-78. Buenos Aires:
Katz, 2010.
Myers, Jorge. “El intelectual-diplomático: Alfonso Reyes, sustantivo”. En Historia
de los intelectuales en América Latina. Los avatares de la “ciudad letrada” en el si-
glo XX, coordinado por Carlos Altamirano. Volumen II, 82-97. Buenos Aires:
Katz, 2010.
______. “El letrado patriota: los hombres de letras hispanoamericanos en la encrucija-
da del colapso del imperio español en América”. En Historia de los Intelectuales
en América Latina. La ciudad letrada, de la conquista al modernismo, editado por
Jorge Myers. Volumen I, 121-144. Buenos Aires: Katz, 2010.
Neiburg, Federico y Mariano Plotkin, compiladores. Intelectuales y expertos. La consti-
tución del conocimiento social en la Argentina. Buenos Aires: Paidós, 2004.
Ossenbach S., Gabriela. “La educación”. En Los proyectos nacionales latinoamericanos:
sus instrumentos y articulación, 1870-1930. Historia general de América Latina,
coordinado por Enrique Ayala Mora y Eduardo Posada Carbó. Volumen VII,
429-452. Madrid: Unesco / Trotta, 2008.
Patout, Paulette. Alfonso Reyes y Francia. México: El Colegio de México / Gobierno de
Nuevo León, 1990.
Posada Carbó, Eduardo. “Prensa y opinión pública”. Los proyectos nacionales latinoa-
mericanos: sus instrumentos y articulación, 1870-1930. Historia general de América
PRO41.indd 198 9/16/15 8:52 AM
Procesos 41, enero-junio 2015 199
Latina, coordinado por Enrique Ayala Mora y Eduardo Posada Carbó. Volu-
men VII, 469-485. Madrid: Unesco / Trotta, 2008.
Quintanilla, Susana. “Nosotros”. La juventud del Ateneo de México. De Pedro Henríquez Ure-
ña y Alfonso Reyes a José Vasconcelos y Martín Luis Guzmán. México: Tusquets, 2008.
Rama, Ángel. La ciudad letrada. Montevideo: Arca, 1988.
Rangel Guerra, Alfonso y José Ángel Rendón, coordinadores. Páginas sobre Alfonso
Reyes. 2 volúmenes. Monterrey: Gobierno del Estado de Nuevo León, 1991.
Reyes, Alfonso. Diario I. 1911-1927. México: Academia Mexicana de la Lengua / El
Colegio de México / El Colegio Nacional / Fondo de Cultura Económica /
Instituto Nacional de Bellas Artes / Capilla Alfonsina / Universidad Autóno-
ma Metropolitana / Universidad Autónoma de Nuevo León / Universidad
Nacional Autónoma de México, 2010.
______. Diario II. 1927-1930. México: Academia Mexicana de la Lengua / El Colegio
de México / El Colegio Nacional / Fondo de Cultura Económica / Instituto
Nacional de Bellas Artes / Capilla Alfonsina / Universidad Autónoma Me-
tropolitana / Universidad Autónoma de Nuevo León / Universidad Nacional
Autónoma de México, 2010.
______. Diario III. 1930-1936. México: Academia Mexicana de la Lengua / El Colegio
de México / El Colegio Nacional / Fondo de Cultura Económica / Instituto
Nacional de Bellas Artes / Capilla Alfonsina / Universidad Autónoma Me-
tropolitana / Universidad Autónoma de Nuevo León / Universidad Nacional
Autónoma de México, 2011.
Reyes, Alicia. Genio y gura de Alfonso Reyes. Monterrey: Al Voleo / El Troquel, 1989.
Robledo Rincón, Eduardo. Alfonso Reyes en Argentina. Buenos Aires: Eudeba / Emba-
jada de México, 1998.
Sabato, Hilda. “Nuevos espacios de formación y actuación intelectual: prensa, aso-
ciaciones, esfera pública (1850-1900)”. En Historia de los intelectuales en América
Latina. La ciudad letrada, de la conquista al Modernismo, editado por Jorge Myers.
Volumen I, 387-411. Buenos Aires: Katz, 2008.
Sacristán, Cristina y Pablo Piccato, coordinadores. Actores, espacios y debates en la his-
toria de la esfera pública en la ciudad de México. México: UNAM / Instituto Mora,
2005.
Sheridan, Guillermo. México en 1932: la polémica nacionalista. México: Fondo de Cul-
tura Económica, 1999.
Schmidt-Welle, Friedhelm, coordinador. “Letrados e intelectuales en Argentina y
México: algunas guras emblemáticas”. En La historia intelectual como historia
literaria, 15-34. México: El Colegio de México, 2014.
Weinberg, Liliana. Situación del ensayo. México: Universidad Nacional Autónoma de
México, 2006.
Zermeño, Guillermo. “Gumbrecht. Los Philosophes y la Philosophie de la Ilustración: en
torno a la prehistoria de los intelectuales modernos. Presentación”, 207-227.
En Producciones de sentido. El uso de las fuentes en la historia cultural, coordinado
por Valentina Torres Septién. México: Universidad Iberoamericana, 2002.
______. “La invención del intelectual en México”. En Cultura e identidades, coordina-
do por Roberto Blancarte. Tomo XVI, 379-403. México: El Colegio de México,
2010.
PRO41.indd 199 9/16/15 8:52 AM

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.


ISSN: 1390-0099

Licencia de Creative Commons
Procesos: revista ecuatoriana de Historia is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 4.0 Internacional License.