Procesos 40, julio-diciembre 2014142
La receta de los estudios empresariales dicta que se debe estudiar la em-
presa y su organización, los factores históricos e institucionales que la de-
terminan; como origen del o los grupos industriales; los mercados a los que
responde; los cambios tecnológicos, etc. Pero todos estos aspectos están en el
libro de Roque Espinosa que aspira a una historia global del arroz, más que a
la sosticación, exactitud de las mediciones y a la pureza de la teoría econó-
mica moderna bajo supuestos que nunca ocurrieron. Un notable historiador
económico decía que, para explicar los hechos económicos, un buen cálculo
porcentual era más que suciente.
Aunque no se debe, es evidente que se puede pedir al libro lo que no
contiene, como que habría sido bueno desentrañar el grupo campesino que
aparece uniforme, como aparece el grupo de industriales, capitalistas y ex-
plotadores, pero entiendo que no era el objetivo del autor tratar estos puntos
en profundidad.
La economía arrocera en la cuenca del Guayas,
1900-1950. Algunas notas al margen
Santiago Cabrera Hanna
Universidad Andina Simón Bolívar, Sede Ecuador
Pocas veces en estos días el historiador se topa con investigaciones que
combinan un agudo análisis interpretativo con una profusa base empírica.
Los estantes de libros especializados están, más bien, llenos de aportes que
usan unas pocas fuentes para elaborar sosticadas elucubraciones teóricas,
muchas de las cuales no resisten el cotejo de sus conclusiones ante un acu-
mulado más amplio de documentos primarios. Me atrevo a decir que jun-
to a la investigación de Manuel Chiriboga sobre la economía cacaotera del
Ecuador, y al estudio de geografía histórica de Jean-Paul Deler, Desmemoria
y olvido. La economía arrocera en la cuenca del Guayas 1900-1950 es uno de los
trabajos de historia ecuatoriana que mayor cantidad de fuentes primarias
trabaja, conjugadas con una aguda discusión teórica. ¿Cuáles son sus con-
tribuciones?
PRO40.indd 142 6/2/15 1:15 PM
Procesos 40, julio-diciembre 2014 143
1
A mi entender, el libro realiza un primer aporte de orden empírico. Se trata de
un estudio levantado sobre un considerable basamento de fuentes de archivo. Su
autor ha recurrido a amplísima diversidad de materiales publicados e inéditos
para recomponer el desaante paisaje de la economía arrocera del litoral guaya-
sense. Son fuentes cuya identicación, organización y sistematización nos obliga
a contraer con Roque Espinosa una signicativa y primera deuda intelectual.
Pero la amplitud y diversidad de fuentes consideradas en este volumi-
noso estudio (el libro se estructura en veintiún capítulos que discurren en
cerca de seiscientas páginas) ocasiona un inevitable tratamiento dispar de
ellas. Cuadros comparativos y tablas construidas mayormente con fuentes
ociales no siempre aparecen debidamente trabajados, o analizados en fun-
ción de la caracterización que el autor plantea. Entre los 86 cuadros que el
libro expone, el lector no encuentra una sola curva comparativa que permita
comprender más didácticamente las evoluciones, transiciones, incrementos
o decrecimientos de los componentes que comportan la economía arrocera.
Al reconstruir el paisaje social y económico de la cuenca del río Guayas,
Desmemoria y olvido desarrolla un amplio estudio sobre la emergencia del sector
arrocero por fases, caracteriza su faceta industrial y recompone el cuadro de la
economía campesina; sitúa cronológicamente los momentos de inserción de la
producción de la gramínea en los patrones de exportación y en la conguración
de los enlaces internos; toma atención de la emergencia de los nuevos grupos
de poder y sus relaciones con la lucha política y el Estado, vuelve sobre los
mecanismos de control del comercio exterior y, nalmente, caracteriza el n del
ciclo arrocero. Es un cuadro bastante terminado de las implicaciones del arroz
en la historia económica y social del Ecuador, que estaría completo si se hubiese
tomado mayor atención al espacio geográco y territorial en el que se desarro-
lla la economía arrocera. El lector echa de menos esta descripción, así como ma-
pas que ilustren la cuenca del Guayas que presenten una dimensión geográca,
espacial y ambiental que caracterizan dicho entorno, coremas o grácos que
coadyuven a una explicación de las dinámicas y ujos de la economía arrocera
narrativamente trabajada, pero no representada en términos geográcos.
2
El segundo aporte de Desememoria y olvido es, según creo, temático. En
una historiografía socioeconómica que explicó los mecanismos de inserción
del Ecuador al mercado mundial a partir del estudio exclusivo de los ciclos
cacaotero (1770-1925) y bananero (1950-1980), el estudio que aquí comenta-
mos completa el análisis de los ciclos económicos y productivos ecuatoria-
PRO40.indd 143 6/2/15 1:15 PM
Procesos 40, julio-diciembre 2014144
nos introduciendo el arrocero.
1
Y lo hace a partir de una premisa instigadora:
la economía arrocera ecuatoriana emerge no tanto como recambio de la ca-
caotera, sino que muestra el funcionamiento de una economía basada en la
producción de la gramínea que tiene sus raíces en la Época Colonial, y que,
paulatinamente, dinamiza una serie de procesos económicos y comerciales
especícos que terminan, más tarde, congurando sus propios enlaces in-
ternos a partir de una demanda de consumo especialmente serrana. Enlaces
que le permitirán, más tarde, fortalecer sus vínculos hacia afuera (de la mano
de los procesos de industrialización que experimenta América Latina desde
inicios del siglo veinte), y emerger con el vigor necesario como para articular
y determinar en gran medida la economía nacional en torno de su produc-
ción y exportación, generando las condiciones “(a nivel comercial, agrícola y
nanciero) para el surgimiento del sector bananero” (p. 29).
Genera, además, una serie de condiciones políticas que, desde nales
de los años 1940, posibilitan el ulterior desarrollo de la producción en las
provincias del Guayas y Los Ríos, así como la consolidación de un nuevo
estrato de agricultores, comerciantes y nancistas que empiezan a tener clara
incidencia local y nacional” (p. 29).
Así, la arrocera es una economía que debe ser vista –según propone Es-
pinosa– como una que sienta las bases de los ciclos económicos posteriores,
articula los circuitos mercantiles internos y los enlaces exteriores que serán,
más tarde, aprovechados por la economía bananera, tras cuyos bastidores
emergerán nuevas élites y sectores dominantes, lo cual interroga las inter-
pretaciones más generales sobre la conguración de los grupos de poder
ecuatorianos respecto a que se mantienen a lo largo del tiempo, transitando
de una economía a otra. Por el contrario, Desmemoria y olvido remarca la idea
de que la crisis del cacao permite la rearticulación de los grupos de poder
regionales, abriendo paso a la conguración de nuevas élites que, más tarde
devendrán en grupos dominantes nacionales (p. 30).
Estas novedosas consideraciones conducen al lector a interrogarse si lo
que tenemos entre manos es un trabajo de historia económica stricto sensu,
un ejercicio de historia social o un estudio que transita entre ambos enfo-
ques. Mi personal balance señala que estamos ante un trabajo de historia
1. Manuel Miño, El cacao Guayaquil en Nueva España, 1774-1812 (México: El Colegio de Méxi-
co, 2013); Manuel Chiriboga, Jornaleros, grandes propietarios y exportación cacaotera 1790-1925 (Qui-
to: Universidad Andina Simón Bolívar, Sede Ecuador / Corporación Editora Nacional, 2013 [2.ª
ed.]); Andrés Guerrero, Los oligarcas del cacao (Quito: El Conejo, 1980); Lois Crawford de Roberts,
Ecuador en la época cacaotera: respuestas locales al auge y colapso en el ciclo monoexportador (Quito: Edi-
torial Universitaria, 1980); Gonzalo Ortiz Crespo, La incorporación del Ecuador al mercado mundial
(Quito: Corporación Editora Nacional, 1988 [2.ª ed.]); Carlos Larrea, edit., El banano en el Ecuador:
transnacionales, modernización y subdesarrollo (Quito: Corporación Editora Nacional, 1987).
PRO40.indd 144 6/2/15 1:15 PM
Procesos 40, julio-diciembre 2014 145
económica que deja entreabierta la puerta para acometer, en otro momento,
el estudio más amplio de las implicaciones sociales del ciclo arrocero.
La caracterización de los actores sociales imbuidos en la economía del
arroz preere, en Desmemoria y olvido, recomponer la imagen de las élites
agroexportadoras y de los propietarios de las industrias (grandes y chicas)
de pilado de la gramínea, mecanismos de administración y control de la
tierra. Esta identicación ocupa mayor espacio que el dedicado a mirar el
mundo del campesino trabajador y del pequeño propietario, y sus relaciones
con los grupos de poder y con la estructura estatal, en cuanto al control y las
regulaciones a la producción y la exportación arrocera. Los grupos subal-
ternos son considerados en apenas tres de los veintiún capítulos y siempre
bajo un enfoque en el que predomina el lón económico. Por ello, hacia el
nal de la obra, el lector queda con la sensación de que en este completo
estudio falta una caracterización más a detalle del mundo de trabajadores y
campesinos en el contexto sociopolítico de lo que Juan Maiguashca denomi-
nó “crisis de la sociedad patriarcal” y “emergencia moral de los de abajo”.
2
Estos contextos de estudio contribuirían a la explicación del funcionamiento
de unas relaciones de dominación (trabajadores campesinos-capitalistas y
propietarios) en transición, en vías de modernizarse, las cuales no siempre
hallan total explicación en una lectura –bastante minuciosa por cierto– de
sus dimensiones económicas.
3
En tercer lugar, Desmemoria y olvido efectúa un aporte interpretativo para
comprender el impacto de las economías regionales en la conformación de las
estructuras socioeconómicas nacionales en el siglo XX. Los aportes realizados
en los años ochenta y noventa por Maiguashca, Deler, Quintero, Saint-Geours,
entre otros, habían señalado varios rumbos de análisis en de los procesos de
integración nacional, desde sus implicaciones institucionales, espaciales y so-
ciales, y a partir del estudio de diversos factores determinantes de dicha inte-
gración.
3
Y después de ellos nadie había recogido el guante para revaluarlos.
2. Juan Maiguashca, “Orígenes y signicado del velasquismo: lucha de clases y partici-
pación política en el Ecuador. En La cuestión regional y el poder, edit. por Rafael Quintero (Qui-
to: FLACSO / CERLAC-York University / Corporación Editora Nacional, 1991), 89-160.
3. Juan Maiguashca, “El proceso de integración nacional en el Ecuador: el rol del poder
central, 1830-1895”. En Historia y región en el Ecuador: 1830-1930, edit. por Juan Maiguashca
(Quito: FLACSO / CERLAC-York University / IFEA / Corporación Editora Nacional,
1994), 355-420; Jean-Paul Deler, Ecuador del espacio al estado nacional (Quito: Universidad
Andina Simón Bolívar, Sede Ecuador / IFEA / Corporación Editora Nacional, 2007 [2.ª
ed.]); Quintero, La cuestión regional…; Rafael Quintero y Erika Silva, Ecuador: una nación en
PRO40.indd 145 6/2/15 1:15 PM
Procesos 40, julio-diciembre 2014146
El trabajo de Espinosa somete dichas interpretaciones al tamiz de ve-
ricación de los procesos económicos regionales, utilizando el ejemplo del
arroz. ¿Cuán válida es la interpretación teórica de Maiguashca sobre el pro-
ceso de integración nacional desde la perspectiva del estado como institu-
ción, o la del desplazamiento regional, vistas desde las condiciones en las
que emerge la economía arrocera? ¿Es plausible la explicación de una acele-
rada galvanización de las estructuras regionales en torno del llamado “nú-
cleo espacial ecuatoriano”, de acuerdo a la interpretación de Deler, o se debe
aquilatar con mayor cuidado el papel del ferrocarril como amalgama de esa
lenta soldadura? Para poner en perspectiva otro clivaje como el arrocero. ¿La
explicación de Saint-Geours sobre la emergencia de la Sierra centro y norte,
en la que el aislamiento regional permite la conguración de una serie de
enlaces internos y dinámicas sociales, así como la emergencia de poderes
locales que consiguen, a la postre, asir el estado y proyectar nacionalmente
un proyecto de poder de corte regional, se puede interpelar a partir de la
evidencia de los vínculos comerciales y económicos abiertos con la demanda
de la gramínea “hacia adentro”?
4
Dos palabras nales sobre los aspectos editoriales de Desmemoria y olvido.
Me parece que hizo falta reunir los capítulos presentándolos en conjuntos,
segmentos o partes, precediéndolos de un breve texto que recapitule lo con-
siderado en la sección anterior y lo que el lector encontrará a continuación.
Un trabajo de la envergadura del aquí comentado requiere de una hoja de
ruta a la cual remitirse cada cierto trecho.
Algo más: la copiosa información estadística que ofrecen cuadros y ta-
blas pudo vivicarse con una selección material gráco, fotografía especial-
mente, un recurso que siempre consigue mostrar grácamente aspectos que
la redacción, a ratos, no logra. Más allá de que Desmemoria y olvido goce de
una prosa cuidada y ágil.
ciernes (Quito: Ed. Universitaria, 2001); Yves Saint-Geours, “La Sierra centro y norte (1830-
1925)”. En Historia y región..., 143-188.
PRO40.indd 146 6/2/15 1:15 PM

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.


ISSN: 1390-0099

Licencia de Creative Commons
Procesos: revista ecuatoriana de Historia is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 4.0 Internacional License.