¿Desmemoria?, ¿olvido?
El arroz o la historia que faltaba
Manuel Miño Grijalva
El Colegio de México
La obra de Roque Espinosa impresiona por su profundidad y por los
años de trabajo que debieron implicar más de 500 páginas –en formato gran-
de– y 86 cuadros. El texto podría también titularse, “todo lo que usted quería
saber sobre el arroz” en el Ecuador.
El texto está dividido en 21 capítulos corridos, pero, como lector que
aprecia las cosas desde lejos, lo he dividido en tres partes claramente discer-
nibles. La primera abarcaría los capítulos del 1 al 7 y tiene que ver con la fase
formativa, tanto del mercado interno del arroz como la instalación de las pri-
meras fábricas y máquinas. Examina Espinosa el papel del comercio exterior
–y la coyuntura de la Primera Guerra Mundial– para medir el crecimiento
del sector, entre 1908 y 1930, corresponde a la “primera fase de desarrollo”.
Traza las características básicas de la producción arrocera, el factor precios
y cómo la “industria del pilado” tomó lugar en la geografía económica de la
cuenca del Guayas.
La segunda, de 1922 a 1940, corresponde al desarrollo y consolidación
del sector. Toma como base la modernización de la planta productiva y el
crecimiento de las exportaciones. De esta forma se adentra en el corazón de
la producción arrocera, trazando la geografía, las técnicas de cultivo, la diná-
mica de la producción, el desarrollo empresarial, las formas de apropiación
de las tierras y, por supuesto, el papel de la fuerza de trabajo.
La tercera y última parte corresponde a los capítulos que van del 13 al 21,
centrados en la década de 1940, aunque incluyen la dinámica del sector hasta
mediados de los años sesenta. Esta es la mayor parte del libro y revela un in-
tenso reacomodo de la producción, precedida de los impactos de la Segunda
Guerra Mundial, las uctuaciones del mercado internacional; las transfor-
maciones agrarias de los espacios productivos y la presencia del crédito la
política del Estado y el fortalecimiento de los actores y agentes económicos
centrados en lo que Roque Espinosa llama “capitalistas, trabajadores agríco-
las y otros actores”. Así, arrendadores, fomentadores, industriales, “campe-
PRO40.indd 139 6/2/15 1:15 PM
Procesos 40, julio-diciembre 2014140
sinos fomentados” son la base de una trama que engloba a “terratenientes,
propietarios de tierras, transportistas, comerciantes, banqueros y, sobre todo,
“piladores” (p. 379). Su cuanticación muestra la presencia de 200 grandes
propietarios y comerciantes frente a un ejército de 45 000 campesinos y jor-
naleros (p. 520).
El tema del arroz resulta importante porque el autor logra juntar las ca-
denas explicativas de los ciclos de la historia económica ecuatoriana, pues
sabíamos del ciclo textil, por supuesto de los ciclos cacaoteros, del bananero,
etc. Pero existía un vacío entre 1920 y 1950 que, ahora, el ciclo del arroz se
constituye como un gozne que junta y une el proceso económico general.
Por otra parte, personalmente y en términos de la disciplina, el libro re-
sulta refrescante en un espacio, como el ecuatoriano, en el que predominan
las versiones de una historiografía que abusa de las fuentes secundarias y
del discurso.
El texto no deja punto por examinar, en una compacta reconstrucción
histórica. Tanto más apreciable es el hecho de que es la obra de un solo inves-
tigador, de un esfuerzo encomiable, tal vez por ello aparezca como un libro
frío, que no le debe nada a nadie. El propio título es un reclamo airado: “Des-
memoria y olvido”, como si la comunidad académica y el lector tuvieran
la obligación de saber de una historia no investigada, aunque simplemente
es un vacío en la investigación que ahora se llena, de manera magistral, en
tiempos en que la historia económica y social les parece, a nuestros alum-
nos, aburrida, superada y sin ningún porvenir. Sin embargo, la comprensión
de las sociedades no puede prescindir de la economía –aunque la gente lo
haga– pues analíticamente es su fundamento.
Como lector me habría gustado encontrar una explicación sobre por qué
la cuenca del Guayas y el por qué del arroz, es decir, cómo el autor llegó a
su elección, porque siempre es ilustrativo conocer los aspectos que marca-
ron sus líneas metodológicas. Una geografía del arroz parece de gran utili-
dad para el futuro porque tiene que ver con las características del desarrollo
regional, ya que si para el geógrafo la región es un objeto de estudio que
se deriva de la observación de un paisaje, para el historiador económico se
transforma en un instrumento analítico destinado a explicar la localización y
funcionamiento de estas actividades.
La obra de Roque Espinosa es una explicación completa de los vericue-
tos productivos, del mercado interno, el motor teórico y empírico que guía
sus esfuerzos. Fundamenta su argumento en el hecho de que para él es falsa
–o parcialmente falsa– la idea de que es el comercio exterior el eje del fun-
cionamiento de la economía ecuatoriana de la época. Es una lucha teórica
acerca del papel que cumplieron el sector externo y el interno en la congu-
ración de la economía ecuatoriana de la primera mitad del siglo pasado. Para
PRO40.indd 140 6/2/15 1:15 PM
Procesos 40, julio-diciembre 2014 141
Espinosa la clave explicativa es el mercado interno. Sin embargo, las cifras
usadas por el autor y buena parte de su argumento demuestran que, más
allá de la importancia que el mercado interno tuvo –aunque nada nos dice
el libro sobre el factor demográco– en la formación y expansión del sector
arrocero, esta descansó en el sector externo.
Sin duda, tampoco pasa desapercibido el trabajo desplegado para buscar
y encontrar fuentes con material estadístico de difícil y, a veces, uno piensa,
de imposible acceso en el caso del Ecuador, tanto por la pérdida de los archi-
vos como la falta de organización de la mayoría de los existentes. Espinosa
consulta todo lo imaginablemente posible. Por sus manos pasaron revistas,
guías comerciales, boletines, informes, memorias ociales, etc. que muestran
años de investigación y paciencia. Pero el lector tiene que estar prevenido
ante una lectura más bien difícil, no por la exposición, que es muy clara, sino
por la gran cantidad de información que contiene y que no siempre está en
el lugar adecuado.
Espinosa escoge un marco analítico que privilegia el papel de los actores
sociales involucrados en la producción del arroz. Son esenciales conceptos
como capitalistas, explotadores o campesinos explotados y autoexplotados,
el fomento, el crédito, el Estado, etc. Su orientación marxista es clara y res-
petable porque la rescata y le otorga seriedad, cuando ahora están de moda
los estudios de empresas y empresarios o la llamada “nueva historia insti-
tucional”, y, por supuesto, el legado de la New Economic History en las que
prevalecen rígidos marcos conceptuales y teóricos ceñidos a la teoría econó-
mica neoclásica.
Sin embargo, encuentro en este libro los mismos aspectos que una histo-
ria de la empresa trata como tipos de mercados y su combinación (interno e
internacional o regional); escenarios institucionales y coyunturas cambian-
tes; capacidad y habilidad de los agentes analizados; por supuesto apare-
cen entrelazadas las diversas actividades económicas como la agricultura,
el comercio, el transporte, el crédito y los bancos, etc. Por supuesto la de-
manda internacional o la conformación de redes familiares y de parentesco.
Conscientemente el autor hace una elección: a él no le interesa hacer una
historia de la empresa o empresas industriales (y por ello no se le puede
reclamar la ausencia de archivos de las piladoras) y enmarañarse en com-
plicados cálculos matemáticos, que explican cualquier realidad del mundo,
lo que le importa es qué consecuencias sociales tuvo el sector arrocero que,
nalmente, determinan un proceso histórico del Ecuador y una etapa de la
política nacional.
PRO40.indd 141 6/2/15 1:15 PM
Procesos 40, julio-diciembre 2014142
La receta de los estudios empresariales dicta que se debe estudiar la em-
presa y su organización, los factores históricos e institucionales que la de-
terminan; como origen del o los grupos industriales; los mercados a los que
responde; los cambios tecnológicos, etc. Pero todos estos aspectos están en el
libro de Roque Espinosa que aspira a una historia global del arroz, más que a
la sosticación, exactitud de las mediciones y a la pureza de la teoría econó-
mica moderna bajo supuestos que nunca ocurrieron. Un notable historiador
económico decía que, para explicar los hechos económicos, un buen cálculo
porcentual era más que suciente.
Aunque no se debe, es evidente que se puede pedir al libro lo que no
contiene, como que habría sido bueno desentrañar el grupo campesino que
aparece uniforme, como aparece el grupo de industriales, capitalistas y ex-
plotadores, pero entiendo que no era el objetivo del autor tratar estos puntos
en profundidad.
La economía arrocera en la cuenca del Guayas,
1900-1950. Algunas notas al margen
Santiago Cabrera Hanna
Universidad Andina Simón Bolívar, Sede Ecuador
Pocas veces en estos días el historiador se topa con investigaciones que
combinan un agudo análisis interpretativo con una profusa base empírica.
Los estantes de libros especializados están, más bien, llenos de aportes que
usan unas pocas fuentes para elaborar sosticadas elucubraciones teóricas,
muchas de las cuales no resisten el cotejo de sus conclusiones ante un acu-
mulado más amplio de documentos primarios. Me atrevo a decir que jun-
to a la investigación de Manuel Chiriboga sobre la economía cacaotera del
Ecuador, y al estudio de geografía histórica de Jean-Paul Deler, Desmemoria
y olvido. La economía arrocera en la cuenca del Guayas 1900-1950 es uno de los
trabajos de historia ecuatoriana que mayor cantidad de fuentes primarias
trabaja, conjugadas con una aguda discusión teórica. ¿Cuáles son sus con-
tribuciones?
PRO40.indd 142 6/2/15 1:15 PM

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.


ISSN: 1390-0099

Licencia de Creative Commons
Procesos: revista ecuatoriana de Historia is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 4.0 Internacional License.