¿Trasplantes incaicos o etnogénesis poscolonial?
El origen de los salasacas
de la Sierra ecuatoriana
Incaic Transplants or Postcolonial Ethnogenesis?
The Origins of the Salasacas in Highland Ecuador
Rachel Corr* y Karen Vieira Powers**
* Florida Atlantic University (USA) ** University of Arizona (USA)
rcorr@fau.edu / vieira.powers@gmail.com
Fecha de presentación: 15 de mayo de 2014
Fecha de aceptación: 3 de septiembre de 2014
Artículo de investigación
Procesos: revista ecuatoriana de historia, n.º 40 (julio-diciembre 2014), 37-62. ISSN: 1390-0099
PRO40.indd 37 6/2/15 1:15 PM
RESUMEN
Los salasacas son un grupo indígena con una historia de origen
controversial. Muchos escritos declaran que descienden de una
población trasplantada por los incas desde la actual Bolivia hasta su
ubicación en lo que hoy es Ecuador. El artículo presenta una narrativa
alternativa que identica tres migraciones a Salasaca, de diferentes
grupos indígenas, en el siglo XVI. Se demuestra que la nacionalidad
moderna de Salasaca surgió a través de transformaciones coloniales y
poscoloniales. Se argumenta que la distinción étnica de los salasacas
se debe a que optaron por unicarse como un solo grupo étnico para
permanecer como enclave indígena en una región que experimentó el
blanqueamiento cultural o mestizaje.
Palabras clave: Etnohistoria, etnogénesis, etnicidad, indígenas,
Audiencia de Quito, cultura amerindia, grupos étnicos, salasacas.
ABSTRACT
The salasacas are an indigenous group with a controversial history of
origen. Many manuscripts state that they descend from an uprooted
Inca population that traveled north from present Bolivia to their new
settlement that is now Ecuador. The article presents an alternative
narrative that identies three separate migrations to Salasaca, by
different indigenas groups, in the Sixteenth Century. It shows that the
modern Salasacan nationality emerged during colonial and
postcolonial transformations. It contends that the ethnic distinction of
the salasacas is due to the fact that they opted to collectively unite as
one solid ethnic group in order to remain as an Indigenas enclave in a
region that was experiencing whitening or widespread emergence of
half castes.
Key words: Ethnohistory, Ethnogenesis, Ethnicity, Indigenas, Quito,
Amerindian Culture, Ethnic groups, salasacas.
Rachel Corr
PhD en Antropología por la University of Illinois, Urbana-Champaign.
Profesora Asociada de Antropología en el Wilkes Honors College
de Florida Atlantic University, Estados Unidos. Ha recibido las becas Fulbright
IIE, Fulbright-Hays, y National Endowment for the Humanities para
investigar en Ecuador. Entre sus publicaciones constan Ritual and
Remembrance in the Ecuadorian Andes, University of Arizona Press, 2010.
Karen Vieira Powers
PhD en Historia por la Universidad de Nueva York. Ha estudiado etnohistoria
de los Andes por más de treinta años. Entre sus publicaciones más
importantes se incluyen: Prendas con pies: migraciones indígenas y supervivencia
cultural en la Audiencia de Quito. Quito: Abya-Yala, 1994; y Women in the
Crucible of Conquest: the Gendered Genesis of Spanish American Society.
Albuquerque: University of New Mexico Press, 2005.
PRO40.indd 38 6/2/15 1:15 PM
introducción
Los salasacas son un grupo étnico indígena único con 5 195 miembros
que habitan en la provincia de Tungurahua, en los Andes centrales del Ecua-
dor.
1
Ellos han sido descritos en varias publicaciones como “bravos” y uno
de los más “tradicionales” grupos indígenas del altiplano, quienes “por si-
glos han resistido la intrusión de los que no son indios”.
2
Han sido un grupo
endogámico y, según algunos ancianos salasacas, en el pasado no permi-
tían que personas ajenas cruzaran libremente su comunidad. Los salasacas
hablan su propio dialecto del quichua y, al igual que otras nacionalidades
indígenas de la Sierra, tienen un atuendo étnico distinto que los identica.
El origen de la comunidad de Salasaca tiene una historia controversial.
Algunos salasacas se consideran, y son vistos por otros, como un grupo ho-
mogéneo de sangre pura de mitmajkuna, supuestamente trasladado desde
Bolivia al Ecuador por los incas.
3
Los no salasacas mencionan la herencia
boliviana de los salasacas como un “hecho”, y la utilizan para explicar su
actitud “defensiva” en el presente. Esta interpretación ha dado lugar a una
forma de razonamiento circular: los salasacas deben haber sido mitmajkuna
porque están a la defensiva, y están a la defensiva porque han sido mitma-
jkuna.
4
Otros investigadores, como Alfredo y Piedad Costales, argumen-
tan que los salasacas son de origen Panzaleo-Puruhuá, es decir, nativos del
Ecuador.
5
Los Costales atribuyen el origen del mito de que los salasacas son
mitmajkuna a un error de González-Suarez, pero no especican en qué pu-
blicación. La referencia más temprana que hemos podido encontrar acerca
del mito es en el libro Puerta de El Dorado, de Darío Guevara, publicado en
1. Municipalidad de Pelileo, “Plan estratégico de la parroquia Salasaka 2005-2009”,
http://www.pelileo.gob.ec/index.php/ley-de-transparencia-101/category/52-planes-
de-desarrollo-local.
2. Joseph Cassagrande, “Strategies for Survival: the Indians of Highland Ecuador”,
en Cultural Transformations and Ethnicity in Modern Ecuador, ed. por Norman E. Whitten Jr.
(Urbana: University of Illinois Press, 1981), 260-277.
3. Durante la expansión imperial de los incas, a menudo se transfería a los disidentes
de las zonas recién conquistadas a partes distantes del imperio, mientras que la transfer-
encia de las poblaciones leales, ya sea para la contención militar o la aculturación, fueron
reubicados fueron llamados mitmajkuna (conocidos como mitimaes por los españoles). La
gente nativa de los Andes del Norte a menudo fueron llamados llajtayos o llajtakuna.
4. Véase la discusión en Peter Wogan, “Nationalism, Historical Consciousness, and
Literacy in Highland Ecuador” (Tesis doctoral, Brandeis University, 1997), 90.
5. Piedad Peñaherrera de Costales y Alfredo Costales Samaniego, Los salasacas: inves-
tigación y elaboración, vol. 8 (Quito: Instituto Ecuatoriano de Antropología, 1959).
PRO40.indd 39 6/2/15 1:15 PM
Procesos 40, julio-diciembre 201440
1945. En cuanto al topónimo Salasaca, Guevara dice que parece ser un térmi-
no de origen puruhá, ya que “–saca” es parte de muchos apellidos puruhás.
6
Por otra parte, los Costales argumentan que los salasacas han sido iden-
ticados bajo diferentes nombres a través de su historia. También sugieren
que son parte de los últimos descendientes de los Pachanlicas del Reyno de
Quito, y que fueron los españoles quienes los designaron bajo el nombre de
“salasacas”: “en recuerdo quizá de algún cacique de la región a la llegada de
los blancos”.
7
Según ellos, el nombre resulta de la fusión de dos apellidos:
Sala (del Panzaleo) y Saca (apellido puruhá).
Independientemente de este punto de vista, la mayoría de autores asu-
me que los salasacas siempre han sido una agrupación homogénea.
8
Una
versión popular de la historia presenta un escenario en el que un grupo de
salasacas vino directamente de Bolivia a su ubicación actual en el Ecuador,
donde permanecieron como colectivo aislado y homogéneo.
9
Algunos etno-
historiadores norandinistas prominentes sospechan que el origen de la his-
toria simplemente se repite de un escrito a otro, sin pruebas, lo que puede
haber dado lugar a una aceptación espuria.
Tal vez el lector se pregunte si la aplicación del análisis de la memoria
histórica colectiva sería apropiada en este caso, pero le aseguramos que no lo
es. Los mismos salasacas no están de acuerdo en cuanto a la historia de su ori-
gen. En 1991, cuando una etnógrafa preguntaba a varios de ellos sobre la his-
toria mitmae, por lo general tenía como respuesta: “eso es lo que nos dicen”.
Esto sugiere que la historia no es creación propia de los salasaca, sino que fue
introducida por personas ajenas a su comunidad, posiblemente por antropó-
logos en la década de 1940. Sin embargo, hay un recuerdo de 70 años, que se
transmite intergeneracionalmente dentro de la comunidad. La forma en que
6. Darío Guevara, Puerta de El Dorado (Quito: Moderna, 1945), 53.
7. Peñaherrera y Costales, Los salasacas…, 29.
8. Con excepción de Aquiles Pérez y Pedro Reino Garcés. Basado en un análisis
lingüístico de apellidos salasacas y en investigación de documentos coloniales, Reino Gar-
cés argumenta que los salasacas son el resultado de la consolidación de tres grupos: los
quitu-pantsaleos, los colla-aymaras-quichuas, y los Pillajo-Nascas peruanos. Pérez divide
los apellidos en unidades discretas, les adjudica varios orígenes lingüísticos y argumen-
ta que los salasacas no eran un grupo homogéneo. Aquiles R. Pérez, Los seudopantsaleos
(Quito: Instituto Ecuatoriano de Antropología y Geografía / Talleres Grácos Nacionales,
1962); Pedro Arturo Reino Garcés, La comarca de Capote: Cevallos (Municipio de Cevallos,
2004), 71; María Eugenia Choque Quishpe cita documentos históricos que mencionan los
grupos étnicos de los pilalata y sigchos en Salasaca colonial, pero ella no propone ningún
argumento acerca de etnogénesis. María Eugenia Choque-Quishpe, “La estructura de
poder en la comunidad originaria de Salasaca” (Tesis de maestría, FLACSO, 1992), 101.
9. Véase, por ejemplo, el libro de Ulf Scheller, El mundo de los salasacas (Guayaquil:
Fundación Antropológica Ecuatoriana, 1972).
PRO40.indd 40 6/2/15 1:15 PM
Procesos 40, julio-diciembre 2014 41
los padres comunican la historia del origen salasaca a sus hijos varía. Algunos
dicen que es una posibilidad, otros que es cierta, varios que no, mientras otros
más aún repiten “eso es lo que nos dicen”. La memoria colectiva es maleable
y cambia de acuerdo a las contingencias históricas;
10
la comunidad no ha lle-
gado a un consenso acerca de su origen hasta ahora,.
Con la intención de descubrir referencias históricas que pudieran con-
tener información sobre los orígenes de la comunidad de Salasaca hemos
examinado datos etnográcos e históricos disponibles en varios archivos
coloniales. Aunque la mayoría de los documentos que citamos son del siglo
XVII tardío y siglo XVIII, hallamos el origen de los patrones de migración
en el siglo XVI. Nuestro interés no es desacreditar un mito, ya que, como
dijo un ilustre historiador: “La historia contiene elementos míticos, y el mito
contiene elementos históricos. Suponer lo contrario es poner demasiada fe
en nuestra capacidad de reconstruir el pasado a través del logos, y muy poca
imaginación para buscar la verdad inherente al mito”.
11
Nuestro objetivo es
presentar una narrativa alternativa sobre la historia del origen salasaca deri-
vada de evidencia contemporánea e histórica. Además, intentamos poner los
resultados de nuestra investigación al alcance de miembros de la comunidad
que han expresado interés en el tema.
las migraciones a salasaca
Nuestra metodología es interdisciplinaria en cuanto combina datos etno-
grácos con las fuentes etnohistóricas coloniales, de naturaleza cualitativa y
cuantitativa. Seleccionamos trece antropónimos de uso actual entre los salasa-
cas. Entre estos apellidos, solo uno, Jerez (frecuentemente deletreado Xerez en
los registros), es de origen español. Los trece antropónimos en orden de ma-
yor prevalencia son: Masaquiza, Caizabanda, Pilla, Jerez, Chango, Anancolla,
Comasanta, Chimbosina, Curichumbi, Chicayza, Chilliquinga y Pancha.
Con base en investigaciones de los registros coloniales de la Audiencia
de Quito (actual Ecuador) sobre estos apellidos, presentamos evidencia de
cómo los salasacas emergieron de una serie de migraciones planicadas por
sus caciques, a partir de principios del siglo XVII. Postulamos que las mi-
graciones comenzaron aún antes, tal vez en la segunda mitad del siglo XVI,
cuando los caciques disfrutaban de más autonomía, debido a la necesidad
10. Peter Burke, . Peter Burke, Varieties of Cultural History (Ítaca: Cornell University Press, 1997), 46;
Maurice Halbwachs, On Collective Memory (Chicago: University of Chicago Press, 1992
[1936]).
11. David J. Weber, . David J. Weber, Myth and History of the Hispanic Southwest (Albuquerque: Univer-
sity of New Mexico Press, 1988), ix.
PRO40.indd 41 6/2/15 1:15 PM
Procesos 40, julio-diciembre 201442
de los españoles de tener aliados indígenas. Los antepasados de los sala-
sacas modernos fueron enviados por sus señores a su ubicación actual en
Salasaca (jurisdicción de Ambato), en calidad de kamayujkuna y forasteros.
12
Al rastrear los ujos migratorios, descubrimos que al menos cuatro grupos
distintos estaban viviendo en la región a nales del siglo XVIII. Nuestra in-
vestigación revela los elementos precursores que condujeron a la identidad
emergente de los migrantes como “salasacas” en el siglo XIX. A continuación
examinamos la bibliografía disponible sobre los siglos XIX y XX, con la in-
tención de identicar algunas de las contingencias históricas que dieron lu-
gar a la fusión salasaca como una comunidad indígena altamente unicada
y distinta a principios de la década de 1900.
Los escritos modernos muestran una obvia discontinuidad de 500 años
en la historia salasaca: la mayoría de los autores mencionan la hipótesis de la
mitmajkuna precolombina, ignoran el período colonial y describen la “menta-
lidad” moderna de los salasacas como consecuencia directa de su patrimonio
supuestamente boliviano.
13
No negamos que los antepasados de algunos de
ellos hayan sido mitmajkuna, debido a las grandes masas de gentes traslada-
das por los incas a la Sierra central y laderas occidentales contiguas de los An-
des del Norte (Latacunga, Ambato, Riobamba, Sigchos, Angamarca y Chimbo).
Sin embargo, los documentos coloniales indican que los antepasados salasacas
12. Los. Los kamayujkuna eran especialistas enviados por sus líderes indígenas a formar
colonias en zonas donde pudieran cultivar recursos especiales no disponibles en sus co-
munidades de origen. En Quito, el sistema de trabajo kamayuj no estaba muy desarrollado
antes de la dominación incaica. Frank Salomon, Native Lords of Quito in the Age of the Incas
(Nueva York: Cambridge University Press, 1986), 114. En el período colonial español los
kamayujkuna también se concentraron en productos necesarios para los obrajes (talleres
textiles) que dominaron la economía de la Audiencia de Quito a nales del siglo XVI y a
través del siglo XVII. Forasteros, por otro lado, fueron a veces parte de una estrategia de
“sillas musicales” en la que los caciques intercambiaban miembros de la comunidad, con
el n de declararlos ausentes, y evitar así el pago del tributo correspondiente y ocultar
mano de obra privada. En otras ocasiones, por iniciativa propia, los forasteros emigra-
ban solos, en familias, linajes, e incluso ayllus enteros. Migraciones y forasterismo fueron
prácticas comunes en las sociedades coloniales andinas: Nicolás Sánchez-Albornoz, Indios
y tributos en el alto Perú (Lima: Instituto de Estudios Peruanos, 1978); Brian Evans, “Cen-
sus Enumeration in Late Seventeenth-Century Upper Peru: The Numeración General of
1683-1684”, en Studies in Spanish American Population History, ed. por David J. Robinson
(Boulder: Westview Press, 1981), 25-44; Karen Vieira Powers, Andean Journeys: Migration,
Ethnogenesis, and the State in Colonial Quito (Albuquerque: University of New Mexico Press,
1995); Thierry Saignes, Caciques, Tribute and Migration in the Southern Andes (Londres: Uni-
versity of London, 1985); David Robinson, ed., Migration in Spanish Colonial America (Nue-
va York: Cambridge University Press, 1990); Ann Wightman, Indigneous Migration and
Social Change: The Forasteros of Cuzco, 1520-1720 (Durham: Duke University Press, 1990).
13. Wogan, “Nationalism, Historical Conscoiusness…”, 88-101. . Wogan, “Nationalism, Historical Conscoiusness…”, 88-101.
PRO40.indd 42 6/2/15 1:15 PM
Procesos 40, julio-diciembre 2014 43
también fueron parte de alianzas etnopolíticas y de migraciones múltiples que
tuvieron lugar durante el régimen español. Como en muchos casos, las trans-
formaciones en el período colonial contribuyeron a promover la aparición de
la gente salasaca. Pasamos ahora a los escritos coloniales sobre la población de
estudio para mostrar su etnogénesis a través de migración y matrimonios mix-
tos, citando litigios, censos y registros de tributos en orden cronológico.
Las fuentes coloniales secundarias (con la excepción de una breve men-
ción por Cicala en 1771),
14
y muchas de las fuentes primarias, no mencionan
a Salasaca como lugar
15
ni a los salasacas como pueblo. El término no se men-
ciona entre las 18 reducciones (asentamientos nucleados) de Ambato reali-
zada por Antonio de Clavijo en 1584,
16
pero es muy probable que haya sido
incluida en el pueblo de Pelileo (el cantón al que hoy pertenece Salasaca).
Una relación anónima de 1605 menciona tres parcialidades de Pelileo: la de
los Guambahalos, la de los Chumaquies y la de los camayos “que pertene-
cen a diversas encomiendas y caciques de otras provincias; porque desde el
tiempo del Inga están señalados por camayos y ortelanos como camayos de
los caciques para el benecio de la coca”.
17
Postulamos que los kamayujkuna
y forasteros que se asentaron en Salasaca fueron parte de esta tercera parcia-
lidad. Las relaciones coloniales no mencionan a una nación aborigen salasa-
ca, como hacen mención de otros grupos. Sin embargo, esto no descarta la
posibilidad de que haya existido un grupo, nativo o mitmaj. El documento
colonial más temprano que hemos encontrado que hace referencia al grupo
étnico que aquí se estudia es de 1693, en el cual un fraile dominico menciona
familias de indios “camaios puruayes de siete parcialidades del ayllo de los
carpinteros y salasacas, Corona Real y forasteros […] los Guambaloes, Pila-
latas, y Chumaquies…”.
18
14. Mario Cicala, . Mario Cicala, Descripción histórico-topográca de la provincia de Quito de la Compañía
de Jesús (Quito: Biblioteca Ecuatoriana Aurelio Espinosa Pólit, 1994 [1771]). Cicala escribió
un estudio geográco de la región en 1771. A diferencia de otros escritores coloniales, que
mencionaron Chumaquí y Guambaló, pero no Salasaca, Cicala incluye otros grupos en la
categoría de “indios Salasacas” de la región.
15. La actual parroquia indígena de Salasaca es distinta del lugar llamado “las Pam-. La actual parroquia indígena de Salasaca es distinta del lugar llamado “las Pam-
pas de Salasaca”, en la parroquia de Mocha.
16. Archivo General de Indias. “Informaciones: Antonio de Clavijo” (Quito, 1584), . Archivo General de Indias. “Informaciones: Antonio de Clavijo” (Quito, 1584),
legajo Quito, carpeta 47, n.
o
14. Portal de archivos españoles, http://pares.mcues/Pares-
Busquedas/servlets/ImageServlet.
17. “Descripción de los pueblos de la jurisdicción del corregimiento de Villar don Par-. “Descripción de los pueblos de la jurisdicción del corregimiento de Villar don Par-
do en la provincia de los puruguayes” (1605), en Relaciones histórico-geográcas de la Audi-
encia de Quito (siglos XVI-XIX), t. II, ed. por Pilar Ponce Leiva (Quito: Abya-Yala, 1994), 55.
18. “Fray Francisco Dias, Procurador del O.P. sobre la reedi cación de la iglesia del . “Fray Francisco Dias, Procurador del O.P. sobre la reedicación de la iglesia del
Pueblo de Pelileo”. Archivo Nacional del Ecuador (ANE), Religiosos (20-VI-1693), caja 7,
exp. 23.
PRO40.indd 43 6/2/15 1:15 PM
Procesos 40, julio-diciembre 201444
LOS SIGCHOS COLLANAS
El primer ujo migratorio hacia Salasaca que hemos identicado fue el
de los Masaquiza (y las familias con otros apellidos parecidos). Puesto que
este (y sus variaciones Masaquisa, Masaquicha, Masaquina y Machaquicha)
es el antropónimo más frecuente en la actual parroquia de Salasaca, y como
sabemos que los Masaquiza vinieron de Sigchos Collanas en el Corregimien-
to de Latacunga, examinamos los documentos tanto por la mención del ape-
llido como por la de Salasaca como lugar. La primera referencia es un regis-
tro del año de 1619 que proviene de cuentas del obraje de San Ildefonso que
se encontraba en el pueblo de Pelileo,
19
y menciona a un trabajador llamado
Alonso Masaquiza de la “parcialidad de los camayos de Pelileo”.
20
La mención es el primer indicio que tenemos de esta migración y de
la condición de los Masaquiza como kamayujkuna. La siguiente mención
proviene del archivo de cuentas de tributos de 1699 de la encomienda que
pertenecía a las Monjas Bernardas de Madrid, en el que se registra que el Co-
rregidor de Latacunga recogió tributo de los “indios camayos Salasacas”.
21
El
censo de 1711 de los camayos de Latacunga enumera varias personas de ori-
gen Sigchos Collanas que vivían en Salasaca y las áreas circunvecinas.
22
Estos
documentos indican que hubo una migración continua de kamayujkuna de
la región de Latacunga a Salasaca, la cual comenzó antes de 1619.
Dado que la mayor parte de nuestra evidencia proviene del siglo XVIII,
antes de continuar es fundamental describir el contexto de ese período. En la
literatura colonial de la Audiencia de Quito, el siglo XVIII se conoce como “el
siglo catastróco”. Los desastres naturales y epidemiológicos de nales del
siglo XVII y del XVIII dejaron a su paso uno de los peores colapsos demográ-
cos de la historia andina. Suzanne Alchon reporta que aproximadamente
19. “Cuentas del obraje de San Ildefonso del General Don Antonio López de Galarza . “Cuentas del obraje de San Ildefonso del General Don Antonio López de Galarza
hechas por mandado del señor Doctor Don Luis Joseph Merlo de la Fuente del gobierno
de su Magestad”. ANE, Obrajes, caja 2, 1619-1666, fol. 8v.
20. Dos parcialidades (Guambahaló y Chumaquí) estaban sujetas a la mita, pero la . Dos parcialidades (Guambahaló y Chumaquí) estaban sujetas a la mita, pero la
“parcialidad de los camayos” (Salasaca) estaba exenta. Los detalles de los decretos reales
nunca tuvieron mucho peso, especialmente en las provincias periféricas. A los hombres in-
dígenas que no estaban sujetos a la mita a menudo se les imponía el servicio de concertaje,
como si hubieran sido contratados para trabajar ahí voluntariamente. Hemos encontrado
menciones de los Masaquiza en los registros de pago del obraje, indicando el recluta-
miento laboral ilegal (y tal vez coercitivo).
21. “Cuenta de tributos de la encomienda de las Monjas Bernardas cituada en Sigchos,
Isinlivi, Guanujo y Colorados” (28-XII-1699). ANE, Tributos, caja 6.
22. “Numeración de los camayos de Latacunga, 1710-1711”. Archivo del Banco Cen-
tral del Ecuador (BCE) Ambato, Censos 7, ff. 26.
PRO40.indd 44 6/2/15 1:15 PM
Procesos 40, julio-diciembre 2014 45
el 50 % de la población nativa del norte/centro de la Sierra (Quito, Latacun-
ga, Ambato y Riobamba) sucumbió a estas catástrofes, las cuales tuvieron
como consecuencia una grave escasez de mano de obra.
23
Al mismo tiempo,
contingencias mundiales promovieron la debacle de la economía textil de
la Audiencia,
24
de la cual dependía para su subsistencia la mitad de la po-
blación, incluyendo los trabajadores andinos. Como consecuencia, los pue-
blos indígenas emprendieron migraciones masivas en busca de un lugar que
ofreciera alguna subsistencia. Dentro de este contexto de caos económico y
demográco es que procedimos a examinar fuentes del siglo XVIII. Revisa-
remos ahora cuatro litigios que proporcionan indicios de las migraciones de
Sigchos Collanas a Salasaca.
En un caso de 1712, don Francisco Masaquiza, el “cacique principal del
pueblo de San Buenaventura de Salasaca”, pidió una real provisión para li-
berarse de la obligación de proporcionar mano de obra indígena a los terra-
tenientes españoles de la zona. Argumentó que ya había mandado varios
gañanes como peones a haciendas locales, y que no tenía más gente que
mandar, debido a la reciente mortandad y al ausentismo;
25
ganó el caso. Este
documento proporciona información signicativa sobre Salasaca en el siglo
XVIII. Francisco Masaquiza, como principal (cacique secundario), armaba
que era sujeto del señor don Leonardo Hati de Latacunga. Lo que sugiere
es que las personas que vivían en Salasaca lo hacían en estado kamayuj, así
como que don Francisco Masaquiza era natural de Sigchos pero “principal
mandón en el sitio de Salasaca”, quien al parecer fue enviado para gobernar
la población kamayuj. Su nombramiento como principal “de los indios del
Sacramento (monjas Bernardas) que residen en Salasaca designados cama-
yos” fue conrmada más tarde a través de un juicio.
26
Este caso también
sugiere que la exención de la mita que disfrutaron los kamayujkuna cambió
durante este período de severa escasez de mano de obra.
En 1727 otro de los señores Hati, don Francisco Hati Haja, presentó una
demanda en contra de la cacica de los forasteros de Ambato, Gertrudis Vi-
banco. El ausentismo estaba tan fuera de control en el siglo XVII que la Coro-
23. Suzanne Austin Alchon, Native Society and Disease in Colonial Ecuador (Nueva York:
Cambridge University Press, 1991).
24. Kenneth J. Andrien, . Kenneth J. Andrien, The Kingdom of Quito, 1690-1830: The State and Regional Devel-
opment (Nueva York: Cambridge University Press, 1995), 166.
25. “Don Francisco Machaquicha cacique principal de San Buena Ventura de Salasaca . “Don Francisco Machaquicha cacique principal de San Buena Ventura de Salasaca
pide Real provisión para no repartir entero a sus vecinos” (15-II-1712). ANE, Indígenas
(Ind.), caja 33, exp. 8, ff. 6.
26. “Don Francisco Ati Haja, cacique principal y governador de los pueblos de Sig-
chos, Isinlivi y Toacaso, trae demanda sobre unos indios de la familia y apellido Masaqui-
sa” (1-I-1728). ANE, Cacicazgos (Cac.), caja 5, exp. 17, ff. 19.
PRO40.indd 45 6/2/15 1:15 PM
Procesos 40, julio-diciembre 201446
na trató de agregar a los forasteros en sus parcialidades, que a menudo eran
administradas por caciques particulares.
27
Vibanco aparentemente había en-
gañado a 18 hombres de Salasaca, de apellido Masaquiza, para que fueran
registrados entre sus sujetos como forasteros. Don Francisco Hati Haja, se-
ñor de “Sicchos, Isinlivi y Toacazo” en la jurisdicción de Latacunga, armó
que, debido a los orígenes sigchos collanas de sus madres y abuelas, eran
legítimamente sus sujetos y que pertenecían a la encomienda de las Monjas
Bernardas.
28
Don Leonardo Hati, “cacique y gobernador de la ciudad de San
Sebastián”, apoyó su testimonio. Todos los testigos y los mismos Masaquiza,
armaron que eran de origen sigchos collanas, porque su abuela, María Asu-
chimbo, había venido de esa región entre los 1640 y 1650, y “tuvo muchos
hijos ilegítimos” en Salasaca.
29
Otro testigo, Agustín Anancolla, declaró que
él también era sujeto de don Francisco Hati Haja, y que los Masaquiza que
vivían en Salasaca reconocían a los Hatis como sus señores legítimos.
Del mismo modo, en un pleito de 1743, Carlos Masaquiza, quien vivía
en Salasaca, declaró que era sujeto de don Francisco Hati Haja de los sigchos
collanas. Según el litigante, su abuelo, Simón Masaquisa, vino de Collanas
para residir en “un sitio nombrado Salasaca”, donde se casó con Marta Jerez,
una mujer andina de la misma comunidad (“ayllu y parcialidad”) de Colla-
nas. En Salasaca “procrearon” a su padre, Lucas Masaquisa.
30
Como prueba,
Carlos mostró el registro de 1730 de Collanas, donde aparecía su nombre y
los nombres de sus padres, y se armaba que “residen en Salasaca con sus
padres [...] pagando la tasa de tres pesos dos reales y medio por año”. Carlos
denunció que un cacique local estaba tratando de obligarle a trabajar en el
obraje de San Ildefonso y a pagar la tasa de tributo de seis pesos y tres reales
por año, a pesar de que estaba exento (reservado) de la mita y de que no te-
nía acceso a tierras comunales. Aunque este documento no especica que los
migrantes eran kamayujkuna, el hecho de que continuaron pagando tributo
al cacique de Sigchos Collanas y el que estuvieran incluidos en su padrón,
demuestra que mantenían la pertenencia a su comunidad de origen, tal como
lo habían venido haciendo los kamayujkuna. Sin embargo, existieron uc-
27. Powers, Andean Journeys…, 87-95.
28. La Corona concedió una extensión a la encomienda de Las Monjas Bernardas del
Sacramento de la Villa de Madrid (“Tercera vida”), la cual continuó siendo una de las
últimas encomiendas en Quito del siglo XVIII. Javier Ortiz de la Tabla Ducasse, Los en-
comenderos de Quito 1534-1660: Origen y evolución de una élite colonial, (Sevilla: CSIC,
1993), 113-114.
29. A pesar de los esfuerzos de la Iglesia, la poligamia continuó en algunas zonas bien
entrado al período colonial; María Asuchimbo fue posiblemente una segunda esposa.
30. “Carlos Masaquisa indio natural del pueblo de Pelileo pide no estar obligado de
servir en el obraje de Sn. Ildefonso por no ser de la comunidad” (9-III-1743). ANE, Ind.,
caja 54, exp. 24, ff.3.
PRO40.indd 46 6/2/15 1:15 PM
Procesos 40, julio-diciembre 2014 47
tuaciones en el estado kamayuj de los salasacas, las cuales se experimentaron
mientras luchaban por mantener su estatus de exención en el siglo XVIII. Este
caso también demuestra que migrantes de origen sigchos collanas se casaban
en Salasaca, como lo hicieron los padres y los abuelos de Carlos Masaquiza.
Esta evidencia nos lleva a preguntarnos si los miembros de la comunidad de
migrantes permanecían endogámicos en su nueva ubicación. Si este fuera el
caso, en 1743, Salasaca era todavía una mezcla de grupos étnicos que estaban
separados uno del otro. Dado que este es el único caso con información sobre
matrimonios en Salasaca entre migrantes originarios de la misma comuni-
dad, no es posible determinar con certeza si esto ejemplica un caso aislado o
una norma de matrimonio que se dio en la región durante el período colonial.
Estimamos que los abuelos de Carlos Masaquiza emigraron hacia 1693,
en los primeros años de la caída demográca. Dado que el litigio no arma
que hayan comprado tierras en Salasaca, no estamos seguros de que los mi-
grantes de Sigchos Collanas hayan estado comprando parcelas en respuesta
a una economía vacilante o si estaban funcionando todavía como kamayu-
jkuna. De cualquier forma, los migrantes seguían un patrón de migración de
la región de Sigchos a Salasaca que se observó por primera vez en el siglo
XVII. Los documentos sugieren que los caciques continuaron estos movi-
mientos, tanto antes como después de los desastres en 1690, y demuestran el
patrón de las migraciones de diferentes pueblos indígenas a Salasaca.
En un caso de 1754, Cecilia Comasanta, una mujer andina de Salasaca, pre-
sentó una demanda contra Ignacio Fiallo sobre unas tierras llamadas Catita-
gua. Varios testigos indígenas declararon que las tierras en cuestión siempre
habían sido cultivadas por los indígenas pilalatas de Pelileo. Otros armaron
que habían sido concedidos al conquistador Francisco de la Parra, y que se
transmitieron por herencia hasta su último descendiente, Joseph de la Parra,
quien comenzó a alquilarlas a los indígenas en parcelas cerca de Salasaca. Con
el tiempo, los indígenas comenzaron a deslindar sus parcelas con plantas de
cabuya, y a heredarlas a sus descendientes mediante testamentos. De la Parra
ordenó a su mozo que arrancara de raíz las plantas de cabuya, para evitar que
los indígenas fueran a pensar que las parcelas les pertenecían. Tal vez Joseph
de la Parra estaba familiarizado con esta estrategia de apropiación de tierras ya
que los españoles la habían usado para despojar de sus tierras a los indígenas
en la Época Colonial temprana. El acto de los pueblos indígenas que reclaman
las parcelas de alquilar como propias, podría ser visto como una inversión de
las estrategias españolas de expropiación de tierras indígenas, una forma de
resistencia en la que los indígenas vencieron a los españoles en su propio juego.
En la demanda, Ignacio Fiallo dijo que Cecilia Comasanta y otros indíge-
nas se apropiaron de las tierras que eran legítimamente suyas. Él era un des-
cendiente de los De la Parra, y trató de reclamar las tierras como suyas a pe-
PRO40.indd 47 6/2/15 1:15 PM
Procesos 40, julio-diciembre 201448
sar de que sus derechos jurídicos sobre ellas eran ambiguos. En el presente, el
lugar conocido como Catitagua pertenece exclusivamente a los salasacas. En
este caso, que fue continuado en 1775, de los diez testigos indígenas interro-
gados, siete armaron ser de origen sigchos collanas y uno de los Tacungas.
31
El caso es relevante no solo porque demuestra cómo los salasacas adquirieron
partes de su territorio actual, sino también porque la mayoría de los testigos
indígenas declararon llevar por apellido Masaquiza y ser de origen sigchos
collanas. Vicente Caisabanda también declaró ser de Sigchos Collanas. Jose-
ph Chango declaró ser de los tacungas y que su padre lo trajo directamente
desde Latacunga a Salasaca, cuando era un niño pequeño (ca. 1685).
Tomados en conjunto, estos documentos muestran una migración de los
andinos con los apellidos Masaquiza, Chango, Jerez, Caisabanda y Anan-
colla, todos ellos apellidos comunes entre los Salasacas actuales. Este ujo
migratorio procedía del Corregimiento de Latacunga (principalmente de
Sigchos Collanas y los tacungas) a Salasaca. Algunos de estos migrantes se
desempeñaron como kamayujkuna bajo el liderazgo del principal, Francis-
co Masaquiza. En 1743, Carlos Masaquiza declaró haber comprado tierras
locales; por 1754 varios Masaquiza alegaban posesión legítima de tierras en
Salasaca. A veces los Masaquiza eran identicados como “indios salasacas”
en documentos coloniales, pero se les describía como “indios salasacas de
la encomienda” o “indios salasacas del Sacramento” (ambos referentes a la
encomienda de las Monjas Bernardas del Sacramento de la Villa de Madrid)
y siempre descritos como pertenecientes a Sigchos Collanas. Lo claro es que
los pueblos indígenas migraron de Latacunga a Salasaca en el siglo XVII,
sobre todo como kamayujkuna y que sus descendientes se identicaron con
sus comunidades de origen a lo largo del siglo XVIII.
¿Quiénes fueron los sigchos collanas? Aunque los antepasados particula-
res de los salasacas emigraron de la región de Latacunga, ellos pudieron ha-
ber sido descendientes de un trasplante previo de mitmajkuna a esta región.
Grupos diversos emigraron a Sigchos de muchas regiones del imperio Inca,
posiblemente hasta de regiones que hoy pertenecen a Bolivia. Es importante
enfatizar que la palabra collana no debe confundirse con el término Collasu-
yu, región perteneciente a Tawantinsuyu, que incluye el altiplano boliviano
moderno, pues puede conducir a la interpretación errónea de que los sigchos
collanas fueron mitmajkuna bolivianos. Antes bien, Collana es un adjetivo
que se usaba para describir a una unidad política superior o a una unidad
política más amplia, en el sistema de clasicación social tripartita de los incas.
31. “Cecilia Comasanta contra Ignacio Fiallo por tierras de Catitagua” (2-XI-1754)
ANE, Ind., caja 67, exp. 14, ff. 170; “Juan Fiallo en la demanda sobre tierras de Neyton”
(23-XII-1775). ANE Tungurahua, notaría 2.ª, caja 2, exp. 16, ff. 45.
PRO40.indd 48 6/2/15 1:15 PM
Procesos 40, julio-diciembre 2014 49
Teniendo en cuenta que Sigchos albergaba varios grupos étnicos de mitma-
jkuna y las muchas posibilidades que podrían derivarse de esta perspectiva,
los sigchos collanas pudieran haber sido: mitmajkuna boliviana; mitmajkuna
de varios grupos étnicos del imperio que eran todos de unidades políticas co-
llanas (aunque menos probable); o, uno o más ayllus mitmaj o de origen no-
randino local, que se habían distinguido sucientemente para ser llamados
collana. Juan Carrera Colín y Jorge Quishpe
32
identicaron a los Masaquiza
como mitmajkuna sin proporcionar evidencia. Por otra parte, Yolanda Navas
arma que los Masaquiza (Machaquicha en los documentos que presenta)
tuvieron orígenes en los Andes del norte de la provincia de Angamarca.
33
No
obstante de que se identicaran a mismos con su origen sigchos collanas,
al parecer en el siglo XVIII ya no venían a Salasaca como kamayujkuna sino
que habían adoptado una estrategia de supervivencia mediante la compra
de tierras, tal vez en respuesta a la crisis económica en Sigchos Collanas. Sea
cual fuere su proveniencia, creemos que los sigchos collanas formaban parte
de la empresa triangular de la familia Hati que explotaba recursos de Quijos
(este), Sigchos (oeste) y de Ambato y Latacunga (Sierra central).
34
Pasamos ahora a rastrear las trayectorias migratorias de los tacungas y
los puruhuayes, con datos que encontramos en los censos (numeraciones) y
registros de tributos (cartas cuentas) del siglo XVIII. Los documentos inclu-
yen veinte censos y veinte cartas cuentas entre 1710 y 1778,
35
corresponden a
pueblos dentro de la jurisdicción de Ambato, y próximos a la colonia kama-
yuj de Salasaca (todos localizados al este de Ambato).
36
Creemos que estos
32. Juan Carrera Colín, “Apuntes para una investigación etnohistórica de los cacicaz-
gos del corregimiento de Latacunga, siglos XVI y XVII”, Cultura 4, n.° 11 (1981): 143. Jorge
Marcelo Quishpe, Transformación y reproducción indígena en los andes septentrionales
(Quito: Abya-Yala, 1999), 99.
33. Yolanda Navas de Pozo, Angamarca en el siglo XVI (Quito: Abya-Yala, 1990),
83-84.
34. Para una extensa discusión de sus bienes y actividades económicas véase Karen
Vieira Powers, “Resilient Lords and Indian Vagabonds: Wealth, Migration, and the Repro-
ductive Transformation of Quito’s Chiefdoms, 1500-1700”, Ethnohistory 38, n.° 3 (1991):
230-242.
35. ANE Ambato, no catalogado (1986). Estos documentos también indican que los
salasacas no fueron los únicos kamayujkuna en la región de Ambato. El área era única,
pues a pesar de que se considera parte del altiplano, se caracteriza por tener pequeños
valles dispersos de menor de altitud rodeados por lomas (a menudo denominados valles
abrigados) donde kamayujkuna fueron ubicados por los Incas para recoger o producir
recursos especiales que normalmente no fueron disponibles en tierras altas. En consecuen-
cia, la región de Ambato fue el hogar de muchas comunidades kamayuj.
36. Las Cartas Cuentas eran inusuales por su inclusión de los nombres y lugares de
residencia de los hombres indígenas que debían tributo durante cuatro tercios (pagos de
tributos semestrales en Navidad y el día de San Juan, en junio) entre 1768 y 1777.
PRO40.indd 49 6/2/15 1:15 PM
Procesos 40, julio-diciembre 201450
documentos esclarecen quiénes son los habitantes de Salasaca y cuál es su
origen.
LOS TACUNGAS
El segundo ujo migratorio desde Latacunga a Salasaca fue el de los
tacungas, también sujetos de los Hatis en su bastión latacungueño de San
Miguel. Nuestras fuentes sugieren que una migración de tacungas ocurrió
alrededor 1685,
37
y documentan una migración que ocurrió en 1777.
38
Ese
año había 46 tributarios, 16 de ellos de apellidos que coinciden con los de
los salasacas actuales, entre ellos Cullqis, Chilliquingas y Changos. Yancha-
panta aparece nueve veces en la cartacuenta de 1777 y, según el registro de la
parroquia de Salasaca, fue un apellido común hasta 1920.
39
Esto sugiere que
el número original de tributarios con apellidos salasacas fue de 25, lo que
representa más de la mitad de los tacungas que migraron a Salasaca. Ningu-
no de estos migrantes era de apellido Masaquiza, lo que sugiere que hubo
múltiples migraciones a Salasaca, motivadas tal vez por diferentes factores.
Los Masaquiza fueron enviados desde Sigchos Collanas a trabajar como ka-
mayujkuna, en tanto que los tacungas guraban como sueltos (forasteros),
pero también fueron enviados allí por sus caciques. Es evidente que el movi-
miento inicial se llevó a cabo en una fecha mucho más temprana, ya que solo
18 de los tributarios estaban aún presentes en Salasaca en 1777. Se reporta
que la mayor parte de ellos estaban viviendo con españoles. Evidentemente,
hacia nales del siglo XVIII, el propósito del movimiento migratorio, origi-
nalmente orquestado por los Hatis, se estaba viniendo abajo.
Los Hatis orquestaron migraciones de tacungas no solo a Salasaca, sino a
otros seis pueblos de la región circundante: Píllaro, Pelileo (las otras dos par-
cialidades), Mocha, Quero, Pasa, Quisapincha y Las Totoras (una parroquia
que linda con Salasaca actual). Estos movimientos migratorios no se debie-
ron al escape esporádico de gente desesperada sino a migraciones precisa-
mente planicadas de familias enteras y sus parentelas. No estamos seguras
de si estos migrantes eran kamayujkuna o parte de un intercambio forastero.
El número de tributarios generalmente oscilaba entre 33 y 57. La mayoría de
estos migrantes pagaban la tasa de tributo forastero de 2,5 pesos.
37. “Cecilia Comasanta…”. ANE (1754).
38. “Cartaquenta de los Yndios Tacungas que rresiden en Salasaca”. Archivo Nacional
del Ecuador, Sucursal Tungurahua (ANE/T), 1777, no catalogados, ff.143-143v.
39. Luis Armando Guevara Moposita, “Aproximaciones etimológicas y críticas en
torno a la onomástica antroponómica de los salasacas” (tesis de investigación cientíca,
Universidad Técnica de Ambato, Ecuador, 1992).
PRO40.indd 50 6/2/15 1:15 PM
Procesos 40, julio-diciembre 2014 51
¿Quiénes eran los tacungas? Según Carrera Colín
40
y Segundo Moreno
Yánez,
41
Latacunga puede haber sido el centro principal de uno de los se-
ñores étnicos de la región, que fue ocupada por el Inca, Túpac Yupanqui, en
la segunda mitad del siglo XV. Al parecer, el grupo étnico preexistente fue
desplazado a la zona fronteriza de su casco central y Latacunga se convirtió
en uno de los tres centros más importantes del norte del Tawantinsuyu. Los
tacungas pudieron haber sido este grupo étnico desplazado, pero esta hipó-
tesis se basa solamente en la similitud de los nombres, Tacunga y Latacunga.
Es más probable que los tacungas hayan sido parte de la mano de obra pri-
vada de forasteros sujeta a los Hatis.
42
Los señores Hati eran probablemente
mitmajkuna, no llajtakuna, ya que su nombre aparece entre los plebeyos en
los censos de los grupos mitmaj en la Sierra central. No obstante, en el siglo
XVIII, los tacungas (forasteros) que fueron enviados a Salasaca eran clara-
mente una mezcla de mitmajkuna y llajtakuna, como lo demuestra el hecho
de que los antropónimos surandinos, Guamán y Condori, guren entre los
apellidos que aparecen en las cartas cuentas. En resumen, las dos primeras
corrientes migratorias fueron orquestados por una importante familia colo-
nial de caciques empresariales, nombrados los Hatis.
LOS PURUHAYES
El tercer ujo migratorio a Salasaca vino del sur, desde el Corregimiento
de Riobamba. Los señores Puruhá enviaron delegaciones de kamayujkuna
al pueblo de Pelileo
43
desde casi todos los pueblos en su jurisdicción. Proba-
blemente, la mayoría de estas delegaciones fueron enviadas a la parcialidad
de Guambahalo, donde los señores de los puruhuayes tradicionalmente ha-
bían tenido derechos para trabajar los campos de coca. Sin embargo, entre
ellos, había un pequeño grupo que llevaba apellidos de los actuales salasa-
cas: Anancolla, Culqi, Comasanta, Chango, Chilliquinga, Jerez, Chicaiza y
Pancha, ocho de los 13 apellidos que hemos seleccionado. La coincidencia
de los apellidos en el censo con antropónimos salasacas sugiere que algu-
nos de ellos, sin duda, también migraron a Salasaca. Las migraciones desde
el sur de Riobamba a Pelileo continuaron. El Corregimiento de Riobamba
fue una de las regiones más abusadas por los españoles quienes practicaron
40. Carrera Colín, “Apuntes para una investigación…”, 135-136
41. Segundo Moreno Yánez, “Formaciones políticas tribales y señoríos étnicos”. En
Nueva historia del Ecuador, ed. por Enrique Ayala Mora (Quito: Corporación Editorial Na-
cional / Grijalbo, 1988), 78-79.
42. Powers, “Resilient Lords…”, 230-242
43. “Numeración del haillo y parcialidad de los Yndios camaios puruaies que residen
en el Pueblo de San Pedro de Peilileo” (1711). ANE/T, no catalogados, 1986.
PRO40.indd 51 6/2/15 1:15 PM
Procesos 40, julio-diciembre 201452
la privatización fraudulenta de tierras comunales indígenas, lo que generó
una emigración continua durante los siglos XVI y XVII. Las crisis posterio-
res, que iniciaron a nales del siglo XVII y continuaron en el siglo XVIII,
transformaron las emigraciones de la región en un verdadero éxodo.
44
Esto
explica por qué existen censos y cartas cuentas (1710-1778) encabezados con
“yndios puruhuayes que residen en […] varios pueblos en la jurisdicción de
Ambato”. Uno de estos pueblos fue Pelileo y es muy probable que Salasaca
haya captado una porción del ujo Puruhá. De hecho, en la “Cartaquenta de
los Sueltos Puruayes del Pueblo de Pelileo [...] 1777” aparecen los apellidos
salasacas Anancolla y Chango.
LOS PILALATAS
El último grupo por incorporarse a Salasaca fue el de los pilalatas, un
grupo étnico local que pertenecía al pueblo de Pelileo y que ha desaparecido
como tal. Hubo un tiempo en que los pilalatas compartían tierras intercaladas
con las de los salasacas en la colina llamada Catitagua. Es probable que este
grupo se haya fusionado con los salasacas a nales del siglo XVIII o princi-
pios del XIX. En el caso de Cecilia Comasanta, en 1754, unos testigos declara-
ron que las tierras en la colina Catitagua (parte de Salasaca actual) eran pro-
piedad de los indios pilalatas, cuyos caciques locales eran los Chango y cuyos
principales fueron los Caiza. De hecho algunos testigos indígenas armaron
que los pilalatas siempre habían cultivado las tierras en cuestión y que habían
vendido un terreno a Cecilia Comasanta. Quillicana, un apellido común de
los pilalatas, ya no existe en Salasaca y no hay memoria de este grupo étnico.
En los registros solo encontramos una carta cuenta en la que se menciona a
los pilalatas: la “Carta Cuenta de los Sueltos Pilalatas del Pueblo de Pelileo
[...] 1777”,
45
y los antropónimos que se superponen con los de los actuales
salasacas son Chango y Pilla. Puesto que los pilalatas pertenecían al pueblo
de Pelileo, es desconcertante que aparezcan en la carta cuenta como sueltos.
En conclusión, a nales del siglo XVIII, había cuatro grupos distintos re-
sidiendo en Salasaca: los sigchos collanas, los tacungas, los puruhuayes y los
pilalatas.
46
Sabemos que los pilalatas eran un grupo étnico y especulamos que
los Masaquiza también lo eran. Sin embargo, los otros grupos que emigraron
a Salasaca de entre los sigchos collanas, los tacungas y los puruhayes, llevan
apellidos que se superponen, no solo entre estos grupos, sino con los de la
44. Para una discusión completa ver Christina Borchart de Moreno, . Para una discusión completa ver Christina Borchart de Moreno, La Audiencia de
Quito: aspectos económicos y sociales (Quito: Banco Central del Ecuador, 1998), 75-97.
45. ANE/T, no catalogados, ff. 145-145v.. ANE/T, no catalogados, ff. 145-145v.
46. Además, puede haber habido un quinto grupo de originarios, ya sea . Además, puede haber habido un quinto grupo de originarios, ya sea mitmaj o na-
tivo. Sin embargo, no hemos podido identicar a un grupo étnico preexistente en Salasaca.
PRO40.indd 52 6/2/15 1:15 PM
Procesos 40, julio-diciembre 2014 53
gente en toda la región al este de Ambato. No hemos podido determinar si
cada uno de estos grupos constituía un grupo étnico distinto. Solo se puede
especular que estos antropónimos pueden haber representado kamayujkuna
que pertenecían a un grupo étnico mitmaj o local, dispersos por Ambato, o
que la coincidencia de apellidos es el resultado de las múltiples migraciones
de la Época Colonial. La evidencia también demuestra que el hecho de que
si bien algunos de los antepasados de los salasacas hayan sido mitmajkuna,
difícilmente esto los distingue como un grupo único en la región, ya que
muchos mitmajkuna estaban intercalados con grupos norandinos ubicados
a lo largo de la Sierra central.
47
Por lo tanto, el ser mitmajkuna no explica el
aislamiento tradicional de los salasacas y su distinción cultural.
Nuestro estudio de los antropónimos de la región de Ambato también
muestra que los pueblos indígenas locales todavía practicaban una forma de
descenso paralelo durante el siglo XVIII. Casi todos los censos (incluyendo los
de forasteros) muestran un patrón onomástico en que las familias transmitían
el apellido del padre a los hijos y el de la madre a las hijas.
48
Como resultado
de que los registros del siglo XIX impusieron el sistema español de dar a hijos
e hijas el apellido del padre seguido del de la madre, los apellidos femeninos
desaparecieron. No obstante, al menos siete de los antropónimos salasacas
que hemos estudiado eran originalmente apellidos femeninos que sobrevi-
vieron a la abolición de descenso paralelo después de la Independencia.
No hemos podido situar los nombres Chimbosina y Curichumbi con pre-
cisión en Salasaca durante el período colonial. Sin embargo, estos apellidos
eran frecuentes en la parcialidad de Chumaqui, una de las tres parcialida-
des de Pelileo.
49
Mientras que es posible que Salasaca haya tenido miembros
47. Véase Carrera Colin, “Apuntes para una investigación…”; José M. Gordillo y Mer-. Véase Carrera Colin, “Apuntes para una investigación…”; José M. Gordillo y Mer-
cedes del Río, La visita de Tiquipaya (1573): Análisis etno-demográco de un padrón toledano
(Cochabamba: UMSS / CERES / ODEC / FRE, 1993); Segundo Moreno Yánez, “Colonias
mitmas en el Quito incaico: su signicación económico y polítco”. En Contribución a la
etnohistoria ecuatoriana, ed. por Segundo Moreno Yánez y Udo Oberem (Otavalo: Instituto
Otavaleño de Antropología, 1981), 102-127; Udo Oberem “El acceso a recursos naturales
de diferentes ecologías en la Sierra ecuatoriana (siglo XVI)”. En Contribución a la etnohisto-
ria…; Salomon, Native Lords...
48. Véase también Carmen Muñoz Bernand, “Estrategias matrimoniales apellidos y . Véase también Carmen Muñoz Bernand, “Estrategias matrimoniales apellidos y éase también Carmen Muñoz Bernand, “Estrategias matrimoniales apellidos y Bernand, “Estrategias matrimoniales apellidos y
nombres de pila: libros parroquiales y civiles en el sur del Ecuador”. En Antropología del
Ecuador, ed. por Segundo Moreno Yánez, (Quito: Abya-Yala, 1996), 223-244; Pedro Reino
Garcés, Tisaleo indígena en la colonia (Ambato: Maxtudio, 2002), 106. En cambio, es posible
que el patrón pudiera haber sido impuesto por autoridades coloniales después del Tercer
Concilio Limense, citado en Hugo Burgos Guevara, Primeras doctrinas en la real Audiencia
de Quito 1570-1640 (Quito: Abya-Yala, 1995), 449.
49. “Numeración de Patate, Chumaqui, Yndios Camaios Puruaies en Pillaro” (1710). . “Numeración de Patate, Chumaqui, Yndios Camaios Puruaies en Pillaro” (1710).
ANE/T; “Numeración del Hayllo y parcialidad de los Yndios Chumaquies” (1718-1721).
ANE/T.
PRO40.indd 53 6/2/15 1:15 PM
Procesos 40, julio-diciembre 201454
de apellido Chimbosina y Curichumbi, de lo cual los registros históricos no
proveen evidencia, también es probable que los grupos con dichos apellidos
hayan emigrado a Salasaca en el siglo XIX, al intensicarse las invasiones de
mestizos a Pelileo. De hecho, consideramos que Salasaca se convirtió en un
refugio seguro para los pueblos indígenas que querían mantener su identi-
dad indígena frente al mestizaje intensicado en los pueblos vecinos.
el siglo xix
Aunque existen pocos documentos que hacen reerencia a “salasacas”
en la Época Colonial media, como el de 1693 ya mencionado, no sabemos a
quiénes se reeren: originarios, camayos, forasteros o todos los que residían
en Salasaca. Lo que sabemos es que, a lo largo del siglo XVIII, muchos resi-
dentes de Salasaca se identicaban con su comunidad de origen de Sigchos
Collanas o Tacunga. El proceso de etnogénesis fue gradual. Cuando Andrés
Masaquiza compró terrenos en Salasaca, en 1745, fue identicado como in-
dio de los sigchos collanas. Al n de su vida, cuando hizo su testamento en
1766, se le identicó como indio de la parcialidad de los salasacas.
50
Pero el
cambio de identidad no fue homogéneo, de acuerdo al documento que des-
cribe el caso de Juan Fiallos, en 1775 algunos residentes de Salasaca todavía
se identicaban como sigchos collanas y tacungas.
51
La identicación de los
residentes de Salasaca con su comunidad de origen (o de origen de sus abue-
los) parece haber cambiado en el siglo XIX. Encontramos, por ejemplo, un
caso de 1809 en el cual se registra que Pedro Masaquisa, “indio de Salasaca”
(no de Sigchos Collanas), compró tierras de un indígena pilalata.
52
En 1816
Juan Masaquiza también fue identicado como un “indio de Salasaca” que,
junto con sus dos hermanos, heredó las tierras de su padre y las disputó con
su hermana, Juana Guamán.
53
El nombre “Salasaca” ya se mencionaba en
documentos del siglo XVII. Sin embargo, no se sabe con precisión cuándo se
comenzó a usar; lo que sabemos es que la designación de “indios salasacas”
que se le dio a los migrantes (kamayujkuna y forasteros) y sus descendientes
que vivían en Salasaca se adoptó a principios del siglo XIX. Aunque esto
puede no haber sido una autoidenticación, es posible que el proceso etno-
genético haya comenzado con la identidad de “indios salasacas” impuesta
por los funcionarios coloniales. Cualquiera que haya sido el caso, el ejemplo
50. “Balthasar Chango, Joseph Pilla y Matheo Pilla sobre tierras de Llallalica” (5-VI-. “Balthasar Chango, Joseph Pilla y Matheo Pilla sobre tierras de Llallalica” (5-VI-
1745), ANE/T, notaría 2.
a
51. “Juan Fiallo…”. ANE (1775).. “Juan Fiallo…”. ANE (1775).
52. “Juan Guatumillo por unas tierras de Nitón” (20-IV-1809), ANE/T, notaría 2.. “Juan Guatumillo por unas tierras de Nitón” (20-IV-1809), ANE/T, notaría 2.
a
53. “Juan Masaquiza contra Juana Guamán” (12-IX-1816). ANE/T, notaría 1.ª. “Juan Masaquiza contra Juana Guamán” (12-IX-1816). ANE/T, notaría 1.ª
PRO40.indd 54 6/2/15 1:15 PM
Procesos 40, julio-diciembre 2014 55
de Juan Masaquiza muestra que los salasacas ya tenían un fuerte apego a las
tierras heredadas en la comunidad.
LOS CAMBIOS EN LAS COMUNIDADES INDÍGENAS
Después de la Independencia, los caciques fueron reemplazados por go-
bernadores indígenas y tenientes blancos, llamados tenientes políticos.
54
Du-
rante esta transición, la parroquia cantonal designó autoridades civiles y ecle-
siásticas adicionales, tanto blancos como indígenas, para controlar a la comu-
nidad.
55
Hernán Ibarra proporciona evidencia de los siglos XIX y XX, donde
se muestra que los salasacas resistieron la imposición de autoridades blancas.
La primera alusión a Salasaca aparece en el catastro de Ambato entre 1845
y 1859. La mayoría de las transacciones registradas fueron entre mestizos e
indígenas, pero las transacciones de tierras “salasacas” se llevaron a cabo solo
dentro de esta comunidad. Deducimos que, desde el siglo XVIII, estos ex ka-
mayujkuna compraban tierras, tanto dentro como fuera de su colonia. Es re-
velador que los salasacas no vendieran sus tierras a afuereños, ya que sugiere
que este período fue el inicio de la exclusividad salasaca como comunidad.
La siguiente referencia a los salasacas aparece en 1872, cuando se opu-
sieron al control de la parroquia del cantón de Pelileo y al nombramiento de
funcionarios blancos en su parroquia, en el anexo de Pachanlica. Este es el
primer caso registrado en el que se encuentra a “los salasacas” funcionando
juntos como un grupo étnico único. Según Ibarra,
56
los salasacas habían exhi-
bido “una continua tensión con las autoridades locales”, lo que sugiere que
ya habían funcionado unidos como grupo antes de 1872. En una enérgica
petición al “Gobernador de Pelileo”, varios hombres con los apellidos Masa-
quiza y Pilla exigían que se les permitiera elegir a sus propios funcionarios
indígenas, como se hacía en otras parroquias indígenas. También armaron
que eran objeto de abuso de funcionarios blancos, por lo cual estaban segu-
ros de que el seleccionar funcionarios para esas posiciones entre gente de su
propio pueblo podría resultarles mejor.
57
El papel que jugó el tributo indígena en la etnogénesis salasaca y el mes-
tizaje en las parroquias circundantes merece ser investigado con más detalle.
La información que hemos encontrado hasta ahora sugiere que los grupos
54. Erin O’Connor, . Erin O’Connor, Gender, Indian, Nation: The Contradictions of Making Ecuador, 1830-
1925 (Tucson: University of Arizona Press 2007), 36.
55. �ernán Ibarra, “Cambios agrarios y con ictos étnicos en la Sierra central (1820-. �ernán Ibarra, “Cambios agrarios y conictos étnicos en la Sierra central (1820-
1930)”. En Estructuras agrarias y conictos sociales en la Sierra central (1830-1930) (Quito: IIE
/ PUCE / CONUEP, 1990), 219.
56. Ibíd., 216.. Ibíd., 216.
57. Ibíd., 219.. Ibíd., 219.
PRO40.indd 55 6/2/15 1:15 PM
Procesos 40, julio-diciembre 201456
que constituyen a los salasacas ya se habían unicado bajo una sola identidad
étnica a principios del siglo XIX, décadas antes de la abolición del tributo. En
cuanto a los chumaquies, pilalatas, y guambahaloes, estas comunidades ex-
perimentaron cambios similares a los de otras comunidades indígenas con
la abolición del tributo: un cambio en el liderazgo indígena. Luego de que
el tributo fue abolido, ya no era necesario identicarse con una parcialidad
indígena y un cacique para ser incluido en las cartas cuentas. No es que los
vecinos de los salasacas hayan tomado ocialmente a una identidad mestiza.
Más bien parece que dejaron de identicarse con sus respectivas parcialida-
des y caciques, y comenzaron a identicarse con el anejo o pueblo en que
residían en el que, con la excepción de Salasaca, coexistían indígenas y mes-
tizos. Así, por ejemplo, los indígenas que eran identicados como pilalatas,
sujetos del cacique Pilalata Manuel Chango, comenzaron a ser identicados
como indígenas residentes de Pelileo. La observación de Ibarra sobre la cos-
tumbre salasaca de admitir la compraventa de terrenos en Salasaca exclusi-
vamente entre ellos es un factor que los distingue del resto de las comunida-
des de Pelileo. El libro de matrimonios de la parroquia de Pelileo de los años
de 1869-1885, muestra que los anejos de Chumaqui y Guambahalo incluían
indígenas y mestizos, y que Salasaca era un anejo puramente indígena.
58
siglo xx
Los salasacas aparecieron de nuevo en la escena en 1908, 1913, 1928 y
1930. Su imagen ocial fue relacionada con la “rebeldía y ‘salvajismo’ ”. En
1908 “son acusados de haber dejado crecer demasiado los pencos”, lo cual
obstruye el tránsito. En 1913 un grupo de salasacas atacó al teniente político
de Pelileo cuando “daba posesión al institutor de la escuela scal”.
59
El gru-
po se oponía, mediante amenazas de muerte, a la imposición del catastro
de dos jornales, lo que obligó a huir a los comisionados. En 1928 los salasa-
cas resistieron la construcción de una carretera que enlace Pelileo y Ambato.
Una vez más, en 1930 el director de Obras Públicas reportaba al Gobernador
provincial que “los indígenas salasacas en número de 300 armados de palos,
hachas, [y] banderas” impidieron trabajo en el puente del río Pachanlica.
60
¿Qué presiones experimentaba la comunidad? Según Kim Clark, el co-
mercio entre la Costa y la Sierra central aumentó signicativamente a princi-
pios del siglo XX. Dado que en 1916 la región de Ambato fue la beneciaria
58. Libro de Matrimonios, 1869-1885. Casa Parroquial de Pelileo.. Libro de Matrimonios, 1869-1885. Casa Parroquial de Pelileo.
59. Ibíd., 235.. Ibíd., 235.
60. Ibíd., 237.. Ibíd., 237.
PRO40.indd 56 6/2/15 1:15 PM
Procesos 40, julio-diciembre 2014 57
más importante de este comercio, debe haber existido una presión conside-
rable sobre la posesión de la tierra.
61
Ibarra indica que hacia la década de
1920 las continuas disputas entre los pueblos mestizos e indígenas se habían
intensicado y que, en 1930, el número de comunidades indígenas había dis-
minuido considerablemente.
62
Documentos de principios del siglo XX tam-
bién indican que Salasaca ya se había convertido en una comunidad cerrada,
con identidad propia.
¿Cuáles fueron las contingencias históricas de los siglos XIX y XX que
convirtieron a los salasacas en un grupo étnico que se mantenía a la defensiva
contra quienes eran ajenos a su comunidad? El período posterior a la Inde-
pendencia se caracteriza por las enormes dicultades que pasaron todos los
pueblos indígenas: el reclutamiento forzado impuesto por el ejército durante
las varias guerras civiles, las nuevas imposiciones scales, la presión cons-
tante para incluir a los pequeños productores indígenas en los registros de la
propiedad, su incorporación en la mano de obra extraída para las obras pú-
blicas y los continuos intentos, tanto legales como fraudulentos, de despojar-
les de sus tierras. Sin embargo, los salasacas fueron continuamente calicados
por las autoridades de Tungurahua como el grupo más “bravo”, “bárbaro” y
rebelde de la región. Algo que los hizo únicos entre los grupos en la zona de
Ambato es que no existieron ocialmente como una “comunidad indígena”
antes de la mitad del siglo XIX, puesto que fueron miembros de una colonia
kamayuj al menos hasta principios del siglo XVIII, sin acceso a tierras co-
munales, dado lo cual adquirieron sus tierras a través de compraventas. Al
comienzo de la Independencia los salasacas ya eran pequeños propietarios.
El hecho de que no tuvieran los mismos derechos otorgados a los comuneros
tal vez les llevó a resistir con celo cualquier intrusión territorial. Esto también
implicaría que, en algún momento durante la segunda mitad del siglo XIX,
los salasacas se fusionaran en un grupo étnico único y se defendieran como
tal, lo que condujo a su notable exclusividad desde principios del siglo XX.
conclusión
En resumen, es evidente que hubo un cambio en el liderazgo salasaca
entre los siglos XVIII y XX. Este se transformó de un sistema de “principa-
les” (caciques secundarios) del siglo XVIII, dos de los cuales declararon ser
sujetos de los señores de Latacunga (los Hati), al sistema de gobernadores
61. Kim A. Clark, . Kim A. Clark, The Redemptive Work: Railway and Nation in Ecuador, 1895-1930
(Wilmington: Scholarly Resources Inc., 1998), 170.
62. Ibarra, “Cambios agrarios…”, 177.. Ibarra, “Cambios agrarios…”, 177.
PRO40.indd 57 6/2/15 1:15 PM
Procesos 40, julio-diciembre 201458
locales y autónomos del siglo XX. Durante el siglo XIX los Masaquiza, quie-
nes previamente habían declarado ser de origen sigchos collanas como sus
abuelos, comenzaron a ser identicados en los documentos ociales como
“indios salasacas”. Sabemos muy poco sobre el liderazgo indígena durante
la mayor parte del siglo XIX, pero hemos encontrado evidencia de que de
1908 a 1914 hubo gobernadores y “alcaldes” de Salasaca que interactuaban
con las autoridades de la Iglesia católica.
63
Dos de los gobernadores se apelli-
daban Chango, como los caciques de los indígenas pilalatas de Pelileo, que
dejan de aparecer en los documentos en algún momento en el siglo XIX. Los
pilalatas probablemente se casaron con salasacas y fueron subsumidos por
la designación étnica de “salasacas”.
Sugerimos que, en vez de desintegrarse bajo las presiones del siglo XIX
y principios del siglo XX, los salasacas solidicaron su comunidad y su iden-
tidad indígena hasta tal punto que más tarde ganaron la reputación de ser
defensivos contra los afuereños. Con la excepción de los quichuahablantes
de la parroquia de Nitón, todos los linderos de Salasaca están rodeados por
parroquias mestizas. Al parecer, Salasaca se convirtió en un refugio para la
gente que quería mantener una identidad indígena durante las uctuaciones
históricas posteriores a la Independencia y en respuesta al creciente mesti-
zaje. Hemos sugerido una posible motivación político-económica: la protec-
ción de tierras de invasiones blanco-mestizas y su autonomía con respecto a
la autoridad de los no indígenas. También armamos que el mantener una
identidad étnica no siempre está motivado por la adquisición de benecios
políticos o económicos. Coincidimos con Ronald Stutzman, quien arma
que en el Ecuador algunos grupos indígenas valoraban tanto su identidad
cultural que prerieron mantenerla para rechazar los proyectos de mestizaje
del Estado.
64
La noción de “rechazo cultural”, propuesto por James Scott en
su estudio de etnicidades en el sureste asiático, hace hincapié a la identidad
cultural y el rechazo al Estado no solo para resistir la dominación política,
sino también la dominación cultural.
65
Nosotros sostenemos que las gentes
que se consolidaron como los salasacas modernos valoraron su identidad
étnica y cultural por arriba de los proyectos de mestizaje estatal. Al ver hoy
este enclave étnico distinto, con su estilo único de vestido, dialecto del qui-
chua y límites claramente denidos, es difícil imaginar que en los siglos XVII
63. Rachel Corr, . Rachel Corr, Ritual and Remembrance in the Ecuadorian Andes (Tucson: University of
Arizona Press, 2010), 41-48.
64. Ronald Stutzman “. Ronald Stutzman “El Mestizaje: An All-Inclusive Ideology of Exclusion”, Cultural
Transformations and Ethnicity in Modern Ecuador, ed. por Norman E. Whitten Jr. (Urbana:
University of Illinois Press, 1981), 72-73.
65. James Scott, . James Scott, The Art of Not Being Governed (New Haven: Yale University Press,
2009), 20.
PRO40.indd 58 6/2/15 1:15 PM
Procesos 40, julio-diciembre 2014 59
y XVIII su territorio haya sido un sitio de migrantes multiétnicos y matri-
monios interétnicos. Las características de tradicionales y defensivas, atri-
buidas por ellos mismos y por escritores externos se ha considerado como
una evidencia que apoya la idea de que sus antepasados fueron originarios
de Bolivia.
La parte “mítica” cierta es que algunas de las poblaciones norandinas
que enviaron kamayujkuna y forasteros a Salasaca eran de origen mitmaj. Sin
embargo, estos grupos fueron de origen multiétnico y llegaron a través de
múltiples migraciones, no en una sola. Además, toda la Sierra central fue el
destino de los migrantes de origen norandino y mitmaj. En 1872 los descen-
dientes de los sigchos collanas, puruhuayes, tacungas y pilalatas se habían
fusionado sucientemente como grupo étnico y como una comunidad ca-
paz de oponerse a ser controlada por afuereños. En este punto, los salasacas
alcanzan el nivel de etnogénesis que Patricia Albers, en su estudio de pue-
blos de las planicies norteamericanas, llama “comunidad étnica emergente,
donde el proceso de etnogénesis ha llegado a su conclusión”. Según Albers:
“en este proceso, [los grupos] no solo forman una entidad política que es in-
dependiente de sus poblaciones parentales, sino también asumen una iden-
ticación étnica que es distintiva. Es una identidad que hace hincapié en la
unidad y la solidaridad más allá de las diferencias respecto a sus pasados
étnicos”.
66
Para los salasacas, esta identidad distintiva fue tan fuerte en el
siglo XX que se ha asumido que siempre han sido un grupo homogéneo de
sangre pura. Aquí sostenemos que la identidad única de esta nacionalidad se
debe no al trasplante inca de un solo grupo étnico de Bolivia a Salasaca, sino
a transformaciones coloniales y posindependentistas y a la voluntad de los
salasacas por mantener una identidad cultural, que les aseguró un enclave
étnico en una región que pasó por un proceso de blanqueamiento cultural.
66. Patricia Albers, “Changing Patterns of Ethnicity in the Northeastern Plains, 1780-. Patricia Albers, “Changing Patterns of Ethnicity in the Northeastern Plains, 1780-
1870”. En History, Power, and Identity: Ethnogenesis in the Americas 1492-1992, ed. por Jona-
than D. Hill (Iowa City: University of Iowa Press, 1996), 93.
PRO40.indd 59 6/2/15 1:15 PM
Procesos 40, julio-diciembre 201460
Fuentes y BiBliograFía
FUENTES PRIMARIAS
Archivo Nacional del Ecuador, Quito (ANE)
Series Cacicazgos, Indígenas, Obrajes, Tributos.
Archivo Nacional del Ecuador (Seccional de Tungurahua), Ambato (ANE/T)
Sección Judicial, Notarías del cantón Ambato.
Series: Cartas Cuentas, Numeraciones.
Casa Parroquial Pelileo
Libro de Matrimonios 1869-1885.
fUentes Primarias PUBliCadas
“Descripción de los pueblos de la jurisdicción del corregimiento de Villar don Pardo
en la provincia de los puruguayes”, 1605. En Relaciones histórico-geográcas de
la Audiencia de Quito (Siglo XVI-XIX). Tomo II, editado por Pilar Ponce Leiva.
48-70. Quito: Abya-Yala, 1994.
FUENTES SECUNDARIAS
Albers, Patricia. “Changing Patterns of Ethnicity in the Northeastern Plains, 1780-
1870”. En History, Power, and Identity: Ethnogenesis in the Americas 1492-1992,
editado por Jonathan D. Hill. 90-118. Iowa City: University of Iowa Press,
1996.
Alchon, Suzanne Austin. Native Society and Disease in Colonial Ecuador. Nueva York:
Cambridge University Press, 1991.
Andrien, Kenneth J. The Kingdom of Quito, 1690-1830: The State and Regional Develop-
ment. Nueva York: Cambridge University Press, 1995.
Borchart de Moreno, Christiana. La Audiencia de Quito: aspectos económicos y sociales.
Quito: Banco Central del Ecuador, 1998.
Burke, Peter. Varieties of Cultural History. Ithaca: Cornell University Press, 1997.
Carrera Colín, Juan. “Apuntes para una investigación etnohistórica de los cacicazgos
del corregimiento de Latacunga, siglos XVI y XVII”. Cultura 4, n.
o
11 (1981):
129-180.
Cassagrande, Joseph B. “Strategies for Survival: The Indians of Highland Ecuador”.
En Cultural Transformations and Ethnicity in Modern Ecuador, editado por Nor-
man E. Whitten Jr. 260-277. Urbana: University of Illinois Press, 1981.
Choque-Quishpe, María Eugenia. “La estructura de poder en la comunidad origina-
ria de Salasaca”. Tesis de maestría: FLACSO Ecuador, 1992.
Cicala, Mario. Descripción histórico-topográca de la provincia de Quito de la Compañía de
Jesús. Quito: Biblioteca Ecuatoriana Aurelio Espinosa Pólit, 1994 [1771].
Clark, Kim A. The Redemptive Work: Railway and Nation in Ecuador, 1895-1930. Wilm-
ington: Scholarly Resources Inc., 1981. N. E.: se tradujo al español como La
PRO40.indd 60 6/2/15 1:15 PM
Procesos 40, julio-diciembre 2014 61
obra redentora. El ferrocarril y la nación en Ecuador 1895-1930. Quito: Universi-
dad Andina Simón Bolívar, Sede Ecuador / Corporación Editora Nacional,
2004.
Corr, Rachel. Ritual and Remembrance in the Ecuadorian Andes. Tucson: University of
Arizona Press, 2010.
Costales de Peñaherrera, Piedad y Alfredo Costales Samaniego. Los salasacas: investi-
gación y elaboración. Volumen 8. Quito: Instituto Ecuatoriano de Antropología,
1959.
Evans, Brian. “Census Enumeration in Late Seventeenth-Century Upper Peru: The
Numeración General of 1683-1684”. En Studies in Spanish American Population
History, editado por David J. Robinson. 25-44. Boulder: Westview Press, 1981.
Gordillo, José M. y Mercedes del Río. La visita de Tiquipaya (1573): Análisis etno-demo-
gráco de un padrón toledano. Cochabamba: UMSS / CERES / ODEC / FRE,
1993.
Guevara, Darío. Puerta de El Dorado: monografía del cantón Pelileo. Quito: Moderna,
1945.
Guevara Moposita, Luis Armando, Lilia Mariana Jiménez Mata y Vicente Periche
Masaquiza. “Aproximaciones etimológicas y críticas en torno a la onomástica
antroponómica de los salasacas”. Tesis de investigación, Universidad Técnica
de Ambato, Ecuador, 1992.
Halbwachs, Maurice. On Collective Historical Memory, editado y traducido por Lewis
A. Coser. Chicago: University of Chicago Press, 1992.
Ibarra, �ernán. “Cambios agrarios y conictos étnicos en la Sierra central (1820-
1930)”. En Estructuras agrarias y conictos sociales en la Sierra central (1820-
1930). 143-263. Quito: IIE / PUCE / CONUEP, 1990.
Moreno Yánez, Segundo. “Formaciones políticas tribales y señoríos étnicos”. En Nue-
va historia del Ecuador. Volumen 2, editado por Enrique Ayala Mora. 11-134.
Quito: Corporación Editorial Nacional / Grijalbo, 1988.
______. “Colonias mitmas en el Quito incaico: su signicación económico y político”.
En Contribución a la etnohistoria ecuatoriana, editado por Segundo Moreno -
nez y Udo Oberem. 102-127. Otavalo: Instituto Otavaleño de Antropología,
1981.
Muñoz Bernand, Carmen. “Estrategias matrimoniales apellidos y nombres de pila: li-
bros parroquiales y civiles en el sur del Ecuador”. En Antropología del Ecuador,
editado por Segundo Moreno Yánez. 223-244. Quito: Abya-Yala, 1996.
Navas de Pozo, Yolanda. Angamarca en el siglo XVI. Quito: Abya-Yala, 1990.
Oberem, Udo. “El acceso a recursos naturales de diferentes ecologías en la Sierra
ecuatoriana (siglo XVI)”. En Contribución a la etnohistoria ecuatoriana, editado
por Segundo Moreno Yánez y Udo Oberem. 45-71. Otavalo: Instituto Otava-
leño de Antropología, 1981.
O’Connor, Erin. Gender, Indian, Nation: The Contradictions of Making Ecuador, 1830-
1925. Tucson: University of Arizona Press, 2007.
Ortiz de la Tabla Duccase, Javier. Los encomenderos de Quito 1534-1660: Origen y evolu-
ción de una élite colonial. Sevilla: CSIC, 1993.
Pérez, Aquiles R. Los seudopantsaleos. Quito: Instituto Ecuatoriano de Antropología y
Geografía / Talleres Grácos Nacionales, 1962.
PRO40.indd 61 6/2/15 1:15 PM
Procesos 40, julio-diciembre 201462
Pwers, Karen Vieira. Andean Journeys: Migration, Ethnogenesis, and the State in Colonial
Quito. Albuquerque: University of New Mexico Press, 1995.
______. “Resilient Lords and Indian Vagabonds: Wealth, Migration, and the Repro-
ductive Transformation of Quito’s Chiefdoms, 1500-1700”. Ethnohistory 38, n.
o
3 (1991): 230-242.
Quishpe, Jorge Marcelo. Transformación y reproducción indígena en los andes septentrio-
nales: los pueblos de la provincial de Sigchos, siglos XVI y XVII. Quito: Abya-Yala,
1999.
Reino Garcés, Pedro Arturo. La comarca de Capote: Cevallos. Municipio de Cevallos,
2004.
______. Tisaleo indígena en la colonia. Ambato: Editorial Maxtudio, 2002.
Robinson, David, editor. Migration in Spanish Colonial America. Nueva York: Cambrid-
ge University Press, 1990.
Salomon, Frank. Native Lords of Quito in the Age of the Incas. Nueva York: Cambridge
University Press, 1986. Nota del editor: la edición en español se publicó como
Los señores étnicos en Quito en la época de los Incas. La economía política de los seño-
ríos norandinos. Quito: Instituto Metropolitano de Patrimonio / Universidad
Andina Simón Bolívar, Sede Ecuador, 2011.
______. “Ancestors, Grave Robbers, and the Possible Antecedents of Canari Inca-
ism”. En Natives and Neighbors in South America: Anthropological Essays. Ethno-
logical Studies 38, editado por Harold O. Skar y Frank Salomon. Gothenburg:
Gothenburg Ethnographic Museum, 1987: 207-232.
Saignes, Thierry. Caciques, Tribute and Migration in the Southern Andes. Londres: Uni-
versity of London, 1985.
Sánchez-Albornoz, Nicolás. Indios y tributos en el Alto Perú. Lima: Instituto de Estu-
dios Peruanos, 1978.
Scheller, Ulf. El Mundo de los salasacas. Guayaquil: Fundación Antropológica Ecuato-
riana, 1972.
Scott, James C. The Art of Not Being Governed: An Anarchist History of Upland Southeast
Asia. New Haven: Yale University Press, 2009.
Stutzman, Ronald. “El Mestizaje: An All-Inclusive Ideology of Exclusion”. En Cultural
Transformations and Ethnicity in Modern Ecuador, editado por Norman E. Whit-
ten Jr. 45-94. Urbana: University of Illinois Press, 1981.
Weber, David J. Myth and History of the Hispanic Southwest. Albuquerque: University
of New Mexico Press, 1988.
Wightman, Ann. Indigenous Migration and Social Change: The Forasteros of Cuzco, 1520-
1720. Durham: Duke University Press, 1990.
Wogan, Peter. “Nationalism, Historical Consciousness, and Literacy in Highland
Ecuador”. Tesis doctoral. Brandeis University, 1997.
PRO40.indd 62 6/2/15 1:15 PM

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.


ISSN: 1390-0099

Licencia de Creative Commons
Procesos: revista ecuatoriana de Historia is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 4.0 Internacional License.