Procesos 34, II semestre 2011 67
Poesía, Pasión y ProPaganda. el activismo
Político de los intelectuales ecuatorianos
durante la guerra civil esPañola
Niall Binns
Universidad Complutense de Madrid
RESUMEN
Durante la turbulenta década de 1930, los intelectuales de Ecuador encontraron en
la Guerra Civil española un conflicto que se presentaba como un espejo para las
inquietudes y las esperanzas de su propio país. Este artículo esboza una breve con-
textualización de la situación política bajo los gobiernos de Federico Páez y Alberto
Enríquez Gallo y señala las diferentes actitudes de los dos presidentes ante la guerra
española. Estudia el impacto que tuvo la guerra en intelectuales de izquierda y dere-
cha. También examina la manera en que poetas, narradores, ensayistas y periodistas
emprendieron un activismo apasionado a favor de los dos bandos (la España “leal”
y la España “nacionalista”), en poemas y artículos notables por su emoción y su
maniqueísmo y en la organización colectiva de manifestaciones, asambleas, revistas,
manifiestos y colectas.
Palabras clave: Federico Páez, Alberto Enríquez Gallo, Guerra Civil española, litera-
tura ecuatoriana, compromiso político, Benjamín Carrión
ABSTRACT
During the turbulent 1930s, Ecuadorian intellectuals saw in the Spanish Civil War a
conflict which seemed to be a mirror for the worries and hopes of their own country.
The article sketches a brief context of the political situation under the governments
of Federico Páez and Alberto Enríquez Gallo, and points out their different attitudes
towards the civil war. It studies the impact the war had on left and right-wing inte-
llectuals, and examines the way in which poets, novelists, essayists and journalists
devoted themselves to an impassioned political activism in support of the opposing
forces (“loyal” Spain and “nationalist” Spain), in poems and articles which are nota-
ble both for their emotion and for their Manichaeism, and in the collective organisa-
tion of demonstrations, assemblies, magazines, manifestos and collections.
Keywords: Federico Páez, Alberto Enríquez Gallo, Spanish Civil War, Ecuadorian
literature, political commitment, Benjamín Carrión.
II semestre 2011, Quito
ISSN: 1390-0099
Procesos 34, II semestre 201168
Al igual que en otros países hispanoamericanos, la Guerra Civil de España
suscitó intensas pasiones en la vida política e intelectual de Ecuador. Cinco
años de republicanismo habían convertido la antigua madre patria en un es-
pejo donde se podían ver reflejados muchos de los temores y aspiraciones del
país. En ese espejo, trizado por la guerra a partir de julio de 1936, miraban
y se miraban, espantados y esperanzados, políticos, intelectuales y amplios
sectores de la sociedad ecuatoriana, movilizados como nunca en un contexto
político, nacional e internacional, de extrema agitación.
En las siguientes páginas analizaré las diversas estrategias mediante las
cuales intelectuales de izquierda y derecha ofrecieron su apoyo, respectiva-
mente, a la República española y a Franco. Se trata de una época que ha
interesado relativamente poco a historiadores de la política y la cultura ecua-
torianas. Las dictaduras de Federico Páez y Alberto Enríquez Gallo suelen ser
vistas como un interludio, una etapa de transición entre la primera presidencia
de José María Velasco Ibarra (1934-1935) y el desafortunado gobierno de Car-
los Alberto Arroyo del Río (1940-1944).
1
Ha sido también un paréntesis para
los historiadores de la literatura ya que, después de las expectativas abiertas
por la fulgurante aparición del Grupo de Guayaquil (la publicación en 1930
de Los que se van, por Joaquín Gallegos Lara, Enrique Gil Gilbert y Demetrio
Aguilera-Malta) y la consagración internacional obtenida por la novela Hua-
sipungo de Jorge Icaza en 1934, la segunda mitad de la década de los treinta
tuvo algo de anticlímax: con los escritores entregados al activismo político, se
diría que la ideología venció a la literatura.
los turbulentos años treinta y las dictaduras
de federico Páez y alberto enríquez gallo
La década de los treinta fue, como ha dicho Patricio Quevedo Terán, “la
más convulsionada de toda la experiencia republicana del Ecuador”.
2
Dieciséis
presidentes distintos y la reiterada intervención del ejército en la administra-
1. “Después de la primera, aparatosa caída de Velasco Ibarra en agosto de 1935, lo
que se produjo en la dictadura de Federico Páez, aparte de ciertos hechos de sangre, no
tuvo especial importancia como para encontrar repercusiones en el proceso histórico de la
política. Algo parecido habría que indicar con respecto a la administración fugaz del gene-
ral Enríquez Gallo. El caso de Arroyo del Río fue de verdad lamentable [...]”. Jaime Chaves
Granja, “El Comercio y el drama de la política nacional en el siglo XX”, en Humberto Vacas
Gómez, edit., El Ecuador en el siglo XX, Quito, Publitécnica, 1981, p. 73.
2. Patricio Quevedo Terán, “La Constitución de 1938: ¿realidad o ficción?”, en Fabián
Corral Burbano de Lara et al., Testigo del siglo. El Ecuador visto a través del Diario “El Co-
mercio”, 1906-2006, Quito, El Comercio, 2006, p. 259.
Procesos 34, II semestre 2011 69
ción del país son signos de una inestabilidad crónica que se había iniciado a
comienzos de los años 1920 con las plagas de la “monilla” y la “escoba de la
bruja” y con la matanza de los obreros huelguistas en Guayaquil de 1922. Esta
masacre, que Alfredo Vera ha llamado el “bautismo de fuego del proletariado
ecuatoriano”,
3
y más tarde la Revolución juliana de 1925 desencadenaron una
radicalización ideológica que seguiría intacta y rabiosa hasta finales de los
años 1930, y que se arraigó no solo en sectores obreros sino también, no-
toriamente, en parte de la clase media y en círculos intelectuales. El Partido
Socialista Ecuatoriano, fundado en 1926, atrajo grandes cantidades de “jóvenes
intelectuales, estudiantes y maestros de escuela” y pronto consiguió un impor-
tante protagonismo político, aunque sus posturas reformistas y su disposición
a colaborar con los gobiernos liberales suscitaran violentas escisiones, a raíz
de las cuales se fundaron el Partido Comunista del Ecuador en 1931 y otro
partido, Vanguardia Revolucionaria Socialista Ecuatoriana, en torno a la figura
carismática del coronel Luis Larrea Alba.
4
Los aires de cambio afectaron también al ejército. A partir de la Revolu-
ción juliana se había convertido en un aliado imprescindible para cualquier
gobierno que aspirara a mantenerse en el poder.
5
Las “consecuencias devasta-
doras” provocadas en la economía ecuatoriana por la recesión mundial y por
la notoria precariedad de las instituciones no hicieron más que intensificar
esta militarización de la política. En 1931, el coronel Larrea Alba llegó al poder
mediante un golpe de Estado y ejerció de presidente durante 52 días. Al año
siguiente, los militares “constitucionalistas” del general Ángel Isaac Chiribo-
ga se levantaron contra el presidente electo, el conservador Neptalí Bonifaz
Azcázubi –descalificado en el cargo por su alegada nacionalidad peruana–,
provocando así la llamada “Guerra de los Cuatro Días”. En 1935, el presidente
José María Velasco Ibarra –después de “precipitarse sobre las bayonetas–”
6
3. Alfredo Vera, Anhelo y pasión de la democracia ecuatoriana, Guayaquil, Imprenta
de la Universidad, 1948, p. 70.
4. Alejandro Carrión, “Los partidos políticos”, en Humberto Vacas Gómez, edit., El
Ecuador en el siglo XX, Quito, Publitécnica, 1981, pp. 285-287.
5. “Desde entonces [1925] es el Ejército, como Institución, el que interviene en la po-
lítica, sin admitir caudillos”, señalaría el ensayista Leopoldo Benites Vinueza (“Alsino”) en
1938: “Liberales, conservadores y socialistas dirigieron sus miradas al Ejército como el medio
de llegar al Poder”. Por eso, opinaba, “si hay militarismo en el Ecuador, más que culpa de
la misma Institución ha sido culpa de los grupos civiles desorganizados que, en los últimos
doce años, ejercieron sus seducciones”para conseguir la intervención militar en defensa de
sus propios intereses. “Una ojeada retrospectiva”, en El Universo, Guayaquil, 4 de mayo de
1938, p. 3.
6. Velasco Ibarra había intentado conseguir el apoyo del Ejército para la disolución del
Parlamento; “confesó más tarde que ‘se precipitó sobre las bayonetas’ aludiendo a su fallido
intento de encontrar apoyo militar para disolver el Congreso”. “La primera fase (inestable)
Procesos 34, II semestre 201170
fue derrocado por el ejército, que impuso como presidente interino al liberal
Antonio Pons. Este convocó inmediatamente a elecciones pero, al ver que el
ganador sería el candidato conservador, transfirió el poder una vez más a los
militares, que, el 26 de septiembre de 1935 consagraron como jefe supremo
al ingeniero Federico Páez. Páez seguiría en la presidencia hasta el golpe de
Estado de su propio ministro de Defensa, el general Alberto Enríquez Gallo,
en octubre de 1937.
7
La presidencia de Federico Páez, fruto de la confabulación de liberales
y militares, se estrenó con talante progresista –hubo dos socialistas en el go-
bierno inicial: Colón Serrano Murillo, ministro de Previsión Social y Carlos
Zambrano, ministro de Educación–, pero a lo largo de 1936 Páez frenó las
reformas sociales y emprendió un hostigamiento a la izquierda que se in-
tensificaría después de la sublevación en Quito del Regimiento de Artillería
Calderón el día 28 de noviembre. Fue la llamada “Guerra de las Cuatro Horas”
que provocó docenas de muertos y fue el detonante y la excusa para una
feroz persecución de intelectuales y dirigentes políticos de la izquierda. Al
sentirse legitimado para emprender una “obra salvadora”
8
y con el apoyo de
su odiado ministro de Gobierno Aurelio Bayas –detenido por los militares
sublevados, había estado a punto de ser fusilado–, Páez desató la represión.
La Ley de Seguridad Social, decretada el 1 de diciembre, sirvió para recortar
las libertades, clausurar la Universidad Central de Quito (hasta febrero de
1937), prohibir cualquier publicación o manifestación que pudiese perturbar
el orden (por ejemplo: muestras de apoyo a la República española) e imponer
un férreo control a la prensa.
9
Fueron meses de persecución tan brutales que
de la larga inestabilidad”, en Fabián Corral Burbano de Lara, et al., Testigo del siglo, p. 247.
7. Enrique Ayala Mora, “Ecuador desde 1930”, en Leslie Bethell, edit., Historia de Amé-
rica Latina. Los países andinos desde 1930, vol. 16, Barcelona, Crítica, 2002, pp. 263-269.
8. El más izquierdista de los diarios ecuatorianos, El Día de Quito, fue clausurado y su
director Ricardo Jaramillo enviado al Panóptico de la capital. Cuando volvió a editarse, el
4 de diciembre, se incluyó en primera página una carta abierta dirigida al país por el presi-
dente Páez, en la que este condenaba la “abierta y sangrienta rebelión” contra el Gobierno
y las autoridades militares, y lamentaba el asesinato de tres oficiales y la agresión “ciega”
cometida contra “grupos de inerme gente civil”, entre ellos “ancianos, niños, obreros y tra-
bajadoras domésticas”. Después de restaurar “la paz y la confianza” y rendir “los honores
debidos a los pundonorosos oficiales y soldados caídos en pleno cumplimiento del deber”,
ahora, “prometía Páez”, el Gobierno se encargaría del “ineludible ejercicio de las medidas
represoras y de prevención”, porque este “sangriento y cruel episodio” fue el fruto de la “la-
bor instigadora” de “anarquizantes, nacionales y extranjeros” y sobre todo del comunismo,
que “tiene su base de rencores morbosos y de ancestros de crimen” y que se había infiltrado
en Ecuador de la mano de políticos egoístas y rencorosos. Federico Páez, “A la Nación”, en
El Día, Quito, 4 de diciembre de 1936, p. 1.
9. El 11 de junio de 1937, El Universo fue clausurado después de la publicación de
un gráfico humorístico sobre Páez y el ejército; dos días después, El Telégrafo incluyó una
Procesos 34, II semestre 2011 71
el futuro rector de la Universidad Central, Gualberto Arcos, afirmaría que “ni
[Juan Manuel de] Rosas ni [Gaspar Rodríguez de] Francia, ni el fraile [Félix]
Aldao cubrieron de tamaña ignominia a la sociedad que los soportó, como lo
hicieron los compadres Páez y Bayas. Escalofría, llena de asco y repulsión el
que haya hombres que colmen la degradación humana, como Páez-Bayas”.
10
El militar Alberto Enríquez Gallo, que había participado en la Revolución
juliana, fue determinante en la decisión de designar como dictador a su padri-
no, el casi desconocido Federico Páez, en septiembre de 1935. Este, tan agra-
decido como sorprendido por el nombramiento, lo ascendió a general y poco
después lo escogió como ministro de Defensa. Enríquez Gallo seguiría como
fiel ahijado hasta mediados de 1937, cuando Páez empezó a maniobrar para
mantenerse en el poder durante cuatro años más. Vista la penosa situación
interna del país, y sin duda motivado por sus propias ambiciones, Enríquez
Gallo obligó a Páez a renunciar y él mismo asumió la jefatura suprema el 23
de octubre de 1937 con el apoyo del ejército y con la promesa de convocar
una nueva Asamblea Constituyente.
11
Enríquez Gallo, a pesar del oportunismo de su llegada al poder y del peso
de su responsabilidad en los desmanes del gobierno de Páez, ha quedado en
la historia como un presidente emprendedor y coherente. Se propuso actuar,
como ha dicho Nicola López, “en una forma diametralmente opuesta a la de
su predecesor”.
12
Buscó colaboración entre varios de los periodistas e intelec-
tuales perseguidos y desterrados por Páez, derogó la Ley de Seguridad Social,
saneó de corrupción la administración pública, expidió un duradero y muy
breve carta del Jefe Supremo, que ordenaba “cesar publicaciones referentes a la clausura de
diario porteño El Universo”; el 27 de junio de 1937 se clausuró de nuevo El Día de Quito
y Ricardo Jaramillo fue multado por la “incalificable traición a la Patria” de haber llamado
“peruana” a una población fronteriza que el Gobierno reclamaba como ecuatoriana; una vez
más, El Telégrafo se mostró solidario y publicó un editorial lamentando la clausura. El diario
conservador El Debate se mantuvo cerrado durante el último año del gobierno de Páez.
10. Jorge Hugo Rengel, Crónicas y ensayos, Loja, Casa de la Cultura Ecuatoriana, 1959,
pp. 129-130.
11. El Día, el más castigado de los diarios bajo Páez, celebró este “movimiento militar”
de Enríquez Gallo, que habría estado inspirado “en el deseo de fomentar un cambio de
rumbos políticos, sobre la base de que las gestiones del actual Gobierno estaban viciadas,
según repetidas informaciones, de muchos errores”, de corrupción y de una incapacidad de
resolver la crisis económica que estaba sufriendo el pueblo. Por otra parte, el diario señala
que ese mismo pueblo, “q’venía sufriendo por una falta absoluta de libertad, con la vigencia
de la Ley de Seguridad Social, que ponía cortapisas a la prensa y a todas las manifestaciones
del pensamiento, en estos momentos viene a serenarse con la información de que tanto el
señor Ministro de Defensa Nacional, como el de Hacienda estaban de acuerdo con la dero-
gatoria de dicha Ley”. “De última hora”, en El Día, 23 de octubre de 1937, p. 1.
12. Gerardo Nicola López, Síntesis de la historia de la República, Ambato, Casa de la
Cultura Ecuatoriana, 1980, p. 317.
Procesos 34, II semestre 201172
elogiado Código de Trabajo y revisó las concesiones otorgadas a las compa-
ñías extranjeras.
13
Por último, convocó la prometida Asamblea Constituyente
y cuando llegó el momento “tuvo un gesto desinteresado y republicano, que
se le reconoce hasta ahora: no quiso alargarse en el Poder y lo entregó a la
Convención que fuera convocada y reunida por él”.
14
Según la “curiosa” Ley
de Elecciones de Enríquez Gallo, todos los ciudadanos debían manifestar, al
inscribirse como votantes, su pertenencia a uno de los tres grandes partidos
–el Conservador, el Liberal o el Socialista–, y luego cada provincia debía elegir
un representante de cada uno.
15
A partir de esta base, se trataba de pactar
acuerdos y la pregunta de todos, como señalaba Miguel Costales Salvador
(“Martense”) en El Universo, fue: “¿El liberalismo se inclinará a las izquierdas
o a las derechas? He ahí la gran cuestión”.
16
Para la izquierda ecuatoriana fue
una oportunidad única de cambiar el rumbo político del país, pero sus dos
candidatos “presidenciables” –el coronel Luis Larrea Alba y el propio Enríquez
Gallo– resultaban incompatibles con la democracia constitucional, ajena a
intromisiones militares, que exigía la Asamblea, así que los socialistas termi-
naron apoyando al liberal Aurelio Mosquera Narváez, del que se esperaban
concesiones en la formación de su gobierno. No sucedió así, y dos semanas
después de las elecciones presidenciales, en diciembre de 1938, la izquierda
ya se estaba manifestando contra el presidente que ella misma había aupado
al poder.
17
a favor de la rePública.
la movilización de los intelectuales de izquierda
Desde mediados de los años 1920 muchos jóvenes intelectuales ecuatoria-
nos habían unido sus búsquedas estéticas a la militancia política. Los poetas
Jorge Carrera Andrade, Gonzalo Escudero, Jorge Reyes y Alejandro Carrión, el
ensayista Benjamín Carrión, y los narradores Pablo Palacio, José de la Cuadra,
13. El ensayista Benjamín Carrión, nombrado Ministro Plenipotenciario en Colombia
por Enríquez Gallo, mostró desde Bogotá su entusiasmo por el “rigor legal” y por la ecuani-
midad y la fuerza con las que se estaban revisando las concesiones ofrecidas hasta entonces
a la Compañía Americana de extracción de oro en Portovelo, a la Compañía Inglesa de Pe-
tróleo de Ancón y a las Compañías bananeras, que llevaban tiempo realizando “beneficios
inmensos, sin que el Ecuador participe de ellos”. “Benjamín Carrión habla en Bogotá de
nuestros asuntos palpitantes”, en El Día, 26 de marzo de 1938, p. 3.
14. Julio Troncoso, Odio y sangre, Quito, Fray Jodoco Ricke, 1958, p. 94.
15. Gerardo Nicola López, Síntesis de la historia de la República, p. 319.
16. Martense, en El Universo, 31 de octubre de 1938, p. 3.
17. Patricio Quevedo Terán, “La Constitución de 1938: ¿realidad o ficción?”, pp. 262-263.
Procesos 34, II semestre 2011 73
Demetrio Aguilera-Malta y Alfredo Pareja Diezcanseco son algunos de los
escritores que asumieron puestos de responsabilidad en el Partido Socialista,
como también lo asumieron en el Partido Comunista los narradores Enrique
Gil Gilbert y Joaquín Gallegos Lara. Durante los años 1930, la polarización
ideológica marcada no solo por la inestabilidad política del país sino tam-
bién, a nivel internacional, por la crisis de las grandes democracias y el auge
en Europa del comunismo y el fascismo caldearon el campo intelectual y la
política se instaló como una presencia ineludible en la literatura ecuatoriana.
Los escritores se unieron en el Grupo América, fundado en 1931, y a partir de
1936 en el Sindicato de Escritores y Artistas, que mantuvo una relación directa
con las luchas y reivindicaciones de otros sindicatos y agrupaciones obreras.
En medio de este clima de enfrentamiento de los treinta, la Guerra Civil de
España fue vista por la izquierda ecuatoriana como “una lucha entre la civili-
zación y el oscurantismo medieval, entre el clericalismo y la sociedad secular”,
cuyo resultado tendría repercusiones no solo para la península sino también
para el continente americano. En su solidaridad con la República española “no
había solo un sentimiento internacionalista, por cierto muy desarrollado enton-
ces en la izquierda, sino también una ocasión para definir posturas nacionales”,
sobre todo, sin duda, con respecto a las posibilidades de formar un “frente po-
pular” de partidos de izquierda como en España.
18
En su reconstrucción nove-
lística de la época, Los poderes omnímodos (1964), Alfredo Pareja Diezcanseco
retrataría de manera vibrante esta fervorosa adhesión a la causa republicana:
El último viraje de don Fede había ocurrido en el mes de noviembre, cuatro
meses después de la traición de Franco a España. Hasta ese noviembre, don Fede,
timorato y risueño, permitió que los intelectuales se movilizaran en favor de la Re-
pública española, dieran conferencias y convocaran a grandes manifestaciones de
trabajadores. ¡No pasarán!, gritaban, como los milicianos, los amigos de la librería.
¡No pasarán!, se gritaba en los desamparados locales obreros, donde solo había si-
llas de estera sin brazos, papel periódico y mesas rústicas. ¡No pasarán!, era la voz
de todos, la voz de los amantes, de los poetas, de las carretas, de los ilusos, de los
adolescentes, de la cholería del puerto; era la voz de Dios y la de los ángeles, de
las mujeres que preservaban al hijo, de los ancianos que aún querían vivir, de las
frutas y la buena lluvia, del mangle bravío, de los siglos pasados entre el dolor y la
esperanza. ¡No pasarán!, era el saludo y el adiós, el buenos días de las mañanas y
el hasta luego de las tardes, el ritmo de las guitarras y la valentía de los peleadores
del suburbio, era la voz de las canciones, que ahora empezaban todas con aquello
de “puente de los franceses” y seguían con el invento de palabras estimulantes.
18. Enrique Ayala Mora, “La Guerra Civil y los socialistas ecuatorianos”, en María Elena
Porras y Pedro Calvo-Sotelo, edits., Ecuador-España. Historia y perspectiva; estudios, Quito,
Embajada de España en Ecuador/Archivo Histórico del Ministerio de Relaciones Exteriores
del Ecuador, 2001, p. 185.
Procesos 34, II semestre 201174
Por la España ultrajada, cuya pena dolía en el corazón de todos, las izquierdas
de Quito, de Cuenca, de Guayaquil, de Manabí, de Ambato, del último rincón don-
de se leyese y se escribiese, se levantaban y mantenían comunicación epistolar.
19
En realidad, “Don Fede” no fue tan risueño y permisivo ante la moviliza-
ción de la izquierda. El activismo a favor de la República española chocó con
la postura de neutralidad asumida por el gobierno de Federico Páez respecto
a la guerra, una postura en realidad tendenciosa, ya que la “neutralidad” otor-
gaba implícitamente los mismos derechos a los “rebeldes” que al gobierno
democráticamente elegido.
20
Esta política de “no intervención” del Gobierno
sirvió, por otra parte, para justificar la supresión de toda manifestación de
simpatía a favor de la República española en suelo ecuatoriano. En febrero
de 1938, en un homenaje multitudinario a la “España Leal”, el poeta Manuel
Agustín Aguirre recordaría ese silencio impuesto por Páez y Bayas:
Mucho tiempo, muchísimo, hemos tenido que callar, que anudarnos la len-
gua, que tragarnos nuestra amargura, porque un Gobierno incomprensivo y tene-
broso –de Mussolinis de segunda mano– estaba siempre pronto a matarnos la voz
a culatazos. Cuántas veces al descubrir entre las páginas de un diario, como en un
mapa de sangre y de angustia, los horrores crecientes del fascismo que asesina a
los niños y bombardea ciudades donde mueren mujeres indefensas, hemos tenido
que gemir, que mordernos los puños, incapaces aún de gritar nuestro dolor y de
gritar nuestro odio.
21
19. Alfredo Pareja Diezcanseco, Los poderes omnímodos, Quito, El Conejo, 1983, pp.
66-67.
20. En agosto de 1936, el ministro de Relaciones Exteriores del Uruguay, José Espalter,
buscó un acuerdo entre las cancillerías de los Estados Americanos para mediar en la guerra.
El ministro argentino Carlos Saavedra Lamas, que recibió el Premio Nobel de la Paz en ese
mismo año por su papel de mediador en la Guerra del Chaco, “respondió que la actitud que
correspondía en un conflicto de esa naturaleza era la de omisión y que ella solamente podía
convertirse en neutralidad cuando se reconociese la beligerancia de ambos bandos, disol-
viéndose el estado de rebeldía, que era el que permanecía oficialmente en esos momentos”.
Se frenó así la iniciativa de Espalter, pero “el Gobierno uruguayo insistió en su mediación,
conjunta con el de Ecuador”. Antonio Manuel Moral Roncal, Diplomacia, humanitarismo y
espionaje en la Guerra Civil española, Madrid, Biblioteca Nueva, 2008, p. 310.
21. Eduardo Viteri, edit., Por la España leal, editor, Imprenta Fernández, 1938, p. 54.
Compárense las palabras de Gonzalo Escudero, expresadas durante el mismo homenaje:
“Desde que se desató la tormenta hispánica –el 18 de julio de 1936– hasta el 23 de octubre
de 1937, el Ecuador estuvo aherrojado por un Gobierno trágico y sombrío, que sustentó
sus ignominiosos poderes en la escuela del terror. La oligarquía siniestra de entonces ahogó
toda palabra y eclipsó todo gesto que pudieron haberse ofrecido a nuestra España desga-
rrada por la traición intestina y la invasión de huestes mercenarias y extranjeras. Es así que
nuestro pueblo se sumió en el silencio carcelario y no pudo traducir el clamor de su protesta
contra el inaudito asesinato de la Patria original y grande”, p. 129.
Procesos 34, II semestre 2011 75
El primer paso en este amordazamiento tuvo lugar el 21 de agosto de
1936, cuando se impidió una asamblea de adhesión al Frente Popular es-
pañol, organizada por los tres partidos de izquierda (Socialista, Comunista
y Vanguardia Revolucionaria), en la que los intelectuales desempeñaron un
papel central: hubo discursos de la escritora Raquel Verdesoto “a nombre
de la mujer revolucionaria ecuatoriana”; del novelista Jorge Icaza, secre-
tario general del Sindicato de Escritores y Artistas, del ensayista Benjamín
Carrión, del poeta Jorge Reyes y del crítico español Francisco Ferrándiz
Alborz.
22
Al parecer, la comunicación que el Gobierno prohibía la asamblea
–ya que “quería se guardara neutralidad en el conflicto que desangra hoy
a la Madre Patria”– llegó solo con una hora de antelación, por lo cual fue
imposible suspender la reunión, que terminó en choques con policías y ca-
rabineros. Hubo doce detenidos, entre ellos el secretario general del Partido
Socialista, Luis Maldonado, y la señora Isabela de Chávez fue herida por
un sablazo “porque le pidió a un agente que no detuviera a esos jóvenes
manifestantes”.
23
A raíz de los disturbios Federico Páez “mandó a llamar al
escritor señor Ferrándiz Alborz (Feafa) para manifestarle que el Gobierno
está dispuesto a impedir que continúe haciendo labores sobre los aconte-
cimientos que suceden en España; y que los detenidos serían juzgados hoy
por la autoridad competente ya que la manifestación se había realizado sin
previo permiso”.
24
La “Guerra de las Cuatro Horas” de finales de noviembre, que sirvió a Páez
como pretexto para la represiva Ley de Seguridad Social, fue protagonizada
no solo por los militares sublevados del Regimiento Calderón sino también
por dos poetas, Jorge I. Guerrero y el jovencísimo Jaime “Guambra” Zambra-
no, que se sumaron a la lucha. La muerte de Zambrano lo convertiría en un
mártir para los intelectuales, una prueba más de la persecución del pensa-
miento por parte del “fascismo” que estaban viendo en España. A un año de
su muerte, en la Página Literaria de El Telégrafo, el poeta guayaquileño Pedro
Jorge Vera le dedicó el romance “Muerte del Guambra Zambrano”, en el que,
después de narrar la muerte del joven en tercera persona, acabó con un toque
personal, entregándole la voz al Guambra y equiparando su muerte con la del
poeta-mártir de la guerra española y el escritor de romances por excelencia,
22. “Hoy tendrá lugar la asamblea de adhesión al gobierno español”, en El Día, 21 de
agosto de 1936, p. 4. El alicantino Ferrándiz Alborz, que vivió en Guayaquil entre 1929 y
1932 y de nuevo a partir de 1935, se había convertido en esos años en uno de los grandes
críticos literarios de Ecuador.
23. “Fue prohibida la asamblea de adhesión al gobierno y al frente popular español”,
en El Día, 22 de agosto de 1936, p. 1.
24. “Fue impedida la reunión de izquierdistas simpatizantes con el gobierno de Espa-
ña”, en El Telégrafo, 23 de agosto de 1936, p. 1.
Procesos 34, II semestre 201176
Federico García Lorca: “Hace meses que en Granada / murió un hermano mío.
/ Muero como tú moriste, / voz hermana, Federico”.
25
La persecución de opositores legitimada por la Ley de Seguridad Social
condujo a la cárcel y al exilio a escritores como Alfredo Pareja Diezcanseco,
Benjamín Carrión, Gonzalo Escudero, Francisco Ferrándiz Alborz y al editoria-
lista de El Telégrafo Adolfo H. Simmonds.
26
La mordaza a los intelectuales solo
llegaría a suavizarse en los últimos meses del régimen de Páez.
Con la llegada al poder de Enríquez Gallo, en octubre de 1937, se detu-
vieron la persecución de los intelectuales y el veto a las manifestaciones de
apoyo a la República española. Durante los meses siguientes, colectivos de
escritores, periodistas y artistas asumieron activamente lo que consideraban
su responsabilidad social y promocionaron una serie de iniciativas para ho-
menajear y recaudar fondos para España. El 6 de febrero de 1938 tuvo lugar
en la Plaza Arenas de Quito un gran “Homenaje a España Leal”, organiza-
do por un comité de intelectuales compuesto por Benjamín Carrión, Jorge
Icaza, Jorge I. Guerrero, Humberto Mata Martínez, Carlos Guevara Moreno,
Alejandro Carrión y Genaro Carnero. Llegaron los simpatizantes a las dos de
la tarde; se repartió un manifiesto de los tres partidos de izquierda a favor
de “la libertad, el progreso y el bienestar del pueblo ecuatoriano”; llegó
también una delegación del Partido Liberal, así como “elementos prestantes,
intelectuales, políticos, obreros y muchas señoritas”. Después de escuchar el
himno ecuatoriano, hubo un homenaje a España del poeta Gonzalo Escude-
ro, un testimonio sobre la lucha española del brigadista internacional y aún
aspirante a político Carlos Guevara Moreno –“llevo en mi carne la morde-
dura de la metralla fascista” gritó, ante un público exaltado–, una lectura del
poema “España de los trabajadores” de Manuel Agustín Aguirre, una serie de
intervenciones por oradores socialistas y sindicalistas, unas palabras del na-
rrador Pablo Palacio “en nombre del pensamiento y la cultura nacionales”, y
por último un discurso de clausura del ensayista Humberto Mata Martínez. El
programa terminó con un desfile por la ciudad, a largo del cual “se lanzaron
25. Pedro Jorge Vera, “Muerte del Guambra Zambrano”, en El Telégrafo, 1 de diciembre
de 1937, p. 5.
26. Lo dice Rodolfo Pérez Pimentel: “Numerosos intelectuales y artistas de izquierda
salieron desterrados, otros fueron confinados lejos de sus hogares a distintos sitios de la
República casi siempre inhóspitos y malsanos, donde sufrieron los estragos de las enferme-
dades. Los serranos fueron mandados a la costa a que murieran de malaria, fiebre amarilla
o cualquier otra enfermedad tropical y los costeños pasaron a vivir cerca de los páramos a
que pescaran pulmonía o por lo menos una congestión. Las cárceles también se llenaron
de presos distinguidos”. Diccionario biográfico del Ecuador, en [www.diccionariobiografi-
coecuador.com], t. XIV, p. 67.
Procesos 34, II semestre 2011 77
vivas a la democracia, a la España leal, a las izquierdas unidas del Ecuador
y mueras a sus enemigos”.
27
El 18 de julio de 1938, el comité Amigos de España organizó un nuevo
homenaje para el segundo aniversario del comienzo de la guerra, al que se
sumarían otra vez los tres partidos de izquierda y el Sindicato de Escritores y
Artistas, cuyos secretarios generales firmaron juntos un manifiesto en el que
ratificaban “su fe democrática en el triunfo de las fuerzas leales de España,
que es el triunfo de la libertad, la justicia y el derecho en el mundo”, enviaban
un saludo a los “esforzados combatientes de la República” y aseguraban que,
“inspirados en el ejemplo de nuestros hermanos españoles, sabremos como
ellos luchar, y triunfar por la democracia y contra el fascismo”.
28
Para esa
misma fecha se organizó otro homenaje en la sede de la Sociedad Hijos del
Trabajo de Guayaquil, en el cual se resolvió organizar un boicot de las merca-
derías procedentes de los países fascistas y hubo discursos de los intelectuales
Leopoldo Benites Vinueza, Clotario Paz, Abel Romeo Castillo, Rafael Coello,
Alfredo Pareja Diezcanseco, Joaquín Gallegos Lara y Pedro Jorge Vera. Cuan-
do terminó la velada, a altas horas de la madrugada, “un grupo numeroso de
individuos que había estado hostilizando a los oradores durante el acto desde
la calle lanzaron algunas piedras; un piquete de policía tuvo que rodear los
contornos para evitar una situación difícil. Intervino la gendarmería repartien-
do algunos sablazos, resultando lesionados varios ciudadanos”.
29
A estas vibrantes manifestaciones públicas a favor de la República, habría
que agregar la recepción que se organizó el 18 de diciembre de 1938 para el
socialista español Indalecio Prieto, que pasó por Guayaquil en su camino a San-
tiago de Chile, donde acudía como embajador extraordinario de la República a
la investidura de Pedro Aguirre Cerda, elegido presidente a la cabeza del tercer
gobierno de Frente Popular en el mundo (después del español y el francés). Los
intelectuales hicieron todo lo posible para arroparlo pero Prieto se mostró poco
receptivo, escudándose detrás de unas hipotéticas instrucciones de su gobier-
no, según las cuales no debía tomar parte en ningún acto público antes de su
llegada a Chile. En cuanto bajara del avión en el aeropuerto de Guayaquil, fue
recibido con gritos de “¡Viva España!” y el vehículo en el que se trasladó al cen-
tro fue escoltado por los coches de los miembros del Comité pro España Leal,
en los que viajaban los narradores Enrique Gil Gilbert, Ángel Felicísimo Rojas
y Joaquín Gallegos Lara, los poetas Abel Romeo Castillo y Pedro Jorge Vera, el
27. “Ayer se realizó la manifestación de adhesión a la España republicana”, en El Co-
mercio, 7 de febrero de 1938, p. 16.
28. “Los Partidos de Izquierda en el segundo aniversario de Revolución en España”, en
El Día, 18 de julio de 1938, p. 1.
29. “Homenaje a España leal resultó brillante en Guayaquil”, en El Día, 20 de julio de
1938, p. 2.
Procesos 34, II semestre 201178
ensayista Carlos Coello Icaza, y los pintores Alfredo Palacio y Alba Calderón. Los
intelectuales habían organizado para esa noche un homenaje a Prieto en el local
de la Sociedad de Carpinteros, al que acudieron no solo los dirigentes del comité
–aparte de los ya mencionados, también el novelista Demetrio Aguilera Malta–
sino también numerosos simpatizantes de la República, “anhelantes todos de
conocer y escuchar al ilustre viajero”. No pudo ser, sin embargo, porque Prieto
se excusó “en forma muy gentil”. Inauguró la reunión Gil Gilbert y entre los con-
ferenciantes destacó Castillo, doctor en Historia por la Universidad de Madrid,
que contaba su “participación parcial y directa en las actividades revolucionarias
en pro de la República, por lo que alguna vez fue apresado y encarcelado”.
30
Al final del acto, Gil Gilbert propuso el envío de una comisión para saludar, en
nombre de la asamblea, a Prieto. Se dirigieron todos al restaurante donde cena-
ba el displicente político, que esta vez no podía evitarlos, y allí se improvisó un
homenaje y saludo que acabó con un “fuerte estrechón de manos”.
31
Este activismo público de los intelectuales ecuatorianos de izquierda a
favor de la República española se tradujo también en una nutrida producción
escrita. Aparte de los textos sueltos –poemas, ensayos, artículos de opinión–
publicados en la prensa de la época, llaman la atención las numerosas pu-
blicaciones dedicadas a la Guerra Civil. La revista España Libre, editada en
Guayaquil por Alfredo Pareja Diezcanseco y Pedro Jorge Vera, tuvo una efí-
mera vida de dos números antes del destierro de Pareja en diciembre de 1936;
el libro Por la España Leal reunió todas las intervenciones del homenaje a la
República organizado en febrero de 1938; mientras tanto, la Página Literaria
de El Telégrafo y revistas literarias como Trópico y SEA dedicaron páginas a la
guerra española. Por otra parte, Demetrio Aguilera Malta, residente en España
durante el primer año de la guerra, publicó tres libros sobre el conflicto: la
novela ¡Madrid! Reportaje novelado de una retaguardia heroica (1936), la
obra de teatro España leal (1938) y el curioso ensayo ficcional La revolución
española a través de dos estampas de Antonio Eden (1938); mientras que Ale-
jandro Carrión dedicó a la defensa de la República su breve poemario ¡Aquí,
España nuestra! Tres poemas en esperanza y amargura (1938).
30. En la primavera de 1931 Abel Romeo Castillo envió desde Madrid una serie de
crónicas sobre los inicios de la República que se publicaron en El Telégrafo. En los años
treinta llegaría a ser subdirector del periódico y el encargado de la célebre Página Literaria.
31. “Llegaron a ésta el líder socialista español Indalecio Prieto y el prestigio militar Gral.
Emilio Herrera”, en El Telégrafo, 19 de diciembre de 1938, pp. 1, 9. La revista falangista de
Guayaquil Nueva España comentaría con sorna que “la recepción a Prieto, a su llegada al
aeropuerto, si recepción se puede llamar a la reunión de un número mayor de 42 desocu-
pados que se encontraron allí, fue un fracaso; no menos fracaso la convocatoria para un
aplauso en el frente del Grand Hotel, donde el núcleo de los concurrentes marcó la cifra de
16”. Macedonia, “Recortes de actualidad sobre ‘Prieto’”, en Nueva España, 31 de diciembre
de 1938, p. 20.
Procesos 34, II semestre 2011 79
La publicación más trascendente a favor de la República fue la antología
Nuestra España. Homenaje de los poetas y artistas ecuatorianos, prologada por
Benjamín Carrión y publicada en enero de 1938, que recopilaba la obra de
veinte poetas y seis pintores.
32
En ella se palpa todo el fervor de los intelectua-
les de Ecuador. Alejandro Carrión, Jorge I. Guerrero y Pedro Jorge Vera dirigen
sendos homenajes a Lorca; Hugo Alemán y Gonzalo Escudero elaboran poe-
mas a partir del grito de los republicanos en Madrid: “¡No pasarán!”; Atanasio
Viteri y Augusto Sacoto Arias reflexionan sobre el triste destino de los niños
vascos que fueron enviados al extranjero durante la lucha por Bilbao; Gonzalo
Bueno, en “A España roja”, señala las lecciones que la Guerra Civil ofrecía a
Ecuador: “Es España, la nueva España, / la que nos guiará de la mano / por
entre los nuevos caminos de la lucha”.
33
La marca más importante de estos
poemas se encuentra, sin embargo, en la insistente declaración de una com-
plicidad vital y un reconocimiento del destino propio en la lucha española,
como si esta fuese de verdad un espejo para Ecuador. Así, Nelson Estupiñán
Bass envía su “Saludo del negro ecuatoriano a la España leal”: “Desde esta
tierra ardiente / a la que los ríos se esfuerzan por bajarle la rabia, / España
leal, / en el primer cumpleaños de tu desangre / te saludo con el machete en
alto, / el saludo del negro ecuatoriano que siente que en su carne se escribe tu
tragedia”;
34
y Enrique Gil Gilbert, en “Buenos días, Madrid!”, ofrece su saludo
de mestizo a una España que ahora, por fin “–por vez primera–” es “hermana:”
Buenos días, España!
Te saludo con voz mitad de negro, mitad de indio,
vestida en castellano la palabra mestiza.
Alzo mi saludo para verte
por vez primera con alegría de hombre.
Por vez primera en mis tobillos i muñecas
no arden las pulseras que España me aherrojara.
35
Verse y reconocerse en los acontecimientos españoles significaba tam-
bién compartir los sufrimientos de la República, y tener la sensación de estar
32. En su prólogo “La voz de los poetas”, Carrión declara que “todos los intelectuales
de valor, los que, en realidad, algo han hecho por la cultura, sin excepción válida, sin trans-
fugio penoso, se han puesto, sin vacilaciones, junto a la causa de la república española. Ni
una sola voz discordante digna de tomarse en cuenta dentro del gran concierto de rabia
contra los bárbaros y de amor por los defensores de la patria materna”. Benjamín Carrión,
edit., “Homenaje de los poetas y artistas ecuatorianos”, en Nuestra España, Quito, Atahuall-
pa, 1938, p. viii.
33. Ídem, p. 64.
34. Ídem, p. 30.
35. Ídem, p. 5.
Procesos 34, II semestre 201180
viviendo la Guerra Civil como si fuese en carne propia. Dice Manuel Agustín
Aguirre, en “España de los trabajadores:” “Tu sangre empapa los insomnios
de estas noches de plomo. / Se coagula en los ojos, se coagula en la voz, en
la angustia y el grito”;
36
Abel Romeo Castillo, por su parte, en su “Romance a
Madre España”, escribe: “España, tus muertos leales / caben en mi corazón. /
Cada instante de tu angustia / igual que tú, sufro yo. / Cada carne destrozada,
/ cada escarnecida flor, / cada piedra derrumbada / me golpea de emoción”;
37
y en “Vosotras que lloráis a vuestros muertos”, Aurora Estrada i Ayala, la única
poeta mujer de la colección, se dirige con adolorido estremecimiento a las ma-
dres españolas que habían perdido a sus hijos en los bombardeos franquistas
de Madrid y de las otras ciudades republicanas:
Pero hoy, nada es igual al sabor amargo de nuestras bocas pálidas
ni al temblor de nuestra angustia sin palabras!
Habíamos olvidado el llanto…
Hoi vuelve a cavarnos surcos en la cara,
más amargo y ardiente,
más corrosivo aún,
porque el martirio de vuestros hijos
nos hiere en la raíz de la Vida
i golpea en nuestra sangre de trabajadoras!
38
Entre las actividades colectivas en las que participaban los escritores y artis-
tas, habría que incluir los “manifiestos de intelectuales” a favor de la República.
De particular relevancia es la “Adhesión de Escritores y Artistas del Ecuador.
Mensaje de solidaridad a la España leal que envían al Congreso de Escritores
de Valencia”, enviada a España en julio de 1937 y publicada tanto en El Telé-
grafo guayaquileño como en El Comercio de Quito. Sumándose a la “inteligen-
cia del mundo” que había “tomado partido por la causa del hombre”, los inte-
lectuales ecuatorianos pedían que se contase en el II Congreso Internacional
de Escritores para la Defensa de la Cultura con “nuestra presencia emocional”
y que se recibiera desde Ecuador “nuestra voz de simpatía y nuestro grito de
anatema”: simpatía para el pueblo español y para los miembros del Congreso;
anatema para “los asesinos de ancianos y niños, mujeres y poetas”, para los
asesinos que “han poblado de llantos infantiles todos los sitios humanitarios
del mundo”, para “los asesinos de la Ciudad Universitaria, de Guernica, de
Durango y Almería”, y para “los asesinos del espíritu en agonía de Miguel de
Unamuno, de la vida iluminada de Federico García Lorca”. Allí están las firmas
36. Ídem, p. 40.
37. Ídem, p. 15.
38. Ídem, p. 25.
Procesos 34, II semestre 2011 81
de todos, o casi todos, los jóvenes intelectuales ecuatorianos de la época.
39
Entre las labores “colectivas” a favor de España estaba la recaudación de
fondos. En septiembre de 1936, antes de la “Guerra de las Cuatro Horas”,
Francisco Ferrándiz Alborz anunció en la prensa que se recibían donativos
para la Cruz Roja Española en la Legación y el Consulado de España en Quito,
y animó a los “demócratas” ecuatorianos a ayudar a las víctimas de la guerra.
40
Como muestra de los esfuerzos recaudatorios de la izquierda, resultan particu-
larmente llamativas las actividades preparadas para las fiestas de Navidad de
1938, en plena agonía de la República española. En una reunión de delegados
de diversas organizaciones obreras, políticas y culturales, coordinada por el
Comité Amigos de España Leal, se llegó a un decálogo de decisiones, aunque
no quede constancia de que todas ellas se hayan efectuado (y el descalabro
de la Asamblea Constituyente, en esas mismas fechas, hace pensar que no):
(i) […] preparar una gran campaña en Navidad, para ayuda y socorro de los
niños y madres españoles del territorio leal a la República; (ii) […] realizar una
colecta en especies, como cigarrillos, víveres, ropa, etc., entre la población de
Quito […]; (iii) […] organizar, para el día 24, una kermesse popular […]; (iv) […]
realizar una tarde deportiva popular, con encuentros de Basket-ball y foot-ball
[…]; (v) […] sugerir a todas las organizaciones obreras y estudiantiles y tratar que
realicen colectas particulares entre sus propios afiliados, con comités especiales
designados por ellas mismas […]; (vi) […] llevar a cabo, simultáneamente a esta
campaña, la labor de organización y afiliación al Comité Amigos de España, de
todos los simpatizantes con la causa de los leales, mediante hojas de filiación y
carnets [sic] que editará la Directiva del Comité […]; (vii) […] organizar un ciclo de
Conferencias sobre España, sus luchas e ideales, hasta el fin de este año […]; (viii)
[…] encargar al Sindicato de Escritores y Artistas, y especialmente a sus delegados
señores Alejandro Carrión y Jorge Mora, la organización y la efectividad de la pro-
paganda que necesita esta campaña […]; (ix) […] extender esta campaña a todas
las provincias […]; (x) […] dirigirse a la Sociedad Amigos de España en México,
pidiéndole su ayuda y colaboración permanente en la labor semejante que realice
en el Ecuador nuestro Comité […].
41
39. Varios autores, “Adhesión de escritores y artistas del Ecuador”, en El Telégrafo, 14 de
julio de 1937, p. 5. Otro manifiesto multitudinario, publicado en marzo de 1938 como hoja
suelta por el Sindicato de Escritores y Artistas, se titulaba Mensaje al Hombre. Los intelectua-
les del Ecuador contra la complicidad de Benavides con Franco y expresaba indignación por
el ‘paso falaz’ dado por el presidente peruano, el general Óscar Benavides, al “desconocer
al Gobierno legítimo de España” y reconocer en cambio a Franco. Estaban convencidos,
afirmaron, que el dictador no representaba, en esa decisión, al pueblo del Perú.
40. Feafa, “Demócratas ecuatorianos: ayudemos a las víctimas de la Guerra Civil espa-
ñola”, en El Día, 13 de septiembre de 1936, p. 3.
41. “Gestión para socorrer a las madres y niños españoles”, en El Día, 7 de diciembre
de 1938, p. 3.
Procesos 34, II semestre 201182
a favor de franco. la iglesia, los conservadores
y la colonia esPañola de guayaquil
Mientras los jóvenes intelectuales de Ecuador se movilizaban en defensa de
la República española, fueron pocos los escritores que apoyaban abiertamente
a Franco.
42
La propaganda “nacionalista” quedó primordialmente en manos de
la prensa católica y conservadora, cuyos recelos hacia la República no habían
dejado de crecer desde las primeras noticias sobre la quema de conventos, en
1931, y desde el desafortunado anuncio del primer ministro Manuel Azaña,
en octubre de ese año, de que “España ha dejado de ser católico”.
43
La expul-
sión de los jesuitas, la campaña a favor de una educación laica y el esfuerzo
generalizado por restringir el poder de la Iglesia crisparon los ánimos de los
católicos españoles durante los años siguientes y gran parte de la oposición a
la República surgió del antagonismo ante el demonizado “comunismo ateo” y
lo que se entendía como una “persecución” del catolicismo. A comienzos de
la Guerra Civil, volvieron a arder las iglesias y murieron unos siete mil religio-
sos, entre ellos trece obispos, en la ola de violencia descontrolada que asoló
la República durante las primeras semanas del conflicto.
44
No es extraño, en estas circunstancias, que la Iglesia ecuatoriana se haya
unido a la derecha en su apoyo a Franco y en su interpretación del conflicto
como una “guerra santa” y una “cruzada”, a favor de las cuales “toda la es-
tructura de comunicación del clero y la organización del Partido Conservador
fueron puestas al servicio de una campaña de solidaridad”.
45
En efecto, los
religiosos ecuatorianos se adhirieron en bloque al bando franquista. En pa-
labras de la revista jesuita Dios y Patria: “No ha habido vacilaciones, no ha
habido dudas en el clero ecuatoriano sobre la cruzada española. Lucha de la
civilización contra la barbarie, predominio de lo espiritual o de lo material,
la catedral de Zaragoza o el Kremlin de Moscú, España o Rusia. Para el clero
ecuatoriano no ha habido otro significado que este: la civilización de Cristo
en lucha con la barbarie”.
46
42. Dos excepciones: el anciano Víctor M. Rendón que publicó su poema “Unión lati-
na”: “¿Qué conciencia latina pudiese quedar quieta / al clamor de los héroes que sufren el
martirio / para salvar a España del infernal delirio / en que Belleza, ni Arte, nada, el furor
respeta?”, en El Telégrafo, 14 de septiembre de 1936, p. 4. Y el prolífico “hombre de Fran-
co” en Guayaquil, Alfonso Ruiz de Grijalba, autor del antirrepublicano Los dos romanceros,
publicado en 1938 en la imprenta Nueva España.
43. Hugh Thomas, The Spanish Civil War, Londres, Penguin, 1986, 3a ed., p. 49.
44. “Los números exactos de los sacerdotes y religiosos asesinados durante toda la
guerra son los siguientes: clero secular, 4.184; religiosos, 2.365; religiosas, 283”. Gonzalo
Redondo, Historia de la Iglesia en España, 1931-1939, Madrid, Rialp, 1993, t. II, p. 25.
45. Enrique Ayala Mora, “La Guerra Civil y los socialistas ecuatorianos”, p. 185.
46. “Los sacerdotes ecuatorianos y España”, en Dios y Patria, Quito, 5 de marzo de 1939, p. 1.
Procesos 34, II semestre 2011 83
Por otra parte, el protagonismo de la izquierda en la política ecuatoriana
que llevó al socialista Carlos Zambrano al Ministerio de Educación durante el
primer año del gobierno de Páez, y que se consolidó después del giro político
marcado por Alberto Enríquez Gallo, inquietaba a la derecha, que temía una
situación revolucionaria parecida a la que sufría España. Como ejemplo de
estos miedos, es sintomático un editorial publicado en la revista La Sociedad.
“El peligro rojo” estaba amenazando al Ecuador, se advertía, mediante una
“invasión de extranjeros sospechosos, judíos unos, rusos otros” que resultaba
particularmente nociva en la enseñanza: “Esos maestros y maestras de escuela
laicos son los sembradores de la simiente bolchevique”. Ante semejante ame-
naza, el editorialista encontraba inconcebibles la pasividad y la cobardía de
los padres de familia, a quienes parecía no importarles que “del hijo hagan los
maestros un bolchevique, de la hija una miliciana”. Ante esa desidia genera-
lizada, rogaba a los ecuatorianos a que se miraran en el “espejo” de España,
llamaba a la movilización y coronaba su discurso anticomunista citando al
más prestigioso y vociferante de los intelectuales renegados de la República
española, Gregorio Marañón:
Nada hacen los pudientes para defenderse de esas jaurías, que a puertas de
los palacios aúllan amenazantes. Ellos, los bolcheviques, atacan, pero los atacados
siguen con los brazos cruzados, en espera del prodigio que los libre del enemigo.
Error, error lamentable. La tragedia puede cogernos en medio de los banque-
tes, de la fiesta, del cine, o en medio del sueño tranquilo.
¿Hasta cuándo vamos a vivir de fiestas y de inactividades, sin comprender el
gran peligro? ¿No tenemos la lección de España? ¿No nos hemos mirado en ese
espejo? (...)
Levantémonos de nuestra apatía, sacudamos nuestra indolencia, vayamos a la
acción organizada, a la lucha franca y eficaz. No olvidemos el famoso pensamien-
to de Marañón: Antes de que el comunismo nos ponga fuera de la vida, hay que
ponerle a él fuera de la ley.
47
Los medios católicos y conservadores intentaron, así, responder a la mo-
vilización prorrepublicana de los intelectuales de izquierda. Frente a los ma-
nifiestos multitudinarios de estos, más de un centenar de conservadores fir-
maron una “Adhesión de ciudadanos ecuatorianos al Generalísimo Franco”.
El texto, cargado de solemnidad y de un fervoroso culto a la personalidad,
declaraba que todos “desde el primer momento hemos estado junto a Vos,
contemplándoos atónitos primero, y luego, en pleno delirio de fervor, luchar
47. “¿Seguiremos engañándonos?”, en La Sociedad, Quito, 17 de abril de 1938, p. 2.
Cursiva en el original.
Procesos 34, II semestre 201184
y vencer con heroísmo hispano, y salvar a la Madre Patria, y al mundo todo,
del devastador empuje del comunismo universal”.
48
No obstante, fue la pequeña pero influyente colonia española en Ecuador
la que se convirtió en la propagandista más eficaz de los intereses franquistas.
Los diplomáticos se dividieron. El ministro plenipotenciario de la República
en Quito, Manuel García Acilú, que se mostró inicialmente fiel al gobierno
de Madrid, abandonó su puesto cuando Francisco Largo Caballero (el “Lenin
español”) formó gobierno en septiembre de 1936, y poco después se declaró
a favor de Franco.
49
En cambio, el cónsul en Guayaquil, Jaime Castells, perma-
neció leal a la República, encontrándose así en franca minoría en la ciudad,
donde la colonia española, mayoritariamente catalana en su origen y concen-
trada en las empresas de importación y exportación, veía con simpatía las lla-
madas al “orden” de los “nacionales”. La tensión en la colonia llegó a extremos
violentos. Se cuenta, por ejemplo, que cuando el escritor Francisco Ferrándiz
Alborz acudía de noche a las oficinas del cable internacional para enterarse
de las últimas noticias de la guerra, solía encontrarse con otros españoles, casi
todos franquistas, e invariablemente las discusiones “degeneraron en fenome-
nales grescas a bastonazos, con saldo de heridos y contusos; pero, a la noche
siguiente, estaban nuevamente en el cable, pendientes de las noticias”.
50
Otro
ejemplo de esas tensiones fue la detención en Guayaquil, en mayo de 1937,
de tres españoles –Ramón López González, Ulpiano González y Feliciano de
la Vega–, acusados por la Oficina de Investigaciones de hacer “propaganda
subversiva mediante charlas públicas” sobre la guerra española (“aseguran los
agentes de la Secreta que los nombrados oradores de barricada formulaban
con tal motivo apasionados comentarios en contra de la actitud asumida por
las fuerzas rebeldes”) y de repartir una hoja volante de su autoría con el título
“Llamamiento que el Sindicato de Empleados de Correos Españoles hace a to-
dos los Trabajadores Postales del Mundo”. Por estos motivos, el jefe de Policía
de Guayaquil, Enrique Páez –hermano del presidente– detuvo a los tres y los
puso a órdenes del ministro de Gobierno Aurelio Bayas. Según Jaime Castells,
48. Varios autores, “Adhesión de ciudadanos ecuatorianos al Generalísimo Franco”, en
Dios y Patria, 17 de octubre de 1937, pp. 1, 4.
49. Gabriel Alou Forner, “Diplomáticos, falangistas, emigrantes y exiliados españoles
en Ecuador (1936-1940)”, en Cuadernos Americanos, No. 117, 2006, pp. 65-66. En una carta
abierta, García Acilú justificaría esta decisión con el argumento de que prefería “renunciar
a seguir percibiendo el sueldo que el Tesoro Español me había señalado, que servir un
Gobierno que ha venido transformándose en sentido francamente comunista”, más aún
después de ver que ese mismo gobierno había huido de la capital, “en lugar de compartir
los peligros que sus mantenedores afrontan en estos días trágicos en Madrid, así como la
población”. “Sr. Ministro de España expone su actitud al acatar al Gobierno Nacional de
Burgos”, en El Comercio, 5 de noviembre de 1936, p. 3.
50. Rodolfo Pérez Pimentel, Diccionario bibliográfico, t. XI, p. 142.
Procesos 34, II semestre 2011 85
los motivos de la detención fueron otros: la denuncia se hizo cuando los tres
se negaron a contribuir a una colecta a favor de Franco.
51
Esta pugna en la colonia española se trasladó a los dos grandes diarios de
Guayaquil, El Telégrafo y El Universo, el primero ligeramente prorrepublicano
y el segundo más bien profranquista. La colonia española criticó sistemática-
mente a El Telégrafo por sus reportajes sobre la guerra, hasta tal punto que el
diario se sintiera obligado (a raíz de la detención de los tres españoles men-
cionados arriba) a defender la “seriedad de nuestros procedimientos perio-
dísticos” y una denuncia contra “esos belicosos nacionalistas que, valiéndose
de un lenguaje procaz, pretenden –en este país que los aloja y da sustento–
impedir que los periódicos y periodistas ecuatorianos reseñen alguna vez
los incidentes de la cruel revolución que en estos momentos ensangrienta
la península, cuando tales informaciones demuestran algo que desfavorece
al caudillo Franco”.
52
La rivalidad entre los dos diarios, en el contexto de
la guerra de España, se puede ver en que El Telégrafo diera acogida en sus
páginas a Ferrándiz Alborz, mientras que la mayoría de los textos poéticos y
periodísticos de Alfonso Ruiz de Grijalba, el enlace de Franco en la ciudad, y
las entrevistas de Felipe V. Carbo con personajes profranquistas de la ciudad
fueron publicados en El Universo. En julio de 1937, ese medio fue responsable
de la divulgación del testimonio y las opiniones de José Hernández Subiria,
un falangista nacido en Ecuador, cuya presencia en el teatro Edén de la ciudad
motivó un bullicioso y violento boicot por parte de un grupo prorrepublicano,
dirigido por el cónsul Castells.
53
51. “Tres ciudadanos españoles son detenidos en esta ciudad, por su labor subversiva”,
en El Telégrafo, 5 de mayo de 1937, p. 9.
52. “Lectura para la colonia española. En respuesta a un desafuero”, en El Telégrafo, 10
de mayo de 1937, p. 3.
53. En julio de 1937, El Universo anuncia la llegada a Guayaquil del señor José Her-
nández Subiria, “ecuatoriano nativo de Ibarra, quien irisa en los 27 años y acaba de volver
de España, después de haber tomado las armas en favor de los rebeldes españoles que
obedecen al Gral. Francisco Franco”. Hernández Subiria, que vivía en España desde los dos
años, ofreció un testimonio escalofriante del terror “rojo”: “Cómo no voy a darme cuenta de
lo que es el comunismo cuando un oficial comunista, tomó de los piesesitos [sic] a mi hijita
de 17 meses y, delante de su madre, la levantó por los aires lanzándola contra un muro y
destrozándole el cráneo? ¿Qué culpa tenía esa infeliz criatura de que su padre sustentara los
principios nacionalistas? Mi mujer y mi hijito fueron fusilados de la manera más inhumana.
Una hermana mía, monja de la caridad, fue violada cobardemente, luego golpeada, cortados
sus senos y por fin asesinada, habiendo sido paseado su cuerpo desnudo por las calles al
igual que los de otras compañeras suyas[…]”. “Ecuatoriano que ha combatido en las filas
rebeldes de España llega a ésta y se propone disertar sobre ese país”, en El Universo, 2 de
julio de 1937, p. 1. El 8 de julio, cuando se dispuso a pronunciar una conferencia sobre
“España ensangrentada” en el Teatro Edén, el cónsul Jaime Castells se levantó en un palco y
anunció que el conferenciante no era un militar, sino un “cura”. A estas palabras de Castells
Procesos 34, II semestre 201186
En septiembre de 1937, se fundó la revista quincenal Nueva España, que
se autodenominó el “Órgano de la Unión Nacionalista del Ecuador” aunque
se convertiría a partir de julio de 1938 en un órgano “oficialmente” falangista.
54
Bajo la dirección de Jaime Nebot, abuelo del actual alcalde de Guayaquil, se
convirtió en un eficaz medio de información para la colonia española y de
propaganda para la causa franquista. Publicaba a intelectuales españoles como
Gregorio Marañón y José María Pemán, y en la sección “Noticiero nacionalis-
ta” ofrecía información de todo tipo: hubo instrucciones sobre cómo hacerse
una Cédula de Identidad Nacionalista y cómo enviar sobres o paquetes a la
zona nacionalista. En mayo de 1938 informó del envío a Franco desde Cuenca,
“la bien llamada Atenas Ecuatoriana”, de una ofrenda a los Héroes del Alcázar
de Toledo, que consistía en una “valiosa y artística” medalla conmemorativa,
hecha “toda ella de purísimo áureo metal, grabada a buril, representando el
histórico Alcázar de Toledo, en sus mínimos detalles, siendo los escudos de
armas de Cuenca y de España, esmaltados a fuego sobre color azul”, y en
un “artístico pergamino con una dedicatoria escrita en caracteres góticos con
letras iniciales bruñidas en oro, que son un primor” y firmada –en “un alarde
de buen gusto, y para coronar aún más su indiscutible mérito”– por “el emi-
nente ecuatoriano señor doctor don Remigio Crespo Toral, gloria de las letras
y jurisconsulto notable, acompañado como secretario por un obrero Azuayo,
quienes hacen la ofrenda en nombre de lo más selecto de la intelectualidad de
la ciudad de Cuenca, la mejor Socieda d y el obrerismo patriota y católico”.
55
Si los intelectuales de izquierda participaban en la recaudación de fondos
a favor de la República, los grupos nacionalistas y católicos se empeñaban en
sus propios esfuerzos. A comienzos de octubre de 1936, El Universo informó
sobre una “patriótica colecta en favor de los nacionalistas españoles” que ha-
bía sido acogida “con el mayor entusiasmo” por ecuatorianos y extranjeros. El
“siguieron rechiflas y una ensordecedora gritería que impidió continuar la conferencia”. El
Universo agrega que “aquellas personas que habían concurrido al teatro para oponerse a
que el teniente Hernández hablase también fueron aperadas de gran cantidad de papas,
cebollas, taguas, etc., objetos que fueron lanzados no solamente contra el conferenciante
sino contra los espectadores con el propósito de obligarlos a abandonar la sala para que no
oyeran la relación”. “Hernández habló en el Edén, pese al griterío hecho por comunistas”,
en El Universo, 10 de julio de 1937, pp. 1, 4.
54. El Departamento de Intercambio y Propaganda Exterior de Falange Española se
encargó de la captación de españoles residentes en Hispanoamérica, y con ese fin se en-
viaron agentes para controlar, conectar y unificar los órganos de difusión profranquistas
que ya existían en Hispanoamérica. Eduardo González Calleja y Fredes Limón Nevado, La
hispanidad como instrumento de combate. Raza e imperio en la prensa franquista durante
la Guerra Civil española, Madrid, CSIC/Centro de Estudios Históricos, 1988, p. 84.
55. “Cuenca a los héroes del Alcázar”, en Nueva España, Guayaquil, 31 de mayo de
1938, p. 3.
Procesos 34, II semestre 2011 87
periódico auguraba grandes éxitos a la colecta, “si tomamos en consideración
el acendrado cariño que se exterioriza en el público, en pro de la campaña
que a costa de tantos sacrificios, se está llevando a cabo en estos aciagos mo-
mentos, por el imperio de la Democracia, en la noble patria española, contra
las desenfrenadas turbas rojas”.
56
Nueva España ofreció una plataforma ideal
para canalizar estos esfuerzos: dio amplia publicidad a las campañas, animaba
a las donaciones, premiaba a los más generosos con párrafos de felicitación,
divulgaba los resultados y luego publicaba las cartas de agradecimiento reci-
bidas desde España.
Los Comités Benéficos de Señoras Nacionalistas o de Señoritas Socorro de
Invierno –o Auxilio Social después de la “falangización” de los nacionalistas
guayaquileños– fueron los encargados de coordinar esas campañas. Organiza-
ron una exitosa venta de retratos de Franco, colectas de cigarrillos y chocolate,
y una campaña espectacular a cargo del Comité pro-Poncho que logró reunir
710 ponchos y mantas “que la munificencia de ecuatorianos y españoles man-
da a sus hermanos, en procura de aliviarles de los rigores del frío y nieves de
la presente estación invernal”.
57
Estas asiduas nacionalistas se encargaron tam-
bién de la organización de actividades sociales, entre las cuales destaca una
gran fiesta de diciembre de 1937, descrita con lujoso detalle en una crónica de
sociedad de Nueva España.
58
56. “Patriótica colecta en favor de los nacionalistas españoles”, en El Universo, 3 de
octubre de 1936, p. 1.
57. “Comité Pro-Poncho”, en Nueva España, 31 de diciembre de 1937, p. 19.
58. “Grande y brillantísima resultó la velada, ella fue un verdadero acontecimiento
social, pocas veces visto en Guayaquil. La iluminación y el adorno de las amplias dependen-
cias del Tennis Club, era magnífico, como para recibir a lo más selecto de nuestro mundo
social, al que se unió la élite de las Colonias española, italiana y alemana. Las destacadas
Damas María F. de Tous, María F. de Solá, Sara de Nebot, Mercedes W. de Miller, Carlota R.
de Maulme, Teresa de Subirá, Elvira de Guillén, Ramona de Insua, Luciá de Janer, Rosalía
de Marcet y señorita Paquita Fargas, acompañadas gentilmente por las Damas de la colonia
italiana, Daysi de Beltrami y Ada de Bonzi, pueden estar orgullosas y satisfechas, tanto por
el derroche de alegría sana que reinó en las horas que sin sentir pasaron raudas, como por
los resultados positivos que fueron cosechadas. La Cantina, dicho con más propiedad el
‘Bufet’, fue el pretexto de las organizadoras para acopiar fondos para el sostén de huérfanos
y viudas proletarias, abandonadas suicidamente a su suerte por los rojos españoles, al irse
a engrosar las filas del llamado Gobierno leal, en busca del soñado Edén, que solamente
existe en la fantasía de su calenturiento cerebro. Los dulces y refrescos, fueron previa-
mente obsequiados por las más distinguidas familias de la localidad, los que luego fueron
vendidos y servidos a la concurrencia por las Damas del Comité, a precios de ‘Caridad’...
los que no había como negar, antes bien a la hora del pago se era aún más espléndido. A
los acordes de la renombrada orquesta del maestro Blacio, se bailó hasta bien entrada la
madrugada; hubo momentos en que pudimos contar más de 200 parejas entregadas en los
dulces y adormecedores brazos de la diosa Terpsicore. Gustó mucho y llamó sobremanera
la atención, la pareja de los simpatiquísimos niños, Carlitos Pino Plaza y Beatriz Rosales
Procesos 34, II semestre 201188
El final de la guerra sería celebrado por todo lo alto en círculos católicos y
en la colonia española. La misma tarde del 29 de marzo de 1939, después de
que el gobierno ecuatoriano reconociera a Franco hubo una celebración en la
casa del representante de la España Nacionalista en Quito, José Tibau, durante
la cual se izó la bandera rojigualda en medio de una “gran concurrencia” de
miembros de la colonia española, simpatizantes ecuatorianos y diplomáticos
alemanes e italianos, entre los que destacaba el aviador italiano Colacicchi,
que había luchado en España.
59
Hubo diversas misas de acción de gracias,
organizadas por Falange Española en el Ecuador, entre ellas una, particular-
mente solemne, que tuvo lugar el 16 de abril de 1939 en la iglesia de San Fran-
cisco de Guayaquil. Bajo las banderas de Ecuador, el Vaticano y de la España
nacional, sonaron el Himno de Falange Española y “melifluas partituras de
gran arte”. Españoles y ecuatorianos, “unidos en el sentimiento y en el fervor
de la oración”, rezaron “por los inolvidables Caídos en actos de servicio o de
sacrificio, en fin, por el porvenir de España, salvada merced al titánico valor
de los guerreros de Franco, visiblemente protegidos por la Providencia”.
60
en el esPejo de la madre esPaña.
el fin de la guerra
La movilización de los intelectuales ecuatorianos de izquierda no se limitó,
en esos años, a la defensa de la República española. Muchos de los jóvenes
escritores –entre ellos, Alfredo Pareja Diezcanseco, José de la Cuadra y Pablo Pa-
lacio– participaron activamente en la Asamblea Constituyente de 1938. La espe-
ranza de un triunfo antifascista en España convivió con la esperanza de un nuevo
Ecuador. Así lo imaginaba, en 1943, el viajero estadounidense Albert B. Franklin:
¡La izquierda, que nunca había conseguido el más mínimo protagonismo en el
gobierno del país, poseía el balance del poder en el congreso destinado a formar
un nuevo régimen y a iniciar una nueva época en la vida nacional ecuatoriana!
Había llegado su hora. A Quito llegaron: jóvenes novelistas desde Guayaquil,
poetas desde el norte, profesores desde el sur, en representación del hombre co-
mún y corriente del Ecuador y, en el fondo, en representación simbólica de los
oprimidos de todos los colores y todas las creencias. El indio ya no sería tratado
Aspiazu, quienes vestidos con trajes de carácter nos obsequiaron con bellas danzas y bailes
clásicos, cosechando nutridos aplausos”. “Festival Pro-Auxilio Social”, en Nueva España, 31
de diciembre de 1937, p. 16.
59. Gabriel Alou Forner, “Diplomáticos, falangistas, emigrantes y exiliados españoles en
Ecuador (1936-1940)”, p. 68.
60. “Cartel de la Falange Española. Acción de gracias”, en Nueva España, 30 de abril
de 1939, p. 2.
Procesos 34, II semestre 2011 89
como un ser subhumano. Ya no preponderarían los métodos antidemocráticos
en la política del país. Ecuador sería la Suiza de América, radiante y próspera, el
bastión pacífico del ideal del gobierno representativo. ¡Cuántos sueños se soñaron,
cuántas esperanzas se cultivaron en los primeros días de agosto de 1938!
61
No fue así. El “Annus Mirabilis 1938” terminó, para la izquierda, en un fias-
co. Carecían de experiencia política y fueron presa fácil para los experimen-
tados gobernantes de siempre. Después de que Aurelio Mosquera Narváez
llegara a la presidencia en diciembre de 1938, la izquierda fue barrida literal-
mente del mapa político del país y la postura del gobierno ecuatoriano hacia
España cambió de inmediato. El nuevo ministro de Relaciones Exteriores, el
conservador Julio Tobar Donoso, precipitó el reconocimiento del gobierno
de Franco en vísperas de su triunfo definitivo.
62
Así se perdieron, a finales de
1938 y comienzos de 1939, tanto las esperanzas de la izquierda ecuatoriana
de transformar su propio país como los esfuerzos que habían invertido en la
defensa de la República Española. En el espejo de la Guerra Civil, intelectua-
les y políticos de todos los colores habían proyectado sus aspiraciones y sus
miedos; habían luchado para convertir su palabra en una eficaz arma propa-
gandística. El desenlace fue inapelable. Ganó Franco en España y en Ecuador
ganaron los que habían hecho campaña a favor de su triunfo.
Fecha de recepción: 20 de julio de 2011
Fecha de aceptación: 21 de octubre de 2011
61. Albert B. Franklin, Ecuador. Portrait of a People, North Carolina, Franklin Press,
2007, p. 304.
62. Tobar Donoso fue el segundo firmante “detrás del líder del Partido Conservador,
Jacinto Jijón Caamaño” del manifiesto “Adhesión de ciudadanos ecuatorianos al Generalísimo
Franco”, publicado en Dios y Patria. Por otra parte, se había publicado en el mismo medio
una carta suya a Alfonso Ruiz de Grijalba, en la que deseaba abiertamente la derrota de la Re-
pública: “Quiera el Cielo que pronto tengamos la grata nueva del completo triunfo de las Ar-
mas que en España luchan por el reflorecimiento de la civilización cristiana y del épico papel
que en la Historia desempeñó siempre la Patria de Pelayo, del Cid y de FRANCO”. “España y
el General Franco juzgados por un ecuatoriano ilustre”, en Dios y Patria, 31 de diciembre de
1937, p. 5. Con fecha del 29 de marzo de 1939, Tobar Donoso se dirigió a Francisco Gómez
Jordana, ministro de Asuntos Exteriores en el gobierno todavía de Burgos, afirmando, en
nombre de Ecuador, su esperanza de que “terminada la guerra que ha dividido el territo-
rio español, comenzará esa nación una nueva era de grandeza, conforme a sus inmortales
destinos, para gloria suya y de sus hijas, las Repúblicas americanas”. “El Ecuador reconoció
oficialmente ayer al gobierno del Gral. Franco”, en El Comercio, 30 de marzo de 1939, p. 1.
Procesos 34, II semestre 201190
bibliografía
Alou Forner, Gabriel, “Diplomáticos, falangistas, emigrantes y exiliados españoles en
Ecuador (1936-1940)”, en Cuadernos Americanos, No. 117, 2006.
Ayala Mora, Enrique, “La Guerra Civil y los socialistas ecuatorianos”, en María Elena
Porras y Pedro Calvo-Sotelo, edits., Ecuador-España. Historia y perspectiva; es-
tudios, Quito, Embajada de España en Ecuador/Archivo Histórico del Ministerio
de Relaciones Exteriores del Ecuador, 2001.
______, “Ecuador desde 1930”, en Leslie Bethell, edit., Historia de América Latina. Los
países andinos desde 1930, vol. 16, Barcelona, Crítica, 2002.
Carrión, Alejandro, “Los partidos políticos”, en Humberto Vacas Gómez, edit., El Ecua-
dor en el siglo XX, Quito, Publitécnica, 1981.
Carrión, Benjamín, edit., Nuestra España. Homenaje de los poetas y artistas ecuatoria-
nos, Quito, Atahuallpa, 1938.
Chaves Granja, Jaime, “El Comercio y el drama de la política nacional en el siglo XX”, en
Humberto Vacas Gómez, edit., El Ecuador en el siglo XX, Quito, Publitécnica, 1981.
Franklin, Albert B., Ecuador. Portrait of a People, North Carolina, Franklin Press, 2007.
González Calleja, Eduardo y Fredes Limón Nevado, La Hispanidad como instrumento
de combate. Raza e imperio en la prensa franquista durante la Guerra Civil
española, Madrid, CSIC/Centro de Estudios Históricos, 1988.
Moral Roncal, Antonio Manuel, Diplomacia, humanitarismo y espionaje en la Guerra
Civil española, Madrid, Biblioteca Nueva, 2008.
Nicola López, Gerardo, Síntesis de la historia de la República, Ambato, Casa de la Cul-
tura Ecuatoriana, 1980.
Pareja Diezcanseco, Alfredo, Los poderes omnímodos, Quito, El Conejo, 1983.
Pérez Pimentel, Rodolfo, Diccionario biográfico del Ecuador, 23 tomos [www.diccio-
nariobiograficoecuador.com].
Quevedo Terán, Patricio, “La Constitución de 1938: ¿realidad o ficción?”, en Fabián Co-
rral Burbano de Lara, et al., Testigo del siglo. El Ecuador visto a través del Diario
“El Comercio”, 1906-2006, Quito, El Comercio, 2006.
Redondo, Gonzalo, Historia de la Iglesia en España, 1931-1939, 2 vols., Madrid, Rialp,
1993.
Rengel, Jorge Hugo, Crónicas y ensayos, Loja, Casa de la Cultura Ecuatoriana, 1959.
Ruiz de Grijalba y López Falcón, Alfonso, Marqués de Grijalba, Por tierras colombinas.
Impresiones y apuntes. La República del Ecuador, 1924-1929, Guayaquil, Socie-
dad Filantrópica del Guayas, 1929.
Thomas, Hugh, The Spanish Civil War, Londres, Penguin, 1986, 3a. ed.
Troncoso, Julio, Odio y sangre, Quito, Fray Jodoco Ricke, 1958.
Velasco Ibarra, José María, Conciencia o barbarie, Quito, Editora Moderna, 1937, 2a.
ed.
Vera, Alfredo, Anhelo y pasión de la democracia ecuatoriana, Guayaquil, Imprenta de
la Universidad Central, 1948.
Viteri, Eduardo, edit., Por la España leal, Quito, Imprenta Fernández, 1938.


ISSN: 1390-0099

Licencia de Creative Commons
Procesos: revista ecuatoriana de Historia is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 4.0 Internacional License.