Procesos 34, II semestre 2011 5
nuevos enfoques teóricos
en torno a las guerras de indePendencia
Tomás Pérez Vejo
Escuela Nacional de Antropología e Historia, ENAH, México
RESUMEN
El artículo aborda los procesos de independencia en la América española, por
medio de una evaluación de las interpretaciones historiográficas más recientes
sobre el tema. El trabajo considera estos procesos como parte de un desarrollo
más amplio de cambio global, que sustituyó la legitimidad dinástico-religiosa por
la legitimidad nacional.
Palabras clave: Hispanoamérica, independencia, Ilustración, Monarquía Católica,
centenario, bicentenario, siglo XIX, nación, Estado-nación, modernidad.
ABSTRACT
This article examines the processes leading to the independence of Spanish Amer-
ica trough an assessment of the most recent historiographical intepretations of the
subject. The paper considers these processes as part and parcel of broader changes
at a global level that replaced the dynastic religious legitimacy with a national one.
Keywords: Hispanic America, Independence, Illuminism, Catholic Monarchy, nine-
teenth century, nation, nation-state, ethnicity and modernity.
II semestre 2011, Quito
ISSN: 1390-0099
estudios
Procesos 34, II semestre 20116
el Planteamiento de un Problema
El primer centenario de las independencias, coincidente con un momento
de exaltación nacional y nacionalista, fue el digno broche de oro final de una
historiografía que hizo de la nación el gran protagonista de la historia pero
que, desde la perspectiva actual, tiene más interés como objeto de estudio en
sí misma que como aportación al conocimiento de lo ocurrido un siglo antes.
El riesgo del segundo centenario no es ya esta exaltación nacionalista, aunque
por supuesto esta seguirá vigente en las conmemoraciones oficiales, sino el
de una historiografía “acumulativa”, centrada en estudios parciales, que segui-
rán añadiendo más y más información, sobre los conflictos étnicos, sociales,
económicos, políticos y regionales que se dirimieron en los años de conflicto
bélico y que, pareciera, podrían explicar las causas de las llamadas guerras de
independencia.
1
Tengo dudas, sin embargo, de que esta acumulación de infor-
mación vaya a permitir un mejor conocimiento de lo ocurrido en la América
española durante la segunda y la tercera décadas del siglo XIX. El problema
es más de enfoque conceptual que de trabajo de archivo y la conmemoración
del Bicentenario sería una buena ocasión para una relectura de las indepen-
dencias a la luz de nuevas propuestas teóricas.
Los cambios generados en las últimas décadas en torno al estudio del
“nacimiento del mundo moderno”
2
–proceso en el que sin duda las inde-
pendencias americanas se incluyen, y la información acumulada permiten, o
quizás mejor, como se pregunta la historiadora Virginia Guedea refiriéndose a
México–,
3
exigen nuevas interpretaciones generales sobre lo ocurrido en los
1. Un ejemplo de esto puede ser el libro, por lo demás un espléndido trabajo, de Eric
Van Young en el que se hace un pormenorizado análisis del trasfondo social, étnico y eco-
nómico de la guerra de la independencia: el problema es que este trasfondo ya existía en las
décadas previas a la independencia y siguió existiendo varias décadas después sin que antes
ni después fuese motivo de un conflicto generalizado como el que tuvo lugar a partir de
1810. La impresión es que se está explicando lo accesorio y no lo principal. Eric Van Young,
La otra rebelión. La lucha por la independencia de México, 1810-1821, México, Fondo de
Cultura Económica (FCE), 2006.
2. “The birth of the modern world” es el título de un sugestivo libro de Christopher A.
Bayly, publicado en 2004, en el que trata de resumir algunas de estas aportaciones. Christo-
pher A. Bayly, The Birth of the Modern World, 1780-1914. Global Connections and Compa-
risons, Oxford, Blackwell Publishing, 2004. Quizás una de las carencias de este libro sea, a
pesar de su voluntad de una historia global, la falta de información sobre América Latina.
3. “[…] las numerosas, y en muchos casos enriquecedoras, aportaciones que se han
hecho en los últimos años al estudio del proceso político que fue la emancipación permiten
–casi me atrevería a decir que exigen– emprender nuevas interpretaciones generales que
proporcionen nuevas y más actualizadas visiones de conjunto y más cabales explicaciones
Procesos 34, II semestre 2011 7
territorios de la Monarquía Católica en América en el tránsito del siglo XVIII
al siglo XIX.
A pesar de las objeciones de algunos historiadores, principalmente post-
modernistas y postcoloniales, a lo que ellos llaman “grandes narrativas”, ne-
cesitamos un marco global nuevo que nos permita romper la jaula de la me-
lancolía, la nostalgia por lo que nunca existió, en el que las historias sobre la
independencia han estado presas desde, prácticamente, el mismo momento
de ocurridos los hechos. Necesitamos una teoría que nos permita dar sentido
al material acumulado. El rechazo a reflexionar sobre las grandes narrativas
significa, en la mayoría de los casos, la aceptación de los marcos teóricos
preexistentes; por ejemplo, para el caso que nos ocupa, considerar que las
guerras de independencia americanas fueron guerras de liberación nacional,
parte del mismo proceso descolonizador que el que tuvo lugar en Asia y
África a mediados del siglo XX; o que las guerras fueron un enfrentamiento
social entre élites y grupos subalternos, entre blancos colonialistas y nativos
colonizados. Todo ello adobado por una visión moralista de la historia, de
lucha entre el bien y el mal, que, como todo lenguaje políticamente correcto,
oculta más que revela.
El problema, en última instancia, es que las grandes teorías sobre el nacio-
nalismo o el imperialismo no sirven para enmarcar las independencias ameri-
canas. Estas tuvieron lugar en un momento histórico en el que ni el nacionalis-
mo ni el imperialismo se habían desarrollado todavía en su sentido moderno.
Fueron, por decirlo de alguna manera, independencias pre-nacionalistas y
pre-imperialistas en las que la nación y el antimperialismo tuvieron un papel
marginal, si es que tuvieron alguno.
Hay una metanarrativa histórica alternativa, sugerente, que consistiría
en incluir los procesos de independencia en esa gran crisis planetaria que
tuvo lugar entre 1780 y 1820, límites cronológicos por supuesto más o menos
aproximados, que afectó desde la economía a la política y el pensamiento y
desde la vida privada al mundo simbólico e imaginario. El fin de un mundo
y su sustitución por otro. Las revoluciones de independencia no solo como
parte de las revoluciones atlánticas o de la común revolución hispánica, pro-
puesta de François-Xavier Guerra,
4
sino de un proceso mucho más amplio
de cambio global, una de cuyas expresiones más claras fue la sustitución de
de todo el proceso al tiempo que señalen sus carencias”. Virginia Guedea, “La historia polí-
tica sobre el proceso de la independencia”, en Alfredo Ávila y Virginia Guedea, coords., La
independencia de México: temas e interpretaciones recientes, México, UNAM, 2007, p. 64.
4. Ver en particular François-Xavier Guerra, dir., Revoluciones hispánicas: indepen-
dencias americanas y liberalismo español, Madrid, Ed. Complutense, 1995; François-Xavier
Guerra, Modernidad e independencia. Ensayos sobre las revoluciones hispánicas, Madrid,
Mapfre, 1992.
Procesos 34, II semestre 20118
la legitimidad dinástico-religiosa por la legitimidad nacional y, como conse-
cuencia, el nacimiento del Estado-nación contemporáneo. La aceptación de
esta nueva metanarrativa exige relecturas cuidadosas de los caminos hacia la
modernidad
5
en el interior de la Monarquía Católica, antes y después de su
disolución. Lecturas en las que habría que considerar desde los acelerados
cambios económicos de las últimas décadas del siglo XVIII hasta el desarrollo
y las particularidades de la ilustración hispánica, todo ello no solo en su parte
europea, sino también en sus núcleos americanos.
6
Por lo que se refiere a los cambios económicos, es obvio que en el tránsito
del siglo XVIII al XIX no hubo, en ninguno de los territorios de la Monarquía
Católica, una revolución industrial, tampoco por cierto en sentido estricto en
ninguna otra parte del planeta, incluida Inglaterra. Más dudoso, sin embargo,
es que en muchas regiones de la Monarquía en América no estuviese teniendo
lugar, ya desde mediados del siglo XVIII, un proceso de expansión comer-
cial y económica, que entraría plenamente dentro de lo que Jan de Vries ha
denominado la “revolución industriosa”
7
y que afectó a todos y cada uno de
5. El problema de la modernidad y lo moderno resulta prácticamente irresoluble, tanto
por lo que se refiere a su cronología como a su significado. Mi hipótesis es que desde sus
orígenes la América española es, y sobre todo se pensó, como un mundo esencialmente
moderno y que además participó intensamente en el ciclo modernizador de finales del siglo
XVIII y principios del XIX. Para una aproximación teórica al sentido y significado de lo mo-
derno ver Ernest Gellner, Plough, Sword and Book, Londres, Collins Harvil, 1988; Alan, The
Riddle of the Modern World: Of Liberty, Wealth and Equality, Basingstoke, Macmillan, 2000;
David S. Landes, The Wealth and Poverty of Nations: Why Some Are So rich and Some so
Poor, Nueva York, W. W. Norton, 1998; y David S. Landes, Favorites of Fortune: Technology,
Growth, and Economic Development since the Industrial Revolution, Cambridge, Harvard
University Press, 1991.
6. Uno de los errores de los estudios sobre la Monarquía Católica es que raramente es
tomada como objeto de estudio global. Hay una marcada tendencia a analizar cada una de
sus partes por separado. Los historiadores españoles tienden a ocuparse de la monarquía
desde la perspectiva de lo que hoy es España, con la que parecen confundirla, y los ameri-
canos desde la de cada una de sus naciones respectivas (dejo de lado los demás territorios
europeos de la monarquía: Sicilia, Nápoles, Milán, Flandes, etc., porque estos pareciera
que nunca formaron parte de ella). El error es doble: por un lado, se inventa un objeto de
estudio inexistente, una especie de historia-ficción del pasado, en el que antiguos reinos,
virreinatos, audiencias, etc., son estudiados como naciones modernas ¡y hasta con intereses
nacionales!; por otro, se pierde de vista un panorama global que es el que en muchos casos
da sentido a lo que está estudiando.
7. El concepto de “revolución industriosa” como alternativa al de Revolución industrial
ha sido desarrollado por de Vries en varios trabajos, ver particularmente Jan de Vries, “The
Industrial Revolution and the industrious revolution”, Journal of Economic History, 54, 1994,
pp. 240-270; y Jan de Vries y Adrian Van de Woude, The First Modern Economy: Success,
Failure, and Perseverance of the Dutch Economy, 1500-1815, Cambridge, Cambridge Uni-
versity Press, 1997. Hace referencia tanto a procesos de intensificación productiva y globali-
Procesos 34, II semestre 2011 9
los aspectos de la vida pública y privada. Es el caso, por ejemplo, del Bajío
novohispano, uno de los centros económicos del mundo a finales del siglo
XVIII y, posiblemente no por casualidad, también el centro de la “revolución
de la independencia” en la Nueva España. Es posible que fuese esta revolu-
ción industriosa la que creó las condiciones para el estallido de la violenta
revolución política y social que puso fin a su propio desarrollo; también, y es
solo una hipótesis que merecería ser estudiada, la responsable de un proceso
de modernización social que permitió la rápida nacionalización posterior.
8
Con respecto a la influencia de la Ilustración, la presencia de núcleos ilus-
trados en las principales ciudades de la Monarquía en América es clara. Ilus-
trados no tanto porque se leyese en ellos a los filósofos de las Luces, que en
algunos casos también, sino porque desarrollaron una sociabilidad ilustrada
(sociedades, periódicos, academias, etc.), caldo de cultivo para el nacimiento
de la sociedad civil,
9
el “público crítico”, que tan importante papel tuvo en
la deslegitimación de los imaginarios de Antiguo Régimen en todo el mundo.
Humboldt pudo escribir sus “ilustrados” ensayos sobre la América española
porque a lo largo de su viaje encontró círculos intelectuales capaces de res-
ponder a las preguntas de un ilustrado. Sus libros sobre la América española
muestran, de manera indirecta, la presencia de élites ilustradas en la mayoría
de las ciudades por las que pasó, con información clara y precisa sobre los
territorios y el mundo en que vivían; si no una opinión pública moderna algo
bastante parecido. El crecimiento de esta nueva sociabilidad es claro en todos
los territorios de la Monarquía a lo largo del último cuarto del siglo XVIII. Otra
cosa es que una de las características de esta Ilustración hispánica fuese su
carácter católico y conservador. Los ilustrados de la Monarquía Católica bus-
caron resolver los problemas de la sociedad a partir de la razón pero sin cues-
tionar ni el lugar del rey ni, menos todavía, el de la religión. Nada demasiado
original, por otro lado, no menos conservadoras ni por ello menos ilustradas
fueron las contemporáneas propuestas de los evangélicos y metodistas britá-
nicos y de los neopietistas alemanes.
Son todos estos cambios los que habría que analizar para intentar cons-
truir un nuevo marco teórico capaz de explicar en toda su complejidad eso
zación económica como a cambios en la demanda. Aunque este autor limita su “revolución
industriosa” a Holanda, sur de Inglaterra, norte de Alemania y las Trece Colonias, muchas
de las características que define pueden aplicarse, sin demasiados problemas, a algunas re-
giones de la América española de finales del siglo XVIII, por ejemplo el Bajío novohispano.
8. La idea de que tanto la nación como el nacionalismo son una consecuencia de la
modernización ha sido defendida de forma particularmente convincente por Ernest Gellner,
ver Ernest Gellner, Nations and Nationalism, Oxford, Basil Blackwell Publishers, 1983.
9. Sobre el concepto de sociedad civil y su papel como nexo entre sociedad y Estado
ver Jürgen Habermas, Historia y crítica de la opinión pública, Barcelona, Gustavo Gili, 1981.
Procesos 34, II semestre 201110
que, de forma quizás no demasiado precisa, llamamos guerras de indepen-
dencia. Solo me voy a referir aquí a uno de ellos, el que tiene que ver con el
problema de la nación, clave para una reinterpretación global como la que
aquí se está proponiendo.
Los cambios generados en las últimas décadas en el campo de la teoría
política, en general, y en los estudios sobre la nación, en particular, hacen
necesario un replanteamiento radical de los enfoques sobre lo ocurrido en las
primeras décadas del siglo XIX en los territorios de lo que seguimos empeña-
dos en llamar Imperio español y que en la época era universalmente conocido
como Monarquía Católica. Y no estamos ante un simple problema termino-
lógico. El uso de un término u otro nos remite a realidades conceptuales
radicalmente distintas. En sentido estricto, España como entidad política no
existió con anterioridad a las primeras décadas del siglo XIX, tanto los Austrias
como los Borbones no fueron reyes de España sino de un conglomerado de
reinos y señoríos, la interminable lista de rey de Castilla, rey de León, rey de
Aragón, rey de Valencia, rey de Jaén, señor de Vizcaya, señor de Molina de
Aragón, etc., que, como una especie de mantra religioso, acompañaba los do-
cumentos emitidos por los monarcas. Como consecuencia, tampoco existió un
Imperio español; lo que existió fue una Monarquía con intereses económicos
y políticos propios que nada tenían que ver con un hipotético interés nacional
“español”. Eran los intereses de la Monarquía, no de alguno de los reinos que
la componían,
10
los que guiaban tanto la política interior como la exterior. Los
funcionarios del Estado estaban al servicio del monarca, no de una más que
hipotética nación española, y ni siquiera tenían por qué ser necesariamente
“españoles”. La posibilidad de que las diferentes naciones, en el sentido tra-
dicional del término, que convivían en su interior fueran consideradas sujeto
de soberanía resultaba tan inverosímil que no era ni siquiera imaginable. El
sujeto político, exclusivo y excluyente, era la Monarquía, no las naciones que
la formaban, múltiples tanto en América como en la Península.
El fin del Antiguo Régimen y de la legitimidad dinástico-religiosa convirtió
a la nación en el sujeto principal, sino único, de legitimación del ejercicio del
poder pero no siempre fue así. La nación, como comunidad natural formada
por los que tenían el mismo origen, “nacido de”, fue durante la mayor parte
de la historia de la humanidad prácticamente inerme desde el punto de vista
político. Solo a partir de las revoluciones llevadas a cabo a uno y otro lado del
Atlántico en las últimas décadas del siglo XVIII y primeras del XIX adquirió
suficiente densidad política como para ocupar el lugar central como protago-
nista de la historia que hoy tiene.
10. Y no hay que confundir reinos con naciones, es un anacronismo absoluto. Solo
algunos de estos reinos y señoríos dieron origen a naciones, la mayoría no.
Procesos 34, II semestre 2011 11
No podemos seguir planteando las guerras de independencia como un
enfrentamiento entre naciones. Las naciones surgidas de la desmembración
de la Monarquía Católica, a uno y otro lado del Atlántico, no son la causa
de las guerras de independencia sino su consecuencia; tampoco seguir ex-
plicando estas a partir de conflictos étnicos, sociales o económicos que, si
bien es cierto que se volvieron especialmente virulentos como consecuencia
de la inestabilidad bélica –todo conflicto tiende a agudizarse en el contexto
de un enfrentamiento militar–, ya existían antes del estallido de la guerra y
siguieron existiendo después sin generar una guerra generalizada como la que
tuvo lugar en torno a la segunda década del siglo XIX; y mucho menos seguir
intentando entenderlas como un conflicto de identidades, españoles contra
americanos o criollos contra peninsulares.
La propuesta que quiero plantear aquí parte de dos hipótesis básicas, las
dos relacionadas directa o indirectamente con el problema de la nación:
a) Las guerras de independencia responden a un problema de legitimidad
política, no, al menos en origen, a conflictos económicos, sociales, étnicos,
etc. Esto no quiere decir que, una vez iniciadas, los conflictos étnicos, sociales
o económicos no tuviesen un importante papel, incluso en algunos momentos
decisivos, sino que su causa y lo que define su especificidad es un conflicto
sobre quién y con base en qué principios tiene derecho a ejercer el poder.
b) Las guerras de independencia no responden a lo que entendemos
como guerras de liberación nacional, guerras en las que una nación lucha
por independizarse de otra. En sentido estricto no son ni siquiera guerras de
independencia sino más bien lo que hoy entenderíamos como guerras civiles,
en las que una sociedad se ve desgarrada por la existencia de proyectos alter-
nativos e incompatibles de organización económica, social o política.
las guerras como un conflicto de legitimidad Política
El núcleo duro del conflicto de las independencias, lo que define su espe-
cificidad, es un problema de legitimación del ejercicio del poder, de quién tie-
ne derecho a ejercerlo legítimamente. En el origen del poder político no está
el metafórico pacto lockiano ni la imposición arbitraria, al menos a medio-
largo plazo, sino algo mucho más complejo que es el reconocimiento por par-
te de una colectividad del derecho de alguien a ejercerlo, lo que podríamos
denominar la constitución histórica de una sociedad, eso que Antonio Annino
ha definido, como el “conjunto de valores y prácticas políticas percibido como
legítimo porque estaba fundado en una tradición igualmente legítima”.
11
En la
11. Antonio Annino, “Cádiz y la revolución de los pueblos mexicanos, 1812-1821”, en
Procesos 34, II semestre 201112
tradición occidental esta legitimidad fue durante la mayor parte de su historia
de carácter dinástico-religioso. El derecho a gobernar se transmitía por heren-
cia dinástica y encontraba su legitimación última en la religión, “por la gracia
de Dios” tal como recordaban monedas y medallas. El proceso de desacraliza-
ción política, iniciado en el siglo XVIII y que alcanza su punto culminante con
la Revolución francesa y la decapitación del monarca, hizo imposible este tipo
de legitimidad. La vieja legitimidad dinástica, de carácter divino, fue puesta
en cuestión y substituida por una legitimidad de tipo nacional, ya no por la
gracia de Dios sino en nombre de la nación. Lo que realmente se dirimió en
las primeras décadas del siglo XIX, y no solo en América, fue el nacimiento de
la modernidad política con el triunfo de una nueva forma de legitimación del
poder basado en la nación y la voluntad nacional. No es necesario precisar
que no estamos ante un problema menor; es el problema político por exce-
lencia el fundamento último de toda comunidad política.
Esta primera hipótesis resulta particularmente complicada porque en la
Monarquía Católica, el problema de la nación irrumpe de forma prematura y
por causas exógenas. La legitimidad real no fue puesta en cuestión, en ningu-
no de los dos lados del Atlántico, ni en los años inmediatamente anteriores a
que estallase el conflicto independentista ni, incluso, lo que resulta más sor-
prendente, en los inmediatamente posteriores a que este hubiese comenzado.
Esto explica el lugar que en los programas de insurgentes y realistas tuvo la
figura de Fernando VII, el Deseado; también las pulsiones monárquicas que,
desde el río de la Plata a la Nueva España, recorrieron el continente en los pri-
meros momentos del conflicto insurgente.
12
La idea de una comunidad política
a cuya cabeza no hubiese un monarca no era, en el mundo hispánico, a pesar
del ejemplo de los Estados Unidos, ni siquiera imaginable. Y poco importa
aquí si la figura de Fernando VII fue solo la “máscara” de la que se sirvieron
los insurgentes o no; lo importante en todo caso, suponiendo que fuese solo
una máscara, cosa bastante improbable, es que se vieran obligados a usarla.
13
Antonio Annino, coord., Historia de las elecciones en Iberoamérica. siglo XIX. De la forma-
ción del espacio político nacional, Buenos Aires, FCE, 1995.
12. No solo en los primeros años sino en muchos casos incluso después. Al margen del
caso de México, en el que hubo dos restauraciones monárquicas, están las propuestas mo-
nárquicas del rioplatense San Martín, las del también rioplatense Belgrano, las del chileno
O´Higgins o las del caraqueño Andrés Bello.
13. La metáfora de “la máscara de Fernando VII” ha sido profusamente utilizada por la
historiografía mexicana para explicar las proclamas a favor del rey de España de las prime-
ras proclamaciones de “independencia”, comunes por otro lado al conjunto del continente.
Todas las primeras proclamas de “independencia” americanas se hacen en nombre de Fer-
nando VII. Para un ejemplo concreto del uso de la figura de Fernando VII por los insur-
gentes americanos ver el estudio de Marco Antonio Landavazo sobre el caso novohispano.
Marco Antonio Landavazo, La máscara de Fernando VII. Discurso e imaginario monárqui-
Procesos 34, II semestre 2011 13
El punto de partida es que en un momento determinado el rey dejó de
estar y eso desencadenó un proceso de búsqueda de legitimidades alternati-
vas, pueblos, reinos, etc., que acabaron desembocando –no podía ser de otra
manera en el contexto histórico en el que tuvieron lugar– esa crisis global a
la que se hacía referencia al principio de este trabajo, en la afirmación de una
legitimidad de tipo nacional y, como consecuencia, la conversión de la identi-
dad en un problema político. Pero este fue el fin del proceso no su origen ni,
menos todavía, su causa.
El rey no estaba. Por primera vez en la historia de la Monarquía las tropas
de un soberano extranjero ocupaban su capital
14
y la situación desde el punto
de vista legal era obscura. Al margen de la pusilánime actitud de instituciones
como el Consejo de Castilla,
15
que en un primer momento aprobó las abdica-
ciones de Bayona, la posibilidad de que el rey pudiese ceder el reino a un mo-
narca distinto del que fijaban las leyes sucesorias resultaba de difícil encaje en
la tradición jurídica castellana. Lo que se escenificó en Bayona fue una idea pa-
trimonialista de la Corona de legalidad tan endeble que hasta el propio Fernan-
do VII, que no se caracterizaba precisamente por una gran sutileza intelectual,
tuvo que recordar a su padre, Carlos IV, que el cambio de dinastía necesitaba la
aprobación de las Cortes,
16
aprobación que nunca tuvo lugar. La consecuencia
fue un sentimiento de vacío de poder y de legitimidad, generalizado entre las
élites de la Monarquía, perfectamente ejemplificado en la afirmación del Ma-
nifiesto de la Junta Suprema de Sevilla de que el reino había quedado sin rey
y sin gobierno “situación verdaderamente desconocida en nuestra historia y
nuestras leyes”.
17
Perplejidad que llevó, en un primer momento, a preguntarse
sobre quién tenía derecho a ejercer el poder en ausencia del rey, es el tiempo
de las juntas y los pueblos; en un segundo, sobre el origen del poder mismo,
es el de las constituciones y las naciones. Una evolución que fue similar en
todos los lugares de la monarquía, sin distinción alguna entre los territorios
europeos y los americanos y ni siquiera entre estos y la lejana Manila.
cos en una época de crisis. Nueva España, 1808-1822, México, El Colegio de México, 2001.
14. El que la capital de la monarquía fuese ocupada por las tropas de otro Estado hay
que verlo no como un hecho anecdótico sino como la consecuencia de la derrota, que lleva-
ría a la desmembración, en su lucha con el resto de las potencias europeas. Resultado, posi-
blemente, de su menor eficiencia en la recaudación de impuestos y la gestión de la guerra.
15. Era uno de los principales órganos jurisdiccionales y gubernativos de la Monarquía.
No declaró la nulidad de las abdicaciones de Bayona hasta el 11 de agosto de 1808, es decir,
cuando ya había sido aprobada la Constitución de Bayona.
16. Carta de Fernando VII a su padre, del 4 de mayo de 1808. Reproducida en Álvaro
Flórez Estrada, Introducción para la historia de la revolución de España, Londres, Imprenta
de R. Juigné, 1810, p. 170.
17. Manifiesto de la Junta Suprema de Sevilla (del Reino de España y de las Indias), 3
de agosto de 1808.
Procesos 34, II semestre 201114
El problema fue, en el segundo momento, que nadie sabía muy bien, en
el ámbito hispánico, qué era una nación ni, todavía mucho menos, cuántas
naciones había en los territorios de la Monarquía Católica y, como conse-
cuencia, tampoco cuántos sujetos de soberanía albergaba en su interior. Los
constituyentes gaditanos afirmaron que solo una, delimitada por las fronteras
de la Monarquía y formada por los “españoles de ambos hemisferios”. En su
nombre elaboraron la Constitución de 1812. Recurrieron, sin embargo, a un
concepto de nación de carácter tradicional, “nacido de”, y no de comunidad
política. La nación española fue definida como la formada por “los españoles
de hemisferios”, dándole la condición de ciudadanos solo a los descendientes
de los originarios de la Península Ibérica, los descendientes de los originarios
de América y los descendientes de la mezcla entre ambos. La historiografía ha
hecho mucho hincapié en que la exclusión de los descendientes de africanos,
18
las en Cádiz llamadas castas, se debió a la voluntad de los diputados peninsu-
lares de disminuir el peso de los americanos en las futuras Cortes, y es obvio
que mucho de esto hubo,
19
posiblemente, entre otras cosas, porque estaban
convencidos de que el número de descendientes de negros era muy superior
al de la realidad.
20
Ha prestado mucha menos, sin embargo, a lo que refleja
de una concepción de la nación de carácter tradicional y étnico: son parte de
pleno derecho de la nación, ciudadanos, no todos los habitantes sino solo los
18. Los únicos habitantes de la monarquía excluidos de la ciudadanía fueron aquellos
con algún antepasado negro. Se excluyeron también a miembros de órdenes regulares,
sirvientes, criminales convictos y deudores públicos, pero en este caso el problema es ob-
viamente distinto.
19. Aunque el fondo del problema es de carácter mucho más profundo, lo que está
detrás de la polémica sobre la subrepresentación americana son dos concepciones de la
soberanía prácticamente incompatibles. Para una la soberanía era única e indivisible, por
lo que no había ninguna posibilidad de subrepresentación de ninguno de sus territorios ya
que los diputados representaban a la nación en su conjunto; para la otra, los diputados eran
representantes territoriales por lo que sí podía haber territorios subrepresentados. Para un
resumen historiográfico sobre el debate de la representación de los americanos en las Cortes
de Cádiz ver Roberto Breña, El primer liberalismo español y los procesos de emancipación
de América, 1808-1824. Una revisión historiográfica del liberalismo hispánico, México, El
Colegio de México, 2006, pp. 141-161; para el problema de la representación de los ameri-
canos en el Trienio Liberal ver Ivana Frasquet, “La cuestión nacional americana en las Cortes
del Trienio Liberal, 1820-1821”, en Jaime E. Rodríguez O., Revolución, independencia y las
nuevas naciones de América, Madrid, Mapfre-Tavera, 2005.
20. Convencimiento en el que es posible hubiese un fuerte componente “racista” de
minusvaloración de la calidad racial de las poblaciones americanas. Al menos esa fue la
percepción que tuvo el puntilloso dominico novohispano fray Servando Teresa de Mier para
quien en la Península tenían la “necia persuasión de que acá la mayoría de habitantes se
componen de mulatos”. Fray Servando Teresa de Mier, Memorias, Madrid, Trama, 2006, p.
274. Persuasión que debía de resultar especialmente ofensiva para alguien que hacía conti-
nua ostentación de su condición de castellano viejo con casa solar en la montaña.
Procesos 34, II semestre 2011 15
que tienen sangre “española”, en su doble origen europeo y americano. La
Revolución francesa había hecho una “declaración universal” de los derechos
del hombre y del ciudadano, la Constitución gaditana se limitó a convertir en
sujeto político a una nación “biológica” formada por los descendientes de dos
naciones “naturales”.
La opción gaditana tampoco resulta tan extraña como a primera vista pu-
diera parecer. Un hijo de la Revolución francesa como Napoleón pretendió,
tal como ha demostrado Stuard Woolf,
21
organizar Europa a partir de naciones
“étnicas” y la idea de que una nación es una comunidad natural formada por
los que comparten raza, lengua y cultura, los descendientes de unos mismos
antepasados. Es un fantasma que ha recorrido el pensamiento político con-
temporáneo hasta nuestros días; de hecho, la filiación genealógica es una de
las metáforas más recurrentes, sino la más, del pensamiento nacionalista. Los
límites entre la nación “cívica” y la nación “étnica” son mucho más tenues de
lo que algunos teóricos se empeñan en afirmar. Quizás lo único sorprenden-
te de la declaración gaditana sea esta voluntad de fusión de dos “naciones”
biológicas en una. Nada demasiado diferente, por otra parte, a lo intentado
después por muchas de las naciones hispanoamericanas con la conversión
del mestizo en elemento principal de definición nacional, la “auténtica” raza
nacional, y es que, en el fondo, los retos para construir una nación que abar-
case el conjunto de los territorios de la Monarquía no eran muy distintos de
los que se planteaban para construirla en cada uno de los Estados en los que
finalmente se disgregó.
En todo caso, en 1812 esa supuesta nación española era poco más que una
ficción. Todavía en 1839 Alcalá Galiano, doceañista en su juventud, podrá es-
cribir que el objetivo de los liberales seguía siendo “hacer la nación española,
una nación que ni lo es ni lo ha sido hasta ahora”.
22
Curiosa afirmación treinta
años después de que en nombre de esa misma nación se hubiese hecho una
Constitución y se hubiese afirmado, además, que “era libre e independiente y
no es ni puede ser patrimonio de ninguna familia ni persona” (art. 2).
Nada demasiado diferente de lo que ocurría en el resto de las supuestas
naciones liberadas de España, de las que todavía en 1839, y posiblemente to-
davía muchos años después, también se podría haber afirmado que “ni lo eran
ni lo habían sido hasta ahora”. En 1810 ni existía la nación española de la que
se liberaban ni las múltiples naciones liberadas. Extrañas guerras de indepen-
dencia en las que las naciones a liberar se construyeron a medida que se de-
21. Stuard Woolf, Napoleon’s Integration of Europe, Nueva York, Routledge, 1991.
22. “Índole de la revolución en España en 1808”, publicado en 1839 en la Revista de
Madrid. La cita está tomada de Antonio Alcalá Galiano, Obras escogidas, Madrid, Biblioteca
de Autores Españoles, 1955, vol. 2, pp. 309-325. Nótese que este autor también utiliza el
término revolución para referirse a lo ocurrido en 1808 y no el de guerra de independencia.
Procesos 34, II semestre 201116
sarrollaba el conflicto bélico. Y es que en la invención de las nuevas naciones
jugó un papel determinante la guerra misma, una especie de curso acelerado
de nacionalización, y también aquí, una vez más, tanto en la Península como
en América.
23
En la primera porque permitió una definición en oposición a los
franceses, lo que no quiere decir que combatieran de un lado españoles y de
otro franceses, esa es una construcción imaginaria, aunque con una alta capaci-
dad performativa; en la segunda porque permitió una definición en oposición
a los españoles, y aquí todavía menos se puede decir que combatieran de un
lado españoles y de otro americanos, una construcción aún más imaginaria que
la anterior. No está demás recordar que tanto en Ayacucho como en Iguala, por
referirnos solo al fin de la presencia “española” en los dos grandes virreinatos,
se ofrece a los oficiales realistas la posibilidad de incorporarse con sus grados
a los nuevos ejércitos nacionales, prueba de que no estamos ante un conflicto
de identidades (españoles contra americanos) sino de soberanía (los militares
realistas pueden seguir ocupando sus puestos con el solo requisito de aceptar
un cambio de soberano, al margen de que sean españoles o americanos); tam-
poco que tanto los ejércitos realistas como los insurgentes estaban formados
básicamente por americanos, desde la Nueva España, donde fueron realistas la
práctica totalidad de los primeros jefes de Estado de la nueva nación (Iturbide,
Santa Anna, Bustamante, etc.) hasta el Río de la Plata, donde en la decisiva
batalla de Salta las tropas realistas combatieron al mando de un “peruano”, el
general Pío Tristán, criollo de Arequipa.
La capacidad nacionalizadora de las llamadas guerras de independencia
americanas deriva del hecho de que fueron guerras modernas con una alta
participación popular. No estamos ante campañas militares llevadas a cabo por
ejércitos profesionales al servicio de un monarca sino ante guerras en las que
la movilización de hombres y recursos sobre el terreno fue decisiva. Forzados
o voluntarios, poco importa, los hombres que combatieron en América apenas
tenían que ver con los soldados de un ejército de Antiguo Régimen. El uso de
la propaganda (panfletos, grabados, proclamas, periódicos, etc.), que hicieron
del otro una bestia sanguinaria al que había que exterminar, fue un arma más,
y no la menos importante, en el desarrollo de la guerra. Pero la importancia
de esta no debe verse solo bajo la perspectiva de que logró movilizar la po-
blación en un sentido o en otro sino también, y quizás sobre todo, desde la
23. Un proceso que no debe restringirse al ámbito de la Monarquía Católica. En toda
Europa las contemporáneas guerras napoleónicas, también como las americanas guerras
“modernas” en las que la movilización popular jugó un importante papel, fueron excelentes
escuelas de nacionalización, desde Rusia a Portugal y desde Italia a Inglaterra. Fueron las
guerras las que transformaron antiguas monarquías en naciones modernas y las que hicie-
ron nacer sentimientos de comunidad política en territorios que hasta ese momento eran
solo poco más que denominaciones geográficas.
Procesos 34, II semestre 2011 17
de que consiguió hacer visible la existencia de dos comunidades nacionales
enfrentadas y antagónicas, la de los “españoles” y la de los “americanos”. Sin
que esto signifique, como ya se ha dicho, que combatiesen americanos de
un lado y españoles de otro. El que lo hayamos acabado viendo así es solo
el resultado del éxito de la propaganda insurgente en la construcción de un
imaginario sobre la guerra que permitió distinguir entre “ellos” y “nosotros”.
Los que asesinaron a los “americanos” de la Junta de Quito fueron “ellos”,
los “españoles”, aunque las tropas “españolas” estuviesen formada mayorita-
riamente por pardos de Lima, zambos americanos, tan americanos como los
quiteños y, en la percepción de la época,
24
bastante menos “españoles” que
los miembros de la Junta; los responsables de las sangrientas represalias del
Bajío novohispano fueron “ellos”, los “españoles”, aunque el general de las
tropas “españolas” fuese el criollo Agustín de Iturbide, posterior héroe de la
independencia, y la práctica totalidad de sus soldados y oficiales hubiese na-
cido en la Nueva España. Las naciones y el nacionalismo no fueron, como ya
se dijo al principio de este trabajo, la causa de las guerras de independencia
sino su consecuencia.
La guerra jugó además un importante papel en la definición de las nuevas
fronteras nacionales, trazadas, en muchos casos, a partir de los ámbitos de
actuación militares
25
que no fueron nunca de carácter continental. Ni por parte
de los realistas hubo un “ejercito español” unificado que combatía en América
bajo un mando único y una estrategia común; ni por parte de los insurgentes
hubo un ejercito insurgente unificado que combatía en América bajo un man-
do único y una estrategia común.
Las independencias se nos ofrecen así como un acontecimiento fortuito,
derivado del desplome de la Monarquía Católica, para el que resulta poco útil
buscar causas endógenas. Lo que no quiere decir, por supuesto, que no sea
necesario buscar condiciones internas que las hicieron posibles. El desplome
de la monarquía tuvo las consecuencias que tuvo, y no otras, porque se pro-
dujo en un momento histórico concreto y en el contexto de sociedades some-
tidas a muy precisas y definidas tensiones internas que es necesario explicar
y analizar.
26
No quiere decir tampoco, menos todavía, que no hubiesen tenido
24. En la América de la primera década del siglo XIX el término “español” se refería
básicamente a una distinción étnica, blanco, no nacional. Por eso la habitual distinción entre
españoles europeos y españoles americanos.
25. Para un ejemplo de la importancia de la guerra como factor de nacionalización en
las independencias americanas, ver Clément Thibaud, “Formas de guerra y mutación del
ejército durante la guerra de independencia en Colombia y Venezuela”, en Jaime E. Rodrí-
guez O., Revolución, independencia…, pp. 339-364.
26. No debe de ser casual que la crisis dinástica producida en 1700 por la muerte sin
herederos del último de los Habsburgo españoles, Carlos II, pase prácticamente desaper-
cibida en los territorios americanos de la monarquía y que la producida por el cambio de
Procesos 34, II semestre 201118
lugar de todas formas. La legitimidad dinástica tenía escasas posibilidades de
supervivencia en la Europa del siglo XIX y las de fabricar una nación que se
correspondiese con las fronteras de la vieja monarquía parecen realmente
reducidas. Estamos hablando de una organización política de carácter pla-
netario, enormemente heterogénea y en la que las distancias y la diversidad
étnica se convierten en un obstáculo prácticamente insalvable. Finalmente,
las naciones son invenciones colectivas pero no completamente arbitrarias,
se necesitan una serie de condiciones previas, aunque siempre resulta difícil
afirmar a priori cuáles de estas condiciones previas son imprescindibles y
cuáles no y, como consecuencia, qué naciones son posibles y qué otras no.
Entraríamos, en todo caso, en el campo de la historia-ficción y no en el de la
historia propiamente dicha.
Afirmar este carácter fortuito y exógeno de las independencias debe lle-
varnos a cuestionar la búsqueda de posibles causas internas, en particular a
aquellas que tienen que ver con la existencia de sentimientos “protonacio-
nales” previos. Habría que tener especial cuidado con búsquedas de ante-
cedentes y el uso de conceptos como el de patriotismo criollo. No podemos
convertir cualquier conflicto previo a 1810 en un movimiento protonaciona-
lista; rebeliones como las de Túpac Amaru en Perú o la de los Comuneros de
Socorro en Nueva Granada son revueltas de Antiguo Régimen que nada tienen
que ver con lo ocurrido en 1810; tampoco convertir cualquier sentimiento de
pertenencia a un territorio como un sentimiento protonacional.
Me voy a detener un poco más en este segundo aspecto ya que es el que
parece crear más problemas. Hay que ser extremadamente cautelosos con
el uso de un término como el de patriotismo criollo, convertido por algunos
autores en una especie de deus ex machina de las independencias america-
na. No porque este no existiese, es obvio que sí. El auge de patriotismos de
diferente tipo es claro en muchas sociedades de la época, criollas y no crio-
llas. Nada distingue el “patriotismo criollo” de otros muchos “patriotismos no
criollos” contemporáneos. Pero ni unos ni otros tienen mucho que ver con
ese supuesto protonacionalismo. En el lenguaje político de la Ilustración espa-
ñola, patria y nación no son dos conceptos sinónimos sino incluso opuestos.
Feijoo, uno de los pensadores en lengua española más leídos a uno y otro
lado del Atlántico durante todo el siglo XVIII, distingue claramente entre pa-
tria, formada por los que viven bajo las mismas leyes y el mismo poder (por
eso patria puede ser una ciudad pero también un virreinato, una audiencia,
una capitanía o el conjunto de la monarquía), y nación, formada por los que
dinastía de Bayona lleve a su desaparición. Ni el contexto internacional era el mismo, ni la
América española tenía nada que ver con la de cien años antes. Un siglo es mucho y más
si es el de la Ilustración.
Procesos 34, II semestre 2011 19
tienen el mismo origen y forma de vida (por eso en los territorios americanos
podían convivir –y convivían– varias naciones distintas, tanto indígenas, una
por cada una de lenguas habladas en su territorio; como blancas, la nación de
los montañeses o la nación de los vizcaínos, por referirnos solo a dos de las
que tuvieron una mayor presencia sociopolítica en los últimos años de la vida
virreinal).
27
El éxito de las políticas de nacionalización fue convertir patria y
nación en sinónimos, hacer que todos los que tenían la misma patria se imagi-
naran como parte de una misma nación. Hasta el punto que vivir bajo las mis-
mas leyes se convirtió en sinónimo de ser de la misma nación. Pero esto, una
vez más, es el resultado de las guerras de independencia y de los múltiples
conflictos del siglo XIX, no su causa. Fueron las innumerables guerras que
tuvieron lugar en las primeras décadas del siglo XIX las que forjaron la unión
de hierro de los términos patria y nación hasta convertirlos en sinónimos.
En el momento del estallido de las guerras de independencia, sin em-
bargo, hablar de patria no significa hablar de nación, ni viceversa; tampoco
hablar de patriotismo criollo es hablar de nacionalismo. El amor a la patria y
el patriotismo no significan en el siglo XVIII ni que se la imagine como una
nación ni que se busque su independencia política. Con esto no quiero decir
que el patriotismo criollo no fuese un buen caldo de cultivo para el naciona-
lismo posterior, no mejor por cierto que las lecturas del Antiguo Testamento
y sus continuas referencias a una nación política formada por los que tienen
la misma sangre o el redescubrimiento de la Antigüedad clásica y sus repúbli-
cas de ciudadanos, sino solo que son dos cosas cualitativamente diferentes y
que no todo “patriota criollo” es por definición un nacionalista cuyo objetivo
último fue la destrucción de la Monarquía Católica y la proclamación de la in-
dependencia de su ciudad, audiencia, capitanía general o virreinato (de todas
ellas se podía ser patriota, incluido de la monarquía). Escribir sobre las glorias
de las civilizaciones antiguas de un determinado territorio o sobre la riqueza
y cultura de la ciudad en la que se nació o se vive nada tiene que ver, parece
innecesario tener que decirlo, con que se piense que la soberanía política
reside en la nación. La mayoría de los supuestos “protonacionalistas patriotas
criollos” jamás cuestionaron su condición de súbditos del Rey Católico ni, me-
nos todavía, el hecho de que el fundamento último de la legitimidad fuera de
carácter dinástico-religioso. Otra cosa diferente es que el desarrollo de la vida
urbana favoreciese el nacimiento de un sentimiento de comunidad política al
margen del monarca. La afirmación de Bayly, de que a finales del siglo XVIII
“los campesinos seguían luchando por los reyes, los iconos y las reliquias,
27. La definición nacional, lo mismo que ocurría en el caso de patria, era enormemente
fluida. Se podía hablar a la vez de la nación de los vizcaínos y de los montañeses, para
referirse a los nacidos u originarios de estas dos regiones, y de la nación de los españoles,
que incluía a todos los blancos, indiferentemente de donde hubieran nacido.
Procesos 34, II semestre 201120
pero la gente de las ciudades exhibía un creciente patriotismo solidario inde-
pendiente del régimen”,
28
resulta sugerente, y merecería ser analizada y discu-
tida para el caso de unas guerras de independencia americanas en las que es
posible que gentes de las ciudades y campesinos luchasen por cosas distintas,
tanto cuando combatieron en el mismo bando como cuando se enfrentaron
en bandos distintos. Siempre sin olvidar que este “patriotismo solidario”, en
caso de existir, fue solo un buen caldo de cultivo para el nacionalismo poste-
rior, no protonacionalismo.
La búsqueda de protonacionalismos variados, y el patriotismo criollo es
uno de ellos, responde al viejo sueño nacionalista de una humanidad dividida
naturalmente en naciones. Sueño que solo es posible si la historia y los his-
toriadores encuentran pruebas que muestren la existencia de una conciencia
nacional, o protonacional, cuyo origen se pierda en la noche de los tiempos,
en las más remotas edades posibles: los vestigios de cómo la nación se formó.
Pero, como argumentó ingeniosamente Ernest Gellner en su debate con A. D.
Smith,
29
las naciones no tienen por qué tener ombligos, huellas que marquen
de dónde vienen. Vienen, en la mayoría de los casos, solo de la necesidad de
legitimidad de poderes políticos que inventan naciones a partir de los materia-
les disponibles, fruto de un tiempo concreto y no de un pasado inmemorial.
las guerras de indePendencia no fueron
guerras de liberación nacional
La segunda hipótesis parte de la idea de que el modelo interpretativo
general de los procesos de independencia en la América española no puede
ser entendido desde la perspectiva de los procesos de emancipación nacio-
nal clásicos sino desde la del desmembramiento, por implosión, de sistemas
imperiales fracasados. Fue, en cierta medida, tanto el fin de una civilización
como el de una forma de organización política. Entraría en el mismo capítulo
que las desmembraciones del Imperio austro-húngaro, la Unión Soviética o
el Imperio turco. Todas ellas estructuras políticas que fueron en sí mismas al-
ternativas globales, de civilización, a las formas de organización hegemónicas
frente a las que sucumbieron.
La Monarquía Católica, inmersa en la lógica de una sociedad asocial, ex-
presión con la que Kant definió la multipolaridad de la Europa noroccidental
de su tiempo caracterizada por una inacabable competencia entre Estados,
28. Christopher A. Bayly, The Birth of the Modern…, p. 53.
29. Ernest Gellner, “Do nations have navels?”, en Nations and Nationalism, vol. 10,
1996, pp. 366-370.
Procesos 34, II semestre 2011 21
había mantenido una larga lucha de tres siglos con las demás potencias de la
época. Una lucha que era tanto por la hegemonía como por la supervivencia,
en la medida en que representaba una alternativa global
30
católico-contrarre-
formista a la Europa nacida de la Reforma. Había sobrevivido, aunque con
serias amputaciones, a Westfalia y Utrecht (pérdida de todos los territorios
europeos salvo parte de la Península Ibérica y Baleares), pero fue incapaz
de sobrevivir a la invasión napoleónica. Por primera vez un ejército enemigo
ocupó su capital y todo su aparato burocrático se vino abajo como un castillo
de naipes. Tanto en la Península como en América quienes organizaron la
resistencia no fueron las instituciones monárquicas sino algunas creadas ex
profeso, las Juntas, y otras menos vinculadas al poder monárquico como los
cabildos. El vacío de poder fue en realidad casi absoluto.
Esta “implosión” de la Monarquía Católica y, sobre todo, la rapidez y facili-
dad con que se produjo, plantea algunos problemas fuera del objetivo de este
trabajo, pero que no quiero dejar de enunciar aquí. El que una aparentemente
sólida estructura política se derrumbase con tanta facilidad debería hacernos
dudar de su fortaleza y solidez. El problema habría que plantearlo nuevamente
desde la perspectiva de la lucha por la hegemonía. La intensa competencia
entre las monarquías europeas las había llevado a requerimientos financieros
cada vez más onerosos sobre sus súbditos,
31
acrecentados porque la guerra se
había vuelto cada vez más cara.
32
En el caso de la Monarquía Católica sus ne-
cesidades financieras se vieron aumentadas por su carácter transcontinental. A
pesar del bajo perfil adoptado a partir de la crisis de mediados del siglo XVII,
que la había llevado al borde del colapso, defender sus intereses en un espacio
tan dilatado resultaba extremadamente costoso. Finalmente las reformas borbó-
nicas y los intentos de algunos ilustrados de hacer de los territorios americanos
colonias al servicio de la metrópoli no son sino una muestra de esta voluntad-
necesidad de aumentar los recursos financieros de la Corona.
33
Resulta difícil
30. No se entra aquí a discutir si viable o inviable, aunque el devenir histórico parece
indicar lo segundo.
31. John Bosher ha estudiado con detenimiento la evolución de este proceso en el caso
francés y sus posibles influencia en el estallido de la Revolución, ver John F. Bosher, French Fi-
nances 1770-1795; from Business to Bureaucracy, Cambridge, Cambridge University Press, 1970.
32. Michael Mann ha hecho un minucioso análisis de las consecuencias de este encare-
cimiento de la guerra y sus repercusiones en los cambios de las estructuras de los Estados a
partir de mediados del siglo XVIII. Ver Michael Mann, The Sources of Social Power: The Rise
of Classes and Nation States, vol. 2, Cambridge, Cambridge University Press, 1993.
33. Volviendo al problema terminológico que se planteó al principio de este trabajo, es
claramente perceptible, a partir de mediados del siglo XVIII, aproximadamente, la voluntad
de algunos funcionarios de convertir la monarquía en un Imperio español con colonias en
América. Sin duda, entre otras cosas, una respuesta al aumento de las necesidades finan-
cieras de la Corona.
Procesos 34, II semestre 201122
saber hasta qué punto el aumento de la presión fiscal pudo deslegitimar a la
Monarquía, no solo por la detracción de recursos particulares sino también por
el problema que para un régimen tradicional supone variar las condiciones de
sus “pactos” con la sociedad;
34
más difícil todavía determinar hasta qué punto
la vieja legitimidad dinástico-religiosa seguía siendo todavía plenamente opera-
tiva en las décadas finales del siglo XVIII y primeras del XIX. Lo era, sin duda,
en los discursos. Nadie parece poner en duda el derecho de los reyes a gober-
nar. Sin embargo, habría que prestar más atención a hechos como el motín de
Aranjuez del 17 de marzo de 1808, precedido por la conspiración de 1807 y el
Proceso del Escorial. Por primera vez en la historia de la Monarquía un rey era
depuesto por su hijo, y esto no es ya un asunto menor, pero, sobre todo, por
primera vez desde la instauración de los Borbones, en realidad desde la Gue-
rra de las Comunidades,
35
se ponía en cuestión la figura del rey obligándolo a
dimitir. Es cierto que se respetó el orden sucesorio pero no lo es menos que el
hecho en sí significaba “juzgar” la capacidad del monarca para gobernar. Algo
difícil de encajar en un sistema en el que el súbdito, tal como afirmaba un ora-
dor durante las celebraciones de la coronación de Fernando VII en la Nueva
España, “jamás se ha detenido en investigar las circunstancias de sus príncipes,
porque sabe son concebidos en el seno de las virtudes: sóbrale conocer que
el nuevo rey desciende de sus antepasados, para reverenciar en su persona el
conjunto de perfecciones que constituyen la regia majestad”.
36
¿Cómo explicar
en este contexto que un rey sea obligado a dimitir por su protección a Godoy,
34. Gisela von Wobeser ha hecho un análisis plausible de cómo, en el caso de la Nueva
España, algunas de estas medidas como la consolidación de los vales reales fueron determi-
nantes en el estallido de la lucha por la independencia. Gisela von Wobeser, Dominación
colonial. La Consolidación de Vales Reales en Nueva España, 1804-1812, México, Universi-
dad Nacional Autónoma de México, 2003. Para la dependencia económica de la monarquía
en sus años finales de las remesas novohispanas ver Carlos Marichal, La bancarrota del
virreinato. Nueva España y las finanzas del Imperio español, México, FCE, 1999.
35. La Guerra de Sucesión entre los partidarios de Felipe de Borbón y Carlos de Austria
fue un problema de interpretación sobre quién era el depositario de la legitimidad real, no
sobre la soberanía; sobre quién era el rey legítimo, no sobre sus atributos. El problema de
la Guerra de las Comunidades fue distinto y, en alguna medida, más cercano al que aquí
se plantea, en la medida en que la Junta General de las Comunidades de Castilla parece
asumir una función soberana, despojando al rey de su “preeminencia”, término usado por
los comuneros para referirse a la soberanía. En las Cortes de Valladolid de 1518 Carlos V
tuvo que escuchar afirmaciones por parte de los procuradores como que “nuestro [de los
representantes del reino] mercenario es”.
36. José María Villaseñor y Cervantes, Festivas aclamaciones de Xalapa en la inaugu-
ración al trono del rey nuestro señor don Fernando VII, México, Imprenta de la calle del
Espíritu Santo, 1809, p. 2. No deja de resultar paradójico que este discurso se pronuncie
precisamente con motivo de la subida al trono de Fernando VII en 1808, después que este
hubiese “juzgado” la política de su padre por la protección a Godoy.
Procesos 34, II semestre 2011 23
en definitiva por su mal gobierno? ¿No significaba hacer al monarca responsa-
ble del mal gobierno y aceptar que ya no era suficiente con “conocer que el
nuevo rey desciende de sus antepasados”? ¿No se está franqueando un punto
de no retorno para la legitimidad dinástico-religiosa?
Preguntas a las que resulta difícil dar una respuesta concluyente. Pero no
debe ser casual que en la primera declaración de independencia americana
en la que ya no se hace alusión a Fernando VII como soberano legítimo, la
de Venezuela de 1811, se enumeren como causa de la ruptura con la Monar-
quía “Las sesiones y abdicaciones de Bayona, las jornadas del Escorial y de
Aranjuez”. Es decir, todos aquellos episodios en los que la legitimidad tradi-
cional había sido transgredida, en Bayona por la cesión de la Monarquía a
una persona diferente de la que fijaban las leyes sucesorias, y en el Escorial y
Aranjuez porque “el Deseado” había, intentado en el primer caso y realizado
en el segundo, un golpe de Estado que ponía en cuestión la autoridad real,
aunque no la transmisión de la legitimidad.
Pero volvamos al modelo “implosión de sistemas imperiales”. Un modelo
que significa afirmar que no estamos ante naciones preexistentes que se libe-
ran sino ante un vacío de poder que necesita ser ocupado, y legitimado. Las
naciones se limitan a ocupar el espacio dejado por una forma de legitimidad li-
teralmente desaparecida. Para decirlo de forma gráfica la Constitución de Cádiz
se hace en nombre de una nación, que como ya se ha dicho nadie sabe muy
bien qué es, porque el rey no está. La nación solo ocupa el lugar del monarca
ausente. Lo mismo cabría decir de las diferentes proclamas de independencia
americana, aunque con la salvedad de que en América en muchos casos se
elaboraron constituciones o proyectos de constituciones en nombre de los
pueblos, no de la nación.
37
Ante el vacío de poder se recurrió a un imaginario
tradicional, aunque el problema era en ambos casos el mismo: determinar, en
ausencia del monarca, quién era el depositario de la soberanía, quién tenía
legitimidad para ejercer el poder. Una de las características de este modelo
de implosión de sistemas imperiales es que nadie consigue erigirse en here-
dero legítimo de la autoridad desaparecida. Tal como afirma Antonio Annino,
37. En Argentina, por ejemplo, el Acta de la Declaración de la Independencia del 9
de julio de 1816 se hace en “nombre de los Pueblos” representados en el Congreso, no
de la nación argentina, y proclama la independencia del “poder despótico de los Reyes de
España”, no de España. En México, sin embargo, la Constitución de Apatzingán de 1814 se
hace en nombre de la Nación, con mayúsculas, aunque para “substituir el despotismo de la
monarquía de España”. Esta diferencia entre el caso mexicano y el argentino quizás pueda
explicarse por la mayor implicación de la Nueva España en el proceso gaditano, “Nueva
España y Guatemala participaron en el sistema político gaditano más de lleno que cualquier
otra área de la América española” Jaime E. Rodríguez O., “Introducción”, en Jaime E. Ro-
dríguez O., coord., Revolución, independencia…, p. 13. El proceso gaditano no se limitó a
elaborar una Constitución sino que fue también una forma de pedagogía política.
Procesos 34, II semestre 201124
“cuando un imperio colapsa nadie es el heredero legítimo de la soberanía de la
Corona”.
38
Y aquellos que intentan erigirse en herederos legítimos, yo añadiría,
solo lo consiguen sobre una minúscula parte del territorio original.
Con esto no quiero decir que el problema de la legitimidad no se hubiese
planteado de todas formas en algún momento. Es obvio que nada podía ser
igual después de la decapitación de Luis XVI en París, finalmente la Monar-
quía Católica no funcionaba como un compartimiento estanco. Lo que afirmo
es que el problema de la nación irrumpió en la agenda política del mundo
hispánico de forma prematura y extremadamente violenta.
39
Obviamente, las
respuestas sí tienen que ver con el contexto político-ideológico del momento.
No era lo mismo que el rey dejase de estar a principios del siglo XVIII que
su desaparición a comienzos del XIX y, por cierto, sería imprescindible saber
que pasó en América con el cambio de monarquía y la Guerra de Sucesión.
40
el Problema de la nación
en las indePendencias americanas
Estas dos hipótesis ponen a la nación en el corazón del conflicto de la
independencia. Aquí es donde quiero volver al nuevo contexto teórico-meto-
dológico al que se hacia referencia más arriba. Los cambios sobre el concepto
de nación producidos en las últimas décadas son tan radicales y de tal mag-
nitud que los historiadores no podemos seguir enfrentándonos al análisis de
los hechos del pasado utilizando herramientas manifiestamente obsoletas. El
38. Annino, Antonio, “Imperio, constitución y diversidad en la América Hispana”, en
Historia Mexicana, LVIII, julio-septiembre 2008, p. 189.
39. Afirmar que en la historia algo ocurre de forma “prematura” resulta siempre arries-
gado. También se podría decir, en un racionamiento tautológico, que si ocurrió es porque
tenía que ocurrir. Entiendo por prematuro que no tiene que ver con un proceso de evo-
lución interna sino con la irrupción brusca de un hecho ajeno, la invasión napoleónica en
este caso. Resulta de todas formas una afirmación problemática. Decir que lo que estaba
ocurriendo en el resto de Europa era ajeno a la Monarquía Católica no parece un juicio
muy preciso; suponer que el debate sobre la soberanía era un problema nuevo en el ámbito
hispánico significa ignorar toda una tradición (Suárez, Mariana, etc.) revitalizada, en parte y
desde otra perspectiva, a finales del siglo XVIII y principios del XIX con la polémica sobre
la “constitución histórica”. Hay, por lo tanto, que relativizar este carácter “prematuro”, era
un problema latente. Lo que sí parece prematuro y ajeno es la irrupción de la nación como
sujeto político.
40. Ha sido este un aspecto casi completamente ignorado por la historiografía de uno
y otro lado del Atlántico pero que quizás merecería explorar: ¿hubo austracistas en los
virreinatos americanos?, ¿fueron todos partidarios de los Borbones?, ¿por qué el intento de
cambio de dinastía de comienzos del siglo XIX llevó a la disgregación de la monarquía y el
llevado a cabo un siglo antes aparentemente ni siquiera tuvo ningún tipo de repercusión?
Procesos 34, II semestre 2011 25
problema no es que no existiesen naciones en América en 1810 en el sentido
moderno del término, el problema es asumir que conceptos como nación o
identidad nacional son construcciones históricas, de carácter reciente y no
realidades objetivas de carácter intemporal;
41
asumir que nuestro objeto de
estudio es una realidad inventada que se construye en el mismo momento en
el que lo estudiamos.
No podemos seguir analizando las independencias sin tomar en con-
sideración las transformaciones ocurridas en los estudios sobre la nación y
el nacionalismo en las últimas décadas del siglo XX. Hasta ese momento el
paradigma hegemónico fue la consideración de las naciones como realidades
objetivas, comunidades naturales, “plantas de la naturaleza” las llamó Herder,
cuyo origen se perdía en la noche de los tiempos. El Estado-nación contem-
poráneo sería solo la conclusión natural de un proceso mediante el cual co-
munidades nacionales preexistentes conquistaban la soberanía política. Este
sigue siendo el paradigma en el que consciente o inconscientemente siguen
moviéndose la mayoría de los historiadores, nacionalistaculturales sin saberlo,
o sabiéndolo, que siguen buscando en el pasado las pruebas de una comu-
nidad nacional en busca de la tierra prometida del Estado. Búsqueda que ha
llenado las historias nacionales, como ya dije anteriormente, de sentimientos
protonacionales: todo personaje interesado por la historia o la geografía de
un determinado territorio es un nacionalista; y de rebeliones, protoindepen-
dentista: todo conflicto ya fuese social, étnico o económico fue un conflicto
por la independencia. Nada particularmente novedoso es lo que han venido
haciendo todas las historias nacionales (también la literatura, la música o la
pintura) de todos los países del mundo durante el siglo XIX y buena parte
del XX, llenas de episodios patéticos y emotivos en los que el espíritu de los
pueblos se ha mostrado y expresado desde la más remota antigüedad.
Sin embargo, la publicación en los primeros años de la década de los
1980 de una serie de obras, entre las que habría que destacar de manera muy
particular las de Anderson, Breuilly y Gellner,
42
puso en cuestión esta visión
para afirmar el carácter temporal y subjetivo de las identidades nacionales y,
sobre todo para lo que aquí nos interesa, su carácter moderno. Ni la nación
era la realidad objetiva que los nacionalistas decían ni su origen se perdía en
la noche de los tiempos. Son comunidades imaginarias cuya antigüedad no
se remonta más allá de finales del siglo XVIII. El proceso no había sido el de
41. Sobre estos aspectos ver Tomás Pérez Vejo, Nación, identidad nacional y otros
mitos nacionalistas, Oviedo, Editorial Nóbel, 1999.
42. Benedict Anderson, Imagined Communities, Reflections on the Origin and Spread
of Nationalism, Londres, Verso, 1983; John Breuilly, Nationalism and the State, Manchester,
Manchester University Press, 1982; y Ernest Gellner, Nations and Nationalism, Oxford, Basil
Blackwell Publishers, 1983.
Procesos 34, II semestre 201126
naciones en búsqueda de Estados, sino Estados inventando naciones en las
que fundar su legitimidad política.
Una revolución en toda regla que, en el caso de la Monarquía Católica,
significa aceptar que en 1808 no existían sentimientos protonacionales ni, me-
nos todavía, naciones que liberar. El problema fue cómo sustituir un sistema
político en descomposición, basado en la legitimidad monárquica, por otro
nuevo basado en la nación. En este sentido, la afirmación de que en 1810 o en
1820 tal o cual nación americana consiguió su independencia es de una vacui-
dad absoluta. Lo que ocurrió a lo largo de las segunda y tercera décadas del
siglo XIX fue que una serie de antiguas entidades administrativas (virreinatos,
audiencias, capitanías generales, etc., porque de todo hubo) se proclamaron
políticamente autónomas e iniciaron la construcción de Estados que en sus
orígenes eran poco más que los restos de la vieja administración virreinal.
43
La
construcción de naciones era todavía una ardua tarea pendiente a la que los
Estados de los antiguos territorios de la Monarquía Católica dedicaron buena
parte de sus energías durante, al menos, los dos siglos siguientes y de la que
las conmemoraciones de Centenarios y Bicentenarios forman parte de pleno
derecho. Dedicaron lo mejor de sus energías porque, destronada la legitimi-
dad dinástico-religiosa, la nación apareció como la única forma de legitima-
ción del poder. La identidad pasó a ocupar el centro de la agenda política y los
nuevos Estados-nación se vieron obligados a sustituir viejos vínculos por otros
nuevos de tipo nacional. Para el Estado-nación contemporáneo, a diferencia
de las monarquías anteriores, la homogeneidad no fue una elección sino una
necesidad.
Las consecuencias, desde la perspectiva de los historiadores, son inmen-
sas. No podemos seguir ubicando el problema de las independencias en la
corta duración histórica, una fecha concreta para recordar en aniversarios y
efemérides patrias, sino en la larga duración de construcción de una nueva
legitimidad y de un nuevo imaginario político. A partir de aquí quiero dejar
de lado el problema de las independencias y centrarme en el de la nación
que, insisto, es el problema central y más complejo del nuevo sistema político.
43. Esto es aún más cierto si consideramos que, en muchos casos incluso, los emplea-
dos de los nuevos Estados eran los de la antigua administración virreinal. En el caso de
México, por ejemplo, el Plan de Iguala establecía en su base 13 que: “Todos los ramos del
Estado y empleados públicos, subsistirán como en el día, y solo serán removidos los que
se opongan a este plan”.
Procesos 34, II semestre 2011 27
una reflexión teórica
que quiere ser histórica
Los historiadores y los teóricos sobre la nación no hemos sido, en general,
plenamente conscientes de la originalidad y complejidad del proceso de cons-
trucción nacional llevado a cabo en los territorios de lo que fue la Monarquía
Católica. Posiblemente, entre otras cosas, porque el caso hispánico ha sido
en gran parte ignorado en la construcción de las grandes teorías sobre la na-
ción. De los tres autores citados anteriormente, Breuilly, Gellner y Anderson,
solo este último hace referencia al caso hispánico, los otros dos ni siquiera
lo mencionan. Anderson sí intuye, de forma correcta, el carácter pionero que
Latinoamérica tuvo en el proceso de construcción de la nación moderna y su
importancia para una teoría sobre la nación. Sin embargo, no es capaz de des-
embarazarse de un viejo prejuicio historiográfico construido por los insurgen-
tes como arma de combate político y asumido como propio por buena parte
de la historiografía nacionalista latinoamericana: el del enfrentamiento entre
criollos y peninsulares como clave de este proceso de construcción nacional.
44
Esta construcción ideológica, achacable al tipo de bibliografía que maneja,
45
le impide entender el fondo del problema de la nación en las independencias
americanas, a pesar de su explícita afirmación que fueron los criollos ame-
ricanos los primeros que tuvieron que enfrentarse al problema de la nación.
Tanto la teoría política como la historiografía han mostrado cierta inca-
pacidad para entender el problema de la construcción nacional en naciones
44. La consideración de las guerras como un enfrentamiento entre criollos y peninsula-
res es uno de los mitos historiográficos más persistentes y más falaces del imaginario sobre
las guerras de independencia, ni en las guerras de independencia lucharon de un lado crio-
llos y de otro peninsulares y ni siquiera la distinción entre unos y otros es tan clara y precisa
como la historiografía tradicional ha querido mostrar. Sobre estos aspectos ver Tomás Pérez
Vejo, Elegía criolla. Una reinterpretación de las guerras de independencia hispanoamerica-
nas, México, Tusquets, 2010, en particular el capítulo titulado “Criollos contra peninsulares:
la bella leyenda”, pp. 113-168.
45. La bibliografía sobre la América española se reduce en su libro a una enveje-
cida biografía sobre Bolívar. Gerhard Masur, Simón Bolívar, Alburquerque, University of
New México Press, 1948; y al influyente The Spanish-American Revolution, 1808-1826 de
Lynch que tampoco resulta especialmente novedoso respecto a su interpretación sobre las
independencias. John Lynch, The Spanish-American Revolution, 1808-1826, Nueva York,
Norton, 1973. Sobre ellos construye la parte hispanoamericana del Capítulo IV, “Los pione-
ros criollos”, titulado así, por cierto, solo a partir de la segunda edición de Imagined com-
munities, al darse cuenta que: “in many of the notices of Imagined Communities, [...] this
Eurocentric provincialism remained quite undisturbed, and [...] the crucial chapter on the
originating Américas was largely ignored”. Prólogo a la segunda edición.
Procesos 34, II semestre 201128
construidas contra la antigua potencia imperial pero herederas, a la vez, de
algunas de sus marcas de identidad más significativas y relevantes. La gran
trilogía romántica de la nación, raza, lengua y cultura era, en las nuevas nacio-
nes hispanoamericanas, prácticamente indistinguible de unas a otras e indis-
tinguible, a su vez, de las que la antigua metrópoli enarbolaba como propias.
Las nuevas naciones no pudieron, o no supieron, argumentar la existencia de
una raza, una lengua y una cultura distintas del resto de las surgidas en las
posesiones de la antigua Monarquía. Habrá que esperar hasta entrado el siglo
XX para que el auge de los movimientos indigenistas y la reivindicación de
culturas populares de raíz indígena ofrezcan la alternativa de naciones étni-
co-lingüístico-culturales diferenciadas. Reivindicaciones que, no casualmente,
han sido acompañadas en muchos casos por una autoproclamada voluntad
de “refundar la nación”.
No fue esta, como ya se ha dicho, la situación de partida. La raza, la
lengua y la cultura de las élites políticas fundadoras de las nuevas naciones
eran relativamente homogéneas de uno a otro lado del continente y tendían
a confundirse con las de la metrópoli. Ambos aspectos son determinantes
para entender algunas de las características más peculiares de los procesos de
construcción nacional en estos países.
La homogeneidad de las élites latinoamericanas explica por qué las fronte-
ras nacionales en Hispanoamérica no responden a límites “naturales” de carác-
ter étnico-lingüístico sino a decisiones políticas condicionadas por la herencia
colonial y por el devenir de las propias guerras de independencia. Esta misma
homogeneidad está, también, detrás del sueño de una sola “nación” que ha
recorrido como un fantasma la historia de Latinoamérica desde Bolívar hasta
nuestros días. O, si se quiere, la oscilación entre una sola nación Latinoame-
ricana, la patria grande que decía Martí y las múltiples naciones realmente
existentes, las patrias chicas.
La homogeneidad étnico-lingüística-cultural de las élites hispanoamericanas
permitió, en resumen, una gran flexibilidad con respecto a las fronteras posibles
de la comunidad imaginada nacional. Estas podían ir desde los límites de la
antigua monarquía –la Constitución de Cádiz de 1812–
46
hasta los de las diferen-
tes unidades administrativas, ciudades, provincias, reinos, capitanías, virreinatos,
etc., autoproclamados sujetos de soberanía en los convulsos años posteriores
a la abdicación de Fernando VII en Bayona y que, en el contexto de moder-
nización política en que tuvieron lugar, pasaron sin solución de continuidad a
definirse como naciones. La soberanía pudo, en un primer momento, reclamarse
46. Esta afirma que “La Nación española es la reunión de todos los españoles de ambos
hemisferios” y que son españoles “todos los hombres libres nacidos y avecindados en las
Españas, y los hijos de estos” (artículos 1 y 5).
Procesos 34, II semestre 2011 29
con base en un imaginario tradicional, en ausencia del soberano era reasumida
por los pueblos; pero casi inmediatamente, y de manera muy clara a partir de
1812, se presentó como emanación de la voluntad del pueblo, de la nación. El
problema era qué nación, cuál era el demos que se erigía como sujeto político.
Todo ello hizo particularmente complejos los procesos de construcción
nacional en la América española. Estos fueron diferentes de sus contemporá-
neos europeos de la “primera generación”, el primer huso horario del nacio-
nalismo de Gellner, cuando la nación se construyó a partir de las fronteras de
las viejas monarquías y sobre la nacionalización de poblaciones heterogéneas
unidas bajo el mismo poder político. Fueron diferentes también de los de la
“segunda generación”, los algo más tardíos nacionalismos étnico-lingüísticos
europeos, en los cuales la nación se construyó a partir de fronteras étnico-
lingüísticas y contra las divisiones político-administrativas previas. Y diferentes
también, por último, de los de la “tercera generación”, los de la descoloniza-
ción de mediados del siglo XX, cuando la nación se construyó a partir de las
fronteras impuestas por las antiguas potencias coloniales y como oposición a
un sistema económico de explotación racial y nacional.
Ninguno de los tres modelos sirve para el caso hispanoamericano. Hay
elementos de los tres sin que ninguno de ellos sea determinante ni exclusivo.
Antiguas divisiones administrativas sirvieron de molde para las nuevas nacio-
nes, retóricas preindigenistas llamaron a la resurrección de las razas derrotadas
y sus culturas y la explotación económica y política de los “españoles” fue
abundantemente utilizada como bandera de movilización política. Pero en
ninguna de las naciones hispanoamericanas hay continuidad entre el Estado
monárquico y el Estado nacional, en ninguna las fronteras nacionales fueron
trazadas en función de límites étnico-lingüísticos y en ninguna los descendien-
tes de los antiguos colonizadores fueron excluidos y expulsados de la nueva
nación. Para decirlo de forma gráfica, mientras los fundadores de la Argelia
moderna iniciaron su vida independiente con la expulsión de los argelinos de
origen francés y la proclamación del idioma árabe y la religión musulmana
como fundamento de la nueva nacionalidad, los de las nuevas naciones hispa-
noamericanas no lo pudieron hacer, expulsándose a sí mismos y proclamando
como nacionales unos idiomas y unas religiones distintos de los que hablaban
y practicaban. Esto plantea un problema teórico de cierta relevancia, ya que no
estamos ante un episodio menor y carente de importancia sino ante uno de los
más tempranos, relevantes y exitosos procesos de construcción nacional de la
historia. En apenas 20 años, los que fueron de la independencia del Paraguay,
en 1811, a la disgregación de la Gran Colombia, en 1830, se fundaron 16 nue-
vas naciones, contemporáneas, todas ellas del primer gran ciclo nacionalizador
europeo y que han pervivido hasta nuestros días.
Procesos 34, II semestre 201130
Para explicar los procesos de nacionalización hispanoamericanos habría
que partir del primer gran ciclo nacionalizador atlántico con dos modelos
diferenciados: el europeo y el americano. En el europeo, las nuevas naciones
se construyeron sobre viejas estructuras monárquicas a las que dotaron de
sentido nacional; en el americano, por el contrario, la ruptura con las monar-
quías fue la condición necesaria para su aparición. En ambos casos las nacio-
nes fueron construidas a partir de unidades administrativas preexistentes. Sin
embargo, mientras que en las europeas se produjo una continuidad simbólica
con la entidad política anterior y con la etnia mítica que le servía de susten-
to, en las americanas esta continuidad se vuelve imposible. Napoleón puede
decir, en una carta a su hermano Luciano, que como francés asume completa
la herencia de Francia, de Carlomagno a Luis XIV;
47
para Iturbide, Bolívar o
San Martín, por el contrario, hubiese sido imposible definirse como españoles
y menos aún asumir como propia la herencia de Pelayo y de Carlos V.
48
Ob-
viamente esto no significa que el corso Napoleón fuese más “francés” que los
criollos Iturbide, Bolívar o San Martín “españoles”;
49
posiblemente fue justo lo
contrario. Las élites de la Monarquía Católica eran, en el contexto de la época,
extrañamente homogéneas, compartían lengua, religión y, hasta el momento
de la independencia, memorias sociales y familiares. Significa simplemente
que en el contexto en el que uno y otros emiten su discurso la afirmación es
posible o no. En el caso europeo los viejos reinos fueron la cuna de la nueva
nación; en el americano el cadáver necesario para que esta naciera.
50
Pero
47. En realidad lo que está asumiendo es la historia imaginada del Estado francés, no
de la nación francesa.
48. Ya en 1827 a Henry George Ward, diplomático inglés en México, le resultó extraño
y absurdo, son sus propias palabras, “oír a los descendientes de los primeros conquistadores
[ya que estrictamente hablando eso son los criollos] acusar gravemente a España de todas
las atrocidades que sus antepasados cometieron” Henry George Ward, México en 1827, Mé-
xico, FCE, 1981, p. 466. Pero no era ni extraño ni absurdo, sino solo el reflejo de la imposi-
bilidad, dada la forma como fueron construidas, de las nuevas naciones hispanoamericanas
de asumir el pasado español como propio. En todo caso, no era más extraño y absurdo que
el que la nación española se asumiera como heredera de la Monarquía Católica y de los
primeros conquistadores.
49. En el caso de este último más todavía si consideramos que, aunque nacido en el
virreinato del Río de la Plata, vivió de los 6 a los 33 años en la Península, donde realizó
todos sus estudios y donde desarrolló una brillante carrera como militar al servicio del rey.
50. En el modelo americano hay que incluir también a los Estados Unidos, aunque con
algunas peculiaridades, por la forma como la comunidad nacional es imaginada; en especial
porque es una nación que se construye, imaginariamente, como un proyecto de futuro, sin
pasado, como un pueblo nuevo que construye una nación nueva sobre un territorio virgen.
Este modelo se aleja radicalmente del mexicano, en el que la comunidad nacional es imagi-
nada, ya desde los primeros insurgentes, como un proyecto de pasado: como la venganza
de la conquista y la resurrección de la nación muerta con Cuauhtémoc.
Procesos 34, II semestre 2011 31
esto es solo una parte del problema; en ambos casos, y al margen de consi-
deraciones políticas, el fantasma romántico de una nación cultural definida
por la sangre, la lengua y la cultura seguiría presente durante largo tiempo.
En el primero tendrá como consecuencia agresivas políticas nacionalizadoras,
capaces de convertir la heterogeneidad original de las viejas monarquías en
una nación definida por una lengua, una raza y una cultura; en el segundo,
la interminable polémica para definir los límites y características de naciones
situadas en algún punto entre un panhispanismo globalizador y las numerosas
posibles naciones de raíz indígena.
La fragmentación política de la Monarquía Católica coincidió en el tiempo
con la irrupción de la nación como sujeto político por lo que no se pueden
entender la una sin la otra. Esta nueva forma de legitimación, lo mismo que
había ocurrido con la anterior, no era funcional sino esencial. No había dife-
rencias funcionales significativas entre las viejas monarquías absolutas y los
nuevos gobiernos nacionales. Hacia ya tiempo que los monarcas ilustrados
habían asumido también como propio el objetivo de la felicidad de los pue-
blos y no la salvación de sus almas. Lo radicalmente nuevo, lo que marcó el
nacimiento de la modernidad política, fue que la nación desplazó a la volun-
tad divina y a la herencia dinástica como origen esencial de la legitimidad
del poder.
51
El problema pasó a ser entonces qué nación, una pregunta de
respuesta particularmente complicada en los territorios de lo que había sido
la antigua América española. Estaba la cuestión de la heterogeneidad étnica
que se traducía en dos naciones biológicas, la de los descendientes de los
conquistados y la de los descendientes de los conquistadores, y esto por cierto
no deja de ser una simplificación posterior, en la sociedad virreinal convivían
diferentes naciones blancas con diferentes naciones indígenas. Y estaba, sobre
todo, la heterogeneidad cultural que, si se tomaba como referencia la cultura
de las élites, permitía imaginar una sola nación desde el Cabo de Hornos a la
frontera con los Estados Unidos; pero también, si se tomaban como referencia
las culturas indígenas, permitía imaginar una casi infinita fragmentación na-
cional etnolingüística.
La nuevas naciones se limitaron, en general, a ocupar los espacios defi-
nidos por las viejas divisiones administrativas coloniales que, conservando o
51. En esta legitimación del poder a partir de su origen divino hubo, obviamente, dife-
rencias significativas. No es lo mismo, por poner dos ejemplos extremos, la afirmación de
Lutero de que “los reyes por derecho divino y natural tienen el poder y no lo reciben de la
misma república” que las mucho más matizadas propuesta del pactismo de Suárez. Citado
por José Antonio Fernández Santamaría, La formación de la sociedad y el origen del Estado.
Ensayos sobre el pensamiento político español del Siglo de Oro, Madrid, Centro de Estudios
Constitucionales, 1997, p. 162. Sin embargo, para ambos el origen último del poder es Dios,
cosa que no ocurrirá en ningún caso en la nueva legitimidad de tipo nacional.
Procesos 34, II semestre 201132
no el nombre de la época virreinal,
52
pasaron a autodefinirse como naciones.
Pero el conflicto volvió a repetirse en cada una de ellas: ¿qué nación? ¿Qué he-
rencia? ¿Qué cultura? Obviamente con mayor o menor intensidad en función
de las características de los distintos territorios. No es lo mismo, por poner
dos ejemplos extremos, la Argentina, con una población indígena residual, sin
huellas significativas en la mayor parte de su territorio de grandes civilizacio-
nes prehispánicas y con una pobre herencia colonial, que México, con una
población indígena numerosa, huellas de grandes civilizaciones prehispánicas
por doquier y una herencia colonial omnipresente y fastuosa. El proceso de
construcción nacional resultaba, necesariamente, mucho más conflictivo en
este último país.
una ProPuesta final
A partir de estas consideraciones quiero terminar con una serie de pro-
puestas sobre lo que debería ser un replanteamiento de las independencias
con ocasión del segundo centenario que no se quedase en una mera auto-
celebración de los diferentes Estados-nación para mayor gloria de sí mismos:
1. No olvidar que fue un conflicto de carácter político-ideológico, que otros
aspectos como los problemas étnicos, económicos, sociales, etc., contribuyeron
a su mayor o menor virulencia, pero que no fueron el centro del problema.
2. Ubicar este conflicto político-ideológico en la encrucijada entre defen-
sores del viejo sistema de legitimidad dinástica y defensores de una nueva
legitimidad nacional. Lo cual exige asumir el conflicto como una guerra civil
en el que la ubicación de los diferentes actores estuvo determinada por sus
posicionamientos ideológicos y no por su origen “nacional”, social o étnico.
En particular habría que descartar la idea de las guerras como un enfrenta-
miento entre españoles y americanos o blancos y clases populares.
3. Enmarcar las independencias en un proceso de larga duración que tiene
que ver con los procesos de construcción de naciones e intentar ver la posibi-
lidad de un modelo específicamente latinoamericano. Las independencias no
como un punto de llegada sino de partida, el inicio de un complejo proceso
que permitió sustituir una forma de legitimidad por otra y construir naciones
52. No es fácil explicar por qué en unos casos se impusieron unas divisiones adminis-
trativas y en otros otras; por qué, por ejemplo, en el de México el molde de la nación fue un
virreinato y en el de Chile una capitanía general. En el caso de las denominaciones de las
nuevas naciones sí parece haber por el contrario una lógica más clara: la de evitar nombres
que recordasen explícitamente a la antigua metrópoli. Parece evidente que ninguna de las
nuevas naciones podía razonablemente llamarse Nueva Granada ni, menos todavía, Nueva
España.
Procesos 34, II semestre 2011 33
allí donde antes había pueblos. En este sentido, las llamadas guerras de inde-
pendencia no acabarían con las derrotas de los ejércitos realistas sino que se
prolongarían durante buena parte de la primera mitad del siglo XIX.
4. Intentar explicar por qué unas naciones y no otras. En el amplio ámbito
geográfico de la Monarquía Católica las naciones posibles eran múltiples. En
un extremo una nación que hubiese abarcado el conjunto de los territorios
americanos; en el otro la balcanización centroamericana; en medio todas las
opciones posibles, desde antiguos virreinatos a capitanías generales. Necesi-
tamos entender la lógica de un proceso en el que parecen convivir todas las
opciones posibles sin que haya un modelo hegemónico.
5. Relacionado con las dos anteriores, en el marco de la larga duración, no
solo hay que ir hacia adelante sino también hacia atrás. Hay que reconstruir
las formas de identidad colectiva de las élites en el mundo hispánico previo a
la independencia, su mundo simbólico y las redes burocráticas en las que se
integraba, fuesen estas religiosas o laicas. Fueron estas élites las que inventa-
ron las naciones, pero a partir de sus propios condicionamientos, prisioneras
de una visión del mundo que había construido memorias, identidades, afini-
dades históricas y culturales desde mucho antes que la nación estallase como
problema, en la Monarquía Católica, en 1808.
Solo a partir de estos presupuestos será posible una historia sobre las
independencias que nos permita entender el complejo proceso imaginado
por las historiografías posteriores como guerras de independencia pero que,
en esencia, fue solo un capítulo más del nacimiento del mundo moderno,
ensangrentado, como en otras muchas partes del planeta, por una sucesión
de guerras civiles. En las guerras de independencia americanas no lucharon
imperialistas españoles contra nacionalistas (póngase aquí el adjetivo que se
quiera, argentinos, bolivianos, colombianos, mexicanos, etc.) sino los súb-
ditos de una Monarquía de Antiguo Régimen en proceso de conversión en
nación(es), unos contra otros. En el vacío de poder generado por la implosión
de un sistema imperial fracasado se desató una sangrienta guerra en la que
el posicionamiento de los distintos actores fue complejo y contradictorio, no
determinado ni por el lugar de nacimiento, ni por el origen social.
La substitución de la legitimidad monárquica por la legitimidad nacional
fue particularmente conflictiva en estructuras imperiales extensas, el caso de
la Monarquía Católica, a las que la amplitud geográfica y/o la diferenciación
étnico-cultural ofrecieron alternativas nacionales múltiples. En ellas la lucha
no fue solo contra el antiguo sistema de legitimidad sino, a la vez, contra el
antiguo sistema de legitimidad monárquica y entre los diferentes proyectos de
legitimidad nacional alternativos. Toda nación es finalmente el resultado de la
derrota de otras naciones posibles. En este contexto la situación de los par-
tidarios de construir una nación a partir de la unidad política anterior resultó
Procesos 34, II semestre 201134
especialmente compleja. Identidad nacional e identidad monárquica tendían
a confundirse sin que estuviese claro en muchas ocasiones si luchaban por la
antigua Monarquía o por la nueva nación imaginada en Cádiz. Fue el caso de
algunos militares realistas de conocidas convicciones liberales, por ejemplo
Pablo Morillo, pero que en América acabaron luchando a favor del absolutis-
mo fernandino.
Los dilemas de los defensores de una nación española que incluyese todos
los territorios de la antigua monarquía no debieron de ser demasiado diferen-
tes a los de los Jóvenes Turcos de un siglo después, empeñados en construir
un Estado-nación moderno sobre las ruinas de la Sublime Puerta pero man-
teniendo el imperio. Tal como afirma Hasan Kayali en un sugestivo estudio,
53
más patriotas otomanos que nacionalistas turcos. Algo que posiblemente des-
criba con toda precisión la situación de muchos de los realistas en las guerras
de independencia hispanoamericanas, “americanos” o “españoles”,
54
patriotas
de la Monarquía más que nacionalistas españoles. Con la única salvedad que
mientras en el caso del Imperio otomano las diferencias étnico-culturales eran
extremadamente marcadas, lo que por cierto no impidió que los Jóvenes Tur-
cos incluyesen también en sus filas a árabes o armenios, en el de la Monarquía
Católica las diferencias étnico-culturales en el interior de sus élites resultaban
casi inexistentes.
Fecha de recepción: 18 de mayo de 2010
Fecha de aceptación: 21 de octubre de 2011
53. Hasan Kayali, Arabs and Young Turks: Ottomanism, Arabism, and Islamism in the
Ottoman Empire, 1908-1918, Berkeley, University of California Press, 1997.
54. En el caso de Turquía, y a pesar de que las diferencias étnico-culturales eran mucho
mayores que las homogéneas élites de la Monarquía Católica, también formaron parte de
los “Jóvenes Turcos” no solo “turcos”, sino también miembros de otras comunidades como
armenios o árabes.
Procesos 34, II semestre 2011 35
bibliografía
Alcalá Galiano, Antonio, Obras escogidas, Madrid, Biblioteca de Autores Españoles,
1955.
Anderson, Benedict, Imagined Communities, Reflections on the Origin and Spread of
Nationalism, Londres, Verso, 1983.
Annino, Antonio, “Cádiz y la revolución de los pueblos mexicanos, 1812-1821”, en
Antonio Annino, coord., Historia de las elecciones en Iberoamérica. Siglo XIX.
De la formación del espacio político nacional, Buenos Aires, Fondo de Cultura
Económica (FCE), 1995.
______, “Imperio, constitución y diversidad en la América Hispana”, en Historia Mexi-
cana, LVIII, julio-septiembre 2008.
Annino, Antonio, coord., Historia de las elecciones en Iberoamérica. Siglo XIX. De la
formación del espacio político nacional, Buenos Aires, FCE, 1995.
Ávila, Alfredo y Virginia Guedea, coords., La independencia de México: temas e inter-
pretaciones recientes, México, UNAM, 2007.
Bayly, Christopher A., The Birth of the Modern World, 1780-1914. Global Connections
and Comparisons, Oxford, Blackwell Publishing, 2004.
Bosher, John F., French Fixnances 1770-1795; from Business to Bureaucracy, Cam-
bridge, University Press, 1970.
Breña, Roberto, El primer liberalismo español y los procesos de emancipación de Amé-
rica, 1808-1824. Una revisión historiográfica del liberalismo hispánico, México,
El Colegio de México, 2006.
Breuilly, John, Nationalism and the State, Manchester, Manchester University Press,
1982.
Fernández Santamaría, José Antonio, La formación de la sociedad y el origen del Es-
tado. Ensayos sobre el pensamiento político español del Siglo de Oro, Madrid,
Centro de Estudios Constitucionales, 1997.
Flórez Estrada, Alvaro, Introducción para la historia de la revolución de España, Lon-
dres, Imprenta de R. Juigné, 1810.
Frasquet, Ivana, “La cuestión nacional americana en las Cortes del Trienio Liberal,
1820-1821”, en Jaime E. Rodríguez O., coord., Revolución, independencia y las
nuevas naciones de América, Madrid, Fundación Mapfre-Tavera, 2005.
Gellner, Ernest, “Do nations have navels?”, en Nations and Nationalism, vol. 10, 1996.
______, Nations and Nationalism, Oxford, Basil Blackwell Publishers, 1983.
______, Plough, Sword and Book, Londres, Collins Harvil, 1988.
Guedea, Virginia, “La historia política sobre el proceso de la independencia”, en Al-
fredo Ávila y Virginia Guedea, coords., La independencia de México: temas e
interpretaciones recientes, México, UNAM, 2007.
Guerra, François-Xavier, Modernidad e independencia. Ensayos sobre las revoluciones
hispánicas, Madrid, Mapfre, 1992.
Guerra, François-Xavier, dir., Revoluciones hispánicas: independencias americanas y
liberalismo español, Madrid, Ed. Complutense, 1995.
Procesos 34, II semestre 201136
Habermas, Jürgen, Historia y crítica de la opinión pública, Barcelona, Gustavo Gili,
1981.
Kayali, Hasan, Arabs and Young Turks: Ottomanism, Arabism, and Islamism in the
Ottoman Empire, 1908-1918, Berkeley, University of California Press, 1997.
Landavazo, Marco Antonio, La máscara de Fernando VII. Discurso e imaginario mo-
nárquicos en una época de crisis. Nueva España, 1808-1822, México, El Cole-
gio de México, 2001.
Landes, David S., Favorites of Fortune: Technology, Growth, and Economic Develo-
pment since the Industrial Revolution, Cambridge, Mass., Harvard University
Press, 1991.
______, The Wealth and Poverty of Nations: Why Some Are so Rich and Some so Poor,
Nueva York, W. W. Norton, 1998.
Lynch, John, The Spanish-American Revolution, 1808-1826, Nueva York, Norton, 1973.
Macfarlane, Alan, The Riddle of the Modern World: Of Liberty, Wealth and Equality,
Basingstoke, Macmillan, 2000.
Mann, Michael, The Sources of Social Power: The Rise of Classes and Nation States, vol.
2, Cambridge, Cambridge University Press, 1993.
Marichal, Carlos, La bancarrota del virreinato. Nueva España y las finanzas del Imperio
español, México, FCE, 1999.
Masur, Gerhard, Simón Bolivar, Albuquerque, University of New Mexico Press, 1948.
Mier, Fray Servando Teresa de, Memorias, Madrid, Trama, 2006.
Pérez Vejo, Tomás, Elegía criolla. Una reinterpretación de las guerras de independen-
cia hispanoamericanas, México, Tusquets, 2010.
______, Nación, identidad nacional y otros mitos nacionalistas, Oviedo, Nóbel, 1999.
Rodríguez O., Jaime E., coord., Revolución, independencia y las nuevas naciones de
América, Madrid, Fundación Mapfre-Tavera, 2005.
Thibaud, Clément, “Formas de guerra y mutación del ejército durante la guerra de in-
dependencia en Colombia y Venezuela”, en Jaime E. Rodríguez O., Revolución,
independencia y las nuevas naciones de América, Madrid, Fundación Mapfre-
Tavera, 2005.
Van Young, Eric, La otra rebelión. La lucha por la independencia de México, 1810-
1821, México, FCE, 2006.
Villaseñor y Cervantes, José María, Festivas aclamaciones de Xalapa en la inaugura-
ción al trono del rey nuestro señor don Fernando VII, México, Imprenta de la
calle del Espíritu Santo, 1809.
Vries, Jan de y Adrian Van de Woude, The First Modern Economy: Success, Failure, and
Perseverance of the Dutch Economy, 1500-1815, Cambridge, Cambridge University
Press, 1997.
Vries, Jan de, “The Industrial Revolution and the industrious revolution”, en Journal of
Economic History, 54 (1994), p. 240-270.
Ward, Henry George, México en 1827, México, FCE. 1981.
Wobeser, Gisela von, Dominación colonial. La Consolidación de Vales Reales en Nueva
España, 1804-1812, México, UNAM, 2003.
Woolf, Stuard, Napoleon’s Integration of Europe, Nueva York, Routledge, 1991.


ISSN: 1390-0099

Licencia de Creative Commons
Procesos: revista ecuatoriana de Historia is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 4.0 Internacional License.