Procesos 37, I semestre 2013 151
en recuerdo de eric hobsbawm
Eric John Ernest Hobsbawm nació el 9 de junio de 1917 en Alejandría
(Egipto) en el seno de una familia judía. No obstante se educó entre Viena
y Alemania, siendo el alemán su lengua materna. Era un dotado para los
idiomas, su inglés era impecable y era muy uido en francés, italiano y algo
menos uido en español. Leía ávidamente, tanto así que durante su interna-
miento en el Royal Free Hospital de Londres, donde falleció el 1 de octubre
de 2012, pedía insistentemente que le proporcionaran periódicos y revistas
para estar al día en las noticias de actualidad e informarse sobre los eventos
mundiales. Aunque los periódicos señalaron que la causa de su deceso fue
una pulmonía, lo cierto es que la última vez que lo vi confesó, durante una
agradable cena en su casa de Hampstead en octubre de 2008, que sufría de
leucemia. Las últimas fotos que de él publicaron los periódicos británicos
mostraban a un Eric Hobsbawm bastante disminuido físicamente aunque,
tengo entendido, conservó su lucidez intelectual hasta el nal.
Sus estudios de Historia los cursó en el prestigioso King’s College de
la Universidad de Cambridge pero, al momento de dedicarse a la docen-
cia, optó por el Birkbeck College de la Universidad de Londres, que ofrecía
horarios de tarde y de noche para facilitar los estudios a los alumnos que
trabajaban. Fue precisamente en su ocina del Birkbeck College donde lo
conocí en octubre de 1977, luego de que aceptara supervisar mi tesis de PhD.
En los cuatro años que asesoró mi tesis, antes de graduarme, lo pude tratar
como maestro, apreciar sus gestos de amistad y, sobre todo, aprender de
su ejemplar profesionalismo. El año que me gradué, 1982, coincidió con su
jubilación del Birkbeck College, pero Hobsbawm continuó con su carrera
docente en New School for Social Reseach de New York. La verdad que, aun-
que tenía 65 años, fue una jubilación prematura, pues estaba en la cúspide
de su carrera y de su producción intelectual. New School se beneció de su
experiencia y sus años maduros.
Hay quienes consideran a Eric Hobsbawm el padre de la historia so-
cial, corriente que compartió con otros historiadores británicos como E. P.
Thompson y Christopher Hill; además de escribir conjuntamente con su co-
lega francés Georges Rudé el libro Capitán Swing, poco difundido en nuestro
medio. Las relaciones académicas de Hobsbawm con Francia siempre fueron
fuertes, y gozaba del reconocimiento de sus colegas franceses, pues viaja-
ba con frecuencia a París. En América Latina fueron reiterados sus viajes a
Argentina y Brasil, aunque su producción se centró en estudiar la guerrilla
colombiana y las tomas de tierras en el Perú. Su paso por este último país
Procesos 37, I semestre 2013152
debió resultarle grato, pues él y su esposa Marlene llamaron a la gata que los
acompañaba en casa Ticlia, en homenaje a Ticlio, paraje de la sierra central
peruana que debió impresionarlos por su altura.
El tema de las revoluciones fue central en la producción intelectual de
Eric Hobsbawm, conocida por su originalidad y la claridad de sus argu-
mentos. Sus libros sobre la Revolución francesa y la revolución industrial
británica marcaron un hito en su carrera y alcanzaron difusión e impacto
a nivel mundial. En ese sentido, es famosa su trilogía: La era de la revolución
(1962), La era del capitalismo (1975) y La era del imperio (1987), a la que luego
agregaría La era de los extremos (1994). Pero, su interés no solo se focalizó en
las revoluciones sino también en los revolucionarios, en los actores sociales.
Bajo este prisma produjo Rebeldes primitivos (1959), Bandidos (1969) y Revolu-
cionarios: ensayos contemporáneos (1973). Además de dedicar también parte de
su producción al movimiento obrero. Uno de los libros que me resulta par-
ticularmente estimulante y al cual regreso una y otra vez es La invención de
la tradición, que si bien Hobsbawm lo basa en la tradición europea, haciendo
hincapié en Inglaterra y sus colonias, también se puede aplicar para otros
casos, como el de la tradición Inca y su reinvención en el período virreinal y
de la republica peruana.
Además de su dedicación por la historia, Hobsbawm tenía dos pasiones:
la política y el jazz. Sobre este último, escribió regularmente como columnis-
ta del New Statement, bajo el seudónimo de Frances Newton. Por otro lado,
su compromiso político fue consistentemente con el Partido Comunista. Pri-
mero se unió en 1931 a la Liga Comunista de Alemania, en Berlín, y luego
al Partido Comunista en 1936. Diez años después, ya en Inglaterra, pasó a
integrar el grupo de Historiadores del Partido Comunista y se convirtió en el
presidente de la Asociación de Historiadores Socialistas, cargo que mantuvo
hasta su muerte.
En un reciente artículo publicado por su hija Julia Hobsbawm en el Fi-
nancial Times, que se titula “Recordando a papá”, ella nos relata que las ceni-
zas de su padre, a quien cremaron en el Golden Green Crematory, reposan
en el cementerio Highgate de Londres, muy cerca a la casa donde vivió el
famoso historiador marxista y, además, han sido sepultadas al lado derecho
de la tumba de Carlos Marx, también enterrado en el mencionado cemente-
rio. Con esto sus familiares cumplieron con un explícito deseo de quien ha
sido uno de los más connotados historiadores del siglo XX, cuyos libros se
han traducido a una treintena de idiomas y cuya inuencia historiográca
es gravitante. Comentaba su esposa que lo más conmovedor al anunciarse
el fallecimiento del profesor Hobsbawm fue la lluvia de correos electrónicos
que llegaron enviados por sus alumnos, de varias partes del mundo, que
expresaban el pesar que sentían y el privilegio que experimentaban de haber
Procesos 37, I semestre 2013 153
sido pupilos de una persona con tantas cualidades académicas y humanas.
Me adhiero a este recuerdo de Eric Hobsbawm, quien supo ser maestro y
amigo generoso. Muchas gracias a la notable obra que ha dejado para mi
generación y las venideras.
Scarlett O’Phelan Godoy
Ponticia Universidad Católica del Perú
hobsbawm, Legado
de un inteLectuaL miLitante
Cuando le preguntaron cómo quería ser recordado respondió: “como un
hombre que no solamente ha continuado agitando la bandera, sino que ha
demostrado que blandiéndola se puede llegar a hacer algo, al menos unos
cuantos libros legibles”. Así era Eric Hobsbawm, un hombre convencido de
que el pensar debe ser consecuente con el actuar. Fue, por ello, un intelec-
tual riguroso y al mismo tiempo un militante activo. Debemos recordarlo
no solamente por su monumental obra, sino porque vivió consecuente con
su convicción de que el ser intelectual no solo no es incompatible con el ac-
tivismo de izquierda, sino que juntar las dos dimensiones es la forma más
coherente de vivir.
Eric Hobsbawn nació en Alejandría en 1917. Vivió sus primeros años en
Viena y Berlín y terminó asentándose en Gran Bretaña. Estudió en Cambrid-
ge y fue profesor de Birkbeck College de la Universidad de Londres hasta su
jubilación. Enseñó también en el New School de Nueva York y fue convoca-
do como conferenciante a los centros académicos más destacados del mun-
do. Fue activo miembro del Partido Comunista por largos años, hasta que en
1989 se separó de esa organización política cuando el burocratismo estalinis-
ta se volvió del todo incompatible con su postura crítica y renovadora. Pero
siguió siendo militante marxista, convencido de la lucha por la revolución y
comprometido con las causas de la izquierda. Se mantuvo activo escribien-
do, publicando y enseñando hasta su muerte en octubre de 2012. Su última
obra, Fractured Spring, tuvo que publicarse póstumamente, en este año 2013.
Incursionó en varios campos del trabajo histórico y produjo textos fun-
damentales de carácter teórico y metodológico, pero la mayor parte de su
producción se enmarca en lo que podríamos llamar historia sociopolítica y
económica. Sus trabajos sobre la Revolución francesa y la Revolución indus-
trial británica, como Industry and Empire (Industria e Imperio), son quizá los de
mayor inuencia en el mundo. Hobsbawm fue un notable investigador de la
historia de los trabajadores y los sectores populares. Por obras como Primi-


ISSN: 1390-0099

Licencia de Creative Commons
Procesos: revista ecuatoriana de Historia is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 4.0 Internacional License.