Procesos 36, II semestre 2012 111
formas de Pertenencia reLigiosa y Procesos
de construcción deL esPacio en La migración
Latinoamericana: entre víncuLos coLonizados
y redenciones creativas
Eva Youkhana
Universidad de Bonn
RESUMEN
La religión es un tema que se ha ligado a los temas de migración debido al interés
en las transacciones e interconexiones que se presentan entre los migrantes y sus
familias residentes en los países de origen, así como a la importancia que tienen
las prácticas religiosas para los migrantes en sus países de destino. Al examinar
casos concretos de migración y al comparar diferentes grupos religiosos –tanto ca-
tólicos como quienes no están vinculados a una institución religiosa– se observa la
continuidad y los cambios de las formas de pertenencia, cuyas raíces provienen de
la historia colonial. Analizando los procesos de construcción del espacio religioso
se investiga si el traslado de concepciones e imágenes religiosas está provocando
nuevos esencialismos o culturas híbridas, en las cuales se articulan bricolajes de
ideologías y cosmovisiones. Los casos comparados evidencian que las religiones y
sus aparatos tienen una importante influencia en las concepciones y percepciones
del espacio, los cuales determinan las prácticas y pertenencias sociales.
Palabras clave: religión, migración transnacional, pertenencia, espacio, España.
ABSTRACT
The attention that has recently been paid to religion in migration studies is linked
to the interest in the transactions and interconnections that exist between migrants
and their families in their home countries, as well as to the importance of religious
practices for migrants in their target country. By means of examining specific cases
of migration and by comparing different religious groups – Catholics as well as mi-
grants without specific religous affiliation –continuity and change in the forms of be-
longing can be observed and can be traced back through colonial history. Through
analyzing the processes of construction of religious space, it is investigated whether
the transfer of concepts and religious images provoked new essentialisms or hybrid
cultures, in which an assembly of ideologies and worldviews was articulated. The
cases in comparison show that religions and their devices have an important influ-
ence on the conceptions of space and the perceptions of the reality of space that
determine our social practices and belonging.
Keywords: religion, transnational migration, belonging, Space, Spain.
Procesos 36, II semestre 2012112
introducción
La atención que en los últimos años se ha prestado a la religión en los
estudios sobre migración, está ligada al interés en las transacciones e interco-
nexiones que se presentan entre los migrantes, por un lado, y sus familias, sus
países y lugares de origen, por otro, así como a la importancia que tienen la
religión y sus prácticas para los emigrantes. Al examinar casos concretos de
migración, y al comparar diferentes grupos religiosos –tanto católicos como
los llamados “migrantes espirituales”,
1
que no están vinculados a una institu-
ción religiosa– se pueden observar la continuidad y los cambios de las formas
de pertenencia que los migrantes “cargan” consigo desde su lugar de origen.
Igualmente puede constatarse que tanto la continuidad como los cambios son
el resultado de la reevaluación de dichas formas de pertenencia, de acuerdo
a referentes tanto de tipo concreto como imaginario. Los grupos migrato-
rios experimentan más intensamente el carácter universal que reivindican las
religiones mundiales.
2
En ese sentido la religión porta representaciones de
construcciones identitarias. Tal pretensión universalista se materializa y se re-
presenta a través de objetos que se trasladan a lo largo de espacios transcon-
tinentales y que traspasan épocas históricas. Un análisis que integre sujetos
sociales y materiales puede mostrar las interdependencias de las dinámicas
sociales a diferentes escalas espaciales y niveles temporales. Así, no solamente
se acentúan las continuidades, sino también las facciones y reagrupaciones
que resultan de la movilidad de las personas y los objetos y los afectos situa-
cionales entre ellos.
Al analizar los procesos de construcción de espacio religioso, que se en-
cuentra ligado a la movilidad cultural y a la de los fetiches, nos interesa
preguntarnos si el traslado de concepciones e imágenes religiosas están pro-
vocando nuevos esencialismos o culturas híbridas, en los cuales se articulan
bricolajes de ideologías y de cosmovisiones. ¿Promueven las prácticas religio-
sas que se escenifican públicamente continuidades en las categorizaciones
1. El migrante espiritual es una tipificación hecha por los estudios sobre las religiones
invisibles, o una espiritualidad que no se manifiesta en instituciones dominantes. Esta figura
tipo, que se ha venido difundiendo en la sobremodernidad, se caracteriza por la flexibi-
lidad y la forma abierta y no institucionalizada en que interactúa con la gran cantidad de
ofertas espirituales de este tiempo. Ver Christoph Bochinger, Martin Engelbrecht y Winfried
Gebhardt, “Die unsichtbare Religion in der sichtbaren Religion. Formen spiritueller Orien-
tierung in der religiösen Gegenwartskultur”, en Religionswissenschaften heute, Stuttgart, W.
Kohlhammer, 2009, pp. 33, 78.
2. Andrea Lauser, “Migration und religiöse Dynamik: ethnologische Religionsforschung
im transnationalen Kontext”, en Andrea Lauser y Cordula Weissköppel, edits., Migration
und religiöse Dynamik, Bielefeld, Transcript Verlag, 2008.
Procesos 36, II semestre 2012 113
sociales, pertenencias esencializadas y naturalizadas que también se utilizan
para regularizar diferentes conflictos políticos? ¿Bajo qué condiciones cambian
las formas de pertenencia y se enseñan nuevas formas de colectivización?
La adoración de la Virgen del Cisne de Ecuador y la danza prehispánica
de México son prácticas religiosas que migrantes latinoamericanos reviven
en España. Mientras el catolicismo se entiende como una religión de carácter
mundial, propia de los latinoamericanos en España, y que forma parte de una
cultura de mayorías, los danzantes prehispánicos pertenecen más bien al mo-
vimiento esotérico de la Nueva Era (New Age) y se entienden como migrantes
espirituales, que se han emancipado de las grandes instituciones religiosas. No
obstante, ambas situaciones describen un fenómeno distinto pero comparable.
En ambos casos los creyentes apoyan una ideología religiosa que está arraiga-
da a prácticas vitales, rituales y a la adoración del “gran Otro” (Dios o el pan-
teón azteca). En el caso de la Iglesia católica, los rituales se imponen desde un
aparato que asegura su hegemonía religiosa. Según Althusser, las ideologías
religiosas, políticas o económicas constituyen la base de la opresión humana.
Su capacidad de incidir en la realidad cultural y social de los seres humanos
depende del grado de penetración, institucionalización y materialización de
las mismas.
3
Los casos seleccionados nos permiten examinar la significación
que tienen las ideologías religiosas y las culturas políticas ligadas a ellas, para
las diferentes concepciones del espacio y para las ideas de pertenencia que se
gestan en nuestros procesos de colectivización.
introducción científica
y cLarificación de concePtos
PRÁCTICAS (RELIGIOSAS), INSTITUCIONES
Y LA LÓGICA DE LOS “APARATOS IDEOLÓGICOS”
El presente artículo se concentra en el estudio de prácticas religiosas que
se materializan en objetos y que generan la transformación de material de
origen simbólico. Según Althusser, la religión es una práctica ideológica que
se basa en rituales impuestos y en la invocación del gran Otro (Dios) que
realizan sujetos mediante instituciones como la Iglesia.
4
El mecanismo, tam-
bién observable en prácticas políticas y económicas, es el punto de partida
de la opresión que ejercen instituciones como los partidos, las naciones, los
3. Louis Althusser, “Ideologie und ideologische Staatsapparate”, en Frieder Otto Wolf,
Gesammelte Schriften, Hamburgo, VSA Verlag, 2010, p. 72.
4. Ídem, p. 76.
Procesos 36, II semestre 2012114
aparatos religiosos, etc., sobre los seres humanos, a pesar de que los sujetos
se sientan libres. No obstante, la ideología, tanto religiosa como política o
económica, le permite al ser humano constituirse como sujeto en la sociedad,
definir concepciones sobre sus condiciones de vida y crear una conciencia
sobre estas condiciones.
5
En sus cinco tesis sobre el aparato ideológico de la
Iglesia católica, Althusser dice que esta fue la institución que, en más alto gra-
do, garantizó la reproducción del sistema de producción del régimen feudal.
6
Ese régimen, dice Althusser, se difundió en muchas partes del mundo para
conquistar tierras y pueblos, creando nuevas culturas políticas. La ideología
católica creó categorías sociales que fundamentaron una sociedad jerárquica
y explotadora.
A la luz de la teoría sobre la ideología de Althusser –según la cual la
existencia material de la ideología se manifiesta por medio de prácticas y su
función social es constituir pertenencias y dependencias– como punto de
partida para entender procesos de colectivización y producción de formas
religiosas de pertenencia, cabe preguntar bajo qué condiciones y contextos se
conservan los órdenes sociales y las relaciones de dominación. Por otro lado,
se plantea también la pregunta sobre las condiciones y contextos en que los
órdenes sociales –en nuestro caso, sustentados y transferidos por instituciones
religiosas– experimentan rupturas y fracturas a causa de procesos y prácticas
que resultan de la fragmentación de las categorías sociales predominantes
y de la continua reordenación de las relaciones subsistentes. En el sentido
estructuralista, el grado de institucionalización y la estructura jerárquica de
las ideologías religiosas y su repercusión en la existencia material predispone
su difusión y universalización.
7
Según Berger, las instituciones garantizan los
procesos de socialización y controlan los sujetos sociales para paralizar la re-
sistencia colectiva o individual de un orden social imperante.
8
Las categorías
sociales se construyeron, negociaron y determinaron de acuerdo a los com-
plejos intereses de los actores e instituciones dominantes. Pero los procesos
de la globalización y difusión religiosa que demuestran una continuación his-
tórica no fueron lineales. Los intercambios culturales siempre dan lugar a nue-
vas formas híbridas. No obstante, las instituciones y actores con mejor acceso
5. Ídem, p. 45.
6. Louis Althusser, “Ideologie und ideologische Staatsapparate - Fünf Thesen über die
Krise der katholischen Kirche”, en Frieder Otto Wolf, Gesammelte Schriften, Hamburgo, VSA
Verlag, 2012, p. 13.
7. Max Weber distingue entre mancomunidad (Vergemeinschaftung) y socialización
(Vergesellschaftung), aunque no utiliza las instituciones como un concepto teórico. Ver
Max Weber, Wirtschaft und Gesellschaft, Tübingen, Mohr, 1921; Talcot Parsons, The Social
System, Londres/Nueva York, Routledge, 1991, p. 39.
8. Peter Berger, Zur Dialektik von Religion und Gesellschaft, Fráncfort, Fischer Taschen-
buch Verlag, 1988, pp. 29 y ss.
Procesos 36, II semestre 2012 115
a recursos, formas de imposición e interconexión, dominaron los escenarios
económicos, políticos y, de esta manera, también el desarrollo cultural.
Mientras perdura la legitimidad de las instituciones religiosas hegemó-
nicas, las decisiones políticas, económicas, sociales y culturales orientadas a
trans ferir el conocimiento social mediante procesos de socialización se ma-
ni fiestan por medio de movimientos sociales en contra de las relaciones de
dominación, formando así ideologías alternativas. Hardt y Negri, quienes han
presentado un proyecto político alternativo a la luz del orden mundial del
‘Imperio’, perciben en la capacidad creativa de la multitud, la masa que so-
porta el sistema de dominación, “la virtud de crear otro mundo para dar a
las corrientes e intercambios universales otra figura política”.
9
Dentro de este
proyecto, adquiere una nueva connotación la acentuación actual de lo local,
que se define actualmente por su aislamiento y su pureza y que se encuentra
conectada con concepciones de pertenencia racial, étnica, nacional o religio-
sa. Ligado a la idea de la movilidad de la masa, tanto del ser humano como
de conceptos, objetos y tecnologías, lo local se vincula con lo universal, y,
por consiguiente, con las condiciones del comercio mundial.
10
Siguiendo este
orden de ideas, cada uno está –teórica y prácticamente– en condiciones de
participar en la configuración de lo mismo, convicción que, hoy en día, tam-
bién moviliza a los movimientos sociales, tanto en términos políticos como
religiosos, con rasgos emancipatorios.
PERTENENCIA EN TIEMPOS DE CIRCULACIÓN
Y MOVILIZACIÓN PERMANENTE
¿Pero qué significa exactamente la lógica de los movimientos sociales,
la “capacidad creativa de la multitud” con respecto al proceso de dividir a la
humanidad en categorías sociales, políticas y culturales, que crea así formas
rígidas de pertenencia?
Para abordar esta pregunta vale la pena acercarnos a un concepto de
pertenencia ligado a la movilidad y a las múltiples dinámicas de los procesos
sociales, que se diferencia del concepto tradicional que se basa en categorías
locales, nacionales, étnicas o religiosas, las cuales, a pesar de su exigencia
universal, todavía siguen estando referidas a criterios territoriales. Esta con-
cepción de pertenencia hace hincapié en vínculos de tipo múltiple y variable,
que van más allá de toda noción normativa de un orden social. Estas relacio-
nes situacionales y múltiples, que pueden ser de naturaleza social, material y
9. Michael Hardt y Antonio Negri, Empire. Die neue Weltordnung, Fráncfort/Nueva-
York, Campus Verlag, 2006, pp. 13 y ss.
10. Ídem, p. 370.
Procesos 36, II semestre 2012116
sensorial, están sometidas a un proceso continuo de transformación. Ellas son
articuladas y concertadas de modo permanente en las acciones y experiencias
cotidianas de los actores. Desde esta perspectiva, el término pertenencia tras-
pasa los límites de toda forma de legitimación y regulación jurídica. Más bien
se da como consecuencia de distintos sucesos, o bien, en el marco de biogra-
fías individuales. El concepto remite a la compatibilidad de distintas maneras
de formar parte de algo, en tiempos de las redes globales y de las relaciones
de intercambio. De este modo se enfatiza la permeabilidad y no la rigidez de
las fronteras sociales. Además, esta forma relacional y contextual de entender
la pertenencia permite ir más allá del análisis de fenómenos sociales y abordar
sus vínculos espaciales e históricos. Esto es evidente de modo ejemplar en la
investigación que se ocupa de los movimientos transnacionales, de migración
y translocalidad. Así, en el concepto de pertenencia se reflejan las múltiples
realidades y las complejas relaciones que sostienen los seres humanos en dis-
tintos lugares con sus respectivos panoramas sociales, políticos y religiosos,
que están cambiando constantemente.
METODOLOGÍA: PROCESOS PARA HACER ESPACIO
Y TEORÍA SOBRE LAS REDES DE ACTORES
Si asumimos, como se ha explicado antes, que las condiciones de existen-
cia del ser humano tienen su representación en formas imaginarias, o sea en
ideologías que están basadas en prácticas repetitivas, rituales y en instituciones
que tienen la capacidad de sostener, o bien, de romper las relaciones de domi-
nación, es necesario buscar metodologías para operacionalizar los complejos
ensamblajes de las relaciones sociales y materiales. Otro desafío consiste en
no reproducir conceptos de pertenencia naturalizados y de carácter esencia-
lista –aún subsistentes–, que están ligados a órdenes y normativas sociales
y políticas, y que son establecidos por los aparatos del poder. Con el fin de
evitar el empleo de una metodología esencializada en la investigación de las
diversas construcciones de pertenencia en la vida de los migrantes, este aporte
se enfoca en aproximaciones científicas que no anticipan fronteras sociales
determinadas por órdenes políticos. Por eso el objeto de investigación no son
grupos definidos de antemano, sino individuos, lugares e instituciones.
11
El estudio de los movimientos, las prácticas, las documentaciones y las
materializaciones de diferentes actores religiosos en un lugar (place making)
puede describir tanto las continuidades de formas de pertenencia como sus
11. Elisabeth Scheibelhofer, Raumsensible Migrationsforschung, Wiesbaden, VS, 2011;
Andreas Wimmer, “Herder’s Heritage and the Boundary-Making Approach: Studying Ethnici-
ty in Immigrant Societies”, en Sociological Theory, No. 3, vol. 27, 2009, pp. 244-270.
Procesos 36, II semestre 2012 117
rupturas, o bien, sus diversas maneras de reagruparse en situaciones de migra-
ción. Al ser los lugares de reunión religiosos puntos de referencia simbólicos
relevantes para la construcción de formas de pertenencia, se examinarán los
procesos de apropiación y negociación que allí se dan. Por un lado, el análisis
se centra en las manifestaciones de lo local, la materialización de la pertenen-
cia religiosa y en los vínculos emocionales que esta conlleva. Por otro lado,
las observaciones de orden local se evalúan de acuerdo con concepciones
relacionales del espacio.
12
Además, la descripción de redes de actores permite
integrar al análisis actores que no están situados en el nivel de lo local, pero
que están relacionados con otros actores que sí actúan en dicho nivel.
13
En
esta aproximación interdisciplinaria el término ‘actor’ de la teoría de la acción
se entiende de forma más amplia, pudiendo referirse también a objetos, o sea,
a un nivel material. Para la descripción de estas redes de actores no solamen-
te se analizan aquellas interacciones que se basan en contactos personales,
sino que también se identifican a aquellos actores que actúan por fuera del
fenómeno estudiado. Así, las observaciones en selectos lugares se integran en
los contextos sociales, que se caracterizan por ser dinámicos, aplicando un
concepto de espacio relacional y constructivista. Las prácticas mismas forman
el punto de partida para analizar actuaciones (tramas) sociales y la producción
o reproducción de las ideologías y así formas de pertenencia también y/o jus-
tamente en situaciones migratorias.
emigración a esPaña y esPirituaLidad
Durante las últimas dos décadas Latinoamérica ha dejado de ser una re-
gión de inmigración para convertirse en una región exportadora de migran-
tes laborales, presentando una de las cuotas más altas de emigración, sobre
todo después de las repetidas crisis económicas y financieras en el continente
desde comienzos del milenio.
14
La exposición del progresivo desarrollo eco-
nómico de España como factor que atrae migración y la crisis económica en
12. El giro espacial (spatial turn) de las ciencias sociales ha provocado un distancia-
miento respecto a las definiciones que le otorgan al espacio un carácter absoluto, orientán-
dose hacia una concepción del espacio como producto social.
13. Bruno Latour, Reassembling the Social. An Introduction to Actor-Network-Theory,
Nueva York, Oxford University Press, 2005.
14. Andreas Steinauf, “Migration in Lateinamerika: Krise oder Entwicklungspotenzial?”,
en Brennpunkt Lateinamerika. Politik, Wirtschaft, No. 16, Gesellschaft, 2002; Axel Kreien-
brink, “Spanien als Einwanderungsland - eine Zwischebilanznach zwei Jahrzehnten”, en
Walter Bernecker, edit., Spanien Heute. Politik, Wirtschaft, Kultur, Fráncfort/Madrid, Ver-
vuert, 2008, pp. 240-270.
Procesos 36, II semestre 2012118
Latinoamérica como factor expulsor de población, constituye una explicación
insuficiente para entender la inmigración latinoamericana tan masiva en Euro-
pa y, especialmente, en España.
LOS VÍNCULOS COLONIZADOS
Y EL PAPEL DE LA IGLESIA CATÓLICA
La inmigración de latinoamericanos en España tiene que ver con los vín-
culos coloniales entre España y Latinoamérica, ligados a una historia compar-
tida y a aspectos comunes como el idioma, los fundamentos administrativos y
políticos, la urbanización y su impacto en la vida social y la religión. La Iglesia
católica es probablemente la institución que más influencia ha tenido en la
formación de los fundamentos sociales y religiosos de Latinoamérica desde el
tiempo en que comenzó a enviar misioneros y a evangelizar a las poblacio-
nes del continente. La conquista ibérica de América y la expansión religiosa
han resultado ser una de las superposiciones más poderosas y agresivas en
la historia de la humanidad y han estado ligadas a la situación defensiva del
Occidente cristiano frente al Islam, bajo la idea de ‘la propagación de la fe y
del Imperio’.
15
El éxito de la evangelización está directamente vinculado a la
figura de la Virgen María, que constituyó uno de los instrumentos más decisi-
vos en la conquista espiritual de los pueblos indígenas de las Américas y cuya
adoración fue restablecida por el Concilio de Trento,
16
es decir, el vehículo de
edificación de los ministerios cristianos. Al mismo tiempo que los españoles
destruyeron los templos, los ídolos y los símbolos de los indígenas, también
desarrollaron diferentes maneras de sustituir o aniquilar la religión de estos
e imponer el culto a la Virgen María y a sus imágenes.
17
A través del culto a
María, cuyos fenotipos e imágenes se adaptaron a las diversas regiones lati-
noamericanas, los conquistadores incorporaron el catolicismo a las religiones
nativas (sincretismo). Así mismo, mediante ceremonias y cultos vitales que se
le rendía a su personificación religiosa, los españoles lograron colonizar los
15. Hans-Jürgen Prien, “Das Christentum in Lateinamerika”, en Ulrich Gäbler, edit.,
Kirchengeschichte in Einzeldarstellungen, vol. IV/6, Leipzig, Evangelische Verlagsanstalt
GmbH, 2007, pp. 65 y ss.
16. En el tercer período del Congreso, cardenales y obispos aprobaron el decreto de la
adoración a los santos/as y a sus reliquias, así como a las imágenes de Cristo y de la madre
de Dios o Virgen María.
17. Margarita Zires, “Los mitos de la Virgen de Guadalupe. Su proceso de construcción
y reinterpretación en el México pasado y contemporáneo”, en Mexican Studies, No. 2, vol.
10, 1994, p. 285. El culto a la Pachamama o Madre Tierra también se combinó a lo largo de
la conquista europea con el culto a María.
Procesos 36, II semestre 2012 119
cuerpos de los indígenas.
18
La misión y la política cultural de la colonización
de penetrar y conquistar los cuerpos –y las almas, por supuesto– dejaron de
ser tarea exclusiva de la Iglesia católica y se convirtió en un proyecto cristiano
que terminó enajenando la conciencia histórica de los conquistados
19
y que
los perseguirá dentro y fuera de los países latinoamericanos.
Es indiscutible que el acercamiento a las religiones indígenas mediante el
recurso de los santos, que realizó la Iglesia católica, devino en una doctrina
cristiana indisputable, convirtiéndose así en la ideología más aceptada y vi-
vida en Latinoamérica después de la colonización. Hasta hoy la Virgen María
continúa representando los sueños, deseos y expectativas de una cantidad
considerable de latinoamericanos en la vida diaria, tanto en sus países de ori-
gen como en aquellos adonde han emigrado.
20
No obstante, el culto alrededor
de la Virgen María constituye un recurso en la construcción de identidades
colectivas, así como un instrumento para incorporar a los inmigrantes latinoa-
mericanos a las sociedades receptoras.
LA CRISIS ECONÓMICA EN ESPAÑA Y LA CRECIENTE
IMPORTANCIA DE (NUEVAS) PRÁCTICAS ESPIRITUALES
La crítica situación económica, que ha causado un 40% de desempleo entre
los jóvenes (asumimos que la tasa es aún más alta para los jóvenes migrantes),
ha generado un retorno a lo espiritual y religioso. Esto se evidenció en el día
de la juventud mundial de la Iglesia católica en agosto de 2011 en España,
cuando participaron más de un millón de jóvenes peregrinos. De ellos, por lo
menos medio millón eran latinoamericanos.
21
La (re)valorización de la espiri-
tualidad y de lo religioso en tiempos de crisis no solo ocurre, por supuesto, en
la Iglesia católica, sino que se trata de un fenómeno observable en diferentes
contextos migratorios en Madrid. La religión es un instrumento relevante en la
articulación de diferencias sociales. Opera como estrategia para superar situa-
ciones que se sienten como degradantes y excluyentes. A la luz de las prácticas
religiosas del culto a la Virgen María y de la danza prehispánica, se analizará
18. Hans-Jürgen Prien, “Das Christentum in Lateinamerika”, p. 125. Maya Nadig, “Kör-
per, Performanz und Spiritualität als Instrumente der Konfliktbewältigung bei Danzantes Az-
tecas in Mexiko”, en Andrea Lauser y Cordula Weissköppel, edits., Migration und religiöse
Dynamik, Bielefeld, Transcript Verlag, 2008, p. 253.
19. Hans-Jürgen Prien, “Das Christentum in Lateinamerika”.
20. Clifford Geertz, The Interpretation of Culture. Selected Essays. Religion as a Cultural
System, Nueva York, Basic Books, 1973, pp. 243-254; Kristy Nabhan-Warren, “Mary”, en Ed-
win Aponte y Miguel de la Torre, edits., Handbook of Latina/o Theologies, St. Louis, Charlice
Press, 2006, pp. 243-254.
21. “Acontecer internacional”, en My Opera, en [http://www.mundo.com/ultimas-noti-
cias/medio-millon-de-jovenes-latinoamericanos-estaran-con-el-papa-en-madrid-22639].
Procesos 36, II semestre 2012120
aquí bajo qué condiciones y contextos se conservan o desechan órdenes socia-
les y relaciones de dominación, qué formas de pertenencia se producen o re-
producen a través de las articulaciones y de las concepciones culturales, y qué
significación tienen estas formas de articulación para las relaciones sociales.
La migración Latinoamericana y diferentes
formas reLigiosas de Pertenencia
Ante la heterogeneidad de la inmigración latinoamericana en España, pue-
de ser osado diferenciar la inmigración latinoamericana de la inmigración de
otros lugares como Marruecos y Rumania. No obstante, el catolicismo reviste
al inmigrante latinoamericano de un carácter especial, en la medida en que
constituye un factor fundamental común en la historia de Latinoamérica y de
España.
LA IGLESIA CATÓLICA Y LA INMIGRACIÓN
RECIENTE DE LATINOAMERICANOS HACIA ESPAÑA
Latinoamérica es una región con un alto porcentaje de habitantes católi-
cos. En comparación con los marroquíes, que en su mayoría son musulmanes,
o los rumanos, de los cuales el 90% son de confesión ortodoxa romana,
22
la
presencia de inmigrantes latinoamericanos en España le permite dos cosas a la
Iglesia católica. En primer lugar, mostrarse como una institución que entiende
la situación compleja y difícil de los inmigrantes por tener que soportar acti-
tudes xenófobas, racistas, violentas o discriminatorias, al buscar una forma de
sobrevivencia, materializada en un trabajo en el extranjero. En segundo lugar,
los inmigrantes representan el ejército de reserva que puede salvar un catoli-
cismo que en España está condenado a morir: “La presencia de los inmigran-
tes ofrece a la Iglesia una oportunidad y ha de ser vista como una gracia que
ayuda a la Iglesia a hacer realidad esa vocación de ser signo, factor y modelo
de catolicidad para nuestra sociedad en la vida concreta de las comunidades
cristianas”.
23
22. En Rumania solo el 5,6% de la población es católica, en Marruecos el 1% de la po-
blación se confiesa cristiana (la mayoría católicos) y un 90% de los habitantes de los países
latinoamericanos de donde proviene la población inmigrante en España se declaran cató-
licos (Colombia 90%, Argentina 90%, Bolivia 92%, Ecuador 72,3%, según Wikipedia), con
tendencias decrecientes por el aumento de cristianos carismáticos y pentecostales.
23. Conferencia Episcopal Española, “La Iglesia Española y los inmigrantes”, en XC
Asamblea Plenaria 52, 2007, p. 19.
Procesos 36, II semestre 2012 121
A la vez, si se profundiza en la realidad religiosa española, se puede ob-
servar un cambio incisivo. La importancia de la Iglesia católica ha disminuido
considerablemente en diferentes sectores de la sociedad española. Aunque un
77% de los españoles todavía se identifica con el catolicismo, solamente un
17% de la población declara practicar el catolicismo y la tendencia es decre-
ciente.
24
El hecho de que todos los esfuerzos de reevangelizar a los españoles
mismos han fracasado ampliamente también explica por qué se percibe la
presencia de los inmigrantes (sobre todo latinoamericanos) como oportunidad
y “gracia” para vivir otra vez el catolicismo.
25
Sin embargo, la realidad no pa-
rece resultar tan integradora como se pretende, puesto que partes de la Igle-
sia católica española todavía considera a la fe latinoamericana como inferior,
popular, supersticiosa y primitiva, y además porque, según García, no existen
párrocos para latinoamericanos, ni capellanías. Un sacerdote, entrevistado por
García en 2005, describe el trato de los inmigrantes así: “A la Iglesia española
le cuesta darse cuenta de que hay una cantidad de personas que están llegan-
do, católicos que tienen otra percepción de la fe que se tiene que respetar”.
26
A pesar de ello, la Iglesia católica llena un vacío que la política migratoria
del Estado ha dejado desatendida. En los pocos documentos que se ocupan
de las estrategias para tratar el ‘asunto’ de la migración y de la creciente mo-
vilidad humana, la Iglesia católica se presenta como una institución que le
brinda acogida a los inmigrantes, producto de la creciente movilidad humana,
con lo cual ha podido ganar simpatías frente a estos.
27
En este sentido, la
Iglesia intenta enfrentar las consecuencias de la secularización de la sociedad
española después del franquismo, la era en que la Iglesia y la política espa-
ñola estuvieron vinculadas por un “catolicismo nacional”
28
que no permitió
otro tipo de ceremonias ni manifestaciones religiosas diferentes a las de la
religión católica.
29
También Itçaina se refiere a la reconquista reciente del es-
pacio público y político por parte de la Iglesia católica española, al ocuparse
24. Carlos Collado-Seidel, “Spaniens tiefgreifender religiöser Identitätswandel”, en Wal-
ter Bernecker, edit., Spanien Heute. Politik, Wirtschaft, Kultur, Fráncfort/Madrid, Vervuert,
2008, pp. 301-341.
25. Carlos Collado-Seidel, “Spaniens tiefgreifender religiöser Identitätswandel”; Confe-
rencia Episcopal Española, “La Iglesia Española y los inmigrantes”.
26. Conferencia Episcopal Española, “La Iglesia Española y los inmigrantes”, p. 12;
Paola García, “La inmigración: un nuevo reto para la Iglesia católica española”, en Anuario
Americanista Europeo, No. 3, Redial-Ceisal, 2005.
27. Documento final del VI Congreso Mundial de la Pastoral para los Emigrantes y los
Refugiados, Vaticano, s. e., 2010.
28. Carlos Collado-Seidel, “Spaniens tiefgreifender religiöser Identitätswandel”, p. 310.
29. Art. 6 del Fuero de los Españoles, 1945.
Procesos 36, II semestre 2012122
de asuntos migratorios.
30
Según Itçaina, la Iglesia católica legitima su posición
en el espacio público por medio de diferentes estrategias como el lobbismo
católico y, simultáneamente, la facilitación de hospitalidad a los inmigrantes.
Al asumir un papel activo en la determinación de normas y valores, y debido
a su influencia en los programas de integración en España, la Iglesia católica
ha redefinido su posición en la sociedad española.
31
LOS “DANZANTES AZTECAS”: ¿NUEVO
MOVIMIENTO RELIGIOSO ANTICOLONIALISTA?
Otro ejemplo que ilustra una forma de pertenencia religiosa, y un concep-
to religioso que transita entre los dos continentes, es la danza azteca o danza
prehispánica. Este fenómeno espiritual tiene su origen en la historia colonial
y, por lo tanto, según Nadig, no es nuevo.
32
Habiendo aparecido anterior-
mente en templos y sitios sagrados, las danzas aztecas se están extendiendo
a los espacios urbanos en México, sobre todo a las ciudades grandes del
centro del país, como el D. F., en los estados de Morelos, Puebla, Guerrero,
Tlaxcala o Hidalgo y Guadalajara, donde forman ya un movimiento social.
33
Según De la Peña, estas son regiones donde sobreviven aún tradiciones de
origen náhuatl.
34
Mediante la danza los participantes viven, de forma bastante
exitosa, una religión que está basada en mitos y cosmovisiones de los anti-
guos mesoamericanos. Al mismo tiempo, constituyen tanto una reflexión de la
individualización y desinstitucionalización de lo religioso como expresión de
una movilidad de los creyentes que se expresa en una historia de rupturas, su-
perposiciones, nuevas invenciones e interpretaciones.
35
Según Nadig, el culto
fue promovido por grupos indígenas que querían darle una expresión nueva y
moderna a sus tradiciones.
36
Para cumplir ese objetivo tomaron diferentes ele-
mentos de la religión cristiana y los integraron a sus prácticas espirituales. La
integración de vestidos, instrumentos y objetos ceremoniales prehispánicos a
30. Xabier Itçaina, “The Roman Catholic Church and the Immigration Issue. The Rela-
tive Secularization of Political Life in Spain”, en American Behavioral Scientist, No. 11, vol.
49, 2006, pp. 1471-1488.
31. Ídem, p. 1481.
32. Maya Nadig, “Körper, Performanz und Spiritualität als Instrumente der Kon-
fliktbewältigung bei Danzantes Aztecas in Mexiko”, p. 249.
33. Ídem.
34. Francisco de la Peña, “Milenarismo, nativismo y neotradicionalismo en el México
actual”, en Ciencias Sociales y Religión, No. 3, Asociación de Cientistas Sociales de la Reli-
gión en el Mercosur, 2001, pp. 95-113.
35. Maya Nadig, “Körper, Performanz und Spiritualität als Instrumente der Kon-
fliktbewältigung bei Danzantes Aztecas in Mexiko”, p. 252.
36. Ídem.
Procesos 36, II semestre 2012 123
las prácticas religiosas que habían introducido los misioneros y colonizadores
cristianos, junto con el culto a los santos y los actos milagrosos, devinieron en
una fusión de diferentes tradiciones religiosas, que generó un catolicismo po-
pular del que los concheros también formaron parte: “El mito de origen de la
tradición conchera describe el momento en el que los indígenas chichimecas,
rebeldes a la evangelización, se convierten al cristianismo en el transcurso de
una batalla, después de ver aparecer en el cielo la imagen del apóstol San-
tiago acompañado de una gran cruz”.
37
El sincretismo de diferentes creencias
se convirtió en una nueva forma de vida de la población “mestiza” o, como
Florescano lo describe, la danza y la música fueron espejos de las transforma-
ciones sociales y culturales en la época colonial.
38
Los españoles católicos, al
contrario, buscaron controlar y modificar el mundo simbólico y la presencia
física de los amerindios, reprimiendo las danzas y persiguiendo a los danzan-
tes.
39
La “colonización del cuerpo”, como lo formula Nadig, siguiendo a Jimé-
nez López, el intento de los pueblos indígenas de descolonizar el cuerpo con
la danza,
40
determinaron el conflicto entre los danzantes y los colonizadores.
41
Así, los procesos de transformación religiosa fueron expresión de conflictos
entre los pueblos indígenas y los colonizadores, dando como resultado la
formación de nuevas formas religiosas híbridas. Tanto el culto de las danzas
como la adoración de los santos en el catolicismo son expresiones de estas
transformaciones.
42
Hoy en día, algunas agrupaciones de los danzantes aztecas niegan toda
conexión con la Iglesia católica.
43
Al contrario, los “concheros”, o “guardianes
de la cultura prehispánica”, como se llaman en el lenguaje popular, comparten
el objetivo principal de “reindianizar” y “aztequizar” la sociedad mexicana y
restaurar la civilización precolombina.
44
En el centro de sus actividades está,
sin duda, la práctica de la danza que tiene, como fenómeno cultural, “una
37. Francisco de la Peña, “Milenarismo, nativismo y neotradicionalismo”, p. 99.
38. Enrique Florescano, Quetzalcóatl y los mitos fundadores de Mesoamérica, México,
Taurus, 2004; Maya Nadig, “Körper, Performanz und Spiritualität als Instrumente der Kon-
fliktbewältigung bei Danzantes Aztecas in Mexiko”.
39. Ídem, p. 253.
40. El concepto de la “descolonización de cuerpo” o “descolonización corporal” se uti-
liza en contextos artísticos, arte performativo, así como teatro urbano y popular en Latino-
américa y Europa para acentuar la continua estrangulación corporal de la historia colonial.
41. Maya Nadig, “Körper, Performanz und Spiritualität als Instrumente der Kon-
fliktbewältigung bei Danzantes Aztecas in Mexiko”, p. 257.
42. Hans-Jürgen Prien, “Das Christentum in Lateinamerika”, p. 215.
43. Maya Nadig, “Körper, Performanz und Spiritualität als Instrumente der Kon-
fliktbewältigung bei Danzantes Aztecas in Mexiko”, p. 257.
44. Renée de la Torre, “Alcances translocales de cultos ancestrales. El caso de las danzas
rituales aztecas”, en Cultura y Religión, No. 1, vol. 1, Universidad Antonio Prat, 2007.
Procesos 36, II semestre 2012124
fuerte raigambre urbana”.
45
Todas las investigaciones coinciden en observar
que la mayoría de los danzantes viene de la clase media, más afectada por la
‘sobremodernidad’.
46
El concepto de la sobremodernidad fue introducido por
Marc Augé para explicar cómo se forma, a través de los nuevos medios de
información, comunicación y transporte, una sociedad en tránsito con rela-
ciones más individualizadas.
47
Augé constata que en este contexto la persona
migrante se mueve de forma aislada en diferentes espacios conocidos como
“no lugares”. La individualización se manifiesta también en la cultura religiosa
contemporánea, en que las instituciones tradicionales, como la Iglesia católica,
pierden creyentes e importancia.
Prácticas reLigiosas de diferentes
gruPos Latinoamericanos en LavaPiés
Lavapiés es la vecindad del centro de Madrid que se seleccionó para
comparar dos formas de religiosidad; estas son la misa en la parroquia San
Lorenzo y los danzantes en la Tabacalera. Lavapiés es conocida por su larga
historia de inmigración.
48
Como la ciudad de Madrid (y todos los centros urba-
nos de Europa) es específicamente un sitio de transición, gente de diferentes
edades, culturas y trasfondos sociales forman parte de una caótica red social
con sus distintas articulaciones culturales y religiosas.
49
La historia del barrio,
marcada por múltiples cambios y su carácter “cosmopolita”, le dan a Lavapiés
su imagen característica y un atractivo específico que, como declara Gómez,
convierten el lugar en un “laboratorio de interculturalidad”. Aproximadamente
más del 50% de los vecinos son de origen extranjero, mayormente de Asia,
África y también una cantidad significativa de latinoamericanos.
50
45. Francisco de la Peña, “Milenarismo, nativismo y neotradicionalismo”, p. 96.
46. “[ ] durante mucho tiempo sus integrantes han sido los campesinos desclasados
que emigran a la ciudad y los trabajadores urbanos pertenecientes a las clases más pobres”.
Ídem, p. 100.
47. Marc Augé, Los no lugares. Espacios del anonimato, Barcelona, Gedisa, 1992. Ídem,
Por un antropología de la movilidad, Barcelona, Gedisa, 2007.
48. Matthew Feinberg, “Lavapiés, Madrid as twenty-first century urban spectacle”, diser-
tación doctoral, Kentucky, Universidad de Kentucky, 2011.
49. Sarah Albiez, Nelly Castro, Lara Jüssen y Eva Youkhana, Etnicidad, ciudadanía y
pertenencia: prácticas, teoría y dimensiones espatiales, Fráncfort/Madrid, Iberoamericana/
Vervuert, 2011, p. 295.
50. Lucía Etxebarría, Cosmofobia, Madrid, Destino, 2007; Mayte Gómez, “El barrio de
Lavapiés, laboratorio de interculturalidad”, en Dissidences, Hispanic Journal of Theory and
Criticism, on line, 2006. Lavapiés pertenece al barrio de Embajadores, en el distrito Centro
Procesos 36, II semestre 2012 125
Tradicionalmente, Lavapiés es una vecindad bastante pobre, lo que in-
dica su vulnerabilidad económica. La cuota de desempleo es más alta que
en otros barrios y llega hasta el 40%, según fuentes informales. Debido a
su infraestructura y a la baja calidad de sus construcciones, que le dan un
aspecto descuidado, Lavapiés es hasta hoy un lugar poco costoso que atrae
inmigrantes, jóvenes estudiantes, gente mayor y en general personas de bajos
recursos económicos. No obstante, se han creado varios sitios e instituciones
que funcionan como punto de referencia en donde diferentes grupos de in-
migrantes construyen su identidad religiosa. Estos lugares forman un tejido
compuesto por gente, símbolos y significados que representan ideologías,
valores, órdenes y actitudes, que a su vez constituyen diferentes perspectivas
de la pertenencia, en un mundo interconectado.
LA MISA DEL DOMINGO
EN LA IGLESIA CATÓLICA SAN LORENZO
Todos los domingos a las 12:00 la parroquia de San Lorenzo en Lavapiés
se llena de latinoamericanos, sobre todo ecuatorianos y paraguayos, pero
también colombianos, bolivianos, dominicanos y peruanos. Desde las 11:00
las calles comienzan a llenarse rápidamente de gente que busca acceder a los
pocos puestos que ofrece la iglesia. Situada en la calle Fe, semiescondida en-
tre edificios antiguos, la visita de la misa de las 12:00 parece como un cerco.
Cuando la iglesia se llena por completo, los visitantes de la misa –cuyos actos
rituales y cuyo sermón son similares a las ceremonias de la Iglesia católica en
Latinoamérica– superan las 500 personas. Efectivamente, no hay un caso pare-
cido en todo Madrid, especialmente porque solo una minoría de los feligreses
son vecinos del lugar. Los visitantes vienen de todos los barrios de Madrid y
de fuera de la ciudad, sin importar la distancia que deben recorrer. La mayoría
son trabajadores de la construcción (52% de los hombres encuestados), em-
pleadas en el hogar (54% de las mujeres encuestadas), o desempleados por la
crisis (20% de los encuestados).
51
¿Qué constituye el atractivo particular de la
parroquia San Lorenzo para los migrantes laborales?
Todo empezó con la Virgen del Cisne de Ecuador, objeto de gran devoción
en el país sudamericano y patrona de la ciudad sureña de Loja. En 2005 la Fun-
dación de la Virgen del Cisne, fundada en Madrid por la ecuatoriana Carmen
Ballagán, llevó de Ecuador una réplica de la Virgen, también llamada ‘La Chu-
rona’ por su pelo rizado. Fue llevada para introducir una “nueva tradición” en la
de Madrid. En el centro, el 27.55% de la población, y en Embajadores el 33,60%, es de ori-
gen extranjero, según los informes estadísticos del distrito.
51. Datos de una encuesta de abril de 2011.
Procesos 36, II semestre 2012126
comunidad religiosa de Madrid, es decir, para hacer procesiones con vírgenes
no españolas. Para entonces asistieron a la Plaza Mayor unas 10.000 personas
que querían ver a la virgen. La mayoría eran ecuatorianos. “Antes,
52
la única vir-
gen que había entrado a la Plaza Mayor era la patrona de Madrid, la Virgen de
Almudena”, constata Ballagán en el documental La Churona. Historia de una
virgen migrante, de María Cristina Carrillo.
53
El documental –cuyo propósito es
hacer una analogía entre la virgen y un migrante, según su directora– enseña la
significación de la fe ecuatoriana para la comunidad de migrantes, los vínculos
que estos tienen con el lugar de donde provienen y sus emociones, creencias y
sentimientos. Refiere también un conflicto que se dio entre la parroquia de San
Lorenzo y la Fundación en torno al lugar donde debía permanecer la Virgen
en Madrid. Las dos instituciones no pudieron llegar a un acuerdo. En el marco
del conflicto, caracterizado por una gran desconfianza mutua, ambas entidades
se hicieron múltiples reproches, que respondían a diferentes intereses y que,
probablemente, fueron producto también de malentendidos. El examen de
ese conflicto
54
permite vislumbrar algunas particularidades de la relación en-
tre la iglesia San Lorenzo y los latinoamericanos inmigrantes, así como de los
vínculos que se dan entre las formas de pertenencia religiosa y las formas de
construir espacio, aspectos que merecen ser discutidos.
IMAGEN DE LA VIRGEN COMO REFERENCIA
DE UNA RELIGIOSIDAD POPULAR
Los santos y las vírgenes en Latinoamérica no representan solamente la
idea tangible de lo divino, sino que constituyen también símbolos de los in-
tereses específicos de quienes los adoran. La Virgen María, por ejemplo, es
conocida como un símbolo poderoso y vital de maternidad, amor, orgullo
étnico y la personificación de ideas, actitudes, valoraciones y deseos.
55
Detrás
de cada Virgen latinoamericana hay una historia mística de su poder sobre-
natural que renace y vitaliza en el momento de la veneración. La del Cisne es
una de las vírgenes más adoradas y, respecto a sus seguidores, una de las más
exitosas en la conquista religiosa y política del continente. Antes de su colo-
nización, los pueblos de Loja eran nómadas.
56
Los colonizadores se sirvieron
52. Se refiere a antes de septiembre 2005. Nota de la autora.
53. María Cristina Carrillo, dir., La Churona. Historia de una virgen migrante, Quito,
Ecuador para largo, 2007.
54. Ver archivos de El País, El Universal y páginas ecuatorianas [en.Latino.com; elco-
mercio.com; especu.com].
55. Kristy Nabhan-Warren, “Mary”, p. 243.
56. Oswaldo Celi Jaramillo, Camino hacia el Reino de Dios: nuestra Reina y Madre del
Cisne, misionera de la evangelización, s. r., 1993.
Procesos 36, II semestre 2012 127
de la Virgen para convertir a los nómadas en pueblos sedentarios. La Virgen
del Cisne también contribuyó a generar en ellos una pertenencia supeditada a
un lugar administrativamente predefinido. Mediante la imposición de ritos en
torno a la figura de la Virgen, como por ejemplo la peregrinación, los conquis-
tados fueron asumiendo una nueva identidad colectiva.
57
La peregrinación de
la Virgen de Cisne en Loja, en la que participan miles de ecuatorianos anual-
mente, empezó hace más de 400 años, cuando los indígenas terminaron des-
echando la imagen de ‘su’ pueblo y de sus formas administrativas. Después
de una sequía, los moradores tuvieron que abandonar el pueblo El Cisne por
orden de un decreto colonial. Se cuenta que poco después se desencadenó un
fuerte huracán que tumbó árboles, casas y destruyó sembríos. “Los indígenas
pensaron que era una maldición de la Virgen por haberla sacado de El Cisne,
por lo que volvieron a su tierra a pesar de la oposición de las autoridades,
las cuales al final comprendieron que Dios no permitía que El Cisne quedara
abandonado y que la imagen fuese trasladada de lugar”.
58
La vinculación de catástrofes con lo divino, interpretándolas como el cas-
tigo de un mal comportamiento, funcionó como instrumento disciplinador de
los pueblos y sirvió para fortalecer la posición de la Iglesia católica y de la
política colonial. Esto también pone de manifiesto la creencia en una suerte
de dependencia mágica de los elementos (naturales). Antes del movimiento
filosófico y cultural de la Ilustración, que surgió en el siglo XVIII, en las so-
ciedades católicas se defendió la idea de que las catástrofes naturales eran
manifestaciones de Dios. También las religiones amerindias asociaron los fe-
nómenos naturales y la naturaleza en general con fuerzas divinas.
59
Así, las
autoridades e instituciones de la Iglesia católica aprovecharon la religiosidad
popular para ejercer control y constituir su dominio.
60
La Iglesia católica se
benefició del desplazamiento de la Virgen para reconstituir la institución y
cimentar el templo como el espacio más indicado para la devoción. Al mismo
tiempo, la Iglesia y sus seguidores quedaron vinculados de forma espacial,
según el nuevo sistema administrativo del patronato feudal.
61
57. Ídem, p. 88.
58. Algunas de esas historias se encuentran en páginas electrónicas sobre la Virgen, en
[http://www.ivecuador.org/index].
59. Enrique Florescano, Quetzalcóatl y los mitos fundadores de Mesoamérica.
60. La idea que las catástrofes naturales son castigos de Dios, pruebas de fe u otro
tipo de manifestación divina sobrevive hasta hoy. Daniele Dell’Agli, “Strafe Gottes: Wie
Religionen von Katastrophen profitieren - Nachrichten Kultur - Literarische Welt”, en Welt
Online, 2010.
61. Hans-Jürgen Prien, “Das Christentum in Lateinamerika”; Enrique Dussel, Die Geschi-
chte der Kirche in Lateinamerika, Maguncia, Matthias/Grünewald/Verlag, 1988.
Procesos 36, II semestre 2012128
LA FUNCIÓN DE LA VIRGEN
PARA LA PARROQUIA SAN LORENZO
La leyenda sobre la Virgen del Cisne, que le da el carácter de viajera y
migrante, guarda cierta analogía con el hecho de su entrada a España en la pa-
rroquia de San Lorenzo en 2005. Después de haber sido llevada al país ibérico
por la Fundación Virgen del Cisne de Ecuador, y de haber tenido su primera
aparición en la Plaza Mayor, fue puesta en la parroquia de Lavapiés, que se
conoce como el barrio “multicultural” de Madrid. Desde entonces empezó una
nueva época para la iglesia, pues, al igual que el resto de la Iglesia católica de
España, había ido perdiendo cada vez más creyentes. Según el padre Emilio,
había sido prácticamente abandonada.
62
Pero volvió a cobrar vida gracias a los
ecuatorianos de Loja y otros latinoamericanos que iban de todos los lugares
de Madrid para adorar a sus Vírgenes.
Por un desacuerdo ligado a un conflicto de intereses entre la Fundación
y los padres de San Lorenzo, la Virgen se convirtió nuevamente en una mi-
grante. La Fundación solía recolectar limosnas en una urna que se vinculaba
directamente con la Virgen. Las llaves de la urna permanecieron en manos de
la Fundación. Según noticias de la Universidad Técnica Particular de Loja,
63
que tenía una cooperación con la Fundación Virgen del Cisne en Madrid, se
donó el dinero recolectado de las procesiones a un hospital en Loja. Esa forma
de apoyo económico por parte de los inmigrantes es bien conocida y, junto
con las remesas, constituye un instrumento estratégico que posibilita que los
migrantes en España compartan sus beneficios con quienes permanecen en
Ecuador.
Los sacerdotes interpretaron la donación de otra manera. “La Fundación y
su fundadores querían aprovecharse de la Virgen y los ecuatorianos. Organi-
zaron fiestas para la Virgen donde recolectaron dinero”. Según el padre Juan
José, llevaron a la Virgen a la parroquia muchos días después de la procesión
de septiembre de 2006, lo cual contrariaba el acuerdo de dejarla en la parro-
quia inmediatamente después de la peregrinación. La Fundación buscó zanjar
el problema con la iglesia, proponiéndole compartir los beneficios. “La pare-
ja
64
quería quedarse con el dinero y así quería dirigir a la parroquia”.
65
Bajo
estas condiciones, según el padre Juan José, los párrocos no podían dejar a la
62. En la crónica del conflicto, esta es la apreciación de la Fundación y su fundadora,
en [www.elsolnews.com].
63. En [http://www.utpl.edu.ec/comunicacion/2006/07/virgen-de-el-cisne-venerada-
en-madrid].
64. Se refiere a los presidentes la fundación. Nota de la autora.
65. Entrevista con el padre Juan José, 7 de abril de 2011.
Procesos 36, II semestre 2012 129
Virgen en la parroquia. A continuación este sacerdote viajó a Loja, en Ecuador,
para traer otra réplica de la Virgen del Cisne, para lo cual se puso de acuerdo
con el arzobispo de Loja. Así se puso fin al conflicto; la parroquia se legitimó
como lugar de destino y único punto de referencia para los católicos de Loja,
asegurándose todos los derechos de uso de la Virgen y, por lo tanto, los bene-
ficios financieros resultantes. “Estamos ayudando a los inmigrantes, ¿por qué
los migrantes no deberían ayudarnos a nosotros también?”.
66
Dado que uno
de los dos padres españoles viaja a Loja con frecuencia para visitar a las fa-
milias de la comunidad ecuatoriana y para visitar a las comunidades católicas
de allá, con el fin de aprender las costumbres y formas propias de oficiar la
misa,
67
la Iglesia se ha cualificado como medio de comunicación o “interfaz”
entre España y Ecuador, convirtiéndose así en la representante legítima de los
ecuatorianos en España, o sea, una representante que goza de exclusiva auto-
ridad. La Fundación Virgen del Cisne desapareció del panorama en el barrio
y la parroquia. El osado intento de conquistar el espacio católico español, de
66. Entrevista con padre Emilio, 19 de abril de 2011.
67. Entrevista con el padre Juan José, 2011.
Figura 1. Mapa de los lugares de destino de los migrantes, Madrid.
Procesos 36, II semestre 2012130
participar en las ceremonias y apropiarse de las plazas fue rechazado por las
autoridades. En último término, la analogía entre las dos historias de la misma
santa pone en evidencia el carácter autocrático de la Iglesia católica. No ex-
traña que la organización de la peregrinación anual de la Virgen del Cisne ya
esté en manos de la parroquia de San Lorenzo.
Los guerreros de Luz en madrid
y La tabacaLera
Mientras se le dedicó gran atención al fenómeno sobremoderno de los
danzantes en México, los grupos de los danzantes apenas han sido investiga-
dos en los estudios sobre la migración.
68
En centros urbanos de los Estados Unidos y, desde hace poco, también en
España se han constituido grupos que buscan continuar con el espíritu de los
concheros. Si bien estos grupos han transportado la tradición de las danzas
prehispánicas a Estados Unidos y España, estas no son comparables con las
danzas tradicionales que se realizan en México.
LA ESPIRITUALIDAD DE LOS DANZANTES
EN LA MIGRACIÓN
Uno de esos conjuntos de baile son los Guerreros de Luz. Estos danzantes
retomaron el nombre de los danzantes aztecas que formaban la élite religiosa
antes de la colonización. El lugar de encuentro y punto de contacto de los
Guerreros de Luz es la Tabacalera, un centro cultural y social de autogestión,
también situado en Madrid. El centro se fundó en junio de 2010 en los edificios
de la antigua tabaquería de antiguos okupas
69
en Lavapiés. Diego, el iniciador
del grupo, que rechaza llamarse a sí mismo maestro o profesor, vive desde
hace cuatro años junto con su familia en Madrid. “Es que simplemente ha sido
mi sueño, ser un Guerrero”, dice. Su conocimiento sobre la cosmología azteca
y las danzas es fruto de intensos estudios propios. Diego es autodidacta. “El
conocimiento de la danza la encuentras en la música, es cosmogónico y au-
toexplicativo”, afirma. Al contrario de los pocos maestros importantes de las
danzas prehispánicas, él quiere transmitir a otros sus conocimientos. Con ese
68. Renée de la Torre, “Alcances translocales de cultos ancestrales. El caso de las dan-
zas rituales aztecas”; Maya Nadig, “Körper, Performanz und Spiritualität als Instrumente der
Konfliktbewältigung bei Danzantes Aztecas in Mexiko”; Martha Stone, At the Sign of Mid-
night. The Concheros Dance Cult of Mexico, Tucson, The University of Arizona Press, 1975.
69. En los años 1980 y 1990 el movimiento “okupa” en España protestó contra la esca-
sez de vivienda y la comercialización de barrios céntricos en las ciudades grandes.
Procesos 36, II semestre 2012 131
fin intenta extraer el saber de su órbita secreta. “La gente quiere volver a ese
conocimiento y crear una tierra que permite una sensibilidad poética en el
trato del mundo”, explica Daniel.
La apertura de los grupos de danzantes prehispánicos, que resulta de
cambios sociales profundos, es de especial importancia para la migración.
El conocimiento de los concheros no ha estado siempre a disposición del
público. “En su día nadie podía entrar en el círculo de los danzantes. Eran
élites agraciadas con jerarquías internas”. Los grupos mexicanos están todavía
organizados en una jerarquía. “En el centro histórico del D. F. se encuentran
estos grupos y te puedes simplemente unir para danzar. Pero son mucho más
jerárquicos que el grupo que tenemos aquí. Hay uno que instruye, y tienes
que pasar por la jerarquía para subir. Aquí el grupo es mucho más pequeño,
somos como colegas”, dice una danzarina de México. El conjunto de baile
de los Guerreros no tiene una gran estructura jerárquica horizontal. Todo
el que se sienta capaz, puede ser maestro de ceremonias. Sin embargo, la
persona correspondiente tiene que encargarse de funciones rituales que son
necesarias para el transcurso del rito. Pero todos pueden aprender de quienes
ya conocen bien las ceremonias. Esto requiere bastante disciplina y esfuerzo
corporal, porque la danza es dura y muy exigente físicamente. Esto conlleva
una fluctuación muy alta dentro del grupo. Sin embargo, el número de parti-
cipantes de los Guerreros de la Luz logró doblarse en un año de un promedio
entre 10 y 12 participantes regulares a una cantidad que varía entre 25 y 30. El
grupo está abierto para todos los interesados y la participación es gratis. Allí
se reúnen jóvenes de orígenes y motivaciones distintas a la de la danza en sí.
Están, los que quieren sentir las fuerzas cosmogónicas y los que simplemente
quieren hacer deporte. Los danzantes, que oscilan entre los 25 y 55 años de
edad, vienen de diferentes partes de Latinoamérica (México, Perú, Ecuador),
pero también de España y otros países europeos. Algunos son estudiantes,
personas que migran para redefinir su estilo de vida, turistas de largo plazo
y también migrantes laborales, o sea, una mezcla de gente de clase media
alternativa.
Linda, una española de la vecindad que participa en el grupo de los Gue-
rreros, no tiene vinculación alguna con la religiosidad de los danzantes y sim-
plemente quiere hacer deporte. “La ceremonia alrededor de la danza no me
interesa. Hago mi deporte, nada más”. Para Cristian, un ecuatoriano que vive
en Madrid desde hace nueve años, danzar es una pasión. “La danza prehispá-
nica tiene mucha fuerza y expresión y quiero conocerla. Pero al grupo le gusta
crear algo místico, algo en lo que se pueda creer. Todo el mundo tiene una
creencia, pero esa no es la mía”. Para Luc, un joven polaco que está de paso
en Madrid, la cosmología parece ser algo más importante y la danza, algo más
que un movimiento: “Es una energía tremenda, increíble. Es mucho más que
Procesos 36, II semestre 2012132
danzar. Entras, danzas, sudas y sales llena de energía y espiritualidad. Poco a
poco me acerco a la cosmología de los aztecas”. Ana es una viuda mexicana
de 56 años que había perdido a su marido español hacía poco, después de lo
cual decidió salir de México para vivir en España. Para ella el espacio abier-
to por los Guerreros constituye una plataforma donde puede compensar en
cierta forma la carencia de su marido. “Cuando vengo, me siento en casa, me
siento al lado de los ausentes. Aunque no sé qué hacer, ni por dónde voy,
aquí encuentro un camino”. Tanto la experiencia social como corporal tiene
una significación fundamental, no solamente como un lazo importante para el
contacto con lo divino, sino también como actividad que libera endorfinas y
que permite experimentar eventualmente un enriquecimiento personal. Así, la
experiencia de lo divino puede sentirse en carne propia. Además, la vivencia
conjunta, de grupo, crea familiaridad y pertenencia social
70
entre los partici-
pantes, a pesar de que los integrantes del grupo estén variando, con lo cual
este debe conformarse de nuevo continuamente. La pertenencia parece fun-
cionar bajo el principio: “Queremos que nos califiquen por lo que hacemos y
no por donde venimos”.
71
La mayoría de danzarines han llegado a los Guerreros de Luz después de
descubrirlos en visitas casuales a la Tabacalera. El gigantesco edificio ofre-
ce a grupos de inmigrantes muchas posibilidades para realizar actividades
culturales y talleres, en principio sin ánimo de lucro. Este acceso gratuito es
bienvenido en tiempos de depresión económica, especialmente por parte de
los inmigrantes y los españoles de la vecindad, aunque también por parte de
todos los individuos que encuentran vínculo situacional en grupos como los
Guerreros de Luz.
LA SIGNIFICACIÓN DEL ESPACIO
PÚBLICO Y SOCIAL EN LA TABACALERA
Sin la Tabacalera la existencia de los Guerreros de Luz, con todo su en-
tusiasmo, sería inimaginable. El centro sociocultural autogestionario se ve a
sí mismo dentro de la tradición del movimiento de ocupación que surgió en
los años de 1970 e hizo furor mediante muchas ocupaciones espectaculares.
Aunque la Tabalacera nunca fue escenario de ese tipo de ocupaciones, su
historia ha sido similar a la de las casas ocupadas de entonces. Es decir, surgió
bajo la misma idea de que todo espacio público privatizado (centros, parques,
plazas) debe hacerse público y accesible para la gente creativa que no goza de
70. Los danzantes usan la denominación “familia” para referirse a su grupo. Todo el que
se inscriba para danzar es acogido allí, a pesar de la alta variabilidad de la participación.
71. Es uno de los dichos en las invocaciones rituales a los dioses aztecas.
Procesos 36, II semestre 2012 133
recursos para desplegar sus capacidades y que tiene interés en realizar experi-
mentos escénicos y artísticos. Al mismo tiempo, la Tabacalera es un punto de
referencia importante para muchos grupos alternativos políticos marginados.
La Tabacalera sigue siendo el edificio apropiado para experimentar con un
centro integrado de diversas iniciativas y proyectos que sirven para paliar alguno
de los muchos problemas de Lavapiés, con un protagonismo activo de sus habi-
tantes, a la vez que para desarrollar el enorme potencial creativo, el rico y comple-
jo tejido social del barrio y, por extensión, de la ciudadanía madrileña.
72
También el movimiento 15-M, que desde el 15 de mayo de 2011 se orga-
niza en asambleas de barrio, ha comprendido el potencial logístico y organi-
zativo que tiene el centro autogestionario y, desde su nacimiento, realiza sus
encuentros en los salones de la Tabacalera.
73
Allí los usuarios pueden experimentar una ciudad de ciudadanos activos,
en el sentido de Isin, que se opone a la globalización de los modos de vida
que conduce a una pasividad clientelista. Al mismo tiempo, la Tabacalera fun-
ciona como un nudo de comunicaciones de individuos y grupos distintos que
rehúyen toda forma de organización, jerarquía o institucionalización de carác-
ter inamovible y le dan valor especial a una lucha social de carácter facultativo
y a la capacidad de autodeterminación. “La Tabacalera es un espacio propicio
para personas “en paro” o desempleadas. Casi un 50% de los inmigrantes de
Lavapiés, la mayoría jóvenes, se encuentran en esta situación. Pareciera que
la extraordinaria capacidad creadora de la gente del lugar estuviera ligada a la
crisis”, según uno de los iniciadores del centro.
La Tabacalera como lugar social, político y público une a la gente sin
comprometerla. Eso crea formas de pertenencia nacidas del movimiento, que
se caracterizan por ser dinámicas y variables. Simultáneamente, el centro es
un nudo de comunicaciones para la gente que vivencia su creatividad no solo
como una forma de pertenencia social y cultural, sino también como una for-
ma de ciudadanía activa, en la medida en que constituye para ellos también un
modo de lucha social y político. Para Diego, la Tabacalera es la clave del éxito
de los danzantes: “Sin ese sitio seguiríamos hasta hoy con poca gente y sin
lugar de encuentro. Apenas habríamos llegado a esta dinámica”. Según Diego,
la Tabacalera abarca un potencial creativo proclive a ideologías y concepcio-
nes alternativas. Efectivamente, los espectáculos exóticos atraen al movimiento
72. De acuerdo con esta cita, tomada de un documento interno de discusión producido
en el tiempo de constitución de la Tabacalera, este centro público autogestionario se ha
distinguido por abrigar a movimientos sociales y grupos alternativos políticos y culturales
diversos.
73. El movimiento 15-M es parecido al “Occupy”, cuyo fin es oponer resistencia a los
efectos de la política neoliberal y al predominio de los mercados financieros.
Procesos 36, II semestre 2012134
alternativo. Cada vez más turistas y visitantes asisten a las danzas semanales.
Las danzas son solicitadas para actos culturales. También la comercialización
es un tema que los danzantes tienen presente. Por eso su danza es pensada
como una forma de resistencia en un espectáculo folclórico. La unión de los
Guerreros de Luz en el desfile del 12 de octubre de 2011 en Madrid, que es el
día de la hispanidad, el día de la llegada de Colón a La Española y una fiesta
nacional, no tiene nada que ver con las protestas pacíficas de los chichimecos,
a cuya resistencia se remiten los danzantes. Además los Guerreros se separaron
del movimiento político del 15-M y de “los indignados”, en cuyas movilizacio-
nes algunos danzantes participaron activamente.
comParación de formas de Pertenencia
Ambos lugares y sus diferentes prácticas religiosas se caracterizan por una
dinámica social visiblemente activa. Los dos sitios constituyen puntos impor-
tantes de referencia para los latinoamericanos (en el caso de la Tabacalera
también para otros grupos migrantes), que vienen de todos los lugares de Ma-
drid para utilizar un espacio anteriormente casi abandonado, renovando viejas
formas de pertenencia colectiva y creando nuevas. En ambas prácticas espi-
rituales es posible reconocer una relación significativa con la Iglesia católica,
que tiene su origen en el alto grado de sincretismo religioso de la época co-
lonial. También es común a ambos casos una motivación religiosa. Tanto los
feligreses de la parroquia de San Lorenzo como los danzantes de la Tabacalera
buscan una comunión con lo transcendente en tiempos de crisis, desempleo
y desorientación. Por un lado, el dogmatismo de la institución católica, y, por
otro, el relativismo espiritual de los danzantes, ofrecen cierto tipo de certezas
y se convierten en espacios, donde los implicados pueden albergarse de las
dificultades de su vida migratoria. Aunque la intencionalidad y las realidades
migratorias parecen diferentes en ambos casos, la práctica religiosa se asume
como un punto de apoyo en tiempos difíciles. ¿Pero qué indican los diferen-
tes contextos, estructuras y prácticas con respecto a la cosmovisión de los
creyentes, a los conceptos de espacio y a sus formas de pertenencia? ¿Indican
los procesos de translocalización religiosa un nuevo esencialismo, vinculado
a conceptos precoloniales y coloniales, o bien, están generando movimientos
que superan el marco de las formas de pertenencia local? La comparación de
los dos casos permite evidenciar la significación que tienen diferentes concep-
ciones de espacio para nuestros ideales, posiciones políticas y órdenes socia-
les. El análisis de los dos casos apunta a la importancia que tiene el carácter
cambiante de las instituciones sociales en la creación y difusión de sistemas
de convicciones y la variabilidad de la relación del individuo a estos sistemas.
Procesos 36, II semestre 2012 135
CONCEPCIONES DE ESPACIO Y LA PERTENENCIA
FUNDADA EN LA IGLESIA CATÓLICA
La perspectiva comparativa de las prácticas religiosas de los migrantes la-
tinoamericanos en la iglesia San Lorenzo y de los danzantes en la Tabacalera,
esto es, la comparación de la génesis de estas prácticas y de su situación como
migrantes, permite evidenciar diferentes percepciones de pertenencia social.
En el caso de la Iglesia católica, la pertenencia está ligada a una institución
con pretensiones de poder y propiedad. Las acciones de la Iglesia católica,
para volver al argumento de Althusser, se basan en el principio de preservar
las relaciones de dominio y propiedad imperantes, esto es, aquellas en que
la Iglesia católica ha conquistado una posición dominante –exceptuando a la
teología de liberación latinoamericana–. No tanto por su doctrina, sino más
bien por su conexión con otros ámbitos sociales como el de la organización
administrativa y educativa, el catolicismo ha sido importante para la constitu-
ción del orden social de América Latina, después de la conquista. De ahí el
fuerte impacto que ha tenido en las sociedades latinoamericanas hasta hoy.
La pertenencia social quedó así referida a órdenes territoriales. Esto implica
una concepción naturalizada de la pertenencia que se basa en un vínculo con
la tierra, la “tierra natal”, la “tierra de origen”. Estas concepciones del espacio
y su impacto en el orden social se fundamentaron en una existencia mayor-
mente agraria, ligada a ciertas implicaciones legales (por ejemplo los derechos
consuetudinarios para la utilización de la tierra).
74
Las sociedades precolonia-
les legitimaron estas concepciones con una superestructura ética y mítica.
75
Sin embargo, la religión representó más bien una estructura universalista y
cósmica, cuyo efecto fue más allá de límites temporales y espaciales –como es
el caso de la deidad Pachamama en Sudamérica–.
76
La agresiva misión de la
Iglesia católica, que por ser la estructura latifundista más grande de la época,
controló importantes sectores de la sociedad después de la conquista, fue
central para la constitución de un orden territorial feudal.
77
En el ejemplo del conflicto en torno a la iglesia San Lorenzo en Lavapiés se
manifiesta la continuación de un sentido de pertenencia marcado por el régimen
74. En áreas con alta densidad de población (por ejemplo, en territorios de los incas,
mayas y aztecas) hubo más conflictos agrarios por derechos de tenencia de tierras que en
áreas con menos densidad. Conquistas militares y reasentamientos forzados de la población
fueron también estrategias de expansión y control social.
75. Enrique Dussel, Die Geschichte der Kirche in Lateinamerika, p. 69.
76. Narciso Valencia Parisaca, La pachamama, revelación del dios creador, Quito, Ab-
ya-Yala, 1999.
77. Martha Stone, At the Sign of Midnight. The Concheros Dance Cult of Mexico, p. 10.
Procesos 36, II semestre 2012136
feudal que legitimó el catolicismo, con toda su simbología, dentro de la cual el
culto a la Virgen María jugó un papel importante. Los intentos de empodera-
miento por parte de los ecuatorianos migrantes y la Fundación Virgen del Cisne
de apropiarse de la imagen que tuvo lugar hace 400 años fueron frustrados por
las autoridades cristianas. En ese caso se normó la omnipotencia de la Virgen
María y su vínculo institucional con la Iglesia católica. En el caso de San Lorenzo,
las autoridades ya contaban con la fuerza mística de la Virgen María tradicio-
nalmente establecida para legitimar su predominio en la comunidad religiosa
ecuatoriana. La autoconciencia que ganaron los migrantes al distanciarse de ‘su
tierra’ en busca de formas de sostenimiento económico en España, ha constituido
una afrenta para la Iglesia católica, pues ella teme los impactos que puedan tener
los aspectos seductores de la vida en Europa, así como el comunismo, el pro-
testantismo, la creciente urbanización, los sacerdotes renegados y los coherentes
cuestionamientos sobre la consistencia de la institución y su predominio. Mien-
tras más espacio pierda la Iglesia católica española en su país, más importante se
vuelve para ella apoyar a los inmigrantes en cuestiones sociales y laborales, por
ejemplo, a través de la organización local de Caritas, así como del reagrupamien-
to familiar, étnico o nacional. Estas prácticas también implican exclusión social
por estar indisolublemente ligadas a rígidas demarcaciones. En el caso de San
Lorenzo, al final se mantuvieron las redes sociales de los fieles migrantes que los
vinculan con Latinoamérica a manera de vínculos colonizados que fueron reani-
mados por la institución misma. La penetración social y cultural de la Iglesia en
la vida y las creencias de los fieles ecuatorianos a través de una Virgen migrante
le asegura poder a esta institución.
CONCEPCIONES DE ESPACIO Y LA PERTENENCIA
SOCIAL GENERADA POR LOS DANZANTES PREHISPÁNICOS
Mientras la Iglesia católica confirma su legitimación bajo el precepto: “El
pueblo latinoamericano es más dócil”,
78
los danzantes aztecas, en tanto que
‘homines religiosi’ y al igual que otros grupos e individuos religiosos de la
sobremodernidad, se han alejado de la Iglesia como institución dominante
en busca de nuevos horizontes religiosos. Según Bochinger, Engelbrecht y
Gebhardt,
79
este tipo de peregrino parte de una pluralidad de caminos religio-
sos lo que les permite emanciparse del control institucionalizado de instancias
eclesiásticas y determinar sus propias formas de pertenencia religiosa, que no
necesariamente deben estar conectadas con el país de origen de los danzantes.
78. Entrevista al padre Juan José, 2011.
79. Christoph Bochinger, Martin Engelbrecht y Winfried Gebhardt, “Die unsichtbare
Religion in der sichtbaren Religion. Formen spiritueller Orientierung in der religiösen Ge-
genwartskultur”.
Procesos 36, II semestre 2012 137
Como peregrinos religiosos, encuentran en sus prácticas tanto concepciones
de lo divino como una universalidad superior que se traduce en lo cotidiano.
80
Los danzantes se apoderan de su propia espiritualidad al “relocalizar lo global,
y translocalizar lo tradicional”.
81
La referencia al espacio es visible e importan-
te y está ligada a una cosmología de origen mexicano. La apropiación de un
conocimiento ‘auténtico’ mediante la experimentación corporal construye un
vínculo entre el cuerpo y la espiritualidad y permite conocer lo divino en carne
propia. La conexión con un territorio determinado no es relevante, tampoco
el lugar de origen de los participantes. Lo local, en la cosmovisión de los dan-
zantes no existe, sino que se transforma en un universalismo transcendental.
El carácter público de las prácticas, su concepción como actividad abierta
y su realización en un sitio público constituyen un acto de rebelión de los
danzantes o migrantes espirituales contra las pretensiones de poder que las
instituciones religiosas buscan ejercer sobre la espiritualidad.