Pr o c e s o s 31, I semestre 2010
79
en b u s c a d e L m u r a L d e ca m i L o eG a s
e n L a fe r i a mu n d i a L d e 1939
María Helena Barrera-Agarwal*
RESUMEN
El artículo aborda el mural que el artista plástico ecuatoriano Camilo Egas prepa-
ró para el pabellón del Ecuador en la Feria Mundial de Nueva York, de 1939. Se
revisan los detalles relacionados con la confección de la obra encargada por el
Gobierno ecuatoriano y las reacciones que suscitó entre los asistentes a la expo-
sición, funcionarios diplomáticos ecuatorianos y otras personalidades guberna-
mentales. Además, se describen algunos aspectos relacionados con su abandono,
una vez concluida la exhibición y con la tarea de identificación de la documen-
tación que testimonia el caso.
Pa l a b r a s c l a v e : Siglo XX, Historia del Arte, Camilo Egas, indigenismo, representa-
ción, imagen, Feria Mundial.
ABSTRACT
The article discusses the mural that the Ecuadorian artist Camilo Egas prepared
for the flag of Ecuador in the New York World’s Fair of 1939. The author re-
views the details related to the making of the work ordered by the Ecuadorian
government and the reactions it provoked among those attending the exhibition,
Ecuadorian diplomats and other government officials. The author describes some
aspects of its abandonment once the exhibition concluded and the task of iden-
tifying documents testifying to the case.
Ke y w o r d s : Twentieth Century, History of Art, Camilo Egas, indigenous, represen-
tation, image, World’s Fair.
* La autora agradece a las siguientes instituciones y personas sin las cuales la investiga-
ción en la que se basó este artículo, no hubiese podido realizarse: la División de Archivos y
Manuscritos (Archives and Manuscript Division) de la New York Public Library (en adelante
NYPL), particularmente al señor Thomas Lannon, Reference Archivist, y los archivistas que
siempre respondieron amablemente a los pedidos relacionados a este trabajo. La Sra. María
Soledad Castro Ponce, directora de Memoria Institucional del Ministerio de Relaciones Exterio-
res, Comercio e Integración del Ecuador, y a Nicolás Svistoonoff, por su apoyo constante. The
Brooklyn Public Library. New York University.
de b a t e s
Pr o c e s o s 31, I semestre 2010
80
in t r o d u c c i ó n
El 29 de octubre de 1940, un telegrama fue enviado de Nueva York a
Quito. Su texto es particularmente lacónico, incluso bajo los estándares de
la época:
Por favor informe nombre persona que va a encargarse de remover mural
fuente de soda y otro material del Pabellón Ecuatoriano [punto] Este material
debe estar fuera del edificio antes del primero de diciembre [punto] Sin informe
de su parte tendremos que ingresar ese material a una bodega de garantía a costo
suyo.
1
El remitente de ese mensaje, aparentemente críptico, se llamaba Edward
F. Roosevelt y trabajaba para la Dirección de Participación Extranjera, de la
Feria Mundial de Nueva York de 1939. El destinatario no estaba designado
específicamente: el telegrama se dirigía a la atención general del Ministerio
de Relaciones Exteriores del Ecuador.
Las pocas líneas del mensaje guardan parte de un secreto, aquel del
destino final de la obra pictórica más colosal jamás creada por artistas ecua-
torianos. El mural al que Roosevelt alude en su telegrama fue concebido por
Camilo Egas y ejecutado por él junto con Eduardo Kingman y Bolívar Mena
Franco. Una obra que adornó en su día el pabellón del Ecuador en la Feria
Mundial de Nueva York de 1939 y 1940.
Por décadas lo sucedido con el mural de la Feria Mundial, luego de la
finalización del evento, ha sido un misterio. En las biografías y artículos de-
dicados a Egas, Kingman o Mena Franco, es frecuente que se lo mencione,
sin establecer detalle alguno sobre su destino final. Ninguna institución na-
cional o extranjera lo incluye en sus colecciones. Las pocas reproducciones
fotográficas que de él existen en el Ecuador se encuentran en los acervos del
Banco Central del Ecuador, sin que se les haya brindado mayor publicidad
o estudio.
Todo ello es sorprendente, no solo en virtud de la fama de los tres artistas
que intervinieron en su creación, sino en función de las intenciones bajo las
que tal creación tuvo lugar. En una nota de prensa contemporánea a la firma
del contrato que daría inicio al trabajo de Egas, se menciona específicamente
1. “Please advise name person who will undertake removal of mural soda fountain
and other material from Ecuadorean Pavilion [stop] this material must be out of building
by December first [stop] without advice from you will have to place material bonded ware-
house at your expense”. NYPL, Telegrama de Edward F. Roosevelt a Mexterior, Quito, 29
de octubre de 1940, box 308, file 9.
Pr o c e s o s 31, I semestre 2010
81
que los elementos del mural iban a ser “portables, de modo a que sean lleva-
dos al Ecuador una vez que la Feria concluya”.
2
Se trataba pues de una obra
que estaba destinada, incluso antes de ser ejecutada, a constituirse en parte
permanente del acervo cultural del Ecuador.
El presente ensayo busca interrumpir el silencio hasta ahora guardado
en torno a esa obra fundamental. Silencio que se pretende romper en base
a una exhaustiva investigación conducida primordialmente en un extenso
archivo documental, mantenido por la Corporación para la Feria Mundial de
Nueva York de 1939. Ese archivo, custodiado por la Biblioteca Pública de
Nueva York desde la disolución misma de la Corporación, guarda elementos
históricos imprescindibles para desentrañar los eventos relacionados con la
participación del Ecuador en la Feria y con la disposición final de un mural
que, siendo un monumental legado de tres de los más geniales artistas plásti-
cos ecuatorianos, debió preservarse incólume hasta nuestros tiempos.
eG a s y L a fe r i a mu n d i a L d e 1939:
e L i n i c i o d e u n a Pa rt i c i P a c i ó n
El 28 de julio de 1938 se firmó en Nueva York un documento legal intitu-
lado “Contrato de Participación en la Feria Mundial de Nueva York de 1939,
Incorporada”.
3
Las partes del contrato son el Gobierno del Ecuador, represen-
tado por el Dr. Ángel Rafael Hidalgo Zambrano, Cónsul General del Ecuador
en Nueva York, y la Corporación de la Feria Mundial, representada por su
presidente, Grover Whalen.
La ocasión representa para ambas partes la culminación de una extensa
etapa de negociaciones. Ya en 1937, un memorando preliminar había sido
concluido, detallando la intención del Ecuador de participar del evento.
4
Ese
memorando establecía el uso exclusivo de un pabellón –un espacio de diez
mil pies cuadrados– que acogería exhibiciones, concesiones comerciales y
actividades relacionadas al país y a su gente. La estructura sería eventualmen-
te parte del Hall of Nations, sección de la Feria dedicada exclusivamente a
naciones extranjeras.
2. Ídem.
3. Agreement of Participation in the New York World’s Fair of 1939, box 309, file PO
3-2. Copia del documento se halla también incluida en el acervo del Archivo Histórico Al-
fredo Pareja Diezcanseco, Quito, Ministerio de Relaciones Exteriores del Ecuador.
4. Un memorando anticipatorio sobre la participación del Ecuador fue firmado en
1937.
Pr o c e s o s 31, I semestre 2010
82
Dos semanas antes de la firma del contrato, el 13 de julio de 1938, una
carta oficial era enviada desde Quito a la atención del director de Participa-
ción Extranjera de la Feria, Almirante William H. Standley. Firmada por Hugo
Román y Carlos Dousdebés –delegados especiales del Ministerio de Relacio-
nes Exteriores del Ecuador al evento–, determinaba un nombramiento que
sería clave para la participación del Ecuador en la misma: “Por disposición
especial del Sr. Ministro de Relaciones Exteriores, y de acuerdo con nuestras
facultades, hemos nombrado al Sr. don Camilo Egas, comisionado de las Be-
llas Artes, para la intervención de nuestro país en dicha exposición”.
5
Egas reside en Nueva York desde 1927 y allí ejerce como Director de los
Talleres de Arte de la New School. Es, a la época, un hombre perfectamente
establecido dentro del panorama neoyorquino, no solo en función de su
posición académica, sino de su talento artístico. Autor de tres murales para
la New School, ha participado en numerosas exhibiciones y ha atraído la
atención de los más prestigiosos críticos de la metrópolis. No es extraño, en
consecuencia, que el gobierno ecuatoriano busque contar con su interven-
ción en la preparación para la Feria.
La misma no se limitaría a las funciones de Comisionado. Entre agosto y
septiembre de 1938, Egas visita su país natal. El 27 de agosto de 1938 firma un
contrato con el Ministerio de Relaciones Exteriores del Ecuador, representado
por el ministro Julio Tobar Donoso.
6
Tobar Donoso ha sido nombrado Minis-
tro pocos días antes, el 15 de agosto de 1938. Permanecerá en el cargo hasta
el 31 de marzo de 1942, sirviendo consecutivamente a cinco presidentes.
7
Será él, en consecuencia, el funcionario gubernamental de mayor rango que
tendrá directa e ininterrumpida responsabilidad sobre el destino del pabellón
y del mural de Egas.
El contrato establece que Egas creará dos obras murales destinadas a
ser presentadas en los pabellones de la Feria Mundial de Nueva York y de
la Exposición Internacional Golden Gate, a efectuarse en San Francisco.
8
El
5. Carta de Hugo Román y Carlos Dousdebés a William H. Standley, 13 de julio de
1938, box 309, file PO 3-2. Contrato celebrado entre el Ministerio de Relaciones Exteriores
y el Sr. Camilo Egas, Quito, 29 de agosto de 1938, en Archivo Histórico Alfredo Pareja Diez-
canseco, Ministerio de Relaciones Exteriores del Ecuador, Quito.
6. Contrato celebrado entre el Ministerio de Relaciones Exteriores y el Sr. Camilo Egas,
Quito, 29 de agosto de 1938, en Archivo Histórico Alfredo Pareja Diezcanseco, Ministerio
de Relaciones Exteriores del Ecuador, Quito.
7. Manuel María Borrero, Aurelio Mosquera, Carlos Alberto Arroyo del Río (por dos
ocasiones no consecutivas), Andrés Córdova y Julio Enrique Moreno.
8. Ídem. Ha sido imposible determinar si el segundo mural, destinado a la Feria de
San Francisco, fue ejecutado o no por Egas, y, en caso de que hubiese llegado a crearse,
si adornó finalmente el pabellón ecuatoriano en dicha Feria. Este tema merece sin duda
atención específica.
Pr o c e s o s 31, I semestre 2010
83
renombre de Egas en los Estados Unidos es tal que la noticia del acuerdo se
publica en las páginas del New York Times, junto con el detalle de que el ar-
tista será ayudado en su labor por Eduardo Kingman y Bolívar Mena Franco.
9
Kingman y Mena Franco han sido seleccionados por concurso convocado
para tal fin por el Ministerio de Relaciones Exteriores.
Luego del retorno de Egas a Nueva York, acaecido el 14 de septiembre
de 1939,
10
la cobertura periodística del acuerdo continúa, al anunciar el New
York Times detalles de las obras a ser creadas: “Los murales van a representar
‘los muchos aspectos del Ecuador y sus atracciones típicas’ ”.
11
Egas, en con-
secuencia, va a ejercer dos roles respecto de la representación ecuatoriana en
la Feria: como Comisionado de Bellas Artes y como contratista. Esas respon-
sabilidades son compatibles e incluso complementarias. Las circunstancias,
sin embargo, se encargarán de brindarle un papel más complejo dentro de la
preparación de la participación del Ecuador en los meses siguientes.
Esbozo preparatorio del mural de Camilo Egas para el Pabellón del Ecuador
en la Feria Mundial de Nueva York. Fotógrafo anónimo.
Ecuador Participation. New York World’s Fair Records, 1939-1940.
Manuscripts and Archives Division, New York Public Library.
9. Anónimo, “Artist Selected for Murals”, en The New York Times, 12 de septiembre de
1938, p. 19.
10. Detalles tomados de “List or Manifest Of Alien Passengers for the United States, . Detalles tomados de “List or Manifest Of Alien Passengers for the United States, Detalles tomados de “List or Manifest Of Alien Passengers for the United States,
S.S. Monarch of Bermuda, Passengers Sailing from Hamilton”, Bermuda, 14 de septiembre
de 1938.
11. Anónimo, “On the Local Horizons”, en The New York Times, 25 de septiembre de
1938, p. 164.
Pr o c e s o s 31, I semestre 2010
84
eL P r o c e s o o f i c i a L d e P r e P a r a c i ó n P a r a L a fe r i a
Luego de la firma del contrato de participación del Ecuador en la Feria,
en julio de 1938, los contactos preparatorios entre las autoridades del evento
y el gobierno ecuatoriano continúan, especialmente por intermedio de Carlos
Dousdebés.
El 21 de noviembre de 1938, Edward F. Roosevelt, de la Dirección de Par-
ticipación Extranjera de la Feria,
12
envía un memorándum a Wharton Green,
ingeniero en uno de los departamentos del evento.
13
La nota informa que
Camilo Egas ha comunicado a Roosevelt que Dousdebés, hasta entonces
principal representante del Gobierno ecuatoriano para la Feria, ha sido rele-
vado de tales funciones en razón de un cambio de Gobierno en el Ecuador.
14
Desde esa fecha y hasta mayo de 1939, a pesar de que el gobierno ecuatoria-
no continúa nombrando delegados para la Feria y de que tales funcionarios
viajan a los Estados Unidos, ninguno toma a su cargo las responsabilidades
ejercidas por Dousdebés.
Mientras que sucesivas noticias de obtención de visas de delegados ecua-
torianos son transmitidas a las autoridades de la Feria por parte del De-
partamento de Estado estadounidense, el vacío de decisiones continúa. El
único representante ecuatoriano con el que la comunicación es permanente
y segura es Camilo Egas, quien aparece siempre disponible desde su oficina
en la New School. Sus poderes, sin embargo, son limitados a sus específicas
responsabilidades y, en ausencia de determinaciones por parte de las autori-
dades en el Ecuador, se enfrenta a una situación compleja.
A Egas se le consultan miríada de aspectos, desde los requerimientos
de energía eléctrica del pabellón hasta el tipo de cajas registradoras que se
precisan para el mismo, pasando por la emisión de sellos postales conmemo-
rativos. Egas, probablemente usando sus propios recursos, intenta contactar
12. Edward F. Roosevelt fue una de las personas que concibieron originalmente la idea
de la Feria. Pariente lejano del presidente Franklin Delano Roosevelt, estaría involucrado en
su preparación y ejecución. Ver John Bainbridge y St. Clair McKelway, “That was the New
York World’s Fair”, en The New Yorker, 19 de abril de 1949, pp. 44-62.
13. Memorándum de Edward F. Roosevelt a Wharton Green, 21 de noviembre de 1938, . Memorándum de Edward F. Roosevelt a Wharton Green, 21 de noviembre de 1938, Memorándum de Edward F. Roosevelt a Wharton Green, 21 de noviembre de 1938,
box 309, file PO 3-2.
14. En octubre de 1938, el general Alberto Enríquez Gallo, presidente de la República . En octubre de 1938, el general Alberto Enríquez Gallo, presidente de la República En octubre de 1938, el general Alberto Enríquez Gallo, presidente de la República
del Ecuador, entregaba el mando de modo voluntario a una Asamblea a la que él mismo
había convocado con el mandato de elegir un sucesor. Enríquez Gallo había ascendido al
poder luego de un golpe de Estado militar que depuso, en octubre de 1937, al general Fe-
derico Páez. Un total de ocho administraciones presidenciales y siete presidentes goberna-
rían el Ecuador de 1937 a 1940, época durante la que transcurren los eventos examinados
en el presente ensayo.
Pr o c e s o s 31, I semestre 2010
85
a las autoridades en Quito, para brindar respuesta a las cuestiones que se le
presentan. El 25 de noviembre de 1938, Egas escribe a Roosevelt, en papel
de la New School: “He transmitido toda la información que usted me dio al
Gobierno del Ecuador, y tan pronto como obtenga una respuesta se la comu-
nicaré inmediatamente”.
15
Uno de los temas pendientes ha sido comunicado a Egas por parte de
Roosevelt en carta de 21 de noviembre de 1938: ciertos países van a crear
murales arquitectónicos exteriores para sus pabellones. La posibilidad existe
para el de Ecuador, si es que se presentan planos para el mismo y el proyecto
es aprobado por las autoridades de la Feria.
16
El contrato firmado por Egas con el gobierno Ecuatoriano no incluye la
creación de ese mural, visto que la opción de erigirlo no se conocía cuando
se firmó ese documento. Egas, sin embargo, toma sobre la tarea –que es
compatible con su calidad de Comisionado de Bellas Artes– y, en una fecha
no establecida, presenta un proyecto a la Feria. Éste es aprobado por carta de
1 de abril de 1939 de Green a Neftalí Ponce Miranda.
17
Ponce Miranda fue nombrado Comisionado del Ecuador ante la Feria en
marzo del mismo año,
18
y una de sus primeras actividades luego de su arribo
ha sido la de solicitar permiso para la instalación de una concesión de venta
de jugo de naranjilla en el pabellón ecuatoriano,
19
tema sobre el que insistirá
con notable empeño a través de los meses subsiguientes.
20
Otros delegados ecuatorianos arriban a Nueva York, incluyendo a César A.
Arcentales, quien posee, entre otros bienes, una compañía de exportaciones
con sede en Montecristi y se especializa en el comercio de sombreros de paja
15. Carta de Camilo Egas a Edward F. Roosevelt, 21 de noviembre de 1938, box 309, . Carta de Camilo Egas a Edward F. Roosevelt, 21 de noviembre de 1938, box 309, Carta de Camilo Egas a Edward F. Roosevelt, 21 de noviembre de 1938, box 309,
file PO 3-2.
16. Carta de Edward F. Roosevelt a Camilo Egas, 16 de noviembre de 1938, box 309, . Carta de Edward F. Roosevelt a Camilo Egas, 16 de noviembre de 1938, box 309, Carta de Edward F. Roosevelt a Camilo Egas, 16 de noviembre de 1938, box 309,
file PO 3-2.
17. Carta de Wharton Green a Neftalí Ponce Miranda, 1 de abril de 1939, box 309, fi le . Carta de Wharton Green a Neftalí Ponce Miranda, 1 de abril de 1939, box 309, fi le Carta de Wharton Green a Neftalí Ponce Miranda, 1 de abril de 1939, box 309, file
PO 3-2.
18. Cable del Ministerio de Relaciones Exteriores del Ecuador a Edward F. Roosevelt, . Cable del Ministerio de Relaciones Exteriores del Ecuador a Edward F. Roosevelt, Cable del Ministerio de Relaciones Exteriores del Ecuador a Edward F. Roosevelt,
11 de marzo de 1939, box 309, file PO 3-2.
19. Memorándum de Wayne F. Spath a Killen, 20 de marzo de 1939, box 309, le PO . Memorándum de Wayne F. Spath a Killen, 20 de marzo de 1939, box 309, le PO Memorándum de Wayne F. Spath a Killen, 20 de marzo de 1939, box 309, file PO
3-2.
20. La concesión para la venta de jugo de naranjilla funcionará en un bar directamente . La concesión para la venta de jugo de naranjilla funcionará en un bar directamente La concesión para la venta de jugo de naranjilla funcionará en un bar directamente
colocado a los pies del mural de Egas. El operador de la concesión será un hombre llamado
Oscar Luderer, quien según documentos en el archivo de la feria está “asociado con los
señores Gattoni y Aurelio Fuentes, con dirección en el Consulado General del Ecuador”.
Ver Memorándum de Edward F. Roosevelt a T. L. Donnelly, director of Foreign Government
Participation, 30 de agosto de 1940, box 308, file 9. El nombre Gattoni podría referir al
agrónomo Luis A. Gattoni, cuyo particular interés en el cultivo y uso de la naranjilla dio ori-
gen a estudios como La industria del jugo de la naranjilla ecuatoriana, Quito, Ministerio
de Obras Públicas del Ecuador, 1935.
Pr o c e s o s 31, I semestre 2010
86
toquilla. Su importancia dentro de la delegación ecuatoriana es obvia. Por un
extraño tornar de eventos, de Arcentales dependerá en gran parte el destino
final del pabellón del Ecuador en la Feria, como se verá más adelante.
El 30 de abril de 1939, la Feria Mundial de Nueva York se abre al público
con la presencia del presidente estadounidense Franklin Delano Roosevelt.
21
Es una ocasión espléndida y plena de entusiasmo. El tema del evento ha
sido establecido como “El mundo del mañana”, y refleja una confianza en la
ciencia y la tecnología irrepetible en ferias posteriores, particularmente luego
de la todavía por venir gran guerra mundial. El pabellón del Ecuador será
inaugurado cinco semanas más tarde.
El 17 de mayo de 1939, luego de ser insistentemente requerido por las
autoridades de la Feria, Neftalí Ponce Miranda presenta ante las mismas una
lista de los miembros de la delegación oficial del Ecuador. Consta el propio
Ponce Miranda como Comisionado General. Como delegados aparecen Mi-
guel Heredia Crespo, Rodolfo Baquerizo Moreno, César A. Arcentales –junto
con su esposa–, César Balda, Miguel Alcívar y, al final de la lista, Camilo
Egas.
22
El mismo 17 de mayo Neftalí Ponce asiste a una recepción ofrecida en
Manhattan a los comisionados latinoamericanos delegados ante la Feria.
23
El 11 de junio, en una ceremonia de acceso por invitación, el pabellón
ecuatoriano abre sus puertas. En la inauguración intervienen el comisionado
Ponce y el cónsul Sixto Durán Ballén, éste último en representación del emba-
jador ecuatoriano, Colón Eloy Alfaro, quien no ha podido participar del even-
to.
24
En su intervención, Durán Ballén hace alusión a buen número de objetos
y productos disponibles en el pabellón, particularmente los sombreros de paja
toquilla, el cacao y el jugo de naranjilla, que confía causasensación entre
el público estadounidense.
25
El nombre de Camilo Egas y la existencia de sus
21. Rusell B. Portel, “Nations in Parade, Mayor and the Governor Voice Welcome to the
‘World of Tomorrow’ Weather reduces throng. Attendance Reported Above 600.000-Centers
of Religion and Freedom Dedicated Spectacle Impresses Visitors See “World of Tomorrow”.
President opens the World’s Fair, Crowd Under Estimate A Marvelous Turnout” Gates Are
Opened Early Place Bright With Flags World Hears Proceedings, in The New York Times,
May 1, 1939, p. 1.
22. Carta de Neftalí Ponce Miranda a Edward F. Roosevelt, 17 de mayo de 1939, box . Carta de Neftalí Ponce Miranda a Edward F. Roosevelt, 17 de mayo de 1939, box Carta de Neftalí Ponce Miranda a Edward F. Roosevelt, 17 de mayo de 1939, box
309, file PO 3-2.
23. Anónimo, “Foreign Consuls Guests”, en . Anónimo, “Foreign Consuls Guests”, en Anónimo, “Foreign Consuls Guests”, en The New York Times, 17 de mayo de 1939,
p. 30.
24. Colón Eloy Alfaro ejercerá el cargo de Embajador del Ecuador ante los Estados . Colón Eloy Alfaro ejercerá el cargo de Embajador del Ecuador ante los Estados Colón Eloy Alfaro ejercerá el cargo de Embajador del Ecuador ante los Estados
Unidos de 1936 a 1944. Su colorida personalidad e intensa vida social en Washington y la
costa este de los Estados Unidos serán objeto de un interesante perfil en el Washington Post
en 1938. Gerald G. Gross, “Ecuador’s Alfaro, Who Shows He Enjoys Living, Makes Colorfull
Personality an Asset to Diplomacy”, en The Washington Post, 30 de enero de 1938, p. B4.
25. Sixto Durán Ballén, discurso, 11 de junio de 1939, box 2155, fi le 4.. Sixto Durán Ballén, discurso, 11 de junio de 1939, box 2155, fi le 4. Sixto Durán Ballén, discurso, 11 de junio de 1939, box 2155, file 4.
Pr o c e s o s 31, I semestre 2010
87
obras no son mencionados en lo absoluto durante la ceremonia,
26
dando inicio
a un silencio de las autoridades ecuatorianas respecto del mural.
eL m u r a L
Ese silencio, aparentemente inexplicable, resulta menos extraño cuando
se considera una comunicación enviada el 16 de junio de 1939, cinco días
después de la inauguración del pabellón. La misiva, redactada por Sixto Du-
rán Ballén, tenía por destinatario a Julio Tobar Donoso, ministro de Relacio-
nes Exteriores del Ecuador. La carta comenzaba cautelosamente:
creo mi deber presentar a la consideración de usted algunas observaciones y
sugerencias que reflejan el sentir de muchos ecuatorianos, de varias clases socia-
les, que han tratado el asunto conmigo. […] La obra arquitectónica ha causado en
general buena impresión por su tono serio y discreto.
27
La obra arquitectónica incluía el mural exterior creado por Camilo Egas.
Ese detalle, sin embargo, no es mencionado por Durán Ballén, quien conti-
núa con un párrafo específicamente dedicado al mural interior:
El mural del señor Camilo Egas, que domina el pabellón, ha sido objeto de
variados comentarios. No entraré a discutir su mérito artístico porque sería presu-
mir de conocedor en la materia, sin serlo. Pero creo aproximarme a la más abso-
luta e imparcial interpretación de una enorme mayoría de la colonia [ecuatoriana]
al afirmar que el tema del mural pudo haber sido más apropiado. Seguramente
que se le habrá enviado al señor Ministro, una fotografía del mural, por la cual
habrá podido constatar que la figura dominante es una mujer indígena, descalza y
semidesnuda. Todas las demás figuras representan al indio en su mayor estado de
pobreza y de atraso. Esta circunstancia ha producido la más triste impresión a la
colonia, temerosa de que el público se imagine que nuestro país entero se reduce
a una vida tan miserable como la reflejada por el cuadro.
28
La carta continúa con observaciones adicionales sobre las mejoras que
se pueden efectuar respecto a otros objetos expuestos en el pabellón. Sin
embargo, es evidente que la esencia del mensaje ha sido exponer la opinión
de Durán Ballén sobre el mural.
26. . Ídem.
27. Carta de Sixto Durán Ballén a Julio Tobar Donoso, 16 de junio de 1939, en Archi-. Carta de Sixto Durán Ballén a Julio Tobar Donoso, 16 de junio de 1939, en Archi- Carta de Sixto Durán Ballén a Julio Tobar Donoso, 16 de junio de 1939, en Archi-
vo Histórico Alfredo Pareja Diezcanseco, Ministerio de Relaciones Exteriores del Ecuador,
Quito.
28. . Ídem.
Pr o c e s o s 31, I semestre 2010
88
Mural de Camilo Egas para el Pabellón del Ecuador en la Feria Mundial de Nueva York,
1939. Fotógrafo anónimo. Ecuador Participation, New York World’s Fair Records,
1939-1940. Manuscripts and Archives Division, New York Public Library.
La reacción del cónsul Durán Ballén y, eventualmente, la del Ministro To-
bar Donoso, podrían parecer poco verosímiles. ¿Cómo pudieron ellos y otros
funcionarios diplomáticos ignorar el contenido de la obra hasta el momento
mismo o poco antes de la apertura del pabellón? En su carta, Durán Ballén
justifica su desconocimiento diciendo que “hasta el día de la inauguración yo
no había visitado el pabellón por no disponer de tiempo y considerar que no
era de mi incumbencia”.
29
En conjunción con la ausencia de un comisionado
general ecuatoriano ante la Feria, de noviembre de 1938 a marzo de 1939, esa
actitud –que persistirá luego en relación con la disposición final del pabellón
y del mural– ha creado un vacío de responsabilidad.
Ese vao provoca un considerable retraso en la construccn del pabellón
ecuatoriano. Su apertura ocurre solo un mes y medio desps de aquella de la
Feria. Documentos en los archivos del evento señalan que la construccn del
pabellón termina solo a finales de mayo de 1939, aproximadamente dos sema-
29. Ídem.
Pr o c e s o s 31, I semestre 2010
89
nas antes de su inauguración.
30
Eduardo Kingman y Bolívar Mena Franco han
llegado a Nueva York mucho antes, el 3 de enero de 1939
31
y, sen el contrato
firmado por Egas, permanecen en los Estados Unidos tan solo por cuatro me-
ses.
32
Un mural de las dimensiones y complejidad como el concebido por Egas
no pudo ejecutarse en quince días. La creación del mismo, en consecuencia, de-
bió efectuarse en un local distinto del pabellón, en algún lugar de Nueva York.
Se podría objetar que ningún otro espacio habría sido suficientemente
amplio para un lienzo de tan monumental superficie. Tal objeción, sin embar-
go, solo sería lida si se ignorase que el mural estuvo compuesto de varios
paneles. Esa estructura, utilizada ya por Egas en otros murales creados en Nue-
va York, notablemente aquel destinado a la mansión del Dr. Forbes Hawkes
en Long Island, permite no solo que el artista trabaje en un lugar distinto del
edificio para el que la obra se está efectuando, sino que facilita su posterior
transporte y disposición.
33
Este último aspecto era fundamental en el caso del
mural para la Feria, destinado a ser enviado al Ecuador luego de la misma.
34
Es difícil determinar con exactitud qué tipo de temática esperaba el Go-
bierno ecuatoriano de Egas a la firma del contrato en 1938. De la reacción de
Durán Ballén y Tobar Donoso, sin embargo, se puede colegir que probable-
mente se anticipaba un conjunto de imágenes compatible con la promoción
turística del país. El antecedente de los murales efectuados por Egas para
la Quinta de la Circasiana, en Quito –obras ciertamente conocidas por Julio
Tobar Donoso, buen amigo de Jacinto Jijón y Caamaño, dueño de la Circasia-
na–, debieron condicionar también esas expectativas.
Lo que Egas –con la ayuda de Mena Franco y de Kingman– crea, no pue-
de ser más distinto. Es una obra sin concesiones, monumental tanto en sus
30. Memorándum de Offi ce Manager to Director of Operations, 10 de mayo de 1939, . Memorándum de Offi ce Manager to Director of Operations, 10 de mayo de 1939, Memorándum de Office Manager to Director of Operations, 10 de mayo de 1939,
box 294, file PO 3. Foreign D-K 2 de 2.
31. Detalles tomados de List or Manifest Of Alien Passengers for the United States, . Detalles tomados de List or Manifest Of Alien Passengers for the United States, Detalles tomados de List or Manifest Of Alien Passengers for the United States,
S. S. Santa Clara, Passengers Sailing from Guayaquil, Ecuador, December 24
th
, 1938. En
tal documento, una anotación a mano, probablemente de un funcionario de inmigración
estadounidense indica que Eduardo Kingman y Pedro Bolívar Mena van a “pintar pabellón
ecuatoriano en la exposición [Coming to paint Ecuadorean Pavilion at the Exposition]”.
32. Contrato celebrado entre el Ministerio de Relaciones Exteriores y el Sr. Camilo . Contrato celebrado entre el Ministerio de Relaciones Exteriores y el Sr. Camilo Contrato celebrado entre el Ministerio de Relaciones Exteriores y el Sr. Camilo
Egas, Quito, 29 de agosto de 1938, en Archivo Histórico Alfredo Pareja Diezcanseco, Minis-
terio de Relaciones Exteriores del Ecuador, Quito.
33. El mural para el Dr. Forbes Hawkes, por ejemplo, estuvo compuesto de cinco . El mural para el Dr. Forbes Hawkes, por ejemplo, estuvo compuesto de cinco El mural para el Dr. Forbes Hawkes, por ejemplo, estuvo compuesto de cinco
paneles. En 1980, décadas después de su instalación, fue retirado de las paredes de la
mansión de Long Island y vendido en subasta pública en Maryland. Ver, Anuncio, “Savage
Auction Co. Special Estate Auction of a Private Collection”, en The Washington Post, 21 de
septiembre de 1980, p. B 10.
34. En el anverso del único boceto que del mural de Egas se conserva, una nota con-. En el anverso del único boceto que del mural de Egas se conserva, una nota con- En el anverso del único boceto que del mural de Egas se conserva, una nota con-
temporánea en inglés específica que “La pintura que mide 60 pies por 20 pies será hecha
en lienzo de modo a poder ser removida y llevada de vuelta a Quito”, box 2013, file 1.
Pr o c e s o s 31, I semestre 2010
90
dimensiones como en lo arquitectónico de su composición y lo potente de
su forma. Una obra muy alejada de la visión imbuida en los murales para la
Circasiana. Nicolás Svistoonoff, en su tesis sobre Camilo Egas, ha comparado
el espíritu que anima el mural al Guernica de Picasso: “Camilo Egas también
quiso aprovechar la especial coyuntura de una feria internacional para de-
nunciar un hecho doloroso, por tanto tiempo escondido y relegado”.
35
La figura central es la de una mujer de amplias proporciones, las piernas
firmemente asentadas en un suelo montañoso, al parecer árido y difícil de
cultivar, del que surgen los restos de plantas de maíz, arrancadas luego de
la cosecha. Cuatro de ellas, con mazorcas, se perciben en frente, inclinadas
como si de abandonadas banderas se tratase.
El rostro de la mujer es solemne, inescrutable incluso, y sus ojos, dos po-
zos de luz sin pupilas discernibles, parecen clavarse en el espectador. Uno de
sus pechos aparece desnudo, mientras que el otro se encuentra tenuemente
velado. Un brazo está flexionado, y la mano se acerca a su frente, en gesto
que sugiere escrutinio. El otro brazo se extiende horizontal, como creando
balance para un movimiento inminente. La figura exuda energía.
A ambos lados de la mujer aparece buen número de figuras de hombres,
mujeres y niños. Todos evidencian en sus rostros las huellas de una pesa-
dumbre ancestral. La mayoría labora en las duras tareas de la tierra. Algunos
siegan lo que parece ser trigo y recogen las espigas. Otros llevan bultos en la
espalda, sujetados con una banda en la frente. Otros conducen al ganado o
maniobran lo que parece ser un enorme telar. A la izquierda, algunos trabajan
alrededor de un fogón en el que vuelcan mineral en busca de oro.
Solo dos conjuntos de personajes no se dedican a una labor manual. El
primero es un grupo de personas que, situadas a la derecha de la mujer del
centro, elevan sus brazos como en protesta. Con los ojos cerrados, sus rostros
evidencian la pesadumbre y soledad común a casi todos los personajes del
mural. El segundo conjunto, igual que la mujer del centro, es el único en el
que ese sufrimiento no está presente. Son dos niñas. Una de ellas ha tomado
una varita, con la que dibuja signos en el suelo. La otra observa su empeño
con evidente interés, habiendo dejado de lado una canasta. Esas pequeñas
son las figuras que sugieren cierta esperanza.
El mural es de un innegable simbolismo, cómo interpretarlo es una cues-
tión fraguada de dificultades. En la única declaración que se conserva de Egas
sobre la obra, el artista afirma lo siguiente:
[El mural] quiere simbolizar no solo el pasado y el presente, sino el futuro del
Ecuador. He intentado mostrar todas las variadas actividades del Ecuador, la cose-
35. Nicolás Svistoonoff, “Tras las huellas de Camilo Egas”, tesis inédita, Universidad . Nicolás Svistoonoff, “Tras las huellas de Camilo Egas”, tesis inédita, Universidad Nicolás Svistoonoff, “Tras las huellas de Camilo Egas”, tesis inédita, Universidad
Central del Ecuador, 2006, p. 26.
Pr o c e s o s 31, I semestre 2010
91
cha de productos, la minería, los tejidos, y las demás. No hay especial significado
en la mujer india que domina el mural. Ella simplemente representa el Ecuador y
nuestro ancestro indio.
36
Es una declaracn cautelosa y, sin embargo, contiene pistas para desentrañar
el significado del mural. La mujer en el centro es identificada de modo especo
como la representación del Ecuador, particularmente del ancestro indio del país.
El mural es pues un compendio de la historia del Ecuador, en particular aquella
indígena, y de su futuro. El pasado está representado por los grupos de trabaja-
dores, inmersos en sus arduas tareas tradicionales, aislados en su sufrimiento. Ese
aislamiento continúa incluso durante el trabajo colectivo, sin romperse siquiera
en el ámbito de la protesta. La única escena en que esa pesadumbre es eliminada
es en aquella de las dos niñas en la que los personajes convergen en un interés
común. La imagen y su signicado son claros: la liberación del aislamiento y de
los males ancestrales del Ecuador pasa por el conocimiento.
El mural de la Feria no tiene precedentes dentro del canon del arte ecuato-
riano. Es una obra que, sin embargo, encaja perfectamente dentro del desarro-
llo pictórico y temático de Egas. En 1938, cuando comienza a trabajar en el mu-
ral, el artista se encuentra en una encrucijada en la que convergen elementos
encontrados ya en su mural Cosecha ecuatoriana (1931), filosofías y técnicas
de obras como La Calle 14 (1937), y visiones –calificadas por ciertos críticos
como surrealistas– presentes en pinturas como Sueño de Ecuador (1939).
El resultado está muy alejado de una estética neutral. No es de extrañarse
entonces del tono de la carta de Durán Ballén a Tobar Donoso, o de que,
como se ha anotado, en el discurso de orden brindado durante la ceremonia
de apertura del Pabellón, el cónsul no haga mención alguna del mural o de
Egas, dedicándole sin embargo líricos párrafos a las bondades del chocolate,
de los sombreros de paja toquilla y, especialmente, del jugo de naranjilla,
disponibles en el pabellón ecuatoriano.
37
Ningún documento de promoción
oficial emitido por la delegación del Ecuador ante la Feria menciona el mural
o lo reproduce en fotografías.
38
Ello contrasta con las notas de prensa y textos de fuente estadouniden-
ses, que invariablemente destacan la presencia de Egas y su obra. Ese interés
puede resumirse en un párrafo publicado cuatro años más tarde en la Enci-
clopedia Americana, en cuyas páginas el éxito artístico del impacto del mural
de Egas aún está presente:
36. Anónimo, “Art of Egas sets motif for Ecuador”, en . Anónimo, “Art of Egas sets motif for Ecuador”, en Anónimo, “Art of Egas sets motif for Ecuador”, en The New York Times, 12 de junio
de 1939, p. 10.
37. Sixto E. Durán Ballén, discurso, 11 de junio de 1939, box 2155, fi le 4.. Sixto E. Durán Ballén, discurso, 11 de junio de 1939, box 2155, fi le 4. Sixto E. Durán Ballén, discurso, 11 de junio de 1939, box 2155, file 4.
38. Ver “Ecuadorian Pavilion, New York World’s Fair 1939”, en . Ver “Ecuadorian Pavilion, New York World’s Fair 1939”, en Ver “Ecuadorian Pavilion, New York World’s Fair 1939”, en Know Ecuador, De
Vinne Brown Corp., julio de 1939, box 1847, file 4.
Pr o c e s o s 31, I semestre 2010
92
Egas es visto como el líder del muralismo ecuatoriano, y muchos críticos lo
consideran el líder del muralismo de la América del Sur hispana. Sus paneles en
la Feria Mundial de Nueva York en 1939 ganaron gran aclamo y probaron que
Egas podía, con justicia, ser clasificado en la misma categoría que Rivera y Orozco
de México.
39
El aclamo, desde luego, no es compartido por los funcionarios guber-
namentales ecuatorianos. La contrariedad subyacente al mensaje de Durán
Ballén debe haberse expresado abiertamente contra el artista. Indicio de ello
son las declaraciones de Egas a un periodista de The New York Times, con
ocasión de la ceremonia de inauguración: luego de haber vivido en Nueva
York por más de una década pintando escenas de contenido ecuatoriano
y ayudando a compatriotas como Eduardo Solá Franco
40
y Germania Paz y
Miño,
41
Egas de pronto menciona que está pensando obtener la nacionalidad
estadounidense.
42
Esa intención, momentánea y posiblemente debida a la
frustración que en él ha suscitado la recepción del mural, jamás fructificará,
conservándose Egas ecuatoriano hasta el día de su muerte, veintitrés años
más tarde.
La hostilidad de las autoridades diplomáticas ecuatorianas pronto toma
visos mucho más serios que una mera crítica. En diciembre de 1940 una or-
den es emitida por el Ministerio de Relaciones Exteriores del Ecuador: Camilo
Egas debe devolver el pasaporte diplomático del que se sirve.
43
Esa orden se
dio a pesar de que ese tipo de pasaporte no le ha sido concedido con ocasión
de la Feria Mundial, sino desde sus primeros viajes al extranjero. Es en virtud
39. Americana Corporation, . Americana Corporation, Americana Corporation, Latin America, based on the latest edition of the Encyclope-
dia Americana, Nueva York, Americana Corporation, 1943, p. 78.
40. En 1935, Egas obtendrá para Solá Franco una beca de estudios en la New School of
Social Research. Eduardo Solá Franco, “Solá Franco por sí mismo”, en Diario de mis viajes
por el mundo, Quito, Banco Central del Ecuador, 1996, p. 187.
41. En 1938, Egas conseguirá de las autoridades de la New School un compromiso para . En 1938, Egas conseguirá de las autoridades de la New School un compromiso para En 1938, Egas conseguirá de las autoridades de la New School un compromiso para
que, cada año, un estudiante latinoamericano sea beneficiado por una beca de estudios en
tal institución. Posiblemente durante su estadía en el Ecuador de ese año, Egas informará
de la existencia de la beca a las autoridades ecuatorianas. En marzo de 1939, Germania Paz
y Miño llegará a Nueva York sin previo aviso en calidad de primera becaria. Ver Anónimo,
“Ecuador Art Scholar in Surprise Arrival”, en The New York Times, 9 de marzo de 1939, p. 13.
De la misma beca disfrutará, en 1941, Jaime Andrade Moscoso. Ver Anónimo, “Art Notes”,
en The New York Times, 13 de febrero de 1941, p. 10.
42. Anónimo, “Art of Egas Sets Motif for Ecuador; Colorful Pavilion Dominated by . Anónimo, “Art of Egas Sets Motif for Ecuador; Colorful Pavilion Dominated by Anónimo, “Art of Egas Sets Motif for Ecuador; Colorful Pavilion Dominated by
Work of the Nation’s Leading Artist”, en The New York Times, 12 de junio de 1939, p. 10.
43. Carta de Julio Tobar Donoso a Sixto Durán Ballén, 5 de diciembre de 1939, en . Carta de Julio Tobar Donoso a Sixto Durán Ballén, 5 de diciembre de 1939, en Carta de Julio Tobar Donoso a Sixto Durán Ballén, 5 de diciembre de 1939, en
Archivo Histórico Alfredo Pareja Diezcanseco, Ministerio de Relaciones Exteriores del Ecua-
dor, Quito.
Pr o c e s o s 31, I semestre 2010
93
del mismo que en 1926 la embajada estadounidense en Quito le concedió
visa. El pedido del Ministerio, por tanto, pone en peligro la permanencia de
Egas en los Estados Unidos.
44
El cónsul Durán Ballén contacta repetidamente a Egas para cumplir las
órdenes del ministro Tobar Donoso.
45
Egas, en vista de su situación, se niega
a devolver el documento hasta poder regularizar su estadía con la obtención
de un nuevo pasaporte y visa, trámites que precisan de un viaje al extranjero.
En mayo de 1940, Egas se trasladó a Cuba y obtuvo, en pasaporte ordinario
ecuatoriano, la emisión de una visa en la embajada estadounidense en La
Habana.
46
1940 y e L c i e r r e d e L Pa b e L L ó n
Mientras las reacciones y retaliaciones contra Camilo Egas se desarrollan
en los círculos diplomáticos ecuatorianos, el mural continúa en exhibición
en el pabellón del Ecuador, que continúa abierto hasta que la Feria Mundial
cierra sus puertas temporalmente en octubre de 1939. El evento se reabrirá el
año siguiente bajo circunstancias difíciles: aun cuando los Estados Unidos no
ha entrado aún en la Segunda Guerra Mundial, el ambiente ha cambiado. Ello
se reflejará en una disminución del interés del público y en el retiro de las de-
legaciones nacionales de países ya involucrados en la conflagración bélica.
En el Ecuador, el panorama es también difícil. La situación política con-
tinúa siendo inestable –tres presidentes han pasado por el poder durante
1939–
47
y, poco a poco, se va perfilando en el horizonte el conflicto que, en
1941, se transformará en una guerra abierta con el Perú. Económicamente,
el país vive una crisis que lo llevará, a mediados de 1940, a restringir las
44. Es de anotarse que Camilo Egas no fue el único ecuatoriano para quien las relacio-. Es de anotarse que Camilo Egas no fue el único ecuatoriano para quien las relacio- Es de anotarse que Camilo Egas no fue el único ecuatoriano para quien las relacio-
nes con el Consulado del Ecuador en Nueva York se transformarían de amigables a difíci-
les. El tenista Pancho Segura viajó a Nueva York a principios de la década de los cuarenta,
bajo los auspicios del Gobierno ecuatoriano y esperando ser alojado en la residencia del
consulado. Luego de perder varios torneos, el apoyo terminó sin explicación y Segura se
encontró sin dinero y sin saber hablar inglés, sobreviviendo difícilmente en la metrópoli.
Solo saldría de esa situación de penuria gracias a la amistad y generosidad de Arturo Cano,
cónsul de Bolivia en Nueva York. Detalles tomados de Seebohm, Caroline, Little Pancho,
The life of Tennis Legend Pancho Segura, University of Nebraska Press, 2009, pp. 28-31.
45. Carta de Sixto Durán Ballén a Julio Tobar Donoso, 10 de enero de 1940, en Ar-
chivo Histórico Alfredo Pareja Diezcanseco, Quito, Ministerio de Relaciones Exteriores del
Ecuador.
46. Detalles tomados de “List or Manifest of Alien Passengers for the United States, S. . Detalles tomados de “List or Manifest of Alien Passengers for the United States, S. Detalles tomados de “List or Manifest of Alien Passengers for the United States, S.
S. Mexico, Passengers Sailing from La Habana, Cuba, July 6
th
, 1940”.
47. Aurelio Mosquera Narváez, Carlos Alberto Arroyo del Río y Andrés F. Córdova.. Aurelio Mosquera Narváez, Carlos Alberto Arroyo del Río y Andrés F. Córdova. Aurelio Mosquera Narváez, Carlos Alberto Arroyo del Río y Andrés F. Córdova.
Pr o c e s o s 31, I semestre 2010
94
exportaciones provenientes del extranjero, incluyendo los Estados Unidos.
Todo ello coadyuva para que, ya desde noviembre de 1939, el Gobierno
ecuatoriano anticipe a las autoridades de la Feria su voluntad de no repetir su
participación en 1940.
48
En marzo de ese año, tal intención se reafirma, por
carta enviada por Jorge Jurado a Roosevelt: “Ecuador no será representado
este año en la Feria”.
49
Tal ausencia, que implicaría el cierre definitivo del pabellón ecuatoriano,
no es vista de modo universalmente favorable. Ello es evidente cuando, el 28
de marzo de 1940, el Dr. Ernesto Franco escribe directamente al presidente
Arroyo del Río, ofreciendo encargarse de la representación del Ecuador en la
Feria y del pabellón, sin costo alguno para el Estado.
50
La idea de Franco es
la de exponer en el pabellón su colección de objetos de arte esmeraldeño,
y abrir una oficina encargada para la promoción turística, y otra para el in-
tercambio comercial. La colección del Dr. Franco ya había sido exhibida, en
parte, en el Museo Nacional de Washington en 1937.
51
Aparentemente, el ofrecimiento del Dr. Franco no encontró eco algu-
no. Otra oferta de distinta naturaleza suscitaría, sin embargo, una respuesta
positiva. En abril de 1940, César A. Arcentales, hasta entonces delegado del
Ecuador a la Feria, es sorpresivamente nombrado Comisionado Oficial del
Gobierno ecuatoriano, en reemplazo de Jorge Jurado.
52
Los poderes del nue-
vo Comisionado son amplios, mucho más que los de su predecesor. Entre
ellos se encuentra la apertura y uso del pabellón del Ecuador durante la feria
de 1940, y por lo tanto su nombramiento cancela la decisión de no participar,
expresada por el Gobierno con anterioridad.
53
La verdadera naturaleza de
la participación del Ecuador bajo la comisión de Arcentales es evidente al
contemplarse las condiciones de la misma: “Todos los gastos, obligaciones, y
otras responsabilidades de naturaleza varia que existan correrán por exclusi-
va cuenta del Sr. Arcentales”.
54
El 17 de mayo de 1940, Arcentales recibe de Jorge Jurado el Pabellón
del Ecuador en la Feria Mundial. En la constatación oficial de tal recepción,
48. Carta de Jorge Jurado a Whalen, 16 de noviembre de 1939, box 309, fi le PO 3-2.. Carta de Jorge Jurado a Whalen, 16 de noviembre de 1939, box 309, fi le PO 3-2. Carta de Jorge Jurado a Whalen, 16 de noviembre de 1939, box 309, file PO 3-2.
49. Carta de Jorge Jurado a Edward F. Roosevelt, 18 de marzo de 1940, box 308, fi le 9.. Carta de Jorge Jurado a Edward F. Roosevelt, 18 de marzo de 1940, box 308, fi le 9. Carta de Jorge Jurado a Edward F. Roosevelt, 18 de marzo de 1940, box 308, file 9.
50. Telegrama de Ernesto Franco a Arroyo del Río, 28 de marzo de 1940, box 308, fi le 9.. Telegrama de Ernesto Franco a Arroyo del Río, 28 de marzo de 1940, box 308, fi le 9. Telegrama de Ernesto Franco a Arroyo del Río, 28 de marzo de 1940, box 308, file 9.
51. Ver Edgar Lee Hewett, . Ver Edgar Lee Hewett, Ver Edgar Lee Hewett, Ancient Andean Life, Biblo & Tannen Publishers, 1968, p.
212. La colección de Ernesto Franco incluía piezas invaluables de arte preincaico ecuato-
riano. La historia de cómo ese acervo salió del Ecuador (a mediados de la década de los
treinta) y su destino final son temas que no han suscitado estudio alguno, a pesar de su
evidente importancia.
52. Carta de Sixto Durán Ballén a Edward F. Roosevelt, 25 de abril de 1940, box 308, . Carta de Sixto Durán Ballén a Edward F. Roosevelt, 25 de abril de 1940, box 308, Carta de Sixto Durán Ballén a Edward F. Roosevelt, 25 de abril de 1940, box 308,
file 9.
53. . Ídem.
54. . Ídem.
Pr o c e s o s 31, I semestre 2010
95