Pr o c e s o s 31, I semestre 2010
45
eL a P a r e c i m i e n t o d e L s a b e r H i s t ó r i c o
e n Gu a y a q u i L : e L ce n t r o d e in v e s t i G a c i o n e s
Hi s t ó r i c a s (1930-1962)
Ángel Emilio Hidalgo*
Universidad Andina Simón Bolívar, Sede Ecuador
RESUMEN
El artículo analiza la producción historiográfica guayaquileña aparecida en el Bo-
letín del Centro de Investigaciones Históricas. Primeramente, se realiza un acer-
camiento al contexto sociocultural de la ciudad-puerto entre 1930 y 1960. Se-
guidamente, se estudia la creación del Centro de Investigaciones Históricas y el
aparecimiento del Boletín, la primera publicación especializada en su ámbito, su
contenido y los temas que atrajeron la atención de sus colaboradores. Finalmente
se explora la influencia de esta institución en las conmemoraciones locales.
Pa l a b r a s c l a v e : Guayaquil, siglo XX, modernidad, intelectuales, conocimiento his-
tórico, historiografía, positivismo.
ABSTRACT
This article analyzes the historiography produced in the Guayaquil periodical
The Bulletin of the Center for Historical Research. The analysis begins with an
overview of the sociocultural context of the port city between 1930 and 1960.
The author then moves on to the creation of the Center for Historical Research
and the appearance of the Bulletin, the first publication in its field. He outlines
the bulletin’s content and the themes that attracted the attention of collaborators
to the project. The essay concludes by exploring the influence of the Center for
Historical Research on local commemorations.
Ke y w o r d s : Guayaquil, twentieth century, modernity, intellectuals, historical
knowledge, historiography, positivism.
* Agradezco a Guillermo Bustos sus comentarios y sugerencias para la realización de
este trabajo.
Pr o c e s o s 31, I semestre 2010
46
in t r o d u c c i ó n
El presente ensayo se propone reconstruir el proceso de formación del
Centro de Investigaciones Históricas, la primera comunidad organizada de
historiadores que existió en Guayaquil, entre 1930 y 1962. ¿Cómo se confor-
mó el saber historiográfico en Guayaquil, a partir del impulso del Centro de
Investigaciones Históricas?, es la pregunta central, por lo cual, se analizan
sus actividades públicas y académicas, el lugar social de los historiadores, los
mecanismos de institucionalización y el rol de las conmemoraciones en la
construcción de la memoria histórica y social de Guayaquil.
Este trabajo se estructura a partir de nociones que atañen a la formación
del saber letrado y el lugar social del intelectual que manejan autores como
Carlos Altamirano y Michel de Certeau. Además, busca comprender las di-
námicas y procesos históricos concretos que enmarcaron las actividades del
Centro de Investigaciones Históricas de Guayaquil, en más de treinta años.
Carlos Altamirano problematiza la reproducción del saber letrado, desde
los enfoques y perspectivas de la historia intelectual, subdisciplina historio-
gráfica que emana de la historia social. Su objeto de estudio, dice el filósofo e
historiador argentino, es “el trabajo del pensamiento en el seno de experien-
cias históricas”;
1
agregando que ese pensamiento “únicamente nos es acce-
sible en las superficies que llamamos discursos, como hechos de discurso”.
2
Quiere decir que es producto de un tipo de lenguaje que se recrea en el
tiempo histórico y social, alterándose permanentemente, según los diversos
cambios de sentido “que les hace sufrir su paso por la historia”.
3
Michel de Certeau, por su parte, introduce la categoría de lugar social que
resulta clave para articular la relación entre lenguaje y práctica social. De Cer-
teau establece una conexión entre el tipo de discurso y el lugar desde donde
se habla, por lo cual, “la historia se define completamente por una relación
del lenguaje con el cuerpo (social), y por consiguiente por su relación con
los límites que impone dicho cuerpo”,
4
constatación que le lleva a concluir
que el nexo entre la historia y el lugar “es la condición de posibilidad de un
análisis de la sociedad”.
5
1. Carlos Altamirano, Para un programa de historia intelectual y otros ensayos, Buenos
Aires, Siglo XXI Editores, 2005, p. 10.
2. Ídem, pp. 10-11.
3. Ídem, p. 11.
4. Michel de Certeau, La escritura de la historia, México, Universidad Iberoamericana,
1993, p. 81.
5. Ídem, p. 81.
Pr o c e s o s 31, I semestre 2010
47
Esta reflexión me permite recurrir a un enfoque pragmático para abordar una
temática poco discutida en el contexto nacional y que aparece intocada en el caso
específico de Guayaquil. La historiografía guayaquila en general y sus formas
de institucionalización social no han merecido la atencn de los historiadores,
por lo que, adolece de una preocupante falta de balances generales y estudios
que profundicen en la formación y reproducción del conocimiento histórico.
Por ello, la mayor parte de la información analizada la obtuve del Bole-
tín del Centro de Investigaciones Históricas, publicado entre 1931 y 1962, así
como de bibliografía conexa que contribuyó a esclarecer ciertos aspectos. Los
acápites del texto permiten entender el contexto en que surgió el Centro de
Investigaciones Históricas, sus actividades específicas y legado en la constitu-
ción de una memoria histórica, desde el rol que la sociedad guayaquileña, en
esa etapa, asignó a sus historiadores.
Gu a y a q u i L e n t r e 1930 y 1960:
c o n t e x t o s o c i o c u L t u r a L
La creación de una comunidad de historiadores o especialistas en el co-
nocimiento del pasado, entre 1930 y 1960, será fundamental en el medio
guayaquileño para entender la dinámica de formación de una sociedad que
experimentaba procesos de transición en lo simbólico y material, hacia una
modernidad entendida como periférica, caracterizada por la no simultaneidad
en los cambios socioeconómicos y culturales que desde el siglo XIX se vivían
en el hemisferio occidental.
Guayaquil experimentó, hacia 1930, acelerados procesos de urbanización,
como resultado de la migración campo-ciudad ocasionada por un prolongado
ciclo económico recesivo, que sobrevino con la estrepitosa caída de los precios
del cacao en el mercado internacional, durante la década del veinte. Al mismo
tiempo, cambios sociopolíticos de reciente data implementaron políticas de
mayor control estatal, con la aplicación de medidas de alcance social destina-
das a socavar el poderío económico del sector oligárquico guayaquileño.
El último lustro de la década del veinte transcurrió en medio de voces
que desde Guayaquil hicieron reivindicaciones federalistas, como expresión
reactiva de una élite regional agroexportadora que sufría lo que varios au-
tores han llamado la “crisis de la autoridad paternal”,
6
es decir, el impacto y
6. Juan Maiguashca y Liisa North, “Orígenes y significado del Velasquismo: lucha de
clases y participación política en el Ecuador, 1920-1972”, en Rafael Quintero, edit., La
cuestión regional y el poder, Quito, Corporación Editora Nacional/CERLAC-York University/
FLACSO, 1991, p. 100.
Pr o c e s o s 31, I semestre 2010
48
transformación de las condiciones de dominación oligárquica, posibilitadas
por el repliegue económico, político y simbólico del liberalismo plutocráti-
co, que durante más de una década había gobernado el país. No obstante,
el declive del sector cacaotero obligó a una diversificación económica en la
cuenca del Guayas y la Costa en general, surgiendo productos alternativos
como el arroz, azúcar, café y tagua, por lo que, pese a la crisis, “la movilidad
social fue intensa en toda esta región”,
7
principalmente del Litoral interior y
de la Sierra central, hacia Guayaquil.
El pensamiento social guayaquileño había experimentado un cambio, en-
tre 1910 y 1930, desde visiones positivistas, presentes en la obra ensayística
de Alfredo Espinosa Tamayo, hasta un neo costumbrismo romántico, expre-
sado en las crónicas de Modesto Chávez Franco y Gabriel Pino Roca. De
algún modo, el horizonte científico, investigativo y crítico se había replegado,
abriendo paso a géneros como la crónica histórica y periodística, en tiempos
críticos de representación política.
Pero el contexto que posibilitó la emergencia del primer grupo de historia-
dores asociados en Guayaquil debe ser analizado a trasluz de la herencia cultural
del liberalismo laico, sin cuya impronta sería difícil entender el tipo de práctica
y discurso que surg, a como el lugar y rol social que cumplió este grupo de
intelectuales, en el entramado de las relaciones socioculturales del puerto.
En primer lugar, debemos reconocer el carácter marginal de los escritores
e intelectuales en el momento de consolidación del proceso de acumulación
capitalista, cuando se establece una marcada división del trabajo: la sociedad
se aglutina en el contexto de la progresiva secularización de la cultura y la
urbanización de las ciudades, por lo cual, la visión y percepción del mundo
fáctico se divide en tres campos: ciencia, moralidad y arte. De esta forma,
“se institucionalizaron tanto el discurso científico y las teorías morales cuanto
la producción y crítica del arte, transformándose en esferas dominadas por
especialistas, con lo cual la producción cultural de estos expertos fue aleján-
dose cada vez más del público corriente, de la “praxis” cotidiana”.
8
La ciudad es el escenario “natural” donde se libran las luchas por ocupar
espacios de poder simbólico porque allí están las instituciones que represen-
tan a la sociedad letrada, la cual se manifiesta en múltiples dimensiones y
responde a diversas motivaciones ideológicas (éticas y estéticas). Guayaquil
era, hacia 1930, el principal puerto económico del país y aún se consideraba
el baluarte del liberalismo. A pesar del repliegue político del Partido Liberal,
a inicios del siglo XX se había establecido una cultura secular que trascendía
7. Ídem, p. 97.
8. Bernarda Urreojola, “Modernismo hispanoamericano: ni estética a-identitaria ni
compromiso estético”, en Cyber Humanitas, No. 23, invierno de 2002.
Pr o c e s o s 31, I semestre 2010
49
las clases sociales, destacando el papel de una clase media emergente que
ocupaba mayores espacios de poder, en gran medida por la capacidad de
movilización que demostraron los propios agentes, quienes crearon agrupa-
ciones sociales y culturales, abrieron nuevas cátedras universitarias, organiza-
ron foros y debates, publicaron revistas y periódicos; es decir, intervinieron
activamente en la esfera pública.
Una “vieja” intelectualidad de origen burgués, que predominó en el siglo
XIX, daría paso a nuevos cuadros procedentes de los sectores medios, forma-
dos bajo los paradigmas éticos y cívicos del liberalismo laico, quienes acogie-
ron el discurso patriótico y nacionalista que promovía la corriente liberal. Se
había creado un imaginario sociocultural que entendía el papel del intelectual
como el de un “apóstol secular, educador del pueblo o de la nación”.
9
Mezcla de tribuno, publicista y educador, el historiador liberal era un eru-
dito que “orientaba” a la opinión pública y “transmitía” los valores cívicos de
la nación. Por ello, algunos historiadores sostienen que una de las principales
características de la historiografía liberal fue “la preocupación por establecer
las identidades nacionales”.
10
En ese marco ideológico, el papel asignado al Estado en la educación de
los ciudadanos fue fundamental en el proyecto liberal ilustrado. En Guaya-
quil, el gobierno local coadyuvó a la difusión de la cultura letrada, creando
una Biblioteca Municipal –se fundó en 1862, pero a fines del siglo XIX se
institucionalizó– que asumió el rol social de promover la lectura y estimular
la investigación en el terreno de las humanidades.
Para 1908, un informe demostraba que la biblioteca tenía 20.000 volúme-
nes y atendía mensualmente a más de 1.000 usuarios.
11
En 1910, el historiador
Camilo Destruge creó el Boletín de la Biblioteca Municipal de Guayaquil que
albergó una “Sección Histórica” donde se insertaban artículos suyos, de Juan
Antonio Alminate (ambos directores de este órgano) y de otros autores es-
cogidos, pues, según la política editorial establecida, solo tenían cabida “los
artículos bibliográficos, los estudios históricos, arqueológicos, etc., de nuestro
personal de redacción y los colaborados sobre los mismos asuntos u otros
que la Dirección considere adecuados al género de nuestra publicación”.
12
9. Carlos Altamirano, “Introducción general”, en Carlos Altamirano, dir., Historia de
los intelectuales en América Latina. I. La ciudad letrada, de la conquista al modernismo,
Buenos Aires, Katz Editores, 2008, p. 15.
10. José Luis Romero, . José Luis Romero, José Luis Romero, Situaciones e ideologías en América Latina, Medellín, Editorial
Universidad de Antioquia, 2001, p. 169.
11. . El Ecuador. Guía comercial, agrícola e industrial de la República, Guayaquil, Com-
pañía Guía del Ecuador, 1909, p. 336.
12. “Nota editorial”, en . “Nota editorial”, en “Nota editorial”, en Boletín de la Biblioteca Municipal de Guayaquil, I, 1, marzo
de 1910, p. 1.
Pr o c e s o s 31, I semestre 2010
50
La publicación del Boletín de la Biblioteca Municipal de Guayaquil, de
aparición mensual, fue la primera tentativa institucional que buscó asegurar
la reproducción del conocimiento histórico, a través de un medio que privi-
legió los estudios locales, casi todos escritos por Camilo Destruge, aunque
también hubo colaboraciones de Gabriel Pino Roca, del venezolano Laurea-
no Vallenilla Lanz e “inserciones” de autores extranjeros que reflexionaban
sobre la importancia de la lectura y los modernos procesos de clasificación
bibliográfica.
Camilo Destruge Illingworth (1836-1929) fue un destacado periodista li-
beral guayaquileño que se convirtió en prolífico historiador cuando entró a
la administración pública, como director de la Biblioteca Municipal. Publicó
biografías y monografías sobre temas locales, especialmente de historia insti-
tucional. Entre sus títulos destacan: Biografía del Gral. Don Juan Illingworth,
13
Historia de la prensa de Guayaquil
14
y Urvina el presidente.
15
También escri-
bió sobre el proceso independentista, realizando la primera sistematización
sobre la independencia de Guayaquil: Historia de la revolución de octubre y
campaña libertadora de 1820-22,
16
a la vez que reflexionó sobre los movi-
mientos fidelistas y autonomistas, en Controversia histórica sobre la iniciativa
de la independencia americana.
17
El legado de Destruge fue decisivo para configurar un proyecto de investi-
gación histórica como lo planteó el CIH, en 1930. Jorge Pérez Concha apunta
que su actividad profesional fue decisiva para el impulso de la investigación
histórica en la ciudad, la que, “realizada en forma tesonera, no habría de ter-
minar hasta el fin de su existencia”.
18
Su ascendiente positivista viabilizó una
línea de trabajo basada en la crítica externa e interna de las fuentes, según lo
estipulaba el oficio de historiador, que entonces consistía en “DEDUCIR, estu-
diando los antecedentes de los acontecimientos, analizando los documentos
hasta penetrar en la más escondida intención de la frase; examinando los
13. Camilo Destruge, . Camilo Destruge, Camilo Destruge, Biografía del Gral. Don Juan Illingworth, Guayaquil, Uzcátegui
& Co., 1913.
14. Camilo Destruge, . Camilo Destruge, Camilo Destruge, Historia de la prensa de Guayaquil, Quito, Corporación Editora
Nacional, 1982.
15. Camilo Destruge, . Camilo Destruge, Camilo Destruge, Urvina el presidente. Biografía del general José María Urvina,
Quito, Ediciones del Banco Central del Ecuador, 1992.
16. Camilo Destruge (D’Amecourt), . Camilo Destruge (D’Amecourt), Camilo Destruge (D’Amecourt), Historia de la revolución de octubre y campaña li-
bertadora de 1820-1822, Barcelona, Imprenta Elzeviriana de Borrás, Mestres y Cía., 1920.
17 Camilo Destruge, Controversia histórica sobre la iniciativa de la Independencia
Americana, Guayaquil, Librería e Imprenta Gutenberg de Uzcátegui & Cía., 1909.
18. Jorge Pérez Concha, “Camilo Destruge, Gabriel Pino Roca, Modesto Chávez Fran-. Jorge Pérez Concha, “Camilo Destruge, Gabriel Pino Roca, Modesto Chávez Fran- Jorge Pérez Concha, “Camilo Destruge, Gabriel Pino Roca, Modesto Chávez Fran-
co, etc.”, en La Colonia y la República. Historiadores y críticos literarios, Biblioteca Ecuato-
riana Mínima, Puebla, J. M. Cajica Jr. S.A., 1960, p. 512.
Pr o c e s o s 31, I semestre 2010
51
menores detalles y fijando la atención en las inmediatas consecuencias”.
19
La siguiente generación “heredó” de Camilo Destruge el método positi-
vista y la visión de la historia, consistente en hallar “verdades” extraídas de
las fuentes, dado que, según él, “los documentos auténticos son las grandes
pruebas para la confirmación de una tesis histórica cualquiera”.
20
Entre 1920 y 1930, localizamos la existencia de dos tipos de intelectuales
en Guayaquil distanciados por razones ideológicas, quienes movilizarán el
pensamiento cultural del puerto: los liberales modernizantes, donde desta-
ca el papel de publicistas y fotógrafos proclives al imaginario de “ciudad
moderna” que se construye en las guías, álbumes y almanaques publicados
por instituciones de Guayaquil como el municipio, la Sociedad Filantrópica
del Guayas, etc., y un grupo de artistas, historiadores, cronistas y folcloristas
que recurrirán al tópico literario de la Arcadia perdida (et in Arcadia ego),
mediante la representación nostálgica del “Guayaquil colonial” como tradi-
ción inventada y estrategia simbólica de recuperación del ancestro español,
a través del “criollismo”.
A esta última vertiente de tradicionistas pertenece el artista español José
María Roura Oxandaberro, quien publicó una serie de plumillas bajo el títu-
lo de Del Guayaquil romántico (1927), así como las exposiciones de “arte
vernacular” que organizó la Sociedad de Amigos del Arte. También están Mo-
desto Chávez Franco con su libro Crónicas del Guayaquil antiguo
21
y Gabriel
Pino Roca con Leyendas, tradiciones y páginas de historia de Guayaquil,
22
ambos publicados originalmente en 1930. Estos títulos promueven un imagi-
nario visiblemente pasadista que se inscribe en el horizonte ideológico de la
“guayaquileñidad”, entendida como la versión ensalzadora de la historia y la
identidad que realizan las élites –políticas y culturales–, acerca del papel de
Guayaquil en la formación de la nación ecuatoriana.
Asimismo, sectores intelectuales y empresariales de Guayaquil reivindica-
ron el ancestro español, a través del criollismo y la recuperación de la “fiesta
de la raza”, convirtiendo al montubio en el símbolo central de la identidad
costeña. En 1926, el folclorista Rodrigo Chávez González (Rodrigo de Triana)
consiguió el apoyo de la Federación de Ganaderos del Guayas para orga-
nizar la “Fiesta del Montubio”, celebración que coincidió con el aniversario
del descubrimiento de América. En esos actos intervinieron campesinos de
haciendas cercanas a Guayaquil, quienes realizaron “shows” exóticos para los
19. Camilo Destruge, . Camilo Destruge, Camilo Destruge, Controversia histórica…, p. 9.
20. . Ídem, p. 5.
21. Modesto Chávez Franco, . Modesto Chávez Franco, Modesto Chávez Franco, Crónicas del Guayaquil antiguo, Guayaquil, Imprenta y
Talleres Municipales, 1930.
22. J. Gabriel Pino Roca, . J. Gabriel Pino Roca, J. Gabriel Pino Roca, Leyendas, tradiciones y páginas de historia de Guayaquil,
Guayaquil, Imprenta La Reforma-Editorial Jouvín, 1930.
Pr o c e s o s 31, I semestre 2010
52
urbanos, como el reto, la doma y el caracoleo. Se celebró afirmativamente lo
“costeño” frente al otro (“serrano”), en un triple sentido de contraste y dis-
tanciamiento: regional, étnico y cultural. Esta atmósfera cultural de referentes
locales es avivada por un discurso regionalista que se exacerbó a partir de
la Revolución Juliana, cuando los sectores agroexportadores del puerto se
sintieron afectados por las medidas políticas y económicas de los gobiernos
subsiguientes.
En la otra cara del caleidoscopio intelectual de Guayaquil están los cien-
tíficos sociales, quienes a inicios del siglo XX se sienten cercanos al positivis-
mo y empirismo lógico. Quizá el más brillante de ellos es Alfredo Espinosa
Tamayo, médico, sociólogo, pedagogo e higienista guayaquileño, quien en
Psicología y sociología del pueblo ecuatoriano,
23
su obra fundamental, inter-
preta los entresijos de las identidades ecuatorianas.
Espinosa Tamayo se graduó en la Facultad de Medicina de la Universi-
dad de Guayaquil y ejerció allí como profesor. Su esclarecido humanismo le
permitió abrirse a la sociología y la psicología social, con un pensamiento
reflexivo precedido por la observación de la realidad, así como indagar en el
problema de la educación.
24
Su magisterio universitario concitó interés entre
los jóvenes estudiantes de Medicina y Jurisprudencia, carreras que ofrecía el
alma máter porteña, a inicios del siglo pasado.
Algunos discípulos de Espinosa Tamayo crearon revistas científicas y li-
terarias donde escribieron artículos sobre temas sociales. Estos jóvenes for-
mados en el liberalismo laico publicaron, en 1912, la Revista de la Asociación
Escuela de Derecho de la Universidad de Guayaquil, con el objetivo de que
“tenga un carácter exclusivamente científico, a efecto de que venga a llenar
siquiera sea modestamente, la gran laguna que en punto a esta clase de pu-
blicaciones se observa en el país”,
25
lo cual constituyó un hito en la formación
de la academia guayaquileña dedicada al estudio de lo social. De hecho, la
Revista de la Asociación Escuela de Derecho (RAED), cuya periodicidad era
mensual, no solo incluía disertaciones jurídicas, sino también estudios socio-
lógicos. En la nómina de colaboradores destacaban figuras que con el tiempo
demostrarían su cercanía a la filosofía, la sociología y la antropología.
Algunos de los mejores artículos hechos por los estudiantes, en este pe-
ríodo, fueron: Carlos Puig Vilazar, “La federación como forma republicana de
gobierno” (RAED, No. 4, 1913); Carlos Alberto Arroyo del Río, “Algo sobre
23. Alfredo Espinosa Tamayo, . Alfredo Espinosa Tamayo, Alfredo Espinosa Tamayo, Psicología y sociología del pueblo ecuatoriano, Guaya-
quil, Imprenta Municipal, 1918.
24. Alfredo Espinosa Tamayo, . Alfredo Espinosa Tamayo, Alfredo Espinosa Tamayo, El problema de la enseñanza en el Ecuador, Quito, Im-
prenta y Encuadernación Nacionales, 1916.
25. “Introducción”, en . “Introducción”, en “Introducción”, en Revista de la Asociación Escuela de Derecho, año I, No. 1, sep-
tiembre de 1912.
Pr o c e s o s 31, I semestre 2010
53
antropología criminal” (RAED, No. 5, 1913); Venancio S. Larrea ,“El estudio de
la Sociología” (RAED, No. 7, 1913) y Luis Nigón Ordóñez, “Una vida al través
de una opinión: Coexistencia de los elementos filosófico e histórico en los
Estados” (RAED, No. 23, 1918).
En 1919, por su parte, se empezó a publicar la Revista del Colegio Nacio-
nal Vicente Rocafuerte, que difundió ensayos y estudios de los profesores y
“mejores alumnos” del plantel. Esta revista se desplazó del perfil positivista
que mantuvo en los primeros años, cuando en la década del treinta y cuaren-
ta, los destacados escritores del “Grupo de Guayaquil”, en calidad de profe-
sores, publicaron relatos y ensayos literarios.
La aparición de estas revistas, así como de órganos escritos en círculos
obreros, feministas y de todo tipo, tuvo que ver no solo con la constitución
de esferas públicas, sino con la formación de campos autónomos donde
estos ciudadanos actuaban como sujetos pensantes, bajo cierto perfil peda-
gógico orientado a incorporar a las masas a la modernidad y su proyecto
civilizatorio.
eL ce n t r o d e in v e s t i G a c i o n e s Hi st ó ri c as
d e Gu a y a q u i L (1930-1962): c o n c e P c i ó n
d e L a H i st or i a y P r á c t i c a H i s t or i oG r áf i ca
En 1930 se creó el Centro de Investigaciones Históricas (CIH), y con ello
se conformó en Guayaquil una incipiente esfera de saber historiográfico,
con una lógica propia de producción y circulación de ideas, a través de su
correspondiente Boletín del Centro de Investigaciones Históricas, que será el
órgano de expresión de una generación empeñada en construir la memoria
histórica del puerto principal.
El Boletín salía anualmente y en él colaboraban historiadores nacionales
y extranjeros, que mantenían permanente comunicación con los editores. Su
financiamiento corría a cargo de los miembros de número del CIH, quienes
aportaban con una cuota monetaria, según lo estipulaba el reglamento.
Aspecto clave de esa salvaguarda de la memoria e historia local y na-
cional era la serie de conmemoraciones que el CIH estimulaba, como parte
del interés en conformar un calendario patrio, a partir del recuerdo de sus
“gestas”. Recordemos que la representación de la historia oficial está relacio-
nada con el poder hegemónico, pues responde al interés de homogeneizar y
uniformizar la memoria colectiva.
En los actos públicos del CIH predominó la ritualidad, ligada a la exterio-
rización de los símbolos de la nación, desde la sesión inicial, el 9 de julio de
1930, cuando se eligió el Palacio Municipal como la sede del evento inaugu-
Pr o c e s o s 31, I semestre 2010
54
ral. Allí, bajo el auspicio de las autoridades locales y del “Honorable Cuerpo
Consular”, los señores Carlos Matamoros Jara, Virgilio Drouet, Alejandro Gan-
gotena Carbo, César Villavicencio Enríquez, Gustavo Monroy Garaicoa, Juan
Antonio Alminate, Manuel Antonio Jurado Rumbea y Jaime Tomás de Verda-
guer García, “por iniciativa del señor Gustavo Monroy Garaicoa, procedieron
a la instalación de un centro al que se acordó denominar “de Investigaciones
Históricas”, destinado, como su nombre lo indica, a la obtención de docu-
mentos de carácter histórico, para coadyuvar de este modo a la formación
más tarde de los Archivos Nacionales”.
26
La razón principal para crear el CIH fue la inexistencia de un archivo his-
tórico en la ciudad de Guayaquil que atesorara los documentos del pasado.
Según la mentalidad de los investigadores de la época, el documento histó-
rico era el depositario de “la verdad” y como tal, debía ser cuidadosamente
resguardado en un espacio adecuado, “guardándolo allí como testimonio
irrecusable y en depósito sagrado, a fin de que luzca cada vez que la nece-
sidad del debate lo requiera en fuerza de autoridad para la fe pública”.
27
Es
decir, el documento servía como “prueba”, a la hora de confrontar la verdad,
pues se creía que el saber histórico se construía en base a la descripción y
explicación que emanaba de los propios documentos.
Detrás de esa concepción totalizadora del valor inherente a todo docu-
mento histórico, reflotaba el ideal positivista de cientificidad, apoyado en el
empirismo como horizonte cognoscitivo, con una metodología basada en el
análisis de la autenticidad o veracidad de las fuentes documentales (primarias
y secundarias), procedimiento que acusaba una especie de asepsia intelec-
tual, pues, a mayor distanciamiento del historiador, mayor rigurosidad en el
método científico y menor riesgo a ser “contaminado” por la “subjetividad”
de las fuentes consultadas.
28
Esta idea dominante en el medio académico latinoamericano de los años
treinta, fue el paraguas ideológico bajo el cual se cobijaron los historiadores
ecuatorianos, al pretender hacer una historia “verdadera” sobre los hechos del
pasado. Todavía en 1956, un miembro ilustre de la Academia Nacional de His-
toria argumentaba que la historia debía fabricar “un conocimiento que pusiera a
contribución muchas experiencias, para llegar a la exactitud de los asertos”.
29
26. “Acta inicial”, en . “Acta inicial”, en “Acta inicial”, en Boletín del Centro de Investigaciones Históricas (en adelante Bo-
letín del CIH), No. 1, 1930-1931, p. 2.
27. . Ídem, p. 2.
28. Sonia Corcuera de Mancera, . Sonia Corcuera de Mancera, Sonia Corcuera de Mancera, Voces y silencios en la historia: siglos XIX y XX, México,
Fondo de Cultura Económica (FCE), 1997, p. 144.
29. Isaac J. Barrera, . Isaac J. Barrera, Isaac J. Barrera, Historiografía del Ecuador, México, Instituto Panamericano de
Geografía e Historia, 1956, p. 81.
Pr o c e s o s 31, I semestre 2010
55
De igual modo, el CIH contempló en su reglamento que el objeto de
su creación era el cultivo de la historia “para el fiel esclarecimiento de los
sucesos”.
30
Esto implicaba que sus miembros, investidos con la autoridad de
“especialistas”, debían realizar trabajos de investigación destinados a llenar
los vacíos existentes en la historia local y nacional, convirtiéndose así, en los
árbitros del saber historiográfico.
Inmediatamente después de la creación del Centro, sus integrantes se
repartieron las tareas académicas, estableciendo cinco “secciones”, según los
períodos en los que, según ellos, se dividía la historia del Ecuador: Prehis-
toria, Descubrimiento y Conquista, Época colonial, Guerra de la Indepen-
dencia y República. En el artículo 32 del “Reglamento”, se lee: “La segunda
sección se dedicará a esclarecer y completar la historia del Descubrimiento
y la Conquista”;
31
es decir, se destaca la primacía de una historia oficial que
debe ser escrita desde la erudición de un cuerpo colegiado, cuyos miembros
asumen la labor “patriótica” de elaborar un canon historiográfico, entendido
como una “narración de los acontecimientos históricos comúnmente acepta-
da por la “opinión pública” y en el espacio público”.
32
El historiador de los años treinta es, por lo tanto, una especie de publi-
cista de la memoria que cultiva un saber erudito destinado a cumplir una
“función social” consistente en reconstruir y preservar la memoria histórica
y social de una comunidad. De este modo, el saber especializado que el
historiador construye: “la Historia”, tiene la finalidad pública de servir como
catalizador de identidades locales, regionales y nacionales.
En este sentido, el papel de asociaciones de historiadores como la Acade-
mia Nacional de Historia y el CIH es estratégico en la conformación de una
genealogía de la nación ecuatoriana, cuyo imaginario se asienta en el mito
de sus orígenes “heroicos”, así como en los símbolos y relatos destinados a
engrandecer un pasado, del cual sus herederos puedan sentirse orgullosos.
Vistas así las cosas, el trabajo y discurso de estos historiadores no era
aséptico ni neutral –como podría pensarse, en relación al método positivista–,
sino que respondía a un sistema de poder diseñado para crear dispositivos
normativizados, que en el caso de los intelectuales, se remitía a “producir
discursos de legitimación del orden social, incluida la definición de la cultura
legítima, que no era otra cosa que la de los mismos letrados”.
33
30. “Reglamento del Centro de Investigaciones Históricas”, en Boletín del CIH, I: 1,
1930-1931, p. 122.
31. . Ídem, p. 126.
32. Raimundo Viejo Viñas, “História del Món Contemporani”, en [http://dcpis.upf.. Raimundo Viejo Viñas, “História del Món Contemporani”, en [http://dcpis.upf. Raimundo Viejo Viñas, “História del Món Contemporani”, en [http://dcpis.upf.
edu/~raimundo-viejo/docencia/hmc/HMC0.pdf].
33. Carlos Altamirano, “Introducción general”, en Carlos Altamirano, dir., . Carlos Altamirano, “Introducción general”, en Carlos Altamirano, dir., Carlos Altamirano, “Introducción general”, en Carlos Altamirano, dir., Historia de
los intelectuales en América Latina. I, p. 18.
Pr o c e s o s 31, I semestre 2010
56
En el mencionado “Reglamento” del CIH se establecen tópicos de interés
que sobre la historia nacional tenían estos historiadores. Así, en lo correspon-
diente a la época colonial se privilegiaba “la vida de todos los personajes no-
tables de la Colonia y muy especialmente de los que pertenecieron al antiguo
corregimiento y después Provincia de Guayaquil”. También se decía que la
sección se encargaría de estudiar:
Las fundaciones monásticas y todo lo demás relacionado con el gobierno
eclesiástico del Obispado de Guayaquil; lo mismo que los escudos y privilegios
de las ciudades y poblaciones, los usos y costumbres, la organización de la socie-
dad, con todo lo relativo a ella, el régimen de los Indígenas, la introducción de
los esclavos, las invasiones piráticas, la agricultura, el comercio y las industrias;
la historia de las escuelas, colegios, universidades, imprentas, ciencias, letras y
bellas artes.
En este sentido, la historia tradicional “se apoya sobre una organización
jerárquica de fuentes y de referencias, plan que es reflejo de las relaciones
de poder”,
34
pues resalta el semblante mercantil de Guayaquil, destacando la
labor de sus “personajes notables” –léase élites económicas– y de las institu-
ciones que ellas crearon.
De lo anteriormente citado, notamos que los historiadores del CIH es-
tablecen claramente un límite simbólico con relación a sus congéneres de
Quito, pues ponen énfasis en el ámbito geográfico de la antigua provincia
de Guayaquil, es decir, un territorio político-administrativo que se extendía
desde el norte de Manabí hasta la actual provincia de El Oro. Equivale, por
lo tanto, a prácticamente toda la región Litoral, destinada, según esta lógica, a
ser “naturalmente” historiada por los académicos guayaquileños.
Por otra parte, se definen los ámbitos de especialización como son: la his-
toria institucional, la historia política y la historia económica. En la primera, se
incluye el recuento de las creaciones modernas, producto del ideal de progre-
so y civilización acariciado por las élites: el comercio, la industria, la ciencia,
las letras y las artes. Al mismo tiempo, se destaca el papel del clero como
institución relacionada con el establecimiento del sistema colonial español.
El proyectado estudio de los “personajes notables” revela la inclinación
biográfica de la escuela positivista, reforzada por la historia “de los escudos
y privilegios de las ciudades y poblaciones”, según la idea del devenir ascen-
dente de las sociedades, ya que es importante para estos investigadores do-
cumentar el origen de las colectividades, generalmente asociado a una estirpe
o casa solariega, cuyos títulos nobiliarios hay que relievar.
34. Marc Ferro, Diez lecciones sobre la historia del siglo XX, México, Siglo XXI Editores,
2003, p. 96.
Pr o c e s o s 31, I semestre 2010
57
Se observa en esta intención un sesgo de tipo aristocrático que se tradu-
ce en los estudios genealógicos que realizan algunos de los miembros del
CIH: Gustavo Monroy Garaicoa, Pedro Robles Chambers, Alejandro Gango-
tena Carbo, ligados a antiguas familias del puerto cuyos linajes son referidos,
como los Santistevan, Robles, Caamaño, Morán de Butrón, Novoa, Garaicoa,
Rocafuerte, Coello de Portugal, etc.
De esta forma, se configura un canon historiográfico restrictivo y totali-
zante, que reduce la historia de Guayaquil y su región a unos pocos aspectos
considerados “importantes” y dignos de ser incorporados en el relato historio-
gráfico. Así, el canon se convierte “en un sistema de referencia unidimensio-
nal que no privilegia la heterogeneidad y la incertidumbre, sino la uniformi-
dad y la certeza”.
35
Dicha certeza se fundamenta en la “legítima” autoridad de
los expertos provenientes de las academias, centros y círculos intelectuales.
La primera labor que realiza el CIH es, precisamente, una investigación
para determinar el punto de partida de la historiografía en el Ecuador, con la
siguiente inquietud: “a qué obra nacional le corresponde la primacía de la an-
tigüedad, siempre y cuando esta obra haya sido impresa aquí o en el exterior
[…], y que el autor sea nacido forzosamente en el territorio que hoy forma la
República del Ecuador”.
36
Inmediatamente, los miembros del CIH se dedican
a escudriñar las bibliotecas y archivos del país, en busca del libro o documen-
to que pudiera responder satisfactoriamente a tan farragosa pregunta.
Cartas, misivas y notas de los miembros de mero, correspondientes y
otros académicos llegaron al escritorio de Gustavo Monroy Garaicoa, secretario
del CIH. Finalmente, se reunieron en sesión solemne para “deliberar” quién te-
nía la razón, es decir, quién establecía la “verdad” de los hechos. El clérigo gua-
yaquileño Jacinto Morán de Butrón salió favorecido con su obra La Azucena de
Quito, sobre la vida de Marianita de Jesús, publicada en Lima, en el año de 1702.
La resolución se efectuó luego de una votación “democrática”, pues se recogie-
ron las opiniones de doce historiadores nacionales. Se partió de la premisa de la
igualdad de conocimientos y autoridad historiográfica de los participantes.
Encontramos en este acto público de disquisición histórica, el simbólico
reconocimiento a la función del historiador en las sociedades latinoamerica-
nas de inicios del siglo pasado, más allá de su erudición y saber especiali-
zado, ejerciendo “su peculiar función de productores, en tanto conciencias
que elaboran mensajes, y, sobre todo, su especificidad como diseñadores de
modelos culturales, destinados a la confirmación de ideologías públicas”.
37
35. Andrés Octavio Torres Guerrero, “Canon y raíz”, en Espéculo. Revista de estudios
literarios, 2005, en [http://www.ucm.es/info/especulo/numero30/canraiz.html].
36. “El iniciador de la historia patria”, en Boletín del CIH, I: 1, 1931, p. 7.
37. Ángel Rama, citado por Carlos Altamirano, “Introducción general”, en Carlos Alta-
mirano, dir., Historia de los intelectuales en América Latina. I, p. 19.
Pr o c e s o s 31, I semestre 2010
58
Esos modelos culturales provienen de un discurso construido en torno
a valores individuales y colectivos que reproducen poder y estatus sim-
lico. Este es el papel y lugar social que cumplen los historiadores del
CIH, en una sociedad que los concibe como voces autorizadas de la “con-
ciencia nacional”; por ende, les permite intervenir en la esfera pública,
a través de “instituciones, círculos, revistas, movimientos, que tienen su
arena en el campo de la cultura”, al mismo tiempo que producen enuncia-
dos que resuenan más allá del ámbito de la vida intelectual, en la arena
política”.
38
Los historiadores guayaquileños de los años treinta son, por su forma-
ción y roles socialmente asignados, voceros ideológicos del establishment,
en tanto reproducen los valores fijados en la trama social. Uno de ellos es
el papel de las élites en la formación hisrica de las sociedades, a partir
del tópico generador de la independencia o “punto de constante retorno”,
en palabras de Germán Colmenares,
39
al que siempre se vuelve como
lugar de enunciacn privilegiado para enarbolar el mito fundador de la
nación.
Esta veta de investigación será importante en la obra de los historiado-
res del CIH, tanto en el Boletín como en sus obras individuales: “Hojas mili-
tares de los próceres” (transcripción documental); “La Gloriosa”, de Gustavo
Monroy Garaicoa; Bolívar, el Libertador y la oración de Choquehuanca” y
“El General Francisco de Miranda”, de Carlos Matamoros Jara; “Centenario
de la muerte del Libertador” (varios autores), son algunos de los textos
publicados en el primer número del Boletín del Centro de Investigaciones
Históricas (1931) que demuestran la enorme producción que el período
independentista ha inspirado en nuestra historiografía. Asimismo, autores
vinculados al CIH como Abel Romeo Castillo y Jorge Pérez Concha escribi-
rán libros sobre temas relacionados con la Independencia, como Olmedo,
el político,
40
La imprenta de Guayaquil independiente
41
y La independencia
de Guayaquil. 9 de octubre de 1820,
42
del primero; y ensayos como “Bre-
ves consideraciones acerca de los orígenes de la emancipación política del
38. Carlos Altamirano, “Introducción general”, en . Carlos Altamirano, “Introducción general”, en Carlos Altamirano, “Introducción general”, en ídem, pp. 14-15.
39. Germán Colmenares, citado por Guillermo Bustos Lozano, “El Bicentenario: lega-
dos y nuevas perspectivas”, en Guillermo Bustos Lozano, edit., La Revolución de Quito,
1809-1812, Quito, Corporación Editora Nacional/El Comercio/Universidad Andina Simón
Bolívar, Sede Ecuador, 2009, p. 4.
40. Abel Romeo Castillo, . Abel Romeo Castillo, Abel Romeo Castillo, Olmedo, el político, Guayaquil, Publicaciones de la Universi-
dad de Guayaquil, 1946.
41. Abel Romeo Castillo, La imprenta de Guayaquil independiente, 1821-1822, Gua-
yaquil, s.e., 1956.
42. Abel Romeo Castillo, . Abel Romeo Castillo, Abel Romeo Castillo, La independencia de Guayaquil. 9 de octubre de 1820, Gua-
yaquil, Banco Central del Ecuador, 1983.
Pr o c e s o s 31, I semestre 2010
59
Ecuador” y “La Fragua de Vulcano (la semana de la conspiración)”,
43
del
segundo.
Otro período bastante estudiado por los miembros del CIH es el colonial.
Desde genealogías de conquistadores españoles hasta cedularios de las an-
tiguas parroquias eclesiásticas de la Costa, pasando por los “Guayaquileños
notables del Coloniaje”,
44
la historia de la época colonial se desplegó en el
Boletín con el mismo apasionamiento por los orígenes, en la búsqueda de tí-
tulos y prosapias. De hecho, tema recurrente en los artículos publicados en el
Boletín, es el de los blasones de las ciudades de Guayaquil, Vinces y otras po-
blaciones de la Costa: “Cómo premió a Guayaquil el Rey por su fidelidad”,
45
y
“Un linaje Vasco da origen al nombre del actual cantón de Vinces”, de Pedro
Robles Chambers,
46
son ejemplos de ello.
En los números correspondientes al año de 1952, se publica un estudio
del genealogista Pedro Robles Chambers sobre el escudo colonial de Gua-
yaquil.
47
En el transcurso de su operación historiográfica, Robles recurre al
método deductivo para, ante la ausencia de suficiente información, comparar
relaciones geográficas con volúmenes de heráldica española y así determinar
las características del escudo. Lo interesante del caso es que el CIH eleva al
Alcalde de Guayaquil una carta donde, ponderando el resultado de sus in-
vestigaciones, recomienda que la propuesta de Robles sea oficialmente acep-
tada.
El reconocimiento definitivo del emblema colonial de la ciudad es motivo
de trascendencia pública y demuestra el lugar social que tienen los historia-
dores guayaquileños a mediados del siglo XX. A los historiadores les corres-
ponde fortalecer la identidad local con la divulgación de sus investigaciones
destinadas a precautelar la memoria de los pueblos. De hecho, para los miem-
bros del CIH, identificar el “verdadero y definitivo” escudo de Guayaquil es
una cuestión “de honor”, tal como lo señala su director, Carlos A. Rolando,
en comunicación dirigida al burgomaestre: “Dada la trascendencia de este
acontecimiento que para la vida de la Ciudad lleva implícito, pues atañe a
su historial de honor, estimamos que el Municipio acordará prontamente una
43. Ensayos incluidos en Jorge Pérez Concha, . Ensayos incluidos en Jorge Pérez Concha, Ensayos incluidos en Jorge Pérez Concha, Escritos históricos, Guayaquil, Casa de la
Cultura Ecuatoriana, Núcleo del Guayas, 1990.
44. Gustavo Monroy Garaicoa, “Guayaquileños notables del coloniaje”, en . Gustavo Monroy Garaicoa, “Guayaquileños notables del coloniaje”, en Gustavo Monroy Garaicoa, “Guayaquileños notables del coloniaje”, en Boletín del
CIH, II: 2, 1932, pp. 45-48; y III: 3, 1933, pp. 128-147.
45. “Cómo premió a Guayaquil el Rey por su delidad”, en . “Cómo premió a Guayaquil el Rey por su delidad”, en “Cómo premió a Guayaquil el Rey por su fidelidad”, en Boletín del CIH, II: 2, 1932,
pp. 78-82.
46. Pedro Robles Chambers, “Un linaje Vasco da origen al nombre del actual cantón de . Pedro Robles Chambers, “Un linaje Vasco da origen al nombre del actual cantón de Pedro Robles Chambers, “Un linaje Vasco da origen al nombre del actual cantón de
Vinces”, en Boletín del CIH, X: 23-24, 1955, pp. 30-54.
47. Pedro Robles Chambers, “Estudio sobre el origen del Escudo de Armas Colonial de . Pedro Robles Chambers, “Estudio sobre el origen del Escudo de Armas Colonial de Pedro Robles Chambers, “Estudio sobre el origen del Escudo de Armas Colonial de
la Ciudad de Santiago de Guayaquil”, en Boletín del CIH, IX: 9-10, 1952, pp. 108-138.
Pr o c e s o s 31, I semestre 2010
60
resolución compatible con el prestigio y lustre que merece Guayaquil”.
48
Frecuentes alusiones al pasado colonial de Guayaquil y su relación con
la “madre Patria”, según palabras de los historiadores del CIH, permiten apre-
ciar el sentimiento hispanófilo que prevalecía en el medio académico. En
las décadas de los años veinte y treinta se difundió en América Latina una
visión favorable de España, refrendada por escritores y pensadores, quienes
destacaron su aporte en la configuración de la sociedad y cultura latinoame-
ricanas. Surgió, entonces, un discurso hispanista que promovió la conciencia
de un nexo espiritual entre España y América Latina, en el contexto de un
“movimiento cultural fundado en el elogio a la identidad hispana”,
49
según el
cual, las obras de la civilización ibérica se estimaron superiores a las de las
culturas amerindias.
En cuanto al tema indígena, este únicamente apareció en las transcrip-
ciones de las crónicas de Indias y de manera “abstracta” cuando se habló
de la sección “Prehistoria”, que según el CIH, debía realizar “investigaciones
de Antropología, Lingüística, Etnografía y Filología Comparada”.
50
El objetivo
principal de esta área de trabajo consistía en reunir “objetos pertenecientes
a las tribus aborígenes” y “hacer excavaciones en las sepulturas o enterra-
mientos anteriores al descubrimiento de América por los españoles, forman-
do la colección de cráneos de aborígenes correspondientes a esta clase de
trabajos”.
51
Este listado de prioridades de investigación sobre el período “prehistóri-
co”, o sea, prehispánico o anterior a la llegada de los españoles, nos revela,
primero, la existencia de una visión eurocéntrica de la historia que empieza
con los españoles y el arribo de las huestes de Colón. En segundo lugar, las
políticas de la memoria propuestas por el CIH denotan procesos de archi-
vismo y museificación cuando se prioriza el acopio de piezas arqueológicas
y cráneos humanos, en la idea de atesorar las huellas del pasado aborigen,
más que analizar la información para comprender la dinámica de esas socie-
dades.
La idea de museificación de la memoria responde a una visión estática
y objetivista –de matriz ideológica positivista– de la historia, que consiste en
“la autoobservación objetiva del pasado aunque fuese de manera indirecta
y fragmentaria”,
52
como resultado de la máxima rankeana de exponer los
48. “Intervención ofi cial del Centro”, en . “Intervención ofi cial del Centro”, en “Intervención oficial del Centro”, en Boletín del CIH, IX: 21-22, 1952, p. 135.
49. Ernesto Capello, “Hispanismo casero: la invención del Quito hispano”, en . Ernesto Capello, “Hispanismo casero: la invención del Quito hispano”, en Ernesto Capello, “Hispanismo casero: la invención del Quito hispano”, en Procesos:
revista ecuatoriana de Historia, No. 20, II semestre 2003-I semestre 2004, p. 73.
50. “Reglamento del Centro de Investigaciones Históricas”, p. 125. . “Reglamento del Centro de Investigaciones Históricas”, p. 125. “Reglamento del Centro de Investigaciones Históricas”, p. 125.
51. Ídem, p. 126.
52. Luis Gerardo Morales Moreno, “Museológicas. Problemas y vertientes de la investi-. Luis Gerardo Morales Moreno, “Museológicas. Problemas y vertientes de la investi- Luis Gerardo Morales Moreno, “Museológicas. Problemas y vertientes de la investi-
gación en México”, en Relaciones, No. 111: XXVIII, verano 2007, p. 33.
Pr o c e s o s 31, I semestre 2010
61
hechos como realmente existieron. En este sentido, el interés por recolectar
utensilios del pasado “prehistórico” es, para los miembros del CIH, prue-
ba de la “cientificidad” de un método positivo que permitirá “esclarecer y
completar”
53
la casi desconocida historia precolombina.
Pero, al contrario de lo que podría pensarse, escasos fueron los artícu-
los y ensayos de tema arqueológico y etnográfico que se publicaron en el
Boletín, pues se recurrió a las narraciones de los cronistas de Indias, como
Francisco de Jerez, Miguel de Estete y otros, quienes aportaron destacada
información sobre los cacicazgos del Litoral ecuatoriano.
54
Gustavo Lemos R.
realizó una importante contribución, desde la lingüística, sobre el origen de
las lenguas prehispánicas, en un trabajo que le valió su ingreso al CIH.
55
El
aporte a la construcción de un imaginario indiano se enfocó en el aniversario
de la muerte del inca Atahualpa, cuyo uso político en el contexto de las con-
memoraciones será posteriormente analizado.
Respecto al período republicano, el Boletín del CIH publicó escasos ar-
tículos y estudios –en comparación con los del período colonial–, la ma-
yoría pertenecientes al género biográfico, sobre los presidentes Vicente
Rocafuerte,
56
Gabriel García Moreno,
57
Ignacio de Veintemilla
58
y Eloy Alfa-
ro.
59
También se repasó la personalidad del líder conservador decimonónico
Vicente Piedrahita,
60
así como los sucesos que condujeron a la crisis políti-
ca de 1859-1861,
61
que significó la virtual fragmentación del Estado unitario
ecuatoriano.
53. “Reglamento del Centro de Investigaciones Históricas”, p. 126.. “Reglamento del Centro de Investigaciones Históricas”, p. 126. “Reglamento del Centro de Investigaciones Históricas”, p. 126.
54. Alfonso A. Jerves, “El Litoral ecuatoriano”, en . Alfonso A. Jerves, “El Litoral ecuatoriano”, en Alfonso A. Jerves, “El Litoral ecuatoriano”, en Boletín del CIH, II: 2, 1932.
55. “Discurso de incorporación del Sr. Dn. Gustavo Lemos R.”, en . “Discurso de incorporación del Sr. Dn. Gustavo Lemos R.”, en “Discurso de incorporación del Sr. Dn. Gustavo Lemos R.”, en ídem.
56. Efraín Camacho Santos, “Don Vicente Rocafuerte”, en . Efraín Camacho Santos, “Don Vicente Rocafuerte”, en Efraín Camacho Santos, “Don Vicente Rocafuerte”, en Boletín del CIH, IV: 4-5-6,
1936, pp. 10-63, y “Dn. Vicente Rocafuerte”, en ídem, VII,: 12-13-14-15-16-17, 1947, pp.
343-371.
57. Ismael Pérez Pazmiño, “Una carta histórica de García Moreno”, en . Ismael Pérez Pazmiño, “Una carta histórica de García Moreno”, en Ismael Pérez Pazmiño, “Una carta histórica de García Moreno”, en ídem, IV: 4-5-6,
1936, pp. 126-129.
58. M. A. Jurado Rumbea, “El Capitán General Ignacio de Veintemilla”, en . M. A. Jurado Rumbea, “El Capitán General Ignacio de Veintemilla”, en M. A. Jurado Rumbea, “El Capitán General Ignacio de Veintemilla”, en ídem, I:
1, 1931, pp. 49-50; Jorge Pérez Concha, “Veintemilla”, en ídem, VIII: 18-19-20, 1950, pp.
74-96.
59. En el . En el En el Boletín del CIH, XI: 26-27-28, 1958, se inserta una amplia crónica sobre las
obras públicas de los gobiernos alfaristas y una extensa bibliografía sobre el caudillo libe-
ral, cuya autoría es de Carlos A. Rolando.
60. Alfonso A. Jerves, “El doctor Piedrahita”, en . Alfonso A. Jerves, “El doctor Piedrahita”, en Alfonso A. Jerves, “El doctor Piedrahita”, en Boletín del CIH, VI: 8-9-10-11, 1941,
pp. 134-154; Julio Pimentel Carbo, “El Gobernador del Guayas de 1862-64”, en ídem, VII:
12-13-14-15-16-17, 1947, pp. 51-90.
61. Jorge Pérez Concha, “El Tratado de Mapasingue. Un período trágico de la Historia . Jorge Pérez Concha, “El Tratado de Mapasingue. Un período trágico de la Historia Jorge Pérez Concha, “El Tratado de Mapasingue. Un período trágico de la Historia
Ecuatoriana”, en Boletín del CIH, IX: 21-22, 1952.
Pr o c e s o s 31, I semestre 2010
62
eL ce n t r o d e in v e s t i G a c i o n e s Hi st ó ri c as
e n L a c o n s t r u c c i ó n d e L a m e m o r i a L o c a L
El historiador francés Pierre Nora dice que la memoria es “la economía
general del pasado en el presente”,
62
es decir, la presencia del pasado se con-
vierte en una aspiración del presente. En la relación pasado-presente afloran
las memorias, cuya distintas versiones configuran ideas y representaciones de
tiempos históricos y/o míticos que se transmiten mediante rituales públicos
y recordatorios que fortalecen sentidos de cohesión e identificación grupal.
Esos rituales son las conmemoraciones, entendidas como las celebraciones
de los hechos del pasado que son dignos de ser recordados, de modo que
existen “economías de la memoria”, no exentas de “políticas de la memoria”
que las engloban dentro de un horizonte ideológico, político y cultural.
A la hora de detectar las aspiraciones y utopías sociales, también debe-
mos leer los proyectos y visiones particulares que tienen las sociedades hu-
manas sobre el pasado. Por ello, resulta importante reparar en la construcción
de imaginarios basados en la idea de conmemorar o recordar las “gestas”
comunitarias.
En el caso del CIH, se estableció desde el inicio que uno de sus objetivos
era trabajar en la línea de la divulgación histórica.
63
Ello implicaba estudiar los
acontecimientos “más destacados” de la historia, entre los que se encontra-
ban aquellos que pudieran ser recordados en la memoria colectiva. Por ello,
casi todos sus actos públicos estuvieron relacionados con celebraciones y
recordatorios de eventos históricos considerados relevantes para la sociedad
guayaquileña de los años treinta, cuarenta y cincuenta.
Como adecuadamente expresa Tzvetan Todorov, la memoria, “como tal,
es forzosamente una selección: algunos rasgos del suceso serán conservados,
otros inmediata o progresivamente marginados, y luego olvidados”.
64
Pero,
¿qué acontecimientos privilegiaron los historiadores del CIH y fueron incor-
porados al canon de las celebraciones patrióticas?
Para responder a esta pregunta nos proponemos, primero, hacer un lista-
do de las conmemoraciones y aniversarios celebrados por el CIH, entre 1930
y 1954: centenario de la creación de la república (1930);
65
centenario de la
62. Pierre Nora, citado por Jean Pierre Rioux, “La memoria colectiva”, en . Pierre Nora, citado por Jean Pierre Rioux, “La memoria colectiva”, en Pierre Nora, citado por Jean Pierre Rioux, “La memoria colectiva”, en Biblioteca
Virtual de Ciencias Sociales, en [www.cholonautas.edu.pe/modulo/upload/Rioux.pdf],
p. 9.
63. “Estatutos del Centro de Investigaciones Históricas”, en . “Estatutos del Centro de Investigaciones Históricas”, en “Estatutos del Centro de Investigaciones Históricas”, en Boletín del CIH, I: 1, 1931,
p. 119.
64. Tzvetan Todorov, . Tzvetan Todorov, Tzvetan Todorov, Los abusos de la memoria, Barcelona, Paidós, 2000, p. 16.
65. . Boletín del CIH, I: 1, pp. 3-6.
Pr o c e s o s 31, I semestre 2010
63
muerte del Libertador Simón Bolívar (1930);
66
centenario de la toma de pose-
sión ecuatoriana en las islas Galápagos (1932);
67
centenario del nacimiento del
poeta Numa Pompilio Llona (1932);
68
centenario del nacimiento de Juan Mon-
talvo (1932);
69
centenario del nacimiento de Juan León Mera (1932);
70
cuarto
centenario de la muerte del inca quiteño Atahualpa (1933);
71
bicentenario del
arribo de la Comisión Geodésica Francesa (1936);
72
cuarto centenario de la
fundación española de Guayaquil (1937);
73
centenario del nacimiento del in-
vestigador Francisco Campos (1941);
74
centenario del nacimiento de Federico
González Suárez (1950);
75
centenario del nacimiento de José Toribio Medina
(1952)
76
y centenario del nacimiento del Hermano Miguel (1954).
77
Esta selección apunta a que los historiadores del CIH privilegiaron las
conmemoraciones de personajes de la historia, especialmente gobernantes,
políticos, escritores e historiadores; es decir, personajes de las élites políticas
y culturales, todos varones, quienes representaron el saber letrado y la tradi-
ción, como parte de lo que Pierre Bourdieu llama el capital cultural “como
factor de excelencia social”.
78
Conviene aquí detenernos en la conmemoración del cuarto centenario
de la muerte de Atahualpa para entender cómo, en medio de un panteón
de héroes blancos, sobresale el recuerdo del último Inca y de qué forma se
liga a una particular concepción del poder, en relación al proyecto de Estado
nación.
Habíamos dicho que en las representaciones étnicas del pasado que hizo
el CIH predominó la frecuente alusión al legado hispánico, debido a un
contexto histórico favorable a la reivindicación de la “madre patria” como
“la entidad que se encargó de […] civilizar y cristianizar a unas dispersas y
fragmentadas naciones indígenas”.
79
66. . Ídem, pp. 54-90.
67. . Ídem, II: 2, 1932, pp. 102-145.
68. . Ídem, pp. 146-158.
69. . Ídem, pp. 159-177.
70. . Ídem, pp. 177-208.
71. . Ídem, III: 3, 1933, pp. 1-15.
72. . Ídem, IV: 4-5-6, 1936, pp. 200-233.
73. . Idem, V: 7, 1937, pp. 3-48.
74. . Idem, VI: 8-9-10-11, 1941, pp. 93-99.
75. . Idem, VIII: 18-19-20, 1950, pp. 194-225.
76. . Idem, IX: 21-22, 1952, pp. 189-194.
77. . Idem, X: 13-14, 1955, pp. 111-123.
78. Pierre Bourdieu, citado por Carlos Altamirano, “Introducción general”, en Carlos . Pierre Bourdieu, citado por Carlos Altamirano, “Introducción general”, en Carlos Pierre Bourdieu, citado por Carlos Altamirano, “Introducción general”, en Carlos
Altamirano, dir., Historia de los intelectuales en América Latina. I, p. 19.
79. Aimer Granados, “Hispanismos, nación y proyectos culturales, Colombia y México: . Aimer Granados, “Hispanismos, nación y proyectos culturales, Colombia y México: Aimer Granados, “Hispanismos, nación y proyectos culturales, Colombia y México:
1866-1921. Un estudio de historia comparada”, en Memoria & Sociedad, vol. 9: 19, julio-
diciembre de 2005, p. 6.
Pr o c e s o s 31, I semestre 2010
64
Se advierte una relación de continuidad desde la memoria social atribui-
da al pasado prehispánico y colonial, entre el indio “aristocrático” o “noble”
encarnado en Atahualpa y el colonizador español, de modo que la tradicional
visión de los “vencidos” se trueca en un discurso de exaltación a los resplan-
dores del incario “para demostrar una supuesta continuidad histórica y para
legitimar los orígenes de todos los ecuatorianos”.
80
En el Boletín del CIH, de 1933, se destaca la talla “grandiosa, con relie-
ves característicos y perdurabilidad histórica, la de este infortunado hijo de
Huaina-Cápac, aquel otro poderoso soberano del Tahuantinsuyo, nacido tam-
bién, por suerte, en territorio ecuatoriano”.
81
El origen quiteño de Atahualpa
le confiere un lugar de privilegio en la genealogía de la nacionalidad ecuato-
riana y esa imagen empieza a ser recurrente, incluso en los textos de primera
y segunda enseñanza.
82
Interesa analizar cómo se construye la imagen de Atahualpa como un
indio aristócrata y guerrero, convirtiéndolo en la figura prehispánica arque-
típica del relato nacionalista, “usada por los blanco-mestizos en el Ecuador
[…] para legitimar su poder sobre una población étnicamente dividida y en la
constante búsqueda de una evasiva auto-identidad”.
83
Esto puede comprobar-
se en el objetivo de rememorar el asesinato “del más poderoso y gentil de los
monarcas de la antigua América”, en manos de Francisco Pizarro, “el audaz y
esforzado conquistador extremeño”.
84
Las anteriores frases se insertan en el marco del discurso hispanista, cuyos
“aspectos centrales […] estuvieron especialmente asociados con la memoria
colectiva en torno al descubrimiento de América”.
85
Es más, se produce una
inversión del sentido de la conquista, pues el líder de los conquistados (Ata-
hualpa) pasa a ser un “conquistador”, en referencia a su condición “imperial”:
“El Centro de Investigaciones Históricas cumple así con el grato deber de
exaltar en la presente publicación la memoria del gran Guerrero y Conquista-
dor, en testimonio de verdad y de justicia, con motivo del cuarto centenario
de su desaparición eterna”.
86
80. Blanca Muratorio, “Nación, identidad y etnicidad: imágenes de los indios ecuato-. Blanca Muratorio, “Nación, identidad y etnicidad: imágenes de los indios ecuato- Blanca Muratorio, “Nación, identidad y etnicidad: imágenes de los indios ecuato-
rianos y sus imagineros a fines del siglo XIX”, en Blanca Muratorio, edit., Imágenes e ima-
gineros. Representaciones de los indígenas ecuatorianos, siglos XIX y XX, Quito, FLACSO,
1994, p. 130.
81. “Centenario de la muerte del Inca quiteño Atahualpa”, en . “Centenario de la muerte del Inca quiteño Atahualpa”, en “Centenario de la muerte del Inca quiteño Atahualpa”, en Boletín del CIH, III: 3,
1933, p. 1.
82. Blanca Muratorio, “Introducción: Discursos y silencios sobre el indio en la concien-. Blanca Muratorio, “Introducción: Discursos y silencios sobre el indio en la concien- Blanca Muratorio, “Introducción: Discursos y silencios sobre el indio en la concien-
cia nacional”, en Blanca Muratorio, edit., Imágenes e imagineros, p. 21.
83. . Ídem, p. 9.
84. Blanca Muratorio, “Centenario de la muerte del Inca quiteño Atahualpa”, p. 1.. Blanca Muratorio, “Centenario de la muerte del Inca quiteño Atahualpa”, p. 1. Blanca Muratorio, “Centenario de la muerte del Inca quiteño Atahualpa”, p. 1.
85. Aimer Granados, “Hispanismos, nación y proyectos culturales…”, pp. 7-8. . Aimer Granados, “Hispanismos, nación y proyectos culturales…”, pp. 7-8. Aimer Granados, “Hispanismos, nación y proyectos culturales…”, pp. 7-8.
86. Blanca Muratorio, “Centenario de la muerte del Inca quiteño Atahualpa”, p. 1.. Blanca Muratorio, “Centenario de la muerte del Inca quiteño Atahualpa”, p. 1. Blanca Muratorio, “Centenario de la muerte del Inca quiteño Atahualpa”, p. 1.
Pr o c e s o s 31, I semestre 2010
65
De esta forma, los miembros del CIH incluyen al indígena en el relato
histórico oficial, según ellos, como testimonio “de verdad y de justicia”, a
través de un espejo que, no obstante, afirma la identidad de los propios
blanco-mestizos. Como dice la antropóloga Blanca Muratorio, “el Otro es
aquí el Indio imaginado, no el Indio como sujeto histórico”,
87
lo que justifica
su lugar en el panteón nacional y la exaltación heroica que sostiene el tópico
de la edad dorada, cuyo sentido de continuidad histórica está refrendado en
la conquista, con la presencia de los “probos españoles”
88
que vinieron “con
ciencia y conciencia”
89
a ser continuadores de la gloria de las civilizaciones
precolombinas.
En un dibujo publicado en el Boletín, de 1937, su desconocido autor
representa el acto jurídico de fundar una ciudad, con un poste donde cuel-
ga el acta que formaliza la ocupación territorial. Esa ciudad es Santiago de
Guayaquil y el conquistador que encabeza el histórico acontecimiento es
Francisco de Orellana, montado en un caballo y señalando con su espada el
sitio preciso del asentamiento, al pie de un cerro y flanqueado por un río. En
el primer plano de la imagen está una familia de nativos, quienes permane-
cen de hinojos junto a sus ofrendas, entre las que pueden observarse joyas,
lanzas y vasijas. Los aborígenes observan pasivamente la escena, rendidos
ante la fuerza de los españoles que muestran sus armaduras e instrumentos
de combate.
Así se representa visualmente la fundación española de Guayaquil: como
el encuentro de un victorioso ejército conquistador con una población ren-
dida y entregada a su suerte. La imagen parece reforzar la conocida máxima
de que “la historia la escriben los vencedores”, particularmente aquellos que
logran asegurarse la hegemonía ideológica y cultural. Sería interesante car-
tografiar la visualidad generada en torno a la representación de la conquista
española, por la coincidencia de ciertos elementos como el español en pose
de jinete triunfante y los indígenas arrodillados que “con vasijas o recipientes
a la mano, dirigen su mirada al conquistador en actitud de bienvenida”.
90
87. Blanca Muratorio, “Introducción: discursos y silencios sobre el indio en la concien-. Blanca Muratorio, “Introducción: discursos y silencios sobre el indio en la concien- Blanca Muratorio, “Introducción: discursos y silencios sobre el indio en la concien-
cia nacional”, p. 9.
88. Efraín Camacho Santos, “La muerte del Inca y su infl uencia inmediata en la caída . Efraín Camacho Santos, “La muerte del Inca y su infl uencia inmediata en la caída Efraín Camacho Santos, “La muerte del Inca y su influencia inmediata en la caída
del Imperio”, en Boletín del CIH, III: 3, 1933, p. 14.
89. . Ídem, p. 13.
90. Guillermo Bustos, “La hispanización de la memoria pública en el cuarto centenario . Guillermo Bustos, “La hispanización de la memoria pública en el cuarto centenario Guillermo Bustos, “La hispanización de la memoria pública en el cuarto centenario
de fundación de Quito”, en Christian Büschges, Guillermo Bustos y Olaf Kaltmeier, comps.,
Etnicidad y poder en los países andinos, Quito, Universidad Andina Simón Bolívar, Sede
Ecuador/Universidad de Bielefeld/Corporación Editora Nacional, 2007, p. 126.
Pr o c e s o s 31, I semestre 2010
66
Pocos estudios en el país abordan la temática del hispanismo, destacán-
dose los de Guillermo Bustos,
91
Ernesto Capello
92
y, tangencialmente, Carmen
Fernández-Salvador,
93
para el caso de Quito. Resulta interesante comprobar
que esta veta aparece en Guayaquil, en torno al criollismo como corriente
ideológica que se vislumbra en el trabajo de intelectuales de los años veinte
y treinta, entre ellos, algunos miembros del CIH.
En su ensayo sobre los actos públicos del cuarto centenario de la funda-
ción española de Quito, el historiador Guillermo Bustos analiza un óleo del
pintor José Yépez, cuya fotografía salió publicada en diario El Comercio, en
1934. La imagen sigue prácticamente el mismo patrón de representación que
el dibujo aparecido en el Boletín del CIH, a propósito del cuarto centenario
de la fundación de Guayaquil. Esa coincidencia en la temática, composición
y simbología escogidas nos sugiere que la visión predominante sobre la con-
quista española expulsa a los indios del relato fundacional de la nación y los
subsume en el “devenir ‘inevitable’ de la fatalidad histórica”,
94
representándo-
los como un pueblo vencido, una colectividad sin pasado y subyugada en el
atraso y la ignominia, desde un horizonte ideológico racista que sustancializó
las diferencias.
En el discurso de conmemoración de la fundación de Guayaquil que
publicó el CIH se afirma la idea de raigambre hispanista de que la historia de
América empieza con la llegada de los españoles, en 1492,
95
cuando al repa-
sarse “los primeros pasos de su vida”, se enumeran los “azotes” que desde
esa fecha sufrió la ciudad:
Primero es la lucha incansable de sus fundadores con la rebeldía de la natu-
raleza y la ferocidad indeclinable de los nativos: esos irreductibles huancavilcas;
circunstancias que han dado paso a la tradición de tantas fundaciones como se le
atribuyen, pues a cada rebelión truculenta de los aborígenes, sucedía un nuevo
real o asiento que escogían los españoles […]. Sufre luego el azote de la piratería
armada que infestaba el Pacífico con asaltos y depredaciones sangrientas. Y por
último, sucumbe una y otra vez bajo el horror de los incendios.
96
91. Guillermo Bustos, “El hispanismo en el Ecuador”, en María Elena Porras y Pedro . Guillermo Bustos, “El hispanismo en el Ecuador”, en María Elena Porras y Pedro Guillermo Bustos, “El hispanismo en el Ecuador”, en María Elena Porras y Pedro
Calvo Sotelo, coords., Ecuador-España. Historia y perspectiva, Quito, Embajada de España/
Ministerio de Relaciones Exteriores de Ecuador, 2001; y “La hispanización de la memoria
pública…”.
92. Ernesto Capello, “Hispanismo casero: la invención del Quito hispano”.. Ernesto Capello, “Hispanismo casero: la invención del Quito hispano”. Ernesto Capello, “Hispanismo casero: la invención del Quito hispano”.
93. Carmen Fernández Salvador, “Historia del arte colonial quiteño. Un aporte histo-. Carmen Fernández Salvador, “Historia del arte colonial quiteño. Un aporte histo- Carmen Fernández Salvador, “Historia del arte colonial quiteño. Un aporte histo-
riográfico”, en Carmen Fernández-Salvador y Alfredo Costales Samaniego, Arte colonial
quiteño. Renovado enfoque y nuevos actores, Quito, FONSAL, 2007.
94. Guillermo Bustos, “La hispanización de la memoria pública…”, p. 123. . Guillermo Bustos, “La hispanización de la memoria pública…”, p. 123. Guillermo Bustos, “La hispanización de la memoria pública…”, p. 123.
95. Aimer Granados, “Hispanismos, nación y proyectos culturales…”, p. 6.. Aimer Granados, “Hispanismos, nación y proyectos culturales…”, p. 6. Aimer Granados, “Hispanismos, nación y proyectos culturales…”, p. 6.
96. “Cuarto Centenario de la Fundación de la Ciudad”, en . “Cuarto Centenario de la Fundación de la Ciudad”, en “Cuarto Centenario de la Fundación de la Ciudad”, en Boletín del CIH, V: 7, p. 3.
Pr o c e s o s 31, I semestre 2010
67
La visión negativa de los indígenas como sujetos “feroces” e “irreducti-
bles” que organizan “rebeliones truculentas” coincide con la imagen de bar-
barie y salvajismo que construye el pensamiento criollo decimonónico, según
el cual, los indios son relegados “al espacio salvaje o a la vigilancia claus-
trofóbica de las haciendas”.
97
Así, los miembros del CIH se hacen eco de un
discurso criollo-oligárquico sobre el otro, para legitimar la tesis contraria, es
decir, el carácter “progresista” de un Guayaquil representado como heredad
española y patrimonio legítimo de los blanco-mestizos, ahora transformada
“en una gran metrópoli que honra el progreso y la civilización del continente
americano”.
98
Coincido con Bustos en que el hispanismo influyó “de manera decisiva
en ámbitos de la cultura popular”,
99
es decir, trascendió los límites estrictos de
la academia. Si en Quito esto puede observarse en las corridas de toros, cada
6 de diciembre, en Guayaquil y sus alrededores reflota en las celebraciones
criollistas del 12 de octubre, cuando se organizan rodeos montubios y peleas
de gallos, y se elige a la “criolla bonita” en los barrios populares de la urbe.
Nos inclinamos a pensar que la matriz ideológica que sustentó estas prác-
ticas socioculturales ligadas al discurso hispanista, independientemente de la
filiación política liberal de algunos de los historiadores del CIH, apunta a una
vinculación, en términos de un “progresismo tradicionalista”, tal como Jorge
Orlando Melo definió a la sociedad medellinense, prácticamente en el mismo
período aquí estudiado.
100
Ello implica que habría que puntualizar la concepción de historiadores
como Enrique Ayala,
101
Carlos Landázuri
102
y Jorge Núñez,
103
sobre la existen-
cia de una historiografía liberal preponderante en Guayaquil durante el siglo
XX.
Enrique Ayala acierta en caracterizar el grueso de la historiografía guaya-
quileña como “biográfica y monográfica”,
104
centrada en el recuento institu-
cional. Al mismo tiempo, presenta a los historiadores porteños del siglo XX
como “liberales”, sin profundizar en esta afirmación. Destaca, particularmen-
97. Blanca Muratorio, . Blanca Muratorio, Blanca Muratorio, Imágenes e imagineros, p. 14.
98. “Cuarto Centenario de la Fundación de la Ciudad”, p. 3.. “Cuarto Centenario de la Fundación de la Ciudad”, p. 3. “Cuarto Centenario de la Fundación de la Ciudad”, p. 3.
99. Guillermo Bustos, “La hispanización de la memoria pública…”, p. 119.. Guillermo Bustos, “La hispanización de la memoria pública…”, p. 119. Guillermo Bustos, “La hispanización de la memoria pública…”, p. 119.
100. Jorge Orlando Melo, “Medellín 1880-1930: los tres hilos de la modernización”, en . Jorge Orlando Melo, “Medellín 1880-1930: los tres hilos de la modernización”, en Jorge Orlando Melo, “Medellín 1880-1930: los tres hilos de la modernización”, en
Jesús Martín Barbero y Fabio López de la Roche, edits., Cultura, medios y sociedad, Bogotá,
Universidad Nacional de Colombia, 1998, pp. 234-235.
101. Enrique Ayala Mora, edit., . Enrique Ayala Mora, edit., Enrique Ayala Mora, edit., La historia del Ecuador: ensayos de interpretación,
Quito, Corporación Editora Nacional, 1985.
102. Carlos Landázuri Camacho, “La historiografía ecuatoriana”, en . Carlos Landázuri Camacho, “La historiografía ecuatoriana”, en Carlos Landázuri Camacho, “La historiografía ecuatoriana”, en Quitumbe, No. 6,
mayo de 1987.
103. Jorge Núñez, comp., . Jorge Núñez, comp., Jorge Núñez, comp., Historia. Antología, Quito, FLACSO-ILDIS, 2000.
104. Enrique Ayala Mora, . Enrique Ayala Mora, Enrique Ayala Mora, La historia del Ecuador…, pp. 30-31.
Pr o c e s o s 31, I semestre 2010
68
te, la obra de Camilo Destruge, Modesto Chávez Franco, Carlos A. Rolando,
Abel Romeo Castillo y Julio Estrada Ycaza.
Carlos Landázuri, por su parte, sostiene que la marca de “lo regional”
que caracteriza el trabajo de algunos historiadores de Cuenca y Guayaquil,
los une “por razones obvias”.
105
No explica las razones de tal afinidad, la
cual, planteada de esta forma, parece “natural”. Sin embargo, observa que
los historiadores de ambas ciudades se encuentran “afiliados o no” a todas
las tendencias políticas: liberal, conservadora y “de izquierda”. Finalmente,
reconoce el carácter fundacional del Boletín del CIH, en Guayaquil.
Jorge Núñez, en el texto introductorio a un libro “antológico” sobre es-
tudios históricos relacionados con Ecuador, nombra, al paso, autores de las
provincias de Guayas, Loja, Imbabura, El Oro y Esmeraldas, aunque también
constan en el listado, historiadores de la capital. Al parecer, lo que él deno-
mina “la historia regional”
106
es el resultado del trabajo de historiadores de
provincia.
Si bien son reflexiones válidas para entrever una producción historiográ-
fica que, efectivamente, fue significativa en el siglo XX, estos trabajos no son
exclusivos de las “provincias”, sino de todas las ciudades y localidades del
país, incluido Quito.
Por otra parte, habría que pensar en la existencia de núcleos académicos
como el CIH, influidos por ideologías conservadoras, en un momento en que
la “vieja” lucha política entre clericales y anticlericales, prácticamente había
desaparecido. Ciertamente, estos historiadores guayaquileños son liberales de
formación, pero ideológicamente se mueven en una matriz tradicionista que
reivindica el mestizaje desde la valoración del legado cultural español.
Sostengo que los historiadores del CIH, en Guayaquil, contribuyeron a
la formación de un saber histórico que fundó y elaboró una historiografía
oficial de inspiración positivista en la visión y concepción de la historia, lo
que les acercó al pensamiento liberal modernizante, pero al mismo tiempo,
se sintieron identificados con un discurso hispanista de tendencia conserva-
dora que reivindicó “la supremacía de las viejas clases dominantes de pura
cepa hispánica”.
107
Esta aparente contradicción es comprensible, dado que les
tocó socializar una práctica intelectual que buscaba su lugar en el rol que la
cultura hegemónica le había asignado, esto es, servir de instrumento para la
legitimación del proyecto de Estado nación.
105. Carlos Landázuri Camacho, “La historiografía ecuatoriana”, p. 69.. Carlos Landázuri Camacho, “La historiografía ecuatoriana”, p. 69. Carlos Landázuri Camacho, “La historiografía ecuatoriana”, p. 69.
106. Jorge Núñez Sánchez, “La actual historiografía ecuatoriana y ecuatorianista”, en . Jorge Núñez Sánchez, “La actual historiografía ecuatoriana y ecuatorianista”, en Jorge Núñez Sánchez, “La actual historiografía ecuatoriana y ecuatorianista”, en
Jorge Núñez, comp., Historia. Antología, pp. 29-30.
107. José Luis Romero, . José Luis Romero, José Luis Romero, Situaciones e ideologías en América Latina, Medellín, Univer-
sidad de Antioquia, 2001, p. 177.
Pr o c e s o s 31, I semestre 2010
69
Por ello, su principal objetivo al crear un Centro de Investigaciones Histó-
ricas consistió en atesorar el mayor número posible de documentos y ayudar
a la creación de los “archivos nacionales”, con el fin de precautelar las huellas
del pasado, dimensión objetual que ayudaría a sostener la tesis del origen
remoto de la “nacionalidad” ecuatoriana.
De igual forma, el mito de los orígenes se reeditó en el relato oficial sobre
la fundación de Guayaquil, cuando se elogió el legado hispánico y la “crea-
ción” máxima de España en tierras americanas: el mestizaje. La celebración
del mestizaje encontró resonancia en el proyecto cultural de los liberales,
“orientado por un tipo de selección histórico-cultural dominante, tendiente a
lograr la cohesión de la comunidad”
108
e incorporar a los ciudadanos al mo-
derno discurso del progreso, principalmente a través de la educación.
Hay que entender, sin embargo, que ningún discurso cultural opera sobre
un vacío histórico, sino que se va construyendo procesualmente en el tiempo.
De modo que el método positivista de los liberales, ligado a una mentalidad
tradicional que invisibilizó al otro, abonó en un pensamiento social que bebió
de muchas fuentes, algunas de ellas disímiles, pero que apuntalaron discursos
legitimadores de una historia oficial cercana a los proyectos, ideales y valores
de los sectores dominantes.
me c a n i s m o s d e i ns t it u ci o na L i z a c i ó n s o c i a L ,
a P r o P ó s i t o d e u n c e n t e n a r i o
En la lógica de la reproducción cultural propia de una sociedad estratifi-
cada, el CIH buscó los medios y espacios adecuados para realizar sus activi-
dades de investigación y legitimar su actuación en la esfera pública. Lo prime-
ro fue invitar a las autoridades del país y la ciudad, para incorporarlos como
miembros honorarios. En el acta de creación del Centro, se lee: “Igualmente
se nombró como Presidente de Honor, por la protección moral que puede
ofrecer al Centro, en apoyo a sus labores, al señor Presidente de la República;
y como miembros de honor para iguales casos, a los señores Ministros de
Instrucción Pública, Presidente del Muy I. Concejo Cantonal de Guayaquil,
Rector de la Universidad de Guayaquil y Decano de la Prensa Nacional”.
109
Simbólicamente, se buscó el mecenazgo del poder político, representado
en las máximas autoridades del Estado central y el gobierno local, así como
el respaldo de la academia y el apoyo de la prensa.
108. Érika Silva Charvet, . Érika Silva Charvet, Érika Silva Charvet, Identidad nacional y poder, Quito, Abya-Yala, 2004, p. 14.
109. “Acta inicial”, en . “Acta inicial”, en “Acta inicial”, en Boletín del CIH, I: 1, 1931, p. 2.
Pr o c e s o s 31, I semestre 2010
70
Los miembros del CIH sabían que habían creado un organismo destina-
do a intervenir en la construcción de la memoria histórica local, y por ende,
debían asegurar la participación de las instituciones más “representativas” de
la sociedad y el Estado, por “la importancia que dentro de la cultura patria
representa para la ciudad de Guayaquil un instituto de la categoría del Centro
de Investigaciones Históricas”.
110
Para ello, intentaron asegurar el interés público mediante actos conme-
morativos que recordaran episodios canónicos de la historia nacional, como
los centenarios de la instauración de la república y de la muerte del Liberta-
dor, o los 400 años de la muerte de Atahualpa y de la fundación española de
Guayaquil.
En la celebración de estos rituales se buscó instituir un calendario cívico
que ayudara a fortalecer sentidos de identidad colectiva y pertenencia a una
comunidad imaginada, especialmente a la ciudad y la nación. Por lo general,
las ceremonias mantenían el mismo esquema: un orador hacía la presenta-
ción realzando la importancia de la fecha histórica; luego, uno de los miem-
bros del CIH intervenía con un discurso “académico” que ampliaba el tema y,
finalmente, se leían las resoluciones del ateneo, que incluían la incorporación
pública de nuevos integrantes, lecturas de actas y resoluciones internas o
pronunciamientos sobre algún tema de interés general.
La “alianza” con la prensa contribuyó para que la asociación ganara no-
toriedad en el ámbito público, como ocurrió en agosto de 1930, cuando el
CIH se declaró oficialmente constituido. Así lo reseña una nota publicada en
El Telégrafo:
El Centro de Investigaciones Históricas, formado recientemente por los ele-
mentos más destacados como historiadores en esta ciudad, celebró el catorce del
presente mes su sesión solemne de instalación, en honor de la fecha que se con-
memoró […] Declarado abierto el acto por el Director y, una vez que este hubo
pronunciado el discurso de apertura, fue leída el acta de instalación del nueve
de Julio de los corrientes. El discurso del doctor Rolando fue de corte académico
[…].
111
Otra estrategia para adquirir visibilidad fue la solicitud que se hizo a la
Municipalidad de Guayaquil para que los historiadores de la ciudad tuvieran
una sede. Durante su existencia, el CIH funcionó en los bajos del Palacio
Municipal, en el centro, simbólicamente amparado por el gobierno local. Con
el paso del tiempo, abrieron una biblioteca especializada con el aporte de los
miembros, quienes debían donar “cuando menos, un ejemplar de cualquier
110. “Primeras palabras”, en . “Primeras palabras”, en “Primeras palabras”, en ídem, p. 1.
111. . El Telégrafo, Guayaquil, 16 de agosto de 1930.
Pr o c e s o s 31, I semestre 2010
71
obra de índole histórica”.
112
Asimismo, el cabildo facilitó su imprenta para la
publicación del Boletín, aunque después se recurrió al apoyo de la Universi-
dad de Guayaquil y de la Casa de la Cultura, Núcleo del Guayas.
Como vemos, la creación de un centro de estudios históricos constituyó
una demanda social en el medio guayaquileño, porque representó la instru-
mentalización del poder letrado, con el concurso de agentes especializados
en desarrollar y propagar nociones de patriotismo y civilidad, como se re-
quería en una sociedad autoconsiderada “liberal”, pero con evidentes matices
tradicionalistas.
Un ejemplo de lo anterior se observa a propósito del centenario de la
muerte de Simón Bolívar. Fue precisamente el CIH la institución que se en-
cargó de organizar los actos conmemorativos, implementando una serie de
estrategias para llegar a la subjetividad de las personas.
La preparación del evento comenzó dos meses antes del día señalado,
esto es, del 17 de diciembre de 1930, con el diseño de un programa cívico de
alcance nacional, “para lo cual se contaba con la aprobación patriótica […]
de parte del Gobierno, de las autoridades locales y de la Sociedad Bolivaria-
na de la Capital”.
113
Se buscaba rendir tributo a la memoria del “Padre de la
Patria”,
114
como fue llamado Simón Bolívar en los discursos, cumpliendo con
la misión por la cual había sido creado el CIH, en su calidad “de institución
destinada a recordar los grandes acontecimientos de la historia patria”.
115
El programa oficial fue aprobado por las autoridades civiles, militares
y eclesiásticas, así como por las instituciones “tradicionales” de Guayaquil,
entre las que se incluían el Conservatorio Nacional de Música, el Benemérito
Cuerpo de Bomberos y la Sociedad Filantrópica del Guayas, “y contando con
la cooperación de la prensa, de los elementos intelectuales […], de la clase
obrera en general”.
116
Entre los días 17 y 20 de diciembre de 1930 se realizaron sesiones so-
lemnes, repiques de campana, cañonazos, marchas, retretas, celebraciones
litúrgicas, veladas, desfiles y ofrendas florales en el Parque Bolívar y hasta la
inauguración de un campo de aviación, bautizado con su nombre.
Uno de los principales actos propagandísticos que efectuó el CIH fue
imprimir una hoja volante que se repartió en las calles, momentos antes de la
hora exacta del suceso ocurrido hace cien años. El impreso decía:
112. “Reglamento del Centro de Investigaciones Históricas”, p. 123.. “Reglamento del Centro de Investigaciones Históricas”, p. 123. “Reglamento del Centro de Investigaciones Históricas”, p. 123.
113. “Centenario de la muerte del Libertador”, en . “Centenario de la muerte del Libertador”, en “Centenario de la muerte del Libertador”, en ídem, p. 54.
114. . Ídem, p. 55.
115. . Ídem, p. 54.
116. . Ídem, p. 55.
Pr o c e s o s 31, I semestre 2010
72
Al pueblo de Guayaquil. Faltando cinco minutos para las dos de la tarde, las
sirenas del Cuerpo de Bomberos darán una señal para que todos los ciudadanos
suspendan sus ocupaciones y guarden cinco minutos de estricto silencio y reco-
gimiento, como homenaje respetuoso de la ciudad al Libertador al cumplirse hoy
cien años de su fallecimiento en Santa Marta. El Centro de Investigaciones His-
tóricas pide encarecidamente al glorioso pueblo del 9 de Octubre, en aras de la
cultura que siempre ha manifestado en los actos cívicos, cumpla voluntariamente
esa disposición en forma que no aparezca la menor nota discordante, a fin de
que el silencio sea completo y se suspenda todo tráfico, ruido o bullicio para que
dicho acto tenga la solemnidad del caso.
117
Al día siguiente, la prensa atestiguó el “buen comportamiento” cívico de
los transeúntes del centro de Guayaquil, quienes al escuchar las sirenas de los
bomberos paralizaron inmediatamente sus actividades:
ni tranvías, ni automóviles; nadie ni nada circulaba […] Pasado el tiempo
reglamentario señalado en el programa, volvieron las sirenas a dar la voz de acti-
vidad, y esta quedó restablecida […] Todos los ciudadanos, donde les encontró el
silencio elevaron un recuerdo o dijeron una oración mental por el grande espíritu
del Libertador.
118
Este último aspecto sugiere el diálogo entre la conmemoración cívica y
la tradición religiosa; es decir, el patriotismo como “religión del Estado” se
mezcla con las creencias cristianas, cumpliéndose el sentido de adhesión y
el lazo imaginario que une a los integrantes de la nación entendida como
“comunidad imaginada”, porque, como dice Benedict Anderson, si bien ellos
no se conocen y “no conocerán jamás a la mayoría de sus compatriotas […]
en la mente de cada uno vive la imagen de su comunión”.
119
De esta forma, los centenarios y otras conmemoraciones que impulsó el
CIH formaron parte de la estrategia que sus integrantes eligieron para forta-
lecer los sentidos de pertenencia grupal desde la activación de la memoria
selectiva, que a la vez sirvió para legitimar el rol de los historiadores en la
esfera pública.
117. “Los actos del centenario”, en . “Los actos del centenario”, en “Los actos del centenario”, en ídem, pp. 59-60.
118. . El Telégrafo, Guayaquil, 18 de diciembre de 1930.
119. Benedict Anderson, . Benedict Anderson, Benedict Anderson, Comunidades imaginadas. Reflexiones sobre el origen y la
difusión del nacionalismo, México, FCE, 1993.
Pr o c e s o s 31, I semestre 2010
73
co n c L u s i o n e s
La problemática de la memoria histórica y social está relacionada con el
despliegue de discursos y prácticas convocantes, como las conmemoracio-
nes, dispositivos que avivan el recuerdo colectivo y nos permiten reflexionar
sobre el lugar social de los historiadores en un tiempo y espacio concretos,
así como el lugar social desde el que construyen sus narrativas. Guayaquil,
entre 1930 y 1960, fue una ciudad marcada por procesos de modernización
y profundas contradicciones en su configuración identitaria, como resultado
de grandes asimetrías que profundizaron desigualdades sociales, económicas
y culturales.
En este contexto, la Historia como área especializada de conocimiento
generó, en Guayaquil, un saber especializado que buscó sus lógicas internas
de existencia y reproducción, con la creación de instituciones como el Centro
de Investigaciones Históricas (1930), sin separarse totalmente del rol que las
sociedades tradicionales le asignaban al intelectual como “apóstol secular,
educador del pueblo o de la nación”,
120
sin cuya actuación sería difícil imagi-
nar la existencia de sociedades híbridas como la nuestra, a mitad de camino
entre la tradición y la modernidad, a pesar de los cambios políticos, económi-
cos y socioculturales que empujaron los procesos de modernización.
El Centro de Investigaciones Históricas cumplió un papel relevante en la
formación de un saber humanístico que reprodujo las aspiraciones e ideales
de una comunidad, con todos sus fastos y ritualidades. En su interior coexis-
tieron intelectuales progresistas y tradicionistas que, a su manera, contribuye-
ron a formar una institución social que elaboró discursos de afirmación iden-
titaria, creando y recreando símbolos de historia local, entre la recuperación
de lo hispánico y el ocultamiento de lo nativo, tensión que se “resolvió” con
la emergencia del imaginario criollista.
Como muy bien expresó Michel de Certeau, cada sociedad se piensa
‘históricamente’ con los instrumentos que le son propios”.
121
Así, entre 1930 y
1960, Guayaquil elaboró una memoria histórica, un tipo de representación del
pasado y una práctica historiográfica que aspiró a permanecer en el tiempo.
Fecha de recepción: 12 de noviembre de 2009
Fecha de aceptación: 6 de septiembre de 2010
120. Carlos Altamirano, . Carlos Altamirano, Carlos Altamirano, Para un programa de historia intelectual, p. 15.
121. Michel de Certeau, . Michel de Certeau, Michel de Certeau, La escritura de la historia, p. 82.
Pr o c e s o s 31, I semestre 2010
74
bi b Li o G r a fí a
FUENTES PRIMARIAS
Boletín de la Biblioteca Municipal de Guayaquil (1910-1919).
Boletín del Centro de Investigaciones Históricas (1930-1962).
Revista de la Asociación Escuela de Derecho (1912-1918).
OBRAS PUBLICADAS
Academia Universal de las Culturas, ¿Por qué recordar?, Buenos Aires, Granica, 2006.
Altamirano, Carlos, Para un programa de historia intelectual y otros ensayos, Buenos
Aires, Siglo XXI Editores, 2005.
Altamirano, Carlos, dir., Historia de los intelectuales en América Latina, I. La ciudad
letrada, de la conquista al modernismo, Buenos Aires, Katz, 2008.
Anderson, Benedict, Comunidades imaginadas. Reflexiones sobre el origen y la difu-
sión del nacionalismo, México, Fondo de Cultura Económica (FCE), 1993.
Ayala Mora, Enrique, edit., La historia del Ecuador: ensayos de interpretación, Quito,
Corporación Editora Nacional, 1985.
Barrera, Isaac J., Historiografía del Ecuador, México, Instituto Panamericano de Geo-
grafía e Historia, 1956.
Bustos, Guillermo, “El Bicentenario: legados y nuevas perspectivas”, en Guillermo
Bustos Lozano, edit., La Revolución de Quito, 1809-1812, Quito, Corporación
Editora Nacional/El Comercio/Universidad Andina Simón Bolívar, Sede Ecua-
dor, 2009.
______, “La hispanización de la memoria pública en el cuarto centenario de fundación
de Quito”, en Christian Büschges, Guillermo Bustos y Olaf Kaltmeier, comps.,
Etnicidad y poder en los países andinos, Quito, Universidad Andina Simón
Bolívar, Sede Ecuador/Universidad de Bielefeld/Corporación Editora Nacional,
2007.
Capello, Ernesto, “Hispanismo casero: la invención del Quito hispano”, en Procesos:
revista ecuatoriana de Historia, No. 20, II semestre 2003/I semestre 2004.
Certeau, Michel de, La escritura de la historia, México, Universidad Iberoamericana,
1993.
Chávez Franco, Modesto, Crónicas del Guayaquil antiguo, Guayaquil, Imprenta y
Talleres Municipales, 1944.
Colmenares, Germán, Ensayos sobre historiografía, Bogotá, Tercer Mundo Editores,
1997.
Corcuera de Mancera, Sonia, Voces y silencios en la historia: siglos XIX y XX, México,
FCE, 1997.
Destruge, Camilo, Biografía del Gral. Don Juan Illingworth, Guayaquil, Uzcátegui &
Co., 1913.
______, Controversia histórica sobre la iniciativa de la Independencia Americana,
Guayaquil, Librería e Imprenta Gutenberg de Uzcátegui & Cía., 1909.
Pr o c e s o s 31, I semestre 2010
75
______, (D’Amecourt), Historia de la revolución de octubre y campaña libertadora de
1820-1822, Barcelona, Imprenta Elzeviriana de Borrás, Mestres y Cía., 1920.
______, Historia de la prensa de Guayaquil, Quito, Corporación Editora Nacional,
1982.
El Ecuador. Guía comercial, agrícola e industrial de la República, Guayaquil, Compa-
ñía Guía del Ecuador, 1909.
Espinosa Tamayo, Alfredo, El problema de la enseñanza en el Ecuador, Quito, Im-
prenta y Encuadernación Nacionales, 1916.
______, Psicología y sociología del pueblo ecuatoriano, Guayaquil, Imprenta Munici-
pal, 1918.
Fernández-Salvador, Carmen, “Historia del arte colonial quiteño. Un aporte historio-
gráfico”, en Carmen Fernández-Salvador y Alfredo Costales Samaniego, Arte
colonial quiteño. Renovado enfoque y nuevos actores, Quito, FONSAL, 2007.
Ferro, Marc, Diez lecciones sobre la historia del siglo XX, México, Siglo XXI, 2003.
Granados, Aimer, “Hispanismos, nación y proyectos culturales, Colombia y México:
1866-1921”, en Memoria & Sociedad, vol. 9, No. 19, julio-diciembre de 2005.
Landázuri Camacho, Carlos, “La historiografía ecuatoriana”, en Quitumbe, No. 6, mayo
de 1987.
Maiguashca, Juan y Liisa North, “Orígenes y significado del velasquismo: lucha de
clases y participación política en el Ecuador, 1920-1972”, en Rafael Quintero,
edit., La cuestión regional y el poder, Quito, Corporación Editora Nacional/
CERLAC-York University/FLACSO, 1991.
Melo, Jorge Orlando, “Medellín 1880-1930: los tres hilos de la modernización”, en
Jesús Martín Barbero y Fabio López de la Roche, edits., Cultura, medios y so-
ciedad, Bogotá, Universidad Nacional de Colombia, 1998.
Montesperelli, Paolo, Sociología de la memoria, Buenos Aires, Nueva Visión, 2004.
Morales Moreno, Luis Gerardo, “Museológicas. Problemas y vertientes de la investiga-
ción en México”, en Relaciones, No. 111, vol. XXVIII, verano 2007.
Muratorio, Blanca, edit., Imágenes e imagineros. Representaciones de los indígenas
ecuatorianos, siglos XIX y XX, Quito, FLACSO, 1994.
Núñez, Jorge, comp., Historia. Antología, Quito, FLACSO/ILDIS, 2000.
Pérez Concha, Jorge, “Camilo Destruge, Gabriel Pino Roca, Modesto Chávez Franco,
etc.”, en Biblioteca Ecuatoriana Mínima, La Colonia y la República. Historiado-
res y críticos literarios, Puebla, J. M. Cajica Jr. S.A., 1960.
Pérez Concha, Jorge, Escritos históricos, Guayaquil, Casa de la Cultura Ecuatoriana,
Núcleo del Guayas, 1990.
Pino Roca, J. Gabriel, Leyendas, tradiciones y páginas de historia de Guayaquil, Gua-
yaquil, Imprenta La Reforma-Editorial Jouvín, 1930.
Prieto, Mercedes, Liberalismo y temor: imaginando los sujetos indígenas en el Ecuador
poscolonial, 1895-1950, Quito, FLACSO/Abya-Yala, 2004.
Rioux, Jean Pierre, “La memoria colectiva”, en Biblioteca Virtual de Ciencias Sociales
[www.cholonautas.edu.pe/modulo/upload/Rioux.pdf].
Romeo Castillo, Abel, Olmedo, el político, Guayaquil, Publicaciones de la Universidad
de Guayaquil, 1946.
______, La imprenta de Guayaquil independiente, 1821-1822, Guayaquil, s.e., 1956.
Pr o c e s o s 31, I semestre 2010
76
______, La independencia de Guayaquil. 9 de Octubre de 1820, Guayaquil, Banco
Central del Ecuador, 1983.
Romero, José Luis, Situaciones e ideologías en América Latina, Medellín, Universidad
de Antioquia, 2001.
Said, Edward, Representaciones del intelectual, Barcelona, Paidós, 1996.
Sarlo, Beatriz, Una modernidad periférica: Buenos Aires 1920 y 1930, Buenos Aires,
Nueva Visión, 2007.
Silva Charvet, Érika, Identidad nacional y poder, Quito, Abya-Yala, 2004.
Subirats, Eduardo, “Siete tesis contra el hispanismo”, en Revista Humanidades: Tecno-
lógico de Monterrey, No. 17, Monterrey, s.f.
Todorov, Tzvetan, Los abusos de la memoria, Barcelona, Paidós, 2000.
Torres Carrillo, Alfonso, “Pasados hegemónicos, memorias colectivas e historias sub-
alternas”, en [http://www.dimensioneducativa.org.co/.../PASADOS_HEGEM-
0NIC0S_UASB1.doc].
Torres Guerrero, Octavio, “Canon y raíz”, en Espéculo. Revista de estudios literarios,
Madrid, Universidad Complutense, 2005, en [http://www.ucm.es/info/especu-
lo/numero30/canraiz.html].
Urreojola, Bernarda, “Modernismo hispanoamericano: ni estética a-identitaria ni com-
promiso estético”, en Cyber Humanitas, No. 23, Santiago de Chile, invierno
de 2002.
Viejo Viñas, Raimundo, “História del Món Contemporani”, en [http://dcpis.upf.
edu/~raimundo-viejo/docencia/hmc/HMC0.pdf].