Pr o c e s o s 31, I semestre 2010
25
La i n f L u e n c i a d e L a e m a n c i P a c i ó n
d e es t a d o s un i d o s
e n L a i n d e P e n d e n c i a d e Hi s P a n o a m é r i c a
Jaime E. Rodríguez O.
Universidad de California, Irvine
RESUMEN
El artículo revisa los antecedentes políticos y las tradiciones ilustradas hispano-
americanas como preámbulo del pensamiento autonomista y la cultura política de
los reinos españoles en América. Se analiza el marco político y social de la eman-
cipación de las trece colonias norteamericanas, así como el contexto específico
que caracterizó la independencia en Hispanoamérica. Se pone especial atención
en la coyuntura de la crisis de la monarquía española, durante la invasión francesa
a la península, y la reacción política de las ciudades hispanoamericanas.
Pa l a b r a s c l a v e : Hispanoamérica, Estados Unidos de Norteamérica, siglo XIX, Cor-
tes, Independencia, revolución política, representación, ciudadanía, elecciones,
soberanía, cultura política.
ABSTRACT
The article reviews the political antecedents and tradition in colonial Spanish
America as the preamble of autonomous political thinking in the region. It analy-
zes the framework of political and social emancipation of the thirteen American
colonies, and the specific context that characterized Latin American independen-
ce. Special attention is given to the juncture of the crisis of the Spanish monarchy
during the French invasion of the peninsula and the political reaction of Spanish-
American cities.
Ke y w o r d s : Latin America, United States, nineteenth century, Spanish Court, Inde-
pendence, political revolution, representation, citizenship, elections, sovereignty,
political culture.
Pr o c e s o s 31, I semestre 2010
26
Las gentes de Sudamérica
1
son las más ignorantes, las más intolerantes, las más su-
persticiosas de todos los católicos romanos de la Cristiandad […] Ningún católico en
la Tierra mostró devoción tan abyecta para con sus sacerdotes, superstición tan ciega
como ellos […] ¿Era acaso probable, era acaso posible que […] un gobierno libre […]
fuese introducido y establecido entre tales gentes, sobre tan vasto continente, o en
cualquier parte de él? Me parecía […] tan absurdo como […] [lo] sería establecer de-
mocracias entre las aves, las bestias y los peces.
John Adams
Segundo Presidente de los Estados Unidos de América
Tras su independencia, Estados Unidos se convirtió en la nación más
próspera del mundo. En tanto tal, ha gozado de un gobierno representativo,
estable y de éxito económico durante más de dos siglos. Resulta natural, por
ende, creer que debe su éxito a su forma de gobierno. Un prominente his-
toriador estadounidense, por ejemplo, afirmó hace poco que “la Revolución
estadounidense fue un acontecimiento de verdadera importancia global […]
Así, no sería exagerado decir que los orígenes de nuestro mundo moderno de
estados puede ser rastreado hasta la […] Revolución estadounidense”.
2
Estos
argumentos se basan en la creencia de que el movimiento de independencia
de Estados Unidos fue no solo el primero en fundar un Estado-nación exito-
so, sino también el primero en postular los principios de libertad, autodeter-
minación y gobierno representativo. Tales presunciones son incorrectas.
La independencia de Estados Unidos proporcionó un apasionante ejem-
plo de transformación política, pero no constituyó un alejamiento radical res-
pecto de la cultura política hispánica. El mundo hispánico, parte importante
de la civilización occidental, abrevó en una cultura occidental compartida
cuyos conceptos políticos se basaban en el pensamiento clásico antiguo y en
las teorías medievales católicas. Este legado, junto con tres acontecimientos
acaecidos en el siglo XvI, contribuyó a una notable transformación de la na-
turaleza del pensamiento político hispánico.
Durante los años de 1518 a 1521, una gran revolución política, la Rebelión
de las Comunidades de Castilla, estalló en la Península española. Aprovechando
la coronación del rey Carlos I, que había sido criado en Flandes y tenía pocos
lazos directos con Castilla, los representantes de las comunidades castellanas
intentaron asumir el poder y establecer un nuevo orden constitucional. Dichos
representantes formaron una Junta General de las Comunidades de Castilla,
1. Las personas de habla inglesa se referían a Hispanoamérica –desde México hasta
Chile– como Sudamérica.
2. David Armitage, The Declaration of Independence: A Global History, Cambridge,
Massachusetts, Harvard University Press, 2007, p. 138.
Pr o c e s o s 31, I semestre 2010
27
que perseveró en las ideas de que las ciudades representaban a la patria, el
Rey era su sirviente y de que poseían el derecho a elegir Cortes regularmente y
a defender sus libertades por la fuerza, de ser necesario. La Junta General tam-
bién sostuvo que la voluntad del pueblo y el consentimiento de los gobernados
debían reconocerse, e insistió no solo en la libertad, sino también en la demo-
cracia. El movimiento, que ha sido llamado la primera revolución moderna, fue
derrotado finalmente por las fuerzas de la Corona en la batalla de Villalar, el 23
de abril de 1521. A partir de entonces, las Cortes continuaron funcionando de
manera tradicional. No obstante, tres siglos después, la rebelión se convertiría
en el mito fundacional de los revolucionarios de las Cortes de Cádiz.
3
La Reforma protestante del siglo XvI también contribuyó a la difusión
del concepto de soberanía popular entre los teóricos políticos hispánicos.
Cuando Martín Lutero postuló el principio del derecho divino de los príncipes
con el fin de rechazar reivindicaciones similares por parte del papado, los
teóricos católicos de la Escuela de Salamanca respondieron a los argumentos
luteranos postulando el principio de la potestas populi (la soberanía del pue-
blo). Francisco Suárez refutó directamente las afirmaciones de Lutero sobre
el derecho divino de los príncipes. Suárez y otros como Francisco de Vitoria,
Diego de Covarrubias, Domingo de Soto, Luis de Molina, Juan de Mariana
y, sobre todo, Fernando Vázquez de Menchaca, “ayudaron a fundar los ci-
mientos para las así llamadas teorías del ‘contrato social’ del siglo XvI […]
[Además, el] jesuita Mariana […] [postuló] una teoría de la soberanía popular
que, con orígenes escolásticos y calvinista en sus últimos desarrollos, era en
esencia independiente de credos religiosos y estaba disponible por ende para
ser usada por ambos bandos […]”.
4
Como lo ha mostrado el historiador inglés
Quentin Skinner, los teóricos neoescolásticos hispánicos proporcionaron “un
gran arsenal de armas ideológicas disponibles para ser aprovechadas por los
revolucionarios […]” de períodos posteriores.
5
Más tarde, las provincias o estados de los Países Bajos se apoyarían en
estas y otras teorías políticas para desafiar la autoridad del rey de la mo-
narquía española, Felipe II. En 1579, dichos estados firmaron el Tratado de
Utrecht, por medio del cual se convirtieron en “estados unidos” y accedieron
a cooperar entre sí en su repudio a impuestos más altos, a la persecución de
los protestantes y a la eliminación de sus estructuras medievales de gobierno
3. José Antonio Maravall, “Las Comunidades de Castilla. Una primera revolución mo-. José Antonio Maravall, “Las Comunidades de Castilla. Una primera revolución mo- José Antonio Maravall, “Las Comunidades de Castilla. Una primera revolución mo-
derna”, en Revista de Occidente, 1963.
4. Quentin Skinner, The Foundations of Modern Political Thought, 2 vols., Cambridge,
Cambridge University Press, 1978, II, pp. 159, 347. Véase también Mónica Quijada, “From
Spain to New Spain Revisiting the potestas populi in Hispanic Political Thought”, en Mexi-
can Studies/Estudios Mexicanos, vol. 24, No. 2, verano 2008, pp. 185-219.
5. Ídem, p. 114.
Pr o c e s o s 31, I semestre 2010
28
representativo. Después, en 1581, esos mismos estados expidieron su Acto de
Abjuración, su declaración de independencia frente a Felipe II. Más adelante,
en 1588, establecieron la República holandesa. Naturalmente, aquellos insur-
gentes justificaron su revuelta contra el Rey –a quien habían jurado lealtad–,
en numerosos tratados que defendían su derecho a la autodeterminación, a
la libertad religiosa y al gobierno representativo.
6
Las ideas generadas por estos tres importantes acontecimientos, y por
otros que más adelante tendrían lugar en los países protestantes y en Francia,
fueron reinterpretadas en las universidades y colegios de España y América
y proporcionaron la base para el pensamiento político hispánico moderno.
De los conceptos postulados por los comentaristas jurídicos de los siglos
XvI y XvII, como Fernando Vázquez de Menchaca y Francisco Suárez, dos
cobrarían relevancia a principios del siglo XIX: el principio de la soberanía
popular (potestas populi) y la noción de un pacto (pactum translationis) entre
el pueblo y el rey.
7
Las teorías de gobierno basadas en el derecho natural
también serían ampliamente aceptadas en el mundo hispánico. Por ejemplo,
Joaquín Marín y Mendoza, designado por Carlos III como titular de la cátedra
de Derecho en San Isidro, publicó su Historia del derecho natural y de gentes
en 1776. Marín y Mendoza, así como otros profesores de Derecho, introdu-
jeron a sus estudiantes a varios autores europeos que desarrollaron teorías
de gobierno basadas en el derecho natural y en el contrato social, entre ellos
Gaetano Filangieri, Christian Wolf, Emmerich de Vatel y Samuel Pufendorf.
Fueron estos autores menores, antes que el famoso Jean-Jacques Rousseau,
quienes prepararon a varias generaciones de estudiantes hispánicos para re-
interpretar la relación entre el pueblo y el gobierno.
8
6. Jonathan I. Israel, The Dutch Republic: Its Rise, Greatness, and Fall, 1477-1806,
Oxford, Clarendon Press, 1995; y Martin van Gelderen, The Political Thought of the Dutch
Revolt, Cambridge, Cambridge University Press, 1992.
7. Francisco Suárez, Tratado de las leyes y de Dios legislador, traducción de Jaime Torru-
biano Ripio, Madrid, Reus, 1918. Véase, también, O. Carlos Stoetzer, The Scholastic Roots of the
Spanish American Revolution, New York, Fordham University Press, 1979; y Mónica Quijada,
“Las ‘dos tradiciones’. Soberanía popular e imaginarios compartidos en el mundo hispánico en
la época de las grandes revoluciones atlánticas”, en Jaime E. Rodríguez O., coord., Revolución,
independencia y las nuevas naciones de América, Madrid, Fundación MAPFRE-Tavera, 2005,
pp. 61-86; y “Sobre ‘Nación’, ‘Pueblo’, ‘Soberanía’ y otros ejes de la modernidad en el mundo
hispánico”, en Jaime E. Rodríguez O., coord., Las nuevas naciones: España y México, 1800-
1850, Madrid, Instituto de Cultura/Fundación MAPFRE, 2008, pp. 19-51.
8. Richard Herr, The Eighteenth Century Revolution in Spain, Princeton, Princeton Uni-
versity Press, 1958, pp. 172-183; José Carlos Chiaramonte, “Fundamentos iusnaturalistas de
los movimientos de independencia”, en Marta Terán y José Antonio Serrano Ortega, edits.,
Las guerras de independencia en la América española, Zamora, El Colegio de Michoacán,
2002, pp. 99-122.
Pr o c e s o s 31, I semestre 2010
29
La redefinición de la relación entre pueblo y gobierno abarcaba lo mis-
mo, tanto la esfera económica como la política. Tal fue el caso del pensa-
miento político hispánico, en el que las teorías económicas evolucionaron
de manera paralela a las ideas en los países protestantes y en Francia. Du-
rante el reinado de Carlos III (1759-1788), varios distinguidos reformadores
de la monarquía española descartaron el mercantilismo a favor del libre co-
mercio como un medio para promover el crecimiento económico. Su trabajo
culminó en las actividades del gran economista y estadista Gaspar Melchor
de Jovellanos. En 1774, antes de que Adam Smith publicara La riqueza de las
naciones, Jovellanos expresó una opinión legal favoreciendo el libre comer-
cio: “Quisiéramos restituir del todo la libertad, que es el alma del Comercio,
la que da a las cosas comerciales aquella estimación que corresponde a su
abundancia o escasez, y la que fija la justicia natural de los precios con res-
pecto a la estimación de las cosas […]”. Tanto en sus acciones políticas como
en sus obras publicadas más tarde, Jovellanos buscó eliminar el privilegio
y fomentar la libertad comercial y política. Jovellanos afirmaba: “[El] primer
principio político […] aconseja dejar a los hombres la mayor libertad posible,
a cuya sombra crecerán la industria, el comercio, la población y la riqueza”.
9
Durante su larga y destacada carrera, Jovellanos abogó por el libre comercio
y atacó el privilegio; se opuso a la intervención del gobierno en la econo-
mía; y defendió los derechos de la propiedad individual y del interés. Desde
su punto de vista, el papel del gobierno era fomentar la libertad económi-
ca, protegiendo los intereses y la propiedad privados, así como promover
el desarrollo económico proporcionando infraestructura social y económica
bajo la forma de educación, carreteras, canales, irrigación, puertos y otras
instalaciones.
10
Los cambios radicales en el pensamiento político y económico del siglo
XvIII ocurrieron dentro del contexto de un siglo de guerra en Europa. Una
dimensión importante de la guerra fue el enfrentamiento entre las monar-
quías británica y española en cuatro ocasiones: la Guerra de Sucesión espa-
ñola (1700-1714); la Guerra de la Oreja de Jenkins (1739-1740); la Guerra de
Sucesión Austriaca (1740-1748); y la Guerra de los Siete Años (1756-1763),
que resultó desastrosa para la monarquía española.
11
En dichos conflictos, los
9. Citado en John H. R. Polt, Jovellanos and His English Sources, Economic, Philosophi-
cal, and Political Writings, Filadelfia, Transactions of the American Philosophical Society,
1964, p. 25.
10. . Ídem, pp. 15-43.
11. Christon I. Archer, “Refl exiones de una edad de guerra total: El impacto de la . Christon I. Archer, “Refl exiones de una edad de guerra total: El impacto de la Christon I. Archer, “Reflexiones de una edad de guerra total: El impacto de la
defensa marítima de Nueva España en la época revolucionaria, 1789 a 1810”, en Manuel
Chust y Juan Marchena, edits., Por la fuerza de las armas. Ejército e independencia en Es-
paña e Hispanoamérica (1750-1850), Castellón, Universitat Jaume I, Castellón, 2007, pp.
Pr o c e s o s 31, I semestre 2010
30
británicos intentaron controlar el comercio en los océanos Atlántico y Pacífico
y obtener nuevos territorios en el Nuevo Mundo.
Aun en la estela de la Guerra de los Siete Años, el continente americano
pasó por una transformación significativa, cuando la Corona española y tam-
bién la británica reestructuraron sus posesiones americanas, un proceso que
en el mundo hispánico fue conocido como las Reformas Borbónicas. Aunque
tanto españoles como americanos se opusieron a muchos de los cambios,
los reinos españoles del Nuevo Mundo no imitaron a sus hermanos del norte
rebelándose contra la Corona. Lejos de ello, la monarquía española confiaba
lo suficiente en sus súbditos americanos como para enfrentar a Gran Bretaña
durante las guerras británico-americanas y firmar el Tratado de París en 1783,
que reconocía la independencia de Estados Unidos. Es cierto que los hispa-
noamericanos se oponían a ciertos aspectos de las Reformas Borbónicas, y en
ocasiones con violencia, pero no buscaban la separación respecto de la Coro-
na española. Solo cuando la monarquía española cayó en 1808, resultado de
la invasión francesa a la Península ibérica –treinta y dos años después de que
se rebelaran los británicos americanos– los hispanoamericanos insistieron en
tener un gobierno propio.
12
La independencia de Estados Unidos no influyó en los hispanoamerica-
nos como para que estos se separaran de la monarquía española. Pero si no
actuaron, ello no se debió a la ignorancia. Todo lo contrario: numerosas obras
publicadas les proporcionaron información detallada sobre los acontecimien-
tos en América del Norte.
13
Desde 1763, la Gaceta de Madrid y el Mercurio
Histórico y político, que circulaban ampliamente en el mundo hispánico, in-
formaron sobre los resultados de la Guerra de los Siete Años y proporciona-
ron detalles sobre el tratado que puso fin al conflicto. En años posteriores,
esos mismos periódicos ofrecieron largas crónicas sobre el descontento en las
colonias británicas de Norteamérica, sobre la revuelta del cacique Pontiac y
239-278.Véase, también, Alan Frost, “The Spanish Yoke: British Schemes to Revolutionse
Spanish America, 1739-1807”, en Alan Frost y Jane Samson, edits., Pacific Empires: Essays
in Honor of Glynwr Williams, Melbourne, Melbourne University Press, 1999, pp. 33-52.
12. Véase también Johanna von Grafenstein Gareis, . Véase también Johanna von Grafenstein Gareis, Véase también Johanna von Grafenstein Gareis, Nueva España en el circuncaribe,
1779-1808: Revolución, competencia imperial y vínculos intercoloniales, México, Univer-
sidad Nacional Autónoma de México (UNAM), 1997, pp. 113-167; y Thomas E. Chávez,
Spain and the Independence of the United Status, Albuquerque, University of New México
Press, 2002.
13. Véase, por ejemplo, George Marie Butel-Dumont, . Véase, por ejemplo, George Marie Butel-Dumont, Véase, por ejemplo, George Marie Butel-Dumont, Historia del establecimiento y
comercio de las colonias inglesas en la América Septentrional: en que se da noticia del
estado actual de su población, y algunas relaciones individuales y curiosas acerca de la
constitución de su gobierno, principalmente de la Nueva Inglaterra, de la Pensilvania, de la
Carolina, y de la Georgia, Madrid, Joaquín Ibarra, 1768. El volumen apareció originalmente
en francés, en 1755, publicado en La Haya y Londres, podía adquirirse en París.
Pr o c e s o s 31, I semestre 2010
31
la reacción del público ante las reformas británicas como la Ley del Azúcar y
la Ley del Timbre. Ambas publicaciones dedicaron un espacio considerable a
las Leyes Townshend, que restringían la autoridad de las asambleas locales e
incrementaban los impuestos sobre diversos bienes. Los lectores de la Gaceta
de Madrid y del Mercurio histórico y político tuvieron noticia de la “Fiesta
del Té” de Boston, en la que los ciudadanos de aquel puerto se rehusaron a
pagar más impuestos sobre el té, se vistieron de indios, abordaron los barcos
del puerto y arrojaron el contenido al agua. Los periódicos también brindaron
información detallada sobre el surgimiento de grupos que se oponían a la
autoridad real británica en esas colonias. Ambos periódicos, pero en especial
la Gaceta de Madrid, explicaron con detalle la instauración del Congreso
Constitucional y la Declaración de Independencia del 4 de julio de 1776.
Ambos señalaron que el Congreso había vacilado al considerar la separación
respecto de la Corona británica, pero que un panfleto titulado Sentido común
puso fin a las dudas. Algunos fragmentos de dicha publicación aparecieron
en la Gaceta de Madrid, que erróneamente atribuyó la autoría del texto a “Mr.
Adams, uno de los diputados del Congreso […]”.
14
Después de que España entrara en guerra con Gran Bretaña en 1778, los
periódicos de Madrid publicaron informes detallados sobre la lucha de Esta-
dos Unidos por la independencia. Ese mismo año, Francisco Álvarez publicó
un recuento de la historia, el gobierno y las costumbres de los británicos
americanos.
15
Más adelante, apareció en la prensa de Madrid una traducción
al español de la segunda Constitución de Estados Unidos de 1787. En 1783,
José de Covarruvias publicó Memorias históricas de la última guerra contra
la Gran Bretaña, desde el año de 1774: Estados Unidos de América, que pro-
porcionó mucha información sobre los estados recién formados.
16
El interés
en el conflicto y en la formación de Estados Unidos no disminuyó. Durante
los años de 1786 a 1789, Antonio de Alcedo y Bejarano, natural de Quito,
publicó un Diccionario Geográfico de las Indias Occidentales o América en
cinco volúmenes. El Diccionario, que circuló ampliamente en España y Amé-
14. Luis Ángel García Melero, . Luis Ángel García Melero, Luis Ángel García Melero, La independencia de los Estados Unidos de Norte Améri-
ca a través de la prensa española, Madrid, Ministerio de Asuntos Exteriores, 1977.
15. Francisco Álvarez, . Francisco Álvarez, Francisco Álvarez, Noticia del establecimiento y población de las colonias inglesas
en la América Septentrional: religión, orden de gobierno, leyes y costumbres de sus natu-
rales y habitantes; calidades de su clima, terreno, frutos, plantas y animales; y estado de
su industria, artes, comercio y navegación: sacada de varios autores, Madrid, Oficina de
Antonio Fernández, 1778.
16. José de Covarruvias, . José de Covarruvias, José de Covarruvias, Memorias históricas de la última guerra con la Gran Bretaña,
desde el año de 1774: Estados Unidos de América, Madrid, Imprenta de Antonio Ramírez,
1783. Véase, también, García Melero, La independencia de los Estados Unidos de Norteamé-
rica a través de la prensa española; y Mario Rodríguez, La revolución Americana de 1776
y el mundo hispánico: ensayos y documentos, Madrid, Tecnos, 1976.
Pr o c e s o s 31, I semestre 2010
32
rica, era en esencia una enciclopedia sobre el continente americano. Además
de la información geográfica sobre los estados y las ciudades principales de
Estados Unidos, presentaba un largo recuento de las causas y los procesos de
independencia. Alcedo incluía una proclama de 1774 que él mismo tradujo,
y que incitaba a los habitantes de Boston a tomar las armas contra el bru-
tal gobierno británico. La proclama terminaba con la siguiente exhortación:
“Despertad, americanos, nunca se vio la región que habitáis cubierta con tan
espesas nubes. Se os llama rebeldes porque os negáis a pagar el tributo; pues
bien, justificad vuestras pretensiones con vuestro valor, o sellad la pérdida
con vuestra sangre”.
17
Estas impetuosas palabras, empero, no llevaron a los
hispanoamericanos a rebelarse.
En 1806, en un momento en que la monarquía española se había conver-
tido en un satélite del Imperio francés y, por lo tanto, en un enemigo de Gran
Bretaña, la Imprenta Real de Madrid publicó la Historia de la administración
del Lord North, Primer Ministro de Inglaterra, y de la Guerra de la América
Septentrional hasta la paz. La edición en lengua inglesa, publicada en Dublín,
era crítica para con el gobierno británico y favorable a los americanos britá-
nicos. Una edición francesa posterior, sin embargo, glorificaba la Revolución
estadounidense. Puesto que la edición en lengua española fue traducida del
francés, también asumió una interpretación extremadamente positiva de la
independencia de Estados Unidos. El gobierno de la monarquía española,
empero, no parece haberse preocupado por el impacto que dicha publica-
ción pudiera tener sobre sus reinos del Nuevo Mundo.
18
Las obras citadas anteriormente no son sino un ejemplo de los muchos
materiales publicados en torno a la independencia de Estados Unidos y acce-
sibles a los habitantes de la América española. Con unas cuantas excepciones
–como la conspiración de los venezolanos Manuel Gual y José María España,
y las actividades del jesuita en el exilio Juan Pablo Viscardo y Guzmán– exis-
17. Antonio de Alcedo y Bexarano, . Antonio de Alcedo y Bexarano, Antonio de Alcedo y Bexarano, Diccionario geográfico de las Indias Occidentales o
América : es á saber, de los reynos del Perú, Nueva España, Tierra Firme, Chile y Nuevo Re-
yno de Granada, 5 vols., Madrid, Imprenta de Benito Cano, 1786-1789, cita II, pp. 104-105.
Véase, también, I. Lerner, “The Diccionario of Antonio de Alcedo as a source of Enlighte-
ned Ideas”, en Alfred Owen Aldridge, edit., The Ibero-American enlightenment, Urbana,
University of Illinois Press, 1971, pp. 71-93.
18. . A view of the history of Great-Britain, during the administration of Lord North,
to the second session of the fifteenth parliament. In two parts, Dublín, printed by P. Byr-
ne, 1782; Histoire de l’administration de Lord North... et de la guerre de l’Amérique Sep-
tentrionale jusqu’a la paix: suivie du tableau historique des finances d’Angleterre depuis
Guillaume III jusqu’en 1784, Paris, Chez l’auteur, 1784; e Historia de la administración
del Lord North, Primer Ministro de Inglaterra, y de la Guerra de la América Septentrional
hasta la paz. Obra escrita en inglés, traducida al francés, y de este al castellano, Madrid,
La Imprenta Real, 1806.
Pr o c e s o s 31, I semestre 2010
33
te poca evidencia de que se registraran intentos serios de separarse de la
monarquía española. Las actividades de intelectuales como Antonio Nariño
o Eugenio Espejo no parecen haber sido revolucionarias. Gran parte de la
evidencia en su contra proviene de la paranoia de los funcionarios reales que
crearon infidencias ahí donde no las había. Cabe recordar aquí la compara-
ción que Martin Minchon hizo sobre las reacciones a la Revolución francesa
en Quito y en Inglaterra, tierra del gobierno representativo. “Quito e Ingla-
terra siguieron exactamente el mismo ciclo: el debate ilustrado seguido de la
reacción (incluida, en Inglaterra, la disolución de asociaciones voluntarias),
que finalmente culminó en un clima de represión, denuncia y conspiraciones
reales o imaginadas”.
19
Ni la independencia de Estados Unidos ni la Revolución francesa persua-
dieron a los habitantes de la América española de cortar sus lazos con la
monarquía española. En cambio, un inesperado levantamiento transformó el
mundo hispánico. En 1808, los franceses invadieron España; el emperador Na-
poleón llevó a la familia real a Francia con engaños, la obligó a abdicar en su
favor y después cedió la monarquía española a su hermano José. La expulsión
de la familia real española en 1808 constituyó un fenómeno nuevo en el mun-
do hispánico, un fenómeno que amenazaba la legitimidad de la monarquía. El
rey usurpador, José I, no tuvo aceptación porque representaba a los franceses
ateos, cuyas acciones amenazaban los pilares mismos de la sociedad española:
la Iglesia, representante de Dios en la Tierra, y el rey legítimo Fernando vII,
representante de los derechos y las libertades hispánicos. Además, a diferencia
de los cambios dinásticos anteriores, las Cortes nunca confirmaron esta trans-
formación.
Aunque en España las élites gobernantes capitularon, los habitantes de
la Península y del Nuevo Mundo se mostraron prácticamente unánimes en
su rechazo a los franceses. La amenaza externa subrayó los factores que los
unían: una fe, una monarquía, una cultura general y una sociedad en crisis.
Se trataba de miembros de lo que pronto sería conocido como la Nación
Española, una nación compuesta por la Península y los reinos de ultramar.
Puesto que todas las regiones de la monarquía española tenían la misma
cultura política general, todos los grupos –incluidos los de América– jus-
tificaron sus acciones recurriendo a los mismos principios y a un lenguaje
casi idéntico.
20
Los habitantes de ambas regiones abrevaron en conceptos
19. Martin Minchom, The People of Quito, 1690-1810: Change and Unrest in the Under-
class, Boulder, Westview Press, 1994, p. 237.
20. Como ha apuntado Miguel Artola: “El resultado más trascendental de los sucesos
que han tenido por escenario a España entera y por protagonistas a todos los españoles,
es el sentimiento de reasunción de la soberanía del pueblo, puesto de relieve en todos los
escritores del momento”, en La España de Fernando VII, Madrid, Espasa-Calpe, 1968, p. 68.
Pr o c e s o s 31, I semestre 2010
34
comunes y buscaron soluciones parecidas a la crisis en proceso. Inspirados
por los fundamentos legales de la monarquía, la mayoría estaba de acuer-
do en que, en ausencia del rey, la soberanía recaía sobre el pueblo, que
tenía la autoridad y la responsabilidad de defender a la nación.
21
Las noticias sobre los dramáticos acontecimientos en España –la abdica-
ción de Carlos IV a favor de Fernando vII, el levantamiento de los habitan-
tes de Madrid el 2 de mayo, la abdicación de la familia real en Bayona, el
nombramiento de José Bonaparte como rey de la monarquía española, y la
creación de juntas locales de gobierno en la Península– llegaron a los puertos
atlánticos de América en mayo, junio, julio y agosto de 1808. La situación
desconcertaba tanto a las autoridades reales como a los habitantes. ¿Quién
gobernaba la monarquía española? ¿A quién, de haberlo, debía obedecerse?
¿Qué se debía hacer?
En 1808, los habitantes de América respondieron a la crisis de la monar-
quía con gran patriotismo y determinación. Los americanos de todas las razas
y clases se mostraron unánimes en su expresión de lealtad a Fernando vII, en
su oposición a Napoleón y en su determinación a defender su fe y sus patrias
frente a la dominación francesa. La gente reconoció a Fernando vII como su
legítimo y amado rey, rechazó a Napoleón, contribuyó con fondos para apo-
yar la guerra en la Península y se preparó para defender a la nación ante los
opresores franceses. Durante este tiempo de crisis, la religión jugó un papel
importante. Los habitantes de la América española organizaron oraciones pú-
blicas, misas formales y Te Deums en nombre del Rey y de la nación.
22
En la Península, las juntas –formadas originalmente para gobernar sus
provincias y oponerse a los franceses– establecieron una Junta Suprema Cen-
tral que se reunió el 25 de septiembre de 1808 para gobernar a la nación y co-
ordinar la lucha contra los invasores. El 22 de enero de 1809, la Junta Central
decretó que cada uno de los diez reinos de América y Asia –los virreinatos de
Nueva España, Nueva Granada, Perú y Río de la Plata, las capitanías genera-
les de Puerto Rico, Cuba, Guatemala, Venezuela, Chile y Filipinas– elegirían a
un diputado para representarlos en el Gobierno nacional.
23
21. Sobre los principios hispánicos de la . Sobre los principios hispánicos de la Sobre los principios hispánicos de la soberanía del pueblo, retroversión de la sobe-
ranía, y derecho de resistencia, véanse los trabajos de Mónica Quijada: “Las dos tradiciones.
Soberanía popular e imaginarios compartidos en el mundo hispánico en la época de las
grandes revoluciones atlánticas”; “Sobre ‘nación’, ‘pueblo’, ‘soberanía’ y otros ejes de la
Modernidad en el mundo hispánico”; y “From Spain to New Spain…”, pp. 185-219.
22. Jaime E. Rodríguez O., . Jaime E. Rodríguez O., Jaime E. Rodríguez O., La independencia de la América española, México, Fondo
de Cultura Económica (FCE), 2005, 2a. ed., pp. 102-118. Véase también: Manuel Chust,
coord., 1808: la eclosión juntera en el mundo hispano, México, FCE, 2007.
23. Jaime E. Rodríguez O., “La naturaleza de la representación en la Nueva España y Méxi-. Jaime E. Rodríguez O., “La naturaleza de la representación en la Nueva España y Méxi- Jaime E. Rodríguez O., “La naturaleza de la representación en la Nueva España y Méxi-
co”, en Secuencia: Revista de historia y ciencias sociales, No. 61, enero-abril 2005, pp. 6-32.
Pr o c e s o s 31, I semestre 2010
35
Al tiempo que los americanos organizaban elecciones a la Junta Central,
los franceses renovaban su campaña para conquistar la Península. Los ejér-
citos franceses volvieron a ocupar Madrid y durante 1809 y 1810 derrotaron
a las fuerzas españolas a lo largo y ancho del país. Las noticias sobre estas
calamidades alarmaron a los americanos, muchos de quienes creían que la
monarquía española no sobreviviría como una entidad independiente. Tam-
bién les preocupaba que las autoridades de España entregaran América a los
franceses. No resulta sorprendente, entonces, que en 1809, al mismo tiempo
que elegían a sus representantes ante la Junta Central, estallaran movimien-
tos a favor de la autonomía en los dos reinos sudamericanos a los que no
les fue concedida la representación individual ante la Junta por tratarse de
audiencias subordinadas: Charcas, en mayo y julio, y Quito, en agosto de
1809. Estos movimientos fueron reprimidos, pero el clima de miedo influyó
profundamente en las acciones subsiguientes del Nuevo Mundo. De hecho,
en Quito se creía que la acción era necesaria porque, según se declaró, la
Junta Central estaba “extinguida”.
24
Dicho organismo, incapaz de detener a
los franceses, entregó el poder a una Regencia encargada de convocar a elec-
ciones a Cortes.
Las elecciones para formar un gobierno representativo en el mundo his-
pánico fueron llevadas a cabo en medio de una crisis de confianza. Para 1810,
la mayoría de los americanos pensaba que los franceses saldrían victoriosos.
Después de todo, los ejércitos napoleónicos controlaban la mayor parte de la
Península. El miedo a la dominación francesa fortaleció el deseo de buscar la
autonomía en gran parte del Nuevo Mundo. En 1810, los movimientos auto-
nomistas resurgieron en Charcas y Quito y estallaron en otros reinos: Caracas,
en abril; Buenos Aires y Charcas, en mayo; Santa Fe de Bogotá, en julio; y
tres regiones en septiembre –el Bajío en Nueva España, el día 16; Santiago de
Chile el 18; y Quito el 20–. Todas estas regiones querían establecer gobiernos
provisionales para gobernar en nombre del rey Fernando vII. Inadvertida-
mente, los movimientos autonomistas de 1810, a diferencia de los de 1809,
desataron otras fuerzas sociales. Grupos y áreas descontentos capitalizaron
la oportunidad para que se atendieran sus denuncias. En poco tiempo, las
guerras civiles consumían vastas extensiones del continente americano.
25
La instauración de gobiernos autónomos ocasionó un debate generaliza-
do. El discurso público ya se había intensificado después de 1808. La prensa
escrita, que se convirtió en un instrumento indispensable de la política, ali-
mentó una explosión de actividad en todo el mundo hispánico. En los meses
y años que siguieron, avisos importantes –particularmente sobre los debates
24. Jaime E. Rodríguez O., . Jaime E. Rodríguez O., Jaime E. Rodríguez O., La independencia de la América española, pp. 118-135.
25. . Ídem, pp. 197-297.
Pr o c e s o s 31, I semestre 2010
36
en las Cortes–, decretos, leyes, minutas de juntas especiales, informes sobre
las elecciones, declaraciones de personas importantes y otras cuestiones de
interés, se publicaron con presteza. Las noticias de Europa, Estados Unidos
y otras regiones del Nuevo Mundo circularon ampliamente en las ciudades
capitales y en los pueblos de provincias. Al tiempo que formaban sus nuevos
gobiernos, los líderes de las diversas regiones de la América española dis-
cutieron la utilidad de los modelos estadounidense, británico y francés, así
como los de siglos anteriores, incluida la república holandesa, las ciudades-
estado italianas y las antiguas Grecia y Roma. No obstante, la abrumadora
mayoría prefería las tradiciones y prácticas hispánicas. El proceso de inde-
pendencia de la América española no constituyó un movimiento anticolonial,
como muchos afirman, sino que forparte tanto de una revolución dentro
del mundo hispánico como de la disolución de la monarquía española. A
decir verdad, España fue una de las nuevas naciones que surgió de la desin-
tegración de aquella entidad política mundial.
Es cierto que los textos de prominentes figuras del movimiento de in-
dependencia de Estados Unidos estaban traducidos y habían aparecido en
publicaciones españolas antes de 1810, pero las obras principales señaladas
por los investigadores que creen que la influencia estadounidense fue capital
aparecieron más tarde.
26
En muchos casos, los estudiosos de este tema se ba-
san en similitudes de fraseo como evidencia del influjo. Tales aseveraciones
ignoran las distintas condiciones domésticas que dieron pie al movimiento de
independencia en Estados Unidos y a los primeros movimientos autonomistas
en la América española. Y lo que es aún más importante: también desestiman
el hecho de que un análisis de contenido de un gran número de panfletos pu-
blicados en la América española durante el período no demuestra un impacto
significativo de las publicaciones estadounidenses en el amplio debate. Por
su parte, un análisis de los debates dentro de las juntas y más adelante, las
asambleas constituyentes, devela únicamente referencias fugaces al modelo
estadounidense.
Una revisión de las obras seleccionadas por quienes insisten en la in-
fluencia estadounidense demuestra sus limitaciones. En 1810, el venezolano
José Manuel Villavicencio tradujo y publicó en Filadelfia la segunda Constitu-
ción de Estados Unidos, la Carta de 1787. Si bien no ha sido descubierta nin-
guna copia de su panfleto en la América española, cinco páginas de aquella
obra aparecieron en la Gazeta de Caracas y más tarde en el Aviso al público.
Solamente apareció en esos periódicos. Después, el 11 de enero de 1811, el
26. Véase, por ejemplo, Merle E. Simmons, La Revolución norteamericana en la in-
dependencia de Hispanoamérica, Madrid, MAPFRE, 1992; y Alejandro Soto Cárdenas, In-
fluencia de la Independencia de los Estados Unidos en la Constitución de las Naciones
Latinoamericanas, Washington, Organización de Estados Americanos, 1979.
Pr o c e s o s 31, I semestre 2010
37
Diario político de Santafé de Bogotá anunció que la traducción de Villavicen-
cio estaba en venta por tres reales.
27
Quizás circularon otras copias en otras
partes de la América española. Por ejemplo, una copia manuscrita de la Cons-
titución de 1787 fue encontrada en Río de la Plata, aparentemente traducida
por un comerciante inglés de Buenos Aires, de nombre McKinnon.
28
Estos
casos resultan interesantes, pero no demuestran nada acerca de la influencia
que dicho documento pudo haber tenido en aquellos dos países.
La Constitución venezolana de 1811 estableció un sistema federal, como
lo hiciera Estados Unidos, pero ambos documentos constituían respuestas a
situaciones domésticas distintas. En Estados Unidos, la Constitución de 1787
establecía un gobierno más fuerte que los anteriores Artículos de la Confe-
deración. En contraste, las provincias de Venezuela, siguiendo la tradición
hispánica establecida, enfatizaron el derecho al gobierno local. Además, des-
tacados venezolanos como el prominente jurista Fernando Peñalver, fueron
muy críticos con la Constitución de 1787.
29
Aun cuando existían ciertas simi-
litudes, también se registraban muchas diferencias significativas entre ambos
documentos: la Constitución de Estados Unidos no mencionaba la religión,
mientras que la de Venezuela reconocía: “La Religión, Católica, Apostólica,
Romana, es también la del Estado y la única exclusiva de los habitantes de
Venezuela”. La Carta estadounidense otorgaba una considerable autoridad
al poder ejecutivo, ya que establecía un sistema presidencial, mientras que
la Constitución venezolana concedía el poder a la legislatura y fundaba un
débil triunvirato. La Constitución de Estados Unidos equilibraba la represen-
tación asignando a cada estado dos senadores, sin importar el grueso de su
población. El artículo 45 de la Carta venezolana, empero, mantenía la repre-
sentación proporcional en el Senado asignando “un número de individuos,
cuya proporción no pasará de la tercera, ni será menos de la quinta parte de
los [diputados de la Cámara de] Representantes”. La Constitución de Vene-
zuela era mucho más detallada y extensa que el documento estadounidense.
27. Juan Manuel Villavicencio, . Juan Manuel Villavicencio, Juan Manuel Villavicencio, Constitución de los Estados Unidos de América. Tradu-
cida del inglés al español por don Jph. Manuel Villavicencio, Filadelfia, Imprenta de Smith
y M’Kenzie, 1810; Merle E. Simmons, La Revolución norteamericana en la independencia
de Hispanoamérica, pp. 138-141.
28. . Ídem, pp. 196-201.
29. Fernando Peñalver era crítico de la Constitución estadounidense de 1787. Véase su . Fernando Peñalver era crítico de la Constitución estadounidense de 1787. Véase su Fernando Peñalver era crítico de la Constitución estadounidense de 1787. Véase su
“Memoria presentada al Supremo Congreso de Venezuela, en que manifiesta sus opiniones
sobre la necesidad de dividir la provincia de Caracas para hacer la Constitución federal
permanente; y los artículos con que cree deben ligarse las provincias para formar un solo
Estado y soberanía”, en Academia Nacional de Historia, Pensamiento constitucional hispa-
no-americano, 5 vols., Caracas, Academia Nacional de Historia, 1961, V, pp. 25-39. Véase,
también, Congreso Constituyente de 1811-1812, Caracas, Ediciones Conmemorativas del
Bicentenario del Natalicio del Libertador Simón Bolívar, Congreso de la República, 1983.
Pr o c e s o s 31, I semestre 2010
38
Estas son solo algunas de las numerosas diferencias que existían entre las dos
constituciones. El sistema que los venezolanos confeccionaron reflejaba las
realidades venezolanas, y no un modelo abstracto.
También se suele creer que la Constitución mexicana de 1824 se basó
en la Carta estadounidense. No existen pruebas de tal influjo. Es cierto que
ambas son constituciones federales. Sin embargo, México se convirtió en una
república federal porque sus líderes en las Cortes de Cádiz, como Miguel
Ramos Arizpe, habían introducido gobiernos de provincias en la Constitución
de 1812. Más adelante, esos gobiernos, llamados Diputaciones Provinciales,
se convirtieron en la base para los estados de la República Federal Indepen-
diente de México. Un análisis de los debates del Congreso Constituyente de
1823 indica que la Constitución estadounidense de 1787 prácticamente no
tuvo influencia alguna sobre la Carta mexicana.
30
Otro venezolano, Manuel García de Sena, quien también publicó en Fila-
delfia obras que podrían haber circulado en toda Sudamérica, es considerado
por los que desean demostrar la influencia estadounidense como la persona
que introdujo una influyente obra titulada La independencia de la Costa Firme
justificada por Thomas Paine treinta años ha, que apareció en 1811. Al año
siguiente, apareció una segunda publicación considerada importante: Historia
concisa de los Estados Unidos desde el descubrimiento de la América hasta el
año de 1807.
31
Al parecer, estas obras circularon en las ciudades porteñas de
Sudamérica. Sin embargo, su influencia no resulta evidente. Venezuela, por
ejemplo, declaró la independencia en julio de 1811, antes de la llegada del
primer volumen justificando la independencia estadounidense. Un análisis de
los debates del Congreso de dicha nación no proporciona indicación alguna
de la influencia de dicho volumen. Además, los argumentos de Paine tenían
poco que ver con la realidad venezolana. El territorio sudamericano estaba
más preocupado por la dominación francesa de la monarquía española que
por las quejas contra sus gobernantes.
32
30. Nettie Lee Benson, . Nettie Lee Benson, Nettie Lee Benson, La diputación provincial y el federalismo mexicano, México, El
Colegio de México, 1955.
31. Manuel García de Sena, . Manuel García de Sena, Manuel García de Sena, La independencia de la Costa Firme justificada por Thomas
Paine treinta años ha. Extracto de sus obras, traducido del inglés al español por D. Manuel
García de Sena, Filadelfia, Imprenta de T. y J. Palmer, 1811; e Historia de los Estados Unidos
desde el descubrimiento de la América hasta el año de 1807, Filadelfia, Imprenta de T. y J.
Palmer, 1812.
32. Para una interpretación diferente de la mía, véase Pedro Grases y Alberto Harkness, . Para una interpretación diferente de la mía, véase Pedro Grases y Alberto Harkness, Para una interpretación diferente de la mía, véase Pedro Grases y Alberto Harkness,
Manuel García de Sena y la independencia de Hispanoamérica, Caracas, Publicaciones
de la Secretaría General de la Décima Conferencia Interamericana, 1953. Véase, también,
Carole Leal Curiel, “¿Radicales o timoratos? La declaración de la Independencia absoluta
como una acción teórica-discursiva (1811)”, en Politeia, revista de la Facultad de Ciencias
Jurídicas y Políticas de la Universidad Central de Venezuela, vol. 31, No. 40.
Pr o c e s o s 31, I semestre 2010
39
Quienes desean demostrar la influencia de Estados Unidos sobre la inde-
pendencia de la América española suelen recurrir a la similitud del lenguaje
entre documentos estadounidenses y algunos textos escritos por hispano-
americanos. El ejemplo favorito de todos es la Declaración de Independencia
escrita por Thomas Jefferson. Vale la pena reiterar que la primera declaración
formal de independencia fue escrita por los holandeses en 1581. De hecho,
al leer el documento estadounidense, William v, príncipe de Orange, lo con-
sideró “una parodia de la proclama emitida por nuestros fundadores contra el
rey Felipe II”.
33
Aun cuando la declaración estadounidense no fue la primera,
ciertamente era un documento espléndido, cuyas frases fueron adaptadas
para su uso en otros contextos. Dos ejemplos provenientes de los extremos
del continente servirán a nuestros propósitos.
En agosto de 1810, Mariano Moreno, secretario de la Junta Provisional de
la Capital del Río de la Plata, hizo la siguiente declaración:
Quando en el curso de los sucesos humanos se ve presisado un pueblo
a romper los vinculos que los ligaban a otro, es un deber de justicia, que por
respeta a las opiniones de los demas hombres, se manifiesten los motivos que
han conducido a esta separación. La Capital de Buenos Ayres, inseparable de las
medidas de moderacion que se ha propuesto, tentó todos los medios legítimos de
unirse estrechamente a Montevideo […].
34
Aquí, un fraseo similar fue utilizado para abordar dos situaciones radi-
calmente diferentes. En este caso, Buenos Aires intentaba dominar todo el
Virreinato del Río de la Plata, y Montevideo, como otras provincias, no estaba
dispuesto a ceder el poder a los porteños. Moreno plagió a Jefferson por su
brillante escritura, y no porque el documento original lo alentara a buscar la
independencia respecto de la monarquía española.
El segundo ejemplo proviene de Béjar, Texas, que declaró su indepen-
dencia el 6 de abril de 1813. En este caso, los autores desconocidos del do-
cumento parafrasearon la última parte de la declaración estadounidense de
independencia de la siguiente manera:
Nos el Pueblo de la provincia de Texas jurando al Juez Supremo del universo
la rectitud de nuestras intenciones, declaramos que los vínculos que nos mante-
nían bajo de la dominación de España europea están por siempre disueltos, que
somos libres e independientes; que tenemos el derecho de establecer nuestro
propio gobierno; y que en adelante toda autoridad legítima dimanará del pueblo,
33. Citado en Armitage, . Citado en Armitage, Citado en Armitage, The Declaration of Independence, p. 43.
34. Citado en Simmons, . Citado en Simmons, Citado en Simmons, La Revolución norteamericana en la independencia de Hispa-
noamérica, pp. 191-192 (la ortografía consta así en el original).
Pr o c e s o s 31, I semestre 2010
40
a quien solamente perteneces este derecho; que desde ahora siempre jamás esta-
remos absueltos de deber y obligaciones a todo poder extranjero.
35
En este caso, los británicos americanos participaron en el movimiento
para separar a Texas del Virreinato de Nueva España y anexarlo a Estados
Unidos. Sus planes no funcionaron en aquel momento. Pero lo harían vein-
titrés años más tarde.
La “Declaración de Independencia de Estados Unidos” y otros documentos
eran bien conocidos en el mundo hispánico. Sin embargo, no eran textos úni-
cos ni constituyeron la causa del proceso de independencia de la América es-
pañola. Los deres de Estados Unidos habían seguido ellos mismos tradiciones
anteriores. Cuando llamaron “estados” a sus provincias, seguían la tradición
holandesa. Además, su primera Constitución, los artículos de la Confederación,
también abrevaba en la experiencia holandesa. La segunda Carta de Estados
Unidos, la Constitución de 1787, provenía en parte de la tradición romana anti-
gua con su Senado, y su asamblea popular, la Cámara de Representantes. Tam-
bién se fundaba en la práctica inglesa, con su Cámara de los Lores y su Cámara
de los Comunes. Esto no quiere decir que los Padres de la Patria en Estados
Unidos se limitaran a copiar prácticas antiguas. ¡Y no lo hicieron! Adaptaron
documentos anteriores a sus circunstancias. Eso es lo que los habitantes del
mundo hispánico hicieron también. Así como sus hermanos británico-america-
nos se apoyaron principalmente en fuentes inglesas, los líderes de la América
española se apoyaron sobre todo en sus tradiciones hispánicas.
Aquí resulta útil recordar las palabras del gran teórico político mexicano
Servando Teresa de Mier, quien declarara en el Congreso Constituyente mexi-
cano de 1823:
Los Estados Unidos no se constituyeron hasta concluida la guerra con la Gran
Bretaña […] ¿Y con qué se rigieron mientras? Con las máximas heredadas de sus
padres; y aun la constitución que después dieron no es más que una colección
de ellas […] ¿Y mientras con qué nos gobernamos? Con lo mismo que hasta aquí,
con la Constitución española, las leyes que sobran en nuestros códigos no dero-
gados, los decretos de las Cortes españolas hasta el año 1820 y las del Congreso
que ha ido e irá modificando todo esto conforme al sistema actual y a nuestras
circunstancias.
36
35. Citado en Virginia Guedea, “Autonomía e independencia en la Provincia de Texas. . Citado en Virginia Guedea, “Autonomía e independencia en la Provincia de Texas. Citado en Virginia Guedea, “Autonomía e independencia en la Provincia de Texas.
La Junta de Gobierno de San Antonio de Béjar, 1813”, en Virginia Guedea, coord., La in-
dependencia de México y el proceso autonomista novohispano, 1808-1824, México, UNAM,
2001, pp. 163-164.
36. “Discurso que el día 13 de diciembre del presente año de 1823 pronunció el Dr. D. . “Discurso que el día 13 de diciembre del presente año de 1823 pronunció el Dr. D. “Discurso que el día 13 de diciembre del presente año de 1823 pronunció el Dr. D.
Servando Teresa de Mier Diputado por Nuevo León sobre el artículo 5º del Acta Constituti-
va”, en Carlos María de Bustamante, Diario histórico de México, edición y notas de Manuel
Pr o c e s o s 31, I semestre 2010
41
La independencia de Estados Unidos influyó poco sobre la independen-
cia de la América española, pero la federación del norte les resultó muy
atractiva a las nuevas naciones. Si bien algunos líderes políticos, como Vicen-
te Rocafuerte,
37
alabaron su forma de gobierno, en realidad era su riqueza
y su estabilidad lo que atraía a los hispanoamericanos. Estos creían que la
independencia de sus países y la instauración de gobiernos representativos
en ellos conducirían inevitablemente a una prosperidad económica y a un
orden político similar a los que gozaba Estados Unidos. Puesto que tal cosa
no ocurrió, muchos observadores contemporáneos y estudiosos actuales con-
cluyeron que los fracasos de las nuevas naciones hispanoamericanas eran
imputables a su falta de preparación para un gobierno autónomo y a la adop-
ción de modelos políticos extranjeros inapropiados. Pero esto no es correcto;
nuevas investigaciones demuestran que los habitantes de la monarquía espa-
ñola contaban con amplia representación y estaban bien preparados para el
gobierno autónomo. De hecho, la gran revolución política comenzó cuando
la Constitución de Cádiz otorgó a los habitantes de la América española una
amplia experiencia en la elección de sus representantes a Cortes, Diputacio-
nes Provinciales y Ayuntamientos Constitucionales. Además, la Constitución
de 1812 estableció un sufragio más amplio que el de Gran Bretaña, Estados
Unidos o Francia.
38
Calvillo, 3 vols., en 4 tomos, México, Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH),
1980-1984, vol. 2, tomo 1, julio-diciembre de 1823, pp. 201-208 (el énfasis es mío).
37. En un principio, Vicente Rocafuerte acogió favorablemente la Constitución de Cá-. En un principio, Vicente Rocafuerte acogió favorablemente la Constitución de Cá-En un principio, Vicente Rocafuerte acogió favorablemente la Constitución de Cá-
diz. Sin embargo, el fracaso subsiguiente de las Cortes españolas en 1822 y 1823 lo obligó
–junto con muchos otros liberales hispanoamericanos– a adoptar una nueva visión de la
comunidad hispanoamericana. En este proceso, Rocafuerte publicó varias obras alabando
el republicanismo y utilizando a Colombia, pero especialmente a Estados Unidos, como
modelo para las nuevas naciones. Véanse, por ejemplo, sus volúmenes Ideas necesarias a
todo pueblo americano independiente que quiera ser libre, Filadelfia, D. Huntington, 1821;
Bosquejo ligerísimo de la revolución de Megico [sic] desde el grito de Iguala hasta la procla-
mación imperial de Iturbide, Filadelfia, Imprenta de Terarouef y Naroajeb, 1822; y Ensayo
político. El sistema colombiano, popular, electivo, y representativo, es el que más conviene
a la América Independiente, Nueva York, Imprenta de A. Paul, 1823. Después de sus años
de experiencia en Gran Bretaña, Rocafuerte dejó de estar prendado de Estados Unidos.
Como le dijera a su amigo Carlos María de Bustamante: “es necesario que ustedes se des-
engañen [de la idea] de que el gobierno de Norte América no es enemigo del de México”.
Bustamante, “Diario de lo especialmente ocurrido en México”, 12 de abril de 1830. Véase,
también, Jaime E. Rodríguez O., El nacimiento de Hispanoamérica: Vicente Rocafuerte y el
hispanoamericanismo, 1808-1832, Quito, Universidad Andina Simón Bolívar, Sede Ecua-
dor/Corporación Editora Nacional, 2007, 2a. ed.
38. Jaime E. Rodríguez O., . Jaime E. Rodríguez O., Rodríguez O., La independencia de la América española, pp. 155-196; Re-
volución, independencia y las nuevas naciones de América; “Rey, Religión, Yndependencia,
y Unión”: la independencia de Guadalajara, México, Instituto Mora, 2003; La revolución
política en la época de la independencia: el Reino de Quito, 1808-1822, Quito, Universidad
Pr o c e s o s 31, I semestre 2010
42
¿Por qué, entonces, España y la América española experimentaron una
decadencia política y económica durante el siglo XIX? ¿Por qué no gozaron
de una estabilidad y de un crecimiento económico continuo, como Gran
Bretaña y Estados Unidos después de la emancipación de este último? Es una
pregunta compleja a la que no puede darse una contestación monolítica; en-
tre otras cosas porque los procesos no están predeterminados y se van con-
figurando en largos espacios temporales. No obstante, es posible contribuir a
su desvelamiento con algunas aportaciones. Por ejemplo, prestando atención
a la propia naturaleza de la monarquía española y al momento temporal en
que se dio la independencia de la América española.
La independencia hispanoamericana no consistió únicamente en la sepa-
ración respecto de la madre patria, como en el caso de Estados Unidos; tam-
bién destruyó un vasto y receptivo sistema social, político y económico que
funcionaba bien pese a sus muchas imperfecciones. La monarquía española
mundial había demostrado ser flexible y capaz de contener las tensiones so-
ciales e intereses políticos y económicos encontrados durante casi 300 años.
En la época posterior a la independencia, se hizo evidente que, de manera in-
dividual, las antiguas partes de la monarquía española se encontraban en des-
ventaja competitiva. Es en ese sentido que la España decimonónica, al igual
que su progenie americana, fue solo una nación más, recién independizada,
buscando a ciegas un lugar en un mundo desconcertante y complicado.
En contraste con Estados Unidos, que obtuvo su independencia en 1783,
justo a tiempo para beneficiarse de la insaciable demanda de sus productos
generada por los veinte años de guerra que siguieron a la Revolución france-
sa de 1789 en Europa, el mundo hispánico logró emanciparse después de las
guerras europeas. Las nuevas naciones no solo tuvieron que reconstruir sus
economías devastadas, también se enfrentaron a la falta de demanda de sus
productos. Dichas naciones no gozaron de prosperidad durante sus años de
formación, como lo hizo Estados Unidos. En lugar de ello, los estados hispa-
noamericanos tuvieron que enfrentar graves problemas internos y externos
con recursos cada vez menores.
La independencia de Estados Unidos, por otra parte, no derivó en la des-
trucción política y económica del mundo británico. Pese a algunos conflictos
Andina Simón Bolívar, Sede Ecuador/Corporación Editora Nacional, 2006; “Nosotros somos
ahora los verdades españoles”: La transición de Nueva España de un reino de la monarquía
española a la República Federal de México, 1808-1824, México y Zamora, Instituto Mora -
El Colegio de Michoacán, 2009. Véase, también, Jordana Dym, From Sovereign Villages to
National States: City, State, and Federation in Central America, 1759-1839, Albuquerque,
University of New Mexico Press, 2006; y Víctor Peralta Ruiz, En defensa de la autoridad:
Política y cultura bajo el gobierno del virrey Abascal. Perú 1806-1816, Madrid, Consejo
Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), 2002.
Pr o c e s o s 31, I semestre 2010
43
breves y relativamente menores, las relaciones culturales, económicas y di-
plomáticas entre la antigua metrópolis y la antigua colonia continuaron. Y lo
que es aún más importante: durante el siglo XIX, Gran Bretaña se convirtió en
la más grande potencia industrial, comercial, financiera, tecnológica y naval
en el mundo. La historia de Estados Unidos habría sido considerablemente
distinta si España hubiese alcanzado esta preeminencia al tiempo que Gran
Bretaña se colapsaba. En un mundo dominado por un país con una lengua,
una religión y una cultura diferentes, Estados Unidos habría sido menos pri-
vilegiado políticamente, menos capaz de explotar su rica dotación de recur-
sos fácilmente accesibles y, lo que es más, habría tenido que competir con
vecinos poderosos. Tal situación, por supuesto, no tuvo lugar. En cambio,
Estados Unidos creció territorialmente a través de la conquista, se expandió
económicamente y mantuvo un sistema político estable que se volvió cada
vez más democrático.
No fue sino hasta el último tercio del siglo XIX que las naciones de la
América, así como España, comenzaron a consolidar sus estados. Para las
décadas de 1870 y 1880, España y la mayor parte de los países hispanoameri-
canos habían establecido gobiernos estables, y emprendido el difícil proceso
de su rehabilitación económica. Desgraciadamente, la antigua monarquía es-
pañola había languidecido durante cincuenta años cruciales en los que Gran
Bretaña, Francia, Alemania y Estados Unidos avanzaron a un estadio distinto
de desarrollo económico. En los años que pasaron desde que la gran revolu-
ción política disolviera la monarquía española, el mundo del Atlántico Norte
se transformó drásticamente. Las corporaciones industriales y las instituciones
financieras de la Europa occidental y de Estados Unidos habían alcanzado tal
fuerza y dimensión, que las economías emergentes de España e Hispanoamé-
rica sencillamente no podían competir. En consecuencia, los miembros de la
antigua monarquía española se vieron forzados a aceptar un papel secunda-
rio en el nuevo orden mundial.
39
Fecha de recepción: 29 de julio de 2009
Fecha de aceptación: 6 de septiembre de 2010
39. Jaime E. Rodríguez O., . Jaime E. Rodríguez O., Jaime E. Rodríguez O., La independencia de la América española, pp. 411-425.

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.


ISSN: 1390-0099

Licencia de Creative Commons
Procesos: revista ecuatoriana de Historia is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 4.0 Internacional License.