Pr o c e s o s 31, I semestre 2010
5
Lo s v i a j e s d e L o s i n d i o s d e Po r t o v i e j o
a L a co r t e e s P a ñ o L a .
co n f L i c t o s i n t e r é t n i c o s y t e r r i t o r i a L e s
Carmen Dueñas de Anhalzer
Universidad San Francisco de Quito
RESUMEN
El artículo ofrece una caracterización general de los indios de Portoviejo, en la zona
central de la Costa ecuatoriana, a lo largo del período colonial. Se analizan las reac-
ciones de las parcialidades indígenas ante las regulaciones de la administración co-
lonial y las frecuentes disputas con los sectores blancos y mestizos de la región por el
control del territorio y la mano de obra. Seguidamente, el artículo describe algunos
de los viajes que algunas autoridades étnicas emprendieron hacia España, en pro-
cura de que sus quejas y demandas fuesen oídas directamente por el Rey y su corte.
Pa l a b r a s c l a v e : Indígenas, caciques, poderes locales, Colonia, comercio, redes de
sociabilidad, tributo, faccionalismo, viajes, Corte española.
ABSTRACT
This paper presents a general characterization of the Indians of Portoviejo, the
central area of the Ecuadorian coast, throughout the colonial period. The author
analyzes the reactions of indigenous groups to the regulations of the colonial ad-
ministration and the frequent disputes with the white and mestizo populations in
the region over territorial control and labor rights. Next, the article describes some
of the voyages that certain ethnic authorities undertook to Spain, seeking that
their complaints and demands were heard directly by the King and his court.
Ke y w o r d s : Indians, chiefs, local authorities, Colony, trade, social networks, tribute,
factionalism, travel, Spanish court.
es t u d i o s
Pr o c e s o s 31, I semestre 2010
6
in t r o d u c c i ó n
En este trabajo nos proponemos hacer un seguimiento de las socie-
dades indígenas del antiguo Partido de Portoviejo desde la conquista
hasta la Independencia basándose en descripciones de documentos co-
loniales. El Partido de Portoviejo formaba parte del Corregimiento y pos-
terior Gobernación de Guayaquil y corresponde, con ciertas modifica-
ciones, a lo que actualmente constituye la provincia de Manabí. Nuestro
propósito es abrir el debate sobre esta población indígena, que con po-
cas excepciones ha sido bastante desatendida por la historiografía,
1
o por
lo menos no ha sido plenamente integrada a la historiografía nacional.
No nos interesa hacer un análisis textual de las fuentes coloniales, sino
más bien valernos de ellas para un mejor acercamiento y comprensión de
la realidad indígena en el Partido. Sabemos que las descripciones coloniales
reflejan visiones distorsionadas por la mediación de códigos culturales cuanto
por la misma condición colonial, sin embargo consideramos que una visión
diacrónica en la larga duración permite identificar ciertas características cul-
turales recurrentes. Ello nos induce a pensar que estas recurrencias, que se
reflejaron en determinadas actitudes, comportamientos e iniciativas (sin por
ello reconocerles un carácter esencial o inmutable), formaron parte de una
tradición cultural que vino de atrás y que se mantuvo durante muchos siglos.
A manera de ejemplo, los indígenas del Partido de Portoviejo emprendie-
ron largos viajes por iniciativa propia para defender sus derechos, comporta-
miento que hasta donde sabemos fue único en la Audiencia de Quito. Entre
los siglos XVI y XVIII, como detallaremos más adelante, caciques e indios del
común del Partido se trasladaron a su propia costa a cortes distantes como las
virreinales e incluso en tres ocasiones a la corte en Madrid. Estos viajes eran
obviamente costosos, demandaban tiempo, y reflejaron tenacidad y convicción
de que sus reclamos eran justos y debían ser atendidos. Constatamos también
una actitud irreverente frente al poder, tanto eclesiástico como estatal y cacical,
que se evidenció con alguna frecuencia, de suerte que a mediados del siglo
XVIII el Partido de Portoviejo fue gobernado solo por tenientes interinos y no
por tenientes propietarios, pues ninguna persona de “honor y de república”
quería hacerse cargo del Partido dado “el genio perverso de sus habitantes”.
2
1. Este comentario no aplica a las investigaciones de arqueólogos, tanto extranjeros
como nacionales, quienes han aportado tanto al conocimiento de estas sociedades. Las
investigaciones históricas, en cambio, no han corrido la misma suerte, excepción hecha de
los trabajos tempranos de Wilfrido Loor, Temístocles Estrada, Alberto Molina, y más recien-
temente Tatiana Hidrovo, Maritza Aráuz y mis propias investigaciones.
2. “Comunicación general de la Visita del Fiscal Juan José de Villalengua al Visitador
Pr o c e s o s 31, I semestre 2010
7
A más de esta irreverencia frente al poder observamos lo que podríamos de-
nominar una “desacralización” del mismo, que posiblemente indujo en 1784 a
dos indios del común de Jipijapa, encargados de llevar documentos oficiales
desde Manta a Guayaquil, a falsificar la firma de su Sacra Majestad, moti-
vo por el cual fueron trasladados a Guayaquil y castigados ejemplarmente.
3
Estas y otras características de la población indígena del Partido de Porto-
viejo son las que deseamos resaltar en este trabajo. Al finalizar señalaremos,
a manera de propuesta, algunas de las condiciones que pudieron influir para
que se manifiesten estos comportamientos y se repitan en la larga duración.
Pr i m e r o s e n c u e n t r o s
A pesar de ser un episodio por demás conocido, debemos forzosamente
comenzar por el primer encuentro entre europeos y andinos cerca de las cos-
tas de lo que sería posteriormente el Partido de Portoviejo. Sabemos que en
su primer viaje de exploración, en 1526, y ya de retorno a la isla de Gallo (en
donde esperaba Pizarro), el piloto Bartolomé Ruiz divisó una balsa que con-
tenía gran variedad de productos y que según cálculos del historiador Adam
Szaszdi sería de mayor tonelaje que el velero español.
4
Los tripulantes de la
balsa informaron a los españoles que rescataban a nombre del señor de Sa-
langone, quien tenía sujeción sobre algunas poblaciones costeras.
5
El encuen-
tro resulta significativo no solamente por la ubicación del mismo, sino que
muchas de las poblaciones mencionadas y sujetas al señor de Salangone, son
de fácil identificación por los topónimos actuales y por el eje norte-sur que
parece observarse. El señor de Salangone tenía sujeción entre otras pobla-
ciones de las actuales provincias de Manabí y Esmeraldas, sobre “quisimos”
(Cojimíes) en el límite con Esmeraldas, más hacia el sur, “coaque” (Coaque), y
en la misma dirección, “arampazao” (Pasao), luego “cara” (Caráquez) y más al
sur, “pintagua” que por una relación posterior sabemos que estuvo reducida
Pizarro”, marzo 17 de 1780, en Expediente relativo a la consignación que gozaban los
tenientes partidarios de Guayaquil en el Ramo Real de Tributos, 1779-1780, en Archivo
Nacional de Historia (en adelante ANH), Tributos, Caja 1C.
3. “Expediente presentado por el Teniente de Gobernador de Portoviejo don Manuel
Núñez de Balboa, 1788”, en Archivo General de Indias, Quito (en adelante AGI-Q), fol.,
271.
4. Adam Szaszdi, “En torno a la balsa de Salango”, en Anuario de Estudios Americanos,
vol. XXXV, 1978, pp. 527-529.
5. “Relación Samano-Jerez”, en Cuadernos de historia del Perú, 2a. serie: Los cronistas
de la conquista, 1, edición de Raúl Porras Barrenechea, París, Les Preses Modernes, 1937,
p. 10.
Pr o c e s o s 31, I semestre 2010
8
en Catarama, pueblo de indios cercano a Portoviejo,
6
“xamajejo” (Xaramijó)
“came” (mencionada por la misma relación como cercana a la actual ciudad
de Manta) y Docoa, que según Wilfrido Loor equivaldría a Jocay o Tocay, el
antiguo nombre de Manta.
La “Relación-Samano Jerez” menciona además que: “en aquel pueblo de
salangone donde ellos son hay cuatro pueblos juntos todos de un señor
que son el dicho salangone y tusco y ceracapez y salango”.
7
Recientemente
algunos arqueólogos han propuesto que el pueblo de Salangone no se ubi-
caba junto al mar sino ocho kilómetros al interior, en el sitio actualmente
denominado Agua Blanca.
8
Además proponen que los pueblos de tusco y
ceracapez corresponderían a los actuales Machalilla y Puerto López, cercanos
a Salango.
La “Relación Samano-Jerez”, que proporciona esta información, enumera
en detalle los productos que contenía dicha balsa, entre los cuales se hallaban
objetos de oro, plata, esmeraldas, balanzas de pesar oro, textiles, conchas y
demás artículos. Arqueólogos e historiadores coinciden en que estas pobla-
ciones de la costa estaban inmersas en un activo intercambio que se extendía
hasta la costa peruana y hacia el norte, posiblemente hasta México. Sabemos
además que la concha Spondylus (Spondylus princeps) desempeñó un papel
muy importante en estas redes de comercio. Recientemente, en Los Frailes/
Machalilla se han descubierto restos de un taller para trabajos en madre per-
la, lo que indicaría que estos pueblos se especializaron también en artículos
suntuarios para efectos del intercambio.
9
Estos circuitos de comercio de la Costa ecuatorial trascendieron lo local y
formaron parte de una red de comercio regional. En tal sentido, este comercio
cumple con la definición de Immanuel Wallerstein sobre los sistemas-mundo
de carácter pre-moderno. Para Wallerstein los sistemas-mundo fueron circui-
tos de intercambio regional entre sociedades interdependientes que formaron
una estructura con fronteras precisas y que operaron de acuerdo a reglas
específicas. A su interior, según el mismo autor, existiría una única división
del trabajo que dio cabida a diferentes culturas. De ahí que para Wallerstein
la unidad de análisis debería ser la región interconectada, y no la tribu, la
nación o el imperio.
10
Sabemos que el Spondylus provenía del Pacífico ecua-
6. “Relación y Descripción de la Provincia de Guayaquil (1605)”, en Revista del Archivo
Histórico del Guayas, No. 4, pp. 55-93.
7. “Relación Samano-Jerez”, p. 14.
8. C. McEwan y F. Delgado-Espinoza, “Late Pre-Hispanic Polities of Coastal Ecuador”,
en The Handbook of South American Archeology, edited by Helaine Silverman y William H.
Isbel, New York, Springer Science and Business Media, 2008, pp. 514-516.
9. Ídem.
10. Immanuel Wallerstein, . Immanuel Wallerstein, Immanuel Wallerstein, The Modern World-System: Capitalist Agriculture and the
Pr o c e s o s 31, I semestre 2010
9
torial, las esmeraldas de la costa del Chocó, y los textiles y artesanías de oro
y plata, posiblemente, del Perú.
Ignoramos cuál hubiera sido la eventual transformación de este comer-
cio. Muchos autores piensan que la invasión inca a la costa norte peruana y
sus intentos por someter a la Costa ecuatorial, se debieron precisamente a
su afán de controlar la producción y el importante comercio del Spondylus o
mullu.
11
En cambio Wallerstein plantea que estas redes regionales de comer-
cio, o sistemas-mundo pre-modernos como los denomina, de no haber sido
interrumpidos como en este caso por la conquista y colonización española,
podrían haberse convertido en núcleos civilizatorios alternos a la moderniza-
ción europea que eventualmente triunfó.
Con tales antecedentes no es de extrañar que, luego de la conquista, los
indígenas de Portoviejo asimilaran rápidamente las normas mercantiles del
nuevo sistema de intercambio. Pedro Cieza de León, quien recorrió estas
costas hacia 1547, se lamentaba de que los indios de Portoviejo “saben bien
vender lo que tienen y mercar lo que han menester”, ahí donde anteriormen-
te rescataban con mucho oro
12
y la “Relación Anónima” de Guayaquil de 1605
ofrece amplia información sobre las actividades mercantiles de los indios del
Partido de Portoviejo y menciona la presencia en Charapotó de tres indios ri-
cos, más que probable el resultado de la recientemente implantada economía
mercantil. Sabemos que los curacas pre-hispánicos manejaban una economía
redistributiva, mas no de acumulación personal, lo cual obviamente se modi-
ficó al implantarse la economía colonial.
13
Cieza agrega los nombres de algunos pueblos a la lista de la Relación
Samano-Jerez: Pimpaguace, Peclansemeque, Xauxa (el antiguo nombre de
Catarama), Pechonse, Apechigue, Silos, Canilloha, Zapil, Xaraguaza y Manavi
(que podría bien ser el origen del nombre de la provincia, como lo sugirió
antes el historiador Wilfrido Loor). La “Relación Anónima” de 1605 agrega
otros nombres indígenas, aunque se trata ya de grupos étnicos reducidos a
pueblos de indios e identificados como parcialidades: Charapotó, “que antes
de la entrada de los españoles se llamaba Japoto”, y que tuvo muchos indios
pero que para 1605 quedaban pocos de sus naturales; en cambio, estarían
reducidos en Charapotó los pueblos de Pasao, Tosagua y Conchipa, todos
los cuales hablaban distinta lengua. En San Pablo de Manta (la antigua Jocay
Origins of the European World-Economy in the Sixteenth Century, New York, Academic
Press, 1976, pp. 229-233.
11. C. McEwan y F. Delgado-Espinoza, “Late Pre-Hispanic Polities of Coastal Ecuador”,
p. 519.
12. Pedro Cieza de León, La Crónica del Perú, Madrid, Espasa-Calpe, 1962, p. 152.
13 Franklin Pease, Curacas, reciprocidad y riqueza, Lima, Pontificia Universidad Cató-
lica del Perú, Fondo Editorial, 1999.
Pr o c e s o s 31, I semestre 2010
10
o Tocay), se encontrarían reducidas cuatro parcialidades: Manta, Jaramijó,
Levique y Capil, las cuales hablarían el mismo idioma. En Picoazá, pueblo
anteriormente llamado Giguigui y que luego de la reducción llevó el nombre
de su cacique, se hallaban reducidas la comunidad de Misbay, Tohalla y So-
longo (¿Salango?), de la cual se dice “que no hay más que el cacique, que es
casado, y un indio tributario viudo, y ambos sin hijos”.
14
Según investigaciones recientes, la despoblación de Portoviejo junto con
la de Guayaquil, fue la más dramática en todo el territorio de la Audiencia.
Se calcula para Portoviejo una pérdida demográfica del 97,5%. Para 1561, tres
décadas después de la conquista, quedaban 25.000 indígenas en el Partido,
ahí donde la población pre-contacto habría sido de 120.000 habitantes,
15
y
en 1605 quedaban solamente 1.400 indígenas. Para 1796 la población se ha
recuperado, pero alcanza apenas la cifra de 4.045 indígenas.
16
Evidentemente, la caída demográfica se debió no solo a las epidemias, a
las cuales la población indígena de Portoviejo estuvo particularmente expues-
ta por los frecuentes arribos de embarcaciones con destino al Perú. Incidió
también la fuga de los indígenas hacia el interior, pero según la historiadora
Linda Newsson, cuyas cifras se basan en documentos de la época, durante
estas primeras décadas, no habría más de 1.500 indígenas refugiados en el
interior.
En Catarama, según la “Relación Anónima” de 1605, se hallaban redu-
cidas la parcialidad del mismo nombre, más Conchigua, Coalle, Pantagua
(pintagua) y Chondana. En Jipijapa, pueblo que también adoptó el nombre
de su cacique, estarían las parcialidades de La Alta y la Baja, nombres que su-
gieren una división dual tipo hanan y urin, a más de Apelope, Apechingue,
Sanchan, Pillasagua y Picalenseme. En el siglo XVIII todavía constaban estas
parcialidades en el pueblo de San Lorenzo de Jipijapa.
Es evidente que un análisis lingüístico nos daría pistas acerca del origen
y las raíces etimológicas de estos nombres. En su artículo sobre la balsa de
Salango, Adam Szaszdi intenta reconstruir la ubicación de muchas de estas
poblaciones y hacer un análisis lingüístico, pero sin duda es una tarea que
aún está pendiente.
Lo que podemos concluir es que los habitantes de esta región estuvieron
organizados en cacicazgos, algunos de ellos conformando confederaciones je-
rarquizadas como lo ha planteado la arqueología. En 1535, el obispo Tomás
14. “Relación y Descripción de la Provincia de Guayaquil (1605)”, pp. 77-83.
15. Linda Newsson, Life and Death in Colonial Ecuador, Oklahoma, University of
Oklahoma Press, Norman, 1995, pp. 256-259.
16. Carmen Dueñas de Anhalzer, Marqueses, cacaoteros y vecinos de Portoviejo, cul-
tura política en la Presidencia de Quito, Quito, Universidad San Francisco de Quito/Abya-
Yala, 1997.
Pr o c e s o s 31, I semestre 2010
11
de Berlanga en carta al Rey, resaltaba que Francisco Pacheco, quien en ese
mismo año fundara la ciudad de San Gregorio de Puerto Viejo, había traído de
paz a casi treinta caciques. Sabemos que la expedición de Pedro de Alvarado
arremetió contra las poblaciones de esta costa, de suerte que los indígenas se
rebelaron y no permitían el arribo de barcos a sus puertos, por lo cual Diego
de Almagro envió a Pacheco para fundar una ciudad y pacificar la provincia.
Los antropólogos coinciden en que estos cacicazgos o señoríos serían
unidades políticas fluidas y relativamente inestables en cuanto a territoriali-
dad. Al carecer de aparatos estatales coercitivos, los caciques debieron com-
petir entre para retener la población y hacer uso de su fuerza de trabajo,
para lo cual se valieron de prácticas redistributivas. Esta aseveración parece
evidenciarse, según investigaciones arqueológicas, en la zona de Jama y San
Isidro.
17
El siguiente encuentro importante en el norte de la actual provincia de
Manabí fue en Coaque. Según Raúl Porras Barrenechea, “el nombre de Coa-
que fue un grito de triunfo en la gesta conquistadora del Perú”.
18
Y lo identi-
fica, además, como “el primer deslumbramiento de oro”, aunque obviamente
de inferior importancia a la riqueza encontrada en Cajamarca y Cuzco. Efec-
tivamente, Pedro Pizarro nos dice: “fue nuestro señor servido topacen con el
(Coaque) porque con lo que en él se halló se acreditó la tierra y vino gente
a ella como adelante se dirá”.
19
Y agrega el mismo autor que en el viaje de Pizarro a España en 1529 para
firmar capitulaciones, intencionalmente dejó caer un papel que decía “los que
a esta tierra vinieren sabed que hay más oro y plata en ella que hierro en Viz-
caya”, lo cual haría referencia a Coaque. Esto parece errado puesto que la con-
quista de Nueva Castilla se inició recién en 1531, pero si da indicios de la im-
portancia que los conquistadores dieron a Coaque. Sabemos que desde ahí se
despacharon dos barcos a Panamá y Nicaragua llevando parte del botín, lo cual
habría acreditado la empresa de Pizarro, hasta entonces tan venida a menos.
Los testigos de este recorrido inicial describen a Coaque como un pueblo
fortificado, ubicado cerca al mar, de aproximadamente 400 casas, rodeado de
espesa vegetación y de “muy gentil parecer y sitio”. Los españoles tomaron
al pueblo por sorpresa, capturando a su cacique y reteniéndolo en prisión
algunos meses: “pues llegados a este pueblo de Coaque dieron de supito sin
17. Ziegler y Pearsall, citado por M. A. Masucci, “Early Regional Polities in Coastal Ecua-
dor”, en The Handbook of South American Indians, vol. 2, The Andean Civilization, edited
by Julian Heynes Steward, Washington D.C., Goverment Printing Office, 1948, p. 495.
18. Raúl Porras Barrenechea, Los Cronistas del Perú, Lima, Biblioteca Clásica del Perú,
1986.
19. Pedro Pizarro, Descubrimiento y conquista la región del Perú, Madrid, Biblioteca
de Autores Españoles, 1963, p. 171.
Pr o c e s o s 31, I semestre 2010
12
saberlo la gente del porqué si estuvieren avisados no se tomara la cantidad
de oro y esmeraldas que en él se tomaron”.
Efectivamente, a más de la enfermedad de las verrugas (bartoleniasis o
“verruga peruana”) que habría causado la muerte de aproximadamente 60 de
los hombres de Pizarro, lo que más llamó la atención de los conquistadores
fue la riqueza encontrada en Coaque. Teodoro Hampe Martínez, quien ha
estudiado las actas correspondientes a lo que fuera el primer ejercicio fiscal
del tesoro público en territorio de la Nueva Castilla, confirma que el botín de
Coaque alcanzó los 18.000 pesos, entre esmeraldas, textiles, diademas, cintos,
narigueras y otras joyas de oro y plata, y demás artículos suntuarios.
20
Cons-
tan en dichas actas casi medio centenar de esclavos y esclavas capturados en
Coaque, tasados en un valor que osciló entre 2,5 y 5 pesos, monto sobre el
cual también se cobró el quinto del rey.
21
Se encontró también una balanza
de pesar oro semejante a la de la balsa encontrada por Ruiz, lo que corrobora
las relaciones de intercambio que mantenían estos pueblos.
Al cabo de seis meses, Pizarro ordenó liberar al cacique, quien fugó con
los suyos, no sin antes reducir a cenizas el pueblo. A inicios del siglo XVII,
permanecían en las cabeceras del Daule los antiguos habitantes de Coaque,
identificados en los documentos como indios gentiles o jíbaros.
Desde Coaque, los españoles optaron por embarcar a los enfermos y
navegar hacia el sur, pero imposibilitados de doblar el Cabo Pasado debieron
desembarcar, entrando “en una provincia que se dice Pasao, que está en una
cerreceta junto a la mar, e gente belicosa y grandes adoradores de ídolos, de
muchos dioses”.
22
En Pasao les llamó la atención las cabezas trofeos que colgaban de los
techos y cuerpos disecados colgados en cruz, posiblemente de enemigos,
práctica que no necesariamente se debió a contactos con las culturas amazó-
nicas, puesto que también se practicó en sociedades de la costa peruana.
A excepción de Coaque y Pasao, estas primeras crónicas no ofrecen más
descripciones de sitios poblados, aunque mencionan varios de ellos. Diego
Trujillo, quien participó en este primer recorrido, relata que desde la bahía de
Caraque embarcaron los heridos hacia Charapotó, en la provincia que llama-
ron Puerto Viejo, mientras que Pizarro y otros siguieron por tierra hasta un
pueblo llamado Tecagua (Tosagua), y otro gobernado por una cacica recién
20. Teodoro Hampe Martínez, . Teodoro Hampe Martínez, Teodoro Hampe Martínez, El reparto de metales, joyas e indios de Coaque, un
episodio fundamental en la expedición de conquista del Perú, Quinto Centenario, Madrid,
Universidad Complutense de Madrid, Departamento de Historia de América, vol. 15, 1989,
pp. 77-94.
21. Ídem.
22. Miguel de Estete, . Miguel de Estete, Miguel de Estete, Relación inédita del Perú, Quito, Imprenta de la Universidad
Central, 1916.
Pr o c e s o s 31, I semestre 2010
13
enviudada. Juan Ruiz de Arce, otro testigo de este primer recorrido, dice a
propósito de esta cacica viuda: “Era señora de esta tierra una mujer y todos
la obedecían y teníanla por señora,” dato importante sobre las relaciones de
género.
23
La información que tenemos sobre el pueblo de Manta, o la antigua Jo-
cay o Tocay, la debemos a Cieza y a Girolamo Benzoni, quienes visitaron la
provincia hacia 1546. Benzoni menciona que Manta era una de las principales
poblaciones y que tuvo más de 2.000 habitantes, pero que a la fecha queda-
ban apenas 50 de la población original.
24
Para nuestro propósito nos interesa resaltar que estos pueblos se acostum-
braron a interactuar con diferentes culturas, como la cultura Chimú en el norte
del Perú o los pueblos del valle de Chincha al sur de Lima.
25
Esta familiaridad
con culturas diferentes debió influir en su percepción y su interacción con los
recién llegados españoles. No hay indicio, por ejemplo, de que los conside-
raran dioses o antepasados que retornan, como sucediera en otras partes de
América.
26
Benzoni relata que al escuchar tambores y cantos en Charapotó,
por curiosidad entró a un templo, pero al ser descubierto fue violentamente
echado por los sacerdotes. Ahí alcanzó a divisar un ídolo grande de barro en
forma de felino y algunas aves destinadas al sacrificio. Similar experiencia tuvo
en Pecalenceme (¿Peclansemeque?), en donde quiso observar una fiesta, de la
cual fue nuevamente expulsado, debiendo desenvainar su espada para defen-
derse de quienes le increpaban “cristiano malvado y traidor, vete de nuestro
país”.
27
En muchas de estas poblaciones los españoles fueron inicialmente
bien recibidos, pero por sus excesos, la población indígena pronto se rebeló.
Retomando el primer recorrido, los conquistadores llegaron a un valle
al que posteriormente pusieron por nombre Puerto Viejo y desde ahí pasa-
ron a Picoazá y a un pueblo que llamaron Marchan, luego de lo cual entra-
ron a la península de Santa Elena, ya fuera del territorio de Puerto Viejo.
23. “Advertencias de Juan Ruiz de Arce a sus Sucesores”, en . “Advertencias de Juan Ruiz de Arce a sus Sucesores”, en “Advertencias de Juan Ruiz de Arce a sus Sucesores”, en Tres testigos de la Conquis-
ta del Perú, Buenos Aires, Colección Austral, 1953, p. 86.
24. Es un error atribuir a Manta 20.000, citando como fuente a Benzoni. Hemos revi-. Es un error atribuir a Manta 20.000, citando como fuente a Benzoni. Hemos revi-Es un error atribuir a Manta 20.000, citando como fuente a Benzoni. Hemos revi-
sado varias ediciones de la obra de este autor y la cifra que el menciona es de 2.000 ha-
bitantes para Manta. Girolamo Benzoni, La Historia del Mundo Nuevo, Caracas, Academia
Nacional de Historia, 1967.
25. “Había en este gran valle de Chincha seis mil mercaderes y cada uno de ellos tenía . “Había en este gran valle de Chincha seis mil mercaderes y cada uno de ellos tenía “Había en este gran valle de Chincha seis mil mercaderes y cada uno de ellos tenía
razonable caudal y con sus compras y ventas iban de Chincha al Cuzco por todo el Callao
y otros iban a Quito y Puerto Viejo, de donde traían mucha chaquira de oro y muchas es-
meraldas ricas”. “Aviso” publicado en María Rostorowski, Etnia y Sociedad, Lima, Instituto
de Estudios Peruanos (IEP), 1977.
26. Peter Gose, . Peter Gose, Peter Gose, Invaders as Ancestors. On the Intercultural Making and Unmaking of
Spanish Colonialism in the Andes, Toronto, University of Toronto Press, 2008.
27. Girolamo Benzoni, La Historia del Nuevo Mundo, p. 225.
Pr o c e s o s 31, I semestre 2010
14
Agustín de Zárate, quien no fue testigo de este primer recorrido pero lle-
gó al Perú hacia 1544, describe a los habitantes al sur de la línea equinoccial
como: “de rasgos ajudiados, hablan guturalmente y son muy dados a vicios
antinaturales motivo por el cual descuidan a sus mujeres y las tienen en poca
estima”.
28
Efectivamente, la sodomía fue una práctica aceptada en estas sociedades
como lo fuera en otros lugares de América. Pero lo interesante es la leyenda
con la cual los indígenas justificaron sus prácticas sexuales ante los españo-
les. Según relatan muchas de estas primeras crónicas, los indígenas atribuían
la sodomía a una invasión de gigantes que llegaron por mar. Estos gigantes,
que se vestían con pieles de animales, habrían llegado sin sus mujeres, razón
por la cual se valieron de las mujeres nativas, a las cuales, según Cieza, ha-
cían mucho daño por sus grandezas. Por tal motivo empezaron a mantener
relaciones sexuales entre ellos y luego con hombres nativos. Muchos cronis-
tas afirman que esta leyenda venía de generaciones atrás y que estaba muy
difundida en la población. Cieza, en cambio, asegura haber visto dos estatuas
erigidas a estos gigantes. Otros autores, como los frailes Fernando de Lizá-
rraga y Antonio Vásquez de Espinosa hicieron eco de lo mismo y agregaron
que estos gigantes pudieron ser indios Patagones, quienes alcanzaban los dos
metros de altura, se vestían con pieles y eran grandes navegantes.
29
Sorprende que esta leyenda no haya sido explorada en profundidad.
Tendría importancia aun como un mito que no alude a hechos reales. Es
posible que se desacreditara la leyenda cuando los indígenas y los españoles
confundieron huesos de mastodonte desenterrados en la península de Santa
Elena con restos de gigantes.
30
Pedro Gutiérrez de Santa Clara, en cambio, lo
tomó en serio y estuvo de acuerdo en que dichos gigantes pudieron llegar
desde el estrecho de Magallanes. Vásquez de Espinosa lo expresó así: “Cerca
del estrecho de Magallanes, tierra adentro de la costa de los Césares, viven
hombres como gigantes y se visten con cueros de venado. Puede ser que
sean descendientes de los que estuvieron antes aquí [Puerto Viejo] y vivieron
en la punta de Santa Elena”.
31
Cabe averiguar si esta leyenda sustentó aquella
de los Caras, quienes también habrían llegado en balsas y desembarcado en
28. Agustín de Zárate, The discovery and conquest of Peru, Australia, Penguin, 1968,
p. 32.
29. Fernando de Lizárraga, “Descripción breve de toda la tierra del Perú, Río de la Plata
y Chile”, en Cronistas Coloniales (segunda parte), Quito, Biblioteca Ecuatoriana Mínima,
1967, pp. 444-446; y Antonio Vásquez de Espinosa, “Compendio y Descripción de las In-
dias Occidentales”, en ídem, pp. 567-569.
30. El investigador Hugo O. Benavides ha tratado en diferentes artículos el tema de los
“enchaquirados”, sin embargo su interés gira en torno al uso del género en la construcción
de la nacionalidad ecuatoriana.
31. Antonio Vásquez de Espinosa, “Compendio y Descripción de las Indias Occidentales”.
Pr o c e s o s 31, I semestre 2010
15
la Bahía de Caráquez, según la historia difundida por Juan de Velasco. Las
investigaciones arqueológicas y los registros históricos no ofrecen rastro al-
guno de los Caras, leyenda que sin embargo ha tenido gran resonancia en la
construcción de la identidad nacional.
Cieza agrega información sobre los hábitos y costumbres de los indígenas
de Portoviejo. Salvando ciertos errores geográficos, Cieza reconoce dos tipos
de poblaciones: los pueblos labrados que habitaban desde Cabo Pasado y río
de Santiago (ubicado en Esmeraldas) hasta el pueblo de “Zalango”, al sur de
Manabí, quienes se labraban el cuerpo y se vestían ellos y sus mujeres con
camisetas de algodón, algunos de lana, y se adornaban con joyas y chaquiras
coloradas. Estos pueblos serían de mayor saber que los Caránguez (Caraques
en Diego Trujillo) y sus comarcanos, que se contrataban con los pueblos que
van de largo hasta el río San Juan al sur de Colombia y que eran behetrías y
por causas muy livianas se daban a la guerra. La distinción que hace Cieza en-
tre los pueblos labrados y los de menor saber coincide con la descripción que
se ofrece en la “Relación Samano-Jerez”, cuando dice: “Es gente de aquella tie-
rra (Salangone) de más calidad y manera de yndios porque ellos son de mejor
gesto y color y muy entendidos y tienen ahí una habla como aravigo”.
32
El error de Cieza consiste en ubicar al río Santiago cerca de Cabo Pasado
y en cambio a los “Carangues” al norte de Cabo Pasado, cuando todos los
testigos señalan que pusieron de nombre “Caraque” a la actual Bahía de Cará-
quez porque así se llamaban los habitantes de la provincia que a ella sale.
De cualquier modo, Cieza nos ofrece más descripciones de las costum-
bres indígenas. Describe que eran en extremo agoreros y que usaban de
grandes religiones, “tanto que en la mayor parte del Perú no hubo otras gen-
tes que tanto como estas sacrificasen, según es público y notorio”.
33
Zárate,
por su parte, comenta que los hombres llevaban el cabello casi a la manera
de frailes, aunque adelante y atrás no tenían cabello sino a los lados y “ata-
sen los brazos y piernas con muchas cuentas de oro, de plata y de turquesas
menudas y de cortezuelas blancas y coloradas y caracoles, sin consentir traer
a las mujeres ninguna cosas destas”.
34
Era importante realzar estas primeras descripciones, pues en definitiva
esta población será el sustrato sobre el cual se levantará la sociedad colonial.
Debemos solamente agregar que gran parte del sector español, que inicial-
mente se avecindó en la ciudad de San Gregorio de Puerto Viejo, se trasladó
a Guayaquil, de suerte que poco después se dirá de Puerto Viejo que apenas
merece el título de ciudad. Benzoni menciona en 1546 que los españoles han
32. “Relación Samano-Jerez”, p. 14.
33. Pedro Cieza de León, Las Crónicas del Perú, p. 154.
34. Agustín de Zárate, The duscovery and conquest of Peru.
Pr o c e s o s 31, I semestre 2010
16
quitado todo a los indígenas de manera “que actualmente no dan a sus due-
ños (encomenderos) sino lo que buenamente produce el país, razón por la
cual pocos españoles viven ahí”. Para 1605 los encomenderos de Puerto Viejo
eran pobres y no tenían más renta que sus encomiendas, pero hay que resal-
tar que entre ellos había un encomendero indígena, don Francisco Tohaya.
35
La s o c i e d a d c o L o n i a L
En 1572 se dio inicio a las reducciones indígenas en Portoviejo mientras
que el tributo recién se tasó en 1584, de manera que hasta esa fecha los es-
pañoles extrajeron de los indígenas lo que a bien tenían. Una vez tasado el
tributo, los de Picoazá por ejemplo, entregaban una manta de algodón de
12 varas, una fanega de maíz y dos aves de Castilla, equivalente a 74 reales,
mientras que los de Manta pagaban en metálico tres pesos de plata ensayada,
dos arrobas de pescado seco, un gallo que vale un real y una gallina que valía
dos reales, por un total de 50 reales y 24 maravedíes. En cambio, los indios
de montaña recién convertidos, a quienes se denominaba jíbaros, no pagaban
tributo alguno a sus encomenderos.
Para 1605 la población indígena pareció estar ya habituada a una econo-
mía monetaria. La misma “Relación” describe que los indios tienen entre 3, 4
y 10 yeguas para cría de potros; venden y compran maíz; en Charapotó ex-
traen cera y miel de unas abejuelas que hacen sus paneles debajo de la tierra
y venden a los españoles a real la libra; los de Manta venden pescado, agua
y leña a los navíos que hacen escala y llevan legumbres al Partido de la Costa
(Santa Elena), de donde traen pescado para vender. En Manta y Jipijapa se
dedican a la arriería, alquilan caballos y llevan pasajeros y documentos hacia
Guayaquil. En Picoazá sacan cabuya para vender; mientras que en Charapotó,
como se ha mencionado, habría tres indios ricos y otros son sastres, zapateros
y carpinteros, y viven de su oficio.
La misma “Relaciónnos informa que la fuerza de trabajo estaba constituida
por indios que de su voluntad trabajaban por jornal en las chácaras y ganaban
cada a real y de comer; a los indios que seran por mita se les pagaba 9 reales
y medio cada quince días y de comer; y los yanacones, que entraban a servir en
las haciendas de los españoles, 12 pesos cada año. Hay también fuerza de tra-
bajo esclava en número limitado, cinco de los cuales trabajaban en un trapiche
particular. Sin embargo, sabemos que el descenso demográfico tornó inaplicable
la mita. En 1616, en circunstancias en que se quea abrir un camino de Quito
hacia la Bahía de Caquez, el cabildo de Quito negaba a fray Diego de Velasco
35. “Relación y Descripción de la Provincia de Guayaquil (1605)”, en ídem.
Pr o c e s o s 31, I semestre 2010
17
indios para fundar una ciudad en la misma Baa, por cuanto cuarenta mitayos
en el partido equivalían a cuarenta mil ducados por ser estos tan escasos.
36
En estas condiciones no debe llamarnos la atención que los caciques, a
más de adaptarse al reemplazo de sus antiguos nombres por nombres cristia-
nos, debieron adaptarse a las nuevas relaciones sociales y económicas impe-
rantes. Ejemplo de ello, en el último cuarto del siglo XVI, fueron los caciques
de Jaramijó y Charapotó, don Pedro Saman y su hijo, don Baltasar.
Don Pedro Saman heredó el cacicazgo de Jaramijó de su hermano don
Diego, por falta de sucesores legítimos. Ya Cieza nos había indicado que
hereda el señorío el hijo al padre, y en no habiendo hijos, el hermano. Don
Pedro participó en la expedición de López de Zúñiga para pacificar la provin-
cia de Esmeraldas, en recompensa de lo cual obtuvo una renta anual de 200
pesos. Solicitó la extensión de su cacicazgo de Jaramijó a Manta y Montecristi
y el cargo de Gobernador de Naturales del pueblo reducido de Charapotó.
37
Se trató de un cacique hispanizado, quien manejó bien el cabildeo necesario
para obtener recompensas.
A la muerte de su padre, don Baltazar heredó el cacicazgo de Jaramijó y
gestionó el nombramiento de Cacique y Gobernador de Naturales de Chara-
potó. Tuvo, sin duda, mayores ambiciones y arrestos que su padre, lo cual lo
indujo a viajar a Madrid en 1594 para solicitar mercedes reales por servicios
prestados a la Corona.
38
Anteriormente, en 1589, encontramos a don Baltasar
pleiteando con los españoles por indios retenidos en sus granjerías, lo cual
perjudicaba a los del pueblo por las excesivas cargas que pesaban sobre
ellos. Don Baltasar obtuvo una Provisión Real que lo autorizó a usar vara de
justicia y recoger durante el lapso de seis meses a indios asentados en hacien-
das de españoles, exceptuando aquellos que cuidaban el ganado. Ignoramos
si su afán (y de los demás caciques que participaron en esta tarea, como don
Gonzalo, cacique de Pasao y don Juan, cacique de Tosagua y Sancala), fue
proteger a los indios o competir con los españoles por la fuerza de trabajo.
Rumbo a Madrid en 1593, el barco en que viajaba don Baltasar sufrió el
ataque de una flotilla de piratas a la altura del cabo de Sao Vicente en la costa
de Portugal, lo que le significó al cacique la pérdida de catorce mil ducados
36. José Rumazo González, Documentos para la Historia de la Audiencia de Quito,
tomo IV, Madrid, Afrodisio Aguado, 1948, p. 99.
37 Kris Lane, Quito, 1599, City and Colony in Transition, New Mexico, University of
New Mexico Press, 2002, pp. 40-41.
38. “Baltasar Zaman, Inga, Cacique y Gobernador de Charapotó, pide mil y quinientos
ducados de indios vacos, por sus servicios contra el corsario inglés y la pérdida de catorce
mil ducados robados por dicho corsario. 1594”, en Alfonso Rumazo González, Documentos
para la Historia de la República del Ecuador, tomo III, Quito, Casa de la Cultura Ecuatoria-
na, Quito, 1977, pp. 329-363.
Pr o c e s o s 31, I semestre 2010
18
que traía consigo para su sustento y según dijo, para otras empresas en be-
neficio de los naturales y del Rey. Catorce mil ducados en esa época era una
considerable fortuna. Tal vez con exceso de entusiasmo, el historiador Adam
Szaszdi ha sugerido que el botín del cacique de Charapotó salvó las finanzas
de la hacienda pública inglesa.
39
Tres años antes de su viaje, don Baltasar dio inicio al tedioso y largo
proceso de elaborar su probanza de méritos. En documentos notariados en
Portoviejo, testigos españoles e indígenas confirmaron la calidad noble de
sus ancestros y de su esposa, doña Gracia, sobrina de don Miguel, cacique
de Picoazá, y testificaron que estos caciques fueron amigos de curas y de
españoles y apartados de los vicios y supersticiones comunes a los indios.
Nos enteramos también que en 1587, cuando se cernía la amenaza del pirata
Tomas Cavendish en el Pacífico español, don Baltasar mantuvo a su costa en
el puerto de Manta cien indios armados de a caballo y de a pie durante tres
meses, hasta que pasó el peligro, por lo cual adujo que la defensa del puerto
de Manta fue un gran servicio prestado al Rey.
En Ciudad de Panamá el cacique tuvo la precaución de hacer un reco-
nocimiento de firma del escribano público de Portoviejo, convocando como
testigos a antiguos vecinos de esta ciudad.
Ya en Madrid y sin medios para subsistir por el asalto de la flotilla inglesa,
don Baltasar presentó toda su documentación en la Corte, implorando al Rey
que en reconocimiento de sus servicios y para que estimule a otros al servicio
de su Majestad, le conceda 1.500 ducados de renta anual en indios vacos y
el título de Gobernador de Naturales de todo el Corregimiento de Guayaquil.
A pesar de que en Madrid siguió recabando testimonios de personas tan
importantes como el Pretensor del Consejo de Indias, capitán Andrés Díaz
de Ribadeneira, quien anteriormente liderara una expedición para pacificar
Esmeraldas, y Juan Fernández, vecino de Valladolid, don Baltasar no logró su
objetivo. Más bien, el Consejo de Indias resolvió enviar el proceso a Lima.
Ignoramos cuál fue el desenlace de esta gestión, pero surgen interro-
gantes. Don Baltasar agrega a su nombre el apelativo de Inga, tanto en un
documento notariado en Portoviejo como otro en Madrid. ¿Fue esta estirpe de
caciques de origen inca? Hasta donde sepamos, el apellido Saman no fue co-
mún en Portoviejo como lo fue, por ejemplo, en Cajamarca. Ello corrobora-
ría lo aseverado por Cieza de que había representantes del imperio asentados
en la costa. Sabemos también que a la llegada de los españoles, muchos ore-
jones aprovecharon el desorden inicial para declararse caciques legítimos en
los Andes del norte. Segunda pregunta: ¿de dónde obtuvo tanto dinero don
39. Adam Szaszdi, “Don Diego Tomala, Cacique de la Isla de la Puná”, en Revista de
Historia de América, Nos. 79-80, p. 175.
Pr o c e s o s 31, I semestre 2010
19
Baltasar para llevar consigo a Madrid? Existe, por supuesto, la posibilidad de
que tal fortuna fuera inexistente o que exageró el monto de su pérdida para
obtener mercedes del Rey. Sin embargo, puede también pensarse que esta
fortuna la habría hecho el cacique en la exportación clandestina de cabuya
por las costas de Portoviejo. Sabemos que la extracción y comercialización
de cabuya estaba ya en auge en el Partido. Había gran demanda de la misma
para la fabricación de aperos para la navegación. Es también posible que
el cacique Saman, ya de regreso en Charapotó, fuera uno de los tres indios
ricos que menciona la “Relación” de 1605, pero mientras no se obtenga más
información estas interrogantes no pueden ser resueltas.
40
Es poca la información que tenemos acerca del siglo XVII, más allá de la
“Relación” antes citada y la crónica de Vásquez Espinosa, quien, dicho sea de
paso, describe que en Picoazá y en Jipijapa se cultivaba mucha cabuya.
El siglo XVIII, en cambio, nos trae una plétora de información. En 1730 Jor-
ge Juan y Antonio de Ulloa ya relataron en detalle la introducción de mercade-
as de Castilla por Manta sin ningún control colonial, para luego ser conducida
por tierra a Guayaquil y en tráfico de cabotaje al Callao. Este comercio ilegal
continuó hasta la Independencia, pues autoridades del gobierno de la Provincia
Libre de Guayaquil afirmaron en 1822 que el contrabando por las costas de Por-
toviejo superaba el volumen del comercio registrado en las aduanas del Rey.
Sin embargo, a inicios del XVIII, los vecinos españoles de la ciudad de
Portoviejo perdieron su cabildo por falta de medios para cubrir sus costos. El
cabildo, fundado como hemos visto en 1535, hacía de Portoviejo una ciudad
autónoma de Guayaquil. En condiciones cambiantes, los vecinos de Porto-
viejo resolvieron en 1746 restablecer su cabildo, fracasando en su intento
por los obstáculos de los comerciantes y oficiales reales de Guayaquil. Luego
de muchas vicisitudes, entre las cuales cabe resaltar un cerco a la ciudad
de Portoviejo durante nueve meses, impuesto por el teniente del Partido en
complicidad con las autoridades de Guayaquil, los capitulares desistieron de
su intento y Portoviejo se quedó sin su cabildo hasta 1813, cuando se estable-
cieron los cabildos constitucionales por disposición de las Cortes en Cádiz.
41
Sin suficientes medios para trasladarse a otras cortes, los vecinos debieron
resignarse a elevar sus quejas mediante representación escrita. En carta al rey los
capitulares dijeron sentirse felices de ser súbditos de Su Majestad, pero pedían
encarecidamente que, en adelante, ninn vecino de Guayaquil sea nombrado
para gobernar el partido o como juez de residencia. Con estos antecedentes re-
40. Existe una tesis que no hemos podido ubicar en la cual se afirma que la cabuya era
embarcada clandestinamente en Charapotó hacia California, desde donde era reembarcada
hacia Filipinas.
41. La información que a continuación se expone proviene de Carmen Dueñas de
Anhalzer, Marqueses, cacaoteros y vecinos de Portoviejo…
Pr o c e s o s 31, I semestre 2010
20
sulta sorprendente que los indios de Jipijapa contaran con medios suficientes
para trasladarse varias veces a Santa Fe y en dos ocasiones más a Madrid.
En 1764 un indio del común de Jipijapa llegó a la corte para protestar por
los abusos de los poderosos de Guayaquil. Juan Seguiche se embarcó como
marinero y navegó por algún tiempo antes de llegar a España. Una vez en Ma-
drid acudió a la corte para reclamar por los excesivos tributos y los abusos de
las autoridades de Guayaquil, a quienes acusaba de vender tierras de Jipijapa
a los indios de Santa Elena. En su representación hizo causa común con los
capitulares del entonces extinguido cabildo español de la ciudad de Portovie-
jo, denunciando los abusos infligidos a los capitulares por parte de los pode-
rosos de Guayaquil. El Rey amonestó al fiscal en Santa Fe por no haber puesto
fin a esos abusos, ante lo cual el fiscal informó que el teniente y el corregidor
de Guayaquil habían sido suspendidos a raíz de esos incidentes, que ningún
vecino de Guayaquil había sido nombrado teniente del Partido y que desde
hace muchos años ya no se habían producido más reclamos. Sin embargo, el
fiscal dictaminó que el problema de fondo era la rivalidad entre el teniente del
Partido y los capitulares por el control del comercio de cabuya. Resulta por
demás paradójico constatar que un indio del común de Jipijapa denunciara
ante el Rey los abusos infligidos a los vecinos españoles de Portoviejo.
Juan Seguiche retora su lejana Jipijapa con sendas provisiones orde-
nando que se ampare a los indios del Partido y a los vecinos de Portoviejo.
En contraste con el desenlace de la gestión del cacique Saman, conocemos
que este indígena regresó a su tierra, pues poco después lo encontramos
falsificando la firma del rey, en alianza con otro indio del común de Jipijapa,
Manuel Agapito Pincay, por lo cual, como hemos dicho, fueron ejemplar-
mente castigados en Guayaquil. Lastimosamente ignoramos el contenido del
documento en el cual falsificaron la firma del rey.
El siguiente viaje de un indígena a Madrid tuvo lugar en 1793. En esta
ocasión se trató de don Manuel Inocencio Parrales y Guale, cacique y gober-
nador de indígenas de Jipijapa, quien emprendió el largo viaje para protestar
por los abusos del Administrador Real del Tabaco y para obtener título de
propiedad territorial y comunitaria para los indios de Jipijapa. Don Manuel
Inocencio y el Administrador del Tabaco, don Francisco de Paula Villavicen-
cio, habían sido enemigos seculares durante dos décadas. Esta enemistad se
había acentuado a raíz de las reformas implementadas por el visitador García
de León y Pizarro que estancaban el tabaco y además obligaban a los campe-
sinos a cambiar sus siembras tradicionales por el cultivo de tabaco. Hay que
destacar que Villavicencio era el vecino más poderoso de Portoviejo y mejor
conocido en Guayaquil. Había nacido en Jipijapa y su verdadero nombre era
Francisco de Paula Ruiz Cano y Chiquito, supuestamente hijo de un sobrino
del párroco y de una indígena de origen noble. Los indígenas, en cambio,
Pr o c e s o s 31, I semestre 2010
21
liderados por don Manuel Inocencio, lo acusaban de ser zambo, hijo del
sacristán mulato del pueblo y de una india “barre calle”. Por este motivo, en
su viaje a Santa Fe, don Manuel Inocencio apeló a las Leyes de Indias que
prohibían a los zambos vivir entre los indios y solicitó la expulsión de todos
los zambos de Jipijapa, incluyendo al Administrador Real del Tabaco.
Los pleitos entre los indígenas y Francisco de Paula Villavicencio conti-
nuaron por dos décadas. Persiguieron a Villavicencio en todas las cortes de la
Audiencia a pesar de que había probado su calidad de blanco ante las cortes
y mostraba documentos que lo acreditaban como pariente del Marqués de
Selva Florida en Lima y, por matrimonio, del mismo Francisco Requena. En
1808 el gobernador Cucalón optó por amenazar a los indígenas con impo-
nerles silencio perpetuo si seguían molestando a las cortes por motivos tan
espurios, mientras que la corte en Quito les prohibió el ingreso por el irres-
peto con que trataban a Francisco de Paula, a quien seguían identificando
como zambo. A pesar de estos contratiempos, la gestión del cacique Parrales
dio frutos y en 1805 los indígenas recibieron título de propiedad sobre un
territorio de aproximadamente 4.000 km cuadrados.
Sería interminable relatar todos los pleitos en los cuales estuvieron invo-
lucrados los indígenas de Jipijapa en ese último cuarto de siglo. En alianzas
frágiles y cambiantes, se querellaron con los párrocos, con los tenientes del
partido y urdieron la destitución de uno de ellos, en connivencia con po-
derosos comerciantes de Guayaquil. Manuel Núñez de Balboa, nombrado
teniente de gobernador del Partido en 1786, intentó frenar el contrabando,
provocando la animosidad de los indígenas, de los comerciantes de Porto-
viejo y de sus poderosos socios en Guayaquil. En complicidad con la facción
del gobernador Pizarro en Guayaquil, los indígenas, acaudillados por Manuel
Agapito Pincay, quien anteriormente falsificara la firma del rey, lo acusaron
de cobrar a los indios alcabalas y pagarles un precio inferior al del mercado
por los sombreros de paja toquilla, cuya comercialización comenzaba a des-
pegar. El teniente fue destituido del cargo pero acusó al gobernador Pizarro
ante el Virrey de Santa Fe de estar involucrado en contrabando, lo cual propi-
ció una investigación que culminó con la eventual remoción de Pizarro como
gobernador de Guayaquil.
Fueron frecuentes los pleitos entre caciques, ahí donde anteriormente los ca-
cicazgos no ofrecían mayor incentivo y muchos de ellos habían sido abandona-
dos. El común tambn irrespetaba a los caciques. A propósito del nombramiento
de don Vicente Xalca como cacique de la parcialidad de Apechingue, el común
se opuso con gritos de no lo queremos como cacique”, “este no vale”, “igual
nos da este que otro”. El faccionalismo se había entronizado en Jipijapa. Don
Manuel Inocencio parec contar con más apoyo cuando lo describían como
“hombre tan amante a este común que se anda recorriendo las audiencias”, aun-
Pr o c e s o s 31, I semestre 2010
22
que la facción contraria lo llamaba “mal cacique, enemigo de su patria”.
¿Qué pensaban las autoridades coloniales de los indígenas de Jipijapa?
Requena describió a Jipijapa como un pueblo de “mayor gobierno y policía,
muy diferente al abandono con que están todos los otros de la provincia”. Y
comentaba también que:
Es genial en esta gente [los indígenas de Jipijapa] la ocupación de las ventas
de conformidad que solo de gallinas y huevos que llevan los indios de este par-
tido a vender en Guayaquil sacan hasta 1.500 pesos cada año. Este útil entreteni-
miento a hecho a muchos de ellos acomodados.
42
En el contexto de defender al cura de Jipijapa, Francisco Xavier Ruiz
Cano, de los ataques de los indios, el procurador de la Audiencia García de la
Sierra los describía de esta manera: “En toda la serranía son miserables y por
lo común de extremada pobreza. Al contrario, los de esta comarca [Jipijapa] y
costa de Guayaquil son acomodados, ladinos y mucho más despiertos, capa-
ces aun de rozar con los españoles más hábiles de esta región”.
43
Y el protector de naturales en Guayaquil tenía esto que decir: “cien indios
de la sierra que generalmente son quietos y humildes, no equivalen a diez
de estas provincias que biben (sic) y duermen sobre el papel sellado, lo cual
hace más molesta su defensa”.
44
En 1791, el cura párroco de Jipijapa, Juan José Vivero, quiso hacer cas-
tigo ejemplar en un cacique y le ordenó abandonar la iglesia, orden que el
cacique ignoró y más bien contestó con insolencia. El cura se vio obligado a
disimular la falta para no causar escándalo en la misa dominical. Al finalizar
la misa hizo colocar al cacique en un cepo, solo para observar cómo de in-
mediato era liberado por los feligreses.
De ahí que entre 1770 y 1780 muchos se excusaran de aceptar el cargo de
tenientes del Partido y sobre todo de cobrar el tributo indígena, para lo cual
debían valerse de un piquete de soldados. El visitador Pizarro accedió a subir
la asignación que se daba a los tenientes por el cobro del tributo, aduciendo
que “la naturaleza de aquella gente y su insolencia, pudiera tener funestas
consecuencias sin justicia”. Igual suerte corrieron los clérigos, de por sí esca-
sos en el Partido. Hemos mencionado que el párroco de Jipijapa, Francisco
Xavier Ruiz Cano, debió valerse de las autoridades de la Audiencia para defen-
42. Francisco Requena, “Descripción de la Provincia de Guayaquil, en Relaciones
Histórico-Geográficas, tomo II, estudio introductorio de Pilar Ponce Leiva, Quito, Marka/
Abya-Yala, 1994, pp. 575-583.
43. “Autos de Recursos de don Francisco Xavier Ruiz Cano, cura de Jipijapa, sobre
fiestas y primicias de indígenas, 1787”, en ANH, Serie Indígenas, Caja 127.
44. “Comunicación del Protector de Naturales, julio 24 de 1758”, en “Expediente relati-
vo a la consignación que gozaban los tenientes partidarios, 1779-1780)”, en ídem.
Pr o c e s o s 31, I semestre 2010
23
derse de las acusaciones de los indios. Otro tanto sucedió con el párroco Juan
José Vivero, enviado en grillos a Guayaquil por denuncias de los indios.
Con estos antecedentes, no es de asombrarse de que los indígenas de
Jipijapa y los del pueblo aledaño de Montecristi adquirieran protagonismo en
la década que antecedió a la independencia. Los indígenas de Jipijapa provo-
caron disturbios en 1813 en la plaza del pueblo, dando vivas a la Constitución
de Cádiz, a propósito de las primeras elecciones para los cabildos constitu-
cionales, por lo cual el gobernador de Guayaquil se vio obligado a enviar un
contingente militar. En 1816, nuevamente en la plaza pública, los indígenas se
negaron a pagar el tributo restaurado por Fernando VII, con gritos de que “lo
que el rey da no quita”, alegando que no querían cautivarse siendo hombres
libres y que no pagarían aunque les cortasen el pescuezo. En ambas ocasio-
nes los cabecillas fueron llevados en grillos a Guayaquil.
En 1818 se produjo una invasión de ingleses y porteños a Manta. Los
insurgentes llegaron averiguando por don Santiago Lucas, cacique y goberna-
dor de indígenas de Montecristi, lo cual sugiere que hubo contactos previos.
Desde Manta fueron a Montecristi en donde procedieron a saquear la iglesia,
práctica común a los insurgentes en los pueblos de las costas del Pacífico du-
rante esta década. Se lamentaba el párroco de Montecristi que “los patricianos
indígenas” nos vendieron y nos remataron.
Su lealtad a la causa patriota se manifestó en sus comunicaciones cuando
incluyeron frases como “Dios, patria y libertad”. Luego de la revolución de
Octubre, el cacique y gobernador de indígenas de Jipijapa, en comunicación
a Olmedo, indagaba sobre el destino que debía dar a un sobrante del tributo
cobrado a “estos naturales que en el día son ciudadanos”. Así de fácil pare-
ció ser el tránsito de naturales a ciudadanos entre los indígenas de Jipijapa y
Montecristi. Por la nómina de representantes que asistieron al primer congre-
so constituyente de la Provincia Libre, sabemos que participaron como dele-
gados de Jipijapa y Santa Elena dos indígenas de apellido Parrales y Cacao.
co n c L u s i o n e s
A manera de propuestas quisiéramos plantear lo siguiente:
El sistema prehisnico de cacicazgos careció de elementos represivos y
coercitivos y deb más bien valerse de pcticas redistributivas, lo cual deb
influir en la visión local del poder y la actitud frente al mismo. Durante toda la
Colonia (e incluso en la República) abundaron las quejas de autoridades con res-
pecto al comportamiento burlón e irreverente de los habitantes de Portoviejo.
Pr o c e s o s 31, I semestre 2010
24
Contribuyó también a esta actitud la baja densidad demográfica que per-
mitió a los indígenas y campesinos gran movilidad espacial cuando quisieron
evadir a las autoridades. Esta movilidad persistió hasta el siglo XIX, por lo
cual los gobernadores de la provincia de Manabí quisieron imponer un régi-
men de propiedad individual para frenar la trashumancia de los habitantes.
La debilidad del sector español dio la oportunidad a los indígenas de Ji-
pijapa y Montecristi de prosperar y participar en la economía de mercado, de
suerte que Jipijapa se convirtió en el pueblo más floreciente del Partido, auge
posteriormente sustentado por la manufactura y el comercio del sombrero
de paja toquilla, aunque ya bajo condiciones diferentes y no necesariamente
favorables a los tejedores.
El comercio prehispánico, que continuó durante la Colonia aunque con
diferente modalidad, acostumbró a estas sociedades a trascender lo local y
mantenerse al tanto de eventos y prácticas fuera de sus fronteras. Esto ex-
plicaría sus desplazamientos a cortes superiores para buscar justicia, sus co-
nocimientos sobre las Leyes de Indias, la Constitución de Cádiz y las nuevas
condiciones imperantes tras la Independencia.
Las fronteras étnicas en el Partido fueron más fluidas, a lo cual induda-
blemente contribuyó el bienestar económico de los indígenas y el contraban-
do, empresa en la cual participaron todos. Esto permitió que se establezcan
alianzas estratégicas entre indígenas y no indígenas para urdir, por ejemplo,
la destitución de un teniente o la defensa que hiciera en Madrid un indio
del común del cabildo español de Portoviejo. Identificaron como un “otro”,
en cambio, a las autoridades del Estado colonial, como fuera el caso de los
corregidores y oficiales reales de Guayaquil, los tenientes partidarios, o el
Administrador Real del Tabaco.
Estas fronteras étnicas permeables habrían permitido a sectores indígenas
y no indígenas construir una identidad colectiva de forma más horizontal, en
la cual podían reconocerse todos. Se generó una interculturalidad que afianzó
el sentimiento de pertenencia al Partido. Ya en el período republicano fueron
frecuentes las movilizaciones cuando consideraron que la provincia estaba
amenazada.
Por todo esto planteamos que para entender los acontecimientos en tor-
no a las luchas liberales del siglo XIX, e incluso la figura de Eloy Alfaro, es
indispensable conocer los antecedentes descritos aquí.
Fecha de recepción: 30 de julio de 2010
Fecha de aceptación: 6 de septiembre de 2010

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.


ISSN: 1390-0099

Licencia de Creative Commons
Procesos: revista ecuatoriana de Historia is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 4.0 Internacional License.