Pr o c e s o s 32, II semestre 2010
111
an t o n i o an n i n o y ra f a e l ro j a s , La In d e p e n d e n c I a . Lo s L I b r o s
d e L a p a t r I a , Mé x i c o , ce n t r o d e in v e s t i g a c i ó n y do c e n c i a ec o n ó M i c a s
(cide)/fo n d o d e cu l t u r a ec o n ó M i c a (fce), 2008, 244 P P .
En el contexto de las celebraciones por las independencias hispanoame-
ricanas se han multiplicado los estudios, reediciones y reinterpretaciones del
proceso político que confluyó en la crisis y desintegración del Imperio es-
pañol. De la misma manera, han aumentado los esfuerzos por inventariar y
sintetizar la producción historiográfica sobre las campañas independentistas.
El libro reseñado se inscribe justamente en este intento sistematizador; es en
palabras de los autores una reflexión sobre la “manera cómo los sucesivos
presentes mexicanos” han interpretado el período que va desde la invasión
napoleónica a la Península ibérica hasta el triunfo de la revolución en 1821.
La Independencia. Los libros de la patria, obra publicada en el 2008, es un
trabajo conjunto de dos conocidos historiadores latinoamericanistas: Antonio
Annino y Rafael Rojas. El libro se divide en dos partes: la primera, elaborada
por Annino y que ofrece un análisis detallado y coherente de la historiografía
independentista durante el siglo XIX, y la segunda parte, de Rojas, que em-
pieza con la producción intelectual durante la Revolución mexicana y cierra
con los aportes de la llamada “nueva historia política”. Se abordan de esta
manera las tres grandes corrientes en las interpretaciones sobre la Indepen-
dencia mexicana: la de los liberales del siglo XIX, las revolucionarias del siglo
XX y las revisionistas de las tres últimas décadas. Al final del libro, el lector
encuentra además una exhaustiva lista bibliográfica, organizada cronológica-
mente por temas, géneros y autores. Esta compilación representa en términos
cuantitativos casi la mitad del libro.
La Independencia es –así lo afirma Annino– “el acontecimiento más traba-
jado de la historia mexicana” (p. 9). Para los historiadores del siglo XIX, que
veían su función principal en educar la conciencia del ser nacional, el debate
alrededor de “cómo” escribir la historia de la Independencia se superponía
con el de la nación. Dicho de otra manera: la forma como los historiadores
imaginaban a la nación mexicana, se traslucía en la explicación que ofrecían
del pasado virreinal y del proceso independentista; tarea que, como lo de-
muestra Annino, fue absuelta de manera diversa, pero no necesariamente con-
so L o L I b r o s /Reseñas
Pr o c e s o s 32, II semestre 2010
112
tradictoria. A diferencia de los intelectuales hispanoamericanos de finales del
Antiguo Régimen que habían manejado un discurso autonomista, sustentado
en las teorías contractuales sobre la relación entre España e Hispanoamérica,
los historiadores decimonónicos subrayan el carácter independentista de la re-
volución, comprendiendo con ello un proceso radical e irreversible, fundador
de un nuevo régimen: el republicano, y de una nueva identidad colectiva: la
nación mexicana. “Hacer historia” era “hacer patria”, y la patria de los intelec-
tuales del siglo XIX nacía de la ruptura con el pasado virreinal de las Américas.
El problema entonces no se planteaba alrededor de la radicalidad del proceso
independentista, sino alrededor de las consecuencias que la revolución traía
para el presente, es decir ¿cómo moderar los alcances sociales de la revolución
y cómo estabilizar un nuevo orden político acorde a los intereses de las élites?
En este contexto, dos eran los imaginarios de patria que, sustentados en los
mitos de los héroes insurgentes, dominaban el debate sobre la Independencia:
“el mito de Hidalgo que simbolizaba la patria republicana federal y ‘popular’
de los liberales y el mito de Iturbide, que representaba la patria monárquica,
centralista y católico-fuerista de los conservadores” (p. 40).
La Guerra de Reforma (1857-1861) y la segunda intervención francesa
(1862-1867) significaron el triunfo del liberalismo no solo en términos políticos,
sino también culturales. El proyecto conservador fracasó y tuvo que integrarse
al nuevo orden impuesto por la Pax Porfiriana en 1867. Surge así un período
de estabilidad política al interior de la nación imaginada mexicana que dio lu-
gar a lo que Annino denomina “el régimen notabiliario” y que perduraría hasta
iniciado el siglo XX; régimen que consistía en un orden social dominado por
los notables, compartido y aceptado por todas las facciones. La nueva estabi-
lidad política transformó la función de la producción historiográfica. Ahora ya
no se trataba solamente de “hacer historia” para “hacer patria”, sino sobre todo
de identificar el lugar de la nación mexicana en la jerarquía de los “países ci-
vilizados” y en este sentido, de imaginar la Independencia mexicana como un
acto colectivo y voluntario, inmerso en la marcha de las “naciones disciplina-
das” hacia el progreso. El positivismo aportó con los valores, las herramientas
y prácticas historiográficas para construir este nuevo imaginario de nación, fun-
damentado en los conceptos de “progreso”, “conciencia” y “obligaciones polí-
ticas de los ciudadanos”. El gran proyecto liberal de la segunda mitad del siglo
XIX consistió, por tanto, en “escribir una historia general y unitaria de México,
desde la época prehispánica hasta el presente, y que sirviera de fundamento
para difundir y sostener la identidad nacional mexicana(p. 68), historia que
en el marco del orden poscolonial confrontó, no obstante, a los imagineros de
la nación mexicana con el dilema Progreso versus Libertad. La disyuntiva estri-
baba en si explicar la historia de México como el resultado de leyes científicas
que ocurrían independientemente de la voluntad humana, o, por el contrario,
Pr o c e s o s 32, II semestre 2010
113
si afirmarse en la idea antipositivista de la historia, comprendida como la lucha
por la libertad. La primera opción implicaba aceptar la inferioridad americana
frente al paradigma civilizatorio representado por Europa del Norte, la segun-
da, apelaba a la idea de un desarrollo autónomo de la nación mexicana. Como
lo expone Annino, los nacionalismos liberales del Porfiriato se distanciaron
del positivismo en cuanto este significaba la negación de lo mexicano, e inter-
pretaron la Independencia como el paso hacia la libertad, empresa que en su
opinión culminaría recién en 1867.
Si la Independencia fue interpretada por los historiadores decimonónicos
como el lugar de gestación de las ideas liberales, para los intelectuales de
la Revolución mexicana las guerras contra la metrópoli se convirtieron en el
campo de debate donde esgrimir problemáticas sociales, y desde donde se
dio paso a la legitimación de un nuevo sujeto histórico, el del campesinado
indígena. En la segunda parte de La Independencia. Los libros de la Patria
el historiador cubano Rafael Rojas ofrece al lector una panorámica, si bien
más descriptiva que analítica, de la historiografía del siglo XX. Su exposición
inicia con las obras producidas en el contexto de la Revolución mexicana,
que coincide a su vez con las celebraciones del primer centenario del Grito
de Dolores. Capitalizada por el gobierno de Porfirio Díaz con el objetivo de
exhibir la existencia de una nación moderna, la Independencia es presentada
como una epopeya de héroes dirigentes de pueblos en armas. A diferencia
de Díaz, el presidente Álvaro Obregón prestó poca atención a las celebracio-
nes de 1921 (lo que Rojas denomina “Los silencios del otro Centenario”). En
ambos gobiernos primó, sin embargo, la idea de una continuidad entre 1810
y 1910 y de la Revolución como la realización de las demandas sociales y
políticas de las masas insurgentes.
En la producción histórica de las primeras tres décadas del siglo XX con-
fluyeron además las corrientes agraristas, indigenistas y marxistas mexicanas,
lo cual dio lugar a una comprensión más pluralista de las guerras indepen-
dentistas, a la vez que creó un espacio discursivo donde debatir las pro-
puestas políticas republicanas, nacionalistas y revolucionarias radicales. Los
historiadores Antonio Luna Arroyo y Marte R. Gómez elaboraron, por ejem-
plo, la imagen de un campesinado indio, de ideas republicanas y tradiciones
radicales, que fue traicionado por las élites posindependentistas, razón que
los condujo al zapatismo. Con el telón de fondo de la Guerra Civil Española,
por una parte, y de las relaciones conflictivas con el vecino del norte por la
otra, los intelectuales de izquierda imaginaron una correspondencia ideológi-
ca de la tradición popular y anticlerical del republicanismo y liberalismo de
México con las tradiciones también populares y anticlericales de la Segunda
República española. De igual manera, recrearon una secuencia que iba de las
revoluciones “burguesas” europeas a las hispanoamericanas y que confluía
Pr o c e s o s 32, II semestre 2010
114
en la mexicana de 1910. La independencia de las trece colonias inglesas no
guardaba, sin embargo, relación con los procesos libertarios de la América
española.
Durante la Revolución mexicana escribir historia era una tarea de peda-
gogía cívica, impulsada desde y por el Estado. Fue justamente este el que
fomentó una serie de políticas culturales e institucionales, entre ellas la pu-
blicación de nuevas series documentales y manuales educativos, así como
la creación de archivos y museos, cuyo objetivo era sostener una memoria
oficial y triunfalista del pasado insurgente. Rojas no lo enuncia, pero quizá
valdría la pena preguntarse si las políticas estatales de los gobiernos revo-
lucionarios no fueron un factor relevante para la profesionalización en el
campo de la historia, que tiene lugar en México desde mediados de 1940.
Profesionalización que se reflejó en la acumulación de nuevas investigaciones
sobre la Independencia, dirigidas muchas de ellas al tema regional, además
de la creación y crecimiento institucional y de empresas editoriales. En este
acápite del libro quedan, sin embargo, algunas preguntas sueltas: ¿A qué se
refiere el autor cuando afirma “la neutralidad investigativa y analítica” (p.
123) de los estudios a partir de la profesionalización del campo histórico? Y
sobre todo, ¿cómo se explican –y no solamente en qué consisten– las nuevas
lecturas sobre la Independencia? Para los lectores no mexicanistas, el mapeo
que ofrece Rojas es de gran ayuda, puesto que ubica los tópicos, autores y
obras más relevantes e invita además a (re)pensar las conexiones y paralelos
con las historias y los historiadores de otras regiones latinoamericanas. El
indiscutible aporte sintetizador se habría enriquecido, si además se contex-
tualizaban los debates sobre la Independencia en la dinámica de ruptura y
renovación que se produjo en el ámbito internacional a raíz de la Segunda
Guerra Mundial. Nos referimos, por ejemplo, al diálogo de la historiografía
mexicana con el materialismo histórico, las propuestas de la Escuela de los
Annales o la historia social y económica británica. Esta observación es válida
también al momento de abordar la revalorización de las Reformas Borbóni-
cas. Calificadas como “segunda conquista de América” (Lynch) o como “re-
volución en el gobierno” (Pietschmann), las reformas político-administrativas
y contradicciones sociales que tuvieron lugar durante la segunda mitad del
siglo XVIII y que intensificaron las relaciones coloniales entre la Metrópoli
e Hispanoamérica, han sido interpretadas como un conjunto de causas que
desembocó en la Independencia. Los cambios en el discurso historiográfico
podrían, sin embargo, comprenderse mejor, si se incluye en el análisis la inci-
dencia de las luchas anticolonialistas en África y Asia en las formas de pensar
la historia latinoamericana.
El libro concluye con la exposición sobre la renovación profunda que
significó la “nueva historia política” para el debate sobre la Independencia y
Pr o c e s o s 32, II semestre 2010
115
que trasladó el epicentro de la explicación de la segunda mitad del siglo XVIII
al año 1808. Los acercamientos desde la historia intelectual, especialmente las
investigaciones de François Xavier Guerra y Jaime E. Rodríguez, que apuntan
a la creación de un espacio público y a nuevas “modernas” prácticas políticas
a inicios del siglo XIX, son fundamentales en este giro historiográfico. Un
trabajo como el de Eric van Young La otra rebelión. La lucha por la indepen-
dencia de México, 1810-1821 (2001)–, que justamente pone en tela de juicio
la “modernidad” de los sujetos campesinos en sus luchas independentistas y
que enriquece la reflexión científica sobre la crisis del sistema colonial, no es,
sin embargo, merecedor de un análisis más exhaustivo por parte de Rojas. De
igual manera, se desatienden los estudios inscritos en el debate de la subal-
ternidad. Así por ejemplo, el estudio de caso de Peter Guardino –The Time of
Liberty. Popular Political Culture in Oaxaca, 1750-1850 (2005)– que analiza
las formas cómo los sectores populares recrearon los conceptos modernos
introducidos por las élites ilustradas. La segunda parte del libro, que dicho sea
de paso, comprende la parte más corta del mismo, no agota entonces todas
las lecturas sobre la Independencia, dejando de lado especialmente las his-
torias “desde abajo” y que justamente dan lugar aquello que, según Rojas, es
una de las características fundamentales de la historiografía mexicana de las
últimas décadas: la diversidad, diferenciación y pluralidad de las miradas.
Galaxis Borja González
Universidad Andina Simón Bolívar, Sede Ecuador
Ma n u e l es P i n o s a aP o l o , In s u m I s a v e c I n d a d . me m o r I a p o L í t I c a d e L b a r r I o
sa n ro q u e , Qu i t o , ed i t o r i a l tr i b a l /Qu i t o et e r n o , 2009, 201 P P .
No se debe juzgar un libro en función de lo que no dice, sino más bien
en el marco de aquello que en sus páginas iniciales se propuso mostrar (el
problema planteado), y la imagen que finalmente logró dejarnos (si logró o
no acometer tal problemática y cómo lo hizo). Tampoco se juzga un libro a
partir de lo que aspiramos que sea –aunque nos tracemos casi siempre, con el
anuncio de su título o el epígrafe del autor, un horizonte de lo esperado–.
Sí podemos, en cambio, ponderar el aporte de un trabajo editorial en de-
terminada área del conocimiento (en el caso que nos ocupa en esta reseña, el
histórico) en función de su originalidad, su enfoque crítico, el tipo de fuentes
a las que recurre y cómo las interroga, o los debates y contribuciones aca-
démicas con los que discute o dialoga entre sus páginas. Ello nos permitirá
sondear en qué medida el trabajo que ha caído en nuestras manos constituye,
por así decirlo, un aporte significativo a la comprensión de determinados as-
pectos de la historia social urbana, o si se trata, por el contrario de un “refrito”
Pr o c e s o s 32, II semestre 2010
116
o un puñado de textos escritos con prosa elegante (más o menos relacionados
entre sí por la temática que abordan), pero medianos al momento de sopesar
su rigurosidad académica y enfoque crítico (que es lo que en la producción
editorial finalmente cuenta). El libro Insumisa vecindad. Memoria política del
barrio de San Roque es, nos parece, un ejemplo de esto último.
De entrada, el autor de la obra nos pone en un escenario (el de la his-
toria social urbana de la ciudad de Quito en la larga duración) cuyo “escaso
estudio” (nos dice) lo autoriza a hablar del tema (basta con señalar que de-
terminado espacio del conocimiento es aún brumoso para que, sin mayor
resistencia terminemos confiando en la pericia de quien nos advierte de la
neblina): “Los pocos investigadores que se han interesado en la trayectoria
histórica de las luchas populares en el Ecuador, han descubierto con sorpre-
sa, la irrupción insumisa y combativa de una comunidad quiteña en el siglo
XVIII: la vecindad de San Roque” (p. 9).
Sin embargo, ni son pocos los investigadores ni escasa la bibliografía
sobre la participación de los sectores subalternos urbanos en la historia ecua-
toriana (otra cosa es que el autor decida no referirse a ella, siquiera citarla, o
en el mejor de los casos, “pellizcarla un poco” para mostrarnos que la conoce,
aunque no esté integrada debidamente en sus reflexiones). Hay, al menos,
una treintena de expertos de las ciencias sociales y las humanidades que,
desde los años noventa del siglo XX realizan aportes significativos al estudio
de los procesos históricos en el Ecuador desde el enfoque de los sectores
populares, indígenas, afrodescendientes, mujeres, gremios y movimientos
obreros; bajo el paraguas de la llamada Nueva Historia del Ecuador, que tra-
baja a contrapelo de las narrativas patrias tradicionales, esas que de tiempo
en cuando enarbolan, como si de descubrimientos sin precedentes se tratase,
viejas muletillas históricas y argumentos nada profesionales, como aquellos
que encuentran indicios de ecuatorianidad en los vestigios precolombinos
más antiguos (como si lo ecuatoriano hubiese sido inaugurado por Adán en
el bíblico huerto del Edén, o establecido hace millones de años por alguna
partida de cazadores del Paleolítico).
La idea central de Insumisa vecindad es que persiste en los habitantes del
barrio de San Roque en Quito un componente genético o fenotípico de rebe-
lión o insumisión, de protesta o transgresión, que los caracteriza, cuyos rastros
serían fáciles de seguir a lo largo de su historia urbana: “La vecindad colonial
de San Roque, fue �…] una prole innatamente rebelde; �…]” (p. 10). Esto debido
a su condición de habitantes marginales de la ciudad colonial, cuyos compo-
nentes étnicos provienen mayoritariamente del mestizaje entre los pobladores
originarios de la región y los grupos desplazados por los incas durante la con-
quista del norte andino, a los que se suman luego mestizos y blancos pobres,
según la idea del autor. Así, según propone Espinosa Apolo, la insumisión y la
Pr o c e s o s 32, II semestre 2010
117
rebeldía sociales residen en una cierta “esencia” de los primeros habitantes de
la zona en estudio (esencialismo ya advertido en otros de sus trabajos, donde
las fuentes históricas seleccionadas funcionan más como soporte de un con-
junto de anécdotas que como materiales para el análisis histórico). Lejos de
funcionar como herramientas que conduzcan a la evaluación crítica del hecho
histórico, las fuentes y la bibliografía empleadas por Espinosa son utilizadas
como recurso para “afirmar históricamente” lo que presupone el autor es una
conducta innatamente insumisa, producto de rasgos culturales propios de una
condición genética y socialmente específica de los sanroqueños.
1
De este modo, la participación de los habitantes de la zona de San Roque
desde el período colonial hasta el siglo XX (el libro describe diferentes re-
vueltas y conmociones populares a manera de capítulos que se pueden leer
de manera consecutiva o “saltada”, como si de relatos independientes se tra-
tase), es narrada de modo que los demás habitantes de la urbe desaparecen
de los acontecimientos contados, como si la ciudad de Quito fuese habitada
solamente por personajes de la élite política y económica de la región, y los
sanrroqueños, siempre explotados, maltratados y vejados por aquellos, en
una especie de versión maniquea de la historia social urbana que nos muestra
una comunidad inestable, propensa a la rebelión y expuesta a la manipula-
ción recurrente de las élites políticas y económicas locales que en no pocos
episodios fue conducida “ideológicamente por los sectores dominantes”.
Si bien los habitantes de San Roque integraron en no pocos episodios de
la historia urbana de Quito, movilizaciones urbanas de protesta y agitación
social, esa inquietud social no es reductibe de manera exclusiva a los habitan-
tes de ese histórico barrio, oscureciendo así las variadas texturas sociales que
tuvieron esas protestas, en las que participaron amplios y diversos sectores
de la ciudad.
Para demostrarlo, el autor resume, por ejemplo (no tenemos el espacio en
esta reseña para referirnos a todos los aspectos que se describen en el libro),
los crímenes políticos del linchamiento del conde Ruiz de Castilla (pp. 130-
137) y el de Eloy Alfaro y sus lugartenientes (pp. 157-165), episodios en los
que el autor anuncia el protagonismo casi exclusivo de los habitantes de San
Roque, quienes dejaron su particular impronta en el desenlace de ambos he-
chos: “�…] Muchos vecinos de San Roque participaron en dicha turbamulta la
que arrastró a Eloy Alfaro y sus lugartenientes], de ahí que el 28 de enero de
1912, aquella muchedumbre actuó siguiendo un viejo libreto que había sido
escrito cien años atrás por esa misma vecindad insumisa. Eso explica la simi-
1. Ver los estudios introductorios de Manuel Espinosa Apolo en sus compilaciones,
Hablan los incas, Quito, Taller de Estudios Andinos, 2000; y La ciudad inca de Quito,
Quito, Tramasocial, 2002.
Pr o c e s o s 32, II semestre 2010
118
litud casi cinematográfica entre el arrastre de los Alfaro y la del conde Ruiz
de Castilla. Además, es muy probable que los más avezados y sanguinarios
soldados y artesanos que lideraron aquella turba junto con el clérigo Serrano
y el fraile Bravo de La Merced– hayan sido vecinos de San Roque” (p. 165).
San Roque es, en la pluma del autor, de una colectividad escandalizada,
que se moviliza al vaivén de grupos e intereses externos a ella; una comu-
nidad a ratos inconsciente, que “se deja llevar” sin mayor esfuerzo y por
influencia de otros hasta la orilla de lo execrable.
Así, la obra que se anuncia como un esfuerzo por devolver a la escena
de la historia a los sectores subalternos, por medio del relato histórico de su
activa participación en la vida política de la urbe (mediante la protesta y la
rebelión urbana) termina deformando esos mismos actores, a través de una
construcción superlativa, casi ficcional de su intervención de aquellos hechos,
recurriendo a bibliografía y fuentes históricas no como ejercicio de confron-
tación del relato histórico tradicional de los sectores populares de Quito y su
injerencia en la historia local y nacional (para averiguar, en su tratamiento
cuáles fueron las motivaciones o el marco situacional que dio origen a cada
crisis); sino, más bien, como un recurso efectista que le permite al autor
construir un relato de tono esencialista sobre un sector (que no el único) de
la ciudad y sus avatares en la historia.
Por otro lado, nos parece que el esfuerzo del autor por reivindicar a los ha-
bitantes de San Roque como paradigma de la insumisión y la protesta popular,
a partir de criterios fenotípicos o de conductas rebeldes innatas, termina cari-
caturizando la historia de las movilizaciones urbanas populares ocurridas en
Quito, en las que sus actores se muestran como seres inestables, cuya insumi-
sión reside s bien en un mestizaje problemático que a lo largo del tiempo se
alimenta de diferentes vertientes culturales y sociales entre las cuales sobresale
un supuesto “pasado inca”, remitiéndonos al candoroso cuento de la “resisten-
cia de Rumiñahui” ante el avance de los conquistadores sobre el quitu.
Se aprecia, además, una total ausencia de diálogo con estudios considera-
dos clásicos de la historia obrera de la ciudad de Quito, ineludibles –nos pare-
ce– para el estudio de los sectores subalternos en el siglo XX.
2
Haberlos tomado
2. Nos referimos a Milton Luna Tamayo, Historia y conciencia popular. El artesanado
en Quito, economía, organización y vida cotidiana, Quito, Corporación Editora Nacional,
1989; Guillermo Bustos Lozano, “Gremios, sindicatos y política. Transformaciones ideoló-
gicas y redefinición social de artesanos y obreros fabriles en Quito (1931-1938)”, inédito; y
“La politización del problema obrero. Los trabajadores quiteños entre la identidad pueblo
y la identidad de clase (1931-1934)”, en Simón Pachano, comp., Ciudadanía e identidad,
Quito, Flacso, 2003; y Eduardo Kingman Garcés, La ciudad y los otros. Quito 1860-1940.
Higienismo, ornato y policía, Quito, Flacso/Universitat Rovira i Virgili, 2008, 2a. ed., entre
otros.
Pr o c e s o s 32, II semestre 2010
119
en cuenta hubiese provisto al autor de Insumisa vecindad, de herramientas de
análisis e insumos que permitiesen una descripción más precisa de las mane-
ras en que los sectores populares urbanos escenifican sus malestares sociales,
se adaptan a distintos momentos políticos y plantean, en esas movilizaciones,
formas propias de impugnación de dichos órdenes. Por el contrario, eludiendo
estas dinámicas, Espinosa Apolo termina por glorificar en los sanroqueños su
carácter de personajes violentos, revoltosos y buenos petes” (como en la
parte final los caracteriza), al vaivén de su manipulación política, quitándoles
en su descripción histórica toda posibilidad de articular procesos sociales, con
arreglo a su propia economía moral (agremiación y sindicalización).
Insumisa vecindad. Memoria política del barrio San Roque, es un libro
muy bien escrito, pero ¿se trata de un aporte novedoso en torno a la historia
social de una ciudad del norte andino, que nos permita dilucidar el funciona-
miento de la protesta social urbana, o es, más bien, un ejercicio más o menos
divertido de imaginación histórica, a propósito de las revueltas urbanas de
Quito y uno de sus barrios tradicionales?
Santiago Cabrera Hanna
Universidad Andina Simón Bolívar, Sede Ecuador
fr a n K l i n ce P e d a as t u d i l l o , rI o b a m b a . Im a g e n , p a L a b r a e h I s t o r I a ,
ri o b a M b a , ca s a d e l a cu l t u r a ec u a t o r i a n a be nja M í n ca r r i ó n ,
nú c l e o d e ch i M b o r a z o , 2001, 286 P P .
Este libro es una recopilacn extensa de más de trescientas fotografías,
minuciosamente seleccionadas sobre la ciudad de Riobamba, y que se com-
plementa con la presentación de avisos, propagandas, hojas volantes, manifies-
tos, caricaturas, viñetas, sellos (elementos gráficos de la prensa riobambeña);
poemas de Remigio Romero, Rafael Herrera, Euler Granda, Miguel Ángel León
y testimonios escritos tomados de revistas, crónicas, folletos, periódicos de la
época; así como textos provenientes de obras de carácter académico sobre la
ciudad, como Relaciones interétnicas de dependencia en Riobamba (1997) del
antropólogo Hugo Burgos. Elementos que, según su autor, procuran ser una
especie de correlato con las temáticas visuales”. Entre estos materiales destaca
un mapa topográfico de Riobamba en los años treinta proporcionado al au-
tor por el geógrafo histórico Jean-Paul Deler. La recopilación de las imágenes,
hecha por Cepeda, contó con el aporte de diferentes instituciones privadas y
blicas, ades de colecciones personales y familiares.
La obra busca captar gráficamente, desde diferentes ángulos, diversos as-
pectos de la vida de Riobamba; nos ofrece un acercamiento, entre otros, a la
vida cotidiana, que de acuerdo a la socióloga Elizabeth Jelin “está constituida
Pr o c e s o s 32, II semestre 2010
120
fundamentalmente por rutinas, comportamientos habituales, no reflexivos,
aprendidos y repetidos”. Las fotos que, a criterio del autor, tienen especial
relevancia ocupan una página completa. La mayor dificultad que enfrentó
el autor fue la identificación exacta de las fechas de las fotos, así como los
créditos de sus autores o propietarios, de allí que la información en pies de
fotos no sea totalmente exhaustiva.
El arco temporal que abarca el libro va desde fines del siglo XIX y llega
al presente. La obra se divide en cuatro partes, precedidas de una síntesis
general de la historia de Riobamba, desde el reasentamiento en la llanura de
Tapi, hasta los primeros años de siglo XXI, y un breve relato de la historia de
la fotografía en Riobamba, ya publicado anteriormente. Esta introducción, si
bien toma referencias de varios estudios históricos sobre la región de la Sierra
central y la urbe riobambeña, ha dejado de lado aportes significativos para la
comprensión de las lógicas sociales, culturales y las relaciones de poder que
se tejieron en ese escenario durante la época colonial, nos referimos, concre-
tamente, a Rosemarie Terán et al., La antigua Riobamba, historia oculta de
una ciudad colonial (2000), obra que, aunque consta en la bibliografía, no es
referida en el cuerpo del estudio introductorio.
Los apartados que integran Riobamba. Imagen, palabra e historia son
presentados a modo de una obra de teatro. Así, el “Acto Primero, ‘Despertan-
do a un nuevo siglo’muestra fotografías de la ciudad desde fines del siglo
XIX hasta la primera mitad del siglo XX. En este capítulo pueden apreciarse
lugares representativos de Riobamba como las iglesias: Catedral, la Basílica,
la Merced, San Alfonso, San Antonio; parques como el Maldonado, la Libertad
y Sucre, monumentos, mercados, la Estación Ferroviaria; calles principales;
los colegios San Felipe Neri y Maldonado, barrios como Bellavista, el estadio
Olímpico…
El “Acto Segundo, ‘Álbum de Familia’ ”, ofrece un acercamiento a los
grupos humanos que habitan esta ciudad del centro de la Sierra ecuatoriana.
Comparten el “escenario” las “familias de abolengo”, o de “sangre azul” con
los sectores subalternos: trabajadores, obreros, campesinos, indígenas… Estos
personajes aparecen en el dossier en sus diversas facetas: obispos, estudian-
tes, religiosos, obreros, amas de casa, policías, militares, deportistas, reinas de
belleza, comerciantes, taxistas, músicos, artesanos, ferroviarios, presidentes,
alcaldes… El autor concede, en su recopilación gráfica, espacio significativo a
manifestaciones y rituales públicos como procesiones religiosas, desfiles cívi-
cos, cortejos fúnebres, protestas, mítines políticos, encuentros deportivos…
La obra de Cepeda se distancia de tradicionales monografías sobre Rio-
bamba realizados el siglo XX como las de Rodolfo Maldonado (1930), Ju-
lio Castillo (1942, 1964) o publicaciones recientes como las de Carlos Ortiz
(2008) y Gladys Barriga (2008) en las que se destacan a actores individuales,
Pr o c e s o s 32, II semestre 2010
121
hombres en su mayoría, calificados como “gente de bien” y que subrayan,
especialmente, su origen nobiliario. Por el contrario, el autor procura dar
espacio visual a aquellos personajes que, tradicionalmente, no han aparecido
en esos trabajos.
No podían estar ausentes las imágenes de los hechos trágicos y deplo-
rables de la urbe riobambeña como el estallido del polvorín de la Brigada
Galápagos (2001), el robo de la Custodia del museo de las Conceptas (2003)
y el incendio del colegio San Vicente de Paúl (2009); como también triunfos y
logros de la ciudad como el Campeonato Nacional de Fútbol obtenido por el
Centro Deportivo Olmedo, el equipo de la ciudad (2000) o la primera edición
ecuatoriana del Quijote realizada por Cepeda Astudillo.
El “Acto Tercero, ‘Albores de un nuevo milenio’ ”, pasa revista a fotogra-
fías captadas desde mediados del siglo anterior hasta el presente, apartado
en el que el libro presenta a “la ciudad y sus sitios, sin duda con distintas
atmósferas…” La obra muestra las transformaciones en la urbe, especialmente
de su patrimonio arquitectónico: construcciones derrumbadas, cambios ur-
banísticos, a veces muy criticados, y la morfología que la ciudad ha tomado
en los últimos años. Los testimonios escritos que acompañan a las imágenes
revelan la manera como fueron asumidos por los riobambeños:
En relación al retiro de las verjas del Parque Maldonado, hemos auscultado
el sentir ciudadano �…] Otros dicen: Han desaparecido las verjas artísticas que
fueron traídas de Europa. Han desaparecido las históricas verjas que nuestros
antepasados las hicieron construir y que significaba el fruto del espíritu de los
riobambeños. �…] En general, hemos podido colegir que el descontento de la
ciudadanía por el retiro de las verjas del mencionado parque es casi unánime
(pp. 204-205).
La última parte, “El Gran Final,” reproduce un grupo de postales con-
memorativas distribuidas en la inauguración del servicio de agua potable de
Riobamba (1913), a las que se agregan fotografías panorámicas y aéreas de la
ciudad en blanco y negro y en color.
El libro se completa con una detallada cronología de la ciudad en el siglo
XX, hasta la primera década del XXI, de la prensa y publicaciones periódi-
cas de Riobamba; aportes que se suman a los realizados anteriormente por
Carlos Rolando, Carlos Riofrío, entre otros. La obra se cierra con una lista de
los obispos, presidentes del Consejo Municipal, alcaldes de Riobamba y los
presidentes de Casa de la Cultura, Núcleo de Chimborazo, y una bibliografía
básica sobre la ciudad.
De esta forma, el libro provee de un significativo acervo visual que con-
tribuye a la investigación histórica sobre la ciudad y su ámbito.
Pr o c e s o s 32, II semestre 2010
122
Sin embargo, el autor pudo incluir en el estudio introductorio, así como
en la recopilación de escritos, aportes que, de alguna manera, ubiquen a
Riobamba en el contexto de las relaciones interregionales con otras pobla-
ciones y espacios, que permitan apreciar cómo la ciudad de Riobamba, en su
devenir en el último siglo, se articuló al “espacio nacional” al que se refiere
Jean-Paul Deler. La historia regional es un aspecto necesario en los estudios
de esta índole, que “crea también o acentúa heterogeneidades superestructu-
rales”, según anota el sociólogo Rafael Quintero.
Al tratarse de un trabajo sobre el desarrollo urbano y espacial de Riobam-
ba, la obra pudo dialogar con bibliografía especializada sobre la evolución
del espacio ecuatoriano y la influencia de la cuestión regional en dicha arti-
culación, como: Ecuador, del espacio al Estado nacional (2007, 2a. ed.), de
Jean-Paul Deler; Los poblados del Ecuador (1990), de Alain Dubly; o Historia
y región en el Ecuador, 1830-1930 (1994), de Juan Maiguashca, edit.; lo que
hubiera abonado en una mejor comprensión y análisis de los cambios que
experimentó Riobamba a lo largo del siglo XX y de los primeros años del
siglo XXI, así como en la presentación de un trabajo menos nostálgico y más
cercano a poner en perspectiva el desarrollo de la urbe riobambeña en el
contexto de las transformaciones políticas, sociales y culturales del país.
Lenin Garcés Viteri
Colegio San Felipe Neri
an d r é s gu e r r e r o , ad m I n I s t r a c I ó n d e p o b L a c I o n e s , v e n t r I L o q u I a
y t r a n s e s c r I t u r a . an á L I s I s h I s t ó r I c o s : e s t u d I o s t e ó r I c o s , li M a -Qu i t o
in s t i t u t o d e es t u d i o s Pe r u a n o s (ieP)/fl a c s o -ec u a d o r , 2010, 546 P P .
Esta nueva compilación de trabajos de Andrés Guerrero pone a disposi-
ción del público ecuatoriano el conjunto articulado de elaboraciones que el
autor ha venido componiendo en las dos últimas décadas. Su tema central es
la dominación étnica dentro de un Estado republicano donde prima formal-
mente la igualdad ciudadana. Si uno sigue el largo pliegue de la obra histórica
de Andrés Guerrero, esta compilación cobra su pleno significado.
Si excluimos la conocida obra Los oligarcas del cacao, que, en cierta
forma, sigue un hilo polémico distinto (aunque relacionado), los trabajos
tempranos del autor, escritos en los años 1970, se centraron en el proceso de
transformación, modernización y reforma agraria en la Sierra ecuatoriana. El
período reformista constituyó evidentemente un quiebre en la larga duración
de los sistemas de organización económica y social en el país al desarticular
los mecanismos oligárquicos de extracción de renta en trabajo. Durante los
años 1980, enfocó sus esfuerzos en estudiar el modo de funcionamiento del
Pr o c e s o s 32, II semestre 2010
123
sistema de poder anterior a las reformas agrarias y que hacía viable la extrac-
ción de renta: examinó en detalle el funcionamiento de la hacienda como una
estructura política, como un modo de dominación organizado alrededor de la
lucha por la distribución de la producción agraria. Hacia el fin de ese período
de trabajo, el académico se encontró y se vio marcado por el levantamiento
indígena del año 1990 y por el notable protagonismo autónomo de un po-
deroso movimiento social. A la luz de esa realidad presente, buscó mostrar
cómo el período de los años 1960 y 1970 marcó no solo una transformación
en las estructuras socioeconómicas, sino el inicio del fin del poliedro de po-
der local que dominó la Sierra ecuatoriana durante más de un siglo. Abrió
los cauces que llevaron a una transformación secular: los indígenas hablaban
ahora con voz propia, con sus propios dirigentes, formulando sus propias
reivindicaciones, y se sentaban con autoridad en la mesa grande de la nego-
ciación política pública. Era definitivamente un hecho revolucionario.
En el marco de esa evolución temática, los artículos de esta nueva com-
pilación hacen la disección del modo de funcionamiento del sistema de do-
minación étnico previo a las transformaciones reformistas de mediados del
siglo XX, pero ya no en su sede de nacimiento y en su sostén estructural, la
hacienda, sino en las estructuras locales del Estado, esas estructuras que pre-
cisamente se vieron desplazadas por la delegación de su poder de administra-
ción de las poblaciones indígenas a los espacios privados regidos por el pa-
trón. El problema de fondo que Guerrero se plantea a lo largo de las páginas
de estos artículos es cómo un Estado que no puede reconocer oficialmente
la existencia de la dominación étnica, pues está comprometido formalmente
con la igualdad ciudadana, la ejerce y la reproduce. Para hacerlo, el enfoque
de los artículos del libro opera en un triple movimiento.
Primero, estudia las ramificaciones periféricas del Estado, sus estructuras
más descentralizadas, parroquiales, allí donde se vuelven neblinosas las dis-
tancias entre lo público y lo privado y donde, por defecto y error, emergen a
veces, inadvertidamente, los ocultos modos de administración étnica. Segun-
do, analiza el trabajo de los intermediarios que caminan en los linderos de la
representación de quienes están vedados de hablar por sí mismos: los ventrí-
locuos y los que transescriben” al lenguaje estatal las inaccesibles demandas,
voces y búsquedas escondidas de los dominados. Tercero, se preocupa de
aquellas fisuras en la malla de la dominación nacida del perfil hacendatario:
los intereses de los comuneros autónomos (los “indígenas sueltos”, tan impor-
tantes en Otavalo), de los artesanos, de los mestizos pueblerinos, de las resis-
tencias que emergen inevitablemente en los intersticios de toda dominación.
En el primer artículo, “Curagas y tenientes políticos”, se fijan los límites
y contornos de la temática: toda ella gira alrededor de un hecho decisivo, la
abolición del tributo en 1857, es decir, el fin del reconocimiento oficial de
Pr o c e s o s 32, II semestre 2010
124
la desigualdad ciudadana. A partir de entonces se desencadenan cambios
importantes tanto en las relaciones de los indígenas con el Estado como en
los operadores de la intermediación. En primer lugar, las autoridades tradicio-
nales hereditarias, los caciques, son desplazados por autoridades designadas
por el Estado y reclutadas en los pueblos mestizos, los tenientes políticos. Di-
ferentes instancias del Estado local, los jefes políticos o los concejos munici-
pales, pugnan por convertir a los caciques en simples empleados encargados
de tareas coercitivas y de policía. Hacia fines del período garciano, incluso el
nombre colonial de “caciques” había desaparecido a favor del de “curagas”,
forma degradada de un antiguo poder comunal más amplio. Forzados a cum-
plir tareas como el reclutamiento forzoso de peones para las obras públicas y
encontrar a los fugados entregándolos a los tenientes, los curagas perdieron
autonomía y probablemente legitimidad comunal. El Estado debilita así las
formas comunales de autoridad, al tiempo que refuerza su propio aparato de
intermediación en los confines periféricos de las instituciones.
La ruptura de 1857 también significó un cambio en los agentes interme-
diarios oficiosos y oficiales entre el mundo definido de los ciudadanos y el
“desdefinido” (porque nunca se aclara jurídicamente) de los no-ciudadanos.
Así, el cuarto capítulo, “los protectores de indios republicanos”, se concentra
en un tipo específico de intermediarios propios del período previo a la abo-
lición del tributo. Con la reinstauración del tributo en 1828, los fiscales son
designados como “protectores”, figura de origen colonial cuyas funciones van
restringiéndose paulatinamente a lo civil y penal hasta su supresión en 1854.
El objetivo del artículo es tratar, a propósito de los protectores, tres proble-
mas. Primero, la redefinición de los indígenas como “personas miserables” y
“menores de edad”. Así se justifica su condición “desdefinida”. Aquí el texto
llama la atención, a partir de casos de intervención judicial en Otavalo, sobre
la delegación práctica de la “protección” de los indios conciertos o gañanes
a los hacendados: la autoridad estatal periférica no puede intervenir en ese
espacio autónomo y esa es una queja constante de los funcionarios menores.
Segundo problema, el proceso de “transescritura” propio de los protectores
y de los escribas del Estado, los notarios, lo que implica rodear la voz di-
recta de los no-ciudadanos indios en los documentos judiciales en una “bru-
ma inescrutable” para los historiadores. La transescritura, en efecto, supone
convertir “los reclamos de los indígenas en secuencias tácticas fundidas en
el molde de los códigos jurídicos y adecuadas a las correlaciones de fuerza
político-burocráticas de la coyuntura” (p. 269). El trabajo de esos escribas es,
sin embargo, casi lo único a lo que tenemos acceso porque la justicia oral en
los despachos de las comisarías parroquiales es aún más inescrutable, reduci-
da en los poquísimos libros de actas de demandas que se conservan, a unos
pocos gestos formales despojados de toda la ritualidad y la fuerza activa de la
Pr o c e s o s 32, II semestre 2010
125
presencia física. Tercero, la construcción local del Estado en rutinas jurídicas
ritualizadas que instauran la autoridad estatal ante los ciudadanos y ante los
sujetos indios republicanos. El análisis de los juicios escritos cantonales o los
juicios orales parroquiales apenas destilan infinitesimalmente el ambiente y
las reglas prácticas de la intermediación. Ante la negativa de los documentos,
Guerrero se aferra a mostrar la forma en que la función del protector debía
inmiscuirse en los conflictos de la élite blanco-mestiza pueblerina y de los
hacendados de alcurnia, así como a mostrar la función ratificadora de los
rituales codificados que sancionaban el ejercicio de la autoridad estatal. Si el
protector, al hablar en nombre de los indígenas, actuaba en el ritual como
un renegado contra sus verdaderos interpares, los rituales mismos revelan
la importancia de la creciente injerencia de los funcionarios estatales en los
mismos conflictos comunales que antes se saldaban internamente.
Una vez suprimida la figura oficial de los protectores en 1854, emerge en
los documentos la figura de los “tinterillos” (objeto del capítulo V). Se trata
de un tipo de intermediario informal, letrado, al parecer generalmente no
abogado, que nunca firma en los juicios, que actúa como defensor y procu-
rador de los indígenas, al tiempo que es denostado constantemente por los
funcionarios estatales como el verdadero promotor de la “insolencia” de los
no-ciudadanos. Los tinterillos eran ciudadanos que en sus actividades priva-
das a veces llegaron a comisario municipal, en ocasiones eran escribanos y
en algún caso accedieron al cargo de jefe político durante el período liberal.
En este caso, los dramáticos silencios y penumbras del archivo deben ser
leídos y completados con la experiencia del antropólogo: solo el trabajo de
campo contemporáneo permite al historiador intuir en diminutas y esporádi-
cas palabras escritas al azar en los pesados legajos judiciales, las estrategias
de acercamiento con “compadres blancos”, o los cálculos que presidían entre
los indios la selección del aliado circunstancial. Guerrero opta también por la
estrategia de relacionar lo que conocemos del contexto nacional y local con
la acrecentada presencia de los tinterillos. Más específicamente, varios casos
revelan momentos favorables en la coyuntura de la Revolución liberal, en
la presencia de funcionarios estatales más sensibles ante la condición de la
“desgraciada raza indígena”, y en la creciente aparición, luego de la segunda
década del siglo XX, de abogados y ciudadanos ligados al Partido Socialista.
La coyuntura liberal es favorable en parte por un juego de relaciones de
fuerza donde los indígenas eran una pieza sin voluntad propia. En efecto,
el segundo capítulo, “Una imagen ventrílocua”, analiza el discurso liberal,
codificado finalmente por Abelardo Moncayo, sobre el indio sumiso, opri-
mido y degradado que requiere la protección del Estado. La delegación de
la administración étnica a las haciendas es denunciada como forjadora de la
opresión y la degradación de la raza. Se habla por los indios y en su nombre,
Pr o c e s o s 32, II semestre 2010
126
pero ante todo como peones de una lucha contra los conservadores, donde
lo que interesa no es tanto la situación que se denuncia, sino el debilitamien-
to del adversario político: una imagen manipulada en los juegos de poder de
élites blanco-mestizas. Si el período liberal representó un intento de seguir
ampliando las fronteras de la intervención estatal al prestar oídos a las quejas
contra los hacendados, al legislar sobre los jornales en las haciendas, y al eli-
minar simbólicamente el concertaje, dejó sembrada la imagen degradada de
un sujeto indio sin voluntad propia, necesitado de protección.
El libro cierra con un análisis contemporáneo donde Guerrero compara
la situación de los indios ecuatorianos del siglo XIX con la de los inmigrantes
africanos en la España del siglo XXI. El punto a resaltar es que junto a las
nociones y prácticas jurídicas de ciudadanía oficial, existen otras ciudadanías
configurada por el “sentido común”. Así, bajo la forma de convencimientos
colectivos, se sitúa a determinadas personas, asociadas a ciertos rasgos exte-
riores, a la forma de vestir, a la lengua hablada (quichua o árabe), o la tenen-
cia o no de “papeles” en regla, como interpares, como ciudadanos iguales,
mientras otros no lo son. En este texto, además, se resumen varios de los
argumentos anteriores, se señalan los problemas del archivo, se ubican los
conceptos básicos del análisis teórico: las narraciones modélicas, la ciudada-
nía del sentido común, la administración de poblaciones, la representación y,
se añade uno, el discurso y la propuesta de la “inclusión”.
El libro retoma, aclara y detalla los modos de administración y de domi-
nación social que Andrés Guerrero ha venido trabajando en los últimos 25
años. Pero esta vez, mucho más que en sus obras anteriores, el autor desen-
traña las incertidumbres y frustraciones de quien quiera estudiar la historia
social de los sectores subalternos. Faltan fuentes, se recorren archivos, se leen
miles de legajos y apenas se puede exprimir una gota de información útil, en-
marañada en la voz y la intervención de los intermediarios. El intento merece
reconocimiento y también la prudencia en las conclusiones y los argumentos:
el autor no imagina un subalterno contrahegemónico siempre dispuesto a la
contestación. Restituye su agencia contradictoria y su constante vaivén entre
la adaptación y la resistencia.
Pablo Ospina Peralta
Universidad Andina Simón Bolívar, Sede Ecuador

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.


ISSN: 1390-0099

Licencia de Creative Commons
Procesos: revista ecuatoriana de Historia is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 4.0 Internacional License.