Pr o c e s o s 32, II semestre 2010
31
ab a s t e c i m i e n t o d e a g u a y P o L í t i c a s
d e s a n e a m i e n t o e n Qu i t o ,
1880-1930*
Sofía Luzuriaga Jaramillo
Universidad Andina Simón Bolívar, Sede Ecuador
Pontificia Universidad Católica del Ecuador
RESUMEN
Partiendo de una mirada retrospectiva del período colonial, el artículo ofrece
una visión general sobre el sistema de abastecimiento de agua en la ciudad de
Quito, a fines del siglo XIX e inicios del XX. Con este propósito, se estudian
las políticas municipales de higienización y salud pública y cómo incidieron en
los hábitos domésticos de los habitantes. Además, se aborda el crecimiento ur-
bano en relación a la provisión de agua potable y al crecimiento poblacional.
Pa l a b r a s c l a v e : Quito, siglo XIX, siglo XX, agua potable, Municipio, vida cotidiana,
modernización, desarrollo, políticas de higiene.
ABSTRACT
Beginning with a retrospective of the colonial period, this article offers an over-
view of the water supply system in the city of Quito in the late nineteenth and
early twentieth centuries. The author outlines the policies of municipal sanitation
and public health and their impact on the domestic habits of the city’s residents.
In addition, the article addresses urban growth in relation to the provision of po-
table water and population growth.
Ke y w o r d s : Quito, nineteenth century, twentieth century, drinking water, municipa-
lity, daily life, modernization, development, health policies.
* Este artículo corresponde al segundo capítulo de la tesis de maestría en Estudios de
la Cultura, “Agua potable y discursos que moldearon su abastecimiento. Quito en el cambio
del XIX al XX”, presentada ante la Universidad Andina Simón Bolívar, Sede Ecuador, en
febrero de 2009. Se han incorporado algunos párrafos complementarios y modificado la
notación original.
Pr o c e s o s 32, II semestre 2010
32
in t r o d u c c i ó n
Este artículo analiza cómo la ciudad de Quito asumió dos proyectos de
servicios urbanos relacionados entre sí durante el cambio de los siglos XIX y
XX: la implementación de un sistema de abastecimiento de agua tratada (po-
table), y el discurso higienista en su esfera de salud y aseo. Por lo tanto, se
estudian los problemas de manejo del agua y los discursos que moldean los
proyectos de la ciudad. Se toma como punto de partida la historia del medio-
ambiente y se interrogan los discursos que construyen las prácticas acerca del
manejo de la ciudad. En este contexto, se toman al progreso y la moderniza-
ción como nociones-fuerza que se configuran en un momento transitorio de
una ciudad en expansión poblacional y espacial. De otro lado, se entiende
la higiene como el conjunto de prácticas y discursos sobre la salud de los
habitantes y el aseo de la ciudad.
Esta investigación se enfoca en el problema del manejo del agua. Em-
pieza con una referencia al sistema de abastecimiento de agua cruda (no
tratada) durante el sistema colonial. Pasa luego a estudiar los problemas de
saneamiento urbano derivados del consumo de agua y de eliminación de
aguas servidas, que se evidencian en el cuerpo de normativas del Concejo de
Quito. Finalmente, se analiza el paso a un sistema de abastecimiento de agua
potable (tratada), que aparece como proyecto desde finales del siglo XIX,
pero que se concreta, en realidad, a principios del siglo XX.
Po L í t i c a s d e c o n t r o L s o b r e e L a b a s t e c i m i e n t o
d e a g u a : u n a m i r a d a r e t r o s P e c t i v a
Para comprender el cambio en el abastecimiento de agua a principios del
siglo XX, hace falta retrotraernos al sistema anterior que configuró su manejo
a lo largo de tres siglos. En primer lugar, el líquido transportado era agua cru-
da, no tratada. En segundo lugar, en el período colonial, aunque con ciertos
vestigios de épocas anteriores –como el canal de Las Llagas, utilizado entre
otros por pobladores aborígenes y más tarde por la orden franciscana–, Qui-
to no estaba dotado de un satisfactorio sistema de conducción de agua. Por
esta razón, y ante la urgencia de la demanda, el Cabildo construye canales no
cubiertos, es decir, caños a nivel de superficie. No obstante, el deterioro de
los lugares de paso del agua, el robo o “desvío” del líquido, y las constantes
enfermedades de los vecinos, hacen que –conforme avanzan los siglos XVII y
XVIII– los conductos sean cubiertos o pasen a nivel subterráneo.
Pr o c e s o s 32, II semestre 2010
33
Sin embargo, los conductos, repetidamente, se abren y se rompen. Los
encargados del Cabildo deben efectuar constantes reparaciones y, en las ace-
quias abiertas, deben evitar que los vecinos laven “las inmundicias de sus
casas y ropa sucia y apestada”,
1
que las bestias beban del agua destinada
para los pobladores en medio trayecto, y deben procurar que se mejore la
construcción de estos canales con cal y canto.
Esta operación de reparar y controlar se hace mediante el sistema de
“vistas de ojos”: comitivas coloniales conformadas por personas elegidas para
representar al Cabildo (“diputados”) en las diferentes obras públicas ya en
funcionamiento o por realizarse. Luego de la visita al lugar, estos funciona-
rios redactan un informe sobre la factibilidad de la conducción de las aguas,
así como un listado de los vecinos que contribuirán en la obra. Después, se
nombra a una nueva comitiva para que siga el proceso de la obra, que bien
podía ser la reparación o construcción de un conducto. Para la construcción
en sí, se designan sobrestante y mitayos; estos últimos, indígenas de diferen-
tes repartimientos que, por sorteo, son llamados a los trabajos públicos de
la ciudad y que provienen de diversos subespacios rurales como Otavalo, La
Magdalena, Nono, Sangolquí, Alangasí, Cotocollao o Zámbiza, entre otros.
2
Ahora bien, el proceso de conducción en debe tomar como punto
de partida a la gravedad. Justamente, el medioambiente natural de la zona
de Quito tiene fuentes de agua que bajan de la montaña. Por lo tanto, la
conducción no requiere que se eleve el líquido, sino que se lo transporte, a
través de las inclinaciones naturales, hacia el centro poblado, los sembríos o
a determinadas modalidades obrajeras, como los chorrillos.
Así, el proceso de abastecimiento puede explicarse con los siguientes pa-
sos: se construye un canal, en el mejor de los casos de cal y canto (sustancia
alcalina blanca, mezclada con piedra resistente). El agua que baja por él llega
a cajas de repartición para que se distribuya el líquido contenido en ellas.
3
Luego, una red de caños lleva el agua a diferentes puntos de la urbe: pilas o
fuentes públicas o privadas. Empero, el trayecto no se completa hasta que in-
terviene un actor social clave en el proceso de abastecimiento: el aguatero.
4
1. Acta del 25 de septiembre de 1659. Archivo Metropolitano de Historia (AMH/Q).
2. Lugares identificados de acuerdo a: acta del 4 de enero de 1602. AMH/Q; Ana María
Goetschel y Eduardo Kingman, “La participación de los indígenas en las obras públicas y
los servicios de la ciudad de Quito, en el último tercio del siglo XIX”, en Eduardo Kingman,
coord., Las ciudades en la Historia, Quito, Ciudad, 1989, p. 399; y comunicación personal
de la historiadora María Antonieta Vásquez Hahn.
3. Pablo Ospina, “Quito en la Colonia: abastecimiento urbano y relaciones de poder
local”, en Quito a través de la Historia, Quito, Dirección de Planificación del I. Municipio
de Quito/Consejería de Obras Públicas y Transporte, Junta de Andalucía, España, 1992, p.
125.
4. Un estudio sobre la función de los indios aguateros, tanto en descripciones de viaje-
Pr o c e s o s 32, II semestre 2010
34
Pese a todo este despliegue técnico y de mano de obra, el clima ecuato-
rial de altura no da tregua, y frecuentemente el abastecimiento se interrumpe
o se corrompe (agua insalubre). Tanto así, que diputados nombrados espe-
cialmente por el Cabildo son designados a lo largo del año, y de los años,
para traer la imagen de la Virgen de Nuestra Señora de Guadalupe desde el
pueblo de Guápulo hasta la Iglesia Mayor, para que cesen tanto las lluvias
como las sequías.
5
De manera general, podemos afirmar que durante el período colonial
el sistema de distribución de agua para consumo y limpieza estaba en ma-
nos del Cabildo. Esta institución tenía al menos cinco funciones angulares al
respecto. En primer lugar, decidía de qué fuentes de agua naturales se iba a
servir la ciudad, y qué recorridos seguirían hasta llegar a los diferentes pun-
tos. Igualmente, escogía las maneras de conducir el agua (canales abiertos,
enterrados…). También estaba constantemente a cargo de la construcción,
reconstrucción y reparación de canales de conducción de agua y de fuentes
públicas. Además, era la institución en la que se hacían patentes las necesi-
dades de aprovisionamiento de los vecinos, y que mediaba los intereses de la
ciudad con los intereses de los particulares. Finalmente, el Cabildo regulaba
–o al menos intentaba hacerlo– el consumo de agua aplicando, por ejemplo,
sanciones contra los vecinos que se aprovisionaban con más agua de la que
les correspondía por título, y contra los vecinos que robaban aguas de uso
público.
6
Al estudiar estas funciones y acciones resultantes, aun si se observa el
emplazamiento progresivo de un sistema –de un procedimiento metódico,
planificado y realizado de manera constante– conforme al paso del tiempo,
su funcionamiento se revela inoperante, tanto en la distribución de agua cru-
da para consumo humano, como en la limpieza de la ciudad.
7
ros como en imágenes, se encuentra en Alexandra Kennedy-Troya, “Formas de construir la
nación ecuatoriana. Acuarelas de tipos, costumbres y paisajes 1840-1870”, en Imágenes de
Identidad. Acuarelas quiteñas del siglo XIX, Quito, FONSAL, 2005, pp. 50-58.
5. En los documentos que hemos podido revisar, los períodos en los que más se hacen
rogativas a la Virgen son de enero a febrero y de noviembre a diciembre. Pero hay ciertas
peticiones presentadas en los meses de agosto, mayo y esporádicamente en marzo. Actas
de 1610-1616, 1658-1663, 1664-1669, 1676-1683, 1699-1704, 1705-1707, 1715-1719 y 1720-
1724. AMH/Q.
6. Sobre el manejo del agua en el período colonial, ver Sofía Luzuriaga Jaramillo,
“Todo lo mío y lo suyo es vuestro: la noble y leal San Francisco de Quito”, en la investiga-
ción presentada al Museo de la Ciudad bajo la coordinación de Victoria Novillo, “El agua
en la historia de Quito”, Quito, 2004.
7. Un ejemplo de esta inadecuación se encuentra en 1799, cuando el presidente de la
Real Audiencia de Quito, el Barón de Carondelet, busca dar forma a un plan para “el arre-
glo de la distribución de aguas corrientes en la ciudad”. Uno de sus objetivos es que “las
Pr o c e s o s 32, II semestre 2010
35
A partir de las últimas décadas del siglo XIX, la preocupación de las auto-
ridades en cuanto a la higiene pública comienza a manifestarse como un plan
por cumplirse gradualmente y de forma constante. El manejo de la basura,
que las aguas lluvia o los capariches (barrenderos) no llegan a solventar, es
fundamental. Esto se debe al ornato de la urbe, sí, pero principalmente a
la transición en el manejo de los saberes. Efectivamente, pensamos que en
este marco temporal se puede ver un cambio en la comprensión de la rama
preventiva en el manejo de Quito, que poco a poco se consolidará en una
tendencia higienista.
8
Para finales del siglo XIX, el Concejo Municipal estaba presidido por el
jefe político. Los empleados del Concejo de Quito son el presidente, el vi-
cepresidente, el secretario, el oficial mayor, los amanuenses, el procurador
municipal, el tesorero y, desde luego, los concejales. Cada uno tiene sus fun-
ciones, obligaciones y subordinaciones. Los asuntos se despachan en cada
sesión; ahí se leen las comunicaciones venidas del Gobierno Estatal, del jefe
político y de otras autoridades y empleados del Concejo. Igualmente, se pasa
revista a los proyectos, acuerdos, ordenanzas, resoluciones y a los informes
de las diferentes comisiones.
Las comisiones son ocasionales o permanentes, y atañen a los ramos que
corresponden al Municipio. En el primer caso, son nombradas por el presi-
dente si no hubiera concejal interesado. Cuando son permanentes, tres son
los miembros de la Municipalidad que la conforman. Ellos deben presentar
informes al cabo de tres días, salvo prórroga de plazo por parte del Concejo;
aguas ni se extravíen, ni bajen a la ciudad desordenadamente, de modo que un barrio las
tenga y otro no”. Su preocupación también está ligada a saber “en qué parajes se pueden
hacer los estanques y cuánto puede costar la obra, haciendo justiprecio de ella, pues mi
intención es que queden cerrados de noche, y que a la mañana se suelten las aguas para
que bañen alternativamente todas las calles de la ciudad”. Expediente sobre el arreglo de
la distribución de aguas corrientes de la ciudad, 19 de julio y 16 de agosto de 1799. Archi-
vo Nacional de Historia (ANH/Q), año de 1799. En una Real Cédula del 27 de noviembre
de 1801, el rey Carlos IV da cuenta de la intención fallida de Carondelet a este respecto
“por falta de medios” para “composición de caminos, puentes, pantanos y quebradas”,
expediente sobre el Presidio Urbano, 1804-1839. AMH/Q. Documentos facilitados por la
historiadora María Antonieta Vásquez Hahn.
8. En Europa, esta consolidación hacia la doctrina higiénica o la higiene científica, se
sitúa, en ciertas regiones, a principios del siglo XIX, alentada por el racionalismo científico
y la secularización de las ideas. De allí parte de dos grandes teorías: la miasmática, que
se basa sobre el estudio de focos de enfermedad, y la “enfermedad como fenómeno so-
cial”, en Rafael Alcaide González, “Las publicaciones sobre higienismo en España durante
el período 1736-1939: un estudio bibliométrico”, en Scripta Nova. Revista Electrónica de
Geografía y Ciencias Sociales, No. 37, Barcelona, Universidad de Barcelona, 1 de abril de
1999, p. 2.
Pr o c e s o s 32, II semestre 2010
36
y de considerar oportuno, las comisiones pueden proponer proyectos u or-
denanzas, resultantes del estudio que hayan realizado.
9
Tenemos, pues, a un tropel de funcionarios quienes, a su vez, tienen re-
lación con otras ramas dependientes del Municipio, con otros funcionarios: la
Policía, que solo se militariza a partir de 1885 mediante Decreto Legislativo,
y pasa a llamarse Policía de Orden y Seguridad, bajo dependencia del poder
Ejecutivo.
10
Antes de esta fecha, debemos tener muy en cuenta que, al hablar
de Policía, nos referimos tanto al resguardo del orden como al cuidado de
los espacios públicos en general –comprendidas la limpieza y la higiene de
la población–.
11
Desde 1885, este último “tipo” de Policía se conocerá con el
nombre de Policía de Aseo, Ornato y Salubridad.
12
Nótese la distinción efec-
tuada entre estos tres elementos: el ornato no es el factor global que abarca
las acciones de cuidado de la población y de los espacios públicos. Señala-
mos este matiz para evitar subsumir las preocupaciones higiénicas y de aseo
a las de ornato, aunque estén relacionadas.
Uno de los funcionarios de la Policía es el inspector de Aguas, nombrado
por el Concejo. Su cargo y obligaciones ya existían en el período colonial: el
juez o alcalde de Aguas, con nombramiento periódico y regular desde 1615.
13
Ya para la época republicana, las funciones del inspector de Aguas abarcan
el procurar que las aguas lleguen a su destino; evitar que los particulares las
distraigan arbitrariamente; cuidar el aseo y reparo de los acueductos, man-
teniéndolos siempre cubiertos para que el agua de las fuentes públicas y de
las cárceles sea limpia; vigilar a los cuidadores del Pichincha, Atacazo y de la
ciudad; dirigir las obras de nuevas cañerías y acequias que disponga el Con-
cejo Municipal; cumplir con las órdenes del Concejo, del ingeniero municipal
y del director de Policía. Además, bajo su responsabilidad están cuatro agua-
dores, sobrestantes de aseo y peones…
14
Sus funciones a finales del siglo XIX
no difieren sustancialmente de las coloniales: se amplían.
9. “Reglamento Interior del Concejo Cantonal de Quito” del 10 de julio de 1899, en
Manuel Stacey, Leyes y ordenanzas… vigentes expedidas por el Concejo desde el año de
1830, Quito, Imprenta Municipal, 1899, pp. 400-422.
10. Hugo Naranjo Puente, . Hugo Naranjo Puente, Historia de la Policía Nacional en el Ecuador 1830-1956,
Quito, Talleres Gráficos Nacionales, 1956, p. 46.
11. Al respecto, la obra de Eduardo Kingman Garcés es fundamental: . Al respecto, la obra de Eduardo Kingman Garcés es fundamental: La ciudad y los
otros. Quito 1860-1940. Higienismo, ornato y policía, Quito, Flacso/Universidad Rovira e
Virgili, 2006.
12. Es importante anotar que este Decreto apunta también que en los cantones que
no sean capitales de provincia, de no poder efectuar la división, la Policía Municipal debe
absorber las funciones de ambas ramas.
13. Acta de Cabildo del 16 de febrero de 1615. AMH/Q.
14. “Reglamento de Policía expedido por el Concejo Municipal de 1881”, en Manuel . “Reglamento de Policía expedido por el Concejo Municipal de 1881”, en Manuel
Stacey, Leyes y ordenanzas…, pp. 213-215.
Pr o c e s o s 32, II semestre 2010
37
Por otra parte, en un sistema en que –como veremos más adelante– los
cauces menguan en su escurrimiento, las acequias se rompen, “los labios de
las quebradas se van derrumbando” y el agua se “desvía”, el Cabildo conside-
ra insuficiente al tropel liderado por el inspector y a los yakucamas (cuidado-
res del agua) encargados de velar por las acequias. Por esta razón, en 1884,
se crea el cargo de ingeniero municipal, nombrado en las primeras sesiones
de enero de cada año; sus funciones comprenden la “dirección, construcción
de las obras públicas del Municipio”, y la elaboración “avalúos, planos, pre-
supuestos, etc., que necesitare el Concejo”.
15
El cargo recae en quien tenga
título de ingeniero civil –punto importante si consideramos la especialización
del oficio– es decir, en el requerimiento de un aval en el sistema de saberes
legitimados por la academia, por criterios modernos de competencia. Confor-
me el paso del tiempo, los ingenieros estarán progresivamente ligados tanto
a los planes como a las gestiones del Municipio.
Finalmente, un último funcionario municipal protagónico fue el médico,
quien, a mediados del siglo XIX, aún estaba a medio camino entre el aliado
del Municipio y el contraventor de las ordenanzas. Resulta ilustrativo analizar
el Reglamento de la Policía formado para el Cantón Quito de 1855,
16
en lo
tocante a la higiene pública. Ahí, se menciona al médico junto con cirujanos,
sangradores y comadronas… grupo heterogéneo aún no diferenciado; se ad-
vierte que para ejercer la profesión necesita autorización del Concejo y título
correspondiente… por lo que se podría deducir práctica ilegal que se trata de
evitar; que en los ocho primeros días, la Facultad Médica debe nombrar a dos
médicos para atender a los pobres, so pena de multa… es decir, una multa
para alejar a la renuencia a prestar servicios comunitarios. Sin embargo, pese
a la “tensa calma” entre cuerpo médico y Municipio, este último sabe que sin
tal élite docta, sin su apoyo en las comisiones de inspección en fuentes de
agua y focos de infección, poco se podría hacer para manejar la urbe y sus
nuevas necesidades poblacionales. Ya para 1881, el Reglamento de Policía
explicita que habrá dos médicos, residentes en la ciudad y nombrados por el
Concejo Municipal, para cuidar de la higiene y salubridad públicas: la alianza
queda, pues, reglamentada. En efecto, los médicos cumplen con funciones
municipales: son una suerte de personeros de la higiene pública.
17
15. Ordenanza expedida en diciembre de 1884. AMH/Q. En el Reglamento de 1881, se . En el Reglamento de 1881, se
hace referencia al ingeniero municipal. Pensamos que Stacey incluye la reforma posterior
–que señala en nota al pie– y que, efectivamente, la plaza no estaba creada en 1881.
16. . Reglamento de policía formado para el cantón Quito, Ambato, Imprenta del Tun-
gurahua por Teodomino Merino (1855), 1893. Biblioteca del Banco Central del Ecuador,
Fondo de Ciencias Humanas (BCE/FCH).
17. Dos más son nombrados por el Ejecutivo y se remiten más al servicio del Cuerpo
de Policía en sí. Justamente, ellos deben “practicar conocimientos correspondientes a su
Pr o c e s o s 32, II semestre 2010
38
Hasta 1906, los funcionarios municipales fueron directamente responsa-
bles del manejo del agua y de su abastecimiento: ellos los normaron, cons-
tituyeron las obligaciones de los empleados responsables, entre otros. Sin
embargo, el Decreto Supremo de Eloy Alfaro del 19 de mayo de 1906 declara
obras nacionales y de beneficencia a las de agua potable, canalización y pavi-
mentación de la ciudad, y se crea la Junta de Agua Potable y Canalización de
Quito, que contará con el Ministro de Obras Públicas –o un delegado.
18
No será sino hasta el 2 de octubre de 1915, cuando el Congreso decrete que
“asuma el Concejo Municipal de Quito todas las atribuciones que corresponden
al Gobierno en el servicio y construcción de las obras de agua potable, canali-
zación y pavimentación relativas al propio cantón Quito”. Es decir, solo en 1915
el Municipio, el poder local, vuelve a ganar fuerza, control sobre su presupues-
to y sus obras, netamente en la distribución y manejo del agua potable.
19
Pr o b L e m a s d e r i v a d o s d e L s a n e a m i e n t o u r b a n o
Las enfermedades atacan a la población con periodicidad: la “enfermedad
de los cotos” (bocio), de los pujos, la hidropesía, la influenza, los miasmas
por beber agua insalubre o por el contacto con las bacterias producidas en
ambientes pútridos… Consecuencias de la insalubridad de los espacios pú-
blicos y privados.
A continuación, estudiaremos la normativa del Concejo de Quito referen-
te al manejo del agua, en tanto que bien común y aguas servidas. Compren-
deremos al cuerpo de normas como un compromiso provisional, como “el
fruto de un arbitraje en un momento dado, entre soluciones que conllevan
cada una riesgos”. Es decir, entenderemos que “cada nueva prescripción de
normas se debe ver más como una tentativa de optimización de las políticas
de manejo del riesgo que como una etapa en un proceso continuo de con-
quista de seguridad”,
20
en este caso de seguridad en el manejo de la salud de
los habitantes en el cambio del siglo XIX al XX.
ciencia”, desempeñar obligaciones de cirujanos con respecto a los empleados del Cuerpo
de Policía, y hacer turnos para pernoctar; en Manuel Stacey, Leyes y ordenanzas…, p.
213.
18. . Decreto Supremo sobre agua potable, canalización y pavimentación de la ciudad,
Quito, Imprenta Municipal, 1906. BCE/FCH.
19. . Agua potable y canalización de Quito, Quito, Imprenta de El Quiteño Libre, 1915.
BCE/FCH.
20. Dourlens y Vidal-Naquet, en Pascale Metzger y Nury Bermúdez, . Dourlens y Vidal-Naquet, en Pascale Metzger y Nury Bermúdez, El medio ambiente
urbano en Quito, Municipio del Distrito Metropolitano de Quito, Dirección General de Pla-
nificación/Institut Français de Recherche Scientifique pour le Développement, 1996, p. 57.
Pr o c e s o s 32, II semestre 2010
39
Las sociedades humanas producen desechos, problema angular en el sa-
neamiento urbano. Una ordenanza de 1884 parecería retomar la vieja idea de
los estanques enunciada por Carondelet, con las modificaciones y especifica-
ciones técnicas pertinentes. Así, el Concejo Cantonal de Quito considera “que
las acequias para aseo público se obstruyen frecuentemente, por falta de la
suficiente agua que arrastre las basuras depositadas en ellas, lo cual ocasiona
focos de infección perjudiciales a la salubridad”. Por ello, ordena la construc-
ción de un “recipiente de mampostería en donde se reúnan las aguas que
bajan para el aseo de la ciudad, para las fuentes públicas y para el uso de los
particulares, cuando estos solicitan con arreglo a las respectivas ordenanzas
municipales”.
21
Además de contar con el recurso natural agua para la limpieza de la ciu-
dad –que bien podía desbordarse o escasear– las quebradas sin relleno son
un factor del entorno natural que facilita la reubicación de la basura. Una
ordenanza de 1887 dicta que “sobre los bordes de las calles que dan a las
quebradas se levantarán muros con sus respectivos aleros”, que “se dejará en
dichos muros las aberturas necesarias a juicio del ingeniero, a fin de construir
comunes públicos y buzones para arrojar las basuras”, que “el mayordomo
de Aguas distribuirá estas convenientemente y cuidará que no falten en las
quebradas” y que “en los puntos donde sea posible a juicio del ingeniero, se
construirán orinales públicos”.
22
En este sistema de manejo de la basura, existe un aliado fundamental: las
quebradas, repositorios de desechos dependen y cuentan con “los aguaceros
torrenciales” que “velan por la higiene pública: las tres grandes quebradas
que atraviesan Quito, mediante ellos arrojan sus inmundicias fuera de la po-
blación, y las calles quedan limpias como concha de nácar”.
23
Las quebradas
son, pues, una suerte de alcantarillas naturales en donde la basura se dirige
ya sea al río Machángara o al río Monjas.
24
Así, en otra ordenanza del mismo
año, el Concejo demanda de cumplir con un proyecto que asegure, al
menos en un aspecto, la salubridad urbana. Decide, entonces, que “se em-
plearán dos carros con sendas bestias para botar a las quebradas la basura de
las calles y las que entreguen los habitantes de las casas y tiendas”; además,
que “en los lugares convenientes”, “se abrirán boqueras en las acequias que
estuviesen cubiertas y se colocarán rejas horizontales de hierro, cuyos inter-
valos tengan tres centímetros, y sobre ellas puertas de madera que se abrirán
21. Ordenanza del 11 de noviembre de 1884. AMH/Q.
22. Ordenanza del 21 de febrero de 1887. AMH/Q.
23. C. M., “Aguas”, en . C. M., “Aguas”, en La ilustración ecuatoriana. Revista quincenal ilustrada de cien-
cias, artes y letras, año I, No. 8, 10 de junio de 1909, p. 19. Colección particular.
24. Pascale Metzger y Nury Bermúdez, . Pascale Metzger y Nury Bermúdez, El medio ambiente urbano en Quito…, p. 54.
Pr o c e s o s 32, II semestre 2010
40
para el aseo desde las nueve de la noche hasta las seis de la mañana del día
siguiente”.
25
Pese a la cercanía y disponibilidad de las quebradas, los capariches y
los carros para recoger la basura, el aseo de la ciudad necesita, llegado el
siglo XX, otra modalidad que asegure la higiene, “piedra angular de la salud
pública”.
26
En efecto, en un siglo en el que las miradas se abren más hacia el
progreso de los vecinos o de ciudades del norte del hemisferio, nuevos siste-
mas de control de aguas servidas se comienzan a perfilar mediante proyectos
y realizaciones prácticas.
Para la época, Inglaterra se lleva los comentarios encomiables de los
empleados municipales; Francia encuentra elogios; Buenos Aires, tras una
epidemia que “diezmó a la población” en 1872, logra después de diez años
implementar la canalización; Chile cuenta con uno de los mejores alcanta-
rillados… “Hoy, entre nosotros, podemos decir también que ya es una pre-
ocupación del Gobierno, que se empeña en procurar fuertes sumas para el
saneamiento de Quito y Guayaquil, obras de vital importancia para la vida
nacional económica”.
Para el abastecimiento de agua para consumo humano, Quito con su
“grave” configuración geográfica tiene agua de la que disponer. Para el siste-
ma de drenaje, igualmente, la ciudad cuenta con facilidades que
[…] no pueden ser mejores ni más ventajosas. Tiene los puntos probables
de desagües, que pueden servir para alejar las inmundicias a enorme distancia;
su terreno de fundación o digamos el subsuelo es completamente firme, es casi
en su totalidad formado de una cangahua sólida y resistente. Además cuenta con
el material de primera calidad y en lugar mismo de la ejecución de la obra; las
canteras de excelente piedra se hallan a pocas cuadras del centro de la ciudad.
Los tejares donde se trabaja el ladrillo cocido de fuerte resistencia, se encuentran
situados en los contornos de la población.
27
Dentro de un recuento de desagües modernos –para la época y las posi-
bilidades de mampostería, cal y canto, y ladrillo–, construidos en los alrede-
dores de 1912, se cuentan el canal de la avenida 24 de Mayo; alcantarillado
de la carrera Rocafuerte; alcantarillado de la carrera Cuenca; el canal de la
avenida Gran Colombia; el canal de la carrera Maldonado.
28
25. Ordenanza del 27 de septiembre de 1887. AMH/Q.
26. Juan Baca M., . Juan Baca M., Documentos relativos a los títulos de propiedad de las aguas…, Qui-
to, Imprenta Municipal, 1912.
27. . Ídem, p. 84.
28. . Ídem, pp. 85-87.
Pr o c e s o s 32, II semestre 2010
41
Progresivamente, el sistema de canalización de la ciudad fue ampliando
su circunferencia.
29
Al hacerlo, el espacio privado se vio interpelado para
hacer uso de estas nuevas posibilidades de aseo. Para 1915,
30
ya se proyecta
que los propietarios de los predios deben habilitar conductos subterráneos,
impermeables, de hierro, cobre, arcilla vitrificada o mampostería –entre otras
especificaciones técnicas–. Mediante estos conductos, las aguas sucias deben
conducirse a quebradas o alcantarillas, y de ninguna manera a la vía pública,
por lo que los canales particulares deben conectarse con el canal central ha-
bilitado en la zona: las obras realizadas por la institución pública comienzan
a abarcar obras que tienen que realizarse en el sector privado.
31
Se trata de medidas higiénicas directamente elaboradas para el cumpli-
miento ciudadano. Se trata de un discurso institucional que entra en la coti-
dianidad, que modifica las costumbres de los individuos sin mención alguna
a la moral de los usuarios. Se trata de la higiene en su crudeza de hierro,
tubos y cal hidráulica…
32
En el espacio público, vemos que existe una demanda de limpieza me-
diante la habilitación de sistemas de drenaje de desechos. Sin embargo, los
“comunes” son otro elemento central para evitar focos de infección, así como
para “evitar espectáculos impropios a la decencia y tan notables para los
extranjeros. Seis, por lo menos, deben ser los escusados que se manden
hacer por lo pronto; los planos se encuentran ya preparados desde el año
pasado”.
33
29. Para la década de 1940, los predios urbanos ya no serán los únicos con pro-. Para la década de 1940, los predios urbanos ya no serán los únicos con pro-
veimiento de alcantarillado; si bien los trabajos continúan en ese perímetro, las zonas
periféricas comienzan a contar con el servicio. Remitirse al Informe del Sr. Alcalde de San
Francisco de Quito, Dr. Jacinto Jijón y Caamaño de las labores realizadas por el Concejo en
el año de 1946, Quito, Imprenta Municipal, pp. 15-16. BCE/FCH.
30. . Proyecto de Ordenanza Municipal para la reglamentación del servicio de higiene
de los domicilios, excusados & proyecto de reglamento para conductos y evacuación de
aguas en la ciudad, Quito, Imprenta Municipal, 1915. BCE/FCH.
31. A este respecto y otros relacionados, Kim Clark, “La formación del Estado ecua-. A este respecto y otros relacionados, Kim Clark, “La formación del Estado ecua-
toriano”, en Procesos: revista ecuatoriana de Historia, No. 19, II semestre 2002-I semestre
2003, pp. 117-130.
32. Con estas observaciones queremos señalar un antecedente pertinente cuando en el . Con estas observaciones queremos señalar un antecedente pertinente cuando en el
estudio integral tratamos sobre el análisis de los discursos higiénicos.
33. Ezequiel Muñoz, Informe del Jefe Político del Cantón a la Ilustre Municipalidad de
Quito, 31 de diciembre de 1892. Colección particular. En el período colonial, y más tarde,
a estos elementos se los conocía como “casillas”, es decir, las “piezas pequeñas que hay
en los lugares comunes para las necesidades humanas”, de acuerdo con la definición del
Diccionario Enciclopédico de la Lengua Castellana de 1845. Remitirse a Luciano Andrade
Marín, “La calle de casilla o del Correo”, en La lagartija que abrió la calle Mejía. Historietas
de Quito, Quito, FONSAL (1965), 2003, pp. 105-106.
Pr o c e s o s 32, II semestre 2010
42
En el espacio privado, antes del uso del escusado que se publicita en
las primeras décadas del siglo XX, el control de los desechos humanos se
manifiesta mediante la reglamentación de las cañerías de las casas y la cons-
trucción de letrinas: ambos factores obviamente relacionados. Así, “el Con-
cejo Cantonal de Quito, considerando que no hay disposición alguna en el
Reglamento de Policía sobre la construcción de letrinas”, acuerda “que en la
parte superior de la letrina haya un depósito de agua permanente que caiga
por el sistema de presión y en la cantidad necesaria para el completo aseo de
la letrina”. Asimismo, ordena que “los desagües se hagan en acequias públi-
cas o quebradas, por medio de albañales subterráneos, construidos a modo
que aseguren la salubridad”, y que “las cañerías de desagüe no atraviesen por
propiedad ajena a menos que se haga uso de tubos metálicos, a satisfacción
del predio sirviente para aprobación de peritos”.
34
Ya en el siglo XX, el agua potable y la canalización hacen que la re-
glamentación proveniente del Municipio siente nuevos parámetros para el
manejo de los escusados y la evacuación de aguas en la ciudad. Así, para
1915,
35
se proyecta que los vecinos que tienen acceso agua potable deben
proveer a sus casas de esta y de baños, “a la brevedad posible”. Las letrinas
ya no se ven como la solución, y se prohíben los pozos negros, las fosas fijas
y los sumideros, y las letrinas de depósitos abiertos solo serán toleradas en
lugares desprovistos de canalización, provisoriamente. El nuevo mecanismo
moderno del escusado es requerido en los predios urbanos, “cualquiera sea
su importancia”, y el desecho de sus aguas debe estar conectado a una red
de canalización –o, en su defecto, a una quebrada– por un sistema de tubos
descrito con criterios técnicos bastante puntuales, tomando en cuenta nuevos
materiales, curvas de radio y exclusión de materiales putrescibles como el
sebo o la estopa, entre otros. Es decir que en dos décadas, el espacio pri-
vado se modifica, o debería modificarse, para aprovechar del nuevo sistema
de abastecimiento de agua potable y canalización; los propietarios deben
responder a las nuevas exigencias urbanas y de higiene venidas del nuevo
sistema establecido por el Municipio.
Sin embargo, el espacio privado es solo una de las aristas para manejar
los problemas de saneamiento urbano. En efecto, la dotación de escusados
y de agua potable en las casas implica una nueva tecnología, una readecua-
ción arquitectónica, que no todos los propietarios están en la capacidad de
34. Ordenanza del 10 de septiembre de 1888. AMH/Q. La ordenanza del 7 de julio
de 1890 nos deja ver que existen casas que no pueden o no deben cumplir con lo regla-
mentado, ya sea porque no hay acequia central de desagüe, ya sea porque el desagüe es
directo en la quebrada.
35. . Proyecto de Ordenanza Municipal para la reglamentación del servicio de higiene
de los domicilios, excusados…
Pr o c e s o s 32, II semestre 2010
43
cumplir o buscan cumplir. Además, tomando en cuenta la densificación de la
población, es probable que los inquilinos de una casa con instalaciones mo-
dernas no vieran satisfecha su necesidad de agua por el número de personas
ahí residentes.
Para suplir las necesidades higiénicas –y al tener un sistema de distri-
bución de agua pertinente–, la dotación de “comunes” hace parte de un
proyecto de servicios higiénicos públicos en el que se encuentra la dotación
de lavanderías y de duchas para “la gran masa del pueblo, que si bien se
preocupa por su personal limpieza, no ha tenido antes facilidades de cumplir
ampliamente sus deseos”.
36
En 1926, de acuerdo con lo anotado en el diario El Comercio, en El Sena
se encuentran lavanderías en construcción; en la carrera Ambato (entre Ve-
nezuela y García Moreno), baños tibios para niños, lavandería y escusados;
en la Quinta Yavirac, lavanderías, duchas de baño de natación, escusados; en
Los Milagros, baños y lavandería; y en la carrera Bolívar (San Roque), duchas,
escusados y lavanderías en construcción. Para 1951, la ciudad cuenta con 38
servicios higiénicos públicos y nueve lavanderías.
37
¿Quiénes acudían a estos servicios públicos? Al ser pocos los propietarios
con capacidad adquisitiva para instalaciones modernas privadas, pensamos
que muchos quiteños, y nuevos habitantes de la ciudad, frecuentaban los
baños públicos, si no como actividad recurrente, al menos cuando se de-
bía efectuar un baño general para romper con la costumbre de los lavados
localizados:
38
Nuestra vida en la casa de la Junín, en San Marcos, era una vida muy relacio-
nada con los inquilinos que ocupaban la planta baja […] En el mismo barrio de
San Marcos, junto a la casa de mis papás, pasando dos casas hacia el oriente, ha-
bía los famosos baños de agua caliente donde la gente usaba esos baños […] Seis
reales, sesenta centavos el baño. Era un sitio decente donde tenías tu ducha
con agua caliente en donde te podías bañar. Entonces la gente iba con su toalla, a
veces llevaba un maletín para cambiarse de ropa. […] Claro [los inquilinos] tenían
que salir, no sé, una vez por semana, una vez cada quince días, porque en mi
36. El Comercio, 22 de agosto de 1926, p. 3. Biblioteca Museo Aurelio Espinosa Pólit
(BMAEP).
37. La información de 1926 viene del diario . La información de 1926 viene del diario El Comercio, 22 de agosto de 1926, p. 3.
BMAEP. La información de la década de 1950 viene del Libro de la Ciudad de Quito, p. 32.
Colección particular.
38. Los lavados localizados consistían en limpiar partes del cuerpo con diferente fre-. Los lavados localizados consistían en limpiar partes del cuerpo con diferente fre-
cuencia. Así, para 1920, se recomienda la limpieza del rostro, orejas, dientes y manos
diariamente. Los pies y la cabeza tienen otros intervalos de aseo; y el lavado de los órga-
nos genitales tienen técnicas de lavado paliativas hasta poder acceder a un baño general,
es decir, de cuerpo completo. Remitirse a José H. Ochoa, Nociones populares de higiene,
Cuenca, s.e., 1920.
Pr o c e s o s 32, II semestre 2010
44
casa solamente había un servicio higiénico, un inodoro, y un grifo de agua en el
patio. No había ducha de agua caliente para los inquilinos.
39
Esta cita trae nuevamente a colación la densificación de la población, la
migración hacia la ciudad capital y la práctica del inquilinato. Recordemos
que hasta los años de 1930, muchos “pueblerinos” se instalaban en la ciudad
de Quito en condiciones a veces identificadas como de “hacinamiento”, y
que muchas veces se involucraban en actividades de servicio doméstico. De
hecho, un habitante de esa época y espacio nos podría decir que
[…] la gente de […] campesina, que venían del campo eran muy aseados;
ellos mismos se bañaban. Exacto, oía yo: “ña Luisita, déjeme permiso que me voy
a bañar al Yavirac”… No conocí, pero había lavanderías. Y debe haber habido
para que ellas se bañen. Ella me decía: “me voy a bañar allá”. O si no a lavar la
ropita de ella ¿no?, por respeto de no ocupar nuestra piedra ha de haber sido.
40
Por otra parte, al ser espacios de uso masivo, los baños públicos podían
constituirse en focos de infección. Por esta razón, el control institucional y las
voces médicas ponían énfasis en el mantenimiento de la limpieza del lugar,
pregonando que los baños individuales
[…] se limpiarán escrupulosamente y se vaciarán en su totalidad para que
sean ocupados de nuevo. Los estanques de natación, por el tiempo demasiado
largo que se necesita para volverlos a llenar, no es posible vaciarlos para que ocu-
pe un nuevo individuo. Lo que aconsejamos es que el agua se renueve constan-
temente, mediante orificios de entrada y de salida, dispuestos convenientemente.
No se permitirá el enjabonado, como tampoco el que se bañe quien sufra de
enfermedad de la piel. El agua que pasa por un cuarto de baño, no irá a ser usada
por otro. En todo caso, son preferibles los baños de lluvia [ducha].
41
Los pregones de las voces médicas y nuestras fuentes orales dan cuenta
de una realidad entre los años de 1930 y 1950. Nos dejan percibir, en realidad
como murmullos, el uso de los habitantes, su relación aquí solo sugerida con
una de las funciones del agua y de las prácticas higiénicas relacionadas. Pero
al mismo tiempo, son testimonios de la progresiva dotación de servicios de la
ciudad y de los nuevos materiales relacionados en su construcción. Los tubos
de hierro, o metálicos en general, los grifos, los escusados o inodoros, impli-
can el conocimiento en el manejo de nuevos materiales, de nuevas técnicas
39. Entrevista a A.O.C., habitante antiguo del barrio de San Marcos del actual centro
histórico de Quito, 2005. Nos refiere a los inicios de la década de 1950.
40. Entrevista a M. L. J., habitante antigua del actual centro histórico de Quito, 2005.
Nos refiere a la década de 1930.
41. José H. Ochoa, Nociones populares de higiene…, pp. 106-107.
Pr o c e s o s 32, II semestre 2010
45
y de nuevos sistemas que, paulatinamente, se emplearían en los diversos
proyectos de dotación de servicios.
Por ejemplo, en las lavanderías, el uso de materiales como el cemento, re-
emplaza a la piedra en el río Machángara, lugar de donde se busca erradicar
el lavado de la ropa, y del cuerpo. En efecto, las lavanderías no quedan fuera
de la mirada municipal y de una reglamentación consecuente. En 1927, el
director general de Sanidad, Pablo Arturo Suárez, la elabora, y en ella consta,
entre otros aspectos, que las mujeres que ahí trabajen deberán “matricularse
en la Comisaría de Sanidad, presentando el certificado de salud conferido por
el médico municipal respectivo”.
42
La regencia de los servicios por parte del Municipio es palpable. Nos he-
mos referido a los problemas de saneamiento urbano y acciones emprendidas
en lo que concierne al manejo del agua, pero su intervención se cuela en las
actividades cotidianas de manera visible. Desde luego, todos estos proyectos
cumplidos e incumplidos para higienizar o sanear a la urbe, no se habrían
podido dar sin una mejor dotación de agua, de un abastecimiento de agua
potable que se perfila como el caballo de Troya del Municipio para pasar, por
una de sus puertas, a la ciudad moderna, como veremos a continuación.
de L a g u a c r u d a a L a g u a P o t a b L e
El aspecto cronológico es necesario para situarnos en una suerte de pla-
no con luces de camino. Sin embargo, en lo tocante al paso del agua cruda
al agua potable, estas luces, estas fechas, están dispersas en la ciudad, son
titilantes aún. La evolución lineal exenta de pausas, quiebres y silencios no
existe en este caso. Empero –si queremos hacernos de un plano– de manera
cronológica, sistemática y somera, el paso del agua cruda al agua potable
cruza por los siguientes hitos: a finales del siglo XIX, el proyecto de provei-
miento de agua potable comienza a surgir en el presupuesto municipal. La
implantación del sistema se logra en 1911 con la construcción de la planta de
El Placer y obras relacionadas. La distribución del agua, para ciertos sectores
del perímetro urbano, se logra paulatinamente en las décadas siguientes con
proyectos correctivos, ampliación de las redes y nuevas plantas de abasteci-
miento.
“De manera muy general, el abastecimiento de agua potable de una ciu-
dad es el resultado de tres operaciones sucesivas: la captación y la conduc-
ción de agua hasta una planta, el tratamiento del agua para hacerla potable, y
42. Pablo Arturo Suárez, . Pablo Arturo Suárez, Reglamento de lavanderías para la ciudad de Quito, s.e.,
1927. BCE/FCH.
Pr o c e s o s 32, II semestre 2010
46
finalmente la distribución al consumidor final a través de una red de tanques
de líneas de distribución”.
43
Puesto así, la sección que ahora nos ocupa se
debería resolver de una manera muy ordenada. Pero no: insistimos, las líneas
de la cita nos ayudan a señalar los elementos de nuestra exposición, que de
ninguna manera está libre de contrariedades que van, desde incumplimiento
de proyectos hasta falta de liquidez financiera y del bien común agua.
Hemos visto ya que la disponibilidad del recurso es considerable en el es-
pacio quiteño, con aguas superficiales explotadas desde tiempos coloniales,
y conducidas “sin” altercados con la gravedad hacia los lugares donde se las
necesita. Las aguas del Pichincha han sido y son fundamentales. No obstante,
captarlas, conducirlas y distribuirlas mediante caños de cal y canto, y cajas
a medio camino, se va revelando como una tecnología inadecuada, tanto
por los constantes problemas de reparación como por el extravío del agua
o por su contaminación. Los nuevos materiales y los nuevos requerimientos
higiénicos hacen que el Municipio se plantee nuevas alternativas para las tres
operaciones implicadas en el proceso de abastecimiento.
Para implantar nuevas alternativas y mejorar las instalaciones anteriores,
hace falta tener un conocimiento claro, poder responder a la pregunta ¿con
qué estamos trabajando? Consecuentemente, el Municipio, a través de sus
funcionarios, emite informes y solicita planos. Así, en 1898, el inspector de
Agua Rafael Paz y Miño nos lega un minucioso documento que da cuenta de
“las acequias, cañerías, surtidores, aguas públicas de la ciudad, pertenecientes
al municipio del cantón, desde la fundación de Quito según sus derechos,
títulos y acciones correspondientes”.
44
Se trata de un vericueto de recorridos,
carreras, cuadras, cajones, medidas… que poco a poco va tomando forma
hasta ser leído como un “plano escrito” de la distribución del agua potable y
de aseo para la ciudad. Potable porque en ciertos tramos pasa por “desarena-
dores” que, en alguna medida, la purifican. De aseo porque recorre algunas
calles con el fin de limpiarlas.
Por otra parte, este informe nos remite, justamente, a las tres operacio-
nes de las que hablábamos en el proceso de abastecimiento. En efecto, en
lo que se refiere a la captación, el inspector de Aguas nos dice que el agua
viene del manantial del departamento de San Diego, del de Las Llagas, del
agua reunida del Pichincha y de la reunida del Atacazo. En lo que concierne
a la conducción y a la distribución, tenemos un recuento pormenorizado
del trayecto del líquido por los caños de la ciudad, arribo a cajones, ciertos
óvalos, lugares de remanentes… Y también la especificación de la calidad
43. Robert d’Ércole y Pascale Metzger, . Robert d’Ércole y Pascale Metzger, Los lugares esenciales del Distrito Metropolitano
de Quito, Municipio Metropolitano de Quito, Dirección Metropolitana de Territorio y Vi-
vienda/Institut de Recherche pour le Développement, 2002, p. 79.
44. Rafael Paz y Miño, . Rafael Paz y Miño, Aguas Municipales, Quito, Imprenta Municipal, 1898.
Pr o c e s o s 32, II semestre 2010
47
de las cañerías que transportan el agua. En efecto, en este documento se
hace palpable la convivencia entre varios materiales y diversas calidades de
los conductos. Existen los materiales de antaño –con su edad a flor de piel
en interiores de teja, como el caño de Las Llagas–; los materiales vetustos,
pero aún viables –como los de la acequia de cal y piedra en una sección del
Pichincha–; y los materiales por los que aboga el inspector, es decir, hierro,
ladrillo, o aun calicanto para un depósito de agua.
En la misma época, en 1893, contamos con el “Plano general de la pro-
yectada distribución de agua potable y de nuevas acequias para el aseo de la
ciudad de Quito”,
45
con las marcas de acequias antiguas, nuevas, compuertas
en hierro, tubos principales en hierro y fuentes con llaves de resorte. Resulta
esclarecedor para entender el accionar del Municipio, que estos dos docu-
mentos –informe y plano– se alejen cinco años uno del otro. Esclarecedor
e ilustrativo: existe una voluntad, se toman acciones concretas para llevar a
cabo el mejoramiento de abasto y aseo, pero los tiempos de puesta en marcha
de un proyecto se dilatan por razones que analizaremos a continuación. Por
el momento baste decir, que en los planes municipales estaba comprendida
la refacción –y mejor aún, el cambio de la estructura misma de conducción
del agua–, pero también, y de manera muy especial, el reemplazo del agua
potable simplemente “desarenada” por el del agua potable tratada mediante
procesos modernos.
Mencionamos que los proyectos se dilatan. Esta dilación se produce por
una serie de contratiempos, entre los que se cuentan el cambio de autorida-
des y las dificultades presupuestarias; estas últimas, conforman una constante
que teje la separación entre posibilidad y realidad, en cuanto a aprovisiona-
miento de agua potable se refiere.
Aunque el aprovisionamiento está en el cronograma del Concejo, los
egresos municipales de las últimas décadas del siglo XIX que hemos revisado,
no dejan entrever un plan de abastecimiento a largo plazo. El capital se de-
signa principalmente para reparaciones de puentes, calles y cañerías y pago
de sueldo de funcionarios.
46
En 1892 se registra un cambio dado en la reso-
lución de la Legislatura de 1890: un fondo para agua potable y alcantarillado
que se conservará a cargo del tesorero municipal “hasta que pueda darse la
45. El plano estudiado se encuentra en Alfonso Ortiz Crespo, “Los planos de Quito”, en . El plano estudiado se encuentra en Alfonso Ortiz Crespo, “Los planos de Quito”, en
Damero, Quito, FONSAL, 2007, p. 153. En el tamaño de reproducción del plano, casi todas
las anotaciones resultaban ilegibles. El original se encuentra en el Museo Alberto Mena
Caamaño, y ahí lo hemos consultado para completar el documento.
46. Hemos revisado en el Archivo Metropolitano de Quito los presupuestos y docu-. Hemos revisado en el Archivo Metropolitano de Quito los presupuestos y docu-
mentos relativos a los egresos en obras para el manejo del agua de los años 1870, 1871,
1872, 1875, 1877, 1891, 1893, 1894, 1895, 1897, 1898 y 1902.
Pr o c e s o s 32, II semestre 2010
48
inversión correspondiente a tales fondos”.
47
En los años siguientes, ese capital
no es utilizado para obras en el manejo del agua; en efecto, los fondos son
prestados al Gobierno Supremo para defensa nacional, el porcentaje que le
corresponde de la aduana tarda en llegar, se debe recurrir a “gastos extraor-
dinarios”. Solo en 1902, un sistema de recaudación y recuperación de capital
parece ponerse en marcha gravando centavos adicionales en el aguardiente,
en el cuero que se exporta, y con el compromiso del Gobierno que, paula-
tinamente, reintegra y crea medidas para consolidar un fondo adecuado que
permita una gestión real.
48
En este contexto, el Municipio, el Gobierno Central y asesores nacionales
buscan en el extranjero consultores, materiales y dirección para las obras pú-
blicas. En 1904, se celebra un contrato con el ingeniero Alfonso Vernimenn
para los estudios previos y el levantamiento de planos para la canalización
de la ciudad y la instalación de agua potable. Luego se contacta con la Casa
Mannesmann de Alemania para la realización de tan esperado proyecto. Lle-
gan a Quito los señores Guillermo Schoeter y O. Conrad para inspeccionar
las diferentes fuentes del Pichincha, del Atacazo y del río Cinto. El 20 de
julio de 1905 presentan “el primer proyecto para la provisión de agua po-
table de la ciudad, contando solo con aguas del Cinto… Posteriormente, se
desechó aquel proyecto…, y se resolvió limitar las obras al aprovechamiento
de las aguas del Pichincha y del Atacazo”. El 13 de septiembre de 1905, se
presenta un nuevo proyecto y las obras están por comenzar… “Seguramente
los trabajos de esa importantísima obra hubieran llegado pronto a un feliz
término, pero la revolución de 1905 que llevó al poder al Sr. General Eloy
Alfaro, ocasionó, como inevitable consecuencia, el cambio del personal del
Concejo…”.
49
Con el advenimiento de la Revolución liberal, la participación del Gobier-
no Central se incrementa y así también obtiene parte en un control territorial
que nace, en parte, de la intervención en las obras públicas, entre otras, el
manejo del agua. Como sugerimos anteriormente,
50
la solución para mediar
entre poderes locales y central viene en el Decreto Supremo expedido en
1906 sobre el agua potable, canalización y pavimentación, declarados obras
47. Ordenanza sancionada el 23 de abril de 1892. AMH/Q.. Ordenanza sancionada el 23 de abril de 1892. AMH/Q.
48. En el estudio integral, se cuenta con un cuadro recopilatorio de información sobre
los condicionantes presupuestarios, elaborado sobre la base de la reseña “Agua potable”
elaborada por el Concejo Municipal y publicada en Quito el 16 de abril de 1924. El docu-
mento hace un recuento exhaustivo de obras, comisiones y decretos, con un sesgo tendi-
ente al descrédito de la gestión de Eloy Alfaro.
49. Concejo Municipal, “Agua potable”, p. 7. BCE/FCH.
50. En el estudio integral, este punto es tratado en el capítulo I; en el presente texto . En el estudio integral, este punto es tratado en el capítulo I; en el presente texto
se sugiere en el acápite anterior.
Pr o c e s o s 32, II semestre 2010
49
nacionales y de beneficencia por el Presidente de la República. De esta mane-
ra, se conforma la Junta de Agua Potable y Canalización de Quito, compuesta
por “ciudadanos honorables”, miembros del Municipio y por el Ministro de
Obras Públicas.
51
En este año, la Junta convoca a licitadores y la propuesta de Schoeter, de
la Casa Mannesmann, es la escogida. El 16 de noviembre de 1906, se firma
la escritura correspondiente. Dos años más tarde, el 6 de diciembre de 1908,
se hacen reformas al contrato y, finalmente, el señor Lino Cárdenas, vocal de
la Junta, y el señor Schoeter, representante de la Sociedad Anónima Deutsch-
Oesterreichische-Mannesmannröhen-Werke de Dusserdolf, firman el contrato
en 1909, del que resultaría la primera planta de agua potable de Quito.
La sociedad con la que se contrata está en la punta del manejo técnico
moderno. Con sus inventos –hasta ahora utilizados como la combinación
entre la perforación y el pilgerrolling–, con una madurez mercantil alcanza-
da ya en 1890, la casa Mannesmann produce para la demanda doméstica e
internacional (Balcanes, Europa del Este, región mediterránea, América del
Norte…).
52
Para su compromiso con Quito, las obligaciones de la sociedad alema-
na comprenden la construcción de filtros, dos depósitos para el agua pura,
sistema de distribución de 100 litros por persona por 24 horas por 200.000
habitantes, sobre la media poblacional establecida. Y los límites de la red de
tubería en la ciudad se plantean por
[…] el norte, el primer puente al fin del Egido; por el noroeste, El Tejar de
la Chilena; por el sur, la parroquia ‘Alfaro’; por el suroeste, la carrera Ambato;
por el este, los Talleres Salesianos; y por el oeste, el Arco de la Magdalena y las
Alturas de El Placer, cubriendo así una gran área de lo que ya se consideraban
parroquias urbanas.
53
Cabe anotar que para este proyecto se escogió la conducción de vertien-
tes altas, como pasó en la mayoría de los casos a futuro por las facilidades
de captación y distribución, y el “bajo” costo de la obra comparado a lo que
51. Decreto Supremo sobre agua potable, canalización y pavimentación de la ciudad
y reglamento interior de la Junta encargada de la ejecución de esas obras, Quito, Imprenta
Municipal, 1906. BCE/FCH.
52. Para una reseña pormenorizada de los logros y tecnología de la empresa, remitirse . Para una reseña pormenorizada de los logros y tecnología de la empresa, remitirse
a [www.mannesmann-archiv.de].
53. Contrato para la construcción de la obra de agua potable a domicilio en la ciudad
de Quito, celebrado entre la Junta y Sociedad Anónima Deutsch-Oesterreichische-Mannes-Sociedad Anónima Deutsch-Oesterreichische-Mannes-
mannröhen-Werke de Dusserdolf, edición oficial, Quito, Imprenta Municipal, 1909, p. 3.
BCE/FCH. No hemos abordado en el presente estudio los usos de esta planta a nivel eléc-
trico, pues lo que se trata de otro tipo de servicio urbano.
Pr o c e s o s 32, II semestre 2010
50
significaba el aprovechamiento de fuentes bajas –como las de El Sena o las
de Guápulo– que necesitaban “ser elevadas mecánicamente a una altura que
permita la distribución urbana”.
54
En 1911, la red de tuberías y obras complementarias ya están instaladas
en la ciudad. Sin embargo, sería erróneo pensar que con filtros (a base de
arena), depósitos y red de tubería se solucionaron los problemas en cuanto
a la captación, conducción y distribución del agua tratada (a base de clo-
ronización); o que este y los proyectos que siguieron se desarrollaron sin
contratiempos.
Así, en 1911, con las tuberías listas y dispuestas en las calles, “no había
agua que distribuir”, por lo que se contrata con el señor Schoeter para la toma
y conducción del agua de Las Llagas, fuente que suministra 10 litros por se-
gundo… Al ser casi insuficiente esta cantidad, se debe recurrir a la construc-
ción de “un dique en las alturas de la quebrada de Jerusalén, para allí recoger
o estancar las aguas del Atacazo, que pasarían a los tanques del Pichincha”.
Con estos dos elementos integrados a la obra de El Placer, la Junta declara
recibida la obra en la sesión del 14 de junio de 1912. Pero, la distribución
de agua potable no necesariamente se logra realizar de manera adecuada o
continua, ya que “el dichoso dique” no produce beneficio ostensible y, al-
gunos años más tarde, se abandona, con informes técnicos que no pueden
garantizar su estabilidad.
55
Pese a estos reveses, las obras para el suministro de agua potable eran
ya una realidad en la ciudad de Quito. En 1915, se habían tendido en la urbe
cinco kilómetros y 248 metros de tubos para el agua potable, prolongándose
así la red hacia
[…] la ciudadela Larrea, cuatrocientos metros; en la calle de Bahía, hacia el
pueblo de La Magdalena, cuatrocientos noventa y cinco metros; de la misma calle,
hacia el establecimiento de los Hermanos Cristianos, ciento ochenta metros; en
la calle Venezuela, hacia el Sanatorio Rocafuerte, trescientos treinta metros; en la
calle García Moreno, hacia el Panecillo, doscientos seis metros; en la calle León,
cuatrocientos sesenta metros; en la calle Los Ríos, doscientos metros; en la calle
Chile, noventa y dos metros; en la Avenida Colón, ochocientos sesenta metros;
en la Avenida Nueve de Octubre, mil seiscientos treinta metros; en la calle García
Moreno, hacia el Norte, trescientos quince metros; y en la calle Elizalde, intersec-
ción con la de Los Ríos, cien metros.
56
54. Concejo Municipal, “Agua potable”.
55. Ídem.
56. . Agua potable y canalización de Quito, Quito, Imprenta El Quiteño Libre, 1915, pp.
12-13. BCE/FCH.
Pr o c e s o s 32, II semestre 2010
51
Con esta extensión de tubería, para el mismo año y en este mismo do-
cumento –redactado por el ministro de Obras Públicas Leonidas Plaza–, se
calcula el aumento de cerca de 700 instalaciones, incluyendo a los edificios
públicos, en 1914; a 1.210, solamente en casas particulares, para 1915. Es
decir, el sistema de distribución en la urbe se extendía, pero fallaba una cap-
tación y una conducción adecuada del agua, sin la que toda esta vertebración
metálica se transformaba en evidencia manifiesta de un manejo inadecuado
del suministro.
En efecto, los caudales disminuyen, menguan, se secan, se desperdician…
En 1917 se evidencia el desaprovecho de las aguas de la Chorrera del Pichin-
cha, y se observan robos e infección de las aguas por acceso de animales en
el trayecto del agua del Atacazo.
57
Las soluciones se centran en la limpieza y
reparación de acequias; canalización de una parte de la acequia de las aguas
del Pichincha hasta los tanques; construcción de una tanque en la Chorrera
para recoger las aguas y evitar el desperdicio. En fin, se trata de manejar el
recurso con la tecnología, los materiales y el presupuesto existentes.
No será hasta la década de 1920 que el agua proveniente de las vertientes
altas –las que cuentan con el beneficio y bajo costo que da la gravedad– sean
nuevamente analizadas para ser utilizadas de manera más eficaz: hablamos
del agua proveniente del Atacazo, Llagas y Chorrera del Pichincha. Sin embar-
go, frente a la situación angustiosa de la escasez de agua para distribuir, las
vertientes altas ya no son consideradas como la única solución para el provei-
miento. Así, en la sesión del 5 de enero de 1922, el Concejo de Quito decreta
la utilización inmediata de las aguas de El Sena, vertiente baja con aguas que
necesitan ser elevadas mecánicamente, por medio de bombas.
El ingeniero nacional Manuel A. Navarro, en sociedad con el señor Carlon
Brown, proponen al Concejo proveer de agua potable a la ciudad “cediendo
en venta las aguas con las bombas y las obras necesarias, o encargándose di-
rectamente de suministrar el agua”.
58
Pese a la inmediatez decretada en 1922,
la propuesta queda entre los documentos del Concejo hasta revisarse, nueva-
mente, el 29 de octubre de 1923, cuando es aprobada y vista como parte de
la solución del sistema hídrico de la ciudad.
No obstante, las sequías y cálculos errados siguen configurando el siste-
ma deficiente de proveimiento de agua potable. En 1924, el ingeniero italiano
Marino Palombi nos da en su informe nuevos criterios en cuanto al agua trata-
da. En efecto, señala que la ciudad se provee con aguas superficiales que los
filtros de arena gruesa no logran depurar de manera adecuada para librarla
57. En el estudio integral, se cuenta con un cuadro recopilatorio de información sobre
los contratiempos en el abastecimiento de agua, elaborado sobre la base de la reseña “Agua
potable” elaborada por el Concejo Cantonal.
58. Ídem.
Pr o c e s o s 32, II semestre 2010
52
de su contenido orgánico y “bactérico”; además, las aguas provenientes de
“riachuelos” no tienen nunca un caudal constante, por lo que las sequías
prolongadas afectan al abastecimiento. Por lo tanto, propone la captación
de agua directamente de los manantiales y de manantiales profundos. Así,
el Concejo resuelve la utilización de los del Machángara y de los de El Sena,
procediendo a las compras de terrenos necesarias y habilitación de los siste-
mas de captación.
59
Entre 1909 y 1924 se sitúa el lapso angular que da cuenta del paso del
agua cruda al agua tratada; un lapso lleno de laberintos administrativos, con-
dicionantes climáticos, cálculos errados, documentos reactualizados, con-
sultorías… Tratamos con un período en el que los proyectos, comisiones,
licitaciones y obras realizadas no dejan de multiplicarse de acuerdo con un
accionar progresivo y exponencial del Municipio y del Gobierno Central,
que, comparado con épocas anteriores, evidencia cierta estructuración.
Una visión optimista, de un miembro suplente de la Junta de Agua Po-
table, ya en 1909, hablaba de la distribución “que va a hacerse felizmente
bajo un plan científico” y de las aguas municipales como “verdaderamente
potables, y cuya excelencia están pregonando las fuentes públicas y hermo-
sos surtidores de Quito”.
60
Pero, para las exigencias del siglo XX, los planes
municipales aún en la década de 1940, frecuentemente eran juzgados “sin
verdadero plan ni concierto”, según el decir del alcalde de Quito, Jacinto Jijón
y Caamaño.
En efecto, la instalación de una red de aprovisionamiento de agua pota-
ble que permita las tres operaciones sucesivas antes mencionadas –“la cap-
tación y la conducción de agua hasta una planta, el tratamiento del agua
para hacerla potable y finalmente la distribución al consumidor final a través
de una red de tanques de líneas de distribución”–
61
de manera metódica y
continua, constituye un proceso de aprendizaje, de nuevas técnicas, sistemas
de administración, materiales, entre otros. Pero todo este proceso testimonia
la pujanza de un engranaje institucional que busca modernizar la ciudad,
sanearla, hacerla apta para la población que no cesa de crecer y necesitar de
bienes comunes.
De hecho, solo podemos imaginarnos los problemas implicados en los
procesos de transporte urbano con la pavimentación y el funcionamiento
59. Ídem.
60. C. M., “Aguas”, en . C. M., “Aguas”, en La ilustración ecuatoriana. Revista quincenal ilustrada de cien-
cias, artes y letras, año I, No. 8, 10 de junio de 1909, p. 19. Colección particular. Pensamos
que son las iniciales de Celiano Monge, ambateño, miembro suplente de la Junta de Agua
Potable en 1906.
61. Robert d’Ércole y Pascale Metzger, . Robert d’Ércole y Pascale Metzger, Los lugares esenciales del Distrito Metropolitano
de Quito…, p. 79.
Pr o c e s o s 32, II semestre 2010
53
de los tranvías, con el funcionamiento de la telefonía urbana y los retos de
la ampliación de la planta de los teléfonos de magneto, o con los proyectos
de electrificación de la ciudad en la central de Guápulo y más tarde de los
Chillos…
62
Pero nuestro bien común, nuestro recurso es el agua, y saliendo con cau-
tela de las primeras décadas del siglo XX, nos gustaría cerrar este texto con el
extracto de un informe del alcalde de Quito antes mencionado, Jacinto Jijón
y Caamaño. Pensamos que resulta pertinente traerlo a colación; escuchar las
palabras de este funcionario como resonancia del ‘eterno retorno’ al agua y
su función estructurante del medioambiente urbano:
Quito debe tener hoy una población cercana a 300 mil habitantes; pero ad-
mitiendo que estos solo fueran 200 mil y teniendo en cuenta que cada ciudadano
debe disponer de una dotación diaria de 400 litros de agua, la cantidad que sería
suficiente para atender a las necesidades de la población debería ser la de 80
millones por día o sea 926 litros por segundo; mas la ciudad solamente dispone
de 368 litros y una vez que estén funcionando todos los 5 pozos de la zona norte,
contará con 568 litros por segundo; y aún entonces, tendrá un déficit de 368 litros
por segundo, es decir, el déficit sería igual a la cantidad de que hoy dispone. La
situación de la ciudad en el pasado, notable por su rigor, fue de lo más crítica. Las
fuentes del Pichincha y del Atacazo disminuyeron notablemente en su volumen,
y barrios hubo que o totalmente carecieron de agua en la mayor parte de los días
o solo la obtuvieron a determinadas horas. Si es deficiente la cantidad, es mala la
calidad del agua potable en Quito si se exceptúa la de la zona norte que reúne
todos los requisitos exigidos por la Higiene. La red de distribución es por demás
anticuada, ha ido creciendo a medida que crecía la Ciudad, pero sin verdadero
plan ni concierto… Conocedor de todo esto, el Ayuntamiento ha puesto especial
esmero en las obras de agua potable.
63
Estas palabras nos remiten al proceso inacabable de adecuación entre
las necesidades de la urbe, la percepción más imaginaria que estadística del
número de los pobladores, las posibilidades de abastecimiento, la realidad
del clima ecuatorial de altura, y la siempre presente preocupación moderni-
zadora e higienista.
62. La obra coordinada por Mario Vásconez, Breve historia de los servicios en la ciudad
de Quito, Quito, Centro de Investigaciones Ciudad, 1997, aporta una serie de información
cronológica de los servicios en la ciudad, que presenta datos específicos pertinentes para
una investigación respaldada por fuentes primarias para una visión más integral de los
cambios producidos en la modernización de la ciudad.
63. Informe del Sr. Alcalde de San Francisco de Quito, Dr. Jacinto Jijón y Caamaño,
de las labores realizadas por el Concejo en el año de 1946, Imprenta Municipal, pp. III-IV.
BCE/FCH.
Pr o c e s o s 32, II semestre 2010
54
Para 1947, las acequias que conducen el agua del Atacazo y del Pichincha
se mantienen, la planta de El Placer opera con periódica limpieza de tanques,
filtros y depósitos. Asimismo se realizan nuevas obras y se extienden sistemas
de distribución de la planta de El Placer y de la estación de bombas de El
Sena. Sin embargo, Quito continúa creciendo y nuevos proyectos aparecen
en las sesiones del Concejo, como también aparecen nuevos espacios que
antes no contaban con el servicio: Amaguaña, Calacalí, Cotocollao, Zámbiza,
Nayón, Tumbaco comienzan a reemplazar tubos antiguos, a instalar plantas
de purificación…
64
A estas obras acompañan discursos que hacen parte de la transformación
de la ciudad y de los ciudadanos. Enuncian proyectos que buscan cambiar
aspectos en el manejo del medioambiente urbano, que implican nuevos sa-
beres, normas y exigencias. En cada informe, decreto o contrato se cuelan
los individuos que discuten, trabajan y realizan una determinada reforma. Los
planos de Quito se van dibujando con caligrafías contenidas en las reglas de
la escala y la planimetría. En efecto, las décadas finales del XIX y las iniciales
del XX son un hervidero de voces con opiniones, planes, planos y proyectos
que quieren modernizar e higienizar a la ciudad. Letras y cifras alimentadas
por la noción-fuerza del progreso en su crudeza de hierro, tubos y cal hi-
dráulica.
Fecha de presentación: 7 de enero de 2009
Fecha de aceptación: 10 de diciembre de 2010
64. Ídem.
Pr o c e s o s 32, II semestre 2010
55
bi b Li o gr a fí a
Alcaide González, Rafael, “Las publicaciones sobre higienismo en España durante el
período 1736-1939: un estudio bibliométrico”, en Scripta Nova. Revista Electró-
nica de Geografía y Ciencias Sociales, No. 37, 1999.
Andrade Marín, Luciano, “La calle de casilla o del Correo”, en La lagartija que abrió la
calle Mejía. Historietas de Quito, Quito, FONSAL (1965), 2003.
Baca M., Juan, Documentos relativos a los títulos de propiedad de las aguas…, Quito,
Imprenta Municipal, 1912.
C. M., “Aguas”, en La ilustración ecuatoriana. Revista quincenal ilustrada de ciencias,
artes y letras, año I, No. 8, 1909.
Clark, Kim, “La formación del Estado ecuatoriano”, en Procesos: revista ecuatoriana
de Historia, No. 19, II semestre 2001-I semestre 2003.
Ércole, Robert d’, y Pascale Metzger, Los lugares esenciales del Distrito Metropolitano
de Quito, Quito, Municipio Metropolitano de Quito, Dirección Metropolitana
de Territorio y Vivienda/Institut de Recherche pour le Développement, 2002.
Goetschel, Ana María, y Eduardo Kingman, “La participación de los indígenas en las
obras públicas y los servicios de la ciudad de Quito, en el último tercio del
siglo XIX”, en Eduardo Kingman, coord., Las ciudades en la Historia, Quito,
Ciudad, 1989.
Jijón y Caamaño, Jacinto, Informe del Sr. Alcalde de San Francisco de Quito, Dr. Jacin-
to Jijón y Caamaño de las labores realizadas por el Concejo en el año de 1946,
Quito, Imprenta Municipal, 1946.
______, Informe del Sr. Alcalde de San Francisco de Quito, Dr. Jacinto Jijón y Caama-
ño de las labores realizadas por el Concejo en el año de 1947, Quito, Imprenta
Municipal, 1947.
Kennedy-Troya, Alexandra, “Formas de construir la nación ecuatoriana. Acuarelas de
tipos, costumbres y paisajes 1840-1870”, en Imágenes de Identidad. Acuarelas
quiteñas del siglo XIX, Quito, FONSAL, 2005.
Kingman Garcés, Eduardo, La ciudad y los otros. Quito 1860-1940. Higienismo, orna-
to y policía, Quito, Flacso/Universidad Rovira e Virgili, 2006.
Luzuriaga Jaramillo, Sofía, “Todo lo mío y lo suyo es vuestro: la noble y leal San Fran-
cisco de Quito”, en la investigación presentada al Museo de la Ciudad, “El agua
en la historia de Quito”, 2004 (inédito).
______, “Agua potable y discursos que moldearon su abastecimiento. Quito en el
cambio del XIX al XX”, tesis de maestría en Estudios de la Cultura, Universidad
Andina Simón Bolívar, Sede Ecuador, 2009 (inédito).
Metzger, Pascale, y Nury Bermúdez, El medio ambiente urbano en Quito, Municipio
del Distrito Metropolitano de Quito, Dirección General de Planificación/Institut
Français de Recherche Scientifique pour le Développement, 1996.
Muñoz, Ezequiel, Informe del Jefe Político del Cantón a la Ilustre Municipalidad de
Quito, s.e., 1892.
Pr o c e s o s 32, II semestre 2010
56
Naranjo Puente, Hugo, Historia de la Policía Nacional en el Ecuador 1830-1956, Qui-
to, Talleres Gráficos Nacionales, 1956.
Ochoa, José H., Nociones populares de higiene, Cuenca, s.e., 1920.
Ortiz Crespo, Alfonso, “Los planos de Quito”, en Damero, Quito, FONSAL, 2007.
Ospina, Pablo, “Quito en la Colonia: abastecimiento urbano y relaciones de poder
local”, en Quito a través de la Historia, Dirección de Planificación del I. Muni-
cipio de Quito, Consejería de Obras Públicas y Transporte/Junta de Andalucía,
España, 1992.
Paz y Miño, Rafael, Aguas Municipales, Quito, Imprenta Municipal, 1898.
Stacey, Manuel, Leyes y ordenanzas… vigentes expedidas por el Concejo desde el año
de 1830, Quito, Imprenta Municipal, 1899.
Suárez, Pablo Arturo, Reglamento de lavanderías para la ciudad de Quito, s.e., 1927.
Vásconez, Mario, Breve historia de los servicios en la ciudad de Quito, Quito, Centro
de Investigaciones Ciudad, 1997.

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.


ISSN: 1390-0099

Licencia de Creative Commons
Procesos: revista ecuatoriana de Historia is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 4.0 Internacional License.