Poder Pastoral, acomodo y territorialidad
en las cartas annuas jesuitas de Quito
Carlos Espinosa
Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO), Ecuador
RESUMEN
Este artículo analiza las Cartas Annuas jesuitas entre 1586 y 1660 que hacen refe-
rencia a la Audiencia de Quito. Esta fuente poco consultada se utiliza para son-
dear las estrategias jesuitas de evangelización y el régimen de administración
de sacramentos de la orden en Quito. El artículo propone que las estrategias de
evangelización jesuita dieron un giro al pasar de un encuentro con la religión
nativa que incluyó un interés en mitos prehispánicos y extirpación de idolatría
a un enfoque tabula rasa que se centraba en la administración de sacramentos.
El artículo atribuye este giro a la transferencia del Colegio jesuita de Quito de
la provincia jesuita de Perú a la provincia del Nuevo Reino (Nueva Granada).
El artículo contextualiza el encuentro jesuita con la cultura nativa y la operación
del régimen sacramental con referencia al concepto de las dos evangelizaciones
de Juan Carlos Estenssoro, la noción de poder pastoral de Michel Foucault y la
idea de la confesionalización perteneciente a la historiografía de la modernidad
temprana europea.
PalaBras clave: estrategias de evangelización, acomodo, régimen sacramental,
poder pastoral, confesionalización, territorialidad, historia latinoamericana, his-
toria cultural.
ABSTRACT
The article looks at the Jesuit Annual Letters concerning the Audiencia of Quito
between 1586 and 1660. This virtually unexplored source is employed to analyze
the conversion strategies and sacramental regime of the Jesuits in Quito. The
article contends that the Jesuit conversion strategies shifted from an early enga-
gement with native religion that included an interest in native myths, and ex-
tirpation of idolatry to a tabula rasa approach centered on the administration of
sacraments. The article attributes this shift to the transfer of the Colegio de Quito
from the Jesuit province of Peru to that of the New Kingdom (New Granada).
The article contextualizes the Jesuit engagement with native culture in Quito and
the operation of the administration of sacraments with reference to Juan Carlos
Estenssoro’s notion of the two conversions as well as with reference to Michel
38
II semestre 2013, Quito
ISSN: 1390-0099
38
2nd. Semester 2013, Quito
ISSN: 1390-0099
II semestre 2013, Quito
ISSN: 1390-0099
estudios
Procesos 38, II semestre 201310
Foucault’s category of pastoral power and the concept of confessionalization
drawn from early modern European historiography.
Keywords: Conversion Strategies, Accomodation, Sacramental Regime, Pastoral
Power Confessionalization, Territoriality, Latin American history, Cultural his-
tory.
introducción
Las Cartas Annuas jesuitas han sido reconocidas en México, Brasil, Perú
y Paraguay como una fuente valiosa para comprender la evangelización y
el cristianismo colonial. A pesar del peso que tuvo la orden jesuita en Quito
con su notable iglesia barroca de la Compañía y sus misiones amazónicas,
las Cartas Annuas quiteñas han recibido escasa atención. No ha habido un
análisis sostenido de esta fuente en la historiografía sobre el Ecuador colo-
nial. Es imperativo llenar esta laguna preguntándose ¿qué aporta esta serie
para la historia de la evangelización y en general del cristianismo colonial en
la Real Audiencia de Quito?
En lo que sigue, utilizo las Cartas Annuas para explorar la relación que la
evangelización jesuita guardó con la cultura autóctona en Quito. Propongo
que la estrategia evangelizadora jesuita en Quito desechó la opción del aco-
modo frente a la cultura vernácula y desistió de la extirpación de la idolatría.
Esta doble maniobra llevó a un desinterés en la cultura nativa que se puede
caracterizar como una evangelización sobre una tabula rasa. Tal evangeliza-
ción fue el resultado de los giros en la territorialidad jesuita en los Andes.
El Colegio jesuita de Quito perteneció en un inicio a la Provincia del Perú
para luego ser trasladado a la Vice-provincia del Nuevo Reino (de Nueva
Granada) y Quito. Al salir del ámbito peruano y ser incorporada al Nuevo
Reino, Quito dejó de ser visto por los jesuitas como un espacio con un pa-
sado imperial que condicionaba la evangelización. Los llamados “northern
Andes” o Andes del norte, que reúnen a Ecuador y Colombia, y que hoy se
han convertido gracias a Joanne Rappaport y Tom Cummins en un concep-
to geocultural, nacieron precisamente con la creación por los jesuitas de la
Provincia de Nuevo Reino y Quito.
1
Al desconocer la cultura autóctona, la
evangelización jesuita en Quito se centró en el régimen sacramental prescri-
to por el Concilio de Trento, el cual se convirtió en el eje central de las Cartas
Annuas quiteñas.
La trama propuesta aquí se enlaza no solo con la historiografía de la
evangelización en los Andes, sino también con otras reexiones conceptua-
1. Joanne Rappaport y Tom Cummins, Beyond The Lettered City. Indigenous Literacies in
the Andes (Durham y Londres: Duke University Press, 2012). Kindle e-book, 12.
Procesos 38, II semestre 2013 11
les en las ciencias sociales e historiografía en torno al poder, la disciplina
moral y las sociedades escriturales. La dirección espiritual que los jesuitas
ejercían sobre los indígenas empata con el concepto de Foucault del poder
pastoral, una forma de autoridad que regulaba la subjetividad y moral de los
individuos y comunidades. El régimen sacramental montado por los jesui-
tas, a su vez, resuena con la tesis de la confesionalización perteneciente a la
historiografía europea, según la cual la Contra-Reforma se caracterizó por la
adhesión explicita a dogmas escritos, la sociedad disciplinaria y la formación
del Estado. Asimismo, el rol que la inculcación de la doctrina y la catequesis
tuvieron en la evangelización jesuita apunta a una cultura letrada transmiti-
da oralmente e internalizada por poblaciones que no estaban alfabetizadas.
2
las cartas annuas como género
Las Cartas Annuas eran un género de la escritura de la época de la Con-
tra-Reforma que reportaba los logros espirituales en las diversas provincias
jesuitas al General Superior de la orden en Roma. Tenían como propósito la
“edicación”, es decir, visibilizar los benecios que generaba el ministerio
jesuita con el n de dinamizar su militancia.
3
Las Cartas Annuas, como dijo
el jesuita Anello Oliva, “animaban el espíritu y desechaban la tibieza” de
quienes las leían.
4
Frecuentemente eran leídas en voz alta en comunidades
jesuitas en Europa donde las noticias de las lejanas misiones inspiraban a
miembros de la orden a solicitar su traslado al Nuevo Mundo o Asia.
5
La
función de edicación infundía a las cartas con una fuerte dimensión re-
tórica, ya que se trataba de relatos que giraban en torno a la metáfora de
la “cosecha de la mies”, que se refería a la salvación de las almas por los
“operarios jesuitas”. Los circuitos por los que uían las Cartas Annuas eran
las redes transatlánticas y globales jesuitas que abarcaban movimientos de
personas, ideas, manuscritos e impresos entre los cinco continentes
6
en lo
que Serge Gruzinski calicó como la primera globalización. En total se com-
2. Ibíd.
3. Aliocha Maldavsky, “Cartas anuas y misiones de la Compañía de Jesús en el Perú:
siglos XVI-XVIII”, en La cosmovisión religiosa andina en los documentos inéditos del archivo
romano de la Compañía de Jesús (1581-1752), Mario Polia Meconi, ed. (Lima: Ponticia Uni-
versidad Católica del Perú, 1999), 59.
4. Giovanni Anello Oliva, Historia del Reino y Provincias del Perú (Lima: Ponticia Uni-
versidad Católica del Perú, 1998), 19.
5. Maldavsky, “Cartas anuas…”, 60.
6. Luke Clossey, Salvation and Globalization in the Early Jesuit Missions (Nueva York:
Cambridge University Press, 2008), Kindle e-book, 195.
Procesos 38, II semestre 201312
pusieron 18 Cartas Annuas entre 1586 y 1660 que recogían información sobre
el Colegio jesuita de Quito. Estas iban rmadas por los provinciales de turno
de la provincia jesuita de Perú o del Nuevo Reino y estaban dirigidas a los
sucesivos Generales Superiores en Roma. Las Cartas Annuas relacionadas
con el Colegio jesuita de Quito reposan en el archivo jesuita en Roma, Archi-
vum Romanum Societatis Jesu (ARSI) y en el archivo de la provincia jesuita
de Toledo, en España. Para esta investigación se consultó una transcripción
de las Cartas Annuas quiteñas realizada en 2008 por el padre jesuita Piñas
Rubio, como las originales en el ARSI y copias de las originales que se en-
cuentran en Toledo.
La presencia jesuita en Quito se inició en 1586 cuando el Colegio jesuita
de Quito, San Luis Rey de Francia, fue fundado e incorporado a la Provincia
jesuita del Perú.
7
A partir de 1604 se estableció la Vice-provincia del Nuevo
Reino y Quito, aunque Quito volvió a incorporarse de manera directa en la
Provincia del Perú en 1609.
8
En 1617, Quito se integró nuevamente a la Vice-
Provincia del Nuevo Reino y Quito.
9
Esta se convirtió en 1639 en la Provincia
de Nuevo Reino y Quito. Finalmente Quito se autonomizó y se constituyó
como Provincia jesuita en 1695.
10
Las Cartas Annuas de Quito tratan sobre las actividades de los jesuitas
en los centros urbanos y sus alrededores, y en menor grado en las misiones
amazónicas de Quijos, Napo y Marañón. En este artículo nos focalizaremos
en las Cartas Annuas centradas en los centros urbanos y sus alrededores, de-
jando a un lado aquellas que aluden a la periferia amazónica. Esto porque lo
que nos interesa es el régimen de evangelización y sacramental en las zonas
densamente pobladas y sujetas al Estado colonial.
evangelización tridentina
La evangelización andina en los siglos XVI y XVII ha motivado, como sa-
bemos, una extensa historiografía.
11
Para entender la evangelización jesuita
7. José Jouanen, Historia de la Compañía de Jesús en la Antigua Provincia de Quito 1570-
1774. Tomo I La Vicepresidencia de Quito 1570-1696 (Quito: Editorial Ecuatoriana Plaza de
San Francisco, 1943), 53.
8. Ibíd., 94.
9. Ibíd.
10. Ibíd., 297.
11. Sabine MacCormack, Religion in the Andes. Vision and Imagination in Early Colonial
Peru (New Jersey: Princeton University Press, 1991); Juan Carlos Estenssoro Fuchs, Del
paganismo a la santidad. La incorporación de los indios del Perú al catolicismo 1532-1750 (Lima:
Procesos 38, II semestre 2013 13
en Quito es necesario examinar esta literatura. El locus clasicus de las inter-
pretaciones de la evangelización en los Andes es el gran libro de Juan Carlos
Estenssoro Del paganismo a la santidad.
12
Estenssoro ha planteado dos ciclos
de la evangelización en los Andes que resultan pertinentes para comprender
la labor de los padres jesuitas en Quito. En un primer momento, entre 1533 y
1583, la evangelización buscó insertar el cristianismo en el seno del contexto
cultural indígena.
13
Era, por tanto, acomodaticia frente a la cultura autócto-
na. Se aceptaban ciertas prácticas y creencias indígenas, incluyendo los ta-
quis (bailes y danzas), como vehículos para la cristianización, y se priorizaba
el bautizo como medio ecaz para lograr la salvación.
14
Estaba ausente, en
cambio, la Iglesia como realidad institucional; así la evangelización era ope-
rada por una red poco jerarquizada de órdenes religiosas, caciques y enco-
menderos con responsabilidades soteriológicas. A nivel teológico, se movili-
zaban las guras de la razón natural, la inocencia primigenia o el apostolado
previo, para justicar el reconocimiento y legitimización de ciertos derechos,
costumbres y conceptos andinos. Ya que los indígenas se habían aproximado
al Dios cristiano mediante la razón natural, un supuesto apostolado ocurri-
do cientos de años antes de la Conquista española a manos de los apóstoles
Tomás o Bartolomé o el desconocimiento del pecado por su inocencia, sus
prácticas y creencias eran vistas como congruentes con el cristianismo.
La primera evangelización fue cediendo hacia la década de 1570, y su
partida de defunción fue el Tercer Concilio Limense de 1583.
15
Entonces el
acomodo frente a la cultura autóctona fue desplazado por una severa estig-
matización del mundo indígena y por un cristianismo depurado, libre de la
“contaminación” de las prácticas y creencias indígenas que se le habían ad-
juntado. Al mismo tiempo, el rol de los sacramentos aumentó como también
se incrementó la importancia de la adhesión, a través de la doctrina y cate-
quesis, a dogmas escritos.
16
Una de las razones de este giro fue la traslación
de las normas del Concilio de Trento que introdujo un cristianismo letrado
que buscaba implantar una fe consistente en la adhesión explicita a dogmas
escriturales y a un intenso régimen sacramental administrado por una igle-
sia institucionalizada.
IFEA, 2003); Alan Durston, Pastoral Quechua: The History of Christian Translation in Colonial
Peru 1550-1650 (Notre Dame: University of Notre Dame Press, 2007).
12. Estenssoro Fuchs, Del paganismo a la santidad
13. Ibíd., 27.
14. Ibíd., 53.
15. Ibíd., 243.
16. Ibíd., 186.
Procesos 38, II semestre 201314
El Tercer Concilio de Lima, según Estenssoro, codicó el giro hacia esta
segunda evangelización.
17
Depuró los catecismos para eliminar el uso de
quechua o aymara en la expresión de conceptos medulares del cristianis-
mo.
18
Deslegitimó las costumbres andinas, incluyendo los taquis y los cantos
como vehículos idóneos para la evangelización.
19
Reemplazó el énfasis en el
bautizo como mecanismo de vía rápida a la cristianización al implantar un
severo régimen sacramental centrado en la confesión individualizada y la
eucaristía.
20
Y denió a la religión autóctona como sujeta al implacable yugo
del demonio que insistía en librar una batalla de retaguardia en contra del
triunfo del cristianismo, perennizando así la idolatría indígena. La extirpa-
ción de la idolatría, aunque demoró algunos años en cobrar fuerza, estaba
ligada a la satanización de las costumbres indígenas. Los jesuitas al ser por-
tadores de la Contra-Reforma y al competir con las órdenes religiosas pre-
viamente establecidas (dominicos, franciscanos y agustinos) contribuyeron a
implantar el impositivo régimen de la segunda evangelización.
La segunda evangelización o evangelización tridentina explica elemen-
tos clave del ministerio jesuita en Quito. Da cuenta del peso de la adminis-
tración de sacramentos y la catequesis y doctrina escriturales y al mismo
tiempo de la negación del acomodo frente a la religión autóctona. Pero el
ministerio jesuita frente a los indios no se agotaba en la evangelización tri-
dentina, ni en Perú ni en Quito. Las estrategias de evangelización jesuitas, si
bien estaban enmarcadas en las normas del Concilio de Trento, dependían
de una tipología civilizatoria que fue elaborada por el padre José de Acosta.
Esta tipología contemplaba grados distintos de reconocimiento de las auto-
ridades precristianas, costumbres y creencias provenientes del pasado pa-
gano, dependiendo del nivel civilizatorio de los pueblos a evangelizar. Por
tanto, no se rechazaba el acomodo totalmente, aun en el contexto tridentino,
sino que el acomodo siguió siendo una opción que se ajustaba tal como la
conducta moral en el probabilismo a las circunstancias.
Para Asia, por ejemplo, José de Acosta recomendaba una modalidad de
evangelización que insertaba el cristianismo en el contexto cultural de los
neótos, además de pactar con las autoridades nativas que occidente no po-
día derrotar militarmente.
21
La práctica de evangelización jesuita en China
y Japón era muy cercana a lo planteado por Acosta.
22
Los jesuitas en China
17. Ibíd., 186.
18. Ibíd., 251.
19. Ibíd., 301.
20. Ibíd., 207.
21. José de Acosta, Predicación del evangelio de las Indias (Madrid: Corpus Hispanorum
de Pace, 1577), Kindle e-book, proemio.
22. M. Antoni Ücerler, “The Jesuit Enterprise in Sixteenth- and Seventeenth- Cen-
Procesos 38, II semestre 2013 15
tuvieron que adoptar los modos de los mandarines chinos y en Japón ade-
cuaron el cristianismo al código de honor de la sociedad guerrera nipona.
En el caso de los pueblos americanos, el padre Acosta también sugería dis-
tintas estrategias según el grado civilizatorio. Para Perú y México recomen-
daba el reconocimiento de los bienes, aunque no del poder, de las dinastías
regias prehispánicas y una validación limitada de las costumbres autócto-
nas.
23
Los jesuitas pusieron en práctica la recomendación de Acosta en Perú.
Reconocieron a los prominentes descendientes de los incas, como se ve en
el matrimonio entre Martín Oñez de Loyola y Beatriz Clara Coya. Además
recopilaron los mitos de Huarochirí con el propósito de perpetuar su memo-
ria.
24
En el caso de los pueblos nómadas, supuestamente privados de policía,
en cambio, Acosta prescribía el uso de la fuerza para la evangelización y la
reorganización total de su vida sociopolítica, lo que signicaba la negación
absoluta de la legitimidad de sus costumbres.
acomodo, extirPación y taBuLa rasa
Las Cartas Annuas quiteñas muestran la inuencia tanto de la evangeli-
zación tridentina como de la tipología de Acosta. ¿En qué nivel civilizatorio
colocaban los jesuitas a los pueblos indígenas de Quito y qué implicacio-
nes tenía su estadio para su evangelización? No hay referencias explícitas
en las Cartas Annuas quiteñas a la tipología de Acosta. No obstante, Quito
pertenecía para los jesuitas al Perú. Anello Oliva, por ejemplo, consideraba
que Quito formaba parte del Perú propiamente dicho y no solo del vasto
espacio administrativo del virreinato peruano. Quito había estado dentro
del imperio inca.
25
Asimismo, los jesuitas en Quito insistieron en el uso de
la lengua general del Perú (el quechua) en su evangelización, lo que indi-
ca que pensaron en Quito como una prolongación del Perú. De ser así se
esperaría encontrar en los documentos de evangelización jesuita en Quito
un interés en la alianza con autoridades indígenas, y una valoración posi-
tiva de algunas costumbres y mitos autóctonos que se podrían conservar.
Esto, conjuntamente con la extirpación de la idolatría asociada a la segunda
evangelización, hubiera congurado una evangelización jesuita como la del
tury Japan”, en The Cambridge Companion to the Jesuits, Thomas Worcester, ed. (Cambridge:
Cambridge University Press, 2008), Kindle e-book; Nicolas Standaert, “Jesuits in China”,
en The Cambridge Companion...
23. De Acosta, Predicación del Evangelio…, proemio.
24. Gerald Taylor, Ritos y tradiciones de Huarochirí (Lima: IFEA / Banco Central de
Reserva del Perú / Universidad Ricardo Palma, 1999), 3.
25. Anello Oliva, Historia del Reino…, 27.
Procesos 38, II semestre 201316
Perú en que el referente de la cultura autóctona tenía un peso especíco. En
efecto, la evangelización jesuita en Quito siguió el modelo que se había de-
nido en Perú pero solo hasta 1617, cuando el Colegio jesuita de Quito pasó
a la órbita del Nuevo Reino al ser incorporado a la vice-provincia del Nuevo
Reino y Quito. Con la gravitación hacia el Nuevo Reino, la evangelización
jesuita en Quito se convirtió en una evangelización tabula rasa en la que ni el
acomodo ni la extirpación de la idolatría estaban presentes. Revisemos estos
dos momentos.
Los jesuitas en Quito, como evidencian las Cartas Annuas (y otros textos
jesuitas), se preocuparon inicialmente por conservar mitos autóctonos. Los
jesuitas recopilaron en Quito el extraordinario ciclo de Quitumbe que estaba
asociado con la actual costa ecuatoriana entre Bahía de Caráquez y el golfo
de Guayaquil. Este ciclo mítico que probablemente era una síntesis de va-
rias tradiciones míticas regionales del Ecuador y Perú fue incorporado a la
Historia del Reino y Provincias del Perú escrita por el jesuita Giovanni Anello
Oliva en Alto Perú en la década de 1620.
26
Contaba de un linaje de héroes
culturales de la costa ecuatoriana cuya descendencia se extendía a los once
incas conocidos. Es probable que quien recopiló y sistematizó este ciclo míti-
co prehispánico en Quito fuera el jesuita chachapoyano Onofre Esteban. Este
religioso era un buen conocedor del quechua y amigo del jesuita mestizo
Blas Valera, famoso por sus indagaciones en torno al pasado incaico. Valera
estuvo en Quito entre 1593 y 1595, en camino a España, y redactó, en Quito
su célebre tratado Las Costumbres Antiguas del Perú.
27
El contacto con Valera
debe haber inspirado a Esteban a realizar averiguaciones similares. Esteban
fue el “sacerdote conocedor de la lengua del Perú” que acompañó al obispo
Luis López de Solís en su recorrido de diez meses por la diócesis en 1596, iti-
nerario que hubiera sido una oportunidad para recoger informaciones sobre
los mitos quiteños.
28
Otra oportunidad para un diálogo entre el saber jesuita y los saberes
indígenas fueron las múltiples misiones que realizó Onofre Esteban en el
territorio de la Audiencia de Quito alrededor de 1600. Se sabe por las Cartas
Annuas que Onofre Esteban estuvo en misiones internas en Cuenca y Loja en
1602, predicando en la lengua general del inca.
29
Asimismo, según el cronista
jesuita Juan de Velasco, Esteban recorrió la costa centro y sur ecuatoriana
26. Ibíd.
27. Sabine Hyland, The Jesuit & The Incas. The Extraordinary Life of Padre Blas Valera, S.
J. (Michigan: University of Michigan Press, 2003), 70.
28. Francisco Piñas Rubio S. J., Cartas Annuas de la Compañía de Jesús en la Audiencia de
Quito de 1587 a 1660 (Quito: Compañía de Jesús, 2008), 13; Jouanen, Historia de la Compañía
de Jesús…, 73.
29. Ibíd., 36.
Procesos 38, II semestre 2013 17
por seis meses en 1598, donde reclutó a varios niños para formarlos como
intérpretes, lo que sugiere su capacidad para comunicarse con los indígenas
del litoral.
30
En 1613 Esteban regresó a Cara, lo que hoy es Manabí, y pasó
varios meses evangelizando a su población.
31
Hubiera sido en la costa centro
y sur ecuatoriana donde el jesuita recogiera información en torno al mito de
Quitumbe, ya que los héroes culturales asociados a ese ciclo realizaron sus
hazañas en ese espacio. A partir de 1617 Onofre Esteban dejó de ser media-
dor entre los jesuitas y los indígenas y asumió otro rol como santo taumatur-
go en las frecuentes pestes que azotaban a la ciudad. La preocupación jesuita
de recopilar mitos prehispánicos no se volvería a manifestar hasta que Juan
de Velasco inició su carrera como mitólogo hacia mediados del siglo XVIII.
La otra cara de la moneda de la valoración de ciertos mitos prehispánicos
era la extirpación de la idolatría. Esta era congruente con la evangelización
tridentina pero también se puede ver como el lado negativo del engagement
con la sociedad a evangelizar indicado por la tipología de Acosta. Fueron los
jesuitas en Perú que entre 1610 y 1650 lideraron los esfuerzos de identicar
y extirpar idolatrías.
Al igual que en el caso de la recopilación de mitos solo existe evidencia
en las fuentes jesuitas quiteñas, incluyendo las Cartas Annuas, de extirpa-
ciones hasta 1617. Y así como en la recopilación de mitos, las extirpaciones
jesuitas en Quito estaban vinculadas estrechamente a la gura de Onofre
Esteban. La Carta Annua de 1596 atribuía a los sermones de los jesuitas el
haber “logrado extirpar los malecios y los malécos inujos del demonio a
los que antes esta gente estaba sometida y de los que ahora apenas aparecen
vestigios”.
32
Especícamente, se atribuía a Esteban el haber logrado que un
“famoso hechicero” se convirtiera al cristianismo y decidiera entregarle a
Esteban “los instrumentos de su mal ocio”.
33
José Jouanen, de su lado, se-
ñaló que los indios de los valles interandinos de Quito entregaban sus ídolos
a Esteban para que los quemara y que este logró destruir varios adoratorios
o guacas.
34
Para los años posteriores a 1617 no hay menciones de hechiceros,
guacas o adoratorios en las Cartas Annuas de Quito. Si bien los jesuitas en
Quito creían que los indígenas habían estado sometidos al demonio y a la
idolatría en el pasado, no los veían como aún sujetos a la idolatría en el pre-
sente. El demonio, según los jesuitas quiteños posteriores a 1617, instigaba
30. Juan de Velasco, Historia del Reino de Quito en la América Meridional. Tomo III y
parte III (Quito: El Comercio, 1946), 146.
31. Ibíd., 154.
32. Piñas Rubio S. J., Cartas Annuas…, 12.
33. Ibíd., 36.
34. Jouanen, Historia de la Compañía de Jesús…, 111.
Procesos 38, II semestre 201318
a los indígenas a los pecados comunes y corrientes, veniales o mortales, en
lugar de ser el promotor de la religión antigua.
Es posible que los jesuitas en Quito no detectaran en este espacio, a di-
ferencia de Perú, una religión indígena con especialistas religiosos a quienes
cabía calicar y perseguir como “dogmatizadores”.
35
El rasgo de la religión
autóctona que quizás estuviera ausente en la religión nativa quiteña y que
de existir habría permitido montar el aparataje de las extirpaciones eran los
camayos de las huacas. De hecho la etnohistoria señala que eran los caciques
quienes habían ocupado el rol de chamanes en la religión prehispánica de
Quito y que habían perdido este papel al ser incorporados al sistema colonial
como intermediarios. Esto hubiera dejado un vacío en cuanto a especialistas
religiosos nativos. Pero dada la importancia que tuvieron los mitimaes del
Perú, fueran estos collas, o chachapoyas, en la demografía del Quito colonial
temprano, sí existieron ciertas similitudes entre las prácticas religiosas indí-
genas en Perú y lo que hoy es Ecuador. De hecho las Relaciones Geográcas
de Quito del siglo XVI señalaban la colocación de ofrendas en las nieves de
los Iliniza y el Chimborazo, prácticas típicas de la religiosidad centro-andi-
na.
36
Si los jesuitas hubieran buscado guacas, penates, y ritos antiguos, o in-
cluso especialistas tipo huaca camayos, los hubieran encontrado. El Sínodo
de 1570, por ejemplo, desglosa en varios de sus artículos prácticas religio-
sas de la religión autóctona en Quito.
37
El punto es que no parecen haberlas
buscado, por lo menos no después de 1617. La razón es que en el momento
en que Quito fue vinculado al Nuevo Reino se optó por otra estrategia de
evangelización que asumía una evangelización sobre una tabula rasa en un
nuevo reino.
Si bien hubo inicialmente cierto interés en recopilar mitos y en extirpar
cultos andinos, los jesuitas no asumieron la opción de aliarse con autorida-
des indígenas. Antes de la llegada de los jesuitas en 1586, los franciscanos ya
habían congregado alrededor de su Colegio San Andrés fundado en 1555 a
los descendientes de Atahualpa y a caciques mitimaes y locales que estaban
entrelazados por matrimonio con los mismos.
38
Esta alianza era demasiado
rme cuando llegaron los jesuitas en 1586 para que la desaaran. Al per-
35. Comunicación con Frank Salomon, junio, 2013.
36. Pilar Ponce, Relaciones histórico-geográcas de la Audiencia de Quito siglo XVI-XIX.
Tomo II. S. XVII-XIX (Quito: MARKA / Instituto de Historia y Antropología Andina /
Abya-Yala, 1991), 65.
37. Instituto de Historia Eclesiástica Ecuatoriana, Los Sínodos de Quito del Siglo XVI
Nos. 3 y 4 (Quito: Facultad de Teología de la Ponticia Universidad Católica del Ecuador,
1978).
38. Carlos Espinosa, Historia del Ecuador, en contexto regional y global (Quito: Lexus,
2010), 274.
Procesos 38, II semestre 2013 19
catarse de que ese espacio estaba ocupado, los jesuitas se aliaron más bien
con los indios ladinos de la ciudad de Quito para quienes establecieron una
vigorosa congregación, la de Nuestra Señora de la Presentación. Así, no se
encuentran en las Cartas Annuas referencias al clan de Francisco Atabalipa,
hijo de Atahualpa, clan que en esa época enterraba a sus muertos en la capi-
lla de San Catrina en el Convento franciscano de Quito. Una vez que Quito
vino a formar parte de la Vice-provincia del Nuevo Reino y más tarde la
provincia del Nuevo Reino y Quito, el reconocimiento de los descendientes
de los incas dejó de ser una opción.
Es posible establecer algunas comparaciones sistemáticas entre las Cartas
Annuas quiteñas y peruanas en cuanto a la relación evangelización y cultura
autóctona. La recopilación de mitos prehispánicos en Quito por parte de los
jesuitas tuvo un breve momento de auge hacia nes del siglo XVI con la pre-
sencia de Blas Valera y las misiones de su compatriota chachapoyano Onofre
Esteban. Después de 1617 no existe ningún indicio en las Cartas Annuas u
otras fuentes jesuitas quiteñas de un interés en mitologías autóctonas hasta la
crónica de Juan de Velasco, escrita a nes del siglo XVIII. Sintomáticamente, la
Historia del Reino de Quito de Velasco no retoma la tradición de Quitumbe cuya
recopilación hemos atribuido a Esteban y que fue incorporada a la Historia del
Reino y Provincias del Perú de Oliva. El hecho de que los shyris de Velasco no
guardaran relación alguna con los héroes culturales de la línea de Quitumbe
indica que hubo un largo paréntesis en el interés jesuita en mitos quiteños.
Velasco tuvo que empezar de nuevo en la recopilación y sistematización de
mitos locales en lugar de seguir la pista a Esteban. A la inversa, el redescu-
brimiento del pasado prehispánico quiteño por el padre Velasco tuvo como
condición de posibilidad la separación de Quito de la Provincia del Nuevo
Reino y Quito y el establecimiento en 1695 de Quito como Provincia jesuita.
En Perú, en cambio, abundaban las referencias jesuitas a mitos autócto-
nos en múltiples contextos que iban desde la historiografía a la extirpación
de idolatrías, a la búsqueda de anidades con el cristianismo que se pudie-
ran explotar para la prédica a los indígenas. Mario Polia, historiador italiano,
ha realizado un minucioso desglose de, aproximadamente, doce mitos nati-
vos recogidos en las Cartas Annuas jesuitas peruanas.
39
Estos abarcan desde
los mitos de Thunupa, asociado al apóstol Tomás, a varios héroes culturales
de poblaciones agrícolas y pastoriles como Tumayricapa y Tumayhanam-
pa, y a mitos directamente asociados a ídolos, como el ídolo de Hamuna en
Huarochirí.
40
39. Mario Polia Meconi, La cosmovisión religiosa andina en los documentos inéditos del
archivo romano de la Compañía de Jesús (1581-1752) (Lima: Ponticia Universidad Católica
del Perú, 1999), 84-99.
40. Ibíd.
Procesos 38, II semestre 201320
En cuanto a la identicación y extirpación de idolatrías, el cuadro com-
parativo es casi idéntico a lo que ocurre con los mitos. Nuevamente, la obra
de Polia es ilustrativa. Polia ha registrado no solo los mitos, sino todo un
catálogo de cultos idolátricos que las Cartas Annuas peruanas atribuyeron
a los indígenas peruanos. Pormenoriza los especialistas religiosos, los ritos
de iniciación y de pasaje, los sacricios de animales, el culto a los muertos
y a los cerros, la magia y plantas medicinales.
41
En n, las Cartas Annuas pe-
ruanas, como ha demostrado Polia, abundaban en referencias a la idolatría
supuestamente inspirada por el demonio. Las Cartas Annuas quiteñas, en
cambio, encierran una sola referencia directa a la idolatría: a un hechicero
famoso en la zona de Cuenca o Loja, referencia que data del momento en que
Quito formaba parte de la Provincia del Perú.
42
El contraste entre los textos jesuitas peruanos y quiteños también se ma-
niesta en el tratamiento del pasado dinástico incaico. Sabine Hyland ha
estudiado las averiguaciones del jesuita mestizo Blas Valera en torno a la
memoria incaica y su relación pastoral y política con los descendientes de
los incas.
43
Valera no solo recogió y sistematizó información sobre los tem-
pranos monarcas peruanos, sino que fue el guía espiritual de la cofradía de
los descendientes incas en Cuzco, el Nombre de Jesús, y trató con ellos las
anidades entre las religiones incaica y cristiana.
44
Incluso después de que
la evangelización tridentina deslegitimara una buena parte del pasado pre-
hispánico y proscribiera el debate sobre los justos títulos, los jesuitas en Perú
siguieron viendo a los descendientes de los incas como aliados. Juan Carlos
Estenssoro, por ejemplo, ha señalado que los jesuitas incluyeron en su reper-
torio para-litúrgico, a partir de 1610, la representación del pasado incaico.
Esta era considerada admisible porque trataba sobre una época superada
y se refería a la autoridad dinástica de los incas y no a la religión pagana.
45
Asimismo, Carolyn Dean ha vinculado el establecimiento del Colegio de San
Borja en Cuzco en 1621, administrado por los jesuitas y destinado a descen-
dientes de los incas, a la elaboración de un complejo imaginario visual enfo-
cado en la celebración de la nobleza incaica post-conquista.
46
En Quito, en cambio, como mencionamos, los jesuitas no se aliaron con
los descendientes de Atahualpa ni tampoco representaron en sus estas
religiosas el pasado incaico. Fueron los franciscanos quienes fundaron el
41. Ibíd., 100-137.
42. Piñas Rubio S. J., Cartas Annuas…, 36.
43. Hyland, The Jesuit & The Incas…, 54.
44. Ibíd.
45. Estenssoro Fuchs, Del paganismo a la santidad…, 309.
46. Carolyn Dean, Inka Bodies and the Body of Christ. Corpus Christi in Colonial Cuzco,
Peru (Durham: Duke University Press, 1999), 112.
Procesos 38, II semestre 2013 21
Colegio de San Andrés para los descendientes de los incas y otros nobles
indígenas en 1565. De hecho, una propuesta del obispo López de Solís de
crear un colegio a cargo de los jesuitas para formar a hijos de caciques no
prosperó.
47
Los jesuitas terminaron aliándose con los indios ladinos; así la
cofradía para los indígenas principales en Quito, la de Nuestra Señora de la
Presentación, reunía no a los descendientes incaicos y otros nobles indíge-
nas sino a aquellos. Las pocas representaciones teatrales del pasado incaico
en Quito, como aquella que se realizó en los festejos por el nacimiento de
Baltasar Carlos en 1631, no contaron con el auspicio jesuita.
48
Más bien fue-
ron una iniciativa de los descendientes de Atahualpa, especialmente Carlos
Inca, quien en esos años guraba como alcalde de los naturales de Quito,
cargo honoríco asociado a la participación en estas públicas.
49
Cuando
se presentó en la Audiencia de Quito un incidente de revival incaico, con la
llegada de un descendiente de Huáscar a Ibarra en 1667, llamado Alonso
Florencia Inca, fueron los franciscanos y no los jesuitas quienes estuvieron
involucrados. Los franciscanos participaron tanto en la exaltación del pre-
tendiente incaico que se presentaba como “rey de los indios” como también
como extirpadores que advirtieron sobre los peligros de sus pretensiones
dinásticas.
El referente dinástico no estuvo del todo ausente del repertorio de las
estas que organizaban los jesuitas en Quito, pero eran los reyes del Viejo
Testamento que se representaban. En la esta de la Virgen de Loreto de 1609
hubo un carro alegórico en el que guraba la casa de la Virgen de Lore-
to, la cual iba acompañada por los patriarcas judíos “vestidos a lo antiguo
conforme a la historia del libro de la generación de Jesucristo” y estos eran
seguidos por “tantos Reyes y Reinas con muy ricos vestidos y coronas con
cetros en las manos conforme a la misma descendencia”.
50
Es cierto que hubo
referencias en la relación de esta esta a las costumbres particulares de los
indios, pero estas aludían no al incario, sino a los indios de Nueva Granada:
“iban muchas danzas de indios grandes y pequeños y no faltaron indios
Moscas que danzaron al modo del nuevo reino”.
51
47. Piñas Rubio S. J., Cartas Annuas…, 15.
48. Carlos Espinosa, “El retorno del Inca: los movimientos neo-incas en el contexto de
la intercultura barroca”, Procesos: revista ecuatoriana de historia No. 18 (2002): 21.
49. Ibíd.
50. Piñas Rubio S. J., Cartas Annuas…, 72.
51. Ibíd., 73.
Procesos 38, II semestre 201322
régimen sacramental, Poder
Pastoral y confesionalización
Hasta este punto se ha tratado el grado de acomodo de la evangeliza-
ción jesuita frente a la cultura autóctona en Quito. Ahora quisiera explorar el
funcionamiento del modelo tridentino no solo en su relación con el acomodo
frente a la cultura autóctona, sino en relación al régimen de administración
de los sacramentos. ¿Cómo en los valles interandinos quiteños y especial-
mente en la ciudad de Quito, se aplicaba el modelo tridentino tanto para la
evangelización como para el cristianismo normalizado? La administración
de los sacramentos nos lleva a invocar los conceptos historiográcos o teóri-
cos de confesionalización y poder pastoral.
El paradigma de la confesionalización desde los años 1960 considera a
la Contra-Reforma en la Europa católica como un intento de imponer una
religión letrada y basada en la adherencia explícita a un conjunto de enuncia-
dos canónicos como también sobre la implantación de una disciplina social.
52
Esto implicaba una modernización sustentada en la formación del Estado,
individuación y alfabetismo. El concepto de Foucault de poder pastoral es
muy parecido a la constelación conceptual de la historiografía sobre la con-
fesionalización en cuanto plantea la existencia en la Contra-Reforma de una
dirección espiritual administrada por los clérigos que formaba y disciplina-
ba a sujetos individualizados a través de la práctica de la confesión.
53
Esta
contrastaba con el poder del rey en el imperio español de los Habsburgo que,
como sabemos, se limitaba a administrar la justicia y a dirimir las disputas
entre las corporaciones.
54
La historiografía europea de la confesionalización resuena con la evan-
gelización tridentina y en general con el régimen sacramental que los jesui-
tas impusieron en la ciudad de Quito. En las Cartas Annuas, Quito aparece
como un campamento regimentado en el que todos los estratos, desde espa-
ñoles a indígenas, se dedicaban a la práctica disciplinada de los sacramen-
tos. Eran bautizados, se comulgaban, se casaban, hacían penitencia, recibían
extremaunción y sobre todo se confesaban. Los jesuitas a su vez registraban
52. Ute Lotz-Heumann, “Confessionalization”, en The Ashgate Research Companion to
the Counter-Reformation, Alexandra Bamji, Geertz H. Janssen y Mary Laven, eds. (Burling-
ton: Ashgate Publishing Company, 2013), Kindle e-book.
53. Michel Foucault, Seguridad, territorio, población. Curso en el Collége de France (1977-
1978) (Buenos Aires: Fondo de Cultura Económica, 2006), 157.
54. Alejandro Cañeque, The King’s Living Image: the Culture and Politics of Viceregal
Power in Colonial Mexico (Nueva York: Routledge, 2004), Introduction.
Procesos 38, II semestre 2013 23
meticulosamente el cumplimiento de las obligaciones sacramentales en las
Cartas Annuas. El catecismo y la doctrina aparecen bajo esta óptica como la
inculcación de una religión letrada que exigía una lealtad explícita, a través
de la doctrina y catequesis, una suerte de juramento, y no solo como rito de
iniciación al cristianismo entre neótos.
La evangelización tridentina estaba codicada en los Sínodos de Quito de
1594 y de Loja de 1596 en cuya promulgación los jesuitas tuvieron un papel
protagónico al ser los principales aliados del obispo agustino López de Solís.
Al igual que en Perú la evangelización tridentina desplazó a las prácticas y
creencias de la primera evangelización. En Quito, la primera evangelización
había sido liderada por los franciscanos, como el amenco Jodoko Ricke,
quienes creían rmemente en la inocencia de los indígenas y en la ecacia
soteriológica del bautismo.
55
La idea de las Indias como un paraíso edénico,
vale señalar, es un motivo clave en el programa iconográco de la Iglesia de
San Francisco en Quito que se empezó a construir en la segunda mitad del
siglo XVI.
56
La indiscutible centralidad del convento de San Francisco en la
evangelización temprana, como centro de adoctrinamiento y de misiones
móviles dirigidas hacia el campo contrasta con el sistema de doctrinas y pa-
rroquias rurales jas subordinadas al obispo que se implantó con la segunda
evangelización. Asimismo, la importancia que cobraron ciertos mediadores
mestizos de origen noble incaico, como Diego Lobato Sosa Yurucpalla,
57
en
la primera evangelización, apuntaba a un rol clave para las élites nativas en
el proyecto evangelizador, rol que luego se revirtió.
Empezando con el Sínodo de 1570 y con mayor fuerza con los Sínodos
de 1594 y 1596 se implantaron los múltiples pilares de la evangelización tri-
dentina. El régimen sacramental, la subordinación de parroquias y doctrinas
a la férrea autoridad del obispo, y la centralidad de la doctrina y cateque-
sis se impusieron sin mayor resistencia. Dentro de este régimen los jesuitas
ocuparon un rol clave no solo como formadores de los cuadros eclesiásticos
para la Contra-Reforma, a través del Colegio San Luis Rey de Francia, sino
también como los ordenadores de la vida espiritual y moral de los habitantes
de la ciudad.
Se pueden identicar varias temáticas de las Cartas Annuas que eran al
mismo tiempo los ejes del ministerio de los jesuitas en Quito. Estos ejes in-
cluían la administración de los sacramentos, las visiones, el adoctrinamien-
to, los sermones, las congregaciones o cofradías y las llamadas misiones in-
ternas. La Compañía “empeñada en la salvación de los indios”
58
la operaba
55. Espinosa, Historia del Ecuador…, 274.
56. Ibíd.
57. Hyland, The Jesuit & The Incas…, 103.
58. Piñas Rubio S. J., Cartas Annuas…, 10.
Procesos 38, II semestre 201324
mediante el régimen de los sacramentos: bautizo, comunión, penitencia,
conrmación, matrimonio y extremaunción. La administración de los sacra-
mentos se aplicaba a su vez a toda la población multiétnica que guiaban los
jesuitas en la ciudad de Quito a lo largo del siglo XVII.
La confesión/penitencia era sin duda el sacramento que mayor atención
recibía en las Cartas Annuas quiteñas y en la evangelización jesuita, ambas
inuenciadas por la Contra-Reforma. Las Cartas Annuas hacían hincapié en
que después de los sermones que predicaban los jesuitas los domingos, los
días de adviento y de cuaresma en su propia iglesia, muchos feligreses se
confesaban en la Compañía.
59
Los jesuitas no se daban abasto en confesar
a los eles individualmente, ya que se confesaban sujetos de todos los es-
tratos socioétnicos, a saber, españoles, mestizos, nobles… De hecho, una de
las formas en que las Cartas Annuas servían como medio de edicación era
mostrando los éxitos que los jesuitas obtenían en la labor de la confesión. La
Carta Annua de 1596, por ejemplo, señaló con claro propósito edicador que
el “numero de penitentes por ese tiempo que acudió a nuestro templo fue
ciertamente inmenso”,
60
al mismo tiempo que subrayaba que los hombres
“son tan acionados a la confesión que no habiendo un número de sacerdo-
tes que pueda satisfacer a la multitud de penitentes ha sido necesario jar a
cada uno cuantas veces ha de acercarse al sacramento”.
61
Hay referencias en
las Cartas Annuas a confesiones generales
62
que eran aquellas que se rendían
de los pecados cometidos a lo largo de la vida, las cuales requerían una auto-
examinación prolija. Estas confesiones estaban ligadas a la primera sema-
na de los Ejercicios Espirituales de San Ignacio de Loyola que precisamente
guiaba al ejercitante en el examen de su conciencia para identicar y evitar
los pecados veniales y mortales.
63
Los indios, según las Cartas Annuas, confe-
saban amancebamientos, borracheras y, en unos pocos casos, el ser hechice-
ros.
64
Es probable que estos fueran los pecados que los confesores buscaban
desentrañar entre los indígenas, si bien en las Cartas Annuas las confesiones
de hechicería solo se reportan en los primeros años de la presencia jesuita.
65
El anónimo Confesionario de Indios de 1585 ligado al III Concilio Limense
exhortaba a los confesores a interrogar a los indios exactamente sobre los
pecados de idolatría, amancebamiento y borracheras.
59. Ibíd., 9.
60. Ibíd.
61. Ibíd., 11.
62. Ibíd., 86.
63. Antonio T. de Nicolas, Powers of Imagining. Ignatius de Loyola (Albany: State Uni-
versity of Nueva York, 1986).
64. Piñas Rubio S. J., Cartas Annuas
65. Ibíd., 36.
Procesos 38, II semestre 2013 25
Las Cartas Annuas insistían que los confesores debían ser exibles en tra-
tar los casos de consciencia que se presentaban en las confesiones indígenas.
Debían ser comprensivos, en otras palabras, de los dilemas morales que los
indígenas enfrentaban en elegir el camino correcto. La práctica moral en la
visión jesuita no era fácil ya que existían diversas opiniones autorizadas en
torno a qué hacer en uno u otro caso y una cierta opacidad en las circuns-
tancias.
66
Una Escuela de Casos de Consciencia en el Colegio de San Luis
reforzaba esta destreza entre los jesuitas y la transmitía a los sacerdotes que
se formaban con los jesuitas.
67
Las confesiones daban lugar a través de la penitencia ordenada por los
confesores a actos que “afectan la salud corporal, como son los cilicios y los
ayunos […]”.
68
Los viernes y en cuaresma los miércoles y los viernes eran los
momentos reservados para la penitencia en los alrededores de la Iglesia de
la Compañía. Si bien todos los estratos practicaban la penitencia, las Cartas
Annuas resaltaban la predilección de los indígenas por los silicios y aún más
por el ayuno. Esto evidencia cierto grado de agencia ya que los indígenas
seleccionaban las prácticas que más resonaban con sus experiencias.
Un subproducto de las confesiones eran las visiones que los feligreses
reportaban a los sacerdotes jesuitas. El vínculo entre las visiones y la confe-
sión eran los Ejercicios Espirituales de San Ignacio de Loyola, una práctica
devocional muy difundida. La primera semana de los mismos incluía la me-
ditación sobre el inerno que llamaba al ejercitante a imaginarse las dimen-
siones del inerno y el incalculable sufrimiento de las almas condenadas.
69
Esta meditación surtía el efecto de alejar al ejercitante del pecado al infundir
el temor de Dios. En este caso, como en otros aspectos, los Ejercicios Espi-
rituales actuaban como un productivo modelo cultural que marcaba otras
prácticas devocionales. Las similitudes entre la meditación sobre el iner-
no y las visiones que experimentaban los eles en relación a la confesión
incluían experiencias que involucraban a todos los sentidos. El sujeto veía
la enormidad del inerno y los incendios que envolvían a las almas, oía los
llantos de los condenados y olía el hedor insufrible. Las visiones del inerno
que experimentaban los eles a base del modelo de los ejercicios espirituales
constituían una fuerte advertencia divina a los eles que incurrían en peca-
dos y que no buscaban el “remedio de la confesión”. Tras sufrir sus visio-
nes infernales los eles optaban por hacer la confesión general y enmendar
sus vidas. Las visiones, a su vez, eran reportadas en las Cartas Annuas como
66. Robert Aleksander Maryks, Saint Cicero and the Jesuits. The Inuence of the Liberal
Arts on the Adoption of Moral Probabilism (Burlington: Ashgate Publishing Company, 2008).
67. Piñas Rubio S. J., Cartas Annuas…, 8.
68. Ibíd., 11.
69. De Nicolas, Powers of Imagining…, 119.
Procesos 38, II semestre 201326
medio de edicación al subrayar los benecios de la confesión y el terrible
peligro de eludirla.
Una de las visiones más emblemáticas fue la de una india llamada Fran-
cisca que, al estar enferma, entró en paroxismo por tres días y al despertar
contó a un padre jesuita su visión. Francisca relató que había sido conducida
al purgatorio por tres ángeles y que allí había oído a varias personas pidien-
do misericordia a Dios y mostrando deseo de ser ayudadas por misas y ora-
ciones de los vivos. Luego fue transportada al inerno, el cual tenía la forma
de un “campo o vega” con grandes incendios, los cuales salían de la boca de
un demonio que debió ser Lucifer. Solo el hedor era un gran tormento para
las personas que ahí vio, que eran notables de Quito, cada uno de los cuales
había cometido un pecado grave. En lo “profundo de aquel lugar” observó a
muchos indios que habían “vivido mal”. El ángel que la acompañaba le dijo:
“que aquel lugar (el inerno) era el que ella merecía por no haber hecho lo
que los padres de la Compañía le enseñaban que de allí adelante los obede-
ciese y se confesase con ellos”.
70
Esta aterradora visión mostraba no solo las
consecuencias del pecado sino, además, la de no acudir a la confesión con los
padres jesuitas. El mensaje que transmitían las Cartas Annuas era que sin la
confesión con los jesuitas, no había salvación.
Tales visiones que eran recurrentes en las Cartas Annuas no mostraban
mayor variación entre personas de uno u otro grupo étnico o social, lo que
sugiere la existencia de una cultura compartida o intercultura. El imagina-
rio al que se remitían era el de los ejercicios espirituales y el de las pinturas
religiosas. De hecho, con frecuencia los redactores de las Cartas Annuas se
referían a que el visionario había “pintado” una u otra escena, en lugar de
simplemente relatarla, en alusión no solo al arte devoto sino también a la
“composición del lugar” de los ejercicios espirituales ignacianos.
71
Las vi-
siones, por tanto, no muestran una diferencia cultural, es decir, referentes
culturales autóctonos, sino la diferenciación jerarquizada de estamentos y
castas en que los jesuitas insistían. Así los indios ocupaban en el inerno un
lugar distinto al que ocupaban los notables, al igual que las cofradías esta-
ban divididas de acuerdo a la estraticación socioétnica, pero compartían el
concepto del inerno y el dualismo del bien y del mal.
El sacramento de la eucaristía también formaba parte del régimen sacra-
mental tridentino al tiempo que guraba en los debates jesuitas en torno a la
evangelización indígena. Los jesuitas lucharon en contra de la tesis genera-
lizada durante la primera evangelización, de que había que negar a los indí-
genas la comunión porque eran neótos que no estaban preparados para ser
70. Piñas Rubio S. J., Cartas Annuas…, 23.
71. Ibíd.
Procesos 38, II semestre 2013 27
partícipes de la eucaristía. Parecería contradictorio que la primera evangeli-
zación esgrimiera esta tesis ya que, supuestamente, tuvo una visión optimis-
ta de las capacidades de los indígenas para acceder a la salvación. La contra-
dicción se resuelve si es que tomamos en cuenta el concepto muy difundido
en la primera evangelización de que a los indígenas bastaba la ley mosaica
o el bautismo ya que eran virtualmente cristianos o por su origen judío, su
inocencia o la pre-evangelización de los apóstoles Tomás o Bartolomé. Por
ello, para salvarse no requerían del espectro completo de los sacramentos,
sino que bastaban las preguraciones del cristianismo que poseían. En las
Cartas Annuas quiteñas existen referencias sutiles y abiertas a este debate.
Se rechaza la opinión corriente según la cual los indios eran “muy tiernos y
nuevos en la fe” para comulgar, citando elogiosamente la opinión contraria
del pontíce Gregorio XII que los indios debían comulgar porque esto les da-
ría fuerza y haría que la fe se asiente en ellos.
72
En vista de esta polémica, los
jesuitas quiteños hacían hincapié tanto en su práctica evangelizadora como
en la retórica de las Cartas Annuas en su administración de la eucaristía a los
indígenas y los frutos espirituales que derivaban de la misma.
Otro eje de las Cartas Annuas y de la evangelización y prácticas devocio-
nales jesuitas eran las cofradías o congregaciones. La oden organizó hacia
1600 siete cofradías correspondientes a los distintos estamentos o castas étni-
cas. Como arma la Carta Annua de 1596: “se han formado gremios o congre-
gaciones con sus prefectos y jefes de grupos y clases de toda la ciudadanía,
tanto de la más modesta como de la más alta”.
73
Estas correspondían a los
siguientes estamentos: “el eclesiástico, el secular, los estudiantes, mestizos,
morenos, indios ladinos y los que no lo son tanto”.
74
La función de las cofra-
días era involucrar a los eles en la práctica religiosa y exigirles, a cambio del
estatus que otorgaba el formar parte de una cofradía, una piedad ejemplar
que podía inspirar a los que no eran miembros. Al mismo tiempo, ayudaban
a construir el orden social al que los jesuitas aspiraban: un cuerpo social di-
ferenciado pero al mismo tiempo unitario y bajo su guía moral y espiritual.
Es posible concebir a las cofradías como una respuesta a la insistencia protes-
tante de una “iglesia de todos los eles”, ya que en las cofradías católicas se
permitía la activa participación de los laicos, pero subordinada a las órdenes
religiosas o a las parroquias.
Para la organización de sus cofradías, los jesuitas distinguían entre indios
ladinos y los “no tan ladinos”. Los anteriores eran denidos por los jesui-
tas como “los cuales de ordinario son ociales de la ciudad, que todos los
72. Ibíd., 31.
73. Ibíd., 9.
74. Ibíd., 31.
Procesos 38, II semestre 201328
ocios de ella aprenden y ejercitan y por ser tan ladinos tratan más con los
españoles”.
75
La cofradía de los indios ladinos era la de Presentación de Nues-
tra Señora,
76
una de las devociones clave de la orden jesuita. Se juntaban en su
capilla los viernes unos ciento cincuenta cofrades para escuchar ejemplos de
las vidas de santos, rezar el rosario y hacer disciplinas.
77
En su esta en 1600
demostraron tanto su bilingüismo como su especicidad dentro del espacio
de diferencias que construían las cofradías. Escenicaron un coloquio en dos
lenguas estando vestidos en hábito de indios, lo que seguramente se refería a
su traje prehispánico.
78
Era considerado un privilegio pertenecer a esta cofra-
día y los miembros desplegaban un régimen de vigilancia para asegurarse de
que los cofrades estaban a la altura de los estándares morales y de devoción
de la cofradía. Se controlaba si cumplían con la confesión y que no practica-
ran el amancebamiento. Había, según las Cartas Annuas, castigos divinos para
quienes fueran expulsados de la cofradía y milagros a favor de los cofrades
leales.
El resto de indios tenían como cofradía la del Niño Jesús. Los mestizos,
en cambio, estaban reunidos en la cofradía de la Adoración a los Reyes y
celebraban su esta “con mucho ornato confesando y comulgando todos en
nuestra Iglesia”.
79
La cofradía de los estudiantes del Colegio San Luis, a su
vez, se distinguía por una devoción con rasgos eruditos como eran epigra-
mas y ejercicios literarios; al tiempo que la cofradía de los negros, aparte
de las confesiones que practicaban sus miembros, se caracterizaba por su
participación en la esta de carnaval, donde primaban las expresiones mu-
sicales.
80
La diferenciación social y devocional como parte de la estrategia
pastoral jesuita no podía ser más clara.
conclusión
Hemos analizado la evangelización y el régimen sacramental jesuita en
Quito. Se ha demostrado cómo, en un primer momento, los jesuitas optaron
por el acomodo frente a la cultura autóctona mientras aquel territorio for-
maba parte de la Provincia jesuita del Perú. Al incorporarse al Nuevo Reino,
en 1617, el Colegio jesuita de Quito optó por una estrategia que podemos
calicar como de tabula rasa, que hacía caso omiso de la cultura autóctona
75. Ibíd., 44.
76. Ibíd., 21.
77. Ibíd., 45.
78. Ibíd., 21.
79. Ibíd., 70.
80. Ibíd.
Procesos 38, II semestre 2013 29
y se dedicaba a la operación del régimen sacramental tridentino. Por tanto
resulta clave, para entender las estrategias de evangelización de los jesuitas,
comprender como estos imaginaban a los territorios bajo su tutela. El régi-
men sacramental, a su vez, resuena con lo que Michel Foucault denominó
poder pastoral: la dirección espiritual por parte de una autoridad religiosa
del individuo y la colectividad; y más aun con el concepto de confesionali-
zación que se reere a cómo la Contra-Reforma exigía la adhesión a dogmas
escritos a través de la doctrina y catequesis, e imponía disciplina social me-
diante la vigilancia clerical y la práctica sacramental.
Fecha de recepción: 25 de julio de 2013
Fecha de aprobación: 31 de octubre de 2013
BiBliografía
Acosta, José. Predicación del evangelio de las Indias. Madrid: Corpus Hispanorum de
Pace, 1984.
Anello Oliva, Giovanni. Historia del Reino y Provincias del Perú. Lima: Ponticia Uni-
versidad Católica del Perú, 1998.
Cañeque, Alejandro. The King’s Living Image: the Culture and Politics of Viceregal Power
in Colonial Mexico. Nueva York: Routledge, 2004.
Cushner, Nicholas P. Why Have You Come Here? The Jesuits and the First Evangelization
of Native America. Nueva York: Oxford University Press, 2006.
De Nicolas, Antonio T. Powers of Imagining. Ignatius de Loyola. Albany: State Univer-
sity of New York, 1986.
De Velasco, Juan. Historia del Reino de Quito en la América Meridional. Tomo III y parte
III. Quito: Editorial El Comercio, 1946.
Dean, Carolyn. Inka Bodies and the Body of Christ. Corpus Christi in Colonial Cuzco, Peru.
Durham: Duke University Press, 1999.
Durston, Alan. Pastoral Quechua: The History of Christian Translation in Colonial Peru
1550-1650. Notre Dame: University of Notre Dame Press, 2007.
Echeverría, Bolívar. La modernidad de lo barroco. México D. F.: Era, 2011.
Espinosa, Carlos. “El Retorno del Inca: los movimientos neo-incas en el contexto de la
intercultura barroca”. Procesos: revista ecuatoriana de historia No. 18 (2000): 3-29.
______. “Entre Santa Elena y Manco Cápac: los tiempos y espacios del cronista Anello
Oliva”. Revista Andina No. 35 (2003): 83-106.
______. Historia del Ecuador, en contexto regional y global. Quito: Lexus, 2010.
Estenssoro Fuchs, Juan Carlos. Del paganismo a la santidad. La incorporación de los indios
del Perú al catolicismo 1532-1750. Lima: IFEA, 2003.
Procesos 38, II semestre 201330
Foucault, Michel. Seguridad, territorio, población. Curso en el Collége de France (1977-
1978). Buenos Aires: Fondo de Cultura Económica, 2006.
Hyland, Sabine. The Jesuit & The Incas. The Extraordinary Life of Padre Blas Valera, S. J.
Michigan: University of Michigan Press, 2003.
Instituto de Historia Eclesiástica Ecuatoriana. Los Sínodos de Quito del Siglo XVI Nos.
3 y 4 (1978).
Jouanen, José. Historia de la Compañía de Jesús en la Antigua Provincia de Quito 1570-
1774. Tomo I. La Vicepresidencia de Quito 1570-1696. Quito: Editorial Ecuato-
riana Plaza de San Francisco, 1943.
Lotz-Heumann, Ute. “Confessionalization”. En Alexandra Bamji, Geertz H. Janssen y
Mary Laven, editores, The Ashgate Research Companion to the Counter-Reforma-
tion. Kindle e-book. Burlington: Ashgate Publishing Company, 2013.
Luke, Clossey. Salvation and Globalization in the Early Jesuit Missions. Nueva York:
Cambridge University Press, 2008.
MacCormack, Sabine. Religion in the Andes. Vision and Imagination in Early Colonial
Peru. New Jersey: Princeton University Press, 1991.
Maryks, Robert Aleksander. Saint Cicero and the Jesuits. The Inuence of the Liberal Arts
on the Adoption of Moral Probabilism. Burlington: Ashgate Publishing Company,
2008.
Piñas Rubio, Francisco S. J. Cartas Annuas de la Compañía de Jesús en la Audiencia de
Quito de 1587 a 1660. Quito: Compañía de Jesús, 2008.
Polia Meconi, Mario. La cosmovisión religiosa andina en los documentos inéditos del ar-
chivo romano de la Compañía de Jesús (1581-1752). Lima: Ponticia Universidad
Católica del Perú, 1999.
Ponce, Pilar. Relaciones histórico-geográcas de la Audiencia de Quito Siglo XVI-XIX.
Tomo II. S. XVII-XIX. Quito: MARKA / Instituto de Historia y Antropología
Andina / Abya-Yala, 1994.
Standaert, Nicolas. “Jesuits in China”. En Thomas Worcester, editor, The Cambridge
Companion to the Jesuits. Cambridge: Cambridge University Press, 2008.
Taylor, Gerald. Ritos y tradiciones de Huarochirí. Lima: IFEA / Banco Central de Reser-
va del Perú / Universidad Ricardo Palma, 1999.
Ücerler, M. Antoni. “The Jesuit Enterprise in sixteenth- and seventeenth- century Ja-
pan”. En Thomas Worcester, editor, The Cambridge Companion to the Jesuits.
Proemio. Cambridge: Cambridge University Press, 2008.

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.


ISSN: 1390-0099

Licencia de Creative Commons
Procesos: revista ecuatoriana de Historia is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 4.0 Internacional License.